Colonos I. Una Historia de Escuela.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por joseleg, 25 Mayo 2011.

  1.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2790
    16 Vientos de Cambio

    –¿El españolete no volverá a estas clases? – preguntó Lara, antes de empezar la clase de control Psíquico.
    –No – contestó Mily – y tampoco a las de esgrima –
    –Y parece que el maestro Jones ha abandonado algunas clases que tenía, parece que solo nos da clases a nosotros ahora – dijo Lara – entonces, parece que si es cierto que el hippy es un Gran Maestro y que le está enseñando al españolete, que envidia –
    –Espero que ha Santy le este yendo bien, he escuchado que el entrenamiento de los monjes es mucho mas duro, algunos escuderos han muerto o perdido sus poderes debido a la presión – dijo Mily
    –Bueno, eso no debe preocuparle a el, pues no los tiene en primera instancia – dijo Lara
    –Claro que los tiene – dijo Mily – y tal vez ese sea el mayor de sus problemas –

    Santiago se encontraba en frente de su maestro, habían pasado cerca de tres semanas desde la caída de la fortaleza de Zulia, aunque la noticia no se había transmitido a ningún civil hasta el momento, pues no se deseaba que la ciudadanía entrase en pánico, los imperios Latinos tampoco habían difundido noticia alguna de su contundente victoria, lo cual llenaba aun mas de incógnitas a los políticos de la CEA.
    –Bien – dijo Jones – intentalo –
    –Si maestro – dijo Santiago concentrándose en el filo de su espada, atacando compulsivamente, mientras que Jones movía su espada sin mucho esfuerzo. Aun así, los movimientos de Santiago distaban mucho de los de un humano normal, podía mantener un combate sostenido con Jones durante mas de 10 movimientos, proeza que no muchos en el mundo podrían darse el lujo de hacer. Pero al final, Santiago perdía la concentración, permitiéndole a Jones desarmarlo de forma elegante.
    –Has mejorado rápidamente con tu habilidad en el acero, es sorprendente – dijo Jones sentándose – en estos momentos, es posible que le puedas ganar a un acolito, bueno, eso si el, no utiliza los demás trucos del Wilt –
    –¿Wilt? – pregunto Santiago; –Si, bueno, en general lo conocen como telequinesis, pero esa es solo una de las facciones que puede llegar a tener. Las habilidades del Wilt están todas relacionadas con tu voluntad y tu mente a demás de que obviamente debes poseer percepción, nosotros lo llamamos enlace al Ether –
    –¿Que es el Ether? –
    –Nadie lo sabe, digamos que es algo así como un nombre que le han inventado para medir tu potencial como psíquico – dijo Jones mirando al cielo – por otro lado, nadie desea saber que es el ether realmente, les es mas sencillo impregnar a ese concepto de un manto místico y mitológico, ya sabes, quien controla algo misterioso tiene poder, aunque la verdad sea algo mas mundano. Ahhh, no me pongas cuidado, en todo caso el enlace al Ether es lo que tu llamarías capacidades potenciales para usar el Wilt. Escuchame, el Wilt se ha dividido en cuatro tipos, Telequinesis, Mental, Persuasión y Sanación. Los maestros de Telamais generalmente estudiamos mas profundamente la telequinesis, puesto que las destrezas de este tipo de Wilt son mucho mas útiles en la batalla y a demás fue la primera escuela de habilidades que se descubrió, de las otras tres generalmente cultivamos, Mental–
    –¿Y las otras dos? – preguntó Santiago; –Bueno, eso es algo que va en la sangre, de hecho se desconocía la existencia de las otras dos hasta hace unos pocos años. Por muy poderoso que seas, ya sea porque sabes controlar tus energías, o por que tu enlace al Ether es muy fuerte, o ambas “en MI caso jejeje”, existen ciertas habilidades del Wilt que solo puede ser usada por algunos individuos, los miembros de la orden han buscado durante años las formas especiales de los genes mitocondriales que permiten usar esas dos habilidades, pero siempre ha sido inútil, son gente especial dentro de la gente especial por así decirlo, como tu amiga la señorita Sakamoto – Jones se levantó, observando que un mensajero de la orden llegaba – tienes el resto del día libre chico – Santiago obedeció, aunque no pudo resistir a ver al mensajero, vestía un manto semejante al de Jones, aunque mucho mas nuevo y algo mas vistoso, se trataba de un caballero Telamita, un miembro de la guardia del templo, y también un guerrero sumamente poderoso, se decía que los caballeros no llegaban ni al centenar de los miembros del clero de Telamais, los maestros podían contarse con los dedos de las manos, en realidad los que dispersaban la palabra de Telamais por todas las NeoCiudades con humanos genéticamente modificados eran los acólitos, muy numerosos, entrenados someramente en las habilidades del Wilt, y encargados de labores mas prosaicas como la celebración de rituales muy al estilo de las religiones cristianas.

    –Maestro Jones, ha pasado tiempo – dijo el caballero; –Lo se, chico, 40 años no pasan en vano – contestó Jones – ¿que deseas? –
    –Traigo un mensaje de su santidad – contestó el caballero –el colegio de maestros se reunirá con los miembros que se encuentran en el continente actualmente –; –Creí que esto había quedado muy claro, dile al viejo que cumpla con su palabra –
    –Su santidad dijo que usted diría eso, pero le responde que no lo enviará a ninguna misión si usted no lo desea, en su caso se tratará tan solo de información útil – contestó el caballero, a lo que Jones contestó no muy convencido – que problemático –

    El templo principal de Telamais se encontraba justo en medio de la ciudad de NeoYork, justo en frente del gran parque central, aunque, por fuera no parecía realmente un templo, mas bien parecía una universidad debido al estilo de la construcción y al tipo de educación que recibían los acólitos, los cuales a su vez eran elegidos de entre las Academias como San Rebalais no entre los mas poderosos en sus poderes Psíquicos, si no entre los estudiantes con mas fervorosa fe en las enseñanzas de Telamais.
    En la parte mas profunda se encontraba un gran salón, lleno con interferencias de aceleradores cuánticos, solo individuos con grandes capacidades Psiquicas podrían caminar allí sin perder la conciencia o pero, sufrir un derrame cerebral. En el centro del lugar, en el interior de una gran capsula que parecía mas bien un trono de plata y oro, se encontraba el rostro de un hombre muy viejo, con una barba mas larga de lo que sería su anciano y decrepito cuerpo. Sus ojos eran blancos, y aunque aparentaba estar ciego, esos ojos podían ver mas cosas que cualquier cámara satelital en el mundo.
    –Tarde, como siempre Maestro James Paul Jones – dijo el anciano con gran pompa y distinción.
    –Viejo, porque siempre tienes que hacer todo tan ceremonioso – contestó Jones – si hubieras mandado una invitación normal hubiéramos llegados todos a tiempo –
    –Sabes que no me agrada no siquiera caminar a tu lado – dijo una voz femenina, una mujer de cabello largo y oscuro, algo azulado, sus ojos eran dorados, y su complexión delgada, aun así era la mejor espadachín de toda la orden, y actualmente deba algunas clases en San Rebalais.
    –Chica espada – dijo Jones abriendo los brazos como para darle un abrazo, pero lo único que recibió fue la punta de un puñal amenazando su cuello; –Acercate mas y te atravieso – dijo Kusanagi algo molesta.
    –No deberías hablarle de ese modo a tu viejo maestro – repuso otra voz femenina que avanzaba entre las sombras, se trataba de la maestra Anya.
    –¿Maestro?, tal vez, en otra vida, cuando un caballero glorioso era respetable – contestó Kusanagi mirando el manto de Jones, todo roído y sucio – si alguien le viera en la calle le tomarían como un pordiosero y no como un miembro de esta orden, ¡la verdad no se porque debe venir! –
    –El viene porque es un maestro de mayor jerarquía que tu maestra Kusanagi Tsurugi Dao –interpuso el anciano, y ante sus palabras tanto Anya como Kusanagi hincaron la rodilla en el suelo, pero Jones no.
    –Siempre tratando de imponer su voluntad por sobre la de nuestro padre, no es así, ¿hermano? – dijo un hombre de cabello rubio casi blanquecino, de ojos rojos, o mas bien, de un ojo rojo, pues el derecho había sido cerrado permanentemente debido a una terrible cicatriz que se extendía por casi la mitad de el.
    –Maestro Rule – dijo Kusanagi con gran respeto – no tenia idea que usted también estuviera en el continente en este momento; –acabo de llegar – dijo Rule mirando a Jones – y la información que les traigo no es buena –
    –Ya, no deberías asustarte tanto – dijo una voz profunda y grave, se trataba de Jammer Fenster, el maestro Telamita mas poderoso que vivía después del gran maestro – Jones, aunque te hubieras distanciado de la orden, no puedes renunciar a ella, así que debes cumplir con el protocolo, debes arrodillarte ante su santidad –
    –Oblígame, negrito – repuso Jones mirando al negro rostro de Fenster, pero ben eso Jones sintió la tétrica mirada del gran maestro – bien viejo, lo haré, pero deja de mirarme con esos ojos, que me dan escalofríos –
    –Siempre con esa actitud, jamás te ha traído nada bueno – dijo el viejo maestro; – eso depende de tu definición de bueno, viejo –
    –En fin, esta reunión la he hecho con un propósito – dijo el anciano – la pureza de la sangre del cielo ha sido mancillada esta vez de forma peligrosa, en mi visión, he visto a una doncella que carga los poderes para destruirnos, su potencial, es mayor que el de cualquiera en esta sala, y su voluntad ha sido insondable a mis ojos –
    –Quieres decir que alguien a mutado espontáneamente y es mas poderoso que nosotros, ¿cierto? – dijo Jones.
    –Maestro, lo que acaba de decir puede interpretarse como una herejía – repuso Fenster no muy amigable – sabes muy bien, que los cinco genes y los cinco alelos de los cuales descienden todos los psíquicos actuales fueron entregados al primer gran maestro de la orden por el Wilt en persona, cualquier otro con habilidades los obtiene directamente del lado oscuro, esa es Nuestra Ley –
    –Si, lo que tu digas, negrito – contestó Jones con la mirada rayada y un tono tan sarcastico, que su acidez transpasaba como un ácido corrosivo la pequeña tolerancia del maestro Fenster– entonces mi imagino que enviaste a mi hermano a por la chica y no pudo encontrarla, es eso, 'no es así? Viejo – preguntó Jones mirando al anciano maestro.
    –Así es, es bueno ver que no has perdido tu instinto maestro Jones – contestó el viejo – la chica debe ser encontrada, y se la debe obligar a renunciar al lado oscuro, si no lo hace, debe ser eliminada inmediatamente –
    –Eso, si no desaparece en la nada como el chico que también “viste” en las montañas andinas –
    –Y como aquel chico demoníaco, hoy les debo encomendar su búsqueda – dijo el anciano – podrán identificarla fácilmente, pues su enlace al Ether es superior al limite divino – al decir esto, los maestros Tsurigi, Rule e Ieli quedaron pasmados, era imposible que alguien pudiera poseer tanto enlace al Ether, sus poderes potenciales serían muy peligrosos para la orden –
    Dicho esto, el viejo maestro despidió a todos menos a Jones.
    –He escuchado que has tomado a un nuevo aprendiz – dijo el viejo –es extraño, creí que no volverías a entrenar –
    –No volveré a entrenar a un chico arrogante que tu eliges viejo – contestó Jones – en esta ocasión, yo mismo he visto a alguien con potencial–
    –¿Alguien que no puede usar sus habilidades? – repuso en viejo; – siempre tan chismoso – contestó Jones – y si crees que no puede usar tus poderes, es que esos horribles ojos de los que estas tan orgulloso te están fallando, viejo, el chico tiene tanto potencial como el negrito, o como tu, y te lo voy a demostrar –
    El viejo maestro observó a Jones durante un rato, y luego dio un suspiro – no es necesario preguntártelo, crees que llegara a ser un maestro. Pero, sabes que es imposible, si su modificación se hizo en el Área 4 significa que solo puede tener un solo alelo divino, su enlace al Ether no puede superar las 10 unidades, Fenster y yo tenemos los 5 alelos divinos, tu tienes 4, es imposible que alguien con solo 1 alelo divino pueda superarnos –
    –Ya veremos viejo – contestó Jones dándole la espalda a Alester Crowley, gran maestro de la orden, y segundo patriarca de la religión Telamita.

    –Que envidia – dijo Carlos – te está entrenando un Maestro, pero, eso quiere decir que, ¿iras al templo? –
    –No lo creo – repuso Mitch algo molesto – para ser maestro primero debes ser acolito, solo cuando eres acolito puedes postular para ser el escudero de un caballero, y solo cuando un caballero ha entrenado a varios otros se le da el rango de maestro, y cuando llegan a ese punto ya no enseñan mas, yo personalmente dudo que el tonto de Jones sea un maestro –
    –¿Que dijiste? – preguntó Mily extremadamente molesta, a pesar de que Santiago intentó detenerla cortesmente, pero una sola mirada de Mily lo dejó en la silla fulminado – Jones es un Maestro, y Santy es su aprendiz, supongo que la envidia no te deja aceptarlo –
    –¿'Aceptarlo? – repuso Mitch algo molesto – ¿que debo aceptar?, ¿que este defecto se las venga a dar de lo mejor cuando nadie aquí lo ha visto realmente realizar una proeza de telequinesis que valga la pena?, ¿o cuando todos aquí sabemos que el no profesa la fe? –
    –¿Que estas queriendo decir? – repuso Mily; – eso mismo, que esto es un montaje, que este bastardo no es mas que un esclavo sin poderes, ¡y que el maestro, la amarillita y hasta tu lo han estado encubriendo! – Mily se puso pálida – Ese rostro demuestra que digo la verdad, ¿cierto? –
    –No – contesto Mily abriendo sus ojos como platos – y Santy te lo demostrará en cualquier momento –
    –Perfecto – repuso Mitch con una sonrisa maliciosa– entonces reto a esa rata oscura a un combate con exoesqueletos, ¡veremos si sin poderes puede tan siquiera lanzar mas de un golpe! –
    En ese momento, el maestro Jones ingresó en el aula de clase, imponiendo el orden.
    Una hora mas tarde...
    –El ultimo grupo será el de la señorita Phipps, su exoesqueleto será el yS-15 prototipo de Altacro – dijo Jones, mientras la alarma del descanso resonaba en los oídos de todos. Mily permaneció en el salón hasta que todos se retiraron, y Santiago se quedó también.
    –¡Hey!, chico nuevo, ¿has realizado los ejercicios que te dejé? –; – si maestro – contestó Santiago – pero ese no es el verdadero problema –; – ¿problema? Maestro Jones, ¿a que se refiere Santiago?, a caso usted no me había dicho que ha progresado de manera impresionante? – preguntó Mily algo confundida.
    –Si, será el mejor espadachín de todo San Rebalais en una semana, después de ello, nos concentraremos en su telequinesis –, al escuchar esas palabras Mily se puso pálida, pero Santiago pasó de largo con una sonrisa.
    –Ya saldrá algo – dijo Santiago – no te alarmes tanto –
    –Un segundo, ¿me están queriendo decir que en las últimas dos semanas no han hecho mas que entrenar esgrima?–
    –Si – contestó Santiago; –es lo que mas se le facilita al chico – dijo Jones mientras terminaba de guardar los documentos de la clase –
    –O, por Dios – dijo Mily, que casi de desvanece – que he hecho –
    –Por eso te dije que no te preocuparas, ya se me ocurrirá algo – contestó Santiago saliendo del lugar.

    Esa noche, Rafael por alguna razón decidió regresar solo a su apartamento, a pié, y mas raro aun, sin compañía femenina. Se encontraba muy pensativo por las noticias que le habían llegado de la corte de NeoMonaco, al parecer, a su madre le habían enviado un panfleto en el que la acusaban de ser una adoradora del lado oscuro, y se le daba un ultimátum para abandonar la corte junto con su hija menor. El rey las había enviado temporalmente a una villa a las afueras de la campiña francesa junto con una nutrida escolta, pero algo no le cuadraba a Rafael. De pronto sintió como si alguien lo observara, pero lo dejó pasar por alguna razón que no supo explicarse en ese momento. Mientras tanto, una mujer con un manto castaño lo observaba desde lo lejos.
     
  2.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2928
    17 La batalla de la isla de Puna.

    El puño de hierro de los ejércitos aliados de Brasil y Argentina cayó directamente sobre la base principal del Área 5 controlada por la CEA, donde se encontraba la exigua cuarta flota confederara, compuesta tan solo por un Aerotransporte tipo BB-2c Iowa MkII llamado el Badger y tres aerofortalezas tipo BB-2f Iowa MkII, el Barbel, el Balsio y el Bauer. En contraposición, las fuerzas de los imperios contaban con 10 aerotransportes tipo VRQ-003c Variag, cada uno casi al tope de exoesqueletos.
    A pesar de su superioridad numérica, las fuerzas al mando del príncipe Pedro no atacaron directamente la base enemiga, que se encontraba en tierra, en lugar de ello realizaban ataques relámpago desplegando sus exoesqueletos para casuar daños leves a las zonas aledañas, mientras que su flota permanecía alrededor impidiendo que llegaran suministros o refuerzos a la isla de Puna. El sitio comenzó el 21 de mayo, y aunque sobrepasados en número, los miembros de la cuarta flota confederada resistieron valientemente. Un piloto especialmente consiguió su titulo de as de exoesqueletos, al derribar su décimo exoesqueleto enemigo, en una emboscada realizada a un despliegue latino en la zona norte de la isla, densamente boscosa. La expectativa era grande, pues esperaban la llegada de los refuerzos procedentes de la fortaleza de Zulia y de las Áreas 3 y 2 en el norte. Pero todo se hizo añicos cuando se filtraron informes sobre la aparente caía de la gran fortaleza de Zulia en la batalla del lago de Maracaibo.
    Para el viernes 26 de mayo, ya todas las diezmadas y agotadas fuerzas de defensa habían escuchado el rumor, y la moral estaba extremadamente baja, por otro lado, aparentemente los comandantes de las Áreas 3 y 2 estaban mas preocupados en establecer una línea de defensa al norte que en correr a ayudarles, básicamente estaban por su cuenta y riesgo.
    –¿Que haremos Capitán Lony? – preguntó uno de los jóvenes miembros del vigésimo segundo escuadrón táctico de combate, Tábano.
    –La situación es difícil – contestó Lony, un hombre recio de unos 28 años de edad, de barba rala y cabello algo alborotado – es probable que esos bárbaros estén esperando a confirmar nuestra situación, en cualquier momento intentaran un ataque a gran escala –
    –¡Y que haremos? – preguntó uno de los soldados de infantería que servía en el Badger, el Sargento al mado de hecho – mis hombres y yo no queremos morir aquí como patos, abandonados a nuestra suerte –
    –Bueno, si nos largáramos, y eso, asumiendo que sobrevivamos al cerco, probablemente nos someterían a corte marcial por haber abandonado la línea del deber – contestó Lony.
    –¿Sugieres a caso que nos sacrifiquemos como lo hicieron nuestros compañeros? – dijo otro de los pilotos – hace no mas de un mes mis amigos murieron por proteger el negro trasero de un Gran Maestro telamita, y no es que sea racista o algo por el estilo, pero no estoy dispuesto a sacrificarme por algo que no nos va a ayudar, en el momento en que el resto del ejercito se niega a colaborarnos, nos han traicionado –
    –Calma chico – contestó Lony – solo estaba exponiendo lo que va a suceder, por otro lado, si lográramos escapar y si no podemos regresar a nuestra patria, ¿entonces que vamos a hacer? –
    –Supongo que ya se nos ocurrirá algo – comentó el soldado poniendo las manos sobre su rifle mientras observaba al exoesqueleto de Lony, un S-15 EC Strike Sarcos Custom de color gris y café, colores que había adquirido en el momento de lograr su titulo de as, los colores de honor de la unidad Tábano.
    –Sugieres entonces que ¿nos amotinemos y vivamos como piratas? – preguntó Lony
    –¿Por que no?, la paga es buena hay mujeres en cada puerto, no tenemos que besarle el trasero a esos telamitas al norte o a los cristianos al sur, y a demás, seríamos realmente libres e iguales – dijo el soldado – si aceptas guiarnos, mis hombres y yo nos aseguraremos de tomar el control del Badger –
    –Suena interesante, lo de las mujeres – dijo Lony y luego mirando al resto de sus hombres – soldados, nos encontramos ante una encrucijada, esperar a que los latinos nos aplasten como si fuéramos una mosca, “lo que es un poco irónico”, o salir volando tan rápido, que nos escapemos entre sus dedos, si optamos por la segunda, nos espera el deshonor y el repudio de nuestras familias y nación, pero por otro lado seguiremos con vida –
    –Yo no quiero morir, no así – dijo un soldado
    –Seguiremos al Capitán hasta el final – dijeron otros
    –Es tiempo de recibir el pago por los sacrificios que han hecho mis ancestros por la CEA respondió otro, y así sucesivamente, todos los 15 miembros sobrevivientes del escuadrón Tábano apoyaron a Lony.

    La batalla de la isla de Puna comenzó un día después, el 27 de mayo, con un asalto total de las fuerzas aliadas. Gracias a que el cuerpo principal de la base estaba en tierra, la primer fase del asalto consintió en un ataque directo de los exoesqueletos para forzar la retirada de las 4 exiguas naves de la CEA. A su vez, la CEA envió a todos sus exoesqueletos a proteger las inmediaciones de la base, aunque con tan solo 60 máquinas. A pesar de ello la pelea fue fuerte, sobre todo gracias a la intervención de los miembros mas experimentados del escuadrón Tábano. En un punto de la batalla, incluso, el escuadrón Tábano, guiados directamente por Tábano 1 “Capitán William R Lony” lograron poner en fuga toda una sección de 20 exoesqueletos de la alianza, avanzando cerca de su aerotranporte, que se encontraba peligrosamente cerca a tierra. Lony, avanzó directamente derribando a otros tres exoesqueletos en fuga mientras aceleraba su máquina a toda velocidad, luego aprovechando una enorme roca como rampa aterrizó sobre sobre la cubierta externa del Awá una aerofortaleza clase Variag, en ese punto se dirigió directamente hacia la torre del puente, el lugar mas vulnerable y paradójicamente, el mas importante de la nave, disparándole directamente con su ametralladora Super Vulcan. A pesar de la intensidad de los proyectiles, y al tiempo de la ráfaga, el puente no fue afectado de manera perceptible, aunque las vibraciones de los impactos, dejaron a los miembros del puente aturdidos y los que no estaban protegidos, con los tímpanos rotos. Al final, llevando su máquina al máximo, Lony sacó su espada y saltando sobre el puente la clavó directamente sobre los vidrios reforzados, desgarrando el interior del lugar. Luego de eso, Lony desenganchó su Strike Sarcos Custom, para finalizar con una ultima ráfaga de ametralladora al puente, el cual, con una fractura en su sistema de defensa, comenzó a detonar con el impacto de los pesados proyectiles. El Awá sin dirección se precipitó al suelo, completamente incapacitado.

    –Su majestad – dijo uno de los oficiales de la nave insignia de la flota aliada de Brasil y Argentina, el Estegofilio –el Awá ha sido derribado, ¡por un solo exoesqueleto! –
    –Señor, las fuerzas de ataque están avanzando mas lentamente de lo previsto – interpuso uno de los oficiales de comunicaciones – varias de nuestras unidades están siendo rechazadas –
    –Supongo que esto es lo que sucede cuando dejamos atrás a los lideres y a los ases de nuestra nación – dijo Pedro, mas en un monologo para si mismo – en fin, los grandes héroes de nuestra alianza cumplieron con su misión, pero no son omnipresentes, Coronel, podría decirle a los miembros del Teo que desplieguen a esa unidad tan famosa –
    –A sus ordenes señor – dijo el Coronel que comandaba al Estegofilio.

    –Karen, ha llegado la hora – dijo el general Guerrero.
    –Entendido abuelo – dijo la chica, vestida con un traje de piloto de color rojo, su casco, sin embargo era diferente, pues permitía ver su rostro claramente en la línea de comunicaciones, a demás el traje permitía un monitoreo muy preciso del estado de su cuerpo, tensión, ritmo cardíaco etc –hoy les mostraremos a todos, el poder de la Cuba libre –
    –Abriendo compuerta de la bodega principal, desplegando la unidad Teo – dijo el oficial de comunicaciones.
    –Bien sabandijas – dijo el general Guerrero – su misión es escoltar a mi nieta y evitar ataques por la espalda, de resto simplemente síganla, ella será la punta de flecha –
    –Entendido – dijo el capitán de la unidad, un hombre de edad madura y tez negra llamado Ramiro.
    –Karen Guerrero, Lotus, lanzamiento –
    –Ramiro Mestes, Sarcos, lanzamiento –

    Mientras tanto, y a pesar de que los confederados podían repeler con relativa facilidad a los miembros de la alianza, por alguna razón se estaban retirando, dejando que los exoesqueletos de la alianza tomaran posiciones.

    –Capitán Luny, ¿que está haciendo? – repuso el capitán del vigésimo cuarto escuadrón táctico de combate Tiger – ¡¡tenía la vía libre para arraezar el área central de la flota enemiga!! –
    –¿Y después de eso ser rodeado y aniquilado por las alas? – contestó Lony un poco enfadado.
    –Por si no lo ha notado, no hay escapatoria aquí, nosotros debemos morir por la gloria de la CEA, tal y como la mitad de mi unidad ya lo ha hecho –
    –Dilo por ti mismo, estúpido – contestó Lony cortando las comunicaciones, t así mismo lo hicieron los 10 miembros sobrevivientes del escuadrón Tábano. Mientras tanto, en el Badger, la condición de la batalla había llegado al puente de mando, el comandante de la guarnición, que actuaba como la policía militar de la nave se había revelado, militarizando el puente.
    –¿Que significa esto? – preguntó el Coronel Welles quien capitaneaba al Badger.
    –Significa que no moriremos aquí solo por la locura de usted y del Teniente General Campbell – dijo el Sargento al mando de la operación. A lo que Welles contestó con ironía – tu solo eres una sabandija, un esclavo, no eres ni siquiera un oficial, ¿a caso los oficiales del puente, o los que comandan a los escuadrones te seguirán en este motín? –
    –No, no lo harían con alguien como yo – dijo el Sargento – pero eso por el momento, no importa, tan solo requiero que de la siguiente orden, si usted desea seguir con vida –

    De un momento a otro, las aerofortalezas comenzaron a elevarse sobre la base, dando batalla libre a los aerotransportes Variag. Al mismo tiempo, los escuadrones Tiger y FightingHawks les fue dada la orden de reunirse en el centro de la base y proteger al bunker donde se encontraba el Teniente Coronel Campbell al mando de la base. Sin embargo, el escuadrón Tábano se le permitió replegarse directamente en el Badger para “custodiarlo”, o eso fue lo que les llegó a todos por medio de mensaje de texto. El comandante del escuadrón Tiger empezó a notar algo extraño, pues no podía comunicarse ni con el Badger, ni peor aun con la zona de mando en el bunker.

    Entonces, antes de que pudiera realizar alguna investigación, su exoesqueleto fue atacado por una máquina rapidísima, antes de que pudiera percatarse, ya no podía avanzar o retroceder, había sido atrapado por las garras Krueger del brazo derecho del yS-18 Lotus. Los demás miembros del escuadrón Tiger comenzaron a atacar, pero en ese momento, una gran cantidad de exoesqueletos S-12 Sarcos Mk II y S-12t Sarcos Training ingresaron a la zona de defensa, sembrando el caos, y sumiendo todo en un combate cuerpo a cuerpo, mientras que las celdas de energía en el hombro derecho del exoesqueleto de Karen se cargaban de energía, con la presión de un botón, el brazo catapultó la estaca de diamante desde la palma de la mano del Lotus, atravesando el torso de la máquina enemiga. El capitán del escuadrón Tiger murió aplastado por la punta de la estaca, mientras que los restos de su exoesqueleto caían al suelo. Entonces la mira del Lotus se fijó en dos modelos S-12Sarcos de la CEA que se encontraban avanzando contra sus compañeros, uno de ellos derribando a tres Sarcos training, ella levantó el brazo derecho del Lotus abriendo la compuerta del rifle pesado Mauser BK-51, y con un solo disparo para cada uno contra las maltrechas armaduras de los enemigos fue suficiente para alcanzar sus baterías de energía, y hacerlas explotar violentamente. Al finalizar, el escuadrón Tiger emprendió la retirada hacia el Badger, tal y como el escuadrón Tábano hubiera hecho a la mitad de la batalla. Karen decidió seguirlos junto con su unidad, mientras que el grueso de las fuerzas aliadas comenzaban a atravesar la base buscando tomar control sobre ella. Aunque aun estaba el problema de las tres aerofortalezas sobre ella, que no paraban de disparar sus ametralladores y sus cañones hacia la tierra impidiendo que las naves Variag pudieran tomar posesión absoluta de la base.

    –¿Por que se retiran? – se preguntó Karen, al confirmar que el Badger había emprendido curso noreste a gran velocidad, entonces, los sistemas de autodestrucción de las aerofortalezas y de la base fueron activados de forma remota, destruyendo de un plumazo, la mitad de la fuerza de exoesqueletos de la alianza, junto con otras tres clase Variag, en un solo día, en una sola batalla. La batalla contra los exoesqueletos restantes de los quebrantados escuadrones Tiger y FightingHawk se extendieron hasta bien entrada la noche, pues los pilotos se replegaron hacia la región selvática, algunos abandonaron sus exoesqueletos en el camino. Aun así la victoria de los aliados fue agridulce, pues con aquella baja tan terrible de efectivos, sería difícil plantear una ofensiva subsecuente contra las aun fuertes flotas en las Áreas 3 y 2.

    Unos días mas tarde.... en un duelo entre un par de idiotas.
    –¿A caso crees que podrás pilotearlo sin haber despertado tus habilidades? – preguntó Mily a Santiago, quien se encontraba poniendo las botas del traje de combate.
    –Estaré bien – contestó Santiago con una sonrisa en el rostro.
    –¿Bien? – contestó Mily algo molesta – ¿a caso te has sentado en una máquina real?, en la realidad el efecto del acelerador de molerá la cabeza si no eres un... – Mily bajó la mirada avergonzada – disculpa, no quise ofenderte, yo se que eres de los nuestros, uno muy bien hecho, es solo que te falta algo de confianza en ti mismo –
    –¿Y rendirme ahora no sería la mayor prueba de que no confío en mi mismo? – preguntó Santiago tomando el casco – por favor, deja de preocuparte por mi, tan solo una tarde – Santiago miró a los ojos a Mily, por primera vez despojados de aquel destello de resentimiento, de duda, era como alguien nuevo, y Mily se puso a llorar abrazándolo.
    –¡Hey!.. – repuso Santiago, mientras en ese instante ingresaba Hitomi, quien se sonrojó al verlos tan juntos.
    –Lo siento, Santiago-sama, Mily-san, volveré en otro momento – dijo Hitomi algo apenada, con la mirada directamente hacia el suelo.
    –No, Hitomi, no es lo que estas pensando – balbuceó Santiago rojo como una cereza, mientras Mily volteaba a ver a Hiotomi con cara de pocos amigos. En eso llegó Lara diciendo –españolete, ¡ya es hora! –
    Santiago, se dirigió entonces a la plataforma de lanzamiento, mientras Lara, Hitomi y Mily se dirigían a las gradas para ver el espectáculo.
    Por norma general, el conducir un exoesqueleto se consideraba la habilidad mas básica de los estudiantes de San Rebalais, pues la presión del acelerador cuántico afectaba a la mente de las personas. Los psíquicos, por alguna razón podían controlar mas fácilmente esa presión y desatar mas poder de su máquina, mientras que un simple estudiante sin habilidades podría sufrir un desmallo debido a la falta de familiaridad de su cuerpo con la máquina. Los pilotos normales podían pilotear exoesqueletos y soportar aceleradores cuánticos mas poderosos, pero ello requería trabajo, dedicación, tiempo y entrenamiento en la máquina real, de esta forma sus cuerpos aprendían a soportar la presión. Esa era la razón por la que los duelos con exoesqueleto eran la forma predilecta por parte de los estudiantes para hacer que sus compañeros sin capacidades fueran expulsados, su incapacidad se manifestaría en el hecho de que una vez encendida la máquina sufrirán un desmallo inmediato... o peor. Los modelos t de entrenamiento se apagan inmediatamente, en el momento en que los sensores del casco detectan riesgo de derrame, y eso a su vez, eso es la confirmación de su incapacidad y marca la expulsión de la institución.

    –Pareces muy animado, Gorrión – dijo un hombre ya de entre mediana y avanzada edad, de cabello blanco y de amplias, y un poco absurdas patillas que le cubrían la parte baja de las mejillas de forma densa, muy bien peinadas y cuidadas. El resto de su peinado era mas clásico. Aunque sin arrugas pronunciadas en la frente, las de al lado de los labios eran profundas y marcadas, lo que le daba un aire de fortaleza. Sus ojos eran pequeños y azules, mientras sus cejas eran pobladas. Vestía un traje castaño con corbata roja y camisa blanca – pero, no crees que debiste haberlo ayudado un poco mas, es decir, aun no ha despertado la totalidad de sus habilidades –
    –Bueno, el chico es mas que poder puro – contestó Jones, que observaba la situación, vestido con una de sus camisas hawaianas – por cierto, pensé que iba a tardar mas en regresar de NeoMonaco, señor Aston Foster
     
  3.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3084
    18 El conflicto de Mitch

    –¿Mas que poder puro?, el es el mejor espécimen que jamás encontré en el mundo – contestó Aston Foster observando las plataformas de lanzamiento, mientras que todos los visitantes se sentaban con gran expectativa. Los duelos con exoesqueleto eran extremadamente populares, incluso se estaban formando ideas para convertirlo en un deporte de entretenimiento y de esta forma atraer a mas jóvenes a la vida militar. El viejo Foster observó la grada, donde se encontraba Santiago – como lo ves tu ¿Gorrión?, ya sabes, en cuanto a su temple –
    –Es fuerte, aunque en un sentido diferente – contestó Jones – su fuerza solo sería perceptible en una situación realmente dura, pero en la vida civil, no pasaría de un chico tímido, muy tímido. Será un buen soldado, pero un mal hombre de negocios –
    –Es lo que me temía – dijo el viejo, mientras comenzaba el llamado al orden. El duelo estaba por comenzar.

    –Españolete, recuerda, esta cosa medirá tu indicador de resistencia a la aceleración cuántica IRAC, si disminuye por debajo de 1,25 la máquina se detendrá sola y te echarán de aquí a patadas – dijo Lara, quien había sido obligada por Mily a ser la mecánico de Santiago “era una de las mejores en esa clase, por alguna extraña razón que nadie comprendía claramente” – aquí entren nos, puedo formatear la máquina para que no se pare antes de límite real, tal vez lo requieras –
    –No es necesario – contestó Santiago – este es un duelo, y debo ceñirme a las reglas –
    –Si tu lo dices – dijo ella – pero recuerda que esta es tu primera vez en uno real, y la primera vez siempre te patea la cabeza –

    Dicho esto, Santiago accionó el mando que cerraba la cabina de mando, y luego, esta quedaba cerrada por el blindaje externo del S-12t. Al otro lado del campo se encontraba Mitch, en una máquina similar, pero con un mayor dominio sobre ella, poés había competido en varias ocasiones en torneos externos, a demás de ser un duelista muy asiduo, su marca, 15 compañeros expulsados debido al terror que les causaba enfrentarse a el, y que el miedo hacía que las habilidades psíquicas se vieran bloqueadas o disminuidas gravemente.
    –¿Estará bien? – preguntó Mily entre las gradas al lado de Hitomi, mientras que Lara, como contestándole en pensamientos “dudo que logre dar mas de un paso”. Lara se había desgastado mucho las semanas anteriores tratándola de enseñar lo básico a Santiago, pero el siempre fallaba, estrepitosa, patética y estúpidamente, luego, faltando como cuatro días para el encuentro el dijo que proseguía el entrenamiento en el simulador por si solo, y que ella se dedicara a ver la máquina que le sería asignada.
    Santiago se encontró entonces en la cabina de mando, una abertura en el pecho del Sarcos, con forma esférica casi que totalmente aislada del resto del chasis de la máquina. Lo único que la unía realmente era un sistema de giroscopio que hacia que el piloto quedara relativamente aislado de los movimientos externos del exoesqueleto, quedando el la medida de lo posible siempre con la cabeza y la visión paralela al suelo. Por otro lado, la cabina poseía una segunda capa de aleación de aislamiento, para proteger al piloto, aunque eso era costoso, y solo algunas unidades podían darse el lujo de tener. Las pantallas que permitían la visión eran de cristal liquido de alta resolución, una en especial en frente recibía datos de la cámara principal fija con forma de cabeza en la parte superior del exoesqueleto.
    Al lado se encontraban cuatro pantallas auxiliares, las cuales permitían ver las partes ciegas de la máquina. La cabina podía encenderse sin que el exoesqueleto estuviera activo, por lo que Santiago podía recibir información antes de iniciar el sistema.
    –Españolete, me escuchas – dijo Lara, mientras una pequeña ventana emergente se habría en la pantalla de Santiago – esto no es como en el simulador, recuerda, en el momento que actives la batería y el acelerador, sentirás un fuerte dolor de cabeza, o como si te estuvieras ahogando, si te pones mal y te asustas todo habrá terminado y el rubio arrogante habrá ganado, trata de mantener la calma en todo momento –
    –Ya lo sé – contestó Santiago colocándose el casco, mientras comenzaba a iniciar el sistema. Entonces la pantalla principal cambió a un color rojo carmesí, con las siguientes instrucciones:
    Operative System.......... Exos..... versión 1,0t, “Training” CEA.
    Wardware systems, connecting....... systems on line.
    Principal battery and quantum acceleretor............. starting.
    En ese momento, Santiago pudo escuchar como los motores de la maquina comenzaban a realizar un ruido, extraño para el, pero común para cualquier piloto acostumbrado, era como un soplido, y unos instantes después, sintió como su cabeza comenzaba a darle vueltas, era una sensación extraña, molesta, tal como lo había dicho Lara, era como estar sumergiéndose en el agua, sin poder nadar, como si tuvieras los pies amarrados.
    Mientras tanto, Lara observaba las mediciones de los parámetros del cuerpo de Santiago, enfocándose en sus valores de IRAC, que oscilaban violentamente entre el 1,26 y el 1,37. Aquellos números no daban muy buena espina –solo esperemos que no le de un ataque –
    A pesar de eso, la máquina se levantó de su punto de reposo con una suavidad y una elegancia, que solo podían ser comparadas con los movimientos de Mitch al otro lado del campo, en efecto, parecía como dos imágenes especulares. Los exoesqueletos se movieron suavemente, caminado paso a paso, ahorrando la mayor cantidad de energía de sus limitadas baterías para el enfrentamiento. Tal proeza, por otro lado era difícil aun para pilotos que llevaban ya meses en academias de entrenamiento para oficiales del ejercito propiamente dichos.
    –Me sorprende que pudieras hacerlo caminar, sin dejarlo caer, “Defecto” – dijo Mitch por el intercomunicador.
    –Preparate, porque no será la ultima sorpresa que recibas este día – contestó Santiago, tratando de ocultar el gran estrés que le ocasionaba el estar en la cabina de mando en esos momentos. Entonces en la parte superior derecha de las pantallas principales de los dos duelistas apareció un contador, que comenzaba en rojo e iba cambiando de color, cuando llegara a verde, el combate daría inicio. El arma escogida, sería una versión de entrenamiento del puñal ES0001t “Daga de entrenamiento”, el cual era el arma estándar para los exoesqueletos tipo Sarcos. La versión de entrenamiento, era mas corta y no dejaba fluir partículas cuánticas desde la armadura del exoesqueleto hasta la hoja de su cuchilla, por lo que resultaba difícil, por no decir que imposible para estas armas penetrar seriamente en el blindaje de los exoesqueletos. Las Dagas de entrenamiento, por otra parte generaban descargas electricas bastante fuertes, que eran leídas por la computadora como impactos, si la computadora leia dos impactos, desactivaba al exoesqueleto y declaraba la derrota de su piloto.
    La barra de color cambió de rojo a amarillo, color que permitía a los pilotos desenfundar la daga que se encontraba en un compartimento secreto en la parte trasera del exoesqueleto. Los exoesqueletos sacaron los puñales que reflejaron la luz del sol, colocándose en posición de combate. Mientras que tanto Mily como Hitomi sentían sus corazones estremecerse. Si Santiago no era capaz de hacer mover a su máquina cuando se diera la señal, dejaría San Rebalais para siempre, como un defecto de ingeniería.

    –Parece irónico – dijo Aston Foster, unos instantes antes de comenzar el combate – si mas no me equivoco, quien retó a mi hijo fue el chico Ford, ¿no es así? –
    –Así es – contestó Jones – es un buen muchacho, pero creo que la falta de límites en su hogar ha afectado su personalidad demasiado –
    –Es igualito al padre – interpuso Foster con desdén – creen que el único objetivo de su existencia es acumular dinero y poder, sin un sentido mas, digamos lo, elevado –
    –¡Oh!, ¿y es que acaso usted no es así? – preguntó Jones con algo de saña y una mirada rayada.
    –Esta bien, está bien, me has agarrado Gorrión – contestó Foster – pero, espero que este duelo se resuelva como ya lo ha sido el de los padres... –
    –¿A que se refiere? – preguntó Jones intrigado, por el aura de confianza que emanaba de Aston.
    –El senado en pleno de la CEA ha decidido eliminar el monopolio de Protorn electronics en el diseño y ensamblaje de exoesqueletos militares, así mismo, Protorn será multada por sus aparentes malos manejos y ventas de tecnología clasificada a naciones extranjeras posiblemente hostiles –
    –¿Quiere decir que? – Jones quedó perplejo, mientras que observaba, entonces sonó la alarma, el combate había comenzado.
    El exoesqueleto “EX” de Mitch lanzó un golpe directo a la cámara p´principal del EX de santiago, de esta forma, quedaría completamente ciego, para el golpe de gracia, no es que le tuviera miedo a un hipotético y remoto contraataque, pero Mitch siempre prefería estar seguro a ser tomado por sorpresa. Pero, la verdadera sorpresa llegó cuando su ataque fue desviado por el puñal del EX de santiago, quedando ambas máquinas enfrentadas, mientras que los metales de los puñales empezaban a hacer fluir chispas de fuego, como si fueran hechos de magnesio en agua.
    Rápidamente, Mitch se sobrepuso a la sorpresa activando todos los propulsores de su máquina, los de las plantas de los pies que le darían levitación, y los de los tobillos y la espalda para presionar hasta el fondo, el objetivo era derribar a Santiago, dejándolo aturdido, y poder apuñalarlo entonces en el suelo. Pero, en lugar de una fuerte resistencia inicial, como el lo esperaba, su máquina siguió derecho, volando raudamente hacia una de las barreras de seguridad, mientras que Santiago activaba sus propulsores de levitación y procedía atacarlo a toda velocidad.
    Mitch maniobró su EX de forma tal que pudo evitar ser apuñalado por la espalda, pero esta vez la iniciativa la tenía Santiago, su golpe fué fuerte, pero evito caer en un cuerpo a cuerpo, en lugar de ello, el golpe hizo que ambos EX se separaran, de forma ntal, que Santiago no perdiera la velocidad, siguió avanzando, dando una vuelta extendiendo la pierna derecha de su máquina, tal maniobra, le puso la cabeza dando tumbos, junto con un nudo en la garganta. Aun así, su maniobra le permitió atacar rápidamente a Mitch, quien no se esperaba aquel ataque.
    Entonces Mitch con un sutil movimiento, evitó que la hoja del puñal de la unidad EX de santiago lo tocara, tan solo por unos cuantos centímetros, para emitir un contraataque, pero el brazo libre de la unidad de Santiago detuvo a su vez su brazo.
    –Esto no va bien – dijo Lara, mientras activaba su comunicador – Españolete, Espáñolete, ¡¡me escuchas!!, ¡debes calmarte!, de lo contrario tu unidad se desconectará sola, estás casi al límite de IRAC –
    Oh, ¡en serio?, no me había dado cuenta – contestó Santiago algo molesto.
    De un momento a otro, Mitch se retiró, dejando a Santiago, unos breves, pero necesarios instantes para poder respirar.
    –Parece que no eres tan defectuoso después de todo – dijo Mitch a Santiago por el intercomunicador – pero aun así, sigues siendo un fraude, si eres realmente un escudero, ¡¡deberías ser capaz de derrotarme con total facilidad!! – dicho esto, la unidad EX de Mitch emprendió un renovado ataque, un lance directo al pecho, que fue interceptado por Santiago, luego, un golpe directo a la cámara, a su vez evadido, y respondido con un rápido giro, el impacto de codo hubiera dejado la cámara inoperante de no ser por que Mitch hizo que las piernas de su máquina se doblaran levemente dejando que Santiago siguiera girando, pero en lugar de poder emprender el contraataque, se encontró con la rodilla. El impacto fue fuerte y atronador, lanzando a la unidad de Mitch varios metros hacia atrás, aunque no fue derribado.
    Las pantallas y alertas en la cabina de Mitch comenzaron a timbrar y a iluminar el lugar como si fuera un árbol de navidad, el impacto había afectado varios servomotores magnéticos en la parte interna, nada de que preocuparse, en realidad, aunque si limitarían en algo las maniobras de Mitch. De un momento a otro, la unidad EX de Santiago se veía mas imponente, mas poderosa, era como una gran muralla que comenzaba a elevarse en el camino de Mitch.
    –No puede ser, 1,25 un poco mas y quedará fuera de este lugar para siempre – dijo Lara completamente asustada, y perpleja, era extraño que alguien con tan poca tolerancia pudiera maniobrar a una unidad EX tan fluidamente como lo hacía Santiago. Mientras tanto, el en su cabina no hacía mas que respirar por la boca agitadamente, Mitch era un piloto excelente, de eso no había duda, sin embargo, ese rumor en su cabeza era el verdadero problema, cada vez lo molestaba mas y mas y mas.
    De un momento a otro, Mitch sintió como la guardia de Santiago disminuía, y en ese momento atacó, desarmando el puñal de Mitch el cual fue mandado a volar a una gran distancia, mientras que un segundo golpe encadenado le permitió asestar un impacto directo en el pecho de la unidad de Santiago. Por alguna razón, Santiago no se intimó por el impacto, o por la inminente derrota, lo que en realidad lo preocupaba era el puñal que había dejado soltar y que se encontraba volando directamente hacia las graderías. Justo al lugar donde se encontraban Mily y Hitomi, junto con una gran cantidad de personas, ¡una enorme placa de metal de casi un cuarto de tonelada de peso, se dirigía directamente hacia ellas!, ni las capacidades telequinéticas de todos allí podrían detener esa cosa. Y lo peor era que Mitch no parecía darse cuenta, tan solo avanzaba para proseguir el ataque. Entonces Santiago, evadió la puñalada, mientras levantaba una roca como si fuera un balón de fútbol, para luego golpear de forma tal, que saliera volando como si fuera un proyectil. Por alguna extraña razón el fragmento de roca no se convirtió en tierra y arena. La roca impactó el puñal en el aire, el cual quedó clavado en ella, mientras que la roca misma proseguía su camino por encima de los espectadores, para terminar en el área de estacionamientos, donde afortunadamente nadie salió herido.
    Sin embargo, Justo después de que la roca saliera volando de la palma de la mano de la unidad de Santiago, sintió un segundo impacto, directo sobre la placa en frente de su cabina, e inmediatamente su pantalla se quedó bloqueada, con las siguientes palabras. Game Over......
    Instantes después, Mitch fue informado por Carlos de lo que había sucedido, llenándose de cólera. Arrodilló su unidad y bajó de ella por medio de una cuerda hidráulica, en la que podía apoyar uno de sus pies, se acercó a la unidad de Santiago, accionó el panel de salvamento y presionó el cogido para abrir la cabina. Allí estaba, Santiago Foster.
    –Tu ganaste, tu padre ganó; pero esta no será la última vez que no veamos, Señor Santiago Foster – dijo Mitch con una sonrisa de amargura, y sin mediar mas palabras, se retiró del lugar.

    A pesar de la calidad del combate, el incidente de la roza, dejó un muy mal sabor de boca en todos los asistentes al encuentro, en realidad, este había sido el primer combate en el que la batalla había escalado a niveles realistas, y les había mostrado a todos, lo peligrosos que podían llegar a ser los exoesqueletos, y los daños colaterales que podían ocasionar en batalla. Pero, los adolescentes son adolescentes, y lo único en que pensaron fue en hacer una gran fuiesta, pues en aquel combate, no había quedado nadie con un sabor a perdedor, Mitch había ganado la contienda, pero Santiago había sido el héroe del día, nadie había quedado sin dignidad o sin gloria, y por ello, ambos serian celebrados. Santiago se presentó a la reunión, mas por las peticiones forzosas de Mily que por otra cosa, aunque en aquel instante, ella notó algo extraño, Mitch no se encontraba presente. Por alguna razón que ella no entendía, decidió buscar a Mitch, quien se encontraba en los vestidores, lo meas extraño era que estaba vestido de traje elegante, aunque sin corbata, con una gran maleta en su espalda, la cual agarraba con su mano receha por encima del hombro.
    –Jamás había escuchado que fueras a una fiesta de ese modo – dijo Mily apoyada en una pared, a un indeciso Micth, que avanzaba ensimismado. Ante las palabras de Mily volvió en si, como de improviso.
    –Es la primera vez que me diriges palabras sin resentimiento, Mily – dijo Mitch, su expresión, sin embargo era marcadamente anormal.
    –¿Que te sucede? – preguntó Mily algo preocupada.
    –Veo, que puedes leerme como un libro – dijo Mitch – supongo que lo sabrás tarde o temprano, mi padre, será enjuiciado, y muy probablemente lo manden a la cárcel –
    Mily se llevó las manos a la boca para no emitir ruido ante aquella sorpresiva noticia.
    –Debo regresar a Minesota, ha hacerme cargo de los negocios de la familia – dijo Mitch con algo de amargura – a proteger lo poco que quede del desastre que ha hecho mi padre. En fin, supongo que esto sucedería algún día, aunque non esperaba que fuese tan pronto, en realidad deseaba que fuera muy pero muy tarde, ya sabes, me gusta mucho ser piloto, pero me temo que es algo que nunca podrá ser, al igual que lo nuestro, señorita Mily Phipps – Mitch dijo esto acercándose a Mily, quien estaba muy triste, pues, a pesar de que la actitud de Mitch nunca le había agradado, si sabía lo mucho que el adoraba ser piloto de exoesqueletos, y a pesar de su enorme dinero y poder, jamás podría serlo. Antes de Notarlo, Mitch la besó el la boca, no un beso robado a la fuerza, era mas bien, un primer, y a sabiendas, un último beso de despedida.
    –Espero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar, señorita Phipps – dijo Mitch, dando media vuelta, para salir del lugar, a las afueras se encontraba una limusina, donde un guarda espaldas le esperaba con la puerta abierta.
     
  4.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3975
    19 El demonio Rojo

    Con el duelo de Mitch, Santiago súbitamente comenzó a ser mas aceptado por los compañeros, en general aunque su color de piel fuera diferente, había demostrado ser un humano mejorado, como cualquiera de los miembros de San Rebalais. Por su parte, Aston Foster se reunió aquella noche con su hijo adoptivo en una entrevista bastante tibia, aunque esa era la relación entre ellos dos.
    –Veo que te has adaptado muy rápido, pensé que te expulsarían a la semana y tendría que usar algunos favores que me deben o algo así – dijo Aston con un tono mas de mofa que de otras cosa.
    –Yo también lo pensé... padre – contestó Santiago, quien apenas podía mover la cuchara sobre la sopa.
    –Me dicen que has entablado amistad con la hija menor de los Phipps – dijo Aston – es una doncella muy hermosa –
    –Es una amistad que usted preparó – contestó Santiago secamente – pero, bueno, no debo culparlo por buscarme buenas amistades. Aunque en lo futuro me gustaría que en las cosas que me conciernen expresamente a mi, sea yo quien tenga la iniciativa –
    –Lo siento hijo,¿ es que no te agrada? –
    –No es eso, padre – contestó Santiago – es solo que –
    –Deseas que sea tu sedición, ¿no es así? – dijo Aston con una mirada comprensiva – siento tratarte como un niño, he olvidado que fue un hombre quien me salvo aquella noche en la selva, un hombre con el cuerpo de un chico... Pero aun así, deberías divertirte un poco mas hombre, ya se que el entrenamiento con el maestro Jones es duro, pero deberías invitar a alguna chica linda a salir un rato –
    –¿Con Mily Phipps? – preguntó Santiago
    –Tal vez como Hitomi Sakamoto – repuso Aston – ella también es un muy buen partido –
    –Eres incorregible, padre – repuso Santiago comenzando a comer.
    –Por cierto – dijo Aston – en dos años nos deberemos mudar, Cuando termines en San Rebalais, deberemos mudarnos a la ciudadela capital de las colonias de L1 la colonia espacial Leo, nos pondremos al frente del desarrollo del yS-22, espero que mejores tus habilidades para que puedas manejarlo apropiadamente –
    –¿Existe alguna razón para que deba hacerlo? – preguntó Santiago de forma seria.
    –Eso no lo puedo decir yo con claridad – contestó Aston – el mundo se mueve hijo mio, el cambio todo lo borra, y todo lo destruye, hasta a los grandes imperios, especialmente aquellos que se niegan a aceptar que el mundo ha cambiado. Tal vez sea imprudente lo que te tengo que decir, pero, la guerra contra los imperios del sur va mal –
    –A que te refieres? –
    –No lo se con claridad, la información que llega del sur esta siendo censurada activamente, aun los senadores o el mismo presidente deben tener problemas para saber que es lo que está sucediendo – dijo Aston, tomando una copa de brandy –actualmente, desde la frontera del Rio Grande hacia el sur, manda la ley marcial, solo los generales y los grandes maestros telamitas saben realmente que es lo que está sucediendo – Aston tomó un sorbo y observó la mirada pensativa de Santiago – ¿te preocupa la suerte de Area 4? –
    –No, ¡no me preocupa esa tierra maldita! – gritó Santiago molesto, levantándose de la mesa y retirándose al patio, donde comenzó a realizar algunos ejercicios que le dejara el maestro Jones.

    Al día siguiente...
    –¿Y por que yo tengo que ir? –preguntó Santiago algo aburrido – se supone que hoy tengo que entrenar con el maestro –
    –Ya hablé con Jones – contestó Mily – a demás, quien podría haberme acompañado se retiró por TU culpa –
    –¿No se supone que Mitch no te caía bien? – contestó Santiago con los ojos rayados.
    “Eso sin decir que todos los tontos aquí se cortarían una mano por salir con Mily” pensó Lara.
    –Eso no importa! – increpó Mily – tu me acompañas hoy y punto, ¿entendido? –
    –Que fastidio – repuso Santiago mas para el viento que para su interlocutora, quien se aceró con una mirada tetrica diciendo – no escuché lo que dijiste –
    –Nada, nada jejejeje – repuso Santiago nervioso – tu ganas – dijo bajando la cabeza como si fuera un castigo.
    Mas tarde, Santiago y Mily avanzaban por el centro comercial.
    –Se puede saber que rayos estamos buscando? – preguntó Santiago, algo aburrido de recorrer el lugar de arriba para abajo, de derecha a izquierda, mientras la chica preguntaba el precio de todo y no compraba nada.
    –Un regalo para mi hermano – dijo ella con un tono alegre, mientras se acercaba a el, en una actitud algo coqueta – sabes, eres como mi hermano – dijo alejándose esta vez y empezando a lanzar una diatriba de sobre como Phipps se parecía a el, igual de tontos, igual de tímidos, pero igual de confiables y valientes – mi hermano es la persona a la que yo mas respeto después de mi padre, es por eso que deseo darle un buen regalo, pero no encuentro nada que pueda gustarle, ¿tienes alguna idea? –
    –Y hasta ahora me preguntas? – repuso Santiago – si es como yo regálale algo útil pero con estilo, un reloj clásico, como esos viejos Rolex –
    –¡Excelente! – dijo Mily sonriente – vamos pues –
    Subieron al cuarto piso del lugar, donde habían estado media hora antes, y allí Mily comenzó a regatear con el vendedor, y no es que no tuviera el dinero para comprarlo de contado, el asunto era que le encantaba el mero proceso de imponer su voluntad por sobre la del vendedor. En ese momento, Santiago observó un proyector 3D con un avance de noticias extraordinarias.
    Sábado 13 de junio de 2220, Bogotá capital del Area 4 de la Confederación de Estados Americanos.
    Durante todo el día, los ejércitos aliados de los imperios de Brasil y Argentina han ejercido un cruento ataque sobre la ciudad y su población civil, el ataque no ha sido un acontecimiento aislado, según información emitida por la Casa Blanca, las bases militares apostadas sobre la isla de Puna y el lago de Maracaibo fueron atacados sin previo aviso por unidades de agresión de los mencionados imperios.
    Auinque el presidente O Briam a llamado a la calma, la noticia a levantado la cólera de los miembros del senado, que ven en este suceso una clara violación a los derechos humanos, a la integridad de la nación y a las leyes internacionales, mas aun cuando un equipo de embajadores liderados por el maestro telamita se encontraba aun en la zona. El senado se ha reunido en pleno, y en estos momentos.... momento, momento! Nos está llegando nueva información, aparentemente el senado a declarado la guerra irrestricta contra los imperios de Brasil y Argentina, convocando a todos los efectivos posibles, en estos momentos, el señor presidente se encuentra por comenzar su discurso
    Santiago permaneció impávido, mientras que Mily salia del lugar con dos relojes de oro sólido, realmente antiguos, pero muy bien conservados, unas verdaderas joyas. En ese momento apareció Hitomi, quien se encontraba también de compras. Mily se percató de ello y se abalanzó sobre el brazo de Santiago, como si fuera una novia melosa. Hitomi se puso roja, pero no se marchó, en lugar de ello se acercó.
    –Santiago-sama, Mily-san me alegra encontrarlos aquí – dijo Hitomi con su tono de voz suave.
    –Y tu que haces aquí? – preguntó Mily agarrándose fuertemente al brazo de Santiago – pensé que estarías comenzando tu gira, para convertir a mas personas en tus esclavos –
    –Ya no mas – contestó Hitomi con los ojos cerrados y una expresión dura – ya no mas, por favor –
    –A que te refieres? – preguntó Mily con sarcasmo – pensé que te gustaba ser el centro de atención –
    –Ya no mas – contestó Mily – de ahora en adelante, estaré con ustedes todo el tiempo, he decidido retirarme del canto –
    En eso, tanto Hitomi como Mily sintieron un escalofrío que les recorría la espalda, era la presencia espiritual de Santiago, violenta y sanguinaria, entonces se percataron en que el había estado viendo todo el tiempo al holograma del programa de noticias. Tan absortas estaban en aclarar las cosas entre ellas que no notaron la gente que estaba alrededor de ellas reunidas, con rostros pálidos, asustados y ansiosos.
    –Guerra! – gritaron unos y al escuchar esa palabra la atención de las dos recayó donde estaba la de Santiago, observando la destrucción en la que estaba sumida gran parte de la ciudad de Bogotá. Mientras se veía ráfagas de ametralladoras pesadas y exoesqueletos de la alianza de los imperios recorrer las calles a diestra y siniestra. Hitomi pudo sentir con gran claridad los sentimientos de Santiago, era una mezcla de ira e impotencia, todo mezclado como si fuera lodo oscuro y espeso, ese día, por primera vez Hitomi tuvo miedo de Santiago, de lo que podría alcanzar el, enceguecido en su ira.
    –Santiago-Sama! – gritó Mily tratando de dominar esos malos sentimientos con sus poderes psíquicos, con lo cual, pudo sacar a Santiago de su ensimismamiento.
    –¿Hitomi? – preguntó Santiago, como despertando de un extraño sueño, mientras que Hitomi suspiraba de alivio, al sentir como esas malas energías se disipaban rápidamente.
    –Atacaron Área 3 – dijo un hombre tras de ellos – bueno, la mayoría de los que viven allí son humanos naturales, nadie se apena por la muerte de unos cuantos esclavos, pero el ataque a nuestra soberanía no puede pasarse por alto, a demás, ¿en que estaba pensando el ejercito?, ¡nos derrotaron facilitarte! –
    –Eso debe ser que los soldados que están allá deben ser naturales inútiles, ni para morir con dignidad sirven! –
    –Repite eso – dijo Santiago de improviso, sin que nadie lo notaran Santiago se había movido a gran velocidad, tomando a aquel sujeto por el cuello – repítelo – y luego levantándolo.
    –¡Hey!, ¡quien te crees chico! – dijo el primer sujeto.
    –¡Santiago-sama! – gritó Hitomi nuevamente, y como si fuera un regaño de su madre, Santiago libero al sujeto, quien de inmediato salió a correr. Santiago bajó el brazo, mientras comenzó a mirar al suelo.
    –Mily, dime una cosa – dijo Santiago de forma seca – que piensas de las personas de la ciudad de Bogotá –
    –Que no son como nosotros – dijo ella cerrando los ojos y sin mucha molestia, y esas palabras hirieron a Santiago profundamente – pero son humanos – continuó Mily mas seriamente – sin importar que seamos psíquicos o naturales, los humanos somos humanos, y por ese mero hecho tenemos dignidad, lo que ha sucedido allí es terrible y debe ser condenado por todos, la guerra jamás debería mezclarse con la población civil, creo que en eso estamos de acuerdo los tres ¿cierto? –
    –Si, supongo – dijo Santiago retirándose, y Mily decidió no seguirlo ni molestarlo, era obvio que deseaba estar solo.

    Mientras tanto, en algún lugar al norte del área 4, 3 aerotransportes había cruzado coincidenciálmente sus caminos. Una de esas naves era el Raven.
    –Atención, atención, todas la unidades en condiciones de pelear dirigirse a sus unidades, atención atención –
    Spencer se encontraba leyendo un libro cuando sucedió eso, levantándose de improviso. En eso pasó Amina ya poniéndose su casco.
    –Capitán, rápido – dijo ella siguiendo de largo. Phipps dejó pasar la falta de discreción para con su autoridad y se abrochó el overol se puso el chaleco, luego tomó su casco y salió corriendo. Los 18 pilotos del escuadrón Golden Draco ingresaron a sus sus puertos de lanzamiento, tomando la llave de activación de sus respectivos técnicos, que se asemejaba a una memoria USB.
    Spencer ingresó en su máquina poniendo la llave de activación, en eso la máquina se activó. Entonces la pantalla principal cambió a un color rojo carmesí, con las siguientes instrucciones:
    Operative System.......... Exos..... version 1,9. CEA.
    Hardware systems, connecting....... systems on line.
    Principal battery, Strike battery and quantum acceleretor............. starting... Energy, all green.
    Inmediatamente, la voz del Comandante Walles comenzó a dar instrucciones.
    –La situación es alarmante, nuestros sistemas de enlace satelital han detectado a dos aerotransportes que se mueven rápidamente en dirección a la base de Tegucigalpa. Según nuestros sensores en tierra, la nave mas cercana a la nave es el Badger, un aerotransporte perteneciente a la cuarta flota de la CEA 10 división de exoesqueletos aerotransportados. La segunda nave aparentemente es una clase Variag no identificada, es posible que se traten de piratas o mercenarios. Nuestra misión, es interceptar a la clase Variag y brindar apoyo al Badger para obtener noticias de lo sucedido con la cuarta flota. Permanezcan en sus puertos hasta la orden de despliegue, cambio y fuera –
    –Capitán, cree usted que entraremos en combate? – preguntó el teniente Terson.
    –Esperemos que la presencia de dos aerotransportes los obligue a retroceder – contestó Spencer.
    –Vamos, capitán, no hemos visto acción en varios días! – contestó Amina con una expresión de aburrimiento – si seguimos así nuestras máquinas se van a oxidar –
    –Hablas de la guerra como si fuera un juego – contestó Spencer – si sigues así, te derribarán fácilmente –
    El Raven aceleró al máximo, subiendo por una cadema de montañas bajas que lo separaba de la clase Variag y del Badger, entonces cuando estaban cerca de la cima.
    –Atención, la clase Variag ha desplegado, ha desplegado! – dijo el ofoicial de comunicaciones del Raven – escuadrón Golden Draco, tiene permiso para desplegar –
    –Stratos G-draco 1, Altacro Custom, despliegue –
    –G-Draco 2, Sarcos, ¡a la guerra! –
    –G-Draco 3, Sarcos, aquí vamos –
    Las 18 unidades del escuadrón desplegaron exitosamente, comenzando a deslizarse por el pastizal que componía la vegetación del lugar, abajo podía verse claramente las naves de la clase Variag, y oh sorpresa, no se trataba de máquinas de los imperios, eran también exoesqueletos clase ¡S-12 Sarcos MkII!, y la unidad que lideraba la avanzada Spencer la conocía muy bien.
    –Atención, aquí G-Draco 1 a todas las unidades – dijo Spencer algo preocupado – avancen y confronten a los S12 que encuentren, pero no se acerquen al rojo, repito no se acerquen al rojo –
    Todos los pilotos notaron que el exoesqueleto al que Spencer se refería era totalmente diferente a los demás, era mas rápido y ágil, podía evadir con gran destreza las ráfagas de ametralladora que emergían desde el Badger.
    Entonces un cuadro de información fue desplegado en el panel de control de todos los miembros del escuadrón de Spencer, detallando el nombre y el código de la unidad, así como su sistema de armamento, entonces todos entendieron porque Spencer los advertía, el Lotus poseía un buen armamento, pero para el combate cuerpo a cuerpo, a distancia era tan efectivo como exoesqueleto normal, o al menos eso decía los datos.
    Aproximadamente la mitad de los exoesqueletos de los mercenarios se desviaron exponiendo un frente al escuadrón G Draco, mientras las ráfagas de ametralladora se entrecruzaban en el campo de batalla.
    –Combatir a nuestras propias armas!, malditos comerciantes de muerte! – gritó el teniente Terson, mientras guiaba a sus hombres. Las ráfagas de ametralladora eran en general poco útiles en un campo de batalla abierto con posibilidades de maniobra, por lo que el combate pasó rápidamente al cuerpo a cuerpo.
    Tres exoesqueletos se concentraron rápidamente en la vistosa unidad de comando, en Spencer.
    –¿Piensan que pueden ganarse la gloria a mis espaldas? – gritó Spencer mientras hacía que su unidad maniobrara para evitar las ráfagas de dos exoesqueletos, luego, tomando un escollo de l terreno, hizo que su unidad diera un salto imposible, mientras detenía a sus atacantes con una poderosa ráfaga. Los proyectiles impactaron pesadamente en el pecho de los enemigos, pero apenas si alcanzaron a abollar la pintura, pues fueron mu pocos. Entonces Spencer aterrizó limpiamente en su retaguardia, continuando el ataque en un movimiento de espiral, hasta que estuvo lo suficientemente cerca. Entonces colocó en su espalda la ametralladora y sacó su espada para combate cuerpo a cuerpo, mientras que sus atacantes no podían asestarle ninguna ráfaga lo bastante continua como para penetrar en su coraza. Contra la primera unidad enemiga atacó con la espada larga, quedándose enganchada en el armazón de la ametralladora, pero eso no fue el fin, pues Spencer atacó entonces con la espada de estaca en su brazo derecho, la cual se clavó en el pecho del exoesqueleto enemigo.
    –Es tu fin – dijo Spencer, mientras accionaba el mecanismo, y la espada se accionaba clavándonos violentamente en el pecho, penetrando la esfera blindada de la cabina del piloto, matándolo. Antes de que la segunda unidad tomara ventaja de lo sucedido, Spencer levantó a su victima y lo interpuso, utilizándolo como escudo vivo. La ráfaga de ametralladora enemiga en este caso fue recibida directamente, hasta llegar a la zonas de almacenamiento de hidrógeno de la celda de energía del clase Sarcos, generando una violenta explosión. El enemigo se quedó ciego debido al polvo levantado, y sin darse cuenta, una espada larga cortó su unidad a la mitad, y finalmente, Spencer, clavó u espada contra el pecho asesinando al piloto.
    Pero con todo y eso, la batalla no se estaba decidiendo tan rápido. En especial, cuando un rayo rojo ingresó a la batalla, su velocidad era un tercio mas grande que el de la mayoría de los miembros del escuadrón Golden Draco. Con gran habilidad se las arregló para alcanzar a G-draco 5 por sorpresa, agarrándolo con su monstruosa mano derecha por el toroso, levantándolo y luego clavando su estaca de diamante azul. Luego, la batalla se encarnizó. El Lotus podía moverse con mayor libertad en medio de aquella escaramuza.
    –Répito, ¡¡no se acerquen!! – gritaba Spencer mientras aceleraba a su máquina a toda velocidad, se concentró tanto en aquella tarea, que sus poderes psiquicos se desplegaron en su total potencial. La velocidad de su unidad excedía por mas de un tercio a la de sus compañeros.
    A pesar de la advertencia de Spencer, dos soldados al mando de Amina se lanzaron de forma directa contra el Lotus, con los puñales en las manos y la ametralladora en la otra. Aunque las ráfagas de proyectiles impactaron de lleno, la coraza de partículas del Lotus era muy densa, por lo que al final intentaron con los puñales, cosa fácil, pensaron ellos al tomar en cuenta el tamaño de aquella unidad, pero cuando fueron a atacar, la cosa no fue fácil, fue mortal. El Lotus podía maniobrar con increíble precisión y velocidad, evadiendo las puñaladas y utilizando las garras Krueger como si fueran espadas, el Lotus destrizó a ambos soldados fácilmente, clavando las garras en el sistema de propulsión en la espalda de uno, y avanzando con el pesado cañón Mauser en la bodega interna del brazo derecho, tres tiros fueron suficientes para dispersar la coraza cuántica, y finalmente, con una ametralladora vulcan, el Lotus acribilló a corta distancia al soldado.
    Al ver la muerte de sus soldados, Amina se enfureció, derrotando a un soldado enemigo en el acto con una puñalada directa al acelerador QT. Luego de ello, guió a sus hombres haciendo retroceder a los enemigos al valle en el fondo, y luego lanzándose con otros 5 sobre el Lotus. Pero el resultado era el mismo, por mas que se esforzaban el Lotus era demasiado ágil, no solo se trataba de la máquina, el piloto tenia una verdadera habilidad, un instinto que le permitía predecir la intención de los soldados enemigos.
    Con un manotazo, el Lotus derribó a un soldado de Amina, mientras esta quedaba totalmente expuesta. Entonces Terson pudo ver a través de su monitor un destello en lo que parecía la cámara principal del Lotus, y recordó que en las especificaciones de aquella máquina del demonio se decía sobre un cañón experimental de plasma. Amina levantó su ametralladora, mientras que los proyectiles de Amina impactaban uno tras otro aboyando lenta, pero seguramente la placa frontal del Lotus, este a su vez activo su cañón de proyectiles de plasma de toroides. Un toroide fue disparado, directamente sobre ella. Amina quedó completamente paralizada en aquel momento, y aunque el toroide con forma de dona avanzaba a una velocidad realmente lenta, ella se quedó allí, como esperando la muerte por su inutilidad en el campo de batalla, no había logrado vengar a sus hombres. Entonces, justo antes de que el toroide impactara con ella, la unidad de Terson se interpuso, recibiendo el ataque en su lugar.
    El proyectil de Plasma se encarnó sobre la unidad de Terson, como si fuera una rosa al rojo vivo sobre mantequilla, hasta que al final desplegó su energía, detonando a la unidad.
    –Cuarta unidad enemiga derrotada – dijo Karen, quien lucía bastante confiada, esta era su segunda batalla en serio, y al parecer ya lograba sacar a su Lotus mejores movimientos – Ramiro, ¡alguna noticia del líder enemigo? –
    –Se dirige hacia ti en ¡estos momentos! – gritó el viejo soldado por la radio.
    Como de la nada, la unidad de Spencer apareció, impactando con su espada, Karen levantó el brazo izquierdo de Lotus, el cual fue devanado con extrema facilidad. Mientras que la unidad enemiga avanzaba con gran destreza. Amina activó entonces el Mauser de su brazo derecho, y comenzó a disparar, pero las maniobras de Spencer eran mucho mejores de lo que podría esperarse de cualquier ser humano que ella hubiera visto hasta ese momento. La impotencia la exasperó, entonces decidió darle caza en un combate cuerpo a cuerpo. Con sus gigantescas garras avanzó sobre Spencer, pero la unidad de el era mas ágil. Stonces Spencer dio una media vuelta cerrada y atacó a su vez.
    El impacto le costó a Spencer el brazo derecho de empalamiento, pero a cambio, este se quedó clavado directamente en el cañón de plasma de Karen.
    –Ahora!! – gritó Spencer, entonces 5 unidades avanzaron acribillando al Lotus con sus ametralladoras. Varios proyectiles alcanzaron a penetrar la coraza de partículas clavándose en una pierna,. Y en el sistema de alimentación de energía de las garras de Krueger, el arma principal de Lotus.
    Pero no fue el fin de Karemn, Ramiro rodeo a Karen, mientras que otros remolcaban su unidad hasta el calase Variag, que empezaba a emprender la retirada.
    Spencer derribó a una unidad resegada que se encontraba enfrascada en un combate con Amina.
    –Capitán, rápido, ¡aun hay tiempo! – gritó Amina desesperada – ¡el demonio rojo esta débil! –
    –¿Y no has visto a tus compañeros?, tienes una ventana en tu pantalla para ver su estado, ¡tonta! –
    Amina entonces observo que todos los miembros sobrevivientes de escuadrón estaban averiados, y muchas unidades apenas si se mantenían en pié debido a la estructura de sus chasis. Ella era la única que había salido relativamente ilesa de la batalla.
    –Retirada – dijo el Coronel Welles – la clase Variag se retira –
    –¿Y que pasó con el Badger? – preguntó Spencer – ¡no desplegaron a nadie! –
    –Desapareció – dijo Welles un poco exasperado
    –¿Como? – se preguntó Spencer – ¿ aque se refiere con que desapareció? –
    –Pues a eso capitán – dijo Welles – apagaron su transpondendor y la señal amigo/enemigo, y el satélite tampoco los detecta –
    –¡Que rayos está pasando aquí? – dijo Spencer, mientras observaba la situación. La batalla que había tenido suceso le había dejado un verdadero mal sabor de boca, de algún modo, sentía que todas las muertes de sus hombres eran su responsabilidad, y verdaderamente se apenaba por ello.
     
  5.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3988
    20 juego de lealtades
    Amina estaba molesta con la decisión de Spencer por no haber perseguido al escuadrón enemigo en un punto en que habían perdido cohesión y en que la unidad de comando enemiga estaba casi derrotada. En el momento en que su unidad fue recuperada en uno de los puertos, se dirigió inmediatamente al puerto donde había sido recuperada la de Spencer. Ingresó en el lugar antes que nadie, hecha una fiera, tanto así que los guardias de la zona no quisieron ni mirarla a los ojos.
    –Sal ¡Stratos! – gritó ella fuera de si, mientras que la unidad de Spencer era levantada. Al verla, Amina se quedó pálida, desde su posición en el campo de batalla, la herida del Altacro parecía bastante leve, un brazo perdido, pero ahora que la veía de cerca, toda la sección derecha había sido atravesada por las garras del Lotus, tan profundo, ¡que podía verse al interior de la cabina del piloto!.
    La placa que se suponía debía proteger al piloto se abrió, dejando ver la cabina, toda dañada y con flujos de chispas por todas partes, parecía que Stratos se encontraba bien, aunque ella solo pudo ver su perfil izquierdo mientras el tocaba la escalerilla de descenso. Paso a paso, Stratos descendió mientras que Amina lo miraba con una mirada acusadora.
    –¡El asesino de Marcus escapó!, escapó porque decidiste... –
    –Decidí que la vida de los vivos valía mas que el honor de los muertos – contestó Spencer sin quitarse el casco, sin mirarla directamente, ella tan solo podía ver su perfil.
    –Es porque nosotros no somos ricos, ¿no es así?, ¡no pertenecemos a los nobles! ¿Cierto?, nuestra vida no vale nada, nuestra memoria tampoco, apuesto a que si fuera alguno de tus compañeros de San Rebalais te asegurarías de haberlo vengado ¡sin dudarlo! – repuso ella.
    –De haber sido alguno de mis compañeros de San Rebalais ¡tu hubieras muerto! – gritó Spencer – ninguno de ellos hubiera sacrificado su vida por ti, Terson lo hizo, y desear buscar la muerte en ese mismo campo de batalla ¡es una bofetada a su sacrificio! –
    Amina no supo que responder.
    –Escuchame Teniente Segundo Jones, la unidad roja a la que enfrentamos hoy, fue la misma que fué robada y que atacó la base de desarrollo de Protorn hace varias semanas, esa unidad mató a muchos de mis amigos y también a un chico de la isla que había decidido ayudarnos a construir un mejor futuro como nuestro compañero de armas – dijo Spencer – ¿crees que esas muertes no me duelen?, ¿crees que las vidas de mis subordinados no me importan?, si es así, entonces respóndeme esta pregunta, señorita protectora de los derechos de los menos favorecidos, ¡¡¿cuantas vidas se hubieran perdido si la operación hubiera continuado?!!, mira esa maldita pantalla, observa el condenado estado de esas máquinas, de varios de nuestros compañeros, al menos la mitad sufrieron daños en sus maquinas semejantes o peores a los de la mía, ¡¡atacar en ese estado hubiera conllevado a una masacre!! una masacre sin sentido –
    Amina bajó la cabeza, entonces la luz de las lamparas hizo que por un instante no notara algo en los pies de Spencer, algo que se extendía como si fuera un lago, un lago espeso y cálido, entonces vio el color carmesí que emitía, ¡¡Spencer estaba sangrando!!.
    –Espero que reflexiones sobre esto, Teniente Segundo, algún día tu dirigirás hombres en el campo de batalla, tan solo espero que ese día no estés dispuesta a sacrificar veinte vidas para vengar el honor de un muerto–. Dicho esto Spencer avanzó varios pasos, dejando huellas de sangre tras de si, hasta que al final se desvaneció en los brazos de varios doctores que habían ingresado al lugar completamente alarmados. Ellos procedieron a quitarle el casco, y entonces Amina pudo observar una herida que había sufrido, un corte desde la corona hasta un poco mas arriba del ojo causado por una esquirla del fuselaje roto. La herida sangraba mucho, y podría ser muy seria, por lo que se lo llevaron inmediatamente a la sala de crujía.
    Amina entonces sintió que su pecho se encogía de dolor, Spencer había continuado la batalla por varios minutos después de haber recibido esa herida, dando órdenes, agrupando a sus soldados heridos aun cuando el se encontraba en un peor estado, y ella como una tonta se había puesto a demorarlo con unas acusaciones infantiles, el decidió darle una lección mientras que la vida se le escapaba gota por gota. El, Spencer Phipps, Stratos, el mejor As de la nueva generación podría morir en una escaramuza sin significado alguno. Amina se hecho a llorar repudiándose a si misma por aquel incidente, y jurando, por la memoria de su gran amigo, que las ordenes de Spencer de ese día en adelante sería un mandato divino para ella.

    Aconteció que, el ataque realizado a la ciudad de Bogotá y a otras importantes ciudades de la región fue llevado a cabo por el ejercito del imperio de Argentina en solitario, los generales argentinos fueron escogidos por el príncipe Pedro para pacificar la zona, eso lo hizo en publico, pero nunca les dijo como hacerlo. Es mas, el se encargó de escoger a los oficiales mas impetuosos y arrogantes, a los que preferirían asesinar mil hombres por tomar una posición en un día, que normalmente podría tomarse en tres. El resultado era esperable, y todos lo asumieron implícitamente, el príncipe deseaba el derramamiento de la sangre de los civiles, como naturalmente aconteció. Pero en cuanto sucedió, el príncipe montó en cólera pública, a aquellos que le increpaban a el por aquella situación, el les respondía con la grabación de la reunión de designación de tropas, en ningún momento el había ordenado el derramamiento de sangre, entonces nadie de los políticos y generales de Argentina supieron con que responder, ni como defenderse.
    El domingo 14 de junio de 2220 el príncipe Pedro habló en la plaza de Bolívar en Bogotá, un discurso que pasaría a la fama para algunos y a la infamia para otros.
    –Hermanos, hoy he venido ante vosotros, no como un invasor, no como un príncipe, no como un soldado o un político, he venido como un ser humano que comete errores. Lo acontecido las últimas semanas en esta maravillosa y antigua ciudad no ha sido mi intención, pero con eso no deseo borrar mi responsabilidad. En efecto, la decisión de invadir y liberar la ciudad fue mía, pero los subordinados encargados de realizar la acción excedieron sus funciones, ocasionando una masacre que va en contra de los derechos humanos, en contra de las leyes de las naciones. Es por eso que he venido ante ustedes, hoy sin máscaras, con una promesa, la promesa del príncipe Pedro do Brasilia y Santos, de que no los abandonaré en este dolor, y de que cueste lo que me cueste traeré hasta la justicia internacional a aquellos que realizaron este horrible acto, para que paguen por su crimen – la gente en la plaza lo aplaudió “aunque es cierto que muchos estaban pagados para ello, aunque el efecto de esto en la trasmisión por televisión fue inmediato”. El rey de Argentina montó en cólera a su vez, era verdad que eran aliados, y que sus oficiales habían servido bajo el mando de el, por lo que era el quien debía responder con su vida por aquella situación tan sangrienta y bochornosa. En menos de un día la famosa alianza se derrumbó, Pedro retiró sus tropas del Área 3 devolviéndole la libertad absoluta a los pueblos de Venezuela y Argentina, mientras que a su vez, varios de sus embajadores ya tenían un acuerdo de tregua con la CEA.

    –En la política no hay lealtades – dijo Carlos mientras veía aquella noticia por la página del Times en su terminal de computadora holográfica –Pedro es un cerdo y un tonto, ¿que va a hacer ahora?–
    –Conquistar a su rival y afianzar su dominio de todo el sur de América, para poder realizar una negociación mas útil con la CEA – dijo Rafael sin inmutarse – ahora el cuenta con el apoyo popular no solo de su naci´pon, tambien de las gentes del Área 3 que vuelven a ser naciones soberanas –
    –Es tas diciendo que... –
    –El objetivo del príncipe no era invadirnos, tan solo era el de liberar el Área 3 y ganarse el apoyo de sus gentes, junto con el apoyo militar de la CEA al firmar un acuerdo de paz mas definitivo y estable – dijo Rafael
    –Pero ¿como?, a que..... –
    –En verdad que eres ingenuo – refunfuñó Rafael con una sonrisa de mofa en su aire tranquilo y calculador – la CEA no tiene mas opciones que firmar ese acuerdo. Por mas que este perro grande ladre, no puede quitar sus colmillos de Alaska, donde se encuentra aun apostado el segundo ejercito de la URH, básicamente, si la CEA hubiera presionado a Pedro, todo este suceso se iría al traste, toda Sur América se unirían contra la CEA, y una guerra en dos frentes tan alejados sería un verdadero tormento – luego Rafael miró a Carlos de reojo – toda américa esta bailando en las manos del príncipe de Brasil, de alguien que ni siquiera es rey, es un hombre hábil –
    –Bueno, ya basta – dijo el maestro de calculo ingresando al aula – aquí traigo sus exámenes de calculo, debo decir que los resultados de varios son decepcionantes, ¿es que a caso le ven alguna complejidad a las derivadas parciales?, en fin, si no se ponen a punto, tendrán que pasar las vacaciones de verano con su servidor – se escucharon voces de protesta, aunque no muy convincentes.
    –Excelente examen – dijo el maestro de cálculo a Santiago – aunque pareciera que los últimos días estuvieras mas distraído no hay duda tu progresión ha sido increíble, al igual que usted señorita Sakamoto, es un placer tenerla permanentemente a nuestro lado, aunque debo admitir que es una pena no volverla a escuchar en la radio –
    –Muchas gracias sensei – dijo Hitomi realizando una venia, mientras que Mily la miraba con sospecha, ¿que treta estaría preparando aquella extranjera para ganarse el cariño de todos esta vez?, por otro lado.
    –Ella no necesita hacer nada para que todos la amen, tan solo tiene que ordenar y todos obedecen – dijo Lara interrumpiendo los pensamientos privados de Mily.
    –Creo que hemos pasado mucho tiempo juntas – contestó Mily sonrojada mientras recogía su computadora y se levantaba.
    –¿Por que lo dices? – contestó Lara un poco asustada de la inesperada reacción de Mily.
    –Lo digo porque en ocasiones pareciera que me lees la mente – contestó Mily
    –Vamos, ¡ni que fuera tan difícil! – repuso Lara sonriendo
    –¿A caso estas diciendo que soy una persona tan simple que cualquiera puede saber lo que piensa?! – preguntó Mily con molestia.
    –No, no es eso – trataba de responder Lara excusándose. En eso, Mily salió detrás de Santiago.
    –¿A donde vas? – preguntó Mily – no has hablado con nadie desde... no pensé que te importaba tanto –
    –No es por ti, o por nadie – contestó Santiago – es por mi mismo, debo ser mas fuerte –
    –Aquí está mi alumno favorito – dijo Jones acercándose con una camiseta bastante sucia, al parecer había estado trabajando con algunos exoesqueletos en el talle de la Academia –¿estás preparado? –
    –Si maestro –contestó Santiago avanzando.
    –¿A donde van? – preguntó Mily
    –A entrenar la mente del chico – dijo Jones
    –¿A que se refiere?, ¿que tipo de entrenamiento? – preguntó Mily, preocupada, aunque en ese punto no pudiera comprender la razón de dicha preocupación.
    –Eso, querida señorita es un secreto, por el momento – contestó Jones realizando una señal con la mano derecha de negación – en cuanto a ti, chico, hoy comenzamos en serio, así que espero que esta vez no empieces a gritar como una nena –
    –Lo se maestro – contestó Santiago avergonzado, luego se retiró del lugar sin decir mas. Mily quedó intrigada, tanto, que no pudo concentrarse en sus tareas desde ese día.
    Cada día podía verse a Santiago mas agotado que el día anterior, e incluso, en ocasiones parecía que su equilibrio es estuviera viendo afectado. Mily comenzó a preocuparse mucho una vez en el descanso, en que Santiago casi se desmalla, y siempre le insistía en ver al doctor de la escuela, pero Santiago respondía.
    –Es el entrenamiento – a lo que ella respondía que lo estaba matando. Y Santiago siempre contestaba con una sonrisa que se hacia con el tiempo mas y mas cálida – gracias por preocuparte, pero debo hacerme mas fuerte, es la única alternativa que tengo en la vida, y es algo que nadie podrá quitarme nunca –
    Entonces, un día antes de que comenzaran las vacaciones de verano, Mily decidió hacer lo impensable, ingresar al hangar donde Jones estaba entrenando con Santiago y ver que era lo que estaban haciendo, pero para ello requería de ayuda, por lo reunió a todos sus amigos íntimos, Carlos, Rafael, Lara y finalmente.
    –Necesito tu ayuda – dijo Mily mas como si fuera una orden que otra cosa, a una persona a la que ella detestaba por sobre todas las cosas.
    –Es un honor Mily-san – dijo Hitomi – pero me parece que es peligroso ingresar sin autorización al hangar 4, por algo le pusieron 4 –
    –¿A que te refieres? – preguntó Carlos – que conozca el 4 es un número cualquiera –
    –Eso es porque eres un ignorante como todos la mayoría de los nobles y burgueses de la CEA – dijo Rafael un poco exasperado por la falta de conocimientos generales de Carlos, y eso que se suponía había recibido la mejor educación desde niño – el 4 posee significado, su equivalente occidental es el 666 o el 13. El 4 es muerte, es lo único que tengo que decir –
    –Rafael-sama es muy sabio –
    –¿Sabio?, no, tan solo leo, algo que no hacen algunos –
    –¡hey!, ya parale que te estas pasando – contestó Carlos algo molesto
    –Y que vas ha hacer chichón de piso – contestó Rafael refiriéndose a la corta estatura de Carlos.
    –¿Que dijiste? –
    –Nada, tan solo pensaba que tal vez comprabas la ropa junto con los de primaria – continuó Rafael haciendo mofa de Carlos.
    –Ustedes dos, basta – diji Mily, y ante esas palabras los dos se calmaron – nos ayudaras, si o no –
    –No – dijo Hitomi
    –Ya sabia yo, pero fui una tonta al pensar que eras una verdadera amiga de Santy, vámonos –
    –Espera Mily-san, ¿que pasa con Santiago-sama? –
    –El se encuentra allí en estos momentos, “entrenando” o algo así – dijo Mily – desde que comenzó con ese extraño entrenamiento, su vitalidad ha ido disminuyendo, ¿no lo has notado? –
    –Ahora que Mily-san lo dice... pensé que estaba enfermo –
    –¿Enfermo?... ¿alguna vez has estado tu enferma? – preguntó Mily – ¿o Carlos?, ¿o Lara? ¿o tu Rafael?, por que yo jamás he experimentado tal cosa – dijo Lara con sarcasmo
    –Entonces si los ayudaré – dijo Hitomi con una resolución que jamás habían visto en ella.

    –Parece que ya vas a lograrlo, chico – dijo Jones con una bata de laboratorio, se encontraban en el interior del hangar 4, donde Santiago se encontraba sentado en una especie de simulador de cabina conectado a un motor y a un acelerador de partículas QT de 55 unidades QT, siendo que los modelos de entrenamiento solo poseen unos aceleradores que llegaban hasta las 25 unidades QT. El entrenamiento de Jones era bien simple, encender el acelerador al máximo en un campo que afectara a Santiago, igual que sucedería en un exoesqueleto, para que de esa forma, Santiago construyera una defensa contra la presión, específicamente, desplegando sus poderes psíquicos, para protegerlo del dolor. Las sesiones eran extremadamente dolorosas, siendo la máxima tentación de Santiago la de rendirse, o en su defecto, que su cerebro terminara frito, o eso temía Jones. Pero en lugar de eso, ninguna de las expectativas del maestro se cumplían. La resistencia de Santiago mejoraba día con día, pero de manera extraña, sus poderes parecían no desplegarse, era como si, su cuerpo respondiera de forma autónoma sin recurrir a los poderes del Wilt.
    Al final, Santiago podía resistir horas continuas antes de que empezara a gritar de dolor en un acelerador llevado hasta los forzosos niveles de 59 unidades, punto casi límite teórico de los aceleradores de la época y de la mayoría de los pilotos, de hecho. El problema real fue que, de alguna forma un grupo de mozalbetes se infiltró en el lugar, sin que nadie se diera cuenta, observando aquella situación.
    –¡¡Maetsro!! – gritó Mily saliendo como de la nada – ¡que clase de experimento depravado están realizando con Santy?, ¡voy a asegurarme que el comité de padres de familia se entere de esto!, ¡¡voy a hacer que le retiren la licencia de enseñanza, al finalizar va a tener suerte si encuentra trabajo como conserje en alguno de los pueblos de la superficie en las fronteras del sur en la mitad de la selva!! –
    –Interesante – dijo Jones observando como se desplegaban Lara, Rafael y Carlos, lo estaban rodeando, al mismo tiempo que permanecían a la sombra, ocultos, una buena disposición táctica, si el fuera alguien normal, mientras que Hitomi, permanecía cerca de la puerta completamente asustada, con los ojos llenos de lágrimas. Tras de ella estaban los guardias medio atontados, observando la situación como si no les interesara.
    –La capacidad de dar ordenes supremas a aquellos débiles de mente o de enlace al Ether es un gran don del Wilt, muy raro diría yo – dijo Jones concentrarse en Hitomi –eso explica porque tantos tenían tanto interés en que cantaras sus canciones, con mensajes útiles. Imagino que la razón por la que decidiste abandonar es que finalmente de diste cuenta de eso –
    –¿Por que maestro? – preguntó ella agarrando valor de donde no podía – ¡por que le hizo esto ha Santiago! –
    –¿Oh?, muy interesante – dijo Jones al ver la resolución de aquella niña – ¿a caso es eso una orden suprema?, niña, niña, dejame decirte que tu truco solo funciona con los débiles, y eso, no lo soy yo –
    –Maestro, usted ha torturado a un miembro de la institución, por eso debo decirle que debe considerarse arrestado – dijo Mily empuñando el mango de una espada de metal líquido, la cual desplegaba su filo lenta pero inexorablemente.
    –¿Que piensas hacer con ese juguete? – preguntó Jones con una sonrisa de oreja a oreja –
    –Me aseguraré que no siga haciendo estos experimentos con Santy, ¡ni con nadie mas! –
    Entonces a una orden de Rafael, cuatro psíquicos se lanzaron contra Jones empuñando espadas de metal líquido, pero los poderes del maestro eran grandes, dejándolos congelados en el aire, totalmente inmovilizados, con un gesto, las espadas de los cuatro les saltaron de las manos, clavándose todas alrededor de Jones.
    –Mmm, ¿cual escogere?, ¿que sugieres discípulo? – dijo Jones refiriéndose a Santiago, que había recuperado la conciencia.
    –Ninguna maestro – dijo el
    –Parece que esta vez solo perdiste la conciencia por treinta segundos, impresionante, podrías pilotear un exoesqueleto de alto desempeño si problemas, el problema es que, ¡¡TUS PODERES NO SALEN!! ¡MIERDAAAAAAA!, calma, calma, soy un genio, ya encontraremos otra solución. Por el momento, deberemos reforzar tus habilidades en esgrima, parece que cuando te concentras logras hacer fluir tus poderes mas fácilmente que con esta rutina –
    –Lo se maestro –
    –Olvidalo – contestó Jones quitándose la bata de laboratorio – ya buscaremos otro método, por el momento debes estar contento por lo que has adquirido, ahora podrás pilotear exoesqueletos sin ningún problema para tu salud –
    –Maestro – dijo Santiago como preguntándole algo a Jones
    –¿Si? –
    –¿Podría liberar a mis amigos? – al escuchar esas palabras, Mily se sorprendió, se sintió de alguna manera feliz, por así decirlo.
    –Como gustes – dijo Jones – espero que este incidente se quede entre nosotros, no quiero al gabinete de la escuela husmeando en nuestros asuntos –
    –Yo me encargo maestro – dicho esto, Jones los liberó, dejándolos caer al suelo, mientras se retiraba.

    –¿Ya estas en el nivel 2 de esgrima? – preguntó Lara completamente incrédula – eso tendrás que demostrarlo –
    –Ya basta Lara – dijo Mily – entonces ahora que tu habilidad con las espadas es muy buena, ¿el maestro y tu están buscando formas para activar tus poderes? –
    –Si – dijo Santiago, mientras se secaba la cabeza, pues acababa de salir del baño de hombres de darse una ducha – pero al parecer no funcionó del modo en que el maestro lo esperaba –
    –¿A que te refieres? – preguntó Rafael intrigado
    –Mi resistencia a las partículas QT ha mejorado casi al nivel de un piloto profesional, o eso dice el maestro, pero mis poderes siguen sin aparecer, sigo sin poder controlarlos –
    –Eso no lo sabia – dijo Carlos
    –Yo lo sospechaba un poco – contestó Rafael
    –Bueno, supongo que queda de sobra decirles confidencialidad – dijo Santiago, a lo que todos asintieron sin dudarlo. Mientras salían de la escuela, mientras empezaba a anochecer.
    –Hitomi, ¿que harás en las vacaciones de verano? – preguntó Carlos sonrojado
    –Voy a ir a Japón, a ver a mi familia – dijo Hitomi con una sonrisa.
    –Ya veo – dijo Rafael – yo haré lo mismo –
    –¿Vas a ir a NeoMonaco? – preguntó Lara interesada
    –No – contestó el – voy a ir a una villa cerca de París, mi madre y mi hermana se encuentran allí –
    –¿París? – repuso ella – me gustaría visitar París un día de estos –
    –¿De ser así por que no vienes? – preguntó Rafael.
    –Hey, espero que no trates de hacer una de las tuyas con ella, primo – dijo Mily interponiéndose entre los dos con una mirada de desconfianza, a lo que Rafael respondió con algo de incomodidad.
    –¿Entonces por que no vienes tu también? –
    Mily se quedó callada
    –Es mas, ¿por que no vienen todos?, les aseguro que les gustará la villa real de Claude-Monet –
    –Yo paso, tengo que entrenar – dijo Santiago.
    –Hey, no seas aburrido, tendrás el resto del año para entrenar –
    Santiago cerró los ojos algo preocupado, la verdad es que aunque se quedara a entrenar, no cambiaría nada de lo que estaba sucediendo al sur.
    –Esta bien – dijo Santiago, ante lo cual Mily se alegró, diciendo que ella también se unía al viaje.
    –¿Puedo ir yo? – preguntó Carlos
    –Claro – contestó Rafael – al igual que la señorita Sakamoto –
    Al escuchar esas palabras los ojos de Hitomi brillaron mientras veía fijamente a Santiago.
    –¿Rafael-sama podría recibirme en unos dias?, es que en realidad debo visitar Japón, luego de eso me reuniré con ustedes –
    –Seguro – contestó Rafael – es un trato entonces, nos veremos en 5 días en el aeropuerto, no fallen, el vuelo sale a las 8:00 am –
    Todos asintieron y se retiraron.

    “Hola hermana, estaré ocupado un par de días con algunas operaciones de rutina, así que no te preocupes, esteré bien, besos, tu hermano Spencer” “Por cierto, espero que me des un reloj de regalo” “otro por cierto, por favor no trates de contactarme por medio de Rafa, la última vez mis subordinados casi no dejan de molestarme por las influencias de mi familia, gracias” ese fue el único mensaje de Spencer durante mucho tiempo, y Mily empezaba a sentirse preocupada.
     
  6.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4503
    21 El Cambio
    Poco después de la escaramuza de Pinogana
    –General, la señorita Karen no abre la puerta, ¿que hacemos? – preguntó uno de los oficiales del puerto. La batalla se había convertido en un caos total, costándole a Guerrero una buena cantidad de sus pilotos mas jóvenes. Esta situación ya no podía mantenerse, fuera de su isla natal, obtener nuevos pilotos se hacía cada vez mas complicado, por lo que ya no podría basarse en tácticas de desgaste a las que había estado acostumbrado durante mucho tiempo.
    –Las unidades que nos entregó Aeronovich ¿ya están listas? – preguntó el general con algo de indiferencia hacia su nieta.
    –Falta poco señor, aunque el verdadero problema son los pilotos señor, al igual que el Lotus, las unidades que nos entregaron son prototipos para uso de Psiquicos – respondió el oficial.
    –Entonces hay que buscarlos – contestó Guerrero algo irritado – contacta a nuestra gente en tierra, que busquen personas con aptitudes, personas que al igual que mi nieta, posean estas malditas habilidades sin haber sido manipulados por aquellos que se creen dioses –
    –Si señor – contestaron los soldados, mientras que el oficial seguía esperando ordenes sobre Karen. El general se acercó a Lotus, que había sufrido un severo daño en la cámara principal, especialmente en la lente del cañón de plasma, y en el acumulador de partículas del hombro derecho que le daba su poder a la estaca de diamante.
    –¡Soy inútil! – dijo Karen por los altavoces.
    –Serás inútil si no sales de allí en estos momentos –contestó el general sin contemplaciones – debemos hacer el mantenimiento adecuado la máquina –
    –Es que, es que, ¡es que no lo entiendes!– gritó ella entre lágrimas – ¡mis amigos están muertos! –
    –Al igual que la mayoría de mis hijos y nietos – repuso el general – la muerte siempre camina a nuestro lado, pensé que sabias eso ya, el día en que me imploraste llevarte con nosotros a esta guerra. Hoy mataste a los enemigos y regresaste con vida, eso es ya una victoria, eso demuestra que no eres inutil, ahora mi niña, sal de allí –
    Entre sollozos, Karen abrió la compuerta de Lotus, y salió, temblando de miedo e ira, de resentimiento y dolor.
    –Cuando será el día en que podamos vivir libres en nuestra tierra, cuando! – dijo ella abrazando al anciano, que sin embargo, mantenía su rígida expresión.
    –El día en que tengamos el suficiente poder para ello, mi niña, y para ello, debemos obtener mas victorias – dijo el anciano abrazándola de vuelta –
    Días después en el Raven.
    Amina se encontraba sola, a media noche, frente a la sala de opoeraciones de la nave, mientras esta ingresaba lentamente al puerto de la capital del Área 2 Tegusigalpa. La base estaba hecha un completo caos, pues muchos pensaban que la coalición de los imperios del sur los atacarían tarde o temprano.
    A pesar de todo el alboroto, Amina no se movió, estaba allí, sola, de pié, sin emitir ni una sola palabra, tan solo abrazaba el casco roto de Spencer. Entonces salió un doctor.
    –Teniente, ¿aun se encuentra aquí? – preguntó el doctor sorprendido –pesé que había sido claro en que las heridas del Capitán Phipps eran serias pero no mortales –
    –Lo se, pero aun así... – Amina bajó la mirada con vergüenza – es mi culpa –
    –Ustedes los pilotos son algo melodramáticos – contestó el doctor – el cirujano está hablando el el Capitán Phipps en estos momentos, después de eso podrás visitarlo – dicho esto, el doctor se retiró para entregar su informe personalmente al Comandante Bligth.
    –Capitán Phipps, ¿como se siente? – preguntó uno de los cirujanos, mientras Spencer despertaba de su largo sueño.
    –Como su me hubiera golpeado un puño de una tonelada –
    –Bueno, relativamente eso fue lo que sucedió – dijo el medico, mientras Spencer se daba cuenta de lo que sucedía con su visión del lado derecho.
    –Que, ¿que sucede? –
    –Es un implante bioorgánico provisional – dijo el cirujano – un implante artificial, mientras terminamos la síntesis de un nuevo ojo suyo utilizando células madre, el proceso tardará unos cuantos meses, claro está que puede quedarse permanentemente con la prótesis, muchos lo hacen, dado las relativas ventajas que tiene, por ejemplo, el ojo puede conectarse directamente a su unidad, permitiéndole una interfase mas directa –
    –Ya veremos –repuso Spencer no muy acostumbrado a la idea
    –Por cierto, la chica de su unidad ha estado todos estos días esperando aquí afuera – dijo el doctor
    –Debe estar muy enfadada todavía – dijo Spencer con algo de amargura – bien, dejala pasar, supongo que debemos estar claros en algunas cosas con nuestros subordinados –
    El doctor tomó algunos documentos, y luego dio la orden a una enfermera de que dejara ingresa a Amina.
    Amina ingresó con el casco de Spencer en sus manos, su rostro aunque marcado por profundas ojeras debido a la falta de sueño lucía extrañamente, hermoso para Spencer. Se debuto justo en frente de Spencer, por un instante de duda no supo que decir, o como hablarle, entonces decidió que lo mejor era.
    –Teniente Segundo Jones Amina, décimo segunda división de exoesqueletos aerotransportados, vigésimo quinto escuadrón táctico de combate Golden Draco, ¡a sus ordenes señor! – dijo ella poniéndose firmes, aunque sin poder realizar el saludo dado que entre sus brazos aun sostenía fuertemente el casco, con el nombre en la frente “Stratos”.
    –Hola – contestó Spencer con una sonrisa y un gesto de lo mas informal.
    –¡Señor!, vengo a pedirle disculpas por lo sucedido, fué mi error, y estoy preparada para la corte marcial si es necesario – dijo Amina, con un monótono tono militar.
    –Aprender de nuestros errores es lo que cuenta Teniente – dijo Spencer – ahora, si deseas una orden, ve y duerme, de lo contrario, deberías ir a tomar un café con migo esta noche, tengo entendido que nos encontramos en Tegusigalpa, y me gustaría conocer el lugar, ¿que dices? –
    Amina se sonrojó, y no supo que decir.
    Una vez que el Raven atracó en el puerto, Spencer se dedicó casi en exclusiva a revisar las reparaciones de su unidad.
    –¿Cuantos quedamos en mi unidad? – preguntó Spencer, mientras veía como una grúa especial, conectaba un nuevo brazo a su Altacro.
    –Contándonos a usted y a mi, tenemos 10 pilotos señor – dijo Amina, con un notebook entre sus brazos.
    –Ya veo – dijo Spencer, mientras que el Comandante Bligth ingresaba al lugar.
    –Atención, oficial en el área – dijo uno de los soldados del lugar, y ante esas palabras todos se pusieron firmes.
    –Buen dia – dijo Bligth
    –Coronel, es un honor tenerlo por aquí – dijo Spencer
    –Ya, basta de formalidades Stratos, he venido a darte algunas nuevas noticias –
    –¿De que se trata? –
    –El cuartel general por fin a hecho que esos sonsos civiles terminen la serie Altacro, y la primera unidad en ser equipada por las nuevas unidades será la tuya –dijo el Comandante – se aprobaron 4 unidades S15a Altacro ligero y 5 S15d Altacro Sniper para tu unidad –
    –¿Snipers? – preguntó Amina – pensé que los proyectiles de larga distancia era inútiles contra las armaduras reforzadas con partículas QT –
    –Las especificaciones las tendrán a la mano luego, aunque ya veo quien está interesada en una – dijo el Comandante – por cierto, se ahora en adelante podrán dirigirse a mi como Coronel, después de sobrevivir la batalla del Lago de Maracaibo, Stratos, a ti y a los sobrevivientes de tu unidad se te dará la medalla al mérito –
    –Ya veo – dijo Spencer no muy animado.
    –Ya, animate hombre, no pareces el mismo Stratos del que hablan todos –
    –Las cuestiones del mando me han hecho cambiar un poco – contestó Spencer con algo de pena.
    –Lo, se y lo entiendo – repuso Bligth – pero recuerda esto joven aprendiz, si dejas que esa melancolía se apodere de ti, afectará tu mente tarde o temprano –
    –Lo se coman... Coronel, lo se – contestó Spencer – y con respecto a eso mismo, me gustaría pedirle la noche de licencia, para mi y para la Teniente Segundo Jones para salir a la ciudad –
    –Ya veo – contestó Bligth con una mirada rayada y con las manos en la barbilla – bien, tienen hasta mañana a las 600 horas –
    –Señor, si señor – contestaron Spencer y Amina con algo de ánimo.
    Mientras tanto, en la mansión Foster.
    –Te veo algo deprimido hijo – dijo Aston, mientras Santiago permanecía sentado en el tejado del techo, un hábito que había mantenido a pesar de todas las advertencias y preocupaciones de los sirvientes.
    –No es nada, padre – contestó Santiago – es solo que me siento algo pequeño, mientras el mundo cambia yo sigo aquí –
    –El mundo no cambia de la noche a la mañana – contestó Aston – y por otro lado, tu visita al Reino de Grimaldi pueda que sea un paso importante en tu vida, es bueno hacer amigos –
    –No puedo dejar de pensar que tu lo preparaste de ese modo – contestó Santiago.
    –Pues que ese sea nuestro secreto hijo – contestó Spencer, mientras que un chófer ingresaba en el lugar y le daba unas noticias.
    –Yo también debo irme por un tiempo – dijo Aston – la fase final del primer lote de producción para la armada debe ser supervisada por mi en persona, luego viajaré a Leo-L1 para afinar unos detalles de nuestras fábricas allá –
    –Ya veo – dijo Santiago – cuidate –
    –Igualmente –
    Dicho esto, Aston se retiró.

    Mientras tanto, en las principales neociudades de la CEA la situación se ponía muy tensa. Las acciones políticas del senado eran vistas como poco menos que erráticas. Aliarse con el imperio de Brasil?, después de todas las muertes?. Después de que las noticias sobre la caída de la fortaleza de Zulia y Puna la situación se puso al borde del colapso, terminando en un golpe de estado, comandado por las fuerzas militares, y estas a su vez apoyadas por las grandes familias y por el concejo de los telamitas. La CEA había dejado de ser una democracia, con el apoyo del mismo pueblo, que deseaba ahora la protección de los grandes señores, militares e industriales, para que de ese modo, pudieran vivir una vida tranquila, el estilo de vida Americano.
    A pesar de ese gran cambio, el estilo de vida de las personas siguió siendo el mismo, era como si la nación entera hubiera estado cambiando para eso desde hacía décadas, y ahora simplemente fuese una toma de conciencia de aquella situación. Ahora, la situación de la CEA se asemejaba mucho a la antigua situación de Europa en el siglo anterior.
    A pesar de los cambios, la alianza con el imperio de Brasil era ya indetenible, de hecho, aun mas, todas las regiones de Brasil fueron aceptadas como parte de la CEA como la región económica especial de Brasil. El nuevo concejo fué establecido por los lideres militares e industriales de la CEA que se reunirían en la capital NeoYork a finales del mes de Agosto, una vez que terminara la guerra contra el imperio de Argentina.

    –Eso fue rápido – dijo Carlos, mientras avanzaba a través de la campiña unos días mas tarde del anuncio de la nueva alianza. El lugar era increíblemente hermoso, se podía ver bosquesillos y flores hasta donde alcanzaba la vista, lo mas artificial que podía verse era la villa principal, una construcción maravillosa, que harmonizaba con el lugar, no por imposición, si no por continuidad y belleza, la cual se elevaba sobre una enorme colina rocosa, que dominaba todo el lugar. Mas hacia la parte inferior del valle, podía verse algunos cultivos de trigo realizados a la antigua usanza “a los nobles de Grimaldi no les gustaban mucho las cosechas industriales de las colonias espaciales”. En efecto, se encontraban en la campiña francesa en el reino de Grimaldi, el hogar de Rafael.
    –¿A que te refieres? – preguntó Lara, un poco incomoda con aquel vestido largo de doncella que había tenido que vestir por imposición de Mily y de la hermana de Rafael, la pequeña Ana Maria Anastasia Grimaldi Phipps de casi 12 años, nadie podia resistirse a la mirada inocente de aquella niña.
    –Pues que nuestra nación ya no será gobernada por presidentes – dijo Carlos – la democracia a muerto –
    –La democracia murió hace mucho tiempo – contestó Rafael, no con el ánimo que se esperaría de un noble de su rango – durante la III guerra mundial, deberías saberlo, nadie ha confiado realmente en los políticos populistas desde entonces. Parece que no lees mucho, enano –
    –¡A quien le dijiste enano! – dijo Carlos con la mano empuñada.
    –Hey, cálmate, estas en su casa – dijo Santiago algo molesto con las tensiones entre esos dos – no podrían no se, ¿llevarse de un modo mas tranquilo? –
    –Por favor, este estirado se cree lo mas sabio del mundo – dijo Carlos
    –Y tu solo piensas en comer hamburguesas y escuchar música barata – contesto Rafael.
    –Ustedes dos, ¡ya basta! – dijo Mily, también con un vestido largo de doncella – Rafael, tu fuiste el que comenzó, ¡disculpate! – dijo Mily con su usual tono mandón.
    –¿Que?, yo estoy en mi casa, que se disculpe el enano – dijo Rafel con un tono arrogante.
    –¿Deseas que le mencione esto a la tia Mary? – repuso Mily y al escuchar el nombre de su madre, Rafael bajó la cabeza.
    –Perdón – dijo Rafael, no muy convencido
    –¡No puedo escucharte! – interpuso Mily con las manos en la cintura
    –Dije que ¡¡Perdón!! – gritó Rafael sin ver a Carlos a la cara.
    –Así está mejor –
    Habían pasado algunos días desde que Mariana Phipps de Grimaldi había recibido a su hijo mayor en la villa junto a sus amigos, todos hijos de importantes familias de la ahora en re-estructuración CEA. Era claro para todos que cada uno de ellos adquiriría títulos de nobleza de acuerdo con el deseo de los ciudadanos de la CEA que deseaban verse en igual estatus a los ciudadanos del reino de Grimaldi, la verdadera superpotencia el mundo moderno.
    –Se un noble es muy bueno, ¡sobre todo si eres príncipe! – dijo Lara observando la belleza y delicadeza de los acabados y detalles de la Villa, aunque en ese momento, sus palabras llegaron a los oidos de Rafael, quien exclamó sarcásticamente.
    –Las apariencias engañan –
    –Noticias, noticias – dijo la Pequeña Ana Maria que llegaba corriendo al lugar.
    –¡Que sucede querida? –preguntó Mariana con una sonrisa en el rostro, mientras preparaba los últimos detalles de la cena en los cuartos exteriores de la Villa.
    –¡Parece que van a atacar la capital de Argentina! –
    –¿Que dijiste? – preguntó Mily –¿tan pronto? –
    –¿Sabias algo de eso? – cuestionó Santiago, interesado
    –Mi hermano me había dado algunos detalles, pero, no pensé que sería así de rápido, mucho menos que lo fueran a hacer directamente en la capital enemiga –
    –Eso era algo esperable – interpuso Rafael – el imperio de Argentina se confió en el apoyo de los brasileños demasiado, mientras los primeros proporcionaban hombres, los segundos proporcionaban armamento y unidades especializadas, mal por los primeros. Sin Brasil, los Argentinos ahora son un ejercito de infanterías de carne, en su mayoría. La batalla no durará mucho, a menos que... –
    –Mi señora – dijo un caballero refiriéndose a la reina– parece que tiene visitas –
    –De quien se trata? – preguntó esta algo molesta por la interrupción, entonces, el caballero le susurró unas palabras a su oído.
    –Ya veo – dijo ella – chicos, por favor, divertíos, tengo que retirarme por un momento, así que no se alarmen –
    –Deberíamos alarmarnos por algo, ¿madre? – preguntó Rafael algo inquieto.
    –¿Siempre tienes que ser así? – contestó la reina regañando a su hijo – debes dejar esa desconfianza o no podrás hacer que tus amigos confíen mas en ti –
    –Ya lo se, siempre me lo dices – dijo Rafael algo molesto.
    Santiago no pudo dejar de pensar que el príncipe no se sentía muy bien en su tierra natal, de hecho, en Neo-York Rafael tendía a ser una persona con una personalidad alegre y jovial, de fácil risa y buen humor, aquí era todo su opuesto, era retraído y taciturno, no lo había visto sonreír ni una vez desde que llegaran, tal vez el hecho de haberlos invitado a viajar era un intento de no sentirse tan mal en este lugar. Mientras Santiago pensaba en todas estas cosas, la reina se retiró dejando a los jóvenes hablar de sus cosas a la luz del atardecer, mientras que la mesa era servida con lujosos y exóticos manjares de todo el mundo.

    Mientras tanto, en el Raven, el Coronel Bligth se encontraba realizando el resumen de la misión al único escuadrón que había dejado en su nave, el Golden Draco.
    –Bien, ¿chicos? – dijo Bligth mientras encendía un proyector en 3D con el mapa del lugar – la misión es simple, invadir y ocupar la zona urbana de Buenos Aires, donde se han concentrado la mayoría de las unidades de alto rendimiento de estos bárbaros. Aunque esto no será nada fácil, “los ches”, han puesto a casi 200 unidades de bajo rendimiento justo tras la linea del río Parana, los cuales pueden se peligrosos si dejamos que se acerquen mucho a los aeotransportes. Es por eso, que las unidades Snipers jugarán un rol extremadamente importante, rompiendo la cohesión de sus fuerzas y sembrando el caos. Una vez que ellos sepan que podemos atacarlos a larga distancia romperán filas, entonces la octava división de exoesqueletos aerotransportados avanzará limpiando la zona. Hecho esto, re-posicionaremos a nuestros Snipers para realizar el paso una vez mas, hasta que sus fuerzas se rindan –
    –Que aburrido – dijo uno de los soldados de Spencer – capitán Stratos, ¿solo cuidaremos el trasero de los francotiradores? –
    Spencer no dijo nada, simplemente se remitió a asentir las ordenes. Las ordenes son ordenes. Dicho esto, todos se retiraron para subir a sus respectivas unidades.
    –Señor! – dijo Amina mientras Spencer abría la compuerta para descender a su respectivo hangar
    –Que sucede, ¿Amina? –
    –¡No voy a defraudarlo en esta ocasión! – dijo Amina con gran respeto. A lo cual Spencer respondió con una sonrisa.
    –Tan solo vuelve con vida –
    –Si señor –
    Spencer descendió entonces al hangar donde se encontraba su unidad completamente restaurada.
    –Traelo en una pieza esta vez, Stratos – dijo el mecánico.
    –Así lo haré – contestó Spencer ingresando en la cabina, e insertando el disco duro portátil con los códigos de activación. Entonces la pantalla principal cambió a un color rojo carmesí, con las siguientes instrucciones:
    Operative System.......... Exos..... version 5,4 custom. CEA.
    Hardware systems, connecting....... systems on line... Neurolink, connecting..... systems on line.
    Principal battery, Strike battery and quantum acceleretor............. starting... Energy, all green.
    –Aquí Stratos, Altacro Custom, ¡vamos adelante! – dijo Spencer, mientras daba el comando para ser lanzado por la compuerta inferior directamente a la campiña de bosquesillos que rodeaba el rio junto con el resto de su unidad.
    –¿Estas lista Amina? – dijo Spencer mientras avanzaba liderando a su unidad.
    –Dejalo en nuestras manos – contestó ella, mientras colocaba su exoesqueleto a punto de tiro, mientras que los exoesqueletos de argentina, en su mayoría E-06 Private reducidos en potencia para el ejercito se agrupaban cerca del otro lado. Su objetivo era atacar con toda sus fuerzas a los aeotransportes que intentaran atravesar el río.
    La unidad de Amina y de su mitad de la unidad llevaba un gran cañón en el hombro derecho, el cual podía disparar rondas de 500 mm, aunque eso no era todo. Los proyectiles huecos pasaban por una cámara especial en la caja de compresión en la espalda, en donde una gran cantidad de partículas eran comprimidas en el interior del proyectil. El proceso, en general era muy estresante para la máquina que requería desviar una gran cantidad de energía en el proceso, por lo que las unidades Sniper no podían moverse con libertad una vez que iniciaban la carga de un proyectil.
    –Carga terminada, analizando blancos – dijo Amina, mientras las computadoras de todas las unidades Sniper se interconectaban para elegir blancos diferentes y no desperdiciar blancos.
    Mientras tanto, las unidades de Argentina permanecían hombro con hombro, en una táctica probada de reforzar su emisión de partículas QT lo que las defendería muy bien de los ataques a distancia.
    El disparo de las casi 20 unidades Sniper de casi 4 escuadrones diferentes fue demoledor, los proyectiles impactaron en el pecho de los Private, dispersando sus partículas e impactando de lleno en las cabinas, 18 exoesqueletos terminaron en el suelo, y otros 2 simplemente vieron como sus hombros se desprendían del resto del chasis. Una vez que se disparaba aquel proyectil cargado de partículas, la caja en la espalda del Sniper abría unos refrigeradores especiales que dispersaban una gran cantidad de calor al exterior en forma de calor ardiente. Mientras tanto, el resto de la unidad de Spencer permanecía a la espera, custodiando a los Snipers de un contraataque desesperado, que no se produjo. Poco después de que el ejercito argentino perdiera a casi el 20% de sus unidades en una sola ronda rompieron filas de forma desordenada, permitiendo el despliegue de varios escuadrones de asalto, que entablaron un confuso combate con los rezagados, mientras que la linea del frente junto con los Snipers y las naves avanzaban atravesando el río.
    Varias aerofortalezas avanzaban cerca de la línea costera buscando encerrar la flota argentina entre ellos y la salida de la bahía del río de la plata, donde se encontraban las flotas conjuntas de Brasil y el resto de la CEA.
    Habían pasado cerca de tres horas y varias recargas de energía para varias unidades cuando algo extraño aconteció.
    –Atención, atención!! –gritaban los oficiales de comunicación de varias naves con bastante apremio
    –Un aerotransporte a sido hundido –
    –¡El Seymour ha sido derribado! –
    –¡¡El Yotan ha sido derribado!! –
    –Se dirigen hacia acá –
    Spencer entonces pudo ver algunas imágenes de las unidades que estaban ocasionando aquellos estragos, y cual fue su sorpresa al ver que eran las mismas que habían destruido la fortaleza de Zulia en el lago de Maracaibo, aunque sin algunas partes en la espalda. Pero aun aquí el resto del chasis era idéntico incluso el camuflaje azul celeste, y lo peor de todo era que podían mantener un vuelo sostenido extremadamente alto, se encontraban levitando permanentemente a unos 50-100 metros, evadiendo el ataque de algunos jets de combate desplegados desde la flota hacia el este.
    –¿Desde cuando un exoesqueleto puede levitar tanto? – preguntó uno de los soldados de Spencer
    –Desde hace unos cuantos meses – contestó Spencer –¡¡preparen se para defender nuestras naves!! –
    Mientras tanto en el Estegofilio, la nave insignia del príncipe Pedro
    –¿Como puede ser posible? – dijo Pedro cuando le llegó la noticia – pensé que todos los Ariarti habían sido destruidos o averiados mas allá de la reparación en la batalla de la fortaleza de Zulia, quien me puede explicar esto? –
    –Parece que los generales de Argentina no eran tan tontos después de todo – contestó uno de los oficiales del puente – mi señor, tal vez sea prudente alejarnos del frente –
    –Olvidalo – contestó Pedro – ¡si deseo ser lo que mi destino demanda, debo tomar riesgos! Da la orden de que nuestras unidades ataquen directamente la zona de comando enemiga, de esta forma eso avechuchos azules deberán dejar de derribar naves y proteger a sus oficiales tarde o temprano –

    –Puede ser peligroso si se acercan mucho al Raven – dijo Spencer iniciando su movimiento
    –Señor, que hacemos? –
    –Quédense aquí cuidando de Amina y los demás, yo puedo arreglármelas mejor solo – dicho esto Spencer se perdió en medio de las colinas y la vegetación. Avanzó tan rápido como su máquina se lo permitía hasta que encontró a uno de eso exoesqueletos empuñando una enorme espada de metal líquido, listo para atravesarla contra el puente de uno de los aerotransportes de Brasil. Spencer ascendió tan rápido como pudo por una colina bastante pronunciada para interceptar toda la situación, por suerte, el aerotransporte no estaba volando muy rápido.
    –Eres mio – dijo Spencer mientras utilizaba su rifle para desviar la espada del Ariari, para luego abalanzarse contra el con la espada y toda la propulsión de su máquina. Pero cual sería su sorpresa al ver que el Ariari que estaba enfrentando en esta ocasión no tenia la misma debilidad que los originales, su potencia casi tres veces mayor, permitiéndole al piloto enemigo poder confrontarlo sin tantos problemas. Al final Spencer terminó descendiendo pesadamente en tierra, mientras que el exoesqueleto enemigo desenfundaba sus lanzadores de cohetes.
    –Esto es malo – dijo Spencer, no pudiendo hacer nada mas que observar de manera impotente la situación.
    Mientras tanto en Francia.
    –Voy a ver que está haciendo mama – dijo Ana Maria de forma imprudente saliendo a correr.
    –Debes ir por ella, mi tía nos pidió que no la interrumpiéramos – dijo Mily
    –Lo se, lo se – contestó Rafael
    –si Ana la molesta, el que se llevará todo el regaño seré yo – dijo Rafael saliendo a correr detrás de su hermana, hasta la gran sala de recibimiento. El pasillo que daba al lúgar era bastante oscuro, mientras que la sala en si era muy iluminada, por lo que al fondo solo podía verse una intensa luz. Por lo visto Ana ya había llegado con la reina, por lo que Rafael perdió un poco el interés por llegar rápido hasta que se dio cuenta de algo.

    –Sucede algo Santy – preguntó Mily, mientras sorbía con una pajilla algo de Kumis hecho por los campesinos del lugar.
    –No lo se – dijo Santiago – es algo extraño.
    –Ahora que lo dices, se siente muy frío – repuso Mily

    –¿Y los guardias? – Rafael abrió los ojos como platos, y entonces escuchó el sonido que jamás olvidaría en lo que quedara de vida, una ametralladora .50 con proyectiles de uranio empobrecido. Entonces avanzó tan rápido como su cuerpo perfeccionado podía hacerlo hasta llegar al final del pasillo, lo que vio cambiaría su vida, para siempre.
     
  7.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4461
    22 Alejamiento

    –Piloto, ¿puede escucharme? – dijo una voz por la radio del Altacro de Spencer.
    –Fuerte y claro – contestó Spencer, mientras que la máquina enemiga guardaba su monumental mandoble reduciéndola al tamaño del mango, era la segunda vez que Spencer veía una espada de metal líquido de semejante tamaño y aun no podía creer en su existencia.
    –Se le dará información sobre las características de la unidad que está enfrentando – dijo la voz, que parecía provenir del aerotransporte que Spencer había protegido – nombre pEMB-315 Ariari Anaconda, es una unidad experimental, se pensaba que solo habían sido fabricados 16 unidades, pero al parecer fueron creadas mas en secreto para las fuerzas militares de Argentina. A pesar de eso, parece que no lograron completar las baterías de respaldo, por lo que estos modelos no deben tener mucha autonomía, es probable que trate de enfrentarlo en tierra para no gastar demasiada batería –
    –Esa es una ventaja – dijo Spencer mientras recuperaba su rifle, el cual aun estaba operativo– pero la desventaja es que es mas maniobrable –

    El Ariari sacó dos espadas de metal líquido mas pequeñas en todo de la parte frontal cerca a la unión de los hombros con el resto del torso y se precipitó rápidamente al combate con Spencer. Este a su vez, respondió disparando con su rifle de larga distancia, pero el Ariari hizo gala de su enorme maniobrabilidad, evadiendo con gran rapidez los ataques que Spencer y acercándose en zigzag. Una vez estuvo lo bastante cerca, Spencer tomó la espada de su unidad y con la otra el rifle. Sacrificó el rifle, utilizándolo como escudo contra el primer ataque del Ariari, y luego golpeó con su espada. Ambas espadas chocaron violentamente, liberando un mar de chispas de fuego, pero, el ariari en lugar de mantener el forcejeo, retrocedió rápidamente gracias a sus múltiples propulsores frontales, y procedió a hacer una hábil maniobra para golpear al altacro por un flanco. Spencer no podía maniobrar tan rápido en un área tan pequeña, pero, su unidad aun poseía ventajas sobre la del enemigo, en especial la velocidad y la potencia. Spencer aceleró sus propulsores traseros al máximo evitando así el choque de la espada, dio un amplio giro para atacar a la unidad enemiga con todo lo que tenia su máquina, pero en el momento en que fue a asestar el golpe después de completar el giro, el ariari simplemente aceleró sus propulsores laterales, permitiendo evadir el golpe directo del cuerpo, aunque ambas espadas chocaron nuevamente con gran poder.

    En eso una lluvia de proyectiles descendió sobre el ariari forzándolo a refugiarse en un área bastante estrecha, un pequeño cañón de rocas en donde podía protegerse del poder de fuego del aerotransporte, pero fue su mas grave error. Spencer volvió a acelerar su máquina al máximo entrando a su vez al cañón, y esta vez, el ariari no tenía a donde maniobrar. La espada de Spencer atravesó la cabina del Ariari, inhabilitando la máquina y matando en el acto al piloto.
    –Eso fue útil – dijo Spencer por la radio.
    –Piloto, identifíquese – dijo el oficial de la radio del aerotransporte.
    –Décimo segunda división de exoesqueletos aerotransportados, vigésimo quinto escuadrón táctico de combate, Capitán Spencer Phipps, pueden llamarme Stratos – dijo Spencer un poco molesto de la arrogancia del oficial.
    –Ya veo – dijo el oficial – aquí los miembros de la tripulación del Stegofilio, lo saludamos en nombre de su alteza imperial, el Príncipe Pedro –
    “Así que esa era la nave personal del principito traidor?” pensó Spencer retirándose para regresar a donde se encontraba su unidad – suerte principie – dijo Spencer.

    –Es un poco irreverente, basura de la CEA –dijo el oficial.
    –Pero es eficiente – contestó Pedro sentado tranquilamente al lado del capitán de la nave – a demás mi buen teniente, recuerde que ahora todos nosotros somos basura de la CEA –
    –Lo siento su alteza – contestó el oficial de comunicaciones muy avergonzado.
    –Por cierto, ¿como va la situación? – preguntó Pedro, mientras daba la orden de que le trajeran un poco de te y galletas.
    –De acuerdo al plan señor – contestó el oficial – aunque se reportaron cerca de cuatro unidades de Ariari anaconda, dos han sido derribadas contando la que nos atacó, las otras dos se han retirado junto con la fuerza principal al casco urbano, parece que desean hacer de los civiles escudos humanos –
    –Eso es algo sucio – dijo Pedro – olvidan que nuestro objetivo no es la ciudad, si no el palacio, que el escuadrón Haspegornis sea desplegado, su misión, rodear y asegurar un perímetro de defensa alrededor del palacio imperial. Que utilicen los scaners de tierra para destruir todas las posibles rutas de escape subterráneas que tenga el palacio, luego, que el resto de nuestras unidades aseguren una ruta de acceso para nuestras unidades de infantería humana, ellos se encargarán de capturar al emperador, una vez hecho esto, este combate terminará –
    –Señor, ¿que les decimos a los de la CEA? – preguntó el oficial
    –Que se encarguen de mantener a raya y ocupados al ejercito mientras nosotros procedemos con la misión, tal como habíamos planeado – dijo Pedro de manera tranquila y elocuente.

    Mientras tanto, en el palacio real.
    –Su majestad tenía razón – dijo un hombre joven que se acercaba al amperador, su cabello era de un intenso color azul, lo que delataba su naturaleza de ser humano modificado, un psíquico.
    –Es un honor que pudiera encontrar su camino hasta aquí joven Eriton – respondió el emperador, un hombre rubio de una avanzada edad.
    –Un amigo mío de mió la oportunidad de escapar, antes de que los hombres de Pedor intentaran cazarme para ofrecer mi cabeza a los cerdos de la CEA – conestó joven con una mirada dura, recordando a quien hasta hace unos días habpia sido su maestro y amigo, el Capitán Alejandrpo Mozquera líder del escuadrón Haspegornis la élite del ejercito del imperio de Brasil.
    –Ya veo – contestó el emperador – ha llegado la hora de nuestro mas grande temor. Joven, hijo de las estrellas, ha llegado la hora de mi muerte, pero antes, toma esto y llevalo con tu padre, el sabrá mejor que nadie que hacer con esta información – el emperador entregó al joven un disco duro portátil.
    –¿De que se trata? – preguntó Eriton
    –Es un regalo, de esta tierra desolada y atrasada al conocimiento del mundo, puedes verlo como la llave del poder que cambiará el campo de batalla del futuro – contestó el emperador un una sonrisa maliciosa – si esto cae en manos de la CEA – prosiguió el emperador con un tono mas serio – todos nos convertiremos en sus esclavos para siempre –
    –¿Como podre llevarlo al espacio? – preguntó Eriton
    –En uno de los calabozos del palacio se encuentra una unidad tipo Ariari que tiene la información donde encontrar la plataforma de lanzamiento junto con una nave de asención, estarás en el espacio para el anochecer – dijo el emperador.
    –Gracias, su majestad – dijo Eriton
    –Que Dios esté a tu lado, joven Eriton, no mi querido sobrino, Fernando... –

    –¿Por que te levantas? – preguntó Lara a Santiago, quien de pronto había adquirido un tono tenebroso, su mirada no era la de siempre, parecía mas la amarga mirada de alguien que se había despojado de toda esperanza.
    –Largo – dijo Santiago. Lo cual no le cayó bien a nadie, aun mas cuando el no era el anfitrión, aunque no se quedó allí ára esperar la respuesta de nadie, en lugar de ello salió corriendo al interior de la villa.
    –¿Se volvió loco? – dijo Carlos sin entender lo que estaba sucediendo.
    –Tal vez no le gusto la comida, yo que se – contestó Lara sin inquietarse con esas trivialidades, pero Mily.
    –Algo sucede – dijo Mily – debemos seguirlo.
    –Que pereza – dijo Carlos levantándose sin muchas ganas de hacer algo.
    Todos ingresaron a la villa, pero no pudieron encontrar a Santiago, no estaba ni en la sala de estar o en su habitación, entonces decidieron dirigirse a la sala principal, tal vez Santiago quería hablar algo con Rafael.
    Avanzaron por uno de los pasillos, el cual estaba adornado con armas antiguas, lanzas, espadas y escudos, hasta que se encontraron a un hombre vestido de negro, con una capa negra y una capucha, a penas si podía verse su mentón.
    –Es impresionante todo lo que he tenido que buscarlos – dijo el hombre con un tono afable.
    –¿Quien eres tu? – preguntó Mily con un tono serio, en eso escucharon el retumbar de varios disparos poderosos en la dirección de la sala principal.
    –Los muertos no tienen por que saber nada, de todas formas no encontrarían uso para esa información en el otro mundo – contestó el hombre mientras desenfundaba una espada de metal líquido, cuya cuchilla se extendía lentamente adquiriendo una tonalidad oscura.
    –¿A caso sabes con quien te metes? – contestó Carlos armándose de valor para defender a las chicas.
    –¡Oh! Tenemos un chico valiente, interesante – contestó el hombre vestido de negro
    Carlos se puso en posición de combate levantando una mano hacia una de las paredes, entonces una espada comenzó a moverse por si sola, hasta que quedó despuntada de la pared y se dirigió por si sola a las manos de Carlos.
    –A combatir – dijo Carlos, pero el encapuchado solo delineó una media sonrisa en su rostro levantando su mano izquierda y extendiéndola hacia Carlos, entonces este sintió como si un poderoso golpe le impactara en el pecho derribándolo. Pero se reincorporó tan rápido como pudo. Para avanzar contra el atacante, antes de que pudiera realizar un ataque psíquico mas. Las espadas choraron, pero el encapuchado mantenía la delantera desviando la presión del ataque y logrando mantener una posición de fuerza, desde la cual poder presionar a Carlos, quien tuvo que retroceder no con mucha habilidad, entonces el encapuchado avanzo con un golpe potente, hacia el costado de Carlos, pero este respondió deteniendo el golpe en seco. El impacto fue demasiado para el chico que fue disparado contra la pared, mientras que el encapuchado avanzaba para clavarlo a la pared. Pero antes de que pudiera hacerlo, Mily intervino con otra de las espadas que se encontraba en las paredes del lugar. El hombre desvió dos ataques de Mnily para luego extender su mano justo enfrente de su estomago. Mily salió disparada contra una de las paredes, lo que despertó la cólera de Lara, quien tomó la espada que arrojó Mily y con violencia pura, arremetió contra aquel hábil encapuchado.
    Los ataques de Mily eran poderosos, sin duda, incluso el hombre tuvo que retroceder en cuatro lances consecutivos, pero también eran descuidados, dejando muchos ángulos abiertos, por los que el enemigo podía sacar ventaja. Uno en especial demostró ser casi fatal, Lara golpeó la espada del enemigo y su objetivo era que abriera su defensa para luego realizar un segundo ataque consecutivo directo al cuello, pero al hacer esto su flanco izquierdo quedó completamente expuesto. Lara tampoco notó que el encapuchado sostenía su arma apenas con una mano, y no se percató de lo que hacia la otra hasta que fue muy tarde, o casi. Algo empujó a Lara justo antes de que el puñal atravesara su costado directo en su pulmón arrojándola varios metros atrás.
    –Quien se atreve?! – gritó lara enfurecida, para darse cuenta de que había sido Santiago.
    –Que estas de parte de el? – gritó Lara molesta.
    –Eres descuidada – contestó santiago sin voltear a verla, tan solo se movió unos pasos al lado, para ver como el puñal, y de hecho, el brazo del enemigo habían hecho colapsar parte de la pared y entonces Lara se dio cuenta de lo que había estado a punto de suceder.
    –Al fin, los cuatro presentes, me alegra no tener que buscarlos por todos lados uno por uno – dijo el encapuchado.
    Sin embargo, santiago mantenía su aire impasible, tan solo observaba a los ojos del enemigo, mientras empuñaba su espada, la que había utilizado en los entrenamientos con Jones.
    Sin mediar palabra, o algún otro indicador, santiago avanzó contra el enemigo, lo cual casi loi toma por sorpresa, el encapuchado logró desviar el corte, no sin que la punta del acero de Santiago lograra penetrar en la carne de su brazo derecho. Ambos se enfrascaron en un forcejeo, pero Santiago, evitó el uso de la fuerza asacando de balance a su contendiente y luego empujándolo, para inmediatamente después con un salto de casi dos metros de altura lanzarse con un golpe poderoso. El encapuchado respondió golpeando la espada de santiago. El impacto levantó una gran cantidad de chispas, y al mismo tiempo los izo retroceder con los pies en rastras contra el suelo.
    –Eres bue... – el hombre no pudo hablar cuando santiago ya estaba nuevamente a la ofensiva con hábiles movimientos, un golpe desde arriba, un abanico desde la derecha con un cruce diagonal, para finalmente terminar con un estoque poco profundo y luego avanzar para volver a proseguir con el ataque. La impotencia del hombre se convirtió en molestia y finalmente en ira, hasta que al final, con un golpe que alejó a santiago lo suficiente, concentró su poder psíquico en su sable. El hombre se dio cuenta de que Santiago sabía lo que iba a suceder, entonces lo miró a los ojos y luego sus pupilas buscaron a alguna de las otras personas en el cuarto, fijándose en Lara.
    –¡Telecuchilla! – dijo Santiago interponiéndose entre el ataque y Lara. El hombre había abanicado en el aire, o eso parecía para una persona que hubiera visto la acción, Santiago se encontraba bastante lejos del alcance de la cuchilla y aun aspí un profundo corte en el hombre se abrió, junto con otro en el pecho y en el brazo. Santiago terminó tumbado en el piso, mientras veía como el hombre avanzaba hacia el.
    –Hubieras sido bastante famoso, en la orden – dijo el hombre sin percatarse de que Mily avanzaba hacia el, o eso pensaba ella, que lanzó un ataque desde el flanco, pero el encapuchado giró, desviando el corte de Mily que siguió derecho completamente sorprendida, mientras el hombre continuaba girando para realizar un segundo golpe directo al cuello de ella, pero antes de que pudiera terminar, una espada le atravesó el pecho, Santiago se había reincorporado, clavándolo contra la pared. El hombre gritó de dolor, mientras su boca comenzaba a vomitar sangre.
    –Supongo que no nos dirás quien eres – dijo santiago mirándolo a los ojos, con un odio inmenso.
    –Yo, soy como tu – dijo el hombre con una risa demencial.
    –Debemos mantenerlo con vi... – intentó decir Mily, pero Santiago un dio su pié derecho en el piso, mientras al mismo tiempo su espada avanzaba cortando el cuerpo del encapuchado hasta abrirle la cabeza, junto con una lluvia rosa que cubrió el pasillo.
    Santiago retrocedió temblando, aunque no de miedo o remordimiento, el dolor del corte en su hombro era bastante fuerte. Mientras que los tres chicos a su alrededor no podían creer lo que el había hecho, Mily quedó blanca y con los ojos abiertos como platos, arrodillándose en el suelo, tan solo diciendo –¿por que? –
    A Carlos se le revolvió el estómago vomitando todo lo que había comido. Tan solo Lara tuvo la entereza de ver a Santiago al rostro, para ver quien era realmente, mientras su mirada ascendía de sus manos a sus hombres, se preguntaba ¿si encuentro una risa demencial?. Pero al ver el rostro se Santiago se encontró con una expresión plana, semejante a la que tenía antes de iniciar el combate.
    El suelo de la villa tembló violentamente, mientras un tremendo incendio se levantaba justo desde la sala principal. Santiago observó hacia el lugar, e intentó correr, pero sus fuerzas estaban al límite, terminó en el suelo completamente agotado, bañado por su propia sangre y por la sangre de su enemigo. Mily tomó el cuerpo de Santiago junto con Carlos.
    –Llévenselo– dijo Lara mirando seriamente hacia el origen del incendio, mientras el suelo volvía a temblar, esta vez cvon mas violencia, varias grietas se abrieron en los portones y en los pilares.
    –Lara, ¿que vas a hacer? –
    –Voy a ayudar a nuestros amigos – contestó ella saliendo a correr hacia el lugar.

    Cuando Lara llegó a la sala, todo era desolación, solo quedaban los restos de una batalla entre psíquicos poderosos, con varias señales de golpes de energía que rompieron paredes, impactos de relámpagos y de ondas de fuego. SA sus pies se encontraba la madre de Rafael. Atravesada en el vientre por una espada, y con varios cortes violentos en varias partes del cuerpo, su piel había sido calcinada por un choque eléctrico bastante poderoso.
    –¿Que, sucede? – dijo Lara, mientras podía escuchar los gritos de agonía de Rafael. Avanzó hacia donde estaba el, su cuerpo se encontraba sujeto a su brazo derecho, el cual había sido aplastado parcialmente por una columnata. A su vez su ojo izquierdo, o mejor dicho, donde había estado su ojos izquierdo, ahora era una melcocha de sangre, cubierta por el brazo izquierdo de Rafael. Su cuerpo también tenia indicios de haber sido castigado por un impacto eléctrico aunque no tan poderoso. Loo que no podía ver era algún indicio de la pequeña Ana Maria. Lara intentó buscarla, pero el incendio ya estaba a punto de consumir todo el lugar y Rafael se encontraba atrapado. Lara tuvo que tomar una decisión rápida, mirando en el suelo, observó una larga lanza, de un hermoso color plateado, la sacó y notó que su cuchilla era bastante ancha, como la de un gladius romano, toda cubierta de sangre. Lara empuñó la lanza y observó detenidamente el brazo derecho de Rafael.

    La batalla en las calles de Buenos Aires arreciaba con profunda crueldad, al contrario de lo que esperaban los soldados de la CEA, las gentes del lugar salieron con cualquier cosas que pudiera servir como arma y atacaron a las fuerzas de infantería reguilar desplegadas en la zona, teniendo que en ocasiones recurrir al uso de exoesqueletos para pacificarlos rápidamente. Mientras tanto, las fuerzas del ejercito argentino se volvían cada vez mas eficientes, o mas suicidas, llevándose con sigo a varias unidades de la CEA con los sistemas de autodestrucción. Autodestruir una unidad era una decisión drástica, porque se autodestruía el corazón de la máquina, el acelerador de partículas, el cual solo podía ser fabricado en el espacio. La emisión final del acelerador de partículas destruía las defensas de las armaduras de los exoesqueletos, permitiendo a la energía de la explosión impactar sobre el fuselaje de las máquinas normalmente. Tales explosiones generaban pequeños focos de radiactividad, pero bastante densos.

    –Amina, ¿me escuchas? – dijo Spencer por la radio
    –Capitán Stratos, ¿que sucede? – preguntó ella, mientras trataba de mantener a las unidades Sniper en posición, algunos deseaban ingresar a la ciudad.
    –Que nuestras unidades retrocedan, tengo un muy mal presentimiento – dijo Spencer – comunícalo también al Raven
    –Pero señor –
    –Es una orden–
    –Como diga –contestó Amina sin hacer mas preguntas.
    –Aquí Haspegornis 1 – dijo el capitán del escuadró Haspegornis al oficial de comunicaciones del Estegofilo – hemos encontrado indicios de un enorme acelerador de partículas justo debajo de la ciudad –
    Pedro se puso serio de inmediato.
    –Pues destrúyanlo de inmediato – dijo Pedro.
    –Señor, ¡varias unidades de las fuerzas principales de la CEA están dejando el área de combate! – dijo otro oficial de comunicaciones, mientras varios otros los tildaban de cobardes, pero Pedro comprendía muy bien lo que estaba sucediendo.
    –Las ratas abandonan el barco – dijo Pedro, mientras escuchaba el informe de haspegornis 1, el acelerador se había encendido y había alcanzando el punto de no retorno, ahora aunque destruyeran su fuente de energía era auto-sustentado, una máquina de movimiento perpetuo, o por lo menos eso era por unos breves instantes antes de causar una violenta explosión de partículas, una que podría arrasar todo a su paso.

    –Parece que se han dado cuenta – dijo el emperador de Argentina, solo en su palacio, prácticamente solo en su ciudad, este ataque había sido predicho hacia mucho tiempo, por lo que muchos de los civiles habían sido enviados a otra nación. El anciano tomó su cetro, abrió una pequeña puertesita en la punta de este revelando un botón rojo – adiós, mi amada tierra –

    El incidente del río de la plata, como se le fue dado el nombre, una explosión de partículas tan fuerte como una explosión nuclear arrasó con una gran parte de las tropas de la CEA al sur del continente. La violencia se extendió por toda américa del sur, junto con una oleada sin precedentes de terrorismo, mientras que en la vieja Europa, todos estaban conmocionados por el asesinato de la reina Mariana y el rapto de la princesa Ana. Al mismo tiempo, el príncipe Rafael y uno de sus amigos habían resultado gravemente heridos. La identidad de los atacantes era un misterio, pero por su modo de operación muchos pensaron que se trataba de monjes telamitas. Las relaciones entre la CEA y el reino de Grimaldi se vinieron al suelo de un día para otro.

    Colonia espacial Leo-L1.
    –Padre, he regresado – dijo Fernando, entregándole el disco duro portátil a su padre, uno de los políticos mas influyentes de la colonia, Patric Eriton Barca.
    –Lo has hecho bien, hijo mio – dijo Patric, quien se encontraba sentado en su escritorio, a su lado se encontraba otro hombre, un anciano de bigote y cabellos blancos, su rostro impasible solo esperaba la orden de Patric.
    –Con esto, los proyectos independencia, libertad y justicia, podrán proseguir, te loo encargo mucho ingeniero Alex Grumman – dijo Patric entregándole la información al viejo Grumman.
    –Será un honor, su excelencia – contestó el viejo, vestido con su bata de laboratorio, luego saludo al chico y se retiró.
    –Padre, mi tio... –
    –Lo se – contestó Patric – ahora ve y encargate de dispersar a su gente entre las colonias, no deseo que los de la tierra husmeen en nuestros asuntos, antes de tiempo –
    –Así será – contestó Fernando.
    –Por cierto – dijo Patric – como te fué en tu temporada como Haspegornis 2, ¿aprendiste algo del Capitán Mozquera? –
    –Lo suficiente para defender nuestro hogar – contestó Fernando saliendo de la habitación.
    Hitomi intentaba por todos los medios comunicarse con el hospital de París, pero debido al rompimiento de relaciones diplomáticas la red de computadoras entre ambas potencias estaba muy restringida. Sin embargo, gracias a unos contactos de su padre, pudo comunicarse con Lara.
    –¿Como se encuentran? –
    –Son fuertes – contestó Lara con profunda tristeza.
    –Santiago-sama... –
    –Ya se recuperó – contestó Lara, mientras que a Hitomi se le iluminaban los ojos.
    –Pero Rafael – continuó Lara, mientras se le llenaban los ojos azules de lágrimas de dolor – Perdió la vista del ojo izquierdo y el brazo ….. el brazo derecho –
    –Pero se pue... – trato de hablar Hitomi, pero Lara la interrumpió.
    –Los médicos dicen que ambas heridas son muy extrañas, los tejidos no permiten implantes biológicos de reemplazo, Rafael tendrá que utilizar ciber-prótesis el resto de su vida –
    Hitomi agachó la mirada, llena de tristeza, aunque no había cruzado muchas palabras con Rafael, el siempre la había tratado como una persona en lugar de como un mero ídolo.
    –¿Cuando nos veremos? – preguntó Hitomi – es que, no puedo viajar a París –
    –Lo se – contestó Lara – a nosotros no nos han deportado por nuestra relación con Rafael, pero la verdad es que nos han hecho muchísimas preguntas, en especial a Santiago. Creo que Mily también se quedará aquí – dijo Lara con algo de tristeza
    –Creo que en una semana nos obligaran a viajar de todos modos – continuó Lara – nos vemos –
    –Hasta luego – contestó Hitomi.
    –¿Como se encuentra el chico? – preguntó Jones.
    –Santiago-sama se encuentra bien – contestó Hitomi – regresará pronto a la CEA –
    –¿No les constate nada del atentado que hicieron contra ti? – preguntó Jones, quien se había encargado de liquidar a otro espadachín misterioso que había atacado a Hitomi.
    –No – contestó ella
    –Siempre pensando en los demás – dijo Jones – pero debes tener en cuenta esto, ya no podrás alejarte de mi persona, no mientras no aprendas a controlar mejor tus poderes y por lo tanto a defenderte por ti misma –
    –Lo se.... maestro –

    Santiago se encontraba caminando por una calle cuando se encontró con Lara, Hitomi y Carlos, cuando Hitomi lo vio se echó a correr para abrazarlo.
    –Los tortolitos no pierden ocasión – dijo Carlos con algo de envidia, mirando a Lara de reojo.
    –Ni siquiera lo pienses – dijo Lara cerrando los ojos.
    –Siempre rompes mis sueños – interpuso Carlos con la autoestima por el suelo. Había pasado casi un año desde los terribles eventos de aquel 26 de junio. Santiago se había recuperado y ahora era uno de los mejores estudiantes de la academia. Carlos por su parte había mejorado mucho en sus habilidades y era el mejor piloto de la academia.
    En cuanto a Hitomi, se había convertido en una estudiante normal, e incluso se había hecho buena amiga de Lara. A pesar de la paz que habían disfrutado durante ese periodo, Lara se sentía triste, pues Mily jamás regresó a la CEA, y de hecho había despertado un desagrado profundo por aquella nación y en especial por los telamitas.
    –Te vez triste Lara – dijo Santiago, mientras Hitomi se le pegaba al brazo como una garrapata – animate, nos veremos con ella en la colonia, en tres días –
    –Lo se, es solo que, Mily ha cambiado –
    –Todos cambiamos – contestó Santiago – ¿a caso esperas que todo siga igual? –
    –Te entiendo, pero –
    –Es doloroso – contestó Santiago – lo se, pero, aunque ya no estemos tan justos como antes, ella continua siendo nuestra amiga –
    –Tienes razón – contestó Lara, mientras todos observaban al cielo, esperando encontrarse con su amiga en la colonia espacial de Leo en la región L1.
     
  8.  
    joseleg

    joseleg Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Enero 2011
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Colonos I. Una Historia de Escuela.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    9
    Y así concluye la primera parte de esta historia.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso