Corazòn De Un Cuento Roto [Amistad:Ocultar un crimen,Involucrarse con una "criminal"]

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Sakaita, 10 Diciembre 2010.

  1.  
    Sakaita

    Sakaita Guest

    Título:
    Corazòn De Un Cuento Roto [Amistad:Ocultar un crimen,Involucrarse con una "criminal"]
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1390
    corazón de un cuento roto
    Por Sakaita
    Capitulo 1

    Las luces del semáforo seguían sin cambiar mientras la canción de moda seguía sonado en la estación de radio.

    —Se que estas molesta… pero todo va a mejorar, lo prometo.-Anthya miro a su madre y no podía entender como seguían en la misma situación que hace años.

    —Eso lo he escuchado desde que tengo uso de razón… y desde hace mucho no lo creo.

    —Anthya… comprende que un matrimonio pasa por estas cosas… y no se pueden tirar dieciocho años a la basura.

    —Seré joven y nunca me he casado pero se muy bien que en un matrimonio… donde hay amor; no hay golpes.

    Su madre guardo silencio y siguió conduciendo, era frustrante vivir en pleno siglo veintiuno y dejar que las cosas con su padre continuaran igual, Anthya ya no era una niña a la cual inventarle absurdos cuentos para que no preguntara, Anthya ya no creía en la falsa excusa del “me he golpeado con la puerta” o cosas así de tontas y patéticas.

    —Cuídate.-dijo su madre cuando detuvo el auto frente a la escuela. Anthya no respondió, bajo del auto y camino hacia la escuela.



    Un joven de ojos claros miraba la televisión, al parecer no tenia la más mínima intención de levantarse de la cama hoy, así era desde hace varios meses.

    Fuera de su habitación era como estar en una guerra campal, gritos, reproches y cosas que desde hace mucho dejaron de importarle, la puerta de su habitación se abrió de golpe mostrando a un hombre maduro con unas cuantas canas y con un gran parecido a el.

    — ¡Marco mas te vale que te levantes y vayas al negocio!-mas que una sugerencia era una orden.

    Marco apago el televisor y se puso de pie, era realmente indescriptible el odio que sentía hacia su progenitor, lo miro y luego salio de ahí para cumplir una vez mas con las ordenes de aquel hombre que odiaba a sobremanera.



    Anthya miraba por la ventana del salón de clases como si deseara que algo ocurriera para no tener que estar ahí. Siempre se había caracterizado por ser muy alegre, habladora y divertida, siempre tenia un comentario que hacia reír a su compañeros, pero desde que comenzó un nuevo año escolar había dejado a sus antiguos amigos, era mas callada y pasaba horas frente a la computadora o con una libreta escribiendo era como si fuera otra, siempre irritada y la sonrisa vacía, sus ojos vacíos.



    En un taller mecánico se encontraba Marco, bajo un auto color rojo. Esa era su vida, alguna vez tuvo sueños de salir de aquel taller mecánico para ser alguien pero las ganas se le habían esfumado ni siquiera podía recordar que pensó o que quería ser, ya no recordaba nada, desde hace mucho Marco no soñaba.

    — ¡Marco!-gritó una chica de lindos cabellos castaños y ojos expresivos, parecía tener unos doce o trece años aproximadamente.

    —Gaby… ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar en el colegio?

    —Si, pero quería verte… hoy saliste de casa muy enojado, no me gusta verte discutir con papá.-dijo la niña.

    —Gabriela esas cosas a ti no deben importarte, mejor ve a la escuela.-dijo su hermano mayor, adoraba a Gabriela, quizás por ella aun seguía vivo.

    —Es que…-su hermano se cruzo de brazos.

    —Gaby… no pasa nada, olvídalo ¿si?

    —Esta bien.-respondió la niña y despues de darle un beso en la mejilla salio corriendo en dirección al colegio.



    Una chica rubia se acerco a Anthya, mientras esta leía un libro sin prestar la más mínima atención.

    — ¿No crees que ya es hora?

    —No se de que me hablas Yaz.-respondió Anthya mientras guardaba su libro y tomaba sus cosas.

    — ¿Piensas irte? Pero aun no comienzan las clases.-su amiga se puso en la puerta del salón.

    —Tengo algo que hacer… vuelvo para la siguiente clase.-dijo mientras quitaba a su amiga del camino.



    — ¡Marco estoy harto de ti! Ayer te dije que compraras esta refacción y no lo hiciste.

    Marco ni siquiera ponía atención a lo que su padre decía, estaba tan harto que mejor salio del lugar, su padre gritaba mas fuerte pero que mas daba despues de todo en casa lo escucharía así que mejor iría a dar una vuelta para pensar o mejor dicho para no pensar.



    Anthya se sentó en una de las bancas del parque y su mirada se fue a la nada. Ni siquiera se dio cuenta de que alguien se había sentado junto a ella.

    — ¿Estas bien?-preguntó el joven mientras Anthya lo volteaba a ver.

    —Si.-respondió seria.

    —Me llamo Marco ¿Y tú?

    —Anthya, ¿tu estas bien?

    —Supongo que bien nunca he estado pero sobrevivo a ello.-Anthya sonrió.

    Un cruce de palabras y ambos comenzaron a charlar por horas, era como si se conocieran de hace tiempo, llego la hora de despedirse, era tarde y ambos debían volver a su realidad.

    — ¿Nos podemos volver a ver?

    —Claro, si no te molesta mi presencia.-respondió la chica.

    —Para nada, eres extraña pero me agradas.


    Actualidad.

    Así fue como conocí a Marco, mi mejor amigo y no se que mas, nuestra relación lleva cerca de dos años y es extraña, alguna veces creí estar enamorada de el pero luego note que era otro de mis espejismos es algo complicado, aun con sinceridad no se que somos Marco y yo.

    —Anthya.-la voz la saca de sus pensamientos.

    — ¿Qué ocurre Eduardo?

    —Estas muy pensativa amor.-la chica sonrió.

    —Es por los problemas en mi casa, no es nada mas.-respondió.

    — ¿Otra ves discutiste con tus padres?

    —No comprendo como siguen con un matrimonio destruido.-Anthya se puso de pie y le dio un beso a su novio en la mejilla.

    —Anthy… ¿adonde vas?

    —Tengo que ir a ver a Marco.-su novio frunció el ceño.

    — ¿Marco? ¿Me dejas por ir a ver a Marco?

    —Lalo, no empieces, a Marco lo quiero mucho y es mi mejor amigo, y tú eres mi novio.

    º

    Marco escuchaba música cuando alguien toco la ventana de su habitación, como ya era su costumbre Anthya subía por el balcón de la habitación de el.

    —Eres tú.-dijo el de lo más tranquilo mientras se acostaba en la cama y su amiga lo acompañaba.

    — ¿Y a quien esperabas? ¿A Marcia?

    —No empieces Anthya.

    —Esa tipa no te quiere, solo juega contigo y tú no me haces caso.

    —Deja tus celos para tu noviecito.

    —Por lo menos es mi novio no como tu, tu solo eres su consuelo, ella tiene novio y que yo sepa no lo planea dejar.

    — ¿Por qué te importa? ¿Acaso te gusto o que?

    —Marco, yo te quiero mucho y no sabes lo importante que eres para mí, solo por eso te lo digo.

    —Sabes… me hubiera gustado enamorarme de ti.-Anthya se puso levemente roja mientras su amigo tomaba lentamente su rostro. —Seguro si fuéramos novios podría besarte.

    —Eres un pervertido.-dijo ella mientras Marco le daba una mordida en el labio.

    —Tú eres peor que yo.-la beso de manera posesiva mientras una de sus manos acariciaba pequeña cintura de su amiga.

    Narra anthya.

    Y ahí estábamos de nuevo; Marco besándome y yo correspondiendo, tenia novio, el estaba enamorado de otra chica y a pesar de eso ¡nos besábamos! Ese juego de besos y caricias había comenzado hace unos meses, siempre parecía que había algo mas entre los dos y por ultimo no pasaba nada; Marco solía ser celoso y atento, hace meses confieso que creí estar enamorada de el pero luego note que el no sentía eso por mi; solo somos amigos.

    continuara
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso