Long-fic Amor Prohibido

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Kyouko Kiryuu, 12 Julio 2009.

Cargando...
  1.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amor Prohibido

    Amiga, es una lastima que pongas continuaciones de tu fic cada dos o tres meses, es muy linda tu narración. Aunque me gusta que hayas colocado los pensamientos de Inuyasha, aunque creo que hay un poquito de Ooc. Aunque es mínimo, ya que Inuyasha no es así tan comprensivo ni en sus pensamientos. Noté que tienes varios errores de dedo, nada graves, (a Iza le sucede absolutamente todo el tiempo) Eso no trascendental aquí Yuuko. Bueno, espero que pronto nos digas porque es un amor prohibido (Ya sé, supongo que es por lazos de sangre o porque la amenazaron para eso) Lamento a esta bocona, ya jesireth nos censuró en su fic porque no quiere que le quitemos la diversión de traer muertas las neuronas de sus lectoras. (¡¡¡Yo sé la verdad!!!)
     
  2.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,593
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Amor Prohibido
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    3303
    Re: Amor Prohibido

    ¡Hola! Perdonen que no haya actualizado antes, pero la verdad, estuve muy ocupada estudiando para mis exámenes finales, ahora tendré que preocuparme por los extras ToT

    Además no sé qué es lo que me pasó últimamente, que por más que quería escribir la conti., las ideas no me salían y fui de poco a poco… Gomen nazai.
    Trataré de actualizar los fines de semana.

    En fin aquí les dejo la continuación.

    Capítulo 10° Una inesperada invitación.

    “¿Quién es? Acaso es ¿Inuyasha? Pero esto no es posible, le quiero hablar, pero no sé cómo empezar, un momento… ¿Con quién se encuentra? Es una muchacha, sin embargo no logro distinguir de quien se trata, no creo haberla visto por los alrededores; pero que… ¡La está besando! No, no es posible ¿por qué la besa? ¿Quién es ella? Inuyasha, por favor, ya basta…, ¿por qué me lastimas? Espera, escúchame, no te vayas, te lo suplico… ¡Inuyasha!

    — Kagome… Lo siento, tenías razón, lo nuestro no puede ser.

    — ¿Qué dices? No por favor, no te vayas, te lo suplico… porque yo, yo…

    — Perdóname… Adiós.”


    La jovencita de cabello azabache se despertó de aquel sueño, sin darse cuenta, pequeñas lágrimas recorrían sus rosadas mejillas, ese sueño había sido demasiado para ella, nunca se imagino sentir tal dolor por aquel hombre que años atrás había dejado en el olvido.

    No sabía el porqué de su llanto, si ella misma eligió seguir su camino sin aquel hombre, decidió dejar libre el corazón de él para que volviese a querer a otra persona, sin embargo recordar ese sueño, recordarlo a él en brazos de otra, ver como en ese sueño él se iba de su lado para no regresar nunca más le oprimía su delicado corazón, por más que quisiera ocultar su amor, no podía, ella misma se hizo a la idea de que lo único que sentía por aquel joven era cariño, pero tarde o temprano todo se revelaría…

    Se agarró su rostro y comenzó a secar aquellas gotitas de agua que caían de sus ojos color chocolate… Miró hacia la ventana y se dio cuenta que aun era temprano, fijó su vista en su reloj de cabecera, en efecto eran las 3:00 a.m.

    Ya había pasado una semana desde que se volvieron a ver después de tanto tiempo, aún tenía el número de él, pero no quería llamar, no estaba lista para hacerlo, tuvo la semana entera para asimilar el hecho de que aquel muchacho había vuelto a su vida y no se iría tan fácilmente.

    Se dispuso a dormir nuevamente, sin embargo no podía, daba vueltas en la cama, pensando en todo lo sucedido, y en ese sueño tan triste que tuvo. En el fondo deseaba que se quedara como lo que es “un sueño”, pero algo en su interior le decía que no estaba lejos de la realidad.

    Dieron las 4:30 a.m. y seguía sin poder conciliar el sueño, así que decidió salir a caminar un rato alrededor de su casa; se paró de la cama, comenzó a caminar rumbo a su closet, de ahí sacó un pants color rojo y una playera rosa con una flor en medio, se puso sus pantuflas y salió de la habitación.

    Al salir de su casa llevaba un pequeño abrigo encima de la playera; se encamino hacia el patio de su casa, donde se podía apreciar un árbol enorme, el cual denominaban “árbol sagrado”, ella se paró frente a él, por algún extraño motivo recordó lo que su abuelo le había contado tiempo atrás…

    ‘Se le denomina “árbol sagrado”, porque, desde tiempos muy remotos se acercaban a él, monjes, sacerdotisas, campesinos, mujeres y niños para pedirle que les concediera uno de sus más profundos deseos, pero este deseo tenía que ser sincero y sin malas intenciones, sacado desde lo profundo de su corazón… El árbol podía sentir si esos sentimientos eras honestos y no perjudicaban a nadie, si esto era así, concedía aquel anhelo, pero si era todo lo contrario, aquello que fue pedido se volvería en contra de quien lo deseó…’

    —Vaya… ¿será cierto lo que me contó mi abuelo? —Se preguntaba la jovencita para sí misma.

    Ella se sentó al lado de aquel enorme árbol, fijó su mirada en el cielo estrellado, por un leve segundo su mente le trajo a la cabeza una figura, al darse cuenta de quién era, agitó levemente la cabeza, para quitar aquella imagen de sus recuerdos.

    Cuando pudo dejar tranquilos a esos fantasmas del pasado, se recargó en el tronco y cerró los ojos, esa madrugada era pasiva, todo era silencio, solo estaba ella, nadie más…

    Cuando se sintió tranquila decidió regresar a su cama, para poder dormir por lo menos algunas horas…

    Las horas pasaron volando, ya eran las 10:00 a.m. sin querer la linda azabache durmió más de lo que tenía planeado, si no fuese por su mamá que estaba a punto de despertarla dormiría todo el día.

    — ¿Kagome? ¿Estás despierta? —Preguntó su madre. Al no recibir respuesta por parte de ella decidió entrar.

    Cuál fue su sorpresa al ver que su hija aún dormía, se veía como un ángel, su rostro estaba pacifico, no quería despertarla pero lo tenía que hacer, ya era la hora de desayunar, a parte ese día la iría a visitar su novio, ahora prometido.

    —Kagome, hija, vamos, es hora de levantarse, tienes que desayunar algo antes de que llegue Kouga —comentó su mamá, hablándole con una voz no muy fuerte, dándole unas cuantas sacudidas en su cuerpo, para que despertase.

    — ¿Kouga? —Preguntó adormilada, de repente abrió los ojos y repentinamente dijo sobresaltada—: ¡Es cierto se me había olvidado por completo!

    Levanto la mirada y vio la hora, se quedo paralizada al ver que se había quedado dormida.

    — Te esperamos en el comedor, no tardes mucho cariño —añadió su madre y salió por la puerta.

    Kagome miró hacia donde salió su madre, después de eso se levanto de la cama, fue directo a buscar ropa limpia, salió de su habitación y se metió al baño, abrió las llaves y dejó caer el agua sobre la bañera; cuando ya estaba llena, cerró el agua, se quitó la ropa y se metió en ella.

    Sumergió su rostro en el agua, su mirada se encontraba perdida en un mar de problemas sin resolver, seguía pensando que es lo que haría con aquel muchacho de ojos color ámbar, ya no podía más con eso que sentía, comenzó a recordar lo que sucedió con ese muchacho aquella noche, ella tenía que tomar una decisión, el día que lo volviese a ver se decidiría todo.

    Pasado un rato salió de la tina y se envolvió en una toalla, primero empezó a secar su cabello, para después seguir con su delicado y bien formado cuerpo. Cuando estuvo lista salió del baño, se dirigió a su habitación para cepillar su cabello, una vez que acabo, bajo las escaleras y llego al comedor, en el cual ya se encontraba su familia esperándola para desayunar.

    — Hija ¿Por qué tardaste tanto en bajar? —Inquirió su madre, regalándole una tierna sonrisa.

    Ella sólo la observo y le devolvió la sonrisa, miró aquel cuadro tan hermoso, en el que su familia estaba junta.

    — Lo que pasa es que decidí tomar una ducha, me quería refrescar un rato.

    — Entiendo…, entonces ven a sentarte para que desayunes con nosotros —indicó su madre. Recorriendo la silla para que se sentara.

    El desayuno estuvo todo el tiempo en plena paz, la familia de Kagome eran personas tranquilas y muy unidas, siempre se apoyaban los unos a los otros; ella tenía un gran amor hacia ellos, pero más hacia su hermano menor Souta, siempre cuidaba de él, le ayudaba a su madre cuando él se enfermaba.

    Después de que terminaron de desayunar ella subió a su habitación para recoger unas cosas y cepillarse los dientes. No paso mucho tiempo cuando tocaron el timbre de la casa, la señora Higurashi abrió la puerta suponiendo de quien se trataba.

    — ¡Buenos días! ¿Se encuentra Kagome? —Preguntó el muchacho de tez apiñonada. Mostrando una sonrisa de oreja a oreja.

    —Buenos días Kouga, claro, en seguida viene fue a terminar de arreglarse, por favor pasa —comentó la señora, haciendo un ademán con la mano invitándolo a que pasase al vestíbulo.

    El muchacho acepto dicha invitación, mientras esperaban a la jovencita, ellos platicaban sobre cómo se sentía él al lado de la muchacha, lo mucho que la quería y que es capaz de todo con tal de verla feliz; la madre de ella escuchaba todo lo que decía y le parecía maravilloso, en efecto su hija había escogido a la persona correcta.

    Cuando se dieron cuenta la joven ya había bajado y los estaba observando con una mirada cálida.

    Al darse cuenta de que ella ya estaba lista él enseguida se puso de pie y fue a donde estaba la muchacha, la agarro de la cintura y la beso como si no la hubiese visto en bastante tiempo.

    — Amor… ¿Eso por qué fue? —Preguntó aquella joven, un poco impresionada por lo que él había hecho.

    Ella ya sabía que él podía llegar a actuar así, pero lo hacía cuando tenía algo planeado o le iba a dar una buena noticia.

    — En el camino te cuento —le susurró en el oído, después voltearon a ver a la madre de ella y él comentó—: fue un placer hablar con usted, hace mucho que no platicábamos de esta manera y me sentí muy a gusto, bueno sin más que decir me despido, al rato traigo a su hija.

    — El placer fue mío, me da gusto saber que mi hija eligió a un muchacho como tú, te la encargo mucho, me la cuidas y no te preocupes por la hora, confío en ustedes —añadió la señora, con una sonrisa en su rostro y despidiéndolos con la mano.

    Ellos salieron tomados de la mano, en el camino ambos iban en silencio y eso a ella le incomodaba, ya que él no era así, además quería saber que se traía entre manos.

    — Kouga… —Lo llamó la muchacha, volteando a ver el rostro de él.

    — No te impacientes amor, muy pronto sabrás lo que estoy planeando —contestó con un tono de voz divertido por la curiosidad de ella.

    — Está bien, entonces tendré que esperar —musitó ella resignada.

    Estuvieron caminando un largo rato, hasta que llegaron a una tienda departamental, eso se le hizo muy raro a ella, porque cada vez que van de compras es por el hecho de que tienen una fiesta o algún compromiso. Pero no recordaba haber quedado con algunos de sus amigos para un convivio o algo parecido.

    — Sé lo que piensas, te has de estar preguntando el porqué te he traído aquí, pero no quería adelantarme a decirte lo que me han propuesto —empezó a decir él, al ver la cara de incertidumbre que traía su acompañante.

    — Entonces ¿A dónde nos invitaron? O mejor dicho ¿A dónde te invitaron?

    — Bien, pues veras, hace unos días me encontré con Miroku, creo que es el novio de tu amiga Sango, y no estaba solo, se encontraba con un amigo de la infancia, me dijo que le quiere hacer una fiesta de bienvenida y quiere que todos sus amigos estén presentes, al parecer tu amiga te iba a decir, pero yo no quise que lo hiciera, ya que quería ser yo quien te invitara, así que no le reclames nada a ella, fue idea mía que no te dijera absolutamente nada, quería ser yo quien te viera con tu cara de incertidumbre al no saber lo que sucedía —confesó el muchacho de ojos color azul, mostrándole una gran sonrisa a ella.

    — Kouga ¿Cuándo es la fiesta? —Inquirió ella, viendo la expresión de él y después decir—: ¿No me digas que es hoy?

    — Este…, no, hoy no… —Él espero a que su novia respondiera algo, pero al no ver respuesta decidió continuar—: Es mañana, perdona que te lo diga hasta ahorita, yo sé que te debí decir antes pero yo me quiero cerciorar que seas la más bella de todas.

    — Gracias por todo lo que me dices, pero no era necesario que me trajeras a elegir algo, yo misma pude haberlo hecho, no es necesario que gastes en cosas como estas, no me gusta ser una carga para ti —lo regañó, pero por dentro estaba feliz de que él se preocupara por ella.

    — ¿Qué dices? Tú no eres una carga para mí, todo lo contrario, y ya te lo había dicho antes yo por ti soy capaz de cualquier cosa —la regañó y luego añadió—: elige lo que te guste, no importa cuánto cueste yo lo pago.

    — No, ya te dije que no —reprocho ella, pero viendo que él no cambiaría de opinión decidió resignarse, para añadir—: bien, tú ganas, pero conste que te lo pagaré.

    — No importa si así logro que me dejes comprarte lo que te guste —contestó el muchacho de la coleta.

    Pasaron toda la mañana viendo las tiendas departamentales y salieron de ahí con algunas bolsas, las cuales las iba cargando aquel joven, ya que no dejo que la muchacha las cargara, por más que ella le insistió él no cedió.

    La tarde la pasaron comiendo en un restaurant llamado Ramen Tenjinshita Daiki-Bunkyo, después de que terminaron de comer, fueron a caminar alrededor de aquel lugar, el atardecer estaba llegando a su final y con ello el día de esta feliz pareja. Aquel muchacho llevo a la joven a su hogar, tal como se lo había prometido a su “suegra”. Se despidió de ella con un beso en los labios y después marcho de ahí.

    --

    Mientras tanto en una casa estilo antiguo se encontraban dos muchachos hablando sobre la tan esperada fiesta de bienvenida.

    Un joven de ojos color ámbar, miraba impaciente a su amigo, le quería preguntar algo pero se le hacía difícil. Se armo de valor como siempre lo hacía y decidido al fin, le preguntó.

    — Oye… ¿Quién es ese tipo de hace unos días?

    — ¿Cuál tipo? ¡Ah! Te refieres a Kouga…, pues él es el novio de la amiga de mi novia —contestó el joven con una serenidad en su voz.

    — ¿Novio de la amiga de tu novia? ¡Feh! No te entendí, pero no importa, sabes algo ese tipo no me cayó bien —confesó él con el ceño fruncido.

    — Inuyasha ni siquiera lo has tratado como para decir que no te cae bien —le dijo el joven de la colita, volteando a ver la cara del joven de ojos color ámbar.

    — Pues tal vez sea cierto, pero hay algo en él que hace que no confíe en sus palabras, es algo indescriptible pero no me cae bien —dijo él, con un tono de voz irritado, y volteando a ver a otro lado.

    — Sí, sí, lo que tu digas amigo…, por cierto ¿Has tenido noticias del amor de tu vida? —Inquirió aquel chico, observando la reacción de su camarada.

    — No, aún no he sabido nada de ella, después de aquella noche no se ha comunicado conmigo y no me quiso dar su número, así que tengo que esperar a que ella dé el primer paso —replicó el muchacho de cabellera plateada.

    — Vaya que mal por ti, esa vez fue una excelente oportunidad para que pudiesen hablar —objeto aquel chico de ojos azules. Le dio unas palmaditas en la espalda a su compañero.

    — ¡Miroku! —Gritó el joven y añadió un poco irritado—: deja de hacer eso, no necesito tú lastima ni la de nadie, tarde o temprano la veré de nuevo y ese día no se me escabullirá como la última vez.

    — Ahora que recuerdo, no me has revelado el nombre de tu amada —comentó, dejando ver una pequeña mueca en su boca.

    — ¿Su nombre? Ella se llama, K…

    — Inuyasha, así que aquí estabas, no te me escabullas de esa manera, ¿entendiste? —Replicó una muchacha de tez blanca, cabello largo y lacio, de color negro.

    — Kikyo, perdona, no fue mi intención hacer eso, no lo vuelvo a hacer, te lo prometo.

    — Ahora que recuerdo, no me has revelado el nombre de tu amada —comentó, dejando ver una pequeña mueca en su boca.

    — ¿Su nombre? Ella se llama, K…

    — Inuyasha, así que aquí estabas, no te me escabullas de esa manera, ¿entendiste? —Replicó una muchacha de tez blanca, cabello largo y lacio, de color negro.

    — Kikyo, perdona, no fue mi intención hacer eso, no lo vuelvo a hacer, te lo prometo.

    La joven se le quedo viendo con aquella mirada fría que la caracterizaba, por alguna extraña razón no se sentía a gusto, tenía una rara sensación de que algo sucedía, podría decirse que estaba segura que algo pasaría el día de mañana, hace días que no podía dormir bien, siempre soñaba con la misma mujer, pero no entendía de quién se trataba, pero eso no le importaba ahora. Lo único que le interesaba era estar al lado de Inuyasha para siempre y no separarse de él nunca.

    Continuara...


    Espero que les haya gustado y como dije antes perdonen que no actualizara antes, gracias por esperar... Ya saben acepto cualquier comentario, critica constructiva y demás.

    Dark Phoenix: Hola amiga! Sí, ya sé que puse la versión de los pensamientos de Inuyasha, y lo hice justamente porque me habías comentado sobre ello, espero que te haya gustado este cap y te agradezco mucho tu apoyo.

    Kinary: Me da mucho gusto que te haya gustado la conti anterior, me da gusto saber qu elo que escribo le gusta a las demás personas... Arigato.

    windmiko: ¡Hola amiga! Me alegra el saber que cuento con tu apoyo, te agradezco que me hayas hecho notar los errores, lo merezco, así como luego yo te hago batallar también xD Espero que sigas leyendo la trama de mi historia..., bueno nos vemos.

    maFFer susin: Te agradezco el apoyo y bienvenida a mi ff. Espero que esta conti te haya gustado ^-^

    Izayoi sama: Lamento no haber actualizado antes, pero es que las ideas no afloraban mis sentidos, además de que le había perdido el hilo a la historia, pero creo que ya lo volví a encontrar, estaré viendo lo de los errores de dedo, espero que no se me haya ido ninguno esta vez :S Te agradezco tu apoyo ;)

    Bueno yo me despido nos vemos en la próxima conti.

    Sayonara.
    :monito:
     
  3.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amor Prohibido

    Amiga, hola!!!
    cuanto tiempo sin pasarme a leer tu escrito, lo lamento...
    Bueno, creo que tu historia va mejorando mucho, me facina
    la trama pues es muuy interesante, y cada vez describes mas la situacion
    Solo que repetiste dos veces esto:


    — Ahora que recuerdo, no me has revelado el nombre de tu amada —comentó, dejando ver una pequeña mueca en su boca.

    — ¿Su nombre? Ella se llama, K…

    — Inuyasha, así que aquí estabas, no te me escabullas de esa manera, ¿entendiste? —Replicó una muchacha de tez blanca, cabello largo y lacio, de color negro.

    — Kikyo, perdona, no fue mi intención hacer eso, no lo vuelvo a hacer, te lo prometo.

    te aconsejo ller tu escrito antes de publicarlo
    Grrr me siento irritada por Kikyo yo se que originalmente no es mala pero siempre mete las narices donde no la llaman jsjsjs
    En fin, tu escrito va mu bien amiga, me has dejado con la intriga sube la conti en cuanto puedas vale?
    Te mando un abrazo y un kiss cuidate mucho,
    PD:Ya estoy biendo toda la serie y el manga de vampire kinigth
    Manga: capitulo 29
    Anime: vampire knight 1
     
  4.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amor Prohibido

    Ten cuidado en repetir frases o palabras, aparte de la que mencionó Dark Phoenix está ésta también:
    Trata de evitar los pleonasmos, que fueron muy comunes en este capitulo. También te fallaron muchas tildes en tiempo pasado; no es necesario que te marque dónde se acentúan porque sé que lo sabes muy bien ;), tuviste excelente control a la hora de narrar, pero de lo que te debes cuidar un poco es en la colocación de guiones, no fue común, pero sí se ve uno que otro error. La trama de este capitulo hubo bastante tensión, no solamente porque InuYasha ya conoció al prometido de Kagome sin que se diera cuenta D: , a Koga lo pintas como todo un amor, lo que toda chica quiere, lo amé por completo. Ah, se me olvidaba, noté que colocabas los dos puntos “:” después de un guión, eso está bien a la hora de narrar, pero no lo coloques dónde no debe:
    Los dos puntos son un símbolo de puntuación que indica lo que sigue es consecuencia o conclusión de lo que antecede, o bien, lo que quiere completar el personaje. La cita que te marqué está mal empleada, no sé con exactitud cómo explicarte —aparte de que muy pocas veces utilizó ese signo, lo uso solamente cuando es necesario—, un ejemplo que te podría dar es éste:
    Es uno de los miles de ejemplos, espero que me hayas entendido. Conozco esto porque me gusta mucho la literatura.
     
  5.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,593
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Amor Prohibido
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1282
    Re: Amor Prohibido

    ¡Konnichiwa! Creo que tardé más de lo que tenía planeado, pido una disculpa, pero es que mi imaginación no me ayudaba en nada, ya sé que el cap., es demasiado chiquito, pero quise dejarlo así porque me parece que lo bueno viene en sig., me costó un poco la manera en la que tenía que empezar este capítulo, espero que les guste. ^-^

    Capítulo 11°

    El día prometido no se hizo esperar, el que organizaba el evento había hecho una reservación hace unos días en un salón muy elegante, el cual ya tenía todo incluido, meseros, cocineros, sillas, mesas y un grupo de música clásica.

    Todos los presentes hacían el trabajo que les correspondía, cuando se dieron cuenta ya era la hora de abrir las puertas para dejar pasar a los invitados, conforme llegaban las personas iban ocupando lugar en las mesas asignadas por los meseros, en la entrada se encontraba recibiendo y alagando a las jovencitas aquel muchacho de ojos azules de una pequeña colita, él llevaba un traje azul oscuro, camisa blanca de manga larga, la cual tenía dos botones desabrochados, dejando ver su cuello y unos zapatos de baile que hacían juego con lo demás.

    — ¡Buenas noches hermosa señorita! Caballero… adelante, pasen, el mesero les indicara su mesa —indicaba el joven anfitrión. La mayoría de los invitados ya habían llegado solo faltaban 2 personas importantes.

    --

    Mientras tanto en la casa Higurashi se encontraba un joven de piel apiñonada, ya tenía rato esperando a la muchacha que habitaba esa casa, él traía puesto un traje color negro, camisa blanca con una corbata que hacía juego y unos zapatos negros.

    Cuando se dio cuenta ella ya estaba lista y lo había estado observando hacía ya un rato; él se levantó del sofá, se dirigió en dirección a la joven, no podía creer lo que sus ojos veían, puesto que era demasiado bello para ser cierto, la chica llevaba encima un vestido rojo, de tirantes, que le llegaba a las rodilla, en medio del vestido portaba una flor de plata.

    La muchacha se le quedo viendo, notó como aquel joven se le quedó viendo, no pudo evitar que se le saliera una pequeña risita disimulada, estaba claro que ese vestido que llevaba puesto le quedaba bien y eso lo confirmó gracias a su novio, se ruborizó un poco e iba a comenzar a hablar, pero él le ganó la palabra después de salir de su trance.

    — ¡Oh! Kagome te ves bellísima, vas a ser la envidia de la fiesta y me voy a sentir muy alagado de que los otros hombres me envidien al ver la diosa que tengo por novia —fanfarroneó un poco el muchacho. Ella no respondió nada ante ese comentario, ya que no le dio tiempo de pensar una respuesta, sólo optó por decir un simple “gracias”; él tomó la mano de la chica y la condujo hacia su auto

    Salieron de la casa, se subieron al coche y se dirigieron a su destino. Ella estaba sorprendida el carro era muy elegante por dentro y por fuera, se sentía un poco rara al estar sentada en aquella maravilla, ya que toda su vida se había desplazado por camiones, metros y a pie.

    En el camino iban en silencio, no se habían comunicado en lo absoluto, aquello era extraño, Kagome sentía que algo iba a pasar en la dichosa fiesta, tenía un vago presentimiento, pero no sabía que era, ya antes lo había sentido, el día que se volvió a encontrar con aquel ser de ojos color miel.

    “Inuyasha ¿Qué estarás haciendo en estos momentos?”, pensó Kagome. Iba sumida en sus pensamientos y no se percató de que su acompañante la llamaba.

    — Kagome… —murmuró él, agarrando su mano con delicadeza, pero no recibió respuesta de la susodicha.

    “Si aquella vez no le hubiese rechazado, me pregunto ¿Qué habría pasado entre ambos? Lo más probable es que nuestro encuentro llegara más allá de una simple plática… Es extraño, ¿por qué justo ahora lo recuerdo? ¿Por qué su cara, sus ojos, su cabello, todo él se me viene a la mente? No lo entiendo, pero estoy segura que es muy poco probable que lo vuelva a ver en esta ciudad tan grande, ahora que lo pienso si ya me lo encontré una vez y sin que yo quisiera, que puede garantizar que el destino tenga planeado unirnos o no en un futuro no muy lejano, hay ya Kagome deja de pensar en eso”.

    — ¿Kagome? Amor… ¿Te encuentras bien? —Inquirió el joven de ojos color azul. El automóvil ya no estaba en movimiento, hacia algunos minutos habían llegado al salón, pero al parecer la muchacha aún no se daba cuenta.
    Después de algunas llamadas más por parte de él, ella reaccionó y se dio cuenta de la mirada de preocupación que tenía Kouga.

    Se sintió mal por haber hecho que se preocupara por ella, así que lo volteó a ver y le sonrió como nunca antes lo había hecho; él se tranquilizó, se encogió de hombros al ver que su novia ya estaba de vuelta, en el mundo de los vivos –por así decirlo- se miraron mutuamente y se besaron.

    Después de aquel beso, él se bajo del automóvil y le abrió la puerta a la mujer que iba sentada en el asiento del copiloto, la ayudó a bajar, cerró la puerta y se encaminaron a la recepción donde ya los esperaba su amigo.

    Continuara...

    El capítulo anterior noté y me hicieron notar que repetí 2 veces los diálogos, lo lamento, ese fue error mío y no de word, ya que ahí si lo escribí bien, al parecer yo lo copie dos veces n.nU Así que les pido una disculpa... Gomen nasai.

    Este cap., decidí hacerlo así de corto, por cuestiones de tiempo y de imaginación, sinceramente espero que lo hayan disfrutado aunque esté así. De por sí casi no tenía tiempo de escribir, ahora voy a tener menos time, ya que, entré a la escuela la semana pasada, además ésta y las dos siguientes van a ser muy duras, prox., semana, es cultural para la escuela y tengo que meterme a talleres y la que sigue al parecer son parciales y extras ToT (no es justo ¬¬).
    En fin, que se le va a hacer.


    Dark Phoenix: Gracias por tu apoyo amiga, también te agradezco el que me hayas hecho notar lo que repetí 2 veces, lo juro, en word lo tengo bien, al parecer fue error mío al copiarlo para pasarlo acá... Qué bien que estés viendo o que ya hayas acabado de ver Vampire knigth, es una de las mejores series que puede haber ^^

    Windmiko: Amiga me da gusto saber que cuento con tu apoyo, tus consejos los tomo en cuenta, así como el de los demás, esta vez estuve checando y teniendo cuidado con no repetir palabras, supongo que se me fueron algunas, pero pues espero que nada del otro mundo, perdona si este cap., es corto pero pues ya puse ante el porqué :D

    Bueno sin más que decir, me despido.

    Sayonara.
    :suspenso:
     
  6.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amor Prohibido

    Bueno linda ya me tienes aqui, lamento no haber pasado antes pero de verdad que el tiempo ahora es mi peor enemigo, estre a la prepa y pues ya sabes el resto.

    Cierto, fue un capitulo corto, pero si no hay inspiracion simple y censillamente no la hay, sin embargo yo te recomiendo que te tardes mas en la continuaciones pero de esa manera sean un poco mas largas, por que este lo senti omo relleno, y no te preocupes yo tambien lo ago seguido jsjssj.
    lindo el vestodo de Aome, yo quiero uno jsjsjsjs, hay pobresito Koga, me da penita jsjsjs, pero que bien que Aome piense en mi Inu, eso es buena señal de su parte,

    Bueno, no tengo mucho que comentar, me voy, por que de hecho no deveria estar en Cemzoo si no haciendo la tarea jsjsjsjs.

    Te mando un abrazo y un kiss amiga, TKM.sayonara.
     
  7.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amor Prohibido

    wow me perdi dos contys y no sabes cuanto me arrepiento, me facino la continuacion, ecxelente trama, me dejaste mas intrigada que nunca pero por que no pueden estar juntos???? que triste en fin espero continuacion chao (:
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso