One-shot Cenizas de cigarrillo [BTOOOM!]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Reual Nathan Onyrian, 23 Abril 2019.

  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Cenizas de cigarrillo [BTOOOM!]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1129
    Cenizas de cigarrillo

    Dejó escapar el humo del cigarrillo por la nariz, mientras miraba por la ventana. Contempló el silencioso bosque, arrullado por el viento de noche, que se extendía ante sus ojos cansados. A pesar de que la isla no parecía tener ninguna conexión eléctrica, el cielo iluminaba de tal manera que no hacía falta la ayuda de ninguna luz artificial para poder apreciar el paisaje. Una bella noche, desperdiciada en una carnicería segura dentro de un hospital abandonado. Cada vez tenía menos dudas de que todo en la isla era artificial, creado explícitamente para aquel macabro espectáculo, que vaya a saber que clase de enfermos estaba viendo. Suspiró, y dejó caer la ceniza del cigarrillo al bosque, pensativo.

    Los restos del pucho terminaron en el suelo, mientras sostenía la mirada desafiante ante la persona que tenía al frente. Su jefe lo miraba a través de sus anteojos de lectura, sentados uno al frente del otro, un escritorio lleno de papeles de por medio. Lo único que podía notarse era el silencio denso entre ellos, las emociones tan tensas que uno podría cortarla con un cuchillo. El muchacho tenía los pies sobre el escritorio, y había tumbado un par de carpetas al suelo en el acto. Ninguno de los dos decía nada, pues ya se había dicho suficiente. El muchacho chistó con la lengua, obviamente molesto. Se incorporó, tomó el saco que había dejado colgado en el perchero al lado de la puerta, y se retiró, no sin antes apretar los dientes ante las últimas palabras que el hombre le dedicaba, antes de salir con un portazo.

    Sostuvo la mirada de todos los que lo miraban en la oficina, hasta que uno por uno, volvieron a dedicarse a sus asuntos. Se dirigió hacia su puesto, tomó su abrigo, que tenía dentro todas sus cosas, y encaró hacia la salida, no sin antes apagar el cigarrillo en el escritorio, dejando una clara marca en la madera. Lo único que lo detuvo fueron un par de ojos color miel, a la salida, que lo miraban desde abajo, con aprensión y un dejo de tristeza. El muchacho simplemente volvió a chistar y pasó a su lado, sin volver a mirar esos ojos. Si lo hacía, seguramente frenaría, comenzaría a replantearse cosas. Pero eso no le servía en ese momento.

    Volvió a darle otra calada al cigarrillo, y expulsó el humo por la boca, haciendo una pequeña nube tóxica afuera de la ventana. Los árboles a sus pies se transformaron en edificios, y el bosque en ciudad. Las luces dejaron de provenir del cielo, y esta vez, eran generadas por los cientos de autos que pasaban por esa avenida, y el contorno de los colosos de vidrio y concreto, junto con las construcciones de antaño, cuya mezcolanza formaba el típico paisaje de ciudad europea. El viento frío agitaba su cabello y el cuello de su camisa, cuyos primeros botones estaban sueltos. Se entretenía contemplando el pasar de la gente, y observando a los individuos que ingresaban por hall del hotel. El joven se entretuvo pensando en cuántas veces debería reencarnarse para poder ahorrar lo suficiente como para pagar las primeras cuotas de uno de los vehículos que se estacionaban allí.

    Unas voces en la puerta le anunciaron de que su espera había terminado. Suspiró, se dio media vuelta, y se quedó mirando de forma aburrida hacia la puerta, apoyado en el alféizar de la ventana, con el cigarrillo soltando humo y cenizas al suelo. La pareja que entró se quedó paralizada luego de prender la luz de la habitación y verlo allí, tan campante. Andrea aprovechó para sacar un de fotografías de ambos, les sonrió fugazmente de forma irónica, y pasó a su lado, aprovechando el estupor de la pareja. Se alejó tranquilamente de allí, silbando bajito, mientras seguía fumando. Relegado a capturar infidelidades con una cámara. Sí que había caído bajo. Bueno, volviendo a los orígenes, podría decirse. Todo esto le traía recuerdos. De su madre, específicamente.

    Los estallidos comenzaron a tronar en la quietud de la noche, sacándolo del ensueño en el cual se encontraba. Miró las volutas de humo ascender en hacia el terciopelo negro del cielo, mientras él contribuía con su propio humo. Allí abajo había tres personas disputándose la vida por un simple maletín, por un simple capricho de algún maníaco con espectadores con demasiado dinero. Había leído historias de casos similares, en el cual gente con muchos millones y mucho aburrimiento decidía trascender toda barrera de moral humana y hacía esta especie de juegos salvajes. Algunas veces, hasta era la misma gente que pagaba la que salía a cazar personas. Pero eran historias que uno nunca podría llegar a creer en la vida real. Al menos no había dejado demasiada gente detrás.

    Miró hacia atrás, hacia su única acompañante en ese momento. Se preguntó si había alguien más en su vida, alguien por quien valiera la pena intentar sobrevivir. Amanda podría serlo, por su lado, o incluso Giuliano. Se imaginó de vuelta en su oficina, con su secretaria regañándolo por estar todo desaliñado y por pasar otra noche sin dormir, en la oficina, y aprovechando el momento en el cual ella no estaba para fumar adentro. Recordó el olor de los aromatizantes de ambientes que siempre llevaba encima, inundando toda la habitación. También como Giuliano había comenzado a llegar más tarde al trabajo, porque el muchacho se había conseguido una pareja vaya uno a saber de dónde. De cómo se quejaba de que nunca le tocaba hacer trabajo de campo. Recordaba sus voces, sus gestos, sus expresiones. Todo.

    Una lágrima solitaria cayó por su mejilla. Es increíble lo mucho que alguien se puede acostumbrar a ciertas personas. Se quitó la gota con un dedo y la observó. No debería llorar. Sentía la garganta reseca y tenía que guardar toda el agua que pudiera dentro suyo, hasta que Aisha volviera con el maletín, si es que lo hacía. Si la muchacha no resultaba ganadora, iba a perecer allí por deshidratación, seguramente. Y Morgan lo iba a seguir, lo más probable. No habían encontrado todavía ninguna fuente de agua potable, y no parecía haber una suficientemente cerca. Volvió a chistar con la lengua, mientras le daba otra chupada al cigarrillo. Ya había aceptado la muerte en el momento en el cual lo habían lanzado en paracaídas a la isla. Soltó el humo, y terminó el cigarrillo, lanzándolo por la ventana, mientras las cenizas caían al suelo. Y por el temblor de su muñeca, esa muerte iba a llegar antes de lo planeado.

    Se pusieron todos a escribir y todos meláncolicos, y dije: "Eh, why fucking not?" y acá tamos :D Un escritito simple, que salió en un par de horas xD
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lo primero que voy a decir es que esta canción empezó a sonar casi al mismo tiempo que arrancaba el fanfic, y puta madre, qué mood tan accurate.

    Me encantan los escritos que están saliendo del rol xd Esa tarde de lluvia dio en el clavo para traer al frente de su consciencia todos los recuerdos que pretendían ignorar, todas las personas que pretendían olvidar, todo eso que pesa en el corazón y, en esa isla, no significa más que un impedimento. Pero a veces pesa demasiado como para hacerlo a un lado, y quizá, tomarse unos minutos para pensar también puede sanar.

    Seriously, what a fuckin mood

    En definitiva es imposible olvidar por completo su vida anterior a la isla, pretender que no existe y enfocarse 100% en el presente. Porque, quieran o no, seguramente haya razones ahí afuera por las cuales luchar e intentar sobrevivir.

    Me gustó mucho ;-; Gracias por escribirlo <3

    *se va a leer el de Katrina*
     
    • Adorable Adorable x 2
  3.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jajajajajajaa, tendré que seguir tu ejemplo y escribir algo conmovedor, de la vida de Aisha.

    Es que como estamos a punto de morir, a todos les está pasando la película de su vida por los ojos (? No es un secreto que me encanta tu personaje: complejo, serio, pero bajo toda esa frialdad, es un tsundere jajaja, esa lágrima es la máxima prueba de ello y eso me derrite aún más.
     
    • Adorable Adorable x 2
Cargando...
Similar Threads - Cenizas cigarrillo [BTOOOM
  1. Kaisa Morinachi
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    341

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso