Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Ludwig, 29 Junio 2009.

Cargando...
  1.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    wuaaaa holazzz!!!!!!
    me impactop el capi, como siempre Sesshoumaru lo deja con las ganas, pobresita de no terminar el beso con semejante bombon jajajajaj
    me gusto la parte cuando estaban en el parque y todas las escenitas sessxrin
    pero tambien pobesito inuchacha ajaj no se le declara a kag, sabiendo que ella gusta mucho de él, pero que se le puede hacer inu es muy timido y hermoso, esperamos a que se arme de valentia y le de un besito y le diga su amor por kag hjajajaja
    bueno, me encanto el capi, espero conti
    sessxrin
     
  2.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!
    me pones los nervios de punta .... madre mia....se me pararon los vellos de la nuca...>.<
    no lo puedo creeer ..como el baka de inuyasha no se a confesado...y quecambio de sessh0
    queremos ver accion en el proximo capitulo....;)
    no me podre esperar estoy ansiosa..^//^.
    asi que estare alpendiente de la actualizacion...
    bessssos. XD
    sesshogriss
     
  3.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2556
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Dejo capi rápido... ya les conté que no curso nada, asique vivo mirando pelis :B. Gracias por sus posts, besos :).

    Capítulo IX:


    Nuevamente viernes, pero ese viernes era especial: Sango regresaba a casa. Rin, como no cursaba, aprovechó para quedarse un rato en la cama. Abrió sus ya descansados ojos, y abrazó su almohadón. En su cabeza aparecieron varias imágenes, recordó sus últimos días junto a Sesshomaru y no pudo evitar largar un suspiro de dicha. Se quedó tendida varios minutos, hasta que Shadow la interrumpió subiéndose a la mesita de luz, tirando algunos adornos que se encontraban sobre ésta.

    - ¡Shadow!... ¿qué voy a hacer contigo? – el felino la miraba con sus grandes ojos. Esa mirada demandaba que lo alimentase – Mmm, está bien – Rin se desperezó y luego llevó a su pequeño gato abajo, para después servirle algo de comer.

    Ya que se encontraba en la cocina, decidió prepararse un rápido desayuno. Eran alrededor de las 10.00, estaba lavando los platos, cuando el teléfono sonó. Era Kagome, estuvieron un rato hablando, y quedaron en que ella visitaría a Rin para que almorzaran juntas.
    El día pasó rápido y bastante tranquilo, miraron televisión, hablaron de diversos temas y sacaron casi toda la ropa del armario de Rin para ver qué se pondrían esa noche.
    Eran cerca de las 21.30, una vez que estuvieron listas se dirigieron a Deja Vu. El lugar era bastante tranquilo, la iluminación era tenue, como si estuviese alumbrado con velas. Ni bien se entraba al sitio, éste consistía en un lobby que contenía, a mano derecha, una especie de armario donde guardaban los abrigos; mirando a la izquierda, había unos pequeños sillones bajos, sin respaldos, de cuero blanco, con una mesita de café delante de éstos; más adelante, se encontraban unas escaleras de unos cinco o seis escalones, una vez arriba, el lugar se agrandaba notablemente; a la derecha, había un bar de madera, iluminado con luz negra. Era bastante largo, con cuatro muchachos tras ella; bastante más a la izquierda, dejando un gran espacio libre, se ubicaban numerosas mesas, no había mucha gente aún; para finalizar, si seguían caminando, se toparían con una pista de baile, algo amplia, y más allá de ellas, los baños.
    La música era tranquila, todavía era temprano. Tomaron asiento en una de las mesas, y pidieron dos Sangrías mientras esperaban a los demás. Un grupo de muchachos ubicó su mirada en ellas, parecía que iban a acercarse cuando dos jóvenes se sentaron junto a ellas. Eran Shippo e Inuyasha, que llegaban algo tarde. Sango llegaría pronto con Kohaku, también vendrían otras amigas de ella. Compartieron tragos, charlas y risas, hasta que Rin pudo divisar una figura caminando hacia ellos. Era una mujer un poco más alta que ella, de cuerpo voluptuoso. Su cabello era largo y castaño, lo llevaba suelto y le llegaba hasta debajo de la cintura. Sus ojos, delicadamente maquillados, eran pardos.

    - ¡Sango! – corrió a abrazarla - ¡Te extrañé mucho! – Kagome y Shippo también las abrazaban, habían reaccionado unos segundos después que Rin.
    - ¡Yo también los extrañé a todos! – habló la hermosa mujer – Pero ¡no me dejan respirar! – La soltaron, para luego volverla a abrazar, y después volverla a soltar.
    - Inuyasha, ven – llamó Kagome – ella es, obviamente, Sango… Sango, él es Inuyasha… un amigo de la universidad.
    - Mucho gusto, Inuyasha.
    - Lo mismo digo.
    - ¿Acaso nadie va a saludarme a mí? – un joven de cabellos castaños interrumpió.
    - ¡Kohaku!, tanto tiempo – Kagome se apresuró a saludarlo, lo mismo hicieron los demás. Su rostro parecía el de un niño, con grandes ojos marrones, estaba cubierto de pecas.
    - ¿Qué tal si nos sentamos? – propuso Inuyasha. Los demás asintieron.

    Sango se pasó una hora hablando sobre su viaje, las comidas, costumbres, paisajes y lugares que pudo conocer. También les habló de lo simpáticas que son las españolas. Hizo muchas amigas allá.

    - Rin – susurró Inuyasha - ¡Rin!
    - ¿Qué sucede? – preguntó ella en voz baja, saliéndose de la conversación.
    - Pensé que querrías que te avisara, Sesshomaru está en la barra.

    Dirigió su mirada hacia el bar, y pudo divisar a un hombre de baja estatura, su cabello era corto, de color azabache, y sus ojos, que la miraban, eran de un verde con tintes amarillos, se asemejaban a los de un felino. Junto a él, de espaldas, se encontraba alguien que parecía doblar su altura, sus cabellos plateados caían por su espalda.
    Rin se disculpó y caminó hacia ellos, cuando llegó puso su mano sobre el brazo del sujeto que se encontraba de espaldas. Este se volteó.

    - Rin – un escalofrío le recorrió la espalda, cuando pronunciaba su nombre con ese tono seductor sentía un cosquilleo subirle por la espalda.
    - Sesshomaru, pensé que no ibas a venir. Me alegra que lo hicieras – le sonrió y miró a su acompañante.
    - El es Jaken, un viejo amigo. Jaken, Rin.
    - Que tal.
    - Hola, un gusto conocerte – no borró la sonrisa de su rostro.
    - Bien, te parece si nos sentamos en algún lugar – sabía que no compartiría con sus amigos.
    - No hay problema, ¿vienes con nosotros Jaken? – preguntó. El hombre se sobresaltó un poco con la pregunta y miró a Sesshomaru.
    - Nono, niña, etto… tengo cosas que hacer. Pero ya que me invitaron quizás pase más tarde. Nos vemos. Adiós Sesshomaru.
    - Adiós – Rin lo miró alejándose y mezclándose entre la multitud, cada vez había más gente. Le pareció raro que sólo viniera a saludar, pero ignoró eso al sentir como Sesshomaru jalaba de su mano mientras caminaba.

    Se sentaron en una mesa algo alejada de los demás, querían hablar y no podrían con el barullo que se armaba en el lugar.

    Te veo alegre… ¿es el alcohol? – lanzó Sesshomaru con una media sonrisa.
    ¿Eso crees?... no. Estoy feliz porque Sango ha regresado, nos contó muchas cosas muy divertidas que le pasaron en el viaje… cómo me gustaría viajar a mí.
    ¿No has salido de Japón?
    No… no tuve la oportunidad aún. Mi hermano me invitó a vivir junto a él y su pareja en Estados Unidos, pero… no sé, no me sentiría cómoda… no podría dejar a todos mis amigos, mi vida de aquí.
    Comprendo… no sabía que tenías un hermano.
    Sí, Toya… lo extraño tanto. No sabes la suerte que tienes de vivir con tu hermano.
    Si tú lo dices… - Sesshomaru miró hacia una mesa bastante apartada de la que estaban, Inuyasha estaba discutiendo con ese otro mocoso, el castaño. Nunca aprenderá a comportarse en público. Movió la cabeza en forma de negación, y sonrió apenas.
    ¿En qué piensas?
    Nada importante.

    Sesshomaru la mantuvo todo el tiempo a su lado: bebieron, hablaron y hasta bailaron. Sabía que ella se quedaría con sus amigos, o volvería a su casa con alguno de ellos, por lo que decidió despedirse.

    ¿Ya te vas?, ¿Por qué tienes que irte? – Rin, ya algo mareada por el alcohol, se sostuvo de él y le hizo un puchero que casi lo saca de sus casillas.
    Lo siento, Rin… yo me levanto temprano mañana, pero a la tarde estaré libre – la tomó de la cintura, atrayéndola hacia él en un rápido pero delicado movimiento. Bajó su cabeza, hasta que sus narices se rozaran. Otra vez, ese fresco aliento lo corrompía, miró sus ojos, se encontraban entrecerrados, pero se veía un brillo en ellos, luego miró sus labios. Los rozó, terminando con esa distancia corta, pero fatal, que los dividía.

    Comenzó a probar sus labios, lentamente, sentía como su dulzura lo embriagaban. Nunca en sus 23 años había experimentado algo así. No podía separarse, no quería hacerlo. Empezaba a besarla con más necesidad, rozó sus labios con la lengua, la introdujo dentro de su boca, explorando con ella. Rin hizo lo mismo, provocando que Sesshomaru la atrajera más hacia él. Sintió que no podría detenerse si seguía, por lo que costosamente se detuvo. Dándole pequeños besos en toda la boca. La miró, ella abrió lentamente los ojos, se sentía perdida, no quería que se detuviera.


    Buenas noches, preciosa – le susurró al oído, depositó un último beso en sus labios, y comenzó a caminar hacia la salida.



     
  4.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    kyaaaaaaaaaaa!!!!!!!me encantro el cap!!!!!!
    ese sess jajajaj, bueno yo tambien me pregunto ¿que estaba haciendo Jaken ahi?, ehh te doy un conesejito..etto no le cambies tanto la personalidad a sess, pues en mi punto de vista claro, aunke me gusta como es, bueno no importa, tu eres la del ff, yo me pregunto ¿x ke todavia no salen Inu y Kag? me gustaria mucho, pero ese Inu, nada que se decide, ahora lo bueno, a sess le gusta rin y a rin le gusta sess jajajajaj parejita love jjajajajsabes me gusta mucho como redactas y escribes, bueno termino con mi post
    sessxrin
     
  5.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    maaaaaaaaaaaaaaadre miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiia!!!!!!!!!!!-.-
    niña me dejaste caer una toca ome disparaste con un cañon en el estomago..por que no lo siento es como si tubiera un abujero....
    voy a tardar en reponerme de esto....pero me pregunto que hacia jaken alli? y que paso con kag y inu?...bueno lo mas importante es que la principal pareja ya esta...pero queremos accion....suspenso , drama, comedia..bueno es tu eleccion...pero kyaaaaaaaaa!!esto se esta poniendo cada vez mejor...que va mejor aqui nos estamos viendo..por el mismo lugar y la misma hora.
    besssos.
    sesshogriss
     
  6.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2752
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    ¡Hola chicas!... muchas gracias por sus comentarios, y bienvenida AbySol al fic :). Acá les traigo otro capítulo... me tardé un poco porque, aunque todavía tengo dos semanas de vacaciones, ya me puse a estudiar ToT, si no no voy a llegar :|.
    Con respecto a Sesshomaru, como ya le conté sessxrin, voy a darme tiempo en algunos capis para describirlo mejor a él y ponerlo en situaciones separadas a Rin para mostrar mejor su personalidad :)... igual eso todavía no es en éste cap.
    ¡Besos!

    Capítulo X
    :

    Rin observó pasmada cómo se alejaba. Se sentía en un sueño, su beso la había deslumbrado. Sintió sus mejillas algo tibias, supuso que estaba sonrojada. La felicidad que se originaba en su interior era indescriptible, pensaba que nunca nada se asemejaría a esa sensación que le brindaban esos ojos dorados al mirarla, pero después de ese beso… ¿a quién más querría besar después de eso?, ¿quién más podría atraparla en ese ensueño embriagador? No podría probar otros labios nunca, no después de ese beso.
    Volvió con sus amigos, pero aunque siguieron hablando y riendo, ella estaba ausente. En su mente, se repetía su nombre una y otra vez, las imágenes de sus ojos con ese brillo ardiente mirándola, daban vueltas en su cabeza.
    Sango dejó a cada uno en sus respectivas casas, era la única que no había tomado.
    Cuando Rin llegó, sacó las llaves para abrir la puerta, pero algo atrajo su mirada: un delicado tulipán rojo yacía en el frío escalón de mármol. Miró más detenidamente, pensaba que su sueño hacía que su vista la traicionara, pero al fijar sus ojos en el escalón, la hermosa flor continuaba ahí. Se agachó y estiró su brazo para alcanzarlo, suavemente lo sostuvo en su mano y lo miró. Lo acarició con su rostro, y sonrió mientras pensaba en él. Si seguía así, iba a hacer que su corazón explotara. Lo quería, no… quizás hasta lo amaba. Entró a su casa y se dirigió a su habitación, dejó el tulipán descansando en su mesita de luz, en un pequeño florero de vidrio que sacó de la sala, y se quedó dormida enseguida.
    Ese sonido, resonaba en todos los lugares del mundo en el que se encontraba sumida. Le era bastante familiar, qué molesto, frunció su seño. ¿Por qué no se detenía?, ¿quién causaba ese ruido fastidioso? Abrió sus ojos rápidamente mientras estiraba su brazo en busca de su celular. La estaban llamando.

    ¿Hola? – habló pesadamente, con la voz algo ronca, ya relajando sus ojos.
    ¿Durmiendo aún, Rin?... parece que te divertiste mucho anoche… - Esa voz seductora e inalterable le estaba hablando.
    Sessh... ¿Sesshomaru? – cuestionó algo confundida. No podía equivocarse, pero le extrañó el repentino llamado.
    ¿Acaso dudas? – ella sonrió – Te llamaba para que hagamos algo, tenía ganas de que almorzáramos juntos o algo así… pero ya es un poco tarde para eso…
    ¿Tarde?... ¿qué hora es?
    Son las 13.00, y… de aquí a que estés lista, quizás nos tardemos más. Pero aún así quiero verte, ¿qué dices?
    ¡¿Las 13.00?!... Bueno, etto… Podrías venir aquí, yo prepararé algo para que comamos. Si quieres.
    ¿Estarás lista en una hora?
    Intentaré…
    Está bien, estaré ahí pronto. Adiós.

    Rin se levantó rápidamente, y prácticamente corrió hasta el baño. Después de una ducha, volvió a su dormitorio para vestirse, y vio el tulipán que se encontraba en su mesita de luz. No pudo evitar sonreírse. Se terminó de vestir, y acababa de secarse el pelo cuando el timbre sonó. Corrió escaleras abajo, y una vez ahí se dirigió lentamente a la puerta. Al abrirla la luz que provenía de afuera le lastimó un poco los ojos, y al mirarlo a él ahí parado, sintió que era un ángel el que se recargaba sobre el marco de la puerta. Él estiró su brazo.

    Para ti, espero que sean de tu agrado – comentó mientras le entregaba un ramo de tulipanes rojos, semejantes al que se hallaba en su habitación. Rin los tomó y no pudo evitar abrazarlo.
    ¡Tonto!, sabes que son mis favoritos… muchas gracias – El sonrió de medio lado, mientras enredaba su mano entre sus cabellos, ubicándola en la nuca, y la atraía hacia él, depositando un corto pero apasionado beso en sus labios.

    Rin lo invitó a pasar, él la siguió hasta la cocina y se sentó en un banco, apoyándose en el desayunador. La observó mientras se ataba el cabello y ordenaba las cosas para empezar a cocinar.
    Comieron en la sala, sentados mientras miraban televisión. Por primera vez Rin pudo escuchar a Sesshomaru riendo, y no pudo evitar pensar lo hermoso que se veía de esa forma. Recordó lo que Inuyasha había hablado con Kagome sobre él… ¿cómo era posible que dijera tantas cosas como esas? Si, al fin y al cabo, era totalmente diferente a lo que Inuyasha describía. Pensó que, quizás, él no lo conocía tan bien como creía. Alejó sus pensamientos y se concentró en el televisor.
    Estaban mirando una película, o al menos Rin lo hacía, porque él sólo tenía ojos para ella. La rodeó con un brazo, acercándola más a él. Ella dirigió su mirada hacia él.

    Eres hermosa, Rin – las palabras salieron por sí solas, aunque él no hubiera querido acallarlas.

    Los ojos chocolate destellaban alegría. Era esa mirada llena de calidez que lo dejaba sin aire. La acercó más aún, acarició su rostro con suma delicadeza, parecía tan frágil. Comenzó a darle besos en la cara, depositó algunos en la comisura de sus labios, y luego siguió en su boca. Atrapó su labio inferior entre los suyos, siguió besándola tratando de trasmitirle esas emociones que se revolcaban en su interior. Introdujo su lengua, buscando la suya; Rin, para él, era un fruto, el fruto más delicioso que jamás había probado. Aunque profundizara el beso, aunque tratara de pegarla a su cuerpo como si fueran uno, no podía saciar la sed que ella le provocaba. Ella colocó sus brazos alrededor de su cuello, mientras acariciaba su sedosa cabellera.
    Estuvieron un rato entre besos y caricias, fascinados y atraídos por esa sensación nueva, para ambos, que sentían el uno por el otro.
    Sesshomaru se separó lentamente de Rin, ella lo miraba con sus ojos entrecerrados, mientras se aferraba a su camisa, como pidiéndole que no se detuviera. La observó por unos segundos, y luego, para la sorpresa de ambos, la atrajo bruscamente hacia él, abrazándola con fuerza. Estuvo unos segundos quieta, asustada por su repentina acción, pero después lo abrazo por su cintura, mientras acomodaba de forma más cómoda su cabeza contra su pecho. Él beso su cabeza, aprovechando para aspirar su dulce aroma, sutilmente se recostó en el sillón, dejando a Rin sobre él, mientras peinaba con sus manos la cabellera azabache.
    Se mantuvieron pegados entre sí, sintiendo sus corazones latir mutuamente.

    No hay nada en la televisión – se bufó Rin, dejando al control remoto sobre una pequeña mesa de madera delante de ellos.
    ¿Por qué no alquilamos una película?
    ¡Sí! – lo abrazó antes de levantarse.

    Salieron en busca del auto, y se dirigieron hacia un video club que no se encontraba muy lejos de ahí. Una vez allí, le dieron vueltas dos veces. El seguía a Rin, que quería llevarse varias películas y estaba bastante indecisa, aunque no se viera en su cara, él sonreía.
    Se decidió por “Interview with a Vampire”, Sesshomaru alzó una ceja.

    ¿Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas? – Rin asintió con una sonrisa. Era injusto. Con esa sonrisa podía convencerlo de cualquier cosa.

    Volvieron a lo de Rin. Eran las 17.00, el cielo se estaba nublando. Sesshomaru quería pororó, por lo que ella fue a buscarlo a la cocina. Regresó con el pochoclo listo, y se tumbó junto a él para disfrutar de la película.
    Rin estaba refugiada bajo los brazos de Sesshomaru, cuando la película finalizó. Se habían sumido tanto en ella, que no habían notado que se había largado a llover. Él alcanzó su celular y miró la hora, eran las 19.00 pasadas, pero ya estaba bastante oscuro. Rin se salió apenas de su agarre, tomó su rostro entre sus manos y lo besó.

    Quédate hoy – él la contempló durante unos segundos.
    ¿Segura que quieres que me quede? – preguntó él, bastante sorprendido. Rin asentía suavemente.
    Sí… te sonará extraño… aprendí a no tener miedo, pero… a veces, el silencio y la soledad me asustan. Quédate. Por favor – Un extraño deseo protector se despertó dentro de Sesshomaru. La abrazó sutilmente.
    No iré a ningún lado.

    Se quedaron un rato mirando televisión, hasta que el hambre llamó la atención de ambos. Nuevamente comieron en la sala, con el televisor de fondo, mientras se alimentaban mutuamente. Cuando terminaron, Rin lo guió hasta su dormitorio. Él se dedicó a observar las fotos del mural, mientras ella buscaba ropa que Toya había dejado años atrás. Quiso darse una ducha, ella trató de esperarlo despierta, pero no pudo evitar dormirse. Cuando él salió del baño, y la encontró completamente dormida, no pudo evitar enternecerse… algo que no surgía a menudo en él. Estaba recostada sobre la cama aún tendida, por lo que la desarmó, cubriéndola con las sábanas. Se acostó y acomodó junto a ella, pasando un brazo por detrás de su nuca para poder abrazarla. La examinó, tenía una expresión serena y, aunque su sonrisa estaba ausente, su belleza no era opacada. Parecía un ángel. Acercó su rostro al de ella, podía sentir la suavidad de su aterciopelada piel antes de tocarla. Acarició su cara, inhalo su atrayente perfume y miró sus labios, se encontraban entreabiertos, permitiendo que su fresco aliento le rozara la cara. Aprisionó su labio superior entre los suyos, lo succionó apenas. Depositó un beso en su boca, otro en la comisura de sus labios y otro en su frente. Podría quedarse mirándola por horas. Rin se movió entre sueños, lo abrazó. Él se acomodó, acercándola más a él, y la siguió… sumiéndose en sueños.


     
  7.  
    Graciela C.

    Graciela C. Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    29 Junio 2007
    Mensajes:
    293
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Eres muy romantica para escribir, reflejas bien los sentimientos, ¡ya quisiera que me den un beso asiii ToT! gracias por poner conti seguido ^^
     
  8.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    hayyy como siempre me encanta el capi!!!

    bueno fue muy romantico este capitulo, me parece o son imaginaciones mia pero ¿te leiste crepusculo? jajaj es que estas escenas se me hicieron muy parecidas.
    como te dije antes trate de tener la escencia de Sess y que no se pierda, esperare con ansias la conti y el capi donde muestres mas a sess, el que mencionaste
    sessxrin
     
  9.  
    Brak luna

    Brak luna Guest

    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Exelente capi me encantó... Me dejaste: oh my gad!!!!
    Ya sin que decir.... Conti!!!!!!
    La espero con ansias eres gran escritora
    Besos
     
  10.  
    AbySol

    AbySol Guest

    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Oh!!!! que romantico... Casi muero,
    ¡Quiero un beso asi!ToT
    Contiiii!!!!!!!!!, que romantica eres al describir cada cosa
    besitos bye!!!!
     
  11.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2693
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Ya saben cómo aprecio sus comentarios :). Asi qué no tengo demasiado para decir, ¡ah!... bienvenida Brak Luna ^^.
    Sessxrin: No, no he leído crepúsculo... digamos que, no es el estilo de vampiros que me gustan. Quizás algún día lo lea, más allá de los vampiros, la historia debe de ser buena.
    En fin...

    Capítulo XI:

    Abrió sus ojos perezosamente, estaba tan cómoda que podría seguir durmiendo, si no fuera por el calor que le provocaban las sábanas. Cuando vio a Sesshomaru a su lado, abrazándola, mientras continuaba durmiendo, se sorprendió un poco. A los pocos segundos pudo recordar lo ocurrido, y lo observó por unos minutos. Parecía tan tranquilo, su rostro estaba en paz. ¡Qué maravillosa forma de despertar!, que él fuera lo primero que vieran sus ojos al abrirlos, y sentirlo tan cerca, de seguro la alegría le duraría todo el día o, quizás, toda la semana.
    Sesshomaru comenzó a desperezarse sutilmente, aún con los ojos cerrados. Los abrió, despacio, mientras fruncía su seño por el daño que la luz, que dejaba entrar la ventana, le ocasionaba. Cuando pudo enfocar su vista, lo primero que distinguió fueron los ojos curiosos de Rin. Rió para sus adentros.

    —Buenos días, Rin – su voz, que ahora estaba algo ronca, la dejó magnetizada.
    —Hola – le sonrió, se veía radiante - ¿Tienes hambre? – Sesshomaru asintió, mientras una de sus manos jugaba con la larga cabellera de Rin – bien. Me daré una ducha rápida, y bajaremos a desayunar… ¿de acuerdo?
    —Sí – sus ojos aún entrecerrados por la luz. Ella trató de incorporarse, para dirigirse hacia el baño, pero él se lo impidió – Olvidas algo – lo miró con expresión confundida, dándole a entender que no sabía de lo que hablaba. Él sonrió, al mismo tiempo, la atrajo hacia él, besándola en los labios. Luego la dejó ir.

    Paseó a su mirada por toda la habitación. Inhaló, quería llenarse de su aroma, quería guardarlo dentro suyo, que ese exquisito perfume fuera su aire. Comenzó a cambiarse, cuando terminó, se sentó en la cama. Miró la mesita de luz, y se encontró con el tulipán que le había encargado a Jaken dejar en la puerta de su casa. Siempre tan constante, sin importar las ocurrencias que tuviera… como si una florería abriera a media noche. Él siempre conseguía todo lo que le pedía, no importaba qué fuera, su amigo tenía los contactos suficientes como para conseguirle un viaje a la luna ese mismo día si así lo quisiera. Había conocido a Jaken en el jardín de infantes, y, desde entonces, éste lo había seguido a todas partes. Cursaron juntos la escuela primaria y secundaria, incluso fueron juntos a la universidad.
    La primera vez que lo vio, un niño quería llevarse los juguetes de Sesshomaru, y como él no quería permitirlo, el niño buscó a varios de sus amigos para molestarlo. Jaken se acercó a Sesshomaru y, entre los dos, ahuyentaron a los niños fastidiosos. 20 años después, la relación seguía siendo la misma: Jaken era la mano derecha de Sesshomaru, y lo ayudaba en todo en lo que él necesitara. Tanta lealtad, le era respondida de igual forma. Aunque no lo gritara a los cuatro vientos, ni se lo dijera abiertamente, por lo menos, a su amigo, él le era muy importante. Con el tiempo había aprendido a quererlo, le sorprendía la capacidad que tenía para aguantar todos sus gritos y momentos de enojo, y, aún así, seguía a su lado. Nadie lo conocía como él, podía entender sus gestos y miradas como nadie, desde pequeños, ya que Sesshomaru nunca había sido una persona que expresara mucho sus sentimientos e ideales, a menos que notara que realmente valiera la pena hacerlo.
    Sus recuerdos fueron interrumpidos por el sonido de la puerta, Rin se asomaba tras ella, con una de sus radiantes sonrisas.

    —Vamos a comer, tengo hambre – Sesshomaru asintió y la siguió escaleras abajo.

    Desayunaron en la cocina. Rin aprovechó para contarle sobre Sango, y algunas historias que le había contado sobre su viaje. También se aventuró, preguntándole por Jaken. Habló poco de él, sólo le contó que lo había conocido de muy pequeño y que desde que tenía memoria estaban juntos. Sesshomaru, sin dudas, era increíblemente amable con ella pero, aún así, no largaba más de una oración como respuesta, para cada inquisidora pregunta de Rin.
    Depositó un beso en sus labios, llenándose de esa sensación agridulce: cada vez que la besaba, sentía un vació formándose dentro suyo, que luego era llenado por su esencia.
    Caminó hasta su auto. Después de esa lluvia de anoche, el aire se sentía limpio. Lo respiró, y dejó que el viento lo acompañara. Era frío, pero el sol que se asomaba esa mañana, provocaba que no lo notara.
    Estaba llegando a su casa, cuando vio a un BMW M5 que, curiosamente, era negro como el suyo. El auto se dirigió hacia la cochera, él lo siguió de muy atrás. Se bajó del auto, mientras Inuyasha salía del garaje. Rápidamente, le estampó un golpe en la cara, dejándolo tirado en el suelo.

    —¡¿Qué hacés?! - chilló Inuyasha con una mano en su cara. Estaba por ponerse de pié, pero Sesshomaru lo tomó por sus ropas y lo levantó.
    —¿Qué hago yo?, ¿Qué hacías con mi auto, inútil? – Inuyasha golpeó a Sesshomaru como pudo, zafándose de su agarre.
    —¡Qué exagerado!, no le hice nada – Sesshomaru volvió a golpearlo, y terminaron ambos en el suelo, pegándose y llenándose de tierra. Estuvieron así unos cuantos minutos, proporcionándose golpes, y de vez en cuando algún insulto.
    —Levántense – ordenó su padre, que los miraba con desagrado – ahora – ambos dejaron de pelear. Sesshomaru se paró primero.
    —No vas a darme órdenes – golpeó de nuevo a Inuyasha, que acababa de pararse – ¡éste estúpido se llevó mi auto! – Inuyasha empujó a Sesshomaru. Parecían dos niños.
    —¿Es cierto eso, Inuyasha?
    —Bueno… sí… pero ¿No te parece exagerado? Lo tomé por unos minutos… ¡y no le hice nada!
    —¿Exagerado? – Sesshomaru iba a golpearlo nuevamente, pero su padre lo detuvo.
    —Ve adentro. Yo me encargo – miró a su padre con desprecio, dirigió una mirada hacia su hermano, y desapareció del lugar.
    —Inuyasha… ¿te encuentras bien?
    —¡No molestes! – Su padre lo miró fríamente – Está bien… lo siento. ¡Es que el idiota de Sesshomaru…! – lo interrumpió.
    —Esto fue mi culpa.
    —¡¿Qué?!
    —Sí… era una obviedad que Sesshomaru no te prestaría ninguno de sus autos, y que por eso te llevarías alguno a escondidas – suspiró – puedes usar uno de los míos.
    —Entonces… ¿ya no estoy castigado?
    —Sí. Pero te dejaré usar mi auto. Lo demás seguirá en pié. Si quieres un auto, tendrás que pagártelo – Inuyasha resopló, aunque aceptó que era mejor que nada.
    —Iré a dar una vuelta
    —Acabas de llegar – habló, mientras arqueaba una ceja.
    —Sí, pero si no quieres perder a tu otro hijo, es mejor que salga a despejarme – su padre lo observó por unos segundos, luego se retiró. Parecía hacerlo de forma majestuosa, su porte causaba intimidación, pero de una forma hermosa.

    Inuyasha volvió a salir. A veces se sentía fuera de lugar en esa casa. Todos eran delicadamente perfectos, o algo así. Su forma de hablar, de caminar, de mirar… simplemente no podía evitar notar lo diferente que él era. Puso música, y desvió sus pensamientos, mientras se alejaba de su casa.

    ----

    Sesshomaru se encontraba apoyado en la barandilla del balcón. Veía al jardín, mostrándole su belleza, a sus pies. Una mano le alcanzó un encendedor. Prendió su cigarrillo, dejó salir el humo lentamente, mientras le devolvía el encendedor a su acompañante. Este guardó el objeto en su bolsillo derecho, también se encontraba apoyado en la baranda, pero su cigarrillo estaba consumido hasta la mitad. No se dedicaron ninguna mirada durante éstas acciones, simplemente se limitaban a observar el jardín que se posaba bajo ellos. El viento acariciaba sus rostros y agitaba sus cabellos, no les molestaba. Su compañero terminó su cigarrillo y desapareció por la puerta, una extensa habitación aparecía ante sus grandes ojos; sus paredes eran color marfil, y su piso de mármol travertino. Se dirigió hacia la izquierda, tumbándose de espaldas en una enorme cama con una cabecera acolchada hasta el techo, de color negro. Esta se recubría por un enredón negro, y numerosos cojines revestidos del mismo color, que contrastaban con otros de tonalidad crema. A cada lado de la cama se alzaban espejos que, al igual que la cabecera, continuaban su ruta hasta el techo; pegados a ambos, se ubicaban las mesas de luz, con algunos cajones. En ambos lados de la cama, había un gran espacio para circular: a la derecha se encontraban las puertas y ventanas de doble vidriado que daban al balcón; a la izquierda se encontraba otra puerta, que dirigía hacia el pasillo de la casa. Frente a la cama se encontraba una media pared, con un plasma adherido a ella, bajo éste se hallaba una mesita baja con un equipo de sonido y dvd. Dicha pared, separaba el dormitorio en dos. Del otro lado, en la misma pared, ocupando toda su longitud, había un armario. En el centro de ese espacio, había dos sillones de cuero negro, regados de almohadones. En la pared que se encontraba frente a ellos, había un estante de vidrio con cd’s; y bajo éste, otro estante pero con un equipo de música. Hacia la derecha, un baño. La luz, amarilla incandescente, le daba un aspecto cálido a la habitación, aunque la iluminación era algo tenue, ya que las ventanas que daban al balcón eran cubiertas por unas pesadas cortinas.
    El muchacho estuvo tirado unos minutos en la cama, hasta que Sesshomaru entró; al mismo tiempo, alguien golpeaba la puerta.

    —Adelante – gruñó. Su padre se asomó tras la puerta.
    —Alguien los espera abajo.

    No estaban sorprendidos, sabían que iba a llegar hoy. Bajaron las escaleras, y la vieron: una joven de largos cabellos plateados los esperaba. Sus ojos negros, imperturbables, con su mirada fija en ellos; su rostro sereno, casi indiferente. Parecía una muñeca de porcelana, sus rasgos eran delicados y su piel tersa, blanca como la nieve.

    —Kana – susurró Jaken, dibujando una imperceptible sonrisa en su rostro. Ella se acercó y depositó un beso corto en sus labios. Saludó a Sesshomaru con la mirada, y luego se dirigió, junto con su tío, a su habitación provisoria.

    Kana era prima de los jóvenes Taisho, siempre se quedaba una temporada con ellos. Jaken también se la pasaba en su casa, y así se conocieron. Hace 3 años que mantenían su relación.

    —Nos vemos en el almuerzo – mustió Sesshomaru tajantemente, mientras se alejaba de su compañero, quien se dejó caer en uno de los sillones que allí se encontraban, para esperar a su querida Kana. Al fin había vuelto.

    ----


    Bueno, la pareja es algo extraña... pero me inspiré en una real, con personalidades similares :P. Espero no asustarlas (?... es que yo adoro a Jaken ♥.
    Marx & Weber tienen la culpa de que este capítulo sea tan... no lo sé. Debo admitir que me dejaron sin neuronas, y no me convenció mucho cómo escribí, pero les prometo una mejor continuación para la próxima ToT.
     
  12.  
    Brak luna

    Brak luna Guest

    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Oh!!!
    Primera en postear... Que suerte!!!
    La conti estuvo muy buena, por lo menos a mi me encanto.
    Espero siguiente conti!!!!!
    Felicitaciones escribes muy bien... Sigue asi
    Saludos...Besos!!!
     
  13.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    ahhhhhhhhhhhhhhhh!
    que corage otra vez de nuevo volvieron a borrar mi post..pero no me dejare aqui me voy a quedar jajajajajajaja( poniendo cara de valvada).
    bueno esta ves te va qudando super padre el ff, asi que mas me queda es adelante..adelante, que por mi tienes todo mi apoyo. ;)
    y por otra parte wouuuuuuuu que padre que sessho y rin.mmmmmmmmmmmmmm ya esten conviviendo mas de lo esperado, hasta quedarse a dormir juntos!! pero la verdad me puse triste por que el capi no tenia lemon T.T. pero que mas da la verdad no lo necesitaba..creo. jajaja bueno asi que con esto me queda decir que te esta quedando f-a-n-t-a-s-t-i-c-o. y nos estaremos viendo para la proxima ...
    sayonara.
    bessos.
    sesshogriss
     
  14.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    95
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    No sé si debía o no, porque no es nada fuerte, pero por las dudas, colgué el capítulo en mi blog.
    Lo puse entero allá porque no me gusta tener que cortarlo, y eso... ¡gracias por sus comentarios! :).
    Sesshogriss, no entiendo por qué te borran los comentarios, los que yo vi no contenían spam... gracias por continuar aquí ^^.

    http://blogs.cemzoo.com/ludwig/blog...niverso-y-me-encontre-dentro-de-sus-ojos.html
     
  15.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    hi!!!!
    perdon por la tardanza!!!!jajajaj
    me gusto el capi, algo sencillo, pero lindo, pobre Inu y pobre Sess esos golpes debieron doler, me perdi en una parte, en el balcon Sess estba con Jaken o con Inu No, es que no sabia quien era quien, aunke me imagine que Inu Taisho, pobre Inu, todos son perfectos menos él, que equivocado esta, el tambien tiene lo suyo, jajajaj, pero es que comparandose con su padre.
    bueno estare leyendo la conti.
    sessxrin
     
  16.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2327
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    Muchas gracias por los comentarios & bienvenida Dianafer :). Pido disculpas por la tardanza... pensar que ni siquiera estoy cursando :|.
    Sobre lo del balcón, era Jaken quien acompañaba a Sesshomaru :P.
    ¡Besos!





    Capítulo XII
    :

    Luego de esa explosión en su interior que revoloteó sus sentidos, su cuerpo se relajó lentamente. ¿Cómo podía proporcionarle tanto placer? Era como si sus dedos y sus labios conocieran el camino indicado, era como si supiera exactamente lo que necesitaba, lo que le gustaba. Él descansaba en su pecho, su respiración se estaba normalizando. Se acomodó y la miró a los ojos, pudo ver que le decía lo hermosa que era.

    Te amo – a Rin se le detuvo el corazón, no esperaba decirle eso. No quería asustarlo. Sesshomaru la observó, algo se estrujó dentro de su pecho cuando escuchó esas palabras. Una sensación de alivio y felicidad se iban apoderando de su cuerpo. No dudó en hacerle el amor nuevamente, quería que supiera que él sentía lo mismo.

    Mientras Rin terminaba de darse una ducha, Sesshomaru se recostó en su cama. Por primera vez en su vida, sintió que realmente su corazón latía por algo, por alguien. Sentía su perfume impregnado en él, lo sentía en su piel, y deseaba que se adhiriera a él por siempre. Ese aroma lo tranquilizaba y lo sacaba de quicio, respirarlo lo alejaba de la realidad, y lo transportaba frente a esos bellos ojos chocolates que lo miraban con tanta dulzura, dicha y pasión. Así era siempre que ella no estaba, la imaginaba hasta poder sentirla en sus pensamientos. Desde su fragancia, hasta la suavidad de su piel; desde sus expresiones, hasta la melodiosa voz que emitía. Acaso, ¿Era eso estar enamorado?, ¿Era eso sentir amor?, ¿Por eso tanta gente solía sufrir tanto, dar tanto?... ¿Estaría él enamorado de ella?... no, esa no era la pregunta, ¿Estaría ella enamorada de él? Le había dicho que lo amaba, siempre le recordaba que lo quería y estaba siempre dispuesta a brindarle una, o muchas, de sus radiantes sonrisas. O quizás lo decía como tantas otras se lo habían dicho, interesadas sólo en su juventud y dinero. No. Rin no era así, en sus ojos se veía la bondad que se originaba en su ser, podía apreciarlo aunque un abismo los separara. Entonces sí lo amaba… o, ¿estaría confundida?, algo extraño lo invadió. Inseguridad. Esa otra sensación que nunca había sentido en su vida. Sus pensamientos se esfumaron al momento que Rin se tumbaba junto a él en la cama boca abajo. Bostezó.

    Estoy exhausta… ¿qué hora es? – El miró el celular.
    Las nueve y media – respondió algo seco. Aún no ordenaba las ideas en su mente.
    ¿Ocurre algo? – preguntó inocentemente, dándose vuelta para mirarlo, con una expresión dudosa. Sesshomaru negó ladeando ligeramente la cabeza.
    Sólo te extrañaba – mustió sorprendiéndola. Pocas veces decía cosas como esas, pero cuando lo hacía, provocaba que ella se estremeciera de sorpresa y felicidad. Lo besó.
    Gracias.
    ¿Por qué? – levantó una ceja. En su rostro se plantó una expresión confundida.
    Porque me haces sentir completa – le sonrió. Sabía que él la quería, pero no estaba segura si sentía lo mismo que ella o no… al principio sentía miedo pero, ¿qué importaba? Ella lo amaba, y era feliz con el simple hecho de observarlo, admirarlo. De poder sentir su imponente presencia. Era más que suficiente para ella.

    Sesshomaru la recibió en sus brazos, dejó que descansar en su pecho, mientras él jugaba con su cabello. La escuchó hablar de su infancia y de su familia, hasta que se fue quedando dormida.
    Rin amaneció sola, confundida en un principio, hasta que recordó que Sesshomaru se habría ido a trabajar. Se levantó para dirigirse a la cocina, donde se dispuso a cocinar. Después de desayunar, llamó a la casa de Kagome.

    ¿Hola?
    ¡Naomi! Habla Rin
    ¡Ah! Hola linda, ¿cómo has estado?
    Muy bien, ¿cómo se encuentran allá?
    Todos bien, ¿quieres que te pase a Kagome?
    En realidad, quería saber si estaban ocupados… es que, tenía ganas de verlos.
    Rin, sabes que esta casa es tu casa también, y te extrañamos mucho – sonrió.
    De acuerdo, me visto y voy para allá.

    Rin se cambió de ropa rápidamente. La universidad la había mantenido alejada de su familia, si bien los había ido a visitar algunos Domingos, había sido por muy poco tiempo. Tenía que contarle a Kagome lo ocurrido con Sesshomaru, y saber que era de su vida, ya que hace unos días que no hablaban. Respiró hondo. Se observó en el espejo, dedicándose una sonrisa, y tomó uno de sus bolsos antes de salir. Caminaba sin apuro, estaba escuchando música, aunque en realidad no escuchara, ya que estaba ida. Sus pensamientos eran dirigidos a una sola persona: Sesshomaru. Recordó el día anterior y no pudo evitar que un leve rosa se presentara en sus mejillas. Nunca se hubiera imaginado terminar con él, mucho menos enamorarse, y muchísimo menos enamorarse de él.
    A Inuyasha y Kohaku no les agradaba la idea de que estuvieran juntos, y no se cansaban de contar las razones por las cuales no debería estar con él. Creían que le haría daño por ser tan indiferente, que no le importaba realmente el bienestar de Rin, que la usaba porque estaba aburrido y que, además, a ella se le iba a pegar su comportamiento frío e insensible, alejándola poco a poco de ellos. Pero eso no era todo, también les encantaba separar por abecedario todos los adjetivos, negativos, que pudieran describirlo, aunque Rin sabía que eran exagerados. Sólo les sonreía y les pedía que confiaran en ella, que nadie los separaría y que no se volvería un monstruo como ellos predicaban. Shippo no opinaba demasiado, hasta parecía que temía mostrar lo que pensaba. Lo único que le dijo a Rin es que no confiara demasiado en él, ya que se había dejado llevar por los comentarios de Inuyasha, diciendo que era un mujeriego. Kagome, por otro lado, se encontraba feliz por ella. Siempre le preguntaba qué hacían, de qué hablaban y a dónde la llevaba, para después terminar comparándolos a ambos con las diferentes novelas o películas románticas que conocía. Eso ocasionaba que tuviera muchas discusiones con Inuyasha, pero como la mayoría del tiempo se encontraban estudiando, esa era la excusa predilecta para cambiar el tema y evitar las peleas pasen a mayores.
    Sonrió, disfrutaba esos momentos en grupo, eran divertidos en extremo, y ayudaba a que, el hecho de tener que estudiar, no sea agobiante.
    Se puso a pensar en sus suegros, y la suerte que tenía de haberles caído bien. Al estar tanto tiempo en su casa, ya sea por Inuyasha o por Sesshomaru, había tenido oportunidad de charlar con ellos y conocerlos mejor. El señor Taisho era muy amable con ella, aunque no hablaba demasiado, le recordaba mucho a su hijo mayor. Sus rasgos no eran tan delicados, pero aún así hermosos. A pesar de su porte imponente, no la intimidaba, ya que en su miraba, que eran bastante similar a la gélida de su hijo, ella podía notar que era una persona muy amable. Izayoi, en cambio, hablaba hasta por los codos. La primera vez que la vio, ni siquiera dio cabida a la idea de que ella era la madre de los jóvenes Taisho, podría hacerse pasar por su hermana tranquilamente. Tenía una larga cabellera negra como la noche, que contrastaba con el blanco perlado de su piel. Sus ojos, color chocolate, poseían una ternura indescriptible. Era una mujer cálida y de gran corazón. Rin adoraba hablar con ella, ya que le recordaba a su madre. Y, a la vez, Izayoi disfrutaba mucho de la compañía de su nuera, era la hija que nunca tuvo. Además, nunca había tratado mucho con las demás mujeres de su hijo, ya que no duraban más de dos meses, y Sesshomaru no permitía que se relacionaran entre ellos.

    Cuando quiso darse cuenta, se encontró en la puerta de la casa de sus tíos. Golpeó la puerta, y Souta la invitó a entrar entre abrazos. Compartió una hora con toda su familia, hasta que Naomi decidió preparar la comida, invitándola a almorzar con ellos. Mientras esperaban la comida, Kagome y Rin subieron al dormitorio.

    ¡¿Estás bromeando?! ¡¿estuviste con Sesshomaru?! ¡Mi corazón! – dramatizaba, mientras colocaba una mano sobre su pecho, y otra en su frente. Rin rió.
    Ya basta Kag
    Es que no me lo esperaba. Mentira, si me lo esperaba… pero me caíste con la noticia de golpe.
    Lo sé… - a Rin se le perdió la mirada.
    Estás hermosa, ¿sabías? – habló, llamando su atención – Debe ser cierto eso que dicen… ya sabes, que cuando estás enamorada te ves más linda – rió. Rin la imitó.
    ¿Sí? Bueno, estás muy linda también… me pregunto si será por eso.
    Olvídalo, ya que yo voy a olvidarme también – comentó agriamente.
    ¿De qué hablas?
    Bueno… ayer estábamos con Kohaku en lo de Inuyasha, y… su ex novia está aquí – Rin la miró interrogante, a la vez que levantaba una ceja – Es su ex, sólo porque ella se fue de viaje un tiempo. Ahora está de vuelta, y por lo visto la relación renaudará.
    Pero… ¿cómo puedes estar tan segura de eso?, quizás él no quiera volver con ella. O ella con él…
    Quizás, pero por la forma en la que ella lo besó ayer, parece que sí quiere… y él no se quejó en ningún momento, por lo que veo que no se va a oponer – una sonrisa amarga se posó en su rostro.
    ¡Cielos!, lo siento mucho Kag…
    Olvídalo, y vamos a comer.

    Ambas se dirigieron escaleras abajo, y comieron casi en silencio.

     
  17.  
    Graciela C.

    Graciela C. Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    29 Junio 2007
    Mensajes:
    293
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    muy bonito el episodio, Ludwig ^^ sólo que se me hizo dificil leer, podrías hacer un poquito más grande la letra o poner un poco mas de espacio entre líneas??... si no se puede, pues igual me gusta mucho tu historia e igual la seguiré leyendo xD
     
  18.  
    Ludwig

    Ludwig Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Mayo 2009
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1835
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    [FONT=&quot]Chicas, saben que me encantan sus comentarios, pero por favor no dejen spam ToT. Gracias por seguir leyendo :).
    Graciela, me parece que me había olvidado del justificado, y por eso se veía así. Espero postearlo bien esta vez.
    Besos.
    [/FONT]
    [FONT=&quot]
    [/FONT]

    [FONT=&quot]
    [/FONT]

    Capítulo XIII:


    Rin se despidió de su familia, mientras se subía al auto junto a Sesshomaru. Lo saludo con un corto beso en sus labios, y puso música. Sabía que no le incomodaba. Eran las cuatro y media de la tarde, y él había pasado por ella para que buscara ropa en su casa, ya que dormiría en la de él. Ese último mes, vivieron juntos. Varias veces él se quedó en su casa a dormir, se levantaba a la mañana, iba al trabajo, y luego regresaba junto a ella. Pero generalmente ella dormía en lo de los Taisho; el lugar era tan grande que era lo mismo que estar solos, y él solía levantarse en la madrugada para trabajar en su computadora, ella creía que padecía de insomnio. El la esperó en el auto. Rin subió las escaleras, buscó un bolso un poco más grande que el que llevaba, y metió ropa, broches y colitas de pelo, el cepillo de dientes, su mp4, chicles, entre otras cosas. Una vez que terminó de acomodar todo, le dejó comida a Shadow. El felino le dirigía otra de esas miradas demandantes.

    ¡Perdón! Te prometo que mañana dormiré aquí.

    Lo acarició por unos instantes antes de irse, hubiera preferido llevarlo con ella, pero sabía que si lo hacía Ah y Un, los perros de Sesshomaru, lo tragarían al instante. Suspiró en lo bajo, y soltó a Shadow en el suelo. Cuando iba saliendo, el gato dejó escapar un maullido que, a los oídos de Rin, sonaba como lamento. Eso la dejaría con cargo de consciencia durante el día entero. Subió nuevamente al auto, con una expresión preocupada en su rostro. Sesshomaru le dirigió una mirada inquisidora, al notarlo, Rin le sonrió, despejando su inquietud. Seguían escuchando música, sin emitir ninguna palabra. Ella miraba por la ventanilla polarizada del auto hacia fuera; las casas, los árboles, los animales, las personas, todos pasaban a una gran velocidad frente a sus ojos. Los cerró, dejándose llevar por la música, y los mantuvo cerrados hasta que sintió que se detenían. Sesshomaru la ayudó a bajarse del auto, y la tomó de la mano. Más que tiernamente, lo hacía de forma posesiva.
    Al entrar a la casa, sintieron voces provenientes del living. Aunque trató de seguir caminando, mientras tiraba de su mano para llevarla con él, ella quería saludar a Inuyasha y a sus padres. La acompañó sólo hasta la puerta, apoyándose en el marco de ésta al mismo tiempo que largaba un quejido. Rin avanzó por la elegante sala, con una sincera sonrisa en su rostro, y no fue después de saludar a Izayoi, que reconoció que alguien más se encontraba ahí. Sus ojos se posaron en esa mujer, de piel extremadamente blanca, rasgos finos y ojos negros. Era muy hermosa. Sus cabellos, también negros, eran lacios y caían majestuosamente por su espalda. Estaba sentada junto a Inuyasha, que parecía sorprendido. Seguramente no esperaba que lo encontrara con ella ahí.

    Cierto, no se conocen – habló Izayoi. Rin, sin notarlo, se le había quedado mirando – Rin, ella es Kikyo, aunque seguro que Inuyasha ya te habrá hablado de ella – comentó riendo. Inuyasha miraba molesto – Y, Kikyo, ella es Rin. Está con Sesshomaru – explicó en un susurró, sabía que su hijo mayor estaría cerca, escuchando. El rostro de Kikyo cambió, ahora en vez de serio, delataba una expresión de sorpresa. ¿Esa niña, con Sesshomaru?
    Es un gusto conocerla, Kikyio.
    El placer es mío, querida – su voz era suave, pero determinada. Las palabras salían de su boca como si las estuviera cantando.

    Rin terminó de saludar a los demás y volvió rápidamente con Sesshomaru. Estaba pálida. Entonces, era ella. Sintió angustia al recordar la decepción y los opacos ojos de Kagome al contarle sobre la mujer que acababa de conocer, y pensó sobre eso durante el camino hasta el dormitorio de Sesshomaru. Él se dirigió a su baño, mientras Rin se tiraba en la cama size King ¿para qué querría tanto espacio? Miró una de las mesitas de luz, sobre esta había un retrato que ella había accedido a regalarle. Una niña de unos 5 o 6 años se encontraba en él, vestía un kimono estampado en flores, con muchos colores. Tenía un mechón de pelo atado a un costado de su cabeza. Sonreía, mostrando todos los dientes… excepto uno, que le faltaba porque hace poco se le había caído. También sonría con la mirada, que estaba llena de entusiasmo e inocencia. Recordaba ese día como si hubiera sido ayer, aunque ya hubieran pasado trece años. Ese kimono había sido de su madre, que se lo estaba probando. Había sido uno de los tantos domingos que pasaron junto a la familia de Kagome, muchas de las fotos junto a ella, que se encontraban en el mural de su habitación, eran de ese mismo día.

    ¿Qué te ocurre? – lanzó Sesshomaru con su típico tono de nada. Ella se sobresaltó, no lo había escuchado salir del baño.
    No es nada – mustió. Muy poco convincente – Entonces… Kikyio está con Inuyasha, ¿verdad? – Sesshomaru levantó una ceja.
    ¿Por qué habría de interesarte? – Rin puso los ojos en blanco, mientras dejaba escapar un suspiro. Sabía que no podía hablar con él de sus amigos o de hombres en general… pero ¿tampoco de su hermano?
    Es por Kagome, quiero saber si realmente están juntos.
    Ha sido la novia de Inuyasha desde que tengo memoria – estaba dispuesto a cambiar el tema, pero ella lo interrumpió.
    Entonces, ¿sólo ha estado con ella? – preguntó con curiosidad.
    No, pero si bien él ha estado con otras personas, y no dudo que ella también, es la única con la que ha pasado más de un par de noches – su tono ya no era el que acostumbraba, ese frío e indiferente. Ahora sonaba un poco disgustado.
    ¿Hace cuánto más o menos?
    Rin, si tanto quieres saber sobre Inuyasha, ¿por qué no se lo preguntas a él? Cuando ahogues tu curiosidad hacia ese imbécil, házmelo saber – salió de la habitación. El tono que había usado le había dado escalofríos. No había gritado, pero su voz profunda la había congelado.

    Qué fácil se enojaba. Pero no podía evitarlo, quería saber quién era para poder contarle a Kagome después. Por suerte, pudo recordar que Jaken estaba en la habitación de al lado con Kana, y él había compartido tantos años con los Taisho, que seguramente podría darle respuestas.
    Golpeó la puerta un par de veces, y Kana le abrió. La dejó pasar, y aprovechó a ducharse mientras ellos hablaban.

    ¿Y hace cuánto está con Inuyasha?
    Bueno… Kikyo es hija de un socio del señor Taisho y, además, creció junto a nosotros. Sólo nos separamos en la universidad. Pero no sé exactamente hace cuánto tiempo están juntos, después de todo, estoy seguro de que en un principio estaban en secreto.
    Así que es más grande que Inuyasha, ¿no?
    ¡Y claro! Tiene veintitrés años. No me explico que le vio al tonto de Inuyasha.
    No hables así de él. Y… ¿por qué estaban en secreto? ¿por la edad? – Esa chica sí que era curiosa, no paraba de hacerle preguntas.
    No, es que los padres de ambos pretendían que ella mantuviera una relación con Sesshomaru.
    ¿Sesshomaru? – algo la golpeó en su interior.
    Sí. Eso dije.
    ¿Y qué pasó?
    Nada… él no tenía intenciones de estar con ella. No es que no fuera atractiva, porque eso es innegable. Pero, aún así, el no tenía ni el más mínimo interés – Eso alivió a Rin, por alguna extraña razón.

    Siguió atormentando a Jaken con preguntas, hasta que Kana salió del baño. Luego los dejó solos. Caminó distraídamente, pensando en cómo hacer para que a Sesshomaru se le pasara el enojo. No estaba preocupada, sabía que se le pasaría y, cuando se enojaba, a pesar de dar escalofríos, era extrañamente adorable. Al menos para Rin. Continuó su camino hasta que se topó frente a él, que acababa de salir del estudio. Dio un respingo, miró hacia arriba, elevando apenas su cabeza. Se abrazó a su cuello y lo besó, desconcertándolo al principio, pero le gustó el gesto. Hundió sus dedos en sus cabellos, y profundizó el beso, mientras exploraba con su lengua. Se separó unos escasos centímetros de ella, costosamente. Juntó sus labios nuevamente en un beso fugaz, y se acercó a su oído.

    Me debes una disculpa, te estuve esperando hora y media – su tono no mostraba fastidio, al contrario, era divertido, seductor. Sintió como Rin se estremecía al escucharlo. Sonrió para sí, ya conocía el poder que ejercía en ella. La tomó de la mano, y la guió hasta su dormitorio. Rin, otra vez, había caído ante su hipnótica mirada, dejándose embriagar.


     
  19.  
    AkoNomura

    AkoNomura Guest

    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    me lei tu fanfic de un tirón!! y me gustó mucho, algo posesivo Sesshoumaru, me encantaaa!!

    aunque estoy en sequía de cosas románticas (leer tanto de eso afecta)

    Jaken con Kana?? ni en un millos de años me los hubiera imaginado juntos XD

    no serviría de beta asi que no puedo criticar eso, es que me dejo llevar mucho por la historia y no me fijo en como lo escriben jajajaja

    nos leemos!!

    ETO TI!
     
  20.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: Busqué por el universo, y me encontré dentro de sus ojos. {SesshxRin}

    hello!!!!
    he vuelto queridaa amiga =)..perdon por no haber posteado antes pero me encontraba de vacaciones con m is familiares..
    bueno a lo que vengo, venga! me encanto los capitulos, wouuuuuuuuuu valla rin y sesshy viviendo juntos valla, esto se esta poniendo cada vez mas padre...y me pregunto que pasara con kagome?, que pasara con kikyo y inuyasha?, que andara haciendo kikyo alli?..esto cada vez me dejara mas y mas picada!!,espero no me dejes esperando que me mataras ni`ña...
    bueno y como a falta de mas comentarios me retiro y asi que nos leeremos luego.
    bessos.
    tu fiel lectora sesshogriss
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso