Glee Bailamos (Will & Emma) [Glee]

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Nami Roronoa, 1 Agosto 2012.

Tags:
  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Bailamos (Will & Emma) [Glee]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1047
    Título: Bailamos
    Autora: Rocio (Nami Roronoa/Dawnangel14)
    Fandom: Glee
    Personajes: Will, April, Emma, Sue, Beiste
    Parejas: Will/Emma
    Palabras: 872
    Rating: T
    Summary: Ella amaba bailar, lo supo con solo mirarla, pero entonces, ¿por qué no bailaba?
    Advertencias: UA.





    Con tan sólo ingresar a la entrada, William se sintió repentinamente un indigente. El lugar era enorme, lujoso, y ni hablar de la gente. Todos los presentes parecían llevar puesta su mejor ropa. Y la ocasión no era para menos, había quienes lo llamaban el evento más importante del año. Uno de los hombres más ricos y poderosos del país -del mundo, mejor dicho- se estaba casando, después de todo...

    —¡Will Schuester! —exclamó April Rhodes, ignorando completamente a la persona con la que había estado hablando hasta recién y caminando hacia el recién llegado—. Justo estaba contando de aquel sueño erótico que tuve contigo hace unos días.

    Y con esa mujer, de todas las que había. Bueno, April era linda y divertida, eso había que admitirlo, y él sin duda un hombre afortunado de tenerla a su lado.

    —April, es bueno verte —sonrió Will—. Y esto... esta fiesta, ¡es increíble!

    —Oh, ya me conoces, o hago algo a lo grande o ni me molesto —rió su amiga—. Por cierto, me enteré del divorcio, ¿cómo estás, Will?

    —Sorprendentemente, creo que bien —admitió él—. Estuve mucho tiempo con Terri, desde la secundaria... creo que es momento de salir un poco.

    —¡Esa es la actitud! —celebró April, alzando su copa—. Bueno, si eso es lo que piensas, la mesa de solteras esta por allí...

    Señaló (no muy disimuladamente, vale agregar) a una mesa que ocupaban tres mujeres. Una de ellas tenía corto cabello rubio y una mirada intimidante, otra tenía físico de jugadora de fútbol americano, y la tercera...

    Wow, la tercera. Era impresionante, no pudo despegar sus ojos de ella en cuanto la notó. Su cabello era naranja, fino, sedoso, abundante, como un mar de hermosas llamas. Sus ojos color miel, tan hermosos, le daban un aire de ternura, y le recordó por un momento a un inofensivo animal de bosque. Su vestido era blanco, largo, sin escote y sin revelar más de lo debido, dejando más a la imaginación, tal y como a él le gustaba.

    Ella estaba mirando a la gente bailar mientras sus dos compañeras hablaban sobre algo que al parecer no le interesaba. Su mirada estaba perdida, como si realmente no quisiera estar allí sentada con ellas, sino allí afuera, bailando, demostrando como lo hacía.

    —No te la comas con la mirada, ¡ve! —lo animó April, empujándolo hacia aquella mesa.

    Al principio avanzó inseguramente, pero al acercarse hacia ella sus pasos se volvieron más ligeros y confiados, a medida que él ganaba confianza en sí mismo. La mujer no notó su presencia hasta que estuvo a unos pocos metros de ella, y al parecer no sabía como reaccionar cuando se paró frente a ella. Las otras dos habían dejado de hablar, observando lo que sucedía frente a ellas.

    —¿No quieres bailar? —le propuso él con una sonrisa, tendiéndole una mano.

    La mujer de cabello naranja pensó por un momento, y luego respondió.

    —¿Qué te hace pensar eso?

    —Te miré desde allá. La forma en que mirabas a la gente bailar... te gusta bailar, ¿verdad?

    Ella asintió, y tras eso tomó su mano. Él la guió a la pista de baile al mismo tiempo que la canción cambiaba y ahora sonaba una canción original del musical Rocky Horror Picture Show, un clásico y de las favoritas de April, "Touch-a Touch-a, Touch Me".

    La vio sonreír levemente, e imaginó que aquella debía ser una canción que a ella le gustaba. Era linda, su sonrisa, muy linda. Radiante, podría decirse; probablemente podría alumbrarlo más que el mismo sol. ¿Cómo podía ella cautivarlo así, tan sencillamente?

    Ella giró en sus brazos y entonces notó que ella iba cantando la canción junto a la cantante que entonaba el tema. Rió disimuladamente; sin duda esa mujer era única. Cantó junto a ella y ella lo notó; se sonrojó levemente pero no se detuvo, y ambos siguieron el baile.

    Una voltereta, dos volteretas, él movía sus caderas, ella se desplazaba como toda una profesional. Llegó un punto en que el mundo dejó de existir para ellos, en que sólo ellos existían, los únicos importantes en el universo. Y en ese momento, realmente lo eran. Todos los observaban pero poco les importaba ahora, ellos estaban bailando juntos, y realmente lo disfrutaban.

    La canción eventualmente llegó a su fin, lamentablemente, y la realidad finalmente se impuso ante ellos. Y la realidad es que ambos habían terminado apretados frente al otro, pegados pecho con pecho, sus labios separados por escasos centímetros, oyendo como el otro respiraba agitadamente, mientras todos alrededor los miraban con curiosidad.

    —Will Schuester —se presentó él finalmente, aunque sin moverse de su posición.

    —Emma Pillsbury —susurró ella, sonrojada ante la atención que todos les daban—. Wow, ciertamente eso fue... inesperado.

    Will rió ante eso. ¿Así que se llamaba Emma? Hasta su nombre era bonito. No quería acelerar las cosas, pero no quería dejar ir a esta mujer, y por eso le sugirió irse de ese lugar con él, rezando internamente para que no lo interpretara incorrectamente.

    Sorprendentemente, aceptó. Tal vez había sido sus miradas que se cruzaron, o tal vez ese momento que compartieron al bailar, pero definitivamente Emma quería saber más de ese atractivo extraño de cabello rizado llamado Will Schuester...
     
    • Me gusta Me gusta x 3

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso