Casilleros

Tema en 'Planta baja' iniciado por Yugen, 9 Abril 2020.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Era increíble la capacidad que tenía de pasar del más puro nerviosismo a la normalidad en tan poco tiempo, incluso cuando tendría que seguir estando en el primer estado.

    Eso me había pasado en ese momento. El hecho de que la conversación derivase a Kurosawa me hizo prácticamente olvidar que seguía acorralada contra la pared por Katrina.

    Me llevé un dedo índice a la comisura del labio, en una expresión pensativa.

    —Uhm... pero Usui-senpai quiere a Kurosawa-san, ¿no? Y también a ella le gusta él —volví a mirarla y sentí como las mejillas volvían a colorearse de un tono rojizo—. E-es claramente diferente a esto...
     
    • Adorable Adorable x 7
  2.  
    Hitori

    Hitori Equipo administrativo Comentarista empedernido Game Master Bad Nature Unperson Cerbero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    3,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    5.png
    A Katrina se le escapó una risa nasal al escuchar aquella sentencia, tan sencilla y tan poderosa a la vez. Razón tenía Hodges, porque después de todo Kurosawa le había metido una hostia precisamente por ese motivo solamente.
    Deslizó los dedos por el cabello de Emily, dejándolo fluir, sedoso.

    —Ahora pues sí, eso hace la diferencia, pero en el segundo cero fue exactamente igual de imprudente, igual de tonto y descuidado; pero no es la única persona de principios dudosos con la que se juntó Kurosawa de todas maneras. ¿No es la estúpida también cercana a mí? ¿No es también cercana a Sonnen? La lista hasta que da gusto. ¿Salió bien al final? Pues vete a saber, me da igual y en sí pudo haber sido cosa de suerte o de su propia personalidad. Pero me hace verdadera gracia que de repente me resulten tan parecidas. —Se separó despacio de la chica, regresándole su espacio personal—. ¿Te voy a detener de, potencialmente, clavarte una cagada de dimensiones colosales? Vaya, pues no. Puedo divertirme un rato contigo, Emi-chan, pero me pareció interesante remarcar el punto. Qué sé yo, para que reflexiones en la noche... De no ser que quieras entretenerte conmigo en vez de pensar.

    Le acarició la mejilla, fue apenas un roce.

    >>Tú dirás, princesa, después de todo tienes mi número, ¿cierto?
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo F Suzu-chan

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,110
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    aika2.png

    Mii-chan ¿dónde estás? 22:45 pm
    Mii-chan~. 22:45 pm
    Ooooooye. 22:45 pm
    Me tienes preocupada. Háblame si lees esto... ¿si? 22:46 pm

    Aika miró la pantalla de su móvil y suspiró. Sin respuesta. Ni siquiera lo había visto. Después de lo sucedido el día anterior se sentía demasiado preocupada. Tensa. ¿Qué había sido todo eso? ¿Qué quería decir Shiori con que no podían ayudarla? Mimi era una persona... difícil de tratar. Siempre lo había sido. Pero jamás había actuado de esa forma antes.

    Jamás había visto ese vacío en sus ojos antes.

    ¿No vendrás hoy a clase? 08:20 pm

    Tipeó con rapidez.

    Aguardó unos breves segundos sin verdaderas esperanzas en que lo leyese. Esperó. Y esperó. Sin respuesta. Exhaló nuevamente con pesadez y guardó el móvil en el bolsillo de la falda, apresurándose a cambiar los zapatos en su casillero. Tampoco había visto a Emily ni a Liza en el camino. Tenía un presentimiento extraño... algo simplemente no estaba bien y le aterraba pensar que una línea invisible había empezado a separarlas. Siempre habían sido personas muy distintas. Emily era dulce, tierna y cariñosa, Liza era la figura maternal que fungía como pegamento del grupo, Mimi era protectora y leal y ella... ella era puro alivio cómico.

    Llevaban juntas desde la primaria. ¿Por qué todo parecía haber empezado a romperse de forma inexorable? ¿Su amistad realmente era tan endeble?

    Prefería no pensarlo.

    Dio unos golpecitos con el talón en el suelo hasta que el zapato encajó y entonces dirigió una breve mirada a su alrededor.

    —¡Ah!

    Su gesto se iluminó nada más localizar aquella cabellera negra, ondulada y sinuosa y la víbora eléctrica que resaltaba sobre el color oscuro del resto del lienzo.

    Kurosawa Shiori.

    ¡Shio-chan~!—exclamó repentinamente, entusiasmada. Alzó
    una mano en alto y se acercó hasta la joven casi trotando, sujetando la cartera por encima de su hombro con la mano contraria. Su voz sonó cantarina, jovial— ¡Muy bu-e-nos días~!
     
    • Adorable Adorable x 6
  4.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    ¿Con Sonnen-senpai? Eso instintivamente era una información que no tenía y de la que necesitaba saber más. ¡Tenía que buscar a Kurosawa-san lo antes posible! No quería pecar de cotilla pero a veces era demasiado curiosa, ¡vaya que sí!

    Sonreí ligeramente, llevándome una mechón de pelo tras la oreja cuando la mayor finalmente se separó de mí.

    —Te equivocas, senpai —sentencié, con voz suave—. Sonnen-senpai y tú... no sois los monstruos que creéis que sois. Pero tienes razón en otra cosa, es posible que Kurosawa-san y yo nos parezcamos en ese sentido, porque seguramente ella también vea lo mismo que yo.

    Me quedé un rato en silencio, bajando la vista ligeramente.

    >>Así que... quizás sí que haga uso de tu número de teléfono, quién sabe.
     
    • Adorable Adorable x 6
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Insane

    Insane Adicto Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    2,053
    Pluma de
    Escritora
    [​IMG]

    Palpó con suavidad la combinación para bloquear su casillero, tensándose al sentir el apoyo de una mano cerca de la suya, la respiración ajena sobre su hombro, y el aroma de aquella colonia viril que tenía memorizada desde hace un tiempo, agachando levemente la cabeza como un animalito tímido que retrasaba lo que sabía y él quería preguntar; no le había respondido las llamadas la noche pasada, apagando el celular para luego forzarse a dormir, levantándose con dos llamadas perdidas. Y dos llamadas perdidas eran demasiado, para ser Natsu quién las realizara.

    —¿Todo bien?

    Asintió ante la pregunta, permaneciendo quieta en su posición. Gotho se distanció luego de ello, como si le creyera aquella respuesta simple, viéndola voltearse para quedar frente a él.

    —Ayer —juntó sus manos como si fuese una buena noticia—. Conocí muchas personas —admitió sonriendo cálidamente—, y quiero presentarte a una de ellas.

    El varón elevó una de sus cejas con claro fastidio en el rostro, elevando sus dedos hasta a frente de ella, dándole un suave zape con una pequeña sonrisa dibujada en sus labios al verla cubrirse el sitio palpado, con las mejillas manchadas del carmín.

    —¿En qué salón está?

    Evitó a toda costa el morderse el labio. Apenas era de madrugada, y ya estaba por causar algún roce quizá, pero de tal forma podría borrar aquellas palabras que martillearon en su cabeza el día anterior. Sacudió su falda pese a no tener ningún rastro de suciedad y elevó el rostro al ser éste más alto que ella, bajando el tono de su voz.

    —3-2 —comunicó como un pequeño secreto que nadie más debía escuchar.

    Él apenas y le continuó prestando atención al desviar la mirada, denotando no muy lejos aquellas pupilas ámbar, recordando el pedido que había hecho el día pasado. ¿Había tenido suerte, o se iría con el dinero en la billetera de nueva cuenta? Volvió su atención hacia Balaam, aprovechando el hecho de que por los casilleros no se notaba la presencia femenina debido a ésta ser más baja, de tal forma no era probable que aquella interacción fuese vista por Kohaku.

    —¿Natsu? —lo sintió alejarse, quedándose estática con las manos a sus costados, mordiéndose el labio inferior, hasta escucharlo susurrar dos baldosas quizá, más allá.

    —En un rato vamos, para que me la presentes.


    [​IMG]

    La sintió rodearle el cuello, dejándose abrazar mientras deslizaba su mano izquierda por la estrecha cintura, correspondiendo al contacto humano, inhalando aquel perfume como si fuese la primera vez en que tenía contacto con aquella fragancia, regalándole una sonrisa ladina a medida que comenzaba a preguntar.

    Podía habérselo comentado con un mensaje de texto, pero prefería sorprenderla.

    —Las clases en casa eran muy aburridas —habló juntando su frente con la de ella—, quería darte una sorpresa —confesó alejándose suavemente para deslizar sus dedos por su cabello.

    Siempre tan sedoso.

    —¿En qué clase estás? —preguntó quitándose los audífonos.

    No solía apartarse de la música al hablar con alguna fémina, pero con Sasha no le importaba bajar, apagar o tirar el celular para prestarle su completa atención.

    Solo con ella.

    [​IMG]

    <<Yo voy a la 3-1>>

    Se permitió una risa fresca al percatarse de la presencia femenina tras el chico participar activamente, deslizando aquellas perlas carmín por el corto cabello negro, deparando en sus orbes mientras ladeaba levemente la cabeza, respirando con aquella calma extraña que solía mantener a ojos externos. Su aparente compañera de clase le resultaba agradable a la vista, sin duda alguna.

    En cuanto iba a responder por el ofrecimiento de ser su guía sintió el cómo su cabello azabache era acariciado a lo largo con parsimonia.

    No le incomodaba ser acariciada por una desconocida.

    Su voz se deslizó por sus cuerdas vocales, con aquella tonalidad pasiva tornándose sus labios en una perfecta línea recta, luciendo aquel uniforme sobre su tersa piel, permitiéndose cambiar la tonalidad del lazo escolar por un rojo sangre, como el de sus pupilas vacías, recorriendo el largo cabello violeta, el delgado cuerpo, la gracilidad que a primera vista denotaba de sus delgados dedos, explorando desde aquella recta posición.

    —Concuerdo —habló, refiriéndose a la adulación sobre el tono azabache de sus hebras capilares, dando un grácil paso hacia atrás para evitar ser desconsidera al no haber, aún, respondido a la propuesta de la otra chica, permitiendo que las desconocidas se viesen entre sí, mientras continuaba hablando—. Estaría bien —aceptó a Morgan como guía.

    A fin de cuentas era su primer día.

    Y debía comportarse.
     
    • Fangirl Fangirl x 6
  6.  
    Hitori

    Hitori Equipo administrativo Comentarista empedernido Game Master Bad Nature Unperson Cerbero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    3,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    4.png
    Una vocecilla se alzó llamando su atención y Altan, que la había soltado pero no se había retirado, pareció tensarse por reflejo y se apartó más de ella. No quería lidiar con más gente de la necesaria ese día, estaba harto de un porcentaje bastante importante de la gente solo por el mero hecho de que bueno... Existían.
    Shiori lo notó pero se centró en la voz que reconoció del día anterior.

    Izumi Aika.

    Se acercó a ella medio corriendo y consiguió arrancarle una sonrisa cuando hace unos segundos se había mantenido seria, genuinamente preocupada por Sonnen.

    —Buenos días, Izu-chan —respondió con voz suave—. ¿Qué tal amaneciste? El día está muy bonito, ¿no crees~?

    Altan pasó entonces a su lado, pretendiendo continuar su camino, y le revolvió el flequillo oscuro sin detenerse a mirarla.

    —Gracias, Kuro-chan.

    —¿Hmh? Hasta luego, Al —respondió al verlo alejarse, regresando la vista a la Aika.

    5.png
    Katrina soltó una risa sin gracia ante la respuesta de la morena. Bueno, ¿era verdaderamente tan tonta o se hacía? No sabía si Sonnen era una bestia o no, sabía que no estaba en el mismo sector del mundo de sombras que ella, eso sí pero cara de niño bueno no tenía el pedazo de cabrón.

    Por eso Kurosawa se le había tirando encima.

    —¿Ver lo mismo? Lo dudo bastante, Em —respondió con cierta diversión en la voz—. Si viniste a besarme eso lo confirma de sobra.

    Rio de nuevo, afilando la mirada ante el último comentario de la muchacha y volvió a estirar la mano para hacerse con un mechón de cabello.

    >>Cuando gustes, querida. Por ahora, ve tirando, no hay nada más que hacer aquí a la vista de las cámaras de las escuela.

    1.png
    Había avanzado apenas unos pasos cuando distinguió la melena de chicle de Anna Hiradaira, como si la hubiese invocado con aquel solo pensamiento de que debía hablar con ella por petición de la albina.
    Se rascó las raíces del cabello húmedo con cierta incomodidad, meditando si se acercaba así nada más o mejor lo dejaba para el descanso. Bueno, realmente era mejor ahora, que luego tenía cosas... importantes que hacer.

    Se las arregló para forzarse, tan siquiera, a quitar parte de la cara de culo que traía y relajar algo los gestos, además de enjuagarse los ojos con las manos. De toda la gente, Anna que se había abierto a Jez era la que menos merecía salir raspando porque él anduviera hecho una furia y un desastre general.

    Había límites para su propia injusticia.

    Al menos existían cuando Jez estaba de por medio.


    Se apoyó junto al casillero de la menor.

    —Buenos días, Anna —dijo intentando no sonar tosco, aunque por un segundo pensó en decirle tanuki como había hecho Usui.

    ¿Bueno y ahora? Era un imbécil social.

    chale sorry Emi le caí antes a la niña pero i regret nothing
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 3
  7.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo F Suzu-chan

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,110
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    alice (1).png

    Interesante.

    Curiosa forma de actuar ante las caricias de una completa desconocida. Era extraño. Los japoneses tendían a ser reservados y protocolarios, a cuidar excesivamente su espacio personal. Aquella joven por el contrario había estado de acuerdo con su comentario y se había dejado tocar con sumisión, como un gato mimoso. Se había permitido acariciar, rozar, sin dar muestra alguna de nerviosismo o incomodidad. Era tan aburrido como interesante. Detalló su cuerpo cuando se volteó. Un rostro fino, delicado y de rasgos suaves. Y esos ojos rojo sangre, intensos.

    Hermosos.

    Era delgada, grácil como una muñeca de porcelana. Le daban ganas de quebrarla.

    C'est magnifique—casi ronroneó para sí misma antes de que su mirada se cruzase con otros orbes violetas. Vivos, sagaces... con esa chispa predatoria tan evidente. El corto cabello negro le enmarcaba un rostro de facciones delicadas.

    —Mi aula es la 3-3—habló finalmente, cuidadosa y su voz se deslizó sin pausas—. ¿Podrías guiarme también?

    Los rasgos de Alice se afilaron y se llevó los dedos a los labios ocultando una sonrisa ladina, maliciosa.

    Qué linda.

    Ah~, pero cuántas muñequitas entre las que elegir.

    aika2.png

    Aika estuvo por lanzarse a los brazos de Shiori pero supo contener su entusiasmo. Después de lo sucedido en los casilleros... la consideraba una amiga. Tomaba confianzas excesivamente rápido y en multitud de ocasiones le habían obligado a meter freno a su comportamiento. Generalmente era Mimi quien la detenía. Pero Mimi no estaba ahí para hacerlo.

    —Mhm—convino con una risita ligera—. Es lindo cuando sale el sol luego de la lluvia. Es como... si te dijera que todo va a salir bien ¿no?

    Eso era lo que le solía decir su hermana.

    Observó el breve intercambio entre Sonnen y Kurosawa, como el joven le revolvía el flequillo en aquel gesto casi fraternal, ciertamente tosco viniendo de él, y esbozó una sonrisa enternecida y cálida. Era simplemente lindo.
     
    • Adorable Adorable x 5
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Hitori

    Hitori Equipo administrativo Comentarista empedernido Game Master Bad Nature Unperson Cerbero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    3,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    4.png
    Notó la forma en que sonrió Aika después de la tontería de Altan, pero lo dejó pasar. Incluso a ella misma el gesto se la había antojado cálido, aunque había sido torpe. De todas formas, ¿qué se traían Hiroki y Altan con revolverle el pelo?

    El comentario de la chica la hizo que ahora fuese ella quien sonriera enternecida. ¿El sol? Sus rayos eran... dorados.

    Como los ojos del cachorro.

    Soltó una risa suave y balanceó el maletín de un lado al otro, como un péndulo. Podía habérsele ido encima a Katrina y esta podía haberse ceñido ahora con ella, como si quería llamarla zorra, en ese momento le daba lo mismo. El carácter de Aika podía ayudarla a ignorar esas cosas y recordarle cosas más cálidas.

    —Sí, supongo que sí —respondió—. Aunque siempre se necesita la lluvia también. Demasiado sol puede secarnos, ya sabes, ¡biología Izu-chan!

    Por eso ayer había podido llorar como una niña, luego de años de estar seca.
     
    • Adorable Adorable x 5
    • Fangirl Fangirl x 1
  9.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Inflé una mejilla solo, a modo de protesta al escucharla, pero al final acabé dejar salir el aire por la boca con un suspiro. Fuésemos parecidas o no, el punto era que sabía que Kurosawa no se juntaría con ellos si no supiese que en el fondo eran buenos chicos, igual que había pasado con Mimi.

    Y, de todas formas, no importaba. Me equivocase o no al enredarme con ellos, al menos sería mi error y era lo único que me interesaba realmente.

    Levanté la vista hacia una de las cámaras del lugar y una ola de pudor me golpeó con fuerza, haciendo que me llevase una mano a las mejilla.

    —A-ah, s-sí. Nos vemos entonces senpai, buen día~

    Me incliné ligeramente a modo de saludo, haciendo que el pelo escapase de sus dedos con ello y me alejé hacia el interior de la Academia. Eso había estado... bien. Y había salido algo mejor de lo esperado, la verdad.

    Mientras caminaba, divisé por el rabillo del ojo la característica melena de Anna y una sonrisa se me plasmó en el rostro. Me giré, dispuesta a ir a saludarla, pero no tardé en darme cuenta que no estaba sola.

    Uhm, ¿Sonnen-senpai no estaba con Vólkov-senpai? Qué extraño...

    Me dejé caer hasta apoyar la espalda en la pared, con la cabeza ladeada. Bueno, al menos podría esperarla para ir juntas.

    * * *
    Alisha Welsh

    Joey siempre sabía como animarme, eso era ya un hecho. Y su hermano era una amor, siempre cocinaba un poco demás por si me dignaba a aparecer por ahí para comer o cenar. Les tenía muchísimo aprecio a ambos.

    Cenar con ellos, pues, fue más que suficiente para animarme por completo y olvidar por un momento aquel problema con Konoe. Por supuesto, tuve que volver a casa por la noche y ahí no pude escapar del pensamiento de nuevo. Pero, ciertamente, habérselo dicho a Joey me había ayudado a verlo de otra manera.

    Tenía razón. Había sido muy clara en el Invernadero y tenía que se consecuente con ello. Sabía que si no la aceptaba iba a romperle el corazón, sobre todo después de haber dejado que me besase, pero si lo hacía... iba a rompérselo aún más.

    Así que al día siguiente aparecí en la Academia con energías renovadas. ¡Tenía que ser la Ali-chan de siempre! Sobre todo cuando pasé la mirada por los casilleros y vi tanta gente nueva. ¿Qué pasaba aquel año con el Sakura, aceptando a tantas personas lindas? Me estaban poniendo difícil eso de no romper las normas, la verdad.

    No divisé a Joey pero sí vi aquella mecha rojiza tan característica no muy lejos. Ah, ¿qué iba a hacer? Necesitaba un poco de diversión por las mañanas.

    Mordí la barrita energética que me había comprado de camino a la Academia y me acerqué a la chica, sonriente.

    —Katty-chan, siempre es un honor ver tu lindo rostro bien temprano en la mañana~

    * * *
    Alethea Ethans

    —Thi, sigo sin entender por qué no nos hemos esperado hasta el lunes para entrar~

    Reí ligeramente al escuchar la voz quejumbrosa de Riam mientras nos acercábamos a la Academia.

    —Ya te lo he dicho, Ri-chan. Hemos tenido suerte de que el Sakura nos aceptase a pesar de tener dificultades para venir todos los días, al menos deberíamos tener la decencia de venir los que podemos.

    La chica infló las mejillas, en una acto infantil, al escucharme y como respuesta le di un par palmaditas cariñosas en la espalda. Sabía que solo le gustaba quejarse por quejarse y que en el fondo no le gustaba faltar a clases sin un motivo de peso como lo sería algún ensayo de última hora o algún evento.

    >>Y deberías llevar bien el uniforme, Ri-chan.

    La chica bajó la vista hacia su camisa desabotonada y me miró con aquellos ojos inocentes tan falsos.

    —Pero Thi~ Al menos agradece que aún no le haya puesto sellitos o algo. Es tan soso~

    Ah, ahí iba de nuevo. Era tan... rebelde.

    Entre bromas, acabamos llegando a la puerta del edificio y no tardamos en ingresar al interior, buscando nuestros correspondientes nombres en los Casilleros. A Riamu era posible que le diese igual, quizás hasta le gustase la atención de los demás, pero por mi parte... prefería que no nos reconociesen.

    Es decir, aún éramos unas cantantes poco conocidas y estábamos en entrenamiento, teóricamente, pero teníamos algunos fans y a veces era difícil no encontrarte con ninguno en algún lado.

    Por el momento, sin embargo, parecía que estábamos a salvo. Vi a algunos cuchicheando mientras nos miraban, pero bien podía ser por el aspecto de mi amiga, con sus mechas, perforaciones y el uniforme desarreglado.

    Sí, sería mejor pensar eso.

    —Ri-chan, ¿crees que somos las únicas nuevas? Quizás podríamos hablar con ese grupo de ahí.

    La chica siguió con la mirada hacia donde señalaba y vi como fruncía el ceño.

    —Eh~ No sé, Thi, me dan mal rollo~

    —No seas tonta, seguro que son buenas personas, vamos a intentarlo.

    Enfurruñada como ella sola, tampoco le quedó mucho más remedio que seguirme hasta alcanzar a aquellos alumnos. Me incliné en una reverencia cuando lo hicimos y con una sonrisa amable dirigí mi vista entre los mismos.

    >>Buenos días. Mi amiga y yo somos nuevas, y nos preguntábamos si podríais ayudarnos a llegar a las aulas.

    WENAS OS PRESENTO A MIS NIÑAS

    Alethea:
    [​IMG]
    [​IMG]

    Riamu:
    [​IMG]
    [​IMG]

    Se han acercado al grupo todo fucked up de Alice, Agnes, Morgan y Kohaku, bc yeah (?) Pls someon save them(?)
     
    • Fangirl Fangirl x 6
  10.  
    Hitori

    Hitori Equipo administrativo Comentarista empedernido Game Master Bad Nature Unperson Cerbero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    3,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    5.png
    Apenas me había separado de Emily cuando la gringa le cayó encima. Suspiró con pesadez, colocándose un mechón rojizo detrás de la oreja.

    —Ojalá pudiera decir lo mismo, gringa —respondió con evidente fastidio—. Me fastidian los ruidosos tan temprano y a cualquier hora en realidad.

    En eso estaba cuando notó la figura alta de David Mason acercándose, pasó junto a Alisha sin mirarla de manera obvia y se inclinó apenas hacia Katrina, dado que le sacaba prácticamente una cabeza de altura. En el rostro de Akaisa apareció una sonrisa prepotente mezclada con genuina diversión.

    —Buenos días, kitten —dijo Mason como saludo. Su voz era en realidad suave, así como Alisha y Katrina, su acento era evidentemente americano—. No creí verte a la luz del día nunca. ¿Cómo va todo?

    —Pero qué ven mis ojos. ¿Qué hace un tonto del culo como tú en el Sakura, Maze? —soltó brusca como siempre.

    —Ah~ qué grosera, kitten. Yo que me alegré tanto de verte al saber que conocía a alguien al menos.

    La mirada de Katrina se paseó entonces del pelirrojo a la rubia, luego se sonrió con malicia. Maze lo notó, por supuesto, pero bueno como era para representar su papel no se giró ni demostró su genuino interés en el plan de Akaisa hasta que ella así dispuso.

    —Bueno, flamita. Esta rubia de aquí es Alisha Welsh, va a tercero también —empezó mientras cruzaba los brazos bajo el pecho y rio antes de seguir hablando—. Ali-chan, este es David Mason, en el bajo mundo lo llamamos Maze.

    —Deja de inventar Katrina, eso se lo sacaron de no sé dónde desde que caí en las escuelas japonesas —atajó el muchacho soltando una risa ligera, cálida incluso. Eran el tipo mismo de monstruo pero se movían de forma abismalmente distinta. Mason se giró entonces hacia Alisha, para dedicarle una amplia sonrisa—. Es un gusto, Ali. Me alegra mucho conocer a una amiga de Kai-chan.

    ¿Amiga? Bueno, rara elección de palabras pero qué más daba.

    ¿Kai-chan? Cierto, ese idiota había sacado el apodo directamente de su apellido, como si hubiese sabido desde el inicio de dónde nacía el peligro de Katrina. La llamaba así cuando no le decía kitten, porque con todo y que no era un pesado, sí podía pecar de confianzudo pero se le dejaba pasar porque parecía casi inocente.
    Podía aparentar ser un imbécil y serlo genuinamente para la escuela, pero algo tenía para tratar con la gente, porque se le daba de maravilla.

    Joder, es que ese hijo de perra tenía que ser actor.
     
    • Fangirl Fangirl x 6
  11.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Alisha Welsh

    Reí, encogiéndome de hombros ante sus palabras. Una respuesta para nada inesperada viniendo de Katrina, pero por eso me gusta tanto molestarla. Quizás era un poco masoquista.

    Estuve a punto de abrir la boca para replicarle cuando una tercera presencia se unió a nuestra conversación. ¿Uhm? ¿Otro pelirrojo~? Enarqué la ceja, curiosa, al ver el intercambio entre ambos.

    Podía no ser la chica más inteligente del mundo, ciertamente, pero en casos como aquel lograba ser bastante ágil de mente y no había que ser un genio como Altan para darse cuenta de dónde se conocían.

    Maze, huh.

    Nice to meet ya', David~ —dije, sonriente, antes de dirigirle una mirada de reojo a Katrina.

    Amiga era un término, cuanto menos, curioso para nuestra relación. Pero meh, podíamos pasar por ello si se daba el caso, ¿no?

    >>Hey, hey, ¿en qué clase estás~?
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Adorable Adorable x 2
  12.  
    Hitori

    Hitori Equipo administrativo Comentarista empedernido Game Master Bad Nature Unperson Cerbero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    3,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    6.png
    Su sonrisa se ensanchó cuando Alisha le respondió a él directamente y observó como Katrina se mantenía sorprendentemente al margen, aunque era normal dado que ya se habían dado hasta por debajo de la lengua.
    Vio también la mirada que le dirigió la rubia a Akaisa. Amiga era una palabra bastante torpemente usada para cualquier persona que se acercara a Katrina, ya lo sabía él bien, Akaisa estaba siempre con una persona diferente.

    De todas maneras, podía fingir todo lo que quisiera, él el imbécil académico pero no imbécil social, sabía que lo de Katrina era más una fachada de no querer que nadie se le acercara para evitarse rollos innecesarios.
    ¿Podía llegar a ser verdaderamente amiga de Alisha? Quizás, pero lo traía un poco sin cuidado.

    Llevó las manos a los bolsillos mientras parecía pensarse un rato la respuesta a la pregunta del aula. ¿Cuál era? ¡Ah, sí!

    —Voy a la 3-2, si no me falla la memoria.

    Katrina entonces se permitió una risa.

    —Bueno, parece que no eres compañero de ninguna de las dos. —Katrina repasó las clases—. Pero qué gracia, eh. Vas con Usagi-chan y su perro guardián.

    Y también la muñequita japonesa.

    —¿Usagi-chan?

    —Te darás cuenta apenas la veas —respondió sin más. Poco sabía ella de que no verían a Jezebel Volkóv un par de días de la siguiente semana tampoco—. El watch dog es un chico alto, vive con cara de culo pero es atractivo aún así, cabello y ojos oscuros. Yo te aconsejaría no acercarte demasiado a la chica. Debe tener los nudillos endurecidos, el hijo de puta, creo recordar que finge ser un gang boy solo para salir a darse de hostias con lo que se le ponga enfrente en tanto tenga oportunidad de derribarlo. Te rompería el hocico en dos segundos, Maze, no eres bueno con las peleas y sería una lástima que Ali-chan te vea así~

    David hizo un fingido saludo militar.

    —¡Sí, General! —Cuando volvió a relajar la postura se permitió quejarse—. Ah, pero qué lástima. Si no estaba contigo, kitten, me hubiese consolado quedar con una chica tan bonita como Ali.
     
    • Fangirl Fangirl x 5
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  13.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo F Suzu-chan

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,110
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    aika2 (2).png

    Las entusiastas palabras de Shiori le arrancaron una risa. Estaban en el mismo salón... y realmente nunca habían contactado antes, pero la había visto y escuchado. Sus respuestas durante las clases a las preguntas de los profesores eran serias y diligente y parecía ser todo lo contrario a ella: una alumna aplicada.

    Sin embargo, siempre había visto una sombra en sus ojos, algo que no sabría definir con certeza. La reconocía, porque era la misma sombra que había en los suyos desde el accidente y la muerte de Minato. Un dolor inconmersurable, incapaz de explicarse con palabras. Y de un día para otro, ya no estaba. Fuese lo que fuere que le había pasado debía haber sido algo maravilloso si había sido capaz de alejar la tristeza de su alma.

    —¿Eh~?—rio y se llevó las manos a la parte posterior de la cabeza—. ¿Como si fuéramos plantas? Qué cosas tienes, Shio-chan. Si ese es el caso, seguro yo sería un girasol.

    Cuando era pequeña y no podía dormir, su hermana le cantaba una canción sobre un pequeño girasol que quería conocer el sol. Trataba y trataba, buscando alcanzarlo, buscando compararse con él... pero solo podía girar en su dirección y tratar de ser tan brillante. Minato solía decirle que ella era como ese girasol. Qué algún día crecería y sería tan brillante como el sol.

    Así como el sol era fuente de vida. Ella quería llevar luz a la vida de los demás.

    Su sonrisa se borró levemente ante ese pensamiento, se tornó amarga. Como una nube oscura y pasajera nubló sus ánimos y ensombreció su gesto.

    Ah.

    >>A mi no... me gusta demasiado la lluvia—confesó con un tono ligeramente más apagado y desvió la mirada. Lo recordaba. El rumor de las gotas contra los cristales del coche, la carretera apenas visible—. No me trae buenos recuerdos. Pero sé que es necesaria porque la vida en este planeta depende de ella así que... ¿no es como si lluvia-chan fuese genial?

    Soltó una risita ligera, floja.

    Estaba divagando.

    Solía hacerlo. Enredarse con sus propias palabras cuando se sentía nerviosa o buscaba opacar sus demonios, los malos recuerdos. La culpa que aún le pesaba en el pecho. Toda la oscuridad que amagaba cada día por tragársela y no dejar nada de sí.

    Solo una cáscara vacía.

    Ah, Shio-chan—murmuró al recordar algo y entonces volvió a mirarla—. Ayer probé suerte en un gashapon y... salió esto.

    Le extendió un pequeño llavero plateado. De un extremo, colgaba la pequeña figurita de un Akita. La luz del sol que se colaba por la puerta y las ventanas lo hizo destellar brevemente como si estuviese hecho de plata genuina.

    >>Se supone que es Hachiko, ese perro tan lindo que esperó a su dueño frente a la estación de Shibuya. Lloviera, nevara o hiciera sol. Siempre esperó su regreso—contó con emoción, como una niña entusiasmada con una historia. La sonrisa, lentamente, regresó a sus labios—. Sé que no es mucho pero pensé en agradecerte de alguna forma por lo de ayer y no sé cocinar, así que...—soltó una risa por la nariz, resentida, y apoyó la espalda contra la línea de casilleros—. Emi-chii, Liza-chii, Mii-chan y yo también tenemos llaveros de cosas que nos gustan. Me gustaría que tú también tuvieras uno, Shio-chan. Aunque...—se sobó la nuca en un gesto nervioso— no sé si te guste...
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Fangirl Fangirl x 1
  14.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora


    Alisha Welsh

    La ilusión de mis ojos tras la pregunta se esfumó en cuanto escuché su respuesta, haciendo una mueca de disgusto en su lugar. Asentí con la cabeza un par de veces al escuchar a Katrina, afirmando sus palabras, aunque claramente decepcionada.

    También escuché con diversión el resto de la conversación, sin poder disimular la carcajada que se me escapó cuando habló de Altan. Había dado en el clavo, ¿eh? Katrina nos tenía a todos calados.

    De todas formas...

    3-2, ¿huh? Konoe estaba ahí. Eso sí que iba a ser un poco problemático.

    Porque planeaba tirarme a Mason, y si tenía que pasar por su clase para conseguirlo, lo haría. Quiero decir, ¿quién era yo para omitir los planes tan obvios de Katrina? No quería enfadarla~

    —Realmente es una pena~ —murmuré, haciendo una mueca—. Tampoco me hubiese importado ver otro pelirrojo por la clase~ —aquello último lo dije acercándome un poco más a él para enredar mis dedos en su cabello en una caricia suave pero fugaz.

    Me separé después de unos segundos, sin embargo, sonriendo de nuevo.

    >>Pero seguro que hay más chicas lindas en esa clase para deleitar tu vista~
     
    • Zukulemtho Zukulemtho x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  15.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Cerbero #NoHomo

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,761
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Había mantenido la espalda pegada a la línea de casilleros, paseando su mirada de acá para allá y atendiendo vagamente al intercambio de las chicas. Poco después de que Morgan hablara una tercera muchacha apareció. ¿Se conocerían con la morena? Todo parecía indicar que no, aunque había que ver esas confianzas. Ambas lucían interesadas por que Morgan les mostrara la Academia y Kohaku clavó su mirada en O'Connor, detallando su expresión. Siempre había sido muy perceptiva, ¿acaso no lo olía?

    Las vibras de esas dos prácticamente le habían arrojado un escalofrío por el cuerpo.

    Y como si no fuera suficiente, más corderos se sumaron al baile. Dos muchachas bastante excéntricas aparecieron junto a ellos y la risa que vibró en la garganta de Morgan hizo a Kohaku suspirar y menear la cabeza apenas.

    —Pero bueno, no es que sea particularmente veterana aquí pero al menos llevo más tiempo que ustedes, hablando con propiedad. Será un gusto, señoritas. —La voz de Morgan tuvo el color sedoso, casi felino, de cuando pretendía hincarle el diente a una presa—. Acompáñenme por aquí. Ko, nos vemos después.

    Ishikawa sonrió con la tranquilidad de siempre y las despidió con una mano apenas alzada. Bueno, ya podría preocuparse luego si era realmente necesario.

    Había devuelto las manos a los bolsillos cuando, al volver la vista, distinguió a Natsu acercándose.

    —Ah, buenos días, Tsun-tsun —saludó con su clásica alegría suave—. ¿Cómo va todo?

    Seguía con las manos en los bolsillos y los palmeó con sutileza, ensanchando apenas la sonrisa, casi como si estuviera diciéndole "aquí tengo lo que me pediste".

    [​IMG]

    Percibió la presencia de Sonnen por el rabillo del ojo y, claramente, tuvo que alzar la mirada para encontrar sus ojos. Su seriedad algo plana mutó de inmediato en alegría. Siempre la relajaría, ¿verdad? No saberse sola. Bajó los cascos a su cuello y quitó el cabello de la coleta que había quedado atrapado en ellos.

    Yo, senpai —saludó, torciendo el brazo sobre su cabeza, y luego soltó una risa fresca al repasar su aspecto—. Eh~ ¿Anduviste hibernando? Bueno, como para culparte.

    El chico llevaba el cabello aún mojado y los ojos se le veían enrojecidos. Anna no pensó ni un segundo la verdadera razón de su aspecto como una posibilidad, siquiera lograría imaginarlo. Se descolgó una tira de la mochila para alcanzarla por el costado y esculcar dentro, y sonrió victoriosa al encontrar lo que buscaba. Le arrojó sin brusquedad una pequeña toalla por la cabeza, de esas que siempre llevaba junto al equipo de entrenamiento cuando se iba al gimnasio luego de la escuela, y no dijo nada.

    Quizá sus métodos fueran más torpes, menos suaves, menos cálidos o maternales, pero seguía preocupándose por sus amigos.

    Recién entonces reparó en la obviedad más clara de todas. Cruzó los brazos bajo el pecho, inclinándose para inspeccionar detrás de Sonnen, y arrugó el ceño.

    —¿Jez vino?

    [​IMG]

    Cerró los ojos por inercia cuando sintió la frente de Daute presionarse junto a la suya, sin perder la sonrisa ni un maldito segundo. No había necesitado más que eso para relajar sus berrinches infantiles.

    —¡Y qué sorpresa! —puntualizó, soltando una risa suave, y buscó sus manos luego de que él le acariciara el cabello—. No puedo creer que estés aquí, babe~

    Había comenzado a zarandearlo suavemente, mero producto de su alegría, y ladeó apenas la cabeza al oír su pregunta.

    —3-1. ¿Tú?
     
    • Fangirl Fangirl x 5
  16.  
    Insane

    Insane Adicto Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    2,053
    Pluma de
    Escritora
    [​IMG]

    Se giró sobre sus talones suavemente ante las dos voces ajenas, escuchando después la de su guía indicando que le siguiesen y así hizo, obediente con aquella extrañeza en sus pupilas, caminando tras ella. No conocía el nombre de ninguna, tampoco tenía interés en preguntarlo por ahora, siendo lo principal el memorizar aquella preciosa academia, cada espacio, cada rincón. Comenzaría a buscar algún tablero con vacantes disponibles.

    Quizá tenían algún club de arte.

    Y sublimar... era sumamente placentero.

    [​IMG]

    Al aproximarse lo suficiente denotó las espaldas de las chicas, clavando nuevamente sus pupilas filosas en Kohaku, el cómo tenía tanta ligereza para rodearse de niñitas. Elevó levemente el mentón como si aquello fuese un saludo superficial, denotando el movimiento que realizó con las manos dentro de los bolsillos.

    —¿Cuánto? —cuestionó seco por el costo que dejó a libre albedrío, ajeno a las intenciones de Ishikawa.

    Recostó el antebrazo izquierdo en uno de los casilleros, sin apartarle los ojos de encima. La ducha helada de la mañana había dispersado cualquier rastro de sueño.

    [​IMG]

    Ciertamente él tampoco se lo creía, sino fuese porque la estaba viendo en ese momento. Ya no tendría que esperar los largos lapsos de tiempo por verla, ahora podía encontrársela mucho más seguido. Perfecto.

    —¿3-1? —susurró más para sí que para ella—, 3-3 —comunicó enterrando sus dedos en su propio cabello húmedo, invadiéndolo el pensamiento sobre con qué clase de personas compartiría aula... y con qué clase de tipos compartiría ella clase.

    Chasqueó la lengua con aquella travesura en su mirar.

    —Me tendrás recogiéndote a la hora del almuerzo —avisó de antemano con ligereza.
     
    • Adorable Adorable x 5
  17.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo F Suzu-chan

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,110
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    alice (1).png

    Aquella voz ligera llamó su atención con más intensidad incluso que el lustroso cabello negro. Se giró y detalló las facciones de las dos jovencitas recién llegadas.

    Sangre nueva. Como ella.

    Ah, qué maravilloso.

    Bastó un vistazo breve para comprender que eran níveos lienzos en blanco. La inocencia era su mayor reclamo. Disfrutaba inmensamente destruir la pureza. Liberar la parte dormida y feral, animal, que incluso jovencitas tan aparente nefelibatas tenían dentro.

    Una sonrisa extraña se dibujó en sus labios una vez dejó de mirarlas y siguió calmada y paciente los pasos del resto del grupo. Tenía un aura casi etérea y al mismo tiempo era oscura y ominosa como un demonio.

    —Qué descortés por mi parte, mis disculpas—habló entonces, sedosa—. Mi nombre es Alice. Alice Dumont. ¿Puedo cuestionar cuáles son sus nombres?
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
  18.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Mafiosa Honoraria Best Impostor Gang

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    10,379
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Se obligó a sí misma a acabarse la manzana de camino a la academia, a pesar de que el estómago se le había cerrado a cal y canto desde la tarde anterior. Apenas había probado bocado, y tuvo suerte de que la tila hiciese efecto y pudiese descansar algo antes de acudir a clase. Sus propios pensamientos y el arrepentimiento que los movía desde el suceso de Mimi no le habían dado tregua, todo había ido cuesta abajo y sin frenos desde la maldita bofetada y todo lo que significaba.

    Honda-san.

    Dios, se había sentido tan aterrada. Tan sola. Tan perdida. Más de una vez tuvo el impulso de marcar el número de Emily, de Aika, de la propia Mimi. Sacar de su pecho todos sus miedos, el terror de perderlas, que la había movilizado hasta hacerla perder los papeles de esa forma. No se veía capaz de ver a sus amigas a la cara aquel día. Por ello agradecía infinitamente la llegada de alguien más a la academia ese mismo día, justo cuando más lo necesitaba.

    Alzó el rostro cuando la puerta del hogar se abrió, aguardando fuera de la verja, y parte de sus miedos se esfumaron cuando el chico la saludó con el uniforme de su academia puesto. Aún le costaba asimilar que Dante Miles, su mejor amigo, fuese a acudir finalmente al Sakura Gakkuen. No tardó en rodearle con sus brazos, dándole los buenos días, pero en ningún momento se obligó a sonreír si no lo sentía así.

    Después de todo, no había secretos entre ellos.

    —¿Ves? —murmuró, apartándose con suavidad antes de echarle un vistazo, manos sobre sus hombros. Pese a todo, parecía verdaderamente feliz de verle, como una niña en el día de Navidad—. Sabía que te quedaría de maravilla el uniforme, Dant . ¡Vas a ver cómo te miran las chicas!

    Se enganchó a su brazo, iniciando así la marcha hacia la academia. Era toda una suerte que viviesen relativamente cerca, porque podían extenderse en el saludo todo lo que quisiesen.

    >>Así que... ¿Estás preparado para un tour express por parte de Corporaciones White?


    [​IMG]

    Yule amaneció bastante más contento que de costumbre. Había sido una semana difícil; adaptarse a un nuevo ambiente y a una rutina distinta tenía esos resultados, pero dentro de sus fallos y meteduras de pata, estaba... ¿bien? ¿Empezaba a acostumbrarse? Quién sabe. Pero algo había empezado a cambiar cuando se dio cuenta de la impaciencia que sentía por llegar a la academia, buscando de forma automática rostros conocidos entre la multitud una vez se despedía de su hermano en la entrada. Le seguía durante unos segundos buscar a Laila con una sonrisa sugerente en los labios, para luego encogerse de hombros y empezar a avanzar.

    ¿Qué tendría el amor que había cambiado tanto a su hermano? En el fondo, le daba curiosidad saberlo.

    No fue una cabellera rubia la que encontró, por desgracia, pero sí que logró encontrar unos casilleros que no habían sido ocupados hasta entonces. El único problema era que una chica de cabellera clara se encontraba parada en frente de los mismos, aferrada a la falda de su uniforme en tensión. Buscó su mirada, confuso, sin comprender qué sucedía, pero ver que portaba una venda negra en el rostro solo lo aturdió aún más.

    ¿Acaso... no podía ver?

    —Disculpa, Senpai —intentó llamar su atención, algo nervioso. Apuntó el casillero vacío pero luego se dio cuenta de su estupidez—. Me gustaría echarle un ojo al... Quiero decir, ver si está libre... ¡No, no! —La sangre empezó a colorearle el rostro con cada palabra. ¿De verdad? ¿Tenían que venirle todos los sinónimos del sentido de la vista ahora?—. Alcanzar. Me gustaría alcanzar el casillero. Es el único libre de por aquí.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 3
  19.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Cerbero #NoHomo

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,761
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    La idea del almuerzo alcanzó a chispear en sus ojos cristalinos, como de plata líquida, y se permitió brincar un breve instante como un crío antes de regresar a su imagen usual que la arrojaba, ciertamente, más cercana a los veinte años. Era muy probable que todo contribuyera a ello: su voz ligeramente grave, su estatura, las marcadas curvas de su cuerpo, el color casi peligroso de su cabello.

    —Estaré aguardando por ti, entonces —murmuró, coqueta, y alcanzó apenas su barbilla con la punta del dedo—. ¿Vamos~?

    Se aferró a su brazo con movimientos sinuosos y de igual forma se aplastó contra él, dedicándole una sonrisa de lo más inocente a Daute.

    Jugar con él también era tan divertido~

    [​IMG]

    Ah, Tsun-tsun nunca se andaba con rodeos, ¿eh? Qué aburrido~ Kohaku sacó una mano del bolsillo únicamente para extender la palma frente a él, risueño. Cinco.

    Cinco mil.

    Era un cabrón, ¿no?

    Aguardó con la calma de un arroyo de verano, sin inmutarse, ni abrir la boca, ni alterar un ápice su sonrisa. No había realmente nada en él capaz de denotar lo que se traía entre manos, porque para los negocios era esa clase de hijo de puta, cínico y calculador.

    son algo de 40 dólares (??
     
    Última edición: 16 Septiembre 2020
    • Fangirl Fangirl x 5
  20.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Riamu Yumemi

    Nope, definitivamente aquel grupo daba demasiado mal rollo. A excepción de, quizás, el chico que acabó por irse... las chicas se movían de una manera que no me inspiraba confianza.

    ...

    Meh, en realidad tampoco era quién para juzgar.

    —Un placer, Dumont-san —Thi se inclinó al escuchar el nombre de aquella chica que hablaba tan extraño, siempre tan diligente—. Yo me llamo Alethea Ethans. Estoy en la clase 3-1, por cierto.

    Hice una mueca infantil cuando escuché aquello, echándome hacia delante hasta rodear el menudo cuerpo de la peliazul con mis brazos, zarandeándola de un lado para otro.

    —Buhu~ Estoy tan triste Thi~ —dije, con tono quejumbroso, antes de soltarla al ver como se sonrojaba y respondía con una única risa nerviosa.

    Me llevé una mano hacia el cuello y comencé a jugar con la gargantilla que llevaba en el cuello, adoptando un aspecto indiferente mientras volvía a dirigir la palabra hacia las otras chicas.

    >>Ah, sí. Riamu Yumemi, estoy en la 3-3, blah blah blah~
     
    • Gracioso Gracioso x 4
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso