Romántico Amor de mi vida

Tema en 'Relatos' iniciado por D Fang, 13 Marzo 2019.

  1.  
    D Fang

    D Fang Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2013
    Mensajes:
    69
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Amor de mi vida
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    774
    Me quedé quieto, pasmado. Sin terminar de procesar lo que estaba pasando. Mi todo me estaba dejando. Negué débilmente con la cabeza, mientras buscaba en su mirada el más mínimo indicio de inseguridad. No había nada.

    Su bello rostro estaba pálido, sus vivos ojos se nublaban y su cálida sonrisa estaba ausente. Sostenía mis manos con cuidado, como si temiera que se fueran a romper. Sonrió débilmente y besó mi mejilla, mientras me soltaba lentamente. Supe que ese sería el último beso.
    Quería abrazarla y tenerla en mis brazos eternamente. Quería llorar y gritar. Quería que todo estuviera tan roto como lo estaba yo en ese momento. Apretaba mis dientes y maldecía todo dentro de mí. Pero mantenía una débil sonrisa, que expresaba todo menos felicidad.
    La vi darme la espalda y alejarse lentamente, con los ojos cristalinos y la cabeza agachada. Yo me quedé ahí: solo, roto y perdido.

    La calle estaba vacía, gris, olvidada. Caminé sin saber muy bien a dónde ir, siguiendo las sombras de aquellos días felices, haciéndome mil preguntas. A mi lado pasaban coches, que me seducían a saltar y olvidarme de todo. Pensaba en ella, siempre pensaba en ella: su suave voz, en sus ojos, en su sonrisa, en sus delicadas manos y en la calma que traía a mi ser.

    ¿Qué nos pasó?

    Entre lamentos y anhelos llegué a un pequeño parque a donde la gente iba a pasear a sus perros, con su pareja o a caminar un rato. Sentí un nudo en la garganta al recordar que ahí la conocí. Caminé lentamente entre los árboles y las personas, respirando el frío aire del invierno. Más de dos años habían pasado. Con pesadez me senté en un alejado rincón del parque y lloré desconsoladamente. Lloré hasta hastiarme, hasta que la noche se dejó caer y mi cuerpo empezó a tiritar por el frío.

    Recuerdo que llegué a casa, pero no recuerdo cómo. Recuerdo el alcohol, la euforia y la momentánea tranquilidad. Recuerdo el bajón emocional. Recuerdo que lloré toda la noche en mi cama, hasta quedarme dormido. Recuerdo haber seguido llorando al despertar. Recuerdo la ansiedad, la frustración y el enojo. Horas junto a la puerta, esperando por ella en vano. Recuerdo recordar el vacío que llenaba, los monstruos que mantenía dormidos. Mil voces hablaban en mi cabeza. Gritaban, lloraban y reían, hacían de todo menos callarse. Recuerdo haberle hablado cientos de veces. Recuerdo las súplicas, los lloriqueos y las amenazas. Recuerdo la soga en mi cuello.

    Lo recuerdo todo.


    Recuerdo cuando te conocí, era una tarde de verano. Yo leía en un rincón del parque, alejado de todo. Te me acercaste, radiante, preguntando por mi libro. Tiempo después me confesaste que llevabas un tiempo interesada en mí, el solitario chico del parque. Recuerdo las charlas, las risas y nuestras miradas encontrarse.

    Recuerdo tu voz cantándome y tu cabeza sobre mis piernas mientras te leía. Recuerdo los juegos y las bromas. Recuerdo las palabras atorarse en mi garganta, incapaces de salir. Recuerdo tu mirada fija en mí, curiosa y deseosa, y tus manos entrelazas con las mías mientras me tumbabas sobre el pasto. Recuerdo la chispa en tus ojos, el quedarme viendo fijamente tus labios y no poder resistir más. Estaba loco por ti.

    Recuerdo las risas, las coloridas tardes y las calurosas noches. Despertaba y te veía dormir junto a mí. Recuerdo los besos, las caricias, los susurros. Los bailes improvisados en medio de la sala, tú cantándome baladas y yo abriendo mi alma para ti.

    Intentaste arreglarme y una parte de ti se rompió en el intento.

    Recuerdo los gritos, el llanto y la indiferencia. Tú eras un ave y yo una jaula. Llorabas en la noche, aferrada a mi espalda, sabiendo que tenías que soltarme. Yo fingía no oírte, incapaz de dejarte ir. Eras mi todo.

    Me dejaste y la primavera perdió su color. Mis días eran un eterno otoño, melancólicos y grises. El tiempo dejó de correr para mí. La vida había huido de mi ser, temerosa de jamás volverse a encontrar en mi persona. Rompí muchos corazones, intentando encontrar el pedazo que completara el mío.

    Sé que también fue difícil para ti. Tu sonrisa por momentos se apagaba y tu mirada se perdía en la nada, triste. Pero un día volviste a ser tú. Rogué un millón de veces poder olvidarte, pero nadie escuchó.

    Hoy te escribo, porque tras muchos años de intentar olvidarte, sé que jamás lo haré. Eres ese amor que siempre existe, ese que cuando toca a la puerta pone todo de cabeza. Siempre estaré aquí para ti.

    No puedo olvidarte, sólo puedo aprender a vivir sin ti.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Sad Sad x 1
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,307
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comienzo señalando que no encontré errores o faltas. Fue un escrito bien desarrollado, en el que se plasman sentimientos muy reales y duros con los que me identifico totalmente, y probablemente muchos también lo hagan. Es real, tan real que duele, que lastima.

    Al principio me dije que un fic marcado con la categoría de "romántico" no me iba a gustar, pero me alegra decir que estaba equivocado.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso