Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo Uno: La Última Clase.
     
    Starkiller Clone

    Starkiller Clone Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    3 Enero 2014
    Mensajes:
    217
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Consecuencias.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    424
    Capítulo Uno: La Última Clase.

    Era un día como cualquier otro en la clase de Física Superior y aunque ya eran más de las dos de la tarde el sol ingresaba abundante, brindándole una ilusión de alegría a aquel lacrimógeno ambiente. Sin mucha novedad allí estaba Misaki Runo, sentada junto a la ventana, su mirada fija en la explicación y su mente apartada del pizarrón.

    En su conciencia ella trabajaba solucionando uno de los varios problemas que la agobiaban últimamente; necesitaba subir sus notas este periodo en matemática. Parecía simple, solo debía sacar nota alta en dos pruebas y listo, claro, eso sin contar cuanto odiaba la matemática.

    —Debería pedirle a alguien que me lo explique aunque el problema bien podría ser el profesor, toda esta clase tiene dificultad en entenderlo, ¿no? —Pensaba Runo para sí.

    —Sí tan solo Marucho estuviera en el país. Bueno, tendré que pedírselo a él… —Concluyó con desgano.

    Runo recordó que el muchacho el cual esperaba que la ayudara en esto era malo para el estudio, o al menos así había sido hasta hace unos meses. Pues ahora tenía muy buenas calificaciones e incluso destacaba en matemática.

    Estando en eso le pareció escuchar que la llamaban. Despertó de su entumecimiento y volviendo a la realidad, se sobresaltó al ver quien era la persona que le hablaba.

    —Runo, ¿te encuentras bien? —Vociferó Mikoto preocupada.

    —Sí, claro. —Balbuceó incrédula, puesto que la clase ya había terminado y el salón estaba vacío, hacia esa tímida chica, su gran amiga, aquella que casi no hablaba con los demás y era la encargada de asegurar el curso al final de la jornada.

    —¿Sabes?, si sigues así pasarás en matemática y reprobarás física. –Dijo Mikoto al tiempo que veía el cuaderno de matemática de Runo abierto sobre el pupitre.

    —Pues olvidas que me gusta la física. —Susurró para luego intentar excusarse. –Disculpa Miko, no tengo derecho a retrasarte por haberme dormido.

    —No hay problema, vivo cerca, sabes que por ello me ofrecí, con gusto podría enseñarte si tú quieres.

    —Muchas gracias pero ya tengo a alguien para que me ayude. –Mintió rápidamente algo nerviosa.

    —Muy bien pero cuando repruebes ya sabes donde encontrarme. –Contestó entre risas.

    Así ambas amigas salieron rumbo a sus casas, enterándose de los por menores que pasó cada una en ese cálido viernes.

    ***

    Saludos.

    Hago este Fanfic de Bakugan con la esperanza de aprender más sobre el arte de la escritura. Espero les agrade, lo hice con especial cariño para los Fans de Bakugan Nueva Vestroia.

    Nos veremos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    avfalconi

    avfalconi moe

    Capricornio
    Miembro desde:
    30 Julio 2014
    Mensajes:
    1
    Puntos en trofeos:
    3
    Sigue escribiendo!!!
    Me gusto el comienzo :3 <3
    Y ARRIBA LOS FANS DE BAKUGAN!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Starkiller Clone

    Starkiller Clone Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    3 Enero 2014
    Mensajes:
    217
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritor
    Gracias avfalconi. Daré lo mejor.
     
  4. Threadmarks: Capítulo Dos: Recuerdo.
     
    Starkiller Clone

    Starkiller Clone Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    3 Enero 2014
    Mensajes:
    217
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Consecuencias.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    414
    Saludos.


    Estoy feliz porque puedo actualizar. Utilizo el Doble asterisco para los Flashback. Triple para fin de un capítulo.


    Capítulo Dos:
    Recuerdo.


    Los domingos siempre eran agradables en su barrio, distaban de los sábados, en los cuales todo el mundo salía por montones buscando víveres bajo un enorme cielo despejado y si bien Runo realmente apreciaba el ánimo que provocaba en la gente tal comercio sabatino prefería un millón de veces el silencio que reinaba en dichos frescos días en los que terminaba la semana; ni un solo ruido desde las seis de la mañana, la hora actual, hasta las tres de la tarde aproximadamente.


    En medio de esa tranquilidad de la mañana, la chica de 16 años, recientemente cumplidos, se dirigía divagando a la panadería, tratando de no olvidar que era lo que debía comprar, a la vez que recordaba un importante fragmento del día anterior.


    **


    Era uno de esos días en los que Mikoto y Runo eran poseídas por una extraña pasión que las llevaba a culminar las tareas - que como era costumbre dejaban inconclusas el día anterior -, de una forma por demás eficiente, tanto así que no parecía que escribieran ellas, lo cual no era del todo malo puesto que les brindaba tiempo para hacer lo que quisieran, en este caso ver una película en la residencia Misaki.


    — ¿Acaso moviste algo en tu cuarto, Runo?


    —No Miko, es solo que no recogí ni los cuadernos o las revistas que estaba ojeando anoche.


    —No lo sé, lo que pasa es que últimamente todo lo relacionado contigo ha estado raro, lo noto diferente, como si estuvieras… —Mikoto levantó el cuaderno de física del escritorio de su amiga, lo abrió rápidamente en el lugar de la tarea, sonriendo al ver la foto de un muchacho — …en otro mundo. —Terminó ella, mostrándole la foto.


    Runo se sonrojó violentamente al tiempo que aplastaba “Reproducir” en el mando de su viejito DVD.


    —Oh, mira Miko, ya empezó la película, ¿Te he dicho que esta es muy buena?


    —No, no lo has hecho. —Respondió, siguiéndole el juego a su amiga y pensando. —La próxima no te salvarás tan fácil Misaki.


    **


    Tan metida en ello estaba que no se dió cuenta que había comprado todo como una espectacular autómata y estaba saliendo del lugar hasta que una mano se posó en su hombro, deteniéndola.


    —Hola Runo.


    La aludida volteó con una mezcla de alegría y preocupación en su rostro. Como pudo respondió.


    —Buenos días Dan.


    ***
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso