Long-fic de Naruto - Cake. [SasuSaku]

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Temarii Juuzou, 25 Octubre 2018.

Cargando...
  1.  
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    544
    Autor: Temarii Juuzou.
    Título: Cake.
    Tipo: Long-fic.
    Género: Romance, drama, comedia.
    Advertencias: Este es un AU, donde los personajes son personas famosas (Arstistas, productores, influencers etc). También forma parte del juego, palabra por palabra. Disfruten. ♡


    _________________________________________​

    Cake.

    Limón. Esa era la palabra más indicada para describir el sabor que le dejaban sus labios cada vez que la besaba. Ácido, con un pequeño toque amargo y, a veces, agrio. Pero no podía quejarse, sería muy desconsiderado y tonto de su parte, ella había logrado llegar más lejos que cualquier otra chica, era suertuda; pero quería más. No unos simples besos y fajes a escondidas, deseaba que le tomará de la mano con orgullo, que la besara en lugares públicos de una manera romántica y no como si tuviera prisa. Quería que le entregara todo lo que ella estaba dispuesta a entregar. Pero el menor de los Uchiha siempre se caracterizó por ser tan neutro, que bien podría pasar por una estatua. Ella no lograba decifrar que quería él exactamente.

    ¿Acaso no era obvio lo que Sakura sentía por él? Estaba enamorada desde que tenía uso de razón; bien Sasuke podría decirle que saltará de un puente y ella lo haría sin pensarlo, o bueno, quizá esa era una exageración. Pero así era su amor hacia él, completamente exagerado. Por eso, sin pensarlo, sin titubear, había aceptado ser "su novia" a escondidas, claro, porque la empresa que representaba al azabache había decidido que era mejor tenerlo como un soltero ante los ojoa de sus fans.

    Lanzó un suspiro contra el vidrio del auto. Hacia unos minutos había subido a este, después de un pequeño encuentro en el set de grabación donde el Uchiha se encontraba. Un pequeño encuentro que, en el momento, la hacia subir al cielo y saborear las nubes como si fuesen lo mas dulce del mundo y luego le dejaban un sabor ácido, de limón. Siempre sería así, ella lo sabía. Como pastel dulce: adictivo, de un modo en que quieres más y más sin importar el horrible sabor que dejaba al final.

    — ¿Podríamos avanzar más rápido? Me urge tomar una taza de té.

    El chofer asintió y comenzó a avanzar un poco más veloz. Ya empezaba el invierno, los copos caían y ensuciaban el asfalto, los techos y los vidrios. El frío comenzaba a hacerse presente y con todo ello, la época más esperada por muchos llegaría, Navidad. Se suponía que ese año, ella le presentaría, por fin, a su novio a sus padres, eso la entusiasmaba, porque en el fondo de su corazón, ella siempre deseo que Sasuke le diera luz verde para comenzar algo en serio ante todos, sin ocultarse. Pero no estaba segura de que eso se fuera a hacer en esa Navidad.

    — ¡Hey, Sakura-chan! —la voz de su mejor amigo fue lo primero en oír al salir del auto. Sonrió mientras cerraba la puerta y le saludo con la mano mientras se acercaba a la entrada de su residencia.

    —Naruto ¿Qué haces aquí?

    —Las últimas semanas te he visto muy triste dattebayo, así que pensé en venir a alegrarte con esto —sacó un paquete blanco y se lo extendió a la chica de pelos rosas.

    Era pastel.

    Y era de limón.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    ¡Me ha encantado mujer!

    Por deos, la comparación del limón con el sabor ácido y amargo de unos besos que quieres y se eleven a algo serio y público, porque a nadie le gusta estar a escondidas y meno con su pareja. Es demasiado difícil... yo que lo he vivido es ácido, cómo limón, jaja.

    Por otro lado la intervención de Naruto con el regalo fue como anillo al dedo, él inocente hace referencia simbólica a los pensamientos que la tienen al borde de la ansiedad a ella. Además de que has escogido mi pareja predilecta como lo es el Sasusaku, así que me verás de nuevo por acá.

    Saludos <3
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  3. Threadmarks: Capítulo 1: Chernobyl.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1047
    Capítulo 1: Chernobyl.

    Tóxico. Esa era la primera palabra que se venía en la cabeza de la mayoría al escuchar el nombre de Sasuke Uchiha. Sakura no era la excepción; desde que tenía uso de razón, había admirado al azabache. Con su porte elegante, su talento frente a las cámaras y su sonrisa que pocas veces dejaba ver, era el sueño de cualquier chiquilla fanática de la lectura.

    Sasuke había protagonizado la película de la saga favorita de la peli rosa y la había flechazo al instante, como a cualquier adolescente, sin embargo, Sakura, a diferencia de todas ellas deseaba entrar al mundillo del espectáculo y, al cumplir los 18, audiciono en The Voice, donde quedaría en primer lugar. Después de eso, la joven de ojos esmeraldas tan sólo deseaba entrar a la Universidad, por lo que no había saltado a la fama al instante, si no, dos años después, que fue cuando lanzó su primer disco y, para su mala o buena suerte, conoció a Sasuke Uchiha. Había sido en un evento privado, ella estaba ahí gracias a su mánager y Sasuke sólo iba de paso, cuando chocaron. Una Mancha de vino cayó en la ropa de ambos, él la miro despectivamente y no se disculpo, pese a que la copa la sonstenia él. Ella le miro irse, mientras se tragaba la emoción que ese pequeño choque le había provocado.

    De a partir de ahí se habían visto varias veces más, por casualidad, porque ella así lo planeaba o porque el destino adoraba unirlos; pero siempre parecía que él olvidaba quien era ella, ya que siempre le era indiferente y la miraba como si no merecieran ni comprtarir el mismo aire. Pero eso era mentira. Sasuke sabía quien era ella; una chica de New York, exótica por su extraño cabello rosado, con un gran talento y una fama casi nula por la falta de... atributos. Y es que, por más mal que sonara aquello, era verdad. Sakura no le llegaba ni a los talones a Sasuke porque no tenía "lo necesario" para destacar entre tantas artistas.

    La primera vez que habian cruzado palabra fue en el cumpleaños numero 21 de Naruto, amigo, sorprendentemente , de ambos. Sasuke estaba ebrio y, por ello, se había atrevido a decirle a Sakura que el vestido que llevaba no le gustaba, que debería quitárselo. Ella, con 20 años, cero experiencia en el amor y teniendo un fanatismo enorme hacia el Uchiha, le habían provocado la risa y la valentía para llevar al azabache hasta su auto. Paso un mes cuando se volvieron a cruzar sus caminos y otros dos para el primer beso. Sakura estaba maravillada. ¿Cómo ella, siendo básicamente nadie, podía ser capaz de despertar tanta pasión por parte de él, quien lo era todo?

    Pero los cuentos de hadas no existen. Y ella jamás sería una princesa. Cuando se hicieron novios, ella firmó un contrato de confidencialidad, donde no podía salir a la luz su relación. Ella seguía viviendo en un sueño, algo irreal e increíble, hasta que los meses de convirtieron en un año y luego en dos y Sakura seguía cegada ante el cliché de la relación perfecta.

    Él le compraba cosas, le mandaba a su chofer para llevarla hasta él, le hacía el amor tantas veces como quisiera y la besaba con una necesidad tan feroz que la dejaba temblando y con deseos de más.

    ¿Cómo podría no ser la relación perfecta? Ella hacia todo lo que él le decía. Iba a los castings a donde él la mandará (Pese a no ser ni buena ni mala actriz) y seguía todos los consejos que le daba. Claramente, Sasuke era un gran novio si sólo la apoyaba ¿O no? Para Sakura, el Uchiha sólo quería lo mejor, tanta perfección y maravilla ocultaba las veces que el azabache le gritaba por ser incompetente y, pese a jamás haber estudiado actuación, no haber obtenido el papel en alguna película. Los golpes no era necesario ser ocultos por el mismo Sasuke y sus palabras bonitas o sus regalos tiernos, Sakura se encargaba de cubrirlos con maquillaje o ropa.

    Y todo seguía siendo hermoso para ella. Cada vez que él la necesitaba, ella estaba ahí; cada vez que él se molestaba, ella estaba ahí. Así era, así fue. Hasta que cumplieron los dos años de relación y Sasuke le había echo firmar un nuevo contrato.

    — ¿Otro año más?

    —Mira, la serie que estoy filmando será un éxito, lo se. —Le dijo mientras se sentaba y, siempre serio, tomaba sus manos para besarlas, sin despegar sus ojos de ella. —Tenemos muy buenos planes para la publicidad, me necesitan soltero pero yo no quiero dejarte. No podría.

    Y esas simples palabras habían echo que Sakura entrará a la boca del lobo sin pensárselo. Firmó el contrato, fue besada con feozidad y enviada a su hogar. Cuatro meses después, la famosa publicidad se había echo presente.

    En primera plana, en Internet, en la televisión

    "Pareja en la pantalla, pareja en la vida real."


    Sasuke, su novio, salía tomado de la mano y besando a su co-estrella, Ino Yamanaka. Declarando un amor que traspasó la pantalla, la ficción a lo real.

    Por primera vez en su vida, Sakura supo la respuesta que alguna vez entro en su cabeza y jamás había querido esfumarse: ¿Porque la gente va a Chernobyl, sabiendo lo tóxico y peligroso que es ese lugar? Ella era el ejemplo mismo s la pregunta. Por la emoción de estar en un terreno no explorado y peligroso. Por la falsa gloria que uno mismo se da al pensar que es un ganador por el simple echo de poner su vida en riesgo; con lagrimas en los ojos miró los últimos moratones productos del amor: por la ilusa idea de creerse especial y capaz de lograr un cambio.

    Sasuke Uchiha era tóxico, tanto en la vida amorosa, en la familiar y en la laboral. Nadie, ni su familia, ni la gente perteneciente a sus círculos sociales lo podía negar. Pero, sobre todos y lo que sognificase para ellos, era el Chernobyl de Sakura y ella, al igual que tantos turistas incrédulos e inmaduros, creeyendose capaz de soportar cualquier cosa, se tenía la confianza suficiente para afirmar que seria capaz de combatir la toxicidad de Sasuke Uchiha.

    Que ilusa.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Sad Sad x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  4.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    Me has estrujado el corazón en cuanto leí sobre la pareja que tenía Sasuke para la vista de todos, pero a Sakura debe seguir escondiéndola, además de que se actualizó un contrato y ya estamos hablando de términos legales, que no son cualquier cosa, por lo tanto no puede romperlo así por así.

    En cuanto a Sasuke, es un hombre super tóxico, atreviéndome a mandarme al frente diciendo que es el personaje más tóxico de todo el fandom, pero le queda como anillo al dedo, y he aquí tú haciendo hincapié en ello. Me pregunto los sentimientos del Uchiha, el cuánto Sakura aguantará por esto y las emociones de Ino, que ya está dentro del enrollo.

    Esperaré la continuación <33
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  5. Threadmarks: Capítulo 2: Apariencias.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1252
    Capítulo 2: Apariencias.

    Dama violeta o dama de las flores, así era como solía llamarsele a Ino Yamanaka. Sakura pudo compobar con sus propios ojos que dichos apodos no eran por cualquier cosa: siempre alegre, siempre radiante, siempre feliz, siempre... perfecta. Una mujer de alta sociedad con un éxito digno de admirar y una vida... Que cualquier ser humano desearía.

    Y eso era lo que a Sakura mas la desesperaba. Si era tan perfecta ¿Por qué tenía que involuucrarse con Sasuke por publicidad? Ella no necesitaría dicho escándalo, todo lo que ella hacía superaba los límites del éxito, dicha relación no era necesaria, al menos que...

    Aquella relación sólo beneficiará a su novio.

    —No, Sakura, Ino no firmó ningún contrato. —el azabache estaba molesto. La peli rosa había decidido ir sin avisar a su casa, a plena tarde, cuando cualquiera podría verla y el menor de los Uchiha no se había preocupado en sacar sus dotes de artistas para fingir que aquéllo no le importaba en lo más mínimo.

    — ¿Por qué no? —Sakura le miro con el ceño fruncido, los labios apretados y las manos cruzadas frente a su pecho. Le perdono que no quisiera conocer a sus padres y que la empujara contra la pared cada vez que se molestara, pero no eso.

    No podía perdonarle que Ino no tuviese que firmar ningún contrato.

    —Porque... —Sasuke miro a Sakura y, como todo un buen manipulador, suaviso sus facciones. Llevó su mano hasta la suave mejilla de su novia y la acaricio con ternura, antes de sentarse a su lado y besarla en la frente, con tanta delicadeza que la tensión en los brazos de la chica desapareció. Sonrió con éxito. —Porque ella es una profesional.

    Sakura se levantó molesta del sillón y caminó hasta la puerta, una mano la tomo, para soprrsa suya, con delicadeza y unos brazos la atraparon en el abrazo más suave del mundo.

    —Sal por la puerta trasera.

    No se quedó por más tiempo. Le aguantaba muchas cosas, pero no se lo demostraba al instante. No era tan estúpida; salió de la casa de Sasuke sólo para ir directo a su hogar. El lugar era espacioso y siempre le brindaba una soledad inmensa. Se tiró en el sillón y miró la caja de pastel que hace unos días había comido, el sabor a limón inundó su boca y comenzó a llorar.

    ☆☆☆

    Cuando Ino conoció a Sakura ya llevaba dos meses de novia con Sasuke, mientras que la peli rosa llevaba dos años con seis meses. Era la fiesta de cumpleaños de éste y, al ser amiga de Naruto, se había dado el lujo de asistir. Un error fatal.

    La rubia quizá no era la chica más hermosa en esa fiesta, había varias y todas demasiado bellas, pero su porte la hacia destacar, sin duda alguna, su apodo de dama se podía justificar. Su vestido era elegante y a cada paso que daba, hacia parecer vulgar cada sala; lo más destacado era que, a diferencia de otras parejas en el lugar, ella no demostraba mucho afecto hacia la suya y no porque no lo quisiera, más que nada, por respeto a ella y los demás, como le había dicho a Naruto cuando este se había atrevido a preguntar.

    ¿Cómo Sakura podía competir con semejante mujer?

    Derrotada y con el corazón roto, la peli rosa salió al jardín, donde el ruido de la música llegaba en susurró y el aire frío se hacía presente. En su mano llevaba una copa vacía, tan vacía como ella misma se sentía. Se abrazo a si misma para resistir el frío cuando sintió como alguien mas se sentaba a su lado. Con los ojos llenos de esperanza se giro, esperando fuera Sasuke, pero no.

    Era Ino Yamanaka, quien la miraba con una sonrisa en el rostro.

    — ¿No hace mucho frío para que estés aquí, sola?

    Y le estaba hablando. Debería reaccionar de algún modo, pero sentia tantas cosas al mismo tiempo. Admiración, rencor, molestia, alegría. ¿Qué debía hacer?

    —Sólo un poco, pero... las fiestas no son lo mío.

    —Ni lo mío, pero es parte de la vidael salir a disfrutar ¿No?

    — ¿Lo estas disfrutando?

    —Bueno, despejar mi mente del trabajo ayuda. Ven, regresa adentro conmigo.

    Y Sakura no entendió durante el resto de la noche porque no podía odiarla, desear que tropezara con sus enormes tacones y cayera. No comprendía porque sólo podía mirarla con admiración, incluso cuando Sasuke partió su pastel y ella le beso con ternura. ¿Acaso se volvía cada vez mas
    estúpida e incapaz de reaccionar como se debía?

    No. Ella jamás se había sentido parte de nada, ni siquiera cuando comenzó a ser "alguien" y, en tan sólo unos minutos, la Yamanaka, tan elegante, tan amable, tan radiante, la había echo sentir parte de algo. La llevo de un lado a otro y la presentó con mil personas, como si fuesen amigas de toda la vida; le sirvió vino y bailó con ella. Simplemente, por más que quisiera, no podía odiarla.

    Entonces la noche acabó y ambas salieron de la casa de Sasuke. Primero Ino, quien le beso en la entrada y luego camino fuera de esta; luego Sakura, quien beso al Uchiha debajo de las escaleras, para que ni los últimos invitados los vieran, y salió; buscó a Naruto, quien la iba a llevar a casa y quien no tardó en hacerse presente. Entró en el auto de este y al arrancar, pudo ver por última vez a la rubia entrando en su auto; con un suspiro, pegó su frente al vidrio del vehículo. "Adiós, hermosa dama, espero algún día poder igualar tu luz." Y cerró los ojos.

    ☆☆☆

    Cuando Ino salió de la casa de Sasuke le dolían los pies, sólo quería quitarse las zapatillas y tirarse en su cama, pero debía seguir mostrando ese porte que caracterizaba a los Yamanaka, cualquiera podría verla haciendo algo incorrecto y lo que ella menos deseaba era manchar su apellido.

    Llegó hasta su auto, el cual la esperaba muy alejada de la zona. Sonrió al ver a su chofer con una libreta en la mano y un lápiz en la otra.

    —Señorita Yamanaka. —El joven la saludó y le abrió la puerta del copiloto mientras dejaba en la guantera el cuaderno y el lápiz. Entro en la puerta del piloto y encendió el coche.

    —No tienes porque ser tan formal, Sai —La rubia tomo la mano de su chofer y le sonrió .

    Por fin, después de una larga noche, podía sentirse libre. Libre de esas cansadas zapatillas, de ese novio soso (muy guapo, pero al final muy aburrido) y de el ruido y bullicio que la rodeaba. Los únicos momentos donde realmente se sintió ella misma y feliz aquella noche habían sido cuando bailaba con aquella chica de cabellos rosados y ahí, en el auto, con Sai, con quien no tenía que aparentar ser perfecta.

    Se sacó los zapatos y con un suspiro de alivio, llevó su rostro hasta la del joven a su lado y lo beso; lo beso con pasión, ternura y amor, un beso que simplemente no podría darle a nadie mas porque sería mal visto que ella, siendo parte de los Yamanaka, besara de ese modo a alguien. Sonrió, con el corazón saltandole en el pecho cuando Sai le acaricio las mejillas y la separó con suavidad.

    A la mierda la Dama de las flores y las apariencias ante la sociedad. Mientras la oscuridad existiera, la felicidad de la rubia podía ser oculta y, sobre todo, existir.
     
    Última edición: 28 Octubre 2018
    • Adorable Adorable x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 3: Ropa Interior.
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1252
    Capítulo 3: Ropa Interior.

    Ridículo era imaginar que podría igualar a Ino. Llevaban ya 5 meses de ser amigas y Sakura había intentado ir a su ritmo. Fallando, claro; ahora estaba sentada a la espera de ser llamada para un casting, uno que definiría su carrera, si lo lograba, su fama subiría a grandes niveles y si no, seguramente Sasuke la terminaría y su vida entera se iría directo al suelo.

    No, tenía que evitarlo.

    Cuando su nombre fue pronunciado por el equipo de producción, se levanto con las piernas temblorosas y las manos llenas de sudor. Su respiración estaba agitada y sus labios resecos, pero ya estaba ahí y no podía echarse para atrás. Entro en la habitación y le sonrió a los presentes; dijo las líneas a la perfección, mostró una faceta que ella misma desconocía y logró ser candidata para el papel. Su felicidad no tenía comparación alguna... No hasta que salió del set y se topó con el Uchiha tomando la mano de la rubia mientras posaban para un paparazzi.

    Los ojos de la peli rosa se llenaron de pequeñas gotas de lágrimas, pero no salieron, no se permitiría llorar en público. Se dió la vuelta y con la visión borrosa camino hasta la salida de los estudios, aguantando los sollozos que le quemaban la garganta y le pedían pedían a gritos salir.

    —Hey, cuidado.

    Sakura chocó contra un cuerpo, uno de un hombre: este era alto, con el cabello largo y la mirada fría. ¿Acaso no era uno de los Hyuga? Con la respiración cortada, la chica palideció y caminó hacia atrás mientras balbuceaba unas disculpas. Estaba frente a uno de los actores más reconocidos y talentosos que pudiese existir en la tierra y había chocado contra él.

    —Oye... ¡Oye! —El hyuga había intentado tomarla de los brazos, pero lo inevitable habia pasado. Sakura, en su intento de huir sin llamar la atención ni hacer el ridículo, había terminado por chocar contra la mismísima prima del chico frente a ella: Hinata Hyuga. Ambas chicas habían caído, lo que provocó empujar a las personas encargardas de la utileria, quienes tiraron pintura para los escenarios encima de ellas.

    ¿Qué más podía fallar en su día?

    — ¿Están bien?

    Claro. Todo lo malo, solo podía pasarle a ella. Aquella voz era de Ino, quien se dirigió a ayudar a Sakura mientras Neji tomaba a su prima para levantarla. La peli rosa dio gracias de que la pintura estuviese en todo su rostro, así nadie mas podía notar el sonrojo enorme que coloreaba sus mejillas. La vergüenza dibujada en su rostro.

    —Ten más cuidado, niña. —Le reclamó el Hyuga mientras le ayudaba a su prima a limpiar su rostro con su propia sudadera.

    —Lo siento... —Podía sentir las lágrimas queriendo salir. Miró a su novio con la esperanza de encontrar un consuelo, pero Sasuke solo le miraba con indiferencia, casi juzgandola y con una mueca en los labios. ¡Que la tierra se abriera y se la tragara en ese momento!

    ☆☆☆

    —Sakura-chan, hace tiempo no te veo. ¿Qué tal el casting?

    La sola mención hizo que las suaves y blancas mejillas se tornaran de un leve carmesí, con un movimiento de manos, la Haruno oculto su rostro con el canello rosado y empezó a reír con nervios.

    —Bien, ayer me llamaron para decirme que el papel era mío...

    —Eso es genial, dattebayo.

    Y Naruto acompañó a la peli rosa todo el camino restante hasta una cafetería cercana, donde al entrar lo primero visible en la pantalla eran las noticias de las celebridades, donde el principal tema era: Las princesas de la pintura. Ella y Hinata era mostradas callendo y la pintura llendo directo hacía ellas. ¿Acaso el universo podía odiarla aún mas? Pudo sentir las risas ahogadas del rubio y las miradas divertidas de los ahí presentes.

    —Creo que ya no quiero café...

    Y salió del lugar, caminando directo a la casa de su novio, deseando estuviera sólo y que la pudiera consolar. Entró por la puerta de atrás y lo buscó con la mirada; estaba ahí, lo sabía por el celular en la mesa, así que debía estar. Se sentó en el sillón y esperó cuando el teléfono comenzó a sonar. Sus manos dudaron, pero al final lo tomo y observó los mensajes; eran de la televisora, agradeciéndole que hubiese proporcionado el vídeo de las chicas de la pintura.

    — ¿Qué haces aquí y qué haces con mi teléfono?

    La Haruno soltó un pequeño grito y dejo caer el móvil al sillón. Se dió la vuelta para ver a un enojado y recién bañado Sasuke.

    —Fuiste tu...

    —Te hice una pregunta.

    — ¡Fuiste tu!

    — ¿Y qué? —El chico se acomodó el mojado cabello y se sentó a un lado de su novia —No puedes decir que ahora no tienes la fama que querías, muchos te conocen después de eso.

    —Claro, soy un meme de Internet.

    —Mejor que ser nadie.

    La chica abrió la boca para contestar, pero no tenía palabra alguna. Sasuke tenía razon: prefería ser la burla que todos conocen a ser la normal que nadie sabe quien es. Y eso la hacía molestarse consigo misma, por caer tan bajo y no desear subir más.

    —Hey... todos empiezan de algún modo. Cuando logres tus objetivos, nadie se acordará de este incidente —El azabache sonaba tan dulce que hizo que el corazón de Sakura diera un brinco en su pecho. Ambos labios no tardaron en encontrarse y comenzar una danza entre ellos, primero lenta y luego más intensa.

    Las manos del Uchiha buscaron bajo la tela de la ropa de la peli rosa y está se dejó hacer. Sus besos se movían por toda zona posible, desde el cuello sensible hasta la barbilla rasposa y de ahí más abajo, explorando y dejando rastros de saliva a su paso. Las manos acariciaban a su libre paso gracias a la inexistencia de tela; sus respiraciones se mezclaban y agitaban al tiempo que las caderas de ambos danzaban y se encontraban una y otra vez.

    Ya tenía tiempo que no hacían el amor y Sakura se sentía en las mismisimas nubes.

    —En un momento llega Ino, vístete y sal por la puerta de atrás —Le dijo Sasuke mientras la besaba en la frente para luego levantarse y comenzar a abrocharse su pantalón. Tomó su playera y sin ponersela, salió de la sala para ir directo al piso de arriba.

    Sakura se quedó ahí, en el sillón, desnuda y con el corazón palpitandole. Sus mejillas tenían un color suave y sus labios aún rogaban por otro beso. Sus piernas temblaban al igual que sus manos; se puso el sostén y luego las bragas, cuando comenzó a subirse el pantalón, una voz a su espalda la hizo sobresaltarse y pegar un pequeño gritito.

    —No se que es más estúpido, tu, mi pequeño hermano o su relación.

    Era Itachi, el hermano de su novio a quien sólo conocía por fotografías. Frente a ella, con los brazos cruzados y... ¡Joder! Tan sólo llevaba el brasier y los pantalones a medio abrochar.

    —No, pensándolo bien, no son estúpidos. —El mayor de los Uchiha se acercó lentamente a la de cabellos rosados, sin ninguna expresión en su rostro —Son ridículos... en especial tu. Eres ridícula.

    Y no podía decirle lo contrario. No sólo era la chica de la pintura, también era la mujer que se acostaba con quien la humillada antes y después del sexo. ¿Existía algo más ridículo que eso?

    Claro que si. Su ropa interior de Bob Esponja que llevaba en ese momento.
     
    Última edición: 29 Octubre 2018
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Impaktado Impaktado x 1
  7.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,145
    Pluma de
    Escritor
    Me encantó el final y me dio mucha risa. La ironía de la vida, pasa en las películas, pasa en la vida y pasa en los fanfics. ¡Me gustó mucho el capítulo! No soy un gran partidario de leer dramas de parejas pero este capítulo me gustó mucho. Te mando un beso y que estés bien!
     
    • Adorable Adorable x 1
  8.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    Sobre el capítulo 2:

    Lo de Ino fue lindo, aunque me esperaba lo del choffer solo hacía cachitos para que dicha persona fuera Shikamaru (?) Sí, fan frustrada del shikaino jaja. Por otro lado la conexión que surgió entre ella y Sakura fue tierna, como que serían buenas amigas, solo tuvieron la mala suerte de la vida por las circunstancias de las apariencias en ese mundo de famosos.

    Sobre el capítulo 3:

    Temari Juzou estoy que voy a matarte, me has hecho reír, poner cara de querer matar a Sasuke y Neji, y hasta el sentimiento de vacío bajo las costillas por la constante humillación que ella permite. Dios, y llega Itachi tan directo como siempre pero menos amable y termina hundiéndola a lo que da. No, no y no. Necesito, exijo que aparezca otro chico para Sakura, que vemos, Sasuke merece un poco de sufrimiento también. Oh, y Neji, un poco de humildad a ese hombre.

    No sé, tal vez Neji, Sasori o Itachi serían buenos postulantes para celar esa relación tóxica entre los protagonistas.

    Esperaré impaciente la continuación, porque hace tiempo no me entretenía tanto con un long-fic dramático/cómico. <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,145
    Pluma de
    Escritor
    Todos nos cruzamos con gente tóxica en algún momento de la vida. Y estoy seguro que en algún momento nosotros fuimos los tóxicos en la vida de alguien. En vez de sumar resta y para eso es mejor dejarlo de lado. Ojalá Sakura pueda.
     
    • Adorable Adorable x 1
  10. Threadmarks: Capítulo 4: Decisiones. ~☆
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1473
    Capítulo 4: Decisiones.

    Piercing, eso fue lo primero que vio: el piercieng plateado encima de la ceja del Uchiha mayor.

    —Como atleta... creo que está mal que uses eso...

    ¿En verdad? ¿Eso era lo único que le diría al hermano de su novio, en su primer encuentro, estando en aquella situación tan vergonzosa? Un momento largo de silencio se creo entre ambos, Sakura aún estaba sin playera y sin abrocharse el pantalón, mientras que Itachi tan sólo la miraba con su ceja perforada levantada.

    —Eres tan... rara. Deberías vestirte primero, antes de criticar mis accesorios.

    Sakura se sonrojo y tomó con sus manos torpes su playera; sus manos temblaban y su respiración se agitaba. Hasta ese momento fue consiente de que su "cuñado" la había visto en ropa interior, cuando el único en toda su existencia que había tenido ese honor había sido Sasuke. Se levantó dándole la espalda al mayor de los hermanos y comenzó a colocarse la ropa cuando el ruido de la puerta abriéndose la hizo detenerse y girar su rostro.

    —Sasuke, use la llave... —Era Ino, quien había entrado con una sonrisa en el rostro, la cual desapareció al momento de ver a su amiga sin camiseta y al mayor de los Uchiha parado detras de ella.

    — ¡Ino, no es lo que...! —Itachi se giró para quedar de cara a la rubia, ambos se miraron por unos momentos.

    —Deberías subir y no contarle nada a mi hermano.

    La Yamanaka asintió con la cabeza mientras cerraba la puerta y subía las escaleras a toda velocidad. Sakura se apuró a vestirse y salir de aquella casa sin voltear a ver al azabache detrás de ella. Estaba avergonzada, sonrojada y, por alguna extraña razón, excitada. Joder, era un caos total.

    ☆☆☆

    Desde aquél incidente Sakura había decidido no volver a casa de Sasuke, ahora sólo se veían en la casa de ella, para evitar ese tipo de encuentros; pero eso sólo había logrado que el Uchiha la viera menos que antes, tanto por el trabajo como por... su pareja. Tan solo habia pasado un mes desde ello, pero a Sakura el tiempo alejada de Sasuke se le hacia demasiado eterno.

    Aparte, en tres días cumplirian tres años juntos. Deberían festejarlo de algún modo, ella deseaba festejarlo, pero él... ya tenía una semana desde el último mensaje que le enviaba. Suspiro por milésima vez en el día y pegó su cara contra la mesa. Quizá sólo debería dejarlo pasar, si a él no le importaba, a ella menos...

    El problema es que sí que le importaba.

    Golpeó su cabeza contra la mesa varias veces antes de detenerse y sonreír para si misma. Tenía una idea. A Sasuke jamás le habían echo una fiesta sorpresa, él se lo había dicho, lo mejor que podía hacer para celebrar esos tres años era darle su propia mini fiesta sopresa. Era una gran idea. Sakura le prepararia su comida favorita, compraria las mejores bebidas de la licoreria y tendrían el mejor sexo de sus vidas, si, ese plan no tenía fallo alguno. Con rapidez la peli rosa tomó sus llaves y salió directo a su auto, iría a comprar todo para ponerse en marcha. En tres días Sakura volvería a los brazos de su amado.

    ☆☆☆

    Estaba lista. La comida la llevaba en dos bolsas de plástico, las bebidas en otra y la lencería más sensual que había encotrado la llevaba puesta, mientras que algunos juguetes se escondían bajo la tela de su sudadera en la mochila. Diablos... Tan solo pensar en todo lo que tenía planeado, una electrcidad le recorría la espina dorsal y la hacía temblar. Mordió su labio antes de introducir la llave en la puerta trasera y entrar: el lugar estaba oscuro, no parecía que alguien estuviese en allí; Sakura lanzó un suspiro mientras dejaba las cosas en la mesa. Como parecía que nadie estuviese en el piso de abajo, lo más lógico sería subir, seguramente estaba en su cuarto, descansando, y ella podría despertarlo con besos en todo el rostro. Si, ese era un buen plan b.

    Subió las escaleras con una sonrisa en el rostro, la cual se borro con totalidad al llegar a la mitad de estas. Había alguien arriba. Lo escuchaba.

    Escuchaba gemidos.

    Con el corazón palpitandole y los ojos con lágrimas subió con rapidez las escaleras, de dos en dos y luego corrió hasta derrapar en el fino suelo frente a la habitación de Sasuke. Los gemidos sonaban más fuerte. Con las manos temblorosas y los sollozos queriendo escapar de su boca abrió la puerta de golpe y se quedo de piedra en el marco
    de la puerta.

    En la cama había dos cuerpos. La mujer, con un hermoso cabello azul, estaba sentada encima del hombre, con cabello azabache y la mirada de hierro. Pero no era su chico de mirada profunda el que estaba ahí, era Itachi. Lo reconoció por el brillo en su ceja. El piercing.

    — ¿Quién es ella, Itachi? ¿Tu novia? —la muchacha hablo mientras, sin pudor alguno, se levantaba y se sentaba en la orilla de la cama, sin despegar los ojos de Sakura.

    —Por suerte, no... —lo mismo hizo él. Se levantó y como si Sakura no existiera, comenzó a vestirse. La chica a su lado había empezado a reír.

    —Calma, no es como si jamás hubieses visto dos cuerpos desnudos.

    La mujer, ya vestida, se amarró el cabello en un rápido chongo y salió de la habitación pasando a un lado de la peli rosa. Le guiñó el ojo con descaro y bajó las escaleras sin despedirse. Sakura seguía con la mirada en el suelo y el rostro caliente de vergüenza.

    — ¿Do-dónde está Sasuke? —Susurro con la mirada clavada al suelo. Los pies de Itachi, descalzos, se hicieron presentes en el campo visual de la de pelos rosados.

    — ¿Eres su novia y no sabes que lleva una semana en Malibu con Ino? —Sakura levanto el rostro para ver al chico. Este no comenzó a reír, tan sólo había negado con la cabeza —No creo que puedas ser más idota que ahora...

    ¿Era verdad aquéllo que había oído? Seguramente si, sonaba a algo que Sasuke haría. Irse sin avisar, como si no importará ella en los más mínimo. Siempre era así, debía estar acostumbrada, ya no deberia doler; pero le ardía.

    Sakura no supo en que momento había comenzado a llorar, tan sólo podía sentir las lágrimas callendo de sus ojos, una tras otra, mientras que los jadeos y sollozos brotaban de sus labios. Itachi, con un suspiro de resignación, la había atraído hasta su cuerpo y le había dejado llorar en su hombro.

    Ella no recordaba la última vez que había llorado así, con el alma desgarrada y el corazón roto. Lloro como siempre quiso y nunca había echo, hasta que sus ojos quedaron secos y ya no había nada más que sacar de su cuerpo.

    ☆☆☆

    —La comida te quedo bastante rica.

    —Gracias.

    Habia decidido no tirar nada, que debia compartirlo con al menos uno de los Uchiha, así que habían cenado y ahora, con sus platos y copas vacias, reposaban sentados a la mesa. Itachi la miraba con profundidad, como queriendo decifrarla. Sakura tan sólo miraba a la deriva, como si deseara desaparecer.

    —Tu problema es que no tienes iniciativa.

    — ¿De qué hablas?

    —Dejas que mi hermano decida todo... pero no sólo es relación de él. Es de ambos... ¿Por qué no haces algo que tu en verdad quieras hacer?

    Sakura miro a Itachi por unos segundos, por primera vez en la noche. Miro sus ojos, con la misma profundidad y dureza que los de Sasuke, pero aun asi, diferentes. Le sostuvo la mirada mientras razonaba sus palabras: tenía razón. Ella tenía miedo, bastante, de hacer algo que molestara a Sasuke; se vestía como él le decía, iba a donde él le mandará y se movía a donde él estuviera. Jamás había sido de otra forma... ¡Joder ! El mejor ejemplo era que llevaba una semana fuera y no era ni para decirle.

    —Tienes razón... yo... tengo miedo —le dijo a Itachi, quien la miro fijamente - ya no quiero tenerlo... necesito...

    Necesitaba rebelarse contra Sasuke, demostrarle que si, eran pareja e iba a respetar su estúpido contrato, pero no iba a ser su marioneta. Ya no. Mirto el rostro de Itachi una ultima vez.

    Si rostro, contra la luz de la Luna le dió una idea.

    —Quiero perforarme. Acompañame.

    El mayor de los Uchiha sonrio y negó con la cabeza. Era estúpido, quizá infantil o a lo mejor ni siquiera tenía sentido, pero la simple idea de poder tomar una sola decisión sin que Sasuke interviniera, incluso si está era hacerse un piercing, la llenaba de un placer extremo.

    Tan solo esperaba que sus piernas estuviesen temblando de los nervios por ser perforada y no de la reacción que su novio tuviera al enterarse.
     
    Última edición: 1 Noviembre 2018
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  11.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    He sentido mi corazón hecho añicos, pero si supieras como lo disfruto entenderías mi puntuaciones fan-gir. Mujer, Sakura la tiene Sasuke manipulada de una manera tan controladora y tóxica que me encanta. Y que se fuera sin tan siquiera avisar el muy maldito, que además de eso si ella no va a su casa no es que ponga mucho de su esfuerzo por ir a verla sabiendo que ya viene su aniversario. Lo amo y lo odio.

    Por otro lado, Itachi mi amor se llevó una deliciosa cena, me encantaría ver más interacción entre ellos. Aunque la manera en que lo vio fue muy risible, y la chica tipo: "¿qué te sorprende del sexo niña?" En otras palabras, por supuesto. Y yo aquí apoyando con violencia la sinceridad del Uchiha mayor.

    Esperaré impaciente la continuación, saludos.
     
    • Adorable Adorable x 1
  12. Threadmarks: Capítulo 5: Sangre.~☆
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1176
    Capítulo 5: Sangre.

    Rojo, suave, caliente, así era como Itachi describiria la sensación de los labios de la peli rosa encima de los suyos. Dió un suspiro antes de alejarse de ella. ¿Cómo habían llegado hasta ahí? Era simplemente inaudito, incorrecto... había besado a la novia de su hermano. Y no se arrepentía de nada.

    ☆☆☆

    Cuando Sakura había recibido un mensaje de Sasuke, quien le avisaba que había vuelto y que quería verla, no se lo había pensado dos veces antes de salir de su hogar para ir directo al de su novio. Había entrado por la puerta trasera y se había emocionado al ver al azabache en su sillón, dándole la espalda.

    Estaba nerviosa de la reacción que pudiese tener ante tales cambios que se había hecho: el pelo más corto, la tranversal en su oreja y también había decidido que se veía más sexy con un poco de delineador en los ojos. No era un gran cambio, pero era una pequeña muestra de rebeldía; demostrar que ella mandaba también.

    Se acercó por detrás y le rodeó con sus brazos mientras besaba su mejilla, su corazón se hincho al escuchar como el menor de los Uchiha reía y se levantaba para verla a la cara con una sonrisa en los labios, sonrisa que se borro en cuanto la vio.

    Sakura tragó nerviosa, estaba siendo juuzgada y no en un buen sentido. Quizá haberse cortado el cabello había sido mucho: a Sasuke le gustaban las chicas con cabello largo. Intentó verse seductora y le sonrio, en un inutil intento ser coqueta.

    — ¿Qué mierda hiciste?

    —Tan sólo... —No podía titubear, debía ser firme— me hice unos pequeños cambios, nada fuera de lo normal.

    —Sin consultarme.

    —Bueno, tu te fuiste sin avisarme.

    Sasuke la miro con el ceño aún más fruncido, Sakura intentó mantenerse firme, pero flaqueo al ver como su novio apretaba los puños. Dió un paso hacia atrás y contuvo el aliento.

    —No te atrevas a contestarme.

    Era una orden simple que bien podía cumplir, siempre era fácil aguantarse todo lo que deseaba decir, pero desde hace una semana era como si un corcho se hubiese desprendido de la peli rosa, lo que ocasionaba que todos sus sentimientos saliesen a flote sin poder detenerlos. Por más que mordiera sus labios, no podía quedarse callada.

    —No soy tu perro para seguir tus órdenes.

    Entonces el caos se desató. Sasuke, quien odiaba ser contradecido o que le desobedecieran, habia explotado. Primero había tomado de forma brusca los brazos de Sakura mientras le gritaba que el delineador la hacia verse como una puta barata; la chica, en un intento de safarse, lo había empujado mientras le gritaba que no la volviera a tocar así, a lo que el Uchiha había respondido con un fuerte empujón hacia la pared, cerca de las escaleras, donde ella le gritaría que es un mounstruo e intentaría huir subiendo por estas, lo que haría que Sasuke la siguiera. De ahí, Sakura solo tenía pequeños recuerdos: ella subiendo, Sasuke tomandola por sus cortos cabellos y tirando al piso de abajo (Gracias al cielo sólo había logrado subir cuatro escalones) y luego ella en el suelo llorando después de haber recibido una cachetada para que al final la puerta sonará y el azabache se detuviera en su tarea de arrancarle la perforación de la oreja.

    Itachi había entrado, junto con dos de los amigos más cercanos de su hermano mayor: Karin y Suigetsu. Los tres miraron la extraña escena y luego cada uno tuvo una diferente reacción; Karin miraba burlonamente a la chica de pelos rosados, Suigetsu se mantenía incómodo ante aquello y no sabía como debia reaccionar mientras que Itachi no hacia nada mas que mirar de mala forma a su explosivo hermano.

    — ¿Hay explicación para eso?

    Sasuke y él se miraron por unos segundos tan eternos que parecieron horas antes de que el menor suspirara y abriera la boca para hablar.

    —Me caí y Sasuke sólo intentaba ayudarme —Sakura se había atrevido no sólo a hablar, si no también a levantar la mirada, lo que hizo que se pudiese apreciar mucho mejor su rostro mayugado y la roja e intensa sangre saliendo de su boca y su oreja izquierda; Sasuke se alejó de ella mientras la miraba con el ceño fruncido.

    — ¿Tienen todo listo? —le preguntó a la pelirroja y el peliblanco, como si la chica de atrás no estuviese sangrando. Como si no existiera.

    —Claro que si, bomboncito —todos los hombres presentes rodaron los ojos
    ante la chillona voz de la pelirroja.

    —Entonces vámonos.

    Itachi miró a su hermano, quien se estaba alejando aún más de Sakura (quien por alguna extraña razón seguía en el suelo) y se acerco para ayudarle a levantarse. La tomó con delicadeza e incluso la había cargado, para luego subirla y poder curarla. Ella, por instinto, se ocultó en el pecho del Uchiha mayor y cerró los ojos, sin llorar, ya no había lágrimas en su interior. Sasuke miró de reojo a su hermano subir con su novia y gruñó, pero no desvío su camino y salió de su casa mientras seguía a sus dos compañeros.

    ☆☆☆

    —No son heridas muy fuertes. —Itachi le limpiaba la herida sangrante de la boca mientras que ella se intentaba curar la de la oreja, de una forma torpe con un algodón.

    —Pero duele...

    Y no le contradecia, pero tampoco podía lamentarla: ella sufría porque quería, cuando bien podría detener todo. Negó con la cabeza al terminar y soltó un suspiro; daba igual, de todas formas ella no oiría, no existía motivo alguno para aconsejarle o decirle que hacer, pero aún así lo hizo.

    —Mereces algo mejor.

    —No existe algo mejor que él.

    Itachi levantó una ceja y suprimió sus ganas de reír miente guardaba las cosas de emergencia en su botiquín.

    —Si eso piensas tu.

    —Nadie más me miraría como lo hace él.

    — ¿Cómo es eso?

    —Como si fuera la persona más importante en su vida.

    — ¿Alguna vez te ha dicho que está orgulloso de ti? —La chica se quedó callada y miró hacia el suelo, apretando el labio con algo de fuerza, lo que provocaba nuevos brotes rojizos y sangrientos —Eso me temia. Dime ¿acaso te felicito por tu papel protagónico en la serie?

    Sakura bajó la mirada e intentó ocultar los sollozos que le pedían salir. No podía seguir mintiendose, era más que obvio: Sasuke jamás le reconocía nada.

    Itachi le tocó la mejilla para limpiar el hilo rojo y seco de su barbilla, lo que provocó el llanto en la peli rosa. Ella se sorprendió de tener aún lágrimas que derramar; levantó la mirada y con sus ojos vidriosos miró al Uchiha mayor. Sus miradas se encontraron y sin darse cuenta, sus labios también.

    Jamás el sabor a hierro le supo tan bien a Itachi. Era más como un extraño sabor a éxtasis, una droga que combinada con los suaves labios de Sakura, le recordaban a un color rojo intenso que hasta podía llegar a saborear. Incluso si el rojo no era un sabor.

    ¿Cómo Sasuke no disfrutaba de esto?
     
    Última edición: 2 Noviembre 2018
    • Fangirl Fangirl x 3
  13.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    Por deoooos. Itachi, lo amo.

    Me sorprendió que Sakura hiciera los cambios en ella, más porque fue más de un cambio el que realizó en su físico, pero vaya gallito fino el maldito de Sasuke sujetándola por la espalda y haciéndola caer. Si fuera yo le rompo un florero en la cabeza por atrevido, no sé. Violencia genera más, supongo. Pero luego llega Itachi y la ayuda con un beso de más, jaja, lo amo.

    Me pregunto si entre ellos avanzará más esa relación, porque hasta ahora está en algo platónico con besos que se han presentado por tensiones de momentos crueles en los que Sasuke la deja plantada o la ha humillado.

    Esperaré el siguiente, impacientemente. Saludos.
     
    • Adorable Adorable x 1
  14. Threadmarks: Capítulo 6: Deseos Profundos.~☆
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1374
    Capítulo 6: Deseos Profundos.

    LSD, cocaína, marihuana, alcohol y tabaco era algo que Sakura veía día con día; sus padres tomaban y fumaban, sus amigos del colegio se drogaban y muchos de sus compañeros de trabajo las usaban e incluso ya se las habían ofrecido, pero ella se rehusaba a meterse algo adictivo y nocivo a su cuerpo.

    Al menos, hasta ese momento.

    Naruto no era un adicto, pero a veces disfrutaba de un churro que le relajase el cuerpo, sobre todo, desde que había comenzado el nuevo proyecto con los Hyuga.

    —Ya te digo, Sakura-chan, Hinata es más tímida de lo que aparenta en cámara pero su primo... es un grano en el culo. Me estresa, dattebayo.

    La peli rosa tomó el churro de marihuana que su amigo el rubio le ofrecía y le dió una calada. Necesitaba relajar sus huesos, su cuerpo, su mente, porque el rostro aún le ardía donde Sasuke le había pegado y la cabeza le palpitaba al recordar los suaves labios de Itachi. El echo de desear repetirlo cada vez que veía al hermano de su pareja sólo la hacía sentir peor.

    —Bueno, pero al menos será un éxito.

    —Eso no importa, a mi me solo me gusta disfrutar mi trabajo.

    Naruto le paso una lata de cerveza; Sakura, quien hasta ese día jamás había probado el alcohol más allá de los chocolates envinados, se empinó esta y dejó que el líquido amargo resbalara por su garganta. En ese momento, se dejó disfrutar de todo a su al rededor: la gente, la horrible música y comenzó a ser consiente de tantas cosas, pero de un modo sorprendente, ya que no le importaban en lo más mínimo.

    Estaban en una fiesta, en casa de los hermanos Sabaku No. Temari, la mayor, era la co-estrella de Sakura, por lo que había recibido el honor de ser invitada; Naruto estaba ahí porque, a diferencia de la de pelos rosados, él mantenía buenas migas con la mayor parte del mundo, si es que eso era posible.

    —Sakura, te estas acabando mi alcohol, jamás te había visto así, dattebayo —el rubio empezó a reír mientras su amiga le quitaba la tercera lata de la noche y se la volvía a empinar.

    Entonces casi se atraganta y terminó por escupir todo en la manga de su acompañante, quien comenzó a quejarse y agitar esta, salpicando de alcohol barato a todos a su alrededor. Le exigía explicación a la chica, pero esta no podía apartar su mirada del recién llegado: Itachi Uchiha.

    ¿Qué hacia él ahí? Con dificultad tragó saliva y deseó con todas sus fuerzas que estuviera en ese lugar por ella... pero después se golpeo mentalmente por desear algo como ello. Se suponía que amaba a Sasuke, no tenía sentido desear los labios de alguien más, mucho menos si ese alguien era el hermano de su pareja. Negó con la cabeza y decidió seguir tomando y fumando para poder olvidarse de todo.

    Pero sus malditos ojos no se apartaba del azabache y estaba completamente segura que los de él tampoco la dejaban de mirar.

    Hasta que Itachi desapareció. Tampoco veía a Temari y, por más reprimiendas que ella misma se pusiera, los celos comenzaban a entrar en su cuerpo. Unos celos que intentó dejar de lado al recordarse que el mayor de los Uchiha no era más que su cuñado y que no debía sentir aquello, que estaba mal. Mientras se repetía eso una y otra vez, termino por llegar hasta la habitación donde, por las voces, suponía se encontraban Itachi y Temari; abrió la puerta sin titubear, esperando encontrar una escena similar a la que hace tan sólo unos pocos días había visto, pero no. Temari la miró con el ceño fruncido y, para alivio de Sakura, llevaba su ropa puesta. Itachi le regresó la mirada con la misma serenidad y seriedad de siempre mientras le entregaba un paquete a la rubia y metía dinero en su bolsillo trasero.

    —Ni se te ocurra decir nada, Haruno. —Le dijo Temari al pasar a su lado y salir de la habitación.

    Sakura la ignoró y centro toda su atención a Itachi, esperando que este hablará pero no lo hizo, así que, después de tragar saliva, habló.

    —Perdona... yo... debería irme.

    —Ya estamos aquí ¿No? Eso es lo que parecías querer hace unos momentos.

    El Uchiha la tomó de la mano y la hizo acostarse en la cama de aquélla habitación para luego colocarse encima de ella, con sus rostros tan cerca que Sakura podía sentir el aliento de él. No olía a alcohol y sus ojos no estaban inyectados de rojo, como los suyos y se sintió pequeña, estúpida... una niña que escapa de los mounstruos colocando una cobija encima de su cabeza.

    —No, esta mal.

    Sakura logró quitar a Itachi y salir de la cama pero de nuevo una mano le impidió huir. Se giró para quedar de frente con su cuñado, quien le sonrió con diversión y negó varias veces con la cabeza.

    —Si Sasuke puede divertirse no sólo contigo y tu lo aceptas ¿Qué te detiene a ti?

    Aquellas palabras habían sido como un puñal en su pecho, sobre todo, porque sabía que era la realidad. No dudaba que entre su novio e Ino no hubiese pasado ya algo, tampoco que la zorra de Karin no haya logrado su asqueroso objetivo de enrredarse con él y... quizá existían más. Porque, joder si lo sabía a la perfección, Sasuke era un gran seductor y le encantaba deleitarse con un buen cuerpo que estuviera dispuesto a abrirse para él.

    Le sonrió con sensualidad.

    —Pero esto sólo es diversión.

    —No pensaba en otra cosa.

    Y cerraron la puerta con seguro para no ser molestados.

    ☆☆☆

    Debía hacer un conteo de todo lo que le estaba pasando: 1. Se acostaba con Sasuke cada vez que este se sentía estresado, 2. Era protagonista de una gran y exitosa serie y, por fin, hacia entrevistas, 3. Salía a tomar y se acostaba con Itachi cada vez que iba a casa de su novio y este noestaba (que era casi todo el tiempo).

    —Estoy embarazada.

    4. También su ahora mejor amiga, Ino, estaba esperando un hijo.

    ...

    No.

    Simplemente no podía estarle pasando.

    —Felicidades...

    La rubia lloró en sus brazos mientras negaba con la cabeza que no podía estarle pasando aquéllo, que simplemente era horrible, que estaba manchando su apellido y luego había salido casi huyendo de su casa para ir, seguramente, con Sasuke, para darle la grandiosa noticia. Cuando Sakura estuvo sola, gritó y tiro todo lo cercano a ella al suelo haciendo añicos la mayor parte de sus cosas para luego terminar llorando contra la puerta de entrada.

    Su vida se estaba llendo a la mierda.

    Después de una media hora, Sakura se levantó del suelo. Lágrimas secas adornaban sus coloreadas mejillas. Se acercó a su gabinete donde guardaba la despensa: ya no había alcohol y la marihuana se habia terminado. Comenzó a reír, nada más porque si, y tomó la chaqueta que Itachi había olvidado la primera y única vez que se habían acostado en la casa de ella. Se la colocó; estaba segura de no amarlo, pero el olor del Uchiha mayor la calmaba de una manera extraña. Metió las manos en los bolsillos y...

    Un paquete. LSD, decía este. Una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Jamás había probado aquello, y pensó que celebrar que su novio sería padre y ella no sería la madre, era el motivo perfecto para perderse en una alucinación y probar aquella droga por primera vez.

    Colocó uno de los ácidos en su lengua y se tiró en su cama, esperando, hasta que pasaron unos minutos y el efecto comenzó.

    Sakura sonrió. Después de tiempo, era feliz. Sasuke la miraba con cariño y los golpes se convertían en caricias. Pero no sólo era eso, Itachi la besaba sólo a ella y le susurraba palabras de amor al oído en vez de sexos cumplidos y gruñidos. Tenía a los dos, sólo para ella, sin necesidad de compartirlos o recordarse que no debía enamorarse más.

    Ojalá aquello durará para siempre. No. Ojalá fuera su realidad. Que mal que la droga no sólo le mostraría sus más oscuros deseos, si no también, sus más profundas y terribles pesadillas.
     
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    Yo realmente dudo mucho que el bebé sea de Sasuke. Tal vez es del chófer y por lo tanto Ino esté tan abrumada de que se sepa, o quizá tampoco se cuidó con Sasuke y está en duda de qué padre viene el bebé. A nadie le gustaría estar en sus zapatos.

    Sakura entró a un estado corrosivo en donde la está sobrellevando el ambiente a su alrededor, me pregunto si Itachi intervendrá en ello o simplemente no lo hará. Quizá Sasuke al darse cuenta del embarazo de Ino también entré en pánico por su fama.

    Esperaré la continuación, saludos. <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  16. Threadmarks: Capítulo 7: Perfecto.~☆
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1048
    Capítulo 7: Perfecto.

    Fantasía, así desearía que fuese su mundo, pero desde el momento en que la prueba le había dado positivo, su vida había dejado de ser perfecta. Para empezar, sus sueños de una boda enorme con el hombre de sus sueños jamás sería posible y sus padres estarían tan furioses que igual y hasta le pedían que abortara.

    No, eso no podía pasarle. Con lágrimas en los ojos colocó sus manos en su vientre, apenas tenía una semana, pero ya estaba deseosa de poder tener a su bebé entre sus brazos, esa idea era lo único que la mantenía cuerda y le reconfortaba; pero antes tenía que averiguar quién era el padre.

    ☆☆☆

    ¿Fantasías? No tenía tiempo de eso. El vivía en el momento, observaba sus opciones y las evaluaba antes de tomar una decisión final. Nada de lo que Sasuke Uchiha hiciera le perjudicaba, por eso, cuando Ino llegó con la noticia su cólera le subió y recorrió todo el cuerpo.

    Quería gritarle, golpearla por estúpida y decirle que a ver como se las arreglaba sola, pero su relación con la rubia no había sido sólo por publicidad, principalmente era por su apellido y quedar mal ante los Yamanaka no era algo que le gustaría hacer. Soltó un suspiro y con una mirada demasiado fría, la tomó de los brazos y la abrazo, susurrandole que saldrían juntos de eso y que él se haría cargo. Juntos iban a hablar con los padres de ella.

    Después de casarse, porque seguramente lo harían, vería como deshacerse de ambos: de Ino y del idiota que seguramente era el verdadero padre de la criatura.

    ☆☆☆

    Fantasías... así era la vida diaria de Sakura. Las únicas veces que no estaba drogada era cuando trabaja o estaba con alguno de los Uchiha y eso la estaba deteriorando, pero necesitaba una dosis de ficción que la dejarán ser feliz por unos momentos, realmente no pedía más, sólo unos ratos alejada de su desastrosa vida.

    Cuando no estaba en el trabajo, Sakura acostumbraba a llevar lentes de sol, para oultar sus ojeras, ese día no fue la escepcion. Llegó a casa de Sasuke y entró por la puerta trasera, pero se detuvo antes de llegar al lobby, su novio no estaba sólo.

    — ¿Ya me dirás quien es el padre?

    —No entiendo porque me preguntas eso... yo soy tu novia.

    —Ino... —la voz del Uchiha se escuchaba irritada —ambos sabemos que está relación solo es un juego, se muy bien que te estas revolcando con otro. Dime quien es el padre, necesito saberlo antes de ir a hablar con tus padres. Da igual la respuesta, me hare cargo, pero debo saber...

    —Eres tu —Ino le interrumpió y sonaba nerviosa.

    Hubo un largo silencio y luego el ruido de un puñetazo contra la pared, la rubia sollozo, luego ruido de pasos, la puerta al cerrarse y Sakura se quedo sola. O eso creía.

    — ¿Qué haces aquí?

    La peli rosa se dió la vuelta y le sonrió al Uchiha mayor. Ni ella sabia que hacia allí, no tenía idea de a quien esperaba encontrarse, pero ver a Itachi la había relajado. Se acercó para rodearle con los brazos el cuello y poder besarlo, el azabache no puso resistencia y le regreso el beso.

    —Sasuke ¿Ya dejaste de hablar con... ? —la puerta trasera se abrió, Sakura e Itachi se separaron de golpe y miraron al chico de cabellos blancos que acababa de entrar.

    —Itachi, quien lo diría, te gusta jugar con las sobras... —detrás del chico entró la pelirroja, con una sonrisa enorme en su cara— ¿Por qué nunca has intentado comerme a mi, enronces? Te juro que quedarias encantado de todas las cosas que podríamos hacer, soy mucho mejor que está... zorra.

    El mayor de los Uchiha tomó la mano de la de pelos rosados colocandola detrás de él, en una actitud de protección, y la jaló hacía las escaleras sin dejar de ver a la pelirroja con el ceño fruncido, esta miraba a ambos de forma jugetona mientras que el peli blanco la jaloneaba para sacarla de la casa de Sasuke.

    —Si sigues hablando de esa forma nunca encontrarás marido. —le dijo el mayor de los Uchiha sin dejar de caminar —Que horrible boca tienes.

    —No lo creo, mi boca y las maravillas que hacen son de otro... nivel —dijo mientras hacía unas mimicas obscenas con su mano y comenzaba a reír —Me casaré antes que tu, te lo aseguró.

    Y salieron. Itachi no los vio salir pero escuchó la puerta cerrarse y el hermoso sonido del silencio inundando la casa; lanzó un suspiro y recargo su frente contra la de Sakura. Ambos se miraron a los ojos y comenzaron a reír mientras sus rostros se acercaban hasta hacer chocar sus labios.

    Los besos de Itachi lograban que las bragas de Sakura se empaparan y la hicieran flotar hasta las nubes.

    —Karin podría decirle a Sasuke...

    —Es lo que menos me importa.

    Con movimientos suaves le quitó los lentes oscuros y acarició debajo de sus ojos, en sus ojeras, luego acercó sus labios a su frente y la besó con ternura mientras sus pulgares acariciaba la suave piel de sus mejillas.

    —Extrañaba estar contigo... —Itachi se sonrojo ante sus palabras y la besó en los labios, con necesidad.

    Sakura le siguió el beso y comenzaron las caricias sobre la tela mientras poco a poco iban quitándo las prendas. La piel de Itachi era suave bajo su tacto y sus labios tan dulces como caramelos; sentía como el corazón se le salía del pecho, sus mejillas ardían y las piernas le temblaban. No supo cuando, pero ambos terminaron en la cama, con sus cuerpos desnudos danzando en sincronía, con los jadeos y gemidos de ambos mezclándose, invadiendo el silencio de aquel lugar.

    —No quiero que vuelvas a drogarte. —Sakura levantó su rostro del pecho desnudo de Itachi y lo miró con interrogativas en su rostro, este le sonrío y besó su nariz—. Hazlo por mi, bonita.

    Y se acercó para besar sus labios con lentitud.

    Sakura pudo sentir como sus sueños se volvían realidad y se sintió feliz, esa vez no había necesitado ninguna droga para sumergirse en sus fantasías. Ya no creía necesitarlas de nuevo, tenía a Itachi ahora.

    Si tan sólo Sasuke estuviera ahí, todo sería perfecto.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  17.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    Me esperaba lo de Ino, me sorprende que Sasuke aún sabiéndolo continúe con que la mantendrá u apoyará, siendo solo una cortina por las apriencias. Oscuro y siniestro el cómo piensa luego deshacerse de ella y la pequeña criatura.

    Por otro lado me causó gracia que Sakura esté ahí y Sasuke ni cuenta se de, pero Itachi bien que la cuida en la misma casa sin problema alguno. Un buen detalle lo que le pidió Itachi a ella, que lástima que ésta no deje de pensar en el Uchiha menor, le faltan unos grados de dignidad y fortaleza, tal vez Itachi modifique eso.

    Saludos <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Threadmarks: Capítulo 8: Lo que es mío.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1512
    Capítulo 8: Lo que es mío.

    ¿Sádico? Sasuke Uchiha era muchas cosas, pero jamás un sádico . Nunca, no que el recordará, había disfrutado con ver el sufrimiento ajeno o de hacerle daño a alguien; podía ser una persona fría, a veces mala, pero no siempre era así: disfrutaba de convivir con sus fans, ayudar a los necesitados e incluso solía sentirse mal cada vez que hacía llorar a Sakura. Su corazón siempre se estrujaba cuando la peli rosa salía llorando de su hogar con la promesa de no volver porque, en el fondo, temía que su novia cumpliera su promesa.

    Fue por ello que su mundo se detuvo en cuando Karin le marcó para decirle que su novia y su hermano se estaban besando y seguramente estaban haciendo algo más. Deseo salir directo a su casa para poder comprobar aquello y ponerle un fin, marcar territorio.

    Pero no podía irse, estaba hablando con el padre de Ino acerca de la "situación" y, si se era sincero, no le encontraba sentido alguno a que la pelirroja le estuviese diciendo la verdad porque, bueno, era Karin y ella era conocida por mentir bastante cuando de Sakura se trataba. Regresó al salón de la casa de los Yamanaka y se sentó a un lado de la rubia, tomo su mano, y le aseguro al padre de Ino que estaba dispuesto a casarse para cuidar al bebé como se debía.

    Todo por conseguir juntar su apellido con el de ella.

    ☆☆☆

    Sasuke se iba a casar en dos meses, pero no iba a ser una boda real... o eso fue lo que le dijo a Sakura porque si, se iba a casar realmente con ella, para poder tener derecho a la herencia que seguramente recibiría la rubia al morir su padre.

    Ino le había pedido personalmente a Sakura que fuera su dama de honor, así que está no pudo negarse; pasó toda la noche llorando, lamentándose de su dolor, sufriendo tanto que incluso había considerado volver a las drogas, pero no podía, se lo había prometido a Itachi. Así que había optado por empezar a comer compulsivamente, lo que la hizo subir de peso, algo que Sasuke no ocultaba en criticarle. Por lo que también comenzó a hacer ejercicio compulsivamente.

    ¿En qué momento su vida se había vuelto tan difícil?

    Pero el culpable no era su vida, era ella que se la complicaba. Tan fácil que era renunciar a Sasuke, cumplir lo que normalmente le gritaba y jamás volver a su lado. Pero Sakura tropezaba con la misma piedra... No, peor aún, Sakura amaba caer siempre con la misma piedra en su camino.

    ☆☆☆

    Ino estaba destrozada, Sasuke no dejaba de insistir en saber quién era el verdadero padre y ella ya se sentía estúpida negando lo que claramente todos sabían, que el padre de la criatura en su vientre no era su novio.

    Así que ahora se encontraba llorando entre los brazos de su mejor amigo, Shikamaru, quien le compadecia tanto; iba a ser la esposa de uno de los peores seres que alguna vez conoció.

    —Es problemático, pero deberían escapar.

    La rubia levantó su rostro y miró a su amigo, se sintió tan pequeña y estúpida mientras que el chico levantaba su ceja sib dejar de mirarla "¿En serio no pensaste en eso como posibilidad?", luego ambos comenzaron a reír, ella con lágrimas secas en el rostro.

    Ambos estaban en casa de ella, en el balcón de su habitación. Se quedaron viendo el cielo un rato mientras el viento movía el cabello de ambos, ella comenzó a tiritar de frío y Shikamaru le pasó el brazo por los hombros, ella puso su cabeza en el hombro de él.

    —Robaré dinero de la caja fuerte y le diré a Sai que nos vallamos. Yo soy lo único que tiene... los tres estaremos bien, comenzaré a trabajar de lo que sea y viviremos muy lejos de aquí.

    —Es la mejor idea del mundo, me sorprende que la hayas tenido.

    Ino comenzó a reír a carcajadas por el horrible sarcasmo de su amigo, contagiando su risa al moreno. Lamentablemente, la vida no siempre es risas, porque Sasuke, al ser el prometido de Ino, tenía el derecho y la obligación de verla, por lo que había entrado en su casa e ido hasta su habitación, donde se quedó a escuchar la conversación. Por fin sabía quien era el padre del niño y con una sonrisa en el rostro, se recordó que nadie tenía derecho a interponerse en sus planes y mucho menos, tocar lo suyo.

    ☆☆☆

    La noche estaba fría y sus manos estaban heladas. El cigarrillo en su boca le daba un poco de calor, pero no lo suficiente. Con el ceño fruncido y la mirada clavada en su hermano, Itachi se seguía preguntando que diablos hacia en aquel barrio tan vulgar.

    Las casas a su alrededor eran pequeñas y viejas, algunas contaban con más pisos de los normales pero estaban echos con ladrillo barato. Le asqueaba estar en aquel lugar.

    Con una mano dentro de su chaqueta y la otra sosteniendo su cigarrillo, Itachi camino detrás de Sasuke, quien también había llevabo a su estúpido trío de amigos. Karin se le colgaba del brazo, Suigetsu no dejaba de hablar y discutir con la pelirroja de cualquier cosa y Jūgo los miraba a todos con esa extraña calma que ponia nervioso al mayor de los Uchiha.

    —Llegamos.

    Sasuke se detuvo frente a una pequeña vecindad; el lugar estaba silencioso, como se esperaría a las 3 de la mañana y parecía estar algo vacío, más de lo normal. Los cinco caminaron hasta llegar a una puerta, al final de aquella vecindad, donde entraron abriendo la puerta con una pinza de pelo.

    —Sasuke, esto es ilegal.

    —Tu vendes drogas, cierra la boca —Karin le enseñó la lengua mientras entraba detrás de Sasuke y observaban el lugar. Simple, limpio y demasiado pequeño.

    Itachi se quedó en la sala principal, mientras los demas se iban hacia el pasillo que seguramente daba a las otras habitaciones; observó con cuidado el lugar: había una mesa, sin mantel, un armario viejo con pocos platos y pocos vasos, un pequeño televisor y tres sillas, encima de la mesa había un cuaderno y un lápiz, el Uchiha los tomo y con curiosidad fisgoneó en los bocetos de aquél cuaderno y, con sorpresa, abrió los ojos para después tirar dicha libreta al suelo.

    En ese momento entro su hermano quien, junto a Jūgo, llevaban consigo a un golpeado chico pálido.

    —¿En verdad pensaste que no lo sabría? -Sasuke le habló directo a la cara mientras que sus compañeros sujetaban al pálido en la silla —. Dime ¿La trajiste a este asqueroso lugar para cojertela o lo hacían en el carro?

    —Yo preferiría el carro... tiene mucha más clase y seguramente está más limpio —parloteó la pelirroja mientras reía.

    Itachi observó todo aquello sin decir palabra alguna. Aquella libreta tenía varios dibujos de Ino, la prometida de su hermano, así que no necesitaba ser un genio para entender la situación. Miró con incomodidad como el pobre chico era golpeado una y otra vez; hizo una mueca al observar a su hermano, quien no parecía ni inmutarse mientras lo golpeaba o mientras observaba como sus compañeros lo hacían, Karin, en cambio, parecía excitarse con cada golpe.

    Al final tardaron media hora más en dejar al pobre chico muy mal; los vecinos no parecían haber escuchado los gritos del principio y, para cuando ya no había gritos, parecía que aquel muchacho ya no tenía la fuerzas ni para abrir los ojos. Lo dejaron tirado, en el suelo de su propia sala, con el rostro lleno de moratones y sangre escurriendo por su nariz y boca. Quizá estaba muerto o lo estaría si no era atendido pronto.

    Todos salieron sin decir ni una palabra, como si no hubiesen estado golpeando a alguien en su propio hogar hace apenas unos minutos.

    — ¿Por qué me trajiste si yo no iba a hacer nada?

    —Porque —Sasuke se detuvo a mitad del camino, a unos metros del auto, sus compañeros se detuvieron igual —verás, hermanito, yo quería que tu vieras de lo que soy capaz cuando alguien toma lo que me pertenece... Así que, si lo que la estúpida esta dijo —señaló con su cabeza a Karin —es cierto y yo me entero, no tendré piedad de ti. No me va aimportar que seamos familia.

    Ambos Uchiha se sostuvieron la mirada por unos segundos antes de que Sasuke se diera la vuelta y comenzará a caminar hacía el auto, Itachi le siguió y entró también. El auto arrancó.

    En todo el camino, Itachi no había dejado de mirar a su pequeño hermano; ya no era un niño que deseaba grandeza, era un hombre que luchaba por poder. Sintió un escalofrío que le recorrió el cuerpo... Sasuke no era un sádico, era un manipulador y un jugador sucio, que podía traicionar pero no aceptar cuando lo traicionaran a él; quien podía hacer trampa pero no aceptaba que se la hicieran.

    Eso era lo que le asustaba a un más.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  19.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,050
    Pluma de
    Escritora
    ¿Itachi con miedo? No, me niego a creerlo. Él tiene a akatsuki de su lado, y con su historial (yo aquí suponiendo) no le tendría ni el mínimo deje de temor al desquiciado de su hermano menor. Por otro lado fue cruel, muy cruel con Sai. No imagino como habrá quedado el pobre hombre luego de semejante golpiza. Shikamaru tiene toda la razón, que huyan lejos y sean felices. Imagino yo que Ino ha de tener ahorros de toda su vida profesional, debería ser un poco más viva pero el miedo la tiene consumida.

    Y Sakura, solo espero vuelva a los brazos del mayor, porque el menor no es que haga de a mucho por ella, más que criticarle todo lo que va y viene. Muy bueno Temari, esperaré la continuación, saludos <3
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  20. Threadmarks: Capítulo 9: Luna.~
     
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador ♥ Palabra por palabra ♥ ~We are the Crystal Gems~ Maestro de los Retos

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,039
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Cake. [SasuSaku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1111
    Capítulo 9: Luna.

    Arte era lo que se suponía era lo que hacía en su trabajo, pero ya no lo sentía de esa forma. Antes, ser Natalie en la serie era algo que le parecía divertido, ahora era una tortura, sobre todo porque tenia que hacerlo con Sasuke de co-estrella y, la verdad, ella ya prefería mantenerse lo más alejada del Uchiha.

    Tampoco podía sentirse la mas artística del mundo, como antes, porque su artista personal ya llevaba una semana sin dar señales de vida y la desesperación la dejaba destrozada. No la había abandonado, estaba segura; Sai seria incapaz de eso, seguramente algo le había pasado y comenzaba a sospechar de su prometido.

    —Concentrate —Le susurró de forma brusca el Uchiha cuando se había equivocado por tercera vez en su diálogo.

    Cuando por fin las tomas salieron el Sol ya se había ocultado y otorgado el paso a la Luna, para que así está pudiese iluminar el cielo nocturno; Ino salió corriendo del set directo a su auto, ei que ahora ella conducía, y se fue directo a su casa, donde al menos podría descansar un rato y estar alejada de Sasuke. Sobre todo, un lugar donde podría lamentarse y llorar sola.

    ☆☆☆

    El tiempo pasaba demasiado rápido, incluso si la mayor parte del tiempo sólo miraba por su ventana con una taza de café en la mano, como en ese momento y eso la desorientaba y molestaba ya que si el tiempo seguía así, en cualquier momento estaría en la boda de Ino ayudándole a arreglarse el cabello. No quería hacer eso.

    Lanzó un bostezo que empañó el vidrio de su ventana. Ya tenía tiempo que no estaba duermiendo bien y es que tener dos parejas le exigía mucho tiempo que ella no podía ofrecer; se levantó del sillón pagado a su ventana para ir a su cama, ese día planeaba dormir temprano. Entonces su celular vibró.

    "Ven, quiero verte. Porfavor."

    Era Itachi y la queria ver. No la necesitaba, no la deseaba, no le exigía. Se lo pedía porque la quería a su lado, pero no la iba a obligar. Su corazón saltó en su pecho, no le importó el sueño que inundaba su cuerpo ni lo pasado de sus párpados, iría. Se cambió la pijama por algo más lindo y algo atrevido, luego salió, dejando la taza de café en la mesa de noche.

    Cuando llegó a la casa de Sasuke, la puerta estaba abierta, con un camino de pétalos de rosas desde la entrada trasera hasta... ¿Dónde? Soltó unas risas infantiles mientras seguía aquel perfumado camino, cruzando la cocina, pasando por el lobby y subiendo las escaleras, hasta llegar a una de las habitaciones, la de Sasuke para ser más exactos.

    Con un poco de nervios y la mano temblandole, movió el picaporte y entró a la habitación. Una risa se le salió del cuerpo ante lo que sus ojos veían: Itachi Uchiha le esperaba en la cama, con las cobijas desechas y una rosa en la mano, mientras que un bowl de fresas con chocolate reposaba frente a él; no llevaba camisa y la luz de la Luna bañaban su perfecto torso. Las mejillas de Sakura se colorearon.

    —Ven aquí, bonita.

    — ¿Estamos celebrando algo o qué? —comentó la peli rosa en broma mientras se acostaba a un lado de Itachi, él le acarició el puente de su nariz con el dedo índice.

    — ¿Medio año juntos no es motivo de celebrar? —Sakura se sonrojó.

    Para empezar, no estaba acostumbrada a celebrar aniversarios, Sasuke no lo hacía y escuchaba ceñudo las ideas de ella para celebrar dicha fecha. Tampoco se había dado cuenta que ya había pasado tanto desde que habían comenzado a verse y eso la hizo sentir mal. En definitiva, el tiempo la arrebasaba y se burlaba de ella mientras se alejaba.

    —Lo siento.

    —Tranquila...

    Itachi se acercó para besarla, pero en vez de eso, le puso una fresa en la boca e hizo que la mordiera, asi durante un tiempo hasta que el Bowl se vacío. Entonces el Uchiha tomó la mano de la peli rosa y la llevó hasta el balcón, donde se sentaron en el suelo para observar el brillo de la Luna y las estrellas adornando el cielo nocturno.

    —Es como ver una obra de arte. —dijo él.

    Sakura miraba directo a la Luna, con sus ojos brillantes y una sonrisa de tranquilidad en el rostro.

    —Lo es —giró su rostro para ver a Itachi y su corazón comenzó a latir con fuerza; el Uchiha mayor la estaba admirando a ella y le había llamado arte.

    Nunca se había sentido tan querida como ese día. Sus labios fueron directo a los de Itachi y lo besaron con toda la ternura y calidez que podía brindarle; saboreó cada parte de su boca e intentó mentalizar la sensacion que eso le provocaba. Se recostaron en el frío suelo del balcón y con la Luna como único testigo hicieron el amor.

    Aquella noche no fue la única vez. Después de terminar en el balcón, el frío había comenzado a hacerse presente en ambos cuerpos desnudos, así que Itachi la llevó hasta la cama en brazos, donde la recosto y la volvió a acariciar, como si fuese una muñeca de porcelana. Entre las sábanas y piel contra piel, Sakura pudo darse cuenta por fin de algo importante: Ella no necesitaba a Sasuke y, en cuanto se casará con Ino, ella se quedaría con Itachi.

    Aunque realmente no veía motivo alguno para esperar tanto por ello, podían estar juntos desde ese mismo momento.

    Ella descansaba con su cabeza en el pecho desnudo del mayor de los Uchiha, con los ojos cerrados, respirando el dulce aroma del cuerpo ajeno. La puerta de la habitación se abrió, pero ella no se dio cuenta.

    —Itachi, yo...

    —No puedo creerlo —Sakura e Itachi se sobresaltaron al escuchar a Sasuke entrar a habitación —, te demuestro de lo que soy capaz... y aún así me traicionas, hermano.

    Sasuke Uchiha etaba frente a la cama, con el ceño fruncido y los puños apretados. La poca luz de Luna que entraba en la habitación le daba directo en la cara y Sakura se odio a si misma por estar temblando.

    Incluso sabiendo que acababa de despertar al huracán, con esoss labios rojos y el cabello azabache, la piel blanca de porcelana y esa forma suya de entrar en una habitación y opacar cualquier brillo hacia que ella siguiera pensando que Sasuke era una obra de arte mucho mejor de lo que ella sería.

    Y la Luna fue testigo de como el mundo de Sakura comenzaba a derrumbarse mientras ella se perdía en la belleza ajena.
     
    • Sad Sad x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso