Contra el tiempo

Tema en 'Relatos' iniciado por Fenix Parker, 20 Noviembre 2014.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,324
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Contra el tiempo
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1642
    Un fic contado distinto, espero que les guste.


    8:00 pm

    La lluvia caía sobre mi rostro, una figura se movía en las sombras acechándome y sin percatarme a tiempo se lanzaba sobre mí intempestiva, me golpeaba y salía expulsado hasta la orilla del techo, el concreto liso y mojado de borde temiendo resbalar cayendo al vacío, rasgando la pared me sostenía apenas del borde y mientras mis dedos se deslizaban conduciéndome a una muerte segura.

    Mi corazón casi salía del pecho, el mar de automóviles que se movía a más de 30 metros de mí. Un trueno de la tormenta me revelaba el rostro del culpable, su sonrisa torcida se aproximaba a mí y me apuntaba con un arma idéntica a la que tenían como evidencia, pero lo increíble era su identidad.

    —No puede ser, es imposible, el culpable no puedes ser tu…—murmuraba mientras lo observaba atónito.

    El rostro que veía frente a mí no era otro que él mío.

    7:00 pm

    Mi pase de prensa era una gran herramienta en esos casos, hubiera querido confrontar a ese infeliz en otro momento pues en ese evento podía causar graves problemas, una sala con dirigentes de algunos países, guardaespaldas y cámaras de vigilancia no eran el lugar ideal para un prófugo como yo, por fortuna aún no pasaban la alerta de mi rostro.

    Fingí una sonrisa e hice unas preguntas improvisadas a los mandatarios para disimular las intenciones.

    Me sonrió el hipócrita y me saludó apretando mi mano, tanto tiempo lo había creído mi amigo y ahora me hacía esto.

    —¿Cómo estás Alvin? —me preguntó.

    —Eh tenido momentos mejores—me acerque a él y susurre al oído—más ahora que me persiguen por un crimen que no cometí.

    El parecía sobresaltado, a mí no me podía parecer más falso, le indique que quería con él hablar en privado, aún con incertidumbre en sus ojos no se negó y fuimos hasta la escalera de servicio que era un lugar no concurrido. Parecía nervioso, sabía que lo había descubierto.

    —Yo debí de habértelo dicho, pero no sabía si podrías creerme, las cosas se están saliendo de control y se tiene que hacer algo al respecto— comenzó a hablar nerviosamente mientras frotaba sus manos caminando en círculos.

    —¿Por qué simplemente no lo confiesas? —lo cuestioné mirándolo a los ojos—¡Tu lo mataste!.

    Su rostro se transfiguró en ese momento, me miró asustado y nervioso, alcanzó a menear la cabeza cuando escuche una especie de silbido y sentí como algo me rociaba levemente, una enorme mancha de sangre comenzó a dibujarse en el costado derecho de él. Tambaleante se desplomaba sobre mi inconsciente, con rapidez giraba la vista y miraba a alguien corriendo hacia mí, sin pensarlo dos veces, no antes poner a mi compañero en el piso lamentando haberlo acusado corrí hacia el único lugar que tenía para escapar, los pisos superiores.

    Mi compañero sabía algo, había pagado el precio por revelarlo: el verdadero culpable.


    6:00 pm


    Mis pies se movían demasiado rápido mientras luchaba por mantener el equilibrio escuchando los reclamos de las personas que apartaba bruscamente de mi paso corriendo atreves del vagón del tren, podía percibir los pasos incesantes de mis persecutores pisándome los talones.

    Ojala tuviera tiempo de explicar todo, ojala yo mismo me hubiera percatado del ruin engaño en que me habían sido envuelto, cada pista, cada indicio me marcaban como el culpable: huellas dactiloscópicas, testigos en el lugar que me situaban allí -claro lo había entrevistado-, un móvil para el crimen, uno tan convincente que si esto fuera una nota periodística para mi y no el culpable habría hecho una fiesta con el asunto. Todo cuadraba, excepto por una cosa, el arma homicida, era una Luger 45 ACP, una arma antigua de coleccionista que yo no tendría ¿Por qué?. Un millón cien mil razones para eso, única en todo el mundo, además, no era mi forma de arreglar las cosas.

    Me detuve en el último vagón el tren subterráneo llegaba a su última parada y respiré para tranquilizarme y salir como si nada entre la multitud para no despertar sospechas. Pude observar a lo lejos a los dos detectives buscándome entre la multitud.


    3:00 pm


    Una taza de café, un día más en aquel trabajo con el que había soñado mi vida, me daría tanto con tan poco. Tenía una nota que me ayudaría alcanzar la cima, unos amigos policías me habían dado la exclusiva, Charles Wates un multimillonario había sido asesinado en su propia mansión resguardada hasta los dientes y nadie había visto a su atacante.

    Di un sorbo y Melissa se aproximó a mí, percibí ese perfume de cereza y sus brazos envolviéndome mientras me hablaba al oído.

    —¿Me acompañas la semana que viene lindo? —cuestionó sonriendo. —tengo una nota que cubrir sobre un invento nuevo, una de esas cosas que dicen que cambiaran la humanidad. —dijo ladeando la cabeza—sé cómo te llaman la atención ese tipo de cosas.

    —Si me dejas invitarte a cenar luego preciosa, es un trato—le respondí sonriendo.

    Era de esa clase de relaciones en donde ya se actúa como pareja aunque todavía no se declara oficial. Me beso en la mejilla y se levantó.

    —Claro, es un trato—respondió mientras me miraba de reojo antes de salir de la habitación.

    Me disponía a dar una última revisión a unos documentos del caso con el que formaría mi noticia, vi a dos oficiales entrar y sonreí pensando que había llegado mi información. Sin embargo no era así, era bueno que entre mis cualidades existiera la perspicacia, pude leer los labios de uno de los oficiales.

    Es él

    ¿Para qué lo buscan?.

    Venimos a arrestarlo.

    Fingí que iba al baño y salí por la puerta trasera, habían encontrado mis huellas en el arma.


    8:05 pm

    Estaba allí, tenía los mismos ojos, el mismo corte y hasta la corbata color azul marino que me obsequiaron en navidad, me observaba con cierta codicia en los ojos que ni en mis peores días pude tener.

    —Sabía que llegaría este momento, realmente me parecía que un tanto complicado en un principio el pensarlo, pero ¿sabes? —río burlón—no siento nada, patético.

    —¿De qué estás hablando?, ¿Quién eres tú? —pregunté aún desconcertado.

    —Quien más, soy tu, unos…—contaba con los dedos—veinte años en el futuro.

    —¿Futuro?...

    —Vaya ,era tonto—se golpeó frustrado la frente— en el viaje de la próxima semana encontraras a un chico flacucho con nada de personalidad pero mucho cerebro, no pertenecía al evento principal, ni lo tomaban en cuenta, tenía un gran invento que yo le puse las manos encima, seguro ya lo intuyes, era una máquina del tiempo. Me fui fraguando mi fortuna a través del tiempo, pisoteando a los que se requería y haciendo aún lado a los que estorbaban. Eso me lleva a la razón por la cual estás a punto de caer y morir.

    Me asqueaba de alguna manera que hablaba más que nada porque es algo que en mis deseos más oscuros llegué a pensarlo, realmente era yo.

    —¿Qué no morías si es así?, yo soy tu, si muero dejaras de existir…

    —Yo, soy una paradoja, he creado un futuro solo para mí, descubrí que la mejor forma en la que logré mi fortuna es volver hasta este momento, quitarte aún lado y ocupar tu lugar, pensé implicarte en un crimen, ya sabes matar dos pájaros de un tiro, me quedaría con esa fortuna y y a ti te encerrarían, habría que hacer los movimientos necesarios y terminaría teniendo amasada una enorme fortuna. —mientras lo explicaba presiono un poco detrás de su oído, por unos segundos las arrugas de su rostro se desvanecieron y se vio idéntico a mí. —Ingeniería genética, soy casi inmortal.

    Me sostenía desesperadamente apoyando mis brazos en el borde del edificio estaba demasiado resbaloso para poder escalar.

    Baje la mirada y esboce una leve sonrisa mi otro yo me miro extrañado, mi reacción pareció ponerlo un tanto nervioso y sacó un arma, le quito el seguro y me apunto con ella.

    —Verdaderamente cambie demasiado, perdí tantas características de las que me orgullecía por tener algo de dinero.—le indiqué.

    —¿A que te refieres? —preguntó mi versión del futuro.

    Me busque levantarme con firmeza mientras lo miraba a los ojos.

    —Primero, nunca dejo nada a la deriva, un buen periodista siempre tiene un plan B.

    Cuando terminé de decir esto alguien surgió detrás de él y lo golpeó en la cabeza, derribándolo.

    —Tengo alguien a mi lado con quien contar y eso es más valioso que cualquier cosa que me haya transformado en ti, Melissa.

    —¿Estás bien cariño?—preguntó ella guiñándome el ojo, con un extintor en su mano.

    —Almuerza conmigo mañana y estaré perfecto—le contesté sonriendo.

    Aturdido mi futura versión buscaba el arma que había caído de su mano por el golpe mientras recuperaba del todo el sentido. Me miraba con odio.

    —Y por último, sensatez—me doy golpecitos en la cien—genio, me vienes y me cuentas todo tu plan, me das tiempo para recuperarme, sabiendo que tú eres mi futuro, que serás un idiota, que vendrás aquí a queriendo hacerme esto—lo miré a los ojos sonriendo—tú, no vas existir.

    Una expresión de horror dibujó en su rostro, no puedo imaginar que fue lo que sintió mientras se desvanecía, supongo que era como morir.

    Melissa me dio la mano y pude escalar dentro, bajamos rápidamente para encontrar a nuestro compañero que esperábamos ver desangrandose, sin embargo estaba como si nada hubiera ocurrido devorando todo lo que podía en la mesa de bocadillos, supongo lo que viví con el jamás existió.

    No me pidan explicar que fue lo que ocurrió y si realmente fue así, el pasado, ya ocurrió; el futuro, es un misterio, incluso para mí; pero el hoy es un regalo, por eso se le llama presente.
     
    Última edición: 7 Septiembre 2016
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    ZelmaHertzog

    ZelmaHertzog Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    5 Noviembre 2014
    Mensajes:
    9
    Tu historia es muy interesante, tiene un halo de misterio, que hace que lo leas con ansia hasta el final, me gusto mucho :3, sobre todo Alvin, su personaje esta bien constituido y me gusta su personalidad.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    ANadieLeGustaEsto

    ANadieLeGustaEsto Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3
    Pluma de
    ¡Guau! Tu historia es muy atrapante. Me gusto mucho. Las personalidades, la forma de expresión, como está constituida cada faceta de la historia. Es una mezcla de misterio atrapador. Fue muy interesante leer tu historia. Me gusto mucho...
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso