Long-fic Al contrario

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Yrim, 31 Diciembre 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1557
    Re: Al contrario

    ¡Hola a todoooooos y gracias por vuestros comentarios! Supongo que todas vuestras dudas se resolverán en el capítulo, así que sin más os dejo con él.

    Cap.12

    —Inuyasha, ¿por qué no te quedas esta noche? —Ofreció la madre de Kagome— Es lo mínimo que puedo hacer después de que has ayudado a mi hija. Además, se ha hecho tarde, seguro que tu madre se imagina que estás aquí.

    Kagome miró al joven, que parecía indeciso. —Por favor Inuyasha, quiero agradecerte todo lo que has hecho por mí… —Suplicó con una sonrisa—Sé bueno y quédate, ¿vale?

    —Keh, por esta vez me quedaré… —dijo Inuyasha mientras se sentaba de nuevo. Se cruzó de brazos y volvió la cara hacia otro lado con los ojos fuertemente cerrados.

    Kagome no pudo más que sonreír. —Bien, iré a traerte algo de ropa, la que tienes está que da pena verla —rió Kagome mientras se metía en uno de los cuartos.

    Inuyasha se miró. Su camiseta, originalmente blanca, estaba teñida de marrón tierra, y se podían distinguir varias manchas de sangre, todas de los aldeanos. El pantalón de chándal que le había dado por ponerse ese día tampoco estaba en mejor estado. La pelinegra volvió con un bulto rojo entre sus brazos. Se puso de rodillas y se lo tendió a Inuyasha.

    —Aquí tienes. Puedes ponértelo en una de las habitaciones. O si quieres puedes darte un baño antes en el lago, pero tendrías que darte algo de prisa, los demonios atacan más por la noche.

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Kagome escuchó un chapuzón seguido de un —¡ESTÁ HELADA! —por parte de Inuyasha.

    —Lo sé, por eso te he traído varias mantas para cuando salgas.

    La chica se encontraba de espaldas al lago, haciendo una hoguera para que cuando Inuyasha saliera se calentara más rápidamente , y de paso secar las ropas recién lavadas de este. Buscó por los alrededores y cogió varias ramas largas. Aunque estaba anocheciendo, todavía se podía ver algo.

    Se las arregló para hacer una especie de tendedero para colocar la camiseta y el pantalón. El problema era… que estaban en la orilla, y si se acercaba, podía encontrarse con algo que no debería ver. Ignoró las imágenes del chico no muy desagradables que su cerebro hacía aparecer de no sabía dónde. Bueno, era normal, ¿no? A cualquier chica le pasaría… o eso creía. Sacudió la cabeza en busca de ideas firmes, y optó por lo más sensato.

    —¡Inuyasha! ¡Por favor, no salgas todavía, que voy a por tu ropa! —gritó fuertemente para que la oyera.

    El cerebro de Inuyasha trabajó rápidamente… Su ropa mojada, orilla, cerca de donde estaba él, y estaba desnudo… no había mucho peligro. Pero por otra parte… orilla, su ropa, camiseta, pantalón, y… ropa interior…

    —¡No! ¡Kagome espera, yo te la llevo cuando salga!

    —¿Qué más te da? ¡No voy a mirar!

    —¿¡Pero qué tonterías dices!? ¡Que no! ¡Que yo te las llevo!

    —Pero mira que eres cabezota… Está bien, como quieras, pero al menos tendrás ahí la ropa que te di, ¿no?

    —Sí, sí, la tengo aquí.

    Inuyasha salió del agua a los pocos minutos, y colocándose la ropa interior antes, que se había secado casi completamente, se vistió con lo que le había dado Kagome. Era un kimono de hombre, de color rojo entero, exceptuando la parte blanca que llevaba debajo del haori.

    Se acercó a Kagome, con sus otras ropas en la mano. Encontró a la chica sentada con la cabeza apoyada sobre sus rodillas y con sus brazos rodeando sus piernas mirando el fuego, que estaba bastante avivado. Ya hacía rato que había oscurecido.

    Sin decir nada, se sentó de forma que la hoguera quedaba entre los dos. Kagome lo siguió con la mirada y levantó la cabeza. Fue más un gesto involuntario, pero es que no esperaba que el traje le quedara tan perfecto. Realmente el rojo le favorecía, había hecho bien en coger ese kimono de entre todos los que conservaban de su padre. Aquel concretamente se lo regaló un amigo, pero él no se lo había llegado a poner, y Kagome en el fondo lo agradecía.

    Se miraron durante lo que parecieron horas, separados por las humeantes llamas, cada uno perdido en los ojos del otro. A Inuyasha le fascinaba ver cómo brillaban los ojos de Kagome a la luz de la hoguera… Eran unos ojos expresivos, llenos de cariño y ternura. No sabía cómo la había podido confundir con Kikyo, cuando los ojos de esta, a pesar de tener el mismo color, eran fríos e intimidantes, como si estuvieran cubiertos con una capa que no dejaba ver del todo su interior.

    Kagome por su parte, intentaba descifrar lo que ocultaba Inuyasha tras esas láminas doradas. Había sufrimiento, pero también… ¿temor? ¿Miedo? Pero ¿a qué? Sintió el impulso de abrazarlo, pero se contuvo y se apretó más contra sus piernas.

    Inuyasha captó el gesto de la chica. Seguramente la estaría incomodando mirándola de esa manera. Apartó la vista hacia un lado, algo sonrojado. ¿Cuánto tiempo llevaba observándola de esa forma? Eso no era normal, algo estaba cambiando, y no le gustaba para nada ese cambio, porque… la última vez… lo había pasado realmente mal. Cerró los puños con fuerza y apretó los dientes al recordarlo. Se levantó de inmediato.

    —¿No deberíamos irnos? —preguntó.

    Kagome estaba sorprendida por la acción tan repentina del chico, pero lo dejó pasar.

    —No has puesto tu ropa a secar —señaló la chica.

    Inuyasha no le dio importancia y se encaminó hacia la aldea.

    —¡Eh! ¡Espérame! —le pidió Kagome mientras apagaba el fuego a toda prisa y corría para alcanzarlo. Él no se había parado en ningún momento.

    —¿Se puede saber qué te ocurre?

    —¿De qué estás hablando? No me pasa nada —contestó con la mirada fija al frente.

    —Estás raro. Te levantas de repente, me ignoras y te vas sin esperarme —concluyó Kagome.

    Inuyasha soltó una risa sarcástica. —¿Y se puede saber por qué tendría que esperarte?

    Kagome se paró, mirándolo con una evidente confusión. Sin embargo, Inuyasha no pareció darse cuenta de que la chica no le seguía, o en el caso de que sí se diera cuenta, no le dio importancia alguna: continuaba su camino. La mueca de la pelinegra pasó de ser una de confusión, a serlo de enfado. Se mordió el labio, en busca de poder deshacerse de la furia y la impotencia que la asaltaban.

    —¡IDIOTA! —gritó con todas sus fuerzas.

    Después comenzó a andar, adelantando a Inuyasha que se había quedado estático por el grito de la joven; pero no permaneció mucho tiempo así, y cruzándose de brazos aparentando no darle importancia, volvió a la aldea a cinco pasos por detrás de Kagome.

    Cuando llegaron a la cabaña, Kagome pasó dentro sin mirarlo, y con los ojos cerrados, señalando que todavía permanecía molesta. Cenaron en completo silencio exceptuando algunas preguntas que hacían el hermano y la madre de Kagome. La única vez que le dirigió la palabra a Inuyasha fue para indicarle dónde dormir: con Souta.

    La casa estaba dividida en dos partes. Normalmente los tres dormían juntos en la misma habitación, pero para no incomodar a nadie, Inuyasha y Souta dormirían en el cuarto de dentro, y Kagome y su madre en el principal, donde ponían la hoguera.

    —¿Se puede saber que bicho le ha picado? —Se preguntaba la chica ya acostada—Ha estado bastante desagradable… ¿Qué le pasará? ¿Y si…? ¿Será que he hecho algo que le ha molestado? —concluyó haciendo memoria. —No, no puede ser… —se dijo, poniéndose de lado en el futon buscando una posición más cómoda. —Lo que me faltaba, no puedo dejar de pensar en sus ojos… ¿por qué tendrá miedo? ¿Y por qué ha sufrido tanto? Aunque tengo una ligera idea de la respuesta… —ahogó un suspiro de frustración. —Bien, se acabó, tengo que dormir algo… —finalizó bajando por fin los párpados y entregándose al mundo de los sueños.

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Inuyasha despertó al escuchar voces. Miró a su lado. Souta seguía durmiendo. Se desperezó y cruzó el cuarto hasta donde estaban Kagome y su madre, ya despiertas y preparando el desayuno.

    —Ah, buenos días Inuyasha —le saludó, la mujer cuando lo vio.

    —Buenos días.

    La pelinegra, de espaldas a él, no se inmutó. Eso le molestó bastante.

    —Eh, Kagome… —la llamó.

    —Ah, ¿por fin me hablas? —preguntó volviéndose con el ceño ligeramente fruncido.

    —Keh, ¿pero qué dices niñ…?

    —¡Kagome! —interrumpió una voz, y un muchacho asomó por la puerta de la cabaña.

    —Ho, Houjou…

    Fin del cap.12

    Por cierto, windmiko, muchísimas gracias por la información ;) como habras visto, lo he aplicado.
     
  2.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Muy bueno el capítulo! cada vez va mas interesante la historia :D!!!! Me pareeció divertido q Kagome c lo imaginara desnudo jajajaja xD!!! Fue interesante tambn ese cambio d actitud en Inuyasha o.O
    Bueno, spero q actualices pronto xq kiero saber si habrán celos x parte d Inuyasha con el nuevo ingreso d Houjo en escena MUAHAHA!!! (xD).... Staré pndiente d tu continuación ;)
     
  3.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Si lo note, me alegra haberte ayudado. Sinceramente me gusto el capitulo, un poco de romance y… ¿perversiones por parte de la mente de Kagome? Eso quedo ahí en duda xD pero al parecer llegó Houyo, veremos en el siguiente capitulo como reacciona InuYasha, tengo varias ideas de que va a pasar pero prefiero esperarme a ver el siguiente capitulo.
    Encontré solo errores pequeños, nada graves, pero aun así tu narración esta hermosa y tranquila, nos detallas cada parte de los sentimientos y las acciones de cada personaje.
    Sayonara
    :princess:
     
  4.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Al contrario

    Hola
    muy buena la conti, ahora quiero saber si hojo tambien quiere a kagome como en el animey taqmbien quiero ver la reaccion de inuyash, vas ha estar genial!
    bueno no puedo decir mas que ha estado muy buena la conti pero siempre me dejan con la duda!
    a todos les gusta dejarme con la duda ¿¡porque?!
    Bueno esprando la conti se despide inulove
     
  5.  
    Kimiko Chan

    Kimiko Chan Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Febrero 2010
    Mensajes:
    23
    Re: Al contrario

    Hola.
    Excelente capítulo, realmente me encanto, la historia cada vez se está poniendo más interesante. ¿Sabes? Tengo muchas ganas de ver como reaccionará Inuyasha, esto me huele a celos. xD Espero con ansias la próxima continuación. :)
    Adiós.
     
  6.  
    seveni

    seveni Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    60
    Re: Al contrario

    Hola!
    Me encantoo *-* como dice Kimiko Chan yo también quiero ver que diga leer xD la reacción de inuyasha
    Espero que hoyo invite a salir a kagome para que inuyasha tenga celos!!!!!
    Bueno bueno no me altero mas espero que pronto tengas la conti la espero con entusiasmo
    Nos leemos!
     
  7.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Hola Yrim... primero, muchisimas gracias por haberte pasado por mi fic ^^ me halagas jeje °///° y bueno yo paso a decirte que obvio... escribes maravilloso mujer!!! jaja ^^ eso de que Kagome se anda imaginando cosas jaja XD es genial, y que luego llegue Houjou... uuy va a ver guerra ahi jaja mmm ojala despues Inuyasha demuestre que siente algo por Kagome, como esa vez en uno de los capitulos donde se le acerco al oido diciendole que era una tonta o algo asi jeje fue muy tierno ^^ jeje pero bueno, esperare pacientemente tu conti, yo pronto pondre la mia, para que te des una vuelta por ahi ;) sayonara prrrmiau
     
  8.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1581
    Re: Al contrario

    Wajaja ¡Ya estoy aquí otra vez con un nuevo capi! ¡Espero que os guste! :D

    Cap.13

    El chico se acercó a Kagome, y de improviso la atrapó en un abrazo. Inuyasha dio un paso hacia atrás, con la boca medio abierta sin creer del todo lo que veía, pero Kagome no estaba en mejor estado. Se había quedado en shock durante un momento, y cuando asimiló lo que estaba ocurriendo, un fuerte sonrojo se hizo presente en sus mejillas. No le dio tiempo a decir nada, ya que Houjou la alejó de él, sujetándola por los hombros.

    —¿Estás bien, Kagome? Acabo de llegar, y mi padre me ha dicho que has vuelto. He estado fuera durante cerca de dos días, si lo llego a saber me hubiera dado prisa en llegar antes —decía el chico mirándola fijamente.

    —No te preocupes, estoy bien. No me ha pasado nada.

    —Houjou, ¿por qué no te quedas a desayunar? —le ofreció la madre de Kagome.

    —Emm, pues… si no es mucha molestia… —accedió el joven. —Y siento haber entrado sin permiso, señora…

    —No te preocupes, tranquilo —sonrió la mujer. Luego empezó a apartar los platos. —Kagome, ¿podrías despertar a tu hermano, por favor?

    —Claro —contestó levantándose.

    Cuando la pelinegra se perdió de vista Inuyasha se dedicó a observar al nuevo integrante. Era alto, pero no más que él, con el cabello castaño claro, recogido en una cola, como todos los hombres de aquella época. Tenía, en su opinión, demasiada cara de niño bueno, acentuada por unos ojos azules oscuros. Llevaba también un kimono azul. No sabía por qué, pero le resultaba algo familiar su rostro. Entonces se dio cuenta de que él lo miraba con la misma curiosidad.

    En ese momento Kagome entró llevando a su hermano de la mano. Este se refregaba los ojos y bostezaba cansado. La chica vio las miradas que se echaban sus dos invitados, y decidió poner fin a esa batalla no verbal.

    —Perdón por no presentaros antes —se apresuró a decir. —Houjou, este es Inuyasha; Inuyasha, te presento a Houjou —dijo poniéndose entre los dos jóvenes.

    —Ah, ya… él es quién te ha estado cuidando, ¿no Kagome? —preguntó, y sin esperar respuesta hizo una reverencia. —Muchas gracias por cuidar de ella, te estaré agradecido eternamente.

    Inuyasha respondió a la reverencia, aunque de un modo más rudo.

    —¿Qué le pasa a este tipo? —pensaba malhumorado. —Habla como si fuera el marido de Kagome o algo así.

    —Ah, se me olvidaba, te he traído algo Kagome —dijo buscando algo en su kimono. Cuando lo encontró se lo tendió a la chica. Era un pequeño muñeco aparentemente de paja, con la forma de una persona. De la cabeza le salían lo que parecían hojas. —Dicen que da buena suerte y salud si duermes con él.

    Kagome aceptó el muñeco con una sonrisa algo falsa. —Gracias, Houjou.

    Ese gesto causó en Inuyasha algo de risa, ya que había captado perfectamente la poca sinceridad en su sonrisa.

    —No me las des, Kagome —sonrió el chico, que no se había dado cuenta de ese detalle. —Por cierto, me gustaría hablar contigo de algo —comentó poniéndose algo nervioso.

    La madre de Kagome, notando la incomodidad del chico, salió con Souta, no sin antes despedirse de ellos con un —Hasta luego —y un movimiento de su mano.

    —Dime —le dijo Kagome distraída mientras se llevaba a la boca un poco de arroz.

    —Emm, bueno verás, preferiría que fuéramos a otra parte los dos —le pidió sonrojado.

    Inuyasha solo observaba al chico y hervía por dentro. —Quiere que estén solos en un sitio más íntimo… Es eso, ¿verdad? —pensaba para sus adentros. —Le va a proponer salir juntos. ¡Keh, que haga lo que quiera! ¡Me da completamente igual! —intentaba convencerse a sí mismo.

    El muchacho del futuro se fijó en Kagome, que sin mostrar ninguna expresión, asentía como si nada. Vio que se levantaba tras haber dado su último sorbo a la sopa, y que salía de la casa seguida después por el otro muchacho. Inuyasha aprovechó que estaban vueltos de espaldas para lanzar un mal de ojo a Houjou. Cuando el castaño desapareció de su vista, escuchó un golpe seco acompañado de un quejido, y un —¿Estás bien, Houjou? —por parte de la chica. Sin poder contenerse soltó una carcajada.

    Los chicos aparecieron media hora más tarde. El cuadro era bastante insinuante: Kagome estaba más callada de lo usual, con la mirada gacha y un fuerte sonrojo; Houjou seguía igual de nervioso, aunque también se le podía ver algo decepcionado. Estaban los dos parados al lado de la entrada. Inuyasha no sabía lo que ocurría, pero decidió que ese no era buen momento para preguntar.

    —Bueno, Kagome, me marcho. He de ayudar a mi padre en el campo —dijo— Y bueno, ya sabes, piénsatelo —finalizó haciéndole una reverencia a Inuyasha y saliendo de la cabaña.

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Kagome e Inuyasha habían atravesado el bosque por un sendero y ahora se encontraban en pleno campo abierto, recogiendo toda clase de plantas y semillas. El chico no hacía más que imitar a la pelinegra, ya que, aunque había estudiado biología, apostaba a que ni su antiguo profesor sabría distinguir y clasificar todos los tipos que la chica recogía y colocaba en una cesta de mimbre.

    —Gracias por ayudarme, Inuyasha —soltó ella de improviso— Pensaba que te irías en cuanto desayunaras.

    —Keh, si es lo que quieres, me voy— contestó él molesto volviendo la cara.

    —No, quédate un rato más… —le pidió en un susurro.

    Se quedaron en silencio durante un minuto.

    —Oye… —comenzó Inuyasha— ¿Qué te dijo el tipo ese que pensaras?

    Kagome se puso de todos los colores del arcoíris, permaneciendo finalmente en el rojo. Inuyasha se fijó, al estar ella de perfil a su vista, en que hasta las orejas cogían ese color, y sonrió divertido ante el descubrimiento. De cierto modo, era algo adorable que se sonrojase con tanta facilidad.

    —N, nada… —contestó Kagome, para rápidamente coger la cesta con las plantas que habían recolectado, su arco y el carcaj y emprender su camino hacia la aldea de nuevo.

    —¡Hey! ¡Kagome! ¡Contéstame! —le exigió Inuyasha mientras se apresuraba para seguirla.

    Salieron del bosque todavía discutiendo porque la chica no respondía a la pregunta formulada por Inuyasha anteriormente. Este estaba por protestar de nuevo, cuando Kagome lo cayó cogiéndolo del brazo.

    —Shhh… —ordenó ella llevándose el dedo índice a los labios. Inuyasha observaba la expresión concentrada de la chica. En ese momento se percató de algo.

    —Gritos… —susurró.

    A Kagome se le nubló la vista por un momento, poniéndose pálida. Los labios, normalmente sonrojados, se pusieron blancos en cuestión de segundos. Luego echó a correr hacia la aldea, preparando el arco y una de las flechas. Inuyasha la siguió, intrigado y temeroso por la expresión de la pelinegra.

    Al llegar, no pudieron más que contener la respiración. Un demonio estaba atacando el pueblo. De cintura para arriba perecía una mujer, exceptuando que tenía seis brazos en lugar de dos, pero de cintura para abajo, tenía la forma de un ciempiés gigante.

    Los aldeanos intentaban neutralizarlo con lanzas y flechas, sin embargo no le hacían ni el más mínimo daño. Una gran parte de las casas estaban destruidas, y algunas personas estaban heridas, aunque no gravemente.

    Kagome observó horrorizada como Houjou, tras haber intentado un ataque fallido contra el demonio, era perseguido por este último. Sin vacilar, disparó la primera de sus flechas, que con un resplandor rosado, se dirigió velozmente a destruir al ciempiés. El monstruo se movió ágilmente tratando de esquivar la flecha, lo que no consiguió por poco: le dio casi al final del cuerpo de ciempiés, dividiendo este en dos, y purificando cada parte poco a poco. El demonio se giró hacia ella.

    —¡La perla! —Gritó eufórico— ¡La encontré!

    Cambió de objetivo, ahora su presa iba a ser la estúpida humana que se había atrevido a dispararle. Y cuando la matara, la esfera de las cuatro almas caería en su poder.

    Kagome preparó su siguiente flecha.

    —Esta vez acertaré... —pensaba mientras veía de reojo a Inuyasha situándose a su lado.

    Cuando el demonio se encontraba a una distancia bastante corta, disparó, dividiendo la cara, y después el cuerpo del ciempiés en dos partes, impidiendo también su regeneración gracias a sus poderes purificadores. Todo el pueblo quedó en absoluto silencio mientras algunos se acercaban a comprobar que el demonio estaba muerto.

    Kagome esperó a que dieran la señal de que todo estaba bien. Luego suspiró aliviada, y se dio la vuelta para ir a casa, estaba preocupada por su familia. Entonces escuchó que alguien gritaba su nombre. Fue como si todo pasase en cámara lenta. Volvió la vista hacia atrás, y abrió los ojos sorprendida, mientras una parte del cuerpo de mujer que tenía el demonio se lanzaba hacia ella.

    Fin del cap.13
     
  9.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    65
    Re: Al contrario

    Por cierto, muchísimas gracias por vuestros comentarios, jaja. Yo pensaba que ibais a perder algo de interés por la historia ya que los anteriores capítulos no son muy interesantes que digamos, pero me alegro de que os siga gustando :)

    Y también, muchas gracias por los halagos jeje, no los merezco...

    ¡Espero que lo hayais disfrutado!
    Besos
    :rosa:
     
  10.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Siempre me han gustado tus continuaciones, sean de relleno o no; este capitulo me gusto en especial, ya me imagino lo que Houyo le hubiera dicho a Kagome, note un poco molesto a Inuyasha por esta acción, ¿celos? No me sorprendería de el. La verdad. Me gusto la ultima parte por que la dejaste en suspenso, me gusto como la describiste detalladamente. Mucha suerte, nos leemos.
    Sayonara
    :lala:
     
  11.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Muy bueno el capítulo. Concuerdo con windmiko con q detallaste muy bn cada evento q sucedía. Me gustó mucho esa parte d los tan OBVIOS celos q tuvo Inuyasha xD!!! y ese Houjo tan nervioso xD!!! Me hubiera gustado ver eso jujuju...en fin, staré pndiente d tu continuación xq t stá kedando muy bn la historia :)
     
  12.  
    inuandrea

    inuandrea Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Octubre 2006
    Mensajes:
    44
    Pluma de
    Escritor
    Re: Al contrario

    lo ame, este capitulo estubo muy bueno gracias, ame la pelea no verbal entre inuyasha y houjo jajaja.
    continualo por fa, me encanta la actitud de kagome jeje ya no necesita de inuyasha para defenderse.
    estare esperando la continuacion.
    ya nee
     
  13.  
    Puru

    Puru Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Diciembre 2009
    Mensajes:
    150
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    kyaaaaaaa!!!!!!! me dejaste mas que intrigada!! como lo pudiste dejar asi!, me parece que has mejorado muchisisisisimo, mehabia perdido de varios capitulos graxias a las mentadas vacaciones, pero los 3 capitulos que lei estuvieron fantasticos!, creo que inuyasha conocera a la verdadera kagome y el que no conoce la epoca sera otro, esta increible ahora espero que respete un poco mas a kagome ¬¬ pelear con demonios no es facil o si?
     
  14.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Al contrario

    Kagomeeeeeeeee!!!!, no puede y tu me dejas con la duda de que pasara..
    hay lo onvide*se golpea la cabeza*perdon por no haber comentado antes es que no tuve internet por dos semanas por alguien problema y hasta lo pusieron,y ya me estaba muriendo por la falta de internet por solo poder haber visto el ultimo capitulo de inuyasha kanketsu-hen solo una vez...
    bueno esperando la conti se despide inulove.
    Posdata: muybuena la conti...
     
  15.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    287
    Re: Al contrario

    Hola y bienvenidos a otro capi de Al contrario. Voy a hacer un cambio y en vez de responder a vuestros comentarios al final, los responderá antes del capítulo, creo que quedará mejor ^^

    *windmiko* -> gracias jaja, me alegro de que te siga gustando el fic. Hombre, me resultaría más fácil no hacer los "capítulos de relleno", como has dicho xD (un nombre muy apropiado la verdad), pero entonces no habría historia, ¿no? En parte también hay que rodear un poco, no sé nunca me ha gustado ir directamente al grano (y más aún si se acaban de conocer). Aunque que me digas que te gustan los capis sean de relleno o no me alegra muchísimo. Y lo dicho, muchas gracias por seguir leyendo. :)

    *siberian* -> Antes que nada gracias otra vez por dedicarme el capi de tu fic :D Me alegro de que te haya gustado también este capi y gracias por los cumplidos jeje. La verdad esq me resulta difícil imaginar a un Inuyasha sin celos XD No sería el mismo, ¿verdad? jajaja

    *inuandrea* -> gracias a ti por leer y comentar :) ¿Verdad que la pelea fue interesante? Querían descubrir el punto débil del otro jajaja Y hombre, Kagome es un as con el arco ;)

    *pururun* -> XD lo siento jajaja pero me vino bien dejarlo ahí :P No te preocupes y gracias por leer! Sí, ahora Kagome es más fuerte, eso hará que Inu la vea de otra forma :D

    *inulove* -> sorry :P pro ya estoy aquí para que sepas qué le pasará a Kagome! Y no te preocupes :)

    Cuidaos! y gracias!
     
  16.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Al contrario
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1256
    Re: Al contrario

    Cap.14

    Estaba paralizada, y no le dio tiempo a reaccionar. Cerró los ojos con fuerza esperando el golpe, pero este no llegó. En cambio, sintió un tirón de su brazo izquierdo, y de un momento a otro se vio atrapada entre unos fuertes brazos, que la mantenían apegada firmemente a un torso masculino.

    Abrió los ojos, encontrándose en el pecho de Inuyasha. Sonrojada, subió la vista, pero el chico no la observaba a ella. Volvió la cabeza hacia atrás, buscando lo que llamaba la atención de Inuyasha, y lo que encontró fue el cuerpo del demonio, ya muerto gracias a los aldeanos. El peligro había pasado, sin embargo él seguía abrazándola, como si tuviera miedo de que le pasara algo. Se sonrojó aún más al darse cuenta de esto, e inconscientemente se pegó más a él.

    Entonces fue cuando Inuyasha se dio cuenta de la forma en la que la estaba abrazando, y se alejó unos pasos, con un casi imperceptible sonrojo y evitando el contacto visual con ella.

    —¡Tonta! ¿Pero qué crees que haces? —le reprendió el chico.

    —Pero… —se intentó defender Kagome.

    —¡Ni peros ni nada! ¿A quién se le ocurre bajar la guardia tan rápidamente? —seguía—¿Y si te hubiera pasado algo? ¡Estúpida, ten más cuidado!

    Kagome cerraba los ojos haciendo, a su vez, pucheros con los labios mientras escuchaba los gritos de Inuyasha. Cuando este acabó, lo miró directamente a los ojos, lo que puso algo nervioso al muchacho.

    —In…

    —¡Kagome! —gritó Houjou mientras corría hacia ellos. —Kagome… ¿estás bien?

    —Sí, no te preocupes por mí, estoy bien… gracias a Inuyasha.

    El aludido volvió la cabeza hacia otro lado.

    —Bueno, nosotros nos tenemos que ir —siguió Kagome.

    Se despidió de Houjou, y se dio la vuelta para irse. Entonces hizo algo que Inuyasha no esperaba: le cogió de la mano. Él no puso resistencia ninguna, y caminaron así hasta la casa de ella, Kagome al parecer muy feliz, e Inuyasha flotando entre sus pensamientos.

    —¡Mamá! —llamó ella nada más traspasar la entrada.

    Su madre y hermano estaban ambos de pie. Al parecer dando vueltas por la casa, esperando a que se les pasara la inquietud.

    —¡Kagome! —dijo la primera acercándose— Nos avisaron de que había un demonio, y nos dijeron que nos quedásemos dentro. Tenía la esperanza de que regresaras después de que acabasen con él.

    —Bueno, la verdad… —empezó Kagome— eso no es exactamente lo que ha sucedido…

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Inuyasha tenía que admitir que una de las cosas inmejorables de la época de Kagome, era el paisaje. Desde el límite del acantilado en el que estaban, se podían distinguir hectáreas y hectáreas de campos de cultivo, y a lo lejos un río y montañas, que se empeñaban en empezar a ocultar al astro rey, causando un leve color rosado en el cielo. Era la típica imagen que describían los cuentos para niños, solo que real.

    Inuyasha estaba maravillado. Se sentía relajado, sin preocupaciones, y libre. Eso era lo que más le gustaba: la libertad; y lo que le hacía sentirse así era simplemente la naturaleza.

    Cerró los ojos, sintiendo una ráfaga de aire golpeándolo suavemente. Observó de reojo a la muchacha. Estaba también con los ojos cerrados, el cabello se le movía al compás del viento, al igual que el kimono, y una pacífica sonrisa adornaba su rostro. Aún con los ojos cerrados, se llevó una mano al pelo para alejarlos de su cara y colocarlos detrás de su oreja.

    Este gesto no hizo más que embobar a Inuyasha, que se la quedó mirando con una mueca indescifrable. Kagome, al sentirse observada, abrió los ojos, encontrándose con esa mirada de parte de Inuyasha.

    —¿Qué? —preguntó extrañada.

    —Keh, nada… —dijo el chico evitando el tema.

    —Por cierto Inuyasha… respecto a lo de antes…

    Inuyasha la miró, suponiendo que se refería a lo sucedido con el demonio.

    —Lo siento, tendría que haber tenido más cuidado… y gracias por haberme salvado…—se disculpó dulcemente la chica— pero estabas preocupado por mí, ¿no es cierto? —finalizó alegre.

    —Keh, como sea… —contestó sintiendo un calor repentino.

    Kagome solo sonrió ante tan respuesta.

    —Oye, ¿y dónde has aprendido a tirar con arco? —preguntó entre sorprendido y curioso.

    —¿Eh? ¡Ah! Pues… por mi padre y mi abuelo, mayormente… solo que la esfera revela poderes ocultos de su guardián, para así poder protegerla mejor. Por eso ahora se notan mis poderes espirituales y purificadores.

    Inuyasha hizo un gesto con la cabeza, dando a entender que lo había comprendido. Después de eso, se quedaron en silencio, contemplando el horizonte.

    —Inuyasha, ¿le darás las gracias a tu madre por todo? ¿Y un saludo a Sango y a Miroku? —pidió Kagome sonriendo tristemente.

    —Mmm… Kagome… ¿y si…? —calló, repasando lo que iba a decir.

    —¿Y si qué? —le preguntó ella mirándolo, aunque este seguía con la vista fija en el horizonte.

    —Nada, da igual…

    o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

    Llegaron pronto a casa de Kagome. Se sorprendieron de que el jefe estuviera allí, al parecer hablando de un asunto bastante serio con la madre de la chica.

    —Souta, ve a casa de Sakura y quédate allí hasta que te avise —dijo la mujer acariciando la cabeza del pequeño.

    Este se fue sin rechistar… parecía que la cosa se complicaba, todo desde que su hermana fue elegida como guardiana de la esfera…

    —Kagome… tengo que hablar contigo —le dijo el jefe.

    Kagome asintió, y se sentó junto a su madre y frente al hombre. Inuyasha no tardó en ponerse a su lado.

    —Verás… hoy… cuando ese demonio ha atacado la aldea… te has expuesto, Kagome. Ya sabemos que no ha pasado nada grave, pero el pueblo no está dispuesto a que nos roben la esfera… Hemos decidido ocultarte —finalizó torpemente.

    —¡¿Qué?! ¡¿Ocultarme?! —saltó la chica— ¡¿Qué soy, un muñeco, para que tengáis que decidir algo así?!

    —Quiero aclarar que no estoy de acuerdo en la decisión que habéis tomado —intervino la madre de Kagome, y viendo que el jefe iba a hablar agregó— Aunque sea por el bien de la aldea, mi hija tiene tanto derecho a vivir normalmente como cualquiera de nosotros.

    —¿Se puede saber dónde pensáis enviarme, y por cuánto tiempo? —preguntó la chica con la cabeza gacha.

    —Pues, habíamos pensado… un templo al norte… donde hay monjes que pueden ocultar mejor la energía de la esfera… y podrán protegerla, y a ti también. Y el tiempo… no mucho… con unos cuatro meses será suficiente.

    —¿Y qué pretendes conseguir con eso? —la voz de Kagome difícilmente se podía escuchar.

    —Quieras o no, los demonios habrán escuchado ya que la perla la tiene una joven humana de quince años, ¿crees que dejarán pasar esta oportunidad? Lo que pretendo es desviarlos de la pista, que se alejen se la aldea al no percibir la energía de la esfera —intentó hacerla entender el hombre.

    —¿Y para eso me tienes que mandar tan lejos? —preguntó Kagome levantando la cabeza. Por sus ojos asomaban lágrimas, que ella intentaba retener intentando ser fuerte.

    —No, hay otra manera.

    Fin del cap.14

    Besos a todos! (L)
     
  17.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    Me sorprendió que aquella decisión que había tomado el jefe de la aldea su madre estaba de acuerdo. Madres. Me gusto la parte cuando estaban en el horizonte, solo que te recomendaría un poquito mas de narración, a las descripciones de lugares y las acciones del personajes los haces bastante bien; sin embargo describe mas los sentimientos de las personas, un buen ejemplo seria cuando estaban en el horizonte, la verdad no se si me entiendas. Ah, pero eso si, nadie puede criticar la forma en que narra cada uno, por que todos narramos demasiado diferente. Eso ya es cosa de cada uno.
    Sayonara
    :bonito:
     
  18.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Al contrario

    *-*! Tus continuaciones kda vez más me gustan y se va notando prontamente el InuxKag (a diferencia d mi fic q tardé un monton para llegar a eso xD!) Concuerdo con windmiko en 2 cosas:

    1-cada quien tiene su forma special d narrar y la tuya me gusta mucho.
    2-deberías haber narrado talvez un poco más en lo del horizonte.

    Por lo demás, quisiera reclamarte en haberlo dejado justo AHI!!!!!! Te caemos mal o q??? ¬¬ me haces sufrir ToT (q dramática xD). Y quisiera recordar cierta parte del diálogo:

    —Mmm… Kagome… ¿y si…? —calló, repasando lo que iba a decir.

    Nada te costaba rebelar lo q le iba a decir, ¿cierto? ¬¬!!! Aveces pienso q haces un atentado en mi contra ._.

    Bueno, ya en serio, tu fic me gusta mucho y te sta kedando muy bn:D Estaré pendiente d tu continuación ;)
     
  19.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Al contrario

    Hola!

    bueno esta muy buena la conti, pero siberian tiene razon!, porque te gusta hacernos sufrir? :(, porque a todos les gusta hacerme sufrir?
    ya decia todos me odian!!!, al menos nos hubieras dicho lo que Inuyasha le iba a decir a Kagome :(, porque:?!! :(, porque?!!! :( (no le hagas caso, esta loca, exagera por todo, por eso no la dejo comer chocolate...)
    Bueno genial conti, inulove se despide esperando la conti.
     
  20.  
    inuandrea

    inuandrea Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Octubre 2006
    Mensajes:
    44
    Pluma de
    Escritor
    Re: Al contrario

    !!!!exelente!!!! solo tengo que decirte un par de cositas jejeje nada malo :)

    - desde el inicio del finc he notado que has mejorado muchisimo tu forma de narrar jeje pos a mi parece que eres una exelente escritora, me gusta tu estilo.
    - como vas a dejarnos con la intriga de lo que le hiba decir inuyasha a kagome, oseaaaaa, te quedo genial pero la tortura deberia ser demandada.
    - respecto a lo de la pelea; si te apollo estubo muy buena, has mas peleas, por fin kagome ya no es tan debil.
    - rescata a kagome de irse lejos de inu, porfa.
    grax por el cap.
    bye
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso