Long-fic de Naruto - Cake. [SasuSaku]

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Temarii Juuzou, 25 Octubre 2018.

Cargando...
  1.  
    cindyhyuuga

    cindyhyuuga Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2008
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritora
    ¡Arg! Ya no sé quién me irrita más si Sasauke o Sakura. Me enrabia, Itachi le muestra todo lo bueno, aquello con lo que sueña y qué hace. Igual, Itachi ¿en qué cabeza cabe llevarla al cuarto de su hermano? Me vale que quiera demostrar qué no le tiene miedo, que su ego de macho y las diez mil pavadas consecuentes. No sé si fue imprudente o si en su pelea de macho-ego le vale tres hectáreas de eso lo que le pase a la ya de por sí frágil estabilidad emocional de Sakura.

    Que se mueran los tres, ya a la..

    Quien me interesa es Sai, dime que sobrevivió y podrá escapar con Ino, ellos se lo merecen y Sasuke el peor de los castigos y que termine en Itasaku.

    Perdón, me emocioné
     
    • Adorable Adorable x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 10: Rota.
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1170
    Capítulo 10: Rota.

    Espejo, vidrios, suelo, gritos. Sakura no entendía muy bien lo que acababa de ocurrir, solo sabía que tenía miedo porque su corazón palpitaba con fuerza y las lágrimas caían de sus ojos a mares; estaba semidesnuda, con una cobija envolviendola flojamente, podía escuchar gritos, pero no entendía que era lo que decían.

    Entonces unas pisadas llegaron hasa ella. Levantó el rostro y se hizo pequeña contra el sillón al ver a Sasuke ahí, parado frente suyo. Él le tomo del mentón y negó con la cabeza lentamente.

    —Es tarde, será mejor que te vallas.

    Entonces le entregó su ropa, esperó a que se vistiera, lo cual la peli rosa hizo lento y con manos temblorosas, para luego llevarla a la puerta trasera. Ella lo miró ye entró en desesperación, era imposible saber que pensaba el menor de los Uchiha, sin importar cuanto de novios llevaran el seguía siendo un misterio, porque siempre estaba serio y con los ojos más oscuros de lo normal. No parecía enojado pero tampoco parecía triste. El corazón de Sakura gritaba por hacerlo reaccionar de alguna forma.

    Lo miró antes de irse. Quiso decir algo: lo siento, ¿Todo bien?, no lo volveré a hacer... Pero esas palabras a quedaron en su garganta, siendo empujadas de nuevo al fondo por su lengua. Él la beso, para su sorpresa, y le dijo que ya se verían luego. Se fue y no lo volvió a ver hasta dentro de una semana.

    ☆☆☆

    Itachi había golpeado a Sasuke en cuando este había entrado a la habitación y tomado furiosamente a Sakura del brazo. El menor del los Uchiha había lanzado a su hermano hasta el espejo de cuerpo copleto cerca del closet y lo había roto, Sakura gritaba y lloraba, lo que hizo desesperar al menor de los hermanos quien se dirigió a ella y, tomandola furiosamente por el ante brazo, la había sacado de la habitación. Entonces los Uchiha se golpearon e insultaron hasta quedar exaustos.

    —Esto es estúpido... No te puedes enojar si te vas a casar.

    —Es mi novia. Tengo derecho a enojarme.

    —Lo perdiste en cuando le pusiste un anillo a Ino en el dedo.

    Con respiraciones agitadas los hermanos se vieron fijamente. Sasuke sabía que Itachi tenía razón pero no se la iba a dar, de una u otra debía ganar esa pelea. Entonces sonrió maliciosamente cuando la idea aterrizó en su mente, su hermano levantó una ceja y lo miró con firmeza; no se iba a doblegar.

    —Deberías irte. Irte y no volver.

    —Me la llevaré conmigo.

    —No; vete —Sasuke se acercó a su escritorio y sacó su chequera.

    —No puedes comprarme y tampoco te tengo miedo.

    —Voy a decirle a la prensa que vendes drogas —Itachi abrió los ojos con sorpresa — ¿Qué? ¿Te pensaste que no lo sabía? También tengo la lista de clientes ¿Te imaginas lo que harían si se enteran que sus nombres salen a la luz, si los transformas de ídolos a drogadictos?

    Itachi entrecerro los ojos y luego negó con su cabeza. Una risa gutural salió de su garganta, lo que solo hizo enojar a su hermano menor aún mas, quien lo empujo contra la pared y lo miró con los dientes apretados.

    —No le encuentro la maldita gracia...

    —Tu quedarías igual de manchado que yo en eso. Diré que me ayudabas.

    —Pero yo no tengo nada si perder... -un momento de silencio, Sasuke sonrio -. Los clientes peligrosos irán tras Ino y Sakura, pero a mi ellas me dan lo mismo ¿A ti también te da lo mismo Sakura?

    Itachi apretó sus dientes y empujó al Uchiha; se arregló el cuello de la camisa para luego arrebatarle la chequera y colocar un número, se lo pasó a su hermano quien firmó sin pestañear ni ver el número escrito.

    —Si te vas y no vuelves, nada le pasará. Pero si llego a verte de nuevo, seré yo quien la mate.

    Entonces Sasuke salió de la habitacion y bajó. Itachi le siguió, pero prefirió no ir directo a Sakura. La miró por última vez y el corazón le dolió, por verla tan vacía y tan desorientada, tuvo ganas de abrazarla y decirle que volvería por ella. Pero algo dentro de él le decía que eso no pasaría jamás.

    ☆☆☆

    Cuando Sakura volvió a ver a Sasuke estaba dispuesta a terminar con todo. Con la humillación, con el dolor; iba a recuperar su libertad, a olvidar esos casi cuatro años juntos y comenzaría desde cero... Con Itachi.

    Llegó con una seguridad recorriendo todo su cuerpo, con la cabeza en alto y la mirada decidida.

    Entonces Sasuke la recibió con una mirada más fría de lo inusual, una mirada que heló su cuerpo e hizo que toda la seguridad que sentía escapara. Bajó la mirada y mordió sus labios nerviosamente. Cuando levantó su rostro hacía su novio, este le sonrío de lado y negó con la cabeza.

    —Yo no te llamé.

    —Vine a terminar... —su voz se apagaba con cada palabra. Tragó saliva y lo miró a los ojos. La seguridad parecía que estaba volviendo —a terminar con esta farsa.

    — ¿Farsa?

    Entonces la mirada de Sasuke se suavizó; Sakura nunca lo había visto de ese modo, tan... humano. Suavemente la tomó de los brazos, incluso se detuvo cuando la peli rosa titubeo de miedo; acarició sus brazos con suavidad y se acercó para besarla. Al principio, Sakura no le siguió el beso, pero al final había terminado por ceder. Sasuke sonrio victorioso.

    —Esto no es una farsa... es amor real, verdadero.

    —No entiendo... —los ojos de Sakura se comenzaron a llenar de lágrimas.

    —Esto son sólo tropiezos... —la mano de Saske recogió un mechón de pelo, lo colocó detrás de la oreja de ella —pero saldremos juntos.

    Pero Sakura no quería a Sasuke, ella quería a Itachi. Se alejó del azabache y negó con la cabeza; la mirada del menor de los Uchiha de ensombreció de nuevo y una risa inundó su garganta, la peli rosa se encogió, apretó los labios con fuerza y cerró los ojos. Tenía miedo.

    — ¿Entonces irás con mi hermano? —Sakura no contestó, Sasuke la tomó de los brazos con fuerza donde hace unos momentos la habia tomado con cariño —Él se fue en cuanto le ofrecí dinero, ni siquiera se lo pensó.

    Las lágrimas de la chica de pelos rosas comenzaron a salir sin pudor alguno, Sasuke sonrío triunfal y acercó sus dedos para enguajarlas, Sakura abrió los ojos con miedo e interrogacion. Simplemente no entendia las acciones del Uchiha.

    —Pero yo no me iré... nunca —la abrazó y acarició su pelo con delicadeza —sólo tienes que quedarte aquí, conmigo y hacer todo lo que te diga —se separó y la tomó del mentón. Sakura estaba ida, pérdida y buscaba protección. Sonrió con triunfo una vez más — ¿De acuerdo?

    Sakura asintió con la cabeza de forma pasiva. Estaba rota, como aquel espejo, y no sabía si ella a tendría reparación.

    En su cabeza tan sólo pasaban fragmentos de todo lo que se le iba de las manos.
     
    • Sad Sad x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  3.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,383
    Pluma de
    Escritora
    Sasuke engañando a todos y jugando con la cabeza del resto. Desde mi pensar eso lo entretiene, porque ya con tanto dinero y lujo no tiene necesidad de trabajar más si así lo quisiera, siendo su único escape el enredar a esta niña de Sakura, porque a su hermano si le toca hablarle de forma clara, porque en confusiones no ha de caer, al menos no fácilmente, recurriendo a chantajear con que algo malo le sucedería a la Haruno.

    A ver cómo continúa. Y debo decir también que me encantó la pelea entre ambos, no sé (?) jaja.

    Saludos <3
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 11: En el mismo abismo.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1310
    Capítulo 11: En el mismo abismo.

    Celosa, así es como debió sentirse, pero la realidad es que desde hace tiempo no sentía nada. Se iba a casar en un mes aproximadamente y la panza comenzaba a notarse y Sasuke le había dicho que no iba a acostarse con una mujer gorda como ella y que tenía a alguien más para ese tipo de cosas. Cualquier mujer hubiese enloquecido, pero ella sintió alivio de no tener que volver a sentir las manos del Uchiha recorriendo su cuerpo.

    Lo malo es que eso no significaba que ella pudiese tener a alguien más. Después del nacimiento del bebé, Ino volvería a su trabajo como esposa.

    Lo más triste de su vida es que en ese punto si no hablaba con Shikamaru, no tenía a nadie mas y sus pequeños encuentros con su mejor amigo se habían vuelto casi nulos desde que este había anunciado su relación con la co-estrella de su mejor amiga, a quien tampoco veía tanto como antes y cuando lo hacía, la notaba vacía, ida... su sola presencia la hacia deprimir más de lo que ya estaba y eso no era sano para su bebé. Así que su vida social se reducía a esos dos amigos y su pequeño feto, con quien siempre hablaba, sobre todo, de su verdadero padre y la hermosa posibilidad de algún día encontrarlo.

    Una lágrima cae siempre desde su ojo, pasando por su mejilla hasta su barbilla cuando contempla el atardecer, deseando poder huir.

    ☆☆☆

    Sakura estaba a tan sólo dos episodios de acabar la primer temporada de su serie, eso y platicar con Naruto por las tardes eran las únicas cosas que la conectaba con la vida. Entonces tuvo una crisis existencial y había entrado en pánico. Durante aquél último mes, sin Itachi, ya no sentía viva. Sin embargo, en ese instante, en la terraza con una taza de café y su amigo rubio hablando de lo muy bonita que se veía Hinata sonrojada, Sakura podia tener un momento de conexión con lo que alguna vez fue.

    Miró su taza de café, perdiéndose en el dulce aroma y lo caliente que la taza se sentía entre sus dedos. Comenzó a reír cuando Naruto intentó imitar a Neji y las ganas de llorar le golpearon el rostro al darse cuenta de que ya tenía tiempo que no sentía unas sinceras ganas de reír. Quiso parar todo, acurrucarse entre los brazos de su mejor amigo y contarle todas sus penas. Pero Naruto sería capaz de todo si llegaba a enterarse, era muy extremista y ella sabía lo mucho que significaba para él; contarle, sería condenar tanto la amistad del Uzumaki con el Uchiha así como, quizá, la vida de cualquiera de los dos. Así que sólo continuó riendo y disfrutando de aquel relato que el rubio le contaba.

    Hasta que su teléfono vibró.

    Era Sasuke, quien ya no le hablaba bonito ni en persona y mucho menos por mensaje, quien con unas pocas palabras la hacía temblar pero ya no de emoción, si no se miedo. El rostro de Sakura palidecio y la voz de Naruto se detuvo a mitad del relato para observarla con preocupación.

    —Sakura-chan ¿Estas bien?

    —Si, yo... —entonces las náuseas golpearon su vientre y la taza resbaló de sus dedos para dar justo en el suelo. Fue directo al baño donde regresó las galletas de chocolate que habían acompañado al café de aquella tarde. Cuando acabo, enjuago su boca y tomó su bolso.

    —Te llevaré a casa —pero Sakura supo como evitar aquello y al salir del departamento de su amigo fue directo al hogar del Uchiha.

    Un lugar que en su momento fue su favorito, donde pasaba su tiempo y era feliz... pero ahora era una casa del horror a la que temía ir.

    ☆☆☆

    Antes, cuando Sakura entraba a la casa de Sasuke, este la recibía con sonrisas y besos, después era Itachi quien lo hacía con sopresas y detalles románticos que jamás pensó recibir. Pero ahora, era recibida con una mirada burlona y llena de lujuria.

    Ese día ella entró temblando, sabiendo lo que le esperaba. Sasuke estaba en la cocina, sin camisa, tomando agua; cuando ella entró, la barrió con la mirada y relamio sus labios antes de ir directo hasta donde se encontraba. La tomó de los brazos y la empujó contra la mesa, Sakura soltó un quejido de dolor y miedo cuando su mejilla impactó contra la fría madera de la mesa.

    Él entro en ella sin avisar y la penetro con fuerza; las lagrimas de Sakura salían dejando una mancha en la madera. Sasuke gruñia en su oreja mientras la mordisqueaba mientras que ella se sentía sucia y usada. Pero no podía quejarse demasiado, él le decía que eso merecía por ser una zorra que se había dejado usar por dos hombres al mismo tiempo.

    Entonces el término y la llevó hasta la sala, donde se sentó en el sillón y la sentó encima de él, ella se movió más por tener que hacerlo que por gana, guardandose las lágrimas que no debía derramar. No teniendolo frente a él. Cuando Sasuke termino la quitó de encima lanzandola al suelo, se vistió y le dijo que se fuera; Sakura siguió sus órdenes sin reprocharle nada.

    ☆☆☆

    La casa de Ino era bonita, pero Sakura no se sentía muy cómoda estando en ella, mucho menos en ese momento con la cabeza rubia de su amiga reposando en sus piernas. Aún así, por inercia sus dedos le acarician sus ebras rubias y, por segunda vez en aquella relación, siente celos de ella. Se iba a casar con Sasuke, quien seguramente le trataba mucho mejor que a ella, tenía una casa enorme y más dinero de que ella alguna vez hubiese deseado tener. Y era hermosa, demasiado.

    —... Entonces Shikamaru me dijo que Temari es algo intensa, pero nunca hemos trabajo juntas ¿Cómo es ella? —le preguntó Ino sin mover su cabeza y con los ojos cerrados, disfrutando de aquella caricia.

    —Ella es... intensa —ambas soltaron una risa sincera y se sienten felices por unos momentos. Una sincera felicidad.

    Sakura se levantó y fue al baño, Ino se acomodó en su cama boca arriba, observando su techo y con las manos acariciando el pequeño bulto de su vientre, se siente feliz. Entonces el celular de Sakura vibró, lo dejó pasar porque no es ninguna chismosa, pero cuando vuelve a sonar no puede evitar ver las notificaciones. Es Sasuke y le ordena que valla a su casa en ese momento. Cuando Sakura vuelve, Ino aún tiene el celular en su mano y los mensajes de Sasuke, cada vez más furioso y mas groseros que el anterior, no dejan de llegar. La peli rosa le arrebata el celular de la mano y la mira con los ojos abiertos y la respiracion agitada.

    —Sakura... tu...

    —No tenías porque ver eso —Sakura hace ademán de salir de ahí, pero Ino la toma del brazo y la obliga a verla.

    —Podemos salir juntas de esto.

    La rubia se ve decidida, esperanzada, pero la mirada de Sakura es pura resignación; la peli rosa movió la cabeza mientras las lágrimas salían de su ojos, alejó la mano de Ino de su brazo y la miró con decisión.

    —Sasuke sabe lo que es mejor para ambas —a la rubia se le fue la respiracion ante aquella rebelacion —. Debemos confiar en él... Él nos cuida.

    Y Sakura salió de su casa, dejando a Ino con una sensación horrible en el cuerpo. La rubia tomó asiento en el borde de su cama y empezó a reír llena de ironía. Si en algún momento sintió celos de Sakura por ser una mujer libre y capaz de estar con quien quisiera, ahora no queda ni rastro de ello.

    Ino no puede estar celosa de una mujer que está más hundida que ella en el mismo abismo.
     
    • Impaktado Impaktado x 2
  5. Threadmarks: Capítulo 12: Cicatrices.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1224
    Capítulo 12: Cicatrices.

    Estrías, náuseas, antojos, dolor de espalda... entre muchos otros síntomas fueron lo que el doctor le enlisto después de felicitarla. Naruto estaba ahí con ella y la miró con los ojos abiertos lleno de sopresa, sobre todo, porque no era consiente de que su amiga tuviese una relación. A Sakura se le había ido el aire, las mano le sudaban y estaba segura de que en cualquier momento se desmayaria. Ambos salieron del consultorio sin hablar.

    —Sakura... —Naruto estaba dispuesto a molestarse y exijrle una explicación, se sentía dolido de su ignorancia en aquel tema, ya que él consideraba a la peli rosa como una hermana, pero al ver el rostro consternado de su amiga de ojos verdes decidió ser más comprensivo —ven aqui.

    El rubio tomó a la chica entre sus brazo y le acarició el suave cabello, luego besó su frente sin dejar de regalarle suaves caricias en la espalda. Ella comenzó a sollozar, pero también estaba riendo, lo que dejo más confundido al de ojos azules; ella se separó y, mientras se enjuagaba las lagrimas con sus dedos de forma violenta, empezó a hipar entre carcajadas mientras hablaba. Su voz soñaba molesta e irónica.

    —No se quien es el padre, Naruto... —el chico sólo la miró, sin hablar —, soy una desgracia... porque no se quien es el maldito padre de mi bebé y... soy tan egoísta. Sasuke se va a acasar en una semana y yo...

    —Espera... —la chica se dió cuenta de lo que había dicho y cerró la boca de golpe — ¿Sasuke podría ser el padre?

    Sakura negó varía veces con la cabeza, pero ya sabía que era inútil. Naruto podría ser muchas cosas, entre ellas, un impulsivo cabeza hueca, pero no era un idiota al que pudiesen tomarle el pelo.

    —No voy a juzgarte, dattebayo. Pero... debes decirle —dijo el chico mientras pateaba una roca.

    —Él ya tendrá un bebé...

    —Pero también el tuyo será su bebé.

    Ambos chicos se vieron a la cara y suspiraron. Sakura no deseaba decirle... porque muy en el fondo, deseaba que ese bebé no fuera de Sasuke, si no que fuera de Itachi.

    ☆☆☆

    Naruto estaba molesto, eso era más que obvio, pero no podía meterse como le gustaría, al final era la decisión de Sakura y podía respetarla. Sin embargo no podía creer que Sasuke hubiese sido capaz de estar cuatro años con ella y ocultarla como si no fuera nada, eso era demasiado egoísta y cruel... no sabía realmente quien estaba peor, si el Uchiha por hacer aquello o la Haruno por dejarse.

    Entonces lo vió salir. Estaba tranquilo, se le notaba en la cara y el rubio pensó que todo había salido bien, que se haría reaponable... igual y hasta cancelaba su compromiso con Ino por una vida con Sakura. Pero eso ya era soñar demasiado alto. Se acercó al azabache, quien levantó una ceja al verlo en forma de saludo.

    —Sasuke... felicidades, me alegro mucho por ti, dattebayo.

    — ¿Por mi boda? Ya me lo has dicho cuando... —Pero el rubio negó con la cabeza.

    —Por el bebé. El de Sakura, sobre todo porque ustedes dos se verían tan bien juntos, dattebayo! —el rubio sonrió alegre pero al ver el rostro del Uchiha su sonrisa se borró y deseo no haber dicho nada.

    Sasuke no le pidió que repitiera aquello, tampoco lo agredió, como el rubio esperaba que hiciera al hacer aquella expresion, simplemente se fue de ahí directo a su auto, sin decir palabra alguna. Naruto le marcó a Sakura de inmediato.

    ☆☆☆

    Sakura estaba saliéndose de bañar cuando Sasuke había llegado, ella ignoró su celular porque sabía que si lo ponía en prioridad ante el Uchiha, este se molestaría. El azabache había llegado directo al sillón y sin siquiera permitirle que se vistiera le había pedido un masaje en sus hombros, después de unos eternos 10 minutos en silencio, el menor de los Uchiha tomó las manos de Sakura y las besó en el dorso, ella se sonrojo ante aquel acto tan tranquilo y empezó a temblar tanto de miedo como de frío.

    —Ponte frente a mi —le ordenó él, ella obedeció.

    La peli rosa se colocó frente al azabache, con sus brazos aun mojados al rededor de su pecho, este sonrio de lado y le deshizo el nudo de la toalla; esta calló lentamente dejando ver la pequeña silueta de la Haruno quien, con mejillas sonrojadas, evitaba la mirada de Sasuke. Este la tomó de la cadera acercabdola a él. Beso su vientre, desde su ombligo hasta el principio de su pelvis y luego fue subiendo sus besos, deteniendose un tiempo generoso en cada pecho. Sakura no hacía más que soltar gemidos y apretar sus ojos, quienes amenazaban con soltar lagrimones. Por primera vez en mucho tiempo, Sasuke estaba tocandola de una forma dulce, llena de amor y sin una pizca de lujuria rabiosa como últimamente lo hacía. El corazón de ella palpitaba tan rápido que podría jurar que en cualquier momento se le saldría y cuando él la empezó a penetrar con una tranquilidad no digna de Sasuke, las lágrima comenzaron a mezclarse con los gimoteos de ambos.

    Todo estaba siendo demasiado perfecto, tanto que Sakura tuvo miedo, sobre todo cuando el Uchiha termino y la hizo terminar con delicadeza después. Entonces él dejó que ella se recostará en su pecho, como hace mucho no la dejaba; le acarició la espalda con una mano y la otra la mantenía detrás de su cabeza; por primera vez en casi dos años, el silencio entre ambos no era incómodo, era tanquilo y un rayo de esperanza iluminó el rostro de la Haruno... debía decir algo, quizá... era un buen momento, estaba tranquilo, no tendría porque exaltarse. Levantó el rostro y lo miro, al mismo tiempo, él bajo el suyo para verla. Silencio.

    —Si descubró que ese bebé es de Itachi, te juro que los mato... a los tres.

    Y todo en Sakura volvió a romperse. No por las palabras, si no porque Sasuke la alejó de él con brusquedad y la miró directo a los ojos, con asco. Luego se levantó y comenzó vestirse de una forma tranquila, sin prisa.

    —No voy a dejar a Ino —aquello fue como un balde de agua helada callendo directo en Sakura —, pero tampoco voy a dejarte sola... sólo que no voy a querer que esa criatura me llamé papá, y bueno... más y vale que si sea mío.

    La miró con esa fría mirada tan caracteristica de él y ella se encogió en el suelo contra el sofá, temblando de rabia y tristeza más que de frío. Entonces él se fue y ella tomó su celular, era Naruto.

    —Sakura —le dijo en cuanto está le contesta —perdóname, creo que arruine todo...

    —Ya todo estaba arruinado...

    Y colgó. Colocó sus manos en su vientre mientras comenzaba a llorar. Tenía múltiples cicatrices en su cuerpo y alma que había estado coleccionando durante esos 4 años de relación pero, sin duda, las peores marcas serían las estrías que el bebé dejaría en su vientre. No porque fuese a arruinarle el cuerpo, si no porque marcarían un nuevo ciclo en su vida y un nuevo terror nocturno. La historia de sus cicatrices en su cuerpo no podrian compararse jamás con la historia de sus estrías.

    Tenía miedo de seguir deseando que el bebé fuese de Itachi.
     
    • Impaktado Impaktado x 1
    • Creativo Creativo x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 13: Pastel & Carne.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1133
    Capitulo 13: Pastel & Carne.

    Inquietó es como Sakura dejó a Itachi una vez terminó su entrevista. Ambos, en diferentes partes del mundo e incluso en diferentes horarios terminaron temblando tanto de miedo como de felicidad cuando los comerciales comenzaron. Ella estaba ahí impulsada por Naruto, quien tenía razón al decirle que sería mucho más fácil y seguro para el bebé y ella tener a Itachi a su lado, sin embargo, el miedo de la reacción del Uchiha aún la ponía a temblar incluso a tanta distancia de él.

    La entrevista había sido simple, comenzando a hablar de la serie y su personaje, sus experiencias en el set y la relación con sus compañeros de grabación -la cual era casi nula- y luego ella había anunciado que tenía un secreto. Y lo soltó, al aire. "Estoy esperando un hijo de Itachi Uchiha, con quien llevo un año saliendo... lamento haberlo ocultado, chicos." Y mientras su mánager se regocijaba por tal escándalo y publicidad gratis, Sasuke no dejaba de geuñir y apretar los dientes.

    La primera en ir a verla a su casa fue Temari con quien, bien no tenia una relación de amistad estrecha, se llevaba bastante bien. La felicitó y le ofreció su apoyo, después fueron llegando uno que otro amigo de la industria hasta llegar a la última en visitarla, Ino; la abrazó en cuanto la peli rosa abrió la puerta y ambas comenzaron a llorar. No necesitaban palabras, ambas vivían el mismo infierno y entendían perfectamente todo. Entonces Ino le confesó que el bebé que esperaba no era de Sasuke y Sakura sintió envidia de que al menos ella pudiese estar segura de eso.

    —Yo no estoy segura si el padre sea Itachi... —dijo bajando la mirada, avergonzada —pero lo prefiero a él a mi lado.

    Y ambas pasaron la noche en casa de la peli rosa, acurrucadas contra el sillón, viendo el cielo nocturno y con tazas de té humeante en sus manos.

    ☆☆☆

    Un día antes de la boda de Ino, Itachi se presentó en casa de Sakura, quien ya estaba empezando a perder la esperanza de que él hubiese escuchado la noticia. En cuanto la peli rosa abrió la puerta, las lágrima comenzaron a brotar y sus puños fueron directos al pecho del mayor de los Uchiha, quien se quedó estático esperando a que la chica se calmase. Entonces, cuando ella se calmó y había comenzado a llorar, él la abrazo.

    —Me dejaste sola... —empezó a sollozar con su rostro en el pecho del azabache —tuve tanto miedo...

    —No volveré a dejarte —La tomó de la barbilla y la beso.

    Fue un beso corto, pero al menos, Sakura podía sentirse tranquila después de tanto tiempo. Ya no tendria que ocultarse en casa de sus amigos o con sus padres, Itachi estaba ahí con ella y la iba a cuidar. Cuando se separaron se vieron directo a los ojos y ella se sintió avergonzada de tener que buscar aquella protección y teniendo que utilizar a su futuro hijo para aquello.

    —Itachi... Yo —el chico acarició su mejilla con delicadeza —no estoy segura de que el niño que espero sea tuyo.

    — ¿Es niño?

    — ¿Es lo único que dirás?

    —Siempre que dejes que me llamé papá, será mío... o mia. Me gustaria una niña —y volvió a juntar sus labios a los de la peli rosa, quien le devolvió el beso entre lágrimas.

    ☆☆☆

    Ino lucía hermosa con su vestido de novia, su peinado impecable y aquel maquillaje sencillo. Su panza a penas y se notaba debido a tanto encaje así que podían decir que era la novia más adorable que alguna vez hubiesen visto, era lamentable que su rostro arruinara toda la imagen. Sus ojos estaban rojos de tanto llorar, había marcas de rimel bajo sus ojeras y sudor corriendole por la frente.

    Sakura se había quedado con ella todo el día, incluso se tardó en ayudarle a arreglarse para darle tiempo. Pero Ino prefería acabar con todo lo mas rápido posible, pero al final la rubia había decidido que mientras más rápido, mejor.

    Ino salió una hora antes que Sakura, para caminar con su padre, así que la peli rosa se había quedado en la habitación de su amiga, viéndose en el espejo. Iría a la boda, porque no podia dejar a Ino sola, pero después, ella e Itachi se irían a Londres, donde podrían vivir sin miedo de que Sasuke desatara su furia contra ellos.

    Lanzó un suspiro y se terminó de retocar el maquillaje cuando la puerta se abrió, al principio había pensado que era Ino quien volvía, así que no le tomó importancia, pero no era ella. Era Sasuke, quien cerró con seguro la puerta una vez estuvo dentro. Sakura se levantó de golpe al verlo entrar a intento poner toda la distancia posible.

    —Tranquila... No voy a hacerte nada que no quieras.

    Sakura intentó alejarse lo más posible del Uchiha, quien no sólo tenía el ceño fruncido, sus ojos estaban inyectados de una inquietante furia. Se abalanzó contra la chica haciendola caer contra la pared, ella soltó un jadeo de dolor y soltó gritos de desesperación en cuanto sintió las manos frías del Uchiha bajarle la ropa interior. Por primera vez en todo lo que había estado con Sasuke se sintió violada y solamente quería acurrucarse a llorar.

    Cuando el Uchiha terminó la levantó y le arreglo el cabello con una sonrisa en el rostro, ella sólo temblaba y protegía su vientre con sus delgados brazos.

    —No te preocupes, ya termine contigo —ella levantó su rostro con miedo —, ya no te necesito...

    —Jamás lo hiciste...

    —Tienes razón... —Él levantó su rostro con la mano tomandola bruscamente del menton —eras mi pastel, Sakura.

    Un nudo se formó en el estómago de Sakura. Ella ya lo sabía, estaba consiente, se hizo desechable en el momento en que traicionó a Sasuke, porque este no iba a aceptar que también podía perder, pero que se lo dijera... la destrozaba. No solo porque le aseguraba algo que ya sabía, si no por la comparación. A Sasuke no le gusta el pastel, hay pocos que disfruta, los come una vez y luego decide no volver a hacerlo y disfrutar de otro sabor. Ella fue su pastel durante 4 años y ahora la estaba tirando a la basura.

    Apretó los puños. Sasuke ya iba a salir de la habitación, entonces se armó de valor y le gritó desde su lugar.

    —Entonces tu sólo eres un pedazo de carne para mi.

    El Uchiha se giró para verla. Parecía más sorprendido que molesto. Pero la realidad, es que muy en el fondo, se sentía inquieto. La peli rosa estaba tomando valor y eso la estaba haciendo atractiva a su vista.

    Seguramente era mejor guardar el pastel en el congelador y disfrutarlo poco a poco hasta terminarlo por completo.
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Sad Sad x 1
  7.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,383
    Pluma de
    Escritora
    Capítulo 11: Sakura ha sentido el lavado de cerebro por el maltrato psicológico que ha empleado Sasuke en ella. Es impresionante el cómo la presión, la amenaza y la burla puede modificar el comportamiento de una persona por medio del miedo. Más allá de eso, está siendo abusada físicamente, su intimidad ha sido reventada y cruelmente usada. Me gusta la manera en que Ino no la cuestionó si no que pidió apoyo para salir juntas, pero Sakura está al fondo de todo que es cómo un muñeco que respira por pura inercia. Ino al estar embarazada se le ha de complicar más sacar fuerzas, siendo de peligro su gestación.

    Naruto... que lindo, de verdad que si le dijera todo él acabaría con eso por medio de puñetazos pero las sacaría así fuera con el escándalo del siglo en el estrellato, podría hacer arrestar a Sasuke por violación. Pero entiendo el temor de Sakura, porque ella piensa siempre en el resto, nunca en sí misma.

    Capítulo 12: Lo que sospechaba por el vómito en el capítulo 11 hizo acto de presencia en este </3 De verdad que una ilusión dentro de mí salió a flote cuando Sasuke fue tan cariñoso, ilusa, pobre ilusa. Yo realmente creo que el bebé es de Itachi, y ojalá lo sea, la pequeña criatura no merece un papá cómo Sasuke, aunque quién sabe, quizá de padre sea bueno y de pareja una mierda.

    Me da cosa pensar en el desarrollo de su embarazo, con tanto estrés puede perderlo, si es que no decide abortarlo por sí misma.

    Capítulo 13: ¡Por Dios mujer! Me he erizado y no soy de lograrlo con muchos escritos así que felicidades. Has plasmado tan bien la personalidad de los personajes, sus ideas, sus acciones y este capítulo es la cereza del postre. Para empezar Itachi es un amor, me dio la risa tierna cuando dijo que deseaba una niña. Divino. Por otro lado Ino sufriendo el infierno en carne propia, de verdad que su salida cada vez se hace menos probable, me causa lástima.

    Sin embargo no me esperaba que Sakura diera la noticia de semejante manera, pero fue brillante, inteligente. De esa manera Sasuke no podría decir nada, ya públicamente es pareja de Itachi Uchiha. Me encantaaaa. Pero de igual manera Sasuke no se da por vencido, me pregunto que significa para Sakura la carne, porque aquella osadía solo ha causado que él quiera volver a lastimarla, o quién sabe qué otra cosa más.

    Esperaré el siguiente capítulo ansiosa, saludos.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  8. Threadmarks: Capítulo 14: Impulsos.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1645
    Capítulo 14: Impulsos.

    Cuatro semanas habían pasado, Sakura apenas podía comprender y analizar todo lo ocurrido: Ino y Sasuke se habían casado, la boda había sido fantástica, como de un sueño de niña pequeña que sueña con encontrar a su príncipe azul, la triste realidad era que Ino ya no era una niñita: Era una mujer a meses de dar a luz. Lo más triste es que Sasuke no se acercaba ni un poco a ser el príncipe con el que cualquier niñita desearía casarse.

    Bueno, a excepción de Sakura.

    Aquel día Sakura se había despertado llorando, como últimamente le pasaba cada noche, para su mala suerte esta vez Itachi no se encontraba en su hogar para servirle de apoyo como la mayoría de las veces que eso le pasaba. En la boda de Ino habían pasado cosas, cosas que nadie sabía, solo ella y su mejor amiga: Sasuke no solo la había violado antes de casarse, también lo había hecho después, cuando la peli rosa había ido a despedirse de su mejor amiga y desearle toda la suerte y fuerza del mundo para su horrible Luna de Miel.

    Después de eso cada noche Sakura tenía sueños que la hacían despertar con lágrimas en sus orbes verdes, el corazón le latía con fuerza y, debía admitírselo a sí misma, a veces la hacían desear saltar por la ventana. Se sentía estúpida cada vez que tenía una pesadilla.

    Tener pesadillas era algo normal, Naruto le había incluso comentado que después de la muerte de su madre cada noche soñaba con que él era quien la atropellaba o que Kushina lo visitaba en las noches para culparlo, pero que solo eran pensamientos inconscientes que uno debe dejar ir para poder volver a descansar en paz. Eso era lo que más aterraba a Sakura, porque en cada una de sus pesadillas aparecía Sasuke y la tocaba, pero no con la ferocidad y desesperación de las últimas dos veces; Sasuke la tocaba con ternura, con cariño y siempre la hacía sentir bien, para finalizar su sueño con la mano del azabache en su vientre y con un susurro de lo más hermoso en su oreja: Seremos una familia feliz.

    Su subconsciente claramente estaba mal. Sakura no podía seguir guardando esperanzas con el menor de los Uchiha, mucho menos ahora que Itachi estaba dispuesto a cuidar de su bebé como si fuese de él… no, mucho menos ahora que conocía lo que Sasuke era al 100%; un monstruo, una persona desagradable que no quería cerca de su hijo.

    Se preparó una taza de té bien cargado antes de tomar su celular y llamar al rubio, Naruto siempre sabía cómo hacerla sentir mejor. Su celular comenzó a vibrar en el momento justo en que lo desbloqueo, era Ino, quien se suponía había llegado en la mañana de su Luna de Miel.

    — ¿Ino? —Sakura le contestó al instante y su corazón comenzó a latir con fuerza. La rubia gimoteaba del otro lado de la línea telefónica.

    —Sakura… por favor… Necesito ayuda… —el dolor en la voz de su amiga podía incluso sentirse — los paramédicos no llegan… l-los llame hace quince minutos… t-tengo miedo…

    La chica de cabellos rosados ni siquiera espero a que Ino terminase de hablar cuando ya estaba en su auto, camino a la casa de Sasuke, donde ahora Ino vivía… sintió una punzada en el pecho y por su mente pasaron muchas cosas, entre ellas, la idea de que Ino abortara a su bebé y así Sasuke no la necesitará más.

    —No —la chica susurró aquella palabra mientras pisaba el acelerador y se pasaba un semáforo en rojo, mientras más pronto llegara a donde su amiga sería de más ayuda.

    Estacionó el auto en la entrada, donde nunca lo había hecho y siempre deseo hacerlo, para así demostrarle a todo el mundo lo que pensaba le pertenecía. “Solo que ahora no es más mío” pensó. “No… jamás fue mío. Yo era suya.” Con aquellos pensamientos revoloteando en su cabeza entro a la casa con su propia llave y fue directo a la habitación de Sasuke, donde Ino se encontraba tirada en el suelo, con un charco de sangre a su alrededor.

    —Estas aquí —su voz sonó llena de esperanza y Sakura se odio por desear que el bebé de su mejor amiga desapareciera. Se acercó a su mejor amiga y con una fuerza que jamás imaginó tener la levantó y la intentó llevar a la salida de la habitación —. Creo q-que… puedo caminar…

    —No, solo ayúdame en las escaleras.

    Ambas chicas salieron en el momento justo que la ambulancia se hacía presente. Dos hombres se apresuraron para tomar a la rubia y colocarla en la camilla, a Sakura no la dejaron subir con su amiga.

    —Te seguiré en el coche.

    La ambulancia partió dejando a la peli rosa parada en medio de la acerca con un montón de mirones alrededor. Solo ahí se dio cuenta que había salido con su pijama y encima de esta una bata delgada. El frío mañanero se filtró por la tela y su estómago gruñó, llevó su mano hasta su vientre y la acarició.

    —Tranquilo… te daré de comer en cuanto lleguemos a donde tu tía Ino.



    Cuando Sakura llegó al hospital Sasuke ya estaba ahí, quien había sido contactado por montones de vecinas chismosas. Ambos se miraron, él parecía furioso y eso hizo temblar a la chica ¿Acaso estaba enojado con ella? No pudo evitar sentir vergüenza cuando debería estar sintiendo indiferencia.

    —Debiste llamarme en cuanto Ino te marco.

    —Actúe sin pensar —dijo, tratando de ser firme pero con un leve temblor en la voz. Estaba muerta de frío y eso no ayudaba.

    Sasuke soltó un gruñido y le pasó su chaqueta por los hombros, Sakura sintió calor en todo su cuerpo debido a la cercanía y se odio completamente por tener esas reacciones. “Él te violo, él te humilló… basta, estúpido corazón.” Tubo el impulso de empujarlo y decirle que no se acercara más a ella, de arrancarse su corazón y lanzárselo en la cara, pero lo único que pudo hacer fue llorar, llorar y sentirse una mujer patética.

    —Son las hormonas —se justificó y luego se volvió a odiar por tener que darle esas explicaciones,

    —Debe ser. Ino llora todo el tiempo.

    Ambos se quedaron en silencio, luego Sasuke la abrazo y le acarició la cabeza para intentar calmarla. La chica gimoteó llena de sorpresa y se intentó zafar del agarre del azabache, pero este puso un poco más de fuerza para mantener a la chica en su lugar.

    —Cálmate —le gruño este en un susurro —, al final también debo cuidar de ti —la chica se quedó quieta, llena de sorpresa — no tienes que decirme nada. Sé que ese bebé también es mío.

    Sakura sintió un su corazón latir con aún más fuerza. “Esto… ¿Es una conexión entre ambos?”. Se alejó de golpe del azabache y enjuago sus lágrimas con brusquedad, buscado el hacerse daño. Sasuke la observó en silencio y con el semblante serio… realmente parecía otro y el impulso de lanzarse a sus brazos y besarlo eran tantas que Sakura mordisqueo sus dientes intentando hacerlos sangrar.

    —No lo es.

    —Yo sé que sí, así como sé que el de Ino no es mío —Sakura se quedó helada. Sasuke Uchiha era un hombre detestable, horrible, asqueroso y jodidamente inteligente, persuasivo y un gran maestro para poder leer a las personas.

    Ambos volvieron a quedar en silencio.

    —Si tan solo te hubieras embarazado antes…

    ¿Qué?

    Sakura no podía creer lo que había escuchado. ¿Hablaba en serio? Busco la mirada del Uchiha, pero este la evitaba olímpicamente, la chica se acercó con toda la intención de exigir una explicación. ¿Eso significaba que tenía una oportunidad si algo pasaba con Ino y su bebé? Necesitaba saberlo, necesitaba saberlo en ese preciso momento.

    Pero no pudo, porque el doctor había llegado para avisarles que Ino estaba estable y que podían pasar a verla si querían. Sakura sintió entre alivio al saber a su mejor amiga bien como un poco de molestia de que el bebé también estuviese bien. Se volvió a odiar a sí misma. Entro después de Sasuke, quien abrazo a la rubia como si en verdad le importará su salud. “Pero solo le importa tu familia y su asqueroso dinero” pensó con amargura la peli rosa mientras miraba duramente aquella escena. Ino estaba débil, pero el miedo al sentir a Sasuke cerca podía reflejarse en sus ojos, buscó la mirada de su amiga y su rostro hizo una mueca de dolor.

    —Creo que los dejaré solos —dijo ella mientras salía de la habitación del hospital.

    Tragó saliva y una vez que salió del hospital comenzó a llorar con fuerza y amargura. Tomo su celular e hizo el marcado rápido, esperando a que Naruto le contestará y le escuchara. Necesitaba un abrazo, a alguien que le hiciese ver que lo peor que podía hacer era volver a caer en las redes de la falsedad de Sasuke. Le contestaron de inmediato.

    —Naruto —la voz de Sakura sonó desgarrada —te necesito, me siento horrible. No sé qué hacer —no daba tiempo a que la persona en la otra línea contestara —. Soy horrible… Naruto, aun amo a Sasuke y no me importa nada, quiero estar con él… necesito que me digas que eso está mal, que yo estoy mal…

    —Está mal, completamente mal —la voz del otro lado definitivamente no era Naruto y no sonaba tranquila como ella esperaba que sonara. Miró la pantalla del teléfono, ahora con mejor visibilidad debido a las pocas lágrimas que quedaban en sus orbes y sintió como las náuseas subían de su estómago hasta su garganta.

    Su celular calló de sus manos mientras ella iba directo al bote de basura más cercano para vomitar lo que aún no había desayunado.

    — ¿Sakura? —Itachi continúo llamándola por unos minutos antes de suspirar y colgar.
     
    Última edición: 28 Febrero 2019
  9. Threadmarks: Capítulo 15: Desaparecida.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1477
    Capítulo 15: Desaparecida.

    —Quedarte encerrada no ayudará de nada.

    Naruto miraba a Sakura desde el marco de la puerta de su habitación, con sus brazos cruzados en su pecho y una mirada severa en el rostro que la Haruno no recordaba haberle visto nunca. El rubio tenía razón y ella lo sabía, pero simplemente no podía levantarse, no encontraba las fuerzas y mucho menos las ganas de poder enfrentar al mundo.

    Por un lado estaba Ino, quien ya estaba mejor y tan solo necesitaba un reposo absoluto durante los meses faltantes de su embarazo; también estaba Itachi, con quien se supone mantiene una relación, pero ¿Cómo mirarlo a la cara después de confesarle que amaba a Sasuke, a su propio hermano? Sakura ni siquiera podía responder a sus llamadas.

    —Tu no me entiendes —le dijo mientras volvía a taparse con las sabanas, como si quisiera esconder su vergüenza de todos. Pero Naruto la conocía a la perfección.

    —Esto no es vida, de verás… —el rubio se sentó a su lado y la destapó —. Tarde o temprano, tienes que afrontar a todos… no puedes vivir aislada de todos, mucho menos estando embarazada… Comienza a demostrar que, como persona, estas creciendo. No por ti o para que Sasuke te note… hazlo por tu futuro hijo.

    Sakura llevó su mano hasta su vientre y soltó una pequeña risa mientras se enjuagaba las lágrimas. No, aún no era capaz de salir de su casa y sonreírle a todos sin tener el miedo a que vieran sus horribles secretos. Tampoco tenía las ganas de mirar a Itachi y pedirle disculpas como merecía, ni mucho menos de ver a Sasuke y romper lazos por completo con él; ni hablar de Ino.

    Naruto se fue después de unos minutos más y también de dejarle algo de comida preparada en su cocina. El silencio era algo a lo que Sakura ya comenzaba a acostumbrarse. Sus ventanas siempre se mantenían cerradas, incluso cuando el calor era insoportable y no recordaba la última vez que había escuchado música o que había prendido el televisor; por quinta vez en el día, llevo su mano hasta su vientre y acarició este con delicadeza. Era pequeño, con sus tres meses, parecía que ahí, dentro de ella, no había nada. Por primera vez en mucho tiempo, Sakura se dio cuenta que ya no estaría sola nunca más.



    Itachi no la había llamado después de aquella confesión hasta un día después, porque al final, Sakura estaba esperando a SU hijo y no la iba a dejar sola por nada en el mundo. Fue a su casa, claramente, pero la peli rosa no le abrió, ni siquiera cuando era obvio que estaba en casa. El mayor de los Uchiha no sabía con exactitud qué era lo que más le cabreaba en esa situación.

    —Itachi —el chico se dio la vuelta para encontrarse con la persona que menos le interesaba ver. Su hermano.

    —Sasuke… que mundo tan pequeño para venir a encontrarnos aquí.

    —Yo no lo veo así —dijo el menor de los Uchiha sin dejar de ver a su hermano con esa mirada tan desafiadora que ya lo caracterizaba —. Estoy aquí por trabajo, no te sientas especial, ya no tienes nada que ver conmigo.

    Sasuke caminó a un lado de Itachi, chocando contra su hombro. Itachi se quedó parado un buen rato antes de voltear y mirar a su hermano menor alejarse, apretando sus manos en puño antes de retomar su camino directo a la oficina de su representante, pero la voz de Sasuke lo hizo girarse.

    —A propósito, Itachi —una pausa. Ambos se miraron, Sasuke sonrió con malicia — ¿Has sabido algo de Sakura? Desde hace ya un tiempo Ino no sabe nada de ella y bueno, no puedo estar preocupada por ella y mi sobrino…

    Sasuke se dio la vuelta y caminó sin esperar respuesta de su hermano mayor, quien solo lo miró irse conteniendo sus ganas de golpearlo directo en la cara.



    Naruto estaba seguro de que había logrado animar a Sakura en cuanto había salido de la casa de su amiga, podría apostarle a cualquiera que pronto la vería caminando en la calle con una sonrisa en el rostro, pero había estado equivocado. Se dirigía de nuevo a la casa de la chica, para intentar sacarla de allí, aunque fuera a solo caminar por el parque.

    En su mano derecha llevaba una bolsa de plástico con un poco de comida, sobre todo chatarra, para los antojos de la peli rosa. Su mano izquierda sostenía su celular.

    —Sube, ahora —escucho la voz de Sasuke, levanto la mirada de su teléfono y lo vio, frente al departamento de Sakura y con la puerta de una camioneta abierta. Naruto se medió oculto entre las plantas para poder escuchar sin ser visto.

    —Ya te dije que no necesito ver a ningún médico, estoy bien.

    —Y yo te dije que no me interesa lo que pienses. Al final, ese niño en tu vientre es mío y lo voy a cuidar. Quieras o no —Naruto sacó un poco su cabeza para observar como Sasuke tomaba del brazo a Sakura y la hacía meterse en la camioneta. Luego los vio irse.

    “Bien, ya vendré otro día. Al menos salió.” Fue lo que pensó Naruto antes de darse la vuelta y regresar a su propia casa.



    —Está todo listo —Sakura claramente escuchó la voz de Karin al otro lado del teléfono de Sasuke, pero no tenía la valentía de preguntar una vez más a donde la estaba llevando. No al hospital, estaba claro; hacía más de tres calles que habían pasado el hospital más cercano de la ciudad.

    La chica estaba nerviosa. Sus manos la delataban; con torpeza jugaba con los cordones de su chamarra y también evitaba la mirada del azabache. ¿Sasuke estaba consciente de que llevaba semanas en cama? Seguramente el olor la delataba, sin mencionar las horribles ropas que llevaba, era un alivio que ese día, por lo menos, se hubiese lavado el cabello y cambiado los pijamas. Miro a Sasuke de reojo, pero este ni siquiera parecía notar su presencia. Con el ceño fruncido y las cejas fruncidas, el chico deslizaba su pulgar en la pantalla encendida de su iPhone. Sakura buscó el suyo dentro del bolsillo del pantalón.

    —Ya llegamos —escuchó decir al chofer mientras la puerta del conductor y la de Sasuke se abrían. Sakura intento salir, pero su puerta estaba trabada, así que, ya con su celular en la mano, intento ir hasta la abierta del Uchiha, pero este la cerró de golpe y la trabo también.

    — ¿Sasuke? —la chica golpeo la ventanilla y pegó su rostro al vidrio, intentando ver donde estaba, pero no lograba reconocer aquel lugar.

    Era el jardín de una casa, una casa que no reconocía. Miró al Uchiha, quien estaba hablando con, al parecer, el chofer, pero una vez agudizando la mirada, Sakura se dio cuenta que ese no era un chofer cualquiera, era Suigetsu, ese amigo horrible e inseparable del azabache. Se sintió estúpida por creer en Sasuke y en sus estúpidas palabras de preocupación. Ahora estaba a merced de esos dos, sin fuerzas por la falta de alimento y embarazada ¿Cómo podría defenderse?

    Se llevó las manos al vientre, con el temor de que le hicieran algo a su única compañía.

    —Ven —escuchó la voz de otro de los amigos de Sasuke, quien le abrió la puerta y le extendió la mano, ella lo manoteo e intento salir y correr, pero los enormes brazos de Jūgo le impidieron si quiera dar unos pasos.

    — ¡Sasuke! —la chica forcejeo inútilmente mientras gritaba, este la volteó a ver, tan despreocupado como siempre — ¿Dónde estoy?

    El azabache le hizo una seña con la cabeza a su amigo, quien se llevó en brazos a Sakura dentro de la casa, para luego dejarla en el sillón. Sasuke metió las manos en sus bolsillos del pantalón.

    —Tranquila, no te haremos nada. Estas aquí porque es mi deber cuidar de mi hijo y de su madre —por alguna extraña razón, Sakura sintió una emoción grande en su corazón al escuchar eso.

    —Me pudiste haber dicho… —comenzó a hablar la chica, con una ilusión en su voz.

    —Si terminas de escuchar el resto del plan, era obvio que no ibas a aceptar —le interrumpió la horrible voz de la pelirroja, quien entró al salón donde estaban todos. Sakura se sintió chiquita.

    — ¿A qué se refiere?

    —Sakura, te traje aquí para mantenerte segura durante tu embarazo, pero una vez que des a luz y ya no me sirvas, quiero que desaparezcas.

    —La mejor parte —volvió a hablar Karin —es que si no quieres desaparecer por tu cuenta, nosotros nos encargaremos de ello.

    Todo comenzó a dar vueltas y a oscurecerse. Lo último que Sakura vio antes de desmayarse fue el rostro serio del Uchiha; ese rostro tan hermoso y que tan estúpidamente amaba.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso