Beatrice en su búsqueda de un niño (OTGW/MADJ)

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Ruki V, 12 Octubre 2019.

  1.  
    Ruki V

    Ruki V Usuario común ¡Te ha mordido el espíritu de Halloween! Duende bloguero

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Agosto 2012
    Mensajes:
    270
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Beatrice en su búsqueda de un niño (OTGW/MADJ)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    285

    —Muy apenas estoy aprendiendo a volar y ya se supone que sea capaz de llevar algún niño hasta la casa de una bruja vieja y enferma, ugh. Esto ya es karma doble, santos cielos…

    Beatrice sabía que no obtendría mucho provecho de estarse quejando, pero la verdad era que se sentía estresada. Nunca se imaginó que su castigo por tirar una roca a una familia de aves sería verse a sí misma y a su familia convertidos en aves ellos mismos. Y tener que recurrir a una bruja por ayuda ciertamente no la hacía sentir ni un poco mejor, mucho menos tras haber recibido la tarea de encontrar a un niño que trabajara para aquella mujer a cambio de recibir unas tijeras que podrían revertir la maldición que provocó.

    —Todavía ni sé cómo le voy a hacer para arrastrar un niño hasta esa bruja, o cómo podría convencerlo de ir voluntariamente… Pero ya siento algo de pena por él, pobre ingenuo…

    Pensó, pero le tomó escasos segundos arrepentirse de ese sentimiento de lástima.

    ¿Pobre niño? ¡Pobre yo! Pobre de mi familia… ¿Qué tanto le costará al niño hacer algunos trabajos para ella? No sufrirá tanto como una docena de humanos convertidas en aves.

    Una vez que perfeccionó el arte del vuelo, estuvo más dedicada a buscar a algún niño perdido con el bosque. Ya estaba pensando también en la excusa perfecta para que a un niño se le hiciera atractivo visitar a una mujer extraña; y sin embargo, nadie a la vista.

    —Debo recordar no llamarla bruja y sonar muy convincente… ¿dónde hay un niño?

    Se comenzaba a desesperar cuando de pronto no solo escuchó a uno, sino a dos niños.


     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso