Cronicas de una princesa

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por saya16, 29 Julio 2012.

?

Sigo o no?

  1. Si

    100.0%
  2. No

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    saya16

    saya16 Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Febrero 2008
    Mensajes:
    99
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cronicas de una princesa
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1210
    Espero que les agrade es la primera vez que me animo a publicar... Dejen comentarios si les gusto n.n

    Prologo

    En un lugar apartado de la civilización se alzaba una enorme construcción de piedra similar a un castillo, bastante antiguo, las paredes de dicho lugar estaban cubiertas de enredaderas pues estas reclamaron ese lugar como suyo a lo largo del tiempo, dentro del castillo en una de las tantas habitaciones que este poseía se encontraba una joven que miraba a través de una de las ventanas que aun se conservaba intacta, dicha joven observaba la hermosa luna llena que brillaba con todo su esplendor esa noche, el silencio de la habitación fue roto por un hombre que entro sin previo aviso, este estaba vestido con ropas negras y una túnica con capucha, su cara está cubierta por dicha capucha, la joven de largos cabellos castaños volteo a ver al recién llegado, le sonrió y le dijo:

    -Ya sé que ellos han llegado aquí- dijo con dulzura y algo de tristeza en su voz.
    -Princesa debemos sacarla de aquí- dijo aquel hombre mientras se quitaba la capucha dejando ver sus cabello rubio y sus ojos azules.
    -Mi destino es perecer en esta batalla, tú lo sabes tan bien como yo, si no muero seguirán viniendo por mi y lastimaran a más personas y yo no deseo que eso continúe- la mujer miro hacia la luna con sus ojos miel verdosos- mi hora ha llegado tu y los demás deben salir de aquí yo lo detendré lo más posible- la joven volteo su mirada nuevamente hacían el joven.
    -Princesa no la dejare soy su protector no dejare que muera- dijo el hombre desesperado, la princesa sonrió y levanto su mano derecha y de ella salió un resplandor blanco que formo un espejo en el se reflejaron 3 niños y una mujer, ella miro el reflejo y sonrió con tristeza.
    -Ya no me queda nada por lo cual seguir con vida- susurro mientras miraba al joven- tu los tienes a ellos a tu familia vive feliz y recuérdame con una sonrisa cuando despiertes todo habrá terminado y yo estaré feliz- una lagrima callo por su mejilla mientras sonreía el espejo desapareció y el brillo de su mano se intensifico, el joven cayó al suelo inconsciente, ella se acerco se agacho y acaricio su cabello rubio- lo siento Alexander pero no puedo dejar que mueras mientras ellos te esperan, no puedo dejar que mueras mi amado Alexander-beso suavemente sus labios, se levanto y camino fuera de la habitación, recorrió algunos pasillos hasta bajar una larga escalera al final la puerta de salida la esperaba, salió con la cara en alto y miro las 4 docenas de hombres que estaban afuera, el que parecía ser el líder dio un paso adelante.
    -Así que has decidido venir por tu cuenta princesita- dijo aquel hombre con burla, la joven no dijo nada solo lo miraba desafiante- vayan por ella- le ordeno el líder a dos hombres pero antes de que ellos si quiera dieran 3 pasos comenzaron a ser envueltos en fuego morado, el líder miro a la princesa con molestia, ella sin embargo lo miraba igual con la única diferencia de que sus ojos se habían vuelto rojos como la sangre.
    -Si crees que me entregare sin al menos darte pelea estas equivocado- dijo la mujer con orgullo mientras en sus manos aparecía un hermoso arco negro con detalles rosados, lo levanto y apunto hacia ellos, tiro de la cuerda como si hubiera una flecha en ella y la soltó, el líder la miraba con burla pero unos cuantos gritos le alertaron, volteo y se sorprendió al ver a más de la mitad de sus hombres inertes en el suelo con un agujero en el pecho.
    -No por nada eres la princesa del equilibrio no esperaba menos de ti- dijo mientras volteaba a verla, ella lo miro y desapareció el arco- vayan por ella y tráiganla viva- grito el hombre los pocos soldados que le quedaban avanzaron temerosos pero firmes ante la orden dada.
    -Ustedes morirán esta noche y reclamare con su sangre las vidas que le quitaron a mis seres queridos- susurro la joven mientras sus manos comenzaban a brillar de un intenso color rojo que fue degradándose hasta volverse rosa, levanto sus manos y miles de cuchillas de aire rosa aparecieron cortando a los soldados dejándolos inertes en el suelo.
    -Definitivamente cuando se quiere algo bien hecho hay que hacerlo uno mismo- dijo el hombre enfadado y en un abrir y cerrar de ojos desapareció, cuando la joven reacciono el hombre estaba detrás de ella con su espada, a punto de atacarla, pero antes de que la espada si quiera la tocara una persona se atravesó en medio de ambos recibiendo la espada en el pecho.
    -Alexander no!!- grito la princesa abrazando a su protector quien yacía entre sus brazos agonizando, una fina línea de sangre bajaba desde la comisura de sus labios y la sangre brotaba de la herida en su pecho- ¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?- pregunto ella llorando.
    -Mi dulce princesa no podía dejar que murieras, soy tu protector y la persona que más te ama, adiós mi amada- estiro su mano para acariciar su mejilla, pero esta cayó pesadamente al suelo, pues el joven rubio había exhalado su último suspiro, la princesa lloraba desconsolada mientras el hombre frente a ella reía con burla y malicia.
    -Ahora no tienes quien te defienda niña, ¿Qué harás ahora?- pregunto con burla pero su sonrisa fue borrada al sentir una terrible energía provenir de la joven que aun lloraba.
    -Por tu culpa él ha muerto, por tu culpa mi amado Alexander ha muerto- susurro ella con una voz escalofriante.
    -Te equivocas, el murió por defenderte tú tienes la culpa por ser una niña débil, por tu culpa el murió- dijo el sin demostrar su temor.
    -Si tienes razón, pero tú te irás conmigo al infierno- dijo la joven levantando la mirada, mostrando sus ojos los cuales se habían vuelto completamente dorados y una energía negra la rodeaba, sin darle tiempo a su enemigo de escapar lo atrapo con su propia aura y esta entro en el destrozándolo internamente para luego dejarle caer muerto al suelo, la chica miro la luna, se acerco lentamente hasta donde yacía su amado y dejo que su energía la consumiera lentamente y dándole un último beso su cuerpo cayo sin vida sobre el pecho de Alexander.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    Me hiciste llorar buaaaaa :(, pobre princesa, pobre Alexander... De verdad me gustaría que la continuadas, se ve que va a ser una historia interesante. :D​
     
  3.  
    saya16

    saya16 Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Febrero 2008
    Mensajes:
    99
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cronicas de una princesa
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2317
    Gracias por tu comentario Raven me alegra mucho que te gustara n.n aqui dejo el primer capitulo n.n

    Capítulo I
    El comienzo

    En un parque, la noche del 1 de junio del 2011, una joven de cabellos castaños se encontraba sentada en una de las tantas bancas del lugar, su mirada está perdida en el cielo nocturno mientras ligeros ríos salados bajan de sus ojos perdiéndose en su cuello, la luz de una farola cercana la ilumina levemente dejando ver moretones y pequeños rasguños en su cara y en sus brazos, de la nada junto a ella aparece una mujer de cabello rubio un poco mayor que ella, su mirada verdosa mira con tristeza a la joven de cabellos castaños que parecía no haberse inmutado de la presencia de la otra mujer, la rubia se sentó junto a la más joven y tomo su mano.
    -Emi todo está bien, estoy contigo- susurro la rubia acariciando la mano de Emily.
    -Ya nada está bien, nunca nada ha estado bien Melody- dijo la menor con la voz entrecortada por las lágrimas.
    -Todo mejorara ya lo veras pequeña, solo debes confiar- dijo Melody mientras abrazaba a la castaña quien se aferraba a ella llorando aun mas, la rubia le acariciaba lentamente el cabello hasta que esta cae dormida, Melody suspira y cerro sus ojos, al abrirlos ella y Emily, que aun dormía, se encontraban en una habitación morada con diseños blancos, la rubia acomodo a la joven en su cama y la arropo tras eso desaparece sin dejar rastro.
    A la mañana siguiente Emily despierta, abre sus ojos pero estos ya no tienen brillo, se levanto y se queda sentada mirando a través de la ventana de su habitación, una lagrima rodo por su mejilla, lentamente camino hasta la ventana y la abrió de par en par, de pronto escucho ruidos en la planta baja de su casa y su cuerpo inconscientemente comenzó a temblar, pánico es la única palabra que podía describir su situación, silenciosamente fue hasta su armario y saco su ropa, se la puso, camino hasta el velador y de el saco un sobre y una tarjeta y volvió a la ventana, salió por esta y empezó a correr lo más fuerte que sus piernas podían, llego hasta el parque de la noche anterior, y nuevamente junto a ella apareció Melody quien la mira con tristeza.
    -Es hora de que tu destino empiece Emily- susurro la rubia mientras abrazaba a la joven a su lado, una ligera e imperceptible luz las rodeo a ambas por unos instantes para luego desaparecer.
    -Es hora de que me marche lejos de aquí- dijo Emily comenzando a caminar, mientras que la rubia desaparecía, camino hasta llegar al aeropuerto, no llevaba equipaje pero eso no importaba, la joven se acerco hasta la recepción donde una mujer de cabellos negros le atendió.
    -Buenos días señorita ¿En qué puedo ayudarle?- pregunto amablemente la pelinegra.
    -Quisiera un boleto para el próximo vuelo internacional que sale- contesto la castaña nerviosa.
    -El próximo vuelo internacional es hacia España, ¿desea tomar ese vuelo?- pregunto la mujer nuevamente notando el nerviosismo de la joven.
    -Sí- contesto Emi mucho más segura, tras el papeleo tomo su boleto y fue directo a la zona de embarque pues ya anunciaban su vuelo, momentos después ya se encontraba sentada dentro del avión, volaría a un país desconocido, sin nada más que una esperanza de encontrar una nueva vida.
    Tras 8 horas de vuelo el avión aterriza en Cataluña, España, los pasajeros bajan lentamente, ella mira el lugar que será su nuevo hogar, camina sintiendo un peso desaparecer de su corazón y uno nuevo instalándose en el.
    -Parece que otra vez he cometido un error- pensó mientras suspiraba levemente, siguió su camino y junto a ella aparece la rubia, Emi negó sin dejar de caminar, tenían suerte de que solo ella podía verla- bien ahora ¿a dónde?- le pregunto Emi a la rubia.
    -Pues vamos te llevare a un lugar cercano a las personas que buscamos- estiro su mano en dirección a Emi quien la tomo con plena confianza y así ambas desaparecieron, cuando aparecieron estaban frente a una casa, la joven miro interrogante a la rubia quien solo pudo sonreír- ven aquí encontraremos a un amigo que nos ayudara a encontrar tu destino pequeña- tomo su mano y la jalo suavemente hasta la casa, toco la puerta y esta se abrió, ambas entraron y miraron su alrededor, estaban en el recibidor que era de un hermoso color marfil, por unas escaleras frente a la puerta descendía un hombre de edad media, su cabello castaño pintaba unas cuantas canas y sus ojos miel demostraban mucha calidez, cuando termino de bajar las escaleras y se paro frente a ellas tomo la mano de Melody y deposito un suave beso en ella, luego miro a Emily, se arrodillo frente a ella tomo su mano y la beso.
    -Mi princesa es un honor conocerla- dijo amablemente el hombre, Emily lo miraba sin comprender y giro su mirada hacia Melody quien negaba con una mano en su frente.
    -Frederick aun no le he explicado nada a Emily- dijo la rubia con pesadez.
    -Oh! Lo siento no tenía idea de eso, permítame presentarme princesa mi nombre es Frederick Archivald soy originario de Rumania- se presento el hombre haciendo una reverencia.
    -Es un placer señor yo me llamo Emily- dijo Emi cohibida.
    -Emily hay muchas cosas que tengo que explicarte- dijo Melody mirando a Frederick quien pareció entender algo.
    -Vamos a mi despacho, hay podremos hablar con más comodidad- sugirió Frederick indicándoles que le siguieran, ambas mujeres le siguieron por las escaleras hasta que llegaron a una puerta doble de roble en cuyo centro tenia tallado una estrella unida a un sol y una luna, el hombre abrió la puerta y dentro había un escritorio con un par de papeles, una pequeña biblioteca a un lado y unos sofás del otro, todo con una sobria decoración en color vino- siéntense por favor- pidió el castaño, cuando todos estuvieron sentados la rubia tomo la palabra.
    -Emi se que siempre has pensado que soy un espíritu atado a ti, pero realmente yo soy un ángel, soy tu guardiana- explico la mujer, Emily iba a hablar pero Melody la detuvo prosiguiendo con su explicación- tú tienes poderes especiales al igual que Frederick- Melody miro a Frederick quien asintió y estiro una de sus manos la cual se envolvió en pequeñas chispas, Emily miraba todo incrédula.
    -¿Cómo ha hecho eso?- pregunto la joven aun sin creérselo.
    -Mi poder se basa en el rayo y la tierra, otras personas pueden hacer cosas similares con otros de los 5 elementos, varia completamente dependiendo de la energía de la persona- respondió Frederick.
    -Solo una pequeña parte de la población mundial tiene la energía necesaria como para controlar un elemento, y muchos menos son los que pueden desarrollar sus poderes, cada persona con energía posee un guardián ya sea que este o no este desarrollado su poder, con esto se puede mantener un control sobre los usuarios de energía- aclaro Melody con simpleza.
    -Si cada usuario tiene un guardián ¿Dónde está el suyo?- le pregunto Emily a Frederick.
    -Caín ven por favor- dijo Frederick y junto a él apareció un hombre de cabello negro y ojos castaños.
    -Un placer conocerla señorita Emily- saludo el recién llegado.
    -Es placer es todo mío señor- dijo la chica.
    -Por favor solo dime Caín- le dijo Caín a la castaña.
    -Bien proseguiré con la explicación, entre los guardianes estamos los ángeles como yo y los demonios como Caín, los elementos se dividen en dos ramas luz y oscuridad, en la luz están el agua y el aire, mientras que en la oscuridad están el fuego y la tierra, el rayo vale para ambas ramas. Por lo general una persona solo desarrolla 2 elementos pero hay excepciones que pueden llegar a desarrollar los 5- la rubia tomo un respiro, el cual aprovecho Emily para preguntar.
    -Entonces ¿dependiendo de los elementos se elige el guardián? Es decir los que controlan elementos de luz tienen un ángel de guardián o así- pregunto Emily curiosa.
    -Pues a decir verdad eso es indiferente, existen usuarios que controlan elementos de luz y sin embargo poseen demonios como guardianes-le aclaro Caín.
    -Supongo que por ahora solo queda descubrir cuáles son tus elementos principales para poder empezar a entrenar- aseguro Melody- Para eso usaremos un método sencillo- tras decir esto Caín desapareció y reapareció con un vaso de agua que puso en la mesa frente a los sofás, Melody acerco su mano al vaso y murmuro una cuantas palabras el vaso brillo levemente por unos segundos- Bien ahora quiero que introduzcas tu dedo en el vaso y te concentres-le indico Melody a Emi quien acato metiendo su dedo en el interior del agua, tras unos segundos de concentrarse el agua se torno roja y luego cambio a un azul profundo- Parece que tus dos elementos principales son el fuego y el agua, básicamente te podre instruir con el agua pero el fuego es un elemento muy alterno a los míos- murmuro preocupada Melody.
    -Yo me encargare de su entrenamiento con el fuego si me lo permite- sugirió Caín.
    -Con eso tendríamos resuelto todo, ahora pasemos a otro tema- propuso Frederick- quisiera hablar ahora sobre la estancia de Emily aquí en España, no puede quedarse simplemente aquí pues tiene que estudiar y terminar su carrera asumiendo que haya estado estudiando alguna- dijo el hombre mirando a la más joven.
    -Pues la verdad si estaba estudiando, había empezado mi carrera de educación social- dijo la chica con un suspiro triste.
    -Entonces esta dicho, si me lo permites mientras estés aquí me gustaría que tomaras mi apellido y si lo deseas podrías seguir con tu carrera en alguna de las universidades de aquí-propuso el mayor quien recibió como respuesta un asentimiento de parte de la castaña.
    -Bien Emi por hoy solo descansaras, mañana empezaremos tu entrenamiento y el papeleo necesario para tu estancia aquí-dijo la rubia mientras desordenaba un poco el cabello de la menor.
    -Señorita sígame le mostrare su habitación- invito el demonio mientras comenzaba a caminar siendo seguido por la castaña, llegaron a una habitación de color naranja muy acogedora, tenía una cama de dos plazas, un velador, un armario, una puerta que dirigía a un baño personal y una última puerta doble cubierta por un par de cortinas en un color naranja pastel que dirigía a un pequeño balcón- espero que sea de su agrado señorita- comento mientras veía la curiosidad plasmada en la cara de la más joven.
    -Esta hermoso Caín muchas gracias y puedes llamarme Emily si gustas- le agradeció con una gran sonrisa.
    -De acuerdo Emily vendré mas tarde a avisarte sobre la cena- informo y luego se marcho dejando a Emily sola.

    -Emily POV-

    -Este lugar parece el cuarto de una princesa, es hermoso-pensé mirando curiosa el lugar, eso es algo que siempre he tenido, la curiosidad siempre me ha metido en muchos problemas, camine hasta el balcón y abrí la puerta, el paisaje desde ahí era increíble, daba de lleno al jardín trasero, estaba asombrada por el lugar, entre nuevamente a mi habitación y me acosté en la cama dejando las puertas el balcón abiertas, cerré mis ojos y lentamente me quede dormida.

    Sentí como si solo hubiesen pasado cinco minutos cuando escuche que alguien toco la puerta, abrí mis ojos perezosamente y dije un suave “adelante”, vi como la puerta se abrió y Caín entraba avisándome que la cena estaba lista.

    -Gracias en unos minutos bajo- le agradecí y me levante, camine hasta el baño y lave lentamente mi cara mirándome luego en el espejo, la chica que me miraba tenía el cabello castaño y los ojos de un tono miel verdoso, piel blanca tal vez demasiado, y algunos rasguños y moretones en ella, suspire- no vale la pena preocuparme ahora por eso, ahora debo solo pensar en mi futuro- dije para mí misma y me encamine hacia la planta baja, camine hacia donde veía luces encendidas suponiendo que ahí estarían los demás.

    -Fin Emily POV-

    La chica entro al comedor dándose cuenta que era la única que faltaba en la mesa, se sentó junto a Melody y espero a que una de las chicas del servicio le sirviera la cena al igual que a los demás, todo estaba en un completo silencio solo siendo interrumpido por el sonido de los cubiertos.

    -Emily estuve hablando con Frederick la situación y en vista de todo empezaras tu entrenamiento conmigo a primera hora, cuando domines el agua Caín empezara a enseñarte el fuego, mañana por la tarde iras con Frederick a poner en regla los papeles y si es posible inscribirte en una de las universidades- le explico Melody con una voz maternal, siempre había cuidado de la joven y la consideraba como su hermana menor.
    -Está bien, si me disculpan iré a descansar, buenas noches- se despidió levantándose de la silla y caminando a su habitación, al llegar se tumbo en la cama solo quitándose los zapatos y rápidamente cayo en el mundo de Morfeo.

    tardare un poco con el siguiente cap pero pronto lo subire espero sus comentarios n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    ¿Quien seria tan animal como para hacerle moretones y rasguños a una chica?... La historia se está poniendo interesante... Esperare con ansias la continuacion... Mata nee xD
     
  5.  
    saya16

    saya16 Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Febrero 2008
    Mensajes:
    99
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cronicas de una princesa
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1900
    Perdon por la tardanza >_< tuve problemas para escribir con los intensivos y trabajos de la universidad >_< pero aqui esta el siguiente capitulos espero les guste n.n matta ne
    Capítulo II
    Un recuerdo y tus ojos.

    Se sentó en el suelo con cansancio, llevaba más de tres horas entrenando con Melody y apenas podía crear un débil chorro de agua que desaparecía a los pocos segundos, a pesar de eso aun tenía esperanzas de poder crear hechizos como los que su ahora maestra y ángel guardián le enseñaba.

    -Ven Emily por hoy es suficiente- los ojos verdosos de la mayor miraban con un dejo maternal mientras ayudaba a Emily a levantarse- ve a tomar una ducha para que almorcemos, luego tendrás una larga tarde con Frederick- le recordó viendo cierta mueca de fastidio en la cara de la joven.
    -Lo sé, iré a bañarme y a cambiarme, nos vemos en un rato- apenas concluyo sus palabras echo a correr hacia su habitación, nada más entrar, cerró la puerta y se tiro en su cama frustrada por el poco avance de ese día- bueno solo fue el primer día- se dijo a si misma tratando de darse ánimos, miro el cielo a través de las puertas del balcón, su mirada verdosa se torno oscura al ver las nubes grises que adornaban el paisaje, se levanto y fue al baño a asearse y luego vestirse, al bajar ya lista se dirigió al comedor donde almorzó algo ligero y fue al despacho de Frederick donde la esperaba.

    -Así que ya estas lista, bueno lo mejor será irnos ya para regresar pronto- dijo el mayor mientras tomaba unos papeles del escritorio y se encaminaba a la salida de la mansión seguido por Emily y así durante toda la tarde estuvieron tramitando distintos papeles, desde un acta para cambiar el apellido de Emily hasta su inscripción en la universidad.

    -Emily Pov-

    Esta tarde ha sido muy aburrida así como provechosa, cuando íbamos de camino a uno de los tantos lugares a los que Frederick me llevaba pasamos en frente de un lugar y fue ahí donde los vi por primera vez, sus ojos azules, fue tan rápido que solo eso alcance a detallar, ahora mi mente se encuentra vagando en ese color, quizás y solo quizás pueda ver esos ojos nuevamente, aunque siento esta sensación extraña de que así seria.

    -Fin Emily Pov-

    -Emily ¿estás bien?- pregunto Frederick a verla perdida en sus pensamientos, llevaba rato observándola y se había dado cuenta de que de un momento a otro se había metido en su mundo.
    -¿Ah? A si si Fred estoy bien solo estaba pensando- respondió la chica rápidamente con una sonrisa algo avergonzada.
    -Este es el último lugar que visitaremos hoy, luego de aquí iremos de regreso a la mansión- le explico y señalo el hospital que estaba frente a ellos, Emily a ver aquel lugar empezó recordar cosas de su pasado.

    -Flash back-

    En una de las tantas habitaciones de un gran hospital se encontraba una pequeña niña de unos 6 años, la pequeña se encontraba mirando hacia la ventana, no le quedaba más remedio pues su pierna derecha estaba fracturada, sus ojos viajaban por las nubes de aquel paisaje. El silencio de aquella habitación fue roto por una mujer castaña de unos cuarenta años, de cabello castaño y ojos de igual color quien entro súbitamente cerrando la puerta tras de sí, la niña miro con temor a aquella señora que la miraba con enojo.

    -Tú, pequeña mocosa, hasta cuando piensas estar aquí, a ver si de una vez te recuperas, no estaré recibiendo críticas de los doctores por alguien como tu- le dijo mientras se acercaba a pasa amenazante hacia la camilla, los ojos de la pequeña se llenaron de pequeñas lagrimas.
    -Pero ma...-sus palabras fueron interrumpidas por una fuerte cachetada que le propino la mayor.
    -No quiero escucharte- sus palabras estaban llenas de rabia, con la misma mano con que la había dado esa cachetada presiono la pierna lastimada de la niña haciendo que esta gritara por el dolor y pequeños ríos salados corrieran por sus mejillas, una enfermera entro rápidamente a la habitación y la mujer quitó su mano de la pierna de la niña.
    -¿Que ha sucedido?- pregunto la enfermera revisando a la niña.
    -No lo sé, de repente empezó a llorar quejándose de que le duele la pierna, deberían darle un cálmate, yo regresare mañana a verle, tengo que ir a trabajar, hasta mañana Emily- dijo con gran hipocresía besando la frente de la asustada niña quien no dejaba de llorar, tras eso se marcho del lugar.

    -Fin flash back-

    Sus ojos se tornaron oscuros y melancólicos, sintió un pequeño jalón y se dio cuenta que Frederick había tomado su mano y la guiaba hacia el hospital, al entrar presiono suavemente la mano del mayor con algo de temor, su infancia la había vivido en un hospital y entrar nuevamente a uno le hacía recordar aquellos días. Frederick la miro y vio el ligero temor en sus ojos, Melody ya le había hablado de aquello pero era necesario que un medico la revisara para tener todos sus papeles en regla, ambos llegaron a la recepción y la secretaria les indico el consultorio en el que les esperaba el doctor, caminaron y entraron en dicho lugar.

    -Buenas tardes Fred tanto tiempo sin verte- saludo amablemente el doctor al ver Frederick entrar, sin notar la presencia de la chica.
    -Lo mismo digo Andrés, ha pasado bastante tiempo- extendió su mano siendo recibida por el doctor en un apretón amistoso.
    -Y bien ¿Quétetraeporaquí? ¿Acaso te has enfermado?- pregunto con curiosidad.
    -No, esta vez vine por ella- dijo el castaño haciéndose a un lado para que Andrés pudiera ver a Emily.
    -Vaya, que linda jovencita, ¿Acaso estas saliendo con niñas menores?- pregunto el doctor incrédulo recibiendo como respuesta una carcajada de parte de Frederick.
    -Como crees, ella es Emily y desde ahora es mi hija- explico ante la mirada atónita del otro hombre- Venga Emily saluda- animó a la chica
    -Un gusto en conocerle señor- sus ojos temerosos miraban al doctor, este solo sonrió con gracia y se acerco a ella dándole un abrazo.
    -Un gusto en conocerte pequeña, espero que este loco no te moleste demasiado- bromeo revolviendo el cabello de la joven como si de una niña pequeña se tratase.
    -Oye, aquí el único loco eres tu- se quejo Frederick.
    -Bueno ignorando eso, vamos a revisarte, toma esta bata y ve a aquel baño a cambiarte- el doctor camino hacia un armario del consultorio y saco de él una bata azul típica de los hospitales, se la tendió a la chica y esta la tomo dirigiéndose a la puerta que le habían indicado, tras cambiarse salió y Andrés le indico que se sentara en la camilla que había, ella obedeció y con sus ojos llenos de temor observo como empezaba a revisarla, Frederick noto el temor de la chica y se acerco tomando su mano notando como su cuerpo se relajaba un poco.
    -Tranquila todo va a estar bien- le susurro a la chica y esta como respuesta apretó suavemente su mano.
    -¿Que le has hecho a esta niña para que este en este estado? ¿Acaso le has golpeado? No creo eso de ti- murmuro el doctor entre decepcionado e impresionado a la vez por la cantidad de golpes presentes en Emily.
    -No te precipites, eso no se lo hice yo, supongo que tendré que contarte todo desde el principio siendo que desde ahora serás su doctor- respondió Frederick y miró a Emily pidiéndole permiso con la mirada para comenzar a contar su historia, mientras el doctor seguía inspeccionando el cuerpo de la chica encontrando mas y mas hematomas Frederick le contaba todo desde el principio, al terminar Andrés miro con compasión a la chica y le pidió que fuera a cambiarse, esta obedeció en silencio nuevamente.
    -Es increíble lo que ha pasado esa niña, por lo visto en una que otra ocasión a intentado quitarse la vida, en sus muñecas tiene un par de cicatrices- suspiro el doctor mirando hacia la puerta que los separaba de Emily.
    -Tuvo una vida difícil, y aun le queda bastante por vivir- dijo el hombre mirando tristemente en la misma dirección que Andrés, cambio su mirada al ver salir a la chica.
    -Por hoy ha sido todo pequeña, mañana debes venir para hacerte unas radiografías y unos análisis de sangre ¿Vale?- pregunto el doctor y recibió como respuesta un asentimiento de la ojiverde- Toma por portarte bien- bromeo nuevamente el doctor entregándole una piruleta, Emily al verla se le iluminaron levemente los ojos.
    -Gracias- agradeció tomando la piruleta y procedió a quitar el envoltorio y meterla a su boca sonriendo como una niña pequeña, todo siendo observado por Frederick y Andrés ambos mirando graciosamente toda la escena.
    -Bien gracias por todo Andrés, mañana la traeré temprano para lo demás, adiós- se despidió Frederick saliendo junto a Emily.
    -Hasta mañana- se despidió el doctor, al verlos cerrar la puerta se sentó en su escritorio y miro la ventana que había en su despacho- pobre niña le espera demasiadas cosas por delante, a veces ustedes dejan de ser esos seres misericordiosos, dejar una carga tan pesada en los hombros de alguien que apenas empieza a vivir- suspiro y le dio la orden a la secretaria que hiciera pasar a su siguiente paciente.
    Por otro lado Frederick y Emily iban rumbo a la mansión en el auto del primero, la chica disfrutaba su piruleta y el hombre solo sonreía al ver tan tierna escena de reojo, al llegar ambos bajaron del auto y entraron a la casa.

    -Bienvenidos de vuelta, ¿Como les fue?- saludo Melody desde el recibidor.
    -Bastante bien, aunque Emily debe visitar al doctor mañana nuevamente- respondió el mayor.
    -Vale, luego del desayuno iremos- sonrió al ver que Emily estaba en su mundo disfrutando su piruleta, a veces pensaba que a pesar de tener 18 años seguía viendo a una niña de 8 años- la cena estará lista en un rato Emily sube a asearte.
    -Vale- la chica obedeció y subió rápidamente sonriendo ligeramente terminando su piruleta entro a su habitación y fue directamente al baño pero antes de entrar vio una pequeña cajita sobre el velador junto a su cama, camino hasta el, tomo la cajita y la abrió encontrándose con una pulsera con un dije en forma de estrella en cuyo centro tenía dos pequeñas piedras una lila y una azul. Los ojos de Emily se iluminaron y de pronto a su mente vino esos ojos azules que vio esa tarde, agitando su cabeza para quitar esos pensamientos guardo la pulsera y fue al baño, tras asearse y bajar a cenar subió nuevamente y se rindió a los brazos de Morfeo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    uwwaaaa Nu es justo, por que ella si tiene una piruleta y yo no ¬3¬... Quien sera esa mujer esa mujer que le habia dado una cachetada cuando estaba niña, me dio tanta tristeza. Y esa pulcera debe ser bonita, aunque me pregunto por que no se habra puesto la pulcera... bueh espero el siguiente capitulo ^^ Mata nee:D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    saya16

    saya16 Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Febrero 2008
    Mensajes:
    99
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cronicas de una princesa
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1985
    He vuelto disculpen la tardanza excesiva x.x tuve problemas familiares y no pude publicar antes sin mas que decir aqui el siguiente cap.


    Capítulo III​
    Mi mente y las alas de un ángel.
    Luego de una jornada de exámenes en el hospital, Emily junto a Melody y Frederick salían para regresar a la mansión, pero a medio camino Melody recordó que Emily no había traído nada de ropa y que había estado usando ropa de la difunta esposa de Frederick de cuando ella era joven pues este muy amablemente se la había cedido.

    -Frederick ¿Podríamos ir al centro comercial?- preguntó Melody captando la atención del hombre y recibiendo una mirada confundida como respuesta- Emily no podrá vivir siempre de la ropa de Karen- menciono ella.
    -Está bien- fue la corta respuesta que recibió la rubia, en el trayecto todo fue silencio, Emily miraba por la ventana maravillándose con el lugar como cada vez que salían de la mansión, al llegar al centro comercial los tres bajaron y se encaminaron a la primera tienda de ropa, Melody para disgusto de Emily le hizo probar mil y una cosas: faldas, blusas, shorts, entre otras. Cada vez que salía del probador miraba a Frederick suplicante en busca de apoyo pero este solo reía levemente y negaba señalando a Melody, dando a entender que no quería que la rubia se enfadara, tras salir de esa tienda Melody los arrastró literalmente a la siguiente la cual era una tienda de vestidos de todos los tipos, la rubia tomo varios y se los dio a Emily para que fuera a probárselos mientras ella y Frederick se sentaban frente al vestidor para observar tal como un desfile.
    -Melody ¿En serio tengo que salir con esto puesto?- preguntó la joven desde dentro del vestidor.
    -Si cariño así que sal pronto- le respondió la mayor esperando impaciente a que la chica saliera.
    -Está bien- dicho esto Emily salió del vestidor con un ligero vestido de verano color azul claro, se amoldaba a su figura hasta la cintura y luego de esta bajaba en un falda holgada.
    -Vaya ese te queda muy bien pequeña- alagó Frederick sonriendo al ver como las mejillas de la chica tomaban un ligero tono rosa.
    -Pruébate otro- alentó Melody emocionada.
    -Vale ya voy- dijo Emily entrando al vestidor, tras unos minutos salió con otro vestido y así sucesivamente por un par de horas, decidieron almorzar en el centro comercial pues ya pasaba de medio día, mientras esperaban a que la mesera regresara con la comida Emily miraba la ventana distraídamente, sus ojos vagaban entre las personas que pasaban frente al restaurant donde estaban, y nuevamente los vio, esos ojos azules que estaban en su mente, se apresuró a fijarse a quien pertenecía dicha mirada penetrante y se percató que el dueño de esos ojos era un chico más o menos de su edad de cabello negro este iba acompañado de otros chicos. Emily no dejó de verlo hasta que la camarera llegó con el pedido presto levemente atención mientras ponían el plato frente a ella y al voltear a la ventana nuevamente el chico había desaparecido del campo visual que le daba la ventana, suspiró frustrada mientras comenzaba a comer en silencio, tras terminar regresaron a la mansión y tanto Melody como Emily se dirigieron al jardín para continuar su entrenamiento.
    -Emi hoy antes de continuar con los hechizos básicos de agua quiero que intentes algo, como sabrás nosotros siendo ángeles o demonios tenemos alas- explicó mientras en su espalda aparecían un par de alas azul marino con plumas plateadas- y antes de que preguntes, no, las alas de los ángeles o de los demonios no son específicamente blancas o negras, todo depende de sus elementos principales- sonrió al ver que la chica cerro la boca pues había respondido a su pregunta no formulada- como te darás cuentas por el color de mis alas mis elementos principales son agua y aire, eso me permite también tener la facultad de crear hielo a mi antojo mezclando mis elementos- mientras decía esto cerró su mano derecha y al abrirla tenía una rosa de hielo en ella.
    -¿Y que se supone que quieres que intente?- la menor miró a su maestra esperando impaciente su respuesta.
    -Los usuarios de energía también poseen alas- explicó recibiendo una expresión de asombro por parte de Emily que cambio rápidamente a entusiasmo- lo que quiero que intentes pequeña es sacar tus alas. Normalmente los usuarios pueden sacar sus alas por tres situaciones en particular la primera seria aquellos que logran sacarlas por causa del entrenamiento, luego están a los que se les induce, y finalmente los que las liberan al estar en una situación en la que corren peligro, en tu caso intentaremos usar la primera opción- le dijo suspirando al ver que su protegida se estaba emocionando más de la cuenta.
    -¿Que debo hacer?- preguntó Emily ansiosa.
    -Primero que nada a meditar necesitas entrar en contacto directo con tu energía, luego de eso te explicare como debes sacarlas- dijo seria mientras se reía internamente al ver la cara de desagrado de Emily al mencionar la palabra “meditar”.
    -Está bien-la castaña se sentó en el suelo y cerró los ojos despejando su mente siendo observada por Melody, su energía fluía inconscientemente mientras más se concentraba, Melody notó esto he intentó acercarse a la chica para que no continuara pues el flujo de energía se volvía cada más potente y estaba creando un remolino de aire muy caliente a su alrededor en el que se distinguían pequeñas llamas.
    -Emily reacciona- le gritó Melody en un vano intento de hacerla volver a la realidad, ante tal despliegue de energía tanto Frederick como Caín aparecieron en el jardín sorprendiéndose de encontrar un torbellino de fuego en medio del jardín.
    -¿Que diablos sucede aquí?- le preguntó Frederick a Melody.
    -Hice que se pusiera a meditar y parece que su energía se descontrolo, si sigue así atraerá a los- calló al ver que al otro lado del jardín aparecían un grupo de mounstros con forma de perro, los que parecían ser sus ojos eran de un color negro azabache mientras que su cuerpo era verde bastante repulsivo, la vista de dichos seres estaba fija en el tornado de fuego frente a ellos.
    Por otro lado dentro del torbellino Emily abría los ojos al sentir un intenso calor a su alrededor, el miedo se reflejo en sus pupilas al verse en semejante situación.
    -Melody- gritaba Emily en un desesperado intento de que le ayudara su ángel guardián, fueran del torbellino los seres en forma de perro se acercaban a la muralla de fuego a paso rápido tres de ellos fueron bloqueados por Melody, Frederick y Caín mientras que un cuarto que paso desapercibido por ellos se coló entre el fuego apareciendo frente a Emily quien dio dos pasos atrás con el terror dibujado en sus facciones, entre mas se acercaba el perro ella mas se alejaba hasta no poder retroceder mas por el intenso calor a su espalda, el can aprovechó esa oportunidad y se lanzó hacia la chica quien por mero instinto se lanzó a un lado sin poder evitar de todo el ataque recibiendo una herida en el brazo izquierdo, finas lagrimas caían por sus mejillas mientras gritaba el nombre de Melody con la esperanza de que la ayudara, al sentir que el calor empezaba a sofocarla hizo que su respiración se entrecortara, su vista ya era opacada por las lagrimas, el ser volvió a lanzarse sobre la chica quien ya no tenía a donde huir, Emily soltó un grito de pánico al ver las fauces del animal cercanas y de pronto el animal rebotó con una barrera invisible haciendo que saliera despedido hacia afuera del torbellino, el fuego a su alrededor empezó a disiparse y un ardor insoportable apareció en su espalda, un grito de dolor escapo de sus labios mientras el fuego desaparecía totalmente. Melody quien había acabado con el perro con el que luchaba volteó la cabeza hacia donde escuchó el grito de su protegida encontrando su espalda con la blusa quemada y un par de marcas en carne viva, otro grito de dolor y Emily cayo irremediablemente al piso retorciéndose, la rubia corrió a auxiliarla, se arrodilló junto a ella sus manos fueron rodeadas de agua y las pasaban lentamente por las dos marcas en la espalda de la joven quien solo soltaba gemidos de dolor. Emily abrió sus ojos momentáneamente mirando a su guardiana antes de que todo se volviera negro y cayera en la inconsciencia, apareció en un lugar completamente blanco donde no había mas que la simple nada.
    -¿Dónde estoy?- preguntó al aire buscando alguna respuesta- lo último que recuerdo fue ese perro extraño y luego ese insoportable dolor que- calló al ver como a unos pasos de ella aparecía una esfera cuyo mitad era completamente roja carmesí y la otra era azul profundo, inconscientemente sus pasos la guiaron hacia dicho objeto estiró su mano sintiendo un agradable calor, cuando la punta de sus dedos tocaron la esfera su espalda empezó a arder nuevamente pero con menos intensidad que antes y tras un momento de dolor un par de alas azules con plumas rojas salieron de su espalda, la esfera frente a ella comenzó a girar a su alrededor hasta detenerse frente a su pecho y entrar en él mientras una luz lila la rodeaba, frente a la joven aparecieron doce siluetas de mujeres y niñas pero no se notaba nada más que eso, los ojos de Emily se cerraron y todo desapareció.
    Fuera de ese lugar, segundos después de que Emily perdiera la conciencia, Melody trataba desesperadamente de curar a su protegida quien aun desmayada gritaba de dolor, Frederick y Caín mantenían inmóvil a la chica mientras la rubia curaba lo mas rápido que podía pero de pronto una fuerza invisible hizo que los tres salieran despedidos unos metros hacia atrás, el cuerpo de Emily era rodeado por una luz lila y un par de alas azules con algunas plumas rojas brotaron de su espalda, la chica empezó a abrir sus ojos lentamente sintiendo la hierba bajo su cara, se arrodilló mirando sus manos, de pronto un par de brazos la abrazaron tomándola desprevenida.
    -Mi pequeña que alivio que estés bien- dijo Melody con algunas lágrimas en sus ojos mientras seguía abrazando a la chica.
    -¿Que sucedió?- preguntó la ojiverde pues solo recordaba fragmentos de lo ocurrido.
    -Tu energía se descontrolo, al parecer tienes una cantidad bastante grande, eso atrajo algunos demonios y trataron de atacarte por lo visto tu cuerpo reaccionó y tu propia energía te defendió haciendo además que salieran tus alas por el evidente peligro- explicó Frederick en vista de que la guardiana de Emily estaba más concentrada en abrazar a su protegida, la joven al escuchar la mención de sus alas volteó la vista torpemente a su espalda encontrándose con ellas, sus ojos brillaron levemente con emoción y tras eso volvió a perder el conocimiento debido al cansancio mientras sus alas desaparecían en llamas moradas.
    En otro lado, un lugar complemente oscuro iluminado levemente con una especie de fuego verdoso estaba un grupo de personas arrodilladas frente a un trono, en aquel asiento estaba una persona oculta bajo las sombras del lugar.
    -Así que un usuario nuevo a liberado su energía y además es bastante fuerte, quiero que lo vigilen e investiguen quien es, necesitamos todos los usuarios de energía que se puedan lo antes posible, debemos continuar con nuestro plan- ordenó el hombre viendo como los que estaban frente a él se levantaban y se perdían en las sombras- pronto mi señor, pronto resurgirá de nuevo- susurró mientras las llamas verdes se extinguían dejando todo en la plena oscuridad.

    Espero que les guste hasta pronto...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,104
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lo lamento, pero, escribir en otro color que no sea negro no está permitido. Edito, gracias. :3
     
  9.  
    Raven BloodMoon

    Raven BloodMoon Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    kyaaaaaa! que monito, me gusta, me gusta, Emily hizo algo mas que un chorritode aguaxD, aparte de que vio mas del chamo de ojos azules... Oe una cosita... *Seria*... Sigue escribiendo, nompares de escribir ni por que te lo diga el mismo dios, mira que me voy a poner a llorar :(, es broma :p, aun que es cierto que me voy a poner a llorar.... Espero el siguiente capitulo, publicalo cuando puedas...

    Matta nee:rolleyes:
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso