Contigo otra vez.

Tema en 'Prince of Tennis' iniciado por Gabbap, 18 Enero 2011.

  1.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Esto estuvo muy bueno.
    Ya tenia rato de no leer el fic, hasta ahora me pude actualizar.
    Lo de san valentin fue el toque perfecto, y puedo ver la cara de Ryoma cuando le dicen que dia es.
    Espero que pronto pongas el siguiente capitulo.
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2319
    Ojayo!!!
    he aquí la contii *-*, gracias a Ilkane y a vitshi por sus comentarios y a micarlove por sus me gusta =D y espero satisfacerlas con la actitud que le he colocado a Ryoma aquii =), lean y disfruten
    ____________________________________________________________________________________________________

    Cap. 6 – Valentine Day

    ¿San Valentín?....¡¿SAN VALENTIN?!, quizás había escuchado mal…pero no, las palabras de la chica aun se pronunciaban en su cabeza en forma de eco; entonces…¿Cómo pudo ser tan olvidadizo?, era un estúpido distraído y por su falta de información sobre el calendario pasó lo que tuvo que pasar.

    Volteó a ver a sus sempais que le transmitían con la mirada la picardía, las chicas miraban con envidia clara a Sakuno…y la última, tenía un serio problema con el rojo que estaba en su cara…se veía…como un ángel, sus ojos inocentes y grandes lo miraban incrédulos, sus mejillas le daba un toque de ternura y las palpitaciones de su corazón se escuchaban desde el lugar donde él estaba…esa chica era impresionante…

    Bajó la cabeza, pero…por otro lado, tampoco había hecho algo tan malo, solo eran rosas, solo era San Valentín; una cosa es lo que crean las demás personas y otra las intenciones de él.

    Con un hábil y rápido movimiento cargó a la de cabellos carmesí alejándose rápido de aquel lugar llevándola cerca de las canchas de tennis, la dejó en el pie en una especie de árbol de cerezos, donde las ramas del árbol producían una sombra alrededor de éste y ocasionaran que el pasto se mantuviera cálido y el viento refrescante.

    — Escucha…Ryuzaki yo – comenzó mas la nombrada lo interrumpió.

    — Ryoma-kun, no te acordabas de que hoy era San Valentín…¿cierto? – preguntó la de ojos rubíes incrédulamente.

    Él se sorprendió, quizás en éste lapso de tiempo que había estado con ella, ya lo había conocido mejor de lo que él se esperara.

    — Si, exacto.. – dijo casi en un suspiró y se arrodillo para estar al frente de ella – en la tarde, después de clases te llevaré a un médico que es profesional con las lesiones y el tennis.

    — Y ¿Qué sucederá con su entrenamiento de hoy? – preguntó preocupada por el tennis del chico.

    — Solo me lo saltaré por hoy…- murmuró despaldas a ella para luego voltearse y sujetarla por los hombros – Ryuzaki…te prometo que vas a volver a jugar tennis antes que se cumplan esos 5 años, ahora es mi responsabilidad y esta es una promesa que te voy a cumplir -

    — …Ryoma-kun yo… -

    — Me tomará mucho tiempo, pero lo lograré – espetó dedicándole una mirada intensa, sus ojos profundamente ambarinos, tan dorados como el oro y ahora tenían un brillo especial que jamás le había visto – te lo prometo… -

    Esa mirada logró que se estremeciera hasta el último cabello, él realmente hablaba enserio, se preocupaba por ella y esa mirada…si no se había derretido aún era porque Dios sabía el esfuerzo sobrehumano que hacía para no desmayarse en el suelo.

    Él la miraba fijamente, su rostro sonrosado, sus ojos completamente abiertos mirándolo fijamente, su cabello un tanto despeinado a causa del viento, los latidos de su corazón…sus labios, carnosos, entre abiertos…¡¿por qué demonios ahora tenía unas ganas incontrolables de probar los labios de ella!?.

    Poco a poco se fue acercando a ella, posando su mirada en sus labios, colocó su mano izquierda en su mejilla, se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y volvió a contemplarla, sus ojos ahora estaban mas abiertos y su respiración se había agitado de una manera increíble, Echizén curvó una media sonrisa.

    — Ryuzaki…últimamente – comentó el Echizén posando de nuevo su mirada en los labios de la fémina – te ves muy… -

    No pudo terminar su frase ya que la campana había interrumpido aquella escena, los dos abrieron los ojos al mismo tiempo y la cara de la chica cambió al color rojo de manzana madura, Echizén sacudió su cabeza confundido, sin pensarlo tomó a Sakuno por la cintura y la colocó en su hombro, al poco tiempo la dejó de nuevo en la entrada del instituto.

    — Nos vemos aquí, después de que terminen las clases – espetó el chico para luego ir a su salón de clases.

    — ¡Kyaa! ¡Sakuno – chan!, ¡no puedo creer que salgas con el príncipe Ryoma! – le gritó su mejor amiga y luego muchas chicas la acosaron con preguntas.

    — N..No es lo que creen – emitió la de orbes rubíes aforrándose al ramo de rosas y a las muletillas – todas…están equivocadas -

    — ¿Y porque estas tan roja? – le preguntó una de las chicas apuntando a su cara ocasionando que Ryuzaki se pusiera mas roja aún.

    — Etto…y-y-yo…etto… - tartamudeó Sakuno al sentirse descubierta.

    — Es mejor que vayamos a clases – dijo Tomoka mientras ayudaba a Sakuno a avanzar – ¡en el recreo hablamos todas! -

    La castaña miraba con picardía a su amiga, era algo obvio que tenía algo con Ryoma-sama, ella estaba feliz, el sueño de su amiga por fin se cumpliría…o eso creía ella.

    En cambio la fracturada solo tenía algo en la cabeza, la acción que estaría apunto de ocurrir si la campana no hubiese sonado, ¡él la iba a besar!, todo había pasado tan rápido, aun sentía su corazón latir con rapidez y aun no comprendía como era que seguía caminando tranquilamente.

    — Estuvo apunto…sino fuera por la campana – pensó la chica mientras se detenía para luego tocar sus labios con su mano.

    — Sakuno – chan…¿qué pasa? – Preguntó la del lunar al ver a su amiga tan pensativa - ¿Qué te hizo Ryoma-sama? – preguntó con cara pícara.

    — Nada – mintió mientras seguía caminando

    En otra parte del mismo instituto, se encontraba un ambarino recostado del muro de la ventana un tanto fuera del mundo exterior, todos lo observaban con curiosidad e ilusión, sobre todo un pelirrojo y un moreno que lo miraban con ojos vidriosos.

    — O’chibi! – corrió hacía él, el Neko mientras lo abrazaba con fuerza - ¡Que feliz estoy! ¡Que feliz estoy! -

    — Estoy orgulloso de ti Ryoma – espetó Momoshiro con lágrimas en los ojos - ¡por fin! -

    — Con la nieta de la entrenadora – pronunció Fuji – que suerte tienes -

    Ryoma miraba la escena sin interés, en ese momento él no estaba para calarse las escenitas estúpidas que hacían sus compañeros, sencillamente trataba de descifrar el por qué de sus acciones. Él estaba hablando con ella de lo mas normal, y de repente todo se tornó a un ambiente…¿cálido?

    — ¡Ryoma cuenta con nosotros para lo que sea! – Exclamó Momo-sempai con alegría – ¡ves Kaido!, te dije que él no era gay, ¡me debes 150 yens! – añadió feliz por haber ganado la apuesta que en algún tiempo atrás hicieron él y su eterno rival.

    — Tch…yo pensé que si lo era – protestó la mamushi con algo de molestia.

    El centro de atención salió de sus pensamientos por un momento al ver que su nombre estaba siendo relacionado con la palabra “gay”

    — ….¿pensaron que yo era gay? – cuestionó amargado por los comentarios de sus amigos.

    — Si….o un psicópata loco por el tennis – rió Eiji rascándose la nuca.

    Por ésta vez, el ambarino no se molestó, solo resopló y farfulló cosas inentendibles para los demás mientras seguía mirando por la ventana.

    Al poco tiempo, llegó el profesor de aquella materia y la clase comenzó en seguida, las clases y el recreo pasaron lentamente para los dos chicos, por suerte, no se encontraron en el recreo más aun así, cada uno estaba tan sumido en sus pensamientos que si se hubieran encontrado ninguno se hubiera dado cuenta que el otro estaba a presencia de éste.

    De por sí, los amigos, compañeros y conocidos de Ryoma no lo dejaban ni respirar, y todas las chicas del instituto estaban detrás de Sakuno buscando respuesta o tip alguno sobre el cómo conquistar al corazón frío de su siempre amado príncipe.

    Con el paso de las horas, ya había caído la tarde, el reencuentro de Sakuno con sus amigos a pesar de ser algo grato, se sabía que para los demás el corazón de aquella chica ya tenía dueño y en ves de ser un día agradable, solo fueron unas malas horas que ella paso oyendo murmullos sobre ella en todos lados y algunos de esos murmullos realmente no eran buenos para su salud mental o cardiaca.

    Echizén caminaba tranquilamente hacia la salida del instituto, a él sencillamente no le importaba, ni le interesaba, ni mucho menos le incumbía el tema que ahora estaba al habla en todo el lugar y sus al rededores, él solo sabía que tenía una diligencia que cumplir el día de hoy y no le importaba nada más.

    …Por primera vez, no le importó el tennis, ni cuanto tendría que caminar, gastar o aguantarse las molestias que le podría ocasionar el estar con una chica y por primera vez, solo le importaba el bienestar de esa persona…

    Mas aun así, estaba confundido, por aquellas mismas razones…¿desde cuándo él le importaba el bienestar de una chica? ¿Desde cuándo se sentía responsable de alguna torpeza de alguien? ¿Por qué se preocupaba tanto por ella? ¿Por qué quería besarla hace unas horas? Y ¿Por qué todo lo que pensaba ahora estaba relacionado con ella?

    ¡Tenía que olvidar aquel tema!, era solo la nieta de la entrenadora, sólo una niña torpe, una niña que él le había arruinado la vida, que por su culpa todos sus esfuerzos se fueron al vacío, que su corazón seguramente estaba pardito por la mitad, que por tratar de ser buena con él…todo le resultó mal….

    — ¡Fuck! – susurró tratando de quitarse aquellos pensamientos de la cabeza, debía olvidarla…sea como sea…o sino…

    — Ya llegué – se anunció la de cabellos carmesí mientras se colocaba al lado del ambarino con dificultad – ¿a donde vamos a ir? –

    — A una clínica cerca de aquí – espetó el ambarino en voz seca aproximándose hacia la salida.

    La de trenzas miró con incredulidad al ambarino, confundida por la fría conducta de su compañero; con apuro se encaminó hasta alcanzarlo, mas él seguía caminando sin voltear a verla y para destrozar aquella emoción que la llenaba en ese momento…caminaba rápidamente, casi corriendo como si quisiera escapar de ella.

    — Ryo-Ryoma-kun, no tan ra-rápido que… - pronunció la chica, pero ya había sido tarde, ella se había caído al piso al tratar de alcanzar al ambarino – itte… - se quejó avergonzada al tropezarse tan rápidamente en el camino.

    — Tch – resopló el ambarino y se acuclilló frente pero despaldas a ella para que la ésta pudiera aferrarse de su hombro – deberías fijarte en el camino.

    — Me fije muy bien… - murmuró molesta por la conducta de él – t-tu ibas muy r-rápido – tartamudeó al notar que la mirada de Ryoma se clavaba en ella intensamente, difícilmente logró ponerse de pie de nuevo – puedo…seguir sola -

    — Lo mejor será que te montes a mi espalda – la miró seriamente – pronto caerá la noche, y a pesar de que le dije a tu abuela, igual ella se preocupará por eso hay que ir rápido y prefiero que estés en mi espalda a que suceda algo peor que una caída -

    Dicho esto, la Ryuzaki se sonrojó, era un hecho que se preocupaba por ella, pero no tenía que llegar esos límites, ella se enfocó en entregarle una dulce sonrisa y acató a sus ordenes, a los pocos minutos ya el chico estaba en marcha con Sakuno encima de él y a su lado las muletillas, que él…también cargaba.

    Luego de un rato, Echizén notó algo muy peculiar en su espalda, el corazón de Ryuzaki ya no martillaba aquellas palpitaciones que sentía a través del cuerpo de la chica y su respiración se había calmado completamente, se detuvo un momento para voltear a verla, una sonrisa ocupó su rostro al ver a la chica dormida tranquilamente en su espalda.

    — Seguramente el cansancio la tumbó – susurró mientras seguía caminando el camino hacia la clínica entonces un gran estruendo proveniente del cielo lo alarmó - …un trueno – se informó al escuchar otro de estos – quizás no debamos ir hoy a la clínica…debería llevarte a tu casa – añadió sin esperar alguna respuesta de la chica.

    Cambió de dirección hacia la casa de su entrenadora, mientras contemplaba como el color del firmamento cambiaba a un azul marino oscuro y las primeras estrellas se asomaban por éste, con el tiempo, ya la noche había caído y las nubes cubrieron gran parte del cielo. A lo lejos veía iluminaciones que se acercaban poco a poco hacia donde él estaba, aquellas iluminaciones eran una especie de rayos que después eran acompañados de ruidosos truenos, era obvio que pronto habría una gran tormenta, solo esperaba llegar a tiempo para que ninguno de los dos se resfriara.

    De pronto la brisa se hizo presente alrededor de él, la temperatura había cambiado, no se tenía que ser un genio para descubrir que la lluvia se avecinaba, Ryoma apresuró el paso hasta llegar a la calle donde vivía la anciana, más su esfuerzo no sirvió de mucho al escuchar como las gotas caían en la superficie de los objetos que estaban alrededor de él y al sentir como su espalda se mojaba.

    Rápidamente apoyó las muletillas de la pared y con mucho esmero logró colocar a Ryuzaki debajo de sus brazos para que no se mojara tanto, al sujetar de nuevo las muletas corrió lo mas rápido que pudo a la casa de la entrenadora.

    Al estar alrededor de muchas casas cayó en su triste realidad….

    — ¡Maldición! – Masculló entre dientes al no acordarse como era la casa de la entrenadora - ¿qué haré ahora? – añadió frustrado observando como Sakuno temblaba entre sus brazos y sintiendo como las gotas caían sin ningún pudor sobre su espalda.
    _________________________________________________________________________________________________
    ¿Qué les parecio? espero que les haya gustado =)¿encontrará Ryoma la casa de Sumire? ¿que les parecio el Ryosaku?
    Volveré!....quizás no pronto..pero lo haré :D
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Sheska love

    Sheska love Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    21 Abril 2009
    Mensajes:
    226
    Pluma de
    Escritora
    Saludos!! la tentacion no me dejo y pase por aqui. debo decir que tu fic es bastante interesante. la trama es excelente y cada palabra que leo me deja mas intrigada... ahora, lo que me intriga de verdad es si Ryoma encontrara la casa de Sumire...

    espero el prox cap pronto!
     
  4.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Muy buen capítulo NadD, y bastante largo.
    Me gustó mucho la parte de la apuesta de Momo y Kaidoh, pensando que Ryoma era gay, me hizo reir muchísimo.
    Y el pobre Ryoma perdido, eso es triste y más que están debajo de la lluvia ambos, espero que pueda encontrar la casa de Ryusaki sensei.
    Hasta la próxima. Saludos.
     
  5.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3452
    Hola!! traje la contii =D
    primero, gracias a Sheska Love y a Ilkane por comentar la historia, Sheska me alegra que mis palabras te dejen con intriga e Ilkane xD fue largo?, es que mi mis manos se me van xD Micarlove gracias por tus me gusta =)
    Disfruten!!
    ____________________________________________________________________________________________________
    Capitulo 7 - Una noche larga

    Mientras la fría lluvia caía fuertemente y sin piedad sobre los techos de las casas, Ryoma se había paralizado al estar en una gran grave confusión al no saber cual de las dos casas que estaban al frente de él, era la de Ryuzaki.

    Todas las casas eran de igual estructura, solo algunas se diferenciaban por el color o por haber decorado su mas casa que las otras, en ese momento recordó que la casa de Sumire tenía una entrada hecha de mármol y un jardín de azucenas, pero ahora había un problema…habían dos…con la misma entrada…y la oscuridad no dejaba observar todo el frente de éstas.

    Logró ocultarse debajo de un techo, acostado y recostado de la pared con Sakuno en sus brazos, la miró por unos segundos, estaba mojada, solo su rostro permanecía seco; y él no se podía quedar atrás, su temblado y titilado no cesaban y los estornudos se hacían cada vez más presentes, se quitó su gorra y de pronto una idea surgió de su interior cambiando su mala suerte.

    — Ryuzaki…Ryuzaki – la llamó poniendo en plan su nueva idea: levantarla para que dijera donde vivía – Ryuzaki despierta…

    Mas la mencionada no abría los ojos ni por nada del mundo..

    — Ryzaki… - susurró impacientándose – Ryuza…..¡Demonios Sakuno! -gritó ocasionando que la nombrada se levantara de un respingo y lo mirara incrédula.

    — Ryoma…¿qué paso? – Murmuró somnolienta mientras se colocaba al lado de Ryoma y observaba su ropa - ¿por qué estamos empapados? – gritó alarmada al ver como el cabello de Ryoma goteaba sin parar.

    — Realmente no sintió nada…ni cuando el agua la mojó… - pensó asustado – Ryuzaki….eres rara – murmuró casi para él mismo que para ella - ¿Dónde vives?..si seguimos así nos resfriare.. – un estornudo – mos.. – añadió cansado mientras se disponía a cargarla de nuevo.

    — Etto…..Ryoma-kun…es ésta, en donde estamos...es aquí… - le dijo sonriente al ver la falta de orientación que tenia el chico.

    — Tch – emitió molesto – por fin, entremos - sentenció secamente mientras tocaba el timbre de la casa con insistencia.

    — Ryoma-kun…yo tengo llave – rió la chica mientras abría la puerta de la entrada y sacaba un gran paraguas de su mochila.

    —…Tenias…una…sombrilla… - dijo cerrando los ojos y los puños, tratando de procesar la noticia mientras se insultaba a si mismo por lo idiota que fue al no buscar en la mochila de Ryuzaki.

    — Umm – afirmó la chica mojada – andando…

    Los dos pasaron rápidamente por el jardín y lograron llegar a la casa, al pasar Sumire ya estaba esperándolos con una taza grande de té caliente.

    — Me tenían preocupada! – Los atendió Sumire, colocándoles un paño a cada uno – Nanjhiro me llamó Ryoma, debes quedarte aquí hasta mañana – le ordenó la anciana mientras el menor solo suspiraba – les tengo un baño caliente preparado, Sakuno ve al baño de este piso, Ryoma sígueme.. –

    Los chicos obedecieron, Sakuno giró a la izquierda y pasó por un pasillo hasta encontrarse con el baño, al entrar, éste estaba hecho vapor, sorprendida comenzó a quitarse las prendas hasta quedar completamente desnuda, con cuidado se sumergió en la tina y cerró los ojos relajada.

    — ¿Qué habrá pasado? – Preguntó la chica confundida por la actitud de Ryoma – él siempre es tranquilo, paciente….esta vez…estaba tan….extraño – se dijo la chica pensativa.

    Solo recordaba cuando estaba en la espalda del muchacho, su olor la impregnó e hizo que ella se relajara un poco, al estar completamente acostada en su espalda, el cansancio le ganó y se quedó profundamente dormida.

    Después…soñó cosas muy extrañas…de repente estaba en la orilla del mar viendo un hermoso atardecer junto a Ryoma, ella recostada de él observaban como el sol se escondía lentamente bajo el horizonte del océano, todo iba normal hasta allí, cuando entonces se vio frente a una enorme cascada, ella estaba en una roca y alguien la abrazaba.

    — Te gusta no es así – le preguntó el chico, un castaño que llevaba solo la parte de abajo de su ropa y todo su torso descubierto, dejando ver toda la estructura de sus bien formados abdominales.

    — Santiago… - susurró su nombre mientras acercaba sus labios a los de él…

    — Mal recuerdo ¡mal recuerdo! – Se insistía la chica tratando de no recordar cosas de su vida pasada – tenía que soñar recuerdos de él…

    — Sakuno….¿te ahogaste? – le preguntó la anciana, sin darse cuenta dejó que el tiempo comiera los minutos.

    — ¡No! Voy saliendo – exclamó la chica mientras salía de la tina y miraba sus dedos completamente arrugados, su abuela le había colocado su ropa allí, se puso un pantalón holgado blanco mas una camisa de tirantes azul claro, al salir del baño, se dirigió a la cocina para tomar su té, en ese momento al pasar por la sala divisó a Ryoma que tenía los dos té en las manos y veía sin ver hacia la ventana.

    — ¿Ryoma-kun? – lo llamó tímidamente mientras él sin voltear le ofrecía el té, ella se sentó junto a él mientras tomaba el té entre sus manos.

    Frente a ellos, había un mesón que llevaba algunos adornos y pasos después un balcón, que por ahora se mantenía cerrado, de ese balcón se podría observar el techo de algunas casas y como los rayos aparecían entre las nubes.

    Él tragó un sorbo de té, aun seguía confundido por la imagen que acababa de ver no hace poco….

    Flash Back

    Echizén siguió a Sumire por el pasillo donde se encontraba el baño, hasta que en una esquina, donde la anciana dobló hacia la derecha, había un mesón con algunas fotos de la familia, una de una niña pequeña con dos coletas altas de cabello rojizo y corto sonriéndole a la cámara, otra de una feliz familia abrazada en un parque de diversiones, muchas de Sumire, una hasta con su padre, de pronto una de tantas fotos captó su atención. Era un chico con una chica abrazados y detrás había una cascada.

    — Ella…- dijo Ryoma captando la atención de Sumire

    — Ah…esa foto la acabo de poner hoy, esa es Sakuno y creo que ese era su novio – atinó feliz la anciana.

    — …Sa...Ryuzaki? – cuestionó sorprendido, la chica de allí tenía su cabello largo, rojizo, ondulado…despeinado, su cara parecía la de otra…no supo que era, pero tenía un aspecto…sexy...lo único que pudo notar fue que sus labios estaban de un color carmesí, de pronto vio sus ojos – Si…si es ella

    Los dos siguieron su camino hasta que la mayor de las Ryuzaki dejó a Ryoma en el baño, al estar dentro de él, Echizén comenzó a pensar en varias cosas…

    Primero…¿cómo fue que paso todo esto? Él solo quería llevarla a una clínica, pero…desde que ella llegó el destino estaba empeñado en que él debía quedarse a su lado o viceversa, de por si….en la foto…ese chico ¿por qué de repente sentía rabia? ¿Sentía….ganas de estrangularlo? Y por otra parte quería saber todo lo que pasó con él y ella, detalle por detalle de cómo fue la relación de ellos dos.

    De nuevo, sacudió su cabeza con fuerza y se sumergió debajo del agua, debía dejar de pensar en eso…lo mejor sería en estos momentos enfocarse en cuestiones mas importantes…

    Fin Flash Back

    De pronto se tragó todo el té que quedaba en su taza, lo cual ocasiono mareos y estremecimientos, sintió como la chica lo miraba, volteó a verla, sus ojos abiertos, su cabello recién mojado sus labios recién lamidos…Demonios…últimamente Ryuzaki se le hacia irresistiblemente tentadora.

    — Ryoma-kun…¿sucede algo? – Preguntó incrédula mientras se acercaba a él y colocaba su mano en su frente – estás rojo…y caliente.

    — Estoy bien… - dijo tomando su mano y acercándola a su pecho.

    Ella se sorprendió por la conducta tan…extraña de Ryoma, su mirada era intensa, su mano estaba cálida y sus latidos…se ruborizó, quizás si había pescado un resfriado y ya la fiebre lo estaba afectando.

    — Ryoma-kun…lo mejor será que te lleve.. – el nombrado tapó su boca con su dedo.

    — No me puedes llevar, ni siquiera necesitas hacerlo… - dijo acercándose mas a ella acariciando sus labios – estoy perfectamente bien.

    — Ryo…Ryoma….. – dijo casi en un suspiro

    De repente, Echizén se acerca lentamente a la chica y toma su mano mientras la mira a los ojos, su mirada…llena de dulzura y de amor, hizo que tomara una gran bocanada de aire para no desmayarse. Él se acercó un poco mas hasta quedar a escasos centímetros de ella, de pronto volteó la cabeza y recostó su barbilla del hombro de ella.

    — Realmente no tienes idea de lo bien que se siente el estar junto a ti – dijo él chico cerrando los ojos mientras rodeaba a Ryuzaki con sus brazos

    La elogiada sintió como la hemoglobina subió y bajó por todo su cuerpo, sintió la sangre concentrarse en su cara y como los latidos de su corazón martillaban un acelerado golpeteo.

    — Ryoma-kun….real…realmente estás muy…enfermo – murmuró dejándose llevar de nuevo por el olor que emanaba el chico.

    — Sabes que es lo que mas me gusta de ti… - se separó de ella mirándola de nuevo a los ojos y de pronto acercándose peligrosamente a ella – eso… - señaló indicando a su corazón acelerado y a su respiración entrecortada

    Ryuzaki se separó rápidamente de Echizén, el cual ya había caído increíblemente rendido en sus piernas, una risilla se le escapó al ver a su príncipe acostado en sus piernas con la boca entre abierta, se notaba que estaba cansado y muy….muy enfermo, solo esperaba que aquel resfriado no se convirtiera en algo peor.

    Pasado un rato, la mayor de las Ryuzaki bajó a asegurarse que todo estaría bien, en lo primero que se fijó fue en las dos tazas de té que ella les había servido, ahora completamente vacías. Luego, una sonrisa traviesa apareció en su rostro al ver a los dos jóvenes acostados en el gran sofá, aunque solo se podía ver a un Ryoma ya en el quinto sueño ya que Sakuno estaba detrás de él y sólo se divisaba el brazo.

    Se acercó un poco mas y observó a su nieta serenamente dormida y acurrucada en la espalda de Ryoma, detallando mas a la pareja, se dio cuenta que él estaba temblando y su rostro estaba rojo; acercó su mano a él…estaba caliente, suspiró, tal cual como ella lo había previsto así sucedió, Echizén había pescado un resfriado y que bueno que ella ya había agregado dos pastillas dentro del té, para curarlo.

    — Pronto harán efecto – murmuró segura de aquello – lo mejor será dejarlos allí a los dos

    Sin más preámbulos Sumire-sama subió a su cuarto, acostándose en su cama también quedando profundamente dormida.

    Llegando un nuevo día, los rayos del sol avanzaban con total libertad por toda la sala, el ambiente se permanecía frío y aunque había sol, éste estaba débil al estar saliendo detrás de una gran nube y durante una llovizna.

    En aquel sofá, una chica abría tímidamente sus ojos para luego petrificarse al encontrarse con la cara del protagonista de sus sueños tan cerca del rostro de ella, sus mejillas se tiñeron de rojo mientras seguía contemplando el rostro de su príncipe, calmado, sin ninguna facción de arrogancia o indiferencia, se veía como un tierno bebe, sus mejillas también teñían un tono rojizo y temblaba levemente.

    Ella se levantó con cuidado para no despertar al durmiente, con sigilo se colocó al lado de él, pero esta vez ella lo arrinconaba, se dio cuenta que en el suelo habían varias almohadas, que seguramente les había llevado su abuela y él al dormir las había tirado allí, cogió todas y las posicionó al lado de él, donde estaba ella.

    Siguió caminando, se aseó, se bañó, se vistió, su abuela estaba en la cocina observando por la ventana, se saludaron, hablaron y Sakuno la ayudó a preparar la comida, al levantarse temprano tuvo tiempo de ayudarla a hacer los deberes de la casa. Al paso de dos horas las dos Ryuzaki ya habían terminado y un Echizén se acababa de levantar de un placentero sueño.

    — ..¿Dónde estoy?.. – Preguntó después de bostezar - ¿qué pasó ayer?

    — Ojayo Ryona-kun ¿Daijobu? – preguntó preocupada llevándole la comida al sofá

    — …Estoy en la casa de Ryuzaki…me secuestraron – pensó el chico preocupado mirando curiosamente todo aquel lugar, de pronto el chico dio un pequeño brinco ocasionado por los recuerdos que llegaban en modo de flash por su cabeza - …Llovió y me quedé en su casa – pensó en voz alta captando la atención de su compañera.

    — Si….¿no recordabas? – preguntó con la esperanza de que recordara lo que le hizo la noche anterior.

    — Solo se que me quedé tomando té – habló pensativo luego cerró los ojos – pero mas nada.

    — Ump… - emitió melancólica – quizás sea lo mejor – susurró para si misma, luego vio las fachas del chico, en la noche no se podían ver bien, al mirarlo no pudo evitar tener una sonrisa traviesa – ¡jajaja! – se carcajeó sin importarle que su acompañante la viera extraño – que lindo…

    Ryoma se miró a si mismo y entró en estado de shock.

    — ¿WTF? – espetó sorprendido al verse en una camisa grande color rosa y un pantalón largo del mismo color, la camisa estaba pintada con rayas de diferentes tonos rosa y en el centro estaba la figura de Hello Kity - ¿QUIÉN ME PUSO ESTO?

    — ¡Jajaja! – Rió con arrogancia la anciana entrando a la sala – tenía que lavar tu uniforme para que te lo pusieras hoy, como esperabas tener una pijama de hombre cuando solo aquí vivimos mujeres – habló tendiéndole su uniforme ya completamente seco y planchado, de pronto escuchó a su nieta gritar y taparse los ojos, entonces se dio cuenta que lo mas visible en la ropa eran los boxers de Ryoma.

    — Si…mi ropa interior está ahí, entonces… - preguntó temeroso y luego miró dentro de los pantalones - ¡Oh Dios!, ¿por qué me haces esto anciana? – preguntó molesto parándose de aquel sofá y dirigiéndose al baño.

    Sakuno aun seguía riéndose, tanto así que cayó en el suelo llorando, se quejó de su pierna, mas su risa reinaba en ella. Luego de unos minutos, logró incorporarse de nuevo y vio a su abuela con seriedad.

    — ¿Se lo pusiste tú? – preguntó Sakuno pensando morbosamente.

    — No, al igual que a ti, le coloqué la ropa allí mismo en el baño, pobrecito - suspiró Sumire mientras se encaminaba a la cocina – así de fuerte sería la fiebre que tenía – añadió sin contar el grado de sus palabras, en eso la nieta se paró en seco por unos momentos deseando olvidar lo que pasó anoche.

    — Por cierto, Sakuno – la llamó – tu también tenías mucha fiebre ¿estás segura que estás bien para ir al instituto?

    — Si abuela todo está bien, estoy fantástica – afirmó la chica con entusiasmo, de pronto una opción entró en su cabeza.

    Ella también tenía fiebre, entonces… ¿Y si todo lo que pasó nada más fue una ilusión? ¿Sólo fue un producto de la fiebre? ¿Ryoma jamás intentó seducirla? ¿Jamás les dijo aquellas palabras que al momento de escucharlas, se detuvo su corazón? Quizás…todo fue una mentira o un sueño…pero, se sentía tan real, su piel caliente, su aliento, su olor, de por sí esta mañana al levantarse él estaba a su lado.

    Solo había una forma por la cual saber la verdad.

    Abuela – la llamada volteó – ayer, después de bañarme ¿Dónde estuve yo? – preguntó preocupada.

    Sumire hizo silencio en forma de suspenso y miro seriamente a Sakuno.

    No lo sé – respondió despreocupada – saliste de tu baño, me supongo luego de unos minutos estuviste en mi cuarto – mintió la abuela sin pensar en las consecuencias de lo dicho.

    — En…tu cuarto – murmuró mirando hacia otro lado e hizo un intento de sonreír – bueno, me iré a arreglar.

    — ¡Dile a Ryoma que se apure y que venga a comer! – exclamó al ver como Sakuno se alejaba rápidamente de la cocina – esta noche le diré la verdad.

    — Todo fue una ilusión – pensó deprimida.

    Se encaminó al mismo baño donde ayer ella se había bañado, más al tocar la puerta se encontró con el chico ya vestido y con el cabello empapado, justamente como estaba en su ilusión.

    — Igual era demasiado bueno para ser verdad – pensó en voz alta y luego se ruborizó al notar que Ryoma la miraba confundido, sacudió su cabeza y sujetó un paño – tu ropa se mojará – dijo secando bien su cabello.

    Se sorprendió al escuchar aquellas palabras de si misma y sus acciones no eran de ellas, se disculpó por lo sucedido y se fue casi corriendo, más maldijo por lo bajo al ser tan despistada, volvió a paso rápido donde él estaba, al abrir la puerta sin avisar, se encontró con los ojos ámbares de Ryoma, estaban tan cerca que sentía la respiración del chico y lo único que veía eran sus ojos.

    — La anc….mi abuela dijo que te movieras y que fueras a comer…- dijo rápidamente la chica y se alejó, mas sintió que la sujetaron por el brazo y la envolvieron en unos brazos fuertes y cálidos – ¿o-otro sueño? ¿Tengo fiebre?

    — No… - dijo seco mientras la soltaba y caminaba lejos de ella

    — ¿Qué fue eso?... – susurró sorprendida – no tenía fiebre…lo hizo por su propia cuenta.

    El Echizén se alejó confundido de sus acciones, ¿Qué había hecho?, la había visto tan deprimida y melancólica que no había aguantado las ganas de abrazarla, quizás fue su olor, o la nostalgia que emanaba de su ser, solo la había abrazado y ya no había nada que pudiera hacer para negarlo.

    Para ella, desde ese momento se alegró inmensamente, subió a su cuarto por primera vez sin esforzarse tanto, de pronto lo vio allí de nuevo comiendo un sándwich, miraba una mesita, luego de unos segundos cruzó sin darse cuenta que ella estaba allí.

    Se aproximó a aquella mesa y observó la foto

    — ¿Qué demonios? – La tomó asustada y la tiró contra el piso – ¡eso no debería estar allí! – gritó histérica, el vidrio no se partió, mas ella se encargó que éste acabara demolido, lo tomó entre sus manos y lo tiró por la ventana quedándose solo con la foto.

    Se dirigió a su cuarto y observó con detenimiento la foto, ella estaba maquillada, su cabello estaba seco y estaba con él, se veía tan bonita allí, sentía tanta seguridad…todo era diferente con Santiago.

    — Quizás si lo volviera a hacer – comentó la chica mirando su estuche de maquillaje, lo agarró y comenzó a maquillarse como le habían enseñado en su viaje, se soltó el cabello y se dejó sus ondas al natural, salió al escuchar los gritos de su abuela indicando que ya iban tarde, al bajar ya Ryoma estaba abajo y éste abrió los ojos perplejo al observar a la muchacha.

    Estaba hermosa, justó como la foto, su mirada reflejaba poder, arrogancia e indiferencia, su cabello bailaba con el viento, tenía un aspecto sexy y a la vez tierno. La chica bajó y se despidió de una Sumire-sama sonriente.

    — ¿Vamos? – le preguntó ya mas adelantada que él.

    El chico resopló y se posicionó al lado de ella, cada chico que pasaba se le quedaba viendo a Ryuzaki, se babeaba o la elogiaba, por otra parte también habían chicas que miraban a Ryoma, se le quedaban viendo o gritaban al pasar al lado de él.

    — Qué linda pareja hacen – se escuchaba de una pareja de adultos

    — Brad Pitt y Angelina Jolie – dijo un niño señalándolos y riéndose

    — No debí hacerlo – farfulló la chica tímidamente mientras volteaba a ver asustada a Ryoma por las miradas inquisidoras y pervertidas que le ofrecían, éste al ver el miedo de Ryuzaki la sujetó de la mano.

    — Así no nos mirarán tanto – masculló molesto – así las chicas no me acosarán tanto.

    Desde lejos, una chica de cabello rubio observaba la escena furiosa, golpeó la pared con una mano y la otra la empuñó apretando con fuerza la foto que tenía en su mano, de una niña pequeña de rizos de oro y un niño con una gorra y una raqueta abrazando a la niña.

    — Ryoma, parece que ya te has olvidado de mi – espetó hecha en llamas por la rabia que se proporcionaba dentro de ella.
    _________________________________________________________________________________________________
    Espero que les haya gustado!nos vemos en otra ocasión!
    Hasta la proxima =D!
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  6.  
    pisqii

    pisqii Guest

    Hola, la verdad que me gusta mucho esta historia. tengo muchas dudas, por ejemplo​
    quien es SANTIAGO?? cual fue el error de sakuno?? ryoma se le va a confesar??​
    Dios me desesperaa.... por favor en la prox conti, explica lo de Santiago...​
    Me encanto... CONTI CONTI CONTI jjej​
     
  7.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2564
    Hola!!! Volvii (:..
    pss....gracias a todas x comentar Pisqii y Yanaoi *-*¨y a Micarlove y a Eri por sus me gusta!
    Pisqii pronto te irás enterando de todo, lo de Santiago lo iré explicando a medida q pasen los capitulos...o sino no tendría "suspenso"
    Pos...he aqui la contii!!, esperoo q les guste, como siempre acepto todo tipo de criiticas
    ____________________________________________________________________________________________________
    Capitulo 8. "La Nueva chica"

    Los dos jóvenes antes de llegar al instituto se soltaron las manos, el muchacho se alejó de ella para así cuando llegaran no los confundieran ni pasara lo que paso el día anterior.

    La Ryuzaki al llegar se encontró con su mejor amiga, seguido de sus otras compañeras, se saludaron entusiasta y amigablemente, todas quedaron impactadas con el nuevo look de la chica, la cual ante los elogios de las demás se ruborizaba rápidamente.

    — ¡Estas preciosa Saku! – Exclamó su amiga emocionada - ¿fue por Ryoma?

    — ¡Por supuesto! – Contestó otra chica - ¿por quién más debería? Seguramente cuando Ryoma te vea quedará rendido a tus pies

    Sakuno al escuchar aquello sonrió divertida, realmente Ryoma había quedado muy sorprendido con aquel cambio y con tan solo verlo a la cara se notaba lo embobado que estaba por la chica, de por sí, al parecer pudo notar un leve sonrojo en las mejillas del príncipe del hielo o quizás estaba ciega.

    — No…chicas no fue por él, solo quise hacer un cambio solo por hoy – sonrió tímidamente la carmesí mientras caminaba hacia la entrada, de pronto sintió una fuerte punzada en la espalda lo cual ocasionó que las muletillas se resbalaran y ella cayera

    ¡Cuidado! – la sujetó un sujeto por la cintura previniendo su caída - ¿estás bien? – preguntó preocupado

    — Si…si ¡gracias lo siento mucho! – habló la chica para luego voltear y encontrarse con unos ojos verde musgo – ¡Oishi-sempai!

    — Sakuno…que linda estás – le sonrió amablemente el chico, entonces los dos se sonrojaron al ver que estaban mas cerca de lo que se les tenía permitido – tranquila, eso le pasa a todo el mundo – comentó alegremente y luego se alejo de aquel lugar.

    — Eso….eso fue muy extraño – dijo sonriendo desesperadamente Sakuno para luego seguir su trayectoria hacia el salón.

    En otra parte del instituto, no muy lejos de Ryuzaki, se encontraba un ambarino caminando calmadamente, fingiendo y tratando de no escuchar las tonterías de las que hablaban sus amigos,

    — ¡Vamos Ryoma, se que quieres ir hasta ella y besarla! – gritaba eufórico el castaño de ojos cafés – ¡¡VAMOS RYOMA DEJATE LLEVAR POR TUS EMOCIONES, SIENTE EL FUEGO!… ¡SIÉNTELO!!

    — ¡Shh! No hables tan fuerte Kawamura, Ryoma está muy cerca de ti, pero parece que él está sordo shhh – murmuraba obstinado Kaidoh

    — pero la viste? – le preguntaba Kikumaru a Takeshi con ojos brillosos – ¡estaba preciosa!

    — ¡¡Si!! – Respondía el otro con ojos luminosos – no comprendo como Ryoma no la ha visto

    —Ni que fuera la única chica bonita en esta institución…-habló por primera vez Ryoma captando la atención de todos, lo siguiente que pasó fue la paliza que le proporcionaron sus compañeros al pobre Echizén

    — Ummm…que decepción, ¿cómo Ryoma puede decir eso de una chica? – preguntó resignado Syusuke – que chico mas arrogante y engreído

    — ¡Hey tu!… - llamó la mamushi a su eterno rival – la apuesta sigue en pie

    — …..no Ryoma….tu no puedes ser gay… - dijo Momo-sempai en un tonó muy alto de voz, los demás al escuchar aquello se alejaron lentamente de Ryoma

    — No soy homosexual – dijo molesto el protagonista de las miradas de todos

    — ….. ¡No! – exclamaron con ironía y luego se alejaron poco a poco del lugar

    — Ryoma…tiene la semilla – se escuchó de algún lado no muy lejos de él

    — Saltó la talanquera – se escuchó del otro lado

    El ambarino al ver la situación, desesperado buscó la solución de todo

    Si ella….me atrae – espetó con los ojos cerrados y de pronto escuchó muchas exclamaciones en forma de celebración

    ¡YEAH! EL BAJITO ES HOMBRE, UN HOMBRE DE VERDAD, ¡BURNING! – volvió a exclamar el castaño con una raqueta amarilla y corriendo por todo el lugar hasta desaparecer del campo visual de los presentes.

    Todos siguieron exclamando cosas sin sentido hasta que el timbre los calló y todos volvieron a sus clases cotidianas.

    Al entrar a clases se encontró con el trío dinámico, Kachiro, Katsuo y Horio, los tres chicos miraban con orgullo a Echizén, le sonreían con afirmación y le mandaban señales positivas, como el pulgar levantado y otras estupideces.

    Él suspiró y se sentó lejos muy lejos de ellos, pronto entró el profesor, en ese momento se dio cuenta que por primera vez él no había llegado tarde, el profesor volteó hacia atrás y después de esperar un rato cerró la puerta molesto, de pronto volteó y miró a Echizén, una sonrisa orgullosa apareció en su rostro al ver al chico sentado en su asiento.

    Parece que por fin las personas se dignan a cambiar – masculló el sensei – debo anunciarles algo, tenemos a una nueva alumna en nuestro salón – notificó para luego agregar – entra… - en eso entró una chica de cabello rubio, ojos grandes y profundamente azules, cuerpo con finas curvas y la tranquilidad que emanaba de ella hacia que todos suspiraran – les presento a su nueva compañera

    — Anghelick…. – murmuró Echizén recordando algunas escenas que estaban relacionadas con la chica

    Flash Back

    — Ryoma…ella es nuestra nueva vecina, su madre y su padre estudiaron conmigo casi toda mi vida estudiantil – le informaba su madre – ahora serán amigos

    — Yo soy anghelick, pero me puedes decir Angie – le dijo una sonriente chica

    — Yo Ryoma – le sonrió el pequeño niño – puedes decirme como quieras

    — Ryo-kun – exclamó la niña entusiasmada

    Desde aquel momento una fuerte amistad nació en ellos, los lazos que unían a aquellos dos pequeños niños eran mas fuertes que nada, pasando los años y mientras maduraban poco a poco, la confianza que se depositaban el uno en el otro era absoluta.

    Pronto las tristezas y alegrías que tenía uno la desahogaba con el otro y viceversa, pasaron mas de 5 años juntos, el cariño que se tenían iba incrementando hasta llegar a tratarse como si fueran hermanos.

    Después del pasar de varios años, había llegado la hora de la despedida, fue dura para aquellos dos, la última vez que la había visto había sido en el aeropuerto, se aferraba una pequeña bolsa como si u vida dependiera de ella, lo miraba con tristeza y algunas lágrimas se resbalaban por sus mejillas. Él también estaba en aquel estado, más ninguno hablaba, sus rostros no estaban tristes, con solo las miradas se decían todo

    — Ten – le entregó una pequeña caja de estrellas - se que te gustan las estrellas – murmuró mientras observaba como ella habría la caja y observaba un anillo con una estrella grande, luego sacó una cadena que tenía un corazón grande.

    — Ésta cadena… - comenzó a hablar la chica mas Echizén la interrumpió

    Si – dijo entre risas – es de mi madre –

    La chica se colocó la cadena y ahora era el turno de ella, le ofreció aquella bolsa que ya estaba más que arrugada, él la sostuvo y sacó de allí una gorra completamente blanca y en el frente tenía una R roja encerrada en un cuadrado de bordes azules

    Seria bueno que la usaras cada vez que entrenaras – le dijo regalándole una sonrisa tierna

    Por todo el aeropuerto se escuchó que anunciaban que el próximo vuelo a Japón salía dentro de 10 minutos, los padres de los chicos se despidieron con un fuerte abrazo, Anghelick se lanzó hacia Ryoma haciendo que los dos cayeran, él la atrajo mas hacia su pecho mientras apretaba con fuerza su cintura, luego de unos minutos, los dos se volvieron a parar y se sonrieron.

    — Nos veremos pronto – habló la chica – ¡te quiero! – dijo en un murmullo que solo él entendió - ¿me seguirás queriendo?

    — Of Course – le aseguró el ambarino mientras caminaba con sus padres alejándose de ella.

    Fin Flash Back

    — Bien – la voz del profesor lo sacó de sus recuerdos – señorita siéntese al lado del joven Echizén

    Éste al escuchar su nombre volteó a verla, quizás no era ella, era solo equivocación de él pero al verla detenidamente se dio cuenta que si era ella, la misma sonrisa extravagante que hacía solo cuando se encontraba con él, su cabello largo y voluptuoso, lo que le sorprendió fue que llevara la cadena y el anillo que él le había regalado aquel día.

    La chica se sentó y le brindó una gran sonrisa a la cual él correspondió, así pasaron los minutos, al llegar la hora del recreo todos estaban acosando a la chica nueva.

    Echizén caminó por el largo pasillo que llevaba hasta las escaleras, allí volvió a ver a su antigua amiga.

    — ¡Ryo-kun! – gritó la rubia mientras corría a gran velocidad hacia él.

    Un gran estruendo se escuchó al oír como los dos cuerpos chocaban contra el piso

    — Angie…me asfixias – decía con dificultad el ambarino –me alegra que estés por aquí

    — A mi también, me quedaré en Japón por un tiempo y viviré con ustedes – anunció casi gritando

    — Es….algo bueno – murmuró Echizén sin aliento – estás……gorda.

    — …. – la chica saltó de él y se miró a si misma – No estoy gorda – masculló entre dientes dedicándole una mirada gélida.

    — Pesada… - espetó el de cabellos verdosos mientras subía las escaleras hacia la azotea

    — Claro que…- Angie no pudo terminar su frase ya que se resbaló y casi cae a no ser – ¡Gracias…si no fuera por ti!.....hubiese – la chica quedó embobada al ver los ojos azules de Syusuke Fuji

    — Tranquila…todo está bien – pronunció el castaño mientras cerraba los ojos y le entregaba una dulce sonrisa

    Fuji siguió bajando las escaleras y Echizén ayudo a subir a Anghelick a la escalera

    — Oh…my….- pronunció la chica cuando ya estaban arriba - ¿quién es…él?

    — …Fuji-sempai – dijo seco el chico -…Syusuke Fuji, es uno de los grados mayores…bla, Bla, bla….

    — Es…lindo – comentó la muchacha con las mejillas notoriamente ruborizadas – me supongo que él es uno de los mas guapos y ¿también las chicas están detrás de ti no?

    — No te imaginas….me acosan mucho – masculló Ryoma mientras se sentaba en el suelo – es algo que se nota.

    — Si, apenas llegué mucha gente me ha mirado extraño – comentó la chica

    — ¿y quién no te miraría así? Si tú eres rara – la miró con recelo mientras resoplaba

    — ¡Oee! – Emitió la chica insultada – cuando te vieron conmigo me miraban peor, como si fuera la peor cosa del mundo – murmuró deprimida – pero parece que ya tu corazón tiene dueña – añadió con una sonrisa picarona.

    — Ella no es nada mío – dijo el chico malhumorado, le contó toda la historia de lo que había pasado explicándole todo - …por eso no pararé hasta que se cure.

    — Te conozco Ryoma… - dijo seria – tu no haces eso así por así por alguien, en ella hay algo que te llama la atracción – hizo una pausa al ver que Ryoma abrió la boca mas éste solo se tiró al suelo – me parece bien que por fin sientas algo tan bonito como el amor..-

    — ¡No siento nada de eso! – gritó molesto, en eso se levantó y se dispuso a abrir la puerta

    — Ryoma…faltaste a tu promesa y…ya te olvidaste de mi –

    Al oír aquellas palabras el ambarino se detuvo y se devolvió para abrazar a su mejor amiga de infancia.

    — ¿Cómo puedes decir eso?....Todo lo he cumplido, y no me olvido de ti – susurró tiernamente mientras la atraía mas a sus brazos – al fin y al cabo eres como mi hermana y no sabes lo feliz que estoy al tenerte de nuevo conmigo – dijo sacándole una sonrisa a su amiga -…sólo necesito tiempo para pensar, en todo –

    — Bien…pero tu promesa –

    Echizén suspiró y salió de la azotea seguido de Angie, siguieron bajando y caminando hasta encontrarse junto a los vestidores de hombres, en eso él entró y en 5 minutos salió con aquella gorra que ella le había regalado.

    — Oh – emitió sorprendida y enternecida, a eso él volvió a entrar para guardarla, volvieron a su paseo por el instituto – por cierto ¿como está Karupin? ¿Sigue vivo?

    — ¡Por supuesto! – Exclamó cruzándose de brazos – hoy lo verás…

    Angie chasqueó los dedos

    — Cierto, verdad que me quedo en tu casa – dijo lentamente mientras colocaba su mano en la cien

    En ese momento sonó el timbre, de nuevo todos iban a sus salones, lo que le extrañó a el príncipe fue no haberse encontrado con Momo o Eiji, quizás ya se habían buscado oficio o una nueva víctima para avergonzar, al entrar al salón no se dio cuenta que tropezó con una chica haciendo que esta casi cayera, de no ser porque no vio unos cabellos rojizos no había caído en cuenta que aquella era Ryuzaki, en un microsegundo la sujetó por la cintura impidiendo su caída.

    — ¡Desgraciado! – se escuchó desde una parte

    — ¡Estúpido! –

    — ¡Mujeriego! –

    — ¡Canalla! –

    — ¡Degenerado! –

    — ¡Insensible! –

    — …¿qué sucede? – preguntó el ambarino viendo que todas las chicas lo miraban con rabia

    — Ryoma-sama, es verdad que ¿ahora sales con otra chica y siempre le fuiste infiel a Sakuno? – preguntó Tomoka aterrorizada por las noticias que habían llegado hasta ella sobre su siempre amado príncipe.

    Al Escuchar esto volteó a ver a Sakuno, a chica estaba mas roja que una manzana madura, escuchó las risas escandalosas de Angie, sentía punzadas en la espalda, casi todo el instituto estaba allí para asesinarlo, a lo mas profundo del salón descubrió a sus amigos con cara de decepción.

    — No..es… - dijo entre risas su amiga, mas ésta ni podía respirar, agarró una bocanada de aire – no es lo que creen

    — Ya están comprometidos…-

    — Ya tienen un hijo –

    — Está embarazada –

    — Pobre Sakuno –

    — ¡NO! – gritó el ambarino aun sujetando a Sakuno – ella es…

    — Su hermana – resopló la rubia con total relaje mientras se recargaba de la pared.

    De allí se escucharon muchos murmullos, discusiones…parecía un mercado…no, peor, una pelea de animales, un zoológico. Muchos gritaban y otros emitían sonidos extraños que quizás ni ellos mismos entendían lo que decían o gritaban, de no ser por los gritos del profesor todo hubiese seguido igual.

    Después de algunas “criticas constructivas” sobre la clase y todos los alumnos que estaban allí, todos se fueron a regañadientes, Echizén soltó a Sakuno…

    — Luego hablamos – dijo casi inconsciente de sus palabras y luego la soltó.

    Todos se sentaron y su atención se posó en, sus pensamientos, la pizarra, el techo, la mesa, el patio, las paredes, el cielo…todo menos al profesor, lo único que lo alertó fue la patada que le había metido su amiga, el volteó y la chica miró al profesor entusiasmada, él miró a su profesor de inglés.

    — Bien, para la próxima semana, harán un debate de canciones en inglés, canciones famosas de ahora…Selena Gómez, Miley Cyrus, Justin Bieber..-en eso se escucharon suspiros por todo el salón – serán los hombres contra las mujeres, pero también cursarán los de la otra sección….el grupo que haga mejor la presentación tendrá ya pasada la materia con la mitad de la nota –

    — Perfecto… - murmuró Echizén mientras observaba a las muchachas saltar con emoción incluyendo a Angie, y a los varones quejándose – esta será una semana muy difícil…-
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  8.  
    pisqii

    pisqii Guest

    Holaaaa!!! como andas??
    Bueno la conti estuvo muy buena.
    Jee no te puedo criticar porque no se mucho de las reglas de los fanfic.
    Angie??? dios!!! me parece que va a separar a ryoma de sakuno, nooooo!!!
    Espero que con ansias, la proxima conti, jejeje ahora que pasara con angie???
    Besos, nos vemos
     
  9.  
    Eri

    Eri Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    24 Abril 2009
    Mensajes:
    620
    Pluma de
    Escritora
    Ohh, me morí de risa en este capítulo. Sobre todo la parte de Compromiso y embarazo... Jajajajajajajaja xD DIOS a la gente no se lo ocurre que más inventar xD

    Oh, Angie no me parece una intrusa *Baja las armas de fuego* Espero que no interfiera en el RyoSaku ¬¬

    Ummm, interesante, con que abrá una parejita para Syusuke *perverso*


    Bueno, qué más puedo decir, muy bueno el capítulo, como dije, cómico de más... No sosporté la parte que te dije anteriormente. Sólo te doy un consejo: Evita que ese personaje nuevo [Angie] no se meta en un papel protagonista, y tampoco la clasifiques como "una chica perfecta"ya que se le considera una Mary Sue. Busca en internet lo que es Mary sue y sabrás qué hacer para evitar "cosas"


    Bueno, me despido. Besitos. Espero continuación =)
     
  10.  
    Ladykagura

    Ladykagura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2009
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    Yo me habia leido mas antes tu fic, pero no habia podido dejarte un post.
    Lo siento, pero bueno ahora reinvindicandome [espero se escriba asi xD]

    Me encanta tu historia, es muy original y graciosa, me gusta mucho xD en especial este capitulo esta para
    morirse de la risa, y me hace querer mas contis xD y pronto xD

    Pero bueno, que super que vayan a hablar de cantantes y música en ingles...Justin Bieber...wuajajajajja xD pobre Ryoma
    pero bueno, ojala y pronto haya RyoSaku, porq es mi adicción xD

    Espero y podamos leernos en el proximo cap. los errores no te los corrijo aurita porq no tengo tiempo
    xD, pero luego luego ya me paso para darte uno que otro consejo. te me cuidas mucho, y hasta el proximo cap. bye.
     
  11.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3585
    Koninchiwa minna <3!,​
    Como siempre comienzo agradeciendo...Pisqii-> Hola! espero q estés bn, se que ahorita piensas que Angie puede ser una amenaza para éste Ryusaku U_U, pero poco a poco te irás enterando coo irá todo! ; Eri*-*> que bueno que te haya dado risa, realmente me he esforzado mucho tratando de satisfacerlas x medio de mis capitulos, vii en Wikipedia Mary Sue xD, realmente se iba a parecer mucho a Angie, pero ella es una clave para esta historia.;D, LadyKagura<3> me alegro que el trabajo que esté haciendo aquí te guste y espero que me puedas corregir todos los errores que aun tengo.​
    _____________________________________________________________________________________​
    Capítulo 9 – Cosas sin iguales​

    Era una tarde amarillenta, las chicharras cantaban anunciando que el calor que se sentía aquel día era muy fuerte, los tonos del firmamento constituían una gran variedad de colores pasteles como el rosa, un naranja claro, rojo y hasta quizás lila, las nubes hacían que todos estos colores se mezclaran y que hubiera un espectáculo visual y natural en el cielo.

    Los pasillos del instituto estaban desiertos, solo había silencio, todos estaban en clases, en los salones todas las personas observaban el reloj, mirando como las agujas del reloj indicaban lentamente cada segundo o minuto de aquel tiempo. Por fin faltaban unos segundos para que terminara la clase, una chica de cabello rojizo y ojos del mismo tono, esperaba impaciente golpeando su lapicero de un lado a otro, su traje de colegiala le daba un aspecto sexy y a la vez tierno que dejaba a todo ser masculino asombrado.

    Por fin había sonado el timbre y todos felices se retiraron del salón.

    — Oh baby baby – comenzó la rojiza al ritmo de la música mientras era acompañada por un grupo de chicas que la seguían en la coreografía - How was I supposed to know that somethin' wasn't right here – cantó con una melódica voz mientras bailaba - I shouldn't have let you go and now you're out of sight, yeah – muchos la miraban mientras ella tornaba su rostro de coqueta a tierna - show me how you want it to be tell me baby 'cause I need to know now oh, because

    En ese momento más de una chica le seguía, mientras los demás le miraban con miradas intensas

    — My loneliness is killing me (and I) i must confess i still believe when, i'm not with you i lose my mind, give me a sign hit me baby one more time – culminó de cantar la Ryuzaki, mientras todos le aplaudían y le aclamaban.

    La chica siguió caminando, o en este caso modelando, hasta cruzar a esquina y encontrarse con cierta rubia, al verla en su camino le dedicó una mirada cargada de furia y rabia, la de hebras claras solo le sonrió hipócritamente y se dispusieron a seguir su camino, el mismo camino.

    De pronto Anchelick se detiene captando la atención de las personas en ese lugar

    — Excuse me, ¿can I please talk to you for a minute? – pregunta la rubia al ritmo de la nueva música, llamando la atención de Ryuzaki

    ¡uh huh! sure, you know you look kinda familiar – afirmó la rojiza mientras la
    miraba desafiadoramente

    — Yeah, you do too but, umm – emitió la rubia al compás de la música acercándose peligrosamente a Ryuzaki - I just wanted to know ¿do you know somebody named? you know his name...

    — Oh, yeah definitely I know his name –

    — I just wanted to let you know he's mine –

    — ¡Huh!...no, no, he's mine – desafió la de orbes rubíes observando con desprecio a su compañera.

    — You need to give it up – comenzaron a cantar las dos - had about enough, it's not hard to see – sus mirabas se chocaban y casi salía humo de sus cabezas o sus choques ocasionaban rayos - the boy is mine.i'm sorry that you, seem to be confused, he belongs to me...the boy is mine.

    — I think it's time we got this straight, let's sit and talk face to face, there is no way you could mistake him for your man.¿Are you insane? – Comenzó a provocarle la rubia mientras hacía movimientos circulares con la ayuda de su cuello y casi tumbando a Sakuno.

    — See I know that you may be, just a bit jealous of me, cause' you're blind if you
    can't see, that his love is all in me – mas la otra no se dejaba intimidar y a pesar de ser de menor estatura que la de orbes azules, ella sabía como intimidarla - You can say what you wanna say, what we have you can't take, from the truth you can't escape, i can tell the real from the fake -

    — When will you get the picture, you're the past, I'm the future get away it's my time to shine if you didn't know the boy is mine -

    Mientras que cantaban las chicas entraron a uno de los salones, estaban seguidas por la gente, la cual ya cantaba la canción, mientras las demás cantaban el coro, mientras Anghelick y Sakuno se debatían mediante la canción.

    — He belongs to me – Cantaba la rojiza

    — The boy is mine, not yours – le seguía la de hebras claras

    — But mine... – insistía Ryuzaki

    — Not yours... – le negaba Anghelick

    — But mine -

    — ¡¡Not yours!! – le seguía insistiendo desesperadamente mas ella no se cansaba

    — ¡¡But mine!! –

    — I'm sorry that you, seem to be confused, he belongs to me – cantaban a dúo para después culminar - the boy is mine – recalcándo las ultimas palabras, fue lo único que bastó para que Sakuno Ryuzaki se molestara y sujetara a la chica por las fibras de su cabello, ésta cayó al suelo molesta rasguñando por todas partes a
    Sakuno que a pesar de estar fracturada tenía mas ventaja que Angie, hubieran seguido de no ser porque escucharon una guitarra cerca de ellas y una voz… era una voz…..completamente diferente a la de todas las personas que se habían escuchado en el planeta entero.

    — You know you love me...I know you care – fueron levantando la mirada, lo primero que encontraron fueron unos zapatos de marca, siguieron subiendo la mirada, era él, tenía una guitarra en sus manos que ahora resonaba por todo el instituto mientras seguía cantando - just shout whenever, and I'll be there, you want my love, you want my heart and we would never, ever, ever be apart –

    — Ryoma… - suspiró Sakuno mientras se paraba a verlo

    —…te amo…- murmuró emocionada Angie con los ojos brillosos

    — Baby, baby, baby ooh...like, Baby, baby, baby noo...like, Baby, baby, baby ohh, I thought you'd always be mine – todo estaba en silencio, solo la voz del Echizén se escuchaba - Baby, baby, baby ohh, like, baby, baby, baby noo, like, baby, baby, baby ohh, i thought you'd always be mine....mine – en ese momento paró decepcionado y volteó a ver al sol, en ese momento tocó una melodía diferente - Ain't no way you're ever gon' get, any less than you should, cause baby – hizo una pausa - You smile, I smile....cause whenever you smile, I smile....

    — Todo quedó en silencio y todas las chicas miraron maravilladas al ambarino, estaban apunto de aplaudir mas él emitió un no y siguió cambiando su ritmo, pero en ese momento volteó a ver a la Ryuzaki menor, viéndola directamente a los ojos y dedicándole una seductora sonrisa.

    — Beautiful girls all over the world, i could be chasing but my time would be wasted they got nothing on you baby..... Nothing on you baby – muchas chicas suspiraron al oírlo cantar y Sakuno tembló ante la mirada del príncipe - They might say hi and I might say hey, but you shouldn't worry about what they say cos they got nothing on you baby....Nothing on you baby –

    En ese momento dejó de cantar pues más de una chica se le había lanzado encima, no sólo chicas, chicos también se acercaban a Echizén y con tan solo tocarlo se derretían.

    — ¡Ryoma te amo! – gritaba una admiradora

    — ¡Llámame! – se escuchó de una voz masculina

    Ryoma salió de aquel lugar mordido, rasguñado, besado y con la ropa desarreglada, su cara era de satisfacción y su sonrisa orgullosa y egocéntrica enervaba a cualquier persona, el chico seguía caminando seguido por muchas de
    sus admiradoras, entonces al frente de él apareció Tomoka con un cabello largo; suelto y su vestuario era de unos tonos fucsia con negro.

    — ¡hey, hey you you! I don't like your girlfriend ¡No way no way! i think you need a new one ¡hey, hey you you! I could be your girlfriend....- comenzó la del lunar, bailando estrambóticamente mientras miraba con seducción al ambarino - ¡hey, hey you you! i know that you like me ¡No way no way! You know it's not a secret¡hey, hey you you! i want to be your girlfriend.

    En ese momento paró la música molestando a la castaña, esa volteó molesta al ver quien había dañado todo su baile, en ese momento ve a su mejor amiga, colocando otro CD en el equipo de sonido, al momento en que comenzó al música ella se colocó al lado de Ryoma.

    — Oh... remember those walls I built, well baby they're tumbling down, they didn't even put up a fight, they didn't even make a sound – cantaba mientras miraba al de cabellos verdosos - It's like I've been awakened, every rule I had you breaking, it's the risk that I'm taking....I ain't never gonna shut you out –

    En ese momento Sakuno se separó de su príncipe y todas las chicas se unieron para hacer un acto frente a él.

    — Everywhere I'm looking now, i'm surrounded by your embrace, baby I can see your halo,you know you're my saving grace (I'm walking on sunshine) – era dos canciones unidas y todas las chicas cantaban y bailaban solo para satisfacer al dueño de sus corazones - you're everything I need and more (whoa oh) it's written all over your face (i'm walking on sunshine) baby I can feel your halo (whoa oh) – por otra parte todos los hombres miraban con envidia al Echizén mientras éste veía con vanidez a todas las personas presentes en aquel lugar - And don't it feel good! Halo, halo, halo. I can see your halo, halo, halo. I can feel your halo, halo, halo.(I'm walking on sunshine) I can see your halo, halo, halo (Whoa)
    and don't it feel good! –

    En ese momento se incorporan Tomoka y Angie junto con Sakuno, las tres en el centro tratando de conquistar a una sola persona, Ryoma Echizén.
    — I used to think maybe you loved me, now baby I'm sure – cantaron el trío mientras bailaban - And I just can't wait till the day when you knock on my door ¡Oh now, now!

    — ¡I'm walking on sunshine, whoa oh! ¡i'm walking on sunshine, whoa oh! ¡i'm walking on sunshine, whoa oh oh!.......¡And don't it feel good! – Culminaron su presentación todas las chicas.

    En ese momento todas las chicas comenzaron a pelear entre sí, decidiendo quien era la mejor de ellas, luego progresaron a atrapar a Ryoma, el cual ya había pegado una carrera muy lejos de ellas, la corredera siguió, todas las chicas buscaban por todos lados a su objetivo, mas jamás pensaron que éste estaba en el lugar donde comenzó todo.

    Las chicas después de tanto buscar, por fin encontraron al ambarino sentado en una ventana del salón, todas se acercaron exclamando su nombre. En ese momento sonó una guitarra lo cual alarmó a todas.

    — This ain't a song for the broken-hearted – se vió a Eji saliendo detrás de la puerta - No silent prayer for the faith-departed – ahora le tocaba a él lucir su voz - And I ain't gonna be just a face in the crowd, you're gonna hear my voice when I shout it out loud

    — It's my life, it's now or never – en ese momento salieron Kaidoh y Momo
    cantando el coro - I ain't gonna live forever, i just wanna live while I'm alive....¡It's my life!

    A lo último entraron Fuji y Tezuka al salón.

    — These are my confessions, dnd just when I thought I said all I could say, my chick on the side said she got one on the way...¡these are my confessions!... if I'm gonna tell it then I gotta tell it all, i damn near cried when I got that phone call, i'm so throwed, I don't know what to do, but to give part 2 of my – cantaron a dueto los dos castaños .

    — Better stand strong when they're calling you out – profin había llegado el momento del ambarino, éste se bajó de la ventana mientras cantaba y se unió a los demás - Don't bend, don't break, baby don't back down.

    En ese momento todos se unieron en un canto y coreografía, simplemente era una
    de las mejores presentaciones que se había visto en aquel día.

    — These are my confessions, it's now or never, i ain't gonna live forever, ¡these are my confessions! i just wanna live while I'm alive. it's my life.... just when I thought I said all I could say, my chick on the side said she got one on the way, these are my confessions,i just wanna live while I'm alive...¡it's my life! –

    De pronto sin pausa y sin permiso, se entrometió una nueva música escuchada por todos, toda la gente que presenciaba el acto gritó fuertemente eufóricos por la emoción de todo lo que había pasado en ese momento, ahora todo el instituto temblaba al compás del nuevo ritmo, todas las personas, incluyendo los profesores, ya estaban bailando (extrañamente) al sazón de la música, sólo faltaban los chicos por cantar…

    — Yes, it's so crazy right now – emitió por primera vez Oishi mientras movía las caderas de adelante hacia atrás rápidamente, como si estuviera enloqueciendo - Most incredibly, it's you boy Angie – la nombrada se colocó en el centro de todos - It's you girl Eiji – este otro se colocó al lado de ella

    — I look and stare so deep in your eyes, i touch on you more and more every time – pronunció la estadounidense mientras movía su cuerpo con la música - When you leave I'm begging you not to go, call your name two or three times in a row

    A ese momento Kikumaru se colocó al lado de la rubia, siguiéndole los pasos.

    — I'm hairy high and low, don't ask me why...I don't know –

    — Got me looking so crazy right now, your love's – todas las personas se juntaron bailando sin control - Got me looking so crazy right now (in love) got me looking so crazy right now, your touch, got me looking so crazy right now (your touch)

    — Give me a head with hair, long beautiful hair....shining, gleaming, streaming, flaxen, waxen – no estaba de más concluir que los solos masculinos sólo los hacía Eiji.

    — Got me hoping you'll page me right now, your kiss, got me hoping you'll save me right now looking so crazy in love's, got me looking, got me looking so crazy in love (crazy in love) – todos bailaban dominados por la música, como si estuvieran drogados - got me looking so crazy right now, your love's (hey), got me looking so crazy right now (in love), got me looking so crazy right now, your touch, got me looking so crazy right now (your touch) –

    — Down to here. down to there, down to where it stops by itself – Eiji seguía con su interpretación llevandose muchos aclamos con él.

    — Got me looking so crazy right now, your love's (hey) , got me looking so
    crazy right now (in love), got me looking so crazy right now, your touch, got me looking so crazy right now (your touch) – la canción acabó y todos comenzaron a gritar eufóricos. De pronto todos comenzaron a aclamar un nombre - ¡Eiji, Eiji, Eiji!..

    — Eiji… - se siguió escuchando pero ahora mas claro

    ¡Eiji! – era una voz gruesa…al abrir los ojos se encontró a una cara….muy…muy fea - ¡Eiji Despierta!

    Todo…¿todo fue un sueño? – Preguntó decepcionado – ¿y Saku-chan con ese traje tan sexy, Angie tan atrevida y Tomoka pareciendo una gata salvaje…y Ryoma..?

    — Parece que Eiji-sempai tubo un sueño muy extraño – comentó Echizén mirando al Neko

    Seguramente soñó cosas pervertidas con nosotros – habló Angie haciendo que Kikumaru se sonrojará

    — ¡Oe! – se quejó herido el de orbes azules – yo no soy de esos.

    — Eres peor – exclamó Momoshiro

    — Soñó con Ryoma –

    — Con Sakuno y con Tomoka –

    — También con Anghelick –

    — …una orgía…. – se escuchó de un tranquilizado Fuji, todos abrieron los ojos
    como platos incluyendo al protagonista del tema.

    — ¡¡¡Basta!!! – Gritó Kikumaru con las mejillas de un tono parecido al de su cabello – me voy…¡jamás soñé eso!

    Así siguió el quinto día de ensayo, todos estaban muy ajetreados buscando una canción para presentarla para la otra semana, toda su nota dependía de aquel acto, el tiempo continuaría y aun no encontrarían una canción adecuada para aquel día…de no ser por…
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Bn...hasta aquí les dedjo este capitulo, espero que les haya gustado! ps se me fue muy dificil...escribir todas esas canciones(y copiar y pegar de música.com xD) Se que he dejado atrás el Ryosaku y la historia, pero quería un capitulo así para poder desestrezar todo....ya esta en desarrollo en décimo capitulo*-* pero necesito de su ayuda para algo....una canción que a todas nos guste....que puedan cantar nuestros protagonistas.....
    Aquí las dejo!!! hasta la próxima!.....
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  12.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,109
    Pluma de
    Escritora
    Hayyyy niña! me encanto! no sabes como me dejaste cuando lei el final! ¡casi me muero! me encanto todo!!!! bueno debes pensar... y esta loca? bueno te digo, esta loca que te escribe es tu nueva lectora! jeje espero te guste tener a alguien más. Sobre lo de la canción si o si tiene que ser una romantica, pero no sé... que tal... cuando me enamoro de Erique Iglesias? estoy enamorado de Wisin y Yandel? Somebody to love? Can you hear me?son muy lindas canciones y me encantan, oyala te allá ayudado...

    Atte. Michy Cullen
     
  13.  
    Ladykagura

    Ladykagura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Febrero 2009
    Mensajes:
    126
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! me parecio muy gracioso el cap. de ahora xD
    aún que algunas canciones no supe que eran, no se ingles -. -U
    apenas y pude diferir de la de Justin Bieber y la de Beautifull girl
    pero me encanto cuando Ryoma le canto a Sakuno *¬*
    ame esa parte, y cuando Fuji dice que Eiji soño pervertidamente con una Orgia xD
    eso si que estuvo genial, espero poder leer el proximo cap. pronto, te me cuidas mucho.

    ¡Mattane!
     
  14.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3245
    Hola!!!! volvi :D!! perdonen la demora :(, los estudios me tenian al tope:S gracias a micarlove y a kagome hi taisho por sus me gusta:), Michy Cullen xD tranquila claro que me gusta tener alguien mas leyendo mi fic! y ps gracias tomaré en cuenta esas canciones :) LadyKagura: lo comprendo xD, yo también soymala con el ingles pero bueh xD pense mejor este idioma q japones :l
    ps espero que les guste este capitulo!, realmente dure mucho escribiendolo ... disfruten :)
    ____________________________________________________________________________________________________

    10.- Corazón latente

    Tengo una idea – murmuró Echizén – que tal si…se canta un dueto…y luego una canción todos.

    Hubo un gran silencio en el auditorio, todos se miraron los unos a los otros, la primera en sonreír fue la estadounidense, luego todos sonrieron estúpidamente, hasta los titulares reían, los cuales no deberían estar allí, mas querían colaborar con todo para el acto.

    — Para mi esta bien – opinó Horio

    — Yo estoy de acuerdo – afirmo Sakuno

    — Mientras pasemos la materia todo bien – se escuchó de un lado

    — Pero hay un problema – comentó Kachiro

    ¿Cuál? – preguntaron todos

    ¿Qué cantaremos y quienes harán el dúo? –

    ¡Muy fácil!, haremos un sorteo y los que salgan harán el dúo – exclamó Eiji con una sonrisa de oreja a oreja

    Tal cual como lo dijo el neko, así lo hicieron, todos anotaron su nombre en un papelito, excepto cierto ambarino que ya estaba malhumorado de estar en ese lugar y no estar en una cancha de tennis practicando.

    No te anotaste Echizén – le regañó Momo-sempai – anota tu nombre – añadió ofreciéndole un pedazo de papel

    — No quiero – respondió haciendo puchero el nombrado

    — ¿¡QUE?! – gritaron todos

    — ¡Es algo insólito!, Ryoma yo pondré tu nombre – exclamó Tomoka melodramáticamente mientras colocaba en un papel rosa el nombre de su príncipe

    — Saldré yo – resopló Echizén disgustado mientras observaba como Oishi batía a bolsita en donde estaban todos los nombres, de allí sacó un papelito

    — Bien….el hombre es ¡Ryoma! – en ese momento todos gritaron de alegría mientras el nombrado maldecía por lo bajo – y la hembra…¡Tomoka!

    — ¡Si! – gritó la mencionada mientras saltaba de un lado a otro

    — ¡Oh si, que emoción! – exclamaba el ambarino con sarcasmo notorio lo cual hizo que mas de una persona se riera.

    Ese lunes, era un día pesado, todos estaban cansados, el clima estaba para echarse una pequeña siesta, el sol iluminaba con delicadez el lugar debido a que las nubes lo tapaban en una fina capa de éstas, cada uno de los estudiantes se encargaban de su responsabilidad, recibir clases, estudiar, comer, dormir en la biblioteca, practicar algún deporte…o prepararse para una presentación de canto.

    El día del acto sería el miércoles, para cualquier adolescente de esta época se le hacia realmente fácil aprenderse una canción, el problema sería cual, y en el caso de Echizén, lo que mas le preocupaba era la pena pública que pasaría con Osakada…o peor…los ensayos.

    Gracias al cielo, esa había sido su última clase del día, ahora él se disponía a ir a casa de Angie, la cual prestó tu hospitalidad para que todos los que quieran ensayar o ir a ver el ensayo para “dar criticas constructivas” podrían quedarse allí.

    Hoy solo los acompañaba Tomoka, ya que la casa donde se hospedaba Angie era de los Echizén, y de por si, debían ensayar. Las horas de ensayo habían pasado lentamente para él, realmente había sido un martirio tener que estar soportando los regaños que le hacía Angie a Tomoka, ya que ésta última cantaba “muy gritado”, él solo veía las cosas como una pelea de dos fieras gritándose una a las otra.

    Luego de varias horas, la chica del lunar se fue, después de haber practicado arduamente con su tono de voz, lo peor era que debía soportar aquello todos los días y el día de mañana le tocaba a él ir a la casa de su más grande fan después de las clases.

    — Ella es un caso perdido – dijo después de un largo suspiro la rubia – si tan sólo hubiese salido yo…

    — Si, si, si…Bla, bla, bla – farfulló Echizén mientras se metía al baño

    — ¡Ryoma no me dejes hablando sola! – le exclamó golpeando la puerta

    El de cabellos verdosos yacía metido en la bañera mientras miraba fijamente al agua, suspiró al oír los gritos de la chica y se sumergió totalmente en el agua deseando no escuchar a Angie.

    — ¡Está bien! – gritó molestó saliendo de golpe del agua - ¡pasa si tanto deseas verme desnudo!

    — …¡Oee! – Emitió herida – yo jamás dije eso, no pongas palabras en mi boca

    — ¡Pues entonces quítate de la puerta y lárgate! – gritó ya obstinado – uno no puede tener privacidad ahora.

    Desde ese momento volvió la paz que había desaparecido en su habitación desde hace muchísimo tiempo. Se recostó de la bañera, cerrando los ojos comenzó a reflexionar, y sobre todo lo que había hecho en estos días. De pronto, una imagen le llegó a la cabeza.

    Sakuno Ryuzaki…solo la podía ver en sus ensayos, porque ni siquiera en sus prácticas de tennis se presentaba, desde aquel día, parecía como si lo estuviera evitando siempre, si no quería hablar con él pues entonces ya no tenía porque preocuparse mas de ella. Entonces lo recordó, “Es una promesa”, eso no lo podía olvidar…además…desde que ya no hablaba con ella, sentía un pequeño vacío dentro de él, quizás era porque siempre tenía hambre y no podía comer…o tal vez, al no estar con ella…él…

    — Tch – se quejó el amante de las pontas, para luego pararse y secar su cuerpo y su cabello – quizás mañana le hable para planear ir a la clínica

    Luego de aquello, se dispuso a vestirse con ropa más cómoda para dormir, al salir de se cuarto se encontró con cierta rubia con una bandeja de comida en las manos.

    — ¿Ya estás tranquilo? – preguntó preocupada mientras se sentaba en la cama

    — ¿Quién puede estar tranquilo con alguien como tu y Osakada en su casa? – Preguntó colocándose al lado de la rubia al mismo tiempo que tomaba la comida – a fin de cuentas…sólo quiero que termine todo esto.

    — Tranquilo - pronunció resoplando – mañana yo me encargo de Tomoka

    — ¿Enserio? – preguntó ilusionado

    — ..Eres la persona mas repugnante, hablas de ella como si fuese una amenaza – le regañó, el iba a decir algo mas ella prosiguió – creo que quieres hacer algo mañana – murmuró pensativa – tu voz es perfecta, solo necesito practicar con ella y que tu te sepas la canción…todo estará bien.

    — Perfecto – afirmó el ambarino entre balbuceos debido a la cantidad de comida que estaba en su boca.

    Los chicos siguieron hablando hasta terminar la cena, Angie se despidió de él mientras éste yacía acostado en su cama ya casi profundamente rendido. La muchacha se dirigió a su cuarto, el cual estaba al lado del ambarino, al entrar buscó su teléfono y marco rápidamente unos números.

    — Hola…si se que es muy tarde pero quería decirte que Ryoma no va mañana – hizo una pausa y bajó el celular para no escuchar los gritos de la castaña – no estará ocupado, ¡que se yo que estará haciendo! Bueno si…está bien…ok…dale. – la chica trancó y fue a su cama para acostarse de no ser por el teléfono que volvió a sonar – Ahora que quie…… - de pronto se escuchó un “hola” de una voz grave masculina que solo ella podría reconocer – ¿Tu?..No es tu problema…tampoco…no te importa…¿ella? No lo sé, igual jamás la conocí ni mucho menos lo haré ahora – por fin trancó sin dejar hablar a la otra persona, ahora si podía dormir tranquilamente.

    La noche pasó en un cerrar y abrir de ojos, cuando había abierto los ojos ya el sol estaba iluminando casi toda la ciudad, lo cual indicaba que ella iba tarde…muy tarde para ser precisos, se apresuró en pararse, asearse, vestirse y peinarse, corrió hasta las escaleras, al bajar se cayó y se revolcó por los escalones, mas no le pasó nada a su pierna…pero las muletas terminaron muy lejos de ella, se arrastró hasta la mesa y allí logró pararse.

    En ese momento, algo la sorprendió, allí estaban su abuela y el hijo del amigo de ésta, los dos se aproximaron hacia la rojiza mientras ella veía extrañada la situación. Quizás estaba soñando, aunque la matada que se había echado por las escaleras se había sentido muy real como para ser soñado.

    — No hubo clases – dijo calmado el Echizén.

    — Mi amor, lo mejor será que te cambies esa ropa por ropa más cómoda, pues saldrás con Echizén – pronunció Sumire

    La de orbes rubíes no entendía nada de lo que estaba pasando, mas aun así se devolvió a su cuarto para cambiarse, al bajar de nuevo ya Ryoma estaba abajo esperándola

    — Es como en las películas en un baile de graduación… – pensó la de trenzas al verse a si misma bajar por las escaleras y el esperándola con mirada embobada – Etto… ¿para dónde iremos? – preguntó antes de bajar el último escalón, en el cual se tropezó y cayó torpemente encima del ambarino.

    Luego de pasar diez minutos escuchando las disculpas de la chica, por fin había conseguido que Ryuzaki dejara aquella mala costumbre (por ese momento) de pedir siempre disculpas. Los dos siguieron caminando de nuevo en la dirección a donde iban

    — Por cierto, vamos a la clínica a que te vean la pierna – dijo corto mientras seguía caminando hacia delante

    — No hace falta – se detuvo la chica torpe para luego dar la vuelta a su casa

    — No, no, no – repitió – yo te hice una promesa, y la cumpliré…vamos aunque sea para informarnos como irá tu pierna, recuerda que te dije que después de esto mi papá hará una serie de rutina para el mejoramiento de tu pierna y así comiences a jugar tennis – emitió seriamente – de por si… - añadió – quería estar contigo un rato – dijo entre murmullos.

    — Ump..- emitió la chica que al parecer no había escuchado lo último – Pues…está bien, vamos allá..-

    La pareja siguió caminando, la fémina sujetaba del brazo a Ryoma para que éste no acelerara tanto su paso, aun así, en poco tiempo llegaron al lugar que deseaban llegar. Al entrar se sentaron en una de las cuantas sillas de allí. Ryuzaki se sorprendió al escuchar como llamaban al ambarino y estos entraban, lo cual le daba a entender que éste había planeado una cita con el doctor con anticipación.

    Pasaron las horas, el doctor había tomado algunas muestras, para hacer un estudio de la fractura de la chica. El doctor les informó que esa noche del mismo día ya tenía los resultados listos, la chica estaba alegre, pues según lo que veía, su pierna no estaba tan grave como las personas pensaban, los dos salieron de la clínica felices y el Echizén estaba de un humor incomparable.

    — ¿Quieres comer helado? O caminar por allí…no se…pero ganemos tiempo para después ir a buscar los resultados, ¿te parece? – le propuso el ambarino

    — ¡Claro! – le sonrió Ryuzaki mientras se aferraba del brazo del chico, pues el doctor le recomendó que por estas horas caminara sin las muletas.

    Ellos comenzaron su recorrido por todo el lugar, fueron a plazas, hacia algunas canchas, observaron algunos partidos, iban a seguir caminando hasta que un chico desconocido los detuvo.

    — Ryoma Echizén…¡el ganador de no se que cuantos trofeos! Niñito engreído…¡juega conmigo!... te enseñaré lo que es jugar tennis – le retó aquel hombre de facha sencilla y cabello desarreglado. Echizén sonrió arrogante ante éste tipo de desafío.

    — ¿Dónde?... – mencionó sonriente, Sakuno que estaba a un lado de él (casi guindándole encima) también se notaba confiada, el desconocido se aproximó a la última cancha de aquel lugar. Al ingresar, comenzaron a jugar rápidamente mientras la de orbes rubíes se recostaba de la cerca detrás de Ryoma.

    Pasaron los minutos y como era de esperarse el ambarino estaba controlando el juego, la rojiza miraba interesada el juego, completamente concentrada en las posiciones y jugadas de Ryoma, pero también notaba la fuerza que aplicaba el otro jugador al golpear la pelota, también a pesar de estar perdiendo su actitud seguía serena, su sonrisa y seguridad se mantenían intactas.

    — Algo anda mal – pensó insegura – es muy cierto que Ryoma es muy bueno, es grandioso en el tenis, pero aun así, el chico ese….se ve tan confiado…quizás tenga un haz bajo la manga – hizo una pausa para luego decir en voz alta – Ryoma ten mucho cuidado…

    En eso sintió una mano en su cintura, el pánico se apoderó de ella, al voltearse se asustó mas al no reconocer aquel rostro malévolo que ahora se la comía con la mirada, grito con todas sus fuerzas mientras el chico trataba de abusar de ella.

    El grito de la chica lo distrajo, ocasionando que la pelota que había golpeado su contrincante golpeara su cara con fuerza, molesto por el dolor volteó a ver lo que sucedía, su rabia aumentó más mientras observaba como un idiota acosaba pervertidamente a Sakuno.

    Al voltear casi una raqueta chocaba con el mas rápidamente se alejó de aquel lugar y pronto ya estaba con Sakuno, golpeó con la raqueta que tenía en mano al muchacho, mas pronto llegó el otro, Sakuno tomó la misma raqueta y golpeó al otro. Al derrotar a los dos hombres, el Echizén echó a correr con Sakuno en sus brazos y la chica cargaba la raqueta y todas las cosas.

    Subieron una colina y sin esperarlo, se encontraron en un inmenso bosque, Ryoma se adentró un poco en aquel territorio repleto de mucha fauna y flora, se detuvo un momento y colocó a Sakuno en el piso.

    — Espero que los hayamos perdido – anhelo el chico – tu… ¿estás bien?

    — Si… - murmuró temblando – creo…

    — ¿No te tocó ese…. Desgraciado…. cierto? – preguntó

    — De que me tocó me tocó – comentó sin mirarlo a los ojos – mas no se sobrepasó…

    Ryoma se agachó hasta quedar a la altura de la fémina y allí la abrazó con fuerzas

    — Quizás esto es lo que necesitas – susurró mientras recostaba su barbilla en el hombro derecho de ella – la gente es muy idiota y sádica hoy en día.

    Al escuchar aquello Sakuno enrojeció fuertemente y luego sonrió con gracia, sus brazos rodearon con delicadeza los hombros del muchacho mientras entrelazaba sus manos en el cuello de su compañero. En eso algo la sorprendió…¡su respiración no estaba agitada!, mas bien, se sentía tranquila y calmada, mas algo la extrañó, escuchó un pequeño tamboreo proveniente de Ryoma

    — ¡Su corazón! – pensó la chica mientras se sonrojaba aun mas, volteó hacia arriba y se encontró con los hermosos ojos ámbares de Echizén.

    Él aun no comprendía que pasaba, de pronto se halló en frente de la chica con la respiración agitada, la miraba con deseo, sus labios…los quería con intensidad, poco a poco se fue acercando a los labios de la chica, ahora sentía como ella temblaba, sus brazos rodearon su cintura, ahora las respiraciones estaban completamente agitadas. Echizén atrajo a Sakuno mas a él, poco a poco la distancia entre los dos se iba acortando, llegaron a estar tan cerca que la respiración y el aliento de uno lo sentía el otro y viceversa. Ryoma se acercó lentamente a Sakuno y unió sus labios con los de ella, en un corto roce.

    Los dos se quedaron en aquella posición por unos momentos disfrutando de la cálida caricia, Sakuno se dispuso a intentar intensificar aquel beso pero…

    — ¿¡Dónde están esos niños?! – se escuchó una voz masculina – te aseguro que la niña esa no vivirá cuando la encuentre

    Los compañeros al escuchar eso volvieron a como estaban, Sakuno en los brazos de Ryoma, el chico volvió a correr con todas las fuerzas que tenía, siguió corriendo sin saber el rumbo en el que tomaba, hasta que algo sucedió…

    — ¡Demonios! – Gritó al tropezar con algo – no….¡SAKUNO!
    _________________________________________________________________________________________________

    Espero q les haya gustado!!!! Bye!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  15.  
    Naru-Chan

    Naru-Chan Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    653
    Pluma de
    Escritora
    koni!!!disculpa que no te comente la ultima ves,
    ahora si lo voy hacer y no va haber solo "me gusta"n.n
    bueno tu historia me gusto mucho, por eso la empece a leer, y el capitulo
    de hoy estubo bueno...lastima que esos invesiles la tubieron que arruinar, como
    se atrvieron hacerle eso a sakuno, y peor, como se atrevieron a pegarle a mi ochibi,
    que ira :mad::mad::mad::mad::mad::mad::mad: *woowww cuantas caritas jeje*
    lastima que se corto el beso, ryoma no tiene suerte eh, primero fantasea en el hospital,
    y cuando lo pudo hacer esos idiotas lo volvieron a interumpir...
    poe favor dime que no les pasara nada, algo tiene que pasar para que se salven, bueno en todo
    caso tendre que esperar el proximo capitulo...
    y hay algo que me intriga...que onda con la rubia??no me da buena espina esa, ademas con quien estaba hablando, y otra cosa va aparecer santiago??y quisiera saber que paso entre el y sakuno
    que ella no quiere recordar...
    se que son muchas preguntas jeje pero es que soy muy curiosa cuando algo me interesa jeje
    bueno espero que cuando lo actualises puedas avisarme siiii....
    sayonara!!!
     
  16.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,109
    Pluma de
    Escritora
    haber si comprendo... hiciste que se propacen con Sakuno, hiciste que le peguen a mi amor, que estos dos tortolos por fin se besen... y luego la dejaste ahiiii!!!!!!!!!!!!!!! no puedo creer que lo allas hechoo!! me dejaste con la intriga, me hiciste que me muerda las uñas y ahora me voy a comer los dedoss T-T... tengo que leer la contiiii quiero saber que le paso a Sakunoo

    Atte. Michy Cullen
     
  17.  
    ilkane

    ilkane Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    27 Octubre 2009
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Wow!!! Tenía mucho rato de no leer tu historia, pero sigue tan bueno o mejor.
    Que giro el que está dando tu historia, bueno, tenía mucho que no leia.
    Y por fin Ryoma se atrevió a besar a Sakuno, pero ahora ya me quedé intrigada, con que pasará
    y quienes son esos chicos que los molestaron y al parecer hasta los estan siguiendo.
    Espero la continuación.
    Saludos.
     
  18.  
    Gabbap

    Gabbap Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2010
    Mensajes:
    64
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Contigo otra vez.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2672
    Holaaaaaaaaa!!!!!!!! :O... hooolaaaaaa :$:$
    espero que todos estén bien, disculpenme por la demora!
    No saben lo dificil que es vivir sin internet U_U, en fin.. tomando de nuevo las riendas.. Hola! gracias a todos por sus me gusta!!
    Kagome Hi Taisho: que bueno que te ha gustado la historia :D, y pues todo lo vas a ir descucbriendo mientras sigue la historia ! solo espero no decepcionarte :)
    Kokoro: seee soy una niña maala! xD pero tranquila que todo va a ser mejor de lo que esperas
    Ilkane: Hola! te extrañaba xD jeje! pues aqui esta la conti y espero que te haya gustado tanto como el capitulo anterior :D
    Hokage sama Tenten: :O graciaaas!! :D yo misma me demandaría si no la continúo xD!! espero que te guste este cap.!
    5, 4, 3, 2, 1... disfruten el capitulo!! :D
    ____________________________________________________________


    Capitulo 11 – Tengo Frio

    — ¡Demonios! – Gritó al tropezar con algo – no….¡SAKUNO! - exclamó ahora mas alarmado al sentir como Sakuno salía de sus brazos.

    —¡Ryoma-kun! – exclamó la rojiza, al estar guindando nada mas del brazo de Echizén, todo lo que llevaba en mano había caído hacia el río que estaba debajo de ellos, Sakuno intentaba mover sus piernas, pero solo podía mover una, trato de mover la otra, pero eso ocasionó que casi se soltara de las manos del Echizén - ¡Ryoma!

    El de ojos ámbares solo la sujetaba con una mano, estaba aterrorizado, a unos cuantos metros debajo de ellos había un río, y la corriente no estaba muy tranquila ese día, se escuchaba el agua pasar con fuerza por las rocas y se escuchaba la fuerte marea que estaba debajo de ellos, sería el fin de Sakuno si se soltaba. Ryoma optó por sujetarle el otro brazo con su otra mano a la chica, ahora la jalaba hacia donde estaba él, ella daba su máximo esfuerzo para subir, en unos segundos ya había subido hasta la cintura, Echizén la subió un poco más y en un movimiento casi invisible la sujetó por las caderas y la logró subir.

    —…Gracias a Dios…- susurró Ryoma mientras se recostaba el hombro de la chica y comenzaba a jadear cansado, pero calmado – tu….estás….¿bien?

    — Pues….a pesar de todo – comenzó la chica pero…

    — ¡Mocosos!, los encontré hermano, aquí están ¡Llégate! – gritó uno de los hombres que los perseguían.

    Echizén al verlos suspiró, mas aun así cargó a Sakuno entre sus brazos y corrió de nuevo alarmado, sus fuerzas incrementaron al enterarse por Sakuno que los hombres le pisaban los pies, corrió mas rápido y con más fuerza, tanta que al pisar una orilla de el barranco ésta se fue abajo junto con ellos dos, se escucharon gritos de agonía, el ambarino logró sujetarse de una piedra mientras Sakuno se sujetaba mas abajo. Él comenzó a ver todos lados para buscar algo de donde apoyarse, mas no encontraba nada…estaban perdidos.

    — ¡Ryoma-kun! – Se escuchó desde abajo, el llamado al bajar la mirada se encontró con la rojiza, la cual ya estaba casi desmayada y solo se sujetaba con los dedos – Ryoma……..kun – susurró en un hilo de voz, estaba completamente cansada. Ryoma al verla se dejó caer hasta llegar junto a ella.

    — Tranquila…todo estará bien…te lo prometo – murmuró sujetándola de la cintura, luego sintió varias gotas en su cabeza – para completar – subió la mirada y se encontró con un cielo totalmente gris, casi negro, comenzó a tronar y sin avisar la lluvia comenzó a caer con fuerza y furia, ese momento no podría ser peor para ellos – no veo..muy bien - susurró, a él también lo estaba atacando el cansancio, bajó la cabeza y se sorprendió al ver lo que estaba abajo – ¿suelo? – murmuró algo nervioso, se soltó de donde se sujetaba y cayó al suelo.

    — ¡Auch! – se quejó la rojiza por el fuerte golpe que había recibido en el trasero. Ya cobrando de nuevo la conciencia, se dio cuenta de como estaba la situación - ¿Dónde estamos? -

    — Parece una cueva – respondió el chico, mientras se adentraba en aquella pequeña cueva – es caliente… - murmuró ya estando adentro – hey – llamó a la rojiza - ¿te vas a quedar allí mojándote? Ven… no vaya a ser que te resfríes – dijo mientras se dirigía a cargarla.

    — No me estoy quedando aquí con esa intención tonto – gritó la niña para luego de unos segundos subir a la espalda del chico y adentrarse en la cueva – con suerte, mi mochila resistió – dijo ya sentada en una roca, se quitó la mochila que llevaba en la espalda y de allí sacó una toalla muy grande y comenzó a secarse, luego de hacer tal acción le entregó el paño al Echizén para que éste también se secara – sabía que ibas a jugar por lo tanto traje ese paño y también este mantel – al sacarlo lo colocó en una parte de la cueva – podemos sentarnos aquí mientras tanto

    — Pues, es una buena idea…- comentó el ambarino mientras se quitaba los zapatos, las medias y la camisa para sentarse en aquella tela – es suave…y grueso…ahora, hay q buscar como salir de acá…

    —E…..etto…- el tono rojizo había vuelto a las mejillas de la muchacha – ¿realmente tenía que quitarse la camisa? – Pensó avergonzada la chica – será difícil acostumbrarme…

    — ¿Por qué?... – preguntó el chico confuso.

    — ¿Por qué….qué? – preguntó Ryuzaki aun metida en sus pensamientos.

    —….¿A que se te hará difícil acostumbrarte?, ¿A qué?.....es mas…¿Por qué no te sientas aquí conmigo? Estás toda llena de tierra, y por lo menos también te puedes quitar la chaqueta que llevas puesta – mencionó el muchacho calmadamente.

    La rojiza se sonrojó al instante pero luego suspiró, no podía hacer nada contra ello, lo que decía el era cierto, todo lo que llevaba puesto estaba mojado y también sucio, dormir con ello sería muy incomodo y malo para su salud propia. Se sentó de nuevo en la piedra, comenzó a quitarse los zapatos y las medias con delicadeza, se desabotonó la chaqueta para quedarse en un top color crema ceñido a la figura de ella y todo lo que se quitaba lo ponía donde estaban las cosas de él.

    Pero, ahora habría un problema…¿Cómo ir a donde estaba Ryoma si no podía?, en ese momento su mirada se quedó estancada en la de él, su mirada era…distinta, había un toque de ternura que se podía sentir, ya su mirada no le causaba incomodidad, era mas bien como si le estuviese pidiendo que estuviera cerca de él. Sus ojos eran completamente hermosos, cualquier mujer y chica quedaría cautivada frente a los ojos del Echizén, ese tono ámbar casi oliva de sus ojos era muy bello, podía contemplarlos por completo.

    — Es hermoso… - susurro la rojiza al ver sus ojos así de cerca………. ¿así de cerca? - ¡OH DIOS! – pensó al darse cuenta que el chico estaba a solo unos centímetros de su rostro, sus mejillas enrojecieron fuertemente… pero solo eso pasó, no se movió…tampoco él, se quedaron por un largo rato mirándose el uno al otro, observaba cada parte de su cara, ella a veces cerraba los ojos y se dejaba llevar por la increíble sensación de agrado que sentía en ese momento, hasta que algo la sorprendió.

    — Bésame… - escuchó de su compañero, abrió los ojos estupefacta y allí se encontró a un ambarino con los ojos cerrados y muy cerca de ella, ésta sólo los cerró y le obedeció a lo anteriormente pedido.

    — Etto…- pronunció completamente nerviosa, comenzaba a temblar mientras poco a poco se inclinaba hacia el chico, sentía los calientes labios de él, con sólo un pequeño roce, solo faltaba mover sus labios.

    Pero aquella deliciosa y tímida caricia fue interrumpida por un fuerte trueno que asustó a ambos, los dos brincaron por el susto alejándose así el uno del otro. Ryoma al darse cuenta lo que estaba sucediendo sacudió la cabeza varias veces, no podía dejar que sus impulsos lo controlaran de nuevo y mucho menos de esa forma, por lo tanto solo la cargó entre sus brazos y la colocó delicadamente sobre aquel mantel.

    Por otro lado ella estaba anonadada y claro petrificada, por supuesto, después de aquel “bésame” que dijo el ambarino y de aquel gesto que hiso, era completamente lógico que ella quedara asì..¿Qué sucedía con aquel chico? ¿Por qué comenzó a actuar de aquella manera tan extraña? Claro que, a ella no le molestaba tal actitud, pero debía saber con certeza que era lo que realmente estaba sintiendo Ryoma por ella en aquel momento.

    — ¿Ryoma-kun?... – le iba a hablar, mas el le dio la espalda y se acostó

    — Mejor acostémonos a dormir, mañana será un día muy difícil para los dos y debemos descansar – habló ronco y fríamente, lo cual hizo que la muchacha resoplara y se acostara despaldas a él.

    Pasaron los minutos, luego las horas, hasta que se hicieron las 9 de la noche, los dos estaban durmiendo mas no plácidamente. Estaban en una cueva, la cual es algo húmeda, mas sus ropas que seguían en el mismo estado le proporcionaban a cada uno mas frio de lo normal, mas a la chica puesto que ella tenia todo mojado, el Echizén no tenía camisa y por alguna desconocida razón, él si estaba caliente.

    La muchacha temblaba mucho y poco a poco fue despertándose, no se movía por ningún motivo sabía que si lo hacía el frío sería mas fuerte, pronunciaba el nombre de su compañero entre tantos escalofríos pero el chico no despertaba por mas que se le llamara, ella aumento un poco mas la voz hasta llegar al punto que decía su nombre entre gemidos.

    — ¡Ryoma! – Escuchaba claramente en su cabeza y veía a una castaña que lo miraba seductoramente – Ryoma – poco a poco aquella imagen fue tornándose algo subida de tono.

    — Ump, Sakuno – decía roncamente

    — ¡Ryoma! – ahora escuchaba gritos y eran mas alarmantes, eso ocasionó que se levantara rápidamente interrumpiendo su “grandioso” sueño.

    — ¿Qué sucede? – preguntó molesto en eso sintió que ella temblaba fuertemente

    Sakuno al escuchar por fin la voz del ambarino se volteó rápidamente y se acurrucó en su pecho, haciendo que el chico se estremeciera y se sorprendiera.

    — Ten..go….mu…mucho…fr…riioo - dijo mientras temblaba - abrázame – le rogó – por favor abrázame…

    El príncipe solo emitió un hmp y se dispuso a abrazarla fuertemente, en eso, sintió el frio cuerpo de la rojiza, entreabrió los ojos y la abrazó lo mas fuerte que podía, luego de unos minutos, ya los dos se habían vuelto a dormir.
    ____________________________________________________________

    A la mañana siguiente

    Era un día esplendido para la rubia de ojos azules, el día había amanecido alegre, se escuchaba a los pájaros cantar, los árboles se movían entre sí a causa del viento, en su cuarto los rayos del sol se introducían libremente iluminando toda la habitación, la luz le pegó en los ojos ocasionando que se levantara.

    Observó su alrededor con gracia y sonriente, el olor de aquella mañana era divina, el olor de la llovizna de la noche anterior y ahora el desayuno que seguramente estaban preparando abajo eran una exquisitez para aquella chica.

    Suspiro y se levantó de su cama alegremente

    — Me siento como una princesa de Disney - dijo ridículamente, luego de esto se fue al baño y unos minutos después salió de su habitación.

    …Mas nada era como ella lo esperaba, afuera todo era un desastre. Nanako revisaba la casa completamente agitada como si una tragedia hubiese sucedido, Karupin maullaba sin cesar, Rinko estaba sentada en el mueble de la sala meciéndose de adelántate hacia atrás…y lo peor…Nanjiro estaba preparando la comida.

    —..¿Qué sucede aquí? – preguntó la muchacha confundida

    — Ryoma anoche no volvió a casa, tampoco hemos sabido nada de él, mira la hora que es y aun no ha llegado – habló Rinko preocupada, ella tenía razón eran las 10 de la mañana y ninguna noticia sobre él.

    — Ya llamé a la policía y dijeron que ya iban a comenzar la búsqueda – dijo Nanako – sólo falta esperar

    En eso sonó el timbre de la casa, la catira que se había dispuesto a tratar de comer lo que había cocinado el Echizén mayor, se levantó y abrió la puerta.

    — Sumire-sama – estaba anonadada, que hacía le entrenadora del club de tenis en la casa de los Echizén – pase…

    — Gracias querida - saludó Ryuzaki y se introdujo en la sala – busco a Ryoma..

    — Esta desaparecido – le informó Nanjiro.

    — ¡¿También?! – Exclamó Sumire – mi nieta Sakuno también, desde que salieron ayer no volvieron más y estoy realmente preocupada

    Al decir esto la rubia se sorprendió y sonrió maliciosamente, volteó a ver a Nanjiro el cual tenía el mismo tipo de sonrisa que ella.

    — Bueno, creo que ya todos sabemos que están haciendo nuestros muchachos…algún día tenían que crecer – habló sin vergüenza el hombre.

    — Sakuno no sería capaz – dijeron las tres mayores en la casa.

    — Que tal… ¿si los busco yo? – Interrumpió la conversación Angie - quizás estén en el hotel mas cercano a acá

    En eso estalló una carcajada por parte de los sádicos de la casa, lo cual molesto a las otras tres mujeres presentes allí.

    — No hablando en serio - se corrigió la de ojos cielo – yo iré a buscarlos, tengo buen olfato y….no olvídenlo, no soy un perro – dijo mientras se desplazaba hacia la puerta – pero haré mi mejor intento…¿si?

    En eso cerró la puerta sin escuchar respuestas y comenzó a buscar a los dos perdidos.

    — Ryoma… ¿Dónde estás? – preguntó con la vista al cielo preocupada.
    _________________________________________________________________________

    Espero que les haya gustado!!! hasta la próxima!
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  19.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,109
    Pluma de
    Escritora
    ¡Querida! Pensé que no volvería verte -.- Sobre la historia, ¿cómo hacer que mi niño pida ser besado por la castaña y luego sale ése maldito rayo para acabar con la escena? ¡Eres mala! Pobre Sakuno, primero se le paran los pelos y luego como si nada la tratan así de mal... haces que odie las reacciones que tiene el ambarino.

    ¿Qué más puedo decir? Sobre lo técnico, tienes algunos errores. Confundes algunas letras y unes algunas palabras cuando no se puede. También pusiste un "q" en ves de un "que". Cosas simples, pero esenciales.

    Espero que vuelvas con el próximo cápitulo pronto.


    Atte Kokoro
     
  20.  
    Graci Mc

    Graci Mc Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Mayo 2011
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!, Antes que nada, déjame decirte que me encanta tu fic!! xP
    Pensé que no continuarias tu fic, ya te habias tardado demasiado xD

    El cap estuvo demasiado fino, me encantó todo!!
    Aunque ryoma se comporto "Algo frío", pero al menos se comporto muy atento con Saku-chan! xD
    ESPERO LA CONTI CON ANSIAS!!
    y si no es mucha molestia que me avises

    Sayonara!! xD
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso