Historia larga Aquellos ojos rojos.

Tema en 'Novelas' iniciado por Lilias Bishmark, 13 Diciembre 2019.

Cargando...
  1.  
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1575
    Sinópsis:

    Estamos a pocos años de una amenaza que pretende cambiar el orden que tiene el mundo, la historia tiene como protagonistas a Lucy y Mary, completamente distintas pero con sentimientos que las unen, en su camino conocerán la crueldad y el dolor que implica buscar su felicidad y ser malditas por sus destinos.

    En una historia cargada de sangre, sufrimiento y perdidas, ¿Serán ellas capaces de detener aquella amenaza y seguir sonriendo?






    Capitulo 1. Lucy
    .

    Nos miramos fijamente con lágrimas en los ojos, sonreímos, sabíamos que era el final pero intentamos mostrarnos valientes hasta los últimos momentos.

    ──¿Sabes? Fue divertido, nunca creí que experimentaría cosas así──.

    ──¿Divertido? Estuvimos a punto de morir en varias ocasiones──.

    ──Pero no lo hicimos─reí─Todo por que estuviste ahí para protegerme──.

    ──Y fuiste tú quién me defendió al final, pude pelear gracias al valor que me dabas──.

    Mi sonrisa poco a poco se rompía y mis lágrimas salían sin control.

    ──¿Por qué acabó así...? ──.

    ──No te preocupes..., estoy segura que volveremos a encontrarnos──.
    Empezaba a ver todo borroso, no sentía las piernas ni las manos, solo un frío que penetraba mi cuerpo.

    ──Yo también pienso lo mismo──.

    ──No importa cuantos años o siglos pasen, te encontraré de nuevo──

    ──¿Lo prometes?──

    ──Te lo prometo y te aseguro que en esa vida... en esa vida realmente seremos felices, estoy segura──.

    Sus ojos se cerraron completamente mientras sonreía y su cuerpo desaparecía en cenizas al igual que el mío.

    En estos últimos segundos, recordaré todo lo que vivimos en estos años antes de llegar a este final.

    Minutos antes de la media noche.

    La incapacidad de sorprenderse de una persona va de la mano con sus experiencias y eso es algo que tengo muy escasamente, tal vez sea esa la razón del por qué estoy congelada en una situación tan extraña como esta, aunque, ver el cielo tornarse de color rojo asustaría a cualquiera.

    No pude hacer más que cubrirme los ojos y esperar que este momento quede como un simple recuerdo poco creíble el cual haría reír a mis compañeros de trabajo. Pude oír algo que colapsó cerca de mí, caí hacia atrás con una mano para hacer más liviana mi caída y la otra aún en mi rostro. Sentí que el brillo desaparecía y quitando lentamente mi mano lo confirmé, ví en el suelo el cuerpo de una mujer más pequeña que yo, rodeada de sangre.

    Sus ojos, completamente abiertos, se encontraban viendo el cielo, de manera extraña levantó su mano temblorosa apuntandome, como si quisiera que me acercara.

    ──¿¡Qué te sucedió!? Resiste, llamaré a una ambulancia──.

    Puse mi mano en el bolsillo de mi pantalón sacando mi celular.

    ──No, sólo... acercate──Respondió.

    ──Pero...──

    Guardé mi celular nuevamente en mi bolsillo tras ver la sangre que expulsó al toser, mis manos temblaban, no podía gritar ni mirar en otra dirección que no fuera dónde estaba ella.

    Me acerqué lentamente hacia ella y me senté en el suelo, la tomé con una mano de la cintura y la otra en su espalda, la senté sobre mis piernas apoyando su cabeza contra mi pecho.

    ──¡No te preocupes, pronto estarás bien!── Dije agitada.

    Ella acurrucaba su cabeza cerca a mi cuello y de pronto cerró los ojos, se quedó sin fuerzas.

    Estuvimos así durante unos segundos, la levanté en brazos, por suerte no era pesada, de hecho... Su peso no parecía normal, ignoré eso por el momento y la carge hasta mi casa que convenientemente estaba muy cerca.

    La senté a un lado de mi puerta mientras introducía la llave, abrí la puerta y nuevamente la cargé hasta llevarla a mi cama, la tendí suavemente y fijé mi mirada en sus heridas, fui a buscar vendas, trapos y un poco de agua para tratarla.

    Tiene cortes marcados en los brazos, se ve tan doloroso..., estoy segura que debe tener más heridas. Llevaba puesto una camisa color negro con roturas, un pantalón también de color negro con agujeros en la pierna derecha, estaba hecho un desastre..., me subí a la cama con ambas rodillas a ambos lados a la altura de sus canillas tratando de no tocarla, la empezé a desvestir para limpiar y tratar sus heridas, tome su camisa desde la parte de la cintura y la fui desabotonando una por una lentamente, cuando terminé tome uno de sus brazos y lo levanté para poder sacar una de las mangas, haciendo lo mismo con la otra, saqué su blusa y la tiré a un lado de la cama, desabroché la correa de su pantalón y lo fui bajando, una vez fuera de igual manera lo tiré a un lado de la cama, para mi sopresa su ropa interior era un traje de lencería de color rosa.

    ──¿¡Cómo alguien de su edad puede usar esto!?──

    Mi cara se puso roja de la verguenza pero... no era momento para eso, tenía que quitarla. Una vez hecho, mojé los trapos y empezé a limpiar la sangre en su cuerpo, comenzé con los brazos tomando y abriendo suavemente su mano y deslizando el trapo entre sus dedos hasta sus hombros luego continué con su cuello siguiendo con su pecho hasta su abdomen y finalmente sus piernas, tuve cuidado pues sé que puede dolerle aún estando inconciente, ya habiendo limpiado todo su cuerpo tuve que vendarla, no soy una experta en esto pero hice lo que pude.

    ¿Qué pudo causarle tales heridas?.

    Bendé sus brazos, piernas y continué desde su pecho hasta su cintura, no era como si hubiese vendado un profesional pero no creo que ella esté en posición de quejarse, la cubrí con mis sábanas y la dejé descansar, tome sus prendas rotas y las dejé en la canasta de ropa sucia al lado de la puerta de la habitación, son las 2:24 am... estoy muerta de cansancio...

    Fui hacia el sofa de la sala y con una sábana encima me dormí.

    Unas horas después.

    Me desperté a las 6:35 de la mañana, la chica me tenia preocupada por lo que no pude dormir más, iré a la cocina y prepararé una sopa de verduras para cuando despierte.

    Llevé una pequeña silla y la puse al lado de la cama, me senté y la observé mientras dormía, verla así era muy... relajante, tanto que... me empezó a dar sueño..., permanecí sentada y recosté medio cuerpo en la cama.

    ──Eres una asesina, ¿¡Cómo alguien de tu posición pudo hacer esto!? Ninguno de nosotros volverá a confiar en ti──

    Lucy.

    ──¿¡Por qué lo hiciste!? Rompiste las reglas, destrozaste nuestra amistad tan fácilmente...──

    ¡Lucy!

    ──No lo puedo creer, Lucy...──

    ¡¡Lucy!!

    ¡¡DESAPARECE!!

    Desperté y levanté la mitad de mi cuerpo al instante. Aquellas voces de quienes eran los más cercanos a mi sonaban en mi cabeza como el eco del grito de auxilio en horas de la madrugada, repitiendo una y otra vez lo último que pude oír de ellos.

    ──¿Dónde... estoy?──

    Su voz y la pequeña sacudida que hizo en la cama me hizo despertar.

    ──¡Oh, ya despertaste!──

    ──¿Quién demonios eres tú──Dijo ella.

    ──¡Oye! ¡no me hables de esa manera!, que sepas que me tomé la molestia de sanar tus heridas──Dije seriamente.

    Ella miró sus brazos y su abdomen, hizo una expresión de confusión y luego de sorpresa.

    ───¿¡D-Dónde está mi ropa!?──

    ──Te las quité── Dije.

    ──Entiendo, eso significa que tú... ¿Eres una pervertida?──

    ──¿¡Qué!? claro que no, estas muy equivocada, tuve que vendarte... Sin mencionar que estaban en muy mal estado── Respondí alterada.

    ──¡¡Quiero mi ropa de vuelta!!──

    ──¡¡Deja de ser tan terca!! Ten, aquí tengo algo de ropa para que te pongas──

    Le di una blusa y una falda mediana color rosa que saque del armario al lado de la cama.

    ──Que pésimo gusto de ropa──

    ──¡Pero qué mala! Es mi ropa preferida ¿Sabes?──

    ──Me la pondré, ¡pero que sepas que no me gusta para nada!──Dijo alterada.

    ──Si, si, como digas──

    Luego de ponerse ambas prendas.

    ──Ow, pero si te ves muy linda──

    ──¡Cállate!──

    ──A todo esto, ¿Cuál es tu nombre?──

    ──¿Porqué tendría que decírtelo?──

    ──Bueno, no importa si me lo dices luego, mi nombre es Mary, asegurate de recordarlo, ¿Si?, ¿Tienes hambre? estoy preparando una deliciosa so... ¡La sopa!──Dije mientras corría a la cocina.

    ──No puedo creer que olvidé apagar la olla, mi sopa se secó..., ¿Te gusta el cereal?, también te daré un vaso de leche a ver si creces un poco──Dije mientras reía.

    ──¡No soy una niña!──

    ──Como digas, ¿Aceptas o no?──

    ──No, me tengo que ir──Dijo con tono molesto.

    Se acercó caminando hacia la puerta inclinando ambos piés, se notaba que aún le dolían.

    ──Pero aún no estas recuperad...──

    Volteó levemente su cuerpo y me enseñó una mirada seria, sus ojos que eran café de manera extraña brillaron como una vela con una llama de color rojo, fue tan aterrador que caí asustada hacia atrás.

    ──¿Q-Qué eres?──

    ──Es mejor que no lo sepas, gracias por tratar mis heridas, ahora debo irme, por cierto... Lucy──Dijo.

    ──¿Eh?──

    ──Mi nombre, mi nombre es Lucy──Dijo mientras salía por la puerta.

    Siguiente capítulo: La razón de unirme a ti.

    Hola, si has leído hasta aquí, te agradezco mucho tu tiempo, es la primera novela que pienso terminar ya que tengo una base sólida en la historia. Habrán momentos épicos en los que me emocioné demasiado escribiéndolo y espero poder transmitir los mismos sentimientos a ustedes.

    Sin más que decir, espero que me acompañen en esta historia :).
     
    Última edición: 26 Enero 2020
    • Me gusta Me gusta x 2
  2. Threadmarks: Capitulo 2. La razón de unirme a ti.
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1179
    Cerró la puerta al salir, yo me encontraba aún asustada en el suelo, ella... ¿era humana? El color de sus ojos cambió repentinamente, no creo que una persona normal pudiera hacer eso.

    Me levanté del suelo, aún con dudas en mí cabeza tenía que despejar mi mente, caminé hacia mi armario y me puse el primer abrigo que vi.
    Llaves, dinero, abrigo, listo, salí y cerré la puerta con llave, hacía demasiado frío... era invierno después de todo.

    Caminé por las calles cerca de casa, había tanta gente fuera, como si se celebrara algún tipo de festividad, pasé al lado de una cafetería que estaba repleta de gente tomando... pues café, puse una sonrisa por lo tonta que soy. En los parques habían demasiados niños, algunos en los columpios y otros haciendo los típicos muñecos como también aventándose bolas de nieve. El río estaba congelado, había gente al borde de él tomándose fotos, conversando de sus vidas mientras yo caminaba con mis manos dentro de los bolsillos de mi abrigo y mis brazos pegados a mi cuerpo por el frío, los dientes me temblaban.

    Eran la 1:15 de la tarde, entre al primer restauran que vi, moría de hambre y darse un gusto de ves en cuando no está mal, pedí un plato de espagueti con albóndigas y una taza de té, me senté tranquila en el lugar al lado de la ventana para poder observar las blancas calles y en eso... la vi, vi nuevamente a Lucy, estaba aún tambaleándose... con una mirada apagada dirigida al suelo.

    Me levanté inmediatamente y salí corriendo a buscarla, me acerqué a ella y le dije.
    ──¿Qué estas haciendo?──
    ─Eso no te incumbe─
    ──Vamos... deja ya esa mala actitud, tienes hambre?──
    ─Te dije que me dejaras en p...─

    Su estómago sonó, ella abrió levemente sus ojos y puso una mirada avergonzada, fue tan gracioso verla así, la tomé de la mano y la llevé casi a rastras al restauran.

    La senté frente a mi aún tomándola de las manos y le sonreí, ella apartó la mirada, llegó la mesera con mi pedido y preguntó:

    -¿Desea algo más, señorita?.
    ──No, solo esto está bien, gracias.----
    -Con permiso.-
    Volteé mi mirada a Lucy y le dije:
    ──Adelante, come.── con una sonrisa.

    Lucy miró el plato de comida y empezó a comer, me sentí feliz en ese momento, aunque... esta comiendo muy rápido...

    ──Mesera, creo que si aceptaré que traiga otro plato...──
    -Enseguida-
    ─¿Por qué haces esto?─ Preguntó Lucy.
    ──Hmm, me sentí mal de verte aún adolorida caminando por ahí...──
    ─¿Así que es por pena?─.
    ──No solamente eso..., eres una niña muy linda y creí que necesitabas ayuda...──
    ─No soy linda y mucho menos una niña, no me vuelvas a decir eso, no sabes lo que soy en realidad─
    ──Entonces ¿por qué no me lo dices? No se lo diré a nadie──.
    ─Ya escuché esas palabras antes y no resultó bien─
    ──Vamos, solo quiero ayud...──.
    ─Deja de ser tan entrometida─.
    ──Entiendo... lo lamento, puedes terminar de comer, yo pagaré, ahora debo irme──.

    La manera en que lo dije... fue con los ojos brillantes a punto de llorar, odio ser una persona tan sensible, he tenido muchos problemas en mi vida debido a este defecto mío...

    Continué caminando por los alrededores hasta que decidí volver a casa, eran cerca de las 6 de la tarde por lo que el cielo estaba casi oscuro, luego de unos minutos de camino llegué al callejón... aquel callejón donde encontré a Lucy.

    Al dar mis primeros pasos dentro, una sombra apareció delante de mi tan rápido que me asustó haciéndome caer al suelo, la miré de reojo, era una mujer joven, parecía mayor que yo, tenia una mirada seria, era de piel muy blanca al igual que Lucy, de ojos y cabello negro, también tenia un traje negro que cubría casi todo su cuerpo, unos guantes que parecían de cuero color blanco y unos zapatos negros.

    ──¿Quién er...──.
    ─Cállate, humana─.

    Su voz fue muy firme e intimidarte.

    ──¿Qué quieres decir con humana?, Tú también lo eres, ¿Verdad?──.
    ─¿Eh?, ¿me estás comparando con basura como tú?─.

    Su mirada seria cambió a una enfurecida.

    ──¿Qué es lo que quieres de mi?──
    ─Tú, tú conoces a Lucy, ¿Verdad?─
    ──¿Lucy?──
    ─No te hagas la tonta, te vi con ella en un restauran hace unas horas─
    ──No sé de que hablas──
    ─¿Qué?─.

    Ella se acercó a mi lentamente aún más enfurecida, estuvo a punto de poner su mano en mi cabeza, a solo centímetros de hacerlo... ella regresó su brazo y dio un rápido salto hacia atrás, algo se posó delante de mí con aún más velocidad, era...

    ──¿Lu..cy?──.
    ─Quédate en silencio Mary─.
    ─Al fin apareciste Lucy, llevabas tanto tiempo escondida y ahora...¿te encuentro con una humana?, ¿Acaso olvidaste tu odio a los humanos de repente?, Qué curioso... o a lo mejor, ¿Solo la vez como comida?─
    ──Lucy... ¿Qué está diciendo?──
    ─Humana, ella no te dijo lo que era en realidad, ¿Verdad?, entonces es eso... ¡sólo te ve como comida!─.
    ─¡Cállate!, Mine ¿Qué es lo que quieres?─.

    ─La reina me ordenó decirte que regreses, los 2 años fuera de nuestra sráidbhaile fueron castigo suficiente por tu crimen──.

    (sráidbhaile significa pueblo en irlandés)

    ─No pienso volver, me expulsaron por un crimen que no cometí, ¡me tendieron una trampa!─

    ─¿Aún sigues con esa mentira? Lucy, fui tu mejor amiga por muchísimos años, quiero que regreses, las cosas se pondrán feas si no lo haces─

    ─Correré el riesgo, no pienso volver─

    ─Lucy... cumplí mi deber de avisarte, lo que pueda suceder a partir de ahora no será culpa mía─.

    ─Lo sé, Mine, es decisión mía─.

    Solo pude escuchar la conversación sin decir una sola palabra, el aire era demasiado pesado como para decir algo, la mujer de negro se marchó caminando y desapareció al voltear la esquina del callejón.

    ──Hey...Lucy...¿Quién era esa mujer?¿Por que me dijo humana?¿Qué es eso de la reina y...──
    ─Mary, deja de hacer tantas preguntas─
    ──Lo siento...──Mis ojos se humedecieron nuevamente.
    ─¿Por qué estas llorando?.─
    ──Lo siento, es que... no entiendo que sucede y...y soy muy sensible...──

    Ella se acercó a mi y acarició mi cabeza, me sorprendí demasiado pero no evitó por completo mis ganas de llorar, acercó su mano a mi rostro, cerré los ojos levemente mientras con sus propias manos secó mis lágrimas.

    ──¿Lu..cy?──
    ─Dime, Mary─
    ──¿Te... quedarías conmigo?──
    ─Solo te causaré problemas...─
    ──¿Por favor?──

    Quizás vio en mis ojos el fuerte deseo que tenía por querer quedarme con ella, ya que su silencio era como si pensara seriamente lo que le pedí.

    ─Lo haré, Mary.─

    Puse una tonta sonrisa y volvieron a salirme lágrimas, pero ahora de felicidad, abrace a Lucy, ella se sorprendió pero no parecía incomodarse.


    ─¿Viste eso?, rechazó la orden de la reina y ahora convive con una humana─.
    ─Eso no es problema nuestro, veamos cuanto tiempo le dura su falsa felicidad, si no quiere regresar, "ellas" irán por ella, después de todo, alguien de la nobleza solo es tal en su tierra─.

    Siguiente capítulo: Cuidando de ella.
     
    Última edición: 4 Enero 2020
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me lo he leído de un tirón, y me esta gustando la historia, me puedo imaginar mas o menos qué puede llegar a ser Lucy, aunque aún hay muchas cosas que no se han dicho y son algo confusas. Mary me suena a una chica bastante dulce, y de hecho fue bastante gracioso cuando encontró a Lucy, y que ella sea ta testaruda es más adorable que problemático. Siento que falta profundizar un poco más el hecho de la trama, pero como son los primeros capítulos va bastante bien.

    De hecho, cuando va cargando a Lucy hasta su casa, fue muy buena la descripción, la manera de cómo la sujetó entre sus brazos y lentamente la dejó reposada sobre la cama y la atendió para sanar cada una de las heridas. Lo único que me llamó bastante la atención en el capítulo dos es que de repente al final cambias la persona que narra, es decir, pasa de Mary a Lucy de la nada, y que lo tuve que leer dos veces por si lo estaba confundiendo xD

    Tienes muy buena ortografía, al igual que una trama interesante/llamativa para mí, quedaría eso de profundizar un poco más el asunto que mencioné antes, aunque a mi me es divertido leer con tantas incógnitas y un drama que lentamente añade momentos cómicos.

    ¡Espero el próximo capítulo ansiosa!
    Saludos~
     
  4.  
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, gracias por tu comentario, sinceramente me animó bastante saber que te gustó y que llegaste a sentir en parte lo que quería que un lector hiciera. Sobre el narrador... hay muchos momentos en que cambiará para mostrar lo que piensan los personajes y no solo ellas 2 que son mis protagonistas, tendré que detallar un poco más eso para que se pueda comprender mejor, las incógnitas serán respondidas conforme avance aunque no estamos muy lejos de eso jaja.

    En fín, gracias por tomarte tu tiempo, me es muy útil y gratificante, espero que me sigas acompañando :)
     
    • Adorable Adorable x 1
  5. Threadmarks: Capitulo 3. Cuidando de ella.
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1197
    Llegaron a casa a eso de las 5:30 pm, abrí la puerta y tomé de la mano a Lucy llevándola al interior con una sonrisa, parecía poner un poco de resistencia pero le dije que estaba bien y que a partir de ahora viviríamos juntas, entramos a mi habitación y me tiré en mi cama, Lucy sonrió levemente pero de pronto su mirada cambió.


    Mary quiere quedarse conmigo, es una sensación... rara, me gusta cuando me toma de la mano y cuando sonríe, me hace sentir la tranquilidad que no he podido encontrar en estos casi 2 años, acabamos de entrar a su habitación y se hechó en su cama, supongo que debe estar muy cansada, sucedieron muchas cosas después de todo.

    Espera...

    —Mary, ¿Estás bien?.—

    ──Parece que me dio un resfriado...──

    (¿Eh? ¿Resfriado? ¿Qué es eso? ¿Hay algo que pueda hacer?)

    Dejé notar mi inquietud.

    ──Tranquilízate Lucy... se me pasará si descanso un poco...──


    Su respiración era muy acelerada, parecía que le dolía algo... ¿Qué puedo hacer?¿Qué es un resfriado?.

    Mary se quedó dormida, la cubrí con su sábana y entre tantas ideas en mi cabeza decidí salir de la casa, bajé rápidamente las escaleras en busca de algún humano que pueda ayudarme, corrí desesperadamente sobre la nieve de las calles de este frío invierno.


    ─!¿Alguien puede ayudarme?¡─


    Los grupos de humanos me miraron de forma extraña, apreté los dientes y seguí corriendo, me topé con un humano con uniforme, tenía un objeto de metal en su bolsillo derecho y una bara que parecía metálica del izquierdo.


    ──¿Pequeña, qué sucede, por qué estas fuera de casa tan tarde?──
    ─Por favor, necesito su ayuda (No me llames pequeña, humano)─
    ──Explícame ¿Cuál es el problema?──
    ──¿Armaste un escándalo tan grande por eso?, Pequeña, ¿Nunca tuviste un resfriado?.──
    ─Ehm... no─
    ──Vaya que raro... bueno te explicaré, un resfriado es una enfermedad bastante común, se trata de una infección del aparato respiratorio, ten cuidado pues es muy contagiosa.──
    ─¿Qué puedo hacer para curar a Mary?.─
    ──¿Mary? Oh, ¿Es tu amiga enferma?, pues lo que podrías hacer para ayudarla a que sane es dejarla descansar, darle líquidos para que su cuerpo combata la infección por si solo, también ayuda una que otra pastilla.──
    ─¿Qué es una pastilla... tiene alguna?.─
    ──Hey niña, ¿Viviste debajo de una piedra toda tu vida? Bueno que más da, siempre cargo algunas pastillas para enfermedades básicas, no es mi trabajo pero hay momentos en los que un policía puede ser más que solo eso, aquí tienes, haz que se la tome con un poco de agua y déjala descansar, se sentirá mejor pronto.──

    ─Muchas gracias, mm... policía...─

    ──¿Hmm? Soy el oficial Yorgen, jefe de la estación de policías de este pequeño pueblo. Bien, es un poco tarde así que te acompañaré.──
    ─No es necesario, está muy cerca de aquí─
    ──¿Estás segura? Bueno, como quieras, estaré cerca de la zona por si me necesitas.──


    Nuevamente conocí a un humano que aparentemente es alguien agradable, excepto cuando me llamaba niña, pero no volveré a caer, no volveré a ser traicionada por un humano nuevamente.


    Tenia que darme prisa e ir a la casa de Mary pero... ¿Dónde es que quedaba? Corrí tanto en tantas direcciones que no memoricé el camino...

    Mary se había despertado, se levantaba lentamente de su cama mientras observaba a su alrededor.


    Me duele la cabeza... pero puedo soportarlo, Lucy... ¿Dónde estás?.

    No había señales de ella, ¿Será que la presioné demasiado? Supongo que pudo haber sido un motivo... no deje de molestarla durante estos días.

    Caminé aferrándome a las paredes hasta llegar a la puerta y luego la abrí, una corriente fría de aire empujaba mi debilitado cuerpo lo que me dio un fuerte mareo haciéndome caer al suelo a punto de ganarme el cansancio pronuncié su nombre.

    ──Lu..cy──

    Oí la voz de Mary diciendo mi nombre a lo lejos, escalé la casa al frente de mi y empecé a saltar de tejado en tejado desesperadamente hasta acercarme al lugar de donde vino su voz, las luces no llegaban a iluminar muy bien las partes altas de las viviendas permitiendo moverme más libremente, salté y salté hasta llegar a aquél callejón, aquél donde Mary "salvó mi vida", ahora es mi turno de ayudarla, llegué a su casa, subí las escaleras tan rápido como pude y... la encontré sentada al borde de la puerta, ella estaba... ¿Esperándome?.


    ─Mary, lo siento...─

    ──¿Lu..cy?── Dijo mientras cerraba lentamente los ojos.

    Parece... que en realidad si soy importante para ella, puede llegar a ser tan frágil en algunos momentos, supongo que mi deber será protegerla a partir de ahora.

    ──kuggg──


    ─Mary... ¿¡Qué forma de roncar es esa!?.─ Dije mientras me cubría la cara con mi mano.

    Parece que estará bien después de todo. La cargué con delicadeza y la llevé a su cama, cubrí su cuerpo con las sábanas y la deje descansar, me senté en la silla que se encontraba a lado de esta y la observé dormir... y roncar.


    Al cabo de unos minutos me levanté, quise traerle un poco de agua así que tome uno de los vasos del repostero y la llené con agua del grifo, la probé a ver si no había ningún problema y casi me congelo la lengua, el agua está demasiado fría, en esta ciudad las calles están cubiertas de nieve, no es de extrañar que el agua salga así.


    Me acuerdo que "él" calentaba el agua en una...¿Tetera se llamaba?, ¿Mary tendrá una igual? Busque en todos los cajones que habían en la cocina y si encontré una, la llené también con agua del grifo y prendí la cocina, cosa que también aprendí de "él", recuerdo que esto tomaba varios minutos así que iré a ver a Mary mientras tanto. Entré a su habitación y aún se encontraba dormida, me senté nuevamente en la silla y me acerqué un poco más a la cama, acariciaba sus cabellos y su mejilla, esto... podría volverse adictivo para mí.


    ─Tú descansa, Mary, yo te cuidaré─


    Me levanté de la silla y fui a apagar la cocina, por ignorancia toqué con mis manos desnudas la tetera y la solté dejándola caer en el piso por la quemadura que me acaba de provocar, mis ojos involuntariamente brillaron de color rojo, mis garras salieron al igual que mis colmillos, estaba tan enfurecida pero... Mary, es cierto, Mary está aquí, debo controlarme...

    Busqué unos trapos y levanté la tetera del suelo, serví el agua caliente que quedaba en un vaso de metal con azas y lo llevé a la habitación de Mary dejándolo en la pequeña mesa que tenía a un lado de la cama, no dormí esa noche, después de todo eso no es algo tan vital para mi y no me importaba dejar de hacerlo solo por cuidarla.




    Gracias por haber leído estos (quizás) aburridos capítulos, esto concluye la pequeña presentación de mis protagonistas, ahora si empieza la verdadera historia con un pequeño "arco" que demostrará el "potencial" que puede tener o no mi historia y el rumbo en el que se enfocará.

    Por cierto, Feliz navidad a todos :D

    Siguiente capítulo:
    "Arco de la bruja de Wookey Hole"
    -El canto de los horrores.
     
    Última edición: 4 Enero 2020
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Que me pareció muy adorable Lucy al intentar desesperada cuidar y curar a Mary a toda costa, al punto de salir corriendo en busca de ayuda y no poder recordar ni el camino que había tomado para poder volver a su casa. Al igual quela mismísima Mary saliendo a por Lucy al no verla. Creo que es un buen comienzo, y más que aburrido como dices, lo veo como un inicio tenue. Ya que como dices, en realidad más que nada es para presentar a las protagonistas, te vas a centrar en ellas. Aunque al mismo tiempo, veo más que nada que describes cómo es que estas dos se conocen, y está más que claro que irás profundizando a medida que avances ~

    Por otro lado, tengo una duda existencial aquí:
    Al principio dices que ella deja la tetera en la cocina, pero luego le mencionas que levanta la tetera del suelo, cuando ya la había dejado en la cocina. Y posteriormente vuelve a dejar la tetera. Creo que aquí podrías corregirlo cambiando la frase "dejé la tetera sobre la cocina".

    Fuera de ello, realmente me divierten ambas, las veo muy dulces, y pese a que Lucy no se siente a gusto con todos los "humanos", me resulta aún más tierna cuando se preocupa por Mary. Y por su parte, Mary es quién me parece más intrigante, puesto que en ella aún no has dado hincapié muy profundo, y siento que lo único que sé de ella es que se preocupa por Lucy. De ella me gustaría saber un poquito más~

    ¡Espero el próximo! :0
    Saludos~
     
  7.  
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, gracias por tu comentario, ya corregí lo que mencionaste e incluso con lo que me demoré editando se me pasó por completo D:

    Lucy y Mary tienen una pequeña historia antes de llegar a donde se encuentran ahora, cosa que contaré de aquí a un par de capítulos el de una y daré unas pistas sobre la otra. Espero que siga siendo de tu agrado y nuevamente gracias por la ayuda con la correción de esa parte. Feliz navidad por cierto!
     
    Última edición: 25 Diciembre 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2662
    Lunes, 11:23 am.

    Corría desesperadamente por un pasillo con cientos de puertas a los lados, algo me perseguía. Voltee la mirada hacia atrás y en esa casi completa oscuridad solo pude ver algo, 2 puntos rojos como si fueran ojos moviéndose a la par acercándose a mi, empecé a gritar por ayuda pero mi voz no salía, tropecé y caí al suelo, la apenas notable luz proveniente de las velas encendidas en la parte superior de cada una de las puertas se juntaron en un circulo el cual me dejó en el centro y el brillo desaparecía lentamente, volteé nuevamente y aquellos "ojos" ya me habían alcanzado, sentí lo que sea que fuera eso sobre mi, se acercó a mi rostro y me susurró al oído.

    —Despierta— Con una voz tan deforme.

    Desperté de golpe con mi respiración acelerada, Lucy se encontraba a mi lado, parecía como si hubiera pasado toda la noche ahí.

    —Mary, ¿Estás bien?— Dijo con una voz preocupada.
    ──Lucy..., sí, estoy bien, tuve un sueño un poco raro, es todo..., oye ¿No dormiste anoche?──
    ─Eh... ¡Claro que dormí!.─

    Pude notar el nerviosismo en su respuesta.

    ──Demonios, tenía que ir a trabajar──

    ¿Trabajar? Ah... ya lo recuerdo.

    ─¿No te puedes tomar el día libre? Por cierto, ¿Ya estás bien?─
    ──Me siento un poco mejor──
    ─Mary, tienes que recuperarte por completo ¿Por qué no avisas a tu trabajo que estás enferma?─
    ──Bueno... Lo intentaré pero seguro mi jefe se enfadará──

    Mary se levantó y con el móvil en mano se fue a la cocina, yo me quede en su habitación.

    ──Hola, ¿Señor Yorgen?...──

    ( ¿Yorgen?, ¿No es ese el nombre del humano policía que me ayudó anoche? )

    ─Señorita Mary, que irresponsabilidad de su parte faltando al trabajo, ¿No le da vergüenza? Están ocurriendo cosas extrañas en el pueblo y usted ¿Se toma el día libre? Será sancionada como es debido pero ahora venga aquí inmediatamente, recuperará las horas que perdió hasta horas de la madrugada.─

    ──Si...señor──

    (Maldito humano, como se atreve a hablarle de esa manera, hice bien en desconfiar de él)

    Volví de la cocina tomando mi abrigo y las llaves que estaban en la habitación.

    ──Lo siento, tengo que ir a trabajar, ¿Te puedes quedar aquí? Toma este dinero para que te compres algo de cenar, asegúrate de dormir temprano ¿sí? Llegaré tarde del trabajo hoy──
    ─Mary pero aún estas enfer...─
    ──Debo trabajar Lucy, bueno, mejor me apresuro, nos vemos──Dijo mientras salía velozmente por la puerta.
    ─Nos vemos...─

    Lucy se preguntaba si sería adecuado dejarla salir en ese estado pero parecía no poder evitarlo, así que decidió seguirla.

    Abrí la puerta de casa y la cerré, bajé las escaleras y me puse a seguir las huellas de Mary, no me es muy difícil distinguirlas de entre las demás.

    11:55 pm.

    Mary llegó a su trabajo, pude verla desde lejos, me escondí en un lugar frente a la estación de policías y observé pues sus ventanas eran muy transparentes.
    Entró por la puerta del edificio y el humano que era su jefe la esperaba dentro, por sus movimientos y expresión pude deducir que la gritaba. Ella se acercó a unos casilleros cerca a la entrada, lo abrió con una llave sacando un uniforme y enseguida fue a una habitación, pasaron unos minutos y ella volvió ya cambiada, traía una camisa celeste de mangas largas dentro de un pantalón color azul marino además de una corbata y una gorra que cubría parte de su lacio cabello marrón.

    Mary salió un minuto después de la estación a caminar por las calles, su trabajo consiste en vigilar lo que sucede en el pueblo de Wookey hole, además de estar presente en casos de investigaciones a criminales, aunque dado que es un pueblo pequeño no habían crímenes tan fuertes como un asesinato o lo que sería peor, una serie de estos... por lo menos hasta ahora.

    1:00 pm

    Luego de una hora de vigilancia Mary regresó e ingresó a la estación junto con otros humanos igualmente uniformados.

    (Wookey hole es un pequeño pueblo que pertenece al condado de Somerset al suroeste de Inglaterra)

    Era la hora del almuerzo, entré al edificio y mi jefe aún tenía la mirada seria clavada en mí, mis compañeros y yo fuimos hacia el pequeño comedor, recibimos nuestro plato de comida y nuestra bebida en una bandeja, pasamos el rato conversando mientras comíamos, pasados los 45 minutos todos nos levantamos y dejamos las bandejas sobre la mesa pues había personal que se encargaba de eso y salimos nuevamente a continuar nuestro trabajo.

    Nuevamente pude ver a Mary, salió con un grupo de humanos y se separaron al estar todos afuera aunque una humana se acercó a ella y siguió su misma ruta.

    --¡Hey!, Mary--

    Voltee la mirada.

    ──Oh, Danet ¿Qué sucede?──
    ─Solo quería hablarte de algo─ dijo un poco entusiasmada.
    ──Bueno, pues dime──
    ─¿Has oído hablar de la bruja?─
    ──Pues si, lo escucho en boca de muchas personas──
    ─¿Crees que sea verdad?─
    ──Pues no lo sé, los rumores se esparcen muy rápido en un pueblo tan pequeño──
    ─Pero ¿Escuchaste cuál es el origen de lo que llamas un "Rumor"?─
    ──Danet, dicen que encontraron el cadáver de un hombre completamente sin sangre en una cueva pero ¿Quién podría hacer eso? fuera del tema de si fue una persona o un animal ¿Por qué exactamente una bruja?──
    ─Cuando encontraron el cuerpo de aquél hombre había una nota pegada en su cuello que decía "Soy la bruja de Wookey hole", si lo sé, es bastante... ¿Cliché? Pero es verdad.─
    ──¿Por qué una bruja dejaría una nota?──
    ─Pero ¿Por qué no? Tal vez quisiera hacerse conocida, es imposible que hubiera sido una persona común y corriente, después de todo, ver el estado de ese cuerpo espantaría a cualquiera--
    ──En eso si tienes razón, pero no lo sé, a todo esto, ¿Cuál es el motivo por el que me dices esto?.──
    ─Somos la seguridad de este pueblo Mary, debemos estar informados de lo que pasa ¿No crees?─
    ──Entiendo, entonces... gracias por contarme los detalles, supongo──
    ─Ve con cuidado Mary, se lo diré a los demás también─ Se fue de la misma manera en que llegó.

    Esa chica tiene demasiada energía.

    2:00 pm

    Lucy pudo escuchar su conversación, se levantó de su escondite y se puso a seguirla teniendo cuidado con la luz del sol, ella no podía correr por los techos de las casas a plena luz del día.

    Transcurrieron tranquilamente un par de horas desde entonces, Mary no sintió mi presencia en ningún momento.

    Pasaron varias horas hasta que anocheció.

    Ya podía moverme más libremente, las calles del pueblo eran iluminadas por unos círculos de un material transparente al lado de las entradas de las casas, la iluminación era leve pero supongo que era suficiente para los humanos.
    Subí a una de las casas y de esa manera continué siguiéndola.


    Mary siente que su cabeza estaba por explotar sin contar que el frío no hacía más que empeorar las cosas, esperaba que su turno terminara pero aún le quedaban unas horas, esperaba poder aguantar.

    Caminaba a paso lento observando cada detalle de las casas pero de pronto, empecé a oír un canto, un... un sonido tan melódico, era como si mi mente hubiese perdido el control y mi cuerpo se moviese solo en la dirección de la que provenía, sin darme cuenta fui atrapada por el.

    Mary empezó a moverse de forma rara de repente, un momento... ese canto lo he oído antes, si no me equivoco, ese canto es... si, es de ella.

    ──Ven aquí pequeña humana, solo escucha mi canto y recuérdelo antes de morir.──

    Lucy saltó desde la casa en la que se encontraba y se quedó por un segundo en el aire, en ese segundo miró en todas direcciones buscando algo... o a alguien, cuando parecía haberlo encontrado se lanzó en picada a su dirección.

    ─Te encontré─ susurró.


    El ser se encontraba a las afueras del pueblo, oculta entre los árboles del pequeño bosque.

    Lucy cayó como un meteoro a un par de metros del ser que producía ese canto, cayó con ambos pies juntos e inclinados, mientras los enderezaba lentamente sus ojos empezaron a brillar de color rojo teniendo además una mirada seria.


    ──Así que no era la única aquí──susurró el ser para si misma ---
    ─¿Qué crees que haces, Lure ?─

    Mary pudo mover su cuerpo nuevamente, el canto se detuvo pero se preguntaba ¿Qué sucedió exactamente? No recordaba haber caminado tanto, con su aún persistente dolor de cabeza pensó que se había alejado demasiado y decidió regresar a la estación.

    Por otro lado.

    ──Vaya vaya, Lucy, no te veo hace meses ¿Has estado jugando por aquí?.──
    ─Te pregunté algo.─
    ──Pues estaba a punto de comer hasta que llegaste, hiciste que mi presa se escapara.──
    ─Lure ¿Tú eres la bruja de quien hablan los humanos?.─

    Lure empezó a reír.

    ──Pues si, soy yo, estaba muy aburrida así que idee un pequeño juego haciendo que los humanos me teman──
    ─Te diré algo, no me interesan tus juegos, tampoco me importa si te comes a todos los humanos de este lugar excepto por uno.─
    ──¿Uno? ¿Quién?──
    ─La humana que estuviste a punto de comerte hoy─
    ──¿Fue por eso que viniste hacia mi? Pensé que habías dejado de jugar con humanos desde que ese humano te... no, olvídalo──Dijo con tono de burla.

    Lucy cerró sus manos y las apretó, estaba enfadada, su mirada veía fijamente a Lure como si esta fuera a atacarla en cualquier momento.

    ──Ahora que me dijiste que no me comiera a esa humana ¿Adivina qué? Ahora tengo más ganas de hacerlo── Dijo con tono desafiante.

    ─Te lo advierto Lure─
    ──¿Advertirme? ¿Y qué harás si intento hacerle algo a la humana?.──

    Lucy dejó salir sus largas garras que casi tocan el suelo mientras las puntas de su cabello empezaron a moverse como si tuvieran vida propia.

    ──¿Intentarás proteger a la humana con tu vida? Ahora estoy más emocionada──

    Lure es más alta que lucy, tiene el cabello ondulado y de color verde al igual que el color de sus ojos excepto cuando se enfurece, es tanto hermosa como despiadada.
    Mientras Lure sonreía sus ojos verdes lentamente cambiaron al rojo brillante iguales a los de Lucy, su cabello también empezó a moverse como si fuera producto del viento, sus garras son más gruesas pero un poco más pequeñas que las de Lucy.

    ──Veamos de qué estas hecha, Lucy──

    Lucy se impulsó hasta la posición de Lure, fue una acción tan rápida y aún así ella la esquivó con un corto y elegante movimiento, esta saltó dando un giro en el aire y dio una fuerte patada que Lucy recibió cubriéndose con sus brazos siendo arrastrada en dirección contraria a su mirada, trató de pisar firmemente la tierra y se impulsó inclinando ambos pies empujando con fuerza los de ella que aún se encontraban sobre sus brazos mientras soltaba un furioso grito, sacándola disparada por la fuerza del empuje pero tomando el control en el aire cuando estaba a punto de caer, girando y tocando el suelo suavemente con la punta de sus pies.

    ──Soportaste mi patada, me impresionas Lucy, aunque tus brazos no se ven muy bien──

    Los brazos de Lucy quedaron manchados con unas leves gotas de sangre, ella aún conservaba su seria mirada aparentando no sentir dolor.

    ──Aún después de esto ¿Crees que puedes proteger de mí a esa humana? Te dejaré ir por ahora Lucy pero volveré uno de estos días por esa humana, así que...──

    Desapareció su sonrisa poniendo en su lugar una seria mirada.

    ──A la próxima no me interrumpas mientras como ¿Entendiste?──
    ─No te dejaré hacerle daño─

    Su rostro confiado volvió nuevamente.

    ──Como digas, hasta pronto, Lucy──

    De un gran salto desapareció entre los árboles respaldada por la oscuridad.

    Lucy cayó de rodillas mirando al suelo mientras usaba sus dos manos de soporte, al cabo de unos segundos enderezó su cuerpo sin levantarse de ahí, miró hacia el cielo con ambos brazos caídos.

    ─Maldición─

    En ese mismo momento Mary continuaba su camino hacia la estación, preguntándose qué estaría haciendo Lucy en ese momento.

    Continué mi camino hasta que ya pude ver la estación, me sentí aliviada por lo que aligeré el paso, vi a mis compañeros ya sin el uniforme despidiéndose del jefe mientras yo aún me iba acercando, este volteó la mirada y me vio, esperó a que estuviera lo suficientemente cerca y me dijo:

    ─Ya puedes ir a cambiarte, Mary─
    ──Jefe pero...──
    ─Solo trataba de ser un poco duro contigo, nunca había pasado esto contigo y tampoco quiero que vuelva a pasar, la próxima vez sí cumplirás las horas que te saltes ¿Entendido?─
    ──S-sí, gracias jefe── Traté de sonreír.

    Fui a cambiarme el uniforme y salí por la puerta una vez terminé, el jefe seguía fuera, me despedí de él pero de pronto...

    ──Hasta mañana jef...──

    Mary se desmayó, su dolor de cabeza fue tanto que ya no pudo soportarlo más, el jefe al verla reaccionó conmocionado.

    ──¡Mary! ¿Qué sucede hija? ¿Estás bien?──

    Tocó su frente.

    ──Pero si tu cabeza está tan caliente, hija ¿Estabas enferma? ¿Por qué no me lo dijiste?.──

    El jefe Yorgen cargó a Mary hasta la patrulla de la estación, la recostó en el asiento de atrás y se puso a conducir hacia su casa.


    Me levanté del suelo, tenía que tratar estas heridas antes de que Mary llegara, salté encima de la primera casa que vi e hice lo mismo de una en una lo más rápido que podía, por suerte memoricé todo el camino que tomé, pasaron cerca de 15 minutos hasta que pude llegar, entré por una de las ventanas del segundo piso, encendí la luz y fui a buscar un trapo para limpiar la sangre seguidamente busqué las vendas, una vez las encontré corté dos tiras y me las coloqué como pude en ambos brazos.

    Escuché pisadas en la escalera, alguien se acercaba, fui a la habitación de Mary y busqué entre su ropa algo que cubra mis brazos y me la puse enseguida mientras trataba de arreglar mi cabello. Tiré apresurada los trapos con sangre en la canasta que tenía al lado de la puerta de la habitación.

    Tocaron la puerta, esperé a que tocaran nuevamente y así lo hizo luego de unos segundos, abrí la puerta y el que tocaba era el jefe de Mary.

    ─¿Sí? ¿Qué sucede?.─
    ──Vaya qué sorpresa, pero si eres la niña de ayer a quién le di las pastillas para su..., bueno ahora todo tiene sentido, niña, tu amiga se desmayó frente a la estación.──
    ─¿Qué?─ Dije sorprendida.
    ──La traje conmigo, espérame aquí y la subiré──

    El jefe Yorgen bajó las escaleras y se dirigió a la patrulla, se quitó el abrigo que traía puesto y cubrió el rostro de Mary con el mientras la cargaba y la subía por las escaleras.

    ──¿Puedo pasar pequeña?──
    ─S-Sí─
    ──Muy bien ¿Donde esta su habitación?──
    ─Sígame─

    Lo guié a la habitación de Mary, pasó y la dejó sobre su cama.

    ──Tendrás que cuidar muy bien de ella, ¿Sí? Te dejaré mi número por si necesitas algo, ahora tengo que regresar a la estación, cuando despierte dile que puede tomarse libre esta semana, adiós pequeña──
    ─Gracias por traerla... señor─

    El humano caminó lentamente hacia la puerta de la habitación pero antes de salir de esta observó el tacho de basura... donde tiré los trapos con los que limpié mi sangre, regreso su mirada al camino y continuó caminando hasta la salida sin decir una sola palabra cerrando la puerta al salir.

    ─Vio los trapos con sangre... creo que tendré que matarlo─Susurré.

    ¿Qué haré a partir de ahora? No sé si pueda ganarle a Lure, no en mi forma actual, si tan solo no hubiese confiado en que viviría para siempre en mi ciudad donde no habría algún tipo de peligro... quizás así hubiera sido más fuerte.

    Siguiente capítulo:
    "Arco de la bruja de Wookey Hole"

    -Calma antes de la tormenta.


    ¡Feliz año nuevo a todos!
     
    Última edición: 8 Enero 2020
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Aldo MV Gallardo

    Aldo MV Gallardo Sonríe, amigo mio.

    Capricornio
    Miembro desde:
    22 Noviembre 2017
    Mensajes:
    86
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, bueno, bueno.
    No soy de comentar historias, pero estos últimos días he estado leyendo y no lo sé. Tengo antojo.

    Sobre la historia, estoy iniciando el capítulo cuatro y veo que todavía no haces algo con eso de saltar de perspectiva en perspectiva. Tranquilo, amigo. Es normal querer contar muchas cosas, pero creo que podrías hacer algo para que todo fluya mejor.
    Autores como Stephen King manejan sus historias por minicapitulos

    Por ejemplo, en un capítulo (En tu caso)
    Escribiría:

    Uno
    (Foco principal Mary)

    Dos
    (Foco principal Lucy)

    Tres
    (Foco principal Mary de nuevo)

    Esto es para que sepamos en que piel estamos viviendo. Ya lo dijo, Luix. Pero lo recalco. En un momento me confundí y tuve que volver a leer para saber que rollo con este pollo.

    Otros autores como George R.R. Martín lo que hace es tener capítulos únicamente enfocados desde una perspectiva. Aunque para como veo que se desarrolla la historia, quizás no sea el más favorable.

    Se pueden utilizar varias perspectivas, claro que sí. Recuerdo un cuento que leí en la universidad que justo hacía eso. Sin embargo creo que este va más tomado de la mano en historias con vista de tercera persona, no como tú historia, que es de primera persona.

    En mi caso lo que utilizo es un texto en una perspectiva. Cuando esté termina pongo

    (...)

    Y comienza otra perspectiva. Esto lo aprendí de Resistence en Los Viajeros, historia de FFL.

    Lo siento si sueno muy mal humorado. Sin embargo, creo que debes ver tu historia como un negoció y debes tratar bien a tus clientes, que son los lectores.
    No soy el mejor para decir esto, tengo un montón de faltas de ortografía. Pero no olvidó de tratar dejar las cosas bien.

    Muy bien, ahora continuaré con la lectura y terminando doy mi opinión sobre estos cuatro capítulos.

    Todo lo que dije arriba es algo parecido a lo que estás haciendo con las horas. Intenta utilizarlo con mayor fluidez.
    Imagino que lo haces para ahorrarte descripción sobre el momento del día en que están pasando las acciones.

    La historia, baaa bueno, de momento no brilla nada fuera de ese un tanto interesante movimiento de seres vampiricos, su pueblo y lo que le sucedió a Lucy. Eso es interesante, lo suficiente para que quiera seguir aquí. De hecho, Lucy me la imagino como una Loly, a lo Kyoko Sakura de Madoka Magica.

    Me parece irreal por completo el apego casi instantáneo que obtiene Mary por Lucy.
    Puedo entenderlo de Lucy, porque Mary le salvó. Pero de Mary... Ehh veremos qué pasa.

    Me gustó mucho esa introducción, que bien podría ser un prólogo donde nos muestras el futuro (O el pasado) de este mundo. Es un gancho típico, pero adecuado. Me recordó a Tsubasa Reservoir Chronicles.

    Ahora bien, no me gusta para nada la tremenda casualidad que existe aquí. Casualmente Mary vive cerca de donde se encontró a Lucy.
    Casualmente Lucy se topó con un policía que tenía pastillas y al que no se le hace nada extraño que una niña esté por ahí corriendo en la nieve pidiendo ayuda de un resfriado.
    Por alguna razón el policía decidio llevar casualmente a su subordinada a su casa en vez de a un hospital. Amigo, que se desmayó frente a ti.
    ¿Me hago entender?

    Fuera de eso, esperaré los siguientes capítulos. Excelentes descripciones, simples y bien hechas. Hasta podría decir envidiables.

    Un gustazo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, te agradezco enormemente que te tomaras el tiempo de hacerme toda esa crítica, si bien al principio sentí como un pequeño puñetazo, lo necesitaba.

    Tengo cosas que añadir para solucionar los puntos flojos que mencionas, no soy un experto en el lenguaje y sé que se nota en todas las fallas que puedo tener pero sinceramente puedo decir que le dedico tiempo a la edición de mis capítulos para no hacer algo completamente mediocre.

    Y si bien ya le dije antes a Luix que mejoraría ese tema sobre las perspectivas, nuevamente vengo a decir que lo corregiré de la manera que creo correcta y por estos días estaré dando pequeñas ediciones a los capítulos.

    Me he visto en la obligación de postergar el capítulo que continuaba de este por otro que explique una de las mayores fallas que esta teniendo mi historia y espero que sea una buena solución.

    Sin más que decir, gracias por tomarse el tiempo de leer y aún más por su comentario que me ayudará a mejorar.

    Edit1: Pensándolo por un buen momento vi que cambiar el siguiente capítulo por otro seria demasiado forzado y creo que encajaría mejor después del que iba a poner en un principio así que lo haré de esa manera.
     
    Última edición: 3 Enero 2020
  11. Threadmarks: Capítulo 5. "Calma antes de la tormenta".
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    3531
    Los ecos, los gritos y el ruido subterráneo de las gotas de agua cayendo de las estalactitas de esta cueva sonaron por leves segundos y callaron al termino de estos, ahora hay un sonido diferente, un canto... armonioso, magnífico e hipnotizante, mi cuerpo empieza a moverse lentamente siguiendo este sonido a través de este oscuro camino, siento como si ya hubiera pasado por esto antes, nuevamente esos ojos rojos aparecen y me observan fijamente, veo algo más debajo de ellos, unos... ¿Colmillos?, los ojos se mueven, vienen en mi dirección y cada vez brillan más, no puedo cerrar los ojos ( ayuda... alguien... ayúdeme...).

    El cuerpo de ese ser tumbó el mío, sentí sus manos tocar mis piernas mientras subía lentamente, tocó mi cintura, mi barriga... y continuó hasta llegar a mi rostro, tomó mis mejillas con ambas manos y me "miró" de cerca, pasó su... ¿Lengua? Sobre una de ellas seguido de lo que pareciera su frente sobre la mía, los ojos subieron más, fuera del alcance de los míos y quedé en total oscuridad, ¿Desapareció? No... él no, yo lo hice.

    Desperté de golpe con una respiración agitada.

    ─Mary, ¿Estás bien?─Dijo mientras sujetaba mi mano.
    Lucy se oía preocupada.
    ──¿Estoy en casa?.──
    ─Sí─
    ──¿Qué sucedió? No recuerdo mucho de anoche.──
    ─Te desmayaste frente a la estación, el señor Yorgen te trajo hasta aquí─
    ──¿El jefe Yorgen? Demonios... el trabajo, debo irme ahora── Dije mientras me levantaba de la cama.
    ─¡Espera Mary!, el señor Yorgen dijo que podías tomarte esta semana, él y yo queremos que te recuperes─
    ──¿En serio dijo eso?──
    ─Sí, así que solo quedémonos en casa y yo trataré de cuidarte ¿Sí?─

    Me senté sobre el filo de la cama, Lucy sonaba tan amable hoy, al ver la pequeña sonrisa que ponía para que no me preocupe hizo que me diera por vencida.

    ──Está bien, me quedaré aquí a descansar── dije a regañadientes.
    ─¡Muy bien!, me alegra que dejaras al fin tu terquedad─
    ──¡Oye! Yo no soy terca──

    Ella empezó a reír como una niña.

    ─Sí lo eres─ Dijo mientras se limpiaba una pequeña lágrima, puse cara de enfadada y a los segundos me reí con ella.
    ──Y bien, Lucy ¿Qué comeremos?──

    Se quedó petrificada mientras sonreía.

    ─¿Eh?─
    ──Lucy, he estado pensándolo pero... no comes mucho ¿Verdad?──
    ─Ehm... son solo ideas tuyas, yo me alimento bien─ dijo mientras se rascaba la cabeza.

    Me puse a recordar.

    ──¿Te acuerdas aquella vez en el restaurante? Cuando te vi por la ventana y te arrastre adentro, estabas muy hambrienta──
    ─Bueno... no había comido en días─
    ──¿Días? Eso no está nada bien... Por cierto Lucy, ¿No tienes familia?──

    Ella bajó la mirada, apretó sus puños y los puso sobre sus rodillas.

    ──Perdón Lucy, no debí preguntar, lo sien...──
    ─Si tengo─
    ──¿Eh?──
    ─Si tengo familia─
    ──¿Por qué te alejaste de ellos? ¿No los extrañas?──

    Sabía que mis preguntas incomodaban a Lucy, pero hay tantas cosas que no se de ella y siento que necesito saberlas.

    ─Sí los extraño, pero..., sucedieron muchas cosas─
    ──Pero es tu família ¿No?, si ocasionaste algún problema creo que deberías disculparte con ellos y lo entenderán──
    ─No es un asunto tan simple, Mary─
    ──Pero ¿Por qué?──

    Lucy se puso de pie y levantó el tono de su voz.

    ─¡Ya dije que no es tan simple!─

    Ese grito me hizo saltar un poco de la cama, ella enseguida se volvió a sentar.

    ─Lo siento, Mary─
    ──No te preocupes, es mi culpa por hacer tantas preguntas──
    ─Esta bien...─
    ──Lucy ¿Prometes que me contarás todo?──
    ─¿A qué te refieres con todo?─
    ──Tu sabes... no olvido el hecho de que me llamaras "humana" aquella vez que te traje a mi casa y tampoco olvido esos... ojos rojos──

    Lucy empezó a temblar, noté que su respiración se aceleró un poco.

    ─Eso...─
    ──Intentaré esperar un poco más para que me lo digas──
    ─Si...─

    Me levanté de la cama.

    ──Bueno, prepararé algo de comer, tienes hambre ¿no?──

    El estómago de Lucy gruñó como si me hubiera respondido, ella se sorprendió y se avergonzó mientras yo me reí.

    ─¡No te rías!─ Dijo mientras ponía una pequeña cara enfadada.

    ──Perdón, pero fue tan gracioso──

    Apreté las mejillas de Lucy y las moví de un lado para otro mientras su boca hacia un pequeño y extraño sonido que me hizo reír nuevamente.

    ─Mawy ¿Wa wuedes fotame?─ Trató de decir.
    ──Si, si, ya te dejaré ¿Vamos a preparar algo de comer?──

    Solté sus mejillas y luego nos dirigimos a la cocina.

    ─Eso me dolió Mary, mis mejillas están rojas─ dijo mientras se las acariciaba.

    Se sentía tan bien estar junto a Lucy, me gustaría que los días transcurrieran así para siempre.

    ─¿Qué prepararás, Mary?─
    ──Hmm ¿Qué te gustaría?──
    ─Lo que sea está bien para mi, mientras lo prepares tú─

    Sonó tan tierna.

    ──¡Lucy! Eres tan linda──

    La cargué mientras le daba un grande y fuerte abrazo.

    ─Ma-Mary, me asfixias─
    ──Ups──
    ─No lo pareces pero eres muy fuerte─
    ──Tomaré eso como un halago y no como que me estás diciendo que soy poco femenina──
    ─Bueno, Mary, sinceramente no eres muy fem...─

    Puse una mirada psicópata mientras sostenía el cuchillo.

    ──¿Qué dices, Lucy?──Dije inclinando levemente la cabeza.
    ─¡Mary! Esa mirada me da miedo─

    Ambas nos pusimos a reír.

    ──Bueno, creo que haré un estofado ¿Te parece bien?──
    ─Sí─
    ──¿Quieres ayudarme, Lucy?──
    ─Si ¿Qué tengo que hacer?─
    ──Veamos... ¿Sabes cortar papas?──
    ─Por supuesto─

    Ella sonriente tomó una de las papas y el cuchillo, cortando gruesos pedazos con toda la cáscara.

    ──Ehm... ¿Lucy?──Pregunté confundida.
    ─¿Así está bien?─
    ──Lucy, esa papa está cuadrada──-Dije con un rostro atontado.
    ─Sí ¿Y?─ tenía una mirada tan ilusionada que no le dije nada sobre eso.
    ──¿Puedes cortar la cebolla?──
    ─Claro que sí─

    Lucy tomó la cebolla poniéndola sobre la tabla de picar que le dí y comenzó a sacarle las capas con las uñas de sus manos, luego tomó el cuchillo y la partió por la mitad, en ese momento las lágrimas le empezaron a salir.

    ─Mary... la cebolla me hace llorar─
    ──Lo sé, a mi también ¿Qué tal si haces el arroz?──
    ─Eso es fácil─

    Tomó la olla que estaba entre los cajones debajo del repostero y la puso sobre la hornilla de la cocina, la encendió y de inmediato tomó una de las tazas que estaban sobre la mesa, la lleno del agua de la tetera y echó dos de ellas, luego tapó la olla para que el agua se calentara.

    ──¿Lucy?──
    ─¿Sí, Mary?─
    ──¿Y los ajos?──
    ─Eh... sabe mejor sin ajos─ dijo preocupada.

    Quedé en silencio unos segundos mientras la miraba, Se tiró al suelo y empezó a llorar mientras rodaba en todas direcciones.

    ─Perdón, Mary, no puedo hacer nada útil─
    ──Tranquilízate, yo lo prepararé enseguida, espérame mientras ves la TV──
    ─Esta bien...─

    Tome el control remoto y encendí el televisor, justo estaba en el canal de noticias.

    *Nuevas víctimas de quién es conocida como "La bruja de Wookley hole", esta vez una familia de cinco personas fueron encontradas sin vida en su hogar, el que reportó el crimen fue una vecina quien se iba a reunir con la señora de la casa a horas de la mañana, por más que la llamaba ésta no respondía, así que fue a su casa a tocar la puerta durante varios minutos hasta que se fijó por la ventana y vio un pequeño charco de sangre y el cuerpo del hijo de la señora tirado boca arriba lo que la obligó a llamar a la estación de policías, tenemos al jefe de la estación, Yorgen en un enlace en vivo.

    Periodista: ¿Cuál fue su reacción al entrar en el hogar y ver los cadáveres?
    ---Llevo 30 años de mi vida dedicados a la protección de las personas, he visto muchas cosas, pero el estado de esos cuerpos me aterrorizó demasiado---
    Periodista: ¿Han habido casos similares anteriormente?
    ---Desde hace 2 semanas se dio el primer caso de este tipo de muertes, un cuerpo en el mismo estado que los de ahora fue encontrado en una cueva cerca al mar---
    Periodista: Si bien recuerdo, trataron ese caso como un rumor, lo que nos acaba de decir significa que no lo era ¿Es correcto?.
    ---Si, al principio no quisimos alertar al pueblo, pero estos casos cada vez se descontrolan a un ritmo más escandaloso, por lo que ya no es posible ocultarlo---
    Periodista: ¿Qué cree que sea exactamente quién hace estas atrocidades, una persona con problemas psicológicos o realmente una bruja?
    ---No lo sabemos aún, pero por la forma en que los cuerpos son encontrados casi completamente sin sangre nos hace pensar con seguridad que aquél ser no es humano---
    Periodista: ¿La policía a tomado o tomará acciones en contra de esta "Bruja"?
    ---Por supuesto que hemos tomado acciones, nuestros efectivos están vigilando más atentos que nunca las calles del pueblo, cada uno de ellos con equipo de defensa para poder hacerle frente a esa amenaza---
    Periodista: Gracias por sus declaraciones Jefe Yorgen ¿Hay algo que desee agregar?
    ---De hecho si, encontramos una nota en el cuerpo de una de las victimas.
    Periodista: ¿Qué decía?.
    ---"Ella es la siguiente, L", parece ser una amenaza de la "Bruja" hacia una mujer, diré esto aprovechando la oportunidad en la televisión local, quién sepa algo sobre esta bruja díganoslo inmediatamente para así poder detenerla antes de que se pierdan más vidas, gracias. *

    En ese momento, Lucy sabía que no había otra opción más que pelear.

    ─¡Lucy, la comida está lista!─
    --Ya voy--

    Sobre la mesa están 2 platos con arroz y en el centro una olla con el estofado que Mary preparó, levantó la tapa y dejó salir todo el vapor contenido haciendo que un olor agradable inundara la sala.

    ──Bueno ¡A comer!──
    ─¡Sí!─

    Horas más tarde en ese mismo día, Lure se encontraba a las afueras del pueblo.

    La noche en este lugar es demasiado nublada, ya me está dando hambre de solo pensar en cuantos humanos me comeré en unos momentos, caminé hasta llegar a un lago y me detuve por unos minutos viendo el reflejo de la luna sobre el, pasar unos momentos de tranquilidad es agradable para cualquiera.

    ──Que lindo paisaje── Susurré.

    ─Oiga, usted──

    Volteé mi rostro impresionada mientras movía mi cabello detrás de mis orejas, no había sentido la presencia de ese humano, quizás me concentré tanto viendo el lago que ignoré todo a mi alrededor.

    ──¿Sí?── respondí.
    ─Señorita, usted me parece demasiado hermosa─
    ¿Este humano... trata de coquetear conmigo? Bien, le seguiré el juego.

    ──Vaya, gracias por el cumplido──
    ─¿Quisiera usted pasar el rato conmigo? Podríamos divertirnos juntos─ me sonrió.

    Me encantaría borrarle la grotesca sonrisa que dirige hacia mi, giré mi cuerpo para estar frente a frente.

    ──Claro, estoy sola esta noche──

    El humano pareció alegrarse, se acercaba lentamente como si el fuera un lobo y yo su presa. Cuando estuvo a un metro de mi se detuvo y me observó de pies a cabeza.

    ─Tiene usted un cuerpo fantástico─

    Me puse a reír y me sonrojé.

    ──No digas eso, haces que me avergüence── Dije mientras dirigía mi mirada a la tierra.

    Levantó su mano poniéndola sobre mi cabello que estaba sobre mi pecho como si estuviera acariciándolo, no sé que podría pasar en este momento.

    ─Me gusta su cabello, es tan lindo y largo, nunca había visto a una chica con un cabello de color verde, seguro que atraes la mirada de todos los hombres a tu alrededor─
    ──Gracias, también me gusta mi cabello y eso de que atraigo miradas no es cierto... tampoco he tenido interés en hacerlo──

    Este humano... no puede ser ¿Me está gustando? Nunca creí que me enamoraría de un humano, ¿Qué voy a hacer? me estoy poniendo nerviosa, acercó su mano a mi rostro y cerré los ojos por vergüenza pero... el acarició mis mejillas, me estaba haciendo temblar y enrojecer aún más, su cara lentamente se movía hacia la mía, ¿En serio quiere besarme? Yo... no pude resistirme, estaba siendo controlada por él, nuestros labios estaban a punto de rozarse pero..., él..., tocó uno de mis pechos y empezó a manosearlo, alejé mi rostro y puse una mirada de decepción.

    ──Supongo que ustedes solo buscan esto── susurré.

    Sin quitar su mano de mi pecho dijo:

    ─¿Qué sucede, hermosura?─

    Después de todo lo que me hizo sentir, regresó mi sentimiento de asco por ellos, tomé su otra mano y la puse sobre mi otro pecho, el sonrió, luego lo tomé de los hombros, tiré con fuerza y le separé ambos brazos del cuerpo, el empezó a gritar de dolor, una mancha de sangre saltó debajo de mis ojos que se encontraban brillando de un rojo similar, afortunadamente nadie vendría al lago a esta hora y con esta neblina, aunque no es que importe mucho si es que vienen, así que puedo hacerle lo que quiera, lo levanté del suelo con su cabello mientras me daba unas leves patadas para alejarme de él pero eran tan débiles que apenas las sentía.

    ─¡Monstruo!─

    Si... así es como debe ser, no puedo relacionarme con los humanos.

    ──Tendrás el honor de ser mi primera comida de hoy──
    ─¡Alguien ayúdeme!─

    Empezó a gritar mientras acercaba mi rostro al suyo abriendo lentamente mi boca.

    ─¡No, detente, detente...!─

    Su cuerpo se hacía más liviano mientras le quitaba toda la sangre y una vez que quedó completamente vacío lo tiré al lago, unas gotas de sangre cayeron de mis labios hasta mi mentón, las recogí con mi dedo y me las devolví a la boca.

    ──Delicioso── susurré.

    Un fuerte viento sopló en mi contra moviendo mis cabellos con locura mientras trato se contener sus movimientos con mi mano, cerré uno de mis ojos a la vez que con mi otra mano me cubría el rostro hasta que el viento cesó.

    Bueno, creo que ya le di demasiado tiempo a la humana de Lucy pero estoy de buen humor así que... les dejaré esta última noche juntas.

    Una hora después en la casa de Mary.

    Terminamos de cenar, Mary empezó a lavar los platos y yo la ayudé, una vez hecho fuimos a secarnos las manos.

    ──Bueno Lucy, vayámonos a dormir──Me sonrió dulcemente.
    ─Sí─

    Caminamos hasta su habitación, ella se echó en la cama y yo me senté en la silla, ella me miró molesta y me dijo:

    ──¿Qué crees que haces, Lucy?──
    ─¿Eh?¿Qué sucede?─
    ──Ven a la cama, tonta──
    ─¿Q-Qué? Pero Mary, yo...─

    Mary se bajó de la cama, se puso de pié mientras me miraba seriamente, me tomó de la cintura y literalmente me aventó en la cama, luego ella también se acostó.

    ──Listo──Sonrió.
    ─Mary, a veces das miedo...─
    ──¿Hmm? ¿Por qué lo dices Lucy?──
    ─Eh...no, por nada─
    ─Bueno !A dormir!──

    Yo me encontraba nerviosa por la situación, pero a Mary no parecía incomodarle, ella empezó a mover un poco la cama y oí algo tocar el suelo, mi corazón empezaba a acelerarse, nos encontrábamos de espaldas pero luego Mary volteó y me tomó de la cintura, como si me estuviera abrazando, mi corazón latía más rápido que antes.

    ──¿Sabes, Lucy?──
    ─¿Q-Qué sucede?─
    ──Es la primera vez que dormimos juntas en la cama, ¿Verdad?──
    ─Sí...─
    ──Me alegra mucho haberte conocido Lucy──
    ─A mi también me alegra, Mary, me haces sentir que no necesito nada más... que estoy completa─

    Mary contuvo su risa pero yo me di cuenta, volteé mi cuerpo y la miré a los ojos molesta.

    ─No te rías─
    ──Lo siento Lucy, es que me dio mucha ternura lo que dijiste──

    Me cubrí debajo de las sabanas para ocultar mi rostro avergonzado pero de inmediato lo saqué.

    ─Ehm... ¿Mary?─
    ----¡Si ya sé que estoy desnuda, me es complicado dormir con ropa! ¿¡Por qué tenías que meterte debajo de la sábana!?

    Ahora fui yo quién se hecho a reír pero no traté de contenerlo, solté unas fuertes carcajadas mientras Mary se cubría el rostro, tomé sus manos y las separé de el, acerqué mi rostro y le di un tierno beso en su mejilla.

    ──Lucy...──

    ─Buenas noches─ le sonreí.

    Mary pensaba para sí misma: ¿Cómo es que Lucy puede hacerme enojar, avergonzar y reír tan rápido? Cada vez que veo su sonrisa siento que el corazón se me saldrá del pecho...

    La desperté tocándole la nariz y le di un gran beso en su frente, sus ojos brillaban con la poca luz que había, puse mi pierna derecha en medio de las suyas y empecé a acariciar su cabello para que se durmiera de nuevo, ella tenia su mano derecha entre su cabeza y su almohada y su mano izquierda libre sobre esta misma.

    ──Te quiero, Lucy──

    Al día siguiente.

    Fui la primera en despertarse, me di cuenta que esta vez no tuve una pesadilla, ¿Por qué habrá sido? Lo ignoré por el momento y vi la hora en mi celular que se encontraba en la mesa al lado de la cama, no quise despertar a Lucy así que lentamente salí de la cama y me vestí.

    Me dirigí hacia la cocina, busqué la tetera y la llene con agua del fregadero, luego la puse sobre la cocina y la encendí. Busqué la sartén y los huevos que estaban en los cajones del repostero, encendí la hornilla y puse la sartén encima con un poco de aceite y lo dejé calentar, luego de unos minutos eche dos huevos encima, hice esto una vez más y los cubrí entre dos platos.

    Son unos 10 minutos para que el agua esté hervida, tengo tiempo suficiente para ir a la tienda a comprar leche y pan, por seguridad le bajé el fuego a la hornilla de la tetera, busqué mis llaves, un abrigo y salí de casa, baje las escaleras y caminé a paso rápido, puedo ver claramente mi aliento saliendo de mi boca. Llegué a la tienda en menos de 2 minutos, compré las cosas y regresé inmediatamente, a un par de metros de mi pude ver a una chica de cabello y ojos negros, tenía una blusa blanca y unos pantalones negros, recordaba haberla visto en otro lugar pero, ¿En donde?, si no me equivoco ella se llamaba...Mine.

    ──Hola, ¿Tú eras la... amiga de Lucy?──

    Ella volteó su mirada hacia mi.

    ─Oh, pero si es la comida de Lucy, ¿Por qué sigues viva?─
    ──¿Por qué me llamas comida?──
    ─Ella aún no te lo contó ¿Verdad?─
    ──¿De qué hablas?──
    ─De lo que ella es en realidad─
    ──No...──
    ─Sígueme─

    Oí un silbido levemente haciéndose más fuerte, era tan molesto que me despertó, levanté mi abdomen mientras las sábanas aún cubrían mis piernas.
    Parece que Mary se despertó más temprano, pero este sonido... ¿Es la tetera?.

    ─Mary─

    No me oyó.

    ─¡Mary!─

    De igual manera.

    ─¡¡Mary!!─

    Me levanté de inmediato, me puse los zapatos y fui directo a la cocina, la tetera estaba tirando vapor a montones, la apagué deprisa y miré alrededor en busca de Mary, no está..., tengo un mal presentimiento.

    Abrí la puerta y me puse a buscar y seguir sus huellas.

    Por otro lado Mary y Mine fueron a un callejón cerca de la zona del mercado el cual estaba apartado de la gente.

    ─¿Quieres saber lo que es Lucy en realidad?─
    ─Yo...─

    La oí, me salté las escaleras y salté al techo de la casa más cercana, no me importaba si me veían, salté de casa en casa acercándome rápidamente hacia Mary.

    ─Lucy en realidad...─

    La vi por un pasillo entre dos casas grandes, estaba con... ¿Mine?.

    ─Es...─

    Salté desde la cima y caí de pie a unos metros de Mary levantando un poco de nieve.

    ─¿Porqué sigues aquí, Mine?─
    ─Llegaste en buen momento Lucy, pensaba decirle a esta pobre humana lo que eres en realidad─
    ─Eso a ella no le interés...─
    ─Ella parece opinar diferente─Interrumpió.
    ─¿Mary?─
    ──Lucy...¿Qué eres?──
    ─Ahora no es el momen...─
    ──¿Entonces cuándo lo será?──

    Mary levantó la voz, su mirada se puso tan... débil con una lágrima en ambos ojos sosteniéndose con todas sus fuerzas para no caer.

    ─Me odiaras si te lo digo...─

    Apenas le salió la voz a Lucy al decir eso, sus ojos poco a poco se humedecían y luego caían lágrimas de ellos, me dolió tanto verla así pero siento que necesito saberlo.

    ──Lucy, ¿Por favor?── le sonreí.
    ─Mary, yo... yo soy una...─

    Mine trataba de contener la risa mientras yo abría notablemente mis ojos, mi sonrisa desapareció tan pronto terminó de decir aquella palabra, Una pequeña parte de mi se sentía aliviada, pero la mayor parte era de miedo, cientos de recuerdos de hace muchos años regresaban a mi mente, la de aquél día en la que perdí a mis padres por esa...

    ─Mary, yo soy una vampiro─.



    Capitulo 5: Arco de la bruja de Wookley hole, "El pasado de Mary".

    A veces se me borraba el capítulo mientras lo iba editando (Cuando lo dejaba para continuar otro día), por eso demoré un poco más de lo normal al tener que editarlo nuevamente pero bueno, aquí está xd.

    Como se puede ver en el nombre del siguiente capítulo, mostraré un poco del pasado de Mary, pero creo necesario mencionar que será un poco fuerte (sangre y esas cosas) así que hago el pequeño aviso aquí y lo haré también al inicio del capítulo. Un saludo a todos!
     
    Última edición: 19 Enero 2020
  12. Threadmarks: Capítulo 6. El pasado de Mary
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2654
    Hola, este capítulo contendrá algunas escenas un poco fuertes (sangre, etc.) pero necesarios para el desarrollo del personaje de Mary, haciendo el previo aviso no tengo nada más que decir.




    Nací en una familia normal, mi padre, mi madre, mi pequeña hermana y yo. Pasó en una primavera hace 4 años.


    Ella reía mientras me perseguía con sus pequeños pies descalzos sobre la hierva del parque, mis padres hablaban de la vida... o de los descuentos del super. Quizás los recuerdos de días como esos sean los más felices que tengo de mi vida.

    ──Mary, Elizabeth,── vengan.

    Yo la sujeté de la cintura y la levanté llevándola hacia donde mis padres. Mi madre sacó el almuerzo de la canasta que trajo, eran sus deliciosos sándwiches de jamón.

    ──Están tan ricos como siempre, Mami──
    ─¡Muy rico!- Dijo Elizabeth con la boca llena.─
    ──Me alegra que les guste, hay más así que no se apresuren──

    Fue lo último que comí hecho por mi madre.

    Guardamos las cosas en la canasta, los tapers, bolsas y servilletas que trajimos, nos dirigimos hacia el auto mientras Elizabeth saltaba por el camino conmigo sosteniendo sus manos. Creo que fueron como 5 horas lo que tardamos en venir, íbamos por la cuarta hora al momento de regresar a casa, el camino estaba oscuro, casi no pasaban autos del carril contrario y ninguno del nuestro que pudiéramos ver.

    Elizabeth pedía la canción que le gustaba, conecte el Bluetooth de mi celular al del auto y la puse, era una de esas canciones que tanto les gusta a los niños, era tan animada de ritmo pegajoso, literalmente puedes imaginarte todos los colores los cuales su vídeo podría tener. Ella lo escuchaba tantas veces todos los días que incluso nos aprendimos la letra, mientras cantábamos alegremente las luces del auto iluminaron algo frente a nosotros.

    ──Papá, cuidado!──

    De inmediato pisó el freno del auto provocando un chillido de las ruedas sobre la carretera, el auto se descontroló un poco y resbalamos varios metros incluso después de golpear a lo que vimos antes. El auto se detuvo y todos estábamos bien excepto por Elizabeth que estaba llorando asustada.

    Mi padre pidió a mi madre que tratara de calmarla mientras él bajaba del auto a ver con qué o quién chocó, vio un gran charco de sangre extendido por todo el camino desde donde frenó hasta las ruedas del auto.

    ──¿Qué demonios paso aquí?──

    No había cuerpo de ningún animal o persona sobre la pista, aún con el nerviosismo y el temor de la escena decidió caminar un poco más, acercándose a los arbustos que estaban debajo de los árboles a los lados del camino. Oyó que los arbustos se movían, se apoyó con una mano en un árbol mientras inclinaba su torso hacia el.

    En ese instante me puse a ver por la ventana de la parte de atrás del auto, vi el cuerpo de mi padre siendo levantado y arrastrado hasta ese arbusto mientras soltó un fuerte grito que culminó cuando ya no pude ver nada de él. Abrí grandemente mis ojos y mi boca mientras me cubría esta con ambas manos, volteé inmediatamente a ver a mi madre que se encontraba en el asiento de adelante.

    --¡¡Ma-Mamá!! ¡Papá fue tragado por algo en el bosque!--.

    Mi madre volteó a verme en el asiento de atrás.

    --¿De qué estás habl...?--

    Su rostro se quedó horrorizado mientras me señalaba..., no, a mi no, señalaba la ventana de atrás, voltee y una criatura con apariencia humana estaba pegado a ella, con sangre en la boca y en el rostro. Quedé petrificada en ese momento.

    Mi madre tomó a Elizabeth desde el asiento de adelante, me dio una cachetada en la mejilla derecha para hacerme volver a la realidad y sí que lo consiguió.

    --¡Mary, abre la puerta y salgamos de aquí!-

    Tarde un segundo en asimilarlo y luego obedecí, abrí la puerta más cerca a mi del auto y traté de correr pero la criatura me tomó del cuello de mi abrigo con sus largos brazos y me levantó, patalee en el aire mientras gritaba, mi madre ya se había alejado un poco con Elizabeth, volteó la mirada y con una lágrima en los ojos no se detuvo, la criatura me soltó en el suelo y fue a perseguirlas alcanzándolas en pocos segundos y las trajo a rastras, levantó a mi madre y la tiró al aire haciéndola caer de gran altura contra el suelo cerca a mi.

    -M-Mary...-

    Enseguida la piso con fuerza, pude oír sus huesos crujir de forma grotesca mientras su cuerpo se arqueaba y enseguida pisó aún más fuerte atravesándola por completo, cuando la criatura levantó su pie el cuerpo de mi madre se quedó con los ojos abiertos pero sin vida viendo en mi dirección, luego tomó a Elizabeth, la criatura se sentó frente a mi, hizo su brazo más grande mientras la sostenía, ella pataleaba con todas sus fuerzas y con lágrimas incontrolables me gritaba.

    ¡Hermana!.


    La criatura deformaba partes de sus cuerpos como sus brazos. piernas y demás, agrandó su boca lo suficiente como para meter la llanta de un auto. Mordió uno de los pies de Elizabeth hasta la altura de su rodilla y se lo tragó, un torrente de sangre sin fin salia disparado de ella.

    ¡¡Hermana!!-- Gritó aún más fuerte que antes.

    Sus ojos mostraban una desesperación indescriptible, esa cosa la tomó del cuello e introdujo gran parte de su cuerpo en su boca. Ella mostraba grandes signos en su rostro por la falta de aire mientras estiraba su mano tratando de alcanzarme... de que yo... tomara su mano, levanté mi mano aún sabiendo que no podría hacer nada, aún sabiendo que mi destino seria igual o peor, mi rostro se rompió en tristeza, mis lágrimas caían resbalando por mis mejillas hasta mi cuello.







    ¡HERMANA!


    Aquel grito fue el último antes de que aquella criatura cerrara su boca cortando el brazo estirado de mi hermana que cayó al suelo salpicando sangre en mi rostro a pocos centímetros de mis ojos. Lo siguiente que oí fueron los repugnantes sonidos que hacia al masticarla.


    Mi mente... estaba en blanco, mis lagrimas se detuvieron, mi cuerpo y mi cabeza... ya no procesaban nada. Quedé viendo a la criatura con unos ojos vacíos, sin el brillo de querer seguir viviendo.

    Cuando terminó de... devorarla se me acercó, me levanto de mi cabello mientras hacía más altas sus piernas, mí expresión no cambiaba, mi cuerpo era como el de una marioneta, vacío. La criatura me soltó en el aire y mi cuerpo cayó boca abajo en el suelo, lo miré fijamente con uno de mis ojos y fue entonces que vi por primera vez... aquellos ojos rojos.

    ──No es divertido... si no gritas── Dijo con voz deforme mientras se metía de regreso al bosque.──


    Mis ojos se cerraron...

    Aún durmiendo recordaba todo, me maldije por no haber podido moverme, aún si lo hubiese hecho no hubiera podido hacer nada pero... quizás... si hubiera tomado su mano en ese momento, solo quizás... Elizabeth no habría sufrido tanto.


    No sé cuántas horas pasaron desde que dormí pero... ahora me encontraba sobre la cama de un hospital, había alguien cerca a mi, un...

    ─¿Policía?─

    Él cerró el libro que leía y mientras se acomodaba los lentes me preguntó de manera directa.

    ──¿Qué fue lo que viste allá afuera?.──





    ──La muerte──

    Puso un rostro sorprendido por unos momentos pero luego uno firme.

    ─¿Qué fue lo que sucedió?─

    ──Una... criatura, grande, horripilante, maldita──

    ─¿Fue esa "criatura" lo que mató a quienes iban contigo?─

    ──Mi familia, sí, la criatura... lo hizo──

    ─Entiendo─Dijo mientras se levantaba de su silla.

    Buscaba algo en su chaleco y cuando lo encontró, lo dejó en la mesa blanca a un lado de la cama mientras se dirigía a la puerta de la habitación.

    ─Si no quieres que alguien más sufra lo mismo que tú, ven a verme a la estación, te enseñaré a defenderte a ti y los demás─Dijo antes de salir.

    Sus palabras resonaron en mi cabeza mientras tomaba lo que dejó sobre la mesa, era una tarjeta.

    ──¿Yor... gen?──

    Mamá..., Papá..., E-Elizabeth... si en algún momento yo me convierto en alguien capaz de salvar la vida de alguien, quisiera... quisiera que me puedan perdonar por no haber podido hacer algo más que solo mirar.







    Les prometo que algún día... salvaré la vida de alguien, sea quién sea.


    Actualidad.

    ──Lucy, ¿Q-Qué estas diciendo?──Su voz temblaba.

    ─Lo siento por no haberlo dicho antes, Mary, soy una vamp...─

    ──Cállate... ¡Cállate!─

    ─Mary, lo sien...─

    ──Cállate por favor... no sigas...──

    Mary cayó de rodillas y llevo sus manos a su rostro mientras sus lágrimas salían, lloraba con tal intensidad, como si fuera la experiencia más dolorosa de su vida, como si le hubieran arrancado su razón de vivir, como si la vida misma se le fuera. Ver a Mary llorar de esta manera se siente como si mi cuerpo se cayera en pedazos, es lo último que hubiera querido ver.


    ──Entonces... fue un vampiro, ¡fue un vampiro lo que asesino a mi familia hace 4 años! Las pesadillas que tengo desde entonces son todo culpa suya, ¡Todo, absolutamente todo! maldigo sus ojos, son el color que más odio y tristeza me han provocado, ojala...


    ...todos ustedes desaparezcan──


    Mary se secó las lágrimas con sus brazos, se puso de pie y se dio media vuelta para alejarse del lugar.

    ─Mary, espera─Dijo mientras se acercaba velozmente a ella.

    Mary se detuvo, volteó la mirada y le dio una fuerte bofetada a Lucy quién se quedó con la mano sobre su roja mejilla con un rostro impactado.

    ──No vuelvas a decir mi nombre──

    Fue lo último que me dijo antes de irse corriendo, quedé de pie con la mirada perdida, Mine se acercó a mi.

    ──Tranquila Lucy, así es como deben ser las cosas, humanos y vampiros no podemos convivir.──

    Puso su mano sobre mi hombro y lo quité de inmediato.

    ─Déjame sola, Mine─

    ──Pero Lucy, "ellas" vendrán pronto si no regres...──

    ─Aún hay algo que debo hacer─


    *30 minutos antes.


    Bueno, es hora de ir a divertirme con aquella humana de Lucy, a ver... tendré que pensar un poco, aquella vez la humana llevaba un traje de los policías, así que vive cerca de esa estación, tal vez pueda preguntarle su dirección a un humano de ese lugar.

    Fui lentamente caminando mientras sonreía al ver los débiles humanos tan felices, puedo matarlos a todos en unos segundos ¿Qué cara pondrían viéndome hacerlo?.
    Incluso antes de llegar a la estación ya podía ver algunos humanos uniformados, tuve que acercarme y actuar como una de ellos.

    ─Hola─

    ──Oh, ¡Hola! ¿Te puedo ayudar en algo?──

    ─Sí, verás, soy nueva en el pueblo, mi prima me invitó a visitarla pero mi celular se quedó sin batería, creo que ella trabaja en este lugar, ¿Podrías darme su dirección?─

    ──Oh, ¿Como se llama?──

    ─Mary─

    ──Mary..., ah sí, es amiga mía, no sabía que tenía contacto con su familia fuera del pueblo, ella vive sola y nunca la he visto saliendo con alguien ajeno a los del trabajo antes──

    No me interesa.

    ─¿Podrías darme su dirección?─

    ──Puedo hacer algo mejor, justo ahora tenía que vigilar una zona cercana a la casa de Mary, puedo llevarte e indicarte donde es cuando cambie mi ruta, ¿Te parece?-─

    ─Sería de gran ayuda─

    ─Muy bien, dame un minuto, avisaré a mi jefe que empezaré mi trabajo─

    ──Si, te espero aquí──

    La humana entró al edificio de la estación, las ventanas eran transparentes por lo que pude verla conversando con algunos uniformados dentro, era tan sonriente y con mucha energía, el tipo de personalidad que más odio. Luego de unos minutos salió nuevamente y me miró confundida.

    ──¡Oh, Hola! ¿Necesitas algo?──


    ¿¡Me está jodiendo!?.


    ─Me llevarías con Mary, ¿Recuerdas?─

    ──Mary..., ups lo olvidé, bueno, vayamos entonces- sonrió.──

    Empezamos a caminar a paso lento, los humanos del pueblo se veían tan tranquilos, sus calles estaban llenos de ellos y de pequeños también. Ella iba delante de mi, se ponía a tararear una canción mientras inclinaba su cabeza a ambos lados.

    ─Te gusta cantar ¿Verdad?─

    ──Hmm no precisamente, es solo que me gusta demostrar mi felicidad, cuando has superado muchos problemas que antes eran el "fin del mundo" para ti, te das cuenta lo importante que es apreciar estos momentos de tranquilidad──

    ─Entiendo...─

    ─Me alegra que Mary sea visitada por su familia, ella ha estado muy sola últimamente─

    ─¿En serio?, recién hace poco tuvimos comunicación y me dijo que la visitara─

    ──Después de la muerte de sus padres hace 4 años y desde que llegó aquí a trabajar en la estación la pobre tuvo que soportar todo sola, sinceramente es para mi una mujer muy fuerte──

    ─Oh, sí, la muerte de mis tíos fue muy doloroso para toda la famí...─

    ─Entonces, ¿Por qué ninguno vino hasta ahora?─

    Que molesta.

    ─Sucedieron muchas cosas─

    ─Hmm, ya veo─

    Íbamos cruzando uno de los puentes del pueblo, sobre el río congelado y con los humanos alrededor de él, el cielo blanco lentamente se ponía gris, como si sintiera mis intenciones y como señal de alerta hacia aquella persona que quiere evitar lo que haré, como ella... Lucy.

    Llegamos a una zona del pueblo en la cual no había muchos humanos, parece que las cosas se ajustan a lo que quiero hacer, la humana que me acompañó se detuvo delante de mi, dio media vuelta, me miró directamente a los ojos con una sonrisa y señaló un callejón.

    ──Es aquí cerca, cruza este callejón directamente hacia la mano derecha, es la casa verde de dos pisos frente al pequeño árbol de los pañuelos──

    ─Gracias─

    ──No es nada, ¡Hasta luego!─

    La humana se dio la vuelta y nuevamente tarareo una melodía mientras caminaba a paso lento. Sacaré una de mis garras, se la clavaré en el cuello y la dejaré desangrándose, eso fue lo que pensé. Me acerqué lentamente pero antes de hacer algo su aura, era muy... pesada, como si supiera mis intenciones y como si pudiera detenerme incluso de espaldas por lo que me alejé.

    ──Casi lo olvido, ¿Le puedes mandar mis saludos a Mary?──

    ─Claro..., ¿Cuál es tu nombre?─

    ──Soy Danet, ¿Y tú?──

    ---Lure---

    Movió la cabeza levemente hacia atrás como si mi nombre le hubiera recordado algo.

    ─Bueno Lure, ¡Hasta pronto!- volteó la mirada y se despidió con su mano.─

    Ese último segundo antes de que volteara la mirada, es como si el tiempo se hubiese detenido en ese instante durante mucho tiempo, sus ojos quedaron como un color llamativo en un cuadro blanco y negro, era difícil olvidarles. La observé alejarse poco a poco mientras conversaba con algunos humanos del camino, parece tan normal... finge mejor que yo.

    Miré al cielo mientras ponía mis manos en los bolsillos de mi pantalón, sonreí de forma emocionada.

    Empezó a llover.

    ─Muy bien Lucy, es hora de terminar esto.─ susurré.

    Oí los pasos de alguien caminando en mi dirección por lo que volteé la mirada.

    ──¿Cómo es que empezó a llover tan de repente?── Se preguntó a si misma en voz alta.

    Volteé la mirada.

    ──Uhmm, Hola, te enfermaras si permaneces mucho tiempo bajo esta lluvia── Dijo mientras trataba de cubrirse de la lluvia con sus manos.


    Mi rostro quedó atónito mientras una pequeña electricidad recorría mi cuerpo, sin necesidad de ir a buscarla, aquella humana vino a mi.



    Siguiente capitulo: Arco de la bruja de wookey hole.
    Capítulo final del arco: Intentando ser como tú, olvidé lo que era yo.


    El capítulo fue corto, lo sé, pero lo considero lo justo y necesario para justificar las acciones que tomó y tomará Mary en el futuro, espero que sigan la historia que luego de este capítulo vienen partes realmente interesantes y espero sean de su agrado, un saludo.
     
    Última edición: 19 Enero 2020
  13. Threadmarks: Capítulo 7. Intentando ser como tú... olvidé lo que era yo.
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    2636
    ─Aún hay algo que debo hacer─

    Maldita sea, por qué sucedió esto justo en este momento... yo... aunque sea prácticamente imposible, no puedo solo aceptarlo, no puedo aceptar perder lo más valioso que tengo, tengo... tengo que estar con ella y más ahora con la amenaza de Lure.

    Se decidió con una mirada firme.

    Corrió como lo haría una humana, rostro de angustia, su cuerpo completamente mojado por las fuertes y escandalosas gotas de lluvia que golpean con todas sus fuerzas el suelo y que se unían creando pequeños y grandes charcos de lodo.

    Corrió y corrió hasta llegar casi a ese callejón, a unos metros de éste se detuvo, identificó el olor de Mary pero había otro extraño, luego de intentar recordar unos segundos el olor familiar, el sonido de la lluvia pasó a segundo plano para ella, su mirada estupefacta explicaba perfectamente las mil y un cosas en las que pensaba, en medio del silencio que ella creía oír dijo una sola palabra.

    ─LURE─

    Lucy despegó del suelo de un enorme salto, sus ojos brillaban al igual que el filo de sus garras, cuando la fuerza de su salto se agotaba y medio segundo antes de caer cerró los ojos y movió su rostro en diferentes direcciones, como si su olfato o su instinto buscaran el camino que debe seguir, detuvo su búsqueda por un segundo y aterrizó violentamente en el suelo, dio otro salto en la misma casa en la cual Lure también saltó para llevarse a Mary, empezó a correr y saltar de forma veloz, estaba tan desesperada y enojada.

    Las personas del pueblo oían asustados algo corriendo por sus tejados, algo tan rápido y violento. Luego de unos minutos Lucy dio su último salto por los tejados y aterrizó en el suelo frente a un amplio edificio de unos 2 pisos.

    Lucy, quién tenía una mirada totalmente seria y con aquellos ojos rojos llenos de furia, abrió la puerta del edificio de una patada, el interior estaba totalmente oscuro excepto por lo que parecía una linterna apuntando en una sola dirección, su mirada recorrió lentamente el camino de unas cadenas que salían de ambos costados de la puerta, hasta la luz de la linterna que tenía de punto el amarrado cuerpo de Mary por estas.

    Mary se encontraba desmayada, amarrada con ambos brazos juntos encima de su cabeza y sus pies igual de juntos a punto de tocar el suelo en mitad de la pared que estaba varios metros frente a la puerta de entrada.

    Lucy guardó sus garras y regresó sus ojos a la normalidad, fue corriendo a liberar a Mary de las cadenas con un rostro angustiado, metros antes de llegar fue empujada brutalmente por una patada quién la mandó directamente a la pared izquierda del lugar dejando en esta una marca de su cuerpo por el fuerte impacto, las puertas se cerraron y se encendieron las luces.

    ─Hola Lucy, sabía que vendrías─
    ─¡Maldición Lure, no metas a Mary en esto!─

    Lure sonrió y empezó a reírse a carcajadas.

    ─Recuerda que fuiste tú quién empezó todo esto, si tan solo no me hubieras amenazado aún podrías estar viviendo tranquilamente con esta humana, odio que me amenacen y que me den órdenes, ¿Entiendes?─
    --Lure te lo diré de nuevo, ¡deja a Mary!--

    Desapareció su sonrisa y en su lugar puso un rostro decepcionado.

    ─¡¿Acaso... no me escuchaste?!─

    Lure apagó nuevamente las luces.

    Se impulsó con la pared y pateó fuertemente a Lucy golpeándola nuevamente contra una pared y un segundo después de impactar hizo brillar sus ojos, Lure se acercó velozmente con sus garras a la altura de sus hombros intentando golpear a Lucy, esta se agachó haciendo que atravesara la pared con ellas y le dio un fuerte puño en el estomago haciéndola retroceder varios metros mientras arrastraba sus pies en la tierra, tras una mirada sorprendida volvió a sonreír de forma lunática. se acercaron velozmente a la otra, Lucy tomó el brazo de Lure y la aventó con fuerza hacia arriba mientras esta tomaba el control en el aire poniendo sus pies contra el techo mientras la miraba directamente, ahora ella encendió sus ojos, dobló sus piernas y se impulsó fuerte y directamente contra Lucy poniendo una mano en su rostro y tumbando todo su cuerpo contra el piso haciéndola expulsar sangre por la boca y levantando pequeños pedazos de tierra.

    Lure puso un pie sobre su débil y pequeño cuerpo y lo apretaba con fuerza, los gritos de dolor de Lucy se oían fuertemente mientras esta otra levantaba y dejaba caer su pie repetidas veces sobre su abdomen, cada vez con más fuerza que la anterior.

    Mary, al escuchar los gritos de Lucy, levemente recuperaba la conciencia.

    ──¿Lu...cy?──

    Lucy levantó temblorosa su mirada y observó en la dirección desde donde oyó la voz de Mary, intentó levantarse aún teniendo el pie de Lure encima y mientras sus heridas hacían de su cuerpo un recipiente de dolor, el muy leve brillo de sus ojos demostraban las pocas fuerzas que le quedaban.

    ──¿¡Lucy!?── Dijo asustada por la oscuridad.
    ─Mary...─dijo antes de perder la conciencia.

    Lure pateó su cuerpo cerca al de Mary y se acercaba tranquilamente.

    ──Te oigo Lucy, ¿¡Qué está sucediendo!?─
    ─No puede responderte pequeña humana, estoy a punto de matar a tu querida amiguita vampira, pero no te preocupes por que tú serás la siguiente, así que mantén la boca cerrada, ¿Sí?─
    ──¡Lucy!──

    Mary empezó a gritar cada vez más fuerte diciendo el nombre de Lucy.

    ─¿Te puedes callar de una vez? O ¿Prefieres que te mate primero?─
    ──¡¡Lucy!!──
    ─Muy bien, ya me colmaste la paciencia─Dijo mientras se acercaba─¿Estás feliz ahora pequeña humana? Te mataré antes que a Lucy─

    Lure tomó a Mary del cabello levantando su cabeza, su otro brazo estaba a la altura de su cuello lista para deslizar sus garras por su cuello.


    Me encontraba desnuda en un lugar completo de luz, mi cabello moviéndose en distintas direcciones, no recuerdo nada, pero... las lágrimas sin control empiezan a resbalar por mis mejillas, ¿Debo volver? ¿Qué me espera al volver? ¿Será importante lo que tengo que hacer? Pronto pequeños fragmentos de lo que viví en los últimos días se muestran delante de mi, pero mi mente aún no...(Lucy), aún no logra...(¡Lucy!) Recordar...

    Su último grito.

    ──¡¡Lucy!!──Gritó mientras cerraba sus ojos con todas sus fuerzas.

    Abrí los ojos y aún con mi adolorido cuerpo me levanté tan rápido como pude y mientras la mano de Lure se movía lentamente apuntando al cuello de Mary, preparé mi puño y a centímetros de llegar a golpearla ella se dio cuenta pero siendo la distancia tan pequeña no pudo esquivarlo, le di un puño en el mentón levantándola levemente en el aire y dándole otro y más fuerte en el rostro con tal fuerza que el cuerpo de Lure golpeó varias veces el piso dando una serie de vueltas hasta golpear una pared creando un gran agujero mientras un estallido de gotas de sangre salían de mis heridas.

    Caí a un lado de los pies de Mary, mi respiración agitada y mi cuerpo adolorido no soportarían la furia de Lure que se aproximaba.

    Mary pudo oírme.

    ──Lucy ¿¡Estas bien!?──
    ─E-Estoy muy... débil─
    ──Lucy... ¡bebe mi sangre!──
    ─¿Qué?─
    ──Estás débil por eso ¿¡Verdad!?, no bebes sangre desde hace mucho tiempo, ¡bebe de la mía!──
    ─No... Mary, no quiero lastimarte, no de nuevo, no puedo...─
    ──Lucy, ¡Moriremos si no lo haces!─
    ─No...─
    ──Lucy ¡por favor!, sé que hace unos momentos dije que te odiaba, pero... estaba tan asustada y molesta, mi familia fue asesinada por un vampiro hace 4 años, juré para mi misma que en algún momento me vengaría, pero también le juré a mi familia que salvaría la vida de alguien, fuera quién fuera y ese alguien fuiste tú, desde el momento que vi tus ojos rojos recordé a aquella criatura, tuve miedo en ese momento pero... mi promesa con mi familia fue más fuerte, sabía que no eras alguien normal desde el principio, pero aún así... días después... aunque ya no me sentía amarrada por aquella promesa, seguí teniendo la necesidad de querer estar a tu lado y ¡No sabía por qué! pero... pero ahora lo sé, Lucy, yo... yo te amo. Pintaste mi mundo gris de colores tan amables, colores que habían desaparecido de mi vida desde ese día, pero ahora siento que sin necesidad de olvidar mi pasado puedo seguir adelante... si tú estás conmigo... así que... salgamos de aquí juntas...──

    Abrí mis ojos, por un segundo mi cuerpo dejó de sentir el extremo dolor de mis heridas, me puse de pié y me acerqué a Mary, puse la palma de mi mano izquierda detrás de su cabeza y mi derecha en su cintura, incliné levemente su cabeza y rocé mis labios con los suyos, segundos después alejé mi boca con mi sonrojado rostro y fuerte respiración, lamí el cuello de Mary para luego introducir mis colmillos, Mary hizo un pequeño sonido de dolor mientras yo absorbía gotas de su sangre.

    Una pequeña explosión en el edificio solo podía significar una cosa.

    ─Vaya, pero qué tenemos aquí, así que al fin decidiste mostrarle a esa humana lo que es para ti, simple comida, ese puño me dolió, Lucy─ Dijo seriamente.

    Saqué mis colmillos del cuello de Mary, ella empezó a respirar un poco agitada, limpié con mi lengua la gota que se escapaba por mis labios y sentí como mi cuerpo empezaba a recuperarse.

    Lure de una manera tan feroz y rápida se lanzó sobre mi espalda pero antes de que llegara hice brillar mis ojos más fuerte que antes y volteé rápidamente mi cuerpo, ella hizo una mirada perpleja mientras observaba mi seria mirada. Velozmente me incliné hacia atrás y le dí una patada horizontalmente mientras ella se cubrió con sus brazos siendo impulsada a unos metros de mi y regresando una vez más. Sus garras golpearon con las mías provocando una ligera corriente de viento que movía ferozmente nuestra ropa y cabello, con nuestro otro brazo cortamos levemente la mejilla de la otra y yo sin casi tiempo para pensar le dí un fuerte cabezazo en su frente que la hizo retroceder un poco mientras cerraba los ojos por el impacto, la sujeté desde su cuello y la impulsé en el aire, dí un salto y le di una poderosa patada que aventó su cuerpo directamente a pocos metros de aquella pared donde la envió mi puño hace unos momentos.

    Esta vez se levantó más rápido que antes, hizo brillar sus ojos más fuerte mientras ambas corrimos en dirección de la otra golpeando nuestras garras nuevamente, ella se agachó y golpeó horizontalmente mis pies haciéndome caer, se subió encima mio y empezó a darme una serie de fuertes golpes en la cara sacándome sangre con cada uno de ellos, levanté pesadamente mi abdomen golpeándola con mi cabeza alejándola de mi.

    ─¡Lure!─
    ─¡¡Lucy!!─

    Ambas gritamos nuestros nombres, ella más fuerte que yo.


    Ambas guardamos nuestras garras, ella saltó directamente hacia mí con su puño derecho a la altura de su hombro y yo con el izquierdo de igual manera, nuestros puños se rozaron, deslizándose en nuestros brazos y golpearon el rostro de la otra con gran fuerza siendo estos levemente empujados, aún en esa posición metimos aún más fuerza por lo que ambas salimos disparadas en direcciones opuestas, cayendo al suelo y levantándonos lentamente con un poco de sangre en nuestros rostros y un ojo entrecerrado.

    Mary solo podía oír nuestros golpes en silencio, su rostro estaba lleno de preocupación.

    ─Pronto volveremos a casa Mary, solo... espera un poco más─

    Mary dejó caer unas lágrimas y sonrió sin tratar de contenerlas.

    ──Sí──

    ─¡Deja de ignorarme!─Dijo Lure furiosa.

    Lure nuevamente con la iniciativa se lanzó velozmente hacia mi con un fuerte puño, lo recibí con mis brazos cruzados mientras la observaba de manera seria, impulsé estos en su contra manteniendola en el aire un segundo, suficiente para darle un puño en el estómago enviándola disparada velozmente en esa dirección, antes de que se estrellara corrí a la par con su cuerpo impulsado por mi ataque y cambié su dirección con una patada que la mandó ferozmente contra la pared. Lure quedó pegada en los escombros que destruyó con su cuerpo, parecía estar sentada con ambos brazos separados y sus piernas pegadas al piso, su cabeza inclinada con los ojos cerrados, su frente recibiendo las gotas de sangre que resbalaban de su cabeza y una barra de metal que se quedó incrustado en su brazo derecho.

    ─Hasta aquí llegas Lure─ Dijo manteniéndose apenas en pie.

    Tome mi brazo más malherido con el otro y caminé lentamente hacia Mary rompiendo sus cadenas, ella se tomó las muñecas, estaban rojas y con pequeños cortes, luego me abrazó.

    ──Lucy... Lucy..., tenía tanto miedo, perdóname Lucy──

    Sus lágrimas no se contenían, mi agotado cuerpo estaba a punto de desvanecerse, pero antes de hacerlo oí el sonido de los escombros derrumbándose, reaccioné de inmediato empujando a Mary con el único brazo que me respondía en ese momento.

    Sentí como la barra de metal me acaba atravesar la espalda, quedé tumbada en el suelo apenas consiente, Lure se acercaba apenas manteniéndose de pie con una enorme sonrisa lunática y sus ojos con un apenas notorio brillo.

    ─¿En serio recibiste el golpe con tu cuerpo? Pero qué estúpida─

    Empezó a reírse a fuertes carcajadas, estaba completamente loca.

    Tomó a Mary del cuello y caminaba lentamente con sus pies casi rozando el piso hacia la salida, yo ya no podía levantarme, no sentía las piernas, Mary comenzó a darle tantas patadas como pudo, Lure estaba tan adolorida que pudo sentir cada uno de sus golpes por lo que la golpeó contra el piso dejándola inconsciente.

    ─¡¡Deja de patearme, inmunda humana!!─

    ─¡Mary!─

    Tomé las cadenas del suelo, aquellas con las que amarró a Mary, la rompí con mis garras y la tiré hacia Lure amarrándola del brazo cuando estaba a punto de darle otro golpe, empezamos un forcejeo, yo tirando con las fuerzas que me quedaban y ella resistiéndose, fui más halla de lo que podía, grité fuertemente y tiré de la cadena por última vez haciendo que Lure ferozmente se arrastre y golpee intensamente la pared donde había amarrado a Mary.

    El cuerpo de Lure atravesó la pared, más haya de la zona donde peleamos, dio golpes en la tierra mientras giraba y cuando finalmente se detuvo, se encontraba de lado sobre la tierra, su brazo izquierdo en el suelo y el derecho encima de este a la altura de su boca, sus piernas cruzadas una encima de la otra, era como si estuviese dormida pero en un charco de su sangre mezclada con la lluvia.

    Ambas quedaron inconscientes dentro del edificio, una sombra se proyectaba por la luz de fuera cerca a la puerta, era ella, una vampiro mezclada entre las personas, la que alguna vez fue conocida por su manera de pelear y sus resultados en las guerras del pasado, se apoyó de espaldas contra la pared y observó los cuerpos de Lucy y Mary con una mirada inmutable.

    ─Y bien, ¿Qué se supone que haga?─ Dijo en voz baja.

    Siguiente capitulo: La una vez llamada "Diosa de guerra".

    Capítulo corto de nuevo, lo sé.

    Esto concluye mi primer arco, con una muy pequeña pelea a comparación de las que vendrán en los próximos arcos, desde aquí las cosas dejaran de ser tan simples y se mostrará más historia del antes, también estoy muy feliz por mostrar al fin a una de los personajes más fuertes y también una de las que más historia y valor tienen dentro de esta novela , a partir de aquí me tomará un poco más de tiempo el publicar los capítulos pero espero que me sigan acompañando, un saludo!
     
    Última edición: 26 Enero 2020
  14. Threadmarks: Capítulo 8. La una vez llamada "Diosa de guerra".
     
    Lilias Bishmark

    Lilias Bishmark Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2019
    Mensajes:
    13
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Aquellos ojos rojos.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1906
    Desecho, estorbo, basura, inútil, desperdicio, me han llamado de mil maneras diferentes.

    Nací en una familia noble de vampiros en un pueblo de Irlanda hace 300 años, era el día de mi despertar.
    (El despertar es un gran paso para un vampiro, cuando cumplen los 15 años obtienen su poder al consumir por primera vez sangre humana.)

    La nana de mi familia peinaba mi cabello mientras yo, aburrida, veía mi reflejo en el pequeño estanque que tenemos en casa, oí a alguien corriendo pisando el césped alrededor de mi casa.

    ─¡Helena!.─

    ─¡Clarisa!─Dije mientras me levantaba de la silla.

    ──Señorita Helena, por favor vuelva a sentarse.──

    ─Oh... perdón Mariana.─

    Clarisa puso sus puños en su cintura, sacando pecho y riéndose de manera graciosa.

    Clarisa es amiga mía desde hace 10 años, ella es delgada, de cabello azul marino, por alguna extraña razón no le gusta abrir sus ojos así que siempre los tiene cerrados. El día en que ella despertó su poder todos quedaron asombrados e incluso ella también, su poder es "frenesí" por unos segundos puede incrementar enormemente su fuerza física y resistencia, uno de los vampiros más fuertes que había en el pueblo en aquél entonces quiso probar su nuevo poder dándole un golpe en la cabeza (Conteniéndose un poco), increíblemente Clarisa aguantó el golpe aunque quedó con un pequeño chichón.

    Yo estaba confiada en que recibiría también un poder increíble, soy de la nobleza después de todo.

    ─¿Estás lista para tu despertar?─

    ─¡Estoy completamente lista!─

    ─Peleemos un poco cuando lo consigas- Dijo riéndose.

    ─Cielos, a ti siempre te encanta pelear, incluso conseguiste un poder adecuado para eso, ojalá yo también consiga un poder que me haga mejorar o que me guste.─

    ─¡Estoy segura que será uno muy bueno!.─

    ─Señorita Helena, terminé su peinado, ya puede irse a ponerse el vestido para empezar su despertar.─

    Me miré nuevamente en el reflejo del estanque, me gustaba mi peinado, fui corriendo a mi habitación tomando de la mano a Clarisa, ella se sorprendió pero se dejó "arrastrar" por mi, subimos las escaleras y entramos, mi vestido estaba sobre mi cama, era uno muy lindo de color negro, era algo ligero no como esos enormes de matrimonios humanos.

    Es similar al mío en el color, pero el diseño es un poco diferente.

    ─¿Cómo sabes eso si tienes los ojos cerrados?─Dije mientras volteaba a mirarla.

    ─Ehm... no es que los tenga completamente cerrados todo el tiempo, ¿Sabes?.─Dijo mientras movía su cabello de su frente.

    ─Bueno, como sea, me lo pondré.─

    ─No te avergüenza que esté yo aquí?.─

    ─Acaso estás viendo?─ Dije mientras reía.

    ─No precisamente...─

    ─Entonces, no hay problema.─

    ─Qué despreocupada─ Susurró Clarisa.

    Me puse el vestido rápidamente.

    ─¿Qué tal me queda?.─Dije mientras daba una vuelta frente a Clarisa

    ─Realmente bien─Respondió con una pequeña sonrisa.

    ─Gracias─Reí.

    Nuevamente la tomé de la mano y la arrastré conmigo hacia el lugar donde haríamos mi despertar. Corrimos sobre el camino de piedra entre los fresnos y avellanos del bosque durante unos minutos hasta que llegamos.

    Como de costumbre, nosotros somos amables con la naturaleza, respetamos sus leyes por lo que tratamos de no contaminar, es algo que nos enseñan desde pequeños... completamente diferente de los estúpidos humanos que viven entre la basura que ellos mismos arrojan y creen que nosotros somos una amenaza para el mundo, irónico... bueno, me perdí en mis pensamientos como a veces suelo hacer.

    En una piedra con una hendidura en el centro había sangre humana que consiguieron de alguno de los pueblos lejanos para este día, con una mitad de cáscara de coco como recipiente me sirvieron la sangre. Luego de unas palabras del líder del pueblo sobre las tradiciones, historia y demás cosas aburridas llegó la hora de beber la sangre.

    Los nobles estaban separados por familias y la mía estaba justo frente a mi.

    Bebí de la sangre, mi cuerpo empezó a temblar un poco y lentamente mis ojos brillaron de color rojo, todos permanecieron en silencio. Mis uñas se alargaban haciéndose unas aparentemente fuertes garras y empezaron a brillar de un color violeta. Hice un corte en el aire con mis garras y el color se quedó ahí, en el aire sin más ni menos.

    ¿Cuál se supone que es su poder? se le escuchó decir a alguien.

    Respiré un poco alterada. ¿Q-Qué es esto? ¿Qué se supone que significa?.

    Clarisa desde su ubicación vio a Helena con una mirada incrédula y no era para menos, aparentemente su poder no hace algo en especial.
    Los nobles empezaban a marcharse mientras susurraban cosas hirientes. Los padres de Helena se acercaron a ella con rostros un poco angustiados pero tratando de consolarla y luego se fueron para darle espacio, Clarisa, quién no se había ido aún, se acercó a Helena.

    ─Tranquila, pronto sabremos lo que hace realmente tu poder, no te desesperes-Dijo nerviosa.─

    ─Sí-Respondí─

    Pasaron varios días luego de eso, la presión de los demás nobles hacia mi familia nos ponía en mala posición.

    Cuando pasaba por las calles del pueblo y alguno de ellos me veía comenzaban sus molestos murmuros.

    "Inútil"
    "Que poder tan indigno de una noble obtuvo"
    "¿Realmente será una noble?"

    Pasó un mes desde ese día, mi familia estaba harta, hicieron lo que creía impensable... me expulsaron de la familia, decían que no era digna de ser llamada noble ni pertenecer a la familia por mi poder... Mis padres no pudieron hacer nada contra la decisión en conjunto de la familia y con dolor aceptaron la expulsión.

    Me sentí traicionada, estúpida... triste. Me fui del pueblo sin previo aviso, sin despedirme de mis Padres, de Mariana... de Clarisa. Una de las pocas cosas que recuerdo que nos explicaron en geografía fue algunas ubicaciones de los demás pueblos de vampiros y el más cercano si bien recuerdo era... en Inglaterra, el pueblo de Lord Alnwick.

    Emprendí un viaje hacia Inglaterra que me tomó semanas aún con mi gran velocidad, fue la cosa más malditamente difícil que he hecho, me alegro que ningún humano se diera cuenta de que soy una vampiro.
    Cuando llegué, me encontraba bastante hambrienta, no comí más que algunas frutas en el transcurso de esas semanas por que soy muy mala cazadora. Me recosté cerca del portón del castillo y me quedé dormida por el cansancio. Cuando desperté me encontraba en otro lugar.

    ─¿Dónde demonios estoy?.─

    ─Estás dentro de mi pueblo, pequeña─ Dijo una voz serena.

    Volteé inmediatamente, era un vampiro alto de apariencia delgada, un poco jorobado y se le notaban muchos años... siglos encima.

    ─¿Tú eres...?─

    ─Soy Alnwick, solo eso, ¿Qué te trae a mi humilde pueblo, pequeña?.─

    ─Yo... vengo del pueblo Uaisle en el condado de Cavan de la provincia de Úlster de Irlanda, escapé por algunos motivos... y tenía conocimiento de este pueblo, así que decidí venir...─

    ─Ya veo, ya veo, me gustaría escuchar tus motivos, estoy muy intrigado.─

    ─Es una historia un poco larga...─

    ─Soy todo oídos.─

    Pasó poco más de una hora para terminar de contarle todo.

    ─Vaya, debió ser duro.─

    ─Lo fue.─

    Alnwick se puso de pie y caminó unos pasos frente a mi.

    ─Bueno, vamos-─

    ─¿Ir? ¿A dónde?─

    ─A entrenar y demostrar que tu poder no es uno inútil, he sido jefe de guerra en la primera Gran Guerra hace 600 años, he entrenado a incontables vampiros que al igual que tú creían que su poder era inútil hasta que les demostré lo contrario. Actualmente estoy entrenando a 2 niñas y creo que contigo avanzarían mucho más rápido.─

    ─¿Realmente puedo hacer de mi poder algo útil?─

    ─Aún no sabes lo que hace, ¿Verdad?─ Dijo mientras volteaba a verme─Te enseñaré a usarlo.─

    Sus palabras me decían que no mentía, además era el jefe del pueblo, no tendría intenciones de engañarme, tal vez solo me esté dejando llevar por sus palabras, pero si había la mínima posibilidad de lograr ser algo aún con este poder, me gustaría hacerlo.

    ─Por favor, enséñame.─

    Lo seguí por un camino de césped despejado de árboles, a lo lejos pudimos ver a dos más de nosotros, eran... 2 mujeres como me había comentado, una de ellas estaba recostada sobre el tronco del árbol, parecía muy serena y la otra era... demasiado enérgica podría decir, ésta última se encontraba dando vueltas alrededor del árbol con gran velocidad. Cuando se dieron cuenta que nos acercábamos, ambas hicieron lo mismo.

    ─Maestro Alnwick, buenas tardes.─Dijo la que había estado recostada en el árbol.

    ─¡Hola Maestro!─Dijo la otra entusiasta.

    ─Hola pequeñas.─

    ─Maestro, ¿Quién es?─Dijo mientras me miraba fija y curiosamente.

    ─Se llama Helena, será su compañera a partir de hoy, viene de un pueblo de Irlanda y se quedará aquí. Helena, ella es Cermia─Dijo mientras señalaba con su mano a la chica serena de antes─Y ella es Caireen-Dijo señalando a la otra.

    Ambas me saludaron con sus manos, Caireen más enérgicamente.

    ─Será un gusto aprender con ustedes─ Dije mientras me inclinaba levemente.

    ─Vaya que modales, ¿Eres de la nobleza?─ Preguntó Caireen curiosa.

    ─Si... o lo era─Dije dirigiendo mi mirada al suelo.

    Ésta inclinó su cabeza levemente un poco confundida.

    ─El gusto será nuestro─Dijo Cermia.

    El poder de Caireen era la velocidad, no hay mucho que explicar sobre esto, se podía mover muy, pero muy rápido, pero el poder de Cermia... daba un poco de miedo, su poder era el........

    En los años que estuve en ese pueblo me presentaron a alguien que era de respeto absoluto en la ciudad, una aparente profeta que tiene casi los mismos años que un vampiro adulto, pero no era una de nosotros, según decían que sus profecías siempre eran ciertas y que nunca había fallado en una, también es de las que profetizó la Gran Guerra del pasado y la que estaba por venir...

    Pasaron varios años en los que estuve entrenando con ellas y Alnwick, aprendí lo que era mi poder realmente y cómo usarlo. La Guerra estalló 200 años después la cuál es conocida como la Segunda Gran Guerra, en esta fue contra los humanos, por algunos motivos Alnwick y Cermia ya no se encontraban en aquél entonces, Caireen y yo como discípulas directas del Lord del pueblo fuimos de las primeras en ser llamadas, fui nombrada la Jefe de Guerra durante ella y por mis "hazañas" me dieron un sobrenombre que considero... un poco ridículo, Bandia cogaidh o simplemente Bandiai (Diosa de la guerra).

    Poco tiempo después del fin de la guerra decidí irme del pueblo, aquella Guerra fue tan sangrienta que no quise volver a ver sangre nunca más, me fui nuevamente sin decirle nada a alguien.. a Caireen. Ella como la única de las discípulas directas de Alnwick con el sobrenombre de Bandluais (Diosa de la velocidad) que quedaba se convirtió en Reina del pueblo y lo es hasta la actualidad. Fui a un pequeño pueblo alejado del de este a comenzar una vida en la cual no quería volver a pelear ni ver sangre... pero una de las profecías de aquella profeta me dijo que no encontraría paz por mucho tiempo y ahora, que conocí a Lucy, sé a qué se refería, ella no es normal y solo me bastó ver una sola de sus peleas para entenderlo, pobre el destino que le espera a esta pequeña.


    Siguiente Capítulo: Vistazo al pasado, el pueblo de los vampiros de Inglaterra.

    Capítulo resumido del pasado de Helena, los detalles que no completé aquí fue por que serán contados por otro de los personajes en un momento adecuado.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso