Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por sessxrin, 17 Septiembre 2009.

Cargando...
  1.  
    Asurama

    Asurama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Octubre 2008
    Mensajes:
    657
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    :amano:
    ¿Qué dónde estuve? Metida en una caja de zapatos. xD
    Ok, no, estuve en todos lados y además tuve muchas ocupaciones y poco tiempo para pasarme. ToT Finalmente me hice un tiempo por aquí.

    Bueno, pero dejo de hablar, puesto que es hora de comenzar con el trabajo ¿no?
    A ojos vista, te tragaste varias tildes y te equivocaste bastante en los tiempos verbales, de un modo que no parece error de tipeo, sino más bien falta de atención. Sé que estás apurada por publicar, pero nadie te corre para que lo hagas. Insisto en que releas mil veces.
    Creo que te comiste algunas palabras, porque hay frases que no se entienden bien, quedan como descolgadas. En contraposición, creo que de vez en cuando pusiste palabras y algunas letras que están de más. Te equivocaste tremendamente en género y en número, mezclándolo todo. Creo que debiste haber empleado mejor los sinónimos, pero tus descripciones estuvieron definitivamente mejor que en capítulos anteriores. Sin embargo, sigue siendo confuso cuando en tus escenas hablas de más de dos personajes, a esto me refiero:

    […]—Ayame —pudo pronunciar al fin Kagome. Inuyasha; que se encontraba en una posición de protección con la susodicha, tapándola un poco, la miró de reojo.
    La susodicha, como si la hubieran llamado, se volteó y la miro a la dos sorprendidas […]


    Por favor, valora esto:

    […]—Ayame —pudo pronunciar al fin Kagome. Inuyasha; que se encontraba protegiéndola, cubriéndola un poco con el cuerpo, la miró de reojo.
    Ayame, como si la hubieran llamado, se volteó y miro a los dos, sorprendida […]


    Y algo más, de hecho, en esta frase, Ayame es llamada por Kagome, aunque solo hubiera pronunciado su nombre, así que eso cuenta. Entonces deberías haber puesto algo como “Kagome, protegida por el cuerpo de Inuyasha, susurró el nombre de Ayame. Él la miró de reojo. La loba sorprendida, se les quedó viendo”. Disculpa que me haya extendido con este párrafo, solo quiero ayudarte a escribir.
    Creo que hay OoC con Ayame. El cínico suele ser Kouga, Ayame es bastante inocente y dulce a pesar de que a veces sea presa de unas buenas rabietas…
    Algo más. Pusiste líquido “cálido y fresco” o cálido o fresco, porque estas dos palabras son antónimos. Hasta “cálido, rojizo y viscoso” hubiera comprendido.

    Vaya giro brusco que dio la historia.
    Pobre Rin, del cagazo ya cree que alucina, no es capaz de reconocer a su propia hermana… mhnm, no me gusta cómo describiste a Kikyou, eso de “peligrosa como una serpiente…” me hace sinceramente dudar de tu aprecio por ciertos personajes… aunque al menos la trataste de “hermosa”. Así que recordaste el significado del nombre, bien. Me agrada saber que Ayame sigue siendo una loba —¿cómo dudarlo?— aunque no me gustó cómo la presentaste. Por cierto, el final fue frío y cortante, si esa era la impresión que querías dejar.

    Te estaré leyendo.
    Saludos
    Luchy
    :amanoperro:
     
  2.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2100
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    XV CAPITULO.
    Cosas que no se olvidan.

    Las calles y las luces pasaban rápidamente, como líneas de luz y oscuridad; ausentándola más.
    La gente seguía igual, cada uno con su vida, olvidando a una pobre rosa que se marchitaba cada vez más.

    Había pasado una semana de lo sucedido, y ella intentaba poder seguir, tratando de no pensar; pero era imposible, porque siempre sentía un sabor agridulce, como si faltara algo.
    Y ella sabía perfectamente que faltaba, pero no quería pensarlo.

    Pasó su mano por el espejo, con su cabeza recostada en ésta, tratando de encontrar alguna solución.
    El bus paró, bajó y unas cuantas gotas cayeron en su cabeza.
    Se subió la capucha de su traje y metió sus manos en los bolsillos de adelante, para coger su camino en medio de la multitud ajetreada.

    Caminaba a paso lento, cabizbaja, con la nostalgia inundando cada poro de su piel, con la débil luz de los faroles amarillentos iluminando su camino en círculos de luz amarillos.

    Y cada vez más, se metía más adentro, a lugares donde solo pocas personas entraban.
    Pero a ella no le importaba, porque por dentro no podía pensar con claridad, porque estaba hecho un desastre.

    Porque vivir sin ese ser que la completaba era horrible.

    Levantó su mirada y lo que encontró la dejó perpleja.

    Él pasaba sus manos frenéticamente por debajo de la minifalda de aquella entregada mujer, manoseándola, besándola en cada parte de su piel descubierta.
    Sus parpados se cayeron un poco.
    Tal vez él si sabía seguir adelante, Inuyasha sabía perfectamente como seguir con su vida.
    No lo iba a interrumpir, que siguiera con su vida.

    Y accidentalmente, botó una piedra con su pie, atrayendo su atención.
    Porque aunque no quisiera, su alma y cuerpo quería.

    Sus orejas se movieron un poco al captar el sonido y después se volteó, mostrando sus brillantes ojos carmesí.
    Y tan pronto la vio, quedó igual que ella.
    Sin habla, y si poder mover ni un solo músculo.

    Sus ojos se cruzaron, marrón con rojo, pero no encontraron nada, solo…nada.
    Bajó su cabeza y siguió con su camino.

    —Kagome…—oyó que la nombraban. Paro en seco, pero no se volteo, con sus ojos abiertos de la sorpresa.
    No, no. Se rogaba por dentro. No lo quería ver más, no quería abrir más la herida.
    Cerró los ojos y aguantó la espera.

    —¿Qué haces aquí? —preguntó con rabia Inuyasha. Aunque el dolor le sonaba en cada palabra.

    Ella respiró hondo y se volteó lentamente, mientras sus ojos chocolates brillaban de la tristeza.

    —No sé…—susurró, para luego desaparecer caminando rápidamente de aquel lugar.

    Y tan pronto como volteó en la esquina, corrió todo lo que sus piernas le dieran.

    Cruzó calles y pasillos desiertos, tratando de alejarse de él, huyendo del dolor.
    Pasó la carretera, evadiendo carros que se arremolinaban entre ellos, que paraban en seco a causa de la desesperada mujer. Las bocinas tocaban y los comentarios de atención llegaban a sus oídos; pero ella no escuchaba nada.

    Cruzó la gran entrada del parque y se escondió dentro de el lo más profundo posible.

    Paró en seco en medio de un claro, al observarlo de pie, mirándola, con su mirada que no decía nada, solo…tristeza e incomprensión.

    Se volteó y decidió irse a otro lado; pero tan pronto lo hizo, él apareció enfrente de ella de nuevo, imposibilitando su escape.

    El peli-plateado se acercó lentamente, meditando sus pasos, mientras observaba los sorpresivos e impotentes ojos marrones de la cazadora.
    Y tan pronto como la tuvo a unos centímetros de él, la abrazo.

    Sus brazos fuertes se abrazaron más al cuerpo de la estática mujer, mientras escondía su cabeza en el cuello de la susodicha; con sus ojos cerrados y su alma en paz.

    Y ella no hacía nada, porque no podía, porque su interior estaba hecho un remolino de sentimientos y emociones.

    —Por favor…—susurró Inuyasha en su oreja.

    ¿Porque? ¿Porque?
    ¿Por qué él la fue a buscar? ¿Por qué lo hacía?
    Él tenía que estar enojado, odiándola, queriéndola lejos de él.

    Pero el alma y corazón del peli-plateado pensaban diferentes.

    La decepción, la rabia y la incomprensión habían nublado los primeros días del vampiro, volviéndolo más arisco y malo de lo normal.
    Pero faltaba algo, la sonrisa, las palabras de aliento y comprensión, las peleas tontas, los sonrojos, faltaba ella.

    Y no podía vivir.
    Porque ella iluminó su vida, como sol en un día nublado, trayéndole esperanza, dándole felicidad.

    Y es tanto que lo anhela y lo necesita, que ya no le importa que la haya mentido, que lo haya traicionado, que haya intentado matarlo.
    Porque la necesita, y es tan egoísta, que no la puede dejar ir.

    Cuando no ve nada, solo la mira, y todo se aclara.

    Pero ella sabe que no está bien, que lo mejor…lo mejor es que no estén juntos, que así se pueden evitar problemas después.
    Se separó y se alejó del oji-dorado.

    Bajó su mirada y la tristeza la invadió.

    —No puedo…No, Inuyasha —dijo con la voz cortada; mientras trataba de poder eliminar el nudo en su garganta.
    Se dio la vuelta y espero que él lo comprendiera, pero solo sintió calidez en su mano.

    —Yo…Yo, te necesito —soltó al fin mirándola a los ojos, mientras posaba su mano en la mejilla de la peli-negra azulina. Ella sabía que estaba haciendo un esfuerzo, que lo que decía era verdad.

    Se acercó más y la abrazó de nuevo, pasando su mano por el cuello de la cazadora, mientras acercaba sus labios.
    Los rozo y ella jadeó, estaba a punto de explotar.

    Se arrojó al cuerpo del vampiro y escondió su rostro en el cuello de él.

    Porque ya nada importaba, porque no podía ignorar más lo que sentía, no podía.
    Y sintió paz, tranquilidad y felicidad junto a él, porque ya no había mas mentiras, solo ella y el…
    Solo Kagome e Inuyasha.

    La lluvia cayó sobre la infeliz rosa, mojando sus secos pétalos, dando vida a sus raíces muertas…
    Y el sol apareció, iluminando rincones de oscuridad, cuevas llenas de humedad y dolor, devolviendo vida.

    La tierra se volvió a abrirse, y la manzana volvió a caer.​



    Debía ser fuerte, si, Rin siempre fue una niña fuerte.
    Entonces; porque las lágrimas saladas recorrían su triste rostro, porque sentía que todo había perdido el sentido y que se había perdido ella misma.

    Quería verlo, quería poder perderse de nuevo en su mar ámbar, quería poder sentir su piel gélida contra su piel cálida, quería poder oír su voz, quería ver ese imponente Sesshoumaru.

    Pero con solo desearlo no se iba a aparecer, solo quererlo no iba a hacer que el odio que él le tenía iba a desaparecer.

    Si tan solo pudiera explicárselo, si, tal vez….solo tal vez las cosas se arreglarían.

    Abrazó sus piernas y apoyó su cabeza en las rodillas. Alcanzaba a ver por el tobogán que tenia enfrente, y divisó una figura blanquecina.

    Sus ojos se abrieron y pensó que era un espejismo de su cabeza.
    Para cerciorarlo, debería ir a ver.

    Se resbaló rápido por el resbaladero del juego y camino escondida por el mismo.

    Él se volteó, y la alcanzo a divisar. Podía olerla desde muy lejos.
    Y luego, desapareció.

    No.
    Por favor, no.

    Salió del juego y comenzó a correr al lugar donde lo vio, dio vueltas en el mismo punto y paso sus manos por su rostro; desesperada y con coraje.

    ¿Por qué le hacía eso?
    Ah, si, por engañarlo todo el tiempo.

    Pero no se iba a dar por vencida, no, era Rin Higurashi, nunca se rendiría…y no lo iba a hacer ahora.

    Comenzó a correr por el lugar atestado de árboles, esquivando charcos y ramas caídas.

    Le dio la vuelta al parque, y no lo encontró.
    Hasta que volvió al mismo punto.

    Pasó por el juego y entre los columpios, llegando a estar a unos metros de él.
    Y seguía siendo el mismo.

    Con su porte elegante y su mirada ambarina en algún lugar del espacio.

    — Yo, solo quería decirte —comenzó a explicar con las palabras atropelladas— que, aunque me odies, quiero…quiero decirte, que…todo fue real —dijo esperanzada, mientras se acercaba más.
    —Que…la Rin, campesina o no, era la misma, siempre fui yo, solo que con diferente oficio…—terminó susurrando— ¡pero siempre fui yo!


    Lo miró y espero que hiciera algo, o al menos musitara alguna letra.
    Pero ni se inmutó, era como si no hubiera dicho nada, como si no existiera.

    De pronto, su mirada se volvió arrogante y burlona.
    Se volteó y estampó su mano en la mejilla de la chica, abofeteándola.

    El golpe resonó en todo el deshabitado parque.

    —Cállate y no vuelvas a decir idioteces —dijo con frialdad y molestia en cada palabra.

    ¿Qué creía aquella chica?

    Él era Sesshoumaru, el príncipe del clan Taisho, el hijo de la reina Sakura, y el sucesor del gran Inu Taisho.

    Creyó que con simples habladurías iba a hacer que la dejara de odiar, y más ¿creyó que era algo importante para él?

    Los humanos son escoria, y ella solo era una de los tantos que habitaba en el mundo.
    No era diferente, hasta era más escoria que los demás.

    Y con esas estupideces que decía, lo único que conseguía era que hiciera que la detestara y la odiara más.

    La miró por sobre su hombro, y levantó su barbilla en superioridad.
    Nunca estaría a su altura.

    Y cuando desapareció, solo dejo una inmutable Rin, que solo necesitaba un soplo para romperse.
    Su postura no cambió a como la dejo Sesshoumaru, pero sus piernas y manos temblaban involuntariamente, y las lágrimas saladas ya habían salido hace mucho tiempo.

    Sus piernas no aguantaron más y se doblaron, haciéndola caer, con sus ojos abiertos por el shock y el agua recorriendo todo su rostro.

    Que ilusa fue.
    Creyó que tal vez él la quiso; pero no, solo fue un obstáculo, un objeto.
    Todo se había perdido, y ya no podía hacer nada.

    Solo levantarse y seguir adelante con su vida, sin ese ser que se había tatuado en cada célula de su ser.

    Se limpió las lágrimas de su rostro, cuando ya había podido recobrar el control en su cuerpo.
    Se levantó y respiró hondo, mientras salía de aquel lugar, rota, golpeada y humillada.

    Y mientras escuchaba los carros pasar por la carretera, la gente atareada, los sonidos de las discotecas y de la gente gritar, las luces amarillas y blanquecinas, se dio cuenta que ya nada volvería hacer como antes.

    Porque volvió a caer en ese pozo, donde el dolor y la soledad reinan.

    Su pecho, en todo el camino, siguió siendo atacado cruelmente, aplastado y descuartizado, sin compasión.

    Y la persona que menos pensó, se asomó recostado en una de las esquinas casualmente.
    Caminó hasta allá, y paso la calle, llegando hasta quedar a unos metros de él.

    Lo miró y no pensó nada, solo se dejo llevar por lo que sentía.
    Y se arrojó a los brazos de aquel hombre.

    Aquel que estuvo tan estrechamente ligada a ella, a aquel que no recordaba nada.

    Byakuya.



    __
    ¿Que tal? ¿Ooc? ¿Me odian xD?

    Gracias:

    Pan-chan
    Asurama: Bueno, Kikyo es uno de mis personajes favoritos, me encanta, perooo, la deje como peligrosa, porque se supone que ella es el cerebro de los cazadores, la que calcula todo, por eso la hace tan peligrosa, sobre todo a los vampiros.:o y los de las tidldes, perdon, creo que siempre voy a tener problemas con eso, hay intento mejorar. GRACIAS, por tus lindos consejos.;):P
    Luna Sahara
    xXxNaruHina

    Sus post soy muy valiosos, Gracias y millones de Gracias:o
     
  3.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Vaya vaya, por eso me gusta cuando narras los capitulos tristes, tienes esa increible capacidad de hacerme sentir miserablemente deprimida xDxDxD jaja ya en serio, te ha quedado muy bien, no creo que hayas colocado OoC ya que esperaba esa reaccion de Inuyasha y en cierta parte esperaba que Sesshoamru fuese elmas molesto y herido, el se dejo llevar por los encantos de Rin, y aunque no quiera admitirlo, su orgullo fue lastimado por ella ya que la creyó especial y creyó que el tambien era especial para ella.

    Lindo lindo, lo que no me esperaba era la aparicion de Byakuya :eek: waaa ya quiero que publiques el proximo capitulo ^^ gracias por avisarme ;) nos vemos!
     
  4.  
    xXxNaRuHiNa

    xXxNaRuHiNa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    ¡¡Konnichiwa!!
    bueno me pasaba por tu fic para ver si pusistes conti y pos...
    emmm ¿yo no habia comentado? ._. o esque lo lei y no comente? D: aaaaaaaaaaaaa >,< bueno igual comentare... ._. x'D
    Valla que al ver a Inuyasha con otra chica... ._. ¡provoca matarlo! esque ¡¿como se atreve?! Kagome hay sufriendo y el con otra ¬¬ los hombres si son debiles ¬¬ bueno a decir verdad Inuyasha se porto mejor que seshomaru ._. el la abrazo y perdono T_T y en cambio Seshomaru ¿que? la golpea! golpeo a Rin!!! esque... como ese idio... ok no lo insulto u_ú pero ¡como se atreve! ._. ahora Rin esta peor q antes u,u nop nop ¡definitivamente debes seguir pronto!
    Buenop sin presiones :B
    Pon conti pronto
    Sayonara!!!! n,n
     
  5.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    3870
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    ¡Hola a todos! Gracias por sus post, ya saben cuanto las amo!!!:o
    La historia que aparecera contada abjo de verdad les va a recordar, a al menos pienso eso yo, a Inuyasha, a la trama en general, y trate de hacerla lo màs parecida para que de sientieran que en verdad es Inuyasha en medio de tanto vampiro y rosas xD.
    Entonces, ¡A leer!;)
    XVI CAPITULO.
    The only exception.
    Dulce.
    Fresco y dulce, así era el aire que se metía en sus fosas nasales, flotando en su interior, despertándola del sueño sin sueños.
    Lo primero que sintió, fue el aire templado pegar en su rostro de una forma sutil, refrescándola.
    Apretó sus manos, encerrando en su interior una tela suave y lisa. Miró a donde se encontraba antes recostada, y pudo mirar varias almohadas de seda apiladas.
    Observó a su alrededor; era una casita de madera pequeña, con muchas velas a su alrededor, sobre todo cerca a la improvisada cama de almohadas; que ahora estaban apagadas.
    Respiró hondo, y el olor a tierra húmeda y flores inundó su interior. Sonrió, era demasiado agradable.
    Las flores abundaban en aquel pequeño y hogareño lugar; rojas y blancas.
    Miró por la pequeña ventana a su lado, y unas majestuosas montañas se alzaban, con la niebla bailando a su alrededor, y algún caballo blanco jugando.
    Sonrió de nuevo, pero esta vez la sorpresa y la realidad la inundaron, ¿Dónde se encontraba? ¿Qué hacia allí? ¿Cómo llegó allí?
    Miró al frente, y una salida se asomó.
    Salió y se encantó con lo que encontró.
    Un pequeño prado se asomaba al frente de ella, con el delgado y frío pasto como tapete, y unas perfectas y bellas rosas rojas se alzaban arrogantes, separadas unas de otras, intercalas al azar.
    Al fondo, un viejo y arrugado árbol se mantenía en pie, con sus hojas abundantes cubriéndolo del frío, dando un poco de sombra, aunque no la necesitara.
    Y él.
    Blanco, perfecto, y extraño, recogía unas frutas que se habían caído de los árboles de atrás.
    Pasó corriendo despacio, mientras sus manos rozaban las flores y sus pies descalzos disfrutaban del suelo frío.
    ¾ ¿Qué hago aquí? ¿Qué haces tú aquí? –preguntó con afán; esperando respuestas.
    Él, que todavía no se había enderezado, se volteó y se paró.
    ¾ Buen día –saludó amablemente y cortés. Ella puso los ojos en blanco.- ¿no recuerdas nada? –preguntó él, mientras le ofrecía una manzana roja y fresca a ella.
    Bajó su mirada y su mente se fue atrás.
    Parque, Sesshoumaru, golpe. Movió su cabeza aturdida y lastimada. Siguió recordando.
    Esquina, Byakuya, lágrimas, él la levanto al estilo nupcial y…un olor delicioso a flores.
    Dijo esto ultimo susurrando, saliendo de los recuerdos.
    ¾ ¿Ya recuerdas? –preguntó mientras se dirigía a la cabaña; luego se volteó y le ofreció de nuevo la fruta.
    ¾ Gracias –murmuró mientras recibía la manzana y lo seguía, entrando de nuevo en aquel paraíso hogareño.
    ¾ ¿Qué es este lugar? –preguntó mientras se recostaba en la pequeña ventana, y el aire de nuevo se arrebolaba en su rostro. Sonrió y pegó una mordida a la manzana, que se derretía jugosa en su boca.
    ¾ Lo encontré por accidente; tal vez algún lugar que todavía no encuentran los hombres –decía mientras dejaba unas rosas en un jarrón.
    ¾ Genial –dijo ella mientras se volteaba y lo miraba. Bajó su mirada y los recuerdos de la noche anterior la ofuscaron. –perdón por lo de ayer, no quise ser una molestia- se disculpó, todavía sin levantar la mirada.
    ¾ No eres ninguna molestia –dijo él, mientras dejaba unas manzanas en un pequeño estante.
    Ella levantó su rostro y le sonrió con gratitud.
    Recorrió el lugar, rozando sus manos con cada textura que encontrara, fascinada y maravillada, disfrutando cada segundo.
    ¾ Creo…deberías cambiarte –ofreció él.
    Ella lo miró con un signo de interrogación en su rostro.
    ¾No podrás disfrutar del lugar con esas ropas ajustadas –dijo, mientras señalaba su jean entubado y su buzo manga larga- ponte esto –le dijo, y apareció en un parpadear al frente de ella, dándole un vestido sencillo, blanco, estraple y delgadoElla lo recibió y se dirigió a una de las pocas habitaciones de la pequeña casa.
    Se cambió y se puso el vestido.
    Caía grácilmente hasta sus tobillos, dándole libertad de moverse con relajación.
    Era estraple en la parte de arriba, pero en su cuello se amarraba dos tiras del vestido.
    Una figura en madera unía las tiras con el vestido, era una rosa.
    Jugó con sus dedos de los pies y salió nerviosa.
    Tal vez, él no tuvo en cuenta el frío que hacia; pero eso no iba a arruinar nada.
    ¾ ¿Cómo llegaste hasta aquí? –preguntó ella, mientras se hacía al frente de él.
    La miró y le gusto como su cabello ondulado negro caía en sus hombros.
    ¾ Saltando –dijo con simplicidad.
    ¾ ¿En serio? –preguntó emocionada.
    ¾ Si –dijo mientras cogía una de las manos de la chica y la sacaba afuera.
    Sin saber a donde la llevaba, no tuvo en cuenta el detalle.
    La puso encima de su espalda y se impulsó hacia arriba, saltando de meseta en meseta, de árbol en árbol.
    Aunque parecía más volando, en vez de saltar.
    Se detuvo y la dejo caer con cuidado de su espalda.
    La cazadora miró a su alrededor, loas árboles se alzaban derechos y con su meta arriba, enredándose sus ramas en el la copa.
    El agua fría y clara fluía musicalmente entre las piedras, cayendo como una mini cascada, en pequeño charco.
    Algunas flores diminutas blancas flotaban en el susodicho, volviéndolo mas bello.
    Se miró en el charco, que como un espejo, se reflejaba perfectamente.
    Y recordó muchas cosas; cosas que no había tenido en cuenta hasta mirarse.
    ¾ ¿Por qué te comportas así conmigo? Digo, sabes…soy una cazadora –susurró, mientras su mirada se volvía triste y confusa a la vez- traicione y engañe, ¿no deberías matarme?
    ¾ No me interesa que relación hallas tenido con el clan Taisho, ni con ninguno de sus maleducados hijos…solo…me agradas –dijo y su vista se perdió en el cielo, que trataba de dejarse ver por las ramadas. Y se que contigo, encontré respuestas. Terminó en su mente.
    Regresaron de nuevo a la cabaña, o más bien al prado que tenían en frente.
    Ella jugó con el aire y las mariposas, mientras corría por todo el fantasioso lugar, recogiendo las puntas de su vestido con sus manos, y sus pies descalzos en la tierra.
    Y siempre sentía, como si ya hubiera experimentado eso antes, como si lo hubiera hecho cuando niña.
    Pero una niñez escondida, porque nunca tuvo eso en su infancia, no que recuerde, solo…parece que estuviera escondido en su mente.
    Déjá vu, si, eso sentía.
    Aun así, no le dio mucha importancia, al menos por ahora.
    Hablando y jugando, lo arrojó al pasto y ambas cayeron, uno a cada lado.
    Ella se sonrojo, él no hizo nada.
    El cielo gris flotando, sin una pizca de pintura azul en sus nubes, sin agua en ellos.
    Solo gris y frío, perfecto.
    Quería estarse allí para siempre, porque sentía paz, tranquilidad y felicidad; se sentía demasiado bien, demasiado agradable.
    Se recostó en su pecho y dejó que el sueño la arrullara, repitiendo hechos de pasado, uniendo destinos separados brutalmente.
    Y en todo el día, nunca sintió dolor, solo…olvidó todo.
    Suspiró en medio de los sueños; por primera vez…sintió la excepción a su tristeza.
    You are….the only exception.
    ¾ Naraku quiere crear un hijo que pueda salir a la luz del sol, que sea completamente inmortal, único, poderoso.
    >> para eso, necesita un poder más fuerte que el de un vampiro, necesita una “pura”.
    Las palabras salieron como profetizadas, jugando con el humo del tabaco.
    ¾ ¿Qué es una pura? –preguntó Kagome, que se había concentrado toda la mañana escuchándola.
    La anciana sacó su tabaco de su boca y la miró directamente.
    ¾ Dios creo al hombre y a la mujer a su perfecta semejanza, iguales y con su sangre corriendo por sus venas. Ellos tuvieron una hija…
    ¾ Espera, espera –interrumpió Ayame- eso no sale en ningún escrito –dijo escéptica-
    ¾ Hay muchas cosas que los hombres no saben, cosas que asociaciones han eliminado de la historia, cosas como que los vampiros existen –dijo amablemente la anciana.
    ¾ Deberías saberlo, ya que eres una mujer loba –regañó Inuyasha, que sin abrir sus ojos, le habló desde la esquina recostado.
    Está lo miró fijamente y después se volteó de nuevo para ver a la anciana, mientras una vergüenza la invadía.
    ¾ Entonces…tuvieron una hija, una bella y perfecta, con la sangre de Dios en su cuerpo, pura y virgen. Después…los padres pecaron comiendo la fruta prohibida y de ahí ya se saben la historia; pero, Dios no juzgó a su hija, y la dejo como una pura, con un corazón bondadoso y compasivo.
    >> Con el paso del tiempo, su descendencia, siempre fue una hija, que ha pesar de tener un padre impuro, descendía con la sangre de Dios, que contenía poderes espirituales, los cuales muchos dominaron “la Shikon”. Hace cincuenta años, habitaba una pura llamada Midoriko, una fuerte y luchadora mujer, que se había enamorado de un codicioso y vil hombre llamado Onigumo, pero éste cambiaba con ella, como si fuera otro, uno más bueno.
    >>El hombre tenía un hermano mayor, que era vampiro, el cual, todos conocen; Naraku. Éste ya sabía que ella era una pura y sabia de adelantado que estaba embarazada. Él, conspirando contra su hermano, lo iba a matar y e iba a secuestrar a la hija que tuviera ella.
    La anciana paró y dejó el tabaco a un lado, para servir dos tazas de té, que se las dio a las dos jóvenes que tenía en frente.
    ¾ El día que Midoriko estaba a punto de dar a luz, se llevó una gran sorpresa. Primero tuvo a una hermosa niña, de cabello negro-azulino y alegre, y después, a los veinte minutos tuvo otra niña.
    >>unas mellizas. Sorprendida, ya que ella sabía que no podía tener dos hijas, solo una; rápidamente escondió a la menor, pues sabía que “la Shikon” estaba en ambas, y que una sola no le serviría a Naraku. Así que cuando él fue a llevarse a la hija, solo le dio la mayor, porque estaba agotada, y no tuvo fuerzas para luchar, pero sabía que nada le iba a suceder.
    >>El tiempo paso y Midoriko estaba demasiado debilitada, a punto de morir…y hiso algo que nadie pensó…
    Las flores caían abiertas, flotando en el aire, como cascadas que se dispersaban en el cielo, sin ningún destino fijo…solo…volando.
    Las flores rojas vivaces y otras apenas floreciendo, fueron interrumpidas por el riego de agua, que su dueño todos los días le echaba fielmente.
    Un quejido y él la vio.
    Debilitada y tratando de no caerse, Midoriko trataba de alcanzarlo.
    El joven se acercó y la ayudó a levantarse, pero ella con un movimiento rápido de mano, rechazó la ayuda. Solo, solo empujó a la niña que se encontraba detrás de él, dándosela.
    Él, confundido, solo la cogió.
    ¾ Cuídala…Byakuya –pidió en un susurró debilitado, y después, la mujer casi moribunda, cayó por la colina.
    Él joven no dejo de mirar el camino por donde la mujer cayó, hasta que sintió como algo jalaba su pantalón. La miró y vio como sus ojos se inundaban de lágrimas, para después abrazarse a su pierna.
    Y desde ahí, ella…se ató a él, uniendo su destino con el de él, atándose para siempre.
    ¾ Que historia tan triste –susurró Ayame.
    ¾ Si…-apoyó Kagome.
    ¾ ¿Qué paso con las dos hermanas? –preguntó Inuyasha, que se había ubicado al lado de Kagome, prestando atención a cada palabra.
    ¾ Al principio, Naraku estaba realmente confundido, en ninguna parte de la historia habían nacido mellizas, así que decidió por un momento separarlas, hasta que encontrara la solución.
    >>pero dos se equivocaron. Kagura y Byakuya, las reunieron y cometieron ese fatal error. Naraku enfureció e iba a matarlos, pero después no lo hizo; solo…destruyó la mansión, quemándola, y después eliminó todo recuerdo de las dos hermanas y todo desde ese momento hacia atrás.
    >>Midoriko, que ellos pensaron ya estaba muerta, en realidad no lo estaba, y cuando vio la mansión incendiarse, y a una de las niñas llorando, subió y lucho contra Naraku, hasta dejarlo herido y así poder congelar a las niñas en el tiempo….
    Y las raíces rápidamente se pusieron a trabajar, apresándolas y cubriéndolas de un hielo invisible, durmiéndolas, con las rosas rojas abrazándolas, escondiéndolas del tiempo y apartándolas de la realidad.
    ¾ Hace diecinueve años, Izayoi descubrió dos preciosas niñas recostadas en el jardín, con sus brillantes ojos marrones mirando a su alrededor. Las cogió y la adopto como sus hijas, ignorantes porque no recordaban nada de su oscuro pasado. En todo este tiempo, buscamos las respuestas…y ya las encontramos.
    La oji-café estaba en shock.
    ¿Qué estaba diciendo? ¿Qué ella era una de esas niñas? ¿Qué su hermana y ella eran las famosas puras? ¿Qué nacieron hace cincuenta años? ¿Qué Izayoi no era su madre? ¿Qué todo estaba de cabeza?
    ¾ Somos esas niñas…esas puras… ¿Pero como…? –formuló en voz alta, aun confundida.
    ¾ Si, se que es duro decirles esto hasta ahora, pero hasta hace una semana lo descubrimos, llevamos toda su vida averiguándolo…por eso Kagome, no pueden, por nada del cielo, arriesgarse inútilmente.
    La chica, aun aturdida, cabeceó.
    ¾ Pero, quien más debe cuidarse, es Rin –dijo Inuyasha con una mirada compasiva- esta destrozada.
    …Rin...
    Y siguió recostada, viviendo en aquella consoladora fantasía, siendo rescatada en los brazos de un títere sin alma, de un hijo sin memoria.
     
  6.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    haii
    he empezado a leer tuh historia y sinceramente tengo que decirte que me encanta, tienes una lírica maravillosa, es fascinante la forma en que escribes, sinceramente eres una de las pocas personas que he visto que son capaces de escribir de esa manera.
    la historia está muy bonita y bien relatada.
    Espero que pongas pronto el próximo capitulo.
    me encanataría saber lo que pase cuando Rin se entere de quien es en realidad

    besos:*.*
    October
     
  7.  
    xXxNaRuHiNa

    xXxNaRuHiNa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Konbanwa ummm
    ¡me gusto la conti! omg que interesante... la historia sobre las mellizas puras es interesante auqnue tambien triste T-T hummm entonces por eso estaban todos aquellos recuerdos o.O miercoles a mi si me has dejado en shock ellas son las niñas puras ok... ¡genial! ahora lo malo esque las dos estan en peligro pero Rin esta aun mas en peligro... ._______.
    Me ecantan la trama *-* ya quiero ver que dira o pensara Rin al saber quien es en verdad... *w* x'D buenop
    Nos vemos
    Sayonara n,n
     
  8.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Me gustó mucho el giro que le diste a esta historia, aun nos queda fic para rato (eso espero) xD

    Me pareció tierno ese momento RinXByakuya, saltando de un lado a otro en ese hermoso lugar, olvidandose por un momento de toda la tristeza que había pasado al ser odiada por Sesshomaru, la pobre estaba destrozada y como dijo Inuyasha es Rin la que debe cuidarse más.

    Me pregunto por que de pronto Rin sente tanta paz, me da la impresion de que algo en ese ambiente puede estar manipulandola (o tal vez estoy alucinando cosas xD) bueno si las cosas se ponen feas tengo la epseranza de que Sesshomaru (en medio de su furia) no la deje morir.

    ¿Ahora que pasara con las hermanas "puras"? tal parece que los problemas apenas empiezan, me ha gustado mucho este capitulo, gracias por avisarme ;) Nos vemos.
     
  9.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2715
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Gracias, muchisimas gracias a todo por comentar.
    bienvenido october a mi tonto fic, espero te siga gustando.

    gracias, Pan-chan, xXxNaruhHina, October.

    aqui les dejo este capitulo, espero les guste :o;)



    XVII
    Caperucita cazada.

    Aunque ahora no debería de salir, ni mucho menos arriesgarse a las manipulaciones de Naraku; necesitaba un poco de espacio para pensar y relajarse, así tuviera que escapársele a Inuyasha, ya que ahora estaba más que protector que nunca.

    ¾ Hola Kagome –saludó una cortés y engañosa voz.
    La reconoció e inmediatamente su mano se dirigió al cuchillo que tenía en su bolsillo.
    ¾ Tranquila, no vengó luchar –dijo sincero.
    Y por la misma extraña razón que Rin, le creyó; pero no soltó el cuchillo, ella no era Rin.
    ¾ ¿Qué quieres? –preguntó Kagome tratando de mantener la misma voz tranquila que la de él.
    Inuyasha no pierde el tiempo. Pensó Byakuya, aunque un hilo de amargura se escondía en el revés.
    ¾ Muchas gracias por tu ayuda –dijo mientras le sonreía, y después desapareció.

    ¿Pero que fue eso? Fue la pregunta que se hacía ella misma. Estaba confundida, pero sabía que no debía de confiarse, tal vez consiguió algo que ella no detecto.

    Y efectivamente eso “algo” lo encontró Byakuya; su olor.
    Para un vampiro es fácil detectar cualquier olor e identificarlo. Su misión solo era “oler a Kagome”; la chica tenía en su cuerpo el olor impregnado de Inuyasha en su cuerpo, y no solo por fuera, sino por dentro.

    Así que pudo deducir en un momento que ya no era virgen, y que, por las mismas razones, Inuyasha no era un pendejo.
    Ahora el único medio que le quedaba a Naraku virgen, era solo su pequeña hermana Rin, la pobre más desdichada.

    Que lastima.

    Construye tu casa con ladrillo y cemento, no valla ser que de pronto el lobo sople fuertemente y la destruya.


    Rin es fuerte.
    Retiene sus lágrimas y muerde su labio inferior para no dejarlas salir.

    Puede sobrevivir, su vida no gira entorno a un arrogante príncipe. Pero su vida no gira, esta unida al de él.

    Le duele, pero no llora. Si él es capaz de odiarla, golpearla y humillarla, ¿porque ella no puede al menos vivir sin llorar cada vez que lo recuerda? ¿Por qué al menos no puede intentar olvidarlo?


    Cuidado, el lobo se puede disfrazar de oveja, o puede enviar ovejas perdidas en su lugar.

    Lo pudo olvidar.
    Por una mañana, pero pudo.

    Eso es un avance; sonríe un poquito por su logro.
    Pero solo lo hace cuando esta Byakuya, y no puede estar con él todo su vida.

    Las comisuras de sus labios caen para abajo; menudo avance.

    Pero al menos puede estar todo el tiempo que quiera con el oji-azul, él le dijo que le agradaba, y para ella es suficiente.

    Al menos puede vivir con una gran y punzante astilla en su pecho.

    Encontró una rara esperanza.

    Ella puede.
    Mientras no venga otro golpe igual de duro y la destruya por completo.

    El lobo no es tonto, al meno no nuestro lobo. Ahí muchas formas de entrar en tu casa, destruirla y de paso raptarte, cuidado con las ventanas y los engañosos amigos.

    Sus brazos pálidos, gélidos y duros se encierran en el pecho de la chica, dejándola inmovilizada.

    Sus ojos se abren por completo y trata de liberarse, pero es inútil; nunca podría con su fuerza.

    ¾ Eres muy tonta –musitó aquella criatura con su voz venenosa en su oído- creíste que podías escapar de tu destino, estando junto a Byakuya.
    Hump. Lo soltó en su oído, como si lo que hubiera intentado Rin hubiera sido la más grande ridiculez.
    ¾ Él es un hijo fiel, hace todo lo que yo le digo –su voz se volvió un poco burlona, pero sin dejar de ser afilada- una marioneta –las palabras se metieron en su oído como un hilo de voz, haciéndola estremecer.

    Un olor repugnante comenzó a florecer en el lugar, recorriendo sus fosas nasales, mandándola poco a poco a dormir.
    Pero antes de que sus parpados no aguantaran más, lo pudo ver.

    Su mirada vacía y decidida, su rostro serio y carente de emoción. Él no era una marioneta, no para ella, era un idiota sin personalidad, eso si era lo que pensaba de él.

    La única y pequeña esperanza que había depositado en él, se convirtió en diminutas cenizas, aplastadas por la astucia y la realidad.

    Ya no podía aguantar más.
    Sus parpados por fin se cerraron, enviándola a dormir.

    Kagome se levantó sudorosa y asustada, soñó que Rin estaba a punto de morir, por un pequeño, malvado y hermoso niño en sus brazos.

    ¾ Byakuya no solo es mi hijo, nació para cumplir un deber –le dijo a la muchacha dormida- todos nacen para algo, y él también debe cumplirlo. Mi hijo será el desgraciado que pondrá mi futuro hijo en tu cuerpo, será el que me concederá a aquel prodigioso niño.

    Sonrió abiertamente, la desdichada mujer no sabía lo que se le avecinaba.

    ¾ No hay ninguna bebida mágica, ni ninguna poción asquerosa –le dijo serio, aunque ella no lo escuchaba- al modo tradicional, Rin –le dijo burlón, con una gran sonrisa.
    >>Espero lo disfrutes, como yo lo voy a hacer –terminó con su sonrisa sádica cubriendo su perfecto rostro pálido

    El lobo te va a comer, lenta y dolorosamente. Te va a llevar al infierno y al paraíso al mismo tiempo.
    Y no podrás resistirte a ambas.
    Sus parpados poco a poco comenzaron a levantarse, dejando entrar a sus ojos una luz cálida y tenue.

    No quería despertar, al menos no su cuerpo. Pero sabía que tenía que hacerlo, no sabía en donde estaba y porque la raptaron.

    Ella sabía; sabía que fue Naraku. Esa afilada y venenosa voz solo podría ser de ese ser maligno.

    La puerta se abrió, enviando un poco de aire gélido a su rostro.
    Abrió los ojos por completo y se sentó. Al mismo tiempo observó donde se encontraba.

    Se encontraba sentada en una alta y sencilla cama ceremonial, cubierta de suaves sabanas blancas y cobertor negro.

    Las almohadas eran realmente suavecitas, estaban rellenas de plumas.

    Las paredes eran un negro-violáceo, y cientos de pequeñas velas iluminaban el lugar, dándole calidez y regalando una agradable luz.

    A su lado había una pequeña mesa de noche, cubierta de unas pequeñas rosas rojas desmechadas.

    Miró al frente y vio a aquella marioneta sin vida.

    Estaba vacilante, y pensaba al entrar. Pero su mirada era decidida, como si ya supiera lo que iba a hacer.

    ¾ ¿Qué hago aquí? –preguntó con fiereza, buscando respuestas. Aun no se le había pasado el enojo que sentía hacía aquel ser.
    ¾ Cumpliendo tu destino –respondió otra voz.
    ¾ Naraku –murmuró Rin.
    ¾ Que lo disfrutes, Rin. Aunque no creo que lo hagas… –su voz calculadora y afilada resonó en su cabeza como palabras de burla.

    Byakuya, que hace un momento parecía una estatua en la puerta; se dirigió decidido hacía la joven cazadora.

    Como un depredador en caza de su presa.

    Se subió a la cama de un salto y se acercó bastante a la joven; la susodicha lo miró con ojos de plato.

    Le arrancó de un manotazo el vestido blanco, dejándola sola en ropa interior.

    ¾ ¡¿Qué crees que haces?! –preguntó horrorizada Rin.
    ¾ Cumpliendo tu destino –respondió otra voz en el vacío.
    ¾ ¿Qué…? –la pregunta se deformo al sentir una mano gélida y suave cerca a su intimidad.

    Inmediatamente comprendió todo, sabiendo lo que iba a suceder a continuación, con el miedo en su rostro, comenzó a moverse violentamente, lanzando patadas y puños por doquier, como un pez fuera del agua.

    ¾ Quédate quieta Rin, no me hagas amarrarte –pidió con fiereza, pero se alcanzaba escuchar la amargura y el dolor.
    ¾ No… ¡No! –respondió ella. ¿Cómo quería que se quedara quieta si estaban a punto de violarla?
    ¾ ¡Que te quedes quieta! –le gritó él, con sus ojos inyectados en sangre. Era la primera vez que lo veía sacado de sus casillas, pero la situación lo ameritaba.

    Ambos estaban luchando, con diferentes fines, pero con un solo propósito.

    Le arrancó la ropa interior salvajemente y escondió su rostro en el cuello de la chica, mientras le susurraba un desesperado y arrepentido lo siento.

    Con dificultad entró en el cuerpo de la chica, apretándola contra su cuerpo para tratar de calmarla.

    Y los gritos salían fuertemente de su garganta, desgarradores y dolorosos, que descomponían a cualquiera.

    Pero que era música para Naraku.

    Le dolía, mucho, demasiado.
    Como miles de cuchillos que la atravesaban, marcándola para siempre, lastimándola hasta más no poder.

    Se sentía en el más profundo infierno, con el fuego quemándola viva.

    Sus uñas se clavaban fuertemente en la cama, mientras sentía como la intensidad aumentaba, y el dolor poco a poco se calmaba.

    Pero el horror y el asco no.

    Y no pensada con claridad, porque su mente estaba hecho un torbellino de emociones y emociones, como flash back que pasaban velozmente, experimentado cada una de ella, sintiéndolas.

    Y del infierno, pasó al paraíso… igual de asqueroso.

    Luchaba. Luchaba fuertemente.
    Pero esta vez no era contra el dolor, no contra él. Esta vez era contra el placer que recorría cada una de sus venas y piel, que le llevaba a lanzar gemidos del mismo.
    Pero se quedaban atascados en su garganta, porque ella cerraba fuertemente su boca, mordiéndose sus labios violentamente, sangrando.

    Se odiaba.
    Porque no se creía que lo estaba disfrutando. Sentía asco de igual manera, pero ahora se perdía momentáneamente.
    Se sentía perdida en medio de emociones completamente distintas, se sentía dividida.

    Él; que parecía una maquina a vapor, se sentía igual.
    Con la diferencia de que había dos monstruos poderosos que trataban de comérselo.

    La indiferencia, y el hambre.
    Aquel primer monstruo que le otorgó Naraku al borrarle la memoria, aquel que lo llevaba a ser una vacía marioneta, un fiel hijo.
    Aquel que lo llevaba a no importarle los gritos que antes gritaba la pequeña hermana.

    Y el hambre.
    El hambre del placer, el hambre de rebasar los limites, el hambre de comérsela en todos los sentidos.

    Y luchaba para no comérsele la boca que se derretía en pequeños hilos de deliciosa sangre, que su instinto le pedía a gritos.
    Y luchaba para no disfrutarlo; pero que poco a poco lo hacía.

    Y la pequeña, pero no menos importante parte, que lo hacía sentir un miserable. Era aquel que le recordaba que estaba violando a aquella jovencita que mucho tiempo antes era como su hermana.
    Era la pequeña parte que le recordaba que la estaba destruyendo, convirtiéndola en minúsculas cenizas que se perdían en un océano infinito de dolor y odio.

    Algo frío y líquido se escurrió dentro de ella, entrando rápidamente en su cuerpo, tatuándole un destino cruel y sin salvación.
    Y cuando escucho los pequeños jadeos en su oído, supo que se había terminado todo, pero que algo mucho más poderoso había empezado a comenzar...
    A crecer dentro de ella.

    Se levantó lentamente y se puso de nuevo sus vestiduras, mientras se dirigía a la puerta, a salir de de ese infernal paraíso.

    ¾ Espero…espero que disfrutes –comenzó a hablarle entre susurros entrecortados- de la miserable existencia…que vas a tener –le dijo con un poco de dolor.
    ¾ Lo mismo para ti –le respondió él de espaldas.

    Al fin y al cabo, él es un monstruo, un vil vampiro.


    ____
    ¿Que tal? ¿Ooc al extremo?
     
  10.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO ToT no puedo creer que hayas violado a Rin!! (bueno tu no) pero igualmente como te atrevisteeeeeee?????????

    Que mal, por un momento pense "Sesshomaru la salvará" pero ese momento nunca llegó! que cruel, la pobre Rin sufrió mucho y ahora espera un hijo de "Naraku" o mejor dicho Byakuya (ashh ya no se ni lo que digo)

    ¿Qué sucederá ahora con Rin? hay tantas cosas que necesito aclarar, por fortuna me dijiste que queda fic para rato asi que me tranquilizare un poco ;) gracias por avisarme de este capitulo.

    Pd: Kagome es una picaronaaaa xD
     
  11.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    ohh gracias por la bienvenida y para nada es un fic tonto.
    vale, así que Naraku cumplió su cometido, uff esto me dejó helada, no sé esperaba que no se le cumpliera, pero estoy segura de que no saldrá limpio de esta.
    una vez más me has dejado bastante complacida con el capi,por que aunque fue un poco triste (y doloroso, sentimentalmente) tanbien ha tenido su parte buena, Kagome y Inuyasha en cierto modo sellaron su amor.

    espero la contii
    besos
     
  12.  
    xXxNaRuHiNa

    xXxNaRuHiNa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Ohayo!! ya ahora...
    NOOOOOOOOO NOOOOOOOOOO Y NOOOOOOOOOO no lo puedo aceptar y ¡no lo acepto! T_______________T snif, snif Rin fue...fue... ¡violada! T.T lo odio, lo odio, lo odio!! >_< maldito Byakuya que aunque lo hizo con dolor... ¡igual lo hizo! y mas maldito Naraku T_T pobre Rin, ToT ahora tendra un hijo pero por ser violada... ._. que asco u,u y sabes q fue lo peor!!! q yo pense que podrria salvarla alguien ¡aunque sea alguien! T-T mi ezperanza se esfumo de una .____.

    Dios!! noo puedo creer que Kagome ya halla... ._. y con Inuyasha!! o.O valla eso no me lo esperaba snif, snif ahora Rin ya no es "pura" (por asi decirlo) y Kagome ni el (ahora cruel) de Seshomaru la pudieron salvar T-T
    Espero puedas poner conti pronto!!
    Gracias por avisarme
    Sayonara!!! n,n
     
  13.  
    princess

    princess Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    20 Enero 2008
    Mensajes:
    91
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    O.O O.O O.O O.O Shock ! Estoy En Shock! Alguien q me despierte Porfa ? Q creo q me acabo de morir en vida ! Noooooooooooooooooooooooooooooooooooo! Como le hicistes eso a Rin Como Como ? Bueh tecnicamente ps tu no pero me entiendes no ? Como pudistes dejar q la violarar yo estaba como Pan-Chan pense "De seguro aparece Sesshomaru pero luego me di cuenta de q noooooo ! Yo si sospechaba q Kagome y Rin eran esas niñas Y ahmm Inuyasha nu se si felicitarte por salvar a Kagome en cierta Forma.. O llamarte pervertido...! Asi q lo dejo Asi tenia tiempooo q no leia tu historia me impresiono como Sesshomaru Trato a Rin porq no pudo ser como Inuyasha eh ? Mas comprensivo sabe q la necesita pero deja q se entere de lo q paso De seguro va votar Humos diga lo q diga le importa lo q pase con ella Jum ! veremos q ocurre en esta historia Bueh Besos!
     
  14.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2460
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Gracias, miles de gracias a todos por comentar, ya saben cuanto me alegran.

    Gracias a Pan-chan, a October, a Princess, a xXxNaruHina, gracias y mil gracias.

    espero poder responderles personalmente a cada uno sus posts en el proximo capi.

    aunque bueno, si el capitulo pasado les sorprendio, lo que se viene màs adelante les va a soprender màs :eek::P.



    XVIII Capitulo.

    Verdades Inevitables.

    No hay solución para algo que no tiene salvación.
    Es inevitable.


    ¾ Lo lamento mucho Kagome –dijo Miroku compartiendo su dolor. Él, que había estado apartándose de la temible guerra que se venía en camino, no pudo evitar contarle a Kagome lo que le sucedió a Rin.

    Kagome era una parte importante en la vida de Inuyasha, y el susodicho era casi como su hermano, así que ella y todo lo que la rodeara también le afectaba a él.
    Los rumores vuelan, sobretodo de esa extraña y falsa mansión de los Kumo, que ya cada día morían más y más vampiros.

    Sabía lo que estaba sucediendo, y ahora lo único que les quedaba era ir por Rin.
    Pero nada les garantizaban salir salvados de esa.

    ¾ Iremos por ella –dijo firme Inuyasha. No iba a permitir que esa bella niña quedara destruida; y tampoco iba a esperar a Sesshoumaru, era un caso perdido.
    ¾ ¿Dónde podemos encontrarla? –preguntó Kagome con la voz baja y perdida.
    ¾ En la mansión No. –dijo Miroku mientras se encimaba en sus pensamientos- Naraku ya debe de saber que vamos por ella.
    ¾ Se va a esconder como la rata de alcantarilla que es –agregó el peli-plateado.
    ¾ Rin…-susurró la peli-lisa.

    Lo siento Rin.

    Abrió los ojos lentamente, mientras pasaba sus manos por sus parpados, en un intento de despertarse.

    Después de la horrible y contrariada pesadilla que sufrió antes, cayó en un profundo sueño, por un impregnable y repugnante olor que se había colado en su interior, mandándola de nuevo a dormir.

    Recordó todo.

    Cuando se quedó dormida, paso como si hubieran soltado miles de cadenas en su cabeza, rompiéndolas, liberando una caja enorme con una vida oculta.
    Y lo recordó todo.

    No pudo evitar llorar en sueños, no pudo evitar que el dolor la traspasara y la siguiera a todas partes, aplastándola.

    Byakuya.

    Le dolió mucho, y todavía le duele.
    Lo quiso en el pasado, y ahora con sus recuerdos liberados, todos los sentimientos que sentía antes se apoderaron de su cuerpo.

    Lo quiere, pero no de la misma manera.
    Es como si estuviera revuelto con el asco.

    Con la decepción.

    Tiene miedo, mucho.
    Ya no puede ni siquiera dormir sin que ese cruel ser la siga, no puede escapar de una realidad que esta cumpliendo.

    Porque lo sabe todo, porque él se lo escupió es sus sueños, con palabras crueles y sin remedio.
    El hijo, que son unas puras, todo.

    Se toca inmediatamente su estomago, consciente de lo que esta sucediendo.
    Su rostro se deforma en una cara de dolor y rendición.

    Un jadeo sale de su boca y cae sentada en el suelo.
    Abraza sus piernas y posa su barbilla en sus rodillas.

    ¿Cuándo su vida cambió tan brutalmente? ¿Desde cuando se volvió un infierno?
    ¿Por qué todo tiene que ser así?


    Sus ojos están secos de tanto llorar, y no tampoco lo quiere hacer; pero desearía poder descargar toda esta frustración y dolor que su alma carga todos los días.

    ¿Por qué Dios la hace sufrir de esa manera?

    Un ahogado gritó sale de su boca, mientras intenta encontrar esperanzada las respuestas a sus preguntas, pero solo quedan volando en el aire, sin nadie que les preste atención.

    Su mente se dirige al niño que crece adentro. Sabe que todo es por ese deseado niño, sabe que todo es por él.

    Quisiera detestarlo, pero le es imposible, su corazón no puede odiar un niño indefenso, no puede odiar algo; que a pesar de ser fruto de una violación y de un vampiro manipulado (y de ella misma) no lo puede hacer.

    Es imposible.

    Creé que tal vez todo se terminaría cuando lo tenga.
    Eso espera.


    Y también sabe que no tendrá que esperar mucho, pues dentro de unas pocas semanas, ese niño saldrá de su vientre, volviendo todo cada vez más complicado.

    Solo ruega que todo se acabe.
    No puede más.

    No aguanta más, su débil vida se esta desapareciendo, volando en un vacío negro sin salvación, enviándola cada vez más a ese agujero negro que absorbe su vida sin ninguna compasión, rompiendo cada vez su cuerpo y alma, volviéndola unas cenizas de dolor.

    La extrañas ¿cierto?
    Es un sentimiento horrible y agridulce que te come el pecho, convirtiéndote en un ser débil; como los inútiles humanos.


    ¾ Hay algo mucho más poderoso que cualquier cosa en la tierra, es algo que todos tenemos Sesshoumaru –le dijo con esa voz tan profunda y llena de experiencia suya.
    ¾ ¿Qué cosa? –preguntó el peli-plateado. Él esperaba alguna poderosa espada o alguna magia oscura.
    ¾ Amor –una simple palabra fue la que hizo que un ceño de incredulidad apareciera en la frente perfecta del hijo mayor.
    ¾ Eso es inútil. Es lo que hace que los humanos mueran como cucarachas, los vuelve inservibles y blandos. No sirve para nada –contraatacó con lo que pensaba y sentía de aquel sentimiento.

    Su padre; que en todo momento nunca perdía la calma, lo miró y sus ojos brillaron con una extraña luz; ¿lastima? Tal vez.

    ¾ Es como una moneda de doble cara –dijo ignorando el comentario de su hijo. Una extraña y dorada moneda jugueteó en sus dedos duros y fríos- te puede volver demasiado poderoso, sacando una magia que todos tienen por dentro, explotándolo. Te hace dar tu vida por otra persona, sin importar tu propia existencia, solo por ella… –dijo y su tono de voz nunca cambió, pero pareció viajar en el tiempo- o te puede destruir, enviándote a un hueco profundo de dolor y rencor…hay que saber manejarla –terminó y su mirada se perdió en el vacío.
    ¾ ¿Amor? Que tontería –dijo y se retiró de la estancia. Lo hizo perder el tiempo.
    ¾ Algún día lo entenderás, Sesshoumaru…-el susurro voló por los aires, y se estancó en las estrellas brillantes del cielo.


    Todavía recordaba esa charla, fue mucho antes de que su padre desapareciera. Él pensó que era importante, pero solo hizo que su odio por los inútiles sentimientos humanos aumentara, al saber que su padre los defendía con tanto fervor.

    Pero ahora, no sabía que hacer o pensar.
    Porque experimentaba una de las cosas que dijo su padre.

    (…) Te puede enviar a un hueco profundo de dolor y rencor (…)

    Eso sentía, exactamente eso.
    Es como un enorme agujero que lo absorbe, alimentándose del rencor y odio que sentía, haciéndolo sentir de una manera tan increíblemente horrible.

    Es algo que le come el pecho, como miles de astillas que se clavan molestándolo, dándole ganas de arrancarse el pecho de una vez.
    Porque todas duelen y molestan.

    Lo experimento antes; con Kagura, pero eso no se podía comparar con lo que siente en estos momentos, es algo que le grita en su mente todas las noches frías, despertándolo en el alba, desesperándolo en el atardecer.

    Es algo que nunca para.
    Sea lo que sea lo esta matando.

    ¿Consciencia? Tal vez.
    ¿Dolor? Lo más seguro.
    ¿Ella? Eso es. Aunque igual se niega a aceptar que lo que lo esta torturando sea aquella pequeña y dulce jovencita…
    Aquella traicionera y falsa cazadora.

    Su mirada se afila y refulge en rencor.
    Duele, duele y mucho.
    De todas las maneras, duele de una forma dura y afilada, como un cuchillo. Duele, duele de una forma acida y caliente, como un peligroso veneno.



    Sabe lo que le sucedió y lo que le va a suceder.
    No es ajeno a su destino, no es indiferente a lo que planea Naraku.

    Pero no le importa.
    No le debe importar.

    Porque aquella mujer no es importante, nunca significó nada. Entonces ¿Porque su corazón se revuelca tan violentamente, como si quisiera contradecir? ¿Porque de todos modos su mente se aclara cuando se trata de ella?

    Entonces ¿Por qué siente la urgente necesidad de ir y rescatarla?

    Se pasa la mano por larga cabellera y sigue cavilando.

    No se entiende.
    La esta pasando mal, horrible.

    Pero sabe que no es complicado, quisiera por todos los cielos saber como es que su padre y el idiota de Inuyasha lo manejan, quisiera saber cual es el grande secreto.

    Sigue tus instintos, es fácil, lo que sientas, lo que te indica tu corazón, solo déjate llevar…sigue a tu corazón, es bueno de vez en cuando….

    Todo lo que ha escuchado durante toda su vida, se agolpea en su mente, dándole pistas para lo que debe hacer. Pero es tan complicado, es difícil hacerlo, como encontrar el camino hacía la salida en medio de un laberinto…

    Sigue a tu corazón, Sesshoumaru.

    Si no lo haces, lo más probable es que termines destruyéndote.

    Sabe lo que tiene que hacer, el problema es…que lo quiera siguir.

    El orgullo en su mayoría es simplemente inútil, si no sigues el camino correcto, te convertirás en lo que más odias…


    Un inútil e inferior humano…
    Aplastado como una asquerosa cucaracha.


    La música suena nostálgica y vacía, flotando en el denso aire del lugar, ausentándola más.

    Sus brazos fríos y duros hacen de cadenas, que la amarran, poniendo su piel como un erizo…
    Y aunque ella, débil y cansada; descansa en su hombro, intenta escapársele o quitárselo de encima; pero él no tiene intención de hacerlo.

    Y sigue sentado, recostado en aquella oscura esquina, con el cuerpo deseado y débil de aquella futura madre recostado en su cuerpo, asqueada y desdichada.

    No la suelta.
    Porque lo disfruta.

    ¾ No te preocupes Rin, no le tengas miedo a la soledad –le susurró con su venenosa voz en su oído- porque nunca te dejare –le murmuró con un hilo de voz, poniéndole sus vellos de punta, erizándola.

    Y la desdichada rosa sigue esperando que la lluvia fría y vital caiga en sus secos pétalos, reviviéndola de la amarga muerte, de la maldad; que la sigue a cada lado, con su maliciosa y cruel sonrisa, asustándola en las noches sin luna, torturándola en los días vacíos y extremadamente largos…


    ______-
    ¿Que les pareciò? ¿Ooc?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    princess

    princess Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    20 Enero 2008
    Mensajes:
    91
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hazlo Sesshomaru...Sigue a tu Corazon BuuUuUu! Voz tenebrosa * jejeje Esq Sesshomaru la piensa mucho debe acutar o si no la pobre Rin..Ayyyyyy no Porq le pasa esto a Rin eh ? estas siendo cruel Sessxrin! Como la haces sufrir y el papa de Sessho y Inuyasha Desaparecio O Murio O.O ! ? Uhmm.. q intriga Pobre Kagome yo tambien estaria asi si ami hermana le pasara eso estaria en Shock ! Ojala todo mejore Y esas palabras asquerosas q le dicen a Rin Ahh Deos q asco Q venga Sesshomaru Pleaseee ! bueh Besos !
     
  16.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Simplemente maravilloso ;) me gusta como describes la tristeza de Kagome al saber que su hermana Rin ha sido violada y maltratada, la amargura e impotencia de Rin al no poder odiar a esa criatura inocente que está formandose en su vientre, producto de la violación. por otra parte las dudas de Sesshomaru supiste manejarlas bastante bien, sin llegar a alterar su fría personalidad.

    Personalmente me gustó. Esa conversación con su padre me parece bastante creíble, es algo que sin duda alguna hubiesemos podido ver en el anime.

    Gracias por avisarme ^^ un capitulo de 10, no te tardes mucho ok?? chaito!
     
  17.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    este capitulo me encantó, finalmente Sesshomaru reflecciona sobre lo que siente y al parecer no va a adejarla sola.
    una guerra se aproxima, eso es lo que mas intrigada me tiene ¿que pasará??

    sigues con esa preciosa lírica que tanto gusta.
    eres muy rápida poniendo las contiss, gracias por avisar.
    hasta la próxima
    besos
    te cuidas
     
  18.  
    xXxNaRuHiNa

    xXxNaRuHiNa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Ohayo!! *-*
    ohhh me encanto es horrible la impotencia que siente Kagome al saber que Rin ha sido... violada ._. y no poder ayudarla y el maldito Naraku de aseguro ya la tiene escondida T-T ¡¡vamos Seshomaru!! que el siga su corazon una vez en la vida ToT no tiene que pesar en las cosas solo debe actuar y rescatarla joder! (ok perdon por la palabra x'D) buenop esperemos la salve... y rapido ¬¬
    Buenop nos vemos!!!
    Sayonara
    espero no tardes mucho *-*
     
  19.  
    xXxHinata

    xXxHinata Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Septiembre 2009
    Mensajes:
    202
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Ola! Hace tiempo que no me pasaba por aqui ToT de lo que me he perdido! O_O
    Primero que todoo!!!

    Naraulu gran hijo de.. %$·$$%·&"·$ vete a &%$$·%&% >_< Me provoca matarlo agarrar una sierra y cortarlo a la mitad!! igual a Byakuya! aunque no tiene toda la culpa, no toda pero si tiene parte xD

    o_O Kagome y Rin las hijas puras :D hay que fino! xD
    Hmp, sabia que ellas eran especiales n_n

    Maldito Naraku ToT Rin tendra un hijo por su culpa!! *Tapando boca para no dcer grosrias en vida real* xD
    Sesshomaru! si sabes lo que paso deberias salvarla en serio ¬¬

    Bueno me despido! :D
    Estuvo super mega fantastico ^^ :rosa:

    Adios! :D
     
  20.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    3037
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Princess: Si, debe de ser horrible. El padre de Sesshoumaru e Inuyasha no esta muerto, solo desaparecido, màs adelante aparcera. Gracias, gracias por comentar.

    Pan-chan: Si, trate de hacer los pensamientos de Sesshoumaru lo mas èl, que no cayera la curseria extrema. Gracias, gracias querida por pasarte y comentar.

    october: Mmm, no te voy a decri, pero van a ver escenas que los van a dejar O.O xD, en serio, ansio con muchas ganas publicar los proximos capitulos. Gracias, gracias por comentar.

    xXxNaRuHina: Tranquila, daba mucha rabia al saber que Sesshoumaru es tan estupido xD, el orgullo es una parte muy importante de èl, y no lo puede dejar de lado tan facilmente. Gracias, gracias por comentar.

    xXxHinata: Gracias, gracias por comentar, y si, lo màs probable es salve, pero quien sabe:rolleyes:.

    Gracias, gracias a todas por comentar, ya saben cuanto me ayudan.

    Ahora si el capi....


    XIX Capitulo.
    Fiesta.

    Los días pasaban lentos y estancados, alargándose más de lo debido, aumentando su desesperación, que les comía la cabeza con hambre.

    Seguían buscando, debajo de cada piedra, de cada árbol, intentando encontrar el rastro de Naraku por algún lado.

    Y así fue como terminaron en la ladera de una montaña, buscando en todos los rincones posibles existentes y por existir.

    Algo tronó fuertemente en su interior, como varios redobles en sincronía, enviando ondas de reconocimiento, de ayuda.

    Y como si fuera un loca, comenzó a correr por la ladera, tocando y buscando por todas partes, intentando descubrir su origen.

    ¾ ¿Qué pasa Kagome? –preguntó preocupado el peli-plateado al verla arrancar de ese modo.
    Pero esta no contestó, todavía se encontraba encimada buscando alguna pista…
    ¾ ¡Di algo! ¡Rayos! –gritó desesperado por el silencio repentino de la peli-lisa.
    ¾ Allí arriba, Inuyasha –señaló la cazadora arriba en una de las mesetas de la montaña, exactamente una cueva- hay algo extraño…-susurró.
    ¾ Vamos –animó y puso en su espalda a Kagome.

    Comenzaron a subir rápidamente, saltando de piedra en piedra, hasta que lograron llegar completamente al lugar indicado.

    La chica se bajó con ayuda, y caminó lentamente hasta la cueva.

    Pero cuando Miroku e Inuyasha intentaron entrar, no pudieron. Una pequeña, pero molesta corriente eléctrica les trancaba la entrada.

    Pero la peli-lisa ni siquiera se dio cuenta, paso su mano y su pie y no sintió nada, era como si solo ella pudiera entrar.

    Y quería hacerlo.
    Cada vez más la curiosidad y la desesperación se la comían.

    ¾ Espera Kagome –llamó Inuyasha al verla entrar sola.
    ¾ ¿Qué pasa Inuyasha? –le preguntó la susodicha al voltearse.
    ¾ No quiero que entres sola, encontraremos otra manera de entrar…-buscó y buscó alguna excusa.
    ¾ Si señorita, lo más probable es que sea una trampa de Naraku –añadió Miroku.
    ¾ No me va a pasar nada, se los prometo –le sonrió amablemente y entró; ignorando los gritos de Inuyasha, que maldecía a todo pulmón.

    Y hueco enorme quedó hecho en la pared de piedra, por el puño estampado del peli-plateado.

    ¾ ¡Maldición! –gritó el vampiro, escuchando de nuevo como su grito se devolvía como un rabioso eco.


    Sus manos encerraron la baranda cilíndrica, mientras ella abría los ojos sorprendidos por lo que veía y sentía. No entró a ninguna simple cueva, en esos momentos se encontraba en un balcón, aferrada a el.

    Y desde allí podía ver todo desde una perspectiva más ¿pequeña?
    Hump. Era extraño.

    Las paredes eran gigantes, altas y de un color crema pálido. Llegaban hasta el techo, que se inclinaba hacía arriba.
    De ella colgaban majestuosas y cristalinas “arañas” que iluminaban el lugar.
    Y enormes, largas y cuadradas ventanas cristalinas, que ocupaban casi toda la pared, se alzaban en cada pared, entrando más luz de la noche oscura.
    Abajo, las baldosas eran pálidas, brillantes y lisas.

    Cientos de mesas ocupaban un lugar en el suelo, separadas al azar, pero organizadas muy cuidadosamente.

    Y las personas danzaban, como una coreografía muy bien aprendida, ninguno se equivocaba o se quedaba atrás.

    Parecía que celebraban algo, o lo más probable es que era una fiesta. Todos llevaban vestidos extravagantes y usaban mascaras.
    Y todos, por lo menos ella intuía, todos eran vampiros.

    Pudo verlo.
    Pudo verla. Su corazón palpito rápidamente.

    Bajó cuidadosamente por las escaleras a su lado, y trató de caminar entre la multitud sin que la descubrieran.

    ¾ Que grata sorpresa, Kagome –por el tono de voz, era todo menos grata.
    Y como si fuera una niña que acababa de hacer una travesura, todos se voltearon a verla, haciéndola el centro de atención, dejando un espacio en blanco entre él y ella.
    ¾ Naraku…-susurró Kagome.
    Él sonrió con esa sonrisa suya maliciosa en repuesta.

    Pero no le puso mucho atención cuando la vio, estaba…no podía describirla, parecía no tener vida, parecía muerta.

    Sus ojos estaban vacíos, opacos, sin ese brillo tan característico suyo.
    Su piel era más pálida de lo usual, y sus labios partidos.

    Tenía un vestido rojo sangre, ligero, suelto que le llegaba hasta los tobillos.

    Un jadeo salió de su boca, e ignorando a todos, atravesó el espacio que las separaba y la abrazó fuertemente.

    Al principio no pareció reaccionar, pero después la oyó pronunciar débilmente su nombre, reconociéndola.
    Sus ojos se abrieron más de lo usual, mientras que la sorpresa, el miedo y la felicidad la invadían.
    Todo al mismo tiempo.

    Temblaba ligeramente, todo su cuerpo pareció hacerlo en los brazos de Kagome, era como una pobre niña que la había abandonado en medio de la intemperie, en medio de la lluvia gélida y punzante.

    Se aferraba fuertemente a su hermana mayor, no la quería soltar.

    ¾ Si ya terminaron su patética reunión…-dijo Naraku cruel y maldadoso, pero sin dejar esa tranquilidad que exasperaba a todos. Le ofreció, después, sus manos a Kagome para que bailaran.

    La peli-negra azulina cerró los ojos levemente; no iba a perder la calma. En cambio Rin lo fulminó con la mirada.

    Se alejó de Rin y poso sus manos lentamente en las manos de Naraku, pero él las cogió fuertemente, atrayéndola a su pecho con brusquedad.

    ¾ Devuélveme a mi hermana –dijo entre dientes Kagome con fiereza, pero con el dolor en sus ojos.
    ¾ No. Rin se tiene que quedar con nosotros un poco más –le dijo tranquilamente, disfrutando cada reacción.
    ¾ No vamos a dejar que cumplas tus planes, Naraku –amenazó la peli-negra.
    Por un momento, una milésima de momento, sus huecos negros se tensaron, y la rabia fluyó, solo por un momento.
    Pero sus manos apretaron más las manos de Kagome, lastimándola levemente.
    ¾ Es tarde para eso, Kagome. –dijo y después le dio la vuelta a la susodicha, para después posar su boca en la oreja de Kagome- si quieres puedes mirar el vientre de la pequeña Rin…-le susurró con maldad pura.

    Ella, que desconfiaba al principio, decidió mirar a hurtadillas. Y efectivamente un gran bulto se alcanzaba a sobresalir de su antes plano estomago; el vestido disimulaba el embarazo apresurado.
    ¾ Te invitare cuando nazca mi nieto –le dijo burlón.
    ¾ ¿Nieto? –repitió incrédula.
    ¾ Técnicamente, es el hijo de Byakuya –le dijo, mientras volvía a darle la vuelta, y ella aprovechó para mirarlo. Aquel ser tenía una pequeña sonrisa en su boca roja, parecía que escuchaba todo- Lo disfrutó bastante, casi como yo…hasta la misma Rin lo disfrutó…ser violada debe ser de lo más placentero…-le escupió las palabras con veneno puro, con maldad y malicia.

    Ahora fue ella quien le apretó la mano, le dolía que su hermana haya pasado por todo eso.
    Le dio una última vuelta y la apretó contra su cuerpo, dejándolo atrás de ella.

    ¾ Vete Kagome, de pronto te pasa lo mismo que experimento Rin…-dijo y pasó su mano por en medio del pecho de la susodicha- solo que esta vez será más lento y placentero… –su venenosa voz resonó en la cabeza de Kagome, a sabiendas que no mentía. Cuando sintió su fría mano debajo de su falda, inmediatamente su cuerpo se tensó, y comenzó a hiperventilar, mientras sacaba de inmediato la mano intrusa; el asco le estaba recorriendo todo el cuerpo.

    Él la soltó y la empujó como si quemara, para después observarla como salía en busca de Rin y le susurraba algo.
    ¾ No te pasara nada Rin, te rescatare…-le prometió, mientras la abrazaba una vez más, para después salir inmediatamente de tan peligroso lugar.

    Pobre, pobre Kagome…no sabes con quien se esta metiendo. Más le vale cuidarse la espalda, porque el lobo la puede atrapar…

    Salió de la aparente cueva y puedo ver como Inuyasha y Miroku no se habían movido del lugar.
    Excepto que el peli-plateado se movía por todas partes inquieto y ansioso; pero cuando la vio, Kagome pudo jurar que él suspiró de alivio.

    Sonrió un poco, en verdad estaba preocupado.
    ¾ ¿Se encuentra bien, Kagome? –preguntó Miroku interesado por la salud mental de ella.
    ¾ ¿Te hizo algún daño? –preguntó de la misma manera Inuyasha.
    Ella les sonrió, influyéndoles tranquilidad.
    ¾ No me hizo nada –le dijo tranquila, pero el recuerdo de ese ser tocando su cuerpo la hizo temblar ligeramente.
    ¾ ¿Encontraste a Rin? –le preguntó el oji-violáceo.
    ¾ Si. Parece que Naraku la va a tener escondida durante un buen tiempo…pero al parecer no lo va a hacer cuando Rin de a luz…-les dijo recordando lo que el mimo Naraku le habló.
    ¾ Entonces actuaremos rápido… -dijo el peli-plateado.
    ¾ Lo aniquilaremos a él y rescataremos a Rin cuando nazca el niño –terminó Miroku.
    ¾ Si…toca esperar –susurró Kagome, pero la sola idea la desesperaba.

    Inuyasha asintió, comprendiendo su dolor.
    La levantó y la puso en su espalda, pero antes de irse, se detuvo, y olfateó un poco, y tan pronto como reconoció el olor, su cuerpo se tensó y sus ojos se afilaron.
    La bajo rápidamente y la cogió con brusquedad del brazo, más de lo que quería. La encaró y sus ojos refulgieron en rabia.

    ¾ ¿Por qué tienes el asqueroso olor de Naraku impregnado en tu cuerpo? –le preguntó con rabia y esperando rápido una respuesta.
    La chica bajó un poco la mirada, pero después lo encaró.
    ¾ Me obligó a bailar con él –le dijo la verdad, pero le ahorró lo otro.
    El vampiro quedó insatisfecho.
    ¾ ¿Eso es todo? –preguntó desconfiado
    ¾ Eso es todo –zanjó ella.
    El peli-plateado la soltó del agarre y la subió de mala manera a su espalda, y eso lo pudo notar ella.
    ¾ Si no puedes tranquilizarte y soportar por un momento el olor, me iré con Miroku –le dijo Kagome, que quería ahorrarse la pelea.

    Él chico la miró, y el dolor brilló en sus ojos. Volteó su mirada al frente y se fue sin decirle nada.
    Ella bajó su mirada con tristeza. Él tenía que aprender a confiar en ella, o al menos a dejar de ser tan desconfiado.
    ¾ Se le pasara, Kagome –le dijo Miroku, mientras la subía a su espalda- el tema de Naraku es una llaga muy delicada de Inuyasha –le animó el oji-violáceo.
    ¾ Inuyasha…

    El corazón es una carga pesada de llevar, es como un motor viviente y potente; pero es frágil, tan delicado como una pluma…el dolor se presenta en distintas formas, buscando la más dolorosa forma de acabarlo, derritiendo su coraza, apretando fuertemente el pecho hasta romperlo, atravesándolo como espinas…

    Las estrellas brillaban, bailando como polvo en el aire, formando danzas y formas mágicas, iluminando el espacio como faroles gigantes y únicos.

    ¾ ¿No confías en mi, Inuyasha? –le preguntó al susodicho, que se encontraba observando el exterior.
    ¾ Si Kagome –le dijo cuando se volteó a verla.
    ¾ ¿Entonces…?
    ¾ No confió en Naraku
    ¾ Te aseguró que no me hizo nada –le dijo y se acercó más a él.

    La miró y después hizo algo que sorprendió a la oji-chocolate; La abrazó.
    La abrazó con una enorme necesidad, la abrazó con desesperación.
    No quería que le pasara nada, ella es su corazón.

    Ella le correspondió y recostó su cabeza en su pecho.
    ¾ Me da miedo que te pase algo –se sinceró el peli-plateado, aunque le dijo en un susurró; Inuyasha era como un niño al decir sus sentimientos, se sentía muy incomodo.
    ¾ No me va a pasar nada –le aseguró ella.
    Y siguió abrazándola, nunca la soltaba, porque la necesitaba, como la rosa necesita el sol, como él la necesita…


    Su vida es ella, su existencia gira en torno a ella, si le llega a pasar algo, su existencia no tendría sentido, se desmoronaría como fichas de dominó.
    Se secaría como flor sin agua.



    _______
    ¿Que tal? ¿Ooc?
    Les voy a decir algo, no se los queria decir, pero me toca hacerlo...etse fic ya casi se acaba, faltan unos dos o tres capitulos, depende de que tan largo lo haga.

    De pronto, me equivoque, pero si, ya se va a acbar.

    Gracias, miles de gracias por pasarse y comentar.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso