de Inuyasha - And start with...

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Jack Killer, 17 Mayo 2009.

Cargando...
  1.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: And start with...

    Al fin pude leerlo con atencion ToT (ya lo habia anteriormente, pero solo fue un vistazo xD).

    Kohaku sigue siendo el mismo niño ingenuo que tanto amo (LLLL. Se me hace tiernamente tonto, como un niño deberia ser o.o Esperemos que la memoria de su padre se ponga activa, y nos ilustre de la familia Kagami.

    Y... OMFG! Hakudoshi hablo o.O Hablo, y he quedado embobada con su magneficencia. No se que tienes, pero haces que los personajes que alguna vez considere sin chiste, se hagan terriblemente interesantes :3 Kanna por ejemplo, me sorprende que vaya a la escuela si es mas silenciosa que una tumba x'D.

    Que atrayente relacion la de los padres de Jan, me ha fascinado. Si, tu fanfic es una maldita droga xD! Aunque no entendi bien el punto al que se referia Jakub... sera que me falta despertarme o recordar algun punto clave =D

    Creo yo que no me falta por criticar o.o

    Nos vemos en la siguiente, Jack :3
     
  2.  
    Jack Killer

    Jack Killer Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    27 Julio 2008
    Mensajes:
    38
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    And start with...
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    4128
    Re: And start with...

    Título: And star with… (Y empieza con…).
    Disclaimer: Los personajes de este capítulo y posiblemente de toda la historia son propiedad de Rumiko Takahashi.
    Resumen: Me gustaría lanzarme a la vida.
    Autor: Jack Killer.
    Parejas: Se descubrirían a lo largo del fanfiction.
    Rating: No menores de 17.
    Categoría: Inuyasha.
    Género: Romance, angs., misterio, AU.
    Capítulos: 4/?
    ¿Completo?: No.
    Advertencias: Lenguaje adulto, Yuri (relaciones chica/chica), Yaoi (relaciones chico/chico), contenido hetero fuerte, violencia, sado-masoquismo, muerte de un personaje.
    Aclaración: La historia no contendría de golpe todas las advertencias, serán niveladas. Sobre el capítulo anterior, quería aclarar que Chequia es la manera coloquial en la que los habitantes de República Checa se refieren al lado de su país donde se encuentra la Ciudad de Brujas, para que os situéis más o menos.
    Nota del Autor: A Rocío de Manantial, por la gran ayuda cultural. Gracias a todas por comentar y por leer. Perdonen el retraso, pero definitivamente, disculpénme más aún si os decepciono, porque para esta continuación he tenido que luchar contra mi mujer. Dado lo complicado de situarse con los nombres y los apodos, quería preguntarles si les parece buena idea que al iniciar cada capítulo ponga un listado de las familias, nombres y los apodos, para ver si así se os hace más sencillo. ¿Qué les parece?

    Quisiera recomendarles que para este capítulo escucharan la canción Untouched de The Veronicas. Sin más que decir,


    -(1)
    Lo quiero más, más, más
    No pienses en qué está bien o mal o mal o bien
    Porque al final somos sólo tu y yo.
    No te asustes, de ver a través de la soledad.

    ¿Listos?


    Eso era lo único que decía el papel en sus manos. Sango lo miró extrañada y curiosa. Giró hacia Kagome, sentada a su lado.

    —Kagome, mira esto —con la atención de su amiga en bandeja de plata, le mostró el papel.
    —¿Quién te lo pasó? —le cuestionó, mirando a su rededor, intercambiando miradas con Kōga y Miroku.
    —Inuyasha-kun.
    —Bien —afirmó con una gran sonrisa Kagome. Tomó el papel bruscamente y estampó su firma—. Coloca tu nombre, Sango —le urgió.
    —¿Por qué? —preguntó, sin embargo, ya su nombre y apellido estaban escritos de forma europea.

    Kagome tomó inmediatamente el papel y, con los labios apenas separados, hizo un sonido similar al de las gaseosas al ser abiertas en dirección de Lin-san, que volteó hacia ella y colocó las manos en posición de cesta.

    Higurashi aventó el papel con su mejor puntería, fallando por algunos centímetros. Lin-san le dirigió una mirada poco agradable, giró hacia la puerta checando que estuviese cerrada, y buscó el papel. Al tenerlo, Sango pudo ver como también escribía algo, pasándolo al instante a Kikyō, con ayuda del chico que tenía al costado y que estaba entre ambas amigas.

    Sumamente extrañada por esto, Sango repitió su pregunta. Kagome la chitó al momento.

    —Guarda silencio, sólo hazme caso —pidió Kagome colocando sus manos en posición de rezo. De más está decir que Sango se sentía en absoluto confiada, pero aún así, asintió lentamente—. Bien, arregla tus cosas, que cuando Inuyasha se pare, nos levantamos con él. ¿Ok?
    —Hai —le respondió Sango, frunciendo levemente su ceño.

    -(2)
    Why do you stare at the sky/ ¿Por qué miras al cielo
    with your blurry eyes?/ con tus ojos confusos?

    Inuyasha-kun se levantó. Tomando su bolso, Sango vio la señal y siguió a Kagome, notando como Lin-san, Ayame, Kagura y Kikyō les seguían.

    Preguntándose que harían, notó con alarma que salían del salón.

    —¡Kagome! —llamó alarmada. Su amiga le chitó de nuevo, tomándola de la mano y obligándola a seguirle. Quisiera o no, ya estaba dentro del lío.

    Los siete atravesaron los pasillos con toda la calma del mundo, recorriendo el colegio.

    -(3)
    Todos me llaman, el pez Tiburón
    El rey de los mares salados.
    Todos me llaman, el pez Tiburónc
    El rey, el amante dotado.

    —¡BlackLion-san! ¿Qué hacen todos aquí? —preguntó con reproche la profesora Botan. Sango, Kikyou y Kagura sintieron cómo un sudor frío le recorría la espalda.

    Parecía demasiado lindo que ningún profesor les hubiese detenido.

    —Profeeesooooraaa —alargó con fastidio la palabra—, relájese, no sé, pero que yo sepa cuando uno tiene cambio de clase sale del salón, además, vamos tarde —le respondió con la más descarada tranquilidad que pudo enfatizar.
    —Pues no deberían tardar tanto o no los dejarán entrar a la clase ¡Apúrense! —ordenó retirándose al instante.
    —Bah, sólo se molesta porque mi excusa fue muy buena —respondió Inuyasha por lo bajo.

    Todas rieron el comentario, menos Kikyō y Sango; la primera, porque no le hallaba gracia alguna, y la segunda, porque no entendía cómo se estaban riendo si se estaban escapando de clases.

    -(1)
    Quiero, quiero, quiero conseguir, conseguir, conseguir
    Lo que quiero, no pares.
    Dame, dame, dame lo que tienes, tienes.
    Porque no puedo esperar, esperar, esperar más, más.
    Me siento tan intocable.
    La tropa avanzó hasta el patio con cautela y tranquilidad velada, y entre los árboles, junto a uno que rezaba tallado ¨T N’ Y¨, esperaron.

    Al poco tiempo aparecieron Miroku, Kōga, Sesshōmaru y Naraku. Saludándose rápidamente, todos avanzaron hasta la barda.

    —¿Problemas al venir? —preguntó Kagura.
    —No conozco esa palabra, Kagura —respondió Kōga. La chica, que no se esperaba que el checo le respondiera, le rió disimuladamente el comentario; Kōga le sonrió. (Lin empuñó las manos).
    —Bien, ¡Los hombres primero! —exclamó Kagome, las manos en las caderas.
    —¡Moonjaaa, moooonjaaaa! —se burló Inuyasha. Agarrando impulso y colocando los pies en los quiebres del cemento, pasó la barda con facilidad.

    Miroku y Kōga, con sendas sonrisas, le siguieron.

    Segundos después, Sesshōmaru les imitó escalando la pared; al llegar arriba, se sentó en el resquicio y esperó a Lin, que ni penosa ni perezosa le siguió sin importarle la vista que tuvieran debajo de los shorts cortos que llevaba bajo la falda. Tomándola de la mano, Korsakof le ayudó a pasar. Seguidamente, Kikyō le ofreció su mano en una muda señal de ayuda, que fue ofrecida prontamente. Sin inconvenientes, Sesshōmaru bajó de la pared, hacia el lado de la calle.

    Viendo la situación, Sango respiró profundamente, sabiendo que se la estaba jugando. Y aceptando no pensarlo más, trepó el cercado.

    Los otros cuatro, sin ningún problema, le imitaron.

    -(1)
    Ni siquiera hables de las consecuencias
    Porque ahora mismo tú eres lo único que tiene algún sentido para mi
    Y me importa una mierda lo que digan o lo que piensen, piensen,
    Porque eres el único al que tengo en mi cabeza.

    Aunque nadie lo notó, todos se acomodaron con su grupo.

    —¿Y qué quieren hacer? —preguntó Kagome, anclada firmemente al brazo derecho de Inuyasha, tomada de la mano con Ayame.
    —¡Muy sencillo señorita Kagome! —respondió Miroku— ¡Divertirnos!
    —Baka —le regañó con cariño Sango—. La pregunta es dónde.
    —¡Vamos a la playa! —sugirió de inmediato Kagome.
    —Queda muy lejos —rebatió Kikyō.
    —¡Al karaoke! —propuso Ayame, con un puño levantado a la altura de su busto.
    —Aburrido —dijo suavemente Naraku, pero lo suficientemente alto como para ser escuchado.
    —¿A dónde entonces, genius? —soltó irónicamente la escocesa.
    —¡Al cine! —exclamó Lin.
    —¡Al cine! —secundaron las otras al momento.

    Y como cada vez que las mujeres quieren algo, los hombres accedieron, porque no podrían negarse ni aunque quisieran.

    —Oigan, pero… ¿Con esta ropa? —cuestionó Kagome mirándose el uniforme. Ayame, Sango y Kagura hicieron lo mismo.
    —Lo mejor será que nos cambiemos, y nos veamos en el cine —propuso Sango, en tono razonable (aquél que lava el cerebro).
    —Nooooo, entonces no tiene gracia que estemos todos juntos —rebatió Lin.
    —Caminando sin rumbo, cabe agregar —musitó irónicamente Naraku.
    —Además, nosotros no podemos regresar a casa —dijo Kagura, refiriéndose tanto a ella como a su hermano.
    —Yo tampoco, mi mamá o mi abuelo seguro están allí —apoyó Kagome.
    —Madre también puede estar en casa —expresó Sango mientras calculaba el horario de su madre, una expresión concentrada se apoderó de sus facciones. Ya debe haber hecho las compras.
    —En mi casa no hay nadie —dijo escuetamente Miroku, apretando más a su novia y mirándola a los ojos. Captando la indirecta, Sango se sonrojó.
    —Pero nosotros no queremos participar en orgías, Miroku mi amor —se escuchó la burla.
    —Jódete Inuyasha —le respondieron cortantemente.
    —¡Miroku! —regañó Sango, sus ojos abiertos en sobremanera por la sorpresa.
    —Discúlpame princesa —pidió, abrazándole.

    Y mientras Sango le disculpaba, a sus espaldas, Miroku le sacaba el dedo medio a Inuyasha, que le reía con ganas. Sin embargo, la conversación fluía, ajena a ellos.

    —A mis padres les da igual —habló Kōga con aspecto desinteresado, la mano izquierda enterrada en su bolsillo le daba credibilidad.
    —¡Afortunado! —exclamó con resentimiento Ayame—. Los míos deben estar en sus oficinas —murmuró con desaliento.
    —¿Entonces cuál es el problema? —le preguntó Kikyō.
    —Que sus oficinas están en mi casa, trabajan a distancia —le explicó; sus mejillas se hincharon y soltaron el aire bruscamente, como un suspiro al que le negaron salir, acentuando más su pesadumbre. La posición de sus hombros y espalda estaba semi-encorbada.
    —Mi casa está vacía, vivo sola —contó Lin a vox populi (6), divertida por la forma en que todos se ahogaban en ese pequeño vaso de agua.
    —¡Decidido, todos a la casa de Lin! —gritó Inuyasha con un puño en alto, encabezando al grupo—. Sólo síganme, llegaremos en un momento —aseguró.

    Sesshōmaru se encogió de hombros levemente, lo suficiente para que Naraku, que estaba a su lado, le viera. Este sonrió con gracia. Después de todo, nadie le había preguntado por su casa.

    -(1)
    Así que, incluso si el mundo se cayera hoy,
    Aún me tienes a mí para sujetarte
    Y yo nunca te dejaría caer, caer.

    Lin, casi saltando, agarrada férreamente a los brazos de Naraku y Kōga, daba pasos largos como si estuviera aprendiendo a caminar. Si le preguntasen, diría que lo hace por molestar a sus amigos, pero en realidad, ella se está divirtiendo mucho. Se pregunta vagamente porqué ellos aceptan casi cargarla, conociendo más el carácter arisco de Naraku que otra cosa, pero igualmente, de forma silenciosa, les agradece por la sonrisa que lleva en el rostro.

    Cerca de ella, adelante, Kikyō tararea ‘mira las estrellas en la noche’ (4). Le gusta mucho esa canción en especial, porque ahora siempre le recordará a sus amigos.

    Todos, entre una conversación y otra, caminan hacia su casa, con Inuyasha como guía infalible.

    Ríe quedamente de nuevo, porque ha estado a punto de caerse. Los brazos musculosos de Naraku y Kōga le han detenido, y ha hecho parecer aquello como si fuese a propósito y no un desliz; después de todo, ellos le conocen.

    Ellos le apoyan.

    -(5)
    Antes de que el mañana venga este mundo se caerá, entonces
    Quiero abrazarte, después de que nos cansemos de bailar...

    —¡Por favor, no se sientan como en su casa! —exclamó con gracia Lin, viendo como todos entraban y se acomodaban en la sala.
    —Está bien, no nos sentaremos —acepto Kōga, levantándose del sillón, encogiéndose de hombros y levantando las manos en señal de derrota.
    —Ba-ka —le dijo Kagome con una sonrisa indulgente, que sentada a su lado, lo empujó levemente.
    —¡Lin! —gritó Ayame.
    —¿Qué? —gritó en respuesta, desde la cocina.
    —¡Cásate conmigo! —le gritó, atravesando la puerta con una pose melodramática; luego su rostro se tornó en vergüenza y dijo:— ah no perdón, eso era para Kagome —ambas rieron.
    —Ya, ya, ¿Por qué estás compareciendo ante mi hermosa presencia?
    —Porque si nos vamos a poner tu ropa —empezó de forma dudosa, Lin asintió. Se permitió continuar—, a Sango no van a quedarle los pantalones —Lin le regresó una mirada curiosa.
    —¿Por qué?
    —¿No le has visto las caderas? Esas hablan por ella misma —captando la broma, Lin rió. Ayame, al verla, sonrió.
    —Bah —desestimó con un gesto de la mano derecha—, ayúdame a dejarle esto a los chicos —le señaló la segunda bandeja, que Ayame tomó con prontitud—, y vamos arriba, creo que sé que prestarle.

    -(6)
    Se está haciendo tarde,
    Me estoy preparando para ir a mi lugar favorito,
    Voy a sacar todo el estrés de mi cuerpo.
    Pero ahora estamos bailando en la pista, siendo traviesos.
    Sólo deja que la música suene.
    Por favor, que no pare la música.

    —Bien, yo tengo las caderas más anchas, ¡Pero Kikyō tiene los senos más grandes!
    —¡Sango! —exclamó la susodicha con vergüenza—. Y ¿Dónde quedó lo de: ‘a mí me criaron en una casa japonesa’?
    —¡Olvidado y borrado! —exclamó Ayame haciendo extraños gestos con sus manos. Según ella, pretendiendo alejar las malas vibras; según el resto, se le habían terminado de safar los tornillos—. Nosotras la corrompimos —aseguró con una sonrisa pagada de sí misma.
    —¡Sí! —apoyó Kagura. Hizo una pausa, luego:— pero Kikyō no es la que tiene los senos más grandes, es Kagome.
    —¡Hey! ¿Y yo por qué?
    —Porque sí, se te nota a leguas que no llevas sostén —le señaló Lin, parada frente al espejo aplicándose la crema rizadora. Kagome se paró a su lado, mirando la camiseta naranja de escote en V y en la espalda que cargaba, se tocó los senos sintiendo lo tensa que estaba la tela entorno a ellos. (Lin tragó, sintiendo el exceso de saliva).
    —¿En serio se me nota mucho…? —le preguntó a las demás, girándose. (Sin que se percatase, los ojos de Lin siguieron el movimiento. Respiró profundo).
    —Sí se te nota, pero no se te ve zorro (7) —opinó Kagura, notando el lugar al que los ojos de Lin miraban, a través del espejo. Su ceño se frunció.
    —Los senos de Kikyō no son los más grandes, pero son los más bonitos —dijo Lin. Los ojos de Kagura se achicaron, clavándose en su espalda.
    —Sí, primero va Kagome, luego Lin, le sigue Kagura, después Kikyō, Sango, y yo de última, que comparándome con ustedes casi parezco plana —enumero Ayame con abatimiento.
    —Pero tú tienes las mejores piernas, Aya-chan —aseveró Kagome.
    —Yo creo que los chicos se deben estar golpeando contra la pared —comentó divertida Kagura.
    —Pues se esperan, no les queda de otra.
    —Eres mala, Kagome —le alegó Kagura. I-chan sólo se echó a reír.

    Kagura le tiró una almohada, y Kagome se la regresó.

    —¡Ah, mis senos! —gritó Kagome.
    —¡Ah, mis cuello! —gritó Kagura.
    —¡Ni que lo tuvieras tan bonito!

    Lin se entretuvo colgándole las cuatro cadenas a su falda de apariencia desgarrada, tragándose la respuesta satírica que tenía en la punta de la lengua. Ella podía dar firme testimonio de lo bonito que era el cuello de Kagura, y los muchos usos que se le podía dar.

    —¡Pero sí más que el tuyo! –le rebatió.
    —Pelea de gatas —dijo con retintín Ayame.

    Sango, Lin y Kikyō rieron.

    —¡Lista! —exclamó Kikyō alegremente. Todas voltearon a la puerta del baño, para verla.
    —Te dije que te quedaría perfecto —le restregó Lin, admirando su vestido de flores rojas y tela blanca en su amiga, notando como la tela suelta se le adecuaba de tal forma, al igual que las cintas en su cuello y el escote en su espalda, que sería mejor dárselo que guardarlo.
    —¡Te ves muy linda! —opinó Sango.
    —Nooooo, se ve sersi (8) —rebatió Ayame.

    Así, cada una demostró su aquiescencia.

    Todas listas, bajaron las escaleras, no sorprendidas de las miradas atentas por parte de los chicos.

    -

    [FONT=&quot]Notas Finales: En este capítulo quise enfocar más la convivencia en grupo, que releyendo la historia, me di cuenta que no había introducido escenas grupales con el tipo de situaciones donde las cosas pasan porque si. Gracias por leer. Por cierto, cuando Sango se refiere a haber escrito su nombre de forma europea, se refiere a escribir primero el nombre y luego su apellido. Seguro os preguntaréis quién es la escosesa, pues es Ayame, lo pensé proque es un apís que tiene abundancia de pelirrojos. Su nombre en realidad es Jenice Evans.[/FONT]

    [FONT=&quot]¿Dudas, incongruencias, opiniones, comentarios, críticas? No duden en dejar un RR.[/FONT]

    (1) Untouched: The Veronicas.
    (2) Blurry Eyes: L'arc-En-Ciel.
    (3) El Tiburón: Maná.
    (4) Es el ending de la serie Twin Spica. No tengo idea de cómo se llama, pero ese fue el nombre que le dieron en la serie, cuando se refirieron a la misma tonada.
    (5)Caress Of Venus: L'arc-En-Ciel.
    (6) Don't Stop The Music: Rihanna.
    (7) Del latín. Sinceramente, no lo he certificado con ningún diccionario, así que perdonad si me he equivocado con la traducción, y si es así, digánmelo. Se refiere a decir las cosas para todo el mundo. A voz pública.
    (8) Aquí incurrimos en el habla coloquial, entre las chicas que conozco, se refiere a que lo se ve como una prostituta, una ramera. No sé si me expreso adecuadamente (?).
    (9) Nuevamente, vamos a lo coloquial. Aquí bromeamos mucho cuando destrozamos el idioma (deberían intentarlo un día de estos, uno ríe mucho), por eso, esa es la forma 'maracucha' (de mi ciudad) de decir sexy. Pero cuando se dice sersi, se tiende a decirlo en un tono muy al estilo de las películas porno, y con un acento muy de barrio criminal. Pero dejando la explicación cintífica, lo resumiré en que se utiliza como broma y es gracioso cuando alguien que lo sabe decir bien, lo dice.
     
  3.  
    sirenita

    sirenita Usuario popular

    Capricornio
    Miembro desde:
    22 Abril 2008
    Mensajes:
    508
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    jaja, pobre lin la compadezco, por lo k paso con kag frente al espejo, me ha pasado, es un poco incomodo xD
    como siempre sweet heart estuvo lindisimo el capi, pr cierto en las notas mencionaste algo acerca de tu mujer, kien es esa si se puede saber? xD
    me gustaria leer un poco mas spbre la relacion entre kagura y lin, asi podria enteder un poco mejor, con respecto a lo de mencionar los nombre yo kreo k es una buena idea asi me voy relacionando con ellos y me los aprendo de una vez jeje
    conti pronto, y cuidate mmucho, mira bien a los 2 lados antes de crusar la calle recuerda k ahora you have to take care of me xD
    besitos, see ya
     
  4.  
    Hina Frost

    Hina Frost Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    20 Mayo 2008
    Mensajes:
    22
    Re: And start with...

    Hola!
    hahahahaha ¡¡me encanto el capítulo!! todas ellas comadreando en el cuarto y Lin emocionada con los senos de Kagome jajaja. Yo entendí bien las palabras que usaste por ejemplo aca también se utiliza decir sersi en lugar de sexy como broma xD. Espero que haya uno que otro capítulo mas como este :) me fascino jeje

    Bueno sin mas, me despido
    cuídate mucho
    bye!~
     
  5.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    hola!!!!
    me enacnto el cap, aunke parece que a Rin disfrutaba mirando a kagome, me gusto mucho la parte en que Rin iva agarrada de koga y naraku, aun se nota que en su interior aun es infantil ajjajaajespero pronto tu conti para ver la reaccion de los chicos xD, la cancion me encanta untouched de the veronicas, me gusta mucho su letra y el ritmo, aunque mi hermana odie esa cancion a mi me fascina xD
    nos leemos
    sessxrin
     
  6.  
    sanguitolove

    sanguitolove Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2007
    Mensajes:
    198
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    Olas Como has estado???
    Tarde en ver la actualizacion, ya que pense
    que esta vez tambien avisarias....
    Me encanto... Este capitulo donde estan todos en grupo ;)
    me rei muuuuucho n.n
    sobre todo con los comentarios de Ayame... esta completamente loca xD
    Aunque me llamo algo la atencion...
    ¿Desde cuando Sango y Miroku son novios?
    Espero que me respondas pronto
    Y continualo tambien porfavor
    besitos
     
  7.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,378
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    Je, sólo un pequeño comentario :)

    El ending (que es, de hecho un cover) se llama Miagete goran yoru no hoshi wo que significa mira hacia las estrellas en la noche. Linda canción, en especial si la consigues entera :llorar1: el "solo" de amórnica es (L)
     
  8.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    ¡Bueno! Ante de que se me olvide tengo que CITARTE ALGO IMPORTANTISISISISIMO!!!!!!!!

    ¡¡No es CHECAR!!! es Chequear!! Checan, es un modismo argentino, si mal no recuerdo. Algo que nosotros poco utilizamos, y tu siendo maracucho, no, no va. No es checar, si no chequear. Casi me infarto cuando lo leo.

    Ahora sí al Fan Fic. No entiendo esos disminutivos LG, NK, KK, N...Que es eso LG (LG) NK (Nokia) el jugador de fulbot (kaka) N (ni idea:S). ¿Qué tiene que ver que Kagome note tanto los cuervos, eso también me llamó la atención? porque no lo podrias si no fuera relevante.

    En caso a el lengua adulto, la verdad hasta ahora todo lo leo normal. No sé si es por que soy algo OPEN MIND (mente abierta) pero debo admitir que estoy disfrutando mucho el Homosexualimos en este Fan Fic está muy bien llevado y no raya en lo GAY, o sea tu entiendes.

    Además de los modismos que sueles usar, como los entiendo me gustan, y creo que le dan cierto sabor a la historia. Como leí y creo que fue de Kaya, trabajas muy bien la cantidad de personajes, haciendolo fluido y hasta interesante. Casi me muero de la risa cantando las canciones, unas conocidas y otras ni pta idea.

    Debo felicitarte, vas muy bien. Pero tengo una duda ¿Kagome se siente atraída por Ayame o solo es juego? Está clara la atención que tiene Kagura con Lin, me parece bastante erótica, pero me pareció más exitante la de InuYasha y Sesshoumaru, no sé, me encanto.

    Para no hacer ¡EL testamento! finiquito diciendo de nuevo, que me gusto y espero saber cual es la pareja de Kag, o el gusto de ella, y para pedir más escena donde ella salga puesto que te enfocaste bastante con las demás y a ella la dejaste en el vacío.

    Atte.

    Ami Hoshi
     
  9.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    hello!!!
    querido ...cada vez me fasina mas tu historia....que te puedo decir.^///^estas en mi lista de
    escritores del foro mas favoritos..cada ves mas me tienes impresionada.jajajaja..ya nada se puede saber con que mas nos vas a impresionar..XD ya no se que hacerte si aplaudirte o alagarte por que asi me quedo corta...y es la verdad..jajajajaja
    pues de la historia no tengo nada que decir por que la verdad me he quedado sin palabras de nuevo...
    perdona por no haber pasado antes pero me acaban de castigar...jejeje ( soy mala >.<) pero aqui estoy reportandome..jajaja
    bueno pronto nos estaremos viendo en la proxima actualizacion..asi nos estamos leeyendo...
    bessos.
    tu fiel lectora y amiga.
    SEG-chan
     
  10.  
    Jack Killer

    Jack Killer Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    27 Julio 2008
    Mensajes:
    38
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    And start with...
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    7564
    Re: And start with...

    Título: And star with… (Y empieza con…).
    Disclaimer: Los personajes de este capítulo y posiblemente de toda la historia son propiedad de Rumiko Takahashi.
    Resumen: Me gustaría lanzarme a la vida.
    Autor: Jack Killer.
    Parejas: Se descubrirían a lo largo del fanfiction.
    Rating: No menores de 17.
    Categoría: Inuyasha.
    Género: Romance, angs., misterio, AU, posible OoC justificado de algunos personajes.
    Capítulos: 8/?
    ¿Completo?: No.
    Advertencias: Lenguaje adulto, Yuri (relaciones chica/chica), Yaoi (relaciones chico/chico), contenido hetero fuerte, violencia, sado-masoquismo, muerte de un personaje.
    Notas del Autor: Me pregunto si habrán notado que actualizaba cada cuatro días, ¡Esta vez he demorado 7! A penas me perdono. Excusas tengo muchas, pero no hace falta resaltarlas en la historia; sin embargo, la mayor es mi mujer (llámese en lenguaje de gente cuerda: inspiración). Por suerte, ahora está muy satisfecha., y me dejará actualizar pronto. Quería recordarles, para este capítulo, que los personajes tienen nacionalidades diferentes, y en diferentes culturas, diferentes reacciones ante las situaciones.
    Tabla de Personajes:
    Sesshōmaru Dmitryevich Korsakof: Rusia.
    Inuyasha BlackLion: Gales-Gran Bretaña.
    Higurashi Brown Kagome Isabelle: Inglaterra- Gran Bretaña.
    Sonozaki Sango: Japón.
    Maebara Kikyō: Japón.
    Jenice Evans (Ayame): Escocia- Gran Bretaña.
    Jan Novotný (Kōga): República Checa.
    Abbruzzi Massimiliano (Miroku): Italia.
    Kagami Naraku y Kagami Kagura: Japón.
    Lin Gallardo: Venezuela.

    Sin más comentarios. Disfruten el capítulo:

    -

    —¡En cinco minutos estamos listas! —dramatizó Inuyasha.

    —¡Ni siquiera se darán cuenta de cuando nos fuimos! —continúo Kōga.

    —¡Pero es rapidísimoooo, no nos tardamoooos! —Kagome le dedicó una expresión agria a Inuyasha, que aún burlón, se acercó y le abrazó—. No te molestes I-chan —le rogó con una sonrisa socarrona. Aunque Inuyasha la abrazó, Kagome no le correspondió, ni volteó a mirarle.

    —Si se molestan, es porque tenemos razón —canturreó Kōga.

    —Y si se consiguen un cerebro, su IQ subirá de 0 a 80, lo mínimo aceptable —contrarrestó Kikyō, bajando las escaleras.

    —Perdón entonces, señorita intelectual —le respondió Kōga satíricamente, haciendo una leve reverencia.

    —Disculpa aceptada, animal de rodeo —tomando los pliegues de su vestido, justo a la rodilla, Kikyō hizo una inclinación de princesa.
    (1) Perdida e insegura
    Me encontraste, me encontraste
    Tendida en el piso
    Acorralada, Acorralada

    —Se tardaron —subrayó Sesshōmaru en un susurro a Lin, que de pie a su lado, buscaba su monedero en el maletín escolar

    —Lo sé, disculpa —le dijo. Ojeó en rededor, atenta en que nadie los mirara, y le dio un apretón a la mano de Sesshōmaru; no fue correspondido, la elocuencia de su mirada lo decía todo para Lin—. Pero aún podemos llegar a tiempo para la función.

    (2) El primer rayo de sol
    Me ilumina el corazón
    Te distingo junto a mí
    Mi salvación

    —Se tardaron mucho, pero la espera valió la pena —le dijo Miroku a Sango, abrazándola de la cintura.

    —¿Ah sí? —le instó pícaramente—. ¿Te gusta? —preguntó refiriéndose a su ropa. Sus manos estaban sobre el nacimiento de los hombros de su novio; una sonrisa radiante adornaba sus facciones.

    —Todo lo que te pongas a mí me gusta —le respondió depositando un pico en sus labios. Sus manos bajaron hasta los muslos de la chica, rozando la tela.

    —¡Miroku, que nos ven! —exclamó Sango abochornada, el rostro tan rojo como la bandera de china. Inmediatamente alejó las manos de Miroku, afianzándolas a sus caderas.

    —¿Pero qué es lo que cargas puesto? —cuestionó con curiosidad, recordando al textura suave.

    —Una bufanda de Lin-san, pero no se tienen que dar cuenta ¿Cierto? —le cuestionó alejándose un poco. Miroku giró buscando a Lin; cuando la encontró, una imagen apareció en su mente, y no pudo menos que reír—. ¿Qué es tan gracioso? —Miroku tosió levemente.

    —Nada, sólo recordé una anécdota de Mushin —mintió al momento, con cierto nerviosismo.
    -
    (3) Amor mío, algún día morirás,
    Pero yo estaré atrás, cerca
    Yo te seguiré a la oscuridad.
    Sólo nuestras manos estrechadas muy firmemente.

    —Veamos… ¡‘Up!’! (7) —sugirió Kagome con aspecto emocionado, señalando el cartel.

    —¡Síii! —apoyó Ayame—. El niño es muy monitooo —susurró enternecida, sus manos en posición de rezo.

    —Si quieren también pueden escoger ‘Barney y sus amigos’ —arrojó el sarcasmo Kōga, cruzado de brazos; más entretenido comprobando la frase ‘mucha pierna para poco ojo’ que en los desvaríos de las chiquillas.

    —Indudablemente… No es como si estuviéramos en primaria… —susurró Kikyō, mirando con expresión desdeñosa el cartel donde anunciaban la película—. Podemos acceder a las que son para mayores de 18, y ellas quieren ver las de niños —se quejó en voz alta.

    —¿Y, te duele? —le retó Ayame, molesta por el ‘todos contra ellas’ que parecían haber organizado.

    —Sí, porque tú no me estás pagando la entrada —le cortó Kikyō. Ayame, dispuesta a rebatirle, abrió la boca; y fue halada del brazo por Kagome.

    —¿¡Qué?! —le preguntó en alto, con una expresión asesina, haciendo que varias personas voltearan a verla.

    —Que Sango y Miroku también la quieren ver, bueno… Miroku dijo que sí porque Sango quiere —le explicó sonriéndose con gracia. Ayame compartió el sentimiento, echándole una mirada disimulada a la pareja.

    —¿Y Inuyasha? —le cuestionó Ayame.

    —Ya va a convencer a Kikyō y a Kōga —le respondió orgullosa Kagome. (Ah, lo bueno que es saber los secretos ajenos).

    —¿Y Lin y el resto? —preguntó apenas Ayame terminó de hablar.

    —Les da igual —respondió Sango, uniéndose a la conversación. Como si fuesen radares, Ayame y Kagome dejaron de secretear para buscar a Miroku, que estaba dando a Inuyasha una mano con la señorita inteligente y el animal de rodeo.

    Ah, eso lo explica todo… Pensaron al mismo tiempo las británicas.
    (4) No
    No me digas que no
    Si lo que quieres es huir

    —Yo te invito la entrada Kikyō… —ofrecía Inuyasha, por demás desesperado en hacerla aceptar.

    —Y los dulces, las palomitas y la bebida —exigió la chica.

    —Si te parece, te invito el almuerzo —le prometió Inuyasha de vuelta.

    Y se supone que I-chan es mi amiga… Jamás volveré a contarle nada. Pensó Inuyasha con amargura.

    —Bien —finiquitó kikyō, alejándose de él y acercándose al grupo de las chicas. Inuyasha respiró aliviado.

    (4) No intentes ya mentirme más, ya no.
    ,
    Mejor dime que sí.

    —Piénsalo Kōga, sino disfrutamos la película, por lo menos podemos molestar a los demás hasta que nos saquen —exponía Miroku como todo un vendedor de baratijas

    —Sí, pero nos sacan. Igual no vale la pena —defendió Kōga. Si quisiera ver una película de guardería podía poner Disney Channel en su casa y no malgastar su dinero.

    —Pero estarás con nosotros —repuso Miroku—. Imagínalo nada más —le pidió pasando un brazo por sus hombros—, cuando las chicas se sienten, vas a poder ver piernas —empezó a enumerar todas las razones por las cuales debía aceptar—. Dime si no va a estar buena… —le presionó.

    Si no me lo gano con esto, voy a tener que hacer lo mismo que Inuyasha…

    —Pero si es mala, nos colamos a otra sala —condicionó Kōga.

    —Bien —cerró el trato con un apretón de manos. Que nadie le dijera que no era el mejor convenciendo a la gente, y sin tener que usar el dinero para ello.

    -

    Aún con el dilema existencial resuelto, faltaban 45 minutos para que la película diese inicio.

    Todos, por acuerdo unánime, avanzaron a la feria de comida, dispuestos a sentarse y perder el tiempo.

    Inuyasha, Lin, Kagome, Miroku y Sango fueron a comprar helados, quedando el resto acomodando sillas y mesas para el grupo. Al sentarse los que allí estaban, las dos mesas se sumieron en el silencio.

    —¿Por qué todos tan callados? —preguntó Ayame, notando el aspecto meditabundo que parecían tener todos.

    —¿Será que estamos pensando en cosas más importantes que su magnificencia La Reina? —le respondió mordazmente Kōga.

    —¿Cómo qué, mi Gran General? —contraatacó de igual forma Ayame.

    Todos en la mesa dirigieron su atención a Kōga, notando cómo este se perdía en el blanco de la mesa, pareciendo librar una batalla interna durante varios segundos. Luego, decidido, levantó el rostro y tragó, observando a sus amigos. Un suspiró profundo salió de sus labios.

    (5) Sin tiempo para decidir
    ¿Corremos? ¿Debería ocultarme
    Por el resto de mi vida?

    —Mis padres pelearon hace tres días y no se han reconciliado todavía —explicó lentamente, la angustia matizando su voz.

    —¿Pero, tu mamá no botó a tu papá del cuarto, verdad? —cuestionó Sango, llegando con el resto junto a los helados. (Lin, Sesshōmaru, Naraku, Kikyō y Kagura le miraron con una expresión censurada).

    —Yo no tengo una madre, tengo dos padres —recalcó Kōga, con ira medida.

    —¿Cómo puede ser eso? —exclamó Sango, escandalizada por la idea. Miroku tomó su mano derecha y le dio un apretón, sabiendo que era mejor parar la conversación. (A veces, estaría bien pensar antes de hablar).

    —Tengo un padre, y se llama František; tengo un papá, que se llama Jakub. No necesito una madre —respondió tajantemente Kōga.

    Antes de que Sango hablara de nuevo, un apretón y una mirada de Miroku bastaron para detenerla. Sin que se dieran cuenta, el ambiente en la mesa se puso a la defensiva.

    —¿Nunca habían durado tanto peleados? —le cuestionó delicadamente Lin a Kōga.

    —No

    —Entonces seguro pronto se contentan —aseguró Lin—, porque no pueden pasar mucho tiempo uno sin el otro —le sonrió a Kōga; este trató de devolverle la sonrisa, que finalmente parecía una mueca.

    Eso espero…

    (2) Los demonios que hay bajo la cama
    Esta noche no se callan
    No me dejarán

    —Bah —desestimó Kagome. Todos le miraron—. Al menos tus padres no pueden vivir separados… Si los míos fueran así, mi papá no estaría en Inglaterra y yo podría hablar con él cuando quisiera —dijo de forma añorante. Sus ojos estaban llorosos, y su expresión llevaba a pensar que rememoraba mejores tiempos.

    —¿Por qué no puedes? —le preguntó Kagura, temiendo su parecido con Lin.

    —La diferencia horaria con Inglaterra no me deja, y mi papá trabaja todo el día —explicó con una mueca que no terminaba de decidirse entre la tristeza y la molestia—. Sólo viene a Japón o vamos a Inglaterra en las vacaciones. Pero me molesta, porque cuando no está tenemos mucho tiempo para nosotros, y cuando está, no tenemos ninguno

    —Pero tú ves a tu padre tres veces al año Kagome —subrayó Lin—. Yo no he visto al mío desde el Ramadan (8) pasado, y hablamos una vez a la semana —explicó. Sus gestos pretendían mostrar despreocupación, pero la tristeza en su cara era palpable.

    (2) Huyo, a veces pienso en otra cosa.
    Mi cerebro reacciona,
    No me deja en paz,
    Y de nuevo vuelve a sacudirme
    Ese frío incontenible
    Que es la realidad.

    —Ustedes tienen a sus padres con vida, los míos están muertos —dijo Miroku con los ojos cerrados y el rostro sereno. Sango apretó su mano.

    —Yo preferiría que los míos estuvieran muertos —expresó Inuyasha con amargura—. Si me pongo a pensar, no hay mucha diferencia.

    —¿Por qué? —le preguntó Kagura, sintiéndose comprendida. Haría lo que fuese con tal de que Onigumo muriera.

    —Mi padre vive en su mundo de negocios, mi madre vive tratando de complacerlo. Ellos creen que son buenos padres, y no es que sean tan malos como para odiarlos. Es sólo que… No estaría mal saber que tienes el apoyo de tus padres —explicó con expresión contrariada. El helado se derretía en su mano; ahora le apetecía en nada—. Por eso te envidio Sango —confesó—, tú siempre vas a contar con tus padres —una sonrisa chulesca se dibujó en su cara. Miroku correspondió el gesto.

    —Es algo que les agradezco mucho —susurró apenada. Se sentía vergonzoso ver como todos tenían sus cargas, y saber que en comparación su vida no tenía complicaciones. En esos momentos, el agarre de Miroku se sentía más cálido.

    —¡Que envidia! —exclamó Ayame, estirándose en su asiento—. Mis padres están siempre en la casa, pero los dos están en su propio mundo. Cada que los veo yo creo que no han vuelto a tener sexo desde que me tuvieron a mí, y todo para asegurarse de que el condón no va a fallar —explicó. Como siempre, hablaba de forma rápida y entusiasta haciendo gran cantidad de gestos con las manos. Algunos sonrieron con indulgencia ante su comentario—. ¡Es en serio, a penas y los veo para el desayuno! —declaró entre suaves risas.

    —Me encantaría que en mi casa fuera así —habló Kikyou, sonriendo con inusitada complicidad—. En mi casa todo es perfecto, casa perfecta, padres perfectos, familia perfecta, perro perfecto, comida perfecta, sin ningún problema —relató con voz de anciana estirada—. Es frustrante tener que ser la hermana ejemplar e hija perfecta, si viviera en una casa como la de Ayame, a nadie le importaría lo que yo hiciera —dijo en tono anhelante. Tenía un codo sobre la mesa, y el rostro sobre la palma; la posición le daba un aire cautivante y veracidad a sus palabras, que todos seguían con atención.

    —¡Cambiemos de casa, entonces! —sugirió Ayame, y estalló en risas. En el fondo, para ella no tenía ninguna gracia.

    Al final, las dos estamos mal.

    —Sesshōmaru —le llamó Kagome. El aludido levantó una ceja, intrigado. Sabiendo que no obtendría respuesta verbal, prosiguió—: ¿Cómo es en tu casa? —le preguntó directamente. Todos callaron para prestar atención a la conversación; Sesshōmaru provocaba inquietudes a todo el que no fuera su allegado—. Siempre he tenido curiosidad de saber cómo son los rusos.

    —En realidad, dudo que sea de tu incumbencia, Higurashi. Empero, conociéndote, no estarás en paz hasta saciar tu duda: Mis padres cumplen con su deber. Mi familia es grata pero no excesivamente expresiva —explicó con su voz gruesa y suave al mismo tiempo.

    —Pensé que los rusos eran más… —trató de expresarse Sango.

    —¿Rígidos? ¿Cerrados? ¿Caras duras? ¿Estilo droopy? —mencionaba Ayame con cinismo.

    —Si quieres también les dices Yue (9) —le dijo Kagome en el mismo tono.


    —Podría… Pero me da flojera —se excusó Ayame sonriendo con desgana.

    (1) Estuve todos mis días
    Esperando al lado del teléfono
    Que nunca sonó,
    Y todo lo que necesitaba era una llamada
    Que nunca llegó,
    A la esquina de Primero y Amistad

    —Podrás después, faltan 15 para que comience la película —anunció Naraku, parándose y suprimiendo un bostezo en el acto.

    Con prontitud, el grupo le imitó.

    -
    (1) He encontrado a Dios
    En la esquina de Primero y Amistad

    Donde el oeste
    Era todo lo casi ganado.

    —Sesshōmaru… —le llamó Inuyasha en un susurro.

    Ambos eran los últimos del grupo, estando lo suficientemente alejados como para que no escuchasen nada de lo que dijeran.

    —¿Dime? —le contestó Sesshōmaru.

    —Dasha y Yura están bien. Y vas a encontrarlos —dijo el moreno, dándole un fuerte apretón a su mano izquierda.

    —Padre tuvo que viajar a Rusia, su hermano menor tuvo un accidente automovilístico. Dijo que me respondería cuando volviera —le explicó en susurros, mirando al frente todo el tiempo. Correspondió levemente el apretón, mostrando su agradecimiento. La mano del británico se sentía áspera y los dedos tenían varios callos, siendo igualmente cálida.
    —Sé que son importantes para ti, pero por hoy, relájate —aconsejó Inuyasha.

    La mano de Sesshōmaru tenía los dedos excesivamente largos, y la palma fina un tanto rasposa, su piel delicada y suave. Y aunque nadie lo creyera, transmitía un belicoso calor al contacto.

    —¡I-chan, apresúrate! —le gritó Kagome, con la mano derecha agitándola al aire y una sonrisa en los labios.

    Sin poder detenerlo, la cálida mano le abandonó, dejando una estela de su presencia marcada en su mente.

    -

    —¡Aaaaah, se va a morir el niñooo! —gritaba Kōga cambiando su voz, arrojando palomitas a la fila delantera. Un niño empezó a llorar con fuerza. Kōga rió para sí.

    A su lado, Naraku y Kikyō seguían debatiendo sobre no-sé-qué de la sociedad, y se estaba hartando. La película era malísima, Miroku había huido, Inuyasha se había dormido y sólo tenía cerca a los existencialistas y a Kagura, que no le quería prestar atención.

    Sentados todos en la última fila, la iluminación era relativa.

    Sango y Miroku, sentados a la esquina, podían dar testimonio de ello. Ayame y Kagome, que les seguían, dirían lo contrario, aún dispuestas a espiar a sus amigos lo que durara la película. Inuyasha, dormido sobre el hombro de Sesshōmaru, si pudiera diría que era la justa para un descanso. Lin y Kagura afirmarían que era la necesaria para que nadie les prestara atención. Kōga, resignado a la peste de película, la agradecería por lo fácil que es molestar y lo difícil de que adivinen quién es. Naraku y Kikyō dirían sin problemas que no les importa, están más entretenidos escuchando música y hablando, como para preocuparse por algo tan nimio.

    -
    (6) Mírame, mírate,
    Cómo hemos cambiado
    Ya no podemos volver…
    Hacia atrás.

    A los primeros 20 minutos de película, Sesshōmaru sintió como un peso muerto le aguijoneaba el brazo.

    Apartó sus ojos del móvil, para detallar la cara de Inuyasha que parecía sumido en un largo sueño.

    Se quedó jugando Devil May Cry (10) y no durmió en toda la noche Pensó notando las profundas ojeras en el moreno.

    Retuvo un suspiro.

    Lo tomó del hombro derecho, sosteniéndolo el tiempo requerido para levantar el reposa-brazos. Giró su cuerpo a la izquierda, para que Inuyasha, inclinado, descansara contra su tórax, y evitar que alguno de los dos resintiera la posición luego. Descansó su mano derecha contra la muñeca izquierda de Inuyasha, sintiendo el roce con la camisa.

    A pesar de los años, Inuyasha seguía teniendo el mismo rostro del niño pequeño que sonreía a todos y lloraba en silencio, entre los rincones.

    Sin saberlo, una diminuta sonrisa nostálgica se dibujó en su rostro.

    Al final, y a pesar de sus promesas de verano, ambos habían cambiado. Dejaron de llorar, de jugar, de tener inocencia. Él asumía sus responsabilidades para con su familia, Inuyasha las ignoraba. Inuyasha ya no temía a la oscuridad, y él ya no temía a los perros; Ira y Misha, sus mascotas, eran la viva prueba de ello. Inuyasha ahora no permitía que le molestaran, y a él ya no le interesaba complacer a su familia.

    Lentamente, ambos se iban desprendiendo de aquello que no necesitaban. Sin embargo, allí estaba el niño travieso y de espíritu inquebrantable, reflejado en ese rostro de gruesas cejas y pestañas, labios finos, nariz pringona y ojos grandes.

    Junto a él estaba Inuyasha, el mismo adolescente que siempre estuvo con él de una u otra manera.

    -
    (5) ¿Podemos volar? ¿Nos quedamos?
    Podríamos perder, podríamos fallar
    De cualquier manera, las opciones cambian
    Las oportunidades fallan, los trenes se descarrilan.

    No puedo, maldición, no puedo.

    Estar tan cerca, pero a la vez tan lejos.

    Kagura estaba sentada a su lado, más que concentrada en la película.

    Sería tan sencillo actuar como antaño y deslizar su mano izquierda, con precaución, hasta alcanzarla. Rozarla, tocarla, hacerla estremecer.

    Lin suspiró.

    Sabía que Kagura le quería, le necesitaba tanto como ella. ¿Por qué entonces no arriesgarse? Ya otras veces había sido rechazada por Kagura.

    Pero nunca cuando le ofrecía placer, recordó.

    Una sonrisa desconsolada se dibujó en sus labios. Cierto, nunca se había negado si había placer de por medio, pero eso sólo le hacía, dudar.

    ¿Kagura la querría sólo para jugar, y no diferenciaba el amor del deseo?

    Kagura siempre le miraba con los ojos brillantes de alegría. Kagura siempre había estado allí para ella dispuesta a escuchar sus lloriqueos de adolescente idiota; siempre había tenido una pastilla tendida para los dolores menstruales y para la resaca; nunca le había dejado plantada en una cita; si alguien le dirigía tal sólo una mirada de asco, Kagura estaba allí para defenderla. Kagura nunca le cuestionaba más de lo necesario, esperaba siempre a escucharla cuando quisiera hablar. Kagura nunca se había alejado de ella, sin importar cuanto se encerrara en sí misma.

    Dolía, como un demonio.

    ¿Entonces por qué ahora Kagura…?

    Enterrando las uñas de su mano derecha en su palma, movió la mano izquierda con disimulada lentitud. Revisó que nadie les prestara atención, y agradeció que Sesshōmaru casi le estuviese dando la espalda.

    Rozó el costado derecho de Kagura, expandiendo su palma todo lo posible.

    Kagura respingó. Hizo el amago de voltear a verla, pero se arrepintió.

    Lin sonrió.

    Con la misma mano, le rozó la espalda, a la altura de la cintura. Kagura era especialmente sensible allí.

    Kagura se arqueó levemente, otorgándole más espacio. Su rostro tenía un rojo furioso encantador.

    Paseo sus dedos por el sujetador, hundiendo sus dedos detrás del broche, tensando la tela.

    Kagura tembló.

    Haló levemente el broche, probándolo, y lo soltó.

    Kagura suspiró con alivio, destensionando un poco sus hombros.

    Con un movimiento circular, Lin le acarició la baja espalda, sin llegar siquiera a sus glúteos.

    No lo necesitaba. La espalda era un lugar sensible para Kagura, y el simple movimiento, le provocaba escalofríos. Y Lin lo sabía.

    Decidiendo aventurarse un poco más, Lin levantó lentamente la camiseta de Kagura, sumergiendo sus dedos, pero acariciando sólo con la yema. Luego, le rasguñó la columna vertebral, desde la parte baja del sujetador hasta el comienzo del pantalón blanco que Kagura llevaba.

    Al instante, una mano le agarró con fuerza la pierna izquierda, clavándole también las uñas.

    Oprimiendo sus labios por la sensación del agarre, Lin extendió la palma de su mano, y con tranquilidad, acarició la zona.

    Escuchó un suspiro entrecortado.

    Lin decidió que lo mejor era dejar de tentar el destino. No era ni le momento ni el lugar. Tragándose un suspiro resignado, retiró su mano y se dispuso a ver la película.

    Al poco rato, un mensaje llegó a su celular rezando: ‘Quiero seguir’, cuyo remitente era Kagura.

    -

    Notas Finales: ¡No puedo creerlo, ya son más de 50 págs.! ::risas::. Al final, encontraréis fotos de Ira (abreviativo de Irina) y Misha (abreviativo de Mijaíl); ambos son Borzoi Rusos, una raza de perros utilizados por la realeza en los tiempos donde la cacería de lobos era un deporte.

    (1) You Found Me: The Fray.
    (2) Si Amaneciera: Saratoga.
    (3) I'll Follow You Into The Dark: Death Cab For Cutie.
    (4) No Me Digas Que No: Nikki Clan.
    (5) 30 Minutes: T.A.T.U.
    (6) Mírame, Mírate: Natalia La Furcade.
    (7) Up!: En esta historia estámarcada mi opinión personal, mis amigas pusieron caras de Shuichi y me convencieron de verla. Se trata sobre cómo un anciano trata de lograr el sueño de su esposa de tener una casa en el Salto Ángel (Aquí en Venezuela, edo. Bolívar), y sela lleva flotando con una cantidad irrisoria de globos atravesando incluso el mar Caribe; gracias a un chiquillo boy scout termina metido en una serie de enredos con animales de por medio, para descubrir al final que no puedevivir aferrándose como un hermitaño a los sueños de su esposa.
    (8) Ramadánes el noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes realizan un ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol. (Termina definición de wikipedia y comienza reseña Jack). El motivo de esto es purgar todos los pecados cometidos en el año; sólo los bebés tienen derecho a faltar a esto. Se realiza en todo el mes de Septiembre hasta su final, donde debe haber luna llena si no mal recuerdo. Los musulmanes no trabajan, porque están todo el día rezando. Para los extrangeros es trabajo de medio día, luego del Ramadán, empiezan a otorgar las vacasiones laborales (a los extrangeros).
    (9) Se refiere al personaje de Card Captor Sakura.
    (10)
    Es un videojuego de acción donde la historia se centra en los personajes de Dante y Trish y su búsqueda para enfrentar el demonio. Mundus

    Gracias por leer.¿Dudas, opiniones, críticas, incongruencias, errores? No dudéis en dejar un RR.
     
  11.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: And start with...

    No puedo creerlo! Habria jurado que posteé en la continuacion pasada, pero ahora veo que no hay ninguna huellita mia. Lei, pero se me fue avion ToT. Disculpa u.u

    Bueno, dejando de recordar mi estupidez de la semana pasada (mucho trabajo), me encarrilo a la continuacion actual :3

    Genialosa!

    Es el grupo mas grande que he visto/leido, normalmente son de 4 a 5 personas las que se juntan para hacer sus cosas y aca todos jalaron (aunque pusieron sus lineas rapidamente xD).

    Solo en este fanfic, me he vuelvo fan de Kouga. Empezando por que adoro su manera de comportarse, el joven es de lo mas jodiiiido (que le gusta joder xD) que he visto. Tambien esta el hecho de sus padres, no los niega y como los defiende (LLL!

    Sango es... es... pues la tenia en el concepto de buena niña. Ahora es buena niña mas algo bruta xD.

    Me hubiera gustado que le preguntaran a Naraku o Kagura sobre su casa, me pica la curiosidad por saber que contestarian u.ù

    Ayame y Kagome, me gustan como son. Tienen sus broncas existenciales no tan fuertes como otros, pero algo es algo, y sin embargo, siempre las veo dar brinquitos xD. Ademas, ame esta parte:
    Fueron varias partes que ame, como las dicuciones que empezaba Kouga con sus comentarios, pero se me haria re-largo el post si citara cada una. Asi que cito la que mas me gusto de todas, y solo por que proviene de un personaje misterioso como él mismo o,o

    Kikyo, señorita inteligente... Le ha quedado como anillo al dedo xD. No es mucho lo que puedo decir de este personaje, no es una de mis favoritas, y aclaro que tampoco la odio. Siempre me mantenido neutral con ella o,o No obstante, siempre la he tenido etiquetada como la muñeca inteligente, un tanto confiada (lo digo por lo que vi en el anime/manga).

    Lin, otro personaje que no me agrada o desagrada. Es re-linda y sencilla la niña, pero no se, esperemos que tu fanfic depierte mi interes en ella, sin Kagura (ahora resulta que soy yurista xD).

    Y... acabe, creo o,o Si estoy equivocada, mil perdones, pero suele pasar xD.

    Hasta la siguiente, Jack =)
     
  12.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    ¡¡Yo sabía que una de las canciones era de Nikkie Clan!!!! xD

    Este capitulo estuvo entretenido, sobre todo el “Quiero más” de Kagura. Impúdicas van a hacer cebo al cine. Cochinas. Sesshoumaru e InuYasha cada vez más tiernos. ¿Por qué tendría que decirle Yue? Eso no lo entendí, acaso el va a ser parte de la historia (?)

    Otra cosa que me dio cosita. ¿Los padres de Kouga están molestos? Ajá eso lo entendí, pero acaso uno no quiere al otro (¿?) Es todo algo confuso, con respecto a eso. Además insisto muchas parejas HOTS, y nada hot con Kagome. Hago mucho hincapié en ella porque me agrada su personaje.

    Ahora entiendo la actitud perfecta de Kikyo, tiene que seguir el ejemplo de su familia. Ser perfecta, algo que no me gusta. Porque la gente no es perfecta y tener que lidiar con eso, nunca poder desvariar, siempre tener que seguir por el camino de las reglas y normas sociales, me parece súper molesto y cansino.

    ¡¡OMG!! No hables mal de UP que yo estoy enamorada de la película “Sólo han pasado unos minutos y ya te quiero” ay no demasiado bello.

    Estuvo genial, espero pronto leer la continuación. Dile a tu mujer que no sea tan caprichosa. J Besos, Ami.
     
  13.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    Hola, soy nueva leyendo tú fic. Claro leí sólo el último capitulo. Demasiado largo, pobre de mis ojos :(
    Es muy entretenido y fácil de leer, se entiende a la perfección. Además usas a la mayoría de los personajes, algo que se ve muy pocas veces, bueno nunca; diría yo, el tuyo es el primero que veo así. Es muy original, al igual en la forma en que lo narras.
    La personalidad de cada personaje no se sale de la original.
    Me gusta que uses a todos y le des un espacio en tú fic. A mí no me parece que la película UP sea mala :( al contrario es súper divertida ;) Adoro la actitud de Kikyo, es bueno leer que no la pongan como zorra, ptha, mala asdf....

    Jajaja sin duda algúna me agrado esa parte jaja. Espero leer el siguiente capitúlo.
    PD: No lo hagas tan largo, 50 pag. es mucho :(
     
  14.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    uolaz!!!!la verdad no parecia 50 paginas jajajajaj pero bueno mejor, yo ni sikiera llego a la novena hoja jqjqjqjqj

    me kede confundida, cada vez ke leo la historia, mas me confundo y me da mas ansias de leer, tú sabes perfectamente que tengo una enfermedad llamada SessxRin, y pues cada vez que leo en tu historia algo parecido indirectamente ahi, consta de que tu dices que no te gusta me pone realmente feliz, asi sea una miradita jajajajaj
    pero, se me desilusionan todo al ver esa escenita InuxSess, pero bueno me tewngo que desilusionar porque se nota desde lejos que es un SessxInu, bueno triste pero aun lo voy a seguir leyendo, jajajajal menos me conformo con esas pekeñitas escenitas hayyy tambien casi me da un infarto esa escena RinxKagu como es eso, son unas ¡pervertidas! y en una sala de cine jajajajaj la verdad todvaia siento mucha curiosidad de saber cual es la relacion de mi pareja predlecta (sessxrin) y entre ellos jajaj por eso lo sigo leyendo y x ke me encanta como escribes y redactas y la historia es muy interesante
    siguelo ke me ecnanta
    no demores en la conti ajaaj
    sessxrin
     
  15.  
    Miharu Rokujo

    Miharu Rokujo Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Agosto 2008
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    Es la primera vez que leo tu fic y me gusta mucho! <3
    Me gusta como redactas aunque realmente algunas escenas son algo fuertes.
    "Quiero seguir" Hmmm.. :HM:
    Amé la parte en que Inuyasha se durmió y Sesshomaru se acordaba cuando era niño, fue muy tierno ;^;
    Yue? Vaya, lo sabía, sabía que se trataba del personaje de CardCaptor Sakura, pero fue rara esa parte xD
    Me gusta como son tan compinches, es muy divertido xD
    Continualo cuando puedas :) Realmente me encanta
    Saludos! :gah*
     
  16.  
    sanguitolove

    sanguitolove Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2007
    Mensajes:
    198
    Pluma de
    Escritora
    Re: And start with...

    Olas woooow
    este capitulo me dejo :eek:
    sobre todo lo del amorio entre Lin y Kagura
    nunca se me paso por la cabeza.
    Pense que Lin y Sesshomaru tenian una relacion...
    Y lo de Sesshomaru e Inuyasha tambien es algo extraño
    No entendi algo... ¿En donde estaba la bufanda de Lin?
    Por lo que entendi, Sango lo estaba usando de Falda o no???
    Espero puedas contestarme esa preguntita...
    Y tambien que continues pronto tu historia...
    Besitos para ti

    *~Sanguito-chan~*
     
  17.  
    VickyGothic

    VickyGothic Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2006
    Mensajes:
    295
    Pluma de
    Escritor
    Re: And start with...

    :)Hi!! compañero maracucho curoseando por alli me encontre esta fabulosa y espantacular historia , aveces es un poco confusa pero me encanta como la narras lentamente todos intervienen y tiene ese peso sobre sus vidas las relaciones yuri yaoi las adoro

    Sobre este capitulo me encanto como inu se le acerca y apoya a sessh silenciosamente , aunque quisiera ver un poquito mas de accion! pero se que despues se vera jeje xD , y a kagome no la as emparejado con nadie :( , y me dejaste con ganas de mas! con kagura y lin , aunque se que para la proxima!! lo aras ¬¬ mas te vale!

    Hasta la proxima conti bye!!
     
  18.  
    Hina Frost

    Hina Frost Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    20 Mayo 2008
    Mensajes:
    22
    Re: And start with...

    Hola!!

    waaaaaaaa esta vez me tarde mucho en leer el cap T_T! que sacrilegio, hagan me el favor de pegarme un tiro D:! (mmm ok tal vez no, después como leo lo demás D:?) Ah si, a lo que vengo... ¡Me encanto el capítulo! Te digo, hubo partes en las que me sentí identificada O.o Y me encanto la parte en la que dice que I-chan se desvelo jugando Devil May Cry xD!! Me recordó a mi cuando me desvelo jugando *-* jajajajajaja

    Ahhh a mi me encanto la película de "Up!" esta así como que tierna y graciosa xD (aun tengo mi lado infantil no me culpes D: ) En fin, me gustó mucho; espero que ahora no te tome tanto actualizar o.o

    Sin mas, me despido
    cuídate mucho
    bye!~
     
  19.  
    Jack Killer

    Jack Killer Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    27 Julio 2008
    Mensajes:
    38
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    And start with...
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    5254
    Re: And start with...

    Título: And star with… (Y empieza con…).
    Disclaimer: Los personajes de este capítulo y posiblemente de toda la historia son propiedad de Rumiko Takahashi.
    Resumen: Me gustaría lanzarme a la vida.
    Autor: Jack Killer.
    Parejas: Se descubrirían a lo largo del fanfiction.
    Rating: No menores de 17.
    Categoría: Inuyasha.
    Género: Romance, angs., misterio, AU, posible OoC justificado de algunos personajes.
    Capítulos: 9/?
    ¿Completo?: No.
    Advertencias: Lenguaje adulto, Yuri (relaciones chica/chica), Yaoi (relaciones chico/chico), contenido hetero fuerte, violencia, sado-masoquismo, muerte de un personaje. En este capítulo en especial: Lemmon (escenas sexuales explícitas).
    Notas del Autor: Sé que habéis visto que se puso sólo la presentación, tenedme paciencia, que eran las 3am cuando traté de actualizar y noté que por desgracia me faltaba algo: las canciones. Traté de borrar el post pero no me salió la ::censura:: opción; para nuestra suerte, me dio la oportunida de alargar el capítulo. Aquí está el verdadero capítulo. Este capítulo es sobretodo de Lin y Kagura, aviso antes de que me queráis linchar; también contiene lemmon (ya imaginaréis de quienes), que está en mi Blog. Aquellas que no deseen leer el lemmon, avísenme para darles un resumen por MP.
    Tabla de Personajes:
    Sesshōmaru Dmitryevich Korsakof: Rusia.
    Inuyasha BlackLion: Gales-Gran Bretaña.
    Higurashi Brown Kagome Isabelle: Inglaterra- Gran Bretaña.
    Sonozaki Sango: Japón.
    Maebara Kikyō: Japón.
    Jenice Evans (Ayame): Escocia- Gran Bretaña.
    Jan Novotný (Kōga): República Checa.
    Abbruzzi Massimiliano (Miroku): Italia.
    Kagami Naraku y Kagami Kagura: Japón.
    Lin Gallardo: Venezuela.

    Sin más comentarios. Disfruten el capítulo:

    -(1)
    Y a pesar de todo ella me protege
    Me da mucho amor y cariño
    Sin importar si estoy en lo cierto o no.
    Sé que la vida no me romperá
    Cuando le necesite no me abandonará


    Las luces a los contados se encendieron, marcando el final de la película.

    Con disimulo y rapidez, Kagura abrochó su brasier.
    —¡Aaaaahhhh! —bostezó bestialmente Inuyasha, olvidando las normas de etiqueta que le habían acompañado toda su niñez. Giró la cabeza a ambos lados, revisando que todos siguieran en su lugar. Luego, miró a izquierda con intensidad—. Thanks, Sesshōmaru —susurró con una sonrisa somnolienta. El ruso asintió.


    —Deberíamos esperar a que todos salgan —le dijo en voz moderadamente alta, para ser escuchado por los más cercanos a las escaleras. Se levantó, suprimió un bostezo apretando los labios y los ojos.


    —Tengo hambre —se quejó Inuyasha, colocando los brazos detrás de su cabeza—. ¿Quieres ir comer a mi casa? —invitó, mirándolo expectante.


    —Ha pasado tiempo desde la última vez que vi a Izayoi —comentó, dando un sí implícito—. Vamos —apremió avanzando por la fila. Gracias a esto, no vio la sonrisa alegre de Inuyasha.

    -(1)
    Cuando me siento débil
    Y mi dolor recorre calles de un solo sentido,
    Miro hacia arriba
    Y sé que siempre seré bendecido con amor.


    —¿Y ahora que hacemos? —preguntó Ayame, con el brazo derecho entrelazado con el izquierdo de Kagome.


    —Por la hora, quiero irme a casa, así tal vez pueda hablar con mi padre —contó Kagome, con un brillo de esperanza en sus ojos y una expresión emocionada en su rostro.


    —Yo iré a una librería del centro que vende libros de occidente, seguro consigo el último libro de vampiros de Anne Rice —explicó Kikyō, mirando a Kagura, que aunque nadie parecía notarlo, ella sabía que estaba muy nerviosa.


    —Kagura y yo iremos a mi casa, que le voy a enseñar a hacer pulseras —dijo Lin con suma tranquilidad.


    —¿Lin-san hace pulseras de su país, cierto? —preguntó Sango con una sonrisa comprensiva, con su brazo izquierdo entrelazado con el derecho de Kagome.


    —Sip —certificó la eludida.


    —Me gustaría aprender a hacer algo así, aunque seguro es algo difícil, pero sería bueno y vender algo que nadie conoce supondría buen dinero —explicaba Kagome con emoción. Giró su cabeza hacia atrás, enfocando a Sesshōmaru y a Kōga—. ¿Y ustedes chicos, que harán? —preguntó en general.


    —Me voy a mi casa, tal vez a esta hora pueda hablar con mis amigos de República Checa por Messenger —le respondió Kōga, con aspecto meditabundo. Tal vez ya se hallan despertado los muy bastardos, pensó con una sonrisa cínica.


    —Sesshōmaru y yo nos vamos a comer a mi casa —respondió Inuyasha, de último en el grupo.


    —Iré al trabajo —explicó Naraku ante la mirada de su hermana.


    —¿Y ustedes, Sango y Miroku, que harán? —preguntó indiscretamente Ayame, con una risilla pícara. Miroku tosió, Sango se sonrojó como un semáforo. (Atrapados in fraganti). Las chicas rieron.


    —Bueno… —empezó Sango, con un hilo de voz—, yo no puedo volver a mi casa, padre se enojaría muchísimo…


    —Y bueno… —siguió Miroku, en tono nervioso y apresurado—, necesitamos comer, así que pasaremos por mi casa y… —las risas de las chicas se oyeron en alto, impidiéndole continuar. Moderadamente, una vena se asomó en su frente.


    —Que se diviertan —les deseó abiertamente Kagome, con cierto retintín pervertido. Inuyasha y Kōga se unieron al grupo, riendo.


    —¡Lloraré de la risa! —admitió Lin.


    —Está bien disfrutar estos momentos juntos —dijo Ayame.


    —Sobretodo si es a costillas de los catadores profesionales —soltó Inuyasha, de forma burlona. Kōga y Kikyō rieron más.


    —¿Por qué? —preguntó Kagura.


    —Porque han desarrollado tanto los músculos de la lengua que están al nivel de los reyes —explicó Inuyasha. Ahora Lin y Kagome rieron con ellos.


    —Sigo sin entender —expresó Ayame.


    —Se besan tanto que desarrollan los músculos de la lengua Ayame, que se supone debes tener muy bien para poner hacer las catas de las comidas —expuso detalladamente Kōga, con un todo de aburrimiento. Será lenta esta mujer…


    —Ah —susurró con entendimiento. Al final ni a ella ni a Kagura le había causado gracia.

    -(2)
    Está cayéndose, pero no puedo encontrarla,Y si mi cuerpo se hunde en el vértigo,Las nubes de la lluvia esconderán el cielo.
    Cuando Lin se hubo separado un poco del grupo, Sesshōmaru le abordó.

    —Imagino sabrás lo que estás haciendo —le susurró, rozando el brazo izquierdo de Lin.


    —Lo sé —le respondió Lin, luchando por no mirar a Kagura. Enredó su brazo izquierdo con el derecho de Sesshōmaru, para así poder hablar con mayor intimidad.


    —No vayas a llorar —ordenó Sesshōmaru, mirando sin disimulo a Kagura, que charlaba con Sango.


    —No lo haré —musitó llena de convicción. Sabía lo que había provocado, que había podido evitar y no quiso. Hoy no llovería (3).

    Cuando Lin levantó la vista del piso, notó que todos, tan estáticos como ella y Sesshōmaru, les miraban a ambos. ¿Cuándo se habían detenido? Kagome, Ayame, Sango y Miroku tenían expresiones de estupefacción; el resto, sus amigos, parecían curiosos por saber qué sucedía.

    —¿Qué…? —inició su pregunta Lin, pero fue interrumpida por Ayame.


    —¿Ustedes son novios? —le preguntó esta.

    Lin miró a ambos lados, sabiendo que hablaba de ella, pero sin saber de quién más. Giró hacia Sesshōmaru, interrogándolo con la mirada; este le dio un halón a su brazo. Comprendiendo, Lin abrió los ojos en demasía, y se echó a reír.

    —Noooo, para nada —aclaró cuando acabó su risa, acercándose más al ruso.


    —¿Entonces por qué ustedes…? —inició Sango, que fue interrumpida por Lin.


    —Porque sí —dijo con una sonrisa divertida bailándole en las comisuras de los labios—. A Sesshōmaru no le molesta, y a mí me gusta hacerlo. Sólo somos amigos —aclaró nuevamente riendo.

    Sango, Kagome y Ayame suspiraron decepcionadas. Habían tenido la esperanza de ver que los rumores eran verdaderos. (La vida, cuando quiere, es cruel).

    El rostro de Sesshōmaru se mantiene imperturbable. Interiormente, está molesto. Él no tiene porqué rendir cuentas de su vida personal con nadie, menos a unos ‘conocidos’, como para tener que soportar tal escena.

    -

    Kagura sintió un escalofrío recorriéndole nuevamente. Sumado a la mirada de censurada ira de su hermano, sentía la mirada de Sesshōmaru pegada a su nuca.

    Se atrevió a mirarle disimuladamente, notando la advertencia que los ojos color ámbar expresaban. ¿Por qué le advertiría algo…? ¿Acaso Sesshōmaru lo sabría…?

    Una alarma se disparó en su interior. Sin embargo, se decidió a ignorarla.

    -(4)
    Manejas hasta que pierdes del camino

    O te separas de aquellos a quienes has acompañado.


    —Más vale estés a las 7 en casa —amenazó Naraku de forma susurrante, en el oído de Kagura.

    Kagura pegó un respingo. No lo había sentido acercarse.

    —Estaré allí —prometió, ojeando una tienda de ropa a su costado.

    Con esas palabras Naraku se alejó satisfecho, y se acercó a Sesshōmaru.


    (5) De nuevo mis ojos verán

    A través del cristal

    De un mal presagio.



    —Van a hacerlo ¿Cierto? —le afirmó, mas que preguntó.


    —Efectivamente —le respondió, revisando su cuenta bandeja de entrada de gmail, por el móvil. Aún no me ha escrito.


    —Hoy va a ser un largo día —expresó Naraku, en un suspiro disimulado.


    —No, hoy va a llover (3) —contradijo Sesshōmaru. Guardó el móvil en sus pantalones, y siguió avanzando a la salida.

    Ambos sabían que nada bueno saldría de esto.

    -

    Estando en el pórtico, las manos le temblaban. A pesar de eso, abrió la puerta con facilidad.

    Entró, encendió las luces.

    Ambas permanecieron en silencio, sintiendo sus propios nervios.

    —Iré arriba, sube cuando te diga ¿Bien? —cuestionó con una sonrisa débil.


    —Está bien —aceptó Kagura, cruzándose de brazos como si se estuviese abrazando.


    —¿Aún recuerdas dónde queda mi habitación? —preguntó al tiempo que cruzaba sus manos detrás de su espalda, e iba subiendo los peldaños de la escalera.


    —Sí, no te preocupes —le dijo Kagura, observándola subir.

    La casa se sentía diferente. Esa mañana los gritos y los pasos de adolescentes la hicieron parecer acogedora. Ahora se sentía como una flor marchita, desolada y vieja.

    Kagura suspiró, diciéndose que los nervios le estaban haciendo desvariar. (Cuan fácil es negarse la verdad).

    -

    Al entrar a su habitación, supo que debía organizarla un poco.

    Tomó con rapidez la ropa y los zapatos que estaban desperdigados en el suelo, los arrojó al armario.

    Cambió las sábanas amarillas de la cama por unas vinotinto. Cerró las negras cortinas, notando en ese momento que no había encendido la luz. Con una maldición en la lengua, caminó a tientas por la habitación, chocando con el escritorio.

    Encendió la luz. Caminó hasta el velador, abrió el tercer cajón, sacó siete velas de un paquete, una varilla de incienso olor a canela y una caja de fósforos.

    Colocó las velas en el velador, en el piso, en la repisa sobre la cama y en el escritorio. La varilla la colocó sobre el aire acondicionado, asegurándose de que el olor se esparciera.

    Apresuradamente entró al baño, se desvistió y se duchó como un rayo. Salió, se secó levemente, abrió la puerta del armario por la que cayeron a sus pies todo lo antes recogido. Maldijo nuevamente. Tomó un corto vestido estraple de algodón. Apretujó la ropa contra el interior del armario, y lo cerró aliviada.

    Revisó su móvil.

    Vaya, todo en 10 minutos. Soy genial.

    Se perfumó levemente, para acto seguido caminar hacia la puerta, apagar las luces y salir de la habitación.

    —¡Kagura, sube! —gritó.

    Se mordió el labio inferior impaciente. (Hoy Kagura no se iba a olvidar de ella).

    -
    (4) Hay una especie de ventana a tu derecha

    Mientras él va para la izquierda y tú te quedas a la derecha

    Entre las líneas del temor y la culpa

    Comienzas a preguntarte porqué viniste


    Increíble, habían pasado 10 minutos de largo auto-compadecimiento y no los había notado siquiera.

    Respiró profundamente, preparándose para subir las escaleras.

    Sabía el cómo, sabía el cuándo, sabía el dónde, pero no sabía el porqué.

    ¿Por qué estaba allí ahora, dispuesta a intimar con Lin? ¿Por qué seguía caminando si estaba muriendo de miedo?

    A pesar de sus inquietudes, sus pies siguieron avanzando peldaño a peldaño, conduciéndola a la cima de la escalera, cada vez más cerca de finalizar lo que había empezado en el cine.

    ¿Por qué podía entregarse a Lin…?

    Había tenido muchos novios. En los últimos años, ellos le habían mirado con deseo. Cuando eso pasaba, ella se alejaba, huía, sabiendo que no podría siquiera pensarlo. La sola idea le aterraba.

    Sin embargo, no era la primera vez que Lin aventuraba sus manos más allá de su camiseta, hasta acunar sus senos y hacerle perder la respiración.

    Tembló, y se horrorizó al hacerlo. No estaba temblando de miedo, estaba temblando de anticipación, estaba deseosa de saber cómo la tocaría Lin.

    ¿Por qué podía confiar en Lin?

    Sus cavilaciones se detuvieron cuando la escalera acabó. Al mirar a su derecha, encontró a Lin recargada contra la puerta de su habitación.

    Tragó saliva.

    Se veía… Hermosa, y sexy.

    Quisiera o no, ya no había vuelta atrás.

    - (Contenido Lemmon, para seguir leyendo iros a mi Blog).


    -


    Cuando recobró el sentido, lo primero que detalló fue una gran humedad en su entrepierna. Lo segundo, la humedad pegajosa en sus senos. Y lo tercero, a Lin respirando agitada contra su cuello.

    —¿Qué tal? —le preguntó Lin con la voz rota, sonando amortiguada por la posición.


    —Fue… Maravilloso… —admitió Kagura.


    —Me alegra —le dijo, sin embargo, Kagura no sabía porqué, pero su voz sonaba todo lo contrario.

    (8) Y El Cadáver Del Minuto Que Pasó,
    Me Dice Tu Estrategia Te Arruinó,
    No Queda Más Que Ir Aprendiendo A Vivir Solo,
    Si Te Quedan Agallas.


    Sin prevenirlo, Lin la abrazó con todas sus fuerzas, apretando entre sus manos la carne de su espalda y los mechones de su cabello, casi fundiéndola con su cuerpo, aspirando su aroma, besando su piel.

    Se estremeció completamente, no queriendo reconocer la dicha que le invadía.

    Sólo un instante, luego Lin le soltó. Se levantó de la cama, acomodó su vestido, y giró para mirarla.

    —Supongo que querrás bañarte —le dijo. Kagura la miró extrañada, pero reparó en lo pegajosa que se sentía.


    —Sí, no me iría mal —respondió con una sonrisa tirante. Se sentía completamente relajada.


    —Ya sabes donde está le baño, saldré para que puedas bañarte en paz —informó sin mirarle al rostro—. Toma la ropa que necesites del closet, y deja el pantalón sobe el lavabo. Lávate bien la sangre —aconsejó.

    Después de eso, sin dar tiempo a réplicas, Lin abandonó la habitación.

    Y sin querer admitir porqué, Kagura se sintió destrozada.

    -
    (9) Acompáñame a estar solo
    acompáñame al silencio
    de charlar sin las palabras
    a saber que estás ahí y yo a tu lado.


    —Tengo un mal presentimiento —le dijo Sesshoumaru a Inuyasha, mientras secaba los platos y el segundo los lavaba.


    —Que extraño… —comentó Inuyasha, tratando con una mancha especialmente dura en la olla—, no es normal que digas eso.


    —Es sobre Lin —determinó. Inuyasha le miró alarmado.


    —Deberías ir a su casa —aconsejó, retomando la tarea. Un nudo se instaló en su garganta.


    —No, ella me avisará. Iré a mi casa, no he visto a madre en todo el día.


    —Bien, cuando terminemos te abro —dictaminó con una sonrisa, mirando a Sesshoumaru. Aún así, no podía evitar preocuparse, porque si Sesshoumaru lo estaba, lo que hubiera pasado, sería grave.

    -

    Siguió los consejos de Lin. Se bañó bien, se vistió, y salió de la habitación.

    Bajó por las escaleras, mirando a todos lados, buscándola. La encontró en el sofá de la sala, leyendo un libro enorme.

    —He terminado —anunció, observándola directamente.


    —Muy bien, nos veremos la próxima vez —se despidió Lin con un tono falsamente alegre. Lo sabía.

    Lin dejó el libro a un lado, se levantó, cruzó la sala, llegó al recibidor, tomó las llaves de una mesita que tenía a la derecha, giró hacia ella y le sonrió. Kagura avanzó hasta ella.

    —Claro, nos veremos el lunes —se despidió Kagura.


    —Kagura… —le llamaron.

    Kagura se paró en el pórtico. Una mano le tomó con suavidad del mentón, le bajó un poco el rostro. Unos labios se hicieron de los suyos en un inocente roce. Se sonrojó furiosamente. Cerró los ojos, entregándose al beso.

    Los labios se alejaron, Kagura abrió los ojos. No pudo ver el rostro de Lin, porque lo mantenía cabizbajo, pero sí vio sus labios, apretados en una firme línea. Lin sólo hacía eso cuando iba a llorar.

    Lin retrocedió, hizo una inclinación de despedida japonesa, y cerró la puerta tras de sí.

    (6) When you walk away

    You don’t haer me say...

    “Please, Oh baby. Don’t go”.


    Más confundida que nunca, Kagura abandonó el lugar.

    -(10)

    Estaré allí para ti.

    Estas cinco palabras te las juro.


    Había sido un día extraño. Ni malo ni bueno, pero sí estresante. Se permitió relajarse, acostado en la tina.

    Lin aún no lo llamaba. Había colocado el móvil a su costado, en el borde de la tina; aún no recibía siquiera un correo (11).

    Suspiró, satisfecho con los olores que le aletargaban los otros sentidos.

    No tan repentinamente, ‘Enter Sandman’ (12) inundó la habitación. Irritado, se irguió un poco, tomó el maldito aparato y sin ver el remitente descolgó la llamada.

    —Korsakof Sesshoumaru —respondió.


    —Ven a mi casa —le pidió una voz agónica, quebrada. Se sentó por completo, reconociendo la voz de Lin.


    —Voy en camino —aseguró. La llamada se colgó.

    Sin tomarse la molestia de secarse, salió del baño con una toalla en la mano. Abrió el armario con módico estrépito, tomó una camisa, un pantalón, unas deportivas y una casaca. Se pasó la toalla con rapidez por el cuerpo, sabiendo que el agua de su cabello lo seguía mojando; al acabar, la arrojó a la cama. Se vistió dejando la camisa casualmente por fuera y se colocó las zapatillas. Caminó al tocador y tomó una cinta cualquiera, las llaves de su auto, la billetera, un paquete de cigarrillos y el encendedor.

    Salió de la casa con calma, asegurándose de no alarmar a nadie. Montó en el auto, presionó el botón del portón y se puso en marcha, con la duda de qué había pasado punzándole en la mente.

    -


    Notas finales: Agradecimientos a mi Rocío de Manantial. Bien, no negaré que se me ha hecho complicado el lemmon, es el primero completo que escribo y especialmente de mujeres ::supiro::. Sé que me queréis linchar por el final de capítulo. Gracias a todas por comentar y por leer esta historia ¡Ya lleva 70 págs., apenas puedo creerlo! (Debo sonar repetitivo y arrogante, pero aún estoy pasando el trauma), gracias ustedes por motivarme a continuarla.
    [FONT=&quot]
    [/FONT]
    (1) Angels: Robbie Williams.
    (2) And she said: L’arc En Ciel.

    (3) Hoy (no) lloverá: Si habéis notado en las series anime, los japoneses dicen “hoy lloverá” cuando están a punto de llorar, así no haya nubes de lluvia.
    (4) How To Save A Life: The Fray.
    (5) Blurry Eyes: L’arc En Ciel.
    (6) Simple And Clean: Utada Hikaru.
    (7) Desnúdate Mujer: David Bisbal.
    (8) Minutos: Ricardo Arjona.

    (9) Acompáñame A Estar Solo: Ricardo Arjona.
    (10) I’ll Be There For You: Bon Jovi.
    (11) Un Correo: Otra vez, haciendo hincapié en el anime; allí normalmente se ve que se refieren como ‘un correo’ a un mensaje de texto.

    (12) Enter Sandman: Metallica.
     
  20.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: And start with...

    Como que falta el capitulo, Jack :rolleyes:

    Venga, edito, asi no hago spam ;D

    Kagura y Lin... que interesante relacion. Muy ilustrativo lo que acaba de pasar, y me ha dejado muy intrigada el comportamiento de Lin. Sus broncas psicologicas tendra.

    Y que leal es Sesshoumaru! Bueno, en otros lugares si es visto de que cuando te necesite un amigo, pues ahi vas. Sin embargo, nunca me ha tocado experimentar ninguna de las dos partes o.ó y cuando lo leo/veo en el anime, me emociona :3

    Linchar es poco comparado a lo que te quiero hacer u.u Y calla! las muejeres son hermosas, te debiste haber deleitado con tanta belleza xD.


    Espero pronto el proximo capitulo (me consume la ansiedad).
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso