Aventura pokemon !

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Minniee, 5 Abril 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    89
    Re: Aventura pokemon !

    Me defraudé un poco en este fic ! Tuve errores tontos de los que no me percaté; como el del venganza de treecko, el pantalla humo de cyndaquil y que se escribe " mudkip".La verdad, llevo todo este tiempo pensando que se escribía "mupkid" xD.
    Intentaré mejorar! no me explayé en algunos aspectos porque...como te lo digo...me siento "pesada", jaja es algo difícil de explicar.
    Intentaré mejorar.

    Gracias por los consejos/críticas xD , siempre ayudan !

    Saludos!


    Minnie :o
     
  2.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    3933
    Re: Aventura pokemon !

    En el capítulo anterior, Ali, se enfrentó a Helen, una niña rica y malcriada, que venció a su pokemon y la avergonzó.
    Ella junto con sus nuevos amigos Kevin y Megan ,comenzaron a entrenar a sus pokemon.
    Megan consiguió no solo que Treecko no huyera de ella, si no ¡ un nuevo pokemon !.
    Ali se rencontró y conoció al pokemon y al chico que quisieron atacarles; además, salió en busca de un pokemon, y tras intentos fallidos, vió uno que le resulto familiar...

    Espero que os guste y muchísimas gracias por leerlo :D.

    Capítulo 6. Todo cambia.

    De pronto ví a un pokemon recostado en una especie de cama de hojas al pié del lago, y me resultó muy familiar; tenía la piel azul brillante y dormitaba ronroneando.

    -¡Cyndaquil! ¡un Mudkip salvaje! - dije mientras mi Cyndaquil lo revisaba de arriba a abajo. - ¡ Es lindísimo !...crees que...¿podríamos intentar capturar a un pokemon una vez más? -. Cyndaquil asintió aunque no le hizo gracia pelear contra un tipo agua.

    Mi amigo empezó usando placaje, y despertando de un golpe a Mudkip. Se había cabreado mucho.
    Comenzó la batalla. Cyndaquil y yo, que ya llevabamos unos días practicando, tras el triunfal ataque pantalla humo, empezabamos ya a lanzar lanzallamas y no solo ascuas. Utilizó esos ataques, pero obviamente, Mudkip los contrarestaba con ataques de agua. Ví que sabía usar burbujas, pistola agua y bofetón lodo, ( informándome en mi pokédex, claro ). Tenía una buena variedad de ataques. No podría controlarme...¡lo quería en mi equipo!. Era fuerte y ¡una monada!. Sin embargo las cosas nunca salían como quería ya que mi cyndaquil estaba al borde de quedar K.O. por los ataques de agua que le lanzaba ese pokemon. Me puse a pensar.

    * Aver Ali, no te pongas nerviosa!...ehh...¡tengo que pensar un plan!; ¡sí! ¡eso es!, aver...eehm... ay Dios míooo ¡¿Qué hago?!*.

    Cyndaquil estaba al límite de sus fuerzas. En ese momento ,como una iluminación, una idea llegó a mi mente. Mudkip, estaba aún sobre esa cama de hojas secas, no se había movido.

    - ¡Cyndaquil! ¡Ya lo tengo! - dije contenta a la vez que decidida - ¡esta vez sí que sí ! ¿preparado?, ¡dispara lanzallamas hacia las hojas secas!.

    Cyndaquil así lo hizo y mi plan salió a la perfección. Mudkip estaba atrapado por las llamas y no podía moverse. Además recibía su calor abrasador, ...se estaba debilitando. Le ordené a Cynda un par de ataques más y lancé la pokéball por enésima vez en ese día. Mudkip se desintegró en una luz roja y se introdujo dentro de la pokéball que previamente había lanzado. Dió un par de botes, pero se pudo oir el "cleck" que se había oído cuando Megan "atrapó" a su zangoose.

    - ¡Lo conseeguimoooos Cyndaquil !- dije saltando eufórica. - ¡ Ya tenemos un nuevo amigo! ...¡cuando esa pija creída de Helen vea que pokemon atrapé seguro le da algo! jajaja.
    Saqué a Mudkip de su pokéball para presentarme pero no más salir...
    *SPLAHS!*... Un pistola agua me golpeó en toda la cara.

    - ¡Eh! ¿Porqué hiciste eso?.
    Mudkip no parecía muy contento con su captura. Sin embargo, comencé a hablarle.

    - Mudkip, me gustaría que viajaras conmigo,...¡viviremos montones de aventuras!, combatiremos entrenadores, haremos nuevos amigos...¿No te cansa estar siempre en esta charca?.
    Sin saber, había dado en el clavo. Mupkid me miró dudoso; ¡parece ser que le estaba convenciendo!¡Yipiiiii!.

    - Este lago es muy bonito, pero, ¿de verdad quieres quedarte aquí toda la vida?.
    Mudkip me sonrió y soltó un ["maad,mad, madkiiip"]. Le devolví su sonrisa.

    - ¡Pues genial entonces!, yo soy Ali, y él es Cyndaquil.

    ["Maad,maad"] repitió. Era monísimo... ¡aún no podía creer que ya fuera mío!.

    Contentísima, regresé al claro del centro pokemon.
    Parecía que la suerte de Megan cambiaba por momentos; ya que ella había descubierto el punto débil de Zangoose, ¡los pokóchos!. Cuando ella le ofrecía uno, Zangoose no solo no la atacaba, si no que la obedecía en sus ataques. Megan, le puso un mote a su nuevo amigo. Lo llamo "Chu" aunque no explicó porqué.
    Yo llegué gritando:

    - ¡Meegaan! ¡Meegan! ¡Mira! ¡Conseguí un coleguilla tipo agua!.
    Mudkip y Cyndaquil venían tras de mí corriendo y jugueteando entre ellos al mismo tiempo. Parecía mentira que hacía apenas treinta minutos, se estuvieran peleando.

    - ¡Jajaja!¡Ali, eres una crack!¡mira que hay pokemon salvajes en el bosque Villa Raíz y tú vas y atrapas un Mudkip!, ¡estoy desenado ver la cara de Helen!. - dijo agachada por la risa - Por cierto, ahora que tenemos "juguetes nuevos", ¿ te apetece un dos contra dos? - me dijo mientras me miraba desafiante a la vez que traviesa.

    - ¡Te machacaré muajaja ! - dije con voz en falsete. Ambas reímos y comenzamos a entrenar. Ese Mupkid era fuerte, a mí cada segundo me gustaba más.
    Empezaba a anochecer cuando llegó Kevin. Nada más llegar le presenté a mi nuevo amigo, pero él, aunque se alegraba por mí, estaba envidioso porque no había conseguido atrapar a ningún pokemon.

    - ¡Mañana será el día! ¡capturaré el mejor pokemon de este bosque! - dijo fanfarroneando Kevin.

    - Sí seguro...- dijo bajito Megan mientras ella y yo nos reíamos silenciosamente de Kevin.

    Era ya tarde, nos pusimos los pijamas, y nos fuimos a nuestra famosa habitación en la cual llevabamos ya varios días durmiendo.
    Kevin y Megan dormían en cada una de las camas de una misma litera, y yo en la cama de arriba de otra, con mi Cyndaquil, aunque esa noche, dormiría también con Mudkip. Tras sacar brillo al medallón que mi madre me regaló, (y que yo siempre llevaba colgado del cuello) Megan apagó la luz y se recostó. Yo abracé a mis pokemon y tras taparles cuidadosamente con la sábana de la cama, hundí la cabeza en la mullida almohada y quedé rendida.

    Sin embargo, algo perturbó mi sueño. Tuve una odiosa pesadilla... en ella, yo estaba en un lugar muy extraño, lleno de máquinas gigantescas. No paraba de oir gemidos de dolor, y no eran humanos, si no de pokemon. Estaba totalmente sola, hasta que de pronto un ataque pokemon, aunque no pude diferenciar cual, me golpeaba y me tiraba de una plataforma, cayendo al vacío.

    - ¡Aahh..! - grité sobresaltada. Mi frente estaba empapada en sudor, un sudor frío que me hacía temblar. Todavía tenía la respiración alterada. Mis pokemon despertaron sobresaltados mirándome con preocupación. Sin embargo, Megan y Kevin seguían dormitando. Sería por los ronquidos de Kevin, ¡parecía una locomotora vieja el pobre!.

    - Tranquilos chicos, estoy bien.- dije recuperando mi ritmo de respiración habitual. Me tumbé sobre la cama de nuevo, con mis amigos rodeados por mis brazos, y concilié el sueño, sin sobresaltos esta vez.

    Amaneció temprano, y ví que Kevin se marchaba. Ví mi reloj. Tan solo eran las cinco y media. Me dijo que iba a capturar un pokemon, ¡estaba decidido a ello!.

    Ese día fue bastante monótono. Entrenar, entrenar y entrenar. Eran ya las siete de la tarde y aún Kevin no había vuelto.
    Megan y yo decidimos que nos iríamos todos al día siguiente, un viaje pokemon era eso ¿no?, un viaje y llevábamos ya una semana en el Centro Pokemon de Villa Raíz.
    A las ocho y veinte de la tarde, regresó al fin Kevin a paso triunfal. Su torchic y él estaban cubiertos de rasguños y magulladuras, como si se hubieran peleado con una bandada de Murkrows, pero ambos parecían felices y satisfechos.

    - Os lo dije ¡lo conseguí! - dijo con voz cansada.

    - ¿Sí? ¡ay sácalo de su pokéball!, no nos hagas esperar. - le dije impaciente.
    Kevin cojió una pokéball del bolsillo y la agrandó. Dejó la pokéball sobre la palma de su mano para que la admiráramos como si fuese una obra de arte.
    - ¡Vamos pesado! ¡ No te hagas de rogar! - dijo Megan golpeándole un hombro, que hizo que la pokéball se balancease en su mano.
    - ¡Tatatachán !. De la pokéball salió un pokemon redondito y de color rosado. Tenía unos ojos grandes y brillantes. Saqué mi pokedex para informarme.

    "Cascoon. Es la forma evolucionada de Wurmple.No se mueve para no perder energia para su evolución. Lanza una seda muy pegajosa con la que se adhiere a las ramas de los árboles."

    Megan se cayó al suelo de la risa y comenzó a rodar. Su risa era tan ruidosa, que debía oírse desde mi Pueblo natal de Johto.
    - ¡Jajajaj!¿un Caascon?, ¡Te habrá costado mucho capturar a un pokemon que apenas puede moverse! Jajaja.
    - ¡Eh!, por lo menos yo lo atrapé, y no como tú que llegó como por arte de magia a tí. ¡No podrías atrapar ni a un Magikarp!.
    La risa de Megan frenó en seco.
    - ¡Al menos mi pokemon podía desplazarse más de un centímetro!.
    Comenzaron así una peleilla. Yo decía que eran como un matrimonio, con sus riñas correspondientes de vez en cuando. Al final siempre acababan riendose, y esa vez ocurrió lo mismo.
    Nosotros tres juntos, con nuestros nuevos amigos pokemon,tras la disputa de cada tarde, terminamos el día esperando con ansias el siguiente, para marcharnos por fin de Villa Raíz hacia Ciudad Férrica.

    Llegó la esperada mañana, y todos, tras asearnos, y abastecernos, nos adentramos en el bosque de Villa Raíz, de donde provenían todos nuestros pokemon, ya que era el camino más corto.

    Cuatro horas después...

    Estabamos agotados, ya muy cerca de Ciudad Férrica, pero hicimos la última parada para comer. Nos sentamos al lado de un lago, el mismo donde yo había atrapado a mi precioso Mudkip, (aunque mucho más lejos claro, ese lago era enorme) y tras encender una hoguera, preparamos la comida.
    Después, nos pusimos en camino y por fin llegamos a Ciudad Férrica. Kevin ya había ido varias veces por allí, con su padre, y nos contó muchas anécdotas. La que más me llamó la atención fue la de que la líder de gimnasio de esa ciudad, poseía una roca lunar, única en el mundo, con la cual se decía que se podía invocar al pokemon más poderoso del mundo. Era como "su guardiana". También nos contó que allí pasaba algo extraño, ya que esa ciudad era muy alegre y ruidosa, pero estaba en total silencio mientras nosotros la recorríamos.
    Íbamos primero al gimnasio cuando de repente aparecio un hombre. Parecía anciano por la manera de andar, y llevaba la cara totalmente cubierta. De pronto nos examinó de arriba a abajo. Se fijó más en mí que en mis amigos. Quizás le gustaba mi collar...no dejaba de mirarlo.
    Nos dirigimos ya al Gimnasio de Ciudad Férrica.
    Al llegar la puerta estaba abierta.
    - ¿Hooola? - gritó Megan cuando ya estabamos dentro.
    - *Snif* *snif*, ¿Qu-quién es?. - dijo una voz llorosa indudablemente femenina.
    - Ho-hola somos entrenadores pokemon, y queríamos saber si podríamos tener una batalla contigo- dijo al momento Megan.
    -No, no va a poder ser...hay problemas en Ciudad Férrica.
    - ¿Qué ocurre? - preguntó ansioso Kevin.
    - Pues vereis niños... mí-mí roca lunar... -*dijo aún llorosa*- ¡Me la han robado!.
    -¡QUÉ! - dijimos todos a la vez. Por lo que Kevin nos había contado, esa roca tenía una importancia científica muy elevada; y en malas manos, podría ser fatal.
    - Sí... estaba entrenando con mis Mightyena y nos atacaron unos hombres extraños. Se llevaron la roca lunar y no pude hacer nada... Me dejaron incosciente, pero me hice la dormida unos instantes y pude escuchar que iban a esconderla en la "Reserva Manzaneda" hasta nuevo aviso.
    - Pero allí no se puede acceder fácilmente. Hay un montón de leyes que lo prohíben... ¡es la mayor reserva natural de todo Hoenn!.
    - Lo sé... - dijo la líder tristemente - pero, hay una alternativa - añadió mirándonos como suplicando ayuda. - En la "Escuela CEP" ( Escuela de Convivencia entre Entrenadores y Pokemon) de Ciudad Férrica, van ha hacer una excursión al recinto natural del que os hablé... intenté inscribirme pero como veis soy mayor de edad, necesito de alguien que me ayude a buscar la piedra allí...
    - ¿Quieres que te ayudemos nosotros? - dijo extrañada Megan.
    - ¡ Sí, sí, sí ! - dijo sin dudarlo un segundo la líder. - ¡Sería genial! ¡ Oh, angelitos !.
    - ¡Emm, no, no, ni hablar! - dije tajante. - Mira, Petra yo estaría encantada de ayudarte, pero, ¡hemos empezado nuestro viaje apenas 8 días!, ¡somos entrenadores muy principiantes!, no sabemos combatir bien.
    - Ehhh....¡Eso no importa!, solo buscad la piedra chicos, por favor, ¡os lo suplico! - dijo agarrándome las manos.
    Sentí una punzadita de dolor en el corazón. Aquella mujer me daba mucha pena. Nos explicó después, que no podía pedir ayuda a la policía, porque pensarían que ella tendría la culpa y le habrírian un expediente que pondría en peligro su puesto de líder. Tras decir esto, la contesté:
    - Esta bien, ¡encontraremos la piedra, Petra!.
    - ¡Oh, Dios os lo pague!¡Gracias tesoros! - dijo ella eufórica.
    - Solo una cosa más - dijo Megan rascándose la barbilla. - Si eres una líder de un gimansio de tipo roca, ¿Porqué tienes dos Mightyenas?.
    - Euh...eeh...son mis mascotas...¡sí!¡eso es!, ¡mis mascotas! - dijo rascándose la nuca. La Escuela CEP esta dos calles a la izquierda de esta. ¡Suerte chicos, y gracias otra vez!.
    -¡No hay de que Petra!¡Hasta otra! - dijimos moviendo las manos.

    DEBIDO A QUE NO SABE LO PRÓXIMO QUE VOY A CONTAR LA PROTAGONISTA, QUE NARRA LA HISTORIA, NARRARÉ ESTE FRAGMENTO DE TEXTO EN TERCERA PERSONA.
    ¡ESPERO NO LIAROS MUCHO!.

    Cuando los chicos salieron por la puerta del gimnasio, aparecío un hombre altísimo, vestido con un traje y unas gafas negras y se colocó al lado de la "líder".

    - Buen trabajo, Magie - dijo el hombre con una voz tronante y seca.

    - ¡Todo ha salido a la perfección!, ¡já!. Esos estúpidos chicos,... no se han enterado de nada.

    De pronto se oyó como unos grititos y golpes. Era la auténtica Petra, la auténtica líder del Gimnasio. Estaba amordaza y atada con cuerdas, y a su lado, alguien que nadie pensaría que podría estar. Era el señor William Jackson, el padre de Ali. El también estaba amordazado. De sus ojos podían verse caer numerosas lágrimas. Sabía que su hija estaba en peligro.
    La falsa líder se quitó la peluca y el maquillaje que llevaba. Era una chica castaña con el pelo corto y rizado.

    - ¡Derek! - gritó el alto hombre. De pronto aparecío un chico. - Todo depende de tí ahora, no nos defraudes.

    - No lo haré, comandante - dijo haciendo una especie de reverencia.

    El hombre le lanzó dos pokéballs al chico. Aparecieron dos Golbat. El chico se aferró a ellos y se marchó por el aire.

    - Comandante, ¿qué hacemos con el padre y con la líder? - preguntó la "falsa-líder", llamada Magie.
    - Los encerraremos en el cuartel general - respondió acercándose al padre de Ali.- Estoy seguro- dijo inclinándose hacia éste - que nos serán útiles.
    William miró con odio y crueldad al comandante con sus ojos rojos e hinchados de llorar.

    - ¡Sigue interrogando al padre sobre la caja! - le dijo el comandante a Magie mientras envolvía cuidadosamente la roca lunar, que por supuesto ellos habían robado, engañando a los chicos previamente.

    Al parecer, pertenecían al Team Magma. El comandante Blake y la subcomandante Magie. Derek era un mero componente del Team en ese momento, pero que tendría que prepararse ya que él heredaría el liderazgo y el poder del Team algún día. El jefe, su padre, llamado General Colins, era el líder y era muy poderoso.

    Ellos perseguían a Ali por su madre. Ella, llamada Astrid Scott, fué la tercera miembro del alto mando en Johto, hacía 15 años.

    Colaboró con la OPPL, la Organización de Protección de Pokemon Legendarios, y perdió la vida por ello. Sin embargo, antes de eso logró descifrar la clave para poder invocar al pokemon más poderoso del mundo. Algunos archivos fueron guardados en laboratorios (a los cuales el Team Magma no le costó nada acceder), pero hubo un escrito, uno solo, que estaba guardado en una pequeña cajita metálica color celeste.

    La cajita, estaba blindada, y recubierta de un fragmento de cráneo de Rampardos en su interior (el mineral más duro que existe en el mundo). Era imposible abrirla; solo se podía con una llave, y no una llave cualquiera, una llave en forma de pluma; el colgante de Ali.

    Astrid, temerosa de que cayera en malas manos, se la regaló a su esposo William, y le dijo que se la entregara a su hija mayor, Ali, cuando fuera entrenadora pokemon, ya que sabría guardar el secreto. Tras su muerte, William, el padre de Ali, destrozado por la pérdida, guardó la cajita durante años.
    Cuando nuestra protagonista comenzó su viaje, empezaron a llegarle anónimos y amenazas telefónicas a William, pidiéndole la cajita. Will, sabiendo que ese momento llegaría algún día, entregó la cajita y una pokéball, explicándole todo, a Giselle y Lucas; los mejores amigos de Ali en Johto. Ellos partieron con destino a Hoenn para buscarla, entregarle la cajita y contar la verdad. Para William ya era tarde. Esto ocurrió hace dos días, por lo que los viejos amigos de Ali están en su búsqueda.
    El Team Magma había intentado robar inumerables veces a Ali el medallón durante toda su vida, sin éxito. Por estudios, supieron que ese medallón estaba como unido a Ali, le rodeaba un aura muy poderosa. La única manera de arrebatárselo era con una maquinaria especial que valía millones de dólares.

    - ¡Mightyena mordisco! ¡Colaborarás por las buenas o por las malas! - gritó Magie mientras mandaba atacar a un Mightyena para herir a William.

    - ¡Ahhhhh! - gritaba impotente Will. - ¡Perdeis vuestro tiempo señora!¡no voy a traiccionar ni a mi hija, ni a mi mujer!.

    - ¡Tú mujer esta bajo tierra pudriéndose!¡Y así acabará tu hija!.

    - ¡NOOO!¡vosotros y vuestro sucio equipo os moriréis de asco en la cárcel! - gritó William llorando.

    - ¡¿Quién tiene la caja William?!, ¡estoy perdiendo la paciencia!.

    - Vete al infierno.

    Magie paró de atacar a William, y se hechó las manos a la cabeza. William no iba a colaborar de ninguna manera.
    Se llevaron a los dos presos en una especie de avión y regresaron a la base el Team Magma.


    DE VUELTA CON ALI ( VUELVO A NARRAR EN 1º PERSONA; DESDE LA VISTA DE ALI. )

    Kevin, Megan y yo llegamos a la Escuela. Pudimos ver a una enfermera Joy. Tras inscribirnos, nos sentamos junto a un grupo de chicos más en el suelo de rodillas y observamos un pequeño escenario donde estaba la enfermera Joy.

    - ¡Hola a todos y bievenidos a la Escuela de Convivencia entre Entrenadores y Pokemon!, es un placer para mí ser vuestra orientadora.
    El concurso es sencillo, se harán grupos de dos personas aleatoriamente y os alojareis en el Bosque Petalia, en la Reserva Natural Manzaneda, uno de los parajes más bellos e importantes de Hoenn, y de todo el mundo.
    Las reglas son sencillas, convivireis juntos y aislados en pequeñas cabañas con lo básico para sobrevivir; y tendréis que buscar información sobre dos pokemon cada uno, es decir, cuatro pokemon en total. Tendréis como ayuda una cámara, un bloc con lápices, bolígrafos, y diversos materiales para una mejor realización del trabajo. El equipo que mejor realize la explicación de los cuatro pokemon de la reserva ganará dos fantásticos huevos pokemon , es decir, uno para cada uno. El segundo equipo mejor, ganará dos campanas cura y dos tickets para comer gratis durante tres días en el "Restaurante Golgen Magikarp", el más lujoso de todo Hoenn, y por último, el grupo en tercer lugar, conseguirá una exclusiva funda para sus porta-medallas o sus porta-listones.- Bien, aquí teneis vuestras tarjetas, buscad el número con el que esta emparejado el vuestro. ¡Suerte!¡os veré en 8 días!.
    El concurso parecía divertido. Recibí mi tarjeta, que era el "nº 234" y busqué al que tenía que ser mi pareja, el "nº 49".
    Kevin y Megan parecía que ya habían encontrado la suya. La pareja de Kevin, era un chico rubio, con los ojos color azul oscuro. Era bajito y parecía simpático. Llevaba un pokemon volador, llamado Wingull en su hombro. La pareja de Megan nos dejó boquiabiertos a todos. Debía tener al menos dieciocho años. Era un chico castaño, con el pelo de punta, y, ¡tenía un cuerpo impresionante!. Vestía con un uniforme de entrenador ceñido, y era guapísimo. Megan sonrió tontamente.
    - ¿Eres tu mi pareja, preciosa?, encantado de conocerte, soy Jhonny.
    - U-un placer - dijo colorada Megan.
    Kevin comenzó a mirar mal a Jhonny, sin motivo aparente.
    Después de buscar un rato más a mi pareja, el "nº49", al fin le ví. Se aproximaba hacia mí con una sonrisa burlona. Yo me quede con la boca abierta.

    - ¿Tu-tu?¡¿Tu eres mi pareja en el concurso?!.

    Espero que os haya gustado :P. Gracias por leerlo, de verdad :).


    Quedan apróximadamente unos tres episodios para terminar la historia del fic :).

    AVANCE: El próximo capítulo, es posiblemene, el más romanticón que escriba. Ali tendrá que convivir y trabajar con su pareja, lo que no va a hacerle gracia, pero todo cambiará...
    El Team Magma continúa con sus planes y cada vez está más cerca del poder. Kevin, empieza a sentir un nuevo sentimiento que nunca antes había estado ni en su cabeza ni en su corazón, los celos.
    Los chicos van creciendo como entrenadores, también conocerán nuevos amigos, pero lo que no saben esque tras terminar la estancia en la escuela, se adentrarán en un oscuro peligro. :o
     
  3.  
    Sun Cristal

    Sun Cristal Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Marzo 2010
    Mensajes:
    156
    Pluma de
    Escritor
    Re: Aventura pokemon !

    Hola me odias tube que resetear la pc se me puso lentisisima
    bueno Ali tiene un mupkid como helen ( El de ali es mejor)
    Mmm Kevin tiene celos
    Dios megan te envivio y si lo tratas mal tendran que buscar otra companera jajaa
    No me digas que la companera de ali es helen ( ya paresera lo de pkm el anime ) bueno tu sol se va a dormir en 1 hora
    Saludos Claire !
     
  4.  
    Pk'Sinnoh

    Pk'Sinnoh Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    18 Julio 2008
    Mensajes:
    176
    Pluma de
    Escritor
    Re: Aventura pokemon !

    Tu fic tiene muchas dudas xP
    hola, ¿cómo te va :o?
    La verdad es que sigues escribiendo... bien :D (Ah... no dije mal xD)
    Lol... En este fic hay de todo xP, solo falta terror :eek:
    Ya, continúalo :3
    Atte Tomy
    Tcang*
     
  5.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    4195
    Re: Aventura pokemon !

    Hola de nuevo :D ! En el fic anterior, Ali atrapa a su primer pokemon, Mudkip. Además se descubre que el padre de Ali y la líder de Gimnasio Petra, han sido secuestrados por el Team Magma.

    ESTE CAPÍTULO ES ENOORRRRMEMENTE LARGO, ES EL MÁS LARGO DE TODOS. ESPERO QUE TENGAIS PACIENCIA PARA LEERLO :P.
    QUITANDO ESTE, QUEDAN 2 CAPÍTULOS PARA EL DESENLACE FINAL.
    GRACIAS POR LEER, ESPERO QUE OS GUSTE. :)

    Capítulo 7. Y así...perdí la cabeza

    - ¿Tu-tu?¡¿Tu eres mi pareja en el concurso?!.
    - Vaya, vaya... el mundo es un pañuelo, ¿eh?.
    No podía creerlo, y aún así era cierto. Un chico alto, de pelo rubio clarísimo, ojos verdes y penetrantes, y con una amplía y perfecta sonrisa me miraba simpáticamente. ¿Porqué siempre acababa cruzándome con él?. Era el chico del Ninetales. Su sonrisa burlona me hacía mirarle como si quisiera fulminarlo.

    -¡Vamos chicos!, ¡subid al autobús, nos vamos ya a la reserva!.- dijo un hombre, que parecía ser el conductor del autobús.
    LLegamos apróximadamente en treinta minutos a la reserva. Me despedí de Kevin y Megan antes de llegar a nuestra respectiva cabaña. Tuvimos que montar en un teleférico.
    Al fin llegamos. Entre yo primero en la pequeña cabaña de madera, y observé su interior. Era muy acogedora, la cocina y la sala principal estaban unidas; se podía ver un pequeño y largo sofá, una mesita, una hamaca, una lavadora, una encimera en forma de barra, un frigorífico y un estante con libros pokemon. Recorrí el cuarto mirando a todos lados y me dirigí al pasillo. Allí estaba el cuarto de baño y una sala con los artilugios que nos dejaban para trabajar sobre pokemon; había dos cámaras fotográficas, una impresora, hojas, bolis...también había unas escaleritas. Las subí curiosa por saber que habría en la planta de arriba. Una vez arriba, ví que era una boardilla en forma triangular. Había dos enormes camas, una con sábanas moradas y otra con sábanas verdes; pero lo mejor estaba al final de la sala. Había una terraza enorme desde la cual se podía ver casi toda la reserva, ¡la vista era increíble!, empecé a oler el aire floral y fresco que se respiraba y oí a Cyndaquil saltando alegremente en la cama morada.

    - ¡Jaja me alegro de que te guste pequeño!.
    Saqué también a Mudkip para que disfrutara de ese nuevo hogar que tendríamos durante una semana. Seguí respirando el delicioso aroma del bosque, hasta que subió el chico, y dejó su mochila en la cama verde.

    - Por cierto, ¿cómo te llamas? - le pregunté, ¡nisiquiera sabía su nombre!.
    - Ehmm, ¿sabes? no entiendo eso de los nombres... - dijo mirándome, divertido.
    -¿Eh? - dije yo torciendo el labio superior hacia arriba extrañada.
    - ¿ Cómo te gustaría llamarme, aver?
    -Eehhh..¿ Por tu nombre, quizás?, como todo el mundo.
    - Los nombres no dicen nada de ti, ¿como me llamarías si pudieras elegir tu mi nombre?
    - Tarado o loco, uno de los dos - dije haciéndole una mueca. Él rió mirando al suelo y se acercó a mí. Me dió un apretón de manos y dijo:
    - ¡Hola!, soy el Sr.tarado, ¡encantado de conocerte!, ¿tu eres?.-dijo sonriente.
    No pude resistirlo y comencé a reir sin parar, ¡ ese chico estaba mal de la cabeza!.
    - Jajaja yo soy Ali, encantanda Sr.Tarado,...¿enserio vas a hacer que te llame así?- dije aun riendo.
    - Llamame Derek - dijo guiñandome un ojo.

    Sin duda, esa semana iba a ser divertida... pero no podía descentrarme ni olvidarme de lo que tenía que hacer realmente, encontrar la brillante piedra roca.
    Me puse en marcha, ya que Derek no quería empezar en ese momento, y se tiró en la hamaca a leer.
    Salí afuera con mis dos compis inseparables al lado, y comencé a buscar pokemon. No veía nada más que Tailows, ¡la reserva estaba llena de ellos!. Anduvimos durante una hora más o menos, y lo único que había conseguido era una foto de un Tailow, a punto de hechar a volar desde un árbol; me pareció una buena foto, asique decidí trabajar sobre Tailow.
    Para ver si podía encontrar más pokemon, eché unas, migajas de comida pokemon por el camino, para atraerlos, pero ni eso funcionó. Pude ver a Cyndaquil comiéndose las miguitas que tiraba.
    -¡Eh!, glotón eso no es para ti.- Lo agarré entre mis brazos y seguí andando. Cynda pataleaba sin parar para que le bajara y comiera, pero no le dejé. Como mi búsqueda parecía en vano, guardé la cámara en mi mochila y recordé mi misión.

    - Bien chicos, comencemos a buscar la roca lunar.
    Según me había contado Kevin y la líder Petra, era una piedra del tamaño de un teléfono móvil, color azul y muy muy brillante.
    Los tres nos encaminamos por lo selváticos parajes de esa reserva. Recordé una habilidad de Mudkip, ellos podían orientarse con su aleta para no perderse o encontrar cosas.

    - ¡Mudkip!, ¡tengo una idea!, ¿podrías usar tu aleta para intentar buscar señales de la roca lunar?.
    Mudkip asintió alegremente. Estuvimos buscando muchísimas horas, pero no encontrabamos más que rocas normales y corrientes.
    - Volvamos chicos, por aquí no hay nada.
    Había perdido la noción del tiempo cuando decidí que volviéramos y empezaba a oscurecer. Seguímos andando cada vez más deprisa hasta que oscureció totalmente. A penas se veía nada.
    - Chicos, no veo nada. ¡No podremos volver a la cabaña!, ¡ay no!, ¡no quiero quedarme en un lugar lleno de pokemon nocturnos y salvajes!.
    Seguíamos andando. Yo llevaba a mis pokemon en los brazos y miraba de un lado a otro. No sabía donde estaba.
    De pronto, ví una luz a lo lejos y extraños sonidos. Parecía como si alguien estuviera masticando. Yo estaba aterrada. En ese momento, la luz empezó a acercarse más y más y más...

    - ¡Aaahh!, ¡aléjate de mí!, ¡ no me hagas daño! - grité aterrada.
    La criatura se puso frente a mi cara, tirandome de espaldas por el susto, y empezó a hacer graciosos soniditos. Era un pokemon rojo y con rayitas, y con una luz brillante. Me informé enseguida, ya sin miedo, porque parecía amigable.
    "Volbeat. Pokemon tipo bicho. Vive en bosques. Forman colonias con los Illumise, por los que son atraídos gracias a su olor. Es uno de los únicos Pokémon tipo bicho que sabe hacer ataques eléctricos. Tiene una altura media de 0,7 m."
    Sin embargo, ese Volbeat debía medir unos veinticinco centímetros, por lo que deduje, que era una cría. Ví que tenía miguitas alrededor de su boca y supe que él se había comido la comida que yo había tirado hacía unas horas.

    - ¡Hola pequeñín! - dije mientras le acariciaba sus antenas.
    Parecía muy contento y se puso a dar vueltas a mi alrededor. Le hice un par de fotos para mi trabajo y seguí mi camino pero para mi sorpresa, me siguió.
    - Em, Volbeat, deberías irte con tu enjambre.
    [* Viiil, volbiii*] dijo después. Creo que se había encariñado conmigo, porque se pegó a mi meneando su cabecita, como si quisiera que lo abrazara. No hubiera dudado en atraparlo si estuviera en cualquier otro sitio, pero en esa reserva estaba estrictamente prohibido atrapar pokemon. Aunque,... ¡ era tan rico!.

    - Volbeat pequeñín, no puedes venir conmigo, no puedo capturar pokemon en la reserva.
    Volbeat no me hizo ningun caso y continuó siguiendome. Por un lado me vino bien y todo, ya que su luz iluminaba el camino. Así pude llegar finalmente a mi cabaña.
    - Gracias por acompañarnos Volbeat, pero aquí no puedes pasar-. Rasqué por última vez la cabecita de Volbeat y entré con mis pokemon deprisa para que él no pudiera pasar.

    - ¡ Ya era hora!, ¡ te he estado esperando!. - dijo Derek.
    - Me perdí en el bosque y ... ¡oye!, yo por lo menos trabajé sobre pokemon, cosa que tu no.
    - ¡ Quería enseñarte algo !, si nos damos prisa podremos verlo, pero deja a tus pokemon aquí.
    Cyndaquil y Mudkip echaron al chico una mirada asesina y comenzaron a hacer ruido. Estaban a punto de lanzarles un ataque.
    - Chicos, tranquilos, volveremos pronto.
    Así, nos fuimos Derek y yo, por un caminito de piedra que había tras de la casa. Llegamos a una especie de acantilado chiquitito donde debajo había un lago.
    - Mira al cielo. - dijo dulcemente.
    Aunque no hacía falta, ya que las cristalinas aguas del lago reflejaban el espectáculo. ¡Era lo más bello que había visto en mi vida!. Cientos de Volbeat y Illumise ( leí de mi pokédex ), estaban danzando sobre el lago, a la luz de la luna. Era un espectáculo increíble.
    Derek, me explicó que estaban haciendo una danza de cortejo.
    - Sabes, tus ojos lucen preciosos con esas luces - me dijo en un instante.
    Yo me quedé colorada. No me pegaba que aquel chico, tan raro, serio, pudiera dedicarme un cumplido. Le miré a los ojos en señal de agradecimiento, y nuestras miradas se conectaron. Tras unos segundos yo bajé la mirada sonrojada.

    - Ehh... ya es hora de irnos, ¿no crees?.
    - Sí, vámonos, ¿hiciste fotos verdad?
    - Sí...
    Nos dirijimos así a la cabaña. Derek me dejó su chaqueta porque hacía mucho frío a esas horas de la noche.
    LLegamos a la cabaña y subí al piso de arriba para acostarme. Cuando llegué, ¡aquello era un caos!. Mudkip y Cyndaquil saltaban sobre las camas y sobre las mesitas, y pude ver a un pokemon desordenando más...
    - ¡ Volbeat !, ¿qué-qué hacer tu aquí?- dije señalándole. La terracita estaba abierta, por lo que adiviné como había llegado a mi habitación.- Tienes que irte, ¡no puedes estar aquí!.- Al momento Volbeat se me lanzó acurrucándose en mí. Definitivamente, quería quedarse conmigo.
    - ¡Arrg! está bien,... te quedarás conmigo hasta que me vaya, ¿ contento?. Volbeat hizo un gritito y comenzó a dar vueltas a mi alrededor, como solía hacer.
    Me acosté, ya por fin porque estaba agotadísima. Con todo el lío armado, nisiquiera me cambié de ropa, no me dí cuenta de quitarme su chaqueta, aunque eso no me importó mucho la verdad. Tras taparme me acurruqué con su chaqueta y seguí aspirando ese aroma que desprendía.

    Al día siguiente, al abrir los ojos, ví que en la terraza, sentando con las rodillas cruzadas estaba Derek. Al lado suya, estaba el pokemon precioso que tanto me había asustado, su Ninetales.
    -¡Buenos días! -me dijo girando su cabeza.
    - ¡Oaah! - bostecé. - Buenos días...
    - Parece que has hecho un amigo - dijo mientras se levantaba y señalaba mi cama. Al lado, estaba Volbeat. - Sabes que no se pueden cap...
    - Lo sé, lo sé - le interrumpí. - lo devolvére cuando nos vayamos.

    Ese día lo pasé buscando con mis amigos la roca lunar de nuevo. En un mapa, iba indicando los lugares por los que pasaba, y donde no estaba la piedra. El día siguiente transcurrió de igual manera...empezaba a desesperarme.

    El cuarto día allí comenzaba. Ya teníamos dos trabajos de cuatro hechos, pero la roca no aparecía.

    - Ali, ¿te apetece que comamos en la reserva?, quizás podremos ver otros pokemon.
    Yo accedí. La verdad, no quería pero estaba empezando a perder la cabeza por Derek. Se comportaba de manera muy dulce conmigo, y a mí cada día me gustaba más su forma loca de ser.
    Acampamos cerca del "Lago Illumise", que así se llamaba el lago donde vimos el espectáculo y empezamos a comer. Él saco a todos sus pokemon. Tenía tres, y todos eran de Kanto, Ninetales, y dos Golbats. Tras comer, me puse a ver las vistas en lo alto del acantilado cuando sentí un empujón.
    - ¡Aaah! - grité asustada mientras caía al lago. El agua estaba templadita. -¡¡ Serás imbécil !! -le grité al gracioso de Derek, ¡me había empapado entera!. Entonces, ví una sombra que caía al lago. Era él. Se hundió al caer, pero enseguida asomó su cabeza de pelo rubísimo entre las aguas.
    - Estoy empezando a pensar que estas loco de verdad - le dije mientras le salpicaba.
    - Si me conocieras de verdad sabrías que lo estoy jaja. Le salpiqué en toda la cara y comencé a reir.
    - ¡ Ah!, ¿quieres pelea eh?.
    Los dos comenzamos a chapotear y a salpicarnos, hasta que él se lanzó sobre mí, haciendome una ahogadilla. Estuvimos así bastante rato y después subimos de nuevo al acantilado. Estabamos empapados hasta los huesos. Ambos cojimos el mantel del picnick y nos rodeamos con el para secarnos. Nuestros pokemon jugaban amistosamente, todos menos Ninetales. Era un pokemon muy serio, y no se dejaba tocar por nadie que no fuera Derek.

    Los días transcurrieron rápido. Estuvimos trabajando sobre los Barboach ( había muchísimos en el lago ) y sobre Beautifly, que también abundaban en el bosque. La verdad, había olvidado mi tarea sobre la búsqueda de la roca, y me centraba en pasarlo bien con Derek.

    Seis días depues...

    Amanecía el último día del concurso. Tras estirarme y bostezar, junto a Mudkip, Cynda y Volbeat, ví aparecer a Derek con una bandeja con tostadas, leche, mermelada y zumo.

    - ¡Arriba! - me gritó sonriendo.
    - ¡ Vaya!, ¿es para mí? - dije con una sonrisa de oreja a oreja.
    - No, que va... ¡claro!, vamos levanta, tengo preparado un día genial, ¡es el último!.
    Aún adormilada y con los pelos revueltos, sentí un dolor en el corazón... la verdad, no quería irme.
    Tras desayunar, nos fuimos con los pokemon a un prado de aquella reserva. Todos los pokemon disfrutaban correteando y volando sobre ese prado, hasta Ninetales parecía más animada. La tarde también fue genial, estuvimos jugando y haciendo el bobo todos juntos. Jugabamos a un juego parecido al escondite, parecíamos niños de seis años, pero lo pasamos genial. Enseguida, cayó la noche. Tras dejar a los pokemon en casa, contra su voluntad, Derek me vendó los ojos.

    - ¡Eh!, voy a caerme jaja, ¡no veo nada!. - dije con los brazos en alto, mientras Derek me agarraba de la cintura guiándome.
    - No, no te caeras, pero anda, ¡ no te quedes parada! - dijo mientras reía.
    Tropecé un par de veces, aunque por suerte no me caí, (¡hubiera sido vergonzoso!) hasta que oí su voz.
    - ¡Ya puedes abrirlos!.
    Me quité la venda y sonreí con los ojos como platos. Estabamos en ese lugar, nuestro lugar, aquel acantilado sobre el Lago Illumise. Había una manta de camping extendida llena de velas y con comida. También hoy hacían la danza de cortejo los Volbeat y los Illumise. El espectáculo era incluso más increíble que la última vez: un Illumise guiaba a un grupo de Volbeat e Illumise más pequeños, hacían giros y pasaban rozando el agua del lago, que emitía ondas y hacía que la preciosa y gigante luna blanca, temblara en las aguas; además podían oirse sus cantos, sus murmullos. No tenía palabras. Le sonreí y le abracé.
    - Gracias...es-es...gracias. - es lo único que salió de mi torpe boca mientras le abrazaba. Nos pusimos a comer sandwiches. La comida no era muy romántica, pero Derek no tenía idea sobre cocina, de todas formas no me importó ese detalle en absoluto. Tras comer dijo que nos sentáramos al borde del acantilado.
    - ¿ No me tirarás otra vez, verdad? - dije picándole.
    - ¡Ja!, no me des ideas - respondió a la vez que me hacía cosquillas. Los dos empezamos a reir, y de repente el paró y me miró. Yo hice lo mismo, aunque admito que no fue a propósito. Nos quedamos así durante varios segundos, demasiados... pero ninguno bajaba la mirada.

    - Al principio me parecías una cría idiota... pero la verdad, eres una de las chicas más locas y dulces que he conocido nunca Ali.
    - Mejor no te digo lo que yo pensaba de ti - dije esbozando una pequeña risita.

    Él me sonrió y me agarró de la cintura. Yo estaba como en trance, ¡embobada!. Sin saber que hacía pase mis brazos alrededor suya, cada vez nos acercabamos más. Parecía una típica escena romántica a cámara lenta. Esas películas me ponían muy nerviosa, ¡tardaban siglos en besarse!, y por supuesto, a mí eso no me gustaba, asique le cojí y le atraje a mí juntando los labios como un golpe. Fué algo bruto y poco romántico pero a él no parecío importarle. Cuando le noté en mí sentí un burbujeo en mi estómago, y un enorme placer mental, como si se hubiera cumplido un sueño que llevara buscando años y años. Le abracé más fuerte y él hizo lo mismo. Tras unos segundos giró conmigo en brazos mientras ese beso duraba y duraba. Al separarnos le miré a los ojos y apoyé la cabeza en su hombro mientras seguía abrazándole.
    No se ni cuanto tiempo estuvimos abrazados. Aunque no quería que ese momento terminara nunca. Nos decidimos a volver a la cabaña tras hechar una última ojeada al lago.
    Al volver me habló.
    - Ali, voy a enseñarte algo que no sabe nadie de mí.
    - Uy ,¡que miedo me das!, con lo loco que estas me espero cualquier cosa de tí jaja.
    Me dirigí a la terrazita de la cabaña.Tras ponerme una sudadera, ya que la noche era fresca, me senté junto a mis peques, Mudkip,Cynda y Volbeat y al lado de Ninetales y los dos Golbat. Al acercarme a Ninetales, esta empezó a gruñirme, y mi Cyndaquil se puso frente a ella, gruñendo también, para defenderme.
    Cojí a Cyndaquil y me alejé un poco de Ninetales, que paró de gruñir y recostó su cabeza en el suelo. LLegó Derek con una guitarra española.
    - Ehm, Derek creo que tu pokemon me odia...¡oye!, ¿y esa guitarra, de donde la sacaste?.
    - La encontré en la sala de abajo, y como se tocarla, pensé que,...quizás...te gustaría oir alguna de mis composiciones...nadie las ha oido nunca, pero, ¡solo si quieres eh!, si no quieres la guardo y... ainss ha sido una mala idea, voy a dejarla ab,..
    - ¡No!, ¡tocala por favor!, me encantaría escucharte.
    - No canto ¿eh? solo toco, en fin, gracias, espero que te guste.
    Empezó a desplazar los dedos por las cuerdas de la guitarra. Realmente la tocaba bien. Era una melodía tranquila de esas que te hacen relajarte y pensar, y de las que luego no puedes sacarte de la cabeza. Empezó con tonos graves pero enseguida tomaron prontagonismo los acordes agudos. Cerré los ojos y prometí guardar ese momento para siempre. Al terminar le alabé por su música y el me abrazó. Nos dimos otro profundo beso mientras mis pokemon nos miraban extrañados, como si nunca hubieran visto nada parecido. Después nos tumbamos sombre una manta en la terraza y empezamos a buscar formas de pokemon en las estrellas. Serían apróximadamente las seis o siete de la mañana cuando conseguimos dormirnos. De repente pudimos oir un claxon de coche.
    *Piiiiiii,piiiiiiii*
    Nos levantamos sobresaltados y con los ojos entreabiertos.
    - Derek, Alejandra, es hora de irse, ¡cojed vuestras pertenencias y subid al autobús!,¡rápido!- dijo la inconfundible voz de la enfermera Joy.
    - ¡Oh mierda!, ¡Derek, no hemos recojido nada!.
    - ¡No me lo puedo creer!,¡yo impuntual!. -dijo Derek tocandose la cabeza.
    Me reí y enseguida comenzamos a recojer la manta, hacer las mochilas y limpiar algo. Los pokemon nos ayudaron. Volvimos a oir el claxón.
    - ¡¿Se puede saber que haceis?!, ¡vamos! - volvió a decir la enfermera Joy.
    - Ya vaaaaamos - dijo Derek agoviado.
    Me despedí de mi bichito, Volbeat, con lágrimas en los ojos y me fuí.
    Al fin entramos en el autobús, y allí me reencontré con Megan y Kevin. Estaban sentados uno a cada lado del autobús. Le pedí a Derek que me guardara un sitio junto a él, y fui a hablar con Megan.

    - ¡Ali!, ¡oh te eché tanto de menos!
    - Si amiga yo también, tengo tanto que contarte, pero primero, ¿porque estais separados tu y Kevin?.
    - Es un imbécil, que te lo cuente él. Extrañada, me desplacé tambaleandome por el movimiento del autobús hacia Kevin.

    - Hola Kevin, te eché de menos. Tengo que preguntarte algo, ¿porqué estais enfadados tú y Megan?.
    - ¡Hola Ali!, ah..¿ha dicho que te lo cuente yo?, preguntale si no sería mejor preguntárselo a su amigo el musculitos.

    Me volví hacia la parte trasera del bus donde estaba Megan, y le dije lo que Kevin me había dicho a Ali.
    - ¿Mi amigo musculitos?, ¡sera imbécil!, ¡no paso nada entre nosotros!, dile que...
    - ¡Bastaaaaaaaa! - dije ya cansada de tanto moverme.- Megan, ya por favor cuentame.
    Megan se asustó por mi grito y empezó a contarme todo. También escuché después la historia de Kevin. Resulta que las cabañas de ellos dos estaban muy cerca, y cada noche, quedaban para ver si habían encontrado la roca lunar. Un día Megan no fue, y preocupado, Kevin fue a su cabaña y trepó por un árbol hasta su terrazita. Vió entonces que Megan, y su compañero musculoso, Jhonny, estaban jugando y haciendose cosquillas. De pronto, Kevin vió que Jhonny besaba a Megan, y él se fue a su cabaña, algo dolido. Lo que no sabe Kevin, es que Megan se apartó enseguida de los labios de Jhonny, diciéndole, que su corazón pertenecía a otro chico. A partir de ahí Jhonny la respetó. Al día siguiente se vieron, ambos con sus compañeros, en el Lago Illumise, estudiando pokemon peces, y Kevin enfadado empujó a Megan, que cayó al lago (sin querer). Megan, cabreada, fue a su cabaña por la noche, y le rompió los trabajos pokemon que llevaban hechos Kevin y su compañero. Kevin, muy enfadado por esto, le robó todos los libros sobre pokemon de la cabaña de Megan. Así estuvieron fastidiándose durante días, y uno de ellos, acabaron en el baño de la cabaña de Megan, mojados y gritándose. En la mano de Megan estaba el grifo de ducha, y en la de Kevin un bote de espuma de afeitar. Ambos estaban empapados. Estuvieron hablando.
    - ¡ Eres un celoso y un idiota! - dijo Megan.
    - ¡ Y tú una buscona!, espero que al menos besara bien ese...
    - ¡ No hay nada entre Jhonny y yo! - gritó Megan cabreadísima.- ¡No te entiendo Kevin!, de verdad que no...
    - ¡Claro que no entiendes!, ¡no entiendes nada!, ¡no entiendes que te quiero,¿eh?!, ¿¡¡No lo entiendes!!? - dijo Kevin con una voz ahogada.
    Megan se quedó mirándole y sin saber como se besaron. Ambos se apartaron y Kevin se fue de la cabaña. Y a partir de ahí siguieron cabreados.
    Al rato, pude hacer que se sentaran juntos y más o menos hablaran, aunque seguían muy tensos los dos.
    Volví a sentarme con Derek, y resoplando me apoyé en su hombro.


    Espero que os haya gustado. Quedan dos capis para terminar esta larguísisisimo fic. :)

    En el próximo capítulo, Ali conocerá en realidad, quien es Derek, y la trampa que este la hizo. LLegará a la base del Team Magma y se reencontrará con su padre y con Lucas y Giselle, sus amigos de Johto, quien trendrán que buscarla para devolver la ansiada cajita y conocer la verdad. Intentaran matarla y le ocurrirá algo a su mejor amigo, Cynda. Además se reencontrará con un pokemon muy peculiar.
    Gracia por leer :).
     
  6.  
    Sun Cristal

    Sun Cristal Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Marzo 2010
    Mensajes:
    156
    Pluma de
    Escritor
    Re: Aventura pokemon !

    Ohhh Amiga Romance con el chico del ninetales me hiciste reir mucho :P
    Derek el chico malo del ninetales al chico romantico xD
    Uhhh de megan y kevin hay mucho de que hablar xD
    Pobre muricielagito porquee !
    y eso de yo impuntual jaj estabas enamorado y como dicen haces cosas estupidad
    y le digo a ali del odio al amor hay 1 paso !
    amiga gracias un millon de graciaas por leer mi fic !
    Saludos Claire !
     
  7.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    27
    Re: Aventura pokemon !

    Miiil denadaaas ! gracias a ti por leer todo lo que escribí , que hay que tener paciencia para hacerlo jaja.
    un saludooo amigaaaaaa.xD
     
  8.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2556
    Re: Aventura pokemon !

    Capítulo 8. La verdad se descubre.

    [ A PARTIR DE ESTE CAPÍTULO Y HASTA QUE ACABEN , NARRARÉ EN 3º PERSONA PORQUE FACILITARÁ LA COMPRENSIÓN AL LEER, DISCULPAD ESTE CAMBIO, PERO CREO QUE ASÍ LO ENTENDERÉIs MEJOR! GRACIAS;)]

    LLegaron ya por fin a la escuela, en Ciudad Férrica, y la enfermera Joy dió el veredicto. Inspeccionó el trabajo de Kevin y su compañero. Era bueno, muy bueno, pero debido a que estaba unido por trozos de celo ( ya que Megan lo había roto) no ganaron ningún premio. Después, inspeccionaron el de Ali y Derek. Dijo que estaba bien trabajado, y que las fotos eran buenas, pero eran pokemon demasiado comunes en la reserva, un Volbeat, un Tailow, un Beautifly, y un Barboach, asique tampoco ganaron nada. Por último, inspeccionó el de Megan y Jhonny, que tampoco ganaron nada, ya que que Kevin les robó los libros, y no pudieron escribir nada sobre los pokemon.
    Los ganadores fueron Judy y Michel, dos chicos de allí de Hoenn. La verdad esque su trabajo fue genial.
    De repente, ante el asombro de todos, vimos aparecer un Volbeat saliendo del Bus.

    - ¡¡ VOLBEAT !! - gritó Ali impresionada. Era el pequeño Volbeat que se había encariñado con ella. Se había colado en el autobús misteriosamente. Corrió hacia los brazos de la chica feliz. Ali, le explicó todo lo sucedido a la enfermera Joy, que al ver lo que la quería ese pokemon, hizo un par de llamadas a la reserva, y la permitieron quedarse a ese pequeño.
    - ¿Enserio? ¡Oh Dios gracias!- dijo eufórica Ali abrazando a la enfermera Joy. Volbeat también parecía muy feliz. Lo atrapó en una pokéball y se convirtió en uno más en el equipo. Kevin contó a Ali que había evolucionado su Cascoon, y mostró a las chicas su Dustox. Era un pokemon bastante grande y muy chulo. Tenía las alas verdes y redondeadas, y el cuerpo era morado y rechonchito. Era muy simpático.
    Llegó la hora de la despedidas, y Ali, triste, se acercó a Derek.

    - Oye, Ali, podríamos vernos mañana en Ciudad Petalia, voy a estar allí unos días y me gustaría que te pasaras. Estaré en un edificio gris y alto, al este de la Ciudad- dijo con una voz apagada.

    - Emm vale genial, allí estaré sin falta, además, allí esta el segundo gimnasio más cercano.
    De pronto, numerosas lágrimas salieron de los ojos de Derek, que abrazó fuertemente a Ali.

    -¿Qué-qué ocurre? nos veremos mañana, no estes triste.- le dijo ella para calmarlo.

    - *Snif* losé... y lo siento - dijo él. Ali no entendía nada. Se besaron una última vez y al acabar juntaron sus naricillas. Derek la dió un beso esquimal, y tras suspirar fuertemente, se fue hacia unos matorrales. - Adiós. - dijo triste.

    - Hasta pronto Sr. Tarado - dijo Ali sonriente moviendo la mano.

    Tras los matorrales, apareció un hombre altísimo y corpulento. Debía medir al menos 1'90 metros. Iba trajeado muy elegantemente, y tenía a dos guardaespaldas con gafas de sol tras de él. Tenía los mismo ojos inconfundibles de Derek. Era su padre, el jefazo del Team Magma, el General Colins.

    - ¿Cumpliste la misión, hijo?, ¿te ganaste la confianza de esa enclenque? - dijo con una voz gravísima.

    - Sí...- dijo limpiándo sus lágrimas con la manga de su chaqueta. - todo salió bien.

    - ¿Y que son esas lágrimas?, no me avergüences, te lo advierto.

    - Solo soy buen actor...-dijo Derek, aunque no era así. Todo empezó siendo una trampa para que Derek se ganara la confianza de Ali y atraerla a la base del Team, en Ciudad Petalia, pero sin quererlo, Derek se había enamorado de aquella chica.

    - Bien - contestó el padre. Tras decir esto se fueron los guardaespaldas, el padre y el hijo, hacia un avión que les llevaría a la Ciudad, que estaba realmente cerca de Ciudad Férrica.

    Ali y sus amigos llegaron a la tarde del siguiente día.
    - Chicos, primero irémos a ver a Derek, y después al gimnasio, ¿qué os parece? - dijo Ali feliz.

    - Vaaaale - contestaron ellos al ver la cara de felicidad de la chica. Ya no estaban tan cabreados entre ellos.
    Ali, había intentado llamar a su padre, pero este no le contestaba las llamadas. Ella pensaba que estaría ocupado con los Mareep, pero en realidad no era así. El Sr.William, seguía atrapado en la base, justo a donde su hija se dirigía.
    Al fin llegaron y dos hombre vestidos de negro y rojo les dejaron pasar amablemente. El edificio era gris metálico, y altísimo. Tendría que tener unas treinta plantas al menos. Tenía además unos salientes, una especie de plataformas en cada piso.

    - ¡Bienvenidos mis preciosos muchachos! - dijo la líder Petra del gimnasio de Ciudad Férrica, que no era otra que la subcomandante del Team, Magie, disfrazada. - Tengo una noticia genial, ¡ encontramos la roca!- dijo ella.
    - ¡ Enserio, oh genial ! ¡ cuanto me alegro! - dijeron los chicos.

    - ¡Hola! ¿vosotros sois los famosos chicos que nos ayudaron?,¡estamos en deuda con vosotros!. El hombre que había hablado era el líder del gimnasio de Ciudad Petalia, Norman, aunque también por supuesto, era un soldado del Team disfrazado. El auténtico estaba prisionero junto con la verdadera líder del gimnasio, y junto con el padre de Ali.

    - ¡Hola Norman!, ¡es un placer conocerte! - dijeron Megan y Kevin.

    - Chicos, vosotros dos, ¿podríais acompañarme un momento? - dijo el falso Norman.

    - Claro - dijeron ellos.

    - Ali, preciosa, tu ven conmigo, Derek te espera- dijo un tercer hombre que apareció en la sala. Era un hombre alto, y vestía una bata blanca. Era el Comandante Blake, del cual hablé en capítulos anteriores. - Te contaré algo - dijo el hombre, amable.

    Ali lo siguió y subieron en el ascensor hasta la planta más alta, la cuarenta. Fueron a la plataforma saliente, que no tenía techo ni paredes. En ella había un montón de máquinas gigantes, un montón de científicos con batas blancas, y una sola silla, en el centro. También había una máquina diferente al resto. Había en ella una esfera de cristal, donde estaba la roca lunar, brillante y azul.

    - Quiero contarte algo, pequeña - dijo el Comandante Blake. - Siéntate, por favor, mientras esperamos a Derek.
    Ali, le obedeció, y se sentó en la única silla.

    - Verás, hace quince años, una mujer del alto mando descubrió el secreto para invocar al pokemon más poderoso de todos los tiempos. - dijo paseándo con las manos en su espalda. - Un equipo poderoso intento descubrir el secreto, pero esa misma mujer les puso las cosas difíciles. No era más que una ¡FURCIA!.
    Cuando el Comandante dijo esa palabra, unos cinturones metálicos agarraron a Ali, y la empotraron contra la silla.

    - ¡AAH!, ¿qué es esto?, ¡Suélteme ahora mismo!, ¡socorro!. - dijo Ali impotente. No llegaba a cojer ninguna de sus pokéball. Estaba atrapada. El Comandante prosiguió.

    - Y esa mala pécora, escondió un informe importante en una cajita imposible de abrir. ¿QUIERES SABER EL NOMBRE DE ESA ASQUEROSA MUJER, QUIERES SABERLO? - gritó el Comandante - ¡ASTRID!, ¡ASTRID SCOTT!. Ali paró de moverse y un montón de lágrimas salieron de sus ojos.

    - Mi-mi ma-mad...- dijo ella llorosa.

    - ¡Sí! ¡tu sucia madre nos fastidió los planes!, aunque nosotros también la jodimos, ¡ y tanto que lo hicimos!¡capturamos a su mejor amigo!-en ese momento señaló a una hurna donde había un Pikachu petrificado. - Era su pokemon estrella, ya que ella era la miembro del alto mando eléctrica; cuando vino a rescatarlo, la asesinamos.- Ali comenzó a llorar como una condenada.- Estabamos perdidos pero descubrimos lo de tu colgante y la cajita...¡tú eres la única que puede hacer que logremos dominar el mundo gracias al pokemon más poderoso del mundo!, ¡El pokemon alfa, el pokemon A, Arceus! - dijo gritando de nuevo. Se calmó un poco y respiró hondo. - Solo necesitamos tu colgante. Tras decir esto llegaron un montón de científicos y colocaron una máquina enorme con ayuda de dos Machamp en frente de Ali. La activaron y enseguida se creó un campo de fuerza violeta alrededor del medallón de Ali. La cadena estayó en mil pedazos y la pluma metálica cayó en manos del Comandante.

    - ¡Sii!, solo nos queda conseguir la caja y dominaremos el mundo - gritó el Comandante. - Matad a la chica - dijo depués. En ese momento, aparecieron unos diez soldados del Team, cada uno tenía un Mightyena. Los pokemon la rodearon y se dispusieron a atacarla. Diez hiperrayos hubieran hecho que Ali muriera al instante, pero de repente se oyó una voz.

    - ¡Pantalla humo!. En ese momento todo el ambiente se cubrió de una nube negra y espesa. Ali no veía nada. Entonces, alguien consiguió desatarla y sacarla de allí. Era Derek, pero ella nada más salir, se puso a toser, y no pudo verle. Solo pudo oir: ¡Huye del edificio!.

    Megan y Kevin , al irse con el falso Norman, se les tendió una emboscada. Un montón de Golbats les rodeaban, dispuestos a atacar.

    - Adelante Zangoose, Trecko - gritó Megan.

    - ¡Ve Dustox, ve Torchic! - dijo Kevin. Los pokemon se pusieron a combatir pero los Golbat los superaban en número. Cuando ya se veían perdidos, aparecieron dos personas.

    - Skiploom, ¡somnífero! - dijo una voz femenina. Apareció en escena un Skiploom y lanzó a todos los Golbat y soldados unos polvillos que los dejaron fritos.

    - ¿Quienes sois? - contestó un chico. Eran Lucas y Giselle, que acababan de llegar, y buscaban a Ali, para entregarle la cajita y la pokéball de su padre.

    - Nuestros nombres son Kevin y Megan, somos amigos de Ali.

    - ¿Amigos de Ali?, ¿dónde está ella?.

    - No lo sabemos, se la llevó un hombre con bata.
    Corrieron los cuatro juntos en busca de Ali. En el camino , Lucas y Giselle les contaron toda la historia de la caja, el medallón de Ali, los pokemon legendarios, la madre de ALi...Todo.

    Alí corría por los pasillos del edificio, aún tosiendo. Sacó a sus amigos que la acompañaban y la salvavan cada vez que aparecía algún soldado.

    - ¡Volbeat! , ¡ impactrueno! - dijo señalando a un soldado que corrió despavorido. En ese momento se encontró con Giselle, Lucas, Megan y Kevin.
    -¡Chicos! ¡Oh, Giselle, Lucas!, que hecéis aquí, ¡estamos en peligro!. - gritó Ali alterada.
    - Ali, mi nena, cuanto te eché de menos,... ¡Toma! esta es la cajita, verás sucede que...
    - Giselle, me sé la historia... gracias...¿Dónde está mi padre?.
    - Está atrapado pero se encuentra bien - dijo Lucas.
    - ¡Tenemos que salvarle!, a él y a pikachu.
    - ¿Pikachu? - dijo Megan extrañada.
    - Fue el pokemon de mi madre... la asesinó este Team, el Team Magma.
    Megan se llevó las manos a la boca. Ali abrió la pokéball para ver que pokemon la enviaba su padre.

    - [*Buuuz,buuuuz*] - dijo el pokemon que salió. Era Cuca, la "Elekid" del padre de Ali, pero que había evolucionado a Electabuzz. - ¡Cuca!,nos será útil tu ayuda - dijo Ali.
    - Rápido Ali, abre la cajita y rompe el informe.
    - No puedo Giselle, me robaron mi medallón.
    - Oh vaya...pues vamonos de aquí enseguida.
    - ¡ Pero tenemos que salvar a Pikachu y a mi padre! - dijo Ali, llorosa.
    - ¡Sí!, y a los líderes de gimnasio.- dijo Kevin.
    - ¡No podemos !, vendremos con las Agentes Mara - dijo Lucas- Ali, como te roben la cajita, se acabó.
    - ¡ No podemos dejarles así! - dijo Megan.
    - Está bien, pero debemos ir con prudencia chicos, esto es muy peligroso. - dijo Giselle.

    Ali guardó la cajita en su riñonera y saco una donde guardaba su maquillaje. También era azul.
    - Tengo un plan. - dijo ella.
    Se separaron, por un lado estaban Lucas y Kevin, y por el otro, Megan, Ali y Giselle.
    Las tres chicas se dirigieron hacia la planta cuarenta, donde estuvo antes Ali. Había un nuevo miembro entre el grupo. El Jefazo, el General Colins.
    - Vengo a hacer un trato - dijo Ali firme, de pronto, cojió la caja de maquillaje,y la enseñó. - Aquí esta la caja que tanto buscais. Quiero hacer un cambio-. El general y los comandantes prestaban atención. - La caja a cambio de mi padre, los líderes y el Pikachu de mi madre.

    - Trato hecho - dijo el General Colins.- pero primero quiero ver la caja...

    - ¡No!, no confío en usted, se que querrá robármela y engañarme.
    El General sonrió burlonamente, de la misma manera que lo hacía su hijo.
    - Quizás haya alguien en quien sí confies. En ese momento apareció un chico vestido con el uniforme del Team mirando hacia abajo.

    - De-Derek... - dijo Ali. Se le escapó una lágrima y comenzó a chillar- ¿ESTO HAS SIDO TODO EL TIEMPO? ¿ TODO EL TIEMPO ME HAS ESTADO ENGAÑANDO? ¡ ERES UN CABRÓN! - dijo llorando
    ruidosamente. Cayó en el suelo de rodillas mientras Megan le acariciaba un hombro.

    - Ali, no, yo no....- dijo Derek.

    - ¡QUIERO QUE ME DEVOLVAIS A MI PADRE! - dijo ella. En ese momento, ante el sobresalto de todos, el General Colins, abrió una pokéball. De ella salió un Salamence que golpeó a las chicas e hizo que rodaran. Cuca, la electabuzz, y el salamence comenzaron a pelear.

    El jefe Colins se cubrió la cabeza, ya que los ataques de esos pokemon estaban destrozando el piso, y dijo:

    - ¡DEREK, MATALA!
    En ese momento, Megan y Giselle salieron corriendo en dirección a la hurna de Pikachu,y la rompieron, según el plan. Empezó a despertar lentamente. Ali se quedó en frente de Derek.

    Espero que os haya gustado! Gracias por leer ;) !
    EL PRÓXIMO FIC SERÁ EL ÚLTIMO, AL FIN ACABARÉ (:
    En el último fic ,veremos las intenciones de Derek respecto a Ali. El cambio que mencioné en el fic anterior sobre el próximo, hablé sobre algo de Cyndaquil, que en realidad ocurrirá en el siguiente episodio. Será el desenlace final, ¿Qué pasará con el padre de Ali?, ¿Y con Derek?.
    Además hablaré como transcurrieron las vidas de todos tras el suceso...Espero que os guste y gracia por vuestra paciente lectura.!
     
  9.  
    Minniee

    Minniee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Abril 2010
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Aventura pokemon !
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1861
    Re: Aventura pokemon !

    Capítulo 9. El desenlace.

    Derek y Ali se miraban.

    - Lo siento Ali, fuí obligado, de verdad yo no quería...
    - ¡No quiero volver a verte nunca más! - gritó ella. Cyndaquil, Mudkip, Volbeat, Zangoose, Treecko, Skiploom y Electabuzz, luchaban contra los Pokemon del Team. En un momento Colins, vió que Derek no iba a matar a Ali, por lo que hizo algo inesperado.

    - ¡Derek!, ¡¿a qué esperas idiota!?, Salamence, ¡¡hiperrayo!! - gritó.
    En ese momento, Salamanence, golpeó con la cola a Cuca, dejandola inmovilizada y le lanzó un ataque a Ali, que estaba al borde de la plataforma, su riñonera se rompió y cayó la auténtica cajita rodando por el piso.

    - ¡NOOOOOOOOO! - gritó Derek mientras Ali caía al vacío. Se pudo oír también una segunda voz, [*CYYYYYYYYYYYYYN*] gritó Cyndaquil.
    Ali al caer, recordo su sueño, un sueño donde justo ocurría eso, era atacada y caía al vacío...estaba sola, sola totalmente.
    En la plataforma, Cyndaquil comenzó a brillar. Estaba evolucionando a Quilava. Ya siendo un Quilava vió al Jefe intentar cojer la auténtica caja. Quilava le lanzó un lanzallamas muy pontente que lo frenó en seco, y la caja fue a parar a las manos de Derek.

    - ¡Imbécil!, ¡Suéltala! - gritó Megan.
    - Hijo ¡Ábrela! - dijo el jefe Colins lanzándole la llave-pluma.

    Ali seguía cayendo. Cerró los ojos cuando de repente sintió algo bajo ella.
    - ¡Dustox! - gritó. Y pudo ver en una plataforma a Lucas, Kevin, y los auténticos Petra y Norman. Resulta que gracias al Grandbull de Lucas y al Dustox y al Torchic de Kevin, habían podido atacar a unos soldados robándoles la ropa, y habían conseguido liberar a los presos. Además de los nombrados, había alguien...
    - ¡Papá! - gritó Ali saltando a los brazos del cansado hombre.
    - Hija mía, cuanto he temido por ti - dijo llorando el Sr.William.
    - Subamos, han cojido la caja!. -gritó Ali.
    Todos subieron deprisa, y al llegar vieron a Derek aún con la caja. Todos los pokemon estaban debilitados, excepto Salamence. Era muy fuerte.
    - ¡¡Ábrela!! - volvió a gritar el jefe del Team.- ¡Gobernaremos el mundo hijo!.
    Derek miró a Ali con decisión y ternura, y después volvió a mirar a su padre. Tras esto comenzó a abrir la caja.
    - ¡ No ! - gritaron Kevin y Lucas.
    Derek sacó el papel de la caja.
    - ¡Bien hecho!, dámelo vamos, ¡¡dámelo!! - dijo su padre.
    - No padre, ¡¡ ya estoy cansado de tus maldades y de tí !!, Ninetales, ¡LANZALLAMAS!
    Ninetales le obedeció y convirtió el papel en un montón de cenizas.
    - ¡¡ NOOOOOOOOOO !! - gritó el Jefe Colins. - ¡NIÑATO IMBÉCIL! ME LAS PAGARÁS, ¡¡ATÁCALE SALAMENCE!!.
    Salamence iba a lanzarle un hiperrayo cuando alguien se puso en frente. Era Ali. Tenía los brazos extendidos cubriendo así a Derek.
    - Ali, Ali ¿que haces?, después de todo lo que te hice...-dijo Derek.
    Salamence frenó y miró a su entrenador.
    - MÁTALOS A LOS DOS ,¿ A QUÉ ESPERAS?. Salamence lanzó un fortísimo hiperrayo, pero fue contrarestado por otro rayo.
    - ¡¿Pikachu?! - gritó Ali.
    El Pikachu de su madre la había reconocido y la había salvado. También apareció Quilava, para defenderla.
    - ¡ Evolucionaste pequeño! - gritó abrazándole.
    Pikachu se puso a combatir con Salamence, y no tardó en vencerlo, después de todo, era un pokemon de una miembro del alto mando. Poco después llegó la policia. Derek agarró a Ali por el brazo y la llevó a un pasillo.
    - Ali, lo siento ,lo siento todo...lo siento, en verdad estoy enamorado de ti, te lo juro, créeme, por favor.
    - Lo sé. Lo supe en el instante en que rompiste el papel.- Ali, tras esto lo agarró de la misma manera que cuando se besaron por primera vez, y lo repitió. Derek la aferró fuerte contra el y la cojió en brazos.
    - Te amo mi pequeña loca... - dijo Derek dulcemente.
    - Yo también...pero ahora debes irte, la policia te arrestará seguro.
    - Lo sé, pero quiero quedarme contigo.
    - No puedes, Derek, prometo que nos veremos pronto, pero va , ¡ vete!, y no olvides que te amo.
    - No lo olvidaré. Gracias por hacerme mejor persona - dijo Derek. En ese momento, sacó a los Golbat y se marchó volando lejos de Ciudad Petalia.
    Ella volvió y tras ver como los comandantes Blake y Magie, además del Jefe Colins, eran arrestados, abrazó a Pikachu y a Quilava.
    - Gracias, os sacrificasteis mucho por mí, y también vosotros - dijo abrazando a Mudkip y a Volbeat.
    Se fueron de ese espantoso lugar y el padre de Ali, William, le entregó algo.
    - Esto te pertenece, estuvimos mucho tiempo tras el pokemon de tu madre. - dijo entregándole la pokéball de Pikachu.
    - Gracias papá, lo cuidaré mucho.
    - De gracias nada, siempre ha sido tuyo, por cierto, tu madre lo llamaba Chispa. -dijo amablemente su padre.
    El Pikachu se subió rápidamente sobre los brazos de Ali y la abrazó.
    - Oh Pikachu, gracias, bueno... que diga, ¡Chispa, gracias!.
    Abrazó después a sus cuatro amigos. - Pusisteis vuestras vidas en peligro por mí...nunca lo olvidaré. - dijo Ali.
    - Bueno, basta de cursilerías chicos, debéis seguir vuestro viaje- dijo el padre de Ali.

    Tres días después...

    Lucas y Giselle volvieron a Johto, a sus clases de cirujía pokemon, Kevin y Megan abrieron después del suceso sus sentimientos y acabaron juntos. Y en cuanto a Ali, continuó con la parejita feliz su viaje. Se encontraban en ese momento en el Gimnasio de Ciudad Petalia, contra Norman.

    - ¡Quilava!, ¡Rueda fuego!.
    - Vigorott , ¡frénalo!.
    De pronto, Ali vió a alguien que aparecía en las gradas. Un chico de mirada penetrante y llamativa.

    - ¡ DEREK ! - gritó ella.
    - Concentrate en el combate, ¡ quiero ver como pelea mi chica!.
    - Jaja, ¡entendido!, Quilava, ¡rapidez!.


    AL ACABAR ESE AÑO....

    Había terminado el primer año, y por tanto el primer viaje de Megan, Kevin, y Ali. Finalmente Derek se les había unido a la aventura.
    Kevin tenía en su poder a un Combusken (Torchic evolucionado), a su Dustox, a un Loudred, a un Cacturne, a un Duskull, y a un Swalot.
    Megan por su parte, a un Grovyle ( su Treecko también había evolucionado ), a su Zangoose, y un Azurrill. Ella se había convertido en una criadora pokemon, ya que se le daba bastante bien cocinar pokóchos, curar heridas, y comprender a los pokemon. Sería grande.
    Ali, seguía con las batallas de gimnasio. Tenía en su poder a su Quilava, a Marshtomp ( Mudkip evolucionó), a un vulpix ( un regalo de Derek, ya que su Ninetales había criado), a su Pikachu, a su Volbeat, y un Kirlia.
    Derek tenía a su Ninetales, a un Crobat ( uno de sus Golbat evolucionó, el otro quiso emigrar con otros Golbat y él lo libero), a un Medicham, a un enorme Walrein, a un Vibrava y a un Swellow.
    Todos, excepto Megan, claro, habían entrado en la Liga Pokemon de Hoenn, y ambos quedaron en posiciones parecidas, ya que al estar tanto tiempo juntos, tenían casi las mismas técnicas de combate. El ganador no fué ninguno de ellos tres.
    El último día de la liga por la noche se celebraba la llamada, "Fiesta de Fin de Liga", y todos se vistieron elegantes.

    - Kirlia, ¿ me pasas los guantes con psíquico, por favor?. - dijo Ali a su pokemon.
    Kirlia así lo hizo. Estaban en la habitación naranja de la casa de Ali, ya que la fiesta y la Liga se dieron en Pueblo Azuliza.
    Megan se hizo un moño muy elegante y se puso un vestido negro que se ataba al cuello, y que le quedaba por las rodillas, con unos preciosos tacones, y unos guantes negros. Ali se rizó el pelo y se lo dejo suelto. Su vestido era azul marino muy oscuro. Era cortito, le llegaba por los muslos y tenía brillos cuando ella se movía. También llevaba unos tacones de infarto negros y unos guantes. Ambas estaban preciosas.
    Los chicos vistieron trajeados y muy elegantes. Al llegar ellas, Derek y Kevin quedaron boquiabiertos. Estaban realmente guapas.
    Ali pudo ver a su padre contando chistes a los miembros del alto mando de Hoenn que allí estaban, como anfitriones. Sintió una vergüenza enorme, pero rió y siguió con la fiesta. Allí también estaba su hermanito, que preguntaba a todos los entrenadores que veía sobre sus pokemon. Quilava, que no había cambiado sus hábitos, estaba comiendo galletas de una fuente que estaba en el centro de la mesa. Ella andando lo más rápido posible, por sus tacones, le cojió y le dejó en el suelo.
    - Serás glotón...anda, ve a jugar con los demás.
    - Alejandra, por favor, ¿puedes venir un momento?. - dijo un hombre. No era un hombre cualquiera era Plubio, maestro de combates y concursos.
    - Verás, al verte combatir con tus pokemon en la Liga, ví que hacías muchas combinaciones...
    - Sí, me gusta mucho combinar ataques, jeje.
    - Sabiendo quién era tu madre, pensé que tendrías una habilidad especial en las batallas - dijo él pensativo - pero no es así...
    Ali bajo la cabeza avergonzada por el no-cumplido de Plubio.
    - Creo, pequeña, que tienes una habilidad especial para combinaciones de concursos pokemon.
    - ¿Yo? ¿Concursos? - dije haciendo una mueca.
    - Así es...¿ Por qué no lo intentas?, quien sabe...alomejor descubres un talento que no pensabas que tenías...
    - Bueno, podría ser...¡gracias Plubio!, ¡seguiré tu consejo!.
    - Podrías empezar por Sinnoh, es una de las mejores regiones de consursos pokemon.
    - Así lo haré, gracias de nuevo.
    Despidiéndose de Plubio, le contó lo que le dijo a sus tres amigos, bueno, dos amigos y a su novio, Derek.
    - ¡Sí ! también lo pensé, tus combinaciones son buenas, ¡cuenta conmigo para ir a Sinnoh! - dijo Megan.
    - ¡Me apunto! - dijo al poco Kevin.
    - A mí no tienes ni que preguntármelo- dijo sonriente Derek.
    - ¡ Genial !, mañana viviremos una nueva aventura. - dijo Ali.
    Después se apartó del grupo y se sentó en un banquito, donde estaban jugando los pokemon. Enseguida, su pequeño Vulpix, se subió sobre su regazo. Ali se puso a pensar...
    * Si no me hubiera mudado a Hoenn, no hubiera vivido todo esto, ¡ y pensar que no quería!. Mañana comenzaré una nueva aventura.*
    *Sinnoh, ¡prepárate!*

    FIIINNNNNN
    ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO MI LARGUÍSIMA HISTORIA.
    GRACIAS A LOS QUE LA LEYERON, MIL GRACIAS.
    :D
     
  10.  
    Krisev

    Krisev Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    14 Marzo 2010
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    Re: Aventura pokemon !

    !wow! acabo de terminar de leer todo el fic y la verdad que me gusto mucho Minniee,

    no te vayas a enojar conmigo pero pero la verdad es que esperaba que fuera un fic mas largo ya que las cosas suceden muy rápido... sobre todo en el ultimo capitulo = (,
    pero quien soy yo para andar criticando fic´s, tu fic estuvo bueno y la parte final deja abierto que harás la continuación de este...eso creo...pero esa es tu decisión, bueno eso es todo...bye.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso