Dargor, The ShadowLord Of the Dark Montains Cp1

Tema en 'Fanfics Abandonados de Temática Libre de Anime' iniciado por Aluky-bx, 19 Junio 2007.

  1.  
    Aluky-bx

    Aluky-bx Guest

    Título:
    Dargor, The ShadowLord Of the Dark Montains Cp1
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1057
    Dargor, The ShadowLord Of the Dark Montains Cp1

    Intro
    los que saben un poco sobre metal reconoceran este titulo como el de una cancion del grupo Rhapsody of Fire. Cambio muy buena y recomendable.
    de lo siguiente desglozo que el nombre del personaje, junto con la letra de la cancion hablan de un heroe profetico nacido en una era y lugar caotico, criado por una persona para ser, nada mas que simplemente un Hero Killer, el lider de los ejercitos del mal. pero el transfondo del personaje a lo largo de los discos lleva a dennotar k que el se transforma poco a poco en lo que la profecia decia, algo asemejado al equilibrio de la fuerza [para los fans de Star Wars] por fuerzas de causa mayor escribi este pedazo de cuento, ya que mi tio para observar como escribia me soborno con un ipod si le escribia un cuento[el es escritor] y lo que salio fue una mezcla de mitologia, batallas y un personaje particularmente neutral, Dargor...

    Dargor, The ShadowLord Of the Dark Montains Cp1


    La aurora boreal fue una gran vista para Dargor, esa semana en la cueva de Krad no fue la experiencia mas inspiradora ni bella de su vida, el recuerdo de esa oscura y húmeda gruta le dejo mas que un dolor en el pecho y un fuerte resfriado. Sus botas de plata negra reflejaban los bellos colores del cielo, pero el solo quería huir de ahí, y en cuanto mas rápido mejor.

    Corrió durante cerca de una hora, con el corazón azotándose contra su pecho, cual lanza en escudo pretoriano, su mente, su corazón y su espíritu solo querían vislumbrar un lugar, que hasta ese momento se observaba imposible, pero ahí estaba…al fin la bahía.

    La playa tenia forma de todo, menos propiamente de una playa, las carpas reflejaban la luz del azotante sol. Los miles de soldados, con sus grandes armaduras y pesados escudos en la espalda, hacían a Dargor confundirlos con una colonia de hormigas, eficientes, rápidas, letales…y sobre todo, apocalípticas.

    -Así que son ellos- susurro levemente el caballero oscuro, anochecer se vislumbraba en el horizonte, lamiendo las aguas del mar, sonrió debajo de su yelmo, y acaricio el pomo de su espada. No sabia no como ni por que había llegado esa espada a su vida. Lo único que recordaba era que desde que la tenia, las cosas solo empeoraban.

    Dargor levanto la mirada, y bajo lentamente al campamento de guardia, donde 2 soldados fornidos custodiaban una portezuela que daba hacia el campamento base. Su paso era lento y seguro, mas lo primero que lo segundo, ya que aunque no le importaba en lo absoluto que lo pudieran descubrir, quería tomarse su tiempo, planear las cosas, seria una magnifica misión…si que lo seria.

    El mas grande de ellos, era un hombre entrado en años y también en copas, de unos <st1:metricconverter productid="2 metros" w:st="on">2 metros</st1:metricconverter> de alto y de piel negra, que lo miro de reojo mientras apuraba una botella con un liquido marrón. El hombre aviso al otro con la mirada, uno mas pequeño y joven, de unos 32 años y de tez morena, se notaba que era novato, y que en su tiempo fue trabajador del campo o de algún trabajo pesado, sus manos y brazos presentaban un interesante color que no era en nada parecido al de su pecho desnudo. Obviamente había trabajado de sol a sol durante mucho tiempo.

    Dargor se acerco un poco mas rápido, al tiempo que el negro se levantaba del piso y tomaba una gran lanza que estaba situada alado de el. Fácilmente aquel hombre le llevaba unos <st1:metricconverter productid="30 centímetros" w:st="on">30 centímetros</st1:metricconverter>, eso alegro a el caballero negro, mientras susurro – Entre mas grandes son, mas fuerte caen- al tiempo que un chasquido anuncio que el seguro de su espada estaba abierto.

    El otro chico se paro cuando el mayor ya llevaba cerca de cerca de <st1:metricconverter productid="3 metros" w:st="on">3 metros</st1:metricconverter> recorridos. Se relamió los labios y pensó en sus opciones: podría entrar y avisar que había intrusos, se vería como un cobarde, y la ciudadela en la bahía todavía estaba a unos <st1:metricconverter productid="2 kilómetros" w:st="on">2 kilómetros</st1:metricconverter>, la otra era pelear, aunque por lo que había escuchado, nadie había sobrevivido a un embiste de Carlo, que era como se llamaba aquel africano gigante.

    Carlo corrió con su lanza apoyada en su antebrazo izquierdo, y con la mano derecha tomando la base de la misma, en una maniobra donde se empalaba al oponente y luego se le partía a la mitad, la favorita de aquel hombre, desde que sabia usar la lanza.
    El choque fue rápido y feroz, el hombre observo atónito mientras la cabeza de Carlo surcaba por el cielo, marcando una estela carmesí por donde entintaba la noche durante algunos segundos. A espaldas del cuerpo todavía convulsionante y de pie de carlo, se encontraba aquel hombre, un hombre vestido con una armadura que brillaba en un color oscuro y atemorizante, en su hombro derecho se veía la forma de un Pegaso con brillantes azules por ojos y en la derecha, la de un gran dragón con rubís rojos. Lo mas impactante era el arma que empuñaba, era casi del tamaño de su brazo y brillaba en un verde esmeralda, una espada cuya empuñadura era completamente roja.

    Entonces lo recordó, que era el, el que habían mandado a matar, el que vivía mas allá de la cueva de Krad, era el…Dargor, el Señor Oscuro de Las montañas sombrías, o así lo llamaban…y eso fue ultimo que pudo pensar, antes de que aquel hombre le arrebatara la vida en un suspiro…


    -Seguir adelante, terminar con todos. Nadie me mandar a matar y se queda campante con mi Reino-
    susurro Dargor, mientras caminaba hacia el campamento sumergido en la penumbra de la noche, de donde nadie los podria rescatar de el...
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso