Otro Bienvenido al mundo que me rodea

Tema en 'Relatos' iniciado por JoJoBaoh, 9 Septiembre 2018.

  1.  
    JoJoBaoh

    JoJoBaoh Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Julio 2016
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Bienvenido al mundo que me rodea
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    834
    Historia 1: La chica.

    Bueno, todo empezó en un mayo cálido en mi ciudad, tenía que estar en un hotel a las 7 de la mañana porque iba a viajar a otra ciudad por motivos de un congreso, y en ese lugar nos iban a recoger, pero bueno, llegué al lugar citado y me percaté de que había un grupo de personas extranjeras, como lo supe se preguntarán, en un lugar sureño cerca de las costas es rarísimo ver alguien güero de ojos de color en una ciudad como la mía.

    No le tomé mucha importancia, busqué un asiento en dónde sentarme y aprovechar el internet gratis del hotel, ese día el quinto y el último del congreso, así que visité ese hotel casi toda la semana, de pronto una chica se sentó a mi lado, la miré de reojo, como casi todos los demás personas de ese grupo, ella era de tez blanca, algo rojiza por el calor de la ciudad, sus ojo verdes atractivos, su cabello es rubio y le llegaba por debajo de los hombros, aunque pude notar que era teñido, unas cuantas imperfecciones en su rostro pero nada grave, de complexión delgada… lo suficiente para atraer al cualquier hombre.

    Seguí con lo mío viendo momazos en internet hasta que me armé de valor y guardé mi celular, tomé un poco de aire y volteé a verla.

    "Excuse me" dije con toda confianza "¿English or Spanish"

    La chica volteó a verme y respondió que podía hablar español, de hecho, me respondió en mi idioma, aunque su acento delataba que era extranjera.

    "Ese blazer que traes en las manos... ¿Por qué hay tantos pines?" pregunté al señalar un saco color negro con varios broches con diferentes banderas del mundo.

    "Oh... ¿Esto?” me respondió al alzar el objeto que tenía en su manos “Somos una organización que viaja por el mundo y... " aquí tengo que ser sincero, me valió lo que decía, solo quería entablar una conversación con esa chica, nada más.

    Sin dudarlo me dijo que era de Hungría y que le había encantado México, en cierta parte le tuve que creer gracias a que en su celular tenía la bandera de mi país. Le hice varias preguntas nada más para verme el interesado en su organización.

    "Disculpe que te haya preguntado muchas cosas... Es que soy periodista y ya sabes ¿No? siempre hay que saber cualquier detalle" Mentí con toda la maldad del mundo, tal vez sea la primera y la última vez que digo que practico esa profesión.

    Para mi sorpresa, ella se río diciendo que es cierto lo de los periodistas, ahí supe que había una conexión, así que me propuse continuar la plática. No es la primera vez que hablo con extranjeros, así que la poca experiencia que he ganado en zonas arqueológicas o turísticas me sirvieron para demostrar que soy alguien culto.

    "Espérame" me dijo la chica húngara y llamó a su amiga Alexa, no me dijo su nacionalidad, pero supuse que era del mismo país, una chica más baja de estatura que de la chica húngara, que por cierto ella es de mi altura, que es de 1.75 metros, de ahí era similar a la mujer con la que establecí la plática, misma tonalidad de piel, mismo color de ojos, vaya, diría que son hermanas pero no lo son, según la chica húngara.


    No aportó nada relevante a nuestra plática y fue cuando ella me dijo que tenían que irse, que ya las estaban llamando, que es cierto, una mujer de avanzada edad estaba llamando a todos los miembros de esa organización para que reunieran en la entrada principal en espera del camión.

    La chica húngara se me acercó para despedirse de un beso en la mejilla, el sorprendido fui yo porque sé que varios países latinoamericanos se saludan y se despiden de beso, no en Europa, ver que ella se acopló a los medios latinos me hizo sonreír.

    Se alejó de mí y me guiñó el ojo.

    "Adiós Julián" dijo con una sonrisa coqueta y su acento extranjero lo hizo… más… ¿Sexy? No sé… a mí lo pareció.

    Le respondí con una cálida sonrisa...

    "Julián..." me dije en voz baja.

    Fue entonces que me cayó el veinte.

    "No le pedí su número... de hecho..." me pegué en la frente decepcionado “Ni siquiera le pedí su nombre..." tomé un gran suspiro al escuchar las voces de mis compañeros de congreso se acercaban a mí, me tomaron del hombro y empezaron las típicas frases de un grupo de hombre.

    “A ver… rola el número” dijo uno de mis colegas, le respondí que no se lo pedí “¿Su nombre?”

    Burlas fueron las que escuché por parte de mis compañeros al saber de mi mala forma de ligar, que ni siquiera le pregunté lo más básico, pero bueno, cada vez que veo el cielo y veo un avión surcar por los cielos pienso en la chica húngara, que a lo mejor tal vez nos veamos de nuevo... solo tal vez.
     
  2.  
    JoJoBaoh

    JoJoBaoh Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Julio 2016
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Bienvenido al mundo que me rodea
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1263
    Historia 2: Feliz Cumpleaños

    El día de ayer fue algo curioso...

    El 8 de septiembre es el día de mi cumpleaños, como es costumbre, recibí felicitaciones de mi abuela materna a las 7 de la mañana, deseándome un feliz día junto con bendiciones del Señor y Salvador. Agradecí las palabras y continúe con el itinerario del día... de mí día.

    En estas épocas del año son de bastante calor en la ciudad donde vivo, así que planeé mi día en lugares donde hubiese aire acondicionado para no pasar por el calor húmedo horripilante de esta ciudad portuaria.

    Me reuní con mis padres en un pequeño café cerca de mi casa donde sirven buenos desayunos, lugar donde mis padres les gusta ir y en lo personal me agrada igual, aunque es bastante pequeño para mi gusto. Llegamos al dichoso lugar acompañado de mi hermana quien vestía su uniforme de psicóloga, esto se debe a que tenía un paciente al medio día, por lo que no estaría mucho tiempo con nosotros. Pedí un Club Sandwich acompañado de unas papas fritas y una bebida bastante fría para evitar el calor, ya que el aire acondicionado no abastecía para las 4 mesas ocupadas que hay en ese espacio.

    Terminamos el desayuno y mi hermana empezó a platicar con mi madre acerca de las situaciones del trabajo como psicóloga, mientras que mi papá y yo nos quedamos mirando el celular compartiendo memes para pasar el rato. Cuando mi hermana miró la hora en su celular, nos dijo que ya tenía que retirarse, pagó su parte y se despidió de nosotros. Mis padres hicieron lo mismo y regresamos a la casa donde tomé un descanso para prepararme para ir al gimnasio.

    No he mencionado que me dolían los hombros y partes del pecho... ¿Verdad? Bueno, el día de ayer fue el primer día que usé la maquinaria de un gimnasio, yo solamente hacía cardio, pero me dijeron que podía elegir a un entrenador para que me colocase ejercicios diarios y así poder ejercitar todo mi cuerpo y no solamente las piernas, por lo que se me hizo una buena idea, elegí a una entrenadora y... creo que piensa que debo bajar más de peso, claro, soy hombre y por cuestiones biológicas, tengo más aguante... ¿Verdad? Pues de los ejercicios del día de ayer me dejaron envarado y hoy me toca hacer piernas...

    Para no seguir indagando con lo del gimnasio, solo diré que mis piernas temblaban como gelatina barata cuando me tocó hacer sentadillas isométricas...Qué son te preguntarás, pues... colocas tu espalda contra la pared y te vas agachando hasta que tu cintura esté a la altura de tus rodillas, de ahí mantente veinte segundos, después de todo lo que había hecho no era de esperarse que mis piernas no temblasen. Antes de irme la coach se me acercó y me dijo si podía hacer otros veinte minutos de cardio, le dije que sí con una sonrisa, pero por dentro gritaba del dolor, aunque ahí me ves... con una mirada determinada al vacío interno de mi sufrimiento.

    Ya terminada mi jornada de ejercicio regresé a mi hogar para arreglarme y aprovechar el tiempo para ir al cine a ver la película de la religiosa zombi andante, porque por alguna razón es la única función en el cine ese día a menos que sea cualquier película mexicana, pero era una de hace ya más de medio siglo y que puedo ver en la televisión cualquier día de la semana.

    Salí de la sala del cine y el sol estaba a punto de esconderse en el horizonte, saqué mi celular para llamar a unos amigos con los que había acordado tener una cena por mi cumpleaños, pero antes de que marcara a mi amigo, mi madre me llamó.

    "¿Julián? Tu hermana tuvo un accidente" dijo mi madre al otro lado de la llamada, obviamente pensé en lo peor y mi preocupación estaba por los aires "Pero no fue nada grave, la estamos llevando al hospital, te mando la dirección" finalizó mi madre al colgar.

    Esperé unos segundos y me llegó el mensaje con la ubicación del hospital, como no había sido nada grave pensé que iba a ser en el Seguro Social o en el de las monjas donde me hospitalicé hace ya algunos años. Apenas leí el nombre del hospital y me quedé boquiabierta.

    "Hasta para esto eres diva..." me dije al sostener mi teléfono.

    No solo pidió un hospital de lujo, si no el más caro que hay en la ciudad, tan caro que ni siquiera está en la ciudad, tengo que tomar carretera para llegar a ese lugar, pero no me quedaba de otra, tengo que ver a mi hermana... para burlarme de ella... Si lo hizo conmigo cuando me fracturé la muñeca derecha junto con una herida de media regla de longitud, por qué yo no podría hacerlo...

    Pasó bastante tiempo para que llegase al susodicho hospital, para que se den una idea de cómo es el lugar, vean cualquier novela coreana de doctores y así está el hospital, como si fuese un hotel de 5 estrellas y los recepcionistas van vestidos como de ejecutivos, con una formalidad que hace envidiar a cualquier persona que toma clases de ética. Busqué a mis padres para que me dieran los detalles del accidente... Un choque automovilístico con una moto, como ya dijo mi madre, no fue nada grave salvo que mi hermana empezó a sentir dolor en el cuello y por eso la trajeron hasta aquí.

    "Ajá... ¿Pero el auto está bien?" dije entre risas, acto que no le gustó a mi madre a su vez de regañarme, ya que no es apropiado burlarme de las desgracias ajenas... pobre de mi madre... si supiera...

    Pasamos de una hora a una hora y media en el hospital, mi teléfono ya casi no tiene batería... tengo que esperarla... La cafetería ya cerró... no hay ni siquiera una televisión para entretenerme... y esto es un hospital de lujo... Me lleva...

    "¿Papás?" escuché a lo lejos al recuperar la consciencia de mi pequeña siesta, era mi hermana la que habló, volteé a verla y solté unas carcajadas...

    Ella llevaba puesto un collarín, obviamente mi madre no le gustó lo que hice, por lo que me pegó en el hombro para que me calmase. Nos explicó que tenía llevar el collarín por cinco días además de varias inyecciones y medicinas... por cierto... no les dije... días atrás mi hermana empezó a tener problemas en las rodillas debido a que practicaba Muay Thai hace ya varios años y apenas le están entrando los dolores... así que también tenía que consumir las medicinas y seguir el tratamiento... ahora se le juntó con el cuello... pobre mujer, ya parece anciana con tanta pastilla que toma.

    Regresamos a la casa y adivinen quien le toca hacer de enfermero... Ahora tengo que colocarle un tipo de invento raro con toallas y vendas, tengo que cuidarla de que no duerma chueca o parecidos... Hecho eso, se acostó en la cama y se durmió enseguida... tomé un gran suspiro y bajé las escaleras para ir al refrigerador ya con el dolor de las piernas por el ejercicio de hoy.

    "No hay leche fría..." me dije decepcionado, así que tomé una caja nueva de la alacena y agarré unos cubos de hielo, busqué unas galletas de animalitos para luego tomar asiento con fin de apreciar el reloj mal escrito que tengo en la pared...

    "11:57..." susurré cansado "Feliz cumpleaños" me dije al alzar mi vaso de cristal y agarrar un león de galleta "Feliz cumpleaños..."
     
Cargando...
Similar Threads - Bienvenido
  1. AyameEGS
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    385

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso