Long-fic Al contrario

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Yrim, 31 Diciembre 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Se ve notablemente el avance que tuviste en este capitulo. Tildes no he encontrado que te faltaran, pero unas palabras fueron victimas del error de dedo, te las señalare como me lo pediste amiga:
    ¿Acaso no quisiste decir salsa de soya? Pero se entiende lo que quisiste expresar, eso es una ventaja, me sorprendiste bastante en este capitulo, la narración y cada movimiento de los personajes es algo que lo manejaste bastante bien. Bien, aquí encontré otra palabra, sin embargo no es error de dedo, más bien no supiste como acomodar la frase:
    Mmm… me deja demasiado confundida, yo la acomodaría de esta manera: En cuanto acabó de peinarse… antes de publicar el capitulo trata de darle una leída tu misma, eso es lo que hago antes de publicar el mío, pero claro, siempre existen excepciones que suelen pasarse.
    A veces suelo fastidiar a la gente con mis comentarios, bien, esta oración también es importante, a la hora de separar silabas cuando el personaje este tartamudeando utiliza el guión corto (-) también lo podemos llamar signo de menos xD, en vez de separar con comas utiliza el signo que te indique y esto quedaría así:

    — Estas… estas m-muy… gua-apa… — bien francamente no quedaría así al por que lo dividí de diferente manera, ojo no estoy indicando que tu acomodación de palabras estuviera mal, todo lo contrario.

    Si te molesta que te este señalando en partes como lo hice házmelo saber; bien ahora al capitulo: Bien me gusto la parte donde abraza a Kagome, por unos instantes pensé en que se darían un beso o por lo menos en la mejilla, pero solamente fue un tacto. ¡Ah…! Lindo Sesshomaru de ojos dorados… déjame estar a tu lado, pero no puedo pensar en eso por que él es mi cuñado xD; me encantó esa pequeña escena de Sesshomaru sobre todo.
    Sayonara
    :adios:
     
  2.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Muy bueno ste capítulo, (aunque igual me dejas con ganas d más y comienzo a creer q lo haces apropósito ¬¬) me pareció interesante lo del abrazo ya q no me lo speraba :P Ojalá q comiencen a suceder más cosas entre ellos q solo abrazos y aproximaciones xq ya stoy deseando ver como narras en momentos como esos :D! Esa persona con qn chocó Kagome.... claramente se trataba de Sesshomaru y supongo q eso causará drama en esa cena; lo presiento *-* (xD!)
    Solamente opinaré q difiero con la observación d Windmiko con respecto a lo de:

    En cuanto hubo acabado de peinarse, se puso frente al espejo...

    (No por ser mala persona pero es una simple opinión :P) Ya q esa es una forma d narrar muy propia d las novelas y es algo rebuscada x lo q le agrega un toque un tanto profecional a la historia. Claro q la forma en la q Windmiko la corrigió tambn es correcta pero supongo q la manera en la q lo escribiste suena mejor :P

    PD: NO TE ENOJES CONMIGO Wind-sama!!!!!!

    En fin....... staré pendiente d tu continuación ;)

     
  3.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Hahaha qué rápido se acostumbra Kagome a la época actual xD cuando chocó con Sesshoumaru (que supongo era él) me puse nerviosa, pensé que le haría alguna pregunta extraña, pero me sorprendió que saliera corriendo... mmm una duda sé que en capítulos antes hablaste en general, pero me podrías asegurar si existe algún pequeño demonio en esa época? creo que es todo, me gustaría que le enseñen a leer, pero por ahora no, le conviene :D Inuyasha leyéndole Romeo y Julieta *-*

    Espero la continuación! Chau n__n
     
  4.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Al contrario

    Hola!
    chida conti, me gusto la parte ne la que Inu abrazo a Kagome, siempre tan tierno...., genial!!, ya llegaro inu-no y Sessho, ahora solo es cuestion de que conoscan a Kagome, lo malo de todo esto es que hay que esperar...........youkai's, bueno me tengo ir
    esperando conti se despide inulove (y tabien Tails, porque a esta siempre se le olvida que estoy aqui ¬_¬) ja *lo ignora*

    Mata ne
     
  5.  
    inuandrea

    inuandrea Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Octubre 2006
    Mensajes:
    44
    Pluma de
    Escritor
    Re: Al contrario

    GUTA GUTA GUTA JEJEJEJE esta muy bueno jejejej
    ME encanto el abrazo spr lindo me encanta cuando el hace cosas asi definifiamente me gustariaq que fuera real jeje pero ya no seria de kagome jajajaja no mentiras yo ya tengo mi principeeeee wiiiii 'w'.
    grax por el cap me encanta el rumbo que toma jeje quiero ver la cara que pone cuando conozca a shessomaru jejejeje lo maximo.
    jeje bye ya nee
     
  6.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1615
    Re: Al contrario

    Hola a todooos! Siento la tardanza, pero es época de exámenes, así que tardaré más en actualizar.

    Cap.19
    [FONT=&quot] [/FONT]
    Los chicos siguieron a Izayoi hasta el comedor. Se trataba de una habitación rectangular, de paredes color marfil claro, decoradas con retratos de la familia Taisho y de hermosos paisajes. El mobiliario, de madera de roble, adornaba la estancia regularmente, aprovechando el espacio del que disponía. Destacaba la gran mesa, del mismo material, en el centro del cuarto, ya con los utensilios necesarios para comer puestos sobre ella de forma ordenada. Esa, según Izayoi, era la mejor cubertería que tenía en la casa. Había algunas estanterías y cómodas repartidas por toda la sala. Hacia el final, se distinguía una mesa más pequeña y de cristal, en torno a la cual se disponían un sofá de tres plazas y varios sillones. Justo en frente de esta mesa, y bien colocada para poder ser vista por todos, había una televisión de plasma.

    Kagome permaneció al lado de la mujer, que se paró en el umbral de la puerta, mientras que Inuyasha seguía el recorrido hasta llegar al centro del lugar, donde se encontraban hablando de pie tres personas. Para asombro de Kagome, dos de ellos tenían el pelo tan plateado como Inuyasha, y supuso que serían el padre y el hermanastro. Sin embargo, no podía decir nada más de ellos, puesto que uno estaba dándole la espalda, y el otro estaba de perfil, con el rostro casi oculto por su cabello.

    —Papá… —llamó Inuyasha al acercarse al que estaba de espaldas.

    Este se giró rápidamente, pudiendo Kagome apreciar su aspecto. Podría jurar que ese… ser, o lo que fuera… era lo más perfecto que había visto en toda su vida. Tez blanca, impecable. A los lados del rostro, tenía unas marcas, que le resultaban extrañamente familiares, sin embargo, lo dejó pasar para seguir admirando su belleza. Se fijó en sus ojos, dorados, aunque podría jurar que algo más claros a los de Inuyasha. El cabello lo llevaba atado en una cola baja, que se apoyaba con suma fragilidad en su hombro derecho. Tenía una expresión madura, pero amable. Sus labios se curvaron en una sonrisa, y su semblante se volvió más cálido al reencontrarse con su hijo menor. Lo cogió por un brazo y lo atrajo hacia él para abrazarlo.

    Kagome sonrió, queriendo retener en sus recuerdos esa imagen. Le parecía una de las diarias maravillas que otorga la vida y que no se aprecian como deberían: el abrazo de un padre, o de una madre… es algo que se considera tan normal que parece como si careciera de valor.

    —Supongo que… como es un momento especial para él… también lo es para mí… —pensó la chica alegre mientras seguía observando la escena.

    Inuyasha se separó de su padre muy sonrojado.

    —¡Que ya no soy un niño, papá! —alcanzó a oír Kagome, que se llevó una mano a la boca intentando contener una pequeña carcajada.

    De reojo, la chica vio cómo la señora Taisho empezaba a caminar para ponerse al lado de su marido, quién le depositó un leve pero cariñoso beso en los labios. No puedo evitar pensar que eran una pareja perfecta al verlos al uno al lado del otro.

    —Ya veo, ya… —dijo Inuno al dirigirse de nuevo a su hijo— Si casi alcanzas a Sesshomaru…

    El aludido, que hasta ese momento no prestaba atención a la conversación, se integró en el círculo, llevando consigo de la cintura a una mujer muy atractiva. Pero Kagome no se fijó en la mujer precisamente…

    —¡Ese es el hombre con el que me choqué cuando iba a comprar! —pensaba la chica mientras lo miraba con la boca literalmente abierta.

    —¡Kagome! —la llamó Izayoi.

    La pelinegra salió de sus pensamientos, y dirigió su mirada a la mujer. Entonces se dio cuenta de que todos los presentes estaban con la vista fija en ella. Esto hizo que un débil rubor ocupara sus mejillas.

    —¡Kagome, cielo, ven! —la invitó de nuevo Izayoi.

    A paso lento y con la mirada fija en el suelo, la chica se acercó a la familia Taisho. Cuando estaba a dos pasos de ellos, Izayoi se adelantó y se puso a su lado.

    —Kagome, te presento a mi marido Inuno, a mi hijastro Sesshomaru y a su esposa Kagura —decía la mujer mientras señalaba a cada uno de los presentes al nombrarlos.

    —Ahora entiendo a lo que se refería Izayoi con la primera impresión —pensó la pelinegra observando el imponente cuadro que se le presentaba, eso sí, sin mirar a Sesshomaru directamente.

    Entonces hizo una reverencia a modo de saludo.

    —Todos —continuó Izayoi— os presento a Kagome.

    —Vaya, vaya, vaya… —comenzó Inuno con una grave voz— así que esta es la famosa Kagome.

    —¿Famosa? —preguntó ella rápidamente.

    Inuno sonrió.

    —Oh, así que no eres muda…

    Kagome se puso como un tomate, bajando de nuevo la vista hacia el suelo.

    —Papá, déjala tranquila… —intervino Inuyasha entre divertido y preocupado.

    —Sí, sí, perdón —contestó, para después cogerle una mano a Kagome, e inclinarse para besársela— Mucho gusto, Kagome. Mi esposa y mi hijo me han hablado mucho de ti, me alegro de poder conocerte al fin.

    Kagome sonrió, aunque seguía ruborizada.

    —El gusto es mío, señor Taisho —dijo, mirando de reojo a Inuyasha.

    Inuno sonrió, para después dirigirse a su hijo mayor— Sesshomaru, venga, preséntate…

    El mencionado se adelantó un pequeño paso hacia delante, lo que hizo que la chica no tuviera más remedio que mirarlo a la cara por fin. Él la observaba impasible, con una expresión indescifrable.

    —Emm… esto… —balbuceó Kagome nerviosa. Entonces se inclinó hacia delante— ¡Perdón por lo de antes! De verdad lo siento…

    Todos en el lugar miraron sorprendidos a Kagome y a Sesshomaru. Sin embargo, este seguía con su pose inmutable.

    —Kagome, ¿ya lo conocías? —preguntó Inuyasha algo malhumorado.

    —No en realidad. Me choqué con él cuando iba a comprar. Fue al doblar la esquina, así que no lo vi.

    —¿Y esta chica viene del pasado? —preguntó la mujer junto a Sesshomaru.

    Kagome se sorprendió, dando un paso hacia atrás, horrorizada.

    —Calma Kagome, ellos saben cuál es tu situación actual, y no dirán nada —la tranquilizó Izayoi antes de que pudiera articular alguna palabra.

    Entonces la pelinegra se fijó por primera vez en la mujer que había soltado ese comentario. Era de facciones atractivas y femeninas, adornadas por un leve maquillaje; de piel blanca y con unos misteriosos ojos color rubí, enmarcados por una sombra rosa oscura. Tenía el cabello castaño recogido en un elegante moño, exceptuando el flequillo recto que caía sobre su frente. En esos momentos lucía una media sonrisa, que puso un poco nerviosa a Kagome.

    —Soy Kagura —se presentó la mujer haciendo una pequeña reverencia— la esposa se Sesshomaru. Encantada de conocerte.

    —¡Ah! Igualmente —dijo Kagome imitándola apresuradamente.

    Justo en ese momento, una niña castaña de unos cinco años apareció por la puerta de la sala. El pelo suelto, tan solo adornado por una pequeña coleta a un lado, lo llevaba algo revuelto; y el kimono, blanco decorado con sakuras, algo desajustado. Pero traía una sonrisa radiante, que podría iluminar el corazón de cualquier persona. Se aproximó a Izayoi, con las manos detrás de la espalda y sin dejar de sonreír.

    —Rin, cariño, ¿qué…? —intentó preguntar la mujer.

    —Toma abuela —la interrumpió la pequeña, enseñándole unas margaritas que llevaba escondidas en su espalda— Las he cogido para ti —finalizó radiante.

    —¡Oh! ¿Para mí? —preguntó mientras cogía las flores que le tendía la niña.

    Kagome se fijó en la sonrisa de Izayoi en ese momento. Era la más bonita y sincera que le había visto hasta entonces, y sus ojos expresaban una enorme felicidad.

    La pequeña asintió, para luego correr hacia Sesshomaru y abrazarse a una de sus piernas. Kagome no pudo evitar enternecerse al presenciar tal escena, y sonrió aunque estaba algo sorprendida. Entonces fue cuando la niña se percató de la presencia de la extraña, y se quedó mirándola con medio cuerpo a la vista, y medio escondido detrás de los pantalones negros de Sesshomaru.

    —¿Puede ser que la niña sea…? —pensó la pelinegra.

    —Rin, cariño, ven aquí —la llamó Kagura.

    La pequeña se acercó a ella y Kagura se agachó para estar a su altura, pasándole los dedos por el cabello para peinarla improvisadamente. Luego le puso el kimono bien, y se levantó dándole un tierno beso en la cabeza. Al momento se volvió hacia Kagome.

    —Rin, esta es Kagome. Salúdala, es amiga de tu tío Inuyasha —ordenó suavemente la mujer.

    —¿Tío? —pensó Kagome en voz alta.

    —Sí, es mi sobrina —aclaró Inuyasha.

    —Encantada de conocerla —saludó Rin haciendo una reverencia.

    —Bueno, Kagome, parece que ya conoces a los Taisho —comentó Izayoi— Sé que nuestra familia te puede parecer algo extraña, pero te aseguro que no lo somos tanto.
    [FONT=&quot] [/FONT]
    Fin del cap.19


    Espero que os guste, aunque como lo hice con algo de prisa puede que no esté tan bien...
    Un beso a todos!
     
  7.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Y lo dejas en ese preciso instantes... ¬¬!!! Bueno, no te reclamaré xq igual siempre terminas x dejarlos en momentos cruciales y haces las continuaciones cortas.... stás en mi contra, lo sé :(
    Jeje bueno... spero q actualices pronto: noté algo d Ooc x parte de Kagura pero no se nota mucho... es como un Ooc desapercibido (? xD) Ojalá actualices pronto y suert con tus examenes! :)
     
  8.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Ahhh que lindo!! Kag por fin conocio a la familia Taisho!! que emocionante... espero que ella tmb forme parte e esa familia muy pronto wiiii :lindo: jaja XD y Yrim debo felicitarte por tu increible fanfic, tienes unos cuantos errores de dedo por ahi, pero estaba tan emocionada con la historia que apenas los note, la vdd es que esta excelente, la prox. vez no tardes tanto en poner la conti, si cariño? ;) cuidate y sigue asi :D sayonara prrrmiau
     
  9.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    lei desde el capitulo 13 al 19 y me quede mas que emocionada por como va la historia!!!, me encanto cuando Inu se puso celoso por la propuesta de matrimonio!, tambien me gusto como sango se ha vuelto mas que una amiga para kagome y ni que mencionar del casi beso que se dieron!, como te dije al principio lei 6 capitulos en menos de 15 minutos!!, me encanto leerlo todo ya que no es lo convencional que se espera y en cada capitulo pones algo que causa enternecimiento!, Rin hija de Kagura y Sesshomaru?? es tan genial!!, espero que me avises cuando este el proximo capitulo y disculpa el echo de que avandone demaciado este fick pero tuve muchos problemas en este ultimo mes y eso hizo que dejara muchas historias, pero hoy! retomo las que deje xD, suerte!
     
  10.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Respecto lo que siberian había mencionado anteriormente posiblemente tiene razón; no me había fijado que eres de España, que por cierto utilizan mucho ese tipo de mezclar palabras correctamente. Sin embargo a como te lo puse es más entendible para mi, no se que opinen los demás.
    Bueno, creo que aun seguiré con mis observaciones ya que te sirvieron en esta continuación amiga. Bien, la palabra que remarque esta mal empleada, ya que este, esta se refiera mas bien para señalar cosas, por ejemplo: este reloj ya no sirve o esta bolsa ya esta rota. Y en la oración que remarque te estas refiriendo a una persona, el pronombre que yo utilizaría para esa oración seria él.
    Me pareció un lindo toque el que le diste cuando Taisho abrazó a InuYasha como recibimiento, una escena de familia extrañaba leer, ya que la mayoría sólo se centra en el amor y las cursilerías; cuando hay cosas que poseen más valor. Encontré un error de dedo amiga, esto sucede en muchas personas, me incluyó:
    No es necesario que te explique, ya que es un error de dedo es todo ;) bien, el carácter de Kagura no me parece que te hallas salido del carácter de ella, o por lo menos no mucho.
    El carácter de ella es depende de la situación, por ejemplo cuando estaba con Naraku siempre se comportaba como para odiarla, es testaruda pero siempre tiene sentimientos escondidos; cuando consiguió su libertad ahora ya no escondía sus sentimientos, si, lo digo cuando murió junto con la mirada dorada de Sesshomaru. Ahora digo, ¿Quién no estaría contento en una situación así?, yo digo que si Kagura nunca hubiera sido mala actuaría de forma distinta, en el caso tu historia. Por eso digo que no cometiste tanto el Ooc. A la mejor eso quería decirte siberian — ja, ja, eso espero O_O; —.
    Al principio me imagine que empezarías un triangulo amoroso con Sesshomaru — cuando chocaron —; no obstante le colocaste que ya tenia familia y esposa, eso cambio mis pensamientos. La verdad no me gusta la pareja de Sesshomaru y Kagome, no se me hace algo que concuerde, por eso crearon a Rin :/ pero ya cada quien con sus gustos de parejas. Igual la respeto.
    Sayonara
    :porque:
     
  11.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1510
    Re: Al contrario

    Jajaja Bueno, lo siento. Hace poco que terminé el capi, pero no lo he repasado mucho, así que si detectáis algún error asumo la responsabilidad. Muchas gracias a todos por los comentarios, y a los que se los han borrado por ser spam también, que leí unos cuantos xD
    Sin más, aquí lo tenéis. Pero os aviso que es corto.

    Cap.20

    Estaban todos en la mesa, cenando tranquilamente mientras comentaban el viaje de negocios que habían efectuado los mayores Taisho.

    —Hemos conseguido que la compañía americana Citigroup apruebe nuestro nuevo proyecto de transporte. Nos aportará fondos para que podamos seguirlo —decía con una sonrisa Inuno.

    —¡Eso es estupendo! —exclamó Izayoi— Creía que ibas a reunirte con los miembros de Morgan Chase.

    —Es que en principio así era, pero surgió la oportunidad —explicó el señor Taisho— Cuando llegamos al lugar de la reunión, estaban saliendo los accionistas de Citigroup. Parece ser que tuvieron una reunión las dos compañías antes de la nuestra.

    Kagome miraba de uno a otro. Todos parecían estar muy pendientes de la conversación, pero ella no entendía nada de lo que estaban hablando. Suspiró casi imperceptiblemente, para luego bajar la vista hacia su plato, donde se podían ver los restos del sekihan que habían comido. Giró la cabeza hacia Inuyasha, que estaba sentado a su derecha, y le sorprendió descubrir que él la estaba observando. Al no querer interrumpir la charla de los otros, articuló con los labios “¿Qué pasa?” Sin embargo, Inuyasha al parecer no se había percatado de nada. Pero lo que ponía nerviosa a Kagome era que el chico no la miraba a ella como hacía normalmente, sino que se centraba concretamente en sus labios.

    ¿Cuánto tiempo llevaba así? ¿Dos minutos? ¿Diez? ¿Quizás media hora? No lo sabía con exactitud, pero lo que sí sabía era que las mejillas se le estaban encendiendo lentamente, y no quería que los Taisho la vieran sonrojada, y menos sin motivo aparente.

    Se decidió por darle una suave patada por debajo de la mesa, y así lo hizo. Inuyasha dio un pequeño bote, y por fin pareció despertar. Se quedó mirándola durante unos segundos con el entrecejo ligeramente fruncido, y abrió la boca al parecer con la intención de recriminarle lo que acababa de hacer. Pero Kagome fue más rápida, y de nuevo articuló con los labios la pregunta anterior.

    —“¿Qué pasa? Estabas distraído”

    Inuyasha permaneció un momento en silencio, para después contestar de la misma forma.

    —“Nada”

    Acto seguido volvió la cara y se dedicó a escuchar lo que hablaba su familia sobre la empresa, dejando a una Kagome frustrada por su comportamiento.

    Después de almorzar, Izayoi, Kagura y Kagome se dedicaron a lavar los platos, vasos y cubiertos que habían utilizado. Luego prepararon un poco de té mientras hablaban de cualquier cosa.

    La pelinegra observaba de reojo a Kagura. Aunque no había tenido tiempo de entablar otra conversación con ella desde la presentación, le parecía que era una mujer bastante misteriosa. Sus ojos rubíes mostraban una impasibilidad propia de una persona muy tranquila, pero era eso lo que más atraía a Kagome.

    —Pensándolo —se dijo la chica— resulta increíble que dos personas como Sesshomaru y Kagura estén juntos…

    —¿Ocurre algo Kagome? —le preguntó Izayoi pasándole algunas tazas y platos pequeños.

    —No, sólo pensaba… —le respondió colocándolos en una bandeja puesta encima de la mesa.

    De pronto entró Rin en la cocina.

    —¡Mamá! Papá pregunta que si os queda mucho —dijo acercándose a Kagura.

    —No Rin, dile que el té ya está listo. Ahora lo llevamos —le contestó— ¡Ah, Rin! —la llamó antes de que se perdiera de vista— ¿Quieres galletas?

    La niña sonrió ampliamente, mientras se le iluminaba la mirada.

    —¡Sí! —contestó entusiasmada.

    —De acuerdo —concluyó con una leve sonrisa mientras sacaba algunos dulces de la despensa— Ve con papá al salón, ahora llevamos las cosas.

    —Voy contigo Rin, les voy a preguntar si quieren tomar algo con el té —dijo Izayoi, para después coger a la niña de la mano y salir de la cocina.

    Desde ese instante, la estancia se sumió en un incómodo silencio. Estaban ordenando las cosas y sirviendo el té en las tazas. Kagome no sabía de qué hablar con Kagura, y esta tampoco parecía muy dispuesta a dar pie a una conversación. Sin embargo, formuló una pregunta que había estado rondando por su cabeza.

    —Emm… Se-señora Taisho…

    Kagura, que se encontraba de espaldas a ella, se dio la vuelta mirándola bastante sorprendida.

    —No hace falta que me llames así, llámame Kagura —dijo en un tono que podía ser calificado como amable.

    Kagome asintió, para después proseguir.

    —Kagura… emm… tú… ¿Tú eres descendiente también de algunos demonios de mi época? —preguntó atropelladamente.

    —Lo dices por los ojos, ¿verdad? —al recibir como respuesta otro asentimiento, contestó— Pues sí, eso es. Realmente, otra explicación no le veo a esto, ¿no crees? —dijo sonriendo de medio lado.

    —Pero… ¿Y Rin? —preguntó de nuevo— Me refiero a… Ella no tiene tus ojos ni los de Sesshomaru, ni ninguna marca…

    La mueca de Kagura cambió a una de completa seriedad.

    —Rin… —dijo con algo de pesar— Rin es adoptada.

    Kagome abrió la boca sorprendida. No había pensado en esa posibilidad.

    —Sus padres murieron cuando ella era pequeña, y… yo no puedo tener hijos, así que… —la expresión de Kagura era dolorosa. En ese momento Kagome se dio cuenta de que, a pesar de la aparente frialdad de la mujer, seguía teniendo sentimientos aunque no los mostrase.

    —Lo siento… —se disculpó la chica— No debería haberme metido en los asuntos de los demás.

    —No importa —contestó Kagura secamente. Parecía como si se hubiese reprendido mentalmente— Y dime… ¿qué opinas de este mundo?

    —Ah, pues… me está gustando mucho estar aquí, y ya que voy a estar poco tiempo, me gustaría ver todo lo que pueda —dijo Kagome consciente de la desviación de tema.

    —Vale —dijo Izayoi entrando rápido a la cocina— Sesshomaru quiere sólo el té, pero Inuyasha y mi marido quieren algunos dulces para acompañar.

    Cogió otra bandeja de forma apresurada y puso las pastas ahí.

    —¿Vosotras queréis algo en especial? —preguntó volviéndose antes de salir rumbo hacia el salón.

    —Tranquila, Izayoi, nos serviremos de los que pongas.

    —Como queráis. Bueno, vamos al salón, ¿no?

    Con una bandeja de té y aperitivos cada una, se encaminaron hacia la estancia. Cuando entraron, se encontraron a todos sentados alrededor de la mesa baja de cristal, al final de la sala. Inuno estaba sentado en uno de los sillones, al igual que Inuyasha. Por el contrario, Sesshomaru estaba en el de tres plazas, con Rin a su lado. Pronto los acompañó Kagura después de dejar su bandeja en la mesa. Izayoi y Kagome imitaron a Kagura, sentándose cada una en otro sillón de una plaza.

    —Bueno… Kagome, no has hablado casi nada —dijo Inuno haciendo una pausa para probar la infusión— Y tú tampoco Inuyasha. ¿Por qué no nos habláis sobre vuestra relación?

    Inuyasha, que estaba bebiendo tranquilamente, se atragantó al oír el comentario de su padre, y empezó a toser intentando no ahogarse con el té. Izayoi se levantó rápidamente para pegarle unas palmadas en la espalda a su hijo, mientras ella misma aguantaba las ganas de reír. Inuyasha alzó la cabeza mirando a su padre, con los ojos llorosos y algo acalorado de tanto toser. De reojo echó un vistazo a Kagome, cuyo sonrojo se extendía hasta las orejas.

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Acababan de despedir a los invitados. Estaba agotada, y si se encontraba así, seguro que Izayoi estaba peor. La observó hablar con su marido; se le notaba cansada, pero su sonrisa era tal que parecía la persona más feliz del mundo.

    —Es normal —pensaba Kagome mientras veía cómo la pareja subía por las escaleras cogidos por la cintura— se ha llevado dos meses sin verlo…

    —¿Pasa algo?

    Kagome dio un respingo, y se volvió para ver a Inuyasha a punto de reírse. Molesta, frunció el ceño.

    —¿Es que te hace gracia asustarme de esa manera? —dijo sin alzar la voz.

    —Keh, mujeres… —se burló encaminándose hacia su cuarto.

    Kagome suspiró, para después ingresar en el suyo. Seguro que esa noche no escucharía los golpecitos en la puerta para leer.

    Fin del cap.20


    Ah, y una cosita. A lo mejor este capítulo no os ha resultado muy interesante (no lo sé), pero he de deciros que en el siguiente las cosas van a empezar a complicarse… :P
     
  12.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    holaaa!!!, este cpitulo de tu fic me parecio grandioso!!!, me gusto mucho la parte donde Inuno les dice a Inuyasha y Kagome que hablen sobre su relación e Inuyasha se atraganta y Kagome se sonroja n///n, lastima que Inuyash se enojo con Kagome y por eso talvez no le lea nada, en fin este ultimo capitulo estuvo muy interesante, espero con ansias la contiiiiiii bye n_n
     
  13.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Pues me pareció interesante la verdad. No sentí mucho drama ni que hubieran complicaciones pero stuvo interesante leer ste capítulo :P
    Tu forma d narrar me gusta mucho pues detallas casi a la perfección y verdaderamente no noté errores lo que hizo aun mejor el capítulo. Bueno, el q Rin sea adoptada ya me lo imaginaba pero... no sé, siento que noto un poco d Ooc en Kagura pero nada tan exagerado.
    La pregunta de Inuno hacia Inuyasha... jajajajaja ya me imagino al pobre atragantándose con la bebida xDxDxD! Me gustó mucho y spero q sigas así... speraré ansiosa tu continuación ;)
     
  14.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    ola amiga oiie yo ya habia dejado un post y me lo borraron bua¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ pero si lei ehhh¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ haha me encanto como se atraganto inu y es qe hace poco me paso algo asi pero con una papa haha en fin compartimos dolor a por qe no leen romeo y julieta como antes? haha pobre de kagura mm zi qe me senti mal wow felicidades me encanto el capi¡¡¡¡¡¡
     
  15.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    muy lindo como no n_n, ademas de que nos enteramos de que Rin no es hija de Sesshy y de Kagura.. aunque pobre de ella no puede tener hijitos ToT, pero bueno... que bueno que Kagome grada a sus suegros y que se pondran interesantes las cosas entre ellos xD, espero que esta vez sea un poco mas largo n_n, nos estamos leyendo
     
  16.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Te felicito en este capitulo.
    Notablemente se ve la mejoría en la narración, me refiero a que la afinaste muy bien; y eso, es muy difícil de hacer, aún a mí se me dificulta. Los guiones están perfectamente colocados, las conversaciones de los personajes se me hacen especialmente únicos, es muy fácil imaginármelos con la narración que tienes, y este tiempo ausente te ha servido demasiado. Sólo te mencionare una recomendación, que por cierto, me acabo de enterar: para cambiar de escenarios o para transcurrir el tiempo más rápido, yo los hacia con tres asteriscos “***” y tú o haces con varias figuras, esto está mal, ¿Por qué?, la razón es que llama mucho la atención a la hora de estar leyendo… al menos yo.
    Lo que me dijeron a mí que utilizara eran las palabras conectores yo tardé tiempo en descubrirlas, pero te las explicare cómo son estas palabras:
    La palabra de rojo sirve como conector, no necesite signos para indicar que el tiempo había transcurrido, con esa palabra y con un poco de narración se pasa el tiempo. El capitulo me resulto a mí interesante, por qué desvelaste el misterio de Rin, creí que era hija de Kagura y Sesshomaru, pero mencionaste que era huérfana y que ellos habían decidido adoptarla. Me pareció lindo detalle ésa pareja en especial. No se me agrada, siempre me ha gustado a pesar de que pocas veces se vieron o hubo algo de romance en el anime.
     
  17.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Al contrario

    hay pobresita ella queria leer... muy buena conti, esta genial, pobre Inu, cuando le dijeron lo de su ''relacion'' casi se nos va!, pero bueno espero que haga que la pregunta de su padre sea respondida jeje, ya saben como soy adicta a la relaciones ''intimas'' entre Inu y Kag jajaja, bueno espero con ancias la proxima conti, onegai

    Inulove se despide
    besos y abrazos

    mata ne!
     
  18.  
    inuandrea

    inuandrea Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Octubre 2006
    Mensajes:
    44
    Pluma de
    Escritor
    Re: Al contrario

    jeje grax por el cap jejeje lo habia estado esperando, pues para no querer que el capitulo fuera interesante pues lo fue sobre todo cuando inuyahsa se le quedo viendo los labio jejejejeje muy bueno.
    me gusto el comentario del papa pero lastima no dijeron ada hacerca de SU relacion.
    jeje y pues con lo de los problemas ya quiro saber que clase de problemas seran .
    jejeje mate neeeeee.
     
  19.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2507
    Re: Al contrario

    Hola a todaaaas :) Aquí os traigo el siguiente capi.
    Muchas gracias por vuestros comentarios, me alegro de que os siga gustando. Me dais ánimos para seguir escribiendo :D Y gracias también por tu consejo *windmiko*, como verás, lo he aplicado ;)
    Por cierto, este capi me va a ocupar demasiado, así que he decidido dividirlo en dos. Os dejo con la primera parte.

    Cap.21

    Inuyasha bajó las escaleras cuidadosamente, no quería despertar a sus padres. Pero al poner el pie en el penúltimo escalón, crujió. Pese a hacerlo levemente, fue suficiente para que Inuyasha diera un pequeño brinco y perdiera el equilibrio. Instintivamente se agarró a la barandilla de la escalera, y se quedó en la misma posición durante unos segundos, asegurándose de que podía mantenerse normalmente. Entonces bajó suspirando el peldaño que le faltaba.

    Al dirigirse a la habitación de Kagome, notó una pequeña molestia en el pie. Seguramente se había torcido el tobillo. Maldijo mentalmente, sin parar de andar. Se acercó a la puerta del cuarto, y la abrió lentamente. Como esperaba, la luz estaba apagada, pero entraban tenues rayos lunares a través de las ondeantes cortinas de la ventana abierta. Se acercó a la chica, que estaba tendida en el futon totalmente dormida. Se fijó en que tenía el libro debajo de una de sus manos, y se agachó a recogerlo.

    Levantó un poco la mano de la pelinegra, recordando al tacto, la vez en la que la salvó de aquel demonio ciempiés. Así es como ella le había agradecido: dándole la mano. Desvió sus preciosos ojos ámbar a la clara tez de la chica, pasando por sus párpados, dulcemente cerrados y con largas pestañas, por su nariz redondeada, por sus mejillas que con tanta frecuencia se sonrojaban últimamente, y llegó hasta sus labios, cuyo perfil acarició con el dedo pulgar. Había deseado llegar a probarlos desde que estuvieron a punto de besarse… Era tan sencillo acercarse a ella y rozarlos con los suyos…

    De pronto, movió la cabeza negativamente, alejando los pensamientos que ya estaban influenciándolo en sus acciones. Se levantó y dejó sin hacer ruido el libro en el escritorio. Antes de marcharse, dirigió una última mirada a la chica, para después salir y cerrar la puerta tras de sí.

    —A lo mejor he tardado demasiado —pensó el chico en voz baja, ya tumbado en su cama— O es que estaba muy cansada —sonrió ante esto último. Entonces frunció ligeramente el ceño— ¿Se puede saber qué demonios me pasa? Me prometí no volver a sentir esto por nadie… y pienso cumplirlo…

    Era domingo por la mañana, lo que quería decir salida con Sango y Miroku. Inuyasha estaba listo desde hacía tiempo, pero Kagome llevaba un buen rato en el cuarto sin dar señales de vida.

    —¡Kagome! ¡Date prisa! —gritó contrala puerta.

    —¡No seas impaciente Inuyasha! —le recriminó la chica desde dentro.

    —¡Pues no tardes tanto, que no vamos a una boda! —siguió discutiendo el chico.

    Inmediatamente después de que pronunciara esa frase, Kagome salió de la habitación. Llevaba un chaleco ajustado de color beige, con las mangas hasta los codos, acompañado de una falda de vuelo blanca, cuatro dedos por encima de la rodilla. Las sandalias y el bolso, también blancos, iban a conjunto con la falda.

    —¿Qué pasa? Tanto no he tardado. Además, ¿una chica no puede arreglarse? —refunfuñaba molesta.

    Inuyasha se quedó observándola. Con esa ropa parecía más un ángel caído del cielo que una chica venida del pasado. Pasados unos segundos se percató de lo que había dicho la pelinegra, y sacudió la cabeza ligeramente para apartar esos pensamientos y poder contestarle tajantemente.

    —¿Qué no has tardado? ¡Llevo por lo menos veinte minutos esperándote!

    —¿Qué son estos gritos por la mañana Inuyasha? —se oyó.

    Era Inuno, que bajaba las escaleras tranquilamente. Más que enfadado, su expresión era entre divertida y reprobatoria.

    Inuyasha resopló, apartando la mirada y dirigiéndola hacia el suelo.

    —Vaya Kagome, estás muy guapa, ¿tenéis una cita? —preguntó con una media sonrisa, observando de reojo la reacción de su hijo menor, que le dedicó una furiosa mirada.

    —¡No tenemos una cita! ¡Sólo vamos al parque de atracciones con Miroku y Sango! —exclamó.

    Acto seguido, se dio la vuelta y salió de casa hecho una furia. Parecía muy molesto. Kagome se quedó mirando por donde había salido el chico, asombrada por su reacción.

    —¿Qué mosca le ha picado? —preguntó Izayoi, saliendo de la cocina con la misma cara que Kagome. Llevaba una taza de café en la mano, la cual se la tendió a su marido.

    —No lo sé… —contestó Inuno mientras cogía la bebida de entre las manos de Izayoi— pero puede que no haya dormido bien esta noche y esté de mal humor por eso.

    —¡Kagome! ¡¿Vienes o no?! —se escuchó desde fuera.

    Media hora más tarde se encontraron con sus amigos en la entrada del parque. No habían hablado nada durante todo el trayecto, y Kagome estaba bastante inquieta por saber lo que molestaba a Inuyasha.

    —Chicos —habló Miroku sacándola de sus pensamientos— Hoy hay una oferta. La segunda entrada para adulto cuesta la mitad. Podemos pagar Inuyasha y yo las entradas enteras, y vosotras pagar la mitad, ¿qué os parece?

    —Bueno, como quieras… —dijo Sango con una pequeña sonrisa.

    Miroku sonrió, mostrando un brillo especial en su mirada.

    —¡Ay, Sanguito! —dijo rodeándola por los hombros con uno de sus brazos— ¡Me encanta verte sonreír de esa man…!

    Antes de que pudiera acabar, la aludida le dedicó una sonora bofetada mientras alejaba la mano de Miroku de su trasero. Inuyasha y Kagome suspiraron, parecía que ese chico no iba cambiar nunca.

    Después de sacar las entradas se adentraron en el parque. Si por fuera parecía gigantesco, por dentro lo parecía mucho más; y lo era, en realidad. Kagome se quedó muda, dando vueltas sobre sí misma, sin apartar la vista de las atracciones.

    —¿Sabéis lo malo? —dijo Sango, y sin esperar una respuesta, contestó—Que media ciudad estará aquí hoy… Es domingo, y encima han puesto esa oferta únicamente para hoy.

    —¿Y qué quieres? ¿Qué nos vayamos, ahora que hemos comprado las entradas?—preguntó Inuyasha de malas formas.

    —Oye, Inuyasha, no sé qué diablos te ocurre, pero ninguno de los que estamos aquí merece pagar tu mal humor, ¿entendido? —le espetó la castaña con las manos en la cintura.

    —Keh… ¿Quién está de mal humor? —preguntó volviendo la cabeza hacia otro lado.

    —¡Tú! —gritaron los otros tres a coro.

    El aludido puso mala cara y les dio la espalda haciendo que los otros soltaran suspiros de resignación.

    —Bien, ¿adónde vamos primero? —preguntó Miroku deseoso.

    —¿Qué tal a la caída libre? —sugirió Sango con una gran sonrisa.

    —Por mí bien —dijo Miroku asintiendo con la cabeza— ¿Tú qué dices, Kagome?

    —Oh, emm… Por mí está bien lo que vosotros decidáis.

    —No seas tonto, Miroku, ¿no ves que es la primera vez que Kagome viene a un sitio así? —dijo Sango— Mira, nosotros te iremos mostrando las atracciones y tu decidirás si te quieres montar o no, ¿de acuerdo?

    —Vale —aceptó Kagome con una sonrisa.

    Un rato después, estaban delante de la caída libre, observando a Miroku y a Sango montarse. Inuyasha había sido prácticamente obligado a quedarse con Kagome, para que ella viera cómo era esa atracción. Y la verdad es que no le atraía demasiado. La había visto de lejos y había oído a gente gritar… Entonces los asientos comenzaron a elevarse. Kagome no hacía más que mirar a sus amigos.

    —Inuyasha —dijo cogiéndolo por la manga del chaleco azul que se había puesto ese día— ¿esto es seguro?

    —Keh, ¡claro que es seguro! ¿Crees que lo pondrían si no lo fuera? —le contestó con una mueca burlona. Pero al ver la preocupación de la chica, que no apartaba los ojos de los otros dos mientras subían, añadió con una voz más dulce— Kagome, en serio… es muy seguro, no va a pasar nada.

    La chica asintió. Creía en las palabras de Inuyasha, pero le era imposible estar tranquila.

    La atracción se quedó parada al final de la torre, y de un momento a otro, comenzó a caer a una gran velocidad. Kagome se agarró fuerte al brazo de Inuyasha, que la miraba intentando tranquilizarla.

    Fin del cap.21


    Bueno, espero que os haya gustado. :)
    Un saludoo
     
  20.  
    inuandrea

    inuandrea Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Octubre 2006
    Mensajes:
    44
    Pluma de
    Escritor
    Re: Al contrario

    KAWAIIIIII lo ame por completo
    me encanto como se escabullo en la noche jejeje esta atrapado en la garras del amor jajajajaja
    muy bueno jejeje y todo enojado por el comentario del papa o como la trato de convencer de que el juego era seguro
    JEJEJE MUY BUENO DEFINITIVAMENTE
    conti plissssss estoy emocionada por la siguiente conti.
    bye bye 'w'
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso