One-shot Cielo Ensangrentado [BTOOOM!]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Yáahl, 13 Mayo 2019.

  1.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,639
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cielo Ensangrentado [BTOOOM!]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    857
    Bueno, era el "What if?" que venía planeando desde hace días (?)
    Me hubiese encantado ver qué surgía de una interacción de estos dos, pero como dije, de alguna forma fueron como dos líneas paralelas que nunca alcanzaron a juntarse.
    Reual Nathan Onyrian gracias por prestarme al husbando.






    Cielo Ensangrentado





    El humo era arrastrado por el viento, desapareciendo en el cielo rojizo; a sus oídos llegaba el murmullo de las olas.

    El italiano estaba dándole la última calada a su cigarrillo, sentado sobre a la arena, cuando fue interrumpido por alguien más en medio de la desierta playa.


    —Hey. —Era una mujer—. ¿Tienes fuego?


    Alzó la mirada solo para ser recibido por unos ojos dispares, rodeados por una melena corta que le recordó a sus compañeras; parecía ser unos años menor que él. Pensó de inmediato que parecía uno de esos gatos heterocromos.


    —¿Vienes a morir, ragazza? —La muchacha le dedicó una sonrisa torcida mientras se sentaba a su lado y sacaba una cajetilla recién abierta de cigarrillos.


    Andrea sacó el encendedor de bolsillo, lo accionó y lo acercó a ella para que hiciera lo propio. La joven dio una calada profunda y se dejó caer de espaldas sobre la arena, exhalando el humo.


    —Joder, ya era hora de que este infeliz al menos me dejara fumarme un último cigarrillo.


    El cabello negro y rojo caía alrededor de su cabeza. El italiano pudo ver el inicio de unas raíces rubias.


    —¿El ex-KGB no quiso sacrificarse? —preguntó el muchacho, sacando un nuevo cigarrillo y colocándoselo entre los labios.


    —¿KGB? —La joven pareció confundida un momento, después una sonrisa diferente a la que le había dedicado anteriormente le adornó el rostro—. Alexander.


    A la chica se le escapó una risa luego de haber dado una nueva calada.


    >>Supongo que lo habría hecho si se lo hubiese preguntado, pero no fue así como hice las cosas.


    —No lo discutiste con nadie entonces.


    Katrina negó con la cabeza mientras dejaba salir el humo por las fosas nasales, que danzó elevándose hacia el cielo color sangre.
    Lo cierto es que si se paraba a preguntar por opiniones, ninguno la dejaría irse, pero ella merecía morir, e iba a hacerlo, con tal de que Alex pudiese sacar a la chiquilla de la isla.


    —Tú tampoco lo debatiste, ¿o sí, italiano?


    Escuchó una risa ronca proveniente del joven a su lado y no pudo evitar reír también. Un objeto metálico le obstaculizó la vista.


    —Tal vez debiste hablar con ellos, pero no cambiarás de parecer, ¿cierto? —El abrelatas que sostenía frente a ella reflejaba los colores del cielo. Negó con la cabeza y él siguió hablando—. Vendrán a buscarte y dudo que quieras que encuentren un revoltijo de carne. Si te arrancas la gema, sufrirás un paro, será menos chocante para ellos.


    Katrina extendió la mano hacia el objeto, rozando la piel del italiano quien notó las profundas heridas alrededor de sus uñas, y lo mantuvo en el aire, mientras con la mano libre apagaba la colilla del cigarrillo en la arena. Sintió las lágrimas arderle tras los ojos.
    Es cierto, quería que Rach y Alex sufrieran lo menos posible cuando la encontraran.


    —¿Qué pasará contigo, galán? —No supo por qué había hecho esa pregunta y rió con sorna ante su propia actitud.



    —Mira el cielo. —Notó como Katrina lo observaba a él y luego seguía su mirada, clavada en el atardecer—. Tenemos el poder de decidir cuándo morir y este pareciera el momento perfecto.


    Creyó que la joven a su lado diría algo más, pero guardó silencio un par de minutos, sin despegar la vista del firmamento y cuando creyó que haría un comentario, lo que surgió de ella fue un delicado tarareo que le pareció una nana.

    ¿Acaso también tenía alguien en casa a quien cantarle, como Morgan? ¿O dejaría a ese alguien en esta isla?

    Gradualmente, la melodía se detuvo y cuando el italiano regresó la vista a la chica, notó el abrelatas sobre la arena y la gema cubierta de sangre entre sus dedos.

    Encendió un último cigarrillo mientras se volteaba para excavar en la arena, enterrándose pequeñas piedras bajo las uñas, cuando se detuvo a mirar sus manos, inmediatamente recordó las de ella.
    Luego de alcanzar una profundidad decente, levantó a la muchacha de mirada heterocroma y la colocó en la improvisada tumba, para luego enterrarla parcialmente. Tomó la cajetilla de cigarrillos recién abierta y la puso sobre el montículo de arena, junto con la gema.

    Levantó el abrelatas de la arena, limpiando la sangre de Katrina en sus pantalones, y caminó despacio, alejándose del lugar en que descansaba el cuerpo de la chica esperando ser encontrado.


    —Hasta luego, ragazza —murmuró al aire.


    Cuando estuvo lo suficientemente lejos, volvió a dirigir la vista al cielo ensangrentado y replicó, no sin dificultad, lo que había hecho la joven; entregándose a los brazos de la muerte con una sonrisa tranquila.

    Ambos habían vuelto a su hogar.

    Habían dado la vida por otros y en casa, sus seres queridos, se sentían orgullosos por ello.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Sad Sad x 1
Cargando...
Similar Threads - Ensangrentado [BTOOOM
  1. Gigi Blanche
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    62
  2. Yáahl
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    75
  3. Reual Nathan Onyrian
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    78
  4. Gigi Blanche
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    52
  5. Yáahl
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    78

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso