Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por sessxrin, 17 Septiembre 2009.

Cargando...
  1.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    A todos nos fallan algunas cosas, no es muy comun que alguien no se equivoque (me incluyo) pero a comparacion a tu Fic a algunos que handan por ahi vas muy bien en la narracion de tu historia; me gusto mucho la parte donde sale Sesshomaru (casi nunca lo menciono en mis post XD)
    Muchas suerte se nota que tu Fic a progresado no solo en la trama si no en tu redaccion !!muchas felicidades!!
    Sayonara
    :risa:
     
  2.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    3013
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    IX capitulo

    Retazos de futuro.

    Blanco.

    Era todo lo que sus ojos veían.
    A su derecha, blanco, a su izquierda, blanco, dirigió su vista al suelo, blanco. Eran como unas paredes lisas y relucientes blancas. Miro arriba, para ver si también era blanco, si, pero no parecían muros, eran como nubes suaves y rellenas que se reunían arriba, dejando la vista de un solo color, blanco.

    Su subconsciente le dijo que estaba soñando, si este no le hubiere dicho, creería que era de verdad, porque era muy realista, tal vez, ella misma se trataría de loca.

    Sus pies se movieron automáticamente, como si estuviera programada, como si fuera un robot. Siguiendo la caminata de sus pies, llego a divisar al fondo, una línea fina de color azul cielo.

    Siguió caminado, sin poder evitar la caminata; cuando se dio cuenta que la línea azul era el comienzo de cielo, las nubes se habían disipado, separándose un poco, dejando de ver pequeños hoyos azules cielos.

    Siguió caminando, y cada vez que se acercaba, las nubes se separaban más, hasta que vio como una parte del cielo, ya no habían nubes, solo un circulo grande azul cielo. Y debajo de este, había un gran árbol, de hojas verdes vivaces y brillantes, con un grueso y arrugado tronco café, con unos hermosos, rojos y deliciosos frutos rojos.

    Si, eran deliciosos, pueda asegurarlo, ya que a sus fosas nasales llegaba un olor dulzón, y ella sabia que eran de los frutos.

    Apresurada, camino más rápido de lo normal, deseando con todas sus fuerzas comer uno de esos frutos rojos, la boca se le había secado, y un acidez en la boca del estomago comenzó a aparecer. No sabía de donde había salido semejante deseo, era algo que no podía controlar.

    Caminó hasta llegar a quedar un dos pasos del tronco del árbol, quedando debajo de la sombra de las frondosas ramas.
    Estiró su brazo, tratando de alcanzar uno de los frutos que colgaba arriba, pero no alcanzaba, intento de nuevo, pero nada; se puso de puntitas, para ver si así podía alcanzarlo, pero nada, la mano rozaba la fruta, más no la alcanzaba.
    Frustrada, dejo descansar los brazos, bajando la mirada al piso, tratando de idear una idea para alcanzar el delicioso fruto. Pero algo le atrajo su atención, ahí, al pie del tronco, brillante y hermosa, una jugosa manzana roja inocente.
    Con cuidado, se agacho y la cogió, le dio vueltas, encontrándose con que la manzana tenía una mordida, pero aun seguía con ese olor dulzón y esa jugosa apariencia. Se extraño y le dio curiosidad, pero no le dio vueltas al asunto.

    La puso en su mano y se dispuso a llevársela a la boca, pero algo la interrumpió, la brillante manzana se había desasido en pequeñas y delgadas serpientes blancas, asustada, se sacudió la mano, cayendo en sus pies los diminutos animales; pero una de ellas queda enroscada en su mano, agrandándose cada vez más, subiendo por su brazo, hasta convertirse en una gran serpiente blanca de ojos rojos punzantes, que recorría cada parte de su cuerpo, deleitándose del olor de la peli-negra.
    Cuando sintió como la cabeza de la serpiente se quedo escondida en el cuello, quieta, sacando su lengua delgada y venenosa, lamiendo su cuello blanco; sintió como el terror y el miedo recorrió sus venas, sabía que la amenazante y de aspecto frágil serpiente, la mordería, clavando sus filosos y blancos dientes, inyectando el venenoso liquido, deleitándose con su sangre, matándola lentamente…
    Cerró los ojos fuertemente, tratando de despertar y cuando sintió el roce de los dientes, abrió los ojos.

    Se puso una mano en el pecho, mientras trataba de tranquilizar su respiración, e intentaba respirar, ya que el oxigeno parecía haber desaparecido.
    Uno las primeras cosas que vio, fue el techo, recordándole que todo fue un sueño, una impactante pesadilla.

    Se sentó lentamente en el sillón, tratando de convencerse de que era solo una pesadilla.
    Pero le costaba, porque fue tan real, podía olerlo, tocarlo, sentirlo.

    ¿Por qué? ¿Por qué de nuevo?
    Ese sueño, o más bien pesadilla, ya lo había tenido antes, corrección, las había tenido antes.
    Recordaba perfectamente, como si estuviera marcado en su mente. Cuando era más pequeña. Desde que tenía memoria, siempre había tenido esa pesadilla, al principio eran borrosas y no eran frecuentes, pero al pasar el tiempo, se volvían nítidas, y frecuentes, llego el tiempo en que todas las noches se levantaba agitada y sudorosa, y es que la sensación de peligro era muy real.
    Se sintió aliviada al ver como a los quince años dejo de tener esas pesadillas, al principio le sorprendió, pero luego agradeció, dormía mejor y en paz. Pero volvieron, y tiene un real miedo de que se mantengan todos los días.

    Respiro hondo y se paso una mano por la frente, tratando de tranquilizarse y olvidar, tal vez, solo tal vez, pudiera ser una coincidencia o un recuerdo de su niñez.

    Pero ¿Por qué ahora?

    Le dio vueltas al asunto, pero no encontró una respuesta que valiera, una respuesta que le afirmara el porque del regreso de la agridulce pesadilla.

    Cuando se tranquilizo, escuchó un estridente y malhumorado grito.

    —¡Ven aquí pequeño monstruo! –escuchó como gritaban cerca de la recamara.
    Después alcanzo a ver por la puerta, (que se encontraba entreabierta) como algo pasaba rápido, seguido de una sombra roja.
    Después vio como alguien se asomaba a la puerta, para luego entrar rápido y quedarse al frente de la peli-negra.

    Tenia la estatura de un niño de dos años, dos grandes ojos colores verde oliva, brillantes como esmeraldas, y una cabello naranja o terracota, colgado en una pequeña coleta.
    Vestía un pequeño pantalón azul cobalto, y una camisa manga larga verdemar.
    Era adorable.

    Parecía un osito de peluche.

    El pequeño niño salto al sofá, quedando al frente de la joven, mirándole con unos ojos curiosos.
    Disimuladamente, el niño movió su nariz, oliendo, extrañado y tratando de identificar el olor.
    El pequeño se le acerco más y la olio. Las mejillas de la jovencita se tiñeron de un color rosado, por la vergüenza, y la incomodidad. Pero no lo quitaba, era tan lindo.

    Después se quitó y le miro con sus ojos verdes, sorprendido y alegre.

    —¡Eres una humana! –exclamó con una voz cantarina e infantil- ¿Qué haces aquí? –preguntó como un niño pequeñín fisgón.
    El niño estaba enterado, sabia que Inu no Taisho no permitía la estancia de humanos, les tenia cierta antipatía, desde hace un tiempo que la cogió, quien sabe porque…
    En tal caso, el niño sentía una curiosidad ilimitada.

    No sabia que responderle, no podría decirle que era una asesina de vampiros enamorada de su misión, no, no podría decirle eso, era un disparate.
    Podría decirle que era la “esclava” de Inuyasha, si, tal vez eso funcionaria, si el niño conoce al susodicho como ella, no se le haría raro.

    Movió sus labios para articular la palabra, pero no pudo, ya que al frente de ella, se encontraba Inuyasha molesto, con el ceño fruncido.
    La rabia fluyo por su ser al ver como el vampiro levantaba su mano en forma de puño, y le pegaba en la cabeza del niño, a lo que este respondió con un ¡auch!

    —Eso no te importa pequeño demonio –respondió arrogante Inuyasha.
    —¡Inuyasha no hagas eso! –dijo al ver como este volvía otra vez a levantar la mano en puño para pegarle de nuevo. De no ser porque ella cogió al pequeñín, lo abrazo y lo protegió del susodicho, el pequeñito volvería a emitir otro “auch”. Ella lo miro mal, con toda la rabia que sintió.
    —¿Te encuentras bien? –pregunto cariñosa Kagome, mientras separaba un poco al niño, para verlo con sus ojos aguados.
    —Estoy bien, gracias. –dijo con su voz angelical y aguda- Inuyasha siempre me pega –dijo haciendo pucheros, mientras se escondía en el pecho de ella.

    La peli-negra pasó su paso por el cabello del niño, acariciándole y dándole cariño, no podía creer que Inuyasha fuera tan insensible, como podía pegarle a tan encantadora criatura.
    Mientras ella seguía pensando, el pequeño vampiro saco su cabeza del pecho de Kagome y le saco la lengua a Inuyasha, divertido y burlándose de él. El aludido frunció más el ceño, y lo miro mal, para luego levantar de nuevo su puño y pegarle un coscorrón al pequeñín, pero se detuvo al ver como Kagome corrió al niño, escondiéndole en el pecho.

    —No vuelvas a hacer eso –dijo lenta y pausadamente, teniendo un tono amenazador.
    —¡Pero Kagome, no ves que ese chiquillo esta actuando! –dijo malhumorado al ver que se estaba ganando la rabia de la peli-negra y así nunca más podría volver a pegarle al mocoso (otro de los tantos nombres por el cual se refería al pequeño niño.)

    La susodicha ignoro el comentario del vampiro.
    —Dime pequeñín, ¿Cuál es tu nombre? –pregunto la peli-negra, mientras veía como el niño salía de su pecho y se hacia al frente de ella, dos pasos más lejos.
    —Shippo –respondió orgulloso y contento- tu eres kagome, si no me equivoco
    —Si –dijo encantada, aquel niño vampiro era muy hermoso.


    Inuyasha soltó un suspiro, mientras cerraba los ojos y volvía a suspirar, ahora ese pequeño demonio se había ganado a su ángel.




    El cielo estaba manchado de un rojo escarlata, fundiendo sus cielos de un profundo carmesí, apagando a la luna con un negro vacio.

    Aun así, en medio de ese ambiente cruel y tétrico, seguía caminando, buscando.

    Ella sabia que todo era un sueño, su subconsciente le decía, pero aun así no podía evitar sentirse agobiada, sentirse oprimida, pues era tan real, que hacia que tuviera un poco de miedo.

    El suelo era árido, como el de un desierto, los árboles secos y muertos incrustados en el suelo, como un bosque sin vida. Siguió caminando, sintiendo el aire caliente pasar por su cuerpo, abrazándola, aun así lo ignoro.
    Habían varios edificios caídos, restos de lo que fueron antes, derrumbados, como si antes había pasado un terremoto de fuego.
    Sus pies siguieron moviéndose, lentamente…
    La imagen comenzó a mostrar lo que tenía escondido, varios cuerpos despedazados se encontraban en el suelo, regados, como un rio de cuerpos sin vida.
    Asustada, comenzó a correr, tratando de esquivar con sus pies los sangrientos cuerpos, escapando de esa pesadilla…
    Sus pies se detuvieron en seco, con su respiración agitada, y con su palpitar acelerado. Dirigió su vista al frente, y pude ver como una oscura figura se encontraba agazapada, encima de un cuerpo, con una larga y negra capa cubriéndole.
    Sus pies se quedaron estancados en el suelo árido, aunque ella imploraba para que estos se movieran, no lo hacían, parecían estar pegados al suelo, como si fueran parte del piso.
    Cerró los ojos por un momento, diciéndose mentalmente que se despertara, que todo era una pesadilla, rogándose a si misma salir de aquel tétrico sueño…
    Abrió los ojos, pero todavía se encontraba en esa laguna escarlata.

    La figura volteo su cabeza, pero no podía verle el rostro, ya que estaba cubierta por la capucha negra de la oscura túnica, expectante, espero a que la él o ella hiciera algo, pero la figura seguía en la misma posición.

    Pasaron varios minutos, que para Rin fueron una eternidad, sentía como todo su cuerpo comenzaba a sudar, y las piernas a temblar, sentía el cansancio en cada uno de sus huesos.

    La criatura levanto la cabeza y la capucha calló para atrás, revelando su identidad.

    Su cabello era de un color blanco con tintes lila, lacio y rebelde, que llegaba hasta sus hombros y frente, hacia contraste con su piel pálida como la perla, y sus ojos, vacios y profundos, eran como agujeros violetas que la absorbían.
    Era hermoso y angelical, y tendría unos siete años, o su apariencia era de esos años, Sus ropas eran blancas, que hacia que creyera firmemente que era un ángel; siguió observándolo, y miró como dos gruesas líneas de sangre carmesí adornaban su boca, que caían hasta su mentón, y recorría todo su cuello pálido.
    Sus ropas blancas y delicadas, estaban manchadas de escarlata, sangre en definitiva.

    El niño siguió haciendo lo mismo que ella, observando, mirándola a ella a sus ojos chocolates, adentrándose en el alma de la peli-negra.
    La susodicha sentía que lo conocía, no, eso era quedarse corto, ella sentía que era parte de ella, que era de ella.

    Abrió los ojos comprendiendo, llenos de sorpresa, cerró sus puños y volvió a cerrar los ojos.
    Volvió otra vez a comenzar a rogarse a ella misma a despertar, no quería estar en ese lugar, no más.
    Abrió los ojos, con la esperanza de que estuviera despierta, pero los ruegos no se cumplieron. Se encontraba en un abismo negro, no había nada más a la vista, parecía estar flotando en un espacio vacio negro, un lago oscuro.
    Trato de moverse, de que sus pies caminaran, pero con solo realizar un simple movimiento, comenzó a moverse, como si estuviera volando, nadando.
    En el camino, buscando algo que no fuera esa cárcel vacía, vio un destello de luz blanca que estaba un poco lejos de ella, al frente, con ilusión de poder salir de allí, siguió nadando, tratando de alcanzarlo.
    Cuando paso el destello de luz, sus pies sintieron suelo firme, solido, pero aun seguía en un cubo oscuro. Siguió caminando hacia el frente, sin ningún destino fijo; de pronto, vio como una luz ilumino una parte de la estancia, revelando a alguien dentro de ella.

    Debajo de la suave luz, había una mujer sentada en una silla mecedora café, con un bebe en sus brazos.

    La mujer era blanca, aunque no tanto como el bebe que llevaba en los brazos, su cabello era negro como la noche, y su vista estaba fija en la criatura, por lo que no podía verle el rostro.
    Extrañamente, o no tanto, la criatura tenia la misma apariencia que el niño anterior de su sueño, solo que este era un pequeño bebe, y su cabello era corto.
    La criatura estaba pegada al pecho de la mujer, con sus ojos cerrados, parecía estar durmiendo.

    Ella quería con todas sus fuerzas ir y coger ese angelical bebe, quería tenerlo entre sus brazos y arrullarlo, era ese sentimiento maternal que siempre había tenido con los niños.

    Comenzó a mover sus pies, a caminar lentamente, aun estando temerosa por lo que su mente podría hacerle.
    Cuando estuvo a unos pasos de distancia, el pequeño bebe levanto una de sus manitos y le hiso una seña a Rin con la palma de su mano abierta, señalándole que se detuviera.
    Sorprendida, hizo caso a lo que el bebe le pidió.

    Después de unos segundos, la criatura se separo del pecho de la mujer, y se recostó en sus brazos, la joven levanto su rostro, mirando a un punto vacio en el lugar, como si Rin no estuviera.

    La susodicha abrió los ojos de la sorpresa, al reconocer la mujer.

    La joven tenía unos ojos chocolates, pero que en ese momento los tenía vacios, como si no tuviera nada; y su rostro mostraba un gran cansancio.
    Parecía que cada vez que respirara, iba perdiendo vida, mientras que el niño en sus brazos seguía con sus ojos cerrados, durmiendo plácidamente.

    Era ella.
    Si, era ella, ella misma.

    Abrió su boca tratando de gritar de la frustración, pero no logro que nada saliera de su boca.
    El bebe levanto su torso y se detuvo a mirarla, para luego dedicarle una mirada arrogante.

    Cerró sus ojos fuertemente, tratando de salir de allí, no quería volver a mirarse ella misma, no quería ver como esa mujer moría a cada segundo, era un cuadro horrible.

    Abrió los ojos y pego un grito ahogado, mientras que sentía como el aire volvía a sus pulmones.
    Instintivamente llevo su mano a su pecho, tratando de controlar su respiración agitada, tratando de recobrar la tranquilidad.
    Y agradeció estar de nuevo en la realidad, fuera de ese sueño escarlata, fuera de esa pesadilla agridulce.

    -Todo fue un sueño, un sueño, un sueño, nada más- se susurraba ella misma.

    Un sueño, una pesadilla, un retazo de futuro, un fragmento de destino.




    Nota: bueno, perdón por demorarme, pero es no había podido continuar por falta de tiempo.
    me imagino que saben quien es el niño? aunque espero que no xD.

    en el próximo capitulo, se completaran las parejas, y así podre continuar la historia más a fondo, es que no todo es romance, aquí tengo gato encerrado xD.

    muchas gracias por continuar el fanfic, y como siempre espero todavía les siga gustando y no les aburra.
     
  3.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    hola!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    estubo muy buena la conti n .n no me sorprende que shipoo e inuyasha se pelen y que kagome intervenga, lo que si no esperava era el sueño de rin, quien es el niño? tengo una cierat idea pero no se estoy muy segura.

    esperare con ancias la proxima conti

    cuidate bay!!!!!!!!!!!!!!!!!!
     
  4.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Esta muy bien hecha la conti aunque aveces te fallan las tildes ten mucho cuidado con eso pero suele pasar no te preocupes, en mi opinion tu Fic no aburre, es mas entretiene mucho con la trama de los vampiros (ahora a todos les gusta ese tema por el guapisimo de Eduard Cullen XD) Me incluyo O_O;
    Ya aparecio el pequeño Shippo!!!...! Ni me acordaba de el XD, bueno siento que despues se hara interesante.
    Sayonara
    :guiño:
     
  5.  
    pomy

    pomy Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    20 Octubre 2007
    Mensajes:
    626
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Bueno, en cuanto a consejo te diré uno solo, a este punto es el único que te hace falta para mejorar terriblemente tu escritura: relee con atención la conti antes de publicarla. Hacelo. Dejá pasar unas horas entre lo que escribiste y el momento de la publicación y leelo en voz alta.

    Así vas a notar que tenés errores tontos, tanto de ortografía como de cohesión. Y arreglando eso, llegarás a una calidad media que dejará a este fic de colores dorados ^^

    En cuanto a la trama, demasiado no puedo agregar. Imagino quién es el bebé jaj... y te diré que en la descripción de los sueños, dejes un poco más a la imaginación, no aclares tanto ya que parte de la 'gracia' de estas pesadillas es la sensación de misterio.

    Besos, espero me sigas avisando de las continuaciones.

    Pomy
     
  6.  
    Asurama

    Asurama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Octubre 2008
    Mensajes:
    657
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Oh, oh ¿quién ha extrañado mis torturas?
    Luchy es una reverenda desgraciada.
    Te pasas, te pasas y ella nunca ha podido pasarse.
    Así que aquí estoy para expiar mis culpas.

    Aquí no hacía falta repetir ochocientas veces la palabra “sala”, perdona que exagere. Como amo ser una persona sincera, te voy a tener que decir la verdad aunque posiblemente no te agrade. Cuando me invitaste a leer tu fic, el solo leer ese primer párrafo me quitó todas las ganas de leer lo otro.

    Párrafos más abajo, repetiste “armas” muchas veces. Si después especificabas cuales eran las armas (espadas, cuchillos, hoz, etc), no hacía falta esa redundancia.

    Te ensañas con repetir las palabras en un mismo párrafo. Después de un tiempo, se vuelve tedioso.


    En el diálogo, el punto va después del guión y también te remarqué una falta de acento.




    Si solo eran dos chicas las que aparecieron


    En una parte, pusiste “cuidasen” en vez de “cuídense”
    Pusiste “halla” (conj, v. hallar) en vez de “haya” (conjugación del verbo haber)
    Pusiste “calló” (conj. V. callar) en vez de “cayó” (conj. V. caer)
    “mujer vampira” en realidad es “vampiresa”


    La palabra correcta era “fueran”.



    Mira, este párrafo me gusta más así:


    Una pequeña distracción!, en un momento pusiste “sierra” y luego “cierra” un renglón más abajo.

    Esta frase no fue coherente:


    ¿No habrás querido decir inconsciencia?

    Se te escapan unas cuantas tildes y los signos de puntuación te faltan en algunos lados y te sobran en otros.
    Mezclaste tiempos verbales. Pretérito imperfecto con presente —error típico, no te preocupes—. Esto fue especialmente notorio en la parte de los recuerdos, donde empezaste a narrar de una forma y a mitad de texto, “cuando volviste al presente” pareció como que cambiaste de opinión y decidiste escribirlo de otra manera.
    Creo que de vez en cuando hay algunos errores cohesivos.

    Me gustan las pausas que usas para escribir (aunque creo que te equivocaste en algunas de ellas. Cosas que debían ir juntas aparecían separadas y me cortaban, de pronto, el agradable vuelo por la lectura). Yo trato de seguir el ritmo del subconsciente, por eso mis párrafos son tan largos y, a veces, tediosos para los lectores ¿no? Así que leer la técnica opuesta es un gran gusto.



    Sinceramente, al principio no sabía bien en qué tiempo se ubicaba tu historia. Cuando pusiste “Rey Perro”, pensé “Edad Media”, pero después me fui confundiendo hasta que le agarré la mano. Por algo a estas historias se les dice universos alternos.
    Me encanta la descripción del lugar (la guarida de las chicas), en especial lo de la escalera de caracol, porque ésta tiene un significado mágico. Y también me encantan todas las cosas que tengan pasadizos secretos y, al parecer, aquí abundan.
    Me encantan las ropas de las chicas, unas cazadoras muy sexies, buen punto (sí, el cuero negro llama la atención de Luchy). Y eso no es nada. Fíjate nada más los coches que tienen.
    ¿Sabes? Siempre me he hecho una pregunta ¿por qué a veces describimos a Rin con cabello castaño y a veces con cabello negro? De serte sincera, la verdad, no tengo la menor idea de por qué lo hacemos.
    Hay algo que me sorprende. Si Rin se dedicaba a decapitar a sus oponentes a diferencia de Kagome, ¿sus armas no se mancharían peor?
    Sentí un “no-sé-qué” cuando Rin y Sesshoumaru cruzaron miradas, cosa que no sentí con Inu y Kagome —quizás debido a la brusquedad de ésta—. Aunque, ahora que lo recuerdo, la Rin de todos mis fics es bastante “brusca” y aún así llama la atención, jeje…
    De sorprendió que Rin y Kagome fueran hermanas, aunque en realidad no debió de sorprenderme, ya que siempre se las pone como hermanas. Y sobre las alteradas emociones de Kagome, me chocaron como si fueran mías.
    Me gustó cómo Kagome fue quedando arrinconada en el cuarto de Inuyasha.
    Fue bastante tétrica la parte en que mataban a las mujeres. No sé cuánto tiempo hace desde que no consigo crear un efecto así, lo que daría por poder escribir una escena igualmente tétrica, como esa…

    No pensé que repentinamente Inuyasha aparecería así de bueno, porque quizás era parte de su esencia.
    La parte de Sesshoumaru liberando a Rin me pareció sublime, realmente sublime. De la manera en que la describiste, me dejaste la impresión de ver unas imágenes pintadas en colores fríos, en un ambiente frío y dando una impresión totalmente hierática. A mi parecer, fue una escena perfecta, no sé cómo describirlo.
    El “haz lo que quieras” es tan típico de Sesshoumaru que no pude evitar remitirme al manga. Esa es la escena que vino a mi mente.

    Me gustó cuando se empezaron a descontrolar las emociones de los personajes, principalmente cuando los jóvenes príncipes quedan descolocados debido a las emociones de las chicas. Inuyasha me fascina, me gustó la oleada de emociones que tuvo Inuyasha respecto de Kagome en el capítulo Flor Herida, el corazón se me encogió, no sé si me explico. Y pobres mujeres, cómo las van a maltratar así, fue denigrante.


    Extraño, pero el dolor es lo que te ha salido más poético en esta exhibición de destreza en la escritura.

    A veces, me prendo a la lectura cuando algo me da placer. En tu caso, la frase que me prendió a tu fic fue ésta.


    Me gusta todo lo que Kagome comenzó a sentir justo después de ser salvada. De pronto me dan cosquillitas en el estómago.

    Esto fue puramente romántico. Tú hablas mi idioma. Fue una verdadera, verdadera lástima que Inuyasha lo cortara todo con su actitud “grosera”, rompiendo así todo el encanto sobrenatural que se venía armando —eso es tan típico xD—.



    Creo que esto es harto verdadero, es como volver y saltar al animé. Se te lo agradece.


    Todos podemos salir heridos cuando hay que tomar decisiones. Creo que yo también tengo a los personajes en eso.
    Porque no hay nada más atractivo que enamorarse de la persona incorrecta (el cliché de siempre).

    Repito por enésima vez, me gusta tu manera de transmitir sentimientos.



    Esto lo leí en “Instinto”. No me dirás que estás plagiando a la grandiosa ficker.

    No puedo decir nada del capítulo droga de doble filo, salvo que fue muy tenso. Es decir, en verdad fue tenso aunque se te notaran unos cuantos errores. Realmente tenía doble filo. ¿Sabes? Me gusta que Rin y Kagome hubieran comenzado a titubear, eso es bueno… jejeje….

    Aunque suene completamente ridículo, no me imaginé que los yourouzoku fueran lobos. Agradable “cambio” que en realidad no fue tal, je. Aunque eso de licántropo/vampiro ya está muy quemado y es “medio” cliché. A Kouga no me lo esperaba tan bruto, o al menos con Kagome no es así, salvo la primera de las primeras veces… (tiempos aquellos).

    Oye, me encantaría leerte cuando empieces a escribir capítulos de treinta páginas como yo. Yo empecé con fics de una página (en ese entonces, me era ajena la palabra “one-shot”) después pasé a fics de diez páginas, después, a diez páginas por capítulo y mira ahora. xD

    Por cierto, veo que tienes un buen Beta.

    :sess:
    Saludos.
    Luchy
     
  7.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    3436
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    X Capitulo.
    Celos del viento.

    Sus manos pasaban por la fina madera, sin nada en especial que buscar.

    Decidió no darle más vueltas al asunto del sueño, tal vez, se debería a todo el rollo de los vampiros y la guerra que se aproximaba. Si, porque estaba segura que Izayoi no demoraría en enviar a Kikyo y llevárselas a la fuerza, porque ellas serian un obstáculo para lo que tienen en mente. Porque hace mucho tiempo decidió que no seria capaz de matar a ese ser que dio vueltas a su vida, porque hace un tiempo que admitió que estaba enamorada de Sesshoumaru.

    Después de haberse levantado en plena mañana, no había podido reconciliar de nuevo el sueño, y el aburrimiento había llegado como una permanente compañera.
    No teniendo nada que hacer, se puso a observar la habitación como si fuera lo más interesante y lo más entretenido.

    La habitación era espaciosa y grande, las paredes eran de un azul oscuro, y el piso de madera, y una gran ventana adornada la estancia, dejando entrar por las noches la luz de la luna. Había varios estantes de madera, y varios armarios grandes con figuras talladas en ellos.
    Y uno que otro sofá de cuero negro adornando el lugar, uno de esos sofás donde se encontraba ella, cerca de la ventana abierta.

    En el centro de la habitación, había una inmensa y ceremonial cama, cubierta por finas y delicadas cubiertas.
    Aunque para ella era un desperdicio, rara vez Sesshoumaru la utilizaba.

    Se levanto perezosamente del sofá, las piernas parecían pesarles unos diez kilos, y una sensación de adormilamientos se apodero de sus firmes y suaves piernas, estar tanto tiempo sentada, sin moverlas, causo que se “durmieran”.

    Aunque le fastidiaba la sensación, no le presto atención, siguió pasando por la estancia, recorriéndola, observándola.
    En una de las paredes había una gran biblioteca, llena de libros antiguos de hace muchísimo tiempo. En una de las esquinas, había una mesa con una vela y una hoja en blanco. La habitación era iluminada por lámparas que daban una suave y baja luz, dándole ese toque antiguo.

    Pasó sus manos blancas por la antigua madera, cogiendo la cerradura y tratando de abrirla, pero era imposible, estaban bien cerradas, necesitaría alguna llave.

    Debajo de la mesa de la esquina, había un baúl, que al igual que todo lo demás que había en la estancia, era antiguo, con la diferencia que este parecía desgastado. Tendría demasiados años ahí, de no ser por la luz, nunca lo hubiera visto.

    Caminó unos pasos más y se agachó, se metió cuidadosamente y saco el baúl, que era difícil de sacar, puesto que era pesado.
    Y con la misma delicadeza también salió, no quería darle ninguna oportunidad a la inoportuna torpeza y que esta le dejara de regalo un gran moretón en su cabeza.

    Cuando estuvo afuera completamente, se apoyó en sus rodillas y observo por unos segundos el cofre, para después pasar su mano sobre el, sintiendo la suavidad de la madera.
    Suavemente sus manos resbalaron de la cubierta, hasta llegar a la cerradura. Levanto la solapa y empujó la tapa del baúl hacia arriba.
    Se le hizo extraño que no estuviera cerrado con seguro, tal vez, se le olvido pasárselo -no, eso era imposible- o era pura coincidencia, o no habría nada importante allí.

    Concentró su vista en el interior del cofre, mirando el contenido de la valija.
    Solo había libros viejos, con tapas oscuras, desgastada por el paso del tiempo. Siguió buscando, metió su mano por entre los libros y los levanto cuidadosamente, rogaba por no dañarlos, parecían tan delicados por la vejez. Siguió registrando, en realidad ni siquiera sabía que era lo que buscaba, pero el aburrimiento y la soledad estaban haciendo estragos en ella.

    Mientras hacia su búsqueda, encontró algo que le interesó, y que hiso que detuviera todo.
    Encontró un retrato, una pintura a color. Era una mujer, una muy hermosa.
    Su cabello era un café oscuro, llegando a parecer negro, lo llevaba recogido en una coleta, cayendo su ondulado cabello sobre uno de sus hombros. Sus facciones eran delicadas y finas, su piel era blanca como la nieve, y tenía unos profundos y seductores ojos color escarlata.
    Su boca era pequeña y sus labios eran delgados y rojos, desplegándose en una pequeña sonrisa carmesí.
    Llevaba en el moño dos plumas blancas, y dos pendientes verdes colgaban en sus orejas.

    Parecía una hermosa princesa de porcelana.

    Sintió como algo la puyaba, era la picada curiosidad que la animaba a seguir. Pero no podía, no quería abusar de la privacidad de él, y por sobre todo, no quería que la encontraran en in fraganti.

    Pasó sus dedos por el marco de la pintura, era tan suave, todo allí parecía fino y delicado.
    ¿Quién era esa mujer? ¿Por qué Sesshoumaru la tenía? ¿Era algo de él?
    Tan pronto como la ultima pregunta pasó velozmente por su mente, hizo que una vacio en la boca del estomago, y una pequeña punzada en el pecho apareciera.

    Movió su cabeza más suave de lo normal, no quería tener pensamientos que la entretuvieran toda la noche despierta, que la hicieran sacar teorías falsas y que le hicieran nacer dolor extremo.

    De pronto notó como una cerradura diminuta se asomaba en uno de los lados del marco de la pintura.
    Curiosa, decidió abrirla; pero antes de hacerlo se detuvo. ¿Era correcto lo que estaba haciendo? No, no lo estaba.
    Avergonzada de estar haciendo semejante abuso de privacidad, decidió devolver el retrato a su hogar, pero antes de esconderlo de nuevo, de nuevo se detuvo.
    ¿Y se averiguaba quien era ella? ¿Y si se ahorraba todas esas noches en velo? ¿Y si se ahorraba tener que preguntarle? ¿Y si se ahorraba la presión en el pecho? Definitivamente su curiosidad era demasiado intensa.

    Suspiró y relajo un poco los músculos.
    Era una buena oferta, y además no había nadie en la estancia.

    Sacó por completo el cuadro, aceptando la abusiva oferta de su entrometida curiosidad.
    Mientras abría la cerradura y abría el cuadro, iba diciéndose que era una completa fisgona.

    No era mucho lo que había, solo hojas amarillentas con palabras escritas en letra curva.
    Sacó varias de ellas, solo había una frase en cada hoja. Leyó cuidadosamente lo que decía.

    “Eres el dueño de mi alma y cuerpo” “Eres el único que me puede tocar” “Eres el único que me puede proteger” “nada, ni nadie evitara que estemos juntos”…

    Abrió los ojos más de lo normal, mientras que sentía como un punzante vacio apareciera en la boca de su estomago y su boca.

    Estaba realmente sorprendida.

    Ella si era algo de él…
    Ella estuvo con él, o esta, quien sabe, ni siquiera sabe quien es ella.

    Todo pareció derrumbarse, como la curiosidad desaparecía, y el dolor hacia presencia.
    Sintió como todo lo que había alrededor se desplomaba, como quedaba sola en un vacio negro, como se perdía…

    Miles de agujas filosas de hielo se clavaban en su corazón, pegándose a su ser, lastimándola, rompiéndola…

    Torpemente metió de nuevo la hoja en el cuadro y cerró la cerradura de esté.
    Apretó duramente sus manos contra el retrato, tratando de librar la frustración que sentía, clavando las uñas en la madera, partiéndoselas, sangrando…

    Los ojos comenzaron a arderle y estrepitosas lágrimas de dolor y frustración nacieron, pero no quería llorar, así que mordió su labio inferior, tratando de liberar la frustración, rompiendo su labio, rogando por no llorar.

    Se sentía extraña, emociones variadas nadaban en su ser…
    Tristeza, dolor, celos…

    Si, sentía unos enormes celos, sentía celos de no ser esa mujer, sentía celos de no poder estar en su lugar.

    Porque tan pronto como lo leyó, la seca realidad cayó, él nunca la tocaría, nunca la amaría, por ser una humana…
    Una sucia humana.

    Un error de la naturaleza…

    —¿Qué haces? –dijo una voz a su espalda.

    Sintió como un frio viento paso por su columna vertebral, haciéndola saltar del susto.
    Conocía perfectamente esa voz, esa voz gélida y profunda.

    Respiró hondo y trato de tranquilizarse, mientras se pasaba su mano derecha por sus ojos, eliminando cualquier evidencia de lágrimas.

    Rápidamente se volteó, encontrándose con dos ojos ámbares que le hacía sentir como dos puñales se clavaban en su ser.
    Dos puñales indiferentes, dos puñales molestos.

    No se dio cuenta en que momento paso, solo sintió como un helado viento paso por sus manos, arrebatándole el cuadro…

    —No lo vuelvas a coger –dijo pausada y secamente, más gélido de lo normal, sin ninguna emoción en su voz.


    No podía moverse, estaba como en shock, como si su mente no hubiera asimilado lo que hacia unos instantes había pasado.

    ¿En que momento el aburrimiento se descontrolo y cambio al dolor?

    Por unos instantes, que para ella fueron una eternidad, se adentro en el mar ámbar, en el oro derretido, tratando de encontrar alguna excusa o explicación.
    Pero no encontró nada, era como si de la nada se hubiera vueltos inexpresivos, como si estuvieran vacios, como si hubiera puesto alguna barrera.

    El vampiro rompió la búsqueda, esquivando su mirada, para retirarse y dejarla, sola, de rodillas, con un remolino de emociones destruyendo su ser, dejándola como una estatua de cristal, a punto de romperse.

    No quería estar más allí, quería eliminar esa extraña sensación que recorría todo su cuerpo, quería despejarse y volver a la normalidad.

    Se levantó deprisa, mientras salía velozmente de la habitación, no quería estar mas allí.

    Mientras se dirigía por el pasillo, con la cabeza gacha y mordiéndose el labio inferior, sentía como miles de sensaciones golpeaban su cuerpo, se sentía realmente extraña, era una confusión de emociones, que no alcanzaba a identificar.

    —Rin –escuchó como alguien la llamaba. Levantó su cabeza y se encontró con los ojos chocolates de su hermana.
    —Kagome –dijo casi jadeando. La necesitaba, necesitaba a alguien que la abrazara, necesitaba sentirse tranquila.
    —¿Quién es ella? –escucho una tercera voz, una cantarina e infantil. Dirigió su vista al origen de la voz, y se encontró con un lindo pequeñín vampiro de ojos esmeralda.
    —Ella es mi hermana Rin, de la que te hable –dijo Kagome, mientras lo miraba, y rápidamente echaba miradas a la susodicha.
    —Oh…-solo se atuvo a decir el niño, mientras miraba detenidamente a Rin- ¿Quieres venir con nosotros? Iba a mostrarle el jardín a Kagome. –preguntó el niño a la peli-negra, después de estarla observando.
    —Si, claro –dijo un poco contenta, le haría bien un poco de aire fresco.

    Bajaron las escaleras y se dirigieron a la gran puerta que se encontraba al frente de ellos, pero antes de llegar voltearon a la derecha, había un pasillo un poco estrecho y oscuro, nunca lo habían visto.

    El camino era iluminado solo por antorchas que colgaban arriba, que dejaban ver un poco las paredes arrugadas por la humedad.

    Al fondo del camino, se alcanzo a ver una pared de madera sencilla, iluminada por dos antorchas a cada lado.

    Atravesaron la puerta, y el frio viento golpeo el rostro de ambas jóvenes.

    El cielo estaba cubierto por esponjosas nubes mercurio, que cubrían el brillante sol, dibujando una tarde apagada y gris.

    Había un gran patio, de pasto verde y suave, húmedo. Al fondo, se alcanzaba ver el oscuro y gran bosque. Largas y hermosas flores silvestres se asomaban en el centro.
    Habían varios arbustos de flores rojas regados por todo el lugar, y medianas rocas cubrían parte del patio, con musgo verde pintando su cubierta.

    Era un lugar tranquilizante y pacifico.


    Por primera vez, agradeció estar afuera, libre de esas murallas, con el frio como acompañante.

    Las hermanas se sentaron en el pasto, teniendo como compañía alguna de las flores silvestres y la fría neblina.

    Aun seguía confundida, y necesitaba aclarar algunas dudas que tenia en mente.
    Respiro hondo y dejo que el frio recorriera su cuerpo, en estos momentos no le era indiferente, y le agradecía que aliviara la opresión el pecho, aunque este seguía como una astilla pegada a su corazón.

    —¿Cómo te llamas? –pregunto Rin al niño de ojos esmeralda. Sabía que ese pequeño vampiro podría ayudarla.
    —Shippo –respondió, mientras se sentaba al frente de las dos.
    —Dime Shippo, ¿Qué eres de los Taisho? –le pregunto Rin con disimulada curiosidad. Mientras que Kagome la miraba extrañada, ¿Qué estaba tratando de conseguir?
    —Se podría decir como que soy como su primo, uno muy lejano –dijo mientras se paraba y comenzaba a saltar en las piedras que estaban cerca a ellos.

    Aun recordaba perfectamente el nombre de aquella mujer, estaba inscrito en una esquina del retrato, ese nombre que se había quedado tatuado en su mente.
    —¿Quién es Kagura? –preguntó expectante. El vampiro tan solo escuchar el nombre de la mujer, se resbaló y cayó de frente en el pasto.
    —¿Estas bien? –preguntó preocupada Kagome.
    —Si, si, estoy bien –dijo mientras se paraba y se sobaba su pequeña nariz- ¿Cómo sabes sobre ella? –preguntó ahora Shippo
    —Hump –respondió mientras levantaba los hombros.

    Kagome suspiró. Conocía lo terca que podía llegar a ser Rin, si no quería hablar, no hablaba, creo que eso venia en los genes, la terquedad.

    El vampiro se sentó otra vez frente a ellas, cruzo las piernas y comenzó a contar.
    —Era una vampiresa del clan Kumo, era la hermana mayor de sus hermanos, y era una de las más bellas vampiras de todos los clanes –término hablando como si estuviera programado. Después de terminar de “relatar”, se puso a hablar con Kagome.


    Bueno, ahora sabía al menos quien era, pero todavía muchas dudas volaban en su cabeza, y necesitaba encontrarles respuesta, necesitaba eliminar del todo la opresión.
    Y por sobre todo, se le hizo demasiado extraño que hablara de ella, como “era”.

    —Shippo –llamo Rin al niño vampiro- Kagura… ¿Qué era de Sesshoumaru? Y ¿porque hablas de ella en pasado? –pregunto Rin, mientras veía como el susodicho volvía a su posición inicial (piernas cruzadas y manos sosteniendo su mentón).
    —No sé mucho, solo sé que fue como la novia de él, llevaban una relación muy secreta, solo al final se descubrió que tenían algo –hizo una pausa y miro al cielo, y después volvió a mirar a los ojos chocolates de la peli-negra- y hablo en pasado porque Kagura esta muerta –finalizó hablando con un tono de voz más bajo.

    Abrió los ojos de más, y la sorpresa se apodero de ella.

    Sintió como un baldé de agua fría le cayo encima, dejándole sentir la gélida realidad.
    Se sentía realmente fatal, ¿Cómo pudo tener celos de una muerta? Se sentía de lo peor.

    Y se sentía como un pedazo de basura al sentir cierta tranquilidad, si, paz al saber que no vive, por eso se maldijo internamente por ser tan cruel.

    Pero era algo que nació con las emociones entremezcladas del agua helada que cayó en su ser.


    El tiempo paso demasiado rápido, las horas pasaban en los diálogos y las risas de los tres individuos.

    el sol comenzó a esconderse, oscureciendo más el paisaje, escondiendo las tonalidades naranjas, rojizas y amarillas detrás de las esponjosas y grises nubes, como rayos de luz, dando lugar al crepúsculo, la línea donde el día y la noche se unen por unos instantes, liberando a la gran blanquecina luna, dibujando millones de estrellas brillantes.

    La tarde se apagó, así que decidieron darle final.


    Sabía que tenia que hacer, lo pensó en la tarde y supo que era lo mejor.
    Respiró hondo, abrió la puerta y la atravesó, mientras la cerraba con cuidado.

    Dirigió su vista por todo el aposento, buscando a ese ser que la hacia perderse. Y lo encontró, no fue difícil, estaba al lado de la ventana, parado, con su porte elegante y su mirada perdida en algún lugar del firmamento.

    Movió sus pies, iniciando la caminata; se acerco a él y se detuvo a unos pasos lejos, luego hizo una exagerada reverencia. Sin moverse, ni levantarse de su posición, hablo.

    —Lamento mucho lo ocurrido esta mañana, lo lamento demasiado –dijo mientras seguía en la misma posición y con los ojos abiertos expectantes.
    —Rin –dijo con su acostumbrado tono de voz. La susodicha se levantó y lo miró expectante, aun con remordimiento en los ojos.

    Él se acerco más, quedando a dos pasos lejos de ella, estiro su mano y rozo la mejilla, después la paso por el mentón y luego por los labios rosados de ella.

    Aun tenia intacto en su memoria los ojos doloridos de la peli-negra, los ojos con terror, con confusión…
    Le dolía, y no sabia el porque, le dolió verla, sentir como ella trataba de adentrarse de nuevo en ese espacio ámbar, pero no podía dejarla, no podía dejar que ella hiciera estragos con esa mirada dolida.

    La peli-negra sentía como las piernas literalmente se le habían vuelto gelatina, como estas parecían no soportar su peso.
    El corazón le latía a mil, y el oxigeno pareció desaparecer, la piel se le puso de “gallina” y unas cosquillas aparecieron en su estomago.

    Y solo con sentir la mano de él rozar su rostro.

    Era la segunda vez que rozaba la piel de la peli-negra, pero esta era la primera vez que duraba más, esta era la primera vez que rozaba otra parte de su rostro que no fuera su mejilla.

    La piel de Rin era suave y tersa, blanca y delicada.
    Su piel era cálida, le encantaba sentir como su piel gélida se fundía con la calidez de la de ella, le fascinaba sentir como se unían, formando una sola temperatura equilibrada.

    Y ella no se resistía, porque le agradaba, le gustaba, le fascinaba…
    Y él no se detenía, porque le agradaba, le gustaba, le fascinaba.

    Sus dedos pasaron de nuevo a sus labios, escuchando el estrepitoso corazón de Rin, que en ese momento parecía un tambor, palpitando demasiado rápido; podía sentir también la respiración entrecortada de ella.
    Su boca era pequeña y sus labios eran un poco gruesos y de un tenue color rosado, al igual que su piel eran suaves.

    Los roces parecían quemar, pero le agradaban.

    El tiempo volvió otra vez a parecer congelarse, y las estrellas parecieron caerse.
    Porque todo careció de sentido, porque ya no importaba nada, solo ellos dos en un solo espacio, un solo lugar, los dos.
    Porque no se necesita de nada más.

    Porque ese momento es de cristal, que nadie podrá romper, ni entrar.

    Porque su piel es un fino pétalo y su mirada es una luna ámbar, que solo tiene una rosa para la cual iluminar.


    “porque ella no es un error, ella es su acierto.”​




    Nota: bueno, quiero aclararles algo, Kumo significa araña en japones.

    bueno, como siempre, muchas gracias por sus post y sus consejos, me animan el dia.

    muchas gracias especialmente a Pomy por tus consejos.

    Lube: tambien, muchas y muchas gracias por los consejos.
    tranquila, me gusta que sean sinceros conmigo.
    y sobre instinto no lo conozco, ni su ficker, fue tal vez coincidencia.

    créeme, hago un intento por hacer los capítulos largos, pero es que no me alcanza xD
     
  8.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Los capitulos a mi parecer ni son largos, ni son cortos, a mi se me hace un buen tamaño para la conti que haces, ten cuidado con las tildes, te fallan mucho, mas cuando se trata de los tiempos en pasado por ejemplo: ayudo, levanto , hablo , etc...
    Me parecio muy interesante lo de Kagura, al principio crei que con eso harias un triangulo amoroso entre Rin, Kagura y Sesshoamru, pero cuando mencionaste de que habia muerto pues se esfumo la posibilidad por asi decirlo XD
    Sayonara
    :risa:
     
  9.  
    Asurama

    Asurama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Octubre 2008
    Mensajes:
    657
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Bueno, no creas que la cosa la iba a dejar así, solo me había cansado de tanto escribir y citar porque horas antes de leer tu trabajo había estado estudiando y escribiendo mi propio fic. Pero no, claro que no dejaré las cosas así, vengo a continuar con la tortura.
    Veo que ya te han dicho que a veces se te olvidan las tildes cuando escribes las palabras en pretérito(te pasa a lo largo de todo el capítulo, no creas que te los voy a remarcar todo, deberías darte el tiempo de releer antes de publicar, así presentas algo un poco más limpio). Solo debes prestar más atención. De vez en cuando se te olvidan unas mayúsculas… yo te sugiero que agregues al diccionario los nombres de los personajes, así se corrigen solos en el texto y se te marcan si los has escrito mal (yo uso ese sistema).

    Mira, aquí te equivocaste, mezclaste tiempos verbales

    Esta frase me gusta así


    Aquí de nuevo

    Creo que la frase debería haber ido así


    Mira ésta:
    te has comido una N


    Y aquí te comiste una palabra completa (para), además de una tilde. A mí también suele pasarme.


    Me parece que no es necesario repetir tantas veces “del él” “de ella” “él” “ella”, una vez que sabemos de quién está tratando el párrafo.

    aquí la palabra era quedaron, debes prestar atención al género, número y tiempo verbal. Generalmente, el ordenador te marca esos errores (yo no te los voy a marcar todos, tienes muchos, aunque antes de publicar el próximo, podrías intentar encontrarme en mi formato Betareader_mode_on y lo hablaríamos en detalle).


    Pusiste vallas en vez de vayas.
    Pusiste desasido en vez de deshecho
    Te recomiendo buscar los significados de las palabras que usas, ayuda mucho en el tema ortografía.




    Me gustó cómo describiste el sentimiento de Inuyasha (¿ira mezclada con celos?) te juro que lo sentí como si fuera él. Pobre Kagome, toda confundida. La confusión hace a los problemas mayores, yo sé lo que digo. No esperaba que Kagome se sorprendiera de ver a Inuyasha bestia si desde un principio sabía que era vampiro.
    Me gustó la forma en que describiste la escena de acción, tiene dinámica.
    Antes tenía la duda de si Kohaku era humano o lobo. Eso fue interesante. Me sorprendió eso de que fueran una manada, ya que en la historia original, ellos apenas se cruzaron una vez y ni siquiera intercambiaron palabras. Es una buena mezcla, je.
    Es la primera vez que leo que un vampiro no es capaz de dominar lo que es y se pierde a sí mismo. Lo has sacado bien del manga, aunque no creo que quede muy adecuado en una historia de vampiros/lobos.
    Me gusta el “sentimiento de hermanas” que transmitiste entre Kagome y Rin, es algo que yo no puedo imaginarme, ya que carezco de un hermano que me lo enseñe, jejeje…
    Me gustó lo del autocontrol de Inuyasha, cómo se puso con ella y cuando se la llevó (¡Kawaii!).
    Te juro que todavía estoy tratando de dilucidar qué es lo que hay entre rin y Kohaku. Es tan típico.
    Por favor, se encontró con lobos y vampiros y además sabe pelear. No dirás que en serio Rin temía encontrarse algo en medio del bosque (es decir, ¿qué podría ser peor que todo eso?).

    ¿Será mi imaginación o aquí hay un poco de fangirlismo?


    La parte del sueño es increíble, por un momento me sentí absorbida. En Japón, se dice que las serpientes blancas en los sueños son portadoras de buenos augurios y representan a la diosa Benzaiten, una de los Shichifukujin (de hecho, la misma Benzaiten toma forma de serpiente blanca).
    Disculpa que esté retrasada, pero prometo leerlo todo en detalle y marcarte cada detalle... je.
    :sess:
    Luchy te saluda
     
  10.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1819
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    XI CAPITULO.
    Rompecabezas.

    La tensión se podía sentir claramente, las chispas de rivalidad que salían de sus ojos, chocaban en una batalla de miradas rivales, que hacían del silencio aun más incomodo.
    Pareciera que estuvieran esperando a que el otro diera su primer insulto, el primer paso para la acostumbrada pelea de los hermanos Taisho.

    La puerta se abrió, produciendo un suave pero grave sonido, anunciando la llegada de alguien.

    Su cabello era lacio y blanco, brillante, terminando en su espalda como una fina cortina. Sus ojos dorados eran vivaces y finos como dos perlas doradas brillantes. Y su piel, al igual que el de los demás, era pálida, pero parecía ser tan suave como el de un fino terciopelo.

    Llevaba puesto una falda negra pegada, hasta por encima de las rodillas, y una blusa de satén roja, con cuello de camisa y mangas cortas.
    Dos zapatos negros de tacón sostenían sus blanquecinos pies.

    —Madre –pronunciaron ambos a la misma vez. Cada uno con diferente tono.

    Durante unos instantes, todo quedo en silencio. Los dos observando a su bella madre enfrente.

    —Es lo único que se atreven a pronunciar después de estar tanto tiempo sin verme –dijo con su elegante y suave voz- donde esta su amor por su querida madre –termino de hablar, mientras caminaba con pasos de princesa, y se sentaba en la silla principal del largo comedor, en medio de Sesshoumaru e Inuyasha.

    El menor bufó, mientras que el mayor decidió mirar hacia otro lugar.

    —El aroma ha cambiado –dijo curiosa, y a la vez un poco molesta- su padre se va a enojar, y yo también lo estoy, que parte de no se permite la estancia de humanos no han entendido- dijo autoritaria, pero se podría asegurar que los estaba regañando.

    Inuyasha cruzó los brazos y ponía los ojos en blanco, mientras que su hermano clavó su mirada en algún punto de la estancia y soltó un imperceptible suspiro.

    Se paró delicadamente, mientras caminaba unos cuantos pasos y se acerco a un estante que estaba en la gran estancia. Sacó un vaso de vidrio y una botella oscura, abrió el frasco y dejo caer el liquido de color escarlata en el vaso.

    —¿Por qué estas aquí? –dijo Sesshoumaru sin dedicarle ni una mirada.
    —Los extrañaba. Que más razón que esa. –dijo fingiendo un poco de dolor, mientras volvía de nuevo a sentarse en la mesa y se llevaba el vaso a su boca carmesí.
    —¡Keh! Deja el drama –dijo molesto Inuyasha, mientras se pasaba los brazos por detrás de su nuca. No se aguantaba los falsos sentimientos de su madre, siempre tan fingida.

    Si volvió a aparecer, era por algo importante, no le cabía la idea de que era porque los extrañaba.

    —Deberías hacerle caso a tu madre, Inuyasha –escuchó el susodicho atrás de él una cuarta voz, mientras después dos puños rozando su cabeza produciendo una sensación áspera en su cabeza.
    —Ah! Se me olvidaba, Miroku llegaba hoy –dijo la peli-blanca despreocupada.
    —¡Maldito! –dijo Inuyasha, mientras se retiraba bruscamente los puños de Miroku de su cabeza.

    Sin más, el mayor se levantó y se retiró del lugar sin producir ningún sonido, mientras que el menor se quedo golpeando y maldiciendo al recién llegado, aunque en el fondo se encontraba feliz de volver a verlo.





    —¡Miroku! –gritó feliz Shippo al ver al susodicho venir hacia ellos. Hacia tiempo que no lo veía.
    —Pequeño Shippo –solo atuvo a pronunciar- ¿Quiénes son estas bellas damas? –dijo interesado al ver a las dos mujeres atrás del niño vampiro.

    El susodicho tenía una mirada violácea, profunda y seductora. Su cabello negro como el carbón sujetado en una pequeña coleta, ayudaba más a su aspecto de Casanova.
    Traía puesto un pantalón negro y una camisa violeta, abierta en los primeros botones, dejando expuesta su vampírica piel.

    Al igual que la madre de los dos hermanos, él también noto el extraño, pero delicioso aroma de humano en el lugar, en algunas partes más intenso, así que no pudo evitar sentir curiosidad por saber los dueños de ese olor, o más bien dueñas.

    Ahora que las veía, no había podido evitar sentir esa presencia tan pura que desprendía de ellas, como llamas rebeldes, era impresionante, nunca había sentido semejante presencia.
    Y lo mas extraño, y lo que más sorpresa le produjo, fue el aroma de ellas, fundidas con el olor de Inuyasha y Sesshoumaru respectivamente.
    Del primero no le extrañaba tanto, pero de ¿Sesshoumaru? Ese ser que odia los humanos, ese monstruo que solo los mira como alimento, como sobras de la naturaleza.
    Eso si que estaba realmente extraño, pero más le daba curiosidad.
    Aun así, sus aromas resaltaban del de los nombrados, eran muy intensos, uno como un dulzón de flores, y otro como a miel, pero eran tan variados, que solo pudo sacar los primeros que identifico.
    De solo olerlas, se le hacia agua la boca, no, más bien se le secaba, le daba sed.
    Rápidamente alejo esos pensamientos, de seguro que si llegaba a tocarles así sea un solo pelo a alguna de esas bellas jóvenes, estaría muerto en a manos de esos dos vampiros.

    —Ella es Kagome –dijo el pequeño señalando a la peli-negra- y ella es Rin –dijo mientras la señalaba.
    —Mucho gusto, yo soy Miroku –dijo sonriente.
    Las dos sonrieron con cordialidad.

    Que desperdicio.


    El tiempo paso más rápido de lo normal, resulto que el recién llegado era muy amable y sencillo de tratar, además de que la pasaban bien hablando sin ninguna restricción de por medio.
    Ejemplos: nerviosismo, respiración alterada, y cosquillas en el estomago.

    Las conversaciones salieron sin ningún esfuerzo, como si fueran amigos de toda la vida, tan natural.

    El crepúsculo apareció, y con eso, la entrada al castillo.
    Justo cuando se iban, algo los interrumpió, algo que ellas nunca imagino que verían.

    En frente de ellos, una silueta muy conocida se encontraba.
    Su cuerpo tenia forma de reloj de arena, pero no tan pronunciado, su cabello era castaño y liso, y estaba cogido en una alta coleta. Traía puesto un traje enterizo de cuero negro, cubriéndole desde sus muñecas hasta sus tobillos, ya que traía puesto un par de botas negras.
    Y sus ojos oscuros refulgían de venganza.

    Sango.

    Pronunció en su mente Kagome.
    Susurró Rin.

    Y esa simple palabra llegó hasta los oídos del de mirada violácea, alimentando su curiosidad.

    —¿Dónde esta el asesino de mi hermano? –preguntó con voz neutra y fría.
    —Lo lamento, pero no se a quien te refieres –dijo Miroku a secas, pero con precaución en la voz.

    Kohaku.

    Sus ojos se abrieron desmesuradamente, su corazón se encogió y su mente entro en parálisis, en shock.

    Su amigo de infancia, muerto.
    No, eso no podría ser posible, no podía, Kohaku no podía morir, no tenia.

    —¡Sesshoumaru! –tronó enojada la loba. Mientras se abalanzaba hacia Miroku.

    La trágica serpiente se enrolló en su cuello, quitándole lentamente la vida, disfrutando de su dolor, ahogándola en es vacio negro, donde solo había el frio viento abrazándola, donde la vida carecía de sentido y el espacio parecía desaparecer.

    Apretándola, la cruel serpiente siguió con su tarea, destruyendo su existencia…

    Los sentidos se nublaron, y ella quedo sola, en medio del dolor y la soledad, sin poder escapar, con sus ojos nublados por las lágrimas, y el corazón envenenado.

    Kohaku.
    Sesshoumaru.


    No, no podía ser posible, debería de haber un maldito error, no podía estar muerto, no podía aceptarlo, no quería ver que ya no podría ser abrazada por la cálida luz de sus ojos cafés.

    Él no pudo asesinarlo, no pudo…

    ¿Por qué no?
    Retumbó en ese vacio negro la cruel voz maldadosa…

    Los dientes filosos se clavaron en su corazón, traspasando su cordura, abriendo huecos donde unas pequeñas orugas sádicas se meten, alimentándose de su débil corazón, confundiéndola, nublándola, destruyéndola lentamente.


    Sus piernas flaquearon y la dejaron caer, cayendo de rodillas en el frio pasto verde, disolviendo en su alma, el acido liquido del dolor y la rabia, haciendo mas grandes a las pequeñas devoradoras que a cada momento destruían su corazón.


    Y ya nada importaba.
    Ya podía sentir como faltaba parte de su corazón, podía sentir perfectamente como había quedado un gran vacio allí, el lugar de Kohaku.

    La vista le nubló, las estrepitosas lágrimas salían como chorros sin dar aviso de parar, pues no lo podía evitar, quería morirse allí mismo, el dolor era demasiado insoportable.
    Y no podía evitar echarse la culpa.

    Si ella tan solo se hubiera quedado ese día, si tan solo le hubiera pegado un buen golpe a Koga para que la dejara, tal vez, Kohaku estaría vivo.

    El dolor aumentó.


    El menor se encontraba recostado en una de las elegantes paredes, mientras que él mayor se encontraba parado debajo del marco de la puerta de madera, esperando pacientemente a que su madre abriera el sobre y lo leyera.
    Y no es que tuvieran mucho interés, pero su dramática madre los había citado allí, y por ahora, ninguno de los dos quería una discusión inútil.

    El papel era amarillento y delgado, en el centro, había una gran araña oscura, de fondo en la carta.

    Y decía así:

    Saludos mi querida Sakura, Sesshoumaru e Inuyasha.

    El motivo de esta carta es para invitarlos ha una reunión que se realizara en la mansión de los Kumo, y nos encantaría que estuvieran allí.


    Byakuya.


    PD: nos hemos enterado de que tienen unas interesantes invitadas humanas, tráiganlas, estamos ansiosos por conocerlas.


    Y así el rompecabezas comenzó a formarse.

    __________

    holas a todos!!!
    lamento la tardanza, y lamento muchísimo que este capitulo sea tan demasiado corto, pero necesitaba terminarlo o sino me quedaba estancada.

    Sakura, siempre le pongo ese nombre a la madre de Sesshoumaru, ya que no sé el nombre de ella, asi que siempre que haya una Sakura es porque me estoy refiriendo a ella.

    gracias por sus consejos y por sus lindos post, me alegran el día.

    nos vemos1!!
     
  11.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Por fin termine de leerme todo ste fic, sabes, si te soy sincera no quise leer en un principio porque creí que era un fic al estilo "Angeles de Charlie" jajaja lamento mucho no haber posteado antes, pero al menos me deleité un buen rato leyendo tu maravilloso fic.

    No se ni por donde empezar, me gustó mucho la manera en que Kagome y Rin se infiltraron en el territorio vampírico, al principio las narracions eran algo sanguinarias, especialmente cuando mataban a las mujeres y los vampiros se alimentaban de ellas. Tambien me gustó como separaste la relación InuXKag de SesshoXRin, cada quien por su lado, Inuyasha es arrogante, terco e inmaduro, pero poco a poco se dejó conmover por la explosiva aunque fragil Kagome.

    Sesshomaru por su parte, no sabe lo que sintió por Rin pero lo cierto es que siente algo muy fuerte, y ella tambien, me gustó la parte donde ella descubre el retrato de kagura, esa tristeza que reflejaba, el dolor de pensar que el corazón de Sesshomaru ya tenía dueña, y luego la pequeña recolciliación, ese pequeño roce de Sesshomaru hacia Rin demuestra muchas cosas...muchas muchas cosas ;) No esperaba un beso entre ellos, hubiese sido demasiado rápido y no va con el estilo de estos personajes, así que esperaré con ansias tu proximo capítulo para ver que mas nos puedes mostrar.

    Que mal, no pensé que Kohaku pudiese morir, No fue Sesshomaru, verdad? ToT, no creo que haya sido el porque cuando Rin le suplicó que no lo siguiera el le respondió: "No lo haré...así que dudo mucho que luego de decir eso se haya tomado la molestia de salir a escondidas a matarlo...

    En fin, ya quiero leer tu proximo capítulo ;) no te tardes mucho.
     
  12.  
    princess

    princess Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    20 Enero 2008
    Mensajes:
    91
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    T.T Porq Kohaku murio...? Pero quien lo mato? (suspenso) jejeje Me gusta tu Fic es Super me gusta mucho como lo relatas me encanta aunq quede con la Duda uhmmm quien mato a kohaku ? Y Sango es una loba ? O.O Lo mato Sesshomaru? O.O o en verdd no ah muerto ? Tantas dudas y yo no se nada nu nu nu porq me dejas asi nu nu nu! Y cuando van a parecer las parejas Buu quelo que esten ya pero esperare Todo lo posible aunq me muera de ansiedad y tristeza... XDD Te felicito tienes un excelente Fic Besos !
     
  13.  
    xXxNaRuHiNa

    xXxNaRuHiNa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2009
    Mensajes:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola!
    Bueno no hace poco fue que me entere que esta parte de cmz era de fanfics de inuyasha que ignorante soy xD
    Me gusta mucho tu fic esta genial me eh leido todos los capitulos *-* me encantan las partes del sesshxrin y del inuxkag (pero admito que me gusta un poquito mas el sesshxrin xP)
    Este capitulo me encanto!!! *-* Kohaku muerto???? O_o Sango se le lanzo a miroku? emmm ¿porque? xD creo que lo confundio por sesshomaru me enrede -.-

    Pero sesshomaru no lo mato!!!!!!! ¿o si? T-T T-T T-T Seshomaru no haria eso porque se lo pidio rin, rin quedo en shock sera verdad eso de la muerte de kohaku? T.T

    Bien ahora solo tengo intriga y ganas de leer el proximo capitulo
    Bueno lo espero con ansias n.n
    nos vemos!
    sayo :P
     
  14.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Muy interesante el capitulo, nos mostrastes a la mama de los poderosos y apuestos vampiros, ¿matastes a Kohaku? esa es mi unica duda, al parecer como lo narrastes lo mato Miroku T.T (aparte de mujeriego maton XD) bueno ahora para que tendrian esa reunion, me parecio exelente idea aparecer a Sango en ese momento. Muy buena la trama, me dejastes sin palabras, muchas felicidades.
    Sayonara
    :pregunta:
     
  15.  
    Asurama

    Asurama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Octubre 2008
    Mensajes:
    657
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Bueno, luchy viene con su tortura de la semana.
    Como siempre, ya mezclaste tiempos verbales. Me pregunto si es un tic tuyo.

    ¡No! ¡Me horroricé! No puedes confundir así el género.

    Cubiertapor finas y delicadas cubiertas. ¿Te suena la palabra sinónimo?
    […]No quería darle ninguna oportunidad a la inoportunatorpeza […]. Confío en que los sinónimos hacen que este tipo de frases luzcan mejor.
    […]Tan pronto como la última pregunta pasó velozmente por su mente […] Juro que me causa escozor esa “rima” de palabras.
    […]la suavidad de la madera. Suavemente […] Creo que debería haber una considerable cantidad de espacios antes de repetir sonidos que se parecen tanto. Sé que soy pesada, pero te juro que no me gusta cómo suenan en voz alta estos párrafos, a menos que lo hayas hecho a propósito… y aún así no me gusta.
    […]pero antes de esconderlo de nuevo, de nuevo se detuvo[…]. En serio, esto ya fue la exageración.
    […] ¿Y si se ahorraba todas esas noches en velo? ¿Y si se ahorraba tener que preguntarle? ¿Y si se ahorraba la presión en el pecho? […] En serio, esto ya es grave.
    Y podría seguir relajándote a lo largo de todo el capítulo… pero te quiero mucho, así que... ¬¬.

    Últimamente, ando con la onda de escribir dinámico y corto, aunque no parezca posible.
    Este párrafo estuvo denso:

    Yo te juro que hubiera puesto:

    Ya entendí que observaba la habitación… y a mi parecer, estuviste algo densa en todo el capítulo, repitiendo mucho —demasiado—. Te habrías ahorrado muchos renglones. ¿Por casualidad, leíste Crepúsculo? Porque se nota. Yo soy partidaria de los textos largos con contenido. Pero… si el caso es este, prefiero calidad antes que cantidad.

    ¡Y Rin reconoció su amor!
    Puedo ver perfectamente esa habitación en mi mente, magnífico.
    ¡Ea, Kagura! Aunque Kagura tiene el pelo negro al igual que Naraku, y no “café”. Quiero saber más del pasado. Se oye fogoso… y la escena romántica entre la parejita me gustó…
    Del nuevo capítulo no puedo decir mucho, solo que me encantó la entrada de Miroku y Sango (¡Sango loba!), sentí el dolor por Kohaku y me intrigó la carta de Byakuya.
    ¡No te preocupes, ya tendrás muy buenas ideas! No te preocupes, que siempre hay gente peor que uno —yo sí que me he quedado estancada—.
    Avanza bien el fic, aunque no sé si será solo mi impresión, pero la lectura se lleva lenta. Cuida eso de las repeticiones… los extremos quedan “poco estéticos”.

    Te estoy leyendo
    Luchy te saluda.
    :rinchan:
    :sess:
     
  16.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    hola!!!!!!!!!!!!!!!!!

    pobre kohaku como pudo matarlo T .T, yo entiendo que sean posecivos con ellas pero que maten a kohaku solo porque rin olia a el, es terrible, grasias por avisarme espero con ancias la conti.

    no entendi muy bien sango se murio o no? o .o

    cuidate no vemos ^^ bay!!!!!!!!!
     
  17.  
    xXxHinata

    xXxHinata Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Septiembre 2009
    Mensajes:
    202
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola! pues primero que todo gracias por avisarme por la conti de tu fic ñ_ñ perdona si no habia comentado es que habia leido tu fic pero no tuve tiempo de comentar asi que aqui estoy :D

    Estuvo genial! aunque no puedo creer que alla matado a Kohaku... no lo ha matado ¿no? debe haber un error! O_o

    Y Sango... acaso esta muerta?! ToT nah... o si?! O_O

    Y esa madre de Inuyasha y Sesshomaru no me agrada! :l que youkai mas molesta e_e prefiero mil veces al inexpresivo de Sesshomaru ñ_ñ xD

    Bueno adios! :D cuidate mucho!! :D
     
  18.  
    Adelaide

    Adelaide Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    19 Agosto 2009
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    te quedo muy bello!!!!!!!!!!!!!!!!!
    me gusto mucho aunque la parte de la muerte de kohaku hay no se que hacer (me voy a vengar de ssesshomaru) bueno y ...¿que hara Rin ? no creo que se qede con los brazos cruzado o ¿si?
    bueno me gusto mucho gracias por comunicarme sobre este capitulo.
    sayonara.

    PD: pon el proximo capitulo pronto.(ultimamente siento que los haces cortos)
     
  19.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1571
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    XII CAPITULO.
    Tiempo atrás.

    —Onii-chan –dijo la pequeña mientras se aferraba a su cintura, escondiendo su pequeño rostro allí.
    —Rin –dijo sonriendo el susodicho.
    —Onii-chan, ¿Dónde esta otōsan? –preguntó la niña tristemente, mientras lo miraba a los ojos, repentinamente aguados.

    El muchacho suspiró, mientras se agachaba un poco, mirándola a los ojos.

    —Él esta ocupado…-dijo suavemente, mientras retiraba una fina lágrima que caía por la mejilla de la niña.
    —Otōsan no me quiere ¿verdad? –dijo sollozando, mientras hipaba un poco
    —No digas eso, él… -dudó- él te qui- -no termino de hablar, ya que alguien lo interrumpió.
    —Byakuya, no le mientas –dijo una voz a su espalda.

    El susodicho volteó su cabeza, encontrándose con unos ojos carmesí mirándole fijamente. Él le dedico una mirada frívola, mientras se paraba y le hacia frente a la mujer, dejando a la niña detrás de él.
    Curioso, miró a una pequeña niña que estaba al lado de la mujer de ojos sangre.

    —Rin –dijo Kagura, llamando la atención de la niña, que asomaba su cabeza- ella es Kagome, tu hermana mayor.

    La niña de ojos chocolates miro curiosa al infante de cabellos negros-azulados, que acaba de levantar sus ojos chocolates.

    Sus pequeños corazones pegaron un profundo brinco, al sentir a la niña que tenía en frente era parte de su ser.

    Instintivamente, la mano derecha de Rin se estiró un poco, y la mano izquierda de Kagome también hizo lo mismo, a la misma vez. Sus dedos rozaron, para después unirse, ambas niñas sonrieron, contentas de encontrar a su otra parte.

    Byakuya sonrió un poco, nunca la había tan feliz, excepto cuando estaba con él, fue una buena elección que las unieran.
    Pero tendrían que separarse ya, si su padre se enteraba que estaban juntas, de seguro que los mataba a ambos, a Kagura y a él.

    Se envaró y sus ojos negros se abrieron de la sorpresa.
    Era tarde, él ya se encontraba en las sombras, con sus ojos rojos refulgiendo en la oscuridad.

    Podría asegurar que estaba hecho una furia.

    —Creo que deberíamos dejarlo hasta aquí –susurró el oji-negro, mientras miraba a Kagura a los ojos.
    La susodicha entendió el mensaje, sintiendo el miedo recorrer su cuerpo.

    —Pero Onii-chan –dijo Rin mientras jalaba un poco la ropa del susodicho, con los ojos suplicantes.
    —Byakuya, Kagura –escucharon ambos la voz fría y cruel del hombre que se escondía en las sombras. Él hombre salió, dejando su identidad al descubierto, infectando el lugar con su fuerte y maligna presencia.
    —¡Otōsan! –dijo contenta Rin.

    El aludido le dedico una profunda mirada de desprecio.

    Eso es cruel; pensó Byakuya.

    El susodicho de ojos rojos, filosos como cuchillos, levanto su mirada, mirando a la pequeña niña despectivamente, enseñándole todo su desprecio, para luego voltearse.

    —No me vuelvas a llamar así, mocosa –dijo cruelmente. Para luego retirarse entre las sombras.
    Sus brillantes ojos chocolates se llenaron de lágrimas, mientras su pequeño corazón se lleno de dolor, mandándola a esa oscura esquina de soledad, tristeza y tormento donde siempre permanecía.

    Kagura apretó mas la mano de Kagome, mientras se volteaba y se retiraba de allí, rogando en su interior que no murieran ese mismo día. Sabia perfectamente que a ese hombre lo que irritaba era que lo desobedecieran, pero por encima de todo, lo que mas le enfurecía, es que unieran a Kagome y a Rin, y ellos las habían reunido, por primera vez, desde que nacieron.

    Y no sabía el porque, él solo las quería separadas, que nunca se conocieran.

    Byakuya soltó la pequeña mano de Rin, mientras se retiraba detrás de la mujer de ojos carmesí.

    —¡Onii-chan, no me dejes sola! –pidió llorando la niña, mientras caía arrodillada en el césped.

    El aludido paró su caminata, para después devolverse y agacharse, quedando enfrente de la niña.

    —Yo nunca te dejare Rin, te lo prometo, siempre estará contigo –prometió, mientras retiraba las lágrimas de la niña, para luego pararse y desaparecer en las sombras.
    —Onii-chan…-susurró entre lágrimas la niña.


    El viento sopló, trayéndolo a la realidad, saliendo de ese confuso recuerdo…

    Su oscura mirada se dirigió a la copa del frondoso, antiguo y hermoso árbol, intentando encontrar aquellas repuestas y verdades que se acumulaban en su mente.

    ¿Quién era aquella niña? ¿Qué significaba para él? ¿Por qué no podía recordar nada? Y ¿Por qué tenía la sensación de que era algo grande?


    “Del odio al amor, solo hay un paso.”
    Refrán.



    Su chocolate cabello adornaba las finas y blancas cubiertas, con sus parpados cerrados y su respiración levemente.

    Sus ojos violáceos recorrían cada parte blanca de su piel al descubierto, encantados con tan semejante belleza natural.

    Aun tenia grabado aquel crepúsculo donde la cazadora (si, lo sabia, solo ellas podrían usar aquellos uniformes de cuero negro) se abalanzo contra él, en un intento de asesinarlo.
    Pero su intento fue fallido, no contaba con la astucia y velocidad del vampiro, que alcanzo a rematar, dejándola inconsciente. No había querido matarla, tenía muchas dudas en su cabeza, y muchos misterios que aparecían con cada acción nueva.
    Y sobre todo, aquellas dos jovencitas humanas que eran protegidas por los hermanos Taisho, le daba demasiada curiosidad, pues sabia, (o intuía) que ellas tenían alguna relación con la loba que tenia acostada en su cama.

    Primero, debía descubrir esa verdades que se escondían detrás de esas jóvenes humanas; por ahora, no le vendría mal divertirse.

    Una pequeña sonrisa surco su rostro, al observar las piernas tonificadas y perfectas al descubierto de aquella loba, que se encontraba solamente cubierta por una fina y delgada cubierta blanca. (Al trasformase, rompió toda su ropa)

    Los parpados cerrados de la joven cazadora comenzaron a abrirse, lentamente consiguió abrirlos, llevándola a un estado de confusión, ya que no reconocía la estancia y tampoco el como llego allí.
    Un dolor agudo paso por toda su cabeza, haciéndola cerrar los ojos fuertemente y llevar su mano al origen del dolor, para tratar de eliminarlo.
    Cuando el dolor apaciguo, abrió los ojos y recorrió la estancia con ellos (aun sin despegar su mano de la cabeza) llevándose una sorpresa.

    —¿Qué hago aquí? –preguntó horrorizada y con cautela en la voz. Mientras se paraba.
    —Yo de ti no haría eso –respondió divertido el vampiro, admirando el escote desnudo de la mujer.

    Cayendo en cuenta, rápidamente se cubrió totalmente con la cubierta.

    —Responde a la pregunta –dijo esta vez con firmeza en la voz.
    El hombre soltó un desapercibido suspiro y la miro fijamente.
    —Recibiste un buen golpe en la cabeza y caíste inconsciente –dijo serio. Hizo una pausa y una divertida sonrisa apareció en su rostro- y yo como buen caballero te rescate –termino sonriendo.
    —Ah, bueno, muchas gracias –dijo irónicamente- pero si me disculpas, como buena señorita que soy, me tengo que retirar –dijo seriamente, mientras se dirigía a la puerta, la cual estaba al lado del vampiro.

    Ella cogió el picaporte, y él la tranco, poniendo su mano en la puerta, mientras se hacia atrás de ella, con su boca en la oreja de la susodicha.

    —No te recomendaría que hicieras eso –dijo en su oído serio- a menos que quieras morir –susurró en un hilo de voz, casi ni lo pronuncio.
    Un frio escalofrío recorrió su cuerpo, haciéndola temblar levemente, sintiendo sus piernas a punto de partirse.

    Por muy estúpida que pareciera, decidió hacerle caso, creyéndole al pervertido vampiro, cayendo en las redes de su enemigo natural.

    La tierra comenzó a abrirse…


    __________
    Nota. bueno, primero que todo, como siempre, gracias por postear y leer mi tonto fanfic, me ponen feliz, y por supuesto gracias por sus consejos, me ayudan y me hacen ver mis errores, (aun estoy aprendiendo, tengan paciencia xD)

    bienvenidas a xXxHinata, xXxNaruHina, princess y Pan-chan, gracias pos pasarse por mi fic, espero les todavia les guste.

    por favor, les pido el grande favor que me hagan ver si hay Ooc en los personajes, tengo miedo que resulten ser otros...xD

    aclaraciones: Otōsan: papá. Onii-chan: Hermano mayor, en forma cariñosa (creo) ojala esten bien escritos, o sino aclárenme.

    y bueno, creo que les revele una buena parte de la historia con ese pequeño recuerdo...

    ahora si, las acostumbradas disculpas...
    perdón por lo poquito (creo que esto ya es costumbre) pero como en ultimo capitulo, necesitaba colocarlo, para no quedarme estancadisima, ademas de que cada dia me cortan el tiempo para utilizar el computador...por eso me he demorado y me demorare...pero no lo voy a dejar como hice con los otros:(

    los proximos capitulos van hacer mas largos (si, intentare) ya que estoy en la mitad del cuento, ya casi se descubre que son cazadoras....


    bueno, ahora si las dejo, espero les haya gustado el capi.
     
  20.  
    Adelaide

    Adelaide Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    19 Agosto 2009
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    voy a matarte
    este capitulo me dejo en estado de shok
    no entendi no jota
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso