One-shot de Naruto - Cumpleaños

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Pipilup, 6 Julio 2021.

  1.  
    Pipilup

    Pipilup Estrella errante

    Géminis
    Miembro desde:
    13 Marzo 2011
    Mensajes:
    141
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cumpleaños
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1695


    Cumpleaños


    [​IMG]

    —¡Feliz día, Kakashi-sensei!

    Los ojos de Naruto lo miraban expectantes, ante la espera de su reacción a su presente. El ninja suspiró detrás de su máscara, mientras desdoblaba el envoltorio reusado y arrugado. Había esperado el pasar en solitario y sin alborotos aquel día de finales de verano, pero su alumno había persistido en encontrarlo.

    >>¡Vamos Kakashi-sensei! ¡Ábralo!

    —¡Kakashi-sensei!

    La voz aguda de Sakura lo irritó más de lo que en un día de entrenamiento habría sido posible.

    —Hola, Sakura.

    —Feliz cumpleaños, sensei —la muchacha miró detrás del hombre, encontrándose con Naruto. —Veo que te me has adelantado. Le traje un regalo, sensei.

    Sakura le tendió un diminuto ramo de flores de cerezo, envuelto delicadamente en papel blanco. Había visto arreglos como ése en la florería de los Yamanaka. Analizó los pétalos rosados, intentando encontrar una vía de escape ante aquel momento incómodo de recibir obsequios por parte de sus alumnos.

    —Oh vaya, pero si debería ponerlas en agua ahora mismo —la idea surgió rápidamente, y comenzó a agitar una mano mientras se alejaba con velocidad.

    —¡Pero si no ha abierto el mío! —escuchó al Uzumaki quejarse, y cuando volteó hacia atrás vio que el joven lo seguía mientras le suplicaba ver su presente.

    Comenzó a adentrarse en las callejuelas de la aldea, intentando dejar atrás al genin.



    —Sensei, usted es un rival ejemplar. ¡Vaya sorpresa que se llevará Kakashi-sensei al recibir esto!

    Lee soltaba lágrimas de emoción mientras terminaba de ayudar a envolver la caja de regalo que su maestro había traído consigo al área de entrenamiento. Había visto a su ídolo empeñarse en entrenamientos, misiones, competencias y cualquier actividad física, y ahora había logrado ser testigo del esfuerzo que Guy había puesto en la realización de algo tan significativo para aquel día.

    —Han sido horas de sudor y gran labor, Lee. Estoy seguro de que Kakashi quedará devastado al tener que reconocer que él jamás será capaz de conseguir un obsequio tan grandioso como éste para su acérrimo rival —el hombre de gruesas cejas rio para sí, convencido de su victoria sobre aquel tema. —¡Vamos! Que es hora de que Kakashi se sorprenda.

    Guy levantó el pulgar confiadamente, sonriendo satisfecho a su alumno.

    —¡Sí, Guy-sensei!



    La Roca Hokage se erigía ante él, en medio de la brisa fresca que envolvía aquel septiembre.

    Caminaba en una de las avenidas principales de Konoha, terrosa y atiborrada de gente que corría apurada a terminar las compras de alimentos para el almuerzo. Con las flores en una mano y el pequeño sobre azul de Naruto en la otra, alzó la mirada hacia uno de los rostros que más familiar le era.

    —Sensei —suspiró, cayendo en cuenta que tal y como el hijo acudía a él ante cualquier inquietud, él siempre terminaba recurriendo a su maestro. —Veintisiete años —susurró para sí, —cómo pasan los años sin que uno se percate de ello, ¿eh? —sonrió, recordando el rostro animado de Naruto.

    Sonriente y más bajito de lo normal, era la vigorosidad de Kushina en vida. Aquel niño de doce años le drenaba las energías, pero nunca dejaba de sorprenderlo. Ese día no había sido excepción de ello, siendo Naruto la primera persona en felicitarlo por su natalicio, cuando tanto él, como sus otros dos alumnos, Sasuke y Sakura, debían recordarle sobre eventos importantes más seguido de lo deseado.

    >>Cada día es más como ella, Minato-sensei. Impredecible…

    Sopesó aquel adjetivo. Esa palabra era la que mejor describía a una persona que no había aparecido hasta ahora y sabía que tarde o temprano, lo asaltaría con su tremenda energía.

    Recordaba los regalos que su autoproclamado rival le había dado año tras año. Unas píldoras de alimento, hechas en casa e insípidas como las que preparaba Sakura. Pesas de entrenamiento, más pesadas que las que el mismo Lee usaba, y que al final Guy se había adueñado para sus entrenamientos de muerte. Un manual de taijutsu, libro que había leído infinidad de veces en la Academia, por lo que terminó deshaciéndose de él.

    Mientras enumeraba aquellos regalos, rio un poco al recordar las reacciones de Guy al verlo a él tan indiferente ante tales objetos, y el cómo siempre había llegado de sorpresa y en los lugares menos indicados -como en los baños termales; en medio de una misión rango S; o incluso, en el baño de su propia casa-, siempre encontrándole con la guardia baja.

    —Espera un segun…

    Volteó hacia atrás, distinguiendo muy tarde la silueta del shinobi, recibiendo una patada en la cabeza que lo noqueó enseguida.



    Cuando abrió los ojos, se dio cuenta de que estaba atado a un árbol, y reconoció al instante el cuerpo torneado de Might Guy frente a él.

    —Guy, ¿qué estoy haciendo aquí?

    —Verás, Kakashi —comenzó a explicar el moreno, haciendo caso omiso al tono hastiado del Hatake—, año tras año has despreciado cada uno de mis obsequios, a pesar del enorme esfuerzo que hice al conseguírtelos —Rock Lee se encontraba a unos cuantos pasos detrás de su maestro, ruborizado y con un brillo en los ojos que solamente aparecía cuando el muchacho estaba extasiado en demasía. Aquella señal era preocupante.

    >>Así que, Kakashi, duré un año planeando el regalo perfecto. Algo que ni siquiera tú podrías imaginar recibir, y que por supuesto, jamás confeccionarías con tal maestría.

    El estómago del enmascarado gruñó, recordándole que llevaba más de medio día sin probar bocado. Guy seguía hablando, regodeándose sobre su mayor logro, o algo por el estilo.

    >>Así que creo que deberás reconocer que te he vencido en el arte de los presentes, ¿eh, Kakashi?

    Su estómago volvió a gruñir, y sintió cómo desfallecía.

    —¿Qué? ¿Ya acabaste? —otro nudo en el estómago—, quiero ir a comer.

    Antes de que Guy lograra explotar de coraje, un grito desesperado cortó el aire: Naruto apareció de entre los árboles, abalanzándose hacia Rock Lee.

    —¡Yo le di mi regalo primero! ¡Que lo vea antes!

    —¡Huracán de la Hoja!

    Con una drástica patada, el rubio salió volando por los aires, chocando estrepitosamente contra el árbol vecino al que Kakashi estaba sujeto.

    —Lo siento Naruto, pero Guy-sensei tiene el derecho de mostrarle su obsequio a Kakashi-sensei ahora mismo —Lee adquirió una seriedad abrumadora, demostrando su fidelidad a su maestro. —Debe sorprenderlo más que nadie.

    —¡No dirías lo mismo si esto fuera al revés, cejotas de azotador! —el Uzumaki ya estaba de pie frente a Kakashi, mostrando igualmente su convicción de merecer que su regalo fuese abierto antes que el de Guy.

    Lee se adelantó, negando tranquilamente.

    —Naruto, no me hagas detenerte —el muchacho se colocó en posición, listo para luchar.

    Kakashi alcanzó a escuchar la risita que Naruto soltó, adivinando al instante la combinación de jutsus que el rubio efectuaría para quitarse del camino al par frente a él.

    —¡Transformación! —Lee se sonrojó ante el cambio de Naruto a Sakura, así que Guy tomó por el hombro a su alumno, avanzando decidido a deshacerse del pequeño genin que se interponía entre él y su rival. Aunque la bandana le cubría el ojo, no necesitaba el Sharingan para saber cuál posición de manos estaba efectuando Naruto.

    Una nube de humo rodeó a la copia perfecta de Sakura, y cuando ésta se disipó, alcanzó a ver el cómo Rock Lee se desmayaba y hasta Might Guy se quedaba atónito, antes de tomar en brazos a su pupilo y desaparecer de ahí lamentándose por la inocencia corrompida de Lee.

    Aquella imagen de Sakura volteó para quedar de frente a él, y, aunque sabía que realmente no era su alumna, cerró su ojo, queriendo evitar ver el giro del jutsu sexy que Naruto había improvisado.

    Sintió el cómo Naruto cortaba las sogas que le sujetaban, liberándose un poco de la presión que sentía sobre el cuerpo. Aunque sentía la piel un tanto extraña…

    —Vaya Kakashi-sensei, creo que con sólo verlo con ese traje hubiera sido más que suficiente para que esos dos salieran llorando de aquí.

    —¿Eh?

    Abrió su ojo y miró hacia abajo. No pudo contener una expresión de estupefacción al verse envuelto en un mono verde como el que Guy y Lee usaban.

    —Se ve bien, sensei —Naruto rio a carcajadas, hasta que Kakashi lo golpeó en la cabeza secamente.

    No tenía tiempo para lamentarse por su día, tenía que ir a comer a algún lugar inmediatamente.

    Su interior rugió con intensidad, el sonido de sus órganos llegando hasta Naruto. Los orbes azules brillaron emocionados. Luego, sonrió pícaramente.

    —Así que ahora necesita mi regalo, ¿eh?

    —¿De qué hablas? —encontró sus ropas detrás del tronco, así que se enfundó enseguida con su chaleco habitual.

    —Bueno, si hubiese abierto el envoltorio, habría encontrado un cupón especial para comer gratis en Ichiraku.

    Aquella noticia había sido la mejor que había recibido en cualquier cumpleaños.

    —Por lo visto no eres tan inútil como de costumbre, Naruto.

    —Gracias… —el aludido sonrió orgulloso, hasta que comprendió aquel insulto. —¡Oiga!

    Kakashi desapareció frente a él, sonriendo bajo su máscara.



    Corría hacia el puesto de ramen, imaginándose qué platillo pediría tan pronto llegara. El olor de sopa le inundó los pulmones cuando pasó bajo las telas que cubrían la entrada. Saludó al dueño y a su hija, tomó asiento y sacó de uno de sus bolsillos el envoltorio azul que estaba más arrugado que aquella mañana.

    Lo abrió con delicadeza y se encontró con el cupón que había prometido Naruto. Había sido el mejor regalo de aquel día, sin duda. Se lo tendió al cocinero, listo para hacer su pedido. El hombre del otro lado de la barra inspeccionó el papel, negó ligeramente con la cabeza y se lo devolvió.

    —Lo siento, pero me temo que ese cupón está vencido. Desde hace dos años.

    Un sentimiento de desesperación subió de su estómago hasta su garganta, convirtiéndose en un grito:

    —¡Narutoooooo!





     
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,380
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Fuera de detallitos como este ha sido de verdad algo delicioso de leer...

    O sea, si esto es parte del diálogo creo que ahí debería ir un guión largo y no esos signos matemáticos (>>)

    Por lo demás no tengo queja, has representado bastante bien el caracter de cada personaje que casi lo he visto como un capítulo especial de relleno del anime de Naruto Chikito (así con K porque mola... XD); la participación de Guy y Lee de lo mejor, y supuse con anticipación que Might Guy trataría de impresionar al impasible Hatake Kakashi con un regalo que sólo a él, apoyado obviamente por su mejor alumno acá Rock Lee, se le ocurriría como lo mejor de lo mejor: uno de su característicos y horrorosos trajes elásticos de color verde hoja que ni Neji usaría por más que su sensei quisiera imponerlo como traje distintivo del equipo (de hecho tanto él como TenTen los mandarían a volar de sólo sugerirlo). El final sin duda soberbio, el pobre Kakashi burlado sin querer por su alumno más desesperante pero sorprendente sin lugar a dudas.

    Gracias por compartir tan divertido corto.
     
Cargando...
Similar Threads - Cumpleaños
  1. Rahzel
    Respuestas:
    5
    Vistas:
    379
  2. Insane
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    467
  3. Kasumii
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    767
  4. xxHinataxx
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    1,750

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso