Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Estrella Solitaria, 31 Enero 2011.

  1.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Kyaaaaaaaaaaaa, Dereck y Dama blanca juntos, paseando por la ciudad, eso fue tan romantico y cuando la llevó en su caballo a la ciudad Cerezo, fue totalmente caballeroso, jajajajaajaja, definitivamente, a Dereck no podrían secuestrarle, se escaparía fácilmente XD, y más hermoso fue el paseo a la luz de la luna y entre los cerezos, fue definitivamente ROMANTICO, me encantó bastante esa parte, hasta la lei un par de veses (que puedo desir, romantica por naturaleza)as a entender

    Jooooo, dejarlo en la parte mas interesante ¿seras sadomasoquista? No espero ver la conti y saber que pasa, que problemas hubo y si ese duque tiene que ver, bueno, eso das a entender en todo el capi, pero aun asi, estoy muy angustiada, ya quiero saber.

    Que lindo, Dama blanca se lleva bien con su hermanastra, que bueno que no habrá conflictos entre ellas, espero pronto el capi, beys.
     
  2.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    4386
    Aquí esta la contii, espero les agradeee y sigan viendo los avances de esta historia.

    14° Capitulo: Élrien, el defensor del Sur.

    Estela me acompaño a la Ciudadela Imperial, ya que quería cumplir su sueño, pero eso sería por unos días porque mi reino no lo dejaría desolado y lo dejaría a su cargo porque después de todo ahora es mi hermana y nos llevamos bien y ella luego de unos pocos incidentes se regresaría, pero al llegar a la base guardiana Relyell ya se estaba encargando de reunir la información, Aryan y Arabel le ayudaban.

    Pregunte qué sucedía y Odrick me respondió que era algo grande ya que muchos movimientos de tropas de los descendientes de los rebeldes de Almen y de su líder que buscaban algo o a alguien, se realizaban por todos lados hasta que Blacke interrumpió diciendo:
    — ¡No puede ser! — dijo con rostro de espanto y cuando él dice eso es porque algo terrible esta por pasar y Relyell añadió:
    —Es en ese mismo lugar que desde hace tiempo… — se interrumpió el mismo.

    Ambos no podían creerlo, pero ¿qué será? Todos estábamos preocupados.
    — ¡Dinos que sucede! — dijo el Caballero Plateado.
    — ¡Explícanos de una vez! — le exigió el Caballero Dorado.
    Blacke tenía un rostro de espanto hasta Estela estaba preocupada, pero en un minuto Relyell rompió su silencio y nos junto en el lugar donde nos cuenta las historias, nos pidió que nos sentáramos y nervioso comenzó a explicarnos esta historia:

    *Una gran batalla se desato hace 50 años y los enemigos de los antiguos defensores arrasaron con pueblos del reino de Jirot, que se encontraba al sur de todo lo conocido, pero no pudieron tomar ese reino gracias a uno de los mejores defensores llamado Élrien, sin embargo el líder rebelde de Almen llamado Filip el hechicero lo detuvo y tratando de matarle uso a sus aliados más fuertes, así ellos le sepultaron vivo entre unas rocas que formaron una cueva.

    Su plan sin embargo no tuvo el efecto esperado ya que sus amigos acudieron en su ayuda, pero los rebeldes de Almen provocaron un derrumbe de rocas desde arriba de Élrien y resistiendo los ataques frontales de los aliados de ellos tropezó hacia dentro de la cueva y para alegría de sus amigos Filip ni sus aliados pudieron matarle.
    Su enemigo había fallado, pero aquel usando una magia y habilidad muy fuerte lanzándole uno de sus mejores ataques jurando destruirlos tanto a él como a sus amigos, pero Amelia una de las defensoras tenía una piedra roja que lanzo para bloquear el ataque contra Élrien lo que funciono impidiendo que el muchacho muriera y al ver su intento frustrado uso su habilidad provocando otro desprendimiento de tierra y rocas tapando aquella cueva que se había creado encerrándolo. Sus amigos lucharon por sacarle, pero no había manera de sacarlo.

    En el borde inferior de la cueva sellada un círculo se hundía en la roca, pero que con el pasar de los años se cubrió de musgo y hierba.
    Él no moriría aunque lo encerraron gracias a la intervención de otro de sus amigos que a la hora de caer entre las rocas le lanzo una piedra pequeña que tenía un hilo con la orden de su amigo de colocársela en el cuello, pues eso podía ayudarle.

    Así transcurrió el tiempo y aunque ya no contaban con él, ellos pudieron derrotar a los rebeldes de Almen que causaron estragos en todos los pueblos de ese reino sólo lamentando no tener a ese defensor a su lado.
    Luego de eso transcurrió el tiempo tan lento para Élrien y estaba triste ante la incredulidad de otros defensores y amigos que no creían que él estuviese allí, así que nadie se presentaba a visitarle y aunque los creyeran locos, Amelia,
    Angelin y Albert si lo visitaban y hablaban con él y así pasaron los años para él el tiempo no transcurría, pero afuera el tiempo pasaba normalmente y al no haber más peligro cada cual hizo su vida mientras que el valiente defensor encerrado espero mucho tiempo y pensaba en el abandono de sus amigos y en que eran traidores por un tiempo.

    De lo que se ha sabido últimamente, es cierto que transcurrió mucho tiempo antes de que alguien se acercara a esa cueva ante los rumores en el pueblo que decían que ese hombre encerrado estaba maldito y que algún día regresaría para vengarse, cosa que no estaba comprobado, los niños rayaban en las rocas sobre no acercarse, peligro maldito, entre otras cosas. Esto no sólo se debía a la influencia de los adultos del pueblo sino también se lo debía a sus propios enemigos quienes ayudaron a ese rumor a crecer.
    Por supuesto que esta historia la conocemos desde jóvenes, pero no encontramos la solución ni la forma de sacarle.

    Él espero y espero y cada persona que se acercaba a él la llamaba pidiéndole ayuda, pero las personas que se acercaban al escucharle pensaban que les haría daño y descartó esa posibilidad un tiempo después.
    Hasta que hace unos días nos enteramos de que una chica que era perseguida por unos rufianes la amenazaban y al escuchar gente y gritos Élrien les grito:

    — ¡Ayúdenme! — lo que los alejo, pero no sin antes amarrar a la muchacha para que el llamado maldito se encargara de ella lo que la asusto, ella nunca habría creído esto y para su suerte una cuchilla se les había caído a ellos ante el susto, la que pudo utilizar para cortar sus amarras.

    Luego una lluvia comenzó a caer y comenzó a tronar y con los gritos del defensor ella quería huir en seguida, pero algo la detuvo por ese instante aunque luego se marcho a su casa y la esperanza de Élrien se asía más escasa.
    — ¡Nunca saldré de aquí, debí morir cuando pude, ahora estoy atrapado! — se decía él lamentando su condición.

    La muchacha sola en su pequeña casa pensaba en ello sentada en una silla frente a una mesa y su piedra roja que poseía actuaba raro sobre aquel mueble.

    Esa noche durmió pensando en eso y al otro día decidió acudir otra vez porque alguien estaba atrapado y necesitaba ayuda, ella fue por la tarde cerca del anochecer para no despertar sospechas.
    — ¿Quién está ahí?, ¡quien sea ayúdenme! — decía Élrien desesperado mientras ella con una vieja lámpara de aceite en su mano retiraba las hierbas y musgos de la gran piedra.
    — ¡Te ayudare, pero mantente en silencio o habla bajo! — le dijo ella tratando de calmarlo y de resolver el enigma de cómo sacarlo, ella se preguntaba cómo poder abrir esa roca a lo que Élrien sabía una pista.
    —Debes usar una llave especial — le decía perdiendo la esperanza.
    Ella contemplo la piedra alumbrándola con su lámpara y recordó algo que su abuela le había dicho hace tiempo.

    Flashback: —Mi niña lleva esta piedra para tratar de ayudar a un amigo—.

    Lo que le dio una gran idea, introducir su piedra en el círculo hundido y al acomodarlo de varias maneras calzaba, pero eso no era todo, ella se percato de algo que Élrien no.

    Habían dos sellos más, cómo resolver esto ante las suplicas de Élrien de que ella no se marchara. La muchacha le decía que no se iría, pero que había un problema, eran tres sellos en total, pero estaba decidida a sacarle de allí.

    Ya era de noche y aún no sabía cómo sacarlo aunque estaba ante su vista no se había dado cuenta de que la cueva tenía un círculo en la esquina inferior, su piedra roja calzaba en el medio en donde había otro círculo y los tres formaban una línea oblicua desde la esquina inferior izquierda hasta el extremo superior derecho y en la mitad entre un circulo y otro que eran sellos había una piedra cuadrada que se elevaba a la superficie. Ella volvió a colocar la piedra roja en el círculo y presiono la piedra cuadrada produciendo que el círculo sobresaliera arrojando la piedra roja al suelo. Élrien noto el cambio.
    — ¡Creo que funciona! — le dijo ilusionado y esperanzado, ella había descifrado el secreto del malvado hombre que lo encerró, los tres sellos debían de elevarse al apretar el cuadrado y colocar la piedra en el espacio siguiente en el cual volvió a caber y así hizo lo mismo con el siguiente sello abriendo al fin esa cueva.


    Él salió tan feliz y ella se sorprendió mucho al verlo con vestiduras de otro tiempo.
    — ¿Quién eres tú? — le pregunto confundida y sorprendida a la vez. Le dio a conocer su nombre a la muchacha y le explico que no le haría daño ni que tan poco era malvado como había escuchado, pero ella estaba confundida hasta le pregunto.

    — ¿Tú eres un espíritu o un hombre de carne y hueso? — ella no estaba convencida del todo, él le explico que era de carne y hueso normal como ella aunque la muchacha continuaba sorprendida y luego de escucharlo se tranquilizo un poco, a lo que Élrien le dio las gracias de por al fin librarlo de ese lugar y en agradecimiento él le prometió cuidarla y la abrazo fuertemente, ella no lo creía, aquel era de carne y hueso, había sobrevivido y él no podía dejar de abrazarla aunque ella lo detuvo y recogió su piedra preciosa roja del suelo y ante toda la impresión ella se descompenso , él la atrapo antes de que callera al suelo y trato de reanimarla, la movía y le gritaba pero no reaccionaba y al ver esa piedra roja recordó que Amelia la poseía.

    ¿Quién es ella es lo más importante?, la movió más y volvió a despertar y la ayudo a levantarse.
    — ¿Estás mejor ahora? — pregunto preocupado, ella estaba ya mejor recomponiéndose de su impresión.

    —Todo eso ha sucedido de buena fuente lo he sabido — termino diciendo el guardián de las historias Relyell y después de que dijo eso nos movilizamos rápidamente, debíamos llegar y encontrarlos antes que sus enemigos y por tener que irnos a prisa le pedí que por camino que era largo continuara contándome la historia a lo que el acepto y mientras por bosques, caminos íbamos el continuo la historia así:
    — ¿A quién le debo mi agradecimiento? — le dijo Élrien a la muchacha.
    — Mi nombre es Antonia, que bueno que te logre liberar — decía contenta ella.
    —Perdona pero ¿de dónde obtuviste la piedra roja Antonia? — con preocupación le decía él.
    —Mi abuela me la dio hace tiempo — le explico ella feliz.

    Élrien estaba preocupado dado que al parecer transcurrieron muchos años y ya no eran los mismos de hace tiempo y la incertidumbre se adueñaba de su cabeza al ni siquiera saber en dónde pasaría su primera noche libre sin volver a ver esas rocas.
    —Así que tu abuela Amelia se caso, tuvo a tu madre o padre y luego naciste tú ¿cierto? — le decía con tono molesto.
    —Sí conociste a mi abuela debes tener muchos años por eso para que estés enterado mi abuela no se caso, ella quedo embarazada y aquel sujeto escapo de su responsabilidad, lo bueno fue que su familia la recibió con mi madre en brazos — le decía haciendo memoria Antonia y le conto también que luego su madre si se caso y pasado unos años sus padres habían muerto siendo ella pequeña y sólo quedando al cuidado de su abuela y por eso Amelia antes de que temiera por su muerte le entrego esa piedra y le dijo que cumpliera con lo que ella no había podido de joven.
    —Supongo que se refería a liberarte — entusiasmada le dijo mientras se dirigían a la casa de Antonia y todo esto para Élrien era extraño, ya que ese pueblo que una vez conoció ya no era el mismo, la mayoría había sido reconstruido y ya sólo habitaba en sus recuerdos tristes y esa melancolía le invadía.

    —Ya llegamos, esta es mi casa, te puedes quedar cuanto quieras Élrien—-.
    Él espíritu de hospitalidad de la muchacha había crecido una talla más.
    Ella le preparo una de las camas, había dos en ese cuarto y coloco una cortina entre ellos y al mirar por la ventana vio la luna tan hermosa al igual que Élrien que también la observaba y más feliz estaba de volver a ver ese cielo.
    —Es tan hermoso — se decía y Antonia se repetía lo mismo aunque a pesar de lo feliz que Élrien estaba a él le incomodaba compartir cuarto con ella, pero no tenía otra opción y durmió con tranquilidad por primera vez en mucho tiempo.

    —Entonces ¿cuál es el problema Relyell? — le pregunte no encontrando la respuesta.
    —El problema es que al liberarlo los descendientes de los enemigos de Élrien ardían de cólera y venganza. Antes de morir ellos juraron a su líder vencerlo y matarle, pero esta vez con éxito y sin que nadie se interpusiera — me explico Relyell
    — ¿Cómo le haces para saber todo esto? le pregunte extrañada de que hasta conociera sus diálogos.
    —Eso es un secreto, aunque te puedo decir que tengo muy buenas fuentes — fue lo único que me dijo y agrego — y lo último que he sabido es que ella salió en la mañana de ayer y traía bolsas con compras del mercado y ella le trajo una ropa que no era nueva sino usada, pero servía bien y él al probársela le quedaba a la medida por lo que le agradeció y estaba impresionado. Transcurrió mucho tiempo de sólo ver los colores de su ropa y también el desgaste de esta y se volvió a prometer que la recompensaría de algún modo.
    Ellos estaban felices y al parecerse Antonia a su abuela le recordaba todo lo vivido y ese recuerdo le dolía, pero Antonia lo tomo del brazo y lo llevo corriendo porque quería mostrarle el nuevo pueblo para que desechara los viejos recuerdos tristes y creara nuevos recuerdos más felices de ese pueblo, por eso lo llevo por la calle al oeste de su casa y al estar más alejados ella le soltó y al correr mucho se toparon con un muchacho llamado Gendel, al que le interesaba Antonia desde hace tiempo y aquel siempre la hostigaba y amenazaba también y le presionaba para que fuera su novia, pero a ella nunca
    le había interesado, intento atacarla pero Élrien se enfrento a él y sólo al verlo prefirió huir — me contaba Relyell y eso era lo último que sabíamos mientras todo esto sucedía al suroeste de la Ciudadela Imperial a mucha distancia por lo que tuvimos que acampar en un pueblo que quedaba de paso y en sus alrededores todos estábamos impacientes porque nuestros enemigos nos llevaban ventaja y era difícil llegar por el terreno escarpado y con algunas quebradas.

    Por la noche descansamos un poco, pero siempre en alerta y también yo descansaba esa noche con la piedra de la nobleza en mi cuello igual que siempre, pero comencé a soñar extraño con un hombre y una mujer, a lo lejos muchos hombres armados y en la noche obscura planeaban algo. La mujer y el hombre en una casa alerta sin poder dormir.
    — Ellos vendrán en cualquier minuto, debemos irnos — le decía el hombre y agregaba —Aunque quiero que te quedes conmigo corres demasiado peligro —sin embargo la muchacha se rehusaba a quedarse deseaba acompañarle y decidida estaba y así lo haría.

    Eso miraba en mis sueños, parecía tan real, era como si pudiese tocarlo y después de esa escena desperté sobresaltada, Dereck estaba a mi lado tratando de hacerme reaccionar y yo miraba a todos lados muy nerviosa.
    Dereck tenía que juntar a las tropas por eso estaba despierto de madrugada y al escuchar mis gritos acudió a mí y me conto que era como si yo no pudiese despertar por eso me movió y me conto que mientras pasaba por eso la piedra de la nobleza se torno en un color azul claro, y al despertarme salí a toda prisa topándome con Relyell y le explique lo que me sucedía con voz rápida y torpe sin embargo él no me comprendía, sólo al notar el azul de la piedra logro entender.

    —Marithza ¿qué soñaste? — me pregunto ahora si tomándome en cuenta, le explique lo que vi y un impulso dentro de mi me llevo en una dirección y en donde me llevaba sus alrededores se parecían al escenario que había visto en mi sueño.
    —Dereck necesito que me hagas un favor junto con Bosque, pueden ver si al norte de aquí hay una especie de campamento con hombres armados— les dije rápido y ellos me hicieron el favor de ir mientras nosotros íbamos al este, según mi sueño ellos tendrían que acampar allí o tendrían que escapar por esa dirección.

    Luego Bosque al llegar me dijo que era cierto, aún sus fogatas flameaban, pero que la mayoría dormía aunque en alerta y sean quienes sean las personas que vi necesitan de nuestra ayuda ya que tarde o temprano ellos los atacaran.

    —Élrien necesita nuestra ayuda — dijo Blacke y al decir eso me di cuenta que aquel muchacho del sueño era aquel defensor, mi piedra lo percibió y no sé cómo de vez en cuando sentía en la dirección en la que debía ir.

    El caminar era difícil ya que el terreno era escarpado y continuaban las quebradas, mi corazón estaba en alerta y preocupado y más tarde sentimos los movimientos de avance de los enemigos de Élrien, los seguimos y la muchacha estaba escondida entre las sombras de los árboles y a Élrien con ella, él se enfrento a muchos de los rebeldes de Almen, pero no era sólo un escuadrón eran más de cien hombres, él pudo con algunos pero estaba cansado, herido y los perseguían y al verse en ese problema él trataba de perderlos, pero no podía.
    Nosotros los esperábamos en la dirección que había visto y al encontrarles les dejamos pasar a lo profundo del bosque despistando a sus enemigos y nosotros que éramos un gran escuadrón, como noventa personas les hicimos frente para poder ayudarles siendo esa noche de combate y de gran derrota para ellos que no entendían quienes les habían ayudado y los que quedaron huyeron seguro para rearmarse.
    Al escuchar aquella batalla tanto Élrien como Antonia estaban preocupados y se escondieron de nosotros, Dereck que los visualizo se acerco a ellos con precaución, sin embargo Élrien le ataco por la espalda con una cuchilla en el cuello.
    —Tranquilo, tranquilo, no somos enemigos — le decía Dereck con algo de dificultad a lo que me acerque a Antonia y le ayude a levantarse.
    — ¡No te acerques a ella! — me grito con desconfianza el defensor.
    —Confía en nosotros, también somos defensores Élrien — le tranquilizo Dereck para que lo soltara, él no nos creía pero cedió soltando al Caballero Negro.
    — No te preocupes — dijo Cedrick, Caballero del Trueno.
    —Con nosotros estas a salvo — alegre dijo Sadrik complementando lo que su hermano había dicho.

    Élrien nos tenía desconfianza y aun no nos creía y yo le pregunte si poseían algo que emitiera sonido o luz a lo que Antonia me mostro la piedra roja e hice una prueba poniéndola a una distancia de mi piedra nobleza y si era aquella piedra la que la mía rastreaba y se las enseñe, ella me creyó en seguida mientras Élrien se entendía con Blacke y luego de hablar con ellos nos mostro más confianza.
    —Así que ustedes son los defensores de este tiempo, guardianes — nos dijo él entendiendo de poco en poco.
    —Así es, nosotros procuramos la tranquilidad— dijo el Caballero Plateado y también le explique a aquel defensor que Relyell nos había contado su historia y que al detectar muchos movimientos de gente al mismo tiempo decidimos venir y le explique que mi piedra los rastreo y sólo al explicarle todo esto él me creyó.

    Élrien es un guerrero formidable, defensor del sur y al estar tanto tiempo encerrado sólo pensando en ese enemigo que lo encerró y sin tener compañía era lógico que desconfiara de nosotros por eso los caballeros no se sorprendieron de su reacción.
    — Así es y al fin conocimos al famoso Élrien — dijo animado el Caballero Dorado, aunque aquel defensor no comprendía del todo.
    —Lamento no haberles creído — nos dijo luego de varias explicaciones y nos agradeció nuestra ayuda, lo que nos alegro.
    Era muy peligroso estar allí, sólo esperábamos que amaneciera y por mientras Élrien y Antonia nos contaban parte de su historia.

    —Saben yo nunca pensé que detrás de esas rocas había un hombre que no conocía este mundo actual y por eso le lleve a conocer esta nueva era no estando exentos de problemas— decía Antonia recordando lo arduo de esas pocas horas.
    —Mis enemigos me encontraran pronto, siguieron mi rastro pensando que nosotros no lo sabíamos, pero sus presencias es algo que no se olvida rápidamente y creo que algunas personas también les ayudaron a ellos sin embargo por nada quiero esconderme, quiero hacerles frente lo antes posible — nos decía con ansias de venganza queriendo cobrarles el dejarle encerrado, derrotarlos era su meta aunque sus heridas antiguas y las más nuevas necesitaban atención y sus habilidades y técnicas necesitaban desempolvarse y precisamente para sanarle Blacke llamo a Cristina y ella pudo curar sus heridas aunque no en su totalidad y él estaba muy agradecido pero se mostraba claramente preocupado seguro que esta situación le tiene así.

    —Lo mejor será que ustedes vengan a la base guardiana, allí estarán seguros— les mando el Caballero Negro a lo que Élrien y Antonia aceptaron ir.
    N°palabras: 3579


    ¿qué sucederá con este guardián del pasado? Continuará...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Wao, una reliquia viviente, un museo andante, un fosil!, bueno, lo ultimo no, pero esta entrada de un hombre del apsado ha sido genial, me ha encantado mucho, no espero por saber que pasara y como derrotaran a sus enemigos, ademas de si Elrien se enamorara de Antonia, bueno, creo que no, porque como lo pones se ve que el es su abuelo.

    Dale con todo Elrien, te apoyamos, jejejjeje, me gustaria saber que fuentes tien Reyell paar saberse hasta los dialogos, siempre me he preguntado como sabe todo eso, espero la conti amiga, bey.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    yulisesshy

    yulisesshy Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritora
    A mi tambien me ha gustado la inclución de ese personaje y no me lo esperaba paar nada, mira que de vedad ati no te faltan las ideas, tienes a tu musa muy ocupada ¿no? Me gustó mucho la personalidad de este nuevo-viejo caballero y que por fin revelaras parte del secreto de Reyell, la verdad hasta yo me pregunto como sabe hasta el mas minimo detalle.

    Sigue con tu historia, ya quiero ver que planes tiene este nuevo enemigo y que harán nuestros caballeros paar derrotarles, ademas del proximo capi romantico entre Marithza y Dereck, bey amiga y cuidate.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    3084
    jejeje Todo tiene sus secretoss, hasta nuestros guardianes. Les dejo la segunda parte de este capitulo ...

    Por la mañana nos dirigimos a la Ciudadela Imperial, pero algo se cruzaba por su mente que aún no conocíamos y los caballeros también lo notaron.
    —Bienvenido a la Ciudadela Imperial, guardián Defensor del Sur —le dijo Relyell muy animado de conocerle y al tiempo también se presentaron Zéfiro, Iliott, Frederick y el Guardián de los Mares que habían llegado por la noche.

    Aún en mi corazón existía una incertidumbre que no comprendía y entre todos nos reunimos a estudiar la situación que era preocupante.
    —No sólo son fuertes, sino también están sedientos por la sangre de Élrien eso es lo más alarmante— pensando en voz alta el Caballero Plateado nos comentaba. Sí él tenía razón teníamos que luchar.
    —Además de querer venganza y matarlo de una vez por todas hay algo que no encaja — decía muy pensativo el Caballero Dorado.
    —Ellos no se darán por vencidos hasta encontrarle, es increíble su insistencia— decía el Caballero Malva analizando la situación.
    — ¿Qué es lo que no encaja? — pregunto Paulina que no entendía bien a lo que se refería Dorado.
    —Verás debido a que Élrien le encerraron, los defensores perdieron a un gran amigo y a un gran guerrero y las batallas que perdieron fueron muchas, sembrando la destrucción en su camino de conquistar nuevos territorios siempre al mando de ese brujo llamado Filip que acertaba sobre las posiciones de ataque que ellos empleaban, pero algo le sucedió, alguien lo derroto y seguro que creyeron falsamente que fue Élrien y debido a la perdida de Filip es que perdieron contra los guardianes, así que nos creen culpables de todas sus desgracias y de perder su orgullo, ellos eran muy resistentes, pero perder contra ellos siendo los defensores menores en número era una deshonra que no se quedaría así — se adelanto Relyell.

    Todos oíamos la inquietud verdadera de Dorado y el presto mucha atención al relato de Relyell igual que Paulina ya que esas deducciones podrían estar correctas mientras Élrien estaba muy callado pensando en lo lejano de sus inquietudes y luego de todas las conclusiones sacadas comenzó un entrenamiento entre todos nosotros, pero estaba demasiado intranquilo y se alejo de un momento a otro, nadie se percato de eso aunque yo sí, ya tenía practica con Dereck y le seguí ya que era extraño su comportamiento, a velocidad considerable él no me vio hasta que me adelante y lo detuve.
    — ¿Por qué te interpones en mi camino?— me pregunto Élrien algo sorprendido.
    —Si deseas irte te mataran, no puedes hacer esto solo Élrien, nosotros te ayudaremos en lo que quieras— le dije tratando de convencerle.

    —No es necesario, además tengo algo más que hacer Dama Blanca — me dijo aquel escondiendo la mirada y con seriedad.
    Ya no tenía nada que hacer sólo le estaba estorbando en el camino, pero no podía dejar que él se fuera solo, ya que correría un gran peligro, insistí una vez más y el defensor ya se estaba hartando cuando atrás de nosotros aparecieron los caballeros y guardianes dispuestos a ir con él.

    —Tú sabes que irte solo es una locura — le dijo el Caballero Earth.
    —Sé que lo que más deseas es derrotarlos, pero solo no podrás — le dijo Malva.
    Los muchachos estaban muy preocupados pero él se rio de repente y nosotros no entendimos por qué.
    —¿Qué es tan gracioso? — pregunto Paulina que estaba a un lado de los Caballeros. Élrien los miro aun riéndose.

    —Creen que sería tan tonto como para ir a desafiarles yo sólo deseo…— decía aun riéndose. Nadie comprendía nada .
    —Necesito hacer algo que no tiene que ver con este problema, no se preocupen, yo necesito ir a que antes era mi reino, quiero ver como esta, eso es todo muchachos — nos explico Élrien entre risas y seriedad. No pensaba que era para eso, me tomo por sorpresa y yo también me reí al pensar que iba a derrotarlos a todos, que bueno que no pensó así.
    —Tu palacio fue destruido hace mucho tiempo por tus enemigos para que no tuvieras donde llegar si conseguías salir de tu encierro Élrien — le dijo abruptamente Relyell de un momento a otro haciendo que el rostro de Élrien cambiara.
    —De todas formas debo ir a verlo— nos dijo decidido.


    Aquella decisión era peligrosa y arriesgada pero él no dio su brazo a torcer.
    —Entonces si estás tan decidido nosotros te acompañaremos — dijo alegremente Sadrik comprometiéndonos a todos.
    Todos estaban dispuestos, pero Blacke no estaba dispuesto a dejar desprotegida la base y tampoco a no contar con un grupo de respaldo por si lo necesitábamos así que sólo los caballeros, Paulina y yo podíamos acompañarla.
    —Antonia también debe ir — le dije y me ofrecí a buscarla, pero Élrien me sujeto del brazo deteniéndome.
    —Es mejor que ella se quede, estará a salvo— me explico a lo que no estaba de acuerdo y me preocupe porque no la vi estando con los demás.
    —Bosque puedes buscar a Antonia — le pedí en voz baja y él se acerco a un árbol, lo toco y pudo saber en qué parte del bosque se encontraba y claro al no poder seguirnos ella se perdió.
    —Está en la parte este del bosque— me dijo aquel guardián y antes de que me
    ofreciera a traerla el Caballero Plateado se me adelanto y fue por ella rápidamente encontrándola entre la maleza, estaba asustada y al encontrarla se lo agradeció mucho.
    Ella nos acompaño de todas maneras y de forma cuidadosa nos marchamos. Presiento que nuestros enemigos están cerca y su reino queda lejos así que pasada unas horas acampamos arriba de los árboles ya que era muy peligroso encender fuego y dormir en el suelo a la merced de los enemigos y con la ayuda del Caballero de las Lianas filudas, Bosque escondernos fue fácil, él controla el bosque a su antojo, en este caso es bueno contar con él.

    —No debieron ofrecerse a venir — nos decía Élrien, pero Dorado le respondió que nunca dejarían a un compañero solo y menos si nos necesitaban. Los muchachos estaban dispuestos a ayudarle y nosotras también.
    —Sólo hay algo que no entiendo, ¿por qué arriesgar tu vida por algo que sabes que le ha afectado el tiempo o que también puede no existir o tener un nuevo dueño? — le dijo astutamente Paulina, eso era algo en lo que no habíamos pensando. Élrien la miro y se sonrió.
    —Me has sorprendido no pensé que se notara, tienes toda la razón. No es sólo por querer saber que sucedió con mi pueblo sino que en el escondí algo muy importante, que es mejor que esté en su base guardiana — esto nos asombro, así que después de todo si existía una razón.

    Por el resto de la noche continuamos nuestra aventura, llegando a un pueblito de gente amable en el cual un hombre y un anciano nos atendieron y nos ofrecieron lugar para quedarnos no sé si en este pueblo nos querrán o aborrecerán, pero ellos se han comportado muy bien con nosotros aunque no saben que somos guardianes, bueno dentro de poco nos marchamos.
    —Es mejor planear una estrategia nuestros enemigos aparecerán en cualquier momento — decía Plateado.
    Todos estábamos muy pensativos menos Sadrik y Cedrick que en sus tonterías estaban. Le pedí a Antonia que me mostrara su piedra roja de nuevo y le puse la mía al frente, para probar si aún funcionaba, ella me obedeció y brillo fuertemente para luego no emitir más luz, eso me sorprendió nunca había sucedido.
    — ¡No! —grito el anciano cuando nos vio y agrego —¡Qué han hecho! — siguió gritándonos. Él estaba muy preocupado y eso despertó el instinto de los muchachos.
    — ¿Ustedes son guardianes cierto? — nos pregunto el hombre. Ytrion le contesto que era cierto y ellos se sorprendieron mucho, no pensaban tener en su presencia a los legendarios defensores guardianes, parecía que al anciano se le acababa el aire, Paulina trataba de ayudarle mientras el hombre nos explicaba mostrándonos una imagen.

    —Se decía que cuando del encierro saliese sólo la piedra volvería a brillar una vez más para traer al petrificado de vuelta, eso decían de esta piedra— nos explico el anciano y mil nuevas preguntas se instalaban en mi cabeza y también nos explico el anciano que muchos enemigos nos perseguirían y nos advirtió que tuviéramos cuidado con el petrificado que antes de serlo una importante decisión no había podido tomar. Claro que nosotros no entendíamos nada, por ahora debíamos ayudar a Élrien.

    —Fue mi culpa— les dije, pero el anciano me explico que sólo había adelantado las cosas nada más, lo que no me consoló.
    —Deben irse pronto de aquí, no es seguro— nos dijo el hombre mientras afuera hacía frío y disminuyo la temperatura bruscamente. Salimos a toda prisa, pero nos tenían rodeados, alguien les aviso en donde estábamos y estaban armados. La gente del pueblo nos miraba, no teníamos nada que hacer y de entre ellos apareció uno buscando a Élrien y el valerosamente se mostro ante su enemigo, estábamos dispuestos a atacar si era necesario, ellos eran numerosos, no podíamos reaccionar.

    —Al fin te encontré maldito ¿por qué huías de nosotros Élrien? — le decía aquel hombre de finos rasgos y de elevada situación socio—económica, su traje denotaba clase.
    — ¿Quién eres tú?, yo no te conozco— le decía Élrien tratando de recordar su rostro.
    —Te ha fallado la memoria defensor que ya no me recuerdas— le insistía tratando de remover sus recuerdos.
    — ¿Qué ya no recuerdas a Filip, el hechicero que logro encerrarte?, ¿ya no recuerdas a mi padre? — le continuo diciendo levantándolo al aire con sólo mover su mano.
    — ¡Tú eres el muchacho que siempre lo acompañaba! — dijo con dificultad Élrien y sorprendido.
    —¡Tú eres el culpable de que mi padre haya muerto cuando yo era muy joven y eso nunca te lo perdonare maldito! — le grito lanzándolo al suelo con mucha fuerza golpeándolo contra una carreta y una pared. Ya no pude más, ataqué usando mis cuchillas pequeñas y los demás hicieron lo suyo, fue una gran pelea.

    —¡Acaben con ellos! —dio la orden Filip Segundo, dándonos la espalda colocándose su capa y marchándose dejándole el trabajo a sus secuaces quienes no dudarían en cumplir su orden.

    Nos atacaron a muerte, caía la nieve blanca y el sonido de nuestras armas se escuchaba y Élrien peleaba de una forma y estilo que no habíamos visto antes en ningún guardián. Como podíamos nos defendíamos de ellos porque eran hábiles y astutos. De verdad Élrien nos sorprendió al enfrentarse con ellos y estar a su mismo nivel.

    Los caballeros derrotaron a unos fácilmente pero resultamos heridos de igual forma lo que me llevaba a pensar que esa batalla la perdíamos, sentía que la misma muerte reclamaba nuestras almas y mientras algunos peleábamos en ese mismo lugar otros combatían en los tejados de las casas cercanas, dando la batalla nuestros enemigos y sólo se interrumpió nuestra batalla cuando un estruendo nos remeció sorprendiéndonos y no sabiendo de donde procedía seguido de un silbido agudo al que acudieron ellos olvidando nuestra batalla.
    Debe ser algo importante, algo urgente como para olvidar el asesinarlos, lo que me inquieto y los demás también se preguntaban qué sucedía y miles de dudas surgían otra vez y en más incertidumbre nos encontrábamos.

    —Escapamos esta vez, pero les aseguro que volverán, no se detendrán hasta vernos a todos muertos— nos aseguro Élrien, pero le inquietaba la idea de su retirada y en aquella situación nos encontrábamos.
    El anciano que antes nos dijo esas frases extrañas se acerco a nosotros una vez más mientras la gente que se había encerrado en sus casas salía tímidamente luego de tantos destrozos y los más audaces nos culpaban de traer destrucción a su pueblo, pero otros pocos nos decían que los habían observado rondando unos días atrás.
    El anciano nos dijo que era culpa del petrificado y por él ellos se habían retirado y nos rogo que le encontráramos antes de que ellos tomaran dominio.

    Mientras tanto el Caballero Plateado casi podía asegurar que se dirigían en dirección norte de donde nos encontrábamos y aquello era tan peligroso que Élrien decidió dejar junto al anciano a Antonia para no exponerla a más peligros. Si ya era difícil la situación, ahora debíamos esforzarnos mucho más y la duda sobre quién sería el petrificado ¿aliado o enemigo? Era nuestra duda que crecía a más ya no poder.
    Nos dirigimos rápidamente por entre pueblos, montes, quebradas, era un camino difícil de seguir y no sabíamos que encontraríamos más avanzado el viaje, pero tuvimos que detenerlos porque Blacke llamo al Caballero Negro por medio de su emblema, su símbolo de la rosa negra a lo que él acudió a su llamado y nosotros le esperamos entre árboles cercanos escondiéndonos mirando si nos seguía algún enemigo, pero para nuestra sorpresa el Caballero Negro no llego solo sino también con Relyell que traía un libro muy extraño a nuestros ojos y nos dijo que estábamos en grandes problemas mientras nuestro comandante seguía en silencio escuchando las palabras del guardián de los misterios.


    — ¡Acláranos que sucede de una vez! — le pidió Ytrion con fuerza
    — ¿Qué nuevos problemas han llegado Relyell? — pregunto en un tono más pasivo Regen y ante sus peticiones Relyell se acerco a nosotros y nos dijo que al saber del petrificado había investigado en una biblioteca del interior de la Ciudadela y que encontró luego de mucho buscar la historia de aquel muchacho y nos dijo que nos contaría leyendo el libro.
    — ¡Pero Relyell no contamos con ese tiempo! — grito Earth ya que todos estaban muy alterados y no sabíamos que pensar, pero Relyell con calma se sentó y comenzó a leer el libro calmándonos a todos:

    * —Hace años uno mitad guardián y mitad margón era el que decidiera a quien ayudar, su corazón era noble, pero si su voluntad se controlaba por el mal no habría nada que hacer, por eso él encontró una gema cristalina.
    Aún no se sabe que ocurrió con él y con los más antiguos guardianes y sus enemigos. Lo que se sabe es que esa gema aún brilla y que fue confiada a una guardiana que enviaron muy lejos, pero que sus enemigos no la encontraron— se detuvo Relyell.
    —Esta historia es una herencia guardiana— dijo Blacke y añadió que ellos conocieron sólo una parte de este relato.
    —Tratamos de buscar a esos guardianes, pero ni a ellos ni al mitad guardián mitad margón y menos a la gema logramos encontrar, era como si el tiempo se los hubiera tragado y de eso ya han pasado muchas estaciones— añadió Relyell.
    Ytrion escucho muy atento lo que él decía pero era muy poca la información y seguimos el camino en incertidumbre...

    N° palabras: 2449.

    Continuara...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    O.O.................................(wow, es la primera vez que me dejas sin palabras, en serio) tu capi me encantó bastante y como se va desarrollando la trama es interesante, me desespere de veras en la pelea, "van a matar a unos de mis guardianes" era el pensamiento que estaba en mi mente en el transcurso de la pelea hasta que ellos se fueron, pero quiero saber por qué, ¿por qué se fueron? ¿por que no cumplieron con la orden primero? ¿por qué lo dejate ahí? ¿por que Reyell no conoce la historia de "el petrificado?........ ¡¿Reyell no conoce la historia del petrificado?! Eso esta raro, muy raro, bueno, espero la conti y ver en que termina todo esto.

    Bey amiga y siguela pronto.
     
  7.  
    yulisesshy

    yulisesshy Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritora
    A mi si que no me dejaste sin palabras (mentirosa) te puedo desir que me sorprende que Reyell no sepa la historia de algo o alguien (copiona), pero me intriga mucho ese tal petrificado y si sera enemigo o amigo, ademas ahy algo que me dejo intrigada, ¿que sera lo que oculta Elrien en su castillo? ya quiero saber, y tambien que tan peligor he importante es como paar solo estar seguro en la base guardiana, eso me dejo mucho en que pensar.

    Solo espero la conti y ver como derrotan a este nuevo grupo rebelde, ha! y conociendote, estoy segura de que el hijo del hechicero se dará cuenta de que ningun caballero mató a su padre y se arrepentira de todo lo que hizo y se unira al bando de los buenos (adelantando hechos ¿heee?) bueno, sin ams miramientos, me despido, beys.
     
  8.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    4149
    Dedicado a Suri y a Yuliss!!! y a todos los interesadoss, que lo disfrutenn

    15°Capitulo: Raycan, el de la Valiente Batalla.

    Lejos de allí una anciana días antes del estruendo se encontraba en sus últimos días y su única nieta Serine de diecisiete años es su única familia, aquella anciana recostada en una cama en un cuarto pequeño llamaba a su nieta:

    —Serine acércate— le decía con voz desvanecida y cuerpo debilitado.
    —Si abuelita ¿qué sucede? — pregunto extrañada y a la vez triste la muchacha.
    — Debes recibir esta gema, ya que con ella deberás traer al mitad guardián mitad margón, no olvides todo lo que te he enseñado mi niña — le dijo en su último aliento dejando este mundo entre los sollozos y llantos de Serine siendo ella la que ahora defendería la gema.

    Al otro día, luego de haber sepultado a su abuela entre mucho llanto, en el cementerio del pueblo entre vestiduras negras volvió a su casa y al ordenar algunos libros se cayeron de un estante que había sido de su abuela, ella los levanto y encontró en uno de ellos algo especial, la tapa no tenía nombre, era azul con unos símbolos que ella no reconoció, sólo una parte estaba traducida y la letra era borrosa dentro de sus páginas pero logro entender algunas líneas y que su abuela le había enseñado cuando niña un idioma antiguo aunque a pesar de lo que su abuela le dijo antes de morir ella aun no entendía, lo único que sabía era que esa gema no era común y que ella era su protectora.

    Continúo leyendo, más bien tratando de leerlo, hojeo algunas páginas y en una de ellas mencionaba un lugar que en los mapas no aparecía y en una parte decía:
    El que decidirá yace encerrado, de mitad a mitad fue sellado, sólo la gema lo despertara y el tiempo se abrirá y descongelará y luego de leer esto en voz alta la gema brillo y se remeció emitiendo una señal que en un lugar lejano fue recibida descongelando el tiempo, pero esa señal no sólo la vio ella sino que también los antiguos enemigos y los guardianes de este tiempo también pudieron verla, aquel estruendo alerto a todos.

    Serine se preocupo ¿qué sucedió? se preguntaba mientras se decía que había sido sólo un temblor por causas naturales y mientras aun temblaba se escondió con el libro en mano y continuo leyendo en voz baja y se dijo:

    — ¿Qué nombre tan raro dice aquí?, además está un poco borroso—.

    El tiempo descongelo a ese defensor guerrero que quería vengarse por estar tanto tiempo petrificado y descongelado ese guardián él pudo mirar tanto a guardianes como a margones petrificados a su alrededor al igual que como lo estuvo él y se remonto a esa época y aunque la tristeza lo conmovió no pudo contemplarlos mucho tiempo.
    —Debo encontrar esa gema antes de que los demás la encuentren y la destruyan — se dijo y apresurado se dirigió a un pueblo que se encontraba al este de allí, ya que el lugar en donde despertó no era tocado desde aquella batalla y no era del conocimiento de muchos.
    Al llegar estaba desolado y caía una tormenta de nieve que lo cegaba, un hombre de edad avanzada lo recibió apuntándole con un arma.
    —En este pueblo no aceptamos forasteros, es mejor que vuelvas por donde viniste — le decía él entre la nieve, pero aquel defensor necesitaba ayuda aunque le costara reconocerlo.

    Mientras tanto Serine que hojeo más ese libro extraño y dejo en la mesa la gema, la tarde se enfrió más por lo que ella busco un abrigo para cubrirse y en un bolso guardo el libro.
    Aquel anciano observo el símbolo del traje del guardián, en su brazo izquierdo sorprendiéndose de lo que veía y por eso bajo su arma y mientras atónito se encontraba el guardián le pregunto en donde se encontraba el lugar habitado más cercano, pero no fue necesaria su respuesta, el símbolo de su brazo se ilumino rojizo.

    —Me necesitan— le dijo y tomo un caballo a pesar de la tormenta se abrió camino, emprendió carrera hasta llegar al punto hasta en donde le guio la gema y en donde ese color rojizo se apago, lo que le preocupaba era no llegar a tiempo, él sentía que aunque sus enemigos continuaban petrificados por la culpa de un hechicero margón que no le importo la vida de sus aliados con tal de apoderarse de la gema y que los petrifico a todos. En todo esto él pensaba mientras se dirigía a toda prisa.

    — ¿Por qué importará tanto esta gema? —pensaba Serine, cuando afuera la tormenta se acercaba y helaba — ¿A qué se referirán con el mitad guardián mitad margón? — continuaba preguntándose en su casa humilde.

    Él a caballo miraba alrededor y veía como las construcciones, algunas costumbres habían cambiado en cien años de no verlos. Había transcurrido tanto tiempo y aún era un muchacho joven.
    El poblado de Serine estaba al norte de todo lo ocurrido, por lo general ese poblado entregaba mucho frío y a veces nevaba por lo que le llamaron el Poblado de la Blancura y Serine aún meditaba las condiciones y lo que decía ese libro azul.

    Los descendientes de los enemigos margones y enviados de ese hechicero que murió sin poder realmente ver muerto a su letal enemigo, pero antes de irse le traspaso sus conocimientos a hijos y nietos y ellos buscaban también ese brillo de la gema.

    Él a caballo logro llegar a ese pueblo frío y al llegar comenzó a sentir la presencia de la gema y al anochecer dio con la casa, él se asomo por la ventana y la vio a ella sentada y a la gema en la mesa, Serine estaba adormecida por lo que él aprovecho para entrar por la ventana que el viento frío entreabrió, ella miro al sentir el frío, pero él era muy ágil y silencioso a pesar del tiempo entrando sin problemas. Ella se levanto a cerrar la ventana, pero él al sentir presencia maligna acercándose ya muy cerca tomo a la gema y a Serine tapándole la boca, la llevo al entretecho y aquellos entraron buscándola.

    — ¡Revisen todo! —ordeno su líder
    — ¿Quién eres tú y quiénes son ellos? — le pregunto en voz baja Serine mientras les veía desordenando su casa.
    —No hay tiempo para preguntas, debemos salir rápido de aquí— le dijo muy alerta él. Mientras ellos esculcaban todo en la casa buscando la gema.
    El guerrero logro sacarla, sus enemigos advirtieron el ruido y decidieron quemar la casa para no dejarles escapatoria, dejando que todo se consumiera, pero él bajo del entre techo y rompió una ventana mientras el humo ahogaba y las llamas crecían logrando escapar con ella un poco mareada, pero esta vez lograron huir alejándose del pueblo.

    Los guardianes y yo llegamos cuando el incendio ya se había propagado.
    —¿Qué hacen aquí? — nos pregunto un hombre, enemigo nuestro, aquel que junto a su grupo planeaban algo. Ytrion ya cansado de todo esto lo acallo y Cedrick le amarro, los demás observamos escondidos de cerca mientras ellos lo reducían, eran dos bandos buscando algo, los de la derecha eran enemigos de Élrien, pero ¿quiénes eran los otros?, y cuando pensaba esto dos hombres uno de cada bando avanzaron unos pasos y se saludaron de mano
    —Tanto tiempo de no vernos Ilsten— le decía el de la derecha.
    —Lo mismo digo Ren— dijo el de la izquierda.
    —Si desde que nuestra familia se separo, ¿aún buscan al maldito de Élrien? — le pregunto Ren.
    —Ya le encontramos, pero nos trajo aquí algo más importante y supongo que a ti también te ha traído lo mismo— supuso Ilsten.
    —Claro la gema, recuerda que en nuestra familia quedaron muchas cosas inconclusas, matar al petrificado también es una de nuestras misiones— le recordó Ren.
    — Ahora que estamos aquí juntos nuestros bandos seremos invencibles. Al fin exterminaremos a esos molestos guardianes. Iremos a nuestra base, si gustan pueden acompañarnos— le propuso Ren e Ilsten agrego que más que la gema necesitaban el libro azul que de seguro ese maldito mitad guardián-margón tenía—.
    Él acepto la invitación, ahora teníamos doble problemas, además debíamos al petrificado.
    Los caballeros estaban inquietos y Élrien creía su deber ayudar a ese guardián- margón que también habían dañado.

    Serine aun no recuperaba su conciencia, perdió su casa y todo lo que había en ella, pero su vida a salvo por ahora y después de alejarse mucho él la bajo del caballo y contemplo su rostro la recostó a un lado de un árbol junto a un arroyo. Trato de despertarla mojando un paño de su bolsillo con agua, limpiando su rostro del humo y sacudiéndola despertó muy asustada.

    — ¿Quién eres y en dónde estamos? ¿y la gema? — le pregunto la muchacha muy asustada y preocupada.
    —Una respuesta a la vez, estamos muy lejos de tu pueblo, la gema la tengo yo y me pertenece muchachita— le dijo calmado y altivo.
    — ¡Claro que no, yo soy su protectora! — grito Serine recuperándose.
    —Esta gema me pertenece muchachita. Además dime ¿cómo es que me despertaste? — le dijo el muchacho dudando de sus palabras.
    —Dime quién eres tú y te responderé— negocio Serine.
    — Yo soy Raycan, defensor guerrero margón-guardián— dijo muy seguro.
    —No puede ser, ¿yo te he despertado?, yo pensaba que todo eso era mentira, sólo leí una parte del libro, la gema brillo, eso es todo— dijo sorprendida y en tono acelerado.
    —Dime qué libro muchachita— exigió el defensor.
    —Me llamo Serine, simpático. Es el libro que tengo en este bolso, es azul y el idioma no lo entiendo mucho— le explico ella y se lo entrego a lo que él comprendió aquel idioma y lo leyó sin decir una palabra y se decía luego que todo había sido su culpa y miraba triste, ella lo vio desanimado, pero le dijo que no se culpara y que mientras estuviera vivo había esperanza, aquel guardián le conmovió el corazón.

    —Después de todo hace tres años que los guardianes derrotaron a los margones— le contó Serine.
    — ¿Qué?, ¡los guardianes lograron sobrevivir y vencerlos. Tienes que llevarme con los guardianes de esta era! — le pidió más alegre y acelerado.
    —No tengo idea en donde estarán, ni siquiera tengo un lugar a donde ir— le decía ella.
    —Es que tú no entiendes, los demás despertaran en cualquier momento, es urgente que les encontremos— le explico.

    Blacke y Relyell llamaron a Luccio para que los preparara a todos, esta sería una gran batalla, pero también de muchas aventuras.
    Luccio preparo a los escuadrones para estar listos ante cualquier peligro y Blacke junto a Relyell se dirigieron al pueblo en donde estaban los demás.
    Élrien estaba inquieto, se atrasaba el día de ver su palacio y de encontrar lo que hace tanto tiempo había dejado en el, pero por ahora lo importante es encontrar al guardián-margón nos dijo él.

    Al llegar Relyell y Blacke seguimos unas pisadas del trote de un caballo a gran velocidad porque estábamos preocupados y eso nos llevo hasta los adentros solitarios de un lugar despoblado cubierto por nieve blanca, pero a salvo hasta que una voz nos dijo:
    — ¡Quién anda ahí, muéstrense! — era una voz potente que ante su orden no había nada que hacer.
    — ¡No te haremos nada! — grito Paulina suponiendo que él estaría asustado.
    — ¡Vimos lo que sucedió, vamos a ayudarte! — grito Sadrik y su hermano complemento diciendo:
    — ¡Somos guardianes! —
    — ¡Sabemos de ti y de lo que te hicieron! — se agrego a los gritos Élrien.
    — ¡Soy el Caballero Negro, comandante guardián, tienes mi palabra de que te ayudaremos! — le convencía el comandante para despejar toda duda de aquel.
    Sin embargo nada lograba surtir efecto en aquel muchacho que al estar en esta época desconfiado estaba de cualquiera que se hiciera pasar por amigo no siéndolo.
    —Defensor de la Valiente Batalla déjanos verte — pasivamente y adelantándose unos pasos dijo Relyell logrando que él se dejara ver sorprendido porque no escuchaba ese nombre desde ya mucho tiempo y ante nuestra sorpresa aquel tenía un aspecto divagador, de rostro triste y joven a pesar de los años, sus ojos negros penetraban al mirar y su cabello claro, algo que no había visto.
    Bosque y Paulina buscaron ramas para encender una pequeña fogata y ponernos de acuerdo alrededor de ella siendo ese lugar en donde conocimos a ese extraño muchacho y a Serine una muchacha de piel trigueña y ojos esmeralda que nos mostro su libro azul con la esperanza de que pudiéramos ayudarles siendo Élrien quien lo tomara primero y pudo leerlo al igual que Raycan estando ambos preocupados.

    Nosotros le contamos que vimos a parte de sus enemigos lo que él ya suponía, lo buscarían para matarlo y para evitar tantas situaciones Blacke llamo al general Luccio por medio de su emblema o símbolo y al llegar también se concentro en escuchar lo que Raycan nos explicaba.

    —Deben saber que no soy el único que despertó, los defensores antiguos y margones por igual despertaran cuando vuelva allí por lo que deben detenerles y darles a conocer que ya no somos enemigos y que todo ha cambiado — nos decía con mucho esmero de no olvidar ningún detalle.
    —Zéfiro podrá ayudarnos mejor que nadie— propuso el Caballero Negro recordando el origen de su hermano.
    — ¿Quién es él? — pregunto Serine no entiendo a que se refería.
    — Es un margón que se convirtió en guardián, además de ser el hermano del Caballero Negro — le explico calmadamente Paulina.
    —No te preocupes, yo lo llamare — se ofreció Luccio y añadió que él estaba con las demás tropas y mientras él lo llamaba a nosotros nos guiaba Raycan, de noche ese lugar era espeluznante y nos acerco a las “estatuas” que eran aquellos hombres y mujeres petrificados, era algo horrible.

    Con Zéfiro llegaron los demás, éramos un gran número y estaban informados ya de la situación en general sin embargo Zéfiro se acerco a nosotros para preguntarnos en qué consistía en sí lo que él debía hacer siendo su hermano quien le contesto.
    —Debes hablar con el jefe margón, explicarle la situación, tratar de lograr que te entienda. Por ahora nosotros los amarraremos con cadenas para evitar la continuidad del conflicto — le dijo Dereck aunque Zéfiro no creía que eso funcionara llegado el momento tuvo que interponerse entre un guardián y un margón mientras Raycan volvía a su lugar y toco a un petrificado despertándolos a este tiempo cuando la luna nueva estaba en la cima del cielo estrellado. Se descongelaron rápidamente estando en sus posiciones originales, pero con vida sorprendiéndose al vernos a nosotros allí y a ellos encadenados ambos escuadrones, defensores a la izquierda, margones a la derecha y todos volvieron la mirada a Raycan quien los miraba con tristeza pero firme a la vez.
    — ¡Ya tomaste la decisión Raycan! — le dijo uno de los defensores.
    — ¿Por qué estamos encadenados?, ¡la batalla debe seguir! — gritaba un margón sin embargo las cadenas tiraron de ellos no pudiendo herirse, ya que nosotros les tirábamos con nuestra fuerza aquellas cadenas. Parándose Raycan ante un montículo de tierra elevado para hacerse escuchar:

    — ¡Escúchenme tanto defensores como margones, este tiempo ya no es el mismo que una vez conocimos, gracias al hechicero estuvimos detenidos en el tiempo por cien años. Es momento de reivindicarnos y ya no odiarnos más.
    Yo elijo la paz entre estos dos pueblos y que se cumpla lo que yo digo — dijo lo que logro que ambos bandos dejaran sus armas y agrego —Zéfiro le indicara que hacer al pueblo margón mientras que Blacke le explicara que hacer al pueblo guardián — y así se hizo tanto Zéfiro como Blacke les aclararon la situación de esta era y les ofrecieron opciones.

    Zéfiro propuso que ellos se adaptaran a esta era y vivieran en el mismo lugar que antes o ir a la nueva era acompañados de margones que viven en paz al lado de una frontera en su colonia calmada, a lo que algunos decidieron irse a vivir en la colonia margona de esta era y comenzar de nuevo.
    Mientras que los defensores al ver que esta era ya no era la misma decidieron irse por un tiempo a la Ciudadela Imperial y allí estar más protegidos mientras se reubicaban en reinos y pueblos cercanos a ella.

    Raycan estaba muy feliz de por fin realizar lo que hace cien años en el tiempo se había perdido y Serine junto a nosotros también compartíamos su alegría y luego de tomar esa decisión los desencadenamos y a margones los guio Zéfiro a la colonia y a guardianes Relyell, porque Blacke nos acompañaría ya que el problema de tener dos enemigos que por el azar del destino se encontraron era algo que no esperábamos yéndose la mitad de nuestras tropas junto a Zéfiro y Relyell.

    Élrien y Raycan prometieron vencerlos y lo cumplirían, ahora más que nunca sabían que contaban con nuestra ayuda y al instante sintieron una sensación de conexión entre ellos, una fuerza, el tiempo los unía y junto a nosotros se que podremos.

    Aquellos enemigos no habían aparecido aunque a mi si me aprecio ver a alguien que no era de ninguno de los bandos, pero sólo miro como presagio a algo peor yéndose el resto a la Ciudadela en donde a pesar de todo Capa Blanca aun trataba de conquistar a alguna guardiana y precisamente estaba coqueteando con Cristina que a esta altura ya le conocía sus trucos por lo que no pudo conseguir nada y más allá estaba Élrien.

    —Es difícil sólo si encontrara mi reino en esta época— decía Élrien un poco triste luego de la batalla.
    —No entiendo tu búsqueda, ¿qué puedes tener en ese reino que nos podría ayudar? — dijo Dorado que siempre escucha cuando menos lo pensamos.
    — ¿Estabas aquí Dorado? — dijo sorprendido Élrien.
    —Claro, desde el viento escuche tus susurros, espero que nos llevemos bien — decía tratando de convencerlo Dorado.
    —Es mejor que no sepas nada Richard — tristemente y con mirada pérdida le dijo.
    —Está bien respeto tu decisión, ya que solamente quería ayudarte, pero como no confías en mí — marchándose decía aquel que esperaba la respuesta de Élrien
    —¡Espera Dorado! — dijo al fin ante la sonrisa de Richard que de espaldas a él se devolvía de su camino y se dijo que eso nunca fallaba.
    —Sólo te diré sin muchos detalles y con tú palabra de mantenerlo en secreto— le dijo muy seriamente aquel antiguo defensor, Dorado se lo prometió y Élrien trato de explicarle.
    —Veras Richard, cuando aún no era encerrado y mantenía la misma imagen que ahora vez, cuando el tiempo era mi tiempo y aún existía la maldad en el hechicero que me encerró, en una de nuestras batallas le arrebate una posesión muy valiosa del, por eso él me perseguía pensando en que yo lo traía conmigo aquel era un viejo cascabel que con su sonar convertía tu voluntad en realidad, pero como todo viejo hechizo tenía sus limitaciones y para que no nos hiciera daño lo encerré en mi reino esperando nunca fuera a ser tocado por otra mano humana, dejado en el olvido siendo esa la única manera de que no lograran su propósito y de salvar tantas almas que perecerían, pero ahora el tiempo ha vuelto y los antiguos enemigos igual y con ellos una nueva oportunidad y no sólo lo digo por mi sino también por Raycan— decía en un tono triste sin embargo en el fondo un poco de esperanza afloraba.

    Dorado comprendió a aquel guardián y le dijo:
    — Pero en este tiempo cuentas con nuevos aliados que te ayudaremos, no sólo a ti sino a Raycan también y desde ahora en adelante pertenecemos a la misma familia y son bienvenidos aquí en la Ciudadela — le dijo amistosa y alegremente el Caballero Dorado.
    Élrien le sonrió y le dijo: —Todos tenemos nuestras historias y espero conocer algún día la tuya — le dijo entre sonrisas.
    —Ya conocerás la mía Élrien —le dijo devolviéndole la sonrisa y dándole la mano para levantarlo y darle ánimo porque él estaba sentado y triste.
    Esa conversación le reanimo a Élrien y pudo desahogarse.
    N°palabras: 3344

    Continuara...



     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    otro cabalero del pasado epro moitad margon, que bueno, así el hase compañia a Elrien y el pobre no se queda solo en eso de estar en otra epoca, auqneu tiene a los caballeros paar acostumbrarse.

    Ho no, dos enemigos en uno ¿estamos en especial de al dos por uno? XD, ok, ok, con esto no se relaja, pero me siento muy preocupada por neustros cabalelros, espero y logren d errottarlos, pues se ve que estos no son enemigos fáciles, me alegra que lso antiguos margones y cabalelros hayan acabado en paz, pensé que se armaria la gorda entre ellos dos, que bueno que escycharon razones.

    No espero por el proximo capitulo, bey y cuidate.
     
  10.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    4980
    Ha todos los que han esperado la segunda parte del capitulo 15 ya esta aquí, espero la disfruten!!

    Raycan por su parte se sentía más extrañado, sentir otra vez su cuerpo poder moverse de nuevo, sentir la serie de olores de esta época, todo le parecía nuevo porque nuevamente era un muchacho aunque su carácter había madurado con los años aunque aún le quedaba una cosa por comprobar y mientras él estaba en eso yo estaba entrenando más allá del campamento y sin saber porque Raycan vino a toda velocidad y me ataco lo que me sorprendió porque yo estaba de espaldas sin embargo mi instinto ya más desarrollado me alerto respondiéndome de buena manera, yo no sabía que era él y saque mis cuchillas pensando que era un enemigo, me voltee con una voltereta al aire quedando a su espalda e instintivamente puse mis cuchillas en su cuello, todo de una manera muy rápida a lo que él me respondió:

    —Buena defensa guardiana Dama Blanca, ahora sé para qué estás aquí, pero tranquila sólo era una práctica, quería desempolvar mis técnicas y volver míos mis propios músculos— me dijo sorprendiéndome y retirando mis cuchillas de inmediato no quería hacerle daño a un guardián, menos causar un accidente por lo que aclarado todo me devolví al campamento cuando él me ataco de nuevo.
    —No he dicho que se acabo la práctica— dijo como ansioso de tener un combate de práctica conmigo y no le quitaría ese gusto aunque le dije:
    — ¿Por qué me buscaste a mí si los caballeros son más fuertes?, además puede ser que de entre ellos encuentres un buen oponente — preparando mis ataques a lo que Raycan me respondió:
    —Se que eso es posible, pero tú me intrigabas y no sabía el motivo de tu acompañamiento al grupo Noble, ya que los demás sin muy buenos guardianes y algunas mujeres como Cristina conocen de medicina, según he sabido — respondió muy convencido.
    —Esta es una familia muy variada Raycan — le respondí con la misma fuerza. A lo que él respondió con un buen ataque en velocidad.
    En un principio no me complico sin embargo a medida que pasaba el tiempo tuve que esforzarme porque sus ataques rápidos y fuertes a impacto eran de los mejores que mis ojos hubieran visto, sólo comparables con los mejores y luego de un tiempo muchos guardianes se reunieron a nuestro alrededor a vernos.

    —Sabes, eres muy fuerte Dama Blanca, me siento feliz de que este tiempo esté tan bien protegido — me dijo ya dando fin a este entrenamiento— a lo que me agradeció diciéndome que gracias a este entrenamiento se sentía vivo de nuevo y recogiendo su capa que había caído al suelo y colocándose se marcho entre la gente cuando Blacke, Relyell y algunos caballeros ya nos iban a interrumpir para preguntarnos qué era lo que sucedía, ya que seguro que pensaron que era un enfrentamiento por alguna discusión a lo que yo no quise dar explicaciones.

    Me tome en serio sus palabras y me alegro ver que eso le sirvió mientras todos me miraban, las Damas Plateadas también pero no quise responderles y aquella batalla de entrenamiento fue memorable estaba fascinada y pasmada, me llevo a una velocidad que era impresionante, no estaba triste para nada porque de él había aprendido una lección que me serviría aunque de todas maneras el Caballero Negro me busco y Élrien busco a Raycan para entre ellos dos informar a Blacke de lo que sucedía.
    Creo que se preocuparon de más y me encontró aquel caballero mientras yo practicaba porque tenía mucho entusiasmo.

    —Dama Blanca ¿puedes explicarme que fue todo eso que vimos? — pregunto un tanto preocupado y sorprendido mirándome fijamente.
    —Fue sólo una práctica comandante — en pocas palabras le dije a lo que él me miro extrañado esperando una mejor explicación.
    —Raycan deseaba volver a sentir sus músculos como propios y necesitaba alguien con quien practicar. Eso me sorprendió porque resulto ser muy veloz, digno defensor — le dije tranquilamente a lo que él se despreocupo y me sonrió.
    — Quién iba a pensar que una muchachita tan molestosa se convertiría en una de las mejores guardianas — me dijo molestándome y riéndose acercándose a mí.
    —Ya recordaste más de mí — le dije muy feliz.
    —Estar contigo me trae recuerdos, como este — me dijo tiernamente mirándome profundo y besándome dulcemente como antes, ya me ha recordado.

    Élrien fue a buscar a Raycan y le pregunto a que se debía esa batalla, sí tenía algo en contra de la guardiana a quien ataco a lo que Raycan le explico
    —Sabes, esa muchacha me intrigaba mucho, también quería practicar con ella por su velocidad ¿o ya en este tiempo eso ya no puede hacerse? —. El ambiente se torno tranquilo y relajado y Élrien le dijo a Raycan que Serine lo necesitaba más y que fuera con ella, él se preocupo un poco pero comprendió y antes de irse Élrien le dijo:
    —Ah antes de irme dile por favor a los comandantes que iré por Antonia al pueblo en donde la deje, debe estar preocupada — le dijo marchándose también.

    Raycan fue a cumplir su petición y luego acompaño a Serine que estaba un poco triste alejada de los demás sentada en un tronco mirando las hojas de los árboles que se mecían con el viento, él se acerco a ella rodeándola con su capa y se sentó a un lado de ella.
    —¿Qué te sucede Serine? — le pregunto tranquilamente. Ella desvió la mirada la mirada.
    —No me sucede nada, no tienes por qué preocuparme de mí, tienes asuntos más importantes que hacer— dijo tristemente. Él tomo su rostro desviado y lo acerco a él abrazándola tiernamente.
    —No tienes que mentirme, ¿qué te sucede? — dijo una vez más serenando a la muchachita.
    —Extraño lo que conocía y tengo miedo porque no sé que pasara, soy una cobarde— decía sollozando.
    —No te mientas, has afrontado esto como no pensé que lo harías, me has ayudado y gracias a ti ya no estoy petrificado y puedo sentir todo como antes, no llores ya verás como todo saldrá bien Serine — le dijo en su intento por alegrarle el día y consolarla. Ella se seco las lágrimas y le devolvió una sonrisa.
    —Sí así se hace, te vez más linda cuando sonríes — dijo sonriéndole también, pero yo no quería interrumpir tan bello momento, pero tuve que hacerlo.
    —Raycan ¿a dónde has dicho que se ha ido Élrien? — le dije agitada después de correr una larga distancia.
    —¡Qué te sucede! — me dijo preocupada Serine.
    —Élrien fue a buscar a la muchacha que lo ayudo, dijo que iría por ella al pueblo donde la dejo. No estarás pensando que…— me dijo coincidiendo nuestros pensamientos.
    —Creo que si es como pensamos, debemos irnos rápido — le dije presurosamente a lo que los dos me acompañaron hasta el centro de la Ciudadela. S e sentía preocupación así que Blacke destino grupos que fueran en su búsqueda. Regen, Bosque, Earth y el Caballero Negro harían la labor de buscarlo hacia el sur y mi grupo que lo conformaban Paulina, Zéfiro y Caballero Malva. Todos nosotros nos dirigiríamos al suroeste claro que no seremos los únicos en buscarlo.
    Blacke formo muchos grupos para que en todas direcciones lo buscaran y en menos de una hora ya estábamos listos y Luccio también participo de la búsqueda.
    Ya de camino Zéfiro estaba muy pensativo, era el único que no expresaba sus ideas y caminaba detrás de nosotros, así que mientras el Caballero Malva y Paulina conversaban yo me acerque a él.
    — ¿Te sucede algo Zéfiro? — trataba de sacarlo del estado tan pensativo a lo que reacciono.
    — No me sucede nada sólo que pensaba que Élrien podría haber ido al que antes era su palacio, sería lo más lógico, pero nunca nos dijo en donde se encontraba— y continuo pensando, entonces nos dirigimos al pueblo en donde Élrien había dejado a Antonia, así podríamos investigar más sobre este defensor.

    Mientras en la cabeza de Raycan y Dorado rondaba la incertidumbre, ellos sabían que seguro en su palacio encontrarían la respuesta, por eso ambos se dirigieron al sur en donde no habían revisado. Rápidamente cambiamos nuestro rumbo para ir por Antonia y al llegar ella no estaba por eso le consultamos a un anciano y el nos dijo que Élrien se la había llevado y que luego se habían marchado al suroeste, ya que allí debían hacer algo importante.

    Entonces nuestras dudas quedaron confirmadas.
    El Caballero Negro también se dirigía al suroeste y nosotros también, así nos reunimos todos en ese territorio y sigilosamente rodeamos unas ruinas.

    — ¡Una vez que terminemos con todo esto le buscaremos una novia a Odrick para quitarle esa cara de amargado! — dijo una vez más Zéfiro que siempre lo molesta por eso, provocando la risa de todos nosotros menos del propio Caballero Malva.
    —Es mejor que encontremos a Élrien — dijo Earth para calmar los ánimos, pero Bosque dijo:
    —Creo que ya lo encontré — dijo tocando un árbol, con su mano movió un gran arbusto y allí al otro lado peleando Élrien y lo cercaban los enemigos con espadas al cuello porque eran evidentemente muchos en número, lo que al verlo nos introdujo en esa batalla.
    — ¡A qué han venido!— nos grito él queriendo evitar que nos pusiéramos en peligro, pero no le dejaríamos.
    — Hemos venido a ayudarte, a qué más podríamos venir — dijo Raycan quien había llegado con Dorado muy rápido.
    —No debieron venir— decía aún Élrien tratando de convencernos aunque no lo lograba.

    —Somos una familia ¿recuerdas? —dijo Dorado.

    Mientras ellos nos atacaban con gran agilidad, pero una pregunta asaltaba mi mente ¿en dónde estará Antonia?, pero mis pensamientos se interrumpieron con la llegada de Ren e Ilsten parando también los combates, los que deseaban exterminar tanto a Raycan como a Élrien
    — ¡Dennos la piedra y el libro azul petrificado!— dijo Ren
    — ¡Y tú maldito entréganos el cascabel!— añadió Ilsten exigiendo con mucha determinación.
    — ¡No les entregaremos nada! — gritaron Élrien y Raycan a la vez.
    — ¡Entonces morirán aquí y ahora!, ¡a ellos! —dieron la orden de atacar a sus tropas y nosotros no nos daríamos por vencidos, pero estaban decididos a terminar con esto que volvió del tiempo, las espadas y armas sonaban sin embargo no estábamos solos, Luccio nos trajo apoyo desde el territorio de más allá del mar, al escuadrón bajo su mando llamado Luciérnaga y con ellos a nuestros enemigos no les quedo de otra que retroceder.

    — ¡No se irán sin que antes los derrote! —grito Raycan, pero Élrien lo detuvo.
    — Ya llegará la verdadera oportunidad en que podamos terminar de una buena vez con esto— razonando con el defensor de la Valiente Batalla y volviendo a Bosque le pidió su ayuda y se dirigió con él a los alrededores.
    —Busca a Antonia, le pedí que se escondiera junto con el cascabel, debe estar asustada—le pidió preocupado y en voz baja y como siempre tocando un árbol y cerrando sus ojos logro encontrarla y la trajo en pocos minutos, para suerte de nosotros aún tenía el cascabel en sus manos.

    La batalla era inminente y Raycan deseaba terminar con aquel que lo petrifico aquel que también pertenecía a la familia de Filip porque aquel era su abuelo él que al no querer que aquel defensor ayudara a los guardianes porque sabía que Raycan dudaba y por esto decidió postergar su decisión sin pensar que eso le afecto a ambos pueblos y por eso la familia de Filip, Ilsten y Ren los buscaban junto a la gema y al libro azul.
    —Su unión es tanto su aliado como su enemigo— dijo Raycan pensando alguna estrategia.
    —Claro, tienes razón— dijo Ytrion quien había entendido a que se refería y agrego —Si los desunimos se destruirán por el poder y podremos atacarlos y al fin derrotarlos— dándonos a conocer lo que pensaban ambos.
    —Creo que una oportunidad se nos ha dado y no podemos desaprovecharla— dijo Earth.
    —Si es cierto, debemos actuar rápido— dijo Odrick.

    No sé que querrán hacer nuestros enemigos teniendo en su poder al cascabel, la gema y el libro, además de derrotarlos en venganza, por eso me pregunto que querrán realmente.

    —Lo importante ahora es crear un plan efectivo— decía Earth.
    Luego decidimos esconder nuestras armas entre las ruinas y sólo llevábamos las que no estaban a la vista y caminamos entre la noche, Malva deseaba terminar rápidamente con todo esto, nunca lo había visto así.
    Élrien buscaba su palacio porque allí podríamos refugiarnos por ahora y pensativo estaba seguro que viendo el paisaje que no había cambiado con el tiempo para poder ubicarse hasta que luego de caminar otro tanto dijo:

    —Allí es— apuntando a una colina y añadió — ahora reina un hombre muy poderoso que ha sabido llevar mi reino muy bien
    que al verlo se impresiono mucho y nos explico que ahora su antes hombre de confianza ya tenía unos noventa años y que él fue el primero en reconocerle y que sólo al abrazarle supo que lo que sus ojos estaban viendo no era un fantasma o una aparición, lo que los alegro mucho y a él le advirtió del peligro que rondaba por aquel cascabel que escondió en su antiguo reino.
    —Élrien ¿qué tienes pensado hacer? —le pregunto Odrick.
    —El nuevo rey me ofreció su ayuda cuando le explique la situación a la que nos enfrentamos. Tengo pensado crear un conflicto para sacar el cascabel de aquí y llevarlo a la Ciudadela— lo cual es muy arriesgado.
    —Lo mejor sería tratar de derrotarlos aquí ofreciéndoles resistencia— dijo Plateado en la incertidumbre de esta batalla.
    No sabía que pensar ni tampoco que resultaría de todo esto, ese cascabel tenía nuestros destinos en sus manos, además deseaban el libro y la gema. Esa familia que ha hecho tanto daño a los guardianes.

    No podemos esconderlo más y nuestro comandante no sabe que pensar ello único que decidió es que Élrien y Raycan decidieran lo que haríamos, que ellos tomaran esa decisión que no pudieron hace tantos años.

    Por la noche no podía dormir, mi piedra estaba inquieta al igual que yo y antes había tenido sueños extraños de épocas pasadas lo que me dio una idea que le comunique a Raycan y no le pareció mal sin embargo al comunicársela a Élrien este dijo que era mucho riesgo como para realizarse y que había pensado en mejor huir con el cascabel y mientras hablábamos nuestro comandante apareció de repente de la nada.

    — ¡Comandante! — le dijeron los dos al sorprenderse, en cambio para mí eso ya no era extraño.
    — ¿Qué han resuelto? — nos pregunto él curioso de poner saber nuestro plan.
    — Yo tengo una idea — le dije pero aunque él es más osado también le pareció arriesgado.
    El tiempo se nos acababa y al amanecer resolvieron realizarla para lo cual se les aviso a todos cual era aquella idea y así poder ejecutarla a la salida del reino antiguo de Élrien.
    —Si pudiéramos devolverlos a su época. Lástima que esto no puede ser — dijo Earth resignado.
    — Por eso lo que queda por hacer es derrotar a aquellos que le hacen daño— dijo Paulina.
    Dicho todo nuestro plan se puso en acción, Raycan y Élrien estaban desprotegidos en la mitad del área indicada con el cascabel en mano cubriéndose las espaldas mientras nosotros les mirábamos de lejos preparándonos. Como carnada el cascabel, esperando la llegada de la presa quienes serían según nuestro plan Ren e Ilsten que acababan de llegar con sus escuadrones a ambos lados mirando de frente a cada defensor.

    — ¡Al fin han decidido devolvernos lo que es de nuestra familia, malditos! les dijo Ren acercándose de a poco mientras nosotros esperábamos.
    ¿Por qué se demoraran tanto? le susurraba Raycan a Élrien mientras que yo pensaba que esto tomaría un rumbo diferente forzándoles a improvisar.

    — ¡Ren, no permitas que Ilsten tome el cascabel, porque te destruirá para gobernar el solo toda esta región, yo lo escuche! le decía Élrien para tratar de ganar tiempo.
    Lo que hizo que Ren pensará por un momento pero no le creyó.
    Créele que yo también lo he escuchado. D e qué nos serviría mentirte a estas alturas en que estamos a tu merced! continuo diciendo Raycan.

    Aquello hizo que los del escuadrón de Ren se levantarán en armas y atacaran al escuadrón de Ilsten sin que ambos líderes pudieran contenerlos. Cayendo en nuestra trampa, cuando a nuestra señal nuestros refuerzos los rodearon con arco y flecha y a espadas a lo que ellos no pudieron hacer nada, sólo amenazar y Ilsten en un movimiento brusco tomo un cuchillo de Raycan y se lo puso en el cuello amenazando.
    Si no nos dejan ir, él sufrirá las consecuenciaslo que arriesgo más esta situación, pero Blacke mismo desde el otro ángulo entro y lo torció por las piernas derribándolo, desbaratando sus planes ante el asombro de todos nosotros poniéndolo, siendo él junto a Luccio quien los pondría bajo custodia guardiana tanto a Ren como a Ilsten a lo que al ver esto sus secuaces huyeron cobardemente, sin embargo con todos nosotros allí pocos lograron huir.

    Quiero que sepan que esto no me alegra ya que ustedes malgastaron su tiempo buscando venganza en nosotros porque ese hechicero al cual admiran no le importaban los suyos, sólo destruir le importabales dijo Élrien antes de que se los llevaran prisioneros, lo que conmovió a Raycan.

    Ahora nuestra pregunta era qué haríamos con aquel cascabel y de eso yo pensaba que en el antiguo reino de Élrien junto a el mismo estaría seguro, pero Élrien nos dijo muy calmado que su tiempo en ese reino ya había terminado y la paz reinaba en su pueblo.
    Ya no me necesitan másdijo falsamente despreocupado en lo que note tristeza naturalmente.
    Entonces irás con nosotros a la Ciudadela, no olvides que eres bienvenido amablemente le dijo Dorado y lo mismo repitió para Raycan los que aceptaron quedarse en nuestra Ciudadela mientras yo los miraba y recordaba que aunque yo no tenía familia, ellos siempre lo han sido y ahora claro junto a mi madre.

    Tan pensativame dijo una voz familiar a lo que lo mire sorprendida volteando mi rostro.
    No, no es nada le respondí a aquel noble que ya me recuerda y cuando yo lo miraba y comenzaba a flotar una vez más contemplando sus ojos una voz me interrumpió.

    Lo que deseo es que ese cascabel vuelva a un tiempo de protección y que mejor que ya que Marithza planeo la estrategia que nos guio al triunfo, que mejor que ella lo cuide y se encargue de él dijo Élrien a lo que todos me miraron y se sorprendían al igual que yo y no importo todos los peros que yo dijera Élrien no cambio de opinión y me lo entrego en mis manos.

    Harás un buen trabajome dijo librándose de esa responsabilidad.
    Yo no puedole dije mientras los demás aún me miraban.
    Aún tengo cosas que hacer, no he visto este mundo en muchos años dijo sonriendo junto a Antonia y se fue junto a ella sin decir más.
    Así en mis manos contenía el cascabel mientras que Raycan decidió que el libro azul quedara en manos de Relyell y junto a la joya descansarían en la Ciudadela.
    Marchándonos a nuestros escuadrones.
    Luccio guio a los suyos a la tierra más allá del mar, la tierra del este y al llegar nosotros a nuestra Ciudadela algunos curaron sus heridas y descansaron mientras aún yo miraba el cascabel entre mis manos cuando estaba sentada confundida y suspiraba pensando el por qué Élrien había confiado en mí para eso y también decidí que el lugar más confiable era la propia Ciudadela.

    No te cuestiones tanto me dijo el Caballero Plateado dándome su apoyo
    y agrego por algo lo habrá hecho dándome ánimos.
    Ahora confía más en nosotros, igual que aquel defensor dijo el Caballero Malva quitándome ese peso, esa aflicción que sentía y luego que ellos se fueron me puse de pie para decirle a Relyell mi decisión y mientras lo esperaba, la voz de aquel que siempre me confortaba apareció.

    Tú sabrás que hacer, descuida que también cuentas conmigo me dijo abrazándome, recordando todo ese amor que me tenía.
    Es que es una gran responsabilidad le dije apesadumbrada a lo que él tomo mi preocupación más enserio y le comunique mi decisión a él primero.
    Decidí que es mejor que ese cascabel se quede aquí, porque estará más seguro que conmigo con sus brazos aún rodeándome le dije a los ojos.
    Está bien, esa es tu decisión recuerda que si cambias de opinión estará esperándote, no lo desaprovechesme aconsejo, lo que hizo brillar una sonrisa en mí y luego Relyell llego disculpándose por interrumpirnos, lo que me hizo reír y le comunique mi decisión la que él acepto y lo deposito en el subterráneo de la Ciudadela que nos llevo a conocer, ni siquiera Dereck sabía de la existencia de este.

    Relyell iba delante de nosotros alumbrándonos con una lámpara y luego de avanzar unos metros llegamos a lo que él llama La gran Biblioteca de donde conoce todas las historias de todo lo que ha sucedido, realmente era grande, libreros muy altos que contenían muchas páginas con vida en ellas, lo que me sorprendió mucho igual que a Dereck.
    Así que de aquí sacas todas tus historiasdijo Dereck mirando lo alto de los estantes.
    Todo esto es lo que llamo la herencia guardiana nos explico Relyell desempolvando unos libros y detrás de todo esto había otro cuarto que estaba vació en el que pondríamos el cascabel con el libro azul de toda la historia que vivimos junto a él y cuando nos retirábamos él nos dijo que lleváramos otro libro que saco de un estante porque él quería contarnos el pasado.

    N° palabras: 3615.

    Continuara...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Kyaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!! (desplome y muerte instantanea, reanimación en 5, 4, 3...) ya está (dejame terminar la cunta, tarada!) tú callate, conciencia, ejem, que lindo besooooooooooo, fue espectacular, romantico y por lo visto ya formalizarón su relación, wiiiiiiiiiiiiii, quiero ver mas (no será leer más, tarada ¬¬) tú callate y ya deja de decirme tarada, zopenca, ajum, conque de hai sacas todas tus historias, ¡tramposo! (no, no es trampa)

    Que bueno que por fin acabaron con los enemigos, todo gracias a nuetros valientes y fuertes caballeros (la verdad, la mayor parte se la lleva Marithza, ella ideo el plan ¬¬) pero los cabalelros pusieron sus fuerzas y punto, jump. Ahora quiero ver que historia nos contara Reyell, estoy muy emocionada (yo tambien, pero no por eso, sino por mi maligno despertar) debí dejarte dormida... (por cierto, s muy bien que no te aprendiste el nombr de Dama Balnca hasta hase unos capitulos) Gulp, amiga nunca dejes que tu lado malo despierte (XD) me gustó mucho la conti, beys.
     
  12.  
    yulisesshy

    yulisesshy Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritora
    Gomenne!!!! oneee samaaaa!!! Perdon por no haberme presentado en tu fic durante estos días, me siento tan culpable T.T.

    Bueno, dejando el dramatismpo a un lado, en primer lugar, gracias por la dedicatoria, te adoro.
    Veo que me he perdido de mucho en estos días, por fin Dereck se acordó de marithza y de el amor que le tenía (o que le tiene) me encantó la parte del beso, fue tan romantica, ahora comenzarán una gran historia de amor, kyaaa (imaginaciones de boda, contenido censurado por ser altamente moe).

    Por fin acabarón con los enemigos, gracias a maritza, y pusieron los objetos de valor a salvo de cualquier mano equivocada (como las mias, muajajajajajaja) me gustó bastante que por fín revelases el garn secreto de Reyell, ya era hora de saber porque sabía tanats historias con todo lujo de detalles, ni siqueira Dereck, el comandante, lo sabía XD.

    Veo que no dejaste solo a Élrien, ahora tiene a alguien d esu misma época con quien compartir, me gustó las parejitas que formaste con ellos, ambas mujeres que los liberaron.

    Me gsutó al conti, eprdon otra evz por al ausencia, bey ami.
     
  13.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    2127
    16°Capitulo: El pasado del águila

    Ya viendo la luz del día y cuando ya la mayoría nuevamente se habían marchado vimos al incansable Capa Blanca junto a Cristina.
    Cuando me darás una oportunidad bella Cristina decía afanándola, pero nada daba resultaba.
    Ya te he dicho una y mil veces que no Capa Blanca, no insistas más le decía desganada, hasta que nosotros lo interrumpimos.

    — ¡Vengan a escuchar una historia que nos contara Relyell! les invito Dereck a lo que ambos vinieron y se sentaron en el suelo junto a nosotros.
    Sigues hermosa Dama Blancame dijo sentándose.
    Nunca cambiaras, así nadie te tomará en seriole dije mirándolo de mala manera.
    Así Relyell se sentó en un asiento de tronco abriendo el libro comenzando así:

    *Hubo una vez hace mucho tiempo atrás una gran batalla a la cual no pudieron ponerle fin, por eso una injusticia se cometió sin embargo aquella fue la única forma que conocían, a costa de una vida se protegieron muchas.

    —Sí sólo pudiera volver—decía una voz con profunda tristeza y agrego — sin embargo esa había sido la única forma…— se decía recordando aquel tiempo lleno de aventuras y compañerismo, esperando el día de salir, aunque esa época sería maldita .
    En un reino una muchacha cumplía años y era celebrado en gran manera, aunque alguien a la distancia vigilaba, sólo sus ojos eran visibles.

    —Mi niña ven—decía una anciana reina a una hermosa joven de piel leche, cabello café y ojos de guinda.
    —De regalo por tus dieciséis años deseo darte este cofre y esta llave, pero no debes abrirlo, junto con esta joya mi niña — le dijo sospechosamente su abuela, siendo aquella joya hermosa tallada en un collar en forma ovalada al centro con adornos en forma de rombo alrededor y agrego —debes cuidar mucho ese cofre, no lo pierdas de vista siendo a esto último a lo que menor importancia ella le dio.
    La muchacha se extraño de la actitud de la abuela y del precioso regalo que le había dado, la cual se lo coloco en el cuello apenas lo recibió y se dirigió de nuevo a la fiesta orgullosa de su regalo, más dejo aquel cofre en el jardín sin darse cuenta.

    Aquellos ojos fijaron la vista en aquella joya mientras bebía una copa de vino.
    Esa joya tiene que ser míadijo en un susurro no alejando la vista nunca de la joven y la joya, reprimiendo su enojo, tratando de actuar normalmente. En su traje se centraba y saludaba a los invitados y no perdería oportunidad de saludar a la joven y a sus padres.
    Nadie sospechaba cuanto ese hombre deseaba esa joya en venganza de hace tanto tiempo. Besando la mano de la joven y una reverencia la elogio y le deseo un feliz cumpleaños.
    Gracias por invitarme a esta fiesta sus majestades y que sea muy feliz en este día Princesa Cristina le dijo y desde ese minuto planeo arrebatárselo a como diese lugar.

    Ante lo que todos nos sorprendimos la miramos y Relyell también como preguntando con la mirada si esto le incomodaba, pero de ella no tuvimos reacción por lo que este guardián de los misterios prosiguió con su relato.

    *Su total ambición no era percibida por los demás invitados ante su rostro de obscuros ojos, cabello igualmente obscuro de negro azabache y de rasgos finos elegantes e hipócritas, mientras que la niña era el centro de atención en donde aquel hombre deseaba estar.
    Luego de eso él se acerco a hablar con ella conversándole sobre su fortuna y sus tantas inversiones, cuando sin explicarse por qué se sentía incómoda y rechazaba su presencia intuyendo algo que no se explicaba.
    Qué hermosa joyale dijo observándola de cerca.
    Gracias es un regalo que recibí y ante su cercanía más extrañada se sentía. Aquel quería esa joya a como diera lugar.

    Mientras la muchacha recogía el cofre y se lo llevaba a su habitación aquel malvado planeaba arrebatarle la joya y en los alrededores se quedo pues lo habían enviado por eso.

    — ¿Qué será lo que contendrá este cofre?, por algo mi abuela me lo dio aunque no sé para qué sirva dijo agitándolo adentro para ver que escondía aunque lo extraño es que no escucho ningún sonido y pensando en eso se durmió con la interrogante en su mente y la llave en su mano.

    Cuando despertó por un ruido que hacían las sirvientas apurando su levantar porque alguien importante había venido a verla y luego de ponerle su mejor vestido adornada y perfumada bajó las escaleras hacia el salón para ver quien prescindía de su presencia y fue su gran asombro cuando vio a su padre sentado en uno de los sillones disfrutando del té junto a aquel hombre del día anterior sentado en otro sillón conversando apaciblemente.
    Querida, al fin has bajado. Ven que te quiero presentar al Duque Alberto de Vanselier le dijo su padre presentándola con una gran sonrisa a lo que ella educadamente pero sin desearlo hizo una reverencia y el acepto ese gesto.
    ¿Por qué no vas con el Duque y le muestras nuestro reino? le dijo a su hija la que no tuvo otra opción que acatar la orden de su padre.

    Pasearon por las cercanías ya que su presencia no la soportaba aún con la llave en su mano sin darse cuenta la había traído consigo hasta que ese hombre entre risas e historias la alejo de su palacio sin que ella se diera cuenta preguntándole que había por detrás del palacio y pidiéndole que le mostrará hasta que la acorralo.
    Le pedí a su padre este tiempo para conocerla mejor, ya que si usted acepta que yo la corteje podré tener acceso a toda su fortuna y sobre todo a esta hermosa joya dijo apartándola de su cuello lo que a ella le dio un gran temor, ¿aquel se convertiría en su esposo por toda la vida? lo que a ella la asusto y sorprendió tanto por su brutalidad como por su fuerza, estaba sin habla.
    No dejare que le hagas ese daño a mi familia soltó al fin esas palabras con fuerza.
    Tendrás que aceptar esto por las buenas, porqué o sino perderás a las personas que más amas. Te toca elegirdijo amenazante aquel malhechor que le devolvió por ahora aquella joya para que no se notara el forcejeo.
    Al volver ella no dijo nada, sabía que su padre no aceptaría una negación de su parte por lo que todo siguió de buena forma ante los ojos de su padre quien por la noche le contaba lo conveniente que era ese duque para ella y todo el bien que le traería a la familia, ella sólo lo veía sin querer escuchar hasta que se retiro a su habitación muy afligida por no saber qué hacer sólo apretando aquella llave y ese cofre y despojándose de esa joya que ya no deseaba ver entre sus lágrimas.

    Por la mañana él volvió a venir agobiando a la muchacha que alejándose del palacio le decía:
    — ¡Llévate esta joya si quieres, pero deja en paz a mi familia! le dijo agobiada.
    Eso es exactamente lo que quiero, pero eso sería muy sencillo, además podría quedarme con el favor de tu padre y con su riqueza dijo ambiciosamente dándole a entender que ella de su plan no escaparía.

    Atrapada entre todo esto pasaron los días sin saber qué hacer sintiendo la presión cada vez más adentro de sí misma, hasta que ya no pudo más y le dijo a su padre que no aceptaría aquel compromiso con mucha decisión, lo que extraño mucho a su padre quien no reconocía esa actitud en su hija.
    Tú acataras esta orden, ya que no tienes fundamento para negarte le dijo su padre él que no le dio tiempo para que respondiera, lo que hizo que ella corriera a su cuarto entre lágrimas y con rapidez escribió una carta a su abuela para que hablara con su padre y desestimara el compromiso la que hizo enviar con un empleado que se compadeció de ella, ya que entre los sirvientes sabían lo que ese hombre pretendía y apoyaban a la princesa en todo.

    Aunque nadie la comprendía las amenazas de ese hombre crecían con el pasar el tiempo y la apresuraba para que aceptara casarse con él y así apoderarse de todo ya que de poco y nada sirvió que hablara su abuela, sólo sirvió para incrementar el enojo en su padre ante lo cual ella decidió huir con el cofre y la llave más no quiso llevarse con ella aquel collar.
    Luego de que huyera aquel hombre vino a buscar a su futura esposa la que ya no estaba y sólo para conformarse por un tiempo acepto aquella joya como desagravio, lo que en un principio fue su objetivo, pero algo no le funciono, aquella joya no era lo que realmente él buscaba.

    Te has equivocado, este no es el objeto que contiene a aquelle dijeron sus suboficiales, lo que le molesto y hasta el día de hoy se escuchan sus gritos de fracaso, por lo que él regreso a aquel reino a buscar a la muchacha y a ese objeto que mantenía a aquel y a exigir su matrimonio para poder así matar a aquel que sus sollozos se escuchaban, pero ya era tarde ella había huido sin saber su rumbo…

    N°palabras: 1572

    Continuara...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    O.O............................................................ (otra vez así, sin habla, valla que me tienes muda) Asi que ese era el oscuro pasado de la pobre de Cristina, cuando oí ese nombre tuve que frotarme los ojos para ver si leí bien, no me lo puedo crer, tanto que sufrió la pobre acausa de ese hombre (tal vez por eso no soporte a Capa Blanca) ahora lo que se espera es que Capa Blanca entienda sus sentimientos, le coja pena, se enamore de ella, la consuele por tanto sufrimiento y... (Contenido censurado: altamente moe y meloso) Kyaaaaaaa, seria muy bonitoooooo.

    Ejem, ya recuperando la cordura, me intriga esta historia mas que ninguna otra, ya queiro evr en que acabó todo esto, bueno, obviamente en al unión de Cristina a los caballeros para así proteger el cofre, que incomprensibles puedn ser los padres a veces, epro esa era la vida de una princesa, bueno, hasta la rpoxiam conti la cual espero con ansias, beys.
     
  15.  
    yulisesshy

    yulisesshy Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritora
    Asi que, ese es el trágico pasado que unió a Cristina a los caballeros, que cruel, haserle eso a una noble princesa, de verdad que algunons hombres no tienen consideración y son unos totales bestias, me regunto que pasó después de que ella escapó, qeu hizo, para dónde fué y como por fin entró como curandera de los caballeros, pero me imagino que eso será en el próximo capitulo.

    Por cierto, has cometido un error gravísimo, muy grande que se ve a leguas ¡hiciste esta conti muy corta! Pero te entiendo, ya no tienes tanto tiempo como antes, me gustó mucho, ya espero ver el avanze de esta nueva historia del sabio Reyell y tambien espero un romance entre Cristina y Capa Blanca, aunque mis ensoñaciones no son tan moes como las de mi hermana (esa loca romántica sin remedio) bey ami, y espero tu conti pronto.
     
  16.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    1122
    Disculpen tan corto el capi, no he tenido mucho tiempo, pero con gusto les dejo la segunda parte, esta conti del pasado del aguila!!!

    Se detuvo Relyell, ya que nada más se contaba en ese libro y miramos a Cristina la que sus ojos estaban llenos de lágrimas que querían desbordarse de sus ojos.
    Relyell la abrazo al igual que todos nosotros que oímos.
    ¿Por qué nunca nos dijiste lo que nos acaba de contar Relyell? pregunto Capa Blanca tiernamente preocupándose por ella.
    Nunca pensé que tendría que hacerlo ya que aquí hace mucho tiempo que tengo a una familia dijo entre su llanto.
    Descuida que con nosotros estás seguradijo nuestro comandante.
    Aunque no todo quedo claro, ¿cómo es qué encontraste a los guardianes? le pregunte yo sin intención de molestarla.

    Lo que me sucedió después se los contaré yo mismanos dijo sentándonos otra vez para escucharla.
    * Luego de que escape de mi casa en la lejana tierra del Este me mezcle entre la multitud y con ahorros que tenía me embarque en un navío hacia acá aunque todos me decían que unas guerras estaban asolando esta tierra del Oeste, decidí de igual manera venir, pero nunca he sabido que contiene ese cofre, lo he querido abrir siempre sin embargo el miedo se apoderaba de mí. Cuando llegue arribe en el pueblo embarcadero de Escama y me encontré con unos guardianes que me ayudaron en mi desgracia conociendo primero a Blacke cuando era más joven ya hace unos seis años y él fue quien me trajo a la Ciudadela, ya que en este camino en un pueblo aprendí medicina de parte de unas muchachas que me ayudaron y me enseñaron todo lo que sé, por eso desde ese entonces me dedico a sanar las heridas, así estaría ayudando en algo a los guardianes que me ofrecieron la familia que perdí y luego conocí a Relyell y a los demás, pero a mi padre nunca más lo he vuelto a ver, ni tampoco a saber de ese maldito Duque.

    Todo esto nos dijo aunque su tristeza era evidente, pero decir todo eso le ayudo mucho y pronto dijo que nos mostraría ante nuestros ojos lo que ocultaba ese cofre, pero por ahora decidió entrar a su cuarto acompañado de Capa Blanca quien la consolaba con palabras dulces.

    Él que estaba triste y extraño ese día era Odrick, el Caballero Malva, que no se hizo muy participe de esta situación y no le entendíamos. Lo vimos alejado de todos nosotros sin decir palabras, yo me quise acercar pero me resistí, él necesitaba tiempo para sólo pensaba ¿qué le sucederá?, pero nadie le quiso molestar y ya entrada la noche salí de la habitación en la que estaba acompañando a Cristina y le vi en el mismo lugar, sólo Raycan se acerco a él.
    ¿Qué te sucede guardián?, ¿por qué el ánimo tan bajo si hemos ganado? le dijo Raycan con las mejores intenciones.
    No, no es por eso, es algo que tengo que resolverdecía con vista triste.
    Sea lo que sea tienes que enfrentarlole aconsejaba Raycan y agrego que no te suceda lo mismo que a mí que por indeciso me encerraron en el tiempole dijo tratando de ayudarle.

    Te agradezco tus palabras significan muchoy diciendo esto se alegro un poco y al otro día se marcho ante la intriga que esto sembró. Yo también me asombre de todo esto, sobre todo por como lo había visto la noche anterior, pero si esto era lo que él necesitaba estaba bien.

    Él por la mañana le comunico a Blacke, Relyell y al Caballero Negro su decisiónme explico el Caballero del Trueno que también se había quedado en la Ciudadela.
    Llevaba días actuando extrañodijo seriamente Ytrion.

    Todos querían saber que había sucedido con Odrick, el menor de los Caballeros y Blacke nos informo que estaba en una misión especial y que estaría lejos un tiempo lo que convenció a algunos pero no a todos y cuando ya los demás estaban practicando o descansando fui a preguntarle a Relyell qué había sucedido y me lleve una sorpresa porque de un momento a otro estaban los ocho caballeros restantes, Zéfiro, Paulina y Cristina preguntando sobre lo que había sucedido y él al vernos a todos no tuvo otra opción que explicarnos.

    Él nos dijo que debía resolver el problema que había postergadodijo Relyell lo que nos dejo pensativos, pero ante mi asombro también Dereck exigía una respuesta ya que al parecer no sabía los detalles. Exigió que le dijeran que le sucedía a Odrick como participe y comandante tanto del grupo noble como de los guardianes a lo que Relyell no le quedo otra opción que decirnos a todos y nos pidió sentarnos. A pesar de que ya terminamos con la amenaza aún no estamos del todo en paz.

    N°palabras: 789
    Continuara jejee...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Heeeeeeeeeeeeeee???? Ahora ¿qué pasa con el caballero Malva? No me digas que el tiene algo que ver con el pasado de Cristina, o es su propio pasado el que lo atormenta, me quede con una graaaaaaannnnnn duda, ¿sabes?

    XD, me dio risa cuando todos se pegaron rápidamente a preguntarle a Reyell sobre Odrick, estaban muy anciosos, no espero por saber su historia, y me agrado por fin conocer la de Cristina.

    Wow, que lindo, Capa Blanca consolando dulcemente a Cristina, eso fue tan romantico (solo yo se en que sentido) este es el comienzo de una gran relación o de muchos truncasos para Capa Blanca de parte de Cristina por ser muy "amable" con las mujeres, XD, ya quiero ver como avanza esta rlación, bey y cuidate.
     
  18.  
    yulisesshy

    yulisesshy Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritora
    Kyaaaaa, Capa Blanca por fin se esta comportando como un caballero, espero y ahora se le quite lo mujeriego, me gustó mucho tu capi y ya queiro saber que contiene ese cofre que es tan importante, esa abuela no devió de darle ese coyar a ella desde un principio, mira todos lo sproblemas que le ha causado, aunqeu gran culpa tine su padre tambien.

    Espero a ver que nueva aventura les espera a nuestros caballeros, pero ya quiero ver cuando Dereck le pide a Dama Blanca ser su prometida y termina con esta tortura, bey ami y me encanto la conti.
     
  19.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dama Blanca, los guardianes y los 10 Caballeros
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    54
     
    Palabras:
    2830
    jejeje aun no saquen conclusiones tan apresuradamente jejee, espero y disfrutenn el capi que viene ;)

    17° Capitulo: Una llamada del pasado.

    El caballero Malva tiene su propia historia que empezó hace años, como la mayoría de nuestras vidas como guardianes y se las contarénos explico a lo que otra vez nos sentamos.

    *Cuando era niño su padre lo comprometió en matrimonio con una bebe que vivía cercana a su reino, pero él nunca quiso saber de ella y cuando recién había recibido su titulo de Caballero lo mandaron llamar de ese reino la tía paterna de ese bebe lo necesitaba porque ya perdían las esperanzas.
    Todo comenzó cuando la emperatriz y su esposo tuvieron a esa bebe y un incendio amenazo sus vidas después de firmar su compromiso y ellos no pudieron hacer nada aunque sin que ellos lo supieran se descubrió que unos campesinos la encontraron y la adoptaron como suya al no poder tener hijos, Jorge y Amalia la criaron como su hija y se percataron que tenía una especie de brazalete el que decía Lena, el cual era su nombre.
    Mientras que sus padres luego del incendio se resignaron y aceptaron entre lágrimas que su bebe había muerto y así transcurrieron 15 años hasta que Odrick fue llamado cuando él tenía 17 años, pero cuando ella tenía aquella edad e iba a cumplir 16 aquella mujer hermana del padre de Lena mando a llamar a Odrick sin que su hermano ni su cuñada supieran para que él la encontrara fundamentando que aquella jovencita era su responsabilidad y así Odrick decidió buscarla y la encontró.


    —Al fin te encontré Lena—le dijo aquel caballero de traje morado y capa negra, cuando intercepto a la muchacha que esta había ido a buscar a su padre Jorge y miles de dudas surgieron en la mente de ella.
    — ¿Quién eres tú?, ¿cómo es que me conoces?, ¿qué quieres? — pregunto desconfiada de él, asustada y con nerviosismo.

    —Yo soy el Caballero Malva, claro que sí te conozco tú eres Lena Century Fontecastillo. Te quiero a ti —dijo determinadamente.
    Me estas confundiendo, esos no son mis apellidosle decía muy insegura.
    Déjate de mentiras, tu tía me ha enviado por ti princesa trataba de explicarle.
    — ¡Mientes, yo soy hija de unos campesinos! le grito no entendiendo.
    — ¡Debes volver princesa!, ¡te llevaré para terminar con esto!le grito enojado.

    Al llegar ella a su casa no le dijo nada a sus padres y celebro feliz sus dieciséis años, sin embargo Odrick se quedo, no se iría sin ella. Encontró su casa la que visito esa noche muy sigilosamente aunque ella si lo escucho.
    — ¿Quién anda ahí? dijo asustada.
    Soy yo, ¿me recuerdas? tratando de ser gentil con ella.
    ¿Por qué me buscas? susurro ella aún desconcertada por todo esto.
    No hay tiempo para explicacioneslo que la obligo a sedarla con un pañuelo que tenía una sustancia adormecedora y coloco una nota en su cama y se la llevo.
    La nota que encontraron los campesinos por la mañana decía:
    Queridos padres:
    He descubierto que ustedes aunque me han cuidado no son
    mis padres verdaderos, no les guardo ningún rencor, pero
    tengo que buscar mi origen.

    Con cariño Lena.
    Sin entender sus padres leyeron esa nota que aunque sabían que debía pasar, les traía muchas tristezas

    ¿En dónde estoy, ¿qué me paso? dijo ella sin comprender nada
    Estamos lejos de la que conoces como tu casa, te llevare con tus padres y con tu tía, ya que tú eres la pequeña princesa que perdieronle explicaba Odrick a lo que ella no entendía nada.
    Espera, ¿qué yo soy quién? le preguntaba aún anonadada, a lo que Odrick también le dio a conocer de la nota que él había escrito a lo que ella no lo podía creer.
    No te preocupes, yo te llevare a tu verdadero hogarle dijo despreocupado a lo que ella se resigno.
    Tú habías dicho que la hermana de mi padre te envió, ¿cómo se llama ella?— pregunto Lena más por curiosidad.
    —Ella se llama María Antonieta, pero no te reconocerá si tu no le muestras el brazalete que dicen tenías de bebele explico a lo que Lena se lo mostro y Odrick se impresiono que fuera de oro y que tuviera su nombre tallado.
    Ella le pidió que le pidió ya que ella era una princesa que le dijera su nombre verdadero, también de dónde provenía y quién era debajo de esa máscara a lo que Odrick le respondió que nadie debía saberlo y menos ella, pero Lena le insistía con preguntas a las que Odrick no deseaba responder.
    Pero… entonces déjame ver tu rostrole pidió a lo que Odrick se negó.
    No puedo, tengo enemigos muy peligrosos. Ya debemos irnos, es un largo viaje fue lo único que le dijo ante sus preguntas.

    Caminaron mucho hasta encontrar el primer pueblo, pero no mucho paso para encontrar sus primeros problemas, ya que Odrick también se ha hecho unos cuantos enemigos lo que él ya presentía la intervención de los que deseaban que Lena no llegara a su palacio.
    Tenemos que irnosle susurro, cosa que ella no entendía y agrego ¡nos rodean, tienes que irte! a lo que sin comprender a su orden se alejo, pero un hombre decía.
    —¡No dejen que se vaya la muchacha! — grito efectuando la orden y al escuchar esto Odrick corrió a protegerla y logro que no le hicieran daño.
    Así que ahora te dedicas a buscar muchachitasle dijo el hombre sarcásticamente y con una espada en la mano, aunque aquel siempre se dedicaba sólo a hablar y aunque Odrick no estaba del todo bien entrenado los ataco para quitarle la espada a ese hombre, él que quedo asombrado con las técnicas de aquel guardián y así logró escapar con Lena hacia otro pueblo en donde le explico que su familia era muy adinerada y más tarde cuando Odrick dormía, porque decidieron acampar en las cercanías de ese pueblo Lena que estaba unos metros más allá decidida a conocer el rostro de aquel joven que la había salvado y se estaba tomando la molestia de llevarla a Girnia, su reino natal, se acerco a él y trato de quitarle la máscara sin hacer ruido.
    No pongas tu mano en mi máscarale dijo deteniendo su mano tomándola de la muñeca cuando rosaba su máscara, lo que la sorprendió y se asusto.
    Pensaba que estabas durmiendole dijo Lena aún sorprendida.
    Lo estaba, pero tengo unos sentidos que están muy alerta. Ya llegará el tiempo en que tú conocerás mi rostrole explico soltando su muñeca.

    Después ya cuando amaneció continuaron su camino desde Esmeralda hasta el reino de Girnia, vecino norte de Cerezo con la que colinda, por lo que atravesaron pequeños poblados de camino para reabastecerse de alimentos y agua y ya se aproximaba la hora después de varios días de conocer a su familia y ella comenzaba a ansiarlo y al observar esto Odrick le aconsejo no estar nerviosa y una vez ya estando en el reino de Girnia atravesando Cerezo, que en aquel tiempo estaba en ruinas y no era nada comparado con lo que es ahora.

    No estés nerviosa yo le diré a María Antonieta que ya estás aquí mientras ella se quedo esperando en el salón principal, Odrick le dio aviso a la emperatriz.
    Muchacho, ya estás aquí entonces supongo que has hecho un gran trabajo dijo no distinguiendo muy bien su figura porque estaba perdiendo la visión, no obstante siempre reconocía la presencia de las personas.
    Claro, sólo he hecho lo que usted me encomendóle dijo con humildad.
    Odrick he añorado tanto este momento, es seguro que sus padres estarán muy contentos al finmuy feliz le decía y agrego tú deberías estar contento tambiénle decía mientras Odrick miraba cabizbajo.
    Créame que lo estoy. Ya cumplí con lo que tenía que hacer, ahora debo irmedijo con voz firme y triste, sin embargo aquella emperatriz le pidió que se quedara para despedirse de su sobrina, por lo que Odrick se quedo un momento más y la dirigió hacia Lena de la que se fue despidiendo con un ademán cuando la emperatriz reconoció aquel tallado en el oro que ella había mandando hacer cuando ella nació y mientras ella recibía a su sobrina y se abrazaban aquel guardián se marcho.

    ¿Y el Caballero Malva? pregunto Lena observando a todos lados sin verle.
    No te preocupes por él, nunca se sabrá cuándo volverá a aparecer le dijo despreocupada.
    Luego de eso llamaron a los padres de Lena los que estaban asombrados con la noticia y se abrazaron por todo lo que no lo habían hecho en todos estos años y le señalaron que tenía un hermano al que no vio por estar estudiando lejos de allí y como ya estaba en edad de aprender todas las costumbres y modales su madre decidió que se quedara con su cuñada que era mayor que ella y que su esposo y que impartía modales a las jovencitas.

    Mi niña yo te extrañare, pero al fin se ha sanado la gran herida que tenía en el corazónle dijo entre lágrimas su madre.
    Mi niña yo te enseñare lo que tienes que saber, no será fácil, pero está en tus genesle dijo tiernamente su tía.
    Pero que pasará con aquellas personas que me consideraron su hija, los campesinos Jorge y Amaliapregunto preocupada.
    A ellos podrás verlos cuando desees y son bienvenidos en estas tierras y además le daremos una gran recompensa. No te preocupes yo mande al Caballero Malva avisar de todo esto a ellos y a entregarles una invitación escrita para que puedan venirle dijo alegre y luego que el entregara aquel escrito él desapareció de sus vidas.

    Esa es la historia de Odrick. Luego conformo el grupo Noble y aunque ya paso mucho tiempo todo lo que paso con Lena lo tiene complicadonos explico Relyell.
    Así que ahora pudimos entenderle mejor
    Pero ¿a qué fue ahora? les pregunte olvidándome de los detalles.
    Una vez me dijo que alguien lo odiaba como Odrick, pero que lo admiraba como guardiándijo Dorado, lo que me abrió la mente.

    Puede ser que él le escondiera su identidad hasta ahora a Lena, ya que ella después de todo es su prometidadijo el Caballero Plateado lo que confirmo Relyell.
    Exactamente, por lo que fue a decirle quien realmente era aunque lo odiara toda su vida y por insistencia de aquella emperatriz él fue a decirle quién realmente era, porque eso lo tenía angustiadonos explico el guardián de los misterios.
    Entendiendo que Odrick prefería que se enterara Lena por él que por otras personas, además a ella no la ha visto desde hace tiempo y por la responsabilidad que tiene, no se puede olvidar de ella, siendo estas conclusiones de todos nosotros.
    Con razón Odrick estaba tan extrañodecía Zéfiro que no hallaba razón a que nosotros no supiéramos lo que le pasaba, lo que nos dejo más tranquilos al saber en lo que estaba Odrick.

    No pusimos de pie y Cristina nos dijo que la esperáramos en donde estábamos y luego regreso con el cofre y la llave que nunca se había atrevido a abrir, porque quería afrontar lo que tuviera junto a nosotros a lo que no nos negamos y alrededor de ella estábamos preparados...

    N°palabras: 1886
    Continuara... jejee

    Dibujos...http://foro.cemzoo.com/album.php?albumid=19839
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    CRUEEEEEELLLLL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! mira que dejarlo ahi, yo quero saber que hay en el cofreeee, no seas así, tan malaaaaaa, ajum, auqneu esa es la idea, no la comparto jump.

    Valla, asi qeu era por un viejo "amor", una prometida de la infancia, asi que ese es el pasado de Odrick, interesante, muy interesante (alguien que me diga de que rayos estoy hablando) me ha gustado al historia, no espero a ver como le dice a esa princesa quien es y como ella lo toma, amar una identidad y odiar otra, que cosa.

    Bueno, me voy, y ya sabes, te estas ganando una estrangulación de mi parte (todavia enojada por dejarlo en una parte interesante) nah, sabes que es broma, como quiera te quiero, bey y suerte.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso