Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Natsume, 10 Septiembre 2007.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    10928
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Aquí vuelvo con mi fic, espero que lo leáis tanto como el anterior, ya que he vuelto de las vacaciones os puedo poner las continuaciones más seguidas, espero que disfrutéis y os dejo el fic desde el principio ^_^

    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]



    RESUMEN

    Kagome Higurashi una joven con una vida normal y corriente se encuentra una noche rodeada de vampiros y un extraño que la ayuda y la salva. Pero lo que la joven no puede imaginar es que el hombre que la salva queda herido y Kagome logra salvarlo cuidando de él.

    A partir de ese momento su vida dará un giro de 360 grados y nada volverá a ser como antes, un vampiro que quiere hacerla suya y convertirla, un cazador que intentará protegerla… ¿cómo acabará esta historia?


    PRÓLOGO


    Kagome Higurashi es una joven de 18 años que tiene una vida normal, demasiado normal según ella, ya que todos los días transcurren igual, levantarse, ir a trabajar, limpiar la casa, acostarse, volver a levantarse… en fin pura rutina.

    - Estoy harta de todo esto, quiero algo de acción, algo que haga que mi vida valga la pena – murmuró la joven para sí mientras iba caminado al trabajo.

    Al llegar al restaurante en el que trabajaba, se paró a mirar, la verdad es que era un restaurante muy conocido por todo el país por sus deliciosos platos, ninguno de los que estaban allí imaginaban lo que había tenido que pasar para poder conseguir un trabajo allí, aunque sólo fuese de camarera, se pagaba muy bien.

    Claro que había un fallo, como todo en esta vida, los uniformes, la falda era minúscula y el suéter algo ajustado, por eso ella siempre se traía ropa de repuesto.

    Y en eso consistía el día de hoy ir al restaurante, trabajar e intentar hacer que este día se diferenciara en algo a los demás…

    - Vamos allá, haber si logro que acabe esta rutina – susurró la joven entes de entrar al restaurante y empezar a trabajar.

    Pero la joven no imaginaba que algo iba a suceder, que a veces hay que tener cuidado con lo que se desea…

    CAPÍTULO 1


    La muchacha entró en el restaurante y se dirigió al baño para cambiarse de ropa y ponerse el uniforme de trabajo. Desde allí se podían escuchar las voces de las cocineras que cantaban:

    Día tras día trabajar…

    …el calor del fogón va forzando el corazón…

    …es un esfuerzo sin final…

    Y así fue como empezó el día de trabajo de Kagome, que tras vestirse se fue a la cocina ya que aún no habían llegado nuevos clientes porque los que estaban ya estaban servidos.
    - Kagome, ¿qué tal pasaste la noche? – preguntó una de las cocineras.

    - Como siempre – contestó la joven.

    - Pero… ¿no tenías ayer una cita? – preguntó una de las camareras.

    - Ni me lo recuerdes, me pasé toda la noche soportando anécdotas de su trabajo, ese hombre no sabía hablar de otra cosa – respondió Kagome.

    - Pues que pena con este pensé que te iba a ir bien – dijo la cocinera.

    - Imposible, perdonad chicas voy a apuntar lo que desean los de la mesa cinco – comentó la joven.

    Y así fue como transcurrió el día de la muchacha, sirviendo mesas, lo único interesante fue la llegada de un grupo de alemanes los cuales no se decidían en su pedido.

    Al llegar la noche el turno de Kagome terminaba por eso se fue a cambiar y se despidió de sus compañeras de trabajo.

    - Hasta mañana chicas.

    - Hasta mañana, Kagome – respondieron las demás.

    Kagome se encontraba muy cansada después de un duro día de trabajo y por eso se fue por un atajo para llegar antes a casa.

    - Estoy muerta, ya quiero llegar para descansar los pies – pensó la joven.

    Pero antes de terminar de cruzar todo el callejón, un chico le impidió el paso por delante y cuando la mujer fue a girar se encontró con otro a sus espaldas, estaba rodeada.

    - Vaya, vaya mira lo que tenemos aquí – dijo uno de ellos.

    - Ya lo veo es una linda muchachita – corroboró el otro.

    - Vale ya chicos no estoy hoy para estas cosas – dijo Kagome.

    En esto los chicos se abalanzaron sobre ella quien no pudo esquivarlos a tiempo y acabó en los brazos de uno de ellos. La joven pensó que iban a violarla pero cuando vio que el que la tenía abrazada sonreía y enseñaba sus largos colmillos, mientras bajaba su cabeza hacia su cuello, se horrorizó.

    - Sois vampiros – susurró la joven para sí pero los vampiros la escucharon y sonrieron al mismo tiempo.

    - Cierto pequeña y tú vas a ser nuestro próximo alimento – dijo uno de ellos.

    - Yo no estaría tan seguro si fuera vosotros – dijo una voz de hombre de entre la oscuridad.

    CAPÍTULO 2


    - Yo no estaría tan seguro si fuera vosotros – dijo una voz de hombre de entre la oscuridad.

    Los vampiros se alejaron de la joven y se giraron hacia el hombre que estaba a unos pasos de los vampiros.

    - ¿Tú quién eres? – preguntó uno de los vampiros.

    - Mi nombre no importa ya que yo voy a ser la última persona a la que veréis – contestó el hombre.

    Debido a la noche y a la densa niebla, la muchacha no podía ver bien al hombre que se estaba enfrentando a los vampiros.

    - Muchacha corre, vete de aquí – se dirigió a ella el hombre y Kagome sin pensárselo demasiado se fue corriendo, dejando al hombre luchando con los vampiros.

    - Vampiros, quién me iba a decir que yo vería vampiros, yo queriendo que algo cambiara en mi vida y mira como ha cambiado, pero ¿quién será ese hombre? – los pensamientos de la joven fueron rápidamente interrumpidos por un ensordecedor grito, la muchacha no sabía si el grito procedía del hombre que la había salvado de los vampiros.

    De todas formas no supo porqué pero sus piernas ya no corrían en dirección a su casa sino que corrían hacia los vampiros y el hombre. Al llegar vio como el hombre luchaba contra los vampiros y como acabó con ellos con un simple movimiento de mano.

    Entonces la joven observó que el hombre que la había salvado se levaba la mano al costado y comprendió que se había herido, sin pensárselo mucho se fue hacia él y lo cogió a tiempo para evitar que se cayera de rodillas al suelo.

    De la herida manaba mucha sangre y Kagome no podía distinguir si era grave o no, así que apoyó la mano del hombre en su hombro y lo llevó hasta una de las farolas para observar bien la herida.

    Allí vio que la herida no era muy grave pero que necesitaría cuidados pero al mirara al hombre para decirle que no era muy grave la herida se quedó sorprendida por la belleza de éste, era el hombre más guapo que había visto en su vida, su largo pelo tan rubio que casi parecía blanco y unos ojos tan claros que se podían confundir con el dorado.


    CAPÍTULO 3


    Allí vio que la herida no era muy grave pero que necesitaría cuidados pero al mirara al hombre para decirle que no era muy grave la herida se quedó sorprendida por la belleza de éste, era el hombre más guapo que había visto en su vida, su largo pelo tan rubio que casi parecía blanco y unos ojos tan claros que se podían confundir con el dorado.

    - La… la herida no es muy profunda así que te llevaré al médico para que te la vea por si acaso – dijo la joven aún mirando esos ojos que la cautivaban.

    - No iré a ningún médico – contestó el hombre.

    - Pero alguien te tiene que ver la herida – replicó Kagome.

    - Muy bien si tantos deseos tienes de que alguien me vea la herida por qué no lo haces tú misma – dijo el hombre seguro de la negativa de la joven pero su respuesta lo dejó anonadado.

    - Está bien, iremos a mi casa que está cerca de aquí y allí te curaré – comentó la joven.

    - No hace falta que me ayudes mujer, yo puedo curarme solo – dijo el hombre pero al intentar levantarse casi se cae de lo debilitado que estaba y por muy poco Kagome llegó a tiempo de cogerlo.

    - Me da igual lo que me digas te llevaré a mi casa y te curaré, por cierto mi nombre es Kagome.

    Mientras apoyaba el brazo del hombre en su hombro, Kagome lo levantaba y lo dirigía a su casa, no tardaron mucho en llegar y una vez allí la joven se lo llevó a su dormitorio y lo tendió en la cama.

    Lo dejó allí mientras se iba al baño para coger el botiquín.

    - No puedo creer lo que acabo de hacer, acabo de traer a un completo desconocido a casa, que vete tú a saber quién o qué es y por si fuera poco te sientes atraída por él, definitivamente Kagome te estás volviendo loca o es el turno de noche del restaurante lo que está destrozando tus neuronas – pensaba la joven mientras cogía el botiquín y se dirigía a su dormitorio.
    Al llegar allí vio que el hombre se había desmayado por la pérdida de sangre, sin perder más tiempo la joven se dispuso a quitarle la camisa, dejando ver sus fuertes músculos del torso, entonces se puso a limpiar la herida y a vendarla, cuando ya había terminado la tarea se dio cuenta de que el hombre la estaba mirando y la joven se sonrojó.

    - Sesshomaru… - susurró el hombre.

    - ¿Qué? – preguntó la muchacha al no haber entendido a qué se refería el hombre.

    - Mi nombre… es Sesshomaru – dijo el hombre y tras esto se desmayó.


    Capítulo 4


    Kagome aprovechó que el hombre se había desmayado para observarlo mejor, tenía el pelo tan rubio que parecía blanco, era muy largo y sin poder evitarlo estiró un brazo para tocarlo y descubrió que era muy sedoso, antes de desmayarse la joven pudo ver el color casi dorado de sus ojos que le daban un toco misterioso.

    Su cuerpo era muy musculoso con anchos hombros, y su estatura, debía medir por los menos un metro noventa o así ya que era muy alto. Volvió la vista hacia su cara y vio unos labios que la llamaban, sin poder resistirse se vio de nuevo alargando la mano y tocando esta vez sus labios, el hombre gimió y sus labios se separaron un poco dejando ver…

    - ¡Colmillos! – jadeó la joven y ahora que se fijaba bien el hombre poseía como unas garras en sus manos – Esto no puede estar pasándome a mí – pensó Kagome.

    Pero antes de que pudiera apartarse del hombre este se despertó y le agarró la mano, impidiendo así que se levantara. Aún asustada se fijó en el pecho del hombre y vio que se había curado totalmente, cosa que la hizo asustarse más aún.
    - ¿Qué eres? – susurró Kagome intentando librarse de su agarre.

    - Quédate quieta, mujer – dijo el hombre con un tono ronco.

    - Ya te dije que mi nombre es Kagome – gritó la joven más por susto que por rabia, la pobre no entendía nada de lo que le estaba pasando y el firme agarre del hombre no la ayudaba a tranquilizarse.

    - Lo que sea – murmuró Sesshomaru.

    - ¿Qué eres? – preguntó la joven empezando a calmarse.

    - Muy complicado – respondió el hombre.

    - Sesshomaru dime por favor – dijo la joven.

    - ¿Cómo sabes mi nombre? – preguntó el hombre afianzando el agarre en la mano de la joven.

    - Me lo dijiste antes de desmayarte – respondió Kagome y continuó – pero dime lo que eres y quiénes eran los que estaban a punto de atacarme justo antes de que llegaras.

    - Muy bien te lo contaré – respondió Sesshomaru.

    CAPÍTULO 5


    - Muy bien te lo contaré – respondió Sesshomaru y continuó – Se nos suele llamar Dark Hunters ya que somos cazadores, cazamos todo aquello que atenta contra la vida de los humanos, normalmente vampiros.

    - ¿Entonces tú que eres? – preguntó la joven.

    - Yo soy un demonio que tiene una única misión en la vida – respondió el hombre.

    - ¿Y cuál es?

    - Acabar con la vida de mi hermano, un demonio como yo que fue convertido en vampiro, le mataré y acabaré con su sufrimiento, poco queda en él de lo que era antes y cumpliré la promesa que le hice una vez.

    - ¿Qué promesa? – preguntó Kagome.

    - No te interesa.

    - Tampoco era para ponerse así, era sólo una pregunta.

    El hombre se fue a poner de pie y la joven se lo impidió.

    - Se puede saber que es lo que vas a hacer – exclamó la joven.

    - Me voy ya he estado demasiado tiempo aquí – dijo Sesshomaru.

    - Pero es de día – susurró la mujer.

    - Y qué con eso, ya te dije que soy un demonio no un vampiro, a mí la luz del día no me hace daño.

    - Y se puede saber por qué le dije eso… ¿será que en el fondo quiero que se quede?, no… no puede ser pero si lo acabo de conocer – pensó la muchacha.

    Cuando Kagome levantó la vista para despedirse del demonio y darle las gracias por haberla salvado se encontró sola en la habitación, Sesshomaru se había ido.

    - Vaya se marchado y ni siquiera he podido despedirme… - murmuró con tristeza Kagome, mientras se disponía a dormir, era de día pero no tenía que trabajar hasta la noche así que podía descansar un poco.

    En la calle se podía ver a un demonio mirar fijamente la ventana de una de las casas, después de un rato se dio la vuelta y se fue adentrando en un oscuro callejón en el cual aún no había conseguido entrar la luz del sol y sin más se desvaneció.

    Una sombra surgió desde el otro lado de la calle y se quedó mirando el callejón y luego giró para observar la casa.

    CAPÍTULO 6


    - Vaya… vaya… así que nuestro cazador ha encontrado una presa…

    Sin más la sombra se hizo más real más humana tomando forma de un hombre muy apuesto con cabellos tan negros como la noche y unos ojos azules muy hermosos que encontraste con su piel pálida resaltaban más que nunca.

    Tan rápido como le permitían sus piernas el hombre se dirigió a una casa de aspecto normal, pero que en su interior la oscuridad reinaba más que en cualquier otra.

    El hombre entró y se fue directo al salón donde una figura yacía sentada en un sillón contemplando las llamas de la hoguera que tenía ante sí.

    - Mi señor, he descubierto una cosa sorprendente – dijo el hombre.

    - ¿Ah si? Y de qué puede tratarse – murmuró la figura que estaba sentada en el sillón, mientras se levantaba y dejaba ver a un hombre increíblemente apuesto con los cabellos de un blanco sorprendente y de unos ojos tan negros como la noche.

    - Mi señor he seguido a ese cazador como me ordenasteis y vi como era ayudado por una mujer, una humana.

    - Una humana ¿dices?

    - Sí mi señor una humana ¿usted cree que será alguien importante para el cazador?

    - No estoy seguro, Sesshomaru no suele encariñarse con alguien porque sabe que yo lo destruiré, pero parece que ha cometido un error que puede costarle muy caro.

    - ¿Qué piensa hacer mi señor?

    - Muy fácil, ocúpate de la mujer, tráela ante mí y ya veremos si es digna o no de ser una de mis mujeres – contestó el hombre.

    - De acuerdo amo Inuyasha…

    Kagome aún dormía cuando el sol empezó a ocultarse sin percatarse de que alguien había entrado en su casa, cuando oyó el ruido del despertador la joven se levantó y se dirigió a la cocina teniendo como vestimenta un único camisón negro, ella odiaba ponerse esas cosas tan provocativas pero sus pijamas estaban todos lavándose.

    Antes de que pudiera reaccionar un par de fuertes manos la sujetaron y le dieron un fuerte golpe en el estómago dejando a Kagome casi sin poder respirar, pero antes de que se desmayara le vino un único pensamiento a la cabeza.

    - Sesshomru…

    CAPÍTULO 7


    El hombre cargó a la joven como si de un saco se tratase y se dirigió veloz hacia la casa de su amo, esta vez había hecho un buen trabajo y seguro que su amo se lo recompensaba.

    A pocas calles de la casa de la joven vemos como de entres las sombras aparece un demonio de cabellos rubios, que mira fijamente la ventana de la casa de Kagome pero de pronto nota un olor, un horrendo olor a siervo. El siervo era aquella persona no vampiro que había jurado lealtad a uno.

    Rápidamente el demonio se fue a la casa de Kagome y entró, en el interior de la habitación estaba aún el olor de la joven pero mezclado con ese otro olor. Siguió avanzando y en la cama pudo ver una carta dirigida a él, se acercó y la leyó.

    ¡Sorpresa! ¿A que no te esperabas que fuese yo? Ya sabes que controlo todos y cada uno de tus movimientos, hermanito y mira lo que me encontré una deliciosa y joven presa. Ahora viene lo verdaderamente interesante, tienes dos días para encontrarme, si al término de ese tiempo no me has encontrado y salvado a la mujer… pues bueno ya sabes que va a ocurrir, la convertiré en una preciosa vampiresa que hará lo que yo desee o la mataré según me parezca… y ahora… ¡Empieza el juego, hermanito!.

    - ¡Mierda! – gritó Sesshomaru – no permitiré que le hagas daño, ella me ayudó cuando lo necesitaba, es hora de que le devuelva el favor.

    Sesshomaru salió de la casa y olfateó el aire, el olor de Kagome era muy dulce como de miles de flores así que tenía que oler su olor combinado con el del siervo y seguir su rastro.

    Al cabo de un momento consiguió detectar el olor y lo siguió debía darse prisa ya que los humanos hacían que el olor se repartiera por todos lados impidiendo el rastreo.

    En otro lugar una joven se despertaba en una cama con sábanas de seda blanca, aturdida Kagome observó su alrededor y comprobó con horror que esa no era ni por asomo su habitación.

    - Vaya veo que te has despertado, querida – dijo una voz procedente del sillón que estaba cerca de la cama.

    Kagome se fijó bien y vio un hombre muy apuesto con cabellos blancos y ojos negros.

    - ¿Dónde estoy? – preguntó Kagome.

    - Tranquila querida, por ahora estás a salvo, claro está si él llega a tiempo – respondió el hombre – Mi nombre es Inuyasha y estoy jugando a un pequeño juego con mi hermanito, un juego del que tú formas parte.

    - ¿Un juego? – susurró la joven y pensó – Genial Kagome, primero vampiros, luego un demonio y ahora un lunático.
    - La verdad es que Sesshomaru sabe elegir a sus mujeres – susurró Inuyasha y Kagome se dio cuenta de que el hombre no la miraba precisamente a la cara sino que tenía su vista fija en varias partes de su anatomía, la cual se entreveía por el camisón negro.

    - ¿Sesshomaru? – preguntó la joven mientras tiraba fuertemente de la sábana para cubrirse.

    - Mi querido hermanito – respondió Inuyasha y sonrió dejando ver los colmillos, entonces Kagome recordó su breve conversación con Sesshomaru.

    FLASH BACK



    - ¿Entonces tú que eres? – preguntó la joven.

    - Yo soy un demonio que tiene una única misión en la vida – respondió el hombre.

    - ¿Y cuál es?

    - Acabar con la vida de mi hermano, un demonio como yo que fue convertido en vampiro, le mataré y acabaré con su sufrimiento, poco queda en él de lo que era antes y cumpliré la promesa que le hice una vez.

    - ¿Qué promesa? – preguntó Kagome.

    - No te interesa.

    FIN FLASH BACK


    - Vaya así que tú eres el hermano al que le hizo una promesa – susurró para sí la joven pero el vampiro la oyó.

    - Así que te habló de la promesa…- dijo Inuyasha.

    CAPÍTULO 8


    - Así que te habló de la promesa…- dijo Inuyasha.

    - No exactamente, sólo me dijo que tenía un hermano al que le había hecho una promesa – dijo Kagome.

    - No te preocupes querida todo saldrá bien, si Sesshomaru viene a rescatarte seguirás siendo humana y si no pues te espera una eternidad a mi lado, piensa convertirte en una vampiresa – comentó Inuyasha.

    - ¿Qué? No pienso ser como uno de vosotros con esos colmillos y teniendo que beber la sangre de los demás, eso es asqueroso –exclamó la joven.

    - Te acabas acostumbrando después de un tiempo querida, te lo aseguro.

    - ¿Cómo te convertiste en vampiro?

    - Yo antes era como mi hermano un cazador, ambos teníamos que encontrar a un vampiro que se había pasado de la raya, matando a muchos humanos, así que los dos lo seguimos y dimos con él. Pero tenía a todo un séquito de vampiros con él y nosotros sólo éramos dos así que hicimos todo lo que pudimos… Sesshomaru logró escapar pero a mi me cogieron… y eso es todo.

    - No creo que eso sea todo, hay algo que no has dicho.

    - Eres muy perspicaz querida y me alegraré mucho cuando esa perspicacia sea mía.

    - ¿A qué te refieres?

    - Fácil, no voy a esperar hasta que a mi hermanito le den ganas de rescatarte, simplemente adelantaré los acontecimientos.

    - Aún no se lo que quieres decir.

    - Te lo mostraré – dijo Inuyasha acercándose poco a poco a la joven, por cada paso que daba Inuyasha, Kagome retrocedía uno, hasta que dio con la espalda en la pared y no le quedó otra que permanecer allí ya que tenía al vampiro delante y detrás la pared.

    Inuyasha puso las manos en la pared a cada lado de la cabeza de la joven y fue acercando su boca a la de Kagome, ésta intentó apartarlo pero el vampiro le agarró las muñecas y las sostuvo contra la pared. Siguió avanzando y rozó sus labios con los de la joven, los frotó con los suyos y ansió más, era la boca más dulce que jamás había probado y su salvaje instinto de vampiro le urgió por poseerla entera, no sólo su cuerpo sino también su alma.

    Kagome abrió la boca para decirle que se apartara pero el vampiro aprovechó y ahondó más en el beso, rozando su lengua con la de ella, raspando su lengua con sus colmillos, Kagome estaba aturdida, ese vampiro le estaba haciendo cosas que no podía explicar, se sentía tan bien, pero entonces cuando iba a corresponder al beso la imagen de Sesshomaru se le vino a la mente y se apartó del vampiro, que había bajado la guardia al verla tan sumisa.

    La joven intentó correr pero el vampiro era más rápido que ella y enseguida la alcanzó y se abalanzó sobre ella cayendo los dos en el suelo, él encima de ella, entonces cuando empezaba a sentirse menos aturdida por el golpe con el suelo, sintió algo, algo que la puso un poco nerviosa y aunque no lo quería admitir la excitó un poco… sus labios estaban en su… y sentía sus colmillos que raspaban la piel y la caldeaban por allí por donde pasaba…

    CAPÍTULO 9


    Sesshomaru corría por las calles y callejones sin que ningún humano notara su presencia ya que su velocidad era tal que parecía más un borrón que una persona.

    El demonio había captado el olor de la joven y el sirviente muy cerca, ya sabía dónde estaba exactamente su hermanito y le daría una buena lección por raptar a su mujer… un momento de dónde había salido eso de su mujer, ella me ha salvado la vida nada más, sólo estoy haciendo esto para devolverle el favor.

    Mientras pensaba no se había dado cuenta de que había llegado a la casa dónde el olor de Kagome se hacía muy fuerte.

    - Aquí está, la encontré – dijo un emocionado Sesshomaru aunque lo quería ocultar.

    Kagome se encontraba en la misma habitación, se sentía extraña como si algo hubiese cambiado en ella, lo malo era que no podía recordar casi nada.

    FLASH BACK

    La joven intentó correr pero el vampiro era más rápido que ella y enseguida la alcanzó y se abalanzó sobre ella cayendo los dos en el suelo, él encima de ella, entonces cuando empezaba a sentirse menos aturdida por el golpe con el suelo, sintió algo, algo que la puso un poco nerviosa y aunque no lo quería admitir la excitó un poco… sus labios estaban en su cuerpo y sentía sus colmillos que raspaban la piel y la caldeaban por allí por donde pasaba…

    FIN FLASH BACK


    - Sí eso era pero lo demás no logro recordarlo – murmuró la joven.

    Entonces sin que lo esperase la puerta se abrió y por ella entró… ¡Sesshomaru!, Kagome se levantó de un salto y se tiró hacia el demonio para abrazarlo, le rodeó el cuello con los brazos y Sesshomaru la sostuvo por la cintura.

    - Menos mal que estás aquí, me alegro tanto de verte – exclamó Kagome.

    - ¿Dónde está él? – preguntó Sesshomaru.

    - No lo sé, me acabo de despertar – respondió Kagome.

    - ¿Estás bien? ¿Te ha hecho daño?

    - No, estoy bien, lo raro es que no puedo recordar mucho lo que ha pasado – respondió Kagome.

    El demonio empezó a registrar la habitación, había algo raro, algo que no encajaba en todo esto, Inuyasha no solía ser tan bueno y entonces lo percibió, era leve pero el olor de Inuyasha estaba en Kagome, sin perder tiempo se acercó a la joven y la olfateó, sí allí estaba su olor.

    Unos celos surgieron desde su interior, ¿cómo se atrevía Inuyasha a tocar a Kagome?, lo mataría por esto.

    - ¿Qué te ha hecho? ¿Qué ha pasado mientras yo no estaba? – preguntó Sesshomaru algo enojado.

    - Bueno pues estuvimos hablando y luego él…

    - ¿Él qué? – preguntó el demonio.

    - Pues el me besó y… me acarició… - respondió muy sonrojada Kagome, le daba vergüenza hablar de estas cosas con Sesshomaru y al tiempo se sentía como si lo estuviera traicionando.

    - ¿QUÉ? – gritó Sesshomaru y entonces lo vio, en la mesita de noche que estaba junto a la cama, había un sobre, se acercó y vio que estaba dirigido a él, lo abrió, descubrió que era de Inuyasha y empezó a leer.

    ¡Hola! Ya sé que te estarás preguntando qué es lo que estoy tramando, pues fácil, sólo tienes que mirar el precioso cuello de la chica, si no te has fijado todavía claro.

    Sesshomaru dejó de leer y se acercó a Kagome, le sostuvo el rostro con las manos y lo giró dejando al descubierto dos pequeñas incisiones en la piel de la joven. El demonio maldijo y rezó para encontrar a Inuyasha y matarlo por lo que había hecho. Pero la pregunta era ¿por qué Kagome seguía siendo humana si la había mordido Inuyasha? Soltó el rostro de Kagome y se dispuso a seguir leyendo.

    ¿Lo viste? Seguro que sí, ¿Sorprendido? ¡Claro! ¿Y sobre todo, maldiciéndome? Pondría la mano en el fuego a que sí, no sabes lo bien que me lo pasé tocando a la mujer, es tan cálida y sensual ¿verdad? Bueno ahora seguro que te preguntas por qué no es aún un vampiro, pues verás la mujer está mordida pero no bautizada, ¿sabes lo que significa? Yo te lo explicaré, para convertirla en vampiro hace falta morderla y luego bautizarla que viene a ser darle de beber mi sangre.

    Pero ahora viene tu pequeño problema si la mujer no bebe mi sangre en un período máximo de dos meses… morirá, yo ya estoy lo suficientemente lejos como para que no puedas rastrearme así que… que será… ¿La dejarás morir o me la entregarás? Difícil situación, hermanito, ¿me entregarías a tu mujer?

    Suerte con la decisión y los posibles remordimientos que ellas conllevan, por cierto yo preferiría verla viva y convertida, no sabes los deseos que tengo de hacerla mía aunque creo que tú también los debes tener ¿verdad?


    CAPÍTULO 10


    Ya llevaban dos días buscando algún rastro de Inuyasha, desde aquel día en que había mordido a Kagome y Sesshomaru la había encontrado estaban de un lado para otro intentando averiguar donde se escondía el vampiro.

    - ¿Sabes lo que me costó entrar en ese restaurante? Era un maravilloso trabajo en el que me había esforzado mucho – dijo la joven en su cuarto intento por establecer una conversación entre el cazador y ella, se estaba empezando a aburrir y había descubierto en estos dos días que el cazador no era una persona muy habladora – Oye ¿me escuchas? – intentó de nuevo.

    - ¿Qué quieres, mujer? – preguntó el cazador.

    - Vaya así que tienes lengua, empezaba a preocuparme.

    - Y eso ahora a qué viene.

    - No me has hablado en todo estos días para nada, sólo para decirme que parábamos a comer o a dormir, nada más.

    - Venga entremos en esta posada para dormir.

    - ¿Ves justo lo que decía? – susurró la joven más para sí que para otra persona.

    Entraron en la posada y Sesshomaru se dirigió al recepcionista.

    - Dame una habitación.

    - Por supuesto señor, aquí la tiene – dijo el recepcionista.

    - ¿Una habitación? – pensó la joven.

    - Venga vamos – se dirigió a ella Sesshomaru.

    Los dos subieron las escaleras y empezaron a buscar la habitación, cuando entraron la joven observó que la habitación tenía sólo una cama de matrimonio.

    - ¿Por qué no pediste dos habitaciones? – preguntó Kagome.

    - No pienso dejarte por ahí, te quedará conmigo en esta habitación.

    - ¿Quedarme por ahí? ¿Pero tú quien te piensas que soy?

    - Eres una humana a la que seguramente Inuyasha estará vigilando para aprovechar cualquier descuido mío y raptarte de nuevo así que no me apartaré de tu lado por nada el mundo, así que vete acostumbrándote – dijo y luego pensó – Además no pienso dejarte sola en ningún momento con la cantidad de humanos pervertidos que hay por ahí. Lo que no logro soportar es que aún tienes en tu piel el olor de Inuyasha y no lo soporto, preferiría cubrirlo con el mío, esa es la razón por la que no me separo de ti ni un segundo.

    - ¿Entonces yo cogeré la cama y tú el sillón? – preguntó inocente Kagome.

    - No.

    - Yo me quedo con el sillón, muy bien pero que sepas que eres poco caballeroso.

    - No me refería a eso, nadie cogerá el sillón, los dos dormiremos en la cama.

    - ¿Los dos? – preguntó una ruborizada hasta las cejas Kagome.

    - Si muchacha, ¿estás sorda? Los dos dormiremos en la misma cama – dijo el cazador y luego pensó que esa era la mejor manera de quitar definitivamente el olor de Inuyasha de su cuerpo.


    CAPÍTULO 11



    - Si muchacha, ¿estás sorda? Los dos dormiremos en la misma cama – dijo el cazador y luego pensó que esa era la mejor manera de quitar definitivamente el olor de Inuyasha de su cuerpo.

    - Que vergüenza voy a dormir con él en la misma cama – pensaba la joven mientras un intenso rubor cubría su rostro.

    - ¿En qué estará pensando para ponerse tan roja? – pensó el cazador al ver a Kagome tan roja – Bueno eso no importa, lo que importa es irnos a dormir lo más temprano posible para así poder salir mañana al amanecer.

    Kagome se quedó de piedra al ver lo que estaba haciendo Sesshomaru… ¡Se estaba quitando la ropa! Se quedó desnudo de cintura para arriba dejando al descubierto su musculoso pecho y su pelo rubio caía sobre él dándole un aspecto fiero y sensual al mismo tiempo, sin esperar a nada se acostó en un lado de la cama y observó a Kagome.

    - Mujer, no vas a venir – dijo Sesshomaru con una sonrisa sensual en la boca que surgió al ver el color rojo que había adoptado Kagome al verlo desnudarse.

    - Si claro como si una se pudiese mover al verlo primero quitándose la ropa y luego llamándola desde la cama con esa sonrisa – pensó la joven.

    Kagome huyó de esa masa de sexualidad adentrándose en el baño, se mojó un poco la cara con agua y se dispuso a ponerse el pijama que había traído de su casa, Sesshomaru sólo le había permitido traer pocas cosas, alegando que este no era un viaje de placer…pero al verlo así cualquiera diría que no era de placer… ¡Kagome!, se reprendió la joven mentalmente, no tienes que pensar en esas cosas que pareces una pervertida, pero dime tú una mujer que vea a ese hombre y no se vuelva pervertida…

    Cuando salió vio que Sesshomaru ya se había dormido, pero eso era lo que ella pensaba porque en realidad aún seguía despierto pero con los ojos cerrados, la joven se acostó lejos de él al otro lado de la cama, pero comprobó que no tenía sueño así que se puso a observar al cazador, era el hombre más atractivo que ella había visto jamás aunque su repertorio de chicos era verdaderamente escaso.

    Pasadas unas horas la joven logró entregarse a las manos Morfeo y el sueño la venció. Entonces un cazador abrió los ojos lentamente y comprobó por la respiración acompasada de la chica que por fin se había dormido, había sentido su intensa mirada y por poco estuvo de volverse y besarla como tanto deseaba, pero no él era un cazador y no podía permitirse esto ahora, al poco rato él también se quedó dormido.

    Ya estaba a punto de amanecer y Sesshomaru se despertó y vio que estaban ambos de costado uno enfrente del otro y que tenía la cara de Kagome enfrente y una de sus manos rodeaba su cintura, mientras que la joven tenía una pierna encima de una de las suyas.

    Una sonrisa de los más pícara surgió en la cara del cazador se haría el dormido y esperaría a ver como reaccionaba Kagome.

    La muchacha se fue despertando poco a poco y vio que tenía la cara de Sesshomaru a pocos centímetros de la suya… se asustó y dio un bote en la cama juntando sus labios sin querer, Sesshomaru sonrió eso era lo que él tenía planeado y lo aprovechó rozando los labios de Kagome con los suyos, pero antes de que pudiera hacer algo más la joven se separó muy aturdida por el efecto que ese beso había tenido en su cuerpo y corrió a refugiarse en el baño, gracias a Dios que el cazador estaba dormido que sino…

    Pero lo que ella no sabía era que Sesshomaru estaba muy despierto y sonriente.

    CAPÍTULO 12


    El cazador y Kagome ya se estaban marchando de la posada cuando el recepcionista los llamó.

    - ¿Es usted Sesshomaru? – preguntó el recepcionista.

    - Si, soy yo.

    - Hace unas horas que hemos recibido un mensaje para usted, aquí tiene – dijo tendiéndole un papel a Sesshomaru.

    El cazador sin demora se dispuso a leer la carta.

    ¡Hola de nuevo, hermanito! Ya sé que estarás buscándome hasta debajo de las piedras pero seguro que ahí no me encontrarás ja ja ja. Bueno a lo que iba como veo que el tiempo es muy valioso para ti te daré unas cuantas pistas sobre dónde encontrarme, que sepas que esto lo hago por la hermosa joven y no por ti.

    En ese momento Sesshomaru le dirigió una mirada a Kagome y ella a su vez le miró interrogante, esperando a que terminara de leer la carta para saber si había alguna noticia sobre el vampiro.

    Estoy en una de mis propiedades, vale eso no es una pista ya que poseo cuatro, pero esto si que será una pista, una de ellas está en reformas y la otra no es más que un montón de piedras y tú sabes exactamente donde están esas dos propiedades de las que te hablo.

    Así pues sólo quedan dos propiedades: El Castillo Keltar y La Isla Zafiro. En una de ellas me encuentro yo, en la otra desgraciadamente se encuentran mis mascotas que tienen la orden de acabar con todo aquello que intente entrar en la isla…

    Procura no tardar mucho en encontrarme estoy deseando poner mis manos en el maravilloso cuerpo de la joven y hacerla mía.

    Buena suerte, hermanito.

    - ¿Y bien qué dice? – preguntó Kagome.

    - Tenemos que ir a sus dos propiedades y allí le encontraremos, en una estará él…

    - ¿Y en la otra?

    - Una de sus horrendas mascotas.

    - ¿Mascotas?

    - Sí, criaturas que él adoptó y crió, cada una de ellas tiene una deformación en el cuerpo por eso fueron repudiadas y él las adoptó.

    - Esa no parece una de las cosas que hace un retorcido vampiro.

    - Cuando las adoptó no era vampiro y como esas criaturas le son fieles le siguen a donde quiera que va y cumplen todos sus deseos.

    - Vaya te has dado cuenta de que es la primera vez que mantenemos una conversación de más de dos palabras, estoy impresionada.

    - A mí también me impresionó que me besaras esta mañana.

    - ¡Estabas despierto!

    - Claro que sí ¿acaso no lo sentiste?

    - Claro que no y que sepas que no fue mi intención besarte, es que estabas tan pegado a mí que…

    - Si claro, admite que querías besarme y ya está – dijo el cazador intentando poner aún más nerviosa de lo que estaba a la joven con el fin de ver más ese sonrojo que ya cubría casi todo su rostro.

    - Está bien, quería besarte – aceptó Kagome y sonrió al ver la cara perpleja de Sesshomaru, la joven se había dado cuenta del juego del cazador y había hecho justo lo que él creía que no haría, este punto se lo había ganado ella.

    CAPÍTULO 13


    - Está bien, quería besarte – aceptó Kagome y sonrió al ver la cara perpleja de Sesshomaru, la joven se había dado cuenta del juego del cazador y había hecho justo lo que él creía que no haría, este punto se lo había ganado ella.

    Sesshomaru iba a decir algo cuando de pronto Kagome se sujetó su cuello y gimió de dolor.

    - ¿Qué te ocurre? – preguntó el cazador intentando que su voz no sonara tan preocupada.

    - Me… duele… el cuello me arde.

    Sesshomaru apartó la mano de la joven de su cuello y observó como las dos pequeñas incisiones estaban al rojo vivo, y como unos hilillos de sangre salían de ellos.

    El cazador no sabía lo que le ocurría a Kagome, quería ayudarla y acabar con su dolor pero no sabía cómo. Entonces sin previo aviso Sesshomaru cogió a Kagome en brazos y la llevó a su habitación no sin antes decirle al recepcionista que se quedaban otro día más en la posada.

    Al llegar ala habitación tendió muy cuidadosamente a Kagome en la cama, ésta se revolvía en la cama, su frente estaba perlada de sudor y sus gemidos de dolor hacían que el cazador se pusiera nervioso al no poder hacer nada al respecto.

    Entonces Kagome gritó y Sesshomaru vio con horror como en su boca sus colmillos aumentaban de tamaño… no podía estar transformándose porque aún no había recibido la sangre de Inuyasha, pero entonces ¿qué era lo que estaba ocurriendo?

    En ese momento la joven abrió los ojos, que ya no eran de un cálido marrón sino de un rojo sangre…

    - Ven a mí, mi hermoso cazador y yo te mostraré mil y una formas de disfrutar de ese atractivo cuerpo – dijo Kagome con una voz muy seductora y atrayente.

    Esa no podía ser su Kagome, ella no sería tan directa, seguro que el mordisco de Inuyasha había hecho algo en su cuerpo, lo cierto es que las vampiresas eran todas ninfómanas pero eso era después de bautizarlas y sólo podían hacer el amor con aquellos que las bautizaban, así que esto no tenía ningún sentido.

    - No te lo pienses mucho amor…

    Cuando al cazador le llegó esa ronca y seductora invitación, no pudo controlarse y se acercó a ella, entonces cuando vio esos ojos cayó en la cuenta de que no era su Kagome la que lo decía sino una vampiresa deseosa de sangre y sexo.

    Se acercó a su boca y la besó tan ardientemente que la vampiresa suspiró y se dejó caer en la cama, cosa que el cazador aprovechó para atarle las manos de la joven a la cama. Luego se separó de ella y vio que ésta lo miraba con rencor.

    - ¡No puedes hacerme esto! Suéltame ahora mismo maldito cazador, hubiéramos pasado un buen rato, pero ahora no pienso dejar que me toques – rugió la joven.

    - Vamos hermanito ya sé que eres tú el que controla el cuerpo de Kagome, así que deja de ocultarte – dijo el cazador.

    - Vaya así que lo has descubierto – dijo la voz de Kagome aunque Sesshoamru sabía que no era ella.

    - ¿Cómo es que puedes controlarla? – preguntó el cazador.

    - Muy fácil, desde que la mordí soy capaz de hablar a través de ella y controlar su cuerpo por un pequeño periodo de tiempo pero dime ¿qué te ha parecido mi pequeña vampiresa? Esa viene a ser la forma en que quedará después de que tome mi sangre…bastante seductora ¿verdad?

    - ¡Vete ahora mismo de su cuerpo! – gritó el cazador.

    - Muy bien pero espero volver a verte.
    Entonces el cuerpo de Kagome volvió a ser el mismo y lentamente la muchacha abrió los ojos y Sesshomaru se alegró al ver que eran otra vez de un cálido marrón.

    - ¿Qué ha pasado y qué hago en la cama? – preguntó la joven desconcertada.

    - ¿No te acuerdas que me pediste que volviéramos aquí para seguir con lo que dejamos a medio esta mañana? – bromeó el cazador, tenía muchas ganas de bromear al ver que Kagome había vuelto a ser la misma.

    - Yo… yo… ¡yo no te pedí eso! – exclamó la joven sonrojada.

    - ¿Vamos cariño no te acuerdas? – dijo el cazador y sin más se lanzó a besarla de una manera tan posesiva que la joven se sorprendió y sonrojó más al mismo tiempo. Cuando fue a rodear el cuello de Sesshomaru con sus manos descubrió que éstas estaban atadas.

    - ¿Se puede saber por qué tengo las manos atadas? – preguntó la joven cuando ambos pararon el beso en busca de aire.

    - Eso tiene fácil solución – respondió Sesshomaru mientras desataba sus manos y se disponía a besarla de nuevo, ésta sí que era su Kagome y bien que podía aprovecharse un poco de ella, estando en esa posición…

    CAPÍTULO 14


    - Eso tiene fácil solución – respondió Sesshomaru mientras desataba sus manos y se disponía a besarla de nuevo, ésta sí que era su Kagome y bien que podía aprovecharse un poco de ella, estando en esa posición… pero al cabo de unos instantes se separó de ella. Primero debía encontrar a Inuyasha y cuando no quedara ningún peligro y Kagome estuviese bien la amaría.

    Juntos se fueron de la posada y se dirigieron al Castillo Keltar, ya que en la carta Inuyasha mencionaba que las criaturas estarían en la isla, por lo tanto él se encontraría en el castillo.

    Pasaron muchas horas hasta que por fin, ya entrada la noche, consiguieron llegar al castillo. Todo estaba muy silencioso y eso preocupó mucho a Sesshomaru. De pronto y sin que ninguno de los dos se lo esperase de entre la oscuridad surgieron numerosas criaturas que rodearon al cazador y a la joven.

    Sesshomaru intentaba librarse de ellos pero en un descuido una de las criaturas se abalanzó sobre Kagome y se la llevó al castillo.

    - ¡Kagome! – gritó el cazador, al tiempo que mataba sin contemplaciones a los monstruos de Inuyasha.

    La criatura corrió con una velocidad sobrehumana y llevó a Kagome al castillo en cuestión de segundos.

    Allí se encontraba Inuyasha, el cual la sujetó y le amarró las manos a la espalda con una cuerda.

    - Ven querida desde esta ventana podremos ver a tu cazador, veremos su muerte – susurró en su oído el vampiro.

    Juntos se dirigieron a la ventana y allí observaron como Sesshomaru era rodeado por más de diez criaturas y cada vez que una de ellas moría, surgía otra de entre los árboles que rodeaban el castillo.

    - Sesshomaru… - murmuró la joven y luego gritó - ¡SESSHOMARU!

    El cazador vio como Kagome gritaba su nombre desde una de las ventanas del castillo y eso le dio nuevas fuerzas con las que enfrentarse a las criaturas.

    Entonces un resplandor azulado empezó a surgir de su cuerpo y sus rasgos se fueron convirtiendo en caninos, hasta tal punto que al finalizar la transformación el cazador era un enorme perro blanco, con marcas a los lados de su mejilla de color morado.

    - ¿Sesshomaru? – preguntó la joven que se quedó sorprendida al ver el cambio en el cazador.

    - ¿No te lo había dicho? Es un demonio chica, puede convertirse en lo que estás viendo, ese enorme perro es su forma más poderosa, con ella destruirá fácilmente a mis criaturas – dijo Inuyasha.

    Y así fue, en cuanto el vampiro hubo dicho estas palabras, el demonio se abalanzó sobre las horrendas criaturas y las mató, luego volvió a su forma original y se fue velozmente hasta el castillo, a rescatar a Kagome de las garras de Inuyasha, esta vez tendría que acabar con la vida de su hermano o dejar marchar a la mujer a la que amaba, era una difícil decisión, ¿su hermano o la que sería su mujer?

    Si hubiese alguna manera de que Inuyasha siguiera vivo pero que su Kagome no se convirtiera en una vampiresa, si sólo Inuyasha volviese a ser el hermano que tanto quería, el hermano con el que jugaba y se divertía de pequeño, si sólo hubiese alguna forma él la encontraría y podría tenerlo todo, a su hermano y a su mujer, así no perdería nada, pero la vida no es siempre justa y a él le tocaba decidir, aunque su decisión se llevara consigo a una persona amada.

    CAPÍTULO 15


    Si hubiese alguna manera de que Inuyasha siguiera vivo pero que su Kagome no se convirtiera en una vampiresa, si sólo Inuyasha volviese a ser el hermano que tanto quería, el hermano con el que jugaba y se divertía de pequeño, si sólo hubiese alguna forma él la encontraría y podría tenerlo todo, a su hermano y a su mujer, así no perdería nada, pero la vida no es siempre justa y a él le tocaba decidir, aunque su decisión se llevara consigo a una persona amada.

    Sesshomaru entró en el gran castillo y allí vio a Inuyasha al lado de Kagome y ella tenía las manos atadas detrás de la espalda. El cazador al ver esto se enfadó muchísimo, su hermano no tenía por qué tratar así a Kagome.

    Inuyasha sacó su espada y se dirigió a atacar a Sesshomaru, antes de que el vampiro pudiese herirlo desenvainó también su espada y ambas espadas quedaron entrelazadas en el acto.

    Kagome observaba la pelea con ojos asustados, ya que pensaba que su cazador podría ser gravemente herido, pero al fin comprendió que amaba a Sesshomaru, el tiempo que habían pasado juntos había hecho que en su corazón entrase el cazador.

    Los dos hombres seguían luchando, tuvieron muchas oportunidades de matarse el uno al otro pero sospechosamente ninguno de ellos daba el golpe final… o querían alargar la lucha o algo extraño pasaba.

    Inuyasha quería que su hermano lo matase, Sesshomaru por el contrario quería alargar la lucha hasta que se le ocurriese alguna forma de salvar a ambos, de su cruel destino. Pero en un descuido, el cazador arrebató de un golpe la espada de Inuyasha y éste se calló de rodillas al suelo.

    Sesshomaru levantó su espada en alto dispuesto a cortarle la cabeza al vampiro, pero no pudo por dos razones una porque nunca se atrevería a matar a su hermano y la otra razón es que una joven de cabellos negros se había interpuesto y abrazaba al vampiro como si su vida dependiera de ello.

    CAPÍTULO 16


    Sesshomaru levantó su espada en alto dispuesto a cortarle la cabeza al vampiro, pero no pudo por dos razones una porque nunca se atrevería a matar a su hermano y la otra razón es que una joven de cabellos negros se había interpuesto y abrazaba al vampiro como si su vida dependiera de ello.

    - ¿Kikyo? – preguntó el vampiro.

    - Por favor no le mates – suplicó la joven al cazador.

    - Kikyo apártate esto es un asunto entre él y yo – rugió Inuyasha a Kikyo.

    Pero de pronto un grito de dolor se escuchó entre las paredes del castillo y todos se volvieron para observar a Kagome que se retorcía y gemía de dolor en el suelo. El cazador soltó su espada y se dirigió al lado de Kagome y la cogió en brazos.

    - ¿Kagome qué te ocurre? – susurró Sesshomaru y luego le gritó a Inuyasha - ¿qué está pasando? se supone que esto no debería ocurrir hasta dentro de un mes.

    - No te preocupes, hermano, simplemente tu mujer se está encargando de expulsar de su cuerpo mi sangre – dijo Inuyasha.

    - ¿Cómo es eso posible?

    - Tu mujer es una sacerdotisa, aún no se ha dado cuenta de sus poderes, pero su cuerpo está purificando su sangre – siguió explicando el vampiro.

    - ¿Entonces nunca estuvo en peligro? – preguntó Sesshomaru.

    - No, nunca estuvo en peligro, yo lo hice, la utilicé para atraerte hasta mí quería que me mataras – susurró el vampiro.

    - Pero yo no quería matarte – dijo el cazador.

    - ¿No me odias? – preguntó el vampiro al cazador.

    - Por supuesto que no, si no fuera por ti yo no habría sobrevivido la noche en la que te convirtieron.

    - Entonces podremos seguir siendo una familia como antes – dijo un esperanzado Inuyasha.

    - Claro, hermano, no me importa lo que seas siempre y cuando sigas siendo mi hermano.

    Ambos el cazador y el vampiro se abrazaron en un abrazo fraternal, al finalizar Kagome se despertó y todos comprobaron con alegría que ya las marcas de su cuello habían desaparecido totalmente.

    Después se hicieron las presentaciones y Kagome vio con asombro que Kikyo era una vampiresa, la mujer de Inuyasha, que había estado en desacuerdo con el vampiro desde el principio, no quería que nadie fuese herido y tampoco quería que su vampiro muriese.

    Así que Inuyasha lo había hecho todo para obligar a Sesshomaru a que le matase porque pensaba que su hermano ya no lo consideraba miembro de la familia y quería morir a manos de su querido hermano.

    Al fin todo se había resuelto, Inuyasha y Sesshomaru seguirían siendo tan hermanos como siempre, Inuyasha y Kikyo se quedarían a vivir en el castillo y Sesshomaru y Kagome… bueno ellos aún tenían algo que resolver y la joven pensaba resolverlo de camino a casa.
     
  2.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    606
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Aquí lo dejé en la anterior discusión, ahora os pongo el nuevo capítulo ^_^, espero que os guste.

    CAPÍTULO 17

    Al fin todo se había resuelto, Inuyasha y Sesshomaru seguirían siendo tan hermanos como siempre, Inuyasha y Kikyo se quedarían a vivir en el castillo y Sesshomaru y Kagome… bueno ellos aún tenían algo que resolver y la joven pensaba resolverlo de camino a casa.

    O eso era lo que la joven Kagome iba pensando de camino a casa, acompañada por Sesshomaru… pero había algo extraño en el ambiente, pero la muchacha hizo caso omiso de ella y se alejó con su cazador.

    En las puertas del castillo se podía ver cómo un demonio era arrastrado por varias criaturas y luego llevado a las mazmorras, allí fue encadenado de pies y manos a la pared de una de las celdas del antiguo castillo.

    - Vaya, vaya a sí que mi querido hermanito al final ha sido derrotado por mis fieles criaturas… - dijo Inuyasha desde la puerta de la celda.

    - ¿Dónde está? – rugió Sesshomaru a su hermano.

    - Si te refieres a la muchacha… Kagome creo que se llama, se ha ido – respondió el vampiro.

    - ¿Cómo que se ha ido?

    - Pues sí, resulta que mi maravilloso plan ha dado resultados y ha sido todo un éxito – murmuró extasiado Inuyasha – Después de una escena digna del mejor actor, tu querida mujer se ha marchado con una de mis criaturas creyendo que se tartaba de ti, se llama Drustan y tiene la magnífica capacidad de convertirse en cualquiera… así que mi criatura está en estos momentos disfrutando de la dulce compañía de tu mujer y como tiene tu mismo físico seguro que ella le regalará besos y abrazos y quién sabe si algo más…

    El vampiro se marchó dejando solo a Sesshomaru, el eco de su risa se oyó por todas las celdas y el cazador enfadado y celoso al imaginarse a su Kagome en brazos de otro hombre que decía ser él, se agitó bruscamente en un vano intento por romper las cadenas que lo aprisionaban, pero fue imposible.

    Entonces cuando el cazador creía que lo habían dejado sólo con su miseria, entraron dos hombres que parecían vampiros con un largo látigo en la mano de uno de ellos.

    Le rasgaron la camisa y dejaron su torso al descubierto, comenzaron a darle latigazos y a golpearle, mientras se reían y murmuraban lo bien que se lo estaría pasando Drustan con Kagome, al final derrotado por los golpes, el dolor y el cansancio el cazador se desmayó, soñó con su Kagome y con esas sonrisas que ella solamente le regalaba a él…
     
  3.  
    joha suki

    joha suki Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Abril 2007
    Mensajes:
    493
    Puntos en trofeos:
    148
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    ¡¡¡¡hola!!!!!!
    que bueno que lo continuaste
    me gusta mucho tu fic
    que le pasara a sesshomaru podra salvar a su kagome
    bueno espero que lo continues pronto
    bay b ay
     
  4.  
    solmex_1993

    solmex_1993 Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    exelente..me encanto!!! peor no entiedo algo @.@ inuyasha solo actuo eso de q qria volvr a ser una familia con seshomaru o q? el sigue siendo malo entocnes??
    espero q me contestes estas dudas peor dejando eso de lado tu fic esta buenisimo jeje siguelo
    conti conti conti conti conti conti!!!
     
  5.  
    JENNY_D

    JENNY_D Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Octubre 2005
    Mensajes:
    215
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    ola me acabo de leer todo y esta increible!!!
    solo le veo un pekeñin fallo... intenta no repetir tanto el "pero"

    pero no te enfades ^^ es solo... algo q se puede mejorar... aunque la historia esta bueniiiiiiiiiiiiiiiiiiisimaaa!!!!


    espero que lo continues ^^ y te doy todo mi apoyo

    besotes!
     
  6.  
    icoshimy

    icoshimy Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2006
    Mensajes:
    392
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    kiaaaa!! q broma y sho q pense q iva mejorando la cosa -.-
    las apariencias engañan.. huyyy ese inuyasha si es malu..
    ps.. espero le sigas pronto xq me mata el saber q ará ahome ahora ^-^
    conti conti
     
  7.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    202
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    ¡Hola! me alegro de que os guste el fic, bienvenidas a él y dentro de un ratito pondré la continuación ^_^

    "joha.suki": Hola amiga, que bueno que te pasaste por aquí de nuevo a leer mi fic, me alegro mucho de que estes aquí ^_^

    ^^M-a-r-a^^: Gracias por el apoyo y me alegro de que te guste el fic ^_^

    solmex_1993: Te explico, Inuyasha hizo todo ese teatro para que Kagome se lo creyese y así que se fuera con el doble de Sesshomaru, que es Drustan ^_^ espero que ahora lo entiendas mejor y gracias por todo el apoyo.

    JENNY_D: No me había dado cuenta de que repito tanto el "pero", gracias por decírmelo y no te preocupes que no me lo tomo a mal, es más me parece genial que me lo digas ya que así mejoro más el fic, intentaré solucionar lo del "pero" en los siguientes capítulos. Gracias por el apoyo y me alegro de que te guste ^_^

    icoshimy: Estoy de acuerdo contigo amiga, Inuyasha es muy malo, o así lo pinto yo en el fic, gracias por el apoyo ^_^
     
  8.  
    VickyGothic

    VickyGothic Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2006
    Mensajes:
    295
    Puntos en trofeos:
    76
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Hola! al fin regresas , wow! me dejastes muy sorprendida
    Como es eso de que todo fue un teatro!! tonces inuyasha no cambio nada sigue siendo = de malo!!
    pero pobre seshito siempre lleva golpes por kagome
    pero lo que mas me preocupa es kagome ,ella esta pensando que es el pero no lo es , que pasara se dejara de el?¿ o no¿? se dara cuenta¿?
    me dejas en la mejor parte porfa pon la conti
    bye
     
  9.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    434
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    CAPÍTULO 18
    Le rasgaron la camisa y dejaron su torso al descubierto, comenzaron a darle latigazos y a golpearle, mientras se reían y murmuraban lo bien que se lo estaría pasando Drustan con Kagome, al final derrotado por los golpes, el dolor y el cansancio el cazador se desmayó, soñó con su Kagome y con esas sonrisas que ella solamente le regalaba a él…

    Al cabo de unas horas, una joven se acercó a Sesshomaru y le acarició el pecho, el cazador al sentir esa caricia abrió los ojos aunque el cansancio hacía que éstos se cerraran por sí solos.

    - Kagome…- susurró con voz agotada el cazador.

    - Por favor, no te atrevas a confundirme con esa tonta humana, yo soy mejor – dijo Kikyo que aún seguía acariciando a Sesshomaru.

    - No me toques – murmuró el hombre.

    - Vamos no te pongas así, mi amor, eres tan viril y apuesto… y yo soy una mujer con muchas necesidades…

    - Pues dile al inútil de Inuyasha que te ayude con tus necesidades – contestó Sesshomaru con voz rígida.

    - Eres muy malo, yo aquí intentando aliviar tu dolor y mira como me tratas.

    - No necesito tu ayuda para nada y tu toque en vez de aliviarme me molesta.

    - Muy bien quédate con tu estúpida humana, después de todo no quedará mucha pureza en ella cuando Drustan la haya llevado a su cama, incluso puede que a ella le guste y se quede con él, quién sabe – dijo algo molesta por el rechazo Kikyo.

    Kagome, mientras tanto, se dirigía a su casa con el falso Sesshomaru, aunque claro esto ella no lo sabía, iban los dos muy juntitos sin preocuparse de nada.
     
  10.  
    Kazami

    Kazami Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    11 Abril 2006
    Mensajes:
    175
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Hola

    Acabo de leer tu fic y vaya que me ha gustado
    estoy realmente ansiosa por saber que es lo que
    va a pasar, por favor no tardes
    en continuarlo, me muero por saber que es lo que va a
    pasar con Kagome, espero y que se de cuenta del engaño.

    Bueno cuidate y hasta pronto.

    :rosa: Kazami :rosa:
     
  11.  
    tsuruki

    tsuruki Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    hola el ff esta xeeebree
    y esta kikyo se paso de resbalosa (gomen la fans de kikyo) no solo con inuyasha kiere sino que tambien con sesshy!!! es el colmo pero yo estoy segura que kagome se dara cuenta de alguna forma se dara cuenta que es una farsa y que ese chiko es un impostor, de aguna manera ella se tiene que dar cuenta!!!!!!
    onegaiii shimase continualo proontooooo!!!!!!!
     
  12.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    581
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Siento haber tardado tanto pero he tenido unos cuantos problemillas de fuerza mayor, pero ya estoy aquí y os dejo el siguiente capítulo espero que os guste y no sé si dentro de poco pondré un capítulo o no ya veré si puedo, gracias por todo el apoyo y disfrutad leyendo ^_^


    CAPÍTULO 19

    Kagome, mientras tanto, se dirigía a su casa con el falso Sesshomaru, aunque claro esto ella no lo sabía, iban los dos muy juntitos sin preocuparse de nada.

    La joven iba caminando con el falso Sesshomaru al lado, tenía una extraña sensación pero se la atribuía al cansancio del viaje y a todas las cosas sucedidas anteriormente.

    Al llegar a una posada, se detuvieron para descansar, igual que la otra vez Sesshomaru escogió una habitación solamente, Kagome pensaba que era el cazador de siempre por eso no rechistó, ya que sabía que Sesshomaru no haría nada que ella no quisiera.

    - Ahora vuelvo, voy a comprar algo para comer – dijo el cazador sonriendo.

    - Sí, claro – respondió la joven, mientras pensaba preocupada, que algo raro estaba pasando, ya que el cazador nunca le había sonreído como hoy, siempre le dedicaba medias sonrisas pero nunca una tan resplandeciente como esta, seguro que algo andaba mal.

    Se preparó para dormir mientras seguía pensando en el extraño comportamiento de Sesshomaru, cuando el objeto de sus pensamientos apareció en la habitación con la comida que había ido a buscar.

    Ahora que se fijaba bien, había algo raro en la manera de comportarse del cazador, en sus ojos no había nada, mientras que en los del antiguo Sesshomaru se podían ver el dolor reflejado en ellos, la experiencia y el deseo por ella, pero en este no se entreveía nada, era como si intentara ocultarle algo.

    Se dispusieron a comer y Kagome seguía pensando y dándole vueltas al asunto…

    - ¿Te ocurre algo? – preguntó el cazador.

    - ¿Desde cuándo era Sesshomaru el que iniciaba una conversación?, nunca lo había hecho siempre se mantenía callado durante el mayor tiempo posible, era algo de los más raro y extraño.

    - Kagome, ¿me escuchas?

    - ¿Eh? Sí, sí te escucho estaba un poco distraída, no me ocurre nada estoy bien – dijo la joven sonriendo forzadamente.

    - De acuerdo, ven creo que deberíamos irnos ya a la cama.

    Entonces el supuesto cazador envolvió la cintura de Kagome con sus brazos y la estrechó contra sí, la joven se había equivocado sí que había algo en esos ojos y en este momento estaban repletos de deseo por ella, la besó como si la vida le dependiera de ello y rozó con su lengua sus labios, forzándola a abrirlos, hasta que lo consiguió y penetró con su lengua en la calidez de su boca.
     
  13.  
    joha suki

    joha suki Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Abril 2007
    Mensajes:
    493
    Puntos en trofeos:
    148
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    holaaaaaaaaaa
    esta muy interesante la conti
    pasara con kagome se dara cuanta a tienpo de que ese falso sessshomaru
    me dejaste super intrigada
    espero la conti con ancias
     
  14.  
    tsuruki

    tsuruki Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    niuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
    ella se tiene q dar cuenta de alguna forma q ese no es su sesshomaru
    el de siempre el unico q la quiere de verdad ToT xq la vida es tan injusta

    como para hacerle eso a ellos dos ToT
    weno en fin ya me paso los 5 minutos de dramatismo y ahora te digo
    no puedes hacer q ella de alguna manera se de cuenta q no es el real??????
    el ff esta weniiiisimo y la trama me encanta pero esa parte me pone ToT triiiiiiste xq ella nos sabe q es un engaño!!!
    y el verdadero soportando las estupideses de kikyo y la agonia de estar encerrado y no poder hacer nada para q su kagome pueda estar con el ToT
    weno weno nos vemos ........ snif snif ..... pero pon la conti pronto!!!!
     
  15.  
    Natsume

    Natsume Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Marzo 2007
    Mensajes:
    168
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    373
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Me alegro mucho de que os gustase, gracias por todo el apoyo que me dais y espero que os guste el siguiente capítulo ^_^

    CAPÍTULO 20


    Entonces el supuesto cazador envolvió la cintura de Kagome con sus brazos y la estrechó contra sí, la joven se había equivocado sí que había algo en esos ojos y en este momento estaban repletos de deseo por ella, la besó como si la vida le dependiera de ello y rozó con su lengua sus labios, forzándola a abrirlos, hasta que lo consiguió y penetró con su lengua en la calidez de su boca.

    Había algo en él que hizo que Kagome abriera los ojos y mirara a Sesshomaru, justo cuando éste los abría también y la joven comprobó con horror que el color de los ojos del hombre habían cambiado de un dorado a un azul intenso.

    Kagome juntó todas sus fuerzas y apartó al hombre de ella, con un potente empujón que hizo que él se tambaleara un poco hacia atrás y recuperara el color de sus ojos, ese dorado que ahora no se parecía ni remotamente al de su cazador.

    - ¿Qué te ocurre? – preguntó el hombre.

    - ¿Quién eres? – preguntó a su vez Kagome sin importarle la anterior pregunta.

    - ¿Quién soy? Soy Sesshomaru…

    - ¡No! No lo eres – le interrumpió la joven.

    - Pues claro que soy yo Kagome…

    - ¡Dime ahora mismo quién eres y dónde está Sesshomaru!

    - Como quieras querida, podríamos haber pasado un rato maravilloso pero no me queda otro remedio que matarte por haberlo descubierto todo – dijo el hombre mientras se abalanzaba sobre ella.

    ***************


    --------------------------------------------------------------------​

    PARTE LEMON AL BLOG ​

    --------------------------------------------------------------------​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    joha suki

    joha suki Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Abril 2007
    Mensajes:
    493
    Puntos en trofeos:
    148
    Pluma de
    Escritora
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    holaaaaaa
    que bueno que kagome se alla dado cuenta
    pero ahora se tiene que enfrentarse a ese vampiro
    que pasara....
    quien la ayudara....
    por fis continualo pronto
    estoy desesperada por saver que pasa
    chaito
    bay bay
    sayonara
     
  17.  
    icoshimy

    icoshimy Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2006
    Mensajes:
    392
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    o.0 q lemon
    me dejaste traumada xD
    q padre está el flic siguelo amiga!! ánimo!
    perdona si no me pase esq los estúdios estan fuertes ToT y no
    me dejan tiempo para nada..
    espero le sigas pronto! cuidate mucho!
     
  18.  
    merlina

    merlina Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    acabo de terminar de leer tu fic xD y me encanto
    aunque me asuste poe que crei en algun momento que la parte lemon iba a ser de Kagome con Drustan ...nunca pense que era de Inu y Kikyo xD
    bueno espero que la continues pronto..te esta quedando uy bien ^^
     
  19.  
    VaNe HaWkE

    VaNe HaWkE Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    Hola, ACABO DE LEER TU FIC Y ME ENCANTÓ. PERO DINOS QUE VA A PASAR CON KAGOME?? VA A IR A BUSCAR A SESSHOMARU?? QUE VA A SER SESSHOMARU A INUYASHA POR LA TRAMPA QUE LE TENDIO??
    cONTINUALA PRONTO.

    BYE
     
  20.  
    tsuruki

    tsuruki Guest

    Re: Dark Hunter (Cazador Oscuro) [Sesshomaru x Kagome]

    gracias a dios y a ti... q kagome se percato q ese tipo no era su casador el q tanto, kiere , y no cambiaria por nadie, pero q le hara ese impostor , lograra salir de alli y ayudarlo o la matara, sesshomaru se liberara y podra ir en su rescate ???????? waaaaa
    pon la conti porntito q esta liiindo el ff ^.^
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso