[Aisha Nakamura] Tokyo

Tema en 'Ciudad' iniciado por Insane, 16 Mayo 2019.

  1.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,486
    Pluma de
    Escritora
    [​IMG]

     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,860
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    3 años después…









    —Vuelve aquí te dije —exigió. Aisha sólo puso los ojos en blanco y se puso de pie, cubriéndose con una camisa blanca de botones de su amante que permanecía en el suelo. El hombre la agarró de las caderas y la jaló nuevamente a la cama con él, colocándose sobre ella y comenzando a dejar un reguero de besos por todo su cuello, Aisha soltó un risita por lo bajo pero intentó empujarlo. El castaño ni se inmutó, completamente concentrado en sus propios intereses y ninguno incluía que ella abandonara la cama.


    —¡Tenemos trabajo, tonto! —resopló luchando contra él, pero era inútil. Él la tomó de las manos inmovilizándola.


    —Podemos hacerlo después —dijo con simpleza.


    —Se están acumulando las peticiones, y vi una que otra interesante en este lote —le comentó, suspirando mientras que él hundía nuevamente su rostro en su delicado y níveo cuello.


    —Te propongo un trato —Se detuvo unos segundos con una sonrisa maliciosa, Aisha puso los ojos en blanco, él y sus tratos, ¿no habían tenido suficiente de ellos ya? Por eso se encontraban en esa cama luego de tanto tiempo, luego de todo lo que había pasado. Por sus “tratos”—. Tú colocas las peticiones en el video beam y las lees para mí. Si aguantas hacerlo durante 5 minutos sin titubear, me visto y voy a trabajar. Si en cambio no puedes hacerlo, nos quedamos acá en la cama y vamos a la oficina unas cuantas horas tarde. ¿Aceptas?


    Esa sonrisa arrogante. Esa confianza. Era la actitud de una persona que siempre obtenía lo que quería, ya fuese por el buen camino o por el malo. Pero había aprendido a divertirse junto a él. Había logrado amoldarse a su sentido del humor negro e incluso a su crueldad. Había aprendido a amarlo de la manera que era. No necesitaba preguntarle si iba a mantener su palabra, porque siempre lo había hecho.


    Nunca le había mentido.


    —Acepto. —Le sonrió competitiva. Aprovechó que él la soltó para tomar el control del televisor. Y luego de presionar unas botones y aquí y allá la imagen de la primera persona apareció.


    —Brigitte Drew —comenzó a leer en voz clara y alta—, bailarina de ballet, tiene dos hermanos y un padrastro dado que su madre murió. La solicitud lo envía el mismo, porque dice que ya es una carga para é-él.


    Su última palabra salió interrumpida al sentir los labios de su amante sobre ella en lugares sensibles que por un momento la desestabilizaron.


    —Sigue leyendo y en alto, o yo gano —exigió el joven antes de continuar en lo suyo.


    —Karl Husbelt, arquitecto e ingeniero, esposo infiel, padre de una niña. Lo ha nominado su esposa en venganza por tantos años de infidelidad...—tragó profundo, su voz se quebró incapaz de poder seguir leyendo una línea más.


    Él siempre ganaba.


    .

    .

    .


    Se sentó frente a la computadora, mientras revisaba los correos entrantes. Solicitud tras solicitud. Al principio pensó que el creador sólo lo decía por decirlo, pero era cierto, no dejaban de llegar solicitudes e inversionistas. Las personas eran enfermas y corruptas y ellos sólo se aprovechaban de eso. Al final del día, no era ella quien los nominaba, sino aquellas personas que decían amarlas, que las traicionaban. Y en muchos casos se lo merecían, así de simple.


    Se detuvo por un segundo en una de las solicitudes… Un detective privado. Abrió la foto pero no era italiano, tampoco era de cabello oscuro. No, éste era un simple hombre rubia que ella no conocía de nada, pero que le había traído recuerdos.


    La puerta se abrió y el castaño caminó hasta ella. Inclinándose tras su espalda para observar lo que ella estaba leyendo en la computadora.


    —Colócalo en los elegidos —ordenó de malhumor—, así lo mataré otra vez, tal como pasó con la otra persona en la que estás pensando, Aisha. —Repuso ácido, antes de robarle un beso exigente y salir de la oficina con un sonoro portazo hacia la suya propia.


    Aisha lo observó tomar asiento frente a su amplio escritorio. Su oficina estaba justo frente a la de ella, o al revés, después de todo, ella era su secretaria, su asistente personal, su mano derecha. Su amante.


    Pero aún así sus pensamientos se desviaron hacia el cementerio a las afueras de la ciudad.


    —Dijiste que cumplirías dos de mis deseos mientras estuviese a tu alcance —. Le recordó. Mientras subía al auto lujoso que los sacaría del hospital. Él se limitó a asentir, mientras esperaba ella se subiera para imitarla y cerrar la puerta detrás de ambos.


    —¿Que desea princesa? —inquirió divertido.


    —Quiero que entierren el cuerpo de Andrea —contestó.


    —¿Segura que quieres gastar tu deseo en algo tan estúpido y sin sentido como eso? —Aisha se limitó a asentir—. Está bien, hecho —Se encogió de hombros, y llamando a uno de los soldados le susurró las instrucciones, el soldado asintió y se marchó con tres más—. Buscaran su cuerpo y lo llevaran en un segundo vuelvo a enterrarlo en la ciudad, les dije que le hicieran una bonita lápida y todo —dijo burlón.


    La chica de cabello corto no se inmutó, sino que dejó escapar el aire con alivio.


    —¿Y el segundo?


    —Quiero que uno de los elegidos en uno de los próximos juegos, sea mi padre.


    El creador elevó las cejas, sorprendido por unos segundos antes de echarse a reír profundamente.


    —Sin duda puedo arreglar eso. Sabía que no me había equivocado contigo, princesa —dijo con aprobación, inclinándose hacia ella para besar por primera vez sus labios.


    La primera vez de muchas.



    Se mordió el labio pensativa. Hace tanto que no pensaba en todo aquello. Ni en Morgan, ni en Andrea, mucho menos en las demás personas de las que vagamente recordaba sus rostros que sufrieron en esa isla junto a ella. Había sepultado esos recuerdos, no los necesitaba. Era feliz ahora, tenía un novio y una vida con la que realmente se sentía a gusto.


    Pero… La última nominación la dejó allí, pegada a la silla sin saber qué hacer. No necesitaba un nombre, lo sabía en su corazón.


    Levantó el auricular y vio a través del cristal como su pareja lo levantaba al otro lado y la miraba directamente, pese a la distancia, la hacía estremecerse.


    —Te esperaré en la casa —repuso a través del auricular. Él colgó sin molestarse en responderle, eso era una mala señal, no estaba muy complacido con eso, pero, tampoco le molestaba lo suficiente como para impedirlo.


    Ella tomó sus cosas y a paso firme bajó. Esperó al chofer que la conduciría al lujoso apartamento en el que vivía desde hace tres años. Pasó directo a la habitación donde tenía su closet. Sacó la caja blanca donde había puesto las pocas posesiones que había mantenido consigo desde su participación en la isla. El teléfono con el número que había guardado Andrea…

    Tomó una nota en blanco y escribió: Haz lo que yo no puedo.


    De ninguna forma podría explicar un viaje a Italia de todos los sitios, y aunque no lo demostrara muy a menudo, el creador era bastante posesivo y celoso. Decirle que quería cumplir la última voluntad de Andrea estaba fuera de cualquier tipo de negociación entre ellos. Pero Morgan si podría. También colocó la dirección de la tumba donde descansaba el cuerpo del italiano.


    Ella había cerrado esa etapa.

    Y esperaba que Morgan también lo hubiese hecho.


    Quizás ella siguiera juzgándola por la decisión que había tomado, pero no se arrepentía ni siquiera un poquito. Andrea se había sacrificado por ellas, para que vivieran y lo estaba haciendo. Cada una había obtenido lo que quería. Morgan tenía nuevamente a su hermana, y ella estaba viviendo a plenitud su vida, disfrutando incluso de estar enamorada.


    Dejó la caja en la oficina de correos con la dirección que había obtenido de los servidores al recibir la nominación. Esperaba de corazón, que llegara a su destino.

    .
    .
    .

    Había olvidado las etiquetas xd
    The Pacman Reual Nathan Onyrian Yáahl Yáahll Raiven Fersaw
     
    Última edición: 16 Mayo 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  3.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Curioso Crónico, Amante del Chocolate

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    546
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, hasta que me hice un tiempo para responder esto, ¿eh? Pero más vale tarde que nunca.

    En sí tal vez nunca hice un comentario porque pensaba que lo que iba a decir no tenía mucho sentido expresarlo en uno. Sin embargo, decidí que esta vez (y después de informarme un poco más sobre un tema relevante a todo esto) iba a superar mi pereza y me dedicaría a escribirlo. Porque acá quiero destacar algo muy, muy interesante, al menos, para mi punto de vista. El desarrollo de Aisha como personaje, y el plot twist que puede verse con su decisión de irse con Dark Yamaha.

    Obviamente, a la gente no le gustó que tomara esa decisión, como así tampoco las decisiones que fue tomando a medida que fue pasando el rol. Se puede notar en todas las reacciones que teníamos a medida que describías sus acciones y sus pensamientos. Se generaba cierto rechazo. Y está bien que así fuera, la verdad. No generaba para nada de empatía lo que estaba haciendo en varios momentos. Pero eso se daba por la falta de información que teníamos. Cuando las conversaciones que habían mantenido cada personaje con el creador del juego, así como también la historia personal y descripción psicológica, cosa que se nos estaba oculta desde el principio, muchos puntos sueltos pudieron engancharse con otros. Lo que ocurrió en la escena del hospital, cuando Aisha decidió unirse al juego macabro de BTOOOM! en calidad esta vez de jueza, encargada de la condena, todas las expectativas de los lectores fueron subvertidas, la narración tomó un giro inesperado, ajeno a lo que todos esperaban. A lo que yo esperaba. Y en ese momento, lo sentí como una traición. ¿Había sacrificado a un personaje que había logrado calar hondo en mí mismo, para esto? ¿Todo había sido por nada?

    Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, y leí más sobre Aisha, pude llegar a entender el porqué de sus decisiones. La chica había sido manipulada desde el inicio, tan vulnerable como era ella debido a la falta de afecto que había tenido a lo largo de su vida. El creador jugó con ella como si fuera una muñeca, tirando de sus hilos para que danzara a su son. Y al leer toda esa información nueva, la historia toma otro sentido. El plot twist que vimos en el hospital se suele calificar como retrospectivo, debido a que nos da nueva información para que podamos entender cosas pasadas de la trama. Cualquiera que ahora lea el rol, con toda la información, podrá ver con otros ojos como el personaje de Aisha fue evolucionando, como fue tomando sus decisiones. Y eso es algo que me encanta de los roles en sí. Tienen esa capacidad de sorprender, de mostrar la evolución de un personaje como si fuera una persona de carne y hueso, como si fuera un ser vivo, y que no existe solo en nuestra imaginación.

    Sin querer irme tanto por las ramas, solo queda decir que, como ya dije muchas veces, y varios chicos son testigos de ellos, me gustó mucho la evolución de Aisha, el desarrollo que tuvo. No todos tienen que terminar siendo paladines y bastiones de la moral y la bondad. Cada uno tiene un final feliz distinto, cada uno encuentra la felicidad de otro modo. Fue una bocanada de aire fresco ese desarrollo, esa otra perspectiva en la vida. Y solo queda agradecerte a vos y a Insane por haber hecho ese trabajo :D

    Gracias por rolear y darle ese otro sabor y toque al rol. Seguramente, ninguno de nuestros personajes hubiera evolucionado como lo hicieron si Aisha no hubiera estado allí.

    PD: También te quería preguntar, y a Insane si ve esto: ¿tienes problemas conque usemos a Aisha para un proyectito que tenemos Gigi y yo? Y si Insane lo lee, ¿también podrías prestarnos a Dark Yamaha? Les aseguro que el proyecto les va a gustar mucho.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Ganador Ganador x 2
  4.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,860
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Primero, me alegra muchísimo que hayas llegado a esa conclusión, uno siempre quiere que quieran a sus personajes. Me sentí en una encrucijada cuando llegó la parte del hospital. Lo hablé bastante con Insane hasta que llegué a la conclusión de qué se adhería más a la personalidad que se le había ido construyendo a Aisha a través del rol. Me hace tan feliz este comentario.

    PD: Tienes toooooooooooooooooodo mi permiso, ya estoy ansiosa por leer su pequeño proyecto *-*
     
    • Adorable Adorable x 4

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso