1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

Dancing in the Dark

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Yuuki, 30 Junio 2012.

  1.  
    Yuuki

    Yuuki Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dancing in the Dark
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    147
    Prefacio

    Las luces de escenario se encendieron dando paso a un nuevo mundo.
    Observe a mis contrincantes. Sus rostros sin emociones no expresaban lo que realmente sentían que aquellos momentos.
    - ¿Lista?- Me pregunto él. Por primera vez vi el brillo en sus ojos. La pasión en sus nuevas acciones que logró derretir el oro sólido que antes reflejaban.
    Deje a un lado cualquier ilusión que se interpusiera en mi camino. Dirigiéndome junto a el a la famosa pista.
    Vi sus ambarinos ojos por última vez. Expresando lo que ambos deseábamos. Triunfar.
    Una sonrisa iluminó mi rostro. La música se apoderó de mis sentidos.
    - Mas que nunca- Que el show comience.
    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Hola he venido a traerles mi nuevo fic espero que les guste.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Ámbar

    Ámbar Rey

    Aries
    Miembro desde:
    26 Enero 2012
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritora
    n.n, siiiiii........, es obio que me gusto mi misteriosa escritora;), esque ya me sorprendes con tus buenas ideas, pero a la vez me confundes u.uU, ok yo, ya no te confundo:

    1:Al ver que haces nuevas ideas, tambien me motivan a escribir mis nuevas ideas, tu sola experiencia en aserme sentir confundida despiertan a mi musa y me dan ganas de escribir, supongo que sera una historia de patinaje sobre Yelo no? o no se, pero es de seguro que es Sesshomaru y Kagome, asi k esperare impaciente la continuación

    Espero que me avises y al igual que tu: digo que es muy corto para ser un prefacio jxjxjxjx o solo será para mi? uff no se, te envio saludos

    ATTE: tu malvada escritora:Nakuru
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Yuuki

    Yuuki Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dancing in the Dark
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    704
    Capitulo 1. El show debe continuar.
    Recuerdo la primera vez que vi a alguien bailar. Moviéndose como si estuviera en su propio mundo. No podía dejar de observarlo.
    Cuando era niña mi padre me llevo a ver por primera vez un concurso de baile. Los mejores participantes de algo a lo que llamaban “La Academia”
    Empezó como un pasatiempo. Pronto era yo la que danzaba sobre aquellas pistas. Aquel nuevo mundo. Desconocido por muchos. Lleno de pasión para otros.
    Algunas beses medallas. Otras lágrimas.
    Mi padre siempre decía “No te rindas. Solo se tu. La vida es muy corta para ser alguien mas” Y tenia razón.
    Cuando cumplí 14 años, papá se enfermo. A los dos mese murió.
    Y todo cambio. Incluyendo el baile”
    ---------- ♪♫♪ ----------
    Con la felicidad tatuada en el rostro la joven abrazó la carta que antes se encontraba en sus blancas manos contra el pecho. Recordando lo anteriormente leído.
    Señorita Higurashi Kagome. Por medio de bla bla bla... Admisión bla bla bla.... Por “La Academia” Universidad privada de artes... bla bla bla... Examen... HA SIDO ACEPTADA”- Por fin lo había logrado luego de tanto esfuerzo. Con el paso del tiempo ella descubrió con algo de sorpresa que su vocación seria la pintura. Amaba pintar mas que otras cosas.
    Luego de refleccionarlo decidió enviar una solicitud a “La Academia” de artes. Con la intención de fortalecer sus estudios en el dibujo.
    Aun sabiendo los recuerdos que debía afrontar.
    Ya pasados dos meses de su solicitud, la esperada carta llegó. Al siguiente día ella estaría de camino a la Academia.
    ---------- ♪♫♪ ----------
    - Adiós abuelo, Souta- Saludó la joven con un deje de tristeza mientras tomaba sus valijas, ya que la Academia seria su pronto hogar - ¡ Los extrañare mucho! Intentare llamarlos apenas llegue.
    - Adiós Pequeña cuidate mucho- El anciano abrazó a la muchacha en un gesto de despedida.
    - Adiós hermana. Te extrañare mucho Kagome - Las lágrimas caían sin restricciones por el rostro de niño que se encontraba entre sus brazos.
    - No llores Souta – Kagome secó sus lágrimas con la mano libre- Recuerda que no es un adiós sino un hasta luego
    - Si hermana- Una rota sonrisa se formo en los labios de niño.
    - Espera Kagome!- Grito la joven madre al llegar corriendo desde la cocina- Tengo un regalo para ti- Tras un abrazo extendió la mano derecha mostrando un pequeño paquete color azul sin moño. Con delicadeza la aludida lo abrió. Su contenido era una pequeña caja color negro con las inicias KH a un extremo. Dentro se encontraba un reliquiario de plata en forma de corazón. Al lado derecho mostraba una foto de su familia. Del lado derecho la imagen dibujada en el metal de una bailarina con una cinta que se enredaba en el delicado cuerpo, dentro de la cinta la frase que su padre siempre expresaba para dar ánimos “El show debe continuar”- Siempre recuerda lo.
    - Muchas gracias Mamá- Dijo la joven con lágrimas en los ojos.
    - El abría querido que tu lo tuvieras. Nunca lo olvides- Mientras la abrazaba susurro a su oídos la palabras de despedida- El show debe continuar Kagome.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------¿Les gustó? Les dejo "Escenas del prox capítulo :D
    Capitulo 2. La Academia.
    La música la guió al desconocido lugar y a la ves tan familiar para ella. Abrió las grandes puertas sin traslucir sonido alguno.
    A pesar de la grandeza del lugar sus ojos chocolates se enfocaron en en centro del escenario. Donde un joven se cabellera plateada danzaba. Al igual que en una lucha sus movimientos rudos pero delicados, rápidos pero gráciles.
    Una batalla entre el y su interior reflejada en en espectáculo que ella presenciaba.
    La música acabo y el muchacho se percató de su mirada.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  4.  
    Ámbar

    Ámbar Rey

    Aries
    Miembro desde:
    26 Enero 2012
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritora
    :rolleyes: bueno este tema ah estado muy curioso:

    1: Antes de decir que eh estado muy feliz, te recomendaría usar los guiones largos "—"(Alt 0151), se vería mas presentable, note por ahí algunos errores de dedo, aunque es muy normal que tengas algunos, asi que no te corrijo.

    2:No es necesario comenzar con mayúscula despues de cada guion, a menos que sea un Nombre, ese sería un caso muy en particular, asi que despues del dialogo comiensa con minúscula ¿vale?

    muchas gracias Mamá— dijo la joven con lágrimas en los ojos.

    En tu forma de narrar, sabes que estoy muy complacida aunque debes saber donde utilizar las comas

    —adiós hermana, te extrañare mucho Kagome

    En parte al nombre que eh resaltado con rojo, la verdad no era necesario ponerlo ahí, ya que se sabe que Sota se despide de Kagome asi que, debes poner cuando sea necesario el nombre

    Ahora puesto que te eh dado mi critica, espero que lo tomes encuenta y claro no te enojes o te deprimas, la verdad debi haberte dicho esta recomendación hace tiempo, pero debo admitir que estado leyendo tan entretenida y nisiquiera me eh dado cuenta de esos errores, espero no haberte molestado y ten encuenta que te digo esto para que mejores

    Estare anciosa esperando la continuación, ya que si yo fuera a kagome me hubiera puesto nerviosa al saber que ah sido descubierta por Sesshomaru, avisame cuándo la continuas, si mas que decir me despido

    Atte:Tu malvada lectora y seguidora: Nakuru
     
  5.  
    marinamanaphy

    marinamanaphy Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Febrero 2012
    Mensajes:
    46
    Pluma de
    Escritora
    tu historia me va a encantar la trama promete bastante y me ha dejado con la intriga sobre kagome si la gustaba el baile como e que a raiz de la muerte del padre pinta.
    La escritura y ortografía esta bastante bien y la descripción de personajes y lugares muy buena continuarlo prontoo ::DDDDD
     
  6.  
    Yuuki

    Yuuki Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dancing in the Dark
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1080
    Hola volví jejje, quizás este tema les parezca un poco raro al comienzo, pero luego se entenderá, sobre La Profecia quería avisarles que cerrare el fic.... Nah xp no es cierto, aunque tardare un poco mas de lo esperado ya que ultimamente es escrito este fic, pero ya tengo las ideas y solo me falta concretarlo xp.
    Bueno volviendo. Aquí esta. Dancing in the dark
    Capitulo 2. La Academia.( Parte 1)

    _ Wow – fueron las únicas “palabras” que logro expresar al llegar. El edificio frente a ella ocupaba el perímetro total de una manzana. A los extremos dos edificaciones gemelos que parecían ser departamentos. En el centro un edificio principal ocupaba la mitad del espacio. Los tres monumentos hechos de vidrio negro, reflejaban el sol, rodeados por jardines y fuentes de agua.

    Con lentitud se acerco a las puertas principales apreciando el paisaje. Aquel bello momento no pareció durar demasiado cuando “algo” o mas bien “alguien” llego corriendo, arrastrándola en el proceso.
    Con calma giro para observar la causa del problema, para luego levantarse quedando frente a el. Un muchacho de cabellera plateada y ojos dorados.
    Era centímetros más alto que ella, con un cuerpo musculoso. Su nuevo paisaje se arruino al escuchar las palabras que expresaba su bello rostro, mientras arreglaba su atuendo.

    _ Pero serás tonta ¿Acaso no sabes que no debes ponerte frente al camino de otras personas que intentan llegar a un lugar? – Al ser el primer día, ella intento controlarse. Con la mayor calma posible, dio media vuela alejándose - ¿Eres sorda? Te estoy hablando y por tu culpa llegare tarde. ¡Oye mocosa! Escúchame - “Si. Es el colmo” Lo que mas odiaba, era ser llamada “mocosa”. Además ¿Ese chico era estúpido o solo fingía serlo? Giro quedando frente a el con el coraje contenido en los ojos y ambas manos cerradas en puños.

    _ Déjame decirte tres cosas. Uno, tú llegaste corriendo como perro por su hueso y me tiraste. Dos para tu “escasa” información tengo un nombre y no es precisamente “mocosa”. Y tres si llegas tarde a Dios sepa donde, vete de una maldita ves, idiota. No te quedes parado como un estúpido mirando a tu alrededor y reprochándome – “Si, ya me siento mejor”

    _ Khe- Fue su corta respuesta, para luego girar y seguir su camino en dirección a la Academia.

    _ Idiota- Susurro Kagome. El detuvo repentinamente su caminar y girando de lado sonrió. Eso no significaba algo bueno. La joven busco la causa de su gracia. Y ahí estaba, mejor dicho, en todas partes estaba .
    La maleta que antes traía en manos, al golpearse se había abierto esparciendo su contenido por el lugar

    _ Pero que demo… - Tan rápido como pudo recogió su equipaje- Oye…- Giro con sigilo. El ya no estaba- Grosero. El cobarde escapo - Suspiro con resignación, probando correr el cierre de la valija.

    – Oh no, no me ganaras pedazo de plástico – Intentando pararse sobre ella para que cediera, cayo de espalda. Cerró los ojos esperando el golpe pero este no llego.

    Al alzar la vista se encontró con los azules ojos de un muchacho que la sostenía desde la cintura deteniendo su caída. El chico, tenía el cabello color azabache atado en una cinta baja, varios aretes en el lóbulo derecho y una gran sonrisa. El joven que aun la sostenía deslizo su mano por la espalda baja de Kagome. Arruinando por completo el estereotipo impuesto, cambiando “Agradable estudiante ayuda a los demás”, por “Muchacho pervertido acosa a jóvenes”
    Se encontraba a punto de devolverle el “favor”, cuando un grito femenino se esparció por el lugar. El cuerpo del azabache se tenso, soltándola para que cayera al instante.

    _ ¡Donde demonios estas libidinoso! - Los gritos crecían en volumen asustando a las personas cercanas.

    Kagome se reincorporo, observando con diversión como el muchacho retrocedía varios pasos, levantando sus manos en señal de inocencia. Sus ojos zafiro buscaban con desesperación una salida.

    _ ¡¿Donde te has metido Miroku!? ¡Sal de donde quieras que estés! – “Con que Miroku…” Pensó siniestramente Kagome.

    Ella no era una persona amante de la venganza, pero ese día no había comenzado de la mejor forma, además el chico no se habría presentado “correctamente”
    Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando miro al azabache arrodillado frente a ella, con las palmas de las manos unidas, y el rostro de cachorro abandonado. Se veía tan… patético, que se compadeció de el.

    _ Te encontré – La fuerte voz, se transformo repentinamente en una joven de largo cabello chocolate atado en una cola alta. La chica de ojos café sonrió siniestramente. Traía consigo ocho grandes bolsos, atados una sobre el otro simplemente con su mano derecha.

    _ Aquí estas pequeño pervertido - Kagome instintivamente se alejo varios pasos.

    _ Sanguito que te pasa, te noto… tensa – Intento decir Miroku.

    _ ¿Tensa? ¿Yo?... ¿Por qué será? - La muchacha lentamente se acerco - ¡Oh, si! Quizás sea por que primero te atreviste a tocarme, de nuevo, y luego saliste corriendo detrás de un grupo de colegialas dejándome tirada como una idiota con tus cosas.

    _ Gracias por traerlo por traerlo por mi – El muchacho estiro su mano buscando tomar sus respectivos objetos, tocando por “error” la pierna de la chica, que al instante se corrió haciendo que el cayera - ¿Podrías dármelas Sanguito?

    _ ¡No me llames Sanguito! ¿Quieres tus cosas? ¡Pues aquí las tienes! - Con las últimas palabras, Sango comenzó a, prácticamente, arrojar cinco o seis de los maletines sobre el caído Miroku, mientras se alejaba de el con un puño en alto y en la otra mano dolo tres pequeños bolsos y un gran estuche que pertenecía a un instrumento. El estuche, color negro traía pegado a uno de sus lados la palabra “Hiraicotsu”

    La morena repentinamente detuvo su recorrido al percatarse de Kagome, que petrificada, parecía decidirse entre reír ante tal acto de “afecto” o socorrer a Miroku que se encontraba inconsciente bajo el peso.
    Opto por la primera opción, siendo seguida por una cantarina voz que se acercaba.

    _ Yo, lo siento - Se disculpo apenada la joven frente a ella – Por cierto, mi nombre es Sango, y el… - Dijo señalando al caído- es Miroku, ¿Cómo te llamas? Lamento haberte asustado es que…

    _ Soy Kagome. Y no te preocupes, además el me debía una- Respondió Kagome sonriendo.

    Se miraron entre si para luego observar como Miroku, intentaba levantarse, con los ojos llenos de ¿lagrimas?
    La imagen daba tanta… pena, que las jóvenes solo lograron reír

    … Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Yuuki

    Yuuki Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dancing in the Dark
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1877
    Hola :)
    Aquí les dejo la segunda parte y bueno me que algo largo. Espero les guste besos.
    Capitulo 2. La Academia. ( Parte 2)


    Kagome sonrió cerrando la puerta detrás suyo.

    _ Hogar, dulce hogar - Susurro, dejando a un lado la valija para inspeccionar su nuevo “hogar”

    La Academia, además de ser uno de los institutos mas reconocidos y por no decir “costosos” del país, era un interinado, en el cual cada uno de los ingresantes “viviría” allí hasta acabas los estudios.
    A cada alumno se le entregaba la llave de una habitación individual en la cual viviría sus próximos años de estudio. Cada departamento contaba con una cocina, un baño, un cuarto, un escritorio y televisión.
    “En fin, lo básico para sobrevivir” Pensó la joven encogiéndose de hombros.
    Observando detalladamente el nuevo lugar, Kagome se sentó en la pequeña cama del cuarto. Las paredes pintadas de color pastel combinaban con una pequeña ventana a un lado del cuarto y cortinas celeste pastel. La cama con sábanas del mismo color.

    _ Aquí estas, Kagome- Se dijo sonriente.

    Desde que piso por primera vez el escenario de La Academia, su meta había sido llegar donde en ese momento estaba. Aunque no de la forma que pensó.
    Cuando su padre murió, dejo un gran vacío en su corazón. Un vacío el cual la danza, su único orgullo y pasión, no logro llenar. El había sido quien siempre la apoyo, en cada decisión tomada. Cuando su padre enfermo, se llevo consigo el baile de su vida. Aun así sus últimas palabras quedaron grabadas en la mente de la joven “El show debe continua”. Y así lo hiso.
    La muchacha así comenzó su carrera en el arte, al principio un pasatiempo, para luego ser tomado en serio. Haciendo su trabajo sin brillo en los ojos.
    Un brillo que se fue con las pistas de baile.
    Al fallecer su padre, dejo en su herencia la cuenta en la que se encontraba en dinero que ella había logrado ganar con su esfuerzo en los concursos. Al comienzo lo rechazo rotundamente, pero luego decidió darle uso. Así pago sus estudios.

    _ Bueno Kagome, manos a la obra- Su horarios comenzaban a partir de las dos de la tarde, para lo cual aun faltaba una hora de espera- Demonios estas hablando sola- Sonrió, para comenzar a desempacar sus respectivas pertenencias.

    Su mente divago hasta encontrarse con un objeto en particular al fondo del bolso. Tomo el pequeño retrato para apreciar mejor la imagen. Sonrió con melancolía.
    Un hombre de ojos zafiros y despeinados cabellos azabaches sonreía sosteniendo sobre su hombro derecho a una niña de apenas 8 años, de larga cabellera ébano atada en una cola alta, expresivos ojos color chocolate y una ancha sonrisa, incompleta por la falta de un diente delantero. La pequeña sostenía entre sus pequeñas manos un gran trofeo color oro, siendo ayudada por su padre, en cuya sima se encontraba la figura de una bailarina con grandes alas en la espalda. En la base del trofeo se leía “Higurashi Kagome. Shikon 2001”
    La joven sintió sus ojos cristalinos, instintivamente tomo el collar que n su cuello reposaba, cerrando sus orbes chocolate por el peso del agua salina.

    _ El Show debe continuar - Sonrió tristemente.

    Kagome no lloro.
    ---------- ♪♫♪ ----------​
    _ Al fin acabó- Dijo al bostezar un muchacho de ojos azules.

    _ Ya cállate Miroku! Tu lo único que has hecho fue perseguir a tus pobres compañeras, incluso a algunas profesoras. Siquiera escuchaste el discurso de bienvenida- Grito la morena con el puño en alto.

    _ Hay Sanguito. Sabes que yo solo te quiero a ti- Susurro Miroku deslizando lentamente su mano por la espalda baja de la morena.

    _ No. Te. Atrevas- La amenaza llego demasiado tarde cuando el muchacho bajo peligrosamente se mano- ¡Maldito pervertido!- Grito Sango golpeándolo en la cabeza con el gran estuche, que siempre traía consigo- Libidinoso de cuarta.

    La morena camino rápidamente dejando atrás a un muchacho en el suelo.

    _ ¡Sango!- Giro en busca del dueño del llamado, para encontrarse con una agitada azabache de ojos chocolate.

    _ ¿Kagome?-

    _ ¡Hola! Te he estado buscando ¿Y…? – Kagome no pudo acabar la pregunta cuando un grupo de chicas comenzó a y gritar y varios golpes se escucharon. Segundos después apareció el “resto de la pregunta” con un ojo morado y varias marcas en su rostro. Alzo su mano teatralmente.

    _ Mi mano maldita y… hola señorita Kagome

    _ Hola Miroku

    Los tres jóvenes comenzaron a caminar en dirección a los parques traseros. Se detuvieron en un ancho pasillo para observar una gran plancha de plástico color trasparente, en la cual se encontraba llena de papeles de colores, los cuales mostraban las distintas actividades que se enseñaban y una ficha para entrar en cada una.

    _ ¿Qué estudiaran?- Pregunto Kagome con curiosidad.

    _ Pues yo… - Susurro la morena alzando a “Hiraikotsu” - Entrare a una de las bandas sinfónicas.

    _ Es… un gran instrumento… y em ¿Qué es?

    _ Es un violonchelo Kagome- Respondió suspirando.

    _ ¿Tu Miroku? – La atención de ambas muchachas se centraron en el.

    _ Ser o no ser…

    _ Entonces… ¿Aun no te decides?

    _Estudiare actuación – Sonriente, tomo uno de los papeles de la pared, este era color verde claro, en el cual se leía “Comedia dramática”- ¿Y tu Kagome?

    _ Pues, yo…- Por un instante dudo al toparse con los distintos bailes – Estudiare Arte y Dibujo.

    En el centro de la pared se encontraba una lámina que representaba la imagen del edificio en el cual se veían las distintas divisiones. El primer piso era el salón de Teatro, en el cual se realizaban las distintas actividades, este lugar era anunciado por muchos colores y una flecha en la cual se leía “Aquí estoy”. En el segundo piso se enseñaban las clases de danza, las cuales de dividían en baile de salón, ballet y hip hop entre otros. El tercer piso era de clases de arte y diseño, en el cuarto las bandas de música, allí se enseñaban varios instrumentos como el violín y violonchelo, además de lirico. Por último el quinto piso en el cual se aprendía actuación, comedia y musicales.
    Además La Academia contaba con “Sengoku” otro de los grandes institutos del país. En Sengoku se estudiaba preparatoria y secundaria. Desde allí también se ingresaba a la Academia.
    También se encontraba “Shikon”. Este era uno de los teatros mas grandes de Tokio en el cual se realizaban los grandes concursos de baile.

    _Supongo que estaremos separamos- Susurro tristemente la morena.

    _ No te preocupes Sango, además nos veremos en los recesos.

    La morena sonrió, mientras con los ojos buscaba a un joven azabache el cual se había ido anteriormente al ver un nuevo grupo de ingresantes.

    _ Oye Kagome ¿Me disculparías un momento? Es que no confío en ese pervertido.

    _ Caro Sango, luego te busco.

    Tras ver alejarse a la morena, Kagome se concentro en la búsqueda de la ficha para entrar a sus clases. Al encontrarla, estiro los brazos para tomar el papel. Este era color azul.
    Antes de lograr alcanzarlo, su pie trastabillo cayendo de lado.
    La joven cerró los ojos esperando un golpe que no llego al ser amortiguado por “algo” que había caído junto a ella. Lentamente abrió los ojos para encontrarse con dos orbes doradas cubiertas del plata que la observaban molesto.

    _Tu… - Susurro Kagome al reconocer al chico sobre el cual cayo. De un violento movimiento se levantó, observando al muchacho con ojos acusadores- Maldito grosero. Siquiera tuviste la “amabilidad” de ayudarme después de tirar mis cosas.

    _ Tu…- Mascullo el albino reincorporándose – Mocosa. Me utilizaste como “colchón humano” y te quejas- Le devolvió la mirada.

    _ Mi nombre es Kgome. Ka-go-me y no “mocosa”. Idiota.

    _ Te oí mocosa – Refunfuño el ambarino- No soy idiota- Kagome dio un paso adelante quedando frente a el.

    _ Si lo eres- Aseguro cruzando de brazos.

    _ No lo soy- Contra ataco frunciendo el ceño.

    _ Si.

    _ No.

    _Si.

    _No.

    _ No- La joven oculto su sonrisa, para ella , el era demasiado estúpido para darse cuenta de la trampa.

    _ Si… Espera ¿Qué?

    _ Gane- Aseguro Kagome sonriendo- Idiota – Tras la última palabra giro sobre sus talones, alejándose en busca de Sango y Miroku.

    Se dirigió a los jardines principales donde se escuchaban gritos femeninos, como “pervertido” y “libidinoso”

    _ ¿Por qué demonios me sigues? ¿ Ahora además de idiota eres acosador?- Cuestiono Kagome ladeando el rostro. El albino caminaba de forma “casual” detrás de ella.

    _ Ya quisieras tener la suerte de que te siga. Ahora que lo pienso…

    _ ¿El idiota piensa?

    _ Cállate mocosa

    _ No me digas mocosa

    _ Entonces no me digas idiota.

    _ Bien. Entonces ¿Me darías el honor de decirme como te llamas? – Pregunto la muchacha con sarcasmo.

    _ Inu Yasha, no idiota.

    _ Mm ¿Inu Yasha? Me gusta más idiota - Al llegar a los parques Kagome diviso a sus amigos. Rápidamente camino en su dirección - Miroku, Sango- Grito llamando su atención. Los nombrados giraron sonriendo.

    _ Señorita Kagome- Respondió Miroku- ¿Inu Yasha?

    _ ¿Conoces al idiota? - Pregunto la azabache confundida.

    _ Te dije que no te seguía – Intervino el alvino clavando su vista en el muchacho de ojos azules – Hola libidinoso.

    _ Tanto tiempo Inu Yasha.

    _ No habría sido tanto si me hubieras esperado, pero claro, las mujeres son mas importantes ¿cierto?

    _ Tú lo has dicho amigo.

    Kagome se poso al un lado de Sango, susurrando a su oído.

    _ ¿Lo conoces?
    _ Pues somos vecinos- Respondió tranquilamente la aludida. La joven alzo la vista al cielo. “Que hermoso día”

    ---------- ♪♫♪ ----------​
    Kaome suspiro resignada, dando nuevamente una vuelta en su cama. Estaba cansada y… enojada. El reloj a su lado marcaba media noche, y ella no había conseguido dormir.

    _ Maldito Morfeo- Suspiro de nuevo- Al menos fue un buen día. Al ser el primero no he hecho nada. Miroku pasó la tarde persiguiendo mujeres. Sango golpeándolo, el idiota de Inu Yasha quejándose de la vida y cosas sin sentido. Y yo… Demonios “yo” estoy hablando sola.- Enojada se destapo- Iré a dar una vuelta y…. lo estoy haciendo de nuevo- Tomo de su “nuevo” armario una remera de tirantes color crema, unos pantalones negros y una sudadera del mismo color.

    Agarrando las llaves, salió del cuarto.
    La Academia mantenía un pasillo que la unía con los dormitorios, las puertas permanecían abiertas en todo momento, por los alumnos que ensayaban de noche.
    Detuvo repentinamente su caminar al escuchar música proveniente de escenario. El volumen crecía mediante se acercaba.
    La música la guio al desconocido lugar y a la vez tan familiar para ella. Abrió las puertas del Gran Salón sin traslucir sonido alguno.
    A pesar de la grandeza del lugar sus ojos chocolates se enfocaron en en centro del escenario. Donde un joven se cabellera plateada danzaba. Al igual que en una lucha sus movimientos rudos pero delicados, rápidos pero gráciles.
    Una batalla entre el y su interior reflejada en el espectáculo que ella presenciaba.
    La música acabo y el muchacho se percató de su mirada. Con último giro quedo frente a las puertas. Sus ojos se encontraron con los de ella. Le sonrió.
    Kagome sintió como algo se revolvía en su interior. Le devolvió la sonrisa al ambarino “Tan solo un día…” Toco su pecho, apretando la camiseta sobre su corazón, el cual palpitaba fuertemente.

    _ Inu… Inu Yasha…

    …Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso