Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por sessxrin, 17 Septiembre 2009.

Cargando...
  1.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2348
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    (*) indica el comienzo y el final del recuerdo.


    VI capitulo.
    Lamento a la luna.

    Los pies tocaron el frio suelo, haciéndola estremecerse un poco, pero quitándole el sueño de una vez. Caminó despacio, dirigiéndose sigilosa y lentamente a una de las puertas de la estancia que se encontraba abierta.
    Entró y dejo que sus pies entraran a la estancia.
    Era un baño.

    Todo el revestimiento era de madera, hasta la tina que se encontraba al fondo de la habitación era de madera, de un color oscuro. Al lado de ella, había un lavamanos de color oscuro, con un gran espejo arriba de esté, con un hermoso marco de figuras, específicamente flores.

    Y todavía en su mente pasaba la muy seguida pregunta, ¿Para que tantos lujos necesitan?

    Sin comenzar a darle vueltas a la pregunta, siguió con su cometido; camino unos pocos pasos, hasta llegar al frente del lavamanos, al frente del gran espejo.

    Abrió el grifo, y el claro líquido salió estrepitosamente, produciendo un poco de ruido. Con cuidado, se mojó el rostro, limpiando toda clase de suciedad.

    Y se miró al espejo.
    Observando todos los moretones que tenía, en los hombros, brazos, en el cuello. Con cuidado, paso su mano delicadamente por encima de ellos, haciendo que el puro tacto, le doliera.

    Y recordó lo que había pasado hace unos cinco días aproximadamente, (no llevaba muy bien la cuenta) cuando el ladrón de vidas la golpeo sin cesar, dejándole como puros recuerdos, los oscuros moretones.

    Alejo rápidamente de su mente todos esos recuerdos, no quería recordar momentos agrios.

    Así que comenzó de nuevo hacer lo que en un principio hizo. Siguió pasando su delicada mano por sus magulladuras, tratando de recordar el tacto que sintió dos días después de que comenzara a salir del pozo de la inconsciencia.

    Y supo que no era lo mismo, su mano nunca igualaría al tacto que sintió aquella vez, ni la sensación que pasaba mientras lo sentía.

    Comenzó a recordar lo que paso ese día, el día en que su mente comenzó a turbarse.

    *
    La laguna del desconocimiento comenzaba a secarse. Y lo sabía porque, aunque no pudiera ver todavía, podía sentir.

    Sentía como algo suave y gélido, pasaba por su blanca piel, sobre todo por sus moretones.
    El tacto era frio, pero, ilógicamente, dejaba una sensación de ardor, que hacia que las partes en que pasaba, produjeran mínimas cosquillas, que atravesaban por todo su cuerpo, en forma de corriente eléctrica.

    Si era eso exactamente lo que sentía.
    No era desagradable, era extraño…y agradable.

    Poco a poco, se dio cuenta de que era una mano la que había producido el efecto. Trato de todas las formas abrir los ojos, tenia curiosidad de saber de quien era el dueño de la mano.

    Abrió lentamente los parpados, aunque estos le pesaban horriblemente, siguió intentando, pero la mano desapareció, y con ella la extraña, pero cálida sensación.

    Un apacible desespero la inundo.
    ¿Por qué se detenía? ¿Por qué no seguía? Tratando de calmarse, cerró sus ojos nuevamente, pensando que tal vez, la mano volvería a recorrer su camino.

    Y así fue. Comenzó de nuevo a pasar suevamente por su piel, tratando de ser delicado, aunque podía sentir como temblaba un poco, pudiera ser que estaba nervioso.

    El tacto siguió, hasta llegar a una de las manos de ella, quedándose ahí, acariciando la mano de ella, trayendo de nuevo la agradable sensación que sintió al principio.

    Ella con rapidez y con sigilo, agarro la mano intrusa, encarcelándole en la mano de suya.
    Sintió de una vez como esta se tensiono.

    Abrió sus ojos, encontrándose con unos grandes dorados.
    Se sorprendió al principio, abriendo un poco más los ojos, pero rápidamente los volvió a su posición original.

    Y pensó que el tiempo se congelo en ese instante.
    Nunca pensó que los ojos del vampiro fueran tan ¿atrayentes? Eran tan profundos y transparentes, que quiso arrojarse a ese lago dorado y ahogarse allí; para nunca más salir.

    Por que dicen que los ojos son la puerta al alma, y ella quería entrar allí, sumergirse y beber de tan trasparente y atrayente interior.

    Pero no todo es eterno; bruscamente, Inuyasha esquivo la mirada, derritiendo el tiempo.

    Había observado como ella lo miraba fijamente, como si estuviera tratando de ver más adentro, como si quisiera adentrarse.

    No era que no le gustara, al revés, le encanto estar observando los grandes y tiernos ojos cafés, tan puros.
    Pero comenzó a sentirse incomodo, aturdido, era para estas cosas, un poco tímido.

    ¿Te encuentras bien? –preguntó Inuyasha, mientras volvía a mirarla. El joven se hallaba sentado al lado de ella, en el sillón.
    S-si –contestó. Le tomo un poco de tiempo recuperar su voz, después, lentamente levantó su torso, pero todavía le dolían demasiado los golpes. Su rostro mostró dolor.
    Recuéstate –decía Inuyasha mientras la recostaba de nuevo, pasándole una suave y delicada blanca cobija hasta el pecho, tratando de darle calor.
    Gracias…-susurró Kagome. La joven se había sorprendido, al ver la mirada y el rostro de preocupación de él, cuando ella mostró dolor, y sobre todo, la delicadeza de esté al recostarla. Sin que pudiera evitarlo, una onda de tranquilidad y felicidad recorrió su cuerpo.
    Keh, no tienes porque agradecer –dijo despreocupadamente el vampiro, mientras dirigía su vista a otro lugar. Como dicen, nada es eterno, e Inuyasha, volvió a su personalidad inicial.

    La joven de cabellos negros azulados, no pudo evitar sonreír, de alguna forma, se había encariñado con la personalidad infantil de él.

    Hundió un poco su rostro en el lado del sillón, pensando un poco, tratando de no romper el tan agradable momento.
    En ese momento, ella no era caza vampiros, y él no era un vampiro, solo eran Kagome e Inuyasha.
    Y sin pensarlo, apretó un poco más la mano de Inuyasha.

    Apretando también, los lazos que había comenzado a sentir por él.

    *

    Y desde ese día, no ha podido evitar quererlo sentir cerca de ella, no ha podido evitar sentir que su respiración se agite cada vez que él la mira intensamente, no ha podido evitar sentir que sus piernas y todo su ser tiemble cuando él le cura las heridas, no ha podido evitar sentir esa agradable sensación eléctrica.
    No ha podido evitar sentir que su corazón se acelere de solo pensar en él.

    Pero no lo evita, porque es muy agradable, porque le gusta.

    Y ese es el motivo por el cual su mente se turba.
    Sabía que no faltaba demasiado tiempo para que Izayoi mandara a alguien en busca de noticias, y si no las tenía, las reemplazarían. Y eso era lo último que quería ella, y Rin.

    No quería decepcionar a nadie.
    Y por supuesto, no quería alejarse de allí.
    Así que lo mejor, era terminar rápido con su tarea y nunca más volver a mirar atrás.

    Su conciencia le repetía una y mil veces, que debería, no, que debía de apaciguar todos esos nuevos sentimientos que sentía hacia el arrogante vampiro, por que si no lo hacia, le sería imposible realizar su mandado.

    Pero le era inevitable.
    Ella desde un principió debió de poner una raya entre su labor, y su vida sentimental, pero en medio del teatro, las dos se fundieron, olvidando que no debían mezclarse.
    Kagome no debió dejar que la conquistaran tan dulcemente, porque, indirectamente, él lo hacia sin darse cuenta, y ella se dejó, no lo evitó.

    Suspiró.
    Un suspiro débil, pero lleno de confusión. En esos momentos, su cabeza daba vueltas, y no quería tomar decisiones de las cuales se arrepentiría después.

    Saldría lastimada. De eso estaba segura, cualquiera de las dos decisiones que podría tomar, de todos modos saldría herida.

    Y si tomaba la decisión incorrecta, no solo sufriría ella, muchas personas más también. Y ella sabía el porque.
    Porque a veces hay que poner la felicidad de otras personas ante la de uno, porque es mejor sufrir uno solo, a que sufran los demás. Y de nuevo, el lago masoquista y bondadoso apareció, incitándola a adentrarse en sus oscuras e incertidumbres, pero tranquilas y agradables aguas.

    Gruesas lágrimas salieron de sus orbes, sin dar indicios de que pararían. Sus piernas flaquearon, haciéndola caer al piso, recogiendo sus piernas, abrazándoles, mientras que la tormenta salada seguía sin parar.
    Porque la vida de un querido niño, valía más que la de ella.
    Ya había tomado su decisión, y no podía dar media vuelta a la hoja.





    Sus ojos tristes seguían observando a la luna llena que se podía observar en la ventana, sintiendo la luz de ella, en su rostro.
    Había estado planificándolo por dos días, sintiéndose cada vez más débil, sintiendo como sus manos temblaban cada vez que tocaba el metálico, delgado y filoso cuchillo.
    El cuchillo que su hermana le había estado guardando por ella.

    No sentía que seria capaz de hacerlo, pero es que tenía que hacerlo, para eso la entrenaron, esa es su labor, es su vida.
    Nunca había disfrutado de asesinar, es más, si hubiera tenido la oportunidad de elegir otra cosa, lo hubiera hecho.
    Pero si era la única forma de proteger y de evitar la muerte precipitada, lo haría.

    Y esa noche no debía de ser la excepción.

    Debía de ser sigilosa y rápida, impidiéndole la capacidad de que esté tuviera la oportunidad de sorpréndela, de escaparse, o de matarla.

    Peor…
    De mirarla a los ojos.

    Ella se dijo a si misma que no amaba a Inuyasha, (o eso es lo que ella cree) por eso cree que eso le será más fácil.

    Levanto el cuerpo, lentamente, cada paso que hacía, lo hacia demasiado lento, aunque ella quería todo lo contrario.

    Se acerco un poco a la cama, el susodicho se encontraba sentado, durmiendo.
    Ella se había percatado de que, cada vez que él dormía, sus facciones despreocupadas, prepotentes y hasta arrogantes, desaparecían; dejando solo al Inuyasha, un joven vampiro de unos cien años, o quizás más, que tenía puro rostro de adolescente de dieciséis años.
    Increíblemente, su rostro parecía al de un niño, cuando dormía.


    Respiro hondo, y se acerco, apretó mas el cuchillo, llegando hasta a lastimarse, pero no le importaba.
    Su mano temblaba, demasiado, parecía tener vida propia, no paraba de temblar.

    Su mente, traicionera y fastidiosa, le recordó lo bueno que la había tratado él a ella.
    Recordándole las veces en que él le curo delicadamente las heridas, las veces en que él iba y le buscaba la comida, la vez en que él la salvó.

    A quien podía engañar.
    No podía matar a alguien que se halla comportado de una manera tan protectora, no podía hacerlo, era incapaz, no podía matar al hombre que le producía miles de sensaciones y sentimientos nuevos.

    La tormenta salada se avecinó, sintiéndose engañada por su mente, incompetente a su labor, controlada por sus sentimientos, y débil por él.

    Calló al suelo, llorando y llorando, apretando cada vez más el cuchillo, tratando de por todos los cielos, encontrarle una solución a su problema.
    ¿Por qué era tan difícil? Era la pregunta que más se hacia Kagome. Podía encontrarle miles de respuestas, diversas y diferentes. Ella sabía porque le era imposible matarlo, pero no quería admitirlo, porque si lo hacía, estaría para siempre en el pozo del dolor, sin salida, sin luz.

    Porque admitir que se había enamorado de un arrogante, pero tierno y protector vampiro, era mandarse al pozo del dolor…
    Y admitir que había cometido el más agridulce error de su vida.

    La fiel amiga luna, presenciaba la escena, sintiendo como su querida flor, se marchitaba más y más, sin poder encontrar su rayo de luz.
    Y Kagome no era la única que lamentaba el haberse enamorado de la persona incorrecta, un agudo y doloroso aullido se escuchaba en la profunda y oscura noche, un pobre lobo que aullaba del dolor, por no poder saber como se encontraba su amada…
    Llorándole a la única que podía presenciar, la grande y solitaria luna llena, que también, lloraba del dolor.



    nota: bueno, como siempre, gracias por sus queridos post, me alegran demasiado, y me motivan a seguir, espero les halla gustado este capi, dedicado 100% a la pareja inuxkag.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    inuykagXever

    inuykagXever Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Junio 2009
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    kiaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!
    me encanto tu capi esta quedando genial te amooooooooooooo
    lo dedicaste a la pareja que mas amo en este mundo
    casi me hace chillar la parte en que kagome llora por el enrredo en su cabeza de sus sentimientos y su trabajo
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaa que decision mas dificil devera enfrentar
    matar a su amado o salvar vidas
    que tragico me encanto le estas dando esa chispa de telenovela inolvidable
    me encanta amiga
    sigue asi que yo almenos te apoyo 110% de 100
    soy tu fan me encanta esta estupendo

    _________________*_______________

    te comiste algunas letras, y deves en cuando te saltaste algunas comas, pero nada grave solo lo normal

    me encanto el nombre del capitulo
    LAMENTO A LA LUNA
    es muy bueno pensando en lo que paso
    la luna llora de dolor al ver a su flor marchitarce
    me encanto muy emotivo el capitulo
    sayonara querida amiga del alma
    y que ...
    LA IMAGINACION TE ACOMPAÑE...
     
  3.  
    Dorian Gray

    Dorian Gray Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2008
    Mensajes:
    220
    Pluma de
    Escritor
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Bueh... Me gusto la conti no te voi a mentir .
    La verdad es que no soy una gran fan de inuxkag y me da la imprecion que estos dos últimos capítulos los has dedicado a esta pareja O,Ó mi opinión es que deberias escribir un poquito más sobre sesshi y rin =) ...
    Me despido ,bye
     
  4.  
    pomy

    pomy Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    20 Octubre 2007
    Mensajes:
    626
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    La trama se vuelve más interesante ante el paso constante de tus capítulos, sin embargo no es la misma línea de evolución la que serpentea la calidad de tus escrituras.

    En el capítulo ante último, pude leer fácilmente, sintiéndome calidamente acompañada por sus palabras resonantes en mi imaginación. Mas este último capítulo me detuvo, me hizo titubear, perder, pues tuviste más de muchos errores. Recomiendo que leas cada capítulo al menos una vez en voz alta antes de postearlo, los errores fueron demasiados.

    Sin embargo, seguiré el fic. Espero me sigas avisando, suerte.

    Pomy
     
  5.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Me encanto el capitulo, combinaste el romantisismo y el suspenso; Si me imagino el dolor que debe sentir Kagome al no poder matar al vampiro y orgulloso de InuYasha, lo mismo pasa con Rin (pobres las dos) Por eso cuando sea grande no trabajare como cazadora de vampiros XDDD!!!.
    Se nota que mejorastes demasiado en tu escritura y ya casi no cambias los tiempos verbales (aunque aun lo haces)
    Bueno te deseo toda la suerte y espero que aun sigas con esta historia muy original.
    Sayonara
    :flores:
     
  6.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2371
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)


    Gracias chicas por sus posts!!!, me alegran mucho.

    wind: gracias por el post, y si, enamorarse de un apuesto vampiro arrogante es la tortura más grande, trate de hacerlo lo más romántico, sin quitarle ese miedo, o suspenso, que bueno que te gusto

    pomy: gracias por los consejos, me sirven de ayuda. Que pena si te parezco ignorante pero, me podrías decir cuales son los errores, es que soy tan tonta, que no se cual es la diferencia del ante penúltimo y el ultimo que publique, me podrías decir, para poder corregir, y así puedas leer mejor.
    Muchísimas gracias por leer.

    Jared: que bueno que seas sincera xD, si, el último capi era para inuxkag, pero como sabras, poner en plan de romanticismo a sesshoumaru es un poquito difícil, gracias a la personalidad de este, pero este capi es dedicado a la pareja de SessxRin. (es mi pareja predilecta y favorita, no la dejare botada xD)

    Kagome: que gusto que te gusto el capi, se que es tu pareja favorita, más adelante va a ver una escena inuxkag muy romántica (o eso intento hacerlo, soy complicada para esas ecenas) pero te la hare.

    Bueno, este capi esta dedicado a la pareja de SesshoumaruxRin, y a Jared Howe, espero te guste, y a las demás también.


    VII CAPITULO.
    Droga de doble filo.

    Una pequeña y apacible luz alcanzaba a ver.
    Sus ojos se encontraban entrecerrados, alcanzando a ver una mínima luz brillante que se posaba en su rostro.
    La calidez que este le daba, le dieron más ganas de abrirlos, quería sentirlo más. Con todas sus fuerzas abrió sus ojos, sintiendo con más fuerza el rayo de luz.

    Se levantó lentamente, tratando de acostumbrarse al peso de su cuerpo, tratando de no caerse de nuevo en el suave y oscuro sofá.

    Tan pronto logro el equilibrio, miles de imágenes pasaron veloces por su mente, recordándole lo último que vio y sintió.
    El agua fría recogiéndola y un terrible miedo.

    Las preguntas se colaban en su mente, una tras otra, impidiéndole pensar con claridad. Una neblina pasaba por su mente, cubriéndole, impidiéndole ver y pensar. Miles de pensamientos pasaban como piezas sin un hilo que los uniera. En estos momentos debería de estar muerta, o eso era lo que pasaba por su confusa mente.

    Recorrió su mirada por toda la estancia, mirando cada cosa, buscando.
    Hasta que lo encontró. El príncipe puro se encontraba recostado en la gran y cómoda cama, con sus ojos ámbares perdidos en algún punto vacio. Perdido en sus pensamientos.

    ¿Por qué estoy aquí…? –el hilo de la voz se perdió, terminando en un susurró confuso.
    Te saque de allí –su voz gélida y profunda llegó hasta los oídos de la joven de cabellos negros, haciéndola girar su vista hacia los ojos de él.
    ¿Por qué lo hiciste? –preguntó esta vez firme y sin confusión. La joven tenía mucha curiosidad.
    Nadie desobedece mis ordenes –fue lo que respondió. Volviendo a meterse en su mente, apartándose de la realidad.
    Gracias –susurró suavemente, mientras le sonreía con toda esa grande gratitud que siempre mostraba, con todo ese remolino de sentimientos puros que mostraba su radiante sonrisa.

    La joven se sentó en el sofá, recuperando fuerzas. Se paró y se dirigió a su acostumbrada ventana, sintiendo los pequeños rayos de luces que pasaban por el manto gris del paisaje.

    En realidad eso no fue lo que quiso decir el joven de cabellera plateada, la frase mas correcta debía de ser “nadie se mete con lo que es mío” si, esa era la frase más adecuada. Pero nunca lo diría, nunca diría abiertamente sus verdaderos deseos, deseos que mostraran alguna debilidad del iceberg de hielo.

    Su mente le estaba casi escupiendo ácidamente, que se estaba metiendo demasiado con la joven, que debería de tener cuidado, sino lo hacía, terminaría envenenándose con la flor.

    Pero su cuerpo reaccionaba de manera distinta, había salido velozmente en busca de la joven, sacándola de la fría agua, protegiéndola del miedo, rescatándola de la muerte…
    Porque cuando vio a la joven cayendo con fuerza en el barril, algo en su mente le dijo que nunca más volvería a verla…
    No volvería a ver su dulce sonrisa.

    Y eso le aterraba. Aunque no pudiera controlarlo, se había acostumbrado a la sincera sonrisa que esta le dedicaba, sonrisa que lo hipnotizaba, sonrisa que lo aturdía, sonrisa que hacia que en su corazón de hielo, se abrieran grietas…

    Se había familiarizado tanto con ella, que le era imposible pensar que esa dulce flor desapareciera. Porque mirar tanto esa dulce tortura, era una grata adicción.

    Aunque su mente racional se empeñaba en hacerlo entrar en razón, gritándole a todo pulmón que ella era una humana, y que NO debía anudarse a ella, él sabia que ya no podía hacer nada, porque no quería, no quería entrar en rehabilitación, porque ella era su droga, dulce droga pura.

    Y que haría lo que fuera, para que esta viviera.

    La mente de ella no era tan diferente a la de él.
    Pero se negaba a aceptar que había algún sentimiento amoroso hacia el frio vampiro. Era muy poco tiempo para enamorarse, además, no podría permitirse dominarse por sus sentimientos.
    Si admitía que le atrajera todo de él; su porte, su cuerpo, su cabello, sus ojos…si eso era lo que más le atraía, sus ojos.

    Su personalidad carente de emoción, y su voz gélida y amenazante, sus ojos perdidos en algún lugar…ella no había podido negarse a semejante regalo, no había podido evitar caer en su mar de hielo, no había podido, ni tampoco se negó…
    Porque la fascinaba, la atraía, la hipnotizaba, la volvía adicta.

    Esa misteriosa y gélida droga, la hacia entrarse en un bosque prohibido y misterioso. Porque si seguía así, se enamoraría de esa droga, y era prohibido enamorarse de su depredador.
    Menos de un vampiro que aborrecía a los humanos.

    Al fin y al cabo, toda droga es perjudicial, y al final, termina acabando con la persona que la consume, en este caso, se terminarían matando…

    Porque ella sabia que tendría que exterminarlo, que tendría que eliminar a su adicción. Aunque eso la hiciera dudar y ponerla en un estado de tristeza y nostalgia. Aun así, si ella no lo mataba, él si a ella, porque era su naturaleza, porque un vampiro no puede amarrarse a una humana.

    Porque las drogas son de doble filo.

    Respiro hondo, y sonrió débilmente, el frio veneno se extinguiría.



    Los días pasaban lentamente, como si tratara de estancarse, como si supieran lo que iba a suceder.
    La joven de cabellos negros como la noche, esperaba con nostalgia la noche, no quería que llegara, pero tenía que hacerlo. Su hermana mayor ya había le había pedido el utensilio metálico; así que ya era hora de que ella también terminara con el teatro.

    El crepúsculo estaba apareciendo, mientras el brillante sol comenzaba a esconderse en el firmamento, para dormir.
    Se encontraba sola, desde el medio día, la estancia se encontraba vacía, solo estaba la joven, dándole vueltas al utensilio.
    La soledad desapareció, al ver como el misterioso vampiro entraba a la habitación, despacio y se acostaba en la cama, dejando en su camino, pequeñas gotas de sangre, que salían lentamente del torso del príncipe.

    El susodicho parecía ignorar la compañía de la joven, mientras seguía con sus ojos cerrados, y su pecho subiendo y bajando lenta y suavemente.
    Cualquiera que no lo conociera, podría decir que estaba durmiendo.

    La joven se le quedo mirando un instante, analizando las cosas. Ella sabía que el vampiro tenía unos reflejos sobrehumanos, que podría saber donde se encontraba ella, aun si tuviera los ojos cerrados, así que dedujo que le seria difícil.
    Pero por lo que veía, el joven se encontraba herido, cansado, aunque su rostro de porcelana seguía carente de emoción; tal vez, sus reflejos se debilitarían.

    Lentamente se levanto del sillón, caminando lento por el suelo frio, arrastrando a sus pies para que se movieran. Se detuvo a un lado de la cama, mirándole detenidamente, observándolo, alimentando a su cálido y nostálgico corazón.

    Bruscamente giró su vista para otro lado, no se estaba ayudando. Sus ojos chocolates mostraban nostalgia y tristeza, mientras que estos se disfrazaban de determinación y seriedad.
    Dio media vuelta, y respiro hondo, se acerco un poco más, torturándose lentamente. Y la duda exploto como un volcán en erupción.
    ¿Era necesario? ¿Valía la pena? ¿Podía al menos disfrutar unos días más?
    Se maldijo por dentro, no se estaba ayudando en nada. Se separo un poco, y comenzó a darle vueltas al utensilio.

    ¿Qué haces? –la gélida e indiferente voz, llego hasta los oídos de Rin, haciendo que su cuerpo se tensionara, al oír su voz y ver los profundos ojos ámbares de Sesshoumaru.
    Dicen…que la sangre de humano…-susurraba y hablaba lentamente, titubeando al hablar, mientras miraba al utensilio que rápidamente había pasado a la muñeca de ella- cura las heridas de los vampiros…-terminó de hablar, mientras dirigía la vista a los ojos de él.
    No digas tonterías –dijo firme y frio. Como si le hubiera ofendido lo que dijo la joven- mira- dijo mientras dirigía su vista al torso de él.


    La de ojos chocolates desvió su vista de los ojos de él, para posarse en su torso, la sorpresa que se llevo. Ya no había ninguna herida, en realidad, pareciera que nunca se hubiera tenido esa profunda y grande herida.
    Lo comprendió fácilmente, el no era un vampiro común, él era de linaje puro.

    No hagas estupideces –dijo serio y sin emoción alguna. Mientras volvía a cerrar sus ojos, y comenzar a reposar, para calmar el dolor.
    No las hare…-susurró Rin. Mientras una pequeña sonrisa se mostraba en su rostro, la preocupación muy bien disimulada del príncipe, la hizo feliz.

    Y él escucho perfectamente.


    La joven se sentó en el sofá, recostándose suavemente sobre él, observando como el brillante sol desaparecía, pintando los cielos de tonalidades oscuras, dibujando brillantes estrellas, despertando a la bella luna.
    Era una noche hermosa.

    Agradeció no tener que matarlo, se le estaba haciendo muy difícil, y su determinación había comenzado a flaquear.
    Se sintió muy tonta, si, ignorar sus sentimientos hacia él, había sido una completa estupidez, pero no había tenido salida.
    Y todavía no tenia salida.

    El placentero veneno recorría cada una de sus células, produciendo miles de sensaciones, satisfactorias, su corazón disfrutaba el toxico placer que lo abrazaba, introduciéndose en él, originando sentimientos nuevos, uniendo su existencia a su preciada droga.

    En la consumación de la droga, hará que cada uno se aferre más, pintando su existencia de un nuevo color, abriendo grietas de sentimientos y emociones, curiosas e intensas por entrar.
    Porque se están torturándose dulcemente, volviéndose adictos a la esencia y presencia del otro, negándose a dejarla.

    Batallaron y pelearon, negándose a unirse a la existencia del otro, pero la droga es demasiado dulce y placentera, cayendo en las redes de hielo, dejándose abrigarse por el puro, alegre y dulce capullo, uniendo más y más el crepúsculo agridulce.




    nota: se que no me quedo muy romantico como el ultimo, pero es que tdoavia no los puedo enamorar, sus personalidades no me dejan, pero sienten algo, de eso si les aseguro.

    un adelantico: el prox capi, apareceran mis queridisimos amigos
    licántropos
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Creo que en este capitulo hablste mucho sobre la droga XD; bueno igual me encanto el toque de intriga, si no note que te salieras del caracter de los personajes ni tampoco en los dialogos, eso suele ser dificil para algunas personas.
    Me gusto mucho la parte de Inuyasha y Kagome muy romantico pero a la vez nostalgico; tienes un don O_O; espero que sigas con el FanFic eres muy buena para describir las cosas y las acciones de cada personaje; espero tu conti.
    A otra cosa, se me olvidaba decirte que las tildes aun te fallan, por ejemplo levanto, sacudio, observo, llevan acento, (claro depende en que tiempo estemos hablando)
    Sayonara
    :porque:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Dorian Gray

    Dorian Gray Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2008
    Mensajes:
    220
    Pluma de
    Escritor
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    (LLL
    Sin palabras ... amo tu fic
    Tienes algunas faltas pero no es nada importante , sabes describir muy bien las situaciones y eso me gusta O,O
    Espero el próximo capitulo y por favor avísame
    ATT: Jared ;)
     
  9.  
    pomy

    pomy Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    20 Octubre 2007
    Mensajes:
    626
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Bueno, en realidad es una muy buena descripción de la trama, creo que captas muy bien las personalidades de ellos. Los errores que te marqué anteriormente no los recuerdo, pero te ayudaré con este:

    Fijate que cuando se lee de corrido una oración, las comas no deben detener al lector porque le quita la magia del relato. Usalas solo cuando sean necesarias.



    La repetición de palabras es bastante molesta, solo debes aplicar esta técnica cuando querés resaltar algo importante para la trama. De otra manera, te conviene usar sinónimos.

    Se entiende ahí qué quisiste poner, pero te lo señalo igual, algún corrector ortográfico ayuda en esas ;)

    Hay algo en esta oración que no me gusta

    Acá o podrías haber usado otra expresión, o falta alguna tilde. También podrías omitirlo. De todos modos, queda algo rebuscada la oración, cuanto más fáciles sean para leer, menos tiempo se tarda en descifrarlas y se deja conquistar más por la trama.

    No sé si te referías a una proyección a futuro, como una predicción, o te equivocaste. De ser la primera, no está bien expresada la idea. De ser la segunda, consumación tendría que ser reemplazada por consumición, y no podés pasar de un verbo pretérito a uno presente así como así.

    Bueno, como última crítica, me cansó leer tanto sobre drogas xD te obsesionaste en esa. No son las mismas correcciones de las cuales te hablé en el otro capítulo, pero te ayudarán, supongo.

    Besos, espero la conti.

    Pomy.
     
  10.  
    Rei sama

    Rei sama Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    26 Diciembre 2008
    Mensajes:
    50
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola amiga vuelvo a comentar despues de 7 años pero bueno mejor eso que nada no? xD
    Estos ultimos capis son HER-MO-SOS xD me encantan!! ☺ el de Kagome y inuyasha kyaaaAA!!! era tan lindo y el de Sesshomaru y Rin igual, el ultimo capi me ha llegado al alma amiga T.T pobre Rin tiene que matarlo pero no quiere y tampoco quiere reconocer que siente algo por ese vampiro hermoso, sexy, misterioso, serio, inteligente... (babas) *suspira* por que no se dara cuenta esa burri? T.T jajaja
    Tu fic esta buenisimo continualo pronto amiga!!!
    Bye
     
  11.  
    Adelaide

    Adelaide Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    19 Agosto 2009
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    hola de nuevo...me perdi los capis(no es justo)en fin que se le puede hacer...seguire tu fic mas seguido.
    me alegro que por fin aparescan lo licantropos(algo me decia que iban a aprecer-fue por eso que segui tu fic) eso le dara un toque mas tragico...
     
  12.  
    Danbury

    Danbury Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    19
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola!
    Siento haberme desaparecido pero ya me puse al corriente con los capitulos y dejame decirte que me encantaron sencillamente, geniales.
    Me parece muy bien que Kagome ya acepto lo que siente por Inuyasha y que no puede matarlo, con Inuyasha me gusto la manera en que cuido de ella. Cuando lei el capitulo de Sessh/Lin, me parecio muy lindo, aunque me cansó algo de leer el hecho que mencionaras tanta "droga".
    Espero que lo continues pronto.
    Genial fic!

    Ciao ;)
     
  13.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1712
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    nota: ** pensamiento

    VIII CAPITULO (primera parte)
    HIJOS DE LA LUNA.

    Caminaban despacio, cautelosamente, evitando cualquier sonido que las delataran.
    Hace varios días que escuchaban constantemente los aullidos de un lobo; y no eran aullidos cualquieras, eran fuertes, agudos y profundos, eran de un licántropo.

    Preocupadas, las dos hermanas salieron a escondidas del castillo, saliendo con prudencia y sutileza, ignorando las grandes e intimidantes paredes del castillo.

    Adentrándose poco a poco por el bosque oscuro y misterioso, caminando con extrema desconfianza, cada una cerca de la otra, solo escuchando la respiración de la otra.

    Una rama crujir y unos ojos amenazadores.
    Era lo único que oyeron y vieron en la inmensa oscuridad.

    Los ojos azules aguamarinas, claros, amenazantes; relucían en la oscuridad del bosque, haciendo que dejaran de respirar por un instante.

    Poco a poco, comenzaron a ver como esos grandes y filosos ojos se acercaban más y más, observando al dueño de estos.
    Era el doble de altura que ellas, de pelaje negro como la noche, y de ojos azules aguamarinas, con dientes filosos, listos para desgarrar; sin hacer excepción de que caminaba en dos patas.
    Se acerco celosamente a las jóvenes, oliéndolas, para luego cortar el espacio que los separaba y relajándose, convirtiéndose de nuevo en su forma humana.

    Alto, moreno y no exageradamente musculoso, con aires de despreocupación, con una coleta sosteniendo su largo cabello negro noche. Observando fijamente a las jovencitas con sus ojos azueles más oscuros.

    —Kouga…-dijo Kagome preocupada y un poco sorprendida, mientras se acercaba más a él.
    —Kagome, ¿estas bien? –pregunto preocupado, mientras tomaba con delicadeza las manos de la susodicha.
    —¡¿Cómo que estas bien?!- ironizo- ¡¿Qué crees que haces aquí Kouga?! –interrumpió alarmada y enojada Rin, mientras se acercaba y separaba el espacio de su hermana y él, empujando fuertemente el pecho del lobo.

    El aludido soltó un suspiro exagerado, mientras tomaba las muñecas de Rin.

    —Te puedes tranquilizar –soltó fastidiado y despreocupado
    —Rin, tranquilízate –dijo Kagome suave y conciliadoramente, mientras se hacia al lado de ella.
    —Hazle caso a tu hermana -dijo el lobo, mientras soltaba del agarre y se acercaba a Kagome, y con su brazo, la rodeaba por la cintura.

    La oji-chocolate menor, trataba de tranquilizar su respiración, con los puños cerrados y los parpados impidiendo su vista, tratando de exterminar el enojo.
    Kagome estaba mucho más diferente, un sonrojo notorio apareció en sus mejillas, mientras que esquivaba la mirada para otro lado, se sentía muy incomoda.

    —¿A que viniste, Lobo? –pregunto un poco enojada Rin, mientras volvía a encararlo.
    —A llevármelas, por supuesto –habló como si fuera lo más natural del mundo.
    —¡¿Estas loco?! ¡no ves que estas diciendo estupideces!–dijo más fuerte de lo que debería de hablar, la rabia flotaba en el aire
    —No nos iremos –interrumpió Kagome, mientras se hacia al lado de Rin
    —Kagome, es una orden –respondió Kouga, mientras se acercaba más a ellas.
    —¡Mentiras! Yo no me iré de aquí, estoy en una misión –dijo Rin un poco más tranquila, mientras retaba a Kouga, tratando de intimidar al lobo de ojos azules
    —Y yo no me iré sin mi hermana –dijo Kagome tranquila.
    —Si eres problemática –soltó exasperado el lobo- te llevare por las malas o por las malas –dijo mientras se acercaba a Rin.

    La susodicha tenia ambas manos en las caderas, y su mirada era fuerte, nadie podría sacarla de allí.
    El demonio se acerco, y la levanto, colocándola encima de su hombro, como si fuera un costal de papas.

    —¡Hakkaku, Ginta! –grito el lobo hacia el profundo bosque. Después se giro para observar a Kagome, que se encontraba con los brazos cruzados y con una mirada confusa.
    —Kagome…-pido Kouga.

    La susodicha tenía los brazos cruzados; pero luego de ver a los dos otros lobos salir del bosque, específicamente Hakkaku y Ginta, sabia que no tenia opción, los amigos de Kouga la llevarían, igual que a Rin, y ella no quería ser llevada por la fuerza.
    Soltó sus brazos y respiro profundo, accediendo ir a las buenas.

    Camino rápido y se subió en la espalda de Ginta. Y tan pronto como estuvieron listos, salieron corriendo a una velocidad superior a la de un humano.

    Sentían el aire pasando a una gran velocidad por su todo su cuerpo, sintiendo algunas ramas pasar por su lado, rozándolas. Cerraron sus ojos, esperando que el sueño las tomara.



    Lentamente comenzó a levantar los parpados, intentando eliminar del todo al sueño. Alcanzaba a ver una luz amarilla y brillante, abrió los ojos totalmente, para ver que la luz, era una gran fogata. Recorrió con la mirada el lugar, se encontraba en una cueva oscura y húmeda, iluminada por la luz que producía el fuego.

    Levanto su torso despacio, buscando alguna persona o lobo.
    Sus ojos se abrieron y la felicidad y la sorpresa la embriagaron.

    Frente a ella, absorto en la fogata, se encontraba un joven peli-liso, de cabellos cafés oscuros y ojos del mismo color.
    El joven se encontraba sumido en sus pensamientos, perdido en las tonalidades amarillas y naranjas de la fogata.

    —Kohaku…-susurro feliz la peli-negra.

    Como si lo hubiera llamado, el joven se volteó y la miro a los ojos.

    —Rin…despertaste –dijo lentamente, mientras le dedicaba una pequeña sonrisa a la joven.

    La jovencita se levantó, y se dirigió a donde se encontraba el peli-liso. Llegó hasta él y se sentó al lado del joven; se miraron unos instantes, y luego Rin se abalanzó sobre él, abrazándole, tratando de pensar que no era un sueño.
    Se separaron después de un momento, sonriendo, embriagándose de la felicidad, dejándose de ahogar por el feliz momento de reencuentro.

    —Kohaku… ¿Qué haces aquí?, pensé…pensé-titubeó, tratando de encontrar la palabra correcta. Se pasó de nuevo una mirada por la cueva, buscando a alguien en especial- ¿Dónde esta el lobo metiche? –preguntó un poco molesta.

    Que rápido cambiaba la peli-negra de tema y temperamento.

    —Ehh…bueno…veras –vaciló, mientras miraba hacia arriba, tratando de explicar. Bajo la mirada y la clavo en los ojos chocolates profundo y puros de Rin- Izayoi nos solicito, nos hablo de la misión tuya y de Kagome –tomo aire y siguió-, Kouga se puso furioso, y tuvo una “pequeña” discusión con Kikyo; después, me convenció –*mas bien me obligo*- de “salvarlas”. –terminó el resumen, suspirando pesadamente.

    La peli-negra que en todo el relato se encontraba expectante, oyendo atentamente la narración; contrajo su boca en una mueca de fastidio, y unos ojos abiertos, llenos de sorpresa y molestia.
    Casi se podría asegurar que echaban chispas de fuego.

    —¡¿Qué tu que?! Kohaku –preguntó enojada- no me creo que estés de acuerdo con esta locura, que, por supuesto, la produjo el lobo de pacotilla.

    La peli-negra cerró los ojos y los puños, respiro hondo y abrió de nuevo los parpados, sintiéndose de nuevo tranquila, pero teniendo en el fondo, una astilla de molestia, con nombre: Kouga.

    El peli-liso se sorprendió un poco por la actitud de la joven, ella no se enojaba tanto, en realidad, muy pocas veces se enojaba, (y siempre se enojaba por el lobo Kouga) y cuando lo hacia, no perdía sus estribos.
    Aunque no la culpaba, las acciones de Kouga, eran por si mismas, exageradas. Pero el lobo no tenia la culpa de preocuparse por Kagome y Rin.
    A la primera, por que estaba enamoradísimo de ella, y a la segunda, porque la quería y la consideraba como su hermanita menor.

    Y el también lo acompaño.
    Y no porque Kouga lo halla obligado, en realidad, si no hubiera querido, no hubiera ido, ni porque lo amarrara; pero fue, porque quería ver a Rin, porque hace mucho tiempo que no veía a esa dulce flor.

    Y verla enojada, le dolía.
    Porque la quería, porque quería que ella fuera feliz.

    Cogió delicadamente el brazo de la joven, y la jalo, recostando la cabeza de ella en su hombro.

    —Kouga solo se preocupa, sabes que no lo hace con intención de molestarte –dijo tranquilamente, mientras seguía mirando los colores vivos de la fogata, tratando de perderse en ella.
    —Es un tonto exageradamente protector –susurró.

    Ahora se encontraba tranquila y segura, siempre le había fascinado estar cerca de Kohaku, era como un tranquilizante, era esa serenidad y calma que siempre le gustaba, era ese amigo de infancia por el cual siempre se preocupo, era el que siempre la abrazaba y la cuidaba…era el agua que necesita la flor.

    Levantó un poco su rostro, y lo miro a los ojos.

    —De todos modos, somos caza vampiros ¿no? –dijo mientras sonreía de lado.
    Pero algo en esa frase no le cuadro, algo irónico.

    De repente un grito enojado y preocupado se escucho retumbo por la cueva, haciendo eco. Era exactamente -¡Kagome!-

    De pronto cayo en cuenta de que no estaba con su hermana, y que, esa voz le resulto demasiado familiar.

    Se levantó y camino por toda la cueva, siendo seguida por Kohaku, siguieron caminando hasta divisar una luz, la salida.
    Llegaron y salieron de la cueva, encontrándose en la cima de una montaña, rodeada de cuevas, observando el cuadro oscuro que había como paisaje, e iluminados por la luz de la luna llena, que se alzaba alta y orgullosa en el firmamento, observando como una hermosa y solitaria testigua.


    nota: ojala les agrade este capitulo y no se si se les hizo aburrido. falta la segunda parte, que tratare de subirla pronto.
    como siempre, muchas gracias por sus post, me alegran demasiado. y bueno eso de la "Droga" del capitulo anterior, ¡no encontraba sinónimos! xD

    les agradecería mucho si me mostraran los errores del fic, para poder corregirlos y les sea mas fácil la lectura.

    nos leemos pronto!!
     
  14.  
    Danbury

    Danbury Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    19
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola!
    Que buen capitulo. Pero que hace Kouga ahi? por que se tiene que entrometer en la misión de kagome y lin?
    Espero que Sesshomaru e inuyasha vayan pronto por ellas y se las lleven de regreso. Aunque quien sería el personaje misterioso que dio el grito al final? Tu fanfic, se pone cada vez mejor. Continualo pronto!

    Ciao ;D
     
  15.  
    inuykagXever

    inuykagXever Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Junio 2009
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    hola amiga tanto tiempo sin pasarme por tu fic
    me encanto esta demaciado buena
    me fascino, me encanto la parte en que kuoga toma la apariencia de "humano"
    y sobretodo la frace en que Rin dice...
    esta genial esa parte
    me encanta que kuoga se preocupe haci por kag y por rin es demaciado lindo
    y por supuesto muy tierno

    ¿como volveran al castillo, para terminar su mision?
    quizas... los principes las busquen, las encuentren y se las lleven a rastras hasta el castillo jajajajja que wena
    amiga me encanto esta super lindo muy tierno el capi
    ¿errores?
    no encontre muchos solo los frecuentes pero no te preocupes ya que eso se puede arreglar
    y con respecto a la continuacion espero que pronto me pongas las escenas romanticas que me prometiste sobre inuYkag
    espero la proxima continuacion sayonara amiga
    espero que em avises...
     
  16.  
    pomy

    pomy Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    20 Octubre 2007
    Mensajes:
    626
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Aunque la repetición de fuerza a ciertas palabras para hacer más sentido lo que se cuenta, no lo apliques de esta manera porque además de molesto, confunde.


    El punto y coma se utiliza para seguir con un mismo tópico pero retomar la oración desde un punto diferente. Ahí iba coma.




    Bueno, no 'quotearè' más porque no le veo sentido. La trama se mantiene interesante, pero tuviste muchísimos errores, especialmente en las descripciones. Acordate que aunque lo complicado luzca poético, son las explicaciones concisas las que mejor dibujan trazos en la imaginación del lector.

    Espero me avises de las contis, gracias por recordarme. Beso.

    Pomy
     
  17.  
    Rei sama

    Rei sama Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    26 Diciembre 2008
    Mensajes:
    50
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Kya amiga te superas me gusto mucho pon la segunda parte pronto o me da un ataque quiero saber porque grito kagome (seguramente vio un bicho, que nooo xD) jajajaj ojala tengas la segunda parte pronto amiga y disculpa que no te ponga mas comentario Bye!!
     
  18.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    Hola, bueno note que en algunas oraciones (no todas) no pones punto final en las oraciones. Ten mucho cuidado con eso. Me alegra mucho que en este capitulo haya aparecido el joven Koga.
    Aunque me confundi un poco como llegaron ahi, a mi parecer no me parecio aburrido, (solo por la parte en que no aparecio ni Sesshomaru ni Inuyasha) Me hubiera parecido una exelanete idea que aparecieran. Ten mucho cuidado en las comas ya que son muy importantes en la narracion (como ya te lo explicaron anteriormente)
    Me gusto el capitulo pero tambien te fallan las tildes y los tiempos (a todos les suele pasar)
    Sayonara
    :risa:
     
  19.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    hoal!!!!!!!!!!

    que tal

    me gusta tu ff esta super
    estoy muy emocionada quiero saver que mas pasara que lindo de sesshoumaru e inuyasha el de cuidar de kagome y rin. pobrecitas se enamoraron de quien menos devian y pensar que tendran que matarlos pero al parecer no podran pero kouga y kohaku al enterarce de que estan enamoradas de ellos ni necesitaran que se los hordenen, de verdad espero con ancias la conti ponla pronto pliss pliss pliss pliss.

    bueno cuidate nos vemos

    bay!!!!!!!!!!!!!!!!!!
     
  20.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    2479
    Re: Caza Vampiros Encubiertas (SessxRin, InuxKag, SanxMir)

    VIII CAPITULO (SEGUNDA PARTE)

    Abrió los ojos sorprendida.
    Aunque algo en su interior le había recordado el dueño de la voz, no le puso atención. Abajo, Inuyasha corría y corría, saltando de piedra en piedra, subiendo la montaña, gritando preocupado y muy enojado el nombre de su hermana.

    La peli-negra volteo su vista para arriba de la montaña, y se encontró a Kouga arriba gruñendo, y furioso, protegiendo a Kagome con sus brazos.

    La susodicha se encontraba feliz, si, porque Inuyasha la haya buscado, eso significaba que ella si le importaba a él; pero por otro lado, se sentía preocupada, no quería ver a Kouga lastimado, ni mucho menos a Inuyasha.

    Pero no pudo seguir con sus cavilaciones, ya que el motivo de su felicidad se encontraba enfrente de ella, más bien, en frente de kouga.

    El vampiro tenía sus manos abiertas, tronando sus huesos, con su mirada fiera, y sus ojos que comenzaba a tornarse de un color carmesí.
    Se encontraba furioso, no cabía todavía en la idea de que esos mugrosos de los lobos hayan ido a las tierras de ellos, y mucho menos que se hayan llevado a Kagome.
    No pensaba en nada, solo sentía como la adrenalina y la furia pasaba por cada una de sus células, exterminando toda razón, dejando solo la sensación de sequedad en su boca, dejando las ganas interminables de arrancarle la cabeza al lobo que estaba enfrente suyo, y descuartizarlo con sus propias manos.

    Kagome se encontraba confundida y extrañada, nunca había visto Inuyasha de esa manera, tan…tan…bestia.
    Si, era la mejor manera de definirlo, una bestia, un monstruo…
    Un vampiro.
    —Kagome…aléjate –susurró Kouga serio, mientras la alejaba.

    El lobo se acerco más, estirando y contrayendo sus músculos, dejando recorrer por sus venas, la sangre sobrenatural del lobo, estirando sus manos, creciendo sus uñas filosas, tornando sus ojos en un color azul agua marina, casi blancos, convirtiéndose en su forma original…
    Un demonio lobo.


    El lobo gruño, y el vampiro se abalanzo.
    El lobo era más rápido, y lo esquivo, tomando ventaja. El vampiro se abalanzo de nuevo, arañándole el rostro con sus garras filosas como cuchillos, quitándole carne en su recorrido.
    El demonio furioso, se lanzo corriendo veloz alrededor del vampiro, confundiéndolo, para arrebatarse contra él, y quitarle con su boca carne del costado.
    El arrebatador de almas abrió sus ojos de rabia, y cuando Kouga volvió a botársele encima de él, para arrancarle un brazo, Inuyasha lo cogió del cuello y lo boto con una fuerza superior, estrellándole contra un árbol, partiéndole varias costillas de paso. El lobo se paro con dificultad, mientras botaba sangre por la boca, pero no pudo pararse de nuevo, ya que Inuyasha volvió a botársele encima, cogiéndole de nuevo por el cuello, golpeándole fuertemente contra el suelo rocoso, una y otra vez, una y otra vez.
    Cuando le iba a coger la cabeza para arrancarla, otro lobo se metió en su camino, empujándolo lejos.

    Kohaku.
    El susodicho había subido la montaña, con Rin a sus espaldas, preocupado. Había visto varias veces al príncipe menor en pelea; aunque peleaba solo cuando lo retaban, sabia perfectamente que cuando se descontrolaba, y se dejaba dominar por su naturaleza vampírica, no había nadie que lo parara.
    Y él no quería ver a su amigo muerto.

    Había llegado a la cima, bajando a Rin de su espalda, observando la pelea por un momento, pero cuando vio que Kouga ya estaba muy lastimado, sabia que tenia que entrar, o matarían a su compañero.
    Se alejo de Rin, contrayendo sus músculos, cegándose con la fuerza demoníaca del lobo que tenia en sus venas.
    Transformándose en un demonio Licántropo.

    Kohaku no era muy diferente a Kouga, solo que su pelaje era café oscuro y liso, y sus ojos se tornaban completamente negros.

    Se abalanzo sobre Inuyasha, empujándolo lejos, protegiendo a su amigo.
    Y es que él no era como Kouga, él pensaba las cosas.

    Cuando Inuyasha se había parado, alguien interrumpió todo.

    —¡Ya basta! –Kagome había gritado dolida. Se había interpuesto entre Kohaku y le miro con dolor.
    —Llévatelo… -dijo preocupada, mientras empujaba levemente al peli-liso.

    El lobo la miro por unos instantes, para luego asentir con la cabeza, y comenzar a aullar fuertemente.
    Del bosque que se encontraba atrás de ellos, salieron dos lobos más, que eran Hakkaku y Ginta.
    El peli-liso los miro, y ellos asintieron, cogiendo a Kouga y llevándoselo lejos.

    El vampiro aun seguía con su mirada vacía y furiosa, con sus ojos color rojo carmesí.

    Kagome comenzó a caminar, pero Kohaku la detuvo por un brazo, rápida y bruscamente se soltó del agarre, comenzando de nuevo a caminar lentamente, con sus lágrimas acumuladas en sus ojos, sin importarle lo peligroso que podría ser el vampiro en esos momentos.

    Cuando estuvo a menos de medio metro de él, la bestia le gruño, pero ella seguía sin devolverse, con su mirada perdida en él, se acerco más, hasta abalanzarse sobre él y abrazarle fuertemente.
    Estaba muy dolida, le dolía tremendamente el pecho, era una opresión muy fea.
    En toda la pelea, no había echo nada más que apretarse las manos en impotencia, llegando a lastimarse, mordiendo sus labios; pero no aguanto más, y dejo salir el grito de dolor que había estado aguantando.
    Abrazada a él, lloro. Sus lágrimas brotaban de sus ojos, inundando sus mejillas de agua salada.

    —No más…por favor Inuyasha –susurraba en el pecho del vampiro.

    Él había visto como ella se acercaba a él, con lágrimas en los ojos, con dolor en el rostro.
    Aun así, no había hecho nada, porque estaba dominado por la sangre de monstruo que corría por sus venas.
    Se sentía impotente, se sentía como una estatua, no podía ni moverse, ni gritar. Él era como un espectador, solo veía, pero no podía manejar el cuerpo, ya que esté estaba controlado por su bestia interior.

    Pero cuando la sintió abrazada a él, llorando de dolor y preocupación, su corazón se achico de dolor y de culpa.
    Lucho con todas las fuerzas no lastimarla, batallo con su bestia interna, intentando por todos los medios calmarla. Cuando el color carmesí de sus ojos comenzó a extinguirse, rápidamente la abrazo, apretujándola contra él, sin llegar a lastimarla, dándole a saber de que estaba dolido por haberla hecho sufrir.

    Se separo de ella, y la levantó al estilo nupcial.
    Y desaparecieron.
    La menor de las peli-negras había estado observando todo desde una distancia prudencial, mordiéndose las uñas en señal de nerviosismo, respirando un poco más rápido de lo normal.
    En su mente no había nada más que preocupación.
    Le dolía el pecho, demasiado, y no sabia porque. La única razón que ella le encontraba, era que ella también sentía el dolor de su hermana, como si tuvieran algo que las uniera, algo aparte de la sangre.

    Su respiración se tranquilizo al saber que el príncipe menor se había controlado, protegiendo a Kagome de él mismo. Después solo quedo los restos de una pelea corta, pero intensa.
    Sentía como el aire frio pasaba por todo su cuerpo, haciendo bailar un poco su brillante cabello noche, haciéndole estremecer del frio. Se abrazo, tratando de darse un poco de calor, buscando con su mirada a Kohaku.

    Rápidamente, (o lo que sus piernas pudieran caminar, el frio era mu intenso) se acerco a el lobo, que ya se había transformado a su forma humana.
    El peli-liso se acercó más, abrazándola, dándole calor.

    —Gracias…-susurró Rin, mientras se abrazaba más a él. El frio no era una de sus amigas.

    Él solo sonrió, abrazándola más.

    Después de un momento, la joven se separo de él, ya no sentía mucho frio.
    Ya no podía estar mucho tiempo con Kohaku, no quería que le pasara nada malo. En ese momento pensó en varias cosas, y una de esas era que si Inuyasha había venido por Kagome, era muy probable que lo hiciera Sesshoumaru, en ese poco tiempo ya había podido conocerlo un poco más.
    Y ni por nada del mundo se perdonaría que le pasara a Kohaku lo mismo que le paso a Kouga.

    —Me tengo que ir –dijo segura Rin, mientras se separaba de él y comenzaba a caminar.
    —Espera –dijo Kohaku, mientras la detenía por el brazo- prométeme que estarás bien –dijo mientras la miraba fijamente a los ojos.
    —Te lo prometo –dijo mientras lo abrazaba, para luego separarse de él e irse.




    Pasaba con dificultad por el bosque. Algunas ramas se quedaban pegadas a su cabello, haciéndole retroceder, con tropiezo, se desenredaba el cabello de las ramas.
    Cuando por fin diviso un parte del bosque sin todos esos arbustos y ramas juntas, camino mas rápido de lo normal, sintiéndose liberada.
    Siguió caminando tranquilamente, pero deprisa, nunca se sabe lo que se podría encontrar en plena noche, en un bosque oscuro y solitario.

    Se sobo un poco los ojos, será que su vista le estaba engañando, o era producto de la falta de sueño, pero a unos metros de ella, una silueta muy conocida para ella caminaba elegantemente por todo el bosque, con su cabello lacio y sin despeinarse, haciendo que hasta el mayor de los modelos se sintiera cohibido.

    No, no era un sueño, allí, caminando en medio del oscuro bosque, el gran príncipe Sesshoumaru caminaba con la vista fija en algún lugar perdido en el vacio. Se fue acercando más, hasta llegar al lado de ella, deteniéndose, sin molestarse en mirarla.

    —Apestas a lobo –dijo con su inmutable y gélida voz.
    Eso la sorprendió, aunque le molesto un poco el comentario. Si apestaba a lobo, era porque su amigo se molesto en abrazarla por darle algo de calor.
    —Que debo decir…gracias –dijo sarcásticamente, mientras se hacia detrás de él, teniendo como vista la espalda y el lacio plateado cabello del susodicho.


    Se quedaron así por un buen rato.
    Ambos sumidos en sus pensamientos.

    Se había enterado de que los mugrosos e insignificantes lobos se habían atrevido a pisar las tierras de su familia, esto le molesto, ¿Qué se creían?
    Y su molestia fue incrementando al saber que se habían llevado a Rin. Que creían aquellos lobos, ¿Qué podrían burlarse de ellos? Estaban equivocados, nadie se burlaba de su familia, ni de él, sin salir muerto.
    Así que decidió salir en busca de esos demonios insignificantes (como el los definía) y asesinarlos él mismo. No le sorprendió enterarse de que Inuyasha ya había salido como un loco en busca de la hermana de Rin, como siempre es un imprudente que no sabe controlarse.

    Aunque en el fondo iba para salvar a la humana de sonrisa dulce, solo que lo cubría con su excusa de los lobos.

    La peli-negara sonrió de medio lado, él la había ido a buscarla, si, ella lo sabia, lo había visto en los ojos de él.

    El lord retomo su caminata, moviendo sus pies lenta y elegantemente.

    La jovencita que estaba en sus pensamientos, apenas se dio cuenta de la ausencia del vampiro, cuando lo vio caminar, salió corriendo detrás de él, preguntándose a donde iba. Corrió más, hasta pararse detrás de él y hablar.

    —¿A dónde vas? –pregunto curiosa.
    —Ya te dije, apestas a lobo. –dijo con su acostumbrado tono de voz, mientras le dirigía una mirada por el rabillo del ojo. Rápidamente volvió su vista al frente, retomando su caminata.


    Los ojos de la peli-negra se abrieron por un instante, y su corazón pálpito más rápido de lo normal, y una voz en su interior hablo.

    Kohaku.

    El miedo se apodero de ella, estrellándose contra su rostro, cayéndole como un balde de agua fría, aclarando el agua…
    Sesshoumaru iría en busca de él, y lo mataría.
    De solo pensarlo, un escalofrío pasó por toda su columna, y su corazón comenzó otra vez a palpitar más rápido.

    No, nunca se lo perdonaría, si le pasaba algo a él…
    Movió su cabeza bruscamente, la idea le desagradaba.

    Tenía que hacer algo, Sesshoumaru ya estaba lejos de ella, caminando, yendo a finalizar la vida de su amigo. Sabia de lo que era capaz de hacer él, y no, no podía permitirle hacer eso.
    Lagrimas de frustración comenzaron a brotar de sus ojos, pero ella volvió a mover su cabeza en forma brusca, no, no era el momento para llorar.
    Respiro hondo y comenzó a correr, llevando a sus piernas a moverse lo más rápido que podían, cuando estuvo cerca de él, sin pensarlo se arrojo a la espalda de él, rodeándole con sus brazos, botando lagrimas en la espalda del príncipe, tratando de que él se detuviera.

    El lord abrió sus ojos sorprendido, sentir esos cálidos brazos alrededor de su espalda, era una sorpresa.
    ¿Por qué le estaba abrazado? ¿Cómo es que se atrevía a abrazarlo? ¿Por qué no hacia nada para evitarlo?

    —No vallas...por favor… -pidió en un susurro Rin.

    Sus ojos volvieron a su posición inicial, y su mente pudo retomar su línea de pensamientos. Se volteo lentamente, rompiendo el abrazo, observando como esta tenia sus ojos cerrados y sus manos al costado, con rastro de lágrimas en sus mejillas.

    Lentamente, levanto su mano derecha, colocándola en la mejilla de ella, rozándola levemente, admirando su valor.

    No lo hare.



    notas: bueno, gracias a tod@s por los post, me alegran demasiado. bienvenida a Luna, espero te guste la historia.

    ojala todavía les siga gustando el fanfic, y no les aburra (es lo que más miedo me da) ojala la mini-pelea no me halla quedado muy redundante y Ooc, por favor díganmelo.

    gracias a Pomy especialmente por los consejos, me ayudan (¿sera que algún día podre escribir al menos bien?)


    gracias, gracias, tratare de continuar pronto.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso