Long-fic Aprendiendo a amar.

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Sumi Chan, 7 Diciembre 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    Amiga esta super interesante, me alegra que halas vuelto a escribir jeje despues de tanto tiempo XD, pero hay muchas faltas de ortografia amiga; es muy notable ten cuidado con eso. Me encanto la utima parte, colocaste mucho suspenso eso me gusta.
     
  2.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1540
    Re: Aprendiendo a amar.

    Bien chicas esq mi compu se murió X.X y alli se fue todo mi fic ToT :llorar: fue lomas horrible asi que tendre que empezar pero tengo esto.

    Capitulo cinco: batalla parte II

    Kohaku quiso morir en ese instante ¿Matarla? eso no era posible, ¿Por qué? las imagenes de su padre y los demas exterminadores le vino a la mente, matar a otra persona seria su perdición, jamas se lo perdonaría ni ahora que tanto sufrimiento ha acusado a su hermana. Su mirada deseperada buscó a la de la chica, esta estaba calmada sabía lo que estaba haciendo; si morir era la unica cosa que podia hacer bien y no matar a Inuyasha valia la pena. Cerró los ojos convenciada que Kohaku lo iba a hacer, pero no sucedio nada, los abrio y se encontro un rostro con una mueca de dolor. El jovén exterminador se tapo los oidos, los gritos de sus amigos y familiares, todo le daba vueltas. Tal vez la peticion de ella le habia causado algún daño en sus memorias, ahora lo recordaba y entendía el por que Náraku lo manipulaba, cerró los ojos intentando ahuyenta esos recuerdos horrendos.

    — Kohaku ¿Estas bien?— preguntó la chica mientras daba algunos pasos hacia a él, este no contesto, el sudor se perlaba en su frente, la mandibula se tensó, todo era tan doloroso.

    — No por favor, no quiero—pidio casi llorando; la sensacion de suicidio llego a su mente. Mirando a Kagome se levantó y comenzo a correr...—¡No quiero volver a matar!

    — ¡Kohaku!— lo llamó, no paso nada, deseperada comenzó a perseguirlo. ¿Acaso no entendía el? pero Kohaku también ha sufrido demaciado, ella en tan poco tiempo se sintió morir al ver como heria sus amigos y no fue de muerte pero kohaku... El sí, matando a los demás exterminadores, a parte de herir a su hermna de gravedad, ser manipulado por ese youkai y no solo eso... tambien hacer las trampas que Náraku ordenaba. De cierta forma admiraba a Kohaku, aún recordaba que se detuvo y solo la hirio en vez de matarla, contradiciendo las leyes que Naraku empleaba. Sin duda admiraba a ese chico.

    Lo siguio hasta perderse en la penumbra del bosque, saliendose del campo de fuerza. Ella se detuvo unos segundos, quejiendose, su herida del estomago estaba sangrando ¡Perfecto! queria morir pero que alguien tuviese el fragmento de shikon. Supiró conteniendose el dolor y seguir con la busqueda del hermano menor de Sango.

    --------------------------

    — ¡Danza de las cuchillas! — Kagura agitó nuevampre lo desviaba. —Maldito Hakudoshi, el se fue el muy cobarde dejandome todo esto por mi sola. —reclamo muy a sus adentros, se oyó un estruenor, las sietes cabezas fijaron su vista hacia al cielo y observaban en como este se volvio oscuro, entre las nubes un gran ejercito de demonios, al parecer ean demaciados. —Entiendo el plan— pensó la geisha mientras huía hacia a el bosque, Kohaku y Kagome estaba solos, dos fragmentos que recoger… Estuvo a punto de irse pero una rafaga de luz pasó aun lado suyo, volteo para ver quien era el causante. El poder de ese ataque era soprendente. Kikyo tomo otras de sus flechas a puntando sin ningún esfuerzo, jaló mas la cuerda del arco, tensado la flecha para que esta fuese mas rápida que su oponente. La mujer del abanico maldecia a sus adentro, sí, esto no iba a salir bien. Kikyo disparó la flecha atravesando el cuerpo de Kagura, esta se toco el pecho, a pesar de ser la sirviente de Náraku y no tener corazón, sangraba. En cambio Kikyo volvio a atacar junto con Sango pero antes de llegar los ataques a ella esta desaparecio. Todos los demonios atacaron, Sango lanzo su boomerang (que ya habia vuelto) derrotando varios moustros, aun asi eran demaciados y Miroku no podia utilizar su Kazzana, existian insectos venenosos. Utilizaba su báculo y unos pergaminos.

    — ¡Malditos! — Los demás se detuvieron, Inuyasha estaba gruñendo, saco su colosal espada, derrotandolos con su un ataque. La exterminadora vio a Inuyasha, el jamas se comportaba así, su gruñido parecio feroz y cruel, como un verdadero youkai. Vieron a su alrededor, el viento cortante destruyo ese ejercito.

    La Tesseiga puede destruir a mil demonios con su agitarla…

    Sango tomo su hueso y se montó en Kirara, Miroku tambien lo hizo; la chica pensaba en salvar a su hermano, se aterró al ver como Kagura escapaba, si ella va tras Kohaku… Miró al monje, este tambien pensaba lo mismo, y de ello se dio cuenta.

    — Nosotros hiremos tras Kagura. —dijo Miroku, Inuyasha no dijo nada, su silencio era cruel. Pero enr ealidad muchos sentimientos le inundaron en su mente, como si fuese un oceano de demaciados sentimientos y la furia era su unica alternativa.

    Inuyasha guardo silencio, aun con colmillo de acero en la mano. Kirara de adentro bosque junto con la exterminadora y el monje. Para despues perderse en la penumbra de este. Kikyo tomo su arco y comenzo a caminar, tambien tenia que irse, Kagome se habia movido de su localización y tal vez corria peligro. Unos metros haya, estaba Kanna, el campo de fuerza se desvaneció y ella pudo alzar su espjo, reflejando un árbol que estaba cerca de allí. Unas cadenas salieron del artefacto envolviendo al tronco con un agil movimiento para despues dar vuleta y dirigirse directamente con el hanyou. Capturandolo de mnaos y pies; la tesseiga cayó al suelo, Inuyasha miró en como esas cadenas se enrolaban en su cuello, impiediendole moverse… Observo como Kikyo se iba y sintió deseos de matarla… ¡Lo estaba dejando solo! Cerró los ojos ¡No! ¿Por qué tenía esos deseos? ¿Qué estúpidez? Quiso liberarse, estas cedenas eran más fuertes que el, solo podia escucharse el sonido del acero chocando entre sí. Harto, abrio sus ojos y se encontro a Kanna enfrente de el, y atrás suyo era Hakudoshi, sus labios de esté se deliniearon, haciendo una sonrisa de satisfacción. El niño de Náraku estaba tan feliz, no solo por el plan de su amo; si no porque también muy pronto descubriría los sentimientos del hanyou como lo hizo con Kagome… Inuyasha observo a Hakodushi con un dejo de desconfianza…
    ---------------
    — ¡Kohaku! —gritaba la sacerdotisa del futuro, estaba exhausta, había ya pasado dos horas y no lo encontraba ¿Tan grave fue su petición? Las dudas volvieron a parecer… Un ruido se oyó y Kagome alzó la mirada era Sango montada en Kirara, el monje Miroku y su hermano ¡Lo habían encontrado!

    — ¡Kagome! —gritó la cazadora mientras se bajaba de un salto del youkai— dime que no es verdad. — dijo apretando sus puños. Cuando se fueron pudieron encontrar a Kohaku sentado, gritando, con lágrimas en los ojos, suplicaba que Kagome iba a cometer una desgracia. Ella pensó en que tal vez Náraku se haya apoderado de ella de nuevo pero no fue así. Su hermano le había comentado de que ella misma le había pedido que la matara…¡Eso no podía ser cierto! A pesar de ser tan repentino Sango había recuperado la confianza perdida en su pequeño Kohaku, sabía que él no lo había hecho ero Kagome podía ser capaz…

    — Sango yo…

    — Señorita Kagome usted no puede ser tal calamidad. Debemos derrotar a Náraku— ahora intervino Miroku, bien cuando Kagome se sentía mucho peor ahora estaba desecha.

    — ¡Kagome! —todos fijaron en como la chica de cabello azabache caía, un ataque de Kagura la había herido en la espalda—deberías saber que cualquier sacerdotisa tiene que estar muy atenta. —recordó antes de volver a mover su abanico pero fue impedido por Kohaku quien había enrollado su cuchilla en el brazo de la geisha. Los ojos carmesí de ella tornaron indiferencia, jalando de este sin ningún esfuerzo, Gracias a la debilidad de Kagome los fragmentos no tenían tanta purificación. Kagome se levantó casi en un esfuerzo imposible pero lo logró. Miró a esa mujer antes de volver a caer.

    — ¡Kagome! — Sango saco de su traje un pequeño artefacto de forma de cocha, este era un veneno potente capaz de matar a cualquier youkai, o al menos pensaba herir a esa mujer que estaba haciendo demasiado daño.

    — No es necesario Sango. Toma ten mi arma— Miroku extendió su báculo y ella lo acepto; ella unto el veneno en él y lo aventó Kagura abrió mucho los ojos. Sus sentidos comenzaron a perderse y un olor penetrante inundo su nariz tapándose la boca, todo comenzaba a darle vueltas. Pero algo la hizo voltearse, allí se encontraba su señor, el demonio salió de su campo de fuerza cubierto por inmensos insectos venenosos que estos se dispersaron por todo el bosque.

    — ¡Naraku!

    A afortunadamente esto lo encontré en la compu de mi hermana me lo lleve a la escuela y allí le escribí es poquito, pero era esos días que tuve inspiración estoy trabajando con el otro.

    Los queire
    SuMi-cHaN
    :ANYWORD:
     
  3.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    Amiga me gusto el capitulo, se nota tu mejoria sobre todo en esta continuacion. ¿Kagome herida por Kagura? Ahora si me sorprendiste amiga!!! pero bueno, me gusto tambien la parte en donde Sango encuentra a su amigo, a mi gusto fue un momnetno aterrador para la querida exterminadora Sango.
    Amiga te deseo lo mejor de las suertes; vas mejorando solo necesitas trabajar un poco mas en afinar tu redaccion.
    Sayonara
    :dale:
     
  4.  
    Karmatica

    Karmatica Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    5 Enero 2010
    Mensajes:
    11
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    Hola Sumi. :D
    Lamento mucho lo que le paso a tu ordenador. :(
    Muy buena la conti, manejas la historia muy bien y la mayor parte de los problemas señalados por windmiko los corregiste. Me gusta mucho tu forma de narra y como va la historia; tambien me fascina el hecho de que Kohaku, a pesar de todos sus problemas, aun pueda controlar sus acciones y no ser una marioneta mas para Naraku.
    No odio a Kykio...solo me cae un poco mal. En tu historia ella esta en el punto exacto y eso me agrada.
    Animo y no dejes de escribir. :D
     
  5.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    ¡nihao amigueta!

    Ahora si que no perdono a la humanidad, ¿como que se descompuso tu ordenador? ¿era muy desordenado y por eso se perdio? (¿que pregunta es esa?) es curiosidad... bueno gomene por no haber pasado en tanto tiempo... es que le he pedido tanto a Kami-sama que detenga el tiempo para que no se me acabe en la ciber pero nomas no me hace caso... Moshi mo tatta hitotsu negai ga kanau nara (Si se me pudiera cumplir solo un deseo…) Futari dake no jikan o, kami-sama, tomete yo (Querido dios, por favor detén el tiempo cuando estemos solos los dos juntos.)

    Es mi rezo diario... en fin... ¡te ha quedado genial tu fic! has avanzado bastante y tu narrativa va mejor (aunque sigues sin señas del otro fic ¿eh?) Kohaku aun recuerda todo, igual que en el anime, solo espero que el malvado de Naraku no lo mate, aunque seguro que ya lo sabe... Kikyou es tan ambigua como siempre, no sabes de que lado esta... nois vemos pronto con la conti ¡sayonara!
     
  6.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    59
    Re: Aprendiendo a amar.

    Se podria decir que eres muy cruel
    ¿Por que no has continuado?
    eh? no es justo, no es justo ni mucho...
    Pobre Kohaku, es mala Kagome ¿Cómo puede pedirle eso asi?
    Y que pasara con Inuyasha?
    niña me tienes intrigada!!!!!!!!!
    :mad:
    mas te vale q pongas cpontinuacion me estan matando las ancias
     
  7.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    37
    Re: Aprendiendo a amar.

    gomenasai, pero les aseguro que pasado malna tendre la continuacion, la verdad esque ando en unos grandes aprietos y por ello no puedo poner continuacion, por los examenes de tercer bimestre :C
     
  8.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2415
    Re: Aprendiendo a amar.

    Hola bueno es que después de este capítulo se que querrán quitar mi vida y podrían matarme… Hm, eso está un poco mal U.U aun así espero que no sea eso. Este capítulo está dedicado hacia ustedes ya que no se mueren de ansia por saber que paso con Inuyasha… Pues, ¡Aquí esta!

    Capítulo seis: Sentimientos agónicos.
    Kanna dio algunos pasos hacia atrás para poder sujetar con mayor facilidad al hanyou, este gruñía y comenzaba a forcejear… ¡Tenía que ver a Kagome! La razón del porque huyo y porque estaba controlada por esos infelices, eso lo comía vivo y comenzaba a hartarse en preguntares ¡Quería respuestas!
    Había demasiada confusión en su mente y eso comenzaba a tornar su ira de hace algunos momentos; Hakudoshi camino hacia a tras de Kanna, parándose enfrente de Inuyasha, alzó una de sus blancas manos e Inuyasha sintió algo en su interior. Un palpitar se escuchaba, de pronto se sintió cansado y todo se volvía borroso ¿Hakudoshi estaba haciendo eso? Un dolor se acumuló en su pecho, le dolía demasiado y bajo la cabeza el hanyou… De pronto sintió una gran tristeza y enojo…los recuerdos de su cruel infancia llegaron a su mente.
    Venia las huidas y desprecios a esos seres llamados humanos… la ira se apodero a él, recordando como esos humanos se aprovechaban de su ignorancia y burlándose de él, para después insultar a su madre. Era cierto, un hanyou nunca era feliz; cada noche escuchaba a su m adre sollozando y pidiéndole a un ser que era más poderoso que oro que le ayudara, era un salvador que vino a la tierra, nunca entendió el por qué. Hakudoshi en cambio sonreía en sus adentro, podía ver cada detalle de la vida de ese inútil, sus miedos, pecados, tristezas, eran grandes sentimientos y después observar la infancia que tuvo, en verdad esto era entretenido, la maldad y rencor poco a poco empezó a ocupar su corazón, los recuerdos de inuyasha eran crueles pero quién le importaba.

    Quería saber más… mas sobre ese hanyou, como se lo había pedido Náraku ya que tenía que distrae a Inuyasha, para así poder poseer los dos fragmentos faltantes… Eran pocos, aun así gozaba también él. Frunció el ceño y apretó mas su mano, al parecer los nuevos poderes que Naraku le brindo eran de mucho mas facilidad. Kanna sintió presión en las cadenas, Inuyasha quería escapar.
    En realidad no, este veía más recuerdos de su infancia, ahora que lo pensaba nadie lo quería por ser de esta clase, excepto..

    Kikyo…

    Fue la primera persona que lo amo o ¿Quiso? A decir verdad nunca supo lo que era amar ¿O sí? La confusión volvió a su mente y alzo la vista, se sorprendió al ver como el espejo de kanna reflejaba los momentos de él y la sacerdotisa, cuando hablaban y este la seguía en cualquier parte, nunca la dejo sola. Sintió una presión en su pecho, se sentía exhausto y el mareo volvió… Kikyo era una de las personas que siempre ha amado ¿Verdad? La duda otra vez, ella murió por él y solamente por una traición… ¡Traición!

    — ¡Inuyasha! —esa voz fría y violenta llego hasta sus oídos, todo ese recuerdo de aquel día; apretó su mano a convertirlo en un puño. ¡Humanos! Siempre se traicionaban unos a otros y curiosamente lo traicionaron siempre a eh, con las burlas de la infancia y el desprecio de los demás, siempre lo mismo, malditos humanos.
    Hakudoshi miraba con atención y una sonrisa inundo su rostro, pronto estaría controlado con su propio rencor… Sólo un poco más y el control de Inuyasha se vería envuelto de maldad.
    --------------------------------------------------------
    —¡Kagome! —gritó Sango. Pero fijo su vista en Naraku, el muy cinico sonreía sin parar ¿Acaso estaba demente? Sí, siempre fue así. Ella se coloco en frente de Kohaku, no podía arriesgarse, debía proteger a su hermano y a la sacerdotisa, se puso en posición de ataque, al menos tendría que atacarlo para poder escapar. Miroku comenzó a desprender el rosario con las cuencas azuladas, también pensaba como Sango tenía que distraer a Naraku; fijo su mirada zafiro a Kagura que esta comenzaba a huir dejando a Naraku solo, planeaban algo pero… ¿Por qué no llegaba Inuyasha? Dio algunos pasos atrás para abrir su maldición, los arboles comenzaron a sacudirse y el viento se movió con furia, revolviendo los cabellos de la exterminadora y su hermano. Kagome poco a poco se levantó, no podría ser absorbida por el agujero de Miroku ya que estaba en un lugar distante, el ataque de Kagura hizo que volara por los aires, poco a poco la sangre goteaba en su espalda como en el estomago. Quería un arco, en verdad quería poder atacar a Naraku hasta el final.

    Comenzó a caminar aun así el viento mecía sus cabellos con avidez; los ojos castaños veían si no había una señal de fragmento de shikon o más bien la perla… no, veía borroso ¡rayos! Esto en verdad empezaba a desagradarle. Sango miró con temor a Kagome, vio como se levantaba.

    — ¡Kohaku si ocurre algo quiero que huyas! —el chico solo asintió, y tomo su cuchilla, debía ser fuerte y no dejarse llevar por las manipulaciones del hanyou que estaba arriba de ellos.
    Miroku sabía que esto de nada serviría, aun así matándose de nada serviría. Así que lo cerró al ver unos insectos que se habían acercado. Era el turno de Sango, en ese instante unos monstros aparecieron y dos insectos se dispersaron, algo ocurría, era un plan. Kagome intento pararse pero algo en su lado izquierdo se movió y fue directo hacia Kohaku. La exterminadora lanzo su boomerang hacia Naraku.
    —¡Sango! Ten cuidado— demasiado tarde unas corrientes de aire desviaron al arma atacándola con su mismo hiraikotsu.
    -----------------
    Inuyasha apretó los dientes, esa sensación de ira y frustración llegaron a su mente, solo existía el rencor y desconfianza; apretó mas su puño.
    Toda su vida siempre fue de engaños, desprecios, traiciones, humanos. Maldita raza…

    Kagome.

    Kagome, seis letras que con ella cambiaron su vida. Levanto los ojos; esa chica del futuro cambios completamente su vida, enseñándole cosas, en como sonreír, como confiar, como aprender tener amigos… Como ¿Amar? Su vista la fijo en Kanna, la niña dio algunos pasos hacia atrás queriéndolo sujetar mas con fuerza pero el no lo permitió, se quedo allí estático. Kagome, Qué le había pasado? Y esa sonrisa. Pasaron días, ¿Por qué un día para otro todo se volvió un caos? Tenía que saberlo; ahora lo entendía todo, Kagome era la única persona para el. Ella lo curaba, lo ayudaba, lo quería y acaba, se comportaba como una verdadera compañera que a pesar no ser suya de cuerpo y alma al menos ella actuaba así y el corazón del hanyou lo entendía mas la mente de el no. Inuyasha. Hakusohi sintió como ese sentimiento del semi-demonio hacia a aquella humana le daba repugnancia. Amor, vaya sentimiento, solamente era algo que enfermaba y en verdad se sentía asqueado, hizo una mueca de pesar, pero una idea se le ocurrió, aun que la verdad pronto todo estaría controlado se podría arriesgar.

    — ¿Sabes a lo que le sucedió a esa humana? — musitó Hakudoshi, su voz sonaba tan frágil pero misteriosa. En ese instante el espejo de Kanna reflejo una imagen en donde la joven de cabellera azabache miraba con horror una imagen del él y Kikyo; el hanyou gruño, ¿Seria una ilusión? Esperaba que sí.

    — Ella ha muerto y tú la dejaste sola— murmuro Kanna, quien ahora tenía mayor sujetado a Inuyasha, en verdad tendría que lidiar con esto. Náraku una gran peticione era matarlo para así poder tener a los dos fragmentos.

    En el reflejo podía observarse que la colegiala lloraba si, cuando mostraba esa imagen de ellos dos. Kagura la tenia sujetada en los brazos como apresándola, la chica se dejaba, con la vista baja se levanto y emitió un ronco sollozo. Inuyasha apretó la mandíbula, el maldito de él la estaba manipulando quiso moverse, bajo la mirada quería borrar esa imagen, en verdad le estaba torturando. Kagome siempre sufría por culpa suya; oyó un ruido extraño y levanto la cara, la imagen era horrenda. Hakudoshi atravesó el estomago de kagome, ella cayo aun con lagrimas en los ojos.. y allí entendió todo. Miro a Hakodoshi este solo hizo una sonrisa y abrió sus hermosos ojos azules, la ira de el hanyou lo invadió quería matarlos, uno por uno. Ahora entendía, su cabeza parecía un rompecabezas, el fragmento era para mantener la vida de Kagome atada a su cuerpo como Kohaku, por eso kikyo quería asesinarla pero… ella había vuelto en si, estaba bien ¿verdad? Pero esos malditos todo lo que hicieron. La mataron, siempre dependerá de un maldito fragmento… Apretó sus manos, le vengaría y los mataría…
    Hakudoshi sonrió, ya todo estaba hecho.
    -----------------


    Sango estaba inconsciente y Miroku intentaba protegerla, en verdad era extraño naraku solo estaba allí sin hacer nada ¡Y eso frustraba a todo el mundo! Kagome aun sangrando quiso curar a Sango, de alguna manera tuvo que quebrar un hueso por el impacto. Pero Kohaku estaba tras de ella y algo apos, Kagura hizo un movimiento con su abanico y miles de cuchillas salieron del artefacto. Kagome corrió hacia a él, lo menos que podía hacer era protegerlo. Era extraño y comprendió todo, Naraku era una distracción, y kagura actuaba para arrebatarle los dos fragmentos aunque para Kagome era demasiado tarde, el cuerpo ensangrentado cayó, y entre la corriente carmesí estaba el fragmento, un insecto con mucho cuidado lo tomo y fijó su vista en el rostro de la chica.

    Ella pensaba ¿Qué era morir? Bueno, ya lo había experimentado ¿no?
    Pero su madre, el abuelo y souta… Inuyasha Al menos lo vio y este, le abrazo, no le temía y ni mucho menos la odiaba y ella aun con lágrimas en sus pupilas dejo de respirar, la mirada perdida en aquellas imágenes o recuerdos que pasaban por su mente… al menos se ilusiono que la amaba.
    ----------

    Hakudoshi sonrió, Inuyasha pronto seria la bestia que siempre debió ser. Hasta que el insecto que llevaba el fragmento de shikon apareció, Kanna asintió y el espejo reflejo la cara de Kagome. El hanyou aun así volteo a verla.

    — Tú siempre la has dejado sola—comentó la niña sin alma y se acerco—ahora ella a muerto por culpa de Naraku y el fragmento nosotros los poseamos. Kohaku pronto será un victima si seguimos así el próximo fragmento será nuestro—Inuyasha vio con detenimiento la imagen. Kagome caía y la sangre manchaba su rostro, sus ojos poco a poco se iba su brillo y la sangre fluía, el liquido carmesí se desbordaba. El hanyou bajo la mirada y sur espiración comenzó a acelerarse. Hakudoshi sintió como el corazón de él se llenaba de oscuridad, se sorprendió y una mueca alineo sus labios.

    — Es todo el rencor que tienes a nosotros, debería sentirme alagado— se burlo hakudoshi— pero aun asi no te escapas den infierno que vivirás...

    — Cierto, seré un maldito miserable— Inuaysha tenía una voz gruesa y brutal— por no ayudar a mi compañera cuando más lo necesitaba… ¡Pero ustedes se irán conmigo al maldito infierno! —de un solo movimiento Inuyasha rompió las cadenas que lo apresaron, Kanna se sorprendió, los ojos de el eran rojo con sus pupilas azuladas y unas marcas moradas en su rostro como quemaduras… EL era un youkai. De un solo zarpazo destrozo el cuerpo de Kanna, la cabellera plateado se movió al compas del viento y el espejo se rompió en mil fragmentos. El miró sus garras, lastima no habría sangre y con desdén sonrió para Hakudoshi, era una sonrisa de arrogancia y siniestra… Este solo dio pasos atrás antes de que apareciera una alabarda y el youkai gruñera.
    -----------
    Kohaku se separo de kagome, la sangre de ella lo había manchado. Naraku desapareció y Kagura también, Miroku no pudo hacer nada hasta que una flecha purificadora destruyera la parte superior del cuerpo del infeliz. Kikyo salió ye estaba apunto de atacarlo pero este fue más rápido y huyo con un remolino de veneno. Kikyo miro la escena. Sango poco a poco pudor recuperar el sentido.

    — Nada podremos hacer a menos que ella vuelva a la vida — levanto a Sango y la miro — tu puedes ayudarme, tendremos que ir a la cabaña de mi hermana.

    — ¿Kagome murió?


    — Si pero… —miro a la chica tirada— su alma se ha ido tendremos que tomarla. Tendremos que utilizar barro… y huesos.

    — Se convertirá …

    — Como yo.

    Sango se monto en kirara cargando el cuerpo de kagome, seria egoísta, no ella jamás lo seria, kagome era importante no solo por ella y ni por Inuyasha si no que tal vez solo tal vez ella seria la destrucción de Naraku. Kikyo subió también y Kohaku, solo Miroku se quedo tendría que decirle a Inuyasha.

    ---------------------------------
    El youkai miro sus garras ¡Absolutamente nada de sangre! Miró a sus contrincantes, todos destruidos, solamente era basura. Los ojos dorados volvieron, pero una tristeza les robo el brillo, ahora poda controlar su forma youkai, en verdad que lo haría, mataría a todos e incluso después de ello, mataría su vida, en fin de todos modos su vida ya no valdría nada. Una vez lo pensó y siempre lo llevaba en mente
    Kagome era su hogar.
    Su forma youkai volvió y comenzó a caminar pero un palpitar lo detuvo. Volteo era Tenssaiga.

    —No tessaiga, ya no te necesitare.
     
  9.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    ¡Nihao!

    Me has dejado muy intrigada, y con ganas de ahorcarte kurorin molesto, ne verdad deberas temer por tu vida scary Pobre de Kagome, ella murio y ahora la malvada de Kikyou la quiere hacer como ella, quiere que este en las mismas condiciones, ser un cadaver de barro y huesos. Me sorprendi con esa muerte ¿ehh? Ese maldito de Naraku... y tu misma amiga ¡¡me las pagaran!!

    Espero por tubien que se arregle todo, si quieres conservar intacto tu rostro. Me despido (furiosa claro, molestaa)
    ¡Sayonara!
     
  10.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Aprendiendo a amar.

    nooooooooooo, porqueeeeeeeeeeee?,porque tenia que morir Kagome?, esto es tan triste no puedo creerlo, solo me queda esperar la conti
    bueno esperando la conti se despide inulove
     
  11.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    Hola amiga.
    Que golpe tan dramatico nos diste, ¿tenias que llegar a esa conclusion? ¿Kagome murio? Bueno supongo que la devolveras a la vida como a Kikyo -_-; Bueno sobre el asunto sobre la ortografia recuerda que despues de un punto la siguiente palabra va con mayuscula (te lo menciono por que en algunos casos sucedio) Me gusto la ultima parte, como describiste la manera en que InuYash ase sentia agobiado y triste por la situacion de que Kagome habia muerto; sigue pronto amiga.
    Sayonara
    :libro:
     
  12.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    66
    Re: Aprendiendo a amar.

    T-T que dramatico, me mantaste a la hora de morir a kagome.
    Estuvo genial tu foc cada vez vas mejorando e incluso me meuro de ancias-.
    Me gusto en como proyectaste a Inuyasha bien grr casi violable en su forma youkai
    jajajajajaja:o bueno solo quiero decir que si no pones conti te matare y buscare a jack el despripador muanjajajajajaja
     
  13.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Aprendiendo a amar.
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2075
    Re: Aprendiendo a amar.

    Hola pues bueno, me eh tardado y aquí esta la continuación, eh de admitir que me tuve que exprimir el cerebro para que tuviera mas inspiración jajajajaja bueno aquí se los dejo ;)


    Capitulo siete: Barro.
    Inuyasha caminaba despacio, a pesar de llevar el rostro tranquilo por dentro no lo era. Para él, era el más miserable ser del todo el mundo; sus ojos un seguían con ese tono rojizo y las marcas en su rostro, unos colmillos sobresalían de sus labios… Miraba con desden a cualquiera, pero a pesar de todo esto el estaba consciente, de cada ruido, cada olor… Cada presencia. Alzo la mirada y vio a un monje que estaba parado, un olor conocido le llego a la nariz. Corrió veloz hacia a ese sujeto, como queriendo atrapar a una presa; de un salto llego enfrente del monje, este dio tres pasos hacia atrás. Sus ojos abrieron de sorpresa ¿Era Inuyasha? Se había quedado atónito, el era un youkai y lo miraba ferozmente, ¿Habrá perdido la razón? Esperaba que no.
    — Inuyasha… ¿Eres tú? —estaba balbuceando, la verdad es que temía. Ahora que lo pensaba esta mirada era otra, mostraba odio, rencor, era como si su alma se perdiera en un abismo al ver las pupilas azuladas del chico. — Inuyasha…

    — ¡Cállate de una vez monje! —gruño mientras se enderezaba, y comenzó a olfatear. Hizo una mueca de dolor al oler la sangre de su supuesta “compañera” —Kagome… ¿Dónde está? —pregunto con su voz brutal dando pasos hacia adelante, entonces Miroku comprendió: Estaba buscando a Kagome ¿Le diría que ha muerto? ¿Qué Kikyo y Sango se llevaron su cuerpo? Trago duro e intento tranquilizarse. El youkai comenzaba a impacientarse. — ¿Kagome murió verdad? —dijo sin rodeos, aun con los ojos rojizos podía observarse la tristeza y furia que albergaba en ellos. Miroku no dijo anda, solo asintió dudosamente, en verdad era terrorífico ver a Inuyasha en ese estado. El chico comenzó a caminar, no sacaría ninguna palabra del monje, eso lo veía ahora le temía por ser youkai. Daba igual nunca la personas estaba conformes sobre él.


    Miroku solo volteo, y fijo su miraba en la cintura del joven con orejas de perro. Observo bien y no encontró la fiel espada de este; sí le daba la espada volvería a la normalidad. Sin duda alguna comenzó a correr dando grandes zancadas. Llego al lugar donde entes habían combatido con Hakudoshi, se sorprendió al ver un gran agujero y piezas de un espejo roto, había sangre pero se hizo la idea de que era de Inuyasha. Sus ojos azules se abrieron mas al ver lo siguiente: los cuerpo de Kanna y Hakudoshi. El niño demonio no tenía la parte superior de su cuerpo, su vestimenta rasgada y la alabarda enterrada en su pecho. Kanna tenía el cuerpo destrozado, como si un animal salvaje lo atacara y haciendo un festín en su cuerpo, el espejo solo era un cristal disperso en mil fragmentos en aquellos cuerpos ¿Inuyasha hizo todo esto? Trago duro, ¿Acaso fue obra de Naraku? Un palpitar llamo su atención, estaba la oxidada espada enterrada en el suelo. Miroku la tomo sin miedo alguno, sabía que Tenssaiga lo estaba llamando para llevárselo a su dueño. Su pregunta era ¿Cómo sabia lo de la señorita Kagome? ¿Lo habrá visto? No, eso no era posible, conocía a Inuyasha y se aseguraba que la hubiera defendido con garras y su vida misma. Suspiro gravemente, esto estaba cada vez más mal. Esperaba que Sango y KIkyo se dieran prisa ya que si Inuyasha descubre lo que tenían planeado lo no permitiría ¿O sí?
    --------------------

    La anciana Kaede miraba con seriedad el cielo, algo andaba mal. Los vientos cambiaron de dirección y una presencia maligna rumbaba por toda la región. Con infinita preocupación suspiro, estaba muy intranquila, desde esta mañana se habían ido. Volteo y miro a Shippo, el pequeño zorrito estaba cerca del algún árbol, estaba también de inquieto que ella o más bien sentía culpabilidad. Sabía muy bien que no tenía que gritarle a Inuyasha pero al mismo tiempo lo comprendía; la anciana volvió a fijarse en el cielo y observo una figura en este mismo; la gata aterrizo y Kaede vio con sorpresa como su hermana bajaba de ella y ayudaba a la exterminadora de monstros a bajar el cuerpo ensangrentado de Kagome, la sangre había manchado la ropa de ambas y Kohaku también colaboraba en ayudarlas. Kaede corrió con angustia hacia esas personas.
    — ¡Kagome! ¿Qué le ha pasado? —gritó, Shippo también ayudo a cargar el cuerpo de ella. El zorro mágico estaba feliz y triste en primera: ¡Kagome volvió! Pero la segunda: ¿Qué le sucedió? —Hermana…—parecía como si el tiempo se hubiese detenido, Kikyo miro con pena hacia su hermana y luego sus ojos se endurecieron.

    — Kaede, necesito tu ayuda…—pidió antes de atravesar la puertecilla y depositar la chica del futuro — tu sabes muy bien lo que es curar con magina negra ¿Verdad? Mi cuerpo de barro y huesos hace tiempo fue herido, Kagome me ayudo y por ello llevo una parte de su esencia aquí—señalo su corazón. Esa vez fue cuando Naraku le atravesó el pecho con uno de sus tentáculos.

    — Pero…—se quedo sin habla, no quería ser Urasue, en verdad que no lo deseaba. Miró a Kagome, ella estaba muerta, y si era la única forma lo haría.

    — No hay necesidad de hacer su cuerpo de barro y huesos, podemos curarla pero… Su alma tiene que ser atada con su esencia y con otras almas, se alimentara de ella, es la única forma de que su corazón siga latente —Sango sonrió con dulzura, la reconfortaba ya que su amiga tendría un cuerpo normal. Quito los cabellos azabaches que le estorbaban en el rostro de la joven y asintió decidida, ahora era ella quien tomaba las decisiones. Kohaku miraba con atención y Shippo se hacia el fuerte por no llorar. Habia buscado respuestas y las encontró. Jamas supo el por que pero quería tanto a Kagome como su madre.

    — Entiendo…

    De un momento a otro todo estaba listo, Kagome estaba tendida y desnuda;ambos jóvenes decidieron salir de allí. KOohaku y Shippo estaban esperando afuera mientras Kikyo se desvestía y se sumergía en una tina de madera con una mezcla de hierbas y losiones… Sango estaba exhusta traer barro no por el cuerpo y Kaede haciendo una oración mientras colocaba en su mano una rama de romero y se la ponía en la mano izquiera de Kagome junto con un pergamino en la mano derecha… En ese instante Kikyo abrió los ojos, su cuerpo desprendió una nube de color rosa, era pura y tranquila… Era poco, la sacerdotisa frunció el ceño… Funcionaria pero corría un riesgo… La nube se metió al cuerpo de Kagome provocando un brillo ene esta, después de unos segundos, las serpientes caza almas llegaron con lamas en pena que fueron succionadas al cuerpo de Kagome y entre ellas era una de color rosa y blanco…

    —Esa es…

    —Su alma—completo Kaede, la alma poco a poco comenzó a gobernar al cuerpo de esta… Y la chica se levanto, abrió sus ojos castaños y el brillo que se había perdido volvió, el cabello creció un poco pero aun así realmente estaba viva. Kagome se toco el pecho, podía sentir su palpitar y miro a Kikyo que salía de la tina vistiéndose con el cabello húmedo gracias al brebaje. En ese momento Kagome cayó desmayada.

    —Estará bien—murmuró Kikyo. Ella se sujeto su cabello con aquella cinta blanca—está cansada pero les advierto una cosa. —las dos miradas castañas observaban a Kikyo— Kagome recupero parte de sus recuerdos, la esencia no fue la suficiente… No nos conoce, ella tiene la idea de que es un arma, deben quitarle esa idea si no todo saldrá en vano.

    -----------------------------------------
    Alzo la vista y aspiro profundamente, muy cerca de aquí se encontraba la cabaña de la anciana Kaede… Respiro todo, pudo detectar varios olores: La exterminadora, su hermano, Shippo, Kaede y Kikyo… ¡Kagome! No podía creerlo, ella estaba muerta, los olores de los humanos se van cuando hasn partido al más haya…¿Habrán hecho algo? Gruño aun en su forma bestial y corrió como alma que se le lleva al diablo, si la encontraba viva, si estaba con ella… O claro que enloquecería… Kagome, Kagome
    En esos momentos su mente estaba bloqueada, solo aquel pensamiento, ese nombre, no tomaba en cuenta la realidad. Ni sabia el por qué estaba así…Como un youkai ¡Pero que importaba!

    — ¡Inuyasha! — el joven youkai volteó rápidamente, su mirada era fulminante. Miroku tomo un respiro, era difícil correr con lo que llevaba a mano. Le extenio su espada y este lo miró con desprecio— sabes muy bien que si la tomas recobraras tu forma hanyou, vamos tómala—ofreció depositándola en sus mano, la bestia gruño y la aventó lejos.

    — No necesito tal arma… Siempre gaste tiempo con ella, ahora tengo esto—dijo amenazante mostrando sus garras— los destrocé de un solo golpe y si sigo así dentro de muy poco ese desgraciado morirá…—sonrió triunfante antes de mostrar sus garras. El monje lo miraba atónito y sorprendido.

    — ¿Así qué quieres ser un demonio completo? —interrogo de manera seria. El ladeo la cabeza de forma insignificante. Miroku suspiro y recogió la espada ya tirada—era regalo de tu padre…

    No se dio cuenta cuando el youkai se había ido, y volvió a suspirar. Inuyasha, ahora se había cumplido su deseo, era un demonio completo… Sintio una presencia celestial, observo la aldea, esa luz provenía de la cabaña de la anciana Kaede…
    -------------------------------
    Kagome estaba sentada. Ella vestía de sus ropas extrañas, no el uniforme solo una falda de color azul marino con tablones, y una blusa de manga larga color blanca, con sus calcetas y zapatos, estaba arrodillada. Sango peinaba los cabellos de esta, habían crecido aun así estaba muy feliz su amiga estaba bien. Entro Shippo a la cabaña y sus ojos se llenaron de lágrimas, como pequeños diamantes para la combinación de sus ojos esmeraldas y se abalanzo e el regazo de ella.

    — ¿Quién…Soy? —Preguntó temerosa la chica mientras abrazaba al pequeño Kitsune— dime… ¿Quién soy?

    Sango miró a su amiga con infinita pena, era cierto, no recordaba nada.

    — Eres…

    — ¡Kagome! —la voz gruesa y cruel resonó por todo el lugar, Inuyasha llego algo agitado-, los ojos carmesís de este se posaron en la joven colegiala… Ella solo alzo la mirada. “ Solamente es un arma para localizar los fragmentos”
    Arma… solamente es un arma para localizar los fragmentos, Kagome cerró los ojos y varios recuerdos llegaron a su mente, ¿Quién era ella? “En verdad tu eres un arma. Y si fallas ¡Mueres!” Kagome abrió los ojos y comenzó a respirar aceleradamente. Tco su cabeza y lo miro fijamente… Ahora entendía el por qué estaba aquí. Se levanto y con cuidado se acerco a él. Sin previo aviso, Inuyasha enrollo sus brazos a la cintura de ella, esta se sorprendió. —Kagome…—musitó él con ternura, parecía un ronroneo. La estrecho más a su cuerpo, ya no importaba la audiencia que tenia, la quería, quería que fuera suya… Lo instintos demoniacos despertaron y su mirada rojiza bajo hasta el amplio y pálido cuello, abrió su boca y fue acercándose a ella, los colmillos le rozaron la fina y hermosa piel. La marcaria y a pesar de no ser suya físicamente lo era sentimentalmente, la marcaria para que ningún demonio ser acercara a ella.

    — Mi señor…—Inuyasha se detuvo ¿Cómo lo había llamado? Se separo de ella y vio los ojos chocolates, la chica señalo a Kohaku—ese sujeto tiene un fragmento de la perla de shikon.


    Los quiere
    SuMi-cHaN
    :ANYWORD:
     
  14.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    Hola amiga.

    Te quedo muy bien hecha la continuación, sobre todo la parte del final, ahora InuYasha tendrá que pasar más tiempo con ella — que sacrificio XD. — Me gusto todo el desarrollo, mas cuando hablaste de InuYasha pobrecitos — también me refiero a Kagome. — me encanto amiga por completo. Espero tu continuación con muchas ganas de leerlo.
    Sayonara
    :flores:
     
  15.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Aprendiendo a amar.

    lo llamo mi señor eso quiere decir que piensa que es su amo, eso es malo, ahora que inu ya esta descubriendo sus sentimientos y pierde los de ella; el tiene la culpa por baka, pero bueno espero todo se solucione.
    Bueno esperando la conti se despide inulove
     
  16.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    ¡Nihao!

    Te quedo muy bien la continuacion, ahora Inuyasha descubre lo que siente por ella, ese baka inutil por fin se da cuenta... (¡¿milagro?!) Con sus colmillos la ha marcado para que ninguno otro se le acerque ¡¡¿que se cree?!! ¿¿¡¡ella no tiene opinion o que!!?? primero debi preguntar, aunque no creo que le moleste mucho pero en fin, ahora es algo asi como su dueño, y ella lo ha llamado señor... pero cuando lo recuerde todo se va armar en grande...

    Nos vemos pronto (si es que salgo viva de mi horario) sesshomolesto
     
  17.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Re: Aprendiendo a amar.

    ahora si que te luciste sumi-chan!!!
    Inuyasha se ve tan genial en demonio (L) lo amo asi ahh el amor de mi inu no tiene comparaciones ya casi la marcaria para ser suya a Kagome aunque no me gsuto la parte en donde le dice mi señor... me suena raro aunque eso sera una leccion para mi hanyou, muy buena narracion me gsutpo como fue todo para revivir a kagiome pero inuaysha lo sabe no? que es una chcia que se aliemnta con almas?
     
  18.  
    lobitaxula

    lobitaxula Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    14 Enero 2010
    Mensajes:
    18
    Pluma de
    Escritor
    Re: Aprendiendo a amar.

    perdon pero en que esta pensando ese inuyasha como es eso de marcarla si ella ni si kiera se auerda del el no lo puedo creer peo k baka (uf , perdon esque me exalte ) por sierto porque kagome le dijo "mi señor" plis conti.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso