Explícito Crónicas de Innistrad [Magic: The Gathering]

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Flippster, 20 Marzo 2019.

  1.  
    Flippster

    Flippster Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2019
    Mensajes:
    7
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Crónicas de Innistrad [Magic: The Gathering]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Horror
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2696
    Crónicas de Innistrad

    Crónicas sombrías del caza monstruos

    Capitulo 1

    Garras y colmillos


    //en un bar de las tierras de gavony//

    [​IMG]

    -Gulp…Gulp…Gulp, ahhh- el hombre se levanta, deja el pago en la barra y sale de la cantina, se sacude los restos de alcohol de la boca con las mangas de su chaqueta y empieza a caminar

    //cerca de las murallas de thraben, en el porton de entrada a la gran fortaleza//

    -Huh?- el centinela veía al hombre con su rostro un poco escondido entre el cuello de su chaqueta

    [​IMG]

    -…- Levanta el brazo y le hace una seña familiar con la mano al hombre de la muralla

    -hmm…- Rápidamente capta la señal -abran las puertas!- los demás al escuchar el grito, se alertan y abren las puertas

    -…- hace otra seña con la mano en manera de agradecimiento mientras se adentra en thraben -ahhh- suspiraba mientras se detenía para darle un vistazo a la gran parroquia de thraben, después de pocos segundos retomo el paso y entro a la parroquia, dentro de esta recorría los pasillos viendo a los sacerdotes pasar a su lado hasta conseguir una gran puerta, el hombre la abre y entra, al pasar nota una presencia familiar -Mikaeus tiempo sin verte- decía mientras se acercaba al lunarca quien se encontraba leyendo cartas en un mesón al fondo de la sala rodeado de unas cuantas velas

    -llegas tarde… ¿por qué?- decía el viejo lunarca mientras leía las cartas

    upload_2019-3-21_0-20-25.jpeg

    -me tome un tiempo después de tu mandado para hacer…una…exploración espiritual- decía mientras se sentaba en la misma mesa donde se encontraba el lunarca

    -no soy estúpido, te conozco muy bien estabas en el bar…-

    -pues si ya tienes la respuesta no veo la razón de la pregunta- dijo con una sonrisa el hombre de la chaqueta

    -hijo mío debes entender que a pesar del entrenamiento que se te dio no debes opacarlo con tu comportamiento-

    -por favor! No vengas con eso… trabajo día y noche para ti asesinando cualquier malformación que no allá sido concebido por esa “santa” tuya- se quejaba el joven de la chaqueta de una manera un tanto altanera

    -sabes que no debes referirte a nuestra protectora “Avacyn” de esa manera- dijo el lunarca con cierta molestias por las palabras del joven

    -lo único que yo veo son vampiros, bestias, fantasmas y muertos que a veces tocan nuestras puertas, pero a la “gran” Avacyn nunca la he visto tu ¿si?-

    -pero claro que si en muchas visiones y advertencias que llegan con el poder de mi fe!- exclamaba el lunarca con un aire de superioridad

    -lo único bueno de tu fe es que mantiene a los habitantes de gavony tranquilos- aclaraba el joven mientras se recostaba en el espaldar de la silla

    -dejando este pequeño debate a un lado hoy habrá luna llena…- daba el dato el viejo lunarca desviando el tema a un ambito mas importante

    -Problemas en kessig??- preguntaba el joven enchaquetado

    -los habitantes de los campos tienen problemas con sus ovejas- respondia el lunarca mientras ojeaba los documentos

    -Dices que los habitantes tienen problemas o ellos son el problema??- preguntaba sonriente

    -lo que digo es que te necesito en kessig antes de que anochezca ¿entendido?- le daba la orden al joven

    -Alguna ¿tarea?-

    -erradica cualquier amenaza o sea quien sea la amenaza- se sentia la frialdad en sus palabras

    -Perfecto…- Se levanta de la silla

    -que las alas de Avacyn te protejan hijo mío- el lunarca lo bendecia con aquella frase

    -Puedes quedártelas no las necesito además voy a mi provincia natal- dijo el joven con tono burlon mientras caminaba hacia la salida

    -me sorprendió mucho que no fueras uno de ellos al encontrarte entre los bosques de kessig pero eres tan rebelde como ellos…- comentaba el lunarca mientras lo veia dirigirse hacia la salida

    -adiós padre- se despedia ys alía por la puerta

    -ten mucho cuidado…Sebastian el cazador, pero sobretodo ten cuidado hijo mío…-

    [​IMG]

    -tiempo de prepararme- salía a los pasillos para entrar en otra sala donde se encontraba una gran infinidad de armas, era la armeria de la catedral -mi sable, ballesta, cuchillos de plata y una jabalina pesada creo que con eso bastara- sale de la armeria y se dirige hacia la salida de la parroquia

    //en las calles de gavony//

    -hmm…- Cubría su rostro al salir de la parroquia con el cuello de su chaqueta y mantenía la mirada baja para que su sombrero tapara sus ojos -ya esta gente vive con suficientes problemas no necesitan lidiar con uno más…- Camina hacia las afueras de la ciudad

    //en los caminos hacia las planicies de kessig//

    -ahhh…- Suspiraba -innistrad no es más que una manzana corrompida por un bastardo gusano… no se si mi padre tenga razón y lo único que pueda salvarnos sea Avacyn… me pregunto dónde demonios estará??- Decía mientras caminaba por el paso de tierra hasta la salvaje provincia de kessig -hmm…- alzaba la vista y veía como el sol se iba metiendo -solo espero no morir esta noche- cae la noche y con ella un sombrío frio de muerte y miradas escalofriantes mientras el joven entra a las fauces de un peligro mortal al entrar los fantasmas de aquellos que murieron en aquel tenebroso bosque lo rodeaban dandole la bienvenida

    [​IMG]

    //dentro de los bosques de kessig//

    [​IMG]

    -hmm…- Alerta y muy callado pasaba entre los troncos y arbustos de aquel tenebroso bosque empuñando su sable y una lanza para que lo libre de cualquier mal, un bosque frondoso pero retorcido, las ramas de los arboles parecian garras al tacto y entre estos poco se podia ver entre tanta maraña -está demasiado tranquilo…- al terminar la oración salir de su boca un gran aullido lo calla inmediatamente -eso no sonó nada bien- bajo un rayo de luz de luna que atraviesa las hojas de los arboles aparece una bestia temible

    [​IMG]

    -el primer licántropo de la noche!!- Empuñaba fuertemente su sable y la lanza esperando por la reacción del hombre bestia -que demonios estará ¿esperando?... Huh!?- El joven siente un aliento pesado en su nuca seguido de un gran golpe que lo tira hacia un árbol -n-no puede ser dos contra uno…- Se levantaba lentamente viendo a los dos licántropos gruñendo que se acercaban lentamente a el -esto no va nada bien…- la poca tranquilidad del momento se pierde cuando uno de los licántropos se abalanza a atacarlo, pero el joven responde bien esquivando el ataque del lobo luego da un giro y patea a la bestia en la cara haciéndola retroceder -vamos!- se lanza hacia el lobo y lo apuñala con su sable el lobo en respuesta a la ofensiva del hombre lo patea lanzándolo hacia atrás, el joven sin perder ni un minuto toma la jabalina y se la lanza al lobo que lo había pateado pero el segundo licántropo toma la jabalina de una mordida aun mientras esta en el aire y la rompe con sus grandes fauces -demonios! no puedo dejar que me muerdan- toma la ballesta de su espalda y le dispara al licántropo que tenia los restos de la lanza en su boca pero este se mueve y la saeta se clava en la mano del otro lobo que al mismo tiempo se clava en un árbol dejándolo atrapado mientras aullaba de dolor -debo deshacerme de uno para poder acabar con el otro- toma un cuchillo de plata y corre hacia el licántropo atrapado por la saeta este se percata e intenta detenerlo con un ataque de su otra mano pero el joven vuelve a esquivarlo -perdona su alma Avacyn!!- toma la daga de plata y se la clava en el corazón, el licántropo lanza un débil aullido y cae muerto -voy por el otro- pero no logra terminar la frase cuando un gran empujón lo lanza contra un árbol donde se golpea la cabeza y cae inconsciente -uhhh…- el lobo se acerca aprovechando el desmayo de su oponente pero una nube tapa la luna y el licántropo se empieza a des-transformar pero se pierde entre los arboles antes de que su conciencia tome poder

    +un rato después+

    -a-ahhh mi cabeza- se levantaba, tomaba el sombrero y se lo pone -eso fue peor que la patada de un caballo- toma el sable y carga la ballesta, al ver al licántropo muerto -el otro no debe estar tan lejos…- Empuñando las dos armas seguía caminando en el bosque hasta que escucha un grito -no!- Corre en dirección del grito y encuentra una pequeña niña que estaba a punto de ser atacada por un lobo corriente -aléjate de ella- el lobo huye al escuchar la amenaza del joven cazador

    [​IMG]

    -¿q-quien es usted?- Preguntaba temblorosa la joven fémina

    -tranquila me llamo Sebastian…ven conmigo- se quitaba su chaqueta y se la pone a la joven, guarda el sable en la vaina de su cintura y toma la ballesta -quédate siempre detrás de mi ¿esta bien?-

    -s-si- tartamudeando se acobija del intenso frio con la chaqueta del hombre mientras tomaba parte de la camisa con su pequeña mano para no desviarse al momento de seguir el paso

    -cuál es tu nombre??- preguntaba el cazador

    -me llamo Anna-

    -¿Anna? Es un lindo nombre, ahora necesito que me hagas un pequeño favor...-

    -s-si?-

    -debes mantener la mirada hacia el suelo solo para ver por donde caminas, de lo contrario no quiero que mires a ningún otro lado esta bien??- el cazador le hacia aquella peticion a la chica

    -muy bien lo hare…- con cierta determinacion la niña obedecia

    -buena niña ahora empezaremos a caminar- los dos empezaban a atravesar el bosque el hombre adelante apuntando su ballesta a cualquier cosa que se llegara a mover y la pequeña detrás de el ciega a cualquier cosa que no fuera el suelo -hmm…- Suspiraba

    -e-esta todo ¿bien?- preguntaba la niña

    -si, no tienes de que preocuparte- con este débil intento de calmar a la pequeña la nube que escondía a la luna se escapa y con ella se dispara un rayo de luz que envuelve a la pequeña niña soltando la camisa del cazador -oye Anna te pasa ¿algo?- el joven se voltea y ve a la niña mirando a la luna sus ojos se tornaban de color amarillo y brillaban junto con la luna -no puede ser…- la pequeña niña empezaba a encorvarse mientras el pelo le crecía por todos lados, su boca se convertía en hocico y sus dientes se afilaban, empezaba a crecer y por ultimo lanza un aullido de saludo al caballero que se encontraba perplejo frente a lo que ya no era una inocente y pequeña niña -hmm!- apunta con su ballesta a la licántropo pero esta de un zarpazo la arrebata de las manos del cazador -A-Anna c-cálmate no quieres terminar haciendo esto ¿por favor?- la licántropo lo miraba fijamente mientras el cazador sacaba muy lentamente su sable -vamos Anna las cosas no tienen que ser así- empuñaba el sable para defenderse, la licántropo le gruñía mientras el cazador retrocedía lentamente, hasta que la enorme bestia decide acercársele

    [​IMG]

    -no…- la licántropo se le lanza encima, tirando al cazador al suelo y convirtiéndolo en presa -¡s-suéltame!- Forcejeaba manteniendo la poca distancia con su sable mientras hilos de saliva caían cerca de su cara bajo los gruñidos de la bestia -t-te dije que me ¡sueltes!- con un codazo aleja al gran animal de su rostro y seguido de una patada al cuerpo que quita a la licántropo de encima -¡Ah!- Se levanta tambaleante de nuevo frente a la gran amenaza -muy bien…- Toma el cuchillo de plata de su cintura -¡Ahhh!- Se abalanza hacia la licántropo pero esta logra bloquear su ataque y responde golpeándolo en la cara tirándolo al suelo -buoh- cae al suelo bocabajo su rostro se arrastra entre hojas caídas y tierra -¡hmm!- se voltea desesperadamente

    -e-estas ¿bien? ¿S-Sebastián?- Tartamuda la niña intenta descubrir por que el cazador se encontraba en el suelo

    -n-no hay otra opción…- Decía tristemente el cazador mientras empuñaba el cuchillo de plata -santa Avacyn protege a esta alma inocente…- Se levantaba con la mirada baja y con el cuchillo en la mano

    -¿q-que va hacer?- Pregunta temerosa la niña bajo la reacción del cazador

    -dale alas a esta pobre alma para que vuele y repose contigo en los cielos…- empezaba a acercarse a la pequeña niña -líbrala de todo mal y purifica su alma…oh gran protectora- seguida de la oración se escucha un grito mientras el amanecer se avecina dejando atrás una noche sangrienta y llena de atrocidades cometidas para la tranquilidad de la provincia de kessig -no dejes que el alma de esta niña sea otro espectro que ronde por el bosque…oh gran protectora…oh gran Avacyn- con los ánimos bajos rezaba arrodillado frente al cuerpo de la niña que yacía sin vida entre las pocas flores del tenebroso bosque -en lo que respecta ya mi mision acabo- se arropaba con su chaqueta para abrazar el pecado que acababa de cometer, intentando aceptarlo y empezaba a caminar hacia la salida de ese bosque

    //en la parroquia de thraben//

    -por fin llegaste ya estaba a punto de enviar un sepulturero a buscarte… ¿de nuevo en el bar?- preguntaba el lunarca al ver entrar al cazador a la sala con botella en mano

    -esta vez tengo una buena razón por la cual haber ido- decia con un tono deprimido

    -nunca dije que fuera un trabajo fácil pero eso no quiere decir que debas ahogar tus penas en alcohol- lo reprendia el lunarca

    -Hmm!- golpea la mesa callando a lunarca de inmediato -basta de tus ¡sermones! Tú no tienes ni idea de lo que pase dentro de ese maldito bosque, así que no tienes derecho de decirme que ¡hacer!- dijo molesto el cazador

    -a pesar de las garras y colmillos todos tenemos un lado humano…- lanzaba la frase al aire como sal en la herida del cazador

    -eso ya lo tengo bien en claro- se levanta de la mesa -no quiero saber nada de kessig por un tiempo…-

    -estás en tu derecho hijo mío…-

    -era hermosa ¿sabes?…-

    -hmm…- Suspiraba intentando compartir la pena que agobiaba al muchacho

    -y-y yo le arrebate su futuro…- dijo el cazador con un pequeño nudo en la garganta

    -solo nos queda rezar por su alma- agregaba el lunarca

    -no…-

    -¿hmm?- el lunarca lo veia al escucharlo

    -tu reza por ella… yo ya lo hice- se dirige hacia la salida

    -¿a dónde vas?- preguntaba el lunarca

    -voy a mi casa necesito descansar- emocionalmente exsausto sale por la puerta

    //fin del capitulo//
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso