Lost Colina

Tema en 'Archivo de roles' iniciado por Nami Roronoa, 26 Septiembre 2014.

  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Desde lo alto de esta colina, en medio de una pradera de verde césped, se puede apreciar la totalidad de la isla; el largo trecho de jungla que desemboca en la playa a lo lejos, algunas montañas, y el inmenso y vasto océano azul, que parece no tener fin jamás...

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Cuando Hikari, el ruso, Christopher, Isaac y yo finalmente emergimos de la jungla tras una media hora de silenciosa caminata, nos encontramos en un punto un poco más elevado que nos permitió apreciar la isla y bueno, confirmar que se trataba de, como habíamos temido todos, lo que parecía ser una isla desierta en el medio del océano.

    —Bueno, al menos hay buena vista desde aquí —comenté con un optimismo que bordeaba el sarcasmo.

     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,893
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Christopher jadeaba debido al cansancio y la fatigosa caminata por la selva húmeda. Hacía calor, tal vez unos treinta o treinta y dos grados y la camisa se le pegaba a la piel debido al sudor. Se dobló sobre sí mismo y apoyó las manos en sus muslos, respirando fatigosamente.

    —C-creo que me va a dar algo...—comentó—¿Por qué no me apunté al gimnasio cuando tuve la ocasión?

    Se incorporó tras unos instantes y con la mano derecha sobre los ojos a modo de visera para protegerse del inclemente sol, oteó el horizonte silencioso. Kilómetros y kilómetros de selva virgen, la playa y finalmente el vasto océano Pacífico que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Nada más, ni el más mínimo indicio de civilización.

    Bueno... ¿qué hacemos ahora?—preguntó, mirando al que, en un principio, parecía ser el líder del grupo—. ¿Volvemos con los demás? ¿Seguimos adelante o...? Creo que perderíamos un tiempo muy valioso... —añadió tanteante.

    ¿Y dónde se habría metido el otro sujeto? No podía andar lejos...
     
    Última edición: 29 Septiembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    rapuma

    rapuma Gurú

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    2,901
    Pluma de
    Escritor
    Viktor

    Reznov salió de la espesa jungla con la ropa pegada a su cuerpo pero no demostraba muestras de estar fatigado o cansado, pero si de un muy mal humor; generalmente el ruso era alguien huraño y estar en presencia de gente ya era algo que lo sacaba de su eje. -Podría haberse ido a cualquier lado. -dijo cuando se colocó a la diestra de Christopher, con la vista posada en el basto horizonte que en alguna otra ocasión podría disfrutar de aquella paradisíaca isla. -Hagamos un fuego, pronto anochecerá... y seguro que aquella persona verá el fuego. -dijo con fin de ponerle peso a su idea; el grupo estaba por aquella persona desaparecida pero el ruso se preocupaba más de intentar encontrar una localización... pero no estaba seguro y a decir verdad, tampoco estaba seguro si en aquella isla, alejada de toda civilización, sea un lugar remotamente seguro... había algo en el ambiente, en el aire, que le decía que algo no estaba bien.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,893
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Saltó al escuchar la intervención del hombre fornido, que había avanzado hasta colocarse a su lado. Para Christopher, que no era más que un joven delgado y de complexión media, debilucha, aquel hombre imponía respeto y admiración. En cierto modo, lo intimidaba un poco, tal vez por su tortuosa forma de hablar, propia de un extranjero, o por su aspecto feroz y curtido en comparación con él.

    —¿Aquí?—preguntó con inocencia, en referencia al fuego que había mencionado su compañero. Miró a ambos lados y después volvió su vista al cielo, azul y sin nubes—. La latitud y la distancia al mar es perfecta para instalarnos, ciertamente...—rumió, más para sí mismo que para los demás—. Además, al estar en cielo abierto hay un 97% más de probabilidades de que nos vea un avión o un helicóptero, si se diese el caso de que pasase alguno... —hizo una pausa.

    ''Hay un 59% más de probabilidades de que pase un barco que un avión... la playa sería la mejor elección en ese caso... ''
    tosió para aclararse a la garganta (y las ideas)

    —Eh—llamó al otro joven, él que había insistido en llamarle ''Chris'' en primer lugar, dándole un ligero toque en el hombro—. ¿Qué opinas?
     
    Última edición: 29 Septiembre 2014
    • Gracioso Gracioso x 1
  6.  
    Hey Miguel

    Hey Miguel Sobrevivió al Arceus Emo

    Aries
    Miembro desde:
    23 Noviembre 2012
    Mensajes:
    2,173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Había estado dormitando en mi asiento durante todo el viaje. Estaba un poco preocupado que no me dejaran llevar a Sarah conmigo en la cabina, pero las azafatas no me reclamaron nada y pude viajar en su compañía... Después de todo sería ridículo que no me dejaran hacerlo por lo que cobraban por un viaje en primera clase.
    Tenía los auriculares puestos cuando vi que la aeromoza decía algo por el micrófono del parlante. Obviamente no la escuché, por la música, pero pude leerle los labios vagamente. No le presté mucha atención y me entregué a los brazos de Morfeo.
    Estaba ya sumido en un sueño ligero cuando un fuerte impacto me despierta de golpe. El avión se sacude violentamente y los ruidos exteriores como gritos y alarmas de la nave se hacen más audibles, y por ende más fuertes que la música de mi reproductor.
    Rápidamente subí la persiana de la ventana y pude ver como íbamos cayendo al mar a una velocidad impresionante, un ruido de metal retorcido acompañado de un fortísimo choque fue lo que trajo la oscuridad a mi.

    Un estado entre consciente e inconsciente, todo estaba oscuro y no podía sentir mi cuerpo. Hemos muerto. Sí, eso debe ser.
    Diablos, esto no puede terminar así. Justo cuando mi vida iba tomando un rumbo diferente, cuando tenía la oportunidad de volver a empezar, ¿será esta una señal de que el tren ya pasó para mi? ¿de que debí darme cuenta de mis errores mucho antes? Como sea... He fallado a tanta gente, es un final digno de mi.

    Un agudo dolor de cabeza volvió mi conciencia al mundo real, como arrancándome de mi sueño... tal vez fue solo un sueño. Al abrir los ojos con dificultad pude ver asientos arrancados del suelo, metal retorcido, cadáveres en las posiciones más impactantes y sangre, mucha sangre.

    Traté de gritar, pero mi boca estaba reseca y mi garganta no tenía fuerzas, una punzada de dolor me atacó de repente, causa del dolor de cabeza. Intenté otra vez:

    — ¿A-Alguien? —dije al comienzo muy bajo pero alcanzando más volumen luego—. ¿H-hola? —nadie respondía. El silencio reinaba, ni un gemido ni respiración silenciosa. Si alguien estaba vivo, lo escucharía. Me dio una especie de pánico pensar que era el único sobreviviente, pero no podía ser solo yo... había mucha mas gente en el vuelo.

    De pronto recordé algo, y temeroso busqué con la vista su presencia. No la encontré. Con miedo de no encontrarla pronto, me desabroché el cinturón y traté de ponerme de pie, más caí al suelo cual bolsa de papas junto al cadáver de un hombre maduro que iba de traje, tenía el cuello doblado de una forma anormal y la sangre emanaba de su boca. Mis piernas estaban débiles y solo pude gatear, tratando de reincorporándome pude ver el estuche oscuro.

    Me arrastré hacia el estuche y estando a poca distancia estiré el brazo izquierdo tratando de alcanzarlo, pero un dolor punzante me abstuvo de hacerlo. Con más detenimiento me di cuenta de que tenía una cortadura en el bicep, no muy profunda, pero lo suficiente como para causarme un leve dolor y sangrado. Me arrastré de nuevo y llegué al estuche de cuero, con mi brazo derecho lo atraje hacia mi y un suspiro de calma salió de mi.

    ...

    Después de como media hora, pude salir del avión, no sin antes poder ver que en efecto, no habían más supervivientes. Examinando mi alrededor deduje que habíamos caído en una isla, por suerte ( si se le puede decir suerte ) en vez de haber caído al mar. Al parecer el avión se había partido en dos pedazos ( o más ) y el pedazo en donde me encontraba cayó en una selva. Camine buscando a más gente, grité un par de veces, pero no lo suficientemente alto como para que alguien me escuchase. Más pude escuchar voces, y no estaba loco, no creo haberme golpeado tan fuerte. Con esa pequeña luz de esperanza, camine tratando de salir de la selva y llegué al pie de una colina.

    — ¿¡Hola!? —exclamé exitosamente a la primera—¿¡Alguien me escucha!? —grité no tan fuerte. Iba recuperando la voz gradualmente. Por suerte la inmensidad del lugar producía un eco que amplificaba ligeramente mis gritos.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,381
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Isaac fue el que avistó la colina en último lugar, pues en la caminata quedó rezagado por haberse concentrado en extraer cualquier tipo de suciedad de la herida de su mano. Lo último que deseaba era contraer una fastidiosa infección y perder la vida, ante la evidente ausencia de recursos sanitarios en la isla. Recordó fragmentos de la reciente conversación en lo que era la zona de cascada, ¿le habían dicho que uno de los supervivientes oficiaba de médico? Sería la primera persona en la que clavaría sus ojos en el momento del regreso.

    Contempló la vastedad. Era un paisaje tan hermoso como letal para sus vidas, además de que dejaba entrever que estaban definitivamente aprisionados en el cuerpo oceánico. Suspiró con fastidio: sólo tenía que dar una miserable charla sobre la literatura fantástica y su presencia destacada en la literatura inglesa. Aunque debía admitir que la situación le recordaba a El señor de las moscas, con la diferencia de que ellos, entes protagonistas, habían abandonado la niñez hace tiempo.

    No distinguió rastros de vida humana.

    Cuando el ruso propuso encender fuego para atraer al sobreviviente que Christopher vio hace un rato, Isaac torció la boca en una sonrisa socarrona: el ruso tenía cerebro además de músculos. Mas, cuando se dispuso a avisar que iría a buscar ramas secas para la fogata, sintió una débil voz serpenteando como serpiente sobre la piel de la colina.

    Giró abruptamente la cabeza y levantó una mano para llamar la atención de los demás.

    ¿Oyeron, verdad? —dijo, dándoles la espalda.

    Aguzó el oído:

    Hola…la…la… Guien... guien ... Escucha…cha…cha…aaa


    Isaac inspiró una cantidad de aire que infló su pecho. Lo dejó escapar en forma de potente grito:

    —¡¡¡AQUÍÍÍÍÍÍIIIIIIIIII!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  8.  
    Hey Miguel

    Hey Miguel Sobrevivió al Arceus Emo

    Aries
    Miembro desde:
    23 Noviembre 2012
    Mensajes:
    2,173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    El paisaje que ofrecía la colina era de un bello atardecer, hermoso y tranquilizador. Si tan solo fueran unas estúpidas vacaciones en una isla con un hotel cinco estrellas en vez de el resultado de un accidente aéreo que pudo haberme costado la vida. Al menos no corri la suerte de la gente que vi en los restos del avión.

    Observé como el estuche de cuero que traia conmigo iba tornandose aun más oscuro. El sol se había ido con unos últimos rayos de luz en el horizonte de agua. Ahora seria mucho mas dificil encontrar a otros supervivientes y que me encontraran a mi, ni siquiera tenia algo para encender fuego... el avión.

    Cuando me disponia a volver y rebuscar cosas que me fueran utiles en los restos del accidente, escucho una voz, fuerte y clara de un hombre que grita "¡Aquí!" en respuesta a mis anteriores gritos.

    — ¡Gracias a Dios! —agradecí mas por costumbre que por creencias y trate de ubicar la fuente del grito. Dando una rapida mirada a mi alrededor vi a un sujeto que movía las manos en alto a una distancia no despreciable.

    Al llegar junto al hombre, me percate de que no estaba solo, era un pequeño grupo de personas, que me examinaban e intercambiaban miradas entre ellos ( tan sorprendidos como yo, supongo )

    — Que suerte... —fue lo primero que dije, aclarandome la garganta —. Creí que no encontraría a nadie antes de que anocheciera —dije con el estuche del preciado instrumento en mi mano derecha.
     
    Última edición: 1 Octubre 2014
    • Me gusta Me gusta x 3
  9.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,381
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lo que había escuchado no fue una ilusión: el alemán, desde su favorecedora ubicación en las alturas, alcanzó a ver la sombra de una persona que se mezclaba con la cada vez más oscura vegetación. El sol se hundiría pronto en el horizonte y, si no lograba captar la atención del sujeto pronto, lo perdería de vista. Quién podía saber qué sería de su vida después.

    ¡Hey! —exclamó, brazos alzados.

    La persona los vió. En un principio fijó la vista en Isaac, hasta que se percató de la presencia de los otros miembros del grupo una vez que se acercó hasta él.

    “Que suerte... Creí que no encontraría a nadie antes de que anocheciera” fue lo dijo.

    “Al menos no te quedaste colgado en las ramas de un árbol, viendo el ciego pasar de un posible salvador” pensó Isaac para sus adentros. Sí: seguía resentido con Christopher, por eso no se dignó a dirigirle la palabra en todo el transcurso hacia la colina.

    Notó que el último superviviente encontrado llevaba un estuche en las manos, pero le fue indiferente. Se aclaró la garganta.

    ¿Cómo te llamas? ¿Sabes si hay más sobrevivientes además de nosotros? —preguntó.
     
  10.  
    Hey Miguel

    Hey Miguel Sobrevivió al Arceus Emo

    Aries
    Miembro desde:
    23 Noviembre 2012
    Mensajes:
    2,173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Al escuchar la pregunta, tosí un poco. Decidí decirle solo mi nombre, ya que tampoco conocía al grupo.

    — Soy Jesse—le dije como restándole importancia y a la vez pasar del tema, respondí a su otra pregunta—. Son los primeros que encuentro, me encargué de revisar la parte del avión en donde me encontraba y no vi a nadie más con vida.

    Un pequeño dolor proveniente de la cortada en mi brazo hizo que posara mi mano en ella. No es nada grave, pero si no se esteriliza rápido podría causar problemas.
     
  11.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    —Los sobrevivientes parecen brotar por aquí como flores en primavera, a pesar de lo improbable, así que había que estar seguros —intervine, intentando aparentar un aire despreocupado; así que esto era el final.

    Ya no habría más sobrevivientes sueltos por la isla. Realmente estábamos en una isla desierta, tan sólo 16 personas, intentando sobrevivir… parecía algo sacado de una película o de la televisión. Y sin embargo, esa era nuestra cruel realidad. Mientras más rápido lo aceptara antes me adaptaría a ello, lo sabía, pero no pude evitar tomarme un minuto para asumirlo, respirar y mirar al cielo, dejando salir un suspiro al ver el ocaso sobre nuestras cabezas; el tinte naranja del cielo indicaba era la hora del crepúsculo, y el anochecer le seguiría pronto.

    —Yo opino... —comencé, dirigiéndome a Chris dado que me había preguntado mi opinión antes de la aparición del nuevo superviviente—. Que deberíamos reagruparnos en la playa. Descansar, y repensar todo por la mañana… acabamos de sufrir un terrible accidente aéreo, mañana con la cabeza más descansada y fresca podremos pensar mejor. Y estoy seguro que tienes un estudio científico para validar esto, ¿verdad, Chris? Además… si hacemos una gran fogata en la playa también hay grandes posibilidades de que nos vean desde el cielo, pero allí no tendremos tanto problema con animales salvajes como aquí, que estamos en medio de la jungla...
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  12.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,381
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Isaac se sintió apesadumbrado ante lo noticia de que no podrían encontrarse con más supervivientes. Sentimiento que no se reflejó en su rostro serio. Pero por lo menos habían vivido más personas de las que había calculado: cero.

    Escuchó cómo Tony respondía a lo dicho por Christopher.

    Entonces no perdamos tiempo y regresemos —declaró, girando sobre su talones para comenzar el retorno—. Aprovechemos la poca luz que queda para guiarnos. Será mejor que tú abras la marcha —miró a Tony por sobre su hombro—, ya que has recorrido la isla desde la playa... A no ser que tu sentido de la orientación sea poco destacable...
     
  13.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    —Todo sobre mí es muy destacable, querido —le respondí a Isaac con una confiada sonrisa de lado—. En fin, si todos están de acuerdo y no hay más quejas, encaminemonos hacia la playa…

    Dicho esto, di media vuelta y comencé a caminar de regreso a la jungla, que nos llevaría en breve a la orilla de la isla, la playa donde habían quedado los demás. Me preguntaba si habían logrado eregir las tiendas para pasar la noche como les había sugerido antes de irnos.

    —Oh, y deberíamos recoger bastante madera en el camino, ya saben para el fuego.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso