Azotea

Tema en 'Secundaria Hanazawa' iniciado por Kaito, 22 Marzo 2020.

  1.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Ubicada en: Tercer Piso

    La escalera desde el segundo piso lleva directamente a una puerta de metal que da a la azotea, lo único que hay en el tercer y último piso de la Secundaria Hanazawa.

    Es un lugar amplio y extenso, con una cerca metálica que se extiende todo a su alrededor para prevenir que alguien caiga por accidente. Desde aquella altura, se puede apreciar una buena vista de Hanazawa. Realmente un bonito lugar para disfrutar un buen almuerzo, siempre que el clima sea favorable claro.

    [​IMG]
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hiroki Usui

    Lo primero que había hecho Hiroki nada más terminaron las clases había sido desaparecer del aula. No quería contacto con nadie. Mucho menos con el tío raro del sombrero que le resultaba tan familiar.

    ¿Podía ser? No, claro que no. Eso era imposible. No quería saber nada del tipo musculoso de la sonrisita de anuncio de dentífrico y tampoco de la chica callada y tímida que parecía babear por él.

    Menudo asco.

    Con las manos en los bolsillos del pantalón del uniforme subió pesadamente las escaleras hasta la azotea. El aire fresco de la mañana le acarició la piel y revolvió su desarreglado cabello cenizo cuando abrió la puerta.

    Necesitaba aire fresco.

    Las clases lo agobiaban. Lo ahogaban. Lo acorralaban y odiaba sentirse así. Necesitaba libertad. Poder ir donde quería, hacer lo que le diese la maldita gana. Sin embargo, descubrió que no había sido el único con la idea de visitar la azotea. Allí había una chica unos años menor. Con el cabello corto y rosado.

    Chasqueó la lengua apartando el rostro con hartazgo, encerrando los ojos en una mueca mordaz. Más que molesto parecía hastiado. Al carajo todos sus planes de estar solo.

    —Tsk.

    Apoyó indolentemente la espalda contra la verja, las manos en los bolsillos del pantalón.

    Era un seguro tan frágil ese que lo separaba de una caída de varios metros.

    No le importaba morir realmente, si debía ser sincero. Le era indiferente vivir o no. Al único al que le importaría sería a su perro Ike. Desde hacía tres años se sentía vacío. Era un hueco inmenso en su pecho incapaz de llenarse con nada. Tokio se había llevado lo peor de él. Pandillas, robos, peleas. Si tenía cicatrices por todas partes, joder.

    De verdad era un perro apaleado ¿huh?

    Soltó una risa ronca.

    Agachó la cabeza hasta que el cabello le cubrió los ojos ocultando su expresión, el brillo apagado de sus orbes, y apretó los dientes con fuerza hasta que chirriaron, sintiendo la ira y la rabia abrirse paso por su ser.

    ...

    No debería pensar en el pasado... pero lo perseguía como un lobo hambriento cada puto día. Ansiando devorarlo y no dejar nada de él.
     
    • Sad Sad x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  3.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Yuki se encontraba tomando un poco de aire fresco en la azotea, dispuesta a disfrutar de su almuerzo, cuando la puerta se abrió de golpe. Al principio pensó que sería la nueva estudiante de su curso... pero sólo era un muchacho de tercero. Y en cuanto lo vio, Yuki abrió los ojos bien grandes de la sorpresa.

    —¡Oye! —exclamó de repente la muchacha, acercándose a donde él se encontraba—. ¡No me acuerdo de haberte autorizado a subir aquí! Este es el espacio especial de Yuki-chan, ¿no lo sabes?

    ¿Qué demonios? ¿Quién era esta niñata? Por alguna razón, no parecía intimidada por su presencia en lo más mínimo... ¿cuál era su problema?

    —Hmm... bueno, está bien. No parece que vaya a seguirte nadie más, así que eres bienvenido a refugiarte del resto de la escuela aquí —declaró la extraña chica—. ¡Pero sólo por esta vez!

    Sin esperar una réplica, la chica le dio la espalda y se sentó en una pared cercana, apoyándose en dicha pared como soporte para su espalda. Traía un bento perfectamente envuelto, y lo abrió para proceder a comer, sin importarle lo que dijera el chico mayor. Pero tras un momento de silencio...

    —¿Qué pasa? ¿No traes almuerzo? —preguntó la chica, ladeando la cabeza con curiosidad.

    ¿Qué decidirá Hiroki? ¿Decide interactuar con Yuki, o ignorarla?


    Yugen dependiendo de tu respuesta, podrás obtener un bonus ;)
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
  4.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Lo había meditado por mucho tiempo, y a pesar de sentirse como un perro con la cola entre las piernas por el arrepentimiento de no haber aceptado la oferta de la señorita Takagawa desde el inicio, ahora quería ir a verla, así que salió de la cafetería para poder ir a la azotea ¡Y le costó un mundo llegar! ¿Cómo le era tan difícil encontrar un par de escaleras?

    Jadeante había encontrado la última escalera y en lo alto de está la puerta a la azotea, de cierto modo se sintió victoriosa, por lo que no pudo evitar que una sonrisa saliera de su rostro.

    "¡Esta vez he ganado yo!" Y empezó a subir la escalera. En el fondo su verdadero plan era ver si Takagawa-san le convidaba algo de su almuerzo, a pesar de que con solo el hecho de pensarlo le hacía sentirse avergonzada, pero el gruñido se su estómago era primordial.

    —¡Ta-takagawa-san! ¿Sigues acá? —exclamó asomándose tímidamente por la puerta, sintiendo toda la brisa del mar en su rostro, pero no alcanzó ni a poner un pie a fuera cuando vio a un tipo con una apariencia atemorizantemente ruda ¡Y demasiado alto! Miró a todos lados en busca de la chica, que según notó se estaba acercando al chico "Qué valiente" se le cruzo el pensamiento a Nagi, ella sería incapaz de acercarse a alguien con una actitud de alguien que te quiere treinta metros lejos, pero ahí estaba Takagawa, transmitiéndole confianza de algún modo, y la forma en que le habló, ya se daba cuenta que la estatura no era un problema para ella.

    Cuando notó que se alejó nuevamente no dudo dos veces en ir corriendo hasta ella.

    —¡Ta-ta-takagawa-san —dijo con la voz muy nerviosa cuando se acercaba, mirando de reojo al chico una vez. — ¡Pensé que sería mejor no estar sola el primer día, a-así que volví! —
     
    Última edición: 22 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 4
  5.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hiroki Usui

    Apretó los dientes aún más.

    —¿Por qué no te largas mocosa?—gruñó el perro-lobo de Shibuya ladeando la cabeza en su dirección. Más que mirarla directamente dejó caer la cabeza con parsimonia y pesadez. Tenía los ojos entrecerrados y parecía cansado... pero su cejas estaban apretadas en una mueca de molestia—. Ahora este es MI territorio ¿lo captas? Vete a jugar por ahí a las muñecas o a la pelota o a lo que sea que jueguen los mocosos de tu edad.

    No estaba abierto a socializaciones. No quería hablar, no quería que lo molestasen. Y para su mala suerte se había encontrado con una cría molesta y habladora. Era una especie de imán de insectos zumbantes. Como el tipo de su sueño.

    ¿Qué carajo con eso...?

    Chasqueó la lengua cerrando los ojos en un gesto de enojo. Sus dientes apretados esbozaron una mueca de frustración.

    —¿Qué te importa si tengo almuerzo? ¡¿ah?!—replicó— Come y calla, joder. Ni me mires.

    Fue bruscamente interrumpido por otra presencia. Repentinamente la puerta se abrió y entró otra chica de edad similar. Agh, genial... más compañía. ¿Era la hora del recreo ya? ¿Qué pasaba hoy? ¿Iba a ser así siempre en ese instituto? Con razón sabía que ese iba a ser un día de mierda.


    Él no era ninguna niñera.

    Farfulló algo entre dientes, probablemente improperios de toda clase y se incorporó de la reja. Fulminó a ambas chicas con una mirada gélida y asesina. Y se tronó el cuello.

    Por un momento pareció estar sopesando la idea de darles una paliza. Parecía molesto, las venas se le marcaban en el cuello y en la frente y sus dientes estaban tan apretados que casi le chirriaba la mandíbula.

    De cerca Hiroki Usui era aún más intimidante. Sus ojos dorados parecían los de un animal y su altura, que rondaría al metro ochenta, no opacaba en lo absoluto aquella apariencia imponente y hostil.

    Sí, era como un perro grande y agresivo.

    Pero no hizo nada de lo que parecía pretender. Chasqueó la lengua nuevamente, como reprendiéndose a sí mismo. Y dándoles la espalda abrió la puerta de la azotea de un tirón brusco.

    —Dejadme en paz.

    Su voz ronca se perdió en el silencio generalizado.

    Y sin más... decidió que debería buscar su soledad y libertad en otro sitio.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Espeluznante Espeluznante x 2
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  6.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Jo... pues no defiendes muy bien tu territorio para largarte así nomás —soltó Yuki sin inmutarse, viéndolo partir.

    Esa chica... o era demasiado valiente, o era demasiado tonta para comprender lo intimidante que era el perro-lobo de Shibuya. Pero fuese lo que fuese, enseguida se distrajo ante la llegada de la nueva alumna de su curso.

    —¡Watanabe-chan! ¡Has venido! —exclamó Yuki con entusiasmo—. Justo estaba por comer... eres bienvenida en la Azotea de Yuki-chan, si estás dispuesta a quedarte.

    Nagi tenía una elección ahora... ¿qué haría? ¿Almorzaría con Yuki? ¿O se marcharía a otra parte?

    Mori dependiendo de tu respuesta, podrás obtener un bonus ;)
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Cuando ese chico las miró desde lejos por mera inercia se aferró a la manga de su compañera ¡¿Y cómo diablos era capaz de tronarse el cuello?! Eso sí que era espeluznante, pero claro, no podía acabar ahí, se tuvo que acercar sus buenos metros, al parecer murmuraba algunas cosas, cosas que, si de por sí no se escuchaban menos con el corazón en sus oídos, seguramente bombeándole sangre a sus piernas a mil por hora para el momento en que tenga que salir corriendo, como si de un lobo rabioso tuviera que escapar, no, no quería pensar en ningún tipo de cánido en ese momento.

    Era increíble como algo tan solo con un cambio de distancias puede causar cambios tan drásticos, porque si antes le tenía miedo, ahora sentía terror.

    —Vámonos, vámonos, vámonos —murmullaba casi imperceptible mientras de a poco se iba colocando más y más detrás de Takagawa, casi quedando completamente detrás de ella.

    —Dejadme en paz. — Y el tipo procedió a marcharse, y eso fue literalmente recibir un soplo de aire fresco, pues cuando entró por la puerta por fin pudo dejar salir todo su aire contenido, aparte, estaban en la azotea, claro que había brisas frescas.

    Watanabe se acuclillo cubriéndose la cabeza.

    —¡Joooder, dios mío! ¡Hace siglos que no pasaba un susto así! — Volvió a exhalar, esta vez muy pesadamente, pues recién había recuperado el aliento – No me gustaría tomarme tipos como ellos por las calles, ahhh ¡Y estamos en un maldito pueblo! ¡Las posibilidades son mucho más altas que en Ikebukuro o cualquier lugar de Tokyo!.

    Se quedó un rato más en esa posición en silencio, pues estaba procesando lo ocurrido aún. Después miró para arriba para dirigirse a su compañera. — Muchas gracias, no se que hubiera sido de mi si no hubieses estado acá…—dijo con una sonrisa media compungida, — Aunque si no hubieses estado acá creo que de por sí no hubiera venido —recapacitó para sí misma después.

    —En verdad eres valiente para hablarle de esa forma a un chico de ese calibre, yo con suerte se lidiar con mi hermanito cuando grita ¡Y tú estás como si nada después de todo lo ocurrido! En serio, gracias otra vez… tan solo por estar ahí. —

    Con las cosas más calmadas, Takagawa la invitó a quedarse, y esa vez Nagi no la rechazaría.

    —¡Claro que me quedaré! Por algo he venido… pero no tengo almuerzo ni dinero —dijo avergonzada mientras desviaba un poco la mirada y se acariciaba la nuca.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —¡Que bien! —exclamó Yuki. Parecía estar contenta de contar con compañía, al fin y al cabo. Abrió su bento para revelar una linda selección de sushi, bonitamente ordenado—. Oh, no te hagas problema, podemos compartir. No tengo mucha hambre en realidad, así que es mejor así. ¡Itadakimasu!

    Y con esas palabras, la chica tomó sus palillos y procedió a tomar una pieza. Sonrió con gusto ante el sabor, e invitó a Nagi a que hiciera lo mismo. Luego, tras oír lo que decía sobre el chico que se marchó, simplemente se encogió de hombros.

    —Hay cosas mucho más aterradoras en este mundo... —dijo la muchacha, mirando hacia el cielo—. Ah, no, olvidate de eso... ¿y, qué tal? ¿Está bueno?

    >> Sí, el sushi está muy bueno.

    >> Gracias por compartirme tu comida.

    >> La próxima invitaré yo.
     
    • Adorable Adorable x 3
  9.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    La miro con ojos brillosos cuando dijo que podría comer con ella ¡No había pasado no un día y ya le debía mucho a esa niña! "Las deudas son malas, no te endeudes" recordó la palabras de su padre, poniendo un rostro algo decaído, hasta que su barriga le exigió probar un poco de ese sushi.

    ¡Itadakimasu! — Juntó ambas manos.

    Nagi le miró media confundida ¿En serio no le importaba que tomara de su sushi con más manos?... ¡Oh, claro! Era mucho mejor que compartir los mismos palillos. Se decidió a tomar uno enrollado en alga nori con sumo cuidado de no pasar a tocar el resto, con un rostro sumamente rojizo.

    —Hay cosas mucho más aterradoras en este mundo... — La voz de Takagawa llamo su atención, así que le miro con el sushi atravesado. — Ah, no, olvídate de eso... ¿Y, qué tal? ¿Está bueno? — Nagi le quedó mirando en silencio por un momento, juraría que iba a decir algo más... Pero si, de seguro ese chico era tan solo la punta del iceberg de lo que podría ser una persona atemorizante, sintió un escalofrío.

    Gracias por compartirme tu comida, Takagawa-san, me encantaría decir algo como "¡Yo invito la próxima vez!" Pero se me da fatal cocine y no me gustaría que terminarás intoxicada —comentó con una sonrisa de oreja a oreja. —¿Puedo sacar más? — Apuntó al pocillo con sushis.
     
    Última edición: 23 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 3
    • Ganador Ganador x 1
  10.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Yuki rió con ánimo ante el entusiasmo de la chica, mientras procedía a comer un poco más del bento.

    —No hay problema. Oh, bueno, entonces tendré que cocinar yo para la próxima... pero eso significa que habrá próxima, ¿eh? —sonrió Yuki, sin darle tiempo a dudar—. No se permiten arrepentimientos ahora; ¡el contrato está sellado! Así que... almorcemos juntas otro día también, ¿de acuerdo? Es una promesa...

    La muchacha de cabello rosado sonrió, y asintió con la cabeza como para indicarle que podía sacar más. Era un poco débil aún, pero podía sentir que había formado un vínculo de amistad con Yuki...

    "Tú eres yo... yo soy tú...
    Tú has establecido un nuevo vínculo...

    Se volverá las alas de la rebelión,
    que romperá las cadenas del cautiverio.

    Con el nacimiento de la Persona de la Fuerza,
    tú has obtenido una bendición que llevará a la libertad y nuevo poder..."


    ¡Nagi obtiene la Arcana The Strength! Tu ficha será actualizada para registar este logro.

    —Oh, será mejor que nos apuremos para terminar de comer... ya falta poco para regresar a clases —comentó Yuki, recordando la hora.
     
    • Adorable Adorable x 4
  11.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Cuando la chica empezó a hablar demasiado rápido de que si o si iba haber otra vez sin siquiera darle tiempo a protestar le dejo media perpleja.

    —No... no es necesario que me cocines —dijo mientras jugueteaba con su manos, mirándolas fijamente. — No eres mi mamá... o algo semejante. —comentó mientras pensaba en las diversas situaciones donde una persona le prepararía un bento a otra ¡Imposible! Todas implicaban demasiados sentimientos de una. — ¡Yo traeré el mio propio! Aparte, algún día tengo que aprender hacerlos bien. — Terminó con un murmuro, aunque resultaba ser una chica de lo más agradable, no le gustaba que le dieran tanto cariño de una, más si sentía incapaz de devolverlo.

    Vio como Takagawa asentía para que sacara más sushi. —¡Pe-pero eso no significa que no quiera volver a juntarme contigo! — Se metió uno de salmón a la boca. — Aunque podríamos variar un poco de la azotea. —comentó tapándose la boca con una mano para que no se le viera la comida, estaba dispuesta a encontrar uno de cada uno de los posibles mangas de la Biblioteca ¡No siempre se tenía una oportunidad como aquella!

    Y claramente tendría que ser otro día, pues al parecer estaba apuntó de sonar la campana para volver a las aulas.
     
    Última edición: 22 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 3
  12.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —No, no, ¡para almorzar siempre hay que venir a la azotea! —replicó Yuki con testarudez—. Aunque... siempre podemos juntarnos después de clase, ¿no? El Salón de Juegos tienes que ir a conocerlo... oh, ¡y hay un parque genial cerca del río!

    En ese instante, sonó la campana que indicaba que el horario de almuerzo había concluido. Yuki se apresuró en recoger el vacío bento y guardarlo apropiadamente.

    —Venga, hay que regresar al salón ya... ¡andando!

    Y así, ambas chicas abandonaron la azotea para regresar al salón de clases que les correspondía.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Yuki Watanabe

    Empezó a subir las escaleras, vaya que le desagradaba eso, su condición física era muy mala ¿Qué más esperarían de una chica que sus únicos pasatiempos incluyen cama y pieza en un 70% de los casos? Pero parece que la falta de la clase de deportes en vacaciones se notaba más que de costumbre.

    Mientras iba buscando la segunda escalera no pudo evitar recordar al chico de la azotea, un escalofrío le recorrió el cuerpo ¿Y si él estaba nuevamente ahí? Oh, no, se había quedado completamente paralizada en el lugar ¡En verdad le había metido un gran susto! Trató de respirar hondo. "Si no le das motivo no te hará nada" "Si Takagawa-san esta ahí no te pasará nada" "Tal vez ya se fue para su casa" Esas cosas rondaban su mente, y estaba nerviosa, muy nerviosa.

    "Respira hondo..." Pensó, mientras ponía ambas manos en donde debería estar su corazón, sentía el palpitar acelerado. Por algún motivo sentía la necesidad de tomar una mano, cosa que le extraño, pues no solía ser de quienes tomaban manos de otras personas, o era el brazo entero o nada, pero por algún peculiar motivo sentía que no había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo hizo... Pero no recordaba haberlo hecho.

    —¡Ahhh! ¡Deja de dormir! — Se golpeó las mejillas tres veces con ambas palmas. —Tengo que apurarme en encontrar a Takagawa.

    Así que con ese objetivo en mente, empezó a correr atraves de los pasillos, sin siquiera preocuparse de que un profesor la reprendieran, porque en esos momentos pareciera que era lo único que le quitaría esos nervios momentáneos.

    Inimaginables eran todas las plegarias que hacía en su cabeza para no encontrarse con ese chico canino, que por algún motivo empezaba a asimilarlo con el perro de su sueño, ese sueño que de la nada empezaba poco a poco a recordar mejor.

    Llegó a la puerta de la azotea, inhalo hondo, exhaló bruscamente.

    —¿Hola, Takawaga-san? — Y nuevamente se encontraba asomándose por la puerta de la azotea.
     
    • Adorable Adorable x 5
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Dios de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    14,156
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Diane Yamaguchi

    Terminó la clase, a mi pesar, y tras recoger mis pertenencias me dirigí a algún sitio donde no transitase mucha gente.

    Decidí optar por la azotea, al comprobar que por aquella planta no se veía a casi nadie. Entré con algo de cuidado para no llamar la atención, y allí saqué el reloj de mi bolsillo. Estaba tan ensimismada en mis pensamientos que no me percaté siquiera de que allí dentro ya había una muchacha algo más joven que yo. Me pegué a una de las paredes y me senté en el suelo, para curiosear el objeto.

    ¿Cómo es que lo había escuchado, si en mi sueño estaba parado? Pronto lo descubriría...
     
    Última edición: 23 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 4
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Akiko Brooks

    Con algo de miedo, crucé rápidamente los pasillos y subí las escaleras del instituto. Tras deambular un poco por la zona, tratando de evitar contacto humano, acabé llegando a las escaleras y... por desgracia, ya había alguien ahí, asomada a la puerta del lugar.

    Me quedé quieta mirándola. Parecía una chica algo más joven que yo, como de primero. No se la veía mala chica, de hecho... parecía estar algo asustada por algo. Suspiré, y, cabeza gacha, traté de pasar por su lado.

    —... disculpa. Lo siento —le dije mientras cruzaba la puerta de la azotea, pasando de largo de aquella chica.

    Ahí podría comprobar con tranquilidad qué demonios pasaba con el extraño reloj...
     
    Última edición: 23 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 5
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Ya comprobando de que nadie estaba en la azotea se disponía a salir de una vez por todas, y lamentablemente Takagawa no parecía estar por ahí, pero eso ya no importaba mucho, tenía que revisar el reloj, y cuando justo estaba por una salir escucha una voz a sus espaldas, sobresaltandose un poco.

    —... Disculpa, lo siento —dijo una chica mientras pasaba con cuidado de no pasarle a llevar para salir directo a la azotea.

    Esa chica era demasiado alta ¡Casi de la altura del tipo canino! Nunca había tenido la oportunidad de ver a alguien tan alta, ni siquiera en Ikebukuro ¡Y su figura era tan esbelta! Todo proporcionadamente en su lugar, sin nada que sobrará exageramente.

    Nagi sacudió la cabeza mientras cerraba sus ojos ¡Era de mala educación mirar tanto tiempo a las personas!

    Por fin salió de la azotea y se arrinconó a un lugar de la alta rejilla que impedía accidentes indeseados.

    Para su sorpresa, había otra chica más, está si tenía ciertos dotes a destacar y una cara, que perfectamente podía ser envidia de cualquier chica, de mirar sumamente suave ¡Y ese cabello! Era muy largo y se veía bien cuidado ¿Es que siempre fueron así de lindas las chicas de pueblo? Nagi no pudo evitar hacer un puchero, pensando si eran dotes que te entregaba el hecho de crecer.
     
    Última edición: 23 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 6
    • Fangirl Fangirl x 1
  17.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,177
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Anna Hiradaira Soria

    No bien sonó la campana, Anna recogió sus cosas y salió petada a la azotea. No había podido dejar de pensar en ello por el resto de la jornada escolar. ¿El vagón con nombre porno era real? ¿Aquellos tipos raros también? ¿Había estado rodeada de desconocidos en sus pijamas de ositos?

    ¡Qué tragedia!

    Cuando llegó a la azotea, el aire era limpio y el sol brillaba con fuerza sobre toda superficie blanca. Anna entrecerró los ojos un momento, cegada por toda aquella luz, hasta que fue acostumbrándose y pudo distinguir formas y distancias. Una vez más, entrecerró los ojos pero para creerse lo que veía. ¿Esa era... Diane? ¿Y qué estaba revisando? El entendimiento la bañó como un balde de agua helada y se acercó a ella, con su propio reloj entre manos.

    —Oye —la llamó, acuclillándose—, ¿tú también... tienes uno de estos?
     
    Última edición: 23 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  18.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Yule Shirai

    La agradable brisa arrastró toda la impaciencia que había estado reteniendo en clase, y se permitió permanecer unos segundos allí, de pie ante la puerta que daba hacia la azotea. Si había algo que le parecía pasable en ambientes como aquel, era la pureza del aire y de los paisajes a su alrededor. No había rastro de la contaminación de Tokyo, y la pesadez del ambiente había desaparecido por completo. Quizá la azotea no fuese un mal lugar al que venir a tomar el almuerzo, pero no estaba ahí para eso. Lo sabía bien.

    El reloj dorado brilló sobre la palma de su mano, y por alguna razón su corazón pareció reaccionar ante su presencia. Por un momento dudó y giró sobre sus pies, allí donde las escaleras le habían encaminado, dejando a sus nuevos compañeros atrás. ¿Hubiese estado bien... regresar con ellos a casa? ¿Se habría mostrado demasiado antipático con ellos y quizá se fueron sin él? Agitó la cabeza, dejando todo eso atrás. Lo pasado, pasado estaba. Necesitaba averiguar algo más acerca de aquel nuevo objeto. Recuperar esas memorias que parecían olvidadas.

    Al dar un par de pasos hacia el interior, sin embargo, se sorprendió al ver que no era el único que había decidido ir allí. Una joven de alta estatura y cabello castaño también descansaba en el lugar, incluso una más pequeña probablemente de primer año, que le enterneció al notar cómo observaba con admiración a las otras presentes. Pero su mirada se enfocó en dos de ellas, las única a las que reconoció. Diane y Anna.. ¿T-También estaban ahí? ¿Y eso que veía en sus manos era...?

    Tragó saliva con esfuerzo, y apretando ligeramente el reloj entre sus manos se volvió hacia ellas. No. Hacia todas, en general. Su mirada analítica se había paseado lo suficiente para fijarse en que todas portaban el mismo reloj que él. Con los mismo detalles, los mismos patrones. Y aquello, definitivamente, no podía ser coincidencia.

    —Oigan... —murmuró, alzando la voz por primera vez, y reunió el valor suficiente como para hacerse oír. Parecía haber llegado a una conclusión que le asombraba y atemorizaba a partes iguales—. Quizás es una pregunta extraña, p-pero...

    >>¿Les despierta algo el nombre de The Velvet Room?
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  19.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Dios de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    14,156
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Diane Yamaguchi

    Seguía inspeccionando el aparato con detenimiento. Mi cabeza estaba absorta en su misión de intentar entender cómo funcionaba o por qué motivo había escuchado el sonido aquel durante la clase. En la tranquilidad y soledad de la azotea podía analizarlo con cuidado, o al menos intentarlo.

    Pero... Algo interrumpió mis cavilaciones.

    "Oye, ¿tú también... tienes uno de estos?", escuché. Levanté la cabeza y pude ver a Anna en cuclillas a mi lado. ¿Cuándo... había entrado? Y no solo ella, también había dos chicas más, absortas en su propio mundo, una mayor que yo y otra que imaginaba que sería del primer curso.

    —¿Anna? No te esperaba aquí. Sí, esta mañana amanecí con un reloj dorado. Y es muy curioso, porque esta noche soñé con él. ¿Acaso lo conoces de algo?

    Una vez más, se abrió la puerta de la azotea, y quien entró ahora fue Yule. Quedé sorprendida al verlo aquí. Hubiera apostado a que habría ido directo a casa, por su forma de ser. Nos dirigió una mirada discreta, y luego al resto de personas allí. Iba a invitarle a venir, cuando su voz rompió el silencio que se respiraba en la azotea.

    Velvet Room.

    Así que... Él también sabía algo, ¿eh?

    —Yule, ¿sabes algo de ese sitio? —pregunté mientras me ponía en pie. Desde esta posición, pude comprobar por qué lo preguntaba. El resto de chicas también llevaban el mismo reloj, y Yule también.

    ¿Qué sería esto? Es cierto que Igor nos había avisado de que el sueño era real, y no había motivos para no creerle. Pero... ¿todos nosotros habíamos estado allí? ¿No era mucha casualidad?

    Las incógnitas se empezaban a amontonar.
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Adorable Adorable x 1
  20.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Mientras todos inspeccionaban sus respectivos relojes, y algunos hablaban del descubrimiento entre ellos, uno a uno fueron notando un curioso botón en el reloj. En la parte superior, el reloj dorado poseía lo que parecía ser un botón...

    La curiosidad fue mayor. Todos presionaron el botón.

    Las agujas del reloj comenzaron a avanzar. Al principio con un poco de lentitud, pero luego tomaron velocidad. Como si hubieran enloquecido, ambas manecillas comenzaron desenfrenadamente. Se aceleraron... más y más... hasta que...

    La Azotea quedó vacía. Los cinco estudiantes que estaban ahí... habían desaparecido.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Impaktado Impaktado x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso