Compartiendo Gusanos

Tema en 'Relatos' iniciado por Glenda Garson, 12 Septiembre 2010.

  1.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Compartiendo Gusanos
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    535
    Compartiendo Gusanos

    Para la actividad ¡Vamos a Pensar!

    Palabras: 468 + Título

    Compartiendo Gusanos.

    Abrió los ojos. Creyó sentir su aroma, mas sólo era la almohada, que intacta, conservaba su esencia. Se acunó en sus cálidos recuerdos, perdiendo todas ganas de levantarse. Hubiese querido estar en cama todo el día junto aquel recuerdo y aquel tibio aroma. Pero tenía que levantarse, no podía seguir adherido eternamente al simple recuerdo. Nadie podía.

    Se levantó a duras penas y se dirigió con pasos lentos y arrastrados hasta la cocina, en donde creyó verla junto al horno sacando sus galletas; mas sólo fue la impresión y jueguito cruel de su mente. Colocó la tetera al fuego y se dispuso a leer su único diario del 23 de julio, mientras esperaba a que el agua soltase aquel hervor y comenzase a chillar. Llevaba leyendo aquellas páginas por más de tres semanas en un intento vano de simular la ausencia del tiempo y retener lo más presente posible, el recuerdo de ella y de sus melodías a la espera del té mañanero. Totó, el gato preferido de Lucía, ronroneaba a sus pies mientras se acurrucaba, rasgando con sus afiladas uñas las viejas y desgastadas pantuflas que, alguna vez, fueron de ella.

    La casa permanecía en constante silencio. Su hija ya no lo llamaba. Se había cansado y contentado con llevarle víveres los miércoles por las mañana, sosegándose a sí misma ante la indiferencia de su padre. Esa madrugada había llegado más tarde que de costumbre. Cargó las pesadas bolsas hasta la cocina, en donde cayeron con brusquedad sobre el endeble piso de madera, generando un estruendo que recorrió cuadras. El gatito se hallaba en el suelo, maullando desconsolado, junto al cuerpo inerte de su padre.

    Las mañanas siguientes le fueron insoportables. El frío húmedo y el hueco en la tierra junto al sepulcro de su madre, no eran más que una alegoría de lo que vivía por dentro y retorcía sus entrañas. Todo se había disuelto tan inescrupulosamente rápido, que se volvía insostenible para ella y para todos. Había sido la última en ver su rostro pálido en el ataúd, antes de dejarlo descender y ser atiborrado de tierra, llenando hasta el más recóndito espacio de aire existente entre la madera barnizada y la superficie.

    Dentro de aquel cajón se hallaba el cuerpo de su padre rígido, frío, corrompido por las penas y los dolores de un duelo inconcluso; sin embargo, finalmente se hallaba junto a su mujer, compartiendo tierra y prontamente, los gusanos. Lo que sí, nadie sabía, era que sangre caliente aún corría débilmente por sus venas. Los aullidos desgarradores al despertar, serían confundidos sin más, con el agitar de las ramas y con los deseos inconscientes de escuchar su voz. Nadie lo volvería a ver.

    Escuchó un sonido sordo por sobre su cabeza, mas no sintió el perfume de ella. Asustado, abrió los ojos.

     
  2.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: Compartiendo Gusanos

    Me gusto me gusto. Esa sensacion de desesperacion y monotonia, de anhelo. La idea de los gusanos esta buena y me comi el escrito en un piz paz.

    Lo que si me dejo deslocada fue la ultima frase, no la cogi :( Pero de resto, la idea esta muy interesante.
    Solo a mi parecer, vi una coma que esta de mas, en la primera linea, en "intacta". No se, para mi esta de mas.

    Nos vemos Lin ;)
     
  3.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    719
    Pluma de
    Escritora
    Re: Compartiendo Gusanos

    Me gustó, me gustó muchísimo. Temas así siempre me han parecido atrayentes, y el planteamiento de esta historia, si bien es se me hace un tanto monótona, marcada por la desesperación del hombre y sus anhelos, resulta tener un final inesperado. Al menos yo entendí que, dándole la vuelta a la tortilla en función de la primera frase (donde despierta en la cama absorto en los recuerdos, con el aroma de su mujer todavía flotando en el ambiente y desprendiéndose de la almohada), el hombre despertó en su tumba, ya cubierta, sin el aroma de la mujer que tanto quería. Y de ahí su miedo.

    Deduzco que tuvo un ataque de catalepsia o algo por el estilo, pero de ser la enfermedad que yo menciono, creo que la historia debería situarse tiempo atrás; actualmente, creo, dicha enfermedad se reconoce pronto.

    Con respecto a comas, vi una considerable mejora. Hay por ahí dos o tres que suenan extrañas, pero por lo demás, bien :).
     
  4.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Re: Compartiendo Gusanos

    sessxrin: Pues, como menciona Sandritah, la frase final está en función del comienzo, mostrando aquel contraste. Que bueno que te gustara :)

    Sandritah: Sí, era eso lo que pretendía con la última frase. Lo dijiste tan bonito que ni yo lo hubiera explicado mejor. Y bueno, sí, en mi cabecita estaba en un pasado supuesto, pero no se vio muy plasmado en la historia. Gracias a Dios que este tipo de cosas no pasan tan seguidos como antes... pero quién sabe.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso