One-shot de Inuyasha - Acorde roto (sesshxrin)

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Kuro Neko, 20 Enero 2015.

  1.  
    Kuro Neko

    Kuro Neko Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    26 Agosto 2009
    Mensajes:
    186
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Acorde roto (sesshxrin)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1176
    Espero les guste. Fue inspirado en una persona muy especial para mi ^^
    En algunas partes puede que cambie las personalidades de los personajes pero procuraré no hacerlo muy seguido a menos que sea necesario. Gracias y comenten que les pareció.
    La canción es Going Under de Evanescence
    ************************************************************************
    Acorde Roto

    Fue su voz, su cabello, sus manos, la forma en que hablaba, el modo en que tocaba; sentía su música. Cada nota, acústica o eléctrica ambas me hacían adentrarme en la canción. Esas manos que muchas veces desee sentir; seguramente rasposas y duras. Eran las manos de un guitarrista, tan delgadas y ágiles, subir y bajar por el mástil de su guitarra sin ningún problema. Jazz, instrumental, blues, metal… él podía con todo los ritmos, pero su preferido era el rock. Lo escuchaba cada noche antes de ir a dormir, tocaba con tal fervor que no pude evitar enamorarme de su música y más tarde de él. Cada noche a partir de las ocho y hasta media noche él practicaba, pensar que en un inicio me parecía de lo más molesto y ahora. Jamás lo había visto a la cara, solo de espaldas. Él tocaba la guitarra junto a la ventana mientras fumaba un par de cigarrillos y al otro lado del muro estaba yo con café en mano esperando la siguiente interpretación. Había veces en que su sonido era enérgico y lleno de fuerza pero otras veces era lento y triste, él reflejaba lo que sentía en ese momento improvisando un poco y cuando comenzaba a cantar. Yo volaba.

    Y un día, simplemente nada. Ningún sonido, solo un silencio profundo al inicio de la noche. Él estaba ahí a la misma hora como de costumbre, podía ver el humo de su cigarro desvanecerse con el viento.

    Me había enterado días antes de una banda cuyo vocalista destacaba mucho por la larga cabellera plateada que tenía, al igual que algunos tatuajes en la cara. Esta banda tocaba covers pero al público no le importaba pues tenían un estilo único, se presentaban cada sábado en un restaurante/bar muy cerca de donde vivía. Sabía perfectamente que era él y estuve tentada tantas veces a entrar en el establecimiento pero solo me quedaba en el marco de la puerta. Pero a partir de esa noche silenciosa, quería verlo.

    Comencé a ir cada sábado, vi algunas bandas antes de ellos pero al final de la noche la banda que esperaba llegaba pero el vocalista nunca apareció. Ya estaba fastidiada, había seguido la misma rutina por un mes y medio a partir de la noche en que dejo de tocar; pensé en darme por vencida… no tenía sentido ir para conocerlo y no encontrarlo. Hasta que me llegó una idea brillante, si él no iba a subir al escenario por voluntad propia lo iba a obligar. No le gustaría la idea de que alguien más se adueñara de su escenario e integrantes ¿O sí? Era todo o nada.

    Pasé tras bambalinas encontrando a su banda jugando cartas en una esquina, me paré frente a ellos y dije mi propuesta.

    —¿Quieren un vocalista? Pues necesito una banda.

    Lógico, se burlaron de mí. Al parecer el que era el guitarrista salió en representación de los demás; admiró el valor con el que había planteado mi “propuesta”.

    —Bien. Pero tengo dos condiciones. La primera, tu estilo debe de coincidir con el nuestro y la segunda… si no pasas del concierto de esta noche, olvídalo.

    —Hecho —dije sin titubear y chocamos las manos cerrando así el trato.

    —¿Tan siquiera sabes cantar o conoces lo que tocamos? —preguntó el que parecía ser el bajista. Yo solo sonreí y fui de inmediato al tocador, retoqué mi maquillaje con colores negro y rojo, un poco de mascara, solté mi cabello largo y negro. Por la ropa no había problema, iba preparada.

    Era nuestro turno, las piernas me temblaban. Salimos a escena, el público estaba consternado cuando tomé el micrófono. La audiencia comenzó a protestar, gritando que bajara del escenario y todo tipo de insultos, lanzaban desechables o lo que encontraban cerca. El guitarrista para sacarme del apuro me murmuro el nombre de la canción con la que empezarían, tras de mí sonó la potente guitarra y de inmediato comencé a cantar.

    Now I will tell you what I’ve done for you
    50 thousand tears I’ve cried
    Screaming deceiving and bleeding for you
    And you still won’t hear me
    Don’t want your hand this time I’ll save myself
    Maybe I’ll wake up for once
    Not tormented darly defeated by you
    Just when I thought I’d reached the bottom
    I’m dying again

    I’m going under
    Drowing in you
    I’m falling forever
    I’ve got to break through
    I’m going under

    Blurring and stirring the truth and the lies
    So I don’t know what’s real and what’s not
    Always confusing the thoughts in my head
    So I can’t trust myself anymore
    I’m dying again

    I’m going under
    Drowing in you
    I’m falling forever
    I’ve got to break through

    So go on and scream
    Scream at me I’m so far away
    I won’t be broken again
    I’ve got to breathe I can’t keep going under

    Mi garganta ardía y pedía a gritos un trago de agua. Esperaba la muchedumbre furiosa por mi actuación, pero no. La multitud gritaba eufórica por otra canción, aplaudían sin parar. Y no eran los únicos, la banda también estaba impresiona dándome su aprobación para seguir tocando con ellos. Poco a poco los espectadores empezaron a ponerse de pie y fue ahí cuando lo vi, en una esquina de la parte de atrás. Él estaba ahí, siempre lo estuvo, al otro lado donde habitualmente me sentaba. Después de un largo tiempo conocí su rostro y a sus tatuajes. Ahora entendía porque lo llamaba el lobo gris, sus ojos eran fieros, me asechaba como si de una presa se tratara. Y entre la multitud… salió del bar.

    Tocamos un par de canciones más, hasta que el tiempo de nuestro acto terminó. Había quedado exhausta, tomé algunos tragos con los muchachos, platicamos y al final regresé a casa. Creí que todo había sido en vano, las clases de canto, las de guitarra, el desperdicio de mis fines de semana. Llegar a mi departamento y ver la silla polvorienta con el libro encima junto a la ventana, recordar aquellos momentos en que esa guitarra eléctrica era la única manera de poder relajarme y quedar dormida cada noche. Tan triste el no saber cómo de la nada él se había alejado de su música, lo habían apartado de mí y no sabía cómo recuperarlo.

    Estaba hecha polvo, sentía los temblores de mis piernas con más intensidad y ni se diga de las palpitaciones de mis oídos, tenía tanta sed… pero el sueño me ganó y caí sobre las cobijas sumiéndome en un sueño profundo.

    Entre sueños… escuchaba…

    —Una guitarra… —abrí los ojos de par en par.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    arya

    arya Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Enero 2015
    Mensajes:
    172
    Pluma de
    Escritora
    Me enamore en la forma de cómo relatas lo sucedido la trama, en cuanto a los personajes pues no vi que hayan cambiado, además encajaron a la perfección en la historia y en la canción.

    Y déjame decirte que amo esta banda y a esta pareja :3

    Y por favor invítame a leer tus fics que hagas enserio ame tu forma de escribir :3
     
Cargando...
Similar Threads - (sesshxrin)
  1. pomy
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    859

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso