Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Shaka_Virgo, 3 Agosto 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,243
    Pluma de
    Escritor
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    HoLa amiga! me perdi una conti?? Nooooooo!!!
    es que La compu se me tiró 3 y tuve que arregLarLa, valLa, Koga se quedó frío!°
    no puedo creer que se encontroa Inuyasha!
    bueno amiga, espero conti,
    adiosito!!
     
  2.  
    LucyDei

    LucyDei Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    5 Octubre 2006
    Mensajes:
    563
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Vaya, la trama me esta gustando mucho :3
    A decir verdad, no se porque me ponía cada vez mas nerviosa al
    ir leyendo xD, me sorprendió el que Inuyasha le reclamara quien era
    El niño a Kagome ¬¬ ¿Quién se cree? ¿Su novio? Por eso me cae mal xD

    No puedo evitarlo, me cae de la patada Inuyasha e.e

    En fin, no puedo creer el porque Sesshoumaru engañó a Kagome, aunque
    siento que hay algo oculto en todo esto, ojalá puedas seguirlo pronto

    ¡Ya quiero leerlo! x3
     
  3.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,588
    Pluma de
    Escritor
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    ¡Konbanwa! :rosa:

    Este capítulo estuvo interesante, aunque lo vi mas como relleno, pero no importa (yo hago lo mismo en mi fic)... Jeje me da risa el hijo de Kagome, es comprensible su actitud xD
    Ya quiero que aparezca de nuevo Inuyasha, y para que se forme el cuadrado también Sesshomaru.
    Noté que te faltaron tildes en algunas palabras en tiempo pasado como: preguntó, miró, levantó, tomó, etc.

    Estaré esperando la continuación con ansias ^-^

    Sayonara. :rosa:
     
  4.  
    Lilith Amaya

    Lilith Amaya Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    13 Julio 2009
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Hola

    acabo de comenzar a leer tu fic, me resulta sumamente interezante, pero no se algo me dice que tuvo que haber una razon detras de el avandono de sesshomaru, pero esperemos haber como se va desarrollando y que sorpresas nos das.

    bye:musica:
     
  5.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Ya van 3 capitulos y no le encuentro el Sessh&Kag por ningun lado. Al contrario, parece que Kagome hara su pequeño harem x'D.
    Veo que el trama es de avance lento, nos cuenta la vida Kagome, su solitaria vida. Aunque Seiji es algo nuevo que le da saborsito al asunto, no esta tan sola ;u;
    No tengo mucho que decir aun, siento que no llegamos al climax aun D: Aunque cuando lleguemos, seguramente lllorare de emocion xD

    Espero la continuacion pronto *O*
     
  6.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    363
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Hola, soy nueva en tu fic...

    Lo comence a leer y me encanto. Me parece que por ahora Sesshoumaru tiene poca participación, ya quiero ver como vas a hacer que aparezca y cual va a ser su "linda" excusa.

    También algo que odio de los FanFic es que hay que esperar continuación, ya quiero terminar de leerlo. Espero que actualices pronto, aunque ya leí que actualizas los fines de semana. Te felicito por tu fic, escribes muy ameno y no hay vacios, me gustó mucho.
     
  7.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Nueva en tu fic... ah, y tambien gracias por comentar el mio :D
    La pareja de SesshoumaruxKagome no es mi favorita pero soy masoquista ToT y poniendome a leer me gustó la manera en la que narras, aunque tienes varios errores en tiempos pasados con la acentuación. Realmente no creí que fueras capaz de ponerlo a él y le atiné, era InuYasha ese cliché es de los famosos, hacerte creer que es uno cuando es otro xD Bueno, yo y mis acideces. Sigo leyendo ;D
     
  8.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    hola, tu fic esta chulisimo, me ha gustado, de veras, pero no aguanto las ganas de saber que pasara cuando sesshy se entere de que kagome tiene hijo, eso sera emocionante, que cruel es sesshy, la utiliso para abandonarla y por lo visto solo se queria acostar con ella, naaaah, se que hay una razon para todo esto.......espero.

    me encantaq mucho, animo y siguelo, solo ten en cuenta tu ortografia, algunas veses te comes letras o pones de mas, algo que puedes haser es leerlo antes de publicarlo y no confiar tanto en word perfec, no le hase merito a su nombre.

    nos vemos pronto en el siguiente capitulo, no te tardes.beys
     
  9.  
    alma

    alma Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    7 Septiembre 2005
    Mensajes:
    52
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    este finc esta buenisimo me gusta leerlo
    pero no deseo seguir en mas suspenso ya
    deseo que esos dos (sesshumaru y ahome)
    se reencuentren de nuevo , y que hara inuyasha
    cuando eso suceda se lograra ganar el corazon de
    ahome y ese niño que mono a de ser por andar
    cuidando a su mami , espero que continues con este
    finc ya tienes un apoyo mas el mio ;)
     
  10.  
    Shaka_Virgo

    Shaka_Virgo Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2004
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    4491
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Capitulo IV

    Llego a la oficina por primera vez temprano, estaba seguro que su padre se sorprendería si estuviera ahí. Se dirigió a su oficina, esperando encontrarla ahí, pero parecía que todavía no había llegado. Suspiro amargamente, había llegado muy temprano para nada.

    Entro a su oficina, todavía se encontraban en su escritorio los documentos que no había terminado de ver. Se sentó comenzando a leerlos. Cuando de pronto escucho unos pasos provenientes del vestíbulo, se levanto de su lugar dirigiéndose a la puerta, suspiro fuertemente mientras acomodaba su saco, antes de abrir la puerta.

    La miro colocando aquella agenda que tanto le desagradaba en el escritorio para después voltear hacia el.

    —Buenos días joven Kouga— pronuncio secamente.

    —Buenos días Kagome— respondió, dirigiéndose hacia ella — ¿Cuál es el itinerario de hoy?— pregunto, sorprendiéndose a si mismo lo serio que se había escuchado.

    Ella abrió la agenda, señalando con sus dedos el día señalado.

    —Tiene que asistir al congreso que se llevara acabo a las doce— siguió buscando —Eso es todo— cerro la agenda.

    “¿Eso es todo?” repitió en su mente. Sabía que aquel congreso terminaría con toda su tarde libre. Aunque si fuera por el dejaría el trabajo a un lado y se iría a divertir. Pero no lo podía hacer, además en la oficina solo había algo que llamaba su atención, y ese algo vestía traje de sastre el cual delineaba muy bien su figura.
    —Te invito a desayunar— dijo de repente llamando la atención de la joven —Solo a la cafetería — se apresuro a decir, al ver la cara de confusión de la joven — Todavía falta mucho para que comience el congreso… además has dicho que eso es todo por hoy—

    Por un momento había pensado negarse, y decir que tenía todavía trabajo que hacer. Pero ya no podía. Así que solo asintió con la cabeza, ganando una sonrisa por parte del chico.

    :::::::::::::::::::::::::::::::::

    Llegaron a la cafetería, en el lugar solo había un par de empleados que disfrutaban de sus momentos libres. Se dirigieron a una de las pequeñas mesas, Kouga se apresuro para jalar la silla para que ella se sentara. Ella lo espero mientras que el se dirigía a pedir su desayuno. Después de un rato regreso con dos bandejas, cada una conteniendo un plato de fruta y jugo.

    —Gracias— pronuncio la joven.

    El solo la miro mientras que ella con el tenedor tomaba un pedazo de fruta, sonrió irónicamente, aun comiendo le parecía tan linda. Tomo un poco de jugo bañando sus labios de aquel dulce néctar. Ninguno de los dos hablo, el silencio no era pesado, Kouga se sentía bien con solo estar junto a ella y ella comenzaba a disfrutar de la compañía del joven. Al estar con el Señor Satou el silencio le era incomodo. A cambio la actitud de joven frente a ella le era interesante.

    — ¿Qué vas a hacer este fin de semana?— pregunto de repente, haciendo que la vista de ella se posara en el.

    — ¿Necesita algo?— dijo dejando el tenedor a un lado de su plato.

    —Yo…— titubeo, apartando la vista de la chica. Por un momento se sorprendió a si mismo ¿en que momento una chica hacia que se pusiera nervioso? Si el era perseguido por tantas mujeres. Pero Kagome no era como otra, ella le era especial. Además lo que estaba por decir no quería que pareciera una orden por ser su trabajo —Este fin de semana… bueno ya sabes… lo de la fiesta, a mi no me importaría no asistir, pero mi viejo necesita que vaya, así que…yo me preguntaba si… tal vez tú— vio como ella lo miraba sin comprender nada, se maldijo mentalmente, debía de parecer un tonto hablando de esta manera. — ¿Si quisieras acompañarme a ella?— hizo la pregunta al fin.

    Kagome lo miro serena, no era la primera vez que acompañaba al Señor Satou a una de sus reuniones, al ser su asistente era de lo mas normal. En aquellos momentos aquella fiesta podría de ser de gran utilidad para la empresa. Y al no estar el presente, su hijo debía de hacerse cargo de esto.

    —No hay problema, no se preocupe— respondió con una sonrisa, para después volver a tomar el tenedor que momentos atrás había dejado.

    El joven, suspiro tranquilizándose. Kagome realmente lo estaba volviendo loco. No tenia más de un par de días de conocerla cuando parecía que iba a perder la cordura por ella.

    Kagome se levanto con la bandeja vacía, para dejarla cerca de la cafetería. Pero en un momento sus tacones parecieron flaquear, haciendo que resbalara. Cerró los ojos, estaba segura que iba a caer al piso.

    Pero, de pronto se encontró a salvo.

    Cuando unos fuerte y cálidos brazos la rodearon desde la cintura evitando aquella segura caída. Llevo la vista hacia arriba, hallándose con aquellos ojos jades tan penetrantes. Sintió como sus mejillas comenzaban a arder, debido al sonrojo de tener al joven tan cerca de ella. Tan cerca, que hasta podía escuchar el latido de su corazón y del suyo propio

    — ¿Te encuentras bien?— preguntó sin dejar de acunándola entre sus brazos.

    Ella solo se limito a asentir, bajando la cara para evitar que Kouga se diera cuenta de sus mejillas ruborizadas. Cuando se dio cuanta que ya estaba a salvo, aparto sus brazos lentamente, deseando tenerla por mas tiempo así… junto a el.

    —Lo…lo siento— tartamudeo.

    Kouga sonrió al escucharla balbucear. Sinceramente el se encontraba mas nervioso de lo que ella podría estar. No sabía como podía controlar su autocontrol. El querer tomar a Kagome entre sus brazos y no dejarla ir nunca, se hacia cada vez mas en un fuerte impulso.

    :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


    Miró el reloj otra vez, sorprendiéndose por lo rápido que avanzaba. Se miro otra vez en el espejo. Su maquillaje se encontraba perfecto, no había puesto demasiado en su cara, si no lo suficiente para verse bien. Había elegido el vestido blanco que le quedaba un poco mas arriba de la rodilla,

    — ¿Como me veo?—preguntó desde el espejo, al pequeño que se encontraba mirándola desde la cama.

    Dio un pequeño suspiro, realmente no entendía como su madre podía arreglarse tanto para ir a un lugar donde estaba seguro no habían dulces. Además de que iba a ir con aquel hombre que no le agradaba en lo mas mínimo.

    —Seiji...— lo volvió a llamar, obteniendo que el pequeño levantara su pulgar en señal de aprobación, sin muchos ánimos.

    No le tomó mucha importancia, algunas veces no podía adivinar lo que se encontraba en la joven mente de su hijo.

    :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

    Caminaron por el pasillo hasta el departamento vecino, toco la puerta dos veces antes de que fuera abierta dejando ver a una mujer de avanzada edad que saludo al instante con una sonrisa. Al no poder llevar a su hijo, había decidido dejarlo con aquella amable mujer, siempre cuando pedía tal favor a la anciana ella aceptaba de inmediato, siempre diciendo que le gustaba la compañía que hacia el pequeño.

    —Pórtate bien con la abuela Kaede— se inclino hasta su altura, acariciando su cabello.

    —Esta bien— respondió en un susurro.

    Le gustaba estar con Kaede, era muy amable con el. Siempre lo dejaba comer las galletas que quisiera. Pero esta vez no le agradaba que su mamá tuviera que ir con el Señor Kouga.

    —No te preocupes por el, ve con cuidado— le dijo la anciana mujer.

    Ella solo asintió para después retirarse.

    Caminó hasta la calle, miro el reloj una vez más. Seguramente no tardaría en llegar Kouga. Le había dicho que iría por si sola, pero el joven había insistido en ir a buscarla. Sin más que decir acepto que lo hiciera. No tuvo que esperar por mucho tiempo hasta que las luces de auto iluminaron en la oscura calle, deteniéndose cerca de ella. Las luces del auto se apagaron mientras que la puerta del piloto se abría al instante. —

    —Disculpa la tardanza— salió del auto, dirigiéndose hacia ella.

    Deteniéndose por un momento, la miro de arriba a bajo, se veía realmente hermosa. Simple, pero hermosa. Su cabello apenas había hecho un pequeño peinado dejando un par de mechones escapándose de el.

    Sintió como sus mejillas comenzaron a calentarse al sentir la mirada del joven en ella. Bajo la vista.

    — ¿Ocurre algo?— pregunto con un poco de pena, tal vez debió haberse arreglado un poco más.

    La voz de la joven lo hizo salir de su repentino trance, sonrió para si mismo.

    —Te vez hermosa— se acerco a ella apenas tomándola del brazo dirigiéndola hasta el auto.

    En el camino solo hablaron de cosas triviales para romper el silencio, en los momento cuando el silencio se hacia de nuevo presente Kouga no podía evitar mirar de reojo a Kagome y sonrojándose al instante. Si… estaba seguro que Kagome seria la culpable de que perdiera la cabeza.

    Llegaron hasta una mansión, parecida más a un castillo. La puerta del auto fue abierta por un joven mozo que ayudo a Kagome a bajar del auto.

    — ¿Lista?― pregunto, mientras ofrecía su brazo para que ella lo tomara.

    Y así lo hizo. Subieron unas pequeñas escaleras antes de entrar a aquella gran puerta. La luz hizo que por un momento Kagome cerrara lo ojos, al abrirlos pudo admirar la decoración del lugar, el cual se encontraba repleto de personas, vestidos en elegantes trajes y hermosos vestidos de noche.

    —Satou— un hombre de avanzada edad se pudo frente a ellos, dándole la mano en un saludo al joven ―Por dios hijo, que rápido has crecido—

    Kouga respondió con amabilidad al saludo de aquel hombre, aunque no recordaba el nombre de aquel hombre, sabia que era uno de los amigos de su padre, el cual en algún momento de sus vidas habían sido socios. Pero aun así no recordaba más de ese hombre. Realmente, si no fuera por que su padre lo había obligado, no estaría en ese momento ahí.

    —Tanto tiempo sin verte— contesto cordialmente.

    Kagome solo se limito a mirar con una sonrisa, la plática que sostenían los dos hombres. Por un momento aparto la vista de estos para mirar a su alrededor. Miro a todas las personas se encontraban platicando en el lugar, por momentos podía reconocer a cada uno de ellos. Personas famosas por sus negocios y fortunas de todo Japón y Asia.

    Sintió su cuerpo tensarse cuando entre todas las personas su mirada se encontró fija en un rostro conocido. Inuyasha. Aparto su vista de inmediato de el, volviendo su vista a los dos hombres que conversaban frente a ella.

    Se golpeo mentalmente. No había pensado en la posibilidad de encontrarlo ahí. No es que hubiera creído que con el simple hecho de cambiar su numero de teléfono podría deshacerse de el. Pero después de un par de día de que el no había ido a buscarla, aquella posibilidad se hacia mas real.

    Se despidió de aquel hombre con un apretón de manos. Para después dirigir su vista a su acompañante. Se alarmo al verla un tanto pálida.

    — ¿Te encuentras bien?— pregunto llevando una mano a la mejilla de Kagome, sorprendiéndose de lo suave que era su piel, aunque en aquellos momento no debía de pensar en eso.

    —Si— respondió ella sin siquiera mirarlo a la cara.

    Aquella afirmación a Kouga no le parecía convincente. La tomo de la cintura guiándola hasta una gran puerta de cristal que daba hasta una hermosa terraza en la cual se podía ver el jardín apenas iluminado por la luz de la luna.

    —Siéntate—le ordeno suavemente mientras la dejaba caer a una banca de piedra cerca a un barandal del mismo material.

    Se sentó junto a ella, la cual parecía absorta. Como si su mente estuviera en cualquier otro lugar menos ahí.

    — ¿Realmente te encuentra bien?— volvió a preguntar, acercando su mano al rostro de Kagome, para acomodar un mechón de su cabello su la oreja.

    —Si, no se preocupe— contesto ella, regalándole una sonrisa.

    Se sintió tranquilo cuando las mejillas de ella volvieron a tener el mismo color rosado. Suspiro lentamente, sabia que algo que ocurría, pero también sabia que ella no se lo iba a decir. Y aquello le molestaba… Quería convertirse en algo más importante que el ser solo el hijo de su jefe. Aunque estaba consiente que primero ganarse la confianza de Kagome.

    Se levanto de su lugar.

    —Espera aquí, voy a buscar algo de beber— volvió a entrar por la misma puerta.

    Ella lo vio a alejarse. Suspiro fuertemente, se sintió tonta al hacer que Kouga se preocupara por ella. No debía de estar preocupándose por ella. Si no divirtiéndose y conversando con las demás persona. Pero a cambio de eso estaba más pendiente en ella que en encontrar nuevos socios para la empresa.

    Se levanto del aquella banca dirigiéndose al barandal para recargarse en el. El lugar era simplemente hermoso, lleno de arboles y rosales en todo alrededor. Además la luna se encontraba presuntuosa en todo el cielo iluminando a las estrellas que se encontraban junto a ella.

    Podía sentir una paz única en aquellos momentos, el aire fresco se encontraba presente por doquier. Pero aquella misma paz pareció ser interrumpida cuando sintió un leve golpe tras de ella.

    —Espere— escucho la voz de una pequeña.

    Volteo para ver la dueña de aquella voz. Miro con gracia como una pequeña niña se encontraba persiguiendo luciérnaga, la cual parecía jugar con ella al escaparse de sus manos cuando ella intentaba tomarla.

    —Señor luciérnaga, por favor espere— trato una vez mas de tomarla con sus dos manos, pero lo único que consiguió fue caer al suelo.

    Miro desde el suelo como la luciérnaga voló hacia el jardín, escapándose de ella. Hizo un pequeño puchero cuando sus pequeño ojos comenzaron a llenarse de lagrimas, hasta que al fin se escaparon de ellos y derramándose en sus mejillas. Llevo sus manos a sus ojos, para limpiarse con ellas las lagrimas.

    Kagome sintió su corazón doler al ver aquella escena, realmente no soportaba ver llorar a aquella niña. Se apresuro hasta ella, hincándose para estar hasta su tamaño.

    — ¿Por qué lloras?— pregunto suavemente.

    La pequeña alzo la vista para encontrarse con una cálida sonrisa. Pero aun así sus lágrimas no parecían detenerse.

    Kagome no obtuvo respuesta, solo pudo escuchar un débil sollozo de la niña. Tomo a la pequeña entre sus brazos llevándola hasta la banca donde momento atrás había estado. Se sentó con la niña en sus piernas, la cual no terminaba de llorar, limpio con una mano el rostro de la pequeña.

    —Vamos, no llores— sonrió tiernamente, al ver que dejaba de llorar. — ¿Ya estas bien?—

    La pequeña aun con un par de lágrimas en sus regordetas mejillas asintió débilmente. Kagome no puedo evitar acariciar maternalmente la cabeza de la niña, la cual a sentir aquel acto le sonrió cálidamente. Ella rápidamente respondió a aquella sonrisa.

    — ¿Cómo te llamas?— le pregunto.

    —Rin— respondió con una voz energética. Como si en ningún momento atrás hubiera estado llorando.

    Aquel hecho hizo sonreír a Kagome. Admirando lo rápido que podía cambiar de humor.

    — ¿Y que edad tienes, Rin?—

    Kagome no puedo evitar reír levemente. Al ver como la pequeña parecía pensar muy detenidamente su pregunta. Rin comenzó a contar con sus pequeños dedos alzando cada uno de ellos, hasta que al fin dejo solo seis de ellos, enseñándolos orgullosamente.

    — ¿Seis años?— cuestiono, fingiendo una voz de asombro.

    Lo cual hizo que la niña sonriera dejando ver sus pequeños dientes de leche. Kagome volvió a sonreír.

    — ¿Sabes?, tengo un hijo de tu misma edad— comentó, haciendo que los ojos cafés de la niña se iluminaran.

    — ¿En serio?— se escucho la entusiasmada voz de la pequeña.

    Ella asintió con una sonrisa.

    — ¿Y como se llama?— pregunto al instante.

    —Seiji— respondió con voz de toda madre amorosa.

    La pequeña se levanto de las piernas de Kagome. Acomodando con sus dos manos su vestido blanco.

    — ¿Y algún día puedo jugar con el?— soltó de pronto.

    — ¡Claro que puedes!— espetó rápidamente.

    La pequeña no pudo evitar gritar de la alegría. Haciendo que Kagome riera por su comportamiento, mientras que la pequeña comenzaba asaltar líneas imaginarias en el suelo. De pronto se dio cuenta de que Rin se encontraba sola, ver a una niña solo le era extraño. Si fiera Seiji nunca lo dejaría andar solo de ese modo. Seguramente sus padres se encontrarían preocupado por ella.

    —Rin— la llamo haciendo que la pequeña volteara a ella — ¿Qué haces aquí solita?— le pregunto.

    —Estaba siguiendo al señor luciérnaga— explico, mientras seguía saltando.

    Kagome suspiro por la inocente respuesta de Rin.

    —No te preguntaba eso. ¿Dónde están tus padres?—

    Rin se quedo en silencio por un momento. No recordaba en que momento había comenzado a seguir a la luciérnaga, para después darse cuenta que se había alejado mas de lo debido, aunque realmente aquella reunión era demasiado aburrida para ella, no habían mas niños para poder jugar.

    —Papá debe de estar adentro con los demás adultos— respondió.

    —Será mejor que vallamos con el— dijo en un tono sutil. Caminando hasta ella.

    —Pero no quiero— negó —Me gusta estar junto a usted—

    Kagome sonrió, a ella también le gustaba la compañía de la pequeña. En tan poco tiempo que llevaba conociéndola, la pequeña le había causado una gran ternura.

    —A mi también me gusta estar contigo, pero tus padres deben estar muy preocupados por ti— se inclino para quedar hasta su altura mirándola a los ojos.

    La niña desvió su mirada de ella, con un rostro melancólico. Kagome se alarmo de lo rápido que su rostro se transformo a uno tan triste.

    — ¿Qué te ocurre?—

    Los ojos de Rin comenzaban otra vez a llenarse de cristalinas lágrimas. Kagome al ver esto se apresuro a tomar una mejilla para después acariciarla.

    —No creo que mamá este preocupada por mi— dijo mientras una lagrima comenzaba a aparecer.

    Kagome tuvo ganas de abrazarla. Pero lo único que ganaría con esto es que la pequeña se sintiera sola y de nuevo comenzara o llorar. Aunque aquello no debía ser cierto, todos los papás se preocupaban por sus pequeños. Ella lo hacia aun si no estuviera junto a tu hijo.

    —Claro que lo esta— acaricio frenéticamente la cabeza de la niña, haciendo que esta sonriera otra vez —Ven, vamos a buscar a tu padres— dijo ofreciendo una mano para que Rin la tomara, la cual tomo su mano rápidamente. Haciendo sonreír a Kagome.

    Caminaron en todo el salón, el cual se encontraba lleno de personas. Kagome alzaba la vista tratando de encontrar a alguna madre preocupada por su hija.

    —Rin ¿No los ves?—

    La pequeña miro a todo su alrededor, apenas podía ver a algunas cuantas personas con su corta estatura.

    Negó con la cabeza.

    Siguieron caminando hasta llegar a uno de los lugares donde se encontraban menos transcurridos.

    — Rin enserio ¿no los ves?— seguía buscando.

    No sabía lo que debía de hacer si no los encontraba. El llevarse a Rin a casa no le era no le era una mala opción. Le encantaría quedarse con ella. Pero sabía que no podía. Ya que sus padres la extrañarían.

    La pequeña de pronto tiro de su mano haciendo que esta llevara su vista a ella.

    —Vi a papá por ahí—señalo con su pequeño dedo.

    Se dirigió hacia el lugar donde Rin había señalado, encontrándose con un salón completamente vacio.

    — Rin no hay na…—

    —Papi— grito, mientras soltaba la mano de Kagome para salir corriendo tras de ella.

    Suspiró aliviada, al fin había encontrado a su padre. Dio la vuelta, para despedirse de Rin. Pero lo que se encontró fue algo que nunca se hubiera imaginado encontrar.

    Sus ojos e encontraron con un par de ojos dorados que la miraban de la misma manera que ella lo hacia. Con sorpresa. Era el. No había duda, era el. Sintió como todo su cuerpo se tensaba al instante, sus piernas comenzaban a templar del vértigo y miedo de verlo frente a ella.

    Todas las cosas que había pensado hacer en el momento de volver a encontrarlo, se habían desvanecido. Solo se encontraba ahí en pie, estática en su lugar. Mirando la poderosa figura del hombre en medio de la gran puerta y bajo sus piernas la pequeña Rin mirando confundida aquella escena, aferrándose a una de las piernas de su padre.



    --------------------------------------------------------------------------

    Disculpen mi larga demora, pero este semestre me han tocado uno maestro un "poco" estrictos y no habia tenido tiempo para escribir T.T. Gracias por leer mi fics, espero no lo aburra demasiado :P . Hasta el proximo.
     
  11.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    610
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, si me aburrio un poco..... mentira, es solo un castiguito por tardar tanto, aunque tu escusa es buena. Pewro vamos a lo importante, ¡por finb se encontraron! y el mendigo de Sesshy no ha perdido tiempo, tambien tiene una hija con la tal Kagura y para alargar la mala suerte de Kagome solo falta que él se entere de su hijo con ella.

    El capitulo ha estado interesante y me imagino que Kouga entrara al quite y salvara a Kagome por asi desirlo, aunque no estoy muy segura de eso, solo me queda esperar el proximo fic, y de seguro esperare un larrrrrrrrrrgo tiempo.

    Hasta entoses, beys.
     
  12.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,588
    Pluma de
    Escritor
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    ¡Konbanwa! :rosa:

    Que emoción, lo dejaste en lo más interesante, que mala eres ToT.
    Yo quería seguir leyendo, no es justo ¬¬. Que tierna se vio Kagome al estar al lado de Rin, me pregunto ¿Qué es lo que pasara con el reencuentro de ellos?
    Por cierto vi uno que otro error de dedo, debes de tener cuidado con eso ;).

    Bueno yo me despido, estaré esperando ansiosa el siguiente cap. espero y me avises, ya que soy un poco olvidadiza.

    Sayonra... :rosa:
     
  13.  
    Lilith Amaya

    Lilith Amaya Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    13 Julio 2009
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    excelente lo has dejado en la parte mas emocionante, espero la proxima y suerte con tu maestro.

    por cierto te recomendaria que antes de subirla la leas antes ya que he visto algunos errores de dedo por ahí.

    ja nee
     
  14.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    A la mama! D:

    Extrañamente, ya las olia x'D. Desde que la pequeña dijo que su mami no la queria D:

    Ay... pero que va a pasar ahora, Kagome probablemente tenga un colapso nervioso y... y... Ay no D:!
    Que llegue Kouga y se la lleve de ahi D:
     
  15.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    66
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    que gran sorpresa para kagome encontrar a desgraciado o........... me da ganas de matarlo pero algo que me puso a pensar algo esa seria la razon porque sesshomaro la dejo por la otra le dijo que esta embarazada es un tonto de verdad si es eso...
    pobre de su hijo como a habra crecido sin su padre que estuviera con el
     
  16.  
    Marchiiqiita

    Marchiiqiita Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    22 Enero 2010
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Woow amiga que interesante fic, por fin termine de leer todo los capitulos, me encata la narracion, que pasado une a los Taisho con Kagome y eso del hijo de Sessh muy interesante. Ya quiero saber que pasara ahora que la volvio a ver a Sesshomaru.
    Me gustaria pronto una continuacion !



    Maar ♥
     
  17.  
    alma

    alma Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    7 Septiembre 2005
    Mensajes:
    52
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    yo puede ser porfin ya se encontro con sesshumaru
    diganme que siiiiiiiiiii, no esto si que es muy interesante
    sera que el quera saber que ha pasado con la vida de
    kagome , y donde anda koga con esas bebidas,
    pobre si no se apura alguien va tener chanse con kagome,
    si fue larga la espera para poder saber que paso pero no te preocupes
    esperemos que pronto pongas mas continuaciones de este fic adelante
    con la historia nosotros andaremos pendientes con la continuaciones;)
     
  18.  
    Shaka_Virgo

    Shaka_Virgo Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2004
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3143
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    Capitulo V



    Vio como la sorpresa que había visto en su rostro cambia al instante, al endurecerlo con cierto rencor. El ceño fruncido del hombre frente a ella hizo que su sangre se enfriara por un momento.

    — ¿Qué haces aquí?— Su ronca voz se escucho resonar en toda la sala hasta llegar a sus oídos.

    Pudo sentir como su corazón comenzó a latir rápidamente a escuchar la voz que hacia tantos años no oía. Pero aquella voz no era aquella delicada o cariñosa voz que alguna vez fue dirigida hacia ella. Más bien era fría e indiferente, como la primera vez que lo había conocido. A través del tiempo había hecho aquella frialdad cambiara para convertirse en mutuo amor. O por lo menos es era lo que le hacia sentir. Parecía ser que aquel amor había muerto desde el momento que el con engaños la había abandonado.

    Tuvo ganas de decir algo. Pero de sus labios no salió ninguna sola palabra. Se sorprendió a si misma del impacto que había ocasionado en ella encontrarlo. Vio de nuevo el rostro de el, aun se encontraba áspero.

    —Papá— pronuncio la pequeña, sin despegarse de su padre.

    Kagome dirigió la vista por primera vez hacia la pequeña, la cual no sabía lo que estaba ocurriendo en aquel momento.

    —Rin— la llamo con una voz tranquila —Ve a tu habitación— le ordeno.

    La pequeña asintió con la cabeza. Ella no sabia lo que estaba pasando. Era todavía muy pequeña para darse cuenta de lo incomodo y pesado que era el silencio en aquel momento.

    —Espero verla pronto— se despidió moviendo una de sus mano, para después salir de la sala.

    Kagome trato de despedirse de ella, pero las palabras seguían sin salir de su boca. Volvió a dirigir su vista hacia aquel hombre frente a ella. El cual no había despegado su vista ningún momento de ella.

    Y de nuevo el silencio se apodero del lugar. Su respiración aun se encontraba acelerada. Su cabeza comenzaba a girar vertiginosamente, sintiendo que en un momento u otro su cuerpo caería al suelo.

    El la miro de arriba a bajo, seguía igual de hermosa, no, tal vez mucho más. Su figura no era la misma que la de hace siete años, ahora se encontraba su silueta mas definida y atractiva.

    No esperaba el volverla a ver, no de esa manera. No entendía lo que hacia ella ahí en la fiesta que había organizado para las empresas más importantes de Japón, para dueños de la misma. El pensar que ella se encontraba casada con alguno de aquellos empresarios era una idea que no podía soportar.

    —Te he preguntado… ¿Qué haces aquí?— su voz se escucho rasposa, haciendo que Kagome se volviera a tensar.

    ¿Por qué aquel encuentro debía volverse tan pesado para ella?

    Había pensado muchas veces en aquel encuentro, había pensado en por lo menos darle una fuerte cachetada por haberla abandonado de aquella forma. De haberla abandonado en el momento cuando más lo necesitaba, cuando llevaba en su vientre al hijo de los dos.

    Lo observo detenidamente seguía igual de atrayente que antes. Su rostro mostraba un atractivo madures que antes no lo hacia. Se golpe mentalmente, no podía pensar en eso en aquel momento. El era el hombre que la había hecho sufrir tanto.

    —Kagome…— pronuncio con una voz exigente.

    Sintió como sus pupilas se dilataron al escuchar su nombre salir de sus labios otra vez. Por un momento la hizo recordar el pasado, con tan solo pronunciar su nombre podía sentirse en el cielo.

    Pero ahora aquello no existía, no podía existir nunca más.

    Si, el ya no era el mismo hombre del que alguna vez estuvo enamorada.

    No pudo evitar dar un paso hacia tras cuando el avanzo lentamente hacia ella. No deseaba tenerlo cerca. No podía ni tan solo pensar que seria capaz de hacer si lo tenía frente a ella. Ni ella misma sabía si lo golpearía fuertemente o se lanzaría a sus brazos, como lo había hecho años atrás.

    Parecía que su razón la había traicionado, al haber salido de vacaciones en ese preciso momento. Todo el rencor que había tenido en siete años se habían esfumado con solo verlo otra vez.

    Cerró frenéticamente los ojos. ¿Por qué Kami-sama tenia que ser tan cruel con ella? ¿Por que la hacia sentir aquella gran ansiedad tenerlo frente a ella? Abrió otra vez los ojos solo para mirar con horror lo cerca que se encontraba de ella. Retrocedió otro paso, se detuvo al sentir el respaldo del sofá tras de ella, haciendo imposible que pudiera alejarse más de el. Lo miro a los ojos encontrándose con aquellos ojos ámbar que la miraban de una manera que no podía describir.

    —Kagome— volvió a pronuncias otra vez su nombre.

    —Tienes una hermosa hija, Sesshomaru— soltó de repente, pensando que esa seria la única barrera que podía poner entre ellos, y pareció funcionar al hacer que este se detuviera.

    Así era, el ya tenia una nueva familia. Lo que había sucedido entre ellos hace tantos años no hacia cambiar el presente. No había por que restregarle lo que había hecho con ella. Por un momento lo había pensado, pero después de haber conocido a aquella pequeña, ya no lo deseaba hacer.

    El ya tenía una nueva vida, al igual que ella.

    No tenia el por que estar sufriendo, no… ya no tenia por que seguir atormentándose de esa manera. No tenía por que seguir mirando aquellos ojos tan fríos y distantes, que la miraban con una expresión muy alejada a una de amor.

    Camino apresuradamente a una lado de el para alejarse al fin. Pero una fuerte mano que tomaba con fuerza su muñeca hizo que se detuviera. Miro hacia atrás solo para encontrarse de nuevo con aquellos ojos ámbares. Sintió como su muñeca quemaban con el simple contacto de este. Quiso soltarse pero el no se lo permitió.

    — ¡Suéltame!— grito forcejeando un poco mas, solo para sentir como tomaba con más fuerza su muñeca.

    —Por tercera vez Kagome… ¿Qué haces aquí?— dijo en forma pausada, sin llegar a ser vacilante.

    Volvió a tratar de zafarse de su agarre, sin éxito.

    No entendía el por que de su actitud. Si siete años atrás se había ido sin que el respondiera a la pregunta del “¿Por qué?”. Se lo había preguntado tantas veces, el ¿Por qué se había alejado?

    —No tengo por que responder— su voz sonó igual de indiferente que la de el —Así que ahora suéltame Sesshoumaru—

    El frunció las cejas. No recordaba a Kagome hablándole de esa forma. Nadie, absolutamente nadie podría hablarle de esa forma. Jalo su brazo haciendo que el cuerpo de ella se moviera con brusquedad, ella tuvo que luchar por no caer al suelo.

    —Por una maldita vez, Kagome responde— Su rostro reflejo tanta frialdad que parecía se esculpido en hielo.

    Kagome sintió como su sangre comenzó a hervir. El no era el que debía de tratarle de esa forma, de lo contrario debía de ser ella la que tendría que pedir explicación de todo lo que le había hecho. De hacerle pagar por todas las noches que había llorado por el, por todo lo que había sufrido. Pero aquello debía de olvidarlo, ahora todo aquello no importaba. El tenía una y ella tenia a su hijo. Su hijo era todo lo que importaba en ese momento. Si bien siete años había podido salir adelante, lo podía seguir haciendo. Claro que lo podía hacer, no necesitaba nada de el. No necesitaba ni siquiera sus disculpas.

    Se zarandeo una vez más tratando de por una buena vez alejarse de el. Pero la mano de Sesshoumaru rodeaba sus muñecas como esposas de acero.

    — ¡Maldita sea di algo!— su voz se escucho severa, haciendo sobresaltar a Kagome.

    — ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué vine de invitada a tu linda fiesta? Ó ¿Cómo me sentí cuando me abandonaste?— llevó una mano a sus labios cuando de se dio cuenta lo que acababa de decir.

    Sintió como al fin su muñeca se encontraba libre, por un momento pensó en correr de ahí pero al ver el rostro de el, no pudo hacerlo. Lo que Kagome vio hizo que su sangre hirviera. Los finos labios de el se curvaron en una pequeña sonrisa. La cordura que la caracterizaba se desvaneció cuando se sintió herida. Después de haberse burlado de ella ahora se reía.

    — ¿Qué es lo que te causa gracia?— preguntó casi en un grito.

    — ¿Llamas abandono por salir menos de tres meses?— le espetó con una voz irónica y burlona.

    Ella enmudeció por un momento. Era verdad que solamente habían sido novios por un par de meses. En ese tiempo era joven, y había cometido el error de enamorase de el desde antes de que este supiera su existencia, al conocerlo en una de las tantas visitas de la casa de su mejor amigo Inuyasha, cuando eran mas jóvenes. Pero nunca había sido tan tonta de haberse metido a su cama, si hubiera sabido que ella solo le era un pasatiempo.

    —Yo…— callo antes de decir algo que pudiera alargar aquella discusión —…Olvídalo…— se interrumpió a si misma —Eso ya no importa, ahora nada de lo que existió hace siete años importa—

    Claro que había algo que importaba, y eso era su hijo. Eso había sido el único buen recuerdo que le había dejado. Y eso seria lo que siempre tendría del el. Dio la vuelta, esperando apartarse al fin. Y dejar aquel desagradable encuentro en el olvido. Seguiría con su vida sin el como lo había hecho hasta ahora. Camino en dirección al salón principal, con paso apresurado. Odiándose así misma por dejar que el provocara aquellas sensaciones en ella. Sabia que no debía de sentir aquello, pero no podía evitar hacerlo. Debía odiarlo, ¡No! con todas sus fuerzas deseaba odiarlo.

    Apresuro su paso, dándose cuenta de lo largo que era el pasillo. Cuando llego al final de este se aventuro a pasar por todo el salón rodeado de personas. No siquiera se detuvo cuando choco sin querer con alguien. Lo único que deseaba era salir de ahí y escapar de todos sus recuerdos. Ni siquiera se había detenido a pensar donde se había metido Kouga ó como haría para marcharse de aquel lugar.

    Llegó hasta la salida, tomo entre sus manos su vestido subiéndolo un poco para bajar con mas facilidad las pequeñas escaleras. Sintió como uno de sus tacones flaqueó en uno de los escalones. Cerró los ojos esperando encontrarse pronto en el suelo. Pero en vez de eso sintió como una mano la tomaba del brazo acercándola a un cuerpo rígido. Su respiración se acelero, instintivamente se abrazo a el, pegando su cara a aquel duro pecho. Trato de controlar su pecho que bajaba y subía cada vez que respiraba, aquella masculina y exquisita fragancia la hizo sentir una enorme tranquilidad. Abrió los ojos lentamente ¡aquella fragancia!

    Subió su rostro, abriendo a un mas su ojos cuando se encontró aquellos dorados ojos que tanto había amado. Deseo separarse de el, pero parecía que su cuerpo no le respondía. Sintió como el la abrazaba por la cintura pegándola mas a su cuerpo y ella no puso resistencia.

    Sus ojos se encontraban mirándose uno al otro. El rostro de el se encontraba serio y sereno, como si aquella cercanía fuera tan normal. Como si sus cuerpos no se habían separado por ningún momento en el pasado. Por un momento se sorprendió, como aquel cuerpo femenino aun seguía encajando perfectamente en sus brazos.

    Sus ojos avellanos abiertos en par en par, lo hacían perder la razón.

    No entendía que era lo que lo había impulsado a seguirla… ni siquiera sabia que hacia en aquellos momento abrazándola como la abrazaba. Por un momento pensó en apartarla, pero cuando sus ojos se centraron en aquellos rosados labios, decidió que aquel pensamiento que había tenido de apartarla podía irse mucho al infierno.

    Ella pudo notar cuando los ojos de el se apartaron de los suyos, mirándola un poco mas abajo. Su corazón comenzó a latir con mas fuerza cuando el rostro de el se acercaba cada vez mas al suyo. Ella por un momento cerró los ojos, esperando sentir sus labios sobre los suyos. Lo deseaba tanto, deseaba sentir otra vez aquellos besos sobre sus labios.

    Pero antes de que eso sucediera abrió de nuevo los ojos, parecía que su razón había decidido que sus vacaciones ya habían acabado, cuando ella recordó de quien se trataba. Era Sesshoumaru Taisho. El hombre más ruin que había conocido en su vida, el cual no le había importado hacerla sufrir.

    —Se..sshou…— lo llamó en un suspiro.

    Pero el decidió ignorarla, acercándose a un mas a ella. Ella trato de decir algo, pero cuando los labios de el se posaron sobre los de ella, no pudo seguir pensando más. El comenzó a masajear sus labios con los suyos, pero cuando se dio cuenta que ella no respondía a aquel beso, no pudo evitar morder uno de los labios femeninos obligándola así a responder.

    Ella al sentir como mordía su labio inferior no pudo evitar abrir un poco sus labios para dejar salir un pequeño gemido de dolor. El aprovecho aquel descuido para poder aventurarse dentro de aquella boca, redescubriendo con su lengua el lugar en la que hacia tantos años había estado, besando de la misma forma que lo hacia ahora.
    Cuando la lengua de el jugueteo con la suya, sabia que aquella resistencia de no responder a aquel beso había pasado al olvido. Comenzó a mover lentamente su boca sobre la de el, saboreando aquellos labios adictivos. Instintivamente llevo sus manos tras el cuello de el, intensificando de esta manera mas aquel desesperado beso.

    El recorrió con una mano aquella estrecha cintura, acercándola a el. Imposiblemente, deseando tenerla aun más cerca.

    Se separaron por un momento, para recobrar el oxigeno vital en los seres humanos, con sus pechos acelerados. Se miraron de nuevo a los ojos, cuando el decidió que había sido suficiente. Volvió a acercar su rostro al de ella para seguir besándola, pero vio con un poco de furia como ella apartaba su rostro de el.

    —Sesshou…maru— lo volvió a llamar, y este de nuevo la ignoró.

    Como pudo bajo sus manos a su pecho y con ellas trato de apartarlo, pero lo único que obtuvo es que este la mirara a los ojos.

    —Suéltame— trató con todas sus fuerzas para que su voz saliera mas fuerte que un susurro, sin mucho éxito

    El sonrió para si, no podía creer que realmente creyera que con eso lo podría intimidar, que con eso podría hacerle creer que no había disfrutado aquel beso como el. Llevo una mano a su barbilla, obligándola de es manera a no apartar su rostro. Pero ella al sentir como el ya no hacia tanta presión en su cintura, aprovecho el momento para apartarse de el. Bajo rápidamente los demás escalones que faltaban, pero se detuvo al ver como de nuevo la había tomado el brazo.

    — ¡Sesshoumaru, por favor suéltame!— trato en vano de luchar por zafarse —¡Suéltame!— gritó fuertemente.

    Se sorprendió cuando el al fin había dejado de sujetarla, lo miro de nuevo. Solo para ver con horror como se su labio salió un pequeño hilo de sangre. Miró al causante de esa herida, cuando este por un esfuerzo para protegerla se puso de espaldas a ella.

    Sesshoumaru se llevo una mano a su labio, limpiándose con ella la sangre en su labio superior. Sonrió con arrogancia, cuando vio al hombre que cubrió con su cuerpo a Kagome.

    Kouga se encontraba con los puños apretado, en forma de defensa. Esperando algún indicio por parte del platino. Se tenso de nuevo cuando este se acerco lentamente a ellos, temiendo que le hiciera algo a Kagome, no pudo más que gritar:

    — ¡Ni sete ocurra acercarte a mi prometida!—



    ---------------------------------------------------------------------------------------
    Si, si, se que no tengo perdon por demorarme demasiado en la continuacion. Disculpen!! Pero ni los fines de semanas he tenido tiempo de continuar mi fics (el maestro de Habilidades Directivas cree que no tenemos vida social). Realmente no pienso dejar sin terminar este fics. Asi que, siganme apoyando!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,588
    Pluma de
    Escritor
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    ¡Hola! :rosa:
    Hay que emocionante estuvo el capítulo, yo quiero un Sesshomaru *baba*, que envidia me dio Kagome cuando él la besó a la fuerza, eso es muy apasionante... Kouga bien lindo llega a protegerla y decir que es su prometida.
    Me encantó y espero que la continuación con ansias. ^-^
    Bueno yo me despido, nos vemos luego.

    Sayonara... :rosa:
     
  20.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,243
    Pluma de
    Escritor
    Re: Creando el Destino (Kagome x Sesshomaru)

    O.O Woooow!
    Amiga Shandy! Te olvidaste de mi... ¿Verdad? ya no me has avisado mas de las contis, mala, en fìn..
    Sesshomaru! yo si te quiero! puedes besarme todo lo que quieras amor! xD
    Kouga, a pesar de que interrumpiste (y dijiste esas cosas de "mi prometida") aùn te amo ^^
    Bye!
    Si no me avisas de las contis preparate a morir cof cof cof ejem.. Gomen ^^U
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso