AMOR INESPERADO

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por DANY, 15 Junio 2012.

  1.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1243
    hola a todos esta es la primera historia que escribo espero que les gustes si tienen criticas acerca de mi historia quisiera saber en que debo mejorar y en que estoy bien me gustaria saberlas gracias...


    capitulo I
    Esta mañana me levante un poco cansada, ya que esa fiesta estuvo espectacular, creo que bebi demasiado anoche, y como habra amnecido inuyasha. inuyasha es mi mejor amigo desde que tenia 9 años, lo conoci en la escuela yo era nueva asi queno conocia a nadie. recuerdo que habia unos niños que me molestaban
    demasiado
    flash back
    -¡oye niñita! me decia uno de ellos
    -Que- conteste mietras volteba a mirarlo
    -¿como te llamas?
    -aome
    -bueno Aome, dame lo que tienes ahi- me decia el con mucha autoridad
    -no puedo, esto no es tuyo
    -que me lo des!- me gritaba el
    -que no!- le grite aun con mas fuerza
    depronto senti que me arrebato mi maleta y yo cai al suelo y me di un golpe en la parte trasera que me hizo llorar. Depronto inuyasha aparecio y me defendio
    -oigan dejenla! o es que su madre no les eneño a tratar bien a una niña-decia inuyasha con rabia
    - y quien te crees para venir a mandarnos, por que mejor no te largas- gritaba ese niño tan grosero.
    inuyasha no le dijo nada solo le respondio con un golpe en la cara que lo tiro al suelo y lo puso a llorar.
    -estas bien?- me preguntaba inuyasha mientras me ayudaba a levantarme
    -si-le respondi mientras secaba mis lagrimas- gracias
    -mi nombre es inuyasha y el tuyo
    -Aome-
    -que lindo nombre-me decia con una linda sonrisa
    fin flashback
    desde ese dia inuyasha y yo somos los mejores amigos.
    Depronto senti sonar el telefono
    -hola?
    -hola Aome como amanecistes? soy sango-me preguntaba mi amiga con algo de preocupacon con la forma en como bebi anoche
    -amiga ni te imaginas, con un dolor de cabeza horrible...creo que hoy no me levnatare en todo el dia.
    -si quieres ire mas tarde para hacerte compañia-
    - ok, gracias
    -chao Aome
    -adios nos vemos luego-le dije mientras colgaba el telefono.
    ya era medio dia y yo todavia en la cama, al cabo de un rato tocaron la puerta y me levante para ver quien era.
    -hola aome - me saludaban sango e inuyasha al tiempo
    -como estas?mepregunto inuyasha mientras me daba un abrazo
    -con un dolor de cabeza que ni te imaginas-le dcia mientras tocaba mi cabeza
    -bueno como sabia que ibas a estar asi decidi traerte algo de comer-me decia inuysha mientras me daba la comida que el preparo se veia deliciosa.
    -hay no sabes cuanto te lo gradesco, con estos malestares no he tenido animos de nada
    pasamos una tarde deliciosa viendo peliculas y hablando de todo lo que hice anoche mientras estaba tomada, la verdad es que no recuerdo nada, ellos solo me contaban cosas que supuesatamente yo hice ya que ellos no tomaron mucho pudieron recordar todo lo que hicimos.
    despues de esa tarde espectacular que pasamos yo me senti mejor e inuysha y sango se fueron asus casas.
    al dia siguiente me levante temprano para ir a la univeridad donde hago mi carrera de de pediatria al igual que Miroku, el es otro de mis mejores amigos y que ademas siempre ha estado enamorado de sango desde niños pero ella no le hace caso por ser tan mujeriego.
    -hola Aome como estas? me preguntaba Miroku mientras me saludaba con une beso en la mejilla.
    -bien y tu?
    -bien...oye Aome y sango? me preguntaba con algo de curiosidad
    -no lo se hoy no la he visto- le conteste algo extrañada ya que ella es la primera que llega.
    sango e inuyasha decidieron hacer su carrera de veterinaria y ya estan en el ultimo semestre. Al rato llego inuyasha pero sango nunca llego.entramos a clases e hicimos unos examenes que estaban muy faciles.
    al terminar las clases nos encontramos con inuyasha a la salida y decidimos ir a la casa de sango para saber por que no habia ido a clases, llegamos a su casa y nos dimos cuenta que tenia unas vendas en su brazo.
    -sango que ta paso!? le pregunte muy preocupada al verla asi
    -lo que paso es que estaba bajando las escaleras y no se con que me tropece que al caer, cai sobre mi brazo y me lo fracture
    -y por que no nos llamastes ?-le pregunto Miroku
    -la verdad que del dolor no se ni donde habia dejado el celular, mis vecino oyeron mis gritos y ellos me llevaron de inmediato ahora fue que dieron de alta.
    nos quedamos con ella toda la tarde miroku e inuyasha se fueron a sus casas y yo me quede con ella por si necesitaba algo.
    Pasaron los dias y ya sango podia mover su brazo con un poco de dolor. miroku llego desde muy temprano y le llevo unas frutas e inuyasha llego al rato y le llevo los libros para que se pusiera al dia con todo de la universidad.
    estabamos sentados en el balcon cuando vimos llegar un camion de mudanza, era muy grande
    detras estaba un carro muy hermoso y de alli bajo una joven creo que era mas omenos de nuestra edad como uno 19 o 20 años tenia un rostro muy bonito, Miroku apenas la vio se le querian salir los ojos, a Inuyasha creo que tambien le habia llamado mucho la atencion aquella joven.
    -oye Inuyasha no me digas que tu gusta esa niña?- le pregunte con un tono de burla
    -como crees apenas la he visto, como me va gustar- me decia mientras sus mejillas se sonrojaban
    -inuyasha estas enamorado- le decia miroku molestando
    todos comenzamos a molestarlo, y depronto se levanto de su silla muy enojado
    -oigan chicos creo que inuyasha se molesto- les decia a miroku y a sango algo preocupada
    sali corriendo detras de el para ver si lo podia contentar
    -Inuyasha no te pongas asi, solo estamos jugando-
    -esos juegos no me gustan- me decia el muy enojado
    -ven regresemos, ya no te molestaremos mas- le decia mientras lo tomaba de la mano para llevarlo donde estabamos
    -no, yo mejor me regreso a mi casa, ademas ya estoy algo cansado y mañana tengo clases-
    -no te vayas todavia, esperame y yo me contigo y me dejas en mi casa si?
    -ok esta bien
    nos despedimos de sango y de miroku. cuando salimos de la casa nos topamos con esa joven, y creo que inuyasha se quedo hipnotizado al verla tan cerca yo solo lo jale del brazo para que siguieramos caminando
    -Iniyasha y despues dices que no te gusto esa chica
    -claro que no me gusto, por que lo dices
    -te quedastes ahi parado como un tonto al verla mira tus mejillas como estan sonrojadas- le decia yo mientras agarraba sus mejillas fuertemente a lo que el me correspondio haciendo lo mismo
    -haayy!! eso duele- me gritaba el
    -tonto! mejor demonos prisa que parece que llovera- le decia mientras apresurabamos el paso
    al llegar a mi casa comenzo a llover e inuyasha le toco quedarse en mi casa


    bueno espero que le haya gustado este capitulo pronto subire el proximo!!!!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Rosette Tsukiyomi

    Rosette Tsukiyomi Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    19 Mayo 2012
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    Es buena la trama de tu fic
    Solo que tienes varios errores
    ortográficos y te recomiendo que los nombres los
    Inicies con mayúsculas "Inuyasha, Sango, Miroku etc."
    Y seria mejor que utilizaras el guión largo (—) ya que no
    Es igual que el que usas (-) y de esta manera seria mas
    Entendible y separaría mejor los diálogos
    Y también cierra y abre los signos ¿? ¡!
    Sin mas que decirte me despido (:
     
  3.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    gracias por el consejo lo pondre en practica
     
  4.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    502
    capitulo II

    Estabamos dentro de la casa y la verdad no teniamos nada que hacer y decidimos ver una pelicula mientras pasa la lluvia, ya era muy tarde y aun no dejaba de llover
    —Creo que no te vas a poder ir Inuyasha—le decia preocupada en la forma como llovia, era como una tormenta y yo estaba muy asustada
    —si, me toca quedarme, y asi te hago compañia por que veo que estas muy asustada—me decia el molestandome
    —asustada yooo? para nada— le decia tratando de ocultar mi miedo por que la verdad estaba muy aterrorizada por esa tormenta.
    por otro lado estaba Sango en su casa al parecer Miroku tambien le toco quedarse en la casa de mi amiga por la fuerte lluvia.
    —Miroku tengo mucho miedo— le decia Sango con cara de susto
    —no te preocupes Sango que esta lluvia pasara pronto—le decia Miroku mientras le daba un abrazo para tranquilizarla
    —gracias a Dios que no te fuistes con Inuyasha y Aome, imaginate estuviera muerta del miedo
    —no te preocupes yo estoy aqui para cuidarte—le decia Miroku mientras tocaba el trasero de Sango.
    —¡ Idiota que te pasa, tu crees que por que estoy muy asustada me voy a dejar manocear de ti ! —le gritaba sango mietras le daba una fuerte bofetada
    —lo siento, lo siento mucho— se disculpaba Miroku con cara de verguenza
    —tu crees que soy como las demas chicas a las que estas acostumbrado a tratar?
    —lo siento Sango, en verdad lo siento mucho estoy muy avergonzado—decia el agachando su cabeza— lo que pasa es que no se comportarme cuando estoy contigo tu sabes que me gustas, y mucho.
    —debes controlarte, tu no es que no me gustes lo que pasa es que tu forma de ser no me deja acercaeme mas a ti, eres muy mujeriego.
    —si quiere s yo puedo cambiar por ti, lo que sea con tal de estar a tu lado
    —no seas tonto tu no vas a cambiar.

    Mientras Sango y Miroku seguian discutiendo por el incidente Inuyasha y yo seguiamos viendo la pelicula, cuando depronto el se quedo dormido en el sofa parecia un bebe durmiendo le coloque una cobija para que no sintiera mucho frio, pero se veia tan lindo durmiendo nunca lo habia visto asi.
    A la mañana siguiente me desperte muy temprano ya habia dejado de llover y el sol estaba radiante, me dirigi hacia el baño a darme una ducha, para mi sorpresa estaba Inuyasha totalmente desnudo, se me habia olvidado que el estaba aqui, se veia tan pero tan apuesto que me quede paralizada, cuando el se dio cuenta que lo habia visto tomo su toalla y se cubrio rapidamente. Que verguenza mas grande la que habia pasado.
    —lo-lo siento no sabia que estabas aqui... mejor me voy—le decia mientras tapaba mis ojos y salia corriendo de ahi.


    bueno hasta aqui mi segundo capitulo espero les guste no sigo escribiendo por ya estoy un poco cansada y ya es tarde chauuuu!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    457
    Despues de ese momento tan incomodo que pasamos baje al comedor e Inuyasha estaba ahi preparando el desayuno.
    —buenos dias,como amanecistes?—me preguntaba inuyasha con una linda sonrisa en su rostro.
    —bien—le conteste sin mirarlo a los ojos, la verdad era uqe estaba muy apenada por lo que paso en el baño
    —mira te prepare algo de comer, ven sientate
    —gracias, oye Inuyasha...siento mucho lo que paso hace un rato en el b....—en ese momento me interrumpio el
    —tranquila no te preocupes, eso no fue tu culpa, eso le pasa a cualquiera— me decia mientras me regalaba una sonrisa, sus palabra me fueron de gran alivio, y me tranquilice un poco mas.
    Despues que terminamos de desayunar Inuyasha me pidio que pasaramos por su casa para poder cambiarse de ropa para ir a la universidad, luego de que se cambio nos fuimos a casa de sango y nos encontramos a Miroku que se estaba preparando para ir a la universidad
    —buenos dias Miroku—saludo Inuyasha mientras le daba la mano
    —buenos dias amigo, Aome como estas
    —bien gracias, Miroku y sango?—le pregunte mintras lo saludaba con un beso en la mejilla
    —ella se esta cambiando para ir clases
    —voy a verla—
    —ok—
    —buenos dias amiga—saludaba a sango mientras ella me correspondia con un abrazo
    —buenos dias Aome como estas
    —bien gracias, y ya te sientes mejor, porque te veo que te vas a clases
    —si me siento mucho mejor, la verdad es que me siento aburrida estando aqui sin hacer nada
    —oye y Miroku durmio aqui?
    —si, y ni te imaginas lo que paso anoche con el
    —que paso—le pregunte imaginandome otra cosa
    —no me veas con esa mirada de perversa, no es lo que te imaginas, el se me declaro completamente—me decia con un leve sonrojo en sus mejillas
    —nooo!!!!
    —siiii
    —pero que paso despues que le dijiste—le preguntaba con mucha curiosida
    —pues nada que el tambien me gustaba, pero por ser tan mujeriego no podiamos tener nada, pero me dijo que el iba a cambiar, la verdad es que no se si creerle
    —debieras de darle otra oportunidad
    —no los, mejor vamonos que se hace tarde
    —ok, debes pensar en lo que el te dijo—le decia mientras bajamos las escaleras
    —que tanto era lo que hacia que se demoraron mucho—nos preguntaba inuyasha mientras saliamos de la casa
    —pues arreglandonos
    Al salir de la casa nos encotramos a la nueva vecina de sango, ella nos saludo al cual nosotros correspondimos. Miroku se le querian salir los ojos al verla y Sango estaba muy enojada y lo agarro de la oreja
    —no me ve habias dicho que ibas a cambiar por mi—le preguntaba muy enojada
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    893
    —si claro, disculpame te prometo que no lo vuelvo a hacer— le decia Miroku tocando sus manos
    por otro lado estaba Inuyasha que al parecer estaba embobado con ella
    —Inuyasha.....Inuyashaaaa!!!— le gritaba al darme cuento que no escuchaba
    —que te pasa por que me gritas—me contestaba el saliendo del trance en el que estaba
    —apurate que se nos hace tarde, no te quedes ahi como un tonto.
    Al llegar a la universidad Miroku y yo entramos a clases, y sango e Inuyasha se fueron a sus clases.
    Al terminar las clases nos encontramos a la salida y decidimos ir a casa de Miroku ya que era la mas cerca a la universidad, cuando llegabamos a la casa nos volvimos a topar con la vecina de Sango, pareciera que nos siguiera todo el tiempo a donde ibamos estaba ella ahi.
    —hola, tu debes ser Sango cierto?—preguntaba la chica con una sonrisa en su rostro
    —si soy yo
    —soy kikyo, no habia tenido la oportunidad de presentarme
    —mucho gusto en conocerte Kikyo, ellos son mis amigos
    —mi nombre es Miroku bella señorita—la saludaba mientras tomaba su mano para depositarle un beso a lo que Sango lo tomo por su camisa con fuerza.
    —hola Kikyo mi nombre es Aome, gusto en conocerte—le dije regalandole una sonrisa a lo que ella correspondio.
    —mi nombre es Inuyasha gusto en conocerte— le decia el mirandola fijamente a los ojos y un poco sonrojado
    —me dio gusto en conocerlos a todos, bueno me tengo que ir se me hace tarde, chao!! —se despidio la chica con una sonrisa
    —chaoo!—nos despedimos de ella todos al tiempo mientras entrabamos a la casa de Miroku
    —oye Inuyasha como te parecio esa linda chica?—le preguntaba Sango con una sonrisa picara
    —pues normal, una chica comun y corriente, muy amable
    —pues de la forma en que la mirabas no parece—le decia ella tratando de sacarle algo mas a Inuyasha
    —por que lo dices—le preguntaba el un poco confundido
    —pues a mi me parecio que estabas embobado con ella
    —embobado yo? como se te ocurre—le respondio el un poco molesto
    —bueno si tu lo dices
    —por que mejor no hablamos de otra cosa—decia Inuyasha tratando de evadir las preguntas de su amiga.
    Cuando entramos a la casa los chicos se pusieron a hacer algo de comer mientras nosotras estabamos sentadas en la sala hablando
    —Aome no te diste cuenta en la forma en Inuyasha miraba a Kikyo
    —si claro... quien no se iba a dar cuenta casi se le salia la baba no mas de verla—le decia yo un poco no muy gustosa por eso la verdad es que nunca me habia sentido enojada por las chicas con quien salia Inuyasha hasta ahora.
    —y por que estas asi como enojada que te pasa
    —no nada, solo estoy cansada
    —chicas aqui les preparamos algo de comer
    —gracias....esto esta muy rico— le decia Sango saboreando la comida, a decir verdad que ellos dos tenian un gusto impecable para la comida lo hacian mejor que Sango y yo
    al rato nos despedimos de Miroku, luego Sango se quedo en su casa e Inuyasha me acompaño hasta mi casa
    —llegamos a tu casa Aome...bueno nos vemos mañana chao—se despedia mientras me daba un beso en la mejilla
    —chao Inuyasha
    Inuyasha siguio el camino hacia su casa cuando depronto se encontro con Kikyo
    —hola.. Inuyasha
    —hola—le respondio un poco sorprendido al ver a Kikyo cerca de su casa—que haces por aca
    —lo que pasa es que estoy buscando una direccion y me dijeron que era por aqui
    —dime a ver si yo se cual es—le decia el un poco nervioso
    —estoy buscando un negocio.... creo que venden cosas para mascotas, es que tengo un perrito y ya se le acabo su alimento
    —ah ok yo se donde es, esta muy cerca de mi casa
    se pasaron toda la tarde hablando, tanto que se les habia hecho tarde
    —ya es muy tarde me tengo que ir—dijo Kikyo al ver su reloj
    —si quieres yo te acompaño
    —no te preocupes... chao—se despidio de Inuyasha dandole un beso en la mejilla lo cual a el lo dejo estatico y muy sonrojado.
    desde ese dia Kikyo iba casi todos los dias a la tienda de mascotas segun ella a comprarle cosas a su mascota solo lo utilizaba como excusa para ir a ver a Inuyasha. Semanas despues llego Inuyasha a buscarme para ir de paseo con Sango y Miroku y para mi sorpresa estaba Kikyo con el, la verdad no sabia que hacia ella con Inuyasha si no la habiamos invitado
    —Inuyasha hola como es....—lo salude sin terminar mi frase al verla a ella
    —disculpa que no les haya avisado pero me tome el atrevimiento de invitar a Kikyo...espero que no les moleste
    —no te preocupes, esta bien ella puede venir con nosotros y yo se que a los demas no les molestara—le dije con una sonrisa algo fingida, la verdad es que no me gustaba mcho que ella viniera.
    Nos encontramos con los demas y ellos estaban algo sorprendidos al verla con Inuyasha
    —hola chicos como estan?— le preguntaba la chica un poco nerviosa — espero no ser una molestia
    —no para nada no te preocupes —le decia Sango regalandole una sonrisa.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1456
    aqui le dejo la continuacion de mi historia espero le guste y comenten





    Al llegar a nuestro destino decidimos cambiarnos de ropa e ir a pasear y conocer el lugar, era un paraíso, hermosas cabañas, árboles y flores por todos lados era como un sueño. Al rato de caminar mucho encontramos una hermosa cascada y decidimos darnos un baño, luego nos dimos cuente que Inuyasha y Kikyo ya no estaban con nosotros.
    — ¿chicos y Kikyo e Inuyasha? — pregunte un poco preocupada
    —Donde crees que están, es obvio que quieren estar a solas — me decía Miroku —ven dejémoslos que disfruten
    La verdad no sé qué me pasaba se me habían quitado las ganas de todo me sentía aburrida y decidí regresar a la cabaña sola, Miroku y sango se quedaron en la cascada y Kikyo e Inuyasha quien sabe dónde están. Ya había oscurecido y ellos no regresaban.
    —Oye Inuyasha no ha regresado— me decía Sango ya muy preocupada
    Yo solo no sabía que decir, al rato ellos ya habían llegado y estaban empapados
    —Oigan chicos en donde estaban, ya nos tenían preocupados, y por qué están mojados —les decía Miroku
    —No lo que pasó es que estábamos caminando conociendo el lugar y el tiempo se nos fue, cuando decidimos regresar llegamos a la cascada y nos dimos un baño antes de regresar —decía Inuyasha.
    Yo estaba fuera de la cabaña sentada mirando las estrellas cuando siento que Inuyasha me saluda con un beso en la mejilla a lo que yo regale una sonrisa.
    —que haces aquí tan sola? — Me preguntaba Inuyasha
    —pues aquí mirando el cielo y pensando muchas cosas—le respondí mientras seguía mirando el cielo.
    —y en que piensas? —me preguntaba el muy curioso
    —En cosas y nada más—le respondí algo seria
    —y que te pasa por que estas así como enojada, cuando llegamos estabas alegre
    —no te preocupes no tengo nada, mejor vete a dormir solo quiero estar sola
    —ok, si eso quieres. No sé qué es lo que te pasa nunca te había visto así, espero que mañana estés mejor —me decía él mientras me daba un beso en la mejilla para luego irse a dormir.
    A la mañana siguiente me levante muy temprano y decidí salir afuera a ver el paisaje, al salir me encontré con Kikyo sentada en el césped como pensativa.
    —buenos días, como amaneciste—me saludaba ella muy amble
    —Bien gracias—le respondí y mejor decidí entrar y darme un baño
    —buenos días Aome como amaneciste? —me preguntaban Sango y Miroku
    —muy bien gracias, mejor me voy a bañar.
    Al llegar al baño me encontré a Inuyasha saliendo.
    —hola Aome como amaneciste
    —bien y tu
    —Yo muy bien, y ya se pasó el mal genio?
    —yo no tenía mal genio solo que no me sentía bien—le decía mientras miraba hacia otro lado
    —si lo que tú digas, pero si te llegas a sentir mal solo dímelo
    —Ok—le respondí y de inmediato entre al baño
    Ya estábamos todos en la mesa desayunando al parecer Miroku y Sango se estaban dando una oportunidad de estar juntos, y por otro lado Inuyasha y Kikyo se veían muy felices solo se le notaban miradas entre ello, y yo solo me sentía como un estorbo entre todos ellos. Cuando terminamos de desayunar Inuyasha y Kikyo salieron juntos agarrados de manos, creo que ya eran novios y eso la verdad no me gustaba mucho, no sé por qué me sentía de esta manera nunca me había pasado con todas las novias que él había tenido.
    —Aome vamos a pasear con Miroku, si? — me preguntaba Sango
    —no mejor vayan ustedes solos, creo que ya se están dando una oportunidad y no está bien que yo les estorbe.
    —cómo crees que tú nos vas a estorbar tu eres nuestra amiga y jamás estorbarías tu sabes que te queremos.
    —eso yo lo sé, pero como crees que voy a ahí con ustedes de pronto Miroku quiera estar a solas contigo, ustedes van a empezar una relación y no está bien que yo esté ahí.
    —oye Miroku por que no la convences tu si?
    —no me van a convencer mejor váyanse
    —Qué te pasa Aome, tú no eres así —me preguntaba sango preocupada —desde que Kikyo está con Inuyasha te siento muy extraña, no me digas que le tienes celos.
    —celos! Como crees, para nada—le decía mientras mi mirada se iba hacia otra parte
    —amiga te has enamorado de Inuyasha?
    —Noooo!! No digas tonterías eso nunca —le decía mientras mis mejillas se sonrojaban creo que era cierto lo que ella decía por eso me sentía tan diferente cuando lo veía con Kikyio.
    —y entonces por qué estás tan roja como un tomate— me decía ella con una sonrisa en su rostro
    —en serio se me nota mucho?
    —si amiga eso es obvio se te nota en tu rostro cuando lo tienes cerca
    —Pues no sé qué me paso, de un momento a otro comencé a sentir todo eso por el—le decía mientras mi mirada se tornaba algo triste
    —jamás me imagine que te fueras a enamorar de el
    —de quien estas enamorada Aome? — me preguntaba Miroku al escuchar lo que estábamos hablando Sango y yo—anda dime, quien es el afortunado— me insistía con mucha curiosidad
    —no seas chismoso y mejor váyanse a pasear
    —Aome en serio te vas a quedar aquí sola?
    —no se preocupen voy a estar bien
    —ok, nos vemos luego
    —adiós y cuídense
    Después que ellos se habían ido yo me encontraba sola en la cabaña y decidí dar un paseo y de pronto me encuentro a Inuyasha y Kikyo juntos, bajo un árbol el la abrazaba y la besaba a lo que ella también correspondía, ese fue el momento más doloroso de mi vida, Salí corriendo de ese lugar con mis lágrimas que corrían por mis mejillas, no podía quitar esa imagen de mi cabeza solo llegue a la cabaña y me encerré en mi habitación no podía dejar de llorar.
    Ya había oscurecido y yo todavía estaba en mi cuarto acostada, cuando ellos llegaron no quise que me vieran así entonces seque mis lágrimas y me arregle.
    —hola Aome como te sientes — me preguntaba sango
    A lo que yo solo le respondí con un fuerte abrazo y mis lágrimas comenzaban a salir
    —Que tienes porque estas así? — Me preguntaba sango preocupada al verme tan mal
    —Los vi juntos, besándose, eso me partió el corazón y no sé qué hacer para tranquilizarme—le decía sin dejar de llorar.
    —Que pasa aquí, Aome que tienes? —me preguntaba Inuyasha al entrar a mi habitación
    —No nada solo me duele la cabeza—le respondí mientras secaba mis lagrimas
    —Como que nada, mírate como estas, vamos y te llevo a un hospital—me decía él mientras tomaba mi mano para llevarme
    —no te preocupes por mi yo estoy bien—le decía mientras me soltaba bruscamente de el
    —Qué te pasa por que estas así. Desde que llegamos me has tratado como si me odiaras, no te entiendo
    —por qué mejor no me dejas sola y ves a ocuparte de tu novia que te debe estar buscando—le decía yo con un tono de agresividad
    —lo que quieras, cuando estés mejor hablamos porque veo que no se puede hablar contigo en este momento —me decía el muy serio.
    —Que tienes Inuyasha porque estas furioso — le preguntaba Miroku
    —Lo que pasa es que no entiendo a Aome, solo la quiero ayudar y me sale con groserías, no sé qué tiene —decía Inuyasha enojado
    —no te preocupes ya se le pasara.
    Ya había pasado tres días que habíamos llegado a este paraíso y yo solo me sentía sola no tenía ganas de nada creo que eran mis peores vacaciones, ese día decidí salir y pensar un poco de todo lo que había pasado, y me encuentro con un chico que por cierto era muy atractivo de ojos azules, cabello negro amarrado de una coleta.
    —Hola —me saludo el chico muy amable—eres nueva por aquí cierto
    —Hola —le respondí con una sonrisa—si estoy de vacaciones con mis amigos
    —Mi nombre es Kouga y el tuyo?
    —Aome
    —Gusto en conocerte Aome—me decía mientras estiraba su brazo para saludarme
    Me quede mucho tiempo hablando con el me caía muy bien el chico, tenía como unos 22 años y vivía muy cerca de nuestra cabaña, ya tenía mucho tiempo fuera de la cabaña y decidí regresar
    —lo siento pero ya me tengo que ir
    —si quieres te acompaño— me decía muy amable a lo que yo acepte gustosa.




    bueno hasta aqui les dejo el capitulo espero les guste y que comente, si tengo errores me los hagan saber para tener en cuenta en que debo mejorar...gracias
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  8.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1026
    Cuando llegamos a la cabaña nos encontramos con Miroku y Sango y les presente a Kouga.
    —hola chicos, les presento a Kouga
    —hola yo soy Sango
    —mi nombre es Miroku
    —mucho gusto en conocerlos chicos—decía Kouga
    —por qué no te quedas con nosotros a comer y de paso esperamos a Inuyasha y su novia para presentárselos—decía Sango con amabilidad
    —no gracias pero es que me tengo que ir me están esperando en la casa. Será en otra ocasión.
    —bueno no te preocupes otro día te quedas
    —chao chicos y gusto en conocerlos— decía él mientras se despedía dándome un beso en la mejilla
    —chao —
    Al retirase Kouga, llego Inuyasha y su novia muy agarrados de manos, desde que son novios ya el no tiene tiempo para sus amigos y eso es lo que más me molesta, y lo admito me muero de celos, a veces ni la soporto a ella.
    —hola chicos como están? —preguntaba Kikyo e Inuyasha
    —Muy bien—contestaron Sango y Miroku
    —Aome como estas? —me preguntaba ella
    —Bien—le conteste fríamente y me retire
    —Oye que le pasa a ella creo que se molesta con solo verme —decía ella algo confundida
    —No te preocupes ya se le pasara—decía Inuyasha para que no se preocupara
    —Inu nos vamos a dormir? —decía Kikyo con una mirada muy coqueta
    —Miroku quien era ese tipo con el llego Aome? —preguntaba Inuyasha muy curioso
    —Ese es un chico que Aome conoció hoy y el la acompaño hasta aquí
    —Pues ese tipo no me gusta nada—decía Inuyasha muy desconfiado—voy a hablar con ella para tenga cuidado.
    —no te preocupes ella se sabe cuidar muy bien.
    A la mañana siguiente había amanecido de muy buen humor y me levante muy temprano a darme un baño. Me encontraba desayunando y lo demás aún no se había levantado, al rato vi que Inuyasha estaba despierto y bajaba las escaleras.
    —hola Aome como amaneciste?
    —Muy bien gracias, —le respondí con una sonrisa
    —qué bueno que amaneciste de muy buen humor —decía el —oye el tipo con el que llegaste ayer donde lo conociste?
    —ese tipo se llama Kouga, y lo conocí cuando iba sola caminando ya que no tenía con quien más salir porque ustedes han estado muy ocupados con sus parejas—le conteste ya con un tono no muy agradable
    —no te vayas a enojar, disculpa que te tenga tan olvidada pero es que con ella se me va el tiempo. Mira lo que quería decirte era que tengas cuidado con el lo acabas de conocer y no me da muy buena espina.
    — no te preocupes por mi tu sabes muy bien que yo se me cuidar.
    —solo te lo digo porque no me gusta.
    —sabes que Inuyasha mejor no me digas nada más que no te voy a escuchar—le decía cambiando mi tono a un poco más serio.
    —no te enojes, solo me preocupo por ti
    —No lo hagas, mejor preocúpate por tu novia—termine de decir esto cuando tocaron la puerta
    —hola Aome como amaneciste—me saludaba Kouga con un abrazo
    —bien gracias, no te esperaba tan temprano
    —disculpa que haya venido muy temprano pero quería mostrarte algo
    —no te disculpes está bien, mejor que hayas venido temprano para irme de acá—le decía mientras le daba una mirada seria y fría a Inuyasha
    —Hola disculpa que no te haya saludado —decía Kouga mientras le daba la mano a Inuyasha
    —me imagino que tú eres Kouga, cierto? —decía Inuyasha regalándole una mirada de retador
    —si soy yo
    —Mejor vámonos—le decía a Kouga mientras lo jalaba de su mano.
    Iba caminando con Kouga cuando llegamos a el lugar que el me quería mostrar era todo un paraíso estaba totalmente rodeado de flores, mariposas, arboles y había un lago hermosísimo donde por cierto íbamos a pescar.
    —Kouga este lugar es hermoso, ni en mis sueños pude ver uno más hermoso—le decía llena de sorpresa, alegría pero a la vez nostalgia porque siempre quise estar en un lugar como este pero con la persona que yo me enamoraría y en este caso Inuyasha.
    —este es mi lugar favorito, siempre vengo a aquí cuando quiero estar solo
    —gracias por traerme aquí. —le decía mientras lo abrazaba
    —puedes venir aquí cuando tú quieras, bueno ahora vamos a pescar, espero te guste
    —me vas a tener que enseñar por lo único que yo puedo pescar sería un refriado
    Duramos mucho tiempo allá y aun no podía pescar nada creo que esto no era lo mio, ya Kouga llevaba como una docena de peces y yo nada, el solo se reía de verme, creo que mejor debía hacer otra cosa porque ya me estaba enojando.
    —Aome no te enojes es solo cuestión de tiempo ya aprenderás—decía el con una sonrisa de burla en su rostro a lo que yo me enojaba aún mas
    —Mejor hagamos otra cosa que esto me va a matar—le decía ya resignada.
    —está bien
    —porque no me cuentas algo de ti yo te conté mis cosas
    —y que quieres saber
    —nunca me has dicho con quién vives siempre dices “me tengo que ir porque me están esperando”. Dime con quien vives
    —Vivo con mis padres pero mejor prefiero estar fuera de la casa—decía con un tono y una mirada muy triste.
    —porque lo dices
    —ellos nunca me han tratado como su hijo, siento como si no me quisiera, todo el tiempo estamos peleando, quisiera vivir solo pero no he podido conseguir un trabajo y no quiero dejar a mi hermana sola con ellos, son muy irresponsables yo he tenido que criar a mi hermana .
    —Lo siento mucho —le decía mientras lo abrazaba para consolarlo
    En ese momento quedamos a pocos centímetros sentía su respiración en mi rostro sus ojos se veían más hermosos que nunca, cuando vi que se me acercaba más lo único que pude hacer fue levantarme rápidamente, en ese momento se vino a mi cabeza la imagen de Inuyasha y sentí como si lo fuera a traicionar.
    —disculpa Aome, lo siento —decía el mas avergonzado
    —no te preocupes, mejor llévame a la cabaña que ya quiero descansar
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  9.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    876
    Por otro lado estaba Inuyasha y Kikyo muy felices de estar juntos ellos se le notaba que se querían mucho y yo no podía hacer nada solo desearles que fueran felices juntos, solo deseo que el este bien aunque no sea conmigo, en verdad quiero lo mejor para él. Sé que algún día podre ser feliz con alguien que me quiera pero no sé si todavía pueda olvidarme de el esto que siento por él es más fuerte que yo y será muy difícil para mí olvidarme de todo lo que siento.
    —Inuyasha, yo me siento mal por la situación en que estamos Aome y yo, la verdad no me la puedo llevar bien con ella, siento que no me quiere como amiga, he tratado de acercarme a ella pero es muy difícil, cuando quiero hablarle solo me contesta fríamente y se va de donde yo estoy. —Decía Kikyo con un tono un poco triste—quisiera que me ayudaras con ella no quiero llevármela mal con ella.
    —no te preocupes yo hablare con ella para saber qué le pasa—le decía el acercándose para darle un beso
    —Te lo agradecería amor
    —vamos amor, regresemos a la cabaña
    Llegamos a la cabaña y nos topamos con Inuyasha y su novia, solo de verlos juntos me daba mucha tristeza, pero que se le puede hacer? Yo tengo que seguir con mi vida y solo debo ignóralo.
    —Hola como están—preguntaba Kouga a Inuyasha y a Kikyo
    —muy bien, te presento a mi novia —decía Inuyasha
    —hola que tal mi nombre es Kikyo
    —mucho gusto Kikyo mi nombre es Kouga —le decía mientras le daba la mano para saludarla
    —Kouga por que no te quedas a cenar con nosotros—le dije casi rogando ya que él nunca podía quedarse, y la verdad no quería sentarme sola , puesto que estaba Sango y Miroku , y también Inuyasha y Kikyo , no me quería sentir tan sola
    —ok me quedo a cenar pero luego me voy sabes que no puedo quedar mucho tiempo
    —Si está bien, te agradezco que te quedes—le dije regalándole una sonrisa
    Nos sentamos a cenar y hablamos de muchas cosas Inuyasha lo único que hacía era interrogarlo, ya me tenía hastiada con tantas preguntas, creo que le hubiese quedado mejor estudiar periodismo.
    —Aome ya me tengo que ir mi hermana debe estar preocupada y debe de estar sola
    —bueno está bien, me saludas a tu hermana
    Nos despedimos y me quede afuera para estar sola un rato pero llego Inuyasha diciendo que tenía que hablar conmigo.
    —entonces de que me quieres hablar
    —de Kikyo—decía el, me pareció que estaba algo serio
    —Y qué pasa con ella yo que tengo que ver ahí—le decía algo confundida
    —no sé qué tienes en contra de ella pero no me gusta que la trates como si no fuera nada
    —y ahora yo que le hice a ella?
    —Pues ella solo ha tratado de acercarse a ti y tu solo la rechazas
    —entonces ella fue a quejarse contigo porque no la trato como una princesa—le decía ya muy enojada.
    —No se trata de que la trates como una princesa, si no de que seas más amable con ella
    —Y si no me da la gana de hacerlo, que vas hacer? —le pregunte de una forma retadora
    —pues creo que nuestra amistad se acaba ahora
    Sus palabras me hicieron sentir como todo se derrumbaba, mi corazón se aceleró, pensé que me iba a morir, una amistad de tantos años para que se acabe solo por una chica que se apareció hace como tres semanas.
    —Pues si eso quieres, entonces hasta aquí llegamos como amigos—le decía tratando de ocultar toda mi tristeza —hay no te puedo dar gusto, ella y yo nunca vamos a poder estar como amigas
    —Espero que todo esté claro—decía el muy serio en verdad que él se veía muy enamorado de ella.
    Que podía hacer ya no había nada que hacer, todo estaba perdido, lo perdí para siempre y lo mejor será olvidarme de él pero como, si todos los días me toca verlo.
    —Aome como estas—me preguntaba Sango
    —Bien—le decía tratando de ocultar mis lágrimas
    —que te hizo Inuyasha?
    —No nada no te preocupes—le decía mientras le fingía una sonrisa
    —tú no estás bien, yo te conozco perfectamente y sé que no lo estás, cuéntame
    —lo que paso es que Inuyasha y yo dejamos de ser amigos y solo porque no quiero ser amiga de su novia, nuestra amistad de tantos años llego a su fin.
    —Por ella el dejo de ser tu amiga—decía una Sango muy enojada —va a ver Inuyasha esto no se lo perdonare nunca—decía Sango levantándose de donde estaba para ir con Inuyasha
    —No Sango deja todo así —le decía mientras la sujetaba del brazo
    —como que deje todo así eso no es justo que por ella deje de ser tu amiga. Ella tuvo que ver en todo esto que está pasando, y también me va a oír.
    —Sango te dije que no, dejas las cosas así no quiero más problemas con Inuyasha, por favor —le dije casi rogando, porque sé cómo es ella y el problema iba a ser mayor.




    ESPERO LES GUSTE ESTE CAPITULO
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  10.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick Toro de Daffy ❤️

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    451
    Pluma de
    Escritora
    Me gusta mucho tu fic....
    No es justo que Inuyasha decida perder la amistad que tiene con Kagome por su novia.... se que quiere a Kikyo pero no es justo deberian de hablar bien... y espero que Kagome salga con Kouga y aprenda a quererlo (no importa que me ponga triste por que mi Kouga le haga caso pero lo doy chance jejejejeje)

    Espero no tardes en subir el siguiente capitulo y me avisas por fisss... gracias se despide una de tus lectoras Sayo
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    2094
    AQUI ESTA LA CONTINUACION DE MI HISTORIA ESPERO LES GUSTE MUCHO




    —Aome, debes decirle todo lo que sientes por él, tu amas a Inuyasha y no puedes perderlo de esa manera—decía Sango mientras que Miroku escuchaba todo lo que hablábamos.
    —como así que estas enamorada de Inuyasha Aome? —me preguntaba Miroku muy sorprendido, no supe que decirle me quede en silencio.
    —le llegas a decir algo a Inuyasha y te las veras conmigo—le decía Sango a Miroku de un tono amenazante
    Después de toda esa conversación decidimos irnos a descansar ya que había sido un día muy pesado, no podía borrar todas esas cosas que Inuyasha me había dicho, él siempre me defendía cuando alguna de sus novias hablaba mal de mí pero ahora era diferente él estaba enamorado o quizás estaría obsesionado para portarse de esa manera conmigo.
    Al día siguiente me levante un poco triste sin ganas de nada, Sango y Miroku habían preparado desayuno y se veía rico pero no tenía hambre.
    —Aome siéntate para que desayunes—me decía Miroku con una sonrisa en su rostro
    —No gracias no tengo hambre—le decía mientras me retiraba y en ese momento me topé con Inuyasha pero ni siquiera me dio los buenos días.
    —buenos días chicos, como amanecieron? —le preguntaba Inuyasha a Sango y Miroku
    —Muy bien—le contesto Miroku pero Sango estaba tan furiosa con el que ni siquiera lo miro
    —Sango estas de mal humor? — le preguntaba Inuyasha
    —quien no va a estarlo, pues con la manera en la tratas a Aome, ¡claro que lo estoy!
    —bueno pero no tienes que tratarme así, ese problema es entre Aome y yo
    —pero te recuerdo que todo lo que tenga que ver con ella es asunto mío, por que ella si es mi amiga y me importa todo lo que le pase—le decía una Sango muy furiosa
    —bueno yo no voy a discutir contigo, me voy—le decía el mientras tomaba a Kikyo de la mano
    —Inuyasha que fue lo que le dijiste a Aome—le preguntaba Kikyo preocupada
    —le dije que si no quería ser tu amiga entonces ella y yo también dejaríamos de serlo
    —por que tenías que hacer eso yo no te pedí que dejaras de ser su amigo por mi culpa, solo te dije que hablaras con ella ya que entre las dos no ha habido una buena relación eso era todo
    —yo no voy a permitir que nadie te trate o te haga sentir mal—le decía el mientras acariciaba su rostro
    —quiero que hables con ella y arreglen todo
    —pero quien te entiende, aunque ahora lo pienso bien y me doy cuenta que fui muy duro con ella—decía él mientras su mirada se posaba en el cielo—tienes razón le debo una disculpa, que digo una, muchas disculpas me porte como un patán ahora la voy a buscar—decía el mientras se levantaba
    —Por eso es que te quiero mucho—le decía Kikyo mientras lo besaba
    Mientras tanto yo me encontraba con Kouga contándole todo lo que me había pasado y el solo me abrazaba tratando de consolarme.
    —tú lo amas verdad? —me preguntaba Kouga
    —sí, y no sé cómo dejar de quererlo
    —no te preocupes con el tiempo lo olvidaras
    —no lo creo. Kouga te puedo pedir un favor?
    —el que quieras
    —me dejarías quedar en tu casa solo unos días, si?
    —los días que tú quieras, eso no es problema
    —Te lo agradezco, la verdad es que no quiero ver a Inuyasha—le decía mientras lo abrazaba
    —no tienes nada que agradecer, mejor vamos a la cabaña para que recojas tus cosas
    —ok
    Llegamos a la cabaña pero no había nadie, mejor, así nadie se va a dar cuenta y no me van hacer preguntas, lo único que quería era alejarme de Inuyasha.
    Llegamos a la casa de Kouga y estaba un poco nerviosa con lo que me había contado el de sus padres me llenaba de nervios, cuando vi la casa no era una casa era una mansión estaba impresionada nunca había visto una casa tan grande tenía puertas grandísimas, creo que podía entrar un autobús por ahí, las ventanas eran de cristal grandes y hermosas tenía un jardín precioso lleno de flores de toda clase, luego entramos y me encontré una sala grande, moderna tenia muebles muy lindos las escaleras eran en espiral, estaba muy impresionada con todo lo que había visto.
    —Aome te presento mi casa, te gusta?
    —que si me gusta, me encanta está muy hermosa tu casa
    —Vamos arriba para mostrarte tu cuarto—me decía él mientras me ayudaba con mis maletas y subíamos a los cuartos
    —hola hermano llegaste temprano, y quien es ella? —preguntaba la niña muy curiosa
    —ella es una amiga se llama Aome
    —hola Aome como estas, mi nombre es Licy y tengo 7 años—me decía ella con una sonrisa muy tierna en su rostro
    —hola Licy, gusto en conocerte
    —si eres amiga de mi hermano también eres mi amiga verdad? —me preguntaba ella muy inocente
    —claro que también eres mi amiga Licy
    Por otro lado estaba Inuyasha dirigiéndose a la cabaña para hablar conmigo pero no me encontró, se encontró con Miroku y Sango.
    —hey chicos no han visto a Aome, no la encuentro por ningún lado
    —debe de estar con Kouga—le decía Miroku
    —Pero sus cosas no están en su cuarto, acabo de ver su habitación y su ropa no está—decía Sango muy preocupada—esto es culpa tuya Inyasha
    —si lo se la estaba buscando para pedirle disculpas por que reconozco que fui un patán con ella
    —Si, por tu culpa Inuyasha la enamoras y ahora la ilusionas—decía Miroku en un tono de burla, pero en ese momento Sango le dan un golpe en la cabeza que lo deja mareado por andar de chismoso
    —De que hablas como que enamorarla no te entiendo—decía el muy confundido, pero luego llega Kikyo y escucha todo
    —ahora entiendo porque ella esta así conmigo, esta celosa—decía Kikyo un poco molesta
    —te dije que no le contaras nada Miroku eres un tonto—decía Sango furiosa
    —Sango que está pasando como así que enamorada
    —Inuyasha eres tonto o te haces ella está enamorada de ti, se enamoró si entiendes—le decía Kikyo
    —Eso no puede ser ella y yo somos muy amigos desde hace mucho tiempo—decía Inuyasha aún muy confundido—necesito hablar con ella, ustedes saben dónde vive ese Kouga
    —no
    Inuyasha estaba muy confundido por todo lo que le habían dicho, él no lo podía creer jamás se imaginó que yo me enamoraría de él era la última persona en la que se imaginaria, ni siquiera yo me lo imagine.
    —Inuyasha que te pasa
    —Nada Kikyo, no me pasa nada—decía Inuyasha
    —estás pensando en Aome—decía ella un poco celosa
    —no me digas que estas celosa, no te preocupes
    —celosa yo? Para nada
    —necesito hablara con Aome, que me explique todo y claro a pedirle una disculpa
    —por qué mejor no dejas las cosas así?
    —no Kikyo no puedo debo hablar con ella
    —desde que supiste que ella está enamorada de ti no haces otra cosa que hablar de ella! —le gritaba Kikyo muy furiosa
    —por favor Kikyo no te pongas así tu sabes que te quiero—le decía el mientras la agarraba del brazo
    —suéltame! Mejor me voy a otro lado
    —espera no te vayas!
    —déjame en paz
    —Bueno está bien lo que tú quieras—le decía Inuyasha muy serio
    Mientras tanto yo seguía en la casa de Kouga el me mostraba toda la casa y yo aun seguía sorprendida con todo lo que veía
    —Aome esta es la cocina cuando quieras algo solo tómalo
    —ok gracias
    —no quieres comer algo?
    —está bien, la verdad es que tengo mucha hambre no desayuné y ya es medio día menos mal que mis amigos no saben dónde vives o si no ya estuvieran aquí rogando para que vuelva, solo volveré cuando se acaben las vacaciones
    —ojala que nunca se acabaran, no quiero que te vayas
    — no te preocupes todavía falta para que se acaben
    —Ahora regreso creo que llegaron mis padres—decía él mientras se dirigía hacia la sala
    —Hasta que al fin llegan—decía Kouga un poco molesto—desde ayer que se fueron no habían aparecido les recuerdo que ustedes tienen una hija que aun los necesita
    —Kouga no nos vengas con sermones ahora estamos cansados y vamos a dormir, y quien esta chica—decía el padre de Kouga viéndome salir de la cocina—es tu novia? Ya era hora
    —no, no es mi novia es una amiga que se va a quedar unos días aquí
    —si claro como no—decía la madre con mucho sarcasmo
    —no es problema de nosotros mejor vámonos a descansar tráenos algo para el dolor de cabeza
    —Aome no prestes atención a lo ellos digan
    —no te preocupes, vamos a la cocina tengo mucha hambre—le decía mientras mi estomago hacia mucho ruido
    Kouga y yo pasamos toda la tarde hablando de infinitas cosas mientras que por otro lado estaba Inuyasha buscándome por todos lados para hablar conmigo
    —maldita sea Aome donde estas—decía Inuyasha muy molesto
    —Inuyasha no has encontrado a Aome— le preguntaba Miroku
    —no la encuentro por ningún lado
    —eso te pasa por torpe, eres un inútil Inuyasha—decía Miroku cuando recibió un golpe en la cabeza por parte de Inuyasha
    —no me digas nada, cállate y ayúdame a seguir buscando a Aome
    —quien te manda ser tan patán
    —si ya lo sé no tienes que recordármelo a toda hora—decía el con la mirada preocupada y recordando todo lo que me había dicho
    —Inuyasha necesito hablara contigo—decía Kikyo
    —que pasa, que tienes
    —A mí no me pasa nada pero a ti si ya no prestas atención —decía ella un poco triste
    —no te pongas así, lo que pasa es que me preocupa Aome no sabemos dónde esta
    —deja de preocuparte por ella, debe de estar con ese chico y me imagino que debe estar muy bien, ya regresara
    —si tienes razón
    Ya tenía tres días de estar en la casa de Kouga y me sentía muy bien con él y su hermana Licy, pero sus padres casi nunca estaban regresaban siempre en la madrugada y borrachos, no tenían nada que ver con sus hijos no se preocupaban por ellos.
    —Kouga está bien —le preguntaba ya que lo veía un poco triste
    —no se ni como me siento, no si es tristeza o rabia porque me tocaron estos padres a mí, porque mejor no fuimos huérfanos—decía el tratando de contener sus lagrimas
    —no digas eso
    —es cierto Aome yo nunca he sido feliz y mi hermana tampoco
    —Mejor dejemos de pensar en eso y salgamos a dar un paseo con Licy—le decía mientras lo tomaba de la mano y le regalaba una sonrisa
    —está bien vamos
    En la cabaña mis amigos seguían preguntándose en donde me encontraba, estaban preocupados de no saber nada de mí.
    —Miroku, Aome debe de estar muy molesta con Inuyasha para se pierda por tanto tiempo ya la extraño—decía Sango triste
    —no te preocupes ya aparecerá ella esta con Kouga debe estar bien.
    Kouga, Licy y yo estábamos fuera de la casa dando un paseo para que el se olvidara de todos sus problemas, estábamos cerca de la cabaña asi que decidi llegar para decirle a los chicos que me encontraba bien.
    —vamos a la cabaña quiero que los chicos me vean para que no se preocupen
    —estas segura
    —sí, solo espero no encontrarme a el tonto de Inuyasha
    —Aome donde estabas, está bien? —me preguntaba Sango y Miroku
    —si estoy bien no se preocupen
    —Por qué te tenías que ir de esa manera sin decirnos nada—me decía Sango algo seria
    —tu sabes por qué Sango
    —no se preocupen por ella yo la he cuidado muy bien—decía Kouga
    —te lo agradecemos mucho Kouga—decía Miroku
    —Aome, Inuyasha te ha estado buscando él quiere hablar contigo
    —pero yo no—le decía a Sango cuando de pronto Inuyasha llego con Kikyo
    —Aome regresaste—me decía Inuyasha mientras se le notaba una gran sonrisa
    —Si—le dije de manera seria
    —necesito hablar contigo
    —pero yo no, ya nos tenemos que ir
    —Aome espera no te vayas, es solo un momento por favor —me decía mientras me tomaba del brazo
    —Inuyasha déjala que ella no quiere hablar contigo—decía Kikyo muy celosa
    —escucha a tu novia hazle caso, déjame—le decía mientras me le soltaba
    —Vámonos Aome—me decía Kouga.



    ahome.jpg
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  12.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick Toro de Daffy ❤️

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    451
    Pluma de
    Escritora
    Hola.... gracias por avisarme de la continuación... bueno que te puedo decir..... pues que me muero de celos por que Kagome se fue a quedar a la casa de Kouga.... a mi no me ha llevado y ya la llevo a ella a quedarse ..... me las va a pagar, hoy una chica azabache desaparecera MUAJAJAJAJAJA.....

    Me encanto la conti hasta cierta parte ¬¬ que me imagino que tu ya sabes ¬¬*.... que bueno que Kagome ya no quiera hablar con el, se porto como un patan de primera y mejor que se vaya con su novia Kikyo y deje a Kagome en paz y que se pueda enamorar.....

    Te voy a dar un consejo.... para que la lectura no se haga pesada deja un espacio entre cada linea..... y otra cosa en este capitulo narras como Kagome pero hay ocaciones que no narras como ella te recomiendo poner
    Por Kagome.
    Por Narradora....
    Espero no te moleste la critica jejeje en la ortografia pues no se mucho de eso _ _! pero no note errores jejeje.

    Bueno se despide una CE-LO-SA fan de Kouga.....
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Furu Moon

    Furu Moon Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2012
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritora
    Holap...gracias x avisarme...lo lei hasta ahorita x que no habia tenido tiempo...por la escuela ¬¬
    Me encanto que Aome pusiera en su lugar a Inuyasha...ya era hora despues de como la trato por kikyo ¬¬ pero me facino asi super que Koga se la llevara *u* ojala yo fuera Aome n_nU pero no...jhajhajha ojala hagas una descripcion de licy para saber como es.. yo me la imagino tipo ayame asi de ojos verdes y pelo rojizo...
    Bueno espero me vuelvas a avisar de el sig cap..para leer mas *w*... quiero saber que onda kon aome e inuyasha y koga *u*.Ok?...Hasta la proxima n_n
    Sayonara...
    ayame.jpg (asi me la imagino pero en pequeño xD)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  14.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1703
    AQUI LES DEJO MI SIGUIENTE CAPITULO ESPERO LES GUSTE




    Tome a Kouga del brazo y decidí irme de ahí no quería hablar con Inuyasha, con todo lo que me ha dicho no me quedan ganas de escuchar nada de lo que me tenga que decir, Kouga nos llevó a la cascada para darnos un baño y la verdad es que nos divertimos mucho, luego regresamos a la casa y ya era tarde estaba oscureciendo, entramos a la cocina para preparar algo de comer.
    —Hermano tengo mucha hambre—decía Licy tocando su estomago
    —no te preocupes ya terminamos, siéntate en el comedor para que comas—decía Kouga

    Estábamos comiendo pero Licy en verdad tenía mucha hambre termino primero que nosotros, luego de terminar de comer Kouga llevo a Licy a su cuarto ya que se había quedado dormida en la silla y yo me quede lavando los platos.
    —Aome ya terminaste?
    —si Kouga
    —por qué no vienes conmigo a la terraza para hablar un rato?
    —está bien vamos—le dije mientras le daba una sonrisa
    Estuvimos hablando de todo creo que ya era muy tarde y me sentía con sueño, pero cuando me levante para irme a descansar sentí que me tomaba de la mano.
    —que pasa Kouga?
    —Aome te quiero preguntar algo
    —dime que quieres saber
    —algún día podrás enamorarte de otra persona?
    —no lo sé, y por qué me preguntas eso? —le pregunte un poco confundida ante su pregunta
    —y de mi—me decía el con una mirada tierna, no supe que decirle ante su pregunta —Aome tú me gustas mucho y haría lo que fuera con tal de que olvidaras a Inuyasha y te fijaras en mi—me decía mientras me tomaba de las manos.
    —Kouga…no sé qué decirte… tu sabes lo que yo siento por Inuyasha y no se pueda olvidarme de él.
    —sí, yo lo sé pero podrías enamorarte otra vez, solo date una oportunidad para intentarlo.
    —Kouga yo no quiero darte falsas esperanzas, y si nunca logro enamorarme de ti ni de nadie mas?
    —por lo menos lo habríamos intentado
    —Yo no quiero que tu sufras por mi culpa—le decía mientras le acariciaba su rostro
    —solo dame la oportunidad de hacerte feliz, te prometo que si esto no funciona dejamos las cosas asi y no te insisto más—me decía el casi rogando
    —solo déjame pensarlo si?
    —esta bien—me decía el mientras le daba las buenas noches
    Jamas me imagine que Kouga se me fuera a declarar, decirme todas esas cosas siempre lo había querido escuchar de Inuyasha, la verdad es que no he podido dormir pensando en lo que me dijo Kouga, no sé si darle la oportunidad, yo no quiero el después este sufriendo por mi culpa creo que bastante tiene con sufrir por la mala relación que tiene con sus padres, mañana tendre que darle una respuesta y espero que sea la correcta.
    Ya había amanecido y el día estaba espectacular el sol estaba radiante, de pronto siento que tocan a mi puerta…
    —adelante
    —buenos días Aome como amaneciste?—me preguntaba Licy con una hermosa sonrisa
    —muy bien gracias, y que traes ahí?
    —aquí te traje tu desayuno espero que te guste
    —Muchas gracias Licy, se ve muy rico—en verdad que estaba muy rico era un rico plato de frutas, con jugo de naranja, unas tostadas y queso, Kouga sí que tiene buen sazón
    —mi hermano te lo preparo
    —donde está el
    —salió a comprar unas cosas pero regresa en un rato
    Ya había terminado de desayunar y decidí darme un rico baño, luego baje para acompañar a Licy mientras llegaba Kouga, hablábamos mucho ella me mostraba todos sus juguetes, Licy era una niña que a pesar de tener unos padres tan irresponsables y tan desatentos se veía muy feliz era muy dulce y quería mucho a sus padres.
    —Aome tus papas te quieren? —esa pregunta me dejo sorprendida
    —si ellos quieren mucho, aunque no vivo con ellos
    —y por que no vives con ellos?
    —ellos no viven conmigo por se mudaron al extranjero pero yo no quise ir con ellos por que quería terminar mis estudios aquí.
    —yo quisiera tener unos padres como los tuyos, para que me quieran mucho
    —por qué dices eso
    —mis papas no nos quieren
    —yo no creo, ellos te quieren
    —Si nos quisieran no nos tratarían como nos tratan—decía ella muy triste y yo no sabia que mas decirle solo la abrace.
    Ya habíamos estado mucho tiempo hablando, al rato llego Kouga con muchas bolsas y decidimos ayudarlo y organizar todo, se le nota que le gusta comprar de todo.
    —Licy toma estos chocolates son para ti—le decía el mientras se los entregaba
    —Gracias hermano
    —Aome estos son tuyos
    —Gracias Kouga se ven muy ricos
    —Aome necesito hablar contigo, me acompañas?
    —si claro—le decía mientras nos dirigíamos a la terraza y Licy se quedó en su habitación jugando
    —Aome sobre lo que hablamos ayer que has pensado
    —Kouga primero tengo que decirte que no te ilusiones mucho conmigo, no quiero que sufras, pero decidí darme la oportunidad contigo…—no termine de hablar cuando siento que Kouga me abraza muy fuerte, estaba muy feliz por lo que le había dicho.
    —gracias Aome por darme la oportunidad
    —espera un momento, quiero que te quede claro que si esto no funciona ya no insistirás.
    —si te lo prometo, porque no vamos a dar un paseo?
    —y Licy?
    —no, ella se queda hoy con unas amigas que viven cerca, siempre se va los sábado para allá
    —Entonces vamos —le decía mientras tomaba su mano, me sentía muy extraña agarrada de manos con un chico que no fuera mi padre, ni siquiera con Inuyasha o Miroku lo hacía.
    Estuvimos caminando mucho así que decidimos ir al lago donde él me estaba enseñando a pescar no sentamos a comer algunas frutas que el tenia, pero no tenía pensado pescar no quería enojarme por no poder hacerlo era demasiado mala para la pesca él quería convencerme pero yo no accedí a su petición.
    —mejor hagamos otra cosa
    —que quieres hacer Aome
    —por qué no nadamos en la cascada que está cerca
    —si tú quieres
    —bueno entonces vamos
    Habíamos llegado a la cascada no metimos a bañarnos estaba deliciosa el agua como siempre en ese momento sentí como Kouga me tomaba por la cintura y me acercaba más a el, me acariciaba el rostro cuando de pronto sentí como sus labios se posaban en los míos muy delicadamente, me sentía muy nerviosa, solo lo aparte de mi por un momento y luego fui yo quien tomó la decisión de besarlo, no puede negarlo eso me gustó mucho, en ese momento sentí como alguien gritaba mi nombre sabía quién era.
    —Aome que haces— me preguntaba Inuyasha un poco molesto por lo que había visto
    —nada malo y además que te importa desde cuando te interesa lo que yo hago
    —Aome necesito hablar contigo
    —y tu novia si te deja, yo no quiero hablar de nada contigo ya no somos amigos o es que no lo recuerdas—le decía muy molesta recordando todo lo que me había dicho
    —Inuyasha no tienes nada que hablar con ella, vámonos de aquí—le decía Kikyo molesta
    —Por favor Aome hablemos—me decía casi rogando,
    —está bien, pero que sea rápido
    —Aome vas a ir con el—me preguntaba en un tono de celos
    —Kouga no te preocupes solo voy a hablar con el
    —Inuyasha no tienes nada que hablar con ella vámonos de aquí—le decía Kikyo mientras lo tomaba de la mano a lo que él se soltó de ella
    —déjame Kikyo necesito aclarar algunas cosas con ella, eso no era lo que tu querías?
    —está bien pero no te demores
    —Bueno Inuyasha aquí estamos que es lo que me quieres decir —le decía muy seria
    —Aome quiero que me perdones por todo lo que te he dicho—me decía el casi arrodillándose ante mi
    —si eso es todo te perdono—le decía yo mientras me daba la vuelta para irme
    —no Aome no te vayas—me decía él mientras me agarraba del brazo—de verdad quiero que me perdones, yo nunca debí decirte todo lo que te dije soy un estúpido, un patán por favor discúlpame
    —Inuyasha todo lo que tú me has hecho sufrir eso no lo vas a borrar con un simple perdón, para mí es muy difícil olvidar todo lo que me has dicho.
    —si lo sé y no sé qué más hacer para que me perdones—decía él mientras su mirada se tornaba algo triste
    —solo dame tiempo y luego miremos que pasa
    —está bien, pero ten en cuenta que yo siempre te he querido y nunca fue mi intención hacerte daño.
    —Aome vámonos ya se está haciendo tarde—decía Kouga para evitar que siguiera hablando con Inuyasha
    —si claro vamos—le decía mientras lo tomaba de la mano
    —Inuyasha ya hablaste con ella ahora vámonos de aquí—decía Kikyo molesta
    —qué te pasa Kikyo por tan molesta, sabes que Aome es mi amiga no tienes por qué ponerte así
    —no estoy molesta
    Kouga y yo habíamos regresado a la casa y en todo el camino lo único que pensaba era en lo que me había dicho Inuyasha ya no sabía que hacer estaba muy confundida no sé si perdonarle pues todo lo que me había dicho me dolió mucho.
    —Aome te encuentras bien? En todo el camino no has dicho nada—me preguntaba Kouga al verme pensativa.
    —no te preocupes solo estoy un poco cansada eso es todo
    —Entonces ve y descansa, ya regreso voy a buscar a Licy—me decía mientras me daba un beso en la mejilla
    —bueno está bien, hasta mañana
    —hola hermano como te fue con Aome—preguntaba la niña muy curiosa
    —Muy bien, ya somos novios—le decía Kouga mientras ella saltaba de alegría—pero no le vayas a decir que yo te dije solo espera que ella te lo diga.
    —si está bien, te felicito hermano
    —gracias, ahora ve a tu habitación para que descanses
    —está bien que descanses—le decía ella mientras le daba un beso en la mejilla




    HASTA AQUI EL CAPITULO ESPERO LES HAYA GUSTADO Y DEJEN SUS COMENTARIOS!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  15.  
    Furu Moon

    Furu Moon Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2012
    Mensajes:
    26
    Pluma de
    Escritora
    Wiiii primera en comentar jhajhajhajhajha ok no...:)
    Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! inuyasha arruino el momento jum >:( estaban tan felices en el agua y que los interrumpe jhajhajha que te dire?....
    Me encanto este capitulo ya me esperaba que koga fuera su novio...espero no salga lastimadito :( ...y tambien cuando aome le dijo con sarcasmo que lo perdonaba jhajhajha eso me dio muchisima risa pero el se lo gano pa que anda de hablador jhejhejhe ...kikyo ahora si bien celosa >:| jhajhajha ya le llegaron los celos xDDDDD lero lero ......
    Espero me avises de igual modo del sig cap (si no es molestia ovio ^.^) saludos...
    Sayonara n_n.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    2089
    hoolaa aqui sigo con mi siguiente capitulo espero les guste!!


    Esa noche no pude dormir muy bien solo pensaba en lo que había hablado con Inuyasha necesitaba tiempo para poder olvidar todo lo malo que él me había dicho y poder perdonarlo pero aun así lo amo.
    Luego escuche mucho ruido en la sala, y eran los padres de Kouga que estaban discutiendo con él, siempre llegaban muy tarde y tomados eso era algo muy incómodo ya que yo nunca presencié ese tipo de problemas con mi familia, algo que debo agradecer, me duele mucho lo que le pasa a Kouga y su hermana a veces pensaba en irme de aquí porque me sentía mal por toda esta situación pero Licy y Kouga solo me pedían que no me fuera porque me necesitaban a su lado. Que voy a hacer cuando se acaben mis vacaciones, no quiero dejarlos solos me he encariñado mucho con ellos, ojala toda esta situación se arregle muy pronto y puedan vivir como una familia normal.
    Ya había amanecido y yo me levante más temprano que todos y decidí prepararles algo de comer, los padres de Kouga duermen hasta muy tarde y cuando se levantan no comen si no que salen a lo mismo de siempre todos los días.
    —Buenos días Aome que haces despierta tan temprano—me dice Kouga mientras me regala un beso en la boca
    —buenos días, solo quería regalarles un desayuno a ti y tu hermana, ya que se han portado muy bien conmigo desde que estoy aquí.
    —no tenías por qué molestarte yo te lo iba a preparar y llevártelo a tu cuarto
    —tu solo siéntate y relájate que hoy los atiendo yo—le decía mientras lo agarraba de la mano para llevarlo al comedor
    —Está bien gracias—me decía el resignado
    —ahora voy a buscar a Licy
    Ya habíamos terminado de desayunar y los padres de Kouga todavía seguían en su cuarto durmiendo.
    —Kouga y cómo te sientes? —le preguntaba ya que había escuchado toda la discusión anoche
    —bien, por qué me lo preguntas?
    —anoche escuche la discusión que tenían ustedes
    —Disculpa Aome no quiero que te sientas mal con todos estos problemas que tengo con mis padres—me decía mientras tomaba mis manos
    —no te preocupes yo estoy aquí para apoyarte, si te sientes mal tu sabes que puedes contar conmigo
    —si lo sé y eso te lo agradezco. Aome voy a salir a buscar unas cosas que deje donde unos familiares pero ya regreso tratare de no tardarme, ahora que se levanten mis padres es mejor que te quedes con Licy en la terraza o en cualquier lugar donde ellos no las vayan a molestar, no quiero que tengas problemas con ellos.
    —está bien no te preocupes, cuidare a Licy mientras regresas—le decía regalándole una sonrisa
    Kouga ya había salido pero en el camino se encuentra con Inuyasha y Miroku.
    —hola Kouga como estas?—preguntaba Miroku —y Aome como se encuentra?
    —bien, Aome está muy bien se quedó en la casa con mi hermana, Inuyasha como estas?
    —yo, bien—le decía Inuyasha muy serio—ahora que te encuentro tengo que hablar contigo
    —dime de que quieres hablar
    —Miroku nos puedes dejar un momento mientras hablo con el
    —está bien pero no te demores—decía Miroku un poco preocupado
    —oye necesita saber cómo esta Aome
    —ya se los dije ella está bien
    —que te traes con ella
    —pues que me traigo de que, ella es mi novia ahora no me traigo nada malo con ella—decía Kouga confundido por lo que este decía
    —eso espero, no quiero que juegues con ella
    —no te preocupes ella está bien conmigo
    —en donde vives necesito hablar con ella
    —no te lo puedo decir Aome me lo prohibió, ella no quiere hablar contigo por el momento
    —No me interesa lo que ella te haya prohibido, tengo que hablar con ella—decía Inuyasha subiendo el tono de su voz
    —ya te dije que no—decía Kouga en el mismo tono de Inuyasha
    —oigan chicos no se exalten tranquilícense—decía Miroku tratando de controlarlos
    —Yo me tengo que ir, Aome me debe de estar esperando—decía el dando media vuelta para irse del lugar.
    —oye espera no he terminado de hablar contigo! —decía Inuyasha
    —lo siento será en otro momento
    —Inuyasha ya déjalo, vámonos de aquí—decía Miroku tratando de tranquilizarlo
    —pero es que necesito hablar con Aome
    —ya lo harás en su debido momento
    —está bien vámonos, ese tipo no me gusta para Aome no me cae bien
    —no me digas que estas celoso? —preguntaba Miroku en tono de burla
    —Como se te ocurre idiota—le decía mientras le daba un golpe en la cabeza a Miroku
    —oye no tienes por qué ponerte de esa manera, tranquilo
    —no vuelvas a decir tonterías, además tu sabes que yo quiero a Kikyo
    —pues ya no parece, etas muy distante de ella
    —Eso no es problema tuyo—le decía muy enojado
    —está bien, cálmate
    Por otro lado estaba Kouga muy enojado por lo que había pasado con Inuyasha, él lo había sentido como una escena de celos.
    —Hola Kouga no te demoraste mucho—le decía mientras le abría la puerta y lo saludaba
    —Si eso no está muy lejos—decía el muy serio
    —qué te pasa que tienes
    —es solo que me encontré con Inuyasha, y comenzó a hacerme una cantidad de preguntas ya alzarme la voz, me pareció que estaba celoso porque tú y yo somos novios
    —No, no creo, debe ser que está preocupado, él siempre ha sido sobreprotector conmigo hasta que conoció a Kikyo—le decía recordando muy triste todo lo que había pasado.
    —él quería saber dónde vivo para venir
    —y le dijiste?
    —no, claro que no tu no querías
    —qué bueno que no le dijiste, o si no ya estuviera aquí
    En la cabaña se encontraba Miroku con Inuyasha hablando sobre lo que había pasado con Kouga, mientras que sango estaba en su cuarto descansando y Kikyo estaba fuera en el jardín.
    —Inuyasha porque te pones tan furioso cuando ves a Kouga?—le preguntaba Miroku
    —Porque ese tipo no me cae bien—decía él mientras cruzaba sus brazos
    —a mí me parece que te dan celos
    —te he dicho que no digas tonterías!
    —bueno está bien no digo nada—decía Miroku con un poco de miedo al ver a Inuyasha enojado
    —Inuyasha—lo llamaba Kikyo con una sonrisa—vamos a dar un paseo
    —bueno vámonos
    —Inuyasha te he notado un poco distante conmigo y eso no me gusta—decía ella un poco triste
    —no te preocupes es solo que me he sentido un poco mal, creo que es un refriado ya se pasara—él decía mientras le regalaba un beso
    —eso espero
    Sango y Miroku por otro lado estaban conversando sobre su relación
    —Oye amor cuando nos casamos y me das muchos hijos—decía Miroku muy pícaro
    —apenas nos estamos dando una oportunidad y ya quieres hijos?
    — no me parece mala idea
    —nada más piensas en eso, mejor cuéntame que le pasa a Inuyasha que lo he notado algo raro en estos días—decía Sango para cambiar el tema que la tenia incomoda
    —es por lo que ha pasado con Aome eso lo ha tenido distraído y me temo que se esté enamorando—decía Miroku preocupado—a Kikyo le dolería mucho si así fuera.
    —ya es muy tarde para eso Aome esta con Kouga
    —pero yo creo que esta con el solo para olvidarse de Inuyasha
    —tienes razón.
    Mientras tanto estaba Kouga en la casa inventándose quien sabe que para sorprenderme, siempre hacia algo nuevo para mí, él es muy detallista.
    —oye Licy donde está tu hermano
    —no se Aome debe estar en el jardín, de pronto estará preparando alguna sorpresa para ti, como ya son novios—decía Licy muy inocente
    —entonces Kouga ya te conto que somos novios
    —Haayy—gritaba ella pues su hermano le dijo que no contara nada—mi hermano me dijo que no dijera nada, tenía que esperar a que tú me contaras, ahora me va a regañar—decía ella muy preocupada.
    —no te preocupes no le diremos nada, que quede entre las dos—le decía mientras acariciaba su cabeza.
    —Aome!! —escuche gritar a Kouga
    —que paso
    —No nada solo quería darte esto—me decía el mientras me entregaba un inmenso ramo de flores
    —Gracias—le dije mientras le daba un beso en la mejilla, pero a él no le basto con ese beso en la mejilla, me tomo por la cintura mientras me besaba tiernamente—espera que Licy nos está viendo Kouga—le dije mientras me le soltaba y mis mejillas se ruborizaban.
    Estuvimos mucho tiempo en el jardín hablando con Licy de muchas cosas, de pronto sentimos mucho ruido en la casa los padres de Kouga no eran porque ya ellos no estaban dentro de a casa, decidimos entrar para ver qué había pasado y nos encontramos con unos hombres que no conocíamos y que además se veían de muy mal aspecto, eran cuatro tipos, todos tenían tatuajes y cicatrices, había uno que al parecer era el jefe vestía con ropa elegante pero en sus manos tenia tatuajes muy raros y en el rostro tenía un tatuaje en forma de araña, y todos tenían armas.
    —Aome quédate aquí con Licy
    —Kouga no vayas se ven muy peligrosos—le decía muy asustada
    —Hermano tengo miedo vámonos de aquí—le decía Licy aferrada a el
    —no se preocupen voy a tener cuidado con ellos, por ningún motivo vayan a salir de aquí.
    Kouga se acercó a ellos y los tipos lo apuntaban con el arma en la cabeza
    —tu quien eres jovencito donde están los señores de la casa—decía el jefe
    —yo vivo aquí quien son ustedes y que hacen aquí—le decía Kouga con una mirada asesina
    —solo venimos a cobrar una pequeña deuda que tenemos con tus padres.
    —pues ellos no están aquí y no sé cuando regresen
    —pues en ese caso le dejare un mensajito contigo—decia ese tipo mientras preparaba para golpear a Kouga el solo esquivo el golpe y los otros tipos lo agarraron y comenzaron a golpearlo, Kouga logro darle a esos tipos pero ellos eran más y se veía muy mal con tantos golpes que le daban, Licy y yo estábamos tan asustadas, creímos que lo iban a matar y salimos para ayudarle.
    —oh, miren que tenemos aquí una linda niña y bella joven—decía el tipo con una sonrisa muy perversa
    —Aome que haces, vete de aquí—me decía Kouga
    —déjenlo lo van a matar! —les gritaba a esos tipos mientras me les acercaba
    —no te preocupes jovencita no lo vamos a matar solo es un mensaje para sus padres—decía el mientras se sentaba para seguir viendo como golpeaban a Kouga—chicos ya dejen al muchacho ya fue suficiente, creo que con este mensaje será suficiente.
    —son unos desgraciados! —les gritaba mientras ayudaba a Kouga a levantarse
    —bueno chicos nosotros nos vamos, y espero que tus padres entiendan el mensaje, a él gran Naraku nadie se le burla y menos le roban—decía el mientras soltaba una gran carcajada
    —Hermano te sientes bien—decía Licy con lágrimas en su ojos
    —vamos Licy tenemos que llevarlo a un hospital
    —No…déjenme—decía el muy adolorido
    —No Kouga estas muy mal tenemos que llevarte a un hospital—le dije para luego salir de la casa
    Como pudimos llegamos al hospital, tres carros en su casa y tuve que llevarlo como pude, eso me pasa por no aprender a manejar.
    Ya estábamos en el hospital y los médicos se lo llevaron de inmediato a urgencias al rato habían llegado los padres de Kouga se veían muy preocupados, era la primera vez que se veían sobrios y se les noto la preocupación por su hijo.
    —Aome que le paso a mi hijo?—preguntaba la madre muy angustiada
    —unos tipos llegaron a la casa buscándolos a ustedes y lo golpearon a el
    —Quienes eran esos tipos—pregunto el padre
    —Había uno que menciono llamarse Naraku y que ustedes le debían mucho dinero, por culpa de ustedes el esta así—les decía muy enojada
    —y ahora que vamos a hacer tenemos que conseguir ese dinero para pagar o si no volverán—decía la madre mientras ignoraba lo que yo le decía.

    Ya el doctor había regresado y nos dijo que el estaba fuera de peligro que lo habían tenido que operar por algunas fractura en su cuerpo pero que se encontraba mejor.



    Hasta aqui el capitulo espero sus comentarios
     

    Archivos adjuntos:

    • Me gusta Me gusta x 4
  17.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    AMOR INESPERADO
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    5393
    holaaa!!! aqui esta otro capitulo espero les guste




    Ya en su habitación la enfermera nos dice que podemos pasar a verlo, los padres de Kouga deciden entrar pero yo no lo hago, puesto que es mejor que ellos hablen con su hijo acerca de lo sucedido.
    —hola hijo como te encuentras? —le pregunta el padre mientras la madre se le acerca para acariciar su rostro.
    —Mejor—decía Kouga en un tono serio.
    —Lo sentimos mucho todo esto es nuestra culpa—le decía la madre
    —Se ven preocupados, jamás me imagine verlos así—decía Kouga sorprendido
    —y lo estamos hijo aunque nunca lo hemos demostrado nosotros los queremos, es solo que no sabemos cómo ser unos buenos padres—decía su padre
    —ya no se preocupen por mí ya me siento mejor, lo único que quiero es que arreglen ese problema que tienen con ese tal Narku, no quiero que le vayan hacer daño a mi hermana—decía Kouga
    —sí, hijo claro que lo resolveremos
    —quiero ver a Aome
    —está bien nosotros vamos a la casa y luego regresamos—le decía la madre mientras le daba un beso en la frente.
    —hola Kouga como te sientes—le decía mientras entraba a la habitación.
    —Me siento mejor—me decía mientras me regalaba una sonrisa
    —qué bueno que estés bien, me asusté mucho cuando te vi tirado en el piso
    —Aome, lo que no me gusto es no te quedaste donde te había dejado— decía el borrando la sonrisa de su rostro—que tal si ese tipo te hubiese hecho algo a ti o a Licy.
    —ya te dije, me sentía muy asustada al verte en ese estado que pensé que te iban a matar
    —en fin ya estoy bien, pero ya quiero irme de este lugar—decía él mientras tocaban la puerta
    —adelante—conteste
    —hola, disculpe que los interrumpa pero es hora de su medicina—decía la enfermera
    —no tranquila—le dije mientras le regalaba una sonrisa, pero Kouga no se veía muy contento
    —ya me quiero ir de este lugar—decía Kouga muy enojado
    —lo siento mucho pero eso no se va a poder por el momento, usted necesita mucho cuidado—le decía la enfermera.
    —señorita cuando podrían darle de alta? —le pregunte al ver el enojo de Kouga
    —aun necesita de muchos cuidados, que solo le podemos dar aquí pero el medico es quien decidirá, pues si el pone de su parte saldrá mas pronto—decía ella
    —claro que el pondrá de su parte, cierto que si? —le decía mientras lo miraba fijamente a lo que él solo miro hacia otro lado
    —Hasta mañana, que descansen—decía la enfermera mientras se retiraba
    —muchas gracias señorita
    —solo dígame Ayame—decía amablemente
    —está bien Ayame. Ya oíste lo que ella dijo tienes que poner de tu parte —le dije mientras tomaba su mano
    — Está bien—decía el resignado
    Ya había amanecido y me sentía muy cansada de dormir en esa silla tan incómoda, Kouga aún seguía dormido, así que decidí ir por un café. Cuando regrese la enfermera ya se encontraba en la habitación colocándole una inyección, pero él no se veía muy contento, ya estaba cansado de tantas inyecciones.
    —Buenos días —dije regalándole una sonrisa a ambos
    —buenos días, ya me voy en unas horas regreso para darle la otra medicina—decía Ayame
    —gracias Ayame—le dije
    —de nada señorita
    —por cierto mi nombre es Aome
    —ok Aome
    —cómo te sientes hoy Kouga?—le preguntaba mientras me sentaba a su lado
    —ya mejor, pero esa enfermera ya me tiene cansado con tantas inyecciones—decía el un poco molesto.
    —tu sabes que es por tu bien
    Los padres habían llegado muy temprano al hospital, y yo decidi ir a darme un baño y ponerme ropa limpia. Ya estando en la casa sentí que tocaban la puerta y sentí un poco de miedo, ya que los padres de Kouga estaban con el y Licy estaba en la casa de sus amigas. Comenze a abrir la puerta y con mucho cuidado pero para mi sorpresa era Inuyasha.
    —Inuyasha!! —dije muy sorprendida
    —Aome, quiero hablar contigo—me decía el mientras sostenia la puerta para que yo no la cerrara
    —que haces aquí como llegastes?
    —pues te vi en el camino y decidí seguirte, como no me has querido decir donde vives ahora
    —Pues no tengo tiempo de hablar ahora—le decía mientras intentaba cerrar la puerta, pero el entro a la fuerza y no sabía qué hacer con el—vete de aquí, no quiero hablar ahora ya habíamos hablado antes
    —pero no es suficiente, tu no me has perdonado en verdad, acaso tu novio está aquí y no te va a dejar hablar.
    —mejor cállate, tú no sabes nada, Kouga no está aquí, está en el hospital
    —que le paso
    —tuvo un accidente
    —lo siento Aome, y como está el?
    —Ya está mejor, mejor me voy a bañar que me tengo que ir—le dije para luego dirigirme al baño pero el decido esperarme.
    Salí del baño y el aún estaba esperándome diciéndome que me quería acompañar no tuve otra opción que aceptar al verlo que se quería arrodillar.
    —me acompañas pero solo hasta la entrada no quiero que Kouga se disguste al verte
    —esta bien.
    Llegamos al hospital y como le había dicho solo hasta la entrada, el se regreso y yo segui, al entrar al cuarto de Kouga encontré que estaba peleando con la enfermera Ayame, pues no se quería colocar la inyección, siempre era lo mismo con el para que se inyectara o que se tomara las medicinas.
    —Aome ya estoy harto de estar aquí, esto no me gusta—me decía el mientras yo me reia de solo verlo enojado
    —Sabes que es por tu bien—le dije mientras me acercaba a el.
    —Sí, es lo que siempre le digo—decía Ayame un poco molesta
    El doctor había llegado a revisarlo para ver cómo se encontraba.
    —sus padres hablaron conmigo y quiere que lo mande a su casa, pero aun le falta en su recuperación, así que le voy a mandar una enfermera para que lo cuide y se sienta mejor en su casa —decía el doctor.
    —muchas gracias doctor, aquí me iba a volver loco—decía Kouga con una sonrisa en su rostro
    —bueno señorita Ayame usted se va a encargar de su traslado y lo va a ayudar en lo que necesite
    —pero doctor…—decía ella muy sorprendida
    —ya dije, usted va a ir
    —doctor no puede mandar a alguien más? —preguntaba Kouga, ya que ninguno de los dos se la han llevado muy bien
    —Lo siento mucho pero ahora no tengo a nadie más disponible y Ayame es una de mis mejores enfermera—decía el doctor para luego retirarse de la habitación junto con Ayame.
    —Kouga, porque te portas así? — le preguntaba muy seria
    —es que esa enfermera no me gusta, me cae mal
    —pues ella es una de las más eficientes de aquí, así que no seas grosero con ella, solo está cumpliendo con su obligación.
    —está bien, lo intentare.
    Ya habían hecho todo lo necesario para el traslado de Kouga, al llegar a la casa el se sintió de lo más feliz pero lo único que no le gustaba de ahí era la enfermera que ha tratado de portarse bien con él.
    Paso una semana en la que ya Kouga se veía mucho su mejoría y gracias a los cuidados de Ayame quien estaba muy pendiente de sus medicinas cosa que él no le gustaba para nada, parecía un niño cuando le daban sus medicinas, pero lo bueno era que Kouga trataba de llevársela mejor con ella.
    —Kouga voy a la cabaña a visitar a mis amigos, tu pórtate bien con Ayame—le decía mientras le daba un beso
    —está bien no te demores
    —Ayame, cuídalo—le decía con una sonrisa
    —No te preocupes, pero él ya sabe lo que va a pasar como se porte mal—decía ella con burla
    Llegue a la cabaña a saludar a mis amigos, ya tenia como una semana que no los veía y me hacían falta.
    —hola Aome como estas? —me preguntaba Miroku mientras me daba un abrazo
    —bien Miroku y donde esta Sango
    —está en su habitación, y como se encuentra Kouga, Inuyasha nos contó lo que había pasado con él.
    —pues el ya está mucho mejor, se ha recuperado muy rápido
    —Aome, como has estado, ya nos tienes olvidados—me preguntaba Sango
    —pues yo estoy muy bien, y como va su relación?
    —Pues Sango no me quiere dar un hijo—decía Miroku cuando recibió un golpe en la cabeza que lo hizo caer al suelo
    —deja de decir tonterías!! —decía Sango muy enojada, me hacía mucha falta ver esas escenas que me hacían morir de la risa.
    —bueno ya no peleen
    —Aome y cómo es eso de que Inuyasha te fue a buscar—me preguntaba Sango
    —pues él quería hablar conmigo por lo que había pasado antes, yo no sé qué más hablar con él no si perdonarle en verdad. —le decía mientras mi mirada se tornaba triste
    —y tu relación con Kouga, como ha estado?
    —pues normal, va avanzando, no hemos tenido ningún tipo de problemas
    —pero te has enamorado de el?
    —pues… yo lo quiero, pero no creo estar enamorada
    —todavía sigues pensando en Inuyasha, cierto?
    —si
    —Hola chicos ya regresamos—decía Kikyo mientras entraba a la cabaña
    —y donde esta Inuyasha—preguntaba Miroku
    —está afuera sacando las cosas que compramos, y tú qué haces aquí—me preguntaba con una mirada molesta
    —vine a visitar a mis amigos o es que no puedo? —le dije mientras le devolvía la misma mirada
    —Aome… como estas? — me preguntaba Inuyasha con una sonrisa en su rostro
    —yo estoy bien gracias
    —y como sigue Kouga
    —mucho mejor, oigan chicos ya me tengo que ir—les decía mientras me dirigía a la puerta
    —Inuyasha, vamos a nuestra habitación—decía Kikyo mientras lo tomaba de la mano para llevárselo
    —Adiós Aome—me decía el
    Había salido de la cabaña para dirigirme a la casa de Kouga, pero recordé el lugar que me había mostrado él y me dirigí hacia allá para despejar un poco la mente, sentí que alguien estaba observándome y me sentía con miedo, cuando me iba a regresar a la casa sentí que alguien me había agarrado de la mano.
    —Inuyasha! Que haces aquí me asustaste—decía mientras mi corazón estaba acelerado por el gran susto
    —lo siento, no fue mi intención, solo quería hablar contigo.
    —está bien, habla
    —Aome no he dejado de pensar lo torpe que he sido contigo, me haces falta tu sabes cuánto te quiero siempre has sido mi mejor amiga, solo quiero arreglar la cosas contigo.
    Ya en su habitación la enfermera nos dice que podemos pasar a verlo, los padres de Kouga deciden entrar pero yo no lo hago, puesto que es mejor que ellos hablen con su hijo acerca de lo sucedido.
    —hola hijo como te encuentras? —le pregunta el padre mientras la madre se le acerca para acariciar su rostro.
    —Mejor—decía Kouga en un tono serio.
    —Lo sentimos mucho todo esto es nuestra culpa—le decía la madre
    —Se ven preocupados, jamás me imagine verlos así—decía Kouga sorprendido
    —y lo estamos hijo aunque nunca lo hemos demostrado nosotros los queremos, es solo que no sabemos cómo ser unos buenos padres—decía su padre
    —ya no se preocupen por mí ya me siento mejor, lo único que quiero es que arreglen ese problema que tienen con ese tal Narku, no quiero que le vayan hacer daño a mi hermana—decía Kouga
    —sí, hijo claro que lo resolveremos
    —quiero ver a Aome
    —está bien nosotros vamos a la casa y luego regresamos—le decía la madre mientras le daba un beso en la frente.
    —hola Kouga como te sientes—le decía mientras entraba a la habitación.
    —Me siento mejor—me decía mientras me regalaba una sonrisa
    —qué bueno que estés bien, me asusté mucho cuando te vi tirado en el piso
    —Aome, lo que no me gusto es no te quedaste donde te había dejado—le decía el borrando la sonrisa de su rostro—que tal si ese tipo te hubiese hecho algo a ti o a Licy.
    —ya te dije, me sentía muy asustada al verte en ese estado que pensé que te iban a matar
    —en fin ya estoy bien, pero ya quiero irme de este lugar—decía él mientras tocaban la puerta
    —adelante—conteste
    —hola, disculpe que los interrumpa pero es hora de su medicina—decía la enfermera
    —no tranquila—le dije mientras le regalaba una sonrisa, pero Kouga no se veía muy contento
    —ya me quiero ir de este lugar—decía Kouga muy enojado
    —lo siento mucho pero eso no se va a poder por el momento, usted necesita mucho cuidado—le decía la enfermera.
    —señorita cuando podrían darle de alta? —le pregunte al ver el enojo de Kouga
    —aun necesita de muchos cuidados, que solo le podemos dar aquí pero el medico es quien decidirá, pues si el pone de su parte saldrá mas pronto—decía ella
    —claro que el pondrá de su parte, cierto que si? —le decía mientras lo miraba fijamente a lo que él solo miro hacia otro lado
    —Hasta mañana, que descansen—decía la enfermera mientras se retiraba
    —muchas gracias señorita
    —solo dígame Ayame—decía amablemente
    —está bien Ayame. Ya oíste lo que ella dijo tienes que poner de tu parte —le dije mientras tomaba su mano
    — Está bien—decía el resignado
    Ya había amanecido y me sentía muy cansada de dormir en esa silla tan incómoda, Kouga aún seguía dormido, así que decidí ir por un café. Cuando regrese la enfermera ya se encontraba en la habitación colocándole una inyección, pero él no se veía muy contento, ya estaba cansado de tantas inyecciones.
    —Buenos días —dije regalándole una sonrisa a ambos
    —buenos días, ya me voy en unas horas regreso para darle la otra medicina—decía Ayame
    —gracias Ayame—le dije
    —de nada señorita
    —por cierto mi nombre es Aome
    —ok Aome
    —cómo te sientes hoy Kouga?—le preguntaba mientras me sentaba a su lado
    —ya mejor, pero esa enfermera ya me tiene cansado con tantas inyecciones—decía el un poco molesto.
    —tu sabes que es por tu bien
    Los padres habían llegado muy temprano al hospital, y yo decidi ir a darme un baño y ponerme ropa limpia. Ya estando en la casa sentí que tocaban la puerta y sentí unpoco de miedo, ya que los padres de Kouga estaban con el y Licy estaba en la casa de sus amigas. Comenze a abrir la puerta y con mucho cuidado pero para mi sorpresa era Inuyasha.
    —Inuyasha!! —dije muy sorprendida
    —Aome, quiero hablar contigo—me decía el mientras sostenia la puerta para que yo no la cerrara
    —que haces aquí como llegastes?
    —pues te vi en el camino y decidí seguirte, como no me has querido decir donde vives ahora
    —Pues no tengo tiempo de hablar ahora—le decía mientras intentaba cerrar la puerta, pero el entro a la fuerza y no sabía qué hacer con el—vete de aquí, no quiero hablar ahora ya habíamos hablado antes
    —pero no es suficiente, tu no me has perdonado en verdad, acaso tu novio está aquí y no te va a dejar hablar.
    —mejor cállate, tú no sabes nada, Kouga no está aquí, está en el hospital
    —que le paso
    —tuvo un accidente
    —lo siento Aome, y como está el?
    —Ya está mejor, mejor me voy a bañar que me tengo que ir—le dije para luego dirigirme al baño pero el decido esperarme.
    Salí del baño y el aún estaba esperándome diciéndome que me quería acompañar no tuve otra opción que aceptar al verlo que se quería arrodillar.
    —me acompañas pero solo hasta la entrada no quiero que Kouga se disguste al verte
    —esta bien.
    Llegamos al hospital y como le había dicho solo hasta la entrada, el se regreso y yo segui, al entrar al cuarto de Kouga encontré que estaba peleando con la enfermera Ayame, pues no se quería colocar la inyección, siempre era lo mismo con el para que se inyectara o que se tomara las medicinas.
    —Aome ya estoy harto de estar aquí, esto no me gusta—me decía el mientras yo me reia de solo verlo enojado
    —Sabes que es por tu bien—le dije mientras me acercaba a el.
    —Sí, es lo que siempre le digo—decía Ayame un poco molesta
    El doctor había llegado a revisarlo para ver cómo se encontraba.
    —sus padres hablaron conmigo y quiere que lo mande a su casa, pero aun le falta en su recuperación, así que le voy a mandar una enfermera para que lo cuide y se sienta mejor en su casa —decía el doctor.
    —muchas gracias doctor, aquí me iba a volver loco—decía Kouga con una sonrisa en su rostro
    —bueno señorita Ayame usted se va a encargar de su traslado y lo va a ayudar en lo que necesite
    —pero doctor…—decía ella muy sorprendida
    —ya dije, usted va a ir
    —doctor no puede mandar a alguien más? —preguntaba Kouga, ya que ninguno de los dos se la han llevado muy bien
    —Lo siento mucho pero ahora no tengo a nadie más disponible y Ayame es una de mis mejores enfermera—decía el doctor para luego retirarse de la habitación junto con Ayame.
    —Kouga, porque te portas así? — le preguntaba muy seria
    —es que esa enfermera no me gusta, me cae mal
    —pues ella es una de las más eficientes de aquí, así que no seas grosero con ella, solo está cumpliendo con su obligación.
    —está bien, lo intentare.
    Ya habían hecho todo lo necesario para el traslado de Kouga, al llegar a la casa el se sintió de lo más feliz pero lo único que no le gustaba de ahí era la enfermera que ha tratado de portarse bien con él.
    Paso una semana en la que ya Kouga se veía mucho su mejoría y gracias a los cuidados de Ayame quien estaba muy pendiente de sus medicinas cosa que él no le gustaba para nada, parecía un niño cuando le daban sus medicinas, pero lo bueno era que Kouga trataba de llevársela mejor con ella.
    —Kouga voy a la cabaña a visitar a mis amigos, tu pórtate bien con Ayame—le decía mientras le daba un beso
    —está bien no te demores
    —Ayame, cuídalo—le decía con una sonrisa
    —No te preocupes, pero él ya sabe lo que va a pasar como se porte mal—decía ella con burla
    Llegue a la cabaña a saludar a mis amigos, ya tenia como una semana que no los veía y me hacían falta.
    —hola Aome como estas? —me preguntaba Miroku mientras me daba un abrazo
    —bien Miroku y donde esta Sango
    —está en su habitación, y como se encuentra Kouga, Inuyasha nos contó lo que había pasado con él.
    —pues el ya está mucho mejor, se ha recuperado muy rápido
    —Aome, como has estado, ya nos tienes olvidados—me preguntaba Sango
    —pues yo estoy muy bien, y como va su relación?
    —Pues Sango no me quiere dar un hijo—decía Miroku cuando recibió un golpe en la cabeza que lo hizo caer al suelo
    —deja de decir tonterías!! —decía Sango muy enojada, me hacía mucha falta ver esas escenas que me hacían morir de la risa.
    —bueno ya no peleen
    —Aome y cómo es eso de que Inuyasha te fue a buscar—me preguntaba Sango
    —pues él quería hablar conmigo por lo que había pasado antes, yo no sé qué más hablar con él no si perdonarle en verdad. —le decía mientras mi mirada se tornaba triste
    —y tu relación Kouga, como ha estado?
    —pues normal, va avanzando, no hemos tenido ningún tipo de problemas
    —pero te has enamorado de el?
    —pues… yo lo quiero, pero no creo estar enamorada
    —todavía sigues pensando en Inuyasha, cierto
    —si
    —Hola chicos ya regresamos—decía Kikyo mientras entraba a la cabaña
    —y donde esta Inuyasha—preguntaba Miroku
    —está afuera sacando las cosas que compramos, y tú qué haces aquí—me preguntaba con una mirada molesta
    —vine a visitar a mis amigos o es que no puedo? —le dije mientras le devolvía la misma mirada
    —Aome… como estas? — me preguntaba Inuyasha con una sonrisa en su rostro
    —yo estoy bien gracias
    —y como sigue Kouga
    —mucho mejor, oigan chicos ya me tengo que ir—les decía mientras me dirigía a la puerta
    —Inuyasha, vamos a nuestra habitación—decía Kikyo mientras lo tomaba de la mano para llevárselo
    —Adiós Aome—me decía el
    Había salido de la cabaña para dirigirme a la casa de Kouga, pero recordé el lugar que me había mostrado él y me dirigí hacia allá para despejar un poco la mente, sentí que alguien estaba observándome y me sentía con miedo, cuando me iba a regresar a la casa sentí que algien me había agarrado de la mano.
    —Inuyasha! Que haces aquí me asustaste—decía mientras mi corazón estaba acelerado por el gran susto
    —lo siento, no fue mi intención, solo quería hablar contigo.
    —está bien, habla
    —Aome no he dejado de pensar lo torpe que he sido contigo, me haces falta tu sabes cuánto te quiero siempre has sido mi mejor amiga, solo quiero arreglar la cosas contigo
    Ya en su habitación la enfermera nos dice que podemos pasar a verlo, los padres de Kouga deciden entrar pero yo no lo hago, puesto que es mejor que ellos hablen con su hijo acerca de lo sucedido.
    —hola hijo como te encuentras? —le pregunta el padre mientras la madre se le acerca para acariciar su rostro.
    —Mejor—decía Kouga en un tono serio.
    —Lo sentimos mucho todo esto es nuestra culpa—le decía la madre
    —Se ven preocupados, jamás me imagine verlos así—decía Kouga sorprendido
    —y lo estamos hijo aunque nunca lo hemos demostrado nosotros los queremos, es solo que no sabemos cómo ser unos buenos padres—decía su padre
    —ya no se preocupen por mí ya me siento mejor, lo único que quiero es que arreglen ese problema que tienen con ese tal Narku, no quiero que le vayan hacer daño a mi hermana—decía Kouga
    —sí, hijo claro que lo resolveremos
    —quiero ver a Aome
    —está bien nosotros vamos a la casa y luego regresamos—le decía la madre mientras le daba un beso en la frente.
    —hola Kouga como te sientes—le decía mientras entraba a la habitación.
    —Me siento mejor—me decía mientras me regalaba una sonrisa
    —qué bueno que estés bien, me asusté mucho cuando te vi tirado en el piso
    —Aome, lo que no me gusto es no te quedaste donde te había dejado—le decía el borrando la sonrisa de su rostro—que tal si ese tipo te hubiese hecho algo a ti o a Licy.
    —ya te dije, me sentía muy asustada al verte en ese estado que pensé que te iban a matar
    —en fin ya estoy bien, pero ya quiero irme de este lugar—decía él mientras tocaban la puerta
    —adelante—conteste
    —hola, disculpe que los interrumpa pero es hora de su medicina—decía la enfermera
    —no tranquila—le dije mientras le regalaba una sonrisa, pero Kouga no se veía muy contento
    —ya me quiero ir de este lugar—decía Kouga muy enojado
    —lo siento mucho pero eso no se va a poder por el momento, usted necesita mucho cuidado—le decía la enfermera.
    —señorita cuando podrían darle de alta? —le pregunte al ver el enojo de Kouga
    —aun necesita de muchos cuidados, que solo le podemos dar aquí pero el medico es quien decidirá, pues si el pone de su parte saldrá mas pronto—decía ella
    —claro que el pondrá de su parte, cierto que si? —le decía mientras lo miraba fijamente a lo que él solo miro hacia otro lado
    —Hasta mañana, que descansen—decía la enfermera mientras se retiraba
    —muchas gracias señorita
    —solo dígame Ayame—decía amablemente
    —está bien Ayame. Ya oíste lo que ella dijo tienes que poner de tu parte —le dije mientras tomaba su mano
    — Está bien—decía el resignado
    Ya había amanecido y me sentía muy cansada de dormir en esa silla tan incómoda, Kouga aún seguía dormido, así que decidí ir por un café. Cuando regrese la enfermera ya se encontraba en la habitación colocándole una inyección, pero él no se veía muy contento, ya estaba cansado de tantas inyecciones.
    —Buenos días —dije regalándole una sonrisa a ambos
    —buenos días, ya me voy en unas horas regreso para darle la otra medicina—decía Ayame
    —gracias Ayame—le dije
    —de nada señorita
    —por cierto mi nombre es Aome
    —ok Aome
    —cómo te sientes hoy Kouga?—le preguntaba mientras me sentaba a su lado
    —ya mejor, pero esa enfermera ya me tiene cansado con tantas inyecciones—decía el un poco molesto.
    —tu sabes que es por tu bien
    Los padres habían llegado muy temprano al hospital, y yo decidi ir a darme un baño y ponerme ropa limpia. Ya estando en la casa sentí que tocaban la puerta y sentí unpoco de miedo, ya que los padres de Kouga estaban con el y Licy estaba en la casa de sus amigas. Comenze a abrir la puerta y con mucho cuidado pero para mi sorpresa era Inuyasha.
    —Inuyasha!! —dije muy sorprendida
    —Aome, quiero hablar contigo—me decía el mientras sostenia la puerta para que yo no la cerrara
    —que haces aquí como llegastes?
    —pues te vi en el camino y decidí seguirte, como no me has querido decir donde vives ahora
    —Pues no tengo tiempo de hablar ahora—le decía mientras intentaba cerrar la puerta, pero el entro a la fuerza y no sabía qué hacer con el—vete de aquí, no quiero hablar ahora ya habíamos hablado antes
    —pero no es suficiente, tu no me has perdonado en verdad, acaso tu novio está aquí y no te va a dejar hablar.
    —mejor cállate, tú no sabes nada, Kouga no está aquí, está en el hospital
    —que le paso
    —tuvo un accidente
    —lo siento Aome, y como está el?
    —Ya está mejor, mejor me voy a bañar que me tengo que ir—le dije para luego dirigirme al baño pero el decido esperarme.
    Salí del baño y el aún estaba esperándome diciéndome que me quería acompañar no tuve otra opción que aceptar al verlo que se quería arrodillar.
    —me acompañas pero solo hasta la entrada no quiero que Kouga se disguste al verte
    —esta bien.
    Llegamos al hospital y como le había dicho solo hasta la entrada, el se regreso y yo segui, al entrar al cuarto de Kouga encontré que estaba peleando con la enfermera Ayame, pues no se quería colocar la inyección, siempre era lo mismo con el para que se inyectara o que se tomara las medicinas.
    —Aome ya estoy harto de estar aquí, esto no me gusta—me decía el mientras yo me reia de solo verlo enojado
    —Sabes que es por tu bien—le dije mientras me acercaba a el.
    —Sí, es lo que siempre le digo—decía Ayame un poco molesta
    El doctor había llegado a revisarlo para ver cómo se encontraba.
    —sus padres hablaron conmigo y quiere que lo mande a su casa, pero aun le falta en su recuperación, así que le voy a mandar una enfermera para que lo cuide y se sienta mejor en su casa —decía el doctor.
    —muchas gracias doctor, aquí me iba a volver loco—decía Kouga con una sonrisa en su rostro
    —bueno señorita Ayame usted se va a encargar de su traslado y lo va a ayudar en lo que necesite
    —pero doctor…—decía ella muy sorprendida
    —ya dije, usted va a ir
    —doctor no puede mandar a alguien más? —preguntaba Kouga, ya que ninguno de los dos se la han llevado muy bien
    —Lo siento mucho pero ahora no tengo a nadie más disponible y Ayame es una de mis mejores enfermera—decía el doctor para luego retirarse de la habitación junto con Ayame.
    —Kouga, porque te portas así? — le preguntaba muy seria
    —es que esa enfermera no me gusta, me cae mal
    —pues ella es una de las más eficientes de aquí, así que no seas grosero con ella, solo está cumpliendo con su obligación.
    —está bien, lo intentare.
    Ya habían hecho todo lo necesario para el traslado de Kouga, al llegar a la casa el se sintió de lo más feliz pero lo único que no le gustaba de ahí era la enfermera que ha tratado de portarse bien con él.
    Paso una semana en la que ya Kouga se veía mucho su mejoría y gracias a los cuidados de Ayame quien estaba muy pendiente de sus medicinas cosa que él no le gustaba para nada, parecía un niño cuando le daban sus medicinas, pero lo bueno era que Kouga trataba de llevársela mejor con ella.
    —Kouga voy a la cabaña a visitar a mis amigos, tu pórtate bien con Ayame—le decía mientras le daba un beso
    —está bien no te demores
    —Ayame, cuídalo—le decía con una sonrisa
    —No te preocupes, pero él ya sabe lo que va a pasar como se porte mal—decía ella con burla
    Llegue a la cabaña a saludar a mis amigos, ya tenia como una semana que no los veía y me hacían falta.
    —hola Aome como estas? —me preguntaba Miroku mientras me daba un abrazo
    —bien Miroku y donde esta Sango
    —está en su habitación, y como se encuentra Kouga, Inuyasha nos contó lo que había pasado con él.
    —pues el ya está mucho mejor, se ha recuperado muy rápido
    —Aome, como has estado, ya nos tienes olvidados—me preguntaba Sango
    —pues yo estoy muy bien, y como va su relación?
    —Pues Sango no me quiere dar un hijo—decía Miroku cuando recibió un golpe en la cabeza que lo hizo caer al suelo
    —deja de decir tonterías!! —decía Sango muy enojada, me hacía mucha falta ver esas escenas que me hacían morir de la risa.
    —bueno ya no peleen
    —Aome y cómo es eso de que Inuyasha te fue a buscar—me preguntaba Sango
    —pues él quería hablar conmigo por lo que había pasado antes, yo no sé qué más hablar con él no si perdonarle en verdad. —le decía mientras mi mirada se tornaba triste
    —y tu relación Kouga, como ha estado?
    —pues normal, va avanzando, no hemos tenido ningún tipo de problemas
    —pero te has enamorado de el?
    —pues… yo lo quiero, pero no creo estar enamorada
    —todavía sigues pensando en Inuyasha, cierto
    —si
    —Hola chicos ya regresamos—decía Kikyo mientras entraba a la cabaña
    —y donde esta Inuyasha—preguntaba Miroku
    —está afuera sacando las cosas que compramos, y tú qué haces aquí—me preguntaba con una mirada molesta
    —vine a visitar a mis amigos o es que no puedo? —le dije mientras le devolvía la misma mirada
    —Aome… como estas? — me preguntaba Inuyasha con una sonrisa en su rostro
    —yo estoy bien gracias
    —y como sigue Kouga
    —mucho mejor, oigan chicos ya me tengo que ir—les decía mientras me dirigía a la puerta
    —Inuyasha, vamos a nuestra habitación—decía Kikyo mientras lo tomaba de la mano para llevárselo
    —Adiós Aome—me decía el
    Había salido de la cabaña para dirigirme a la casa de Kouga, pero recordé el lugar que me había mostrado él y me dirigí hacia allá para despejar un poco la mente, sentí que alguien estaba observándome y me sentía con miedo, cuando me iba a regresar a la casa sentí que algien me había agarrado de la mano.
    —Inuyasha! Que haces aquí me asustaste—decía mientras mi corazón estaba acelerado por el gran susto
    —lo siento, no fue mi intención, solo quería hablar contigo.
    —está bien, habla
    —Aome no he dejado de pensar lo torpe que he sido contigo, me haces falta tu sabes cuánto te quiero siempre has sido mi mejor amiga, solo quiero arreglar la cosas contigo
    —esta bien, te perdono—al decir esto lo unico que recibi fue un fuerte abraza que me dejo sorprendida, pense que me iba a asfixiar, cuando me solto del abrazo su mirada se conecto con la mia y no dejaba de mirar esos ojos tan hermosos, su respiracion la senti tan cerca y mi corazon se acelero.



    hasta aqui el capitulo espero les haya gustado!!!












    inus21.jpg
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  18.  
    Rosette Tsukiyomi

    Rosette Tsukiyomi Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    19 Mayo 2012
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    *¬* me encanto la conti!!!
    pobre kouga!! yo lo curo :B
    ahora resulta que inuyasha
    muy arrepentido no???
    que no lo perdoneeee!! (eso espero)
    no vi ningun error ortografico y si hay
    ni los vi n.n jajja
    espero y sigas asii y me avises
    siiiempre :D
    SAYONARAC:
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso