A diferent party (Chirtsmas)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por InunoTaisho, 11 Diciembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador ejemplar Orientador Waku-waku

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,764
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    A diferent party (Chirtsmas)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    3496
    La ultima parte de mi historia corta, disfrutenlo y gracias por su apoyo felices fiestas!

    Capítulo 4

    Un apuesto joven se acercaba a donde Sango y Aome estaban sentadas. La exterminadora se había sentido profundamente ofendida por la conducta habitual del mañoso pervertido de Miroku, y las dos muchachas se apartaron de ellos por un momento. Los dos jóvenes amigos observaban cuidadosamente al que se le acercaba a las chicas con cara de superioridad, como si fuera el rey del mundo.

    El caballero se plantó ante las señoritas con una sonrisa seductora.

    Hermosas mujeres, — les habló, haciendo que se fijaran en él — tienen la suerte de que el gran Mikado Sanzein se fije en ustedes y las incluya como sus amores.

    Ellas lo miraron con cara de perplejidad.

    ¿Perdón? — dijo Aome.

    Tendrán el honor de besarme — contestó Mikado con su aire de grandeza.

    ¡¿Qué?! — preguntaron al unísono, con los ojos bien abiertos de la sorpresa.

    ¡Oye, — se levantó Aome — ni se quien eres y no me importa! Vámonos Sango.

    Iba a jalar a su amiga, pero la castaña estaba tan absorta y avergonzada de que un extraño la viera con una cara de pervertido como las que pone el monje que no reaccionó a tiempo, lo que Mikado aprovechó para abrazarla de forma descarada y casi besarla en los labios. La exterminadora abrió de más sus lindos ojos, asustada como pocas veces. Nadie le había tocado así, ni siquiera a Miroku se lo hubiera consentido… ¿o sí?

    Serás la número mil y después te invito a cenar — le dijo seductoramente.

    Gracias a Dios… alguien detuvo al aprovechado ese.

    Perdone joven, — dijo Miroku en forma agresiva, agarrándolo por el cuello de la camisa y separándolo bruscamente de Sango — no moleste a las señoritas; y quite las manos de mi mujer, ¿le quedó claro? — y de sus ojos azules salían chispas.

    ¿Qué? — reaccionó el aludido en lo que Miroku lo empujó — ¿Tú mujer?

    ¡Lo que oíste idiota! — su mirada se hizo retadora — ¡Aléjate de ella o te rompo lo que se llama cara! — le cerró el puño derecho amenazador.

    Aome, Inuyasha y Sango parpadearon asombrados al ver la atípica reacción del monje, el cual generalmente no era tan agresivo.

    Sólo una vez habían visto a Miroku tan furioso por Sango, cuando un bagre monstruoso se la quiso llevar como amante a cambio de otra chica, la cual mintió al decir que se había “entregado” al monje para no tener que casarse con el horrendo ser, que quería a una esposa casta y pura. Ni que decir del problema causado entre él y la exterminadora por esa mentira. Esa vez Sango ya había pensado en dejarlo y dar por terminado su compromiso ante la poca seriedad a la palabra dada, lo que el demonio acuático aprovechó para atraparla. Al final se solucionó bien, gracias a que Miroku se preocupó por su amada castaña más que por la otra, y por supuesto que no permitiría que un sucio bagre tocara a su hermosa mujer… ni pensara en abusar de ella.

    Inuyasha se quedó atrás con cara de “¿What?” porque el ojiazul le había pedido guardar la calma, y ahora resultaba que perdió toda la compostura y salió disparado al ver al atrevido ese agarrar a Sango de una forma que sólo él puede hacerlo. Mikado se apartó tratando de arreglarse el cuello de la camisa y Aome también se había paralizado por la reacción tan rara del monje. Después sonrió feliz.

    ¡Monje Miroku! — dijo la pelinegra, sin embargo…

    Dulce criatura, — Mikado fue rápidamente por ella — tú serás la número mil.

    ¡Abusivo! — gritó la chica.

    Como Miroku se acercó a Sango para ver si estaba bien no pudo proteger a Aome. La pareja parpadeó otra vez al ver a ese encimoso sobre su amiga.

    Oye imbécil, — le dijo Inuyasha, y él si fue más agresivo, pues lo levantó del suelo al momento de llegar en un parpadeo junto a ellos — ella tampoco viene sola, viene conmigo y déjala en paz — y lo lanzó “delicadamente” hacia atrás.

    Algunas personas que andaban por ahí, porque por la temporada el centro estaba lleno, se asustaron.

    Llamen a la policía — dijo alguien.

    No es necesario. — dijo otra señora — Ese joven molestaba a las muchachas.

    ¡Inuyasha! — Aome lo abrazó fuertemente por la cintura — ¡Gracias!

    Por… — se sonrojó — nada… — y la abrazó delicadamente por los hombros.

    Miroku vio a Sango, con cara de vergüenza ante la absorta mirada de ella.

    Perdón… — le dijo — fui poco delicado, ¿no te lastimé?

    La chica no le contestó, lo miró con ternura y lo abrazó también, apoyándose delicadamente en su pecho. Él la apretó de la cintura con cariño.

    Lo siento tanto, — dijo amoroso — soy un idiota.

    ¡Keh! Lo bueno es que lo admites — intervino Inuyasha con su tono habitual.

    Cállate Inuyasha. — dijo Aome sonriendo — Vamos a comprar los regalos para ver el show de patinaje sobre hielo.

    Recorrieron las tiendas y compraron varias cosas. Aome convenció a Miroku de regalarle a Sango un dije de corazón que ella pagó, lo que no fue difícil, en lo que la castaña escogía el regalo para Kirara e Inuyasha abría la bocota olfateando los postres que ofrecían en la tienda. A Shippou le llevarían dulces conmemorativos de la temporada, un chal abrigador para la anciana Kaede, un bonito collar de mascotas para Kirara y… hasta una pequeña pulsera de plata con un dije de perrito para Lin.

    Oye Aome, — le preguntó Inuyasha a la pelinegra en lo que estaban formados esperando entrar al show de patinaje — ¿y por qué le vas a dar eso a la niña?

    Porque se lo merece. — sonrió ella — ¿No te gustaría que Sesshōmaru y tú se llevaran bien y así regalarle algo también?

    Le regalaría un collar anti pulgas — se burló el Hanyō, imaginando a su gran hermano en su forma real y con un collar rojo al cuello, que contrastaría con su blanco pelaje.

    Tienes suerte de que no te escuchara decir eso — intervino Miroku muy sonriente.

    Sango también puso la misma expresión de alegría. Los dos tórtolos iban de la mano y todos llevaban bolsas con paquetes. Disfrutaron el show y regresaron a casa.

    Esta vez se fueron en taxi, pues todos los transportes estaban llenos y con los paquetes… Aome prefirió no arriesgarlos. Miroku y Sango veían extasiados una vez más las luces de colores que adornaban las calles. Hasta Inuyasha abrió un poco la boca. Llegaron a casa y al subir las escaleras contemplaron la hermosa vista del centro iluminado.

    ¡Ahhh! — dijeron al unísono los cuatro.

    Pensar que todo eso y más allá hemos recorrido en el Sengoku — dijo Aome suspirando.

    ¿En serio? — preguntaron Sango y Miroku a una vez.

    Sí, — afirmó la pelinegra y continuaron andando — pero otro día hablaremos de eso.

    La cena fue estupenda e Inuyasha hizo gala de su “buena educación” al comer con “moderación”. Aome puso cara de resignación, en tanto que Miroku y Sango sonrieron como tontitos y les brotó su gotita anime. Sota parpadeaba asombrado y el abuelo miraba al peli plateado con cara de pocos amigos.

    ¡Chomp! ¡Chomp! — masticaba el Hanyō — ¡Qué sabroso! ¡Es exquisito! — y arrancó otro buen pedazo a la pierna de pavo… pues el pavo se lo dejaron a él.

    ¡Tú siempre tan adulador! — dijo la señora Naomi con esa sonrisa tan característica — ¡Me da gusto que te agrade mi comida!

    Después de comer quemaron luces de bengala y otros juegos pirotécnicos, y Sota les enseñó, junto con Aome, algunos juegos de jardín. Se divirtieron jugando a las estatuas y alguna competencia de carreras. Podría decirse que Sango no correría bien con el tacón de las botas, pero esquivó ágilmente a Miroku y a Sota al correr, y eso que los dos llevaban tenis. Los jóvenes se tiraron algunas cuantas bolas de nieve. En cuanto se cansaron volvieron a casa para darse los regalos. Aome le dio a su familia algunos lindos obsequios: un nuevo recetario de cocina para su mamá, muchas hojas del más fino pergamino para el abuelo, un juego de video para Sota, la última versión para P2P y para Inuyasha… una gorra nueva, en color negro con rojo y adornos metálicos.

    Oye Aome… — preguntó “agitando” las orejitas — ¿para qué quiero otra gorra?

    Estas es más moderna y parecerás más “rocket” — le dijo ella y se la puso tiernamente sobre la cabeza.

    Te ves muy guapo — afirmó Sango con una sonrisa.

    Todos estaban sentados en la sala y Sota había prendido la tele para ver un especial musical navideño. Las notas de las melodías inundaban el ambiente festivo.

    Ahora voy yo. — Miroku le dio a Sango el pequeño paquete — Es para que me perdones por ser tan… difícil — dijo apenado y la miró tiernamente.

    Excelencia… — la chica se sonrojó levemente — yo… no le compré… nada.

    No te preocupes, — sonrió él — ábrelo.

    Sí, ábrelo — intervino Aome con una gran sonrisa.

    Encontró el dije de corazón… y le brotó una lágrima.

    Es muy… bonito — se le fue un sollozo.

    No llores por favor… — dijo el ojiazul — Si lloras me… vas a hacer llorar a mi también.

    Póngaselo monje Miroku — intervino Aome una vez más, con una mirada tierna y también le temblaban las pupilas.

    Inuyasha tenía cara de fastidio. “Esta par y sus cursilerías… me enferman” pensó molesto. Toda la familia de Aome se veía feliz por la bella escena. Miroku le puso el dije delicadamente a Sango, acercándose con cuidado.

    Piensa que mi corazón te pertenece, — le susurró al oído haciéndole cosquillas — y guárdalo cerca del tuyo.

    ¡Miroku! — la castaña lo abrazó y le dio un pequeño beso en la mejilla, mientras le salieron lágrimas de felicidad de sus lindos ojos.

    ¡Sango! — él la abrazó más fuerte y casi le roba un beso en los labios, sin embargo…

    ¡PAF! La exterminadora le dio un bofetón y se levantó.

    ¡Me la debía! — le dijo con tono enojado, aún llorando… después sonrió con ternura — ¿Sabe que es un bruto adorable? Con permiso voy al… — miró a Miroku con picardía por un instante y salió de la estancia.

    El ojiazul se sobaba el cachete y parpadeó asombrado.

    Por lo menos le dieron un buen regalo — sonrió Aome con una gotita anime en su cabeza.

    La familia también parpadeó, incluido Inuyasha, y después la señora Naomi volvió a sonreír.

    Sota dormirá con tu abuelo, — le dijo a su hija — para que tus amigos duerman en su cuarto.

    Muy bien mamá — respondió la chica.

    Un rato más tarde, antes de dormir y después de dar las buenas noches a la familia, los amigos escuchaban la plática de la pelinegra sobre el significado de la Navidad.

    Dios envió a su Hijo al mundo para morir por nosotros, — explicó ella — pues la naturaleza humana se hizo pecadora por culpa del engaño del maligno Satanás.

    ¿Era necesario eso? — preguntó Inuyasha — ¿Qué no podía acabar con ese demonio siendo Dios?

    Se encontraban en el cuarto de Aome. Las muchachas ya tenían puesto un pijama abrigador y estaban sentadas sobre la cama. Por supuesto que a Sango… cualquier ropa de su amiga le quedaba chica y le ajustaba. Miroku se recostó cerca de ella, sentado en el alfombrado piso, para tener ese cuerpazo a su lado, y ponían atención al relato. Los chicos también traían un pijama varonil.

    No, porque así no tendría sentido. — respondió Aome a la pregunta del Hanyō — Lo que Dios quiere es que lo adores, lo alabes y lo respetes por y con amor, no a través del miedo por ser Dios. — miró a la pareja — Dios hizo un pacto con nosotros por amor… y Él es fiel a sus promesas.

    El monje se avergonzó un poco.

    Y… ¿Dios no se enoja? — preguntó Sango.

    Antes de dejarse llevar por la ira, — contestó Aome con seriedad — Dios analiza tú corazón y lo que realmente deseas. Antes de la furia o la venganza está el perdón. No quiere decir que no te enojes, pero no te dejes dominar por ello.

    Entiendo — dijo la exterminadora, apenada también.

    ¡Keh! ¿Qué clase de Dios es ese? — preguntó Inuyasha una vez más, con un poco de sarcasmo.

    Dios de Amor y de Justicia. — respondió la pelinegra con la misma seriedad — Por justicia todos merecemos morir, pues somos pecadores natos por obra de Satanás; pero por amor vivimos, por ello vino Jesús, para morir por nosotros y, a través de su sacrificio, Dios nos perdonó y admitió de nuevo como sus hijos. — y sonrió una vez más — Con sólo reconocer lo que Él hizo por nosotros y aceptarlo como Salvador ya tienes ganado mucho.

    ¡Aaahhh! — dijeron Sango y Miroku, con los ojos como platos.

    Aome les dio otros detalles más. Después… sólo se quedaron en silencio por un momento, meditando en lo que escucharon. Aome fue la que habló nuevamente.

    Fue una linda fiesta. — dijo — Una fiesta diferente para mí.

    Y nosotros no la conocíamos — dijo Sango.

    Porque en nuestra época aún no ha llegado esta doctrina nueva. — intervino Miroku tomando suavemente la mano de su amada — Pero es muy bella… así que cumpliré mi pacto contigo — la miró profundamente, haciéndola sonrojar una vez más.

    ¡Keh! — interrumpió Inuyasha — No hagas falsas promesas que por ahora no podrás cumplir. Sólo compórtate de mejor manera.

    ¡Ajum! — bostezó Aome saldando la discusión — Creo que han sido muchas cosas, mañana regresaremos. Hay que dormir.

    Si. — se levantó Inuyasha del suelo — Vámonos torpe.

    Buenas noches señorita Aome, buenas noches… — dijo Miroku, y se levantaba sin haberle soltado la mano a su amada cuando…

    Sango lo jaló hacia ella y le plantó un besote en los labios, abrazándolo de forma apasionada. Aome e Inuyasha parpadearon de asombro, abriendo la boca. Y el monje se quedó lelo un instante, para después abrazarla también con pasión, levantándola un poco, respondiendo el beso; pero… se emocionó de más agarrando un poco más abajo de la cintura y… ¡PAF!

    Buenas noches Excelencia. — lo miró enojada con la mano en su mejilla y se apartó de él — Espero le haya gustado mi regalo para usted. — le sonrió con ternura y picardía — Nada más no se acostumbre… hasta que nos casemos.

    Fue… — se sobaba el cachete y la miraba asombrado — muy bonito. — dijo con tono soñador y le sonrió de igual manera — Gracias por eso ¡Auch! Te espero en el cuarto Inuyasha. Buenas noches Sango — salió después de verla con amor y ella le lanzó un beso al aire.

    Se pueden despedir también. — dijo la castaña a sus amigos, y se acostó en la cama tapándose hasta la cabeza — No se detengan.

    Aome e Inuyasha se miraron y enrojecieron, desviando la mirada por un momento ante la situación… embarazosa. La pelinegra pensó que, después de todo, sus amigos tendrían un matrimonio feliz. No le cabía duda de que, el día en que eso se realizara, el monje Miroku sería el hombre más dichoso del mundo pues, a pesar de ser algo cohibida, cuando Sango se decidía… podía ser muy lanzada, porque los dos se aman intensamente aunque la chica no quiera admitirlo abiertamente. En cambio ella… podía ser más expresiva en ciertos aspectos por ser moderna, pero a la hora de la hora se detenía porque Inuyasha… no se había decidido del todo, al pensar aún en Kikyō. Tal vez ante él le convenía ser reservada y esperarlo a que diera el primer paso, o… a ver que les deparaba el “futuro” en el “pasado”.

    Eee… — tartamudeó Aome sin mirar directamente al ojidorado — Buenas noches Inuyasha.

    Si… — respondió Inuyasha de la misma manera — Buenas noches Aome.

    Ya iba a salir cuando…

    ¡Mierda! — se regresó, la abrazó un momento apretándola contra sí y le besó con un poco de ternura cerca de los labios, al tiempo que le susurraba — Feliz Navidad Aome — y la miró con cariño reflejado en sus dorados ojos.

    ¡Feliz Navidad Inuyasha! — también lo abrazó y le dio un pequeño beso en la comisura de sus labios — La pase bien hoy, que descanses — y cerró lentamente la puerta en cuanto él salió.

    Al siguiente día regresaron al Sengoku. Ninguno olvidaría esa fecha especial y esa bella doctrina, el motivo por el cual se celebra la Navidad. Y, aunque no la conocerían en su época, se la enseñarían a sus descendientes. De verdad fue una fiesta diferente.

    Nota de la autora: Espero haya sido de su agrado, y recordemos verdaderamente el motivo original de la Navidad; aunque realmente Jesús no nació en diciembre y se haya adaptado por otras cuestiones, lo importante es conocer la razón por la que nació como hombre y vivió entre nosotros, para cumplir la ley y librarnos del castigo. Sayonara y nos leemos en mis fics.
     
  2.  
    SangoxMiroKagoxInu

    SangoxMiroKagoxInu Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2010
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    OHHHH QE LIIINDOOO ^^ AHIII ME ENCANTOOOOOO sango puede ser lanzada aveces jejejejej y me gusto que colocaras a que kagome les enseñara a inu sango y miroku sobre la navidad y el nacimiento de nuestro SEÑOR JESUCRISTO jejeje ahiii que lindo fic my muy bonito me encanto el regalo que le dio miroku a sango y el "regalito" que le dio sango a miroku jajajaj bno ahiii me encanto sayo :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Cinderella

    Cinderella Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    29 Octubre 2010
    Mensajes:
    225
    Pluma de
    Escritor
    LOL! Me encanto el final *----------------* Sobre todo pro Miroku y Sango fue tan tierno :3
    Uhm, el tipo del centro comercial no fue nada agradable e.e Andaban buscando su mil y consiguió a un hombre y aun hanyou celosos xD LOL! EL beso de Sango y Miroku fue de lo mejor, e Inuysha fue tan lindo al besar a Kagome. LOL! Me encanto tu historia, sabes manejar los personajes, tienes buena narracion, eres comica... *---------------------------------------* Una buena Combinacion. Saludos^^

    PD: FELIZ NAVIDAD <3

    Sayonara~
     
  4.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Kyaaaa!!!!
    No se vale soy la quinta...pero Vale la pena....
    Te aseguro que me rei como loca y se me salieron lagrimas de ternura.....
    Todavia no me recupero de la emoción.
    Inuysha fue tan delicado con ese sr rey del mundo...¡¿Ha besado a 999 chicas y quiere mas?!....Dios el mundo esta loco...
    Pero loco lo queremos...Tan lindos los regalos....
    El qeu me mató...¡el de Inu! Yo quiero un regalo asi T.T, a mi no me dieron nada, en serio Nada...Pero este si me gusto...es un lindo regalo el tuyo amiga....
    Ya te lo dije y hay voy otras vez ¡tienes un don innato para la comedia! y ahora tambien para el romance....Gracias por este pequeño fic especial....y Sigue asi...
     
  5.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador ejemplar Orientador Waku-waku

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,764
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    gracias por seguirme con esta pequeña historia y ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo a Todos! deberas me hacen llorar por sus comentarios gracias
    P.d: ese tipejo0 salio en la serie de ranma1/2 si no se acuerdan vean capitulo de "se roban a P-chan" esta chistoso
     
  6.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    340
    Pluma de
    Escritora
    Amiga!!! Perdon!!! *se inca* Perdon!!! Y es que hize un viajezote de Puebla a Cancun! Y es horrible ir en coche! (ya casi mis pompis se aplanan!) pero espero poderme conectar desde el hotel...
    Bueno.... Dios!!! Eres una diosa!!! Casi lloro de la alegría! Como protegieron a sus "mujeres" Haha. ok no.
    Lo terminaste de una manera perfecta... Casi lloro! Haha le tuvieron que dejar una pieza entera al InuYasha! Pobre señora! Pero... Grité cuando sanguito le dió su "regalo" (amé ese beso!)
    Pero eso siii!!! Ese "tipito" es un sinvergüenza! 999 o lo que sea de chicas y quiere mas!
    Aun que no recuerdo averlo visto en ranma... Lo veré!
    Bueno... Espero me puedas perdonar...
    Y felices fiestas!

    KagomeG
     
  7.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador ejemplar Orientador Waku-waku

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,764
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Agradezco una vez mas a todos y todas usuarios y lectores de este foro y los invito a seguir divirtiendose con todas las historias del mismo, que hay para todos los gustos. Me da mucha alegria saber que mis ficstorias son interesantes, dejó esta porque era por la temporada y continuare con las principales. Si alguien mas la lee, posteando o no, se le extiende el agradecimiento. Sayonara a todos.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso