One-shot A de Ahogado (Días del Abecedario 2.0)

Tema en 'Bleach' iniciado por Minaki Kaeden, 20 Febrero 2016.

  1.  
    Minaki Kaeden

    Minaki Kaeden Procastination Queen

    Acuario
    Miembro desde:
    22 Julio 2012
    Mensajes:
    110
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    A de Ahogado (Días del Abecedario 2.0)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    768
    No voy a extenderme mucho como siempre lo hago. Lo sé, lo sé, soy una fastiodiosa. Lo único que hago es pedir comentarios. Pero vamos, que dicen que son buenos para el alma <3

    A de Ahogado

    Trató de alzar las manos hacia su cuello, para ver si así lograba liberarse de la presión que lo aplastaba poco a poco desde los pulmones que le ardían sin piedad, hasta la garganta, que como mecanismo biológico luchaba por trasladar el aire hasta la boca para que pudiera ser expulsado. Alejó sus manos de allí y con lo último que le quedaba, intentó impulsarse hacia arriba, para poder respirar oxígeno preciado.

    Ichigo sabía que por mucho que su cuerpo se lo pedía, si expulsaba el aire que le quedaba, no lo iba a volver a recuperar. Poco a poco, debido al cansancio, sus brazos y piernas dejaban de hacer movimientos bruscos en busca de llegar a la superficie; nadaba y nadaba, y por más que sintiera que avanzaba no lograba visualizar la luz del sol que significaba su rayo de esperanza.
    Giró entonces su cabeza, y se hundió más en su tristeza cuando vio que seguía rodeado por los mismos rascacielos totalmente azules que tanto conocía y había estado viendo desde el primer momento en el que se percató que estaba en agua. Entonces lo comprendió: el aire que sus pulmones desde hace ya bastante tiempo le imploraban soltar, no iba a ser suficiente para llegar fuera del agua y sentirse vivo una vez más. Inconscientemente había seguido nadando mientras su mente divagaba y se enfocaba en su alrededor, pero esto no serviría de nada. Por increíble que sonara, tal vez esta vez sí le tocaba rendirse, no habría demonio interior que lo ayudara en un último momento cuando estaba a punto de ser asesinado, porque esta vez el enemigo era él mismo. Con este pensamiento presente, sus extremidades dejaron por fin de luchar y se relajaron, inmediatamente su cuerpo comenzó a hundirse ya sabiendo que las posibilidades eran casi nulas.

    ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Por qué nadie lo había sacado de su estado de depresión y evitado que se ahogara en sus propias penas? La respuesta era simple: porque la persona que siempre lo hacía estaba muerta.

    Así es, la Shinigami que le había permitido cambiar su destino y volverse fuerte para proteger a sus amigos y queridos había muerto, y todo había sido su culpa. ¿Cómo había sido posible que él no hubiese visto venir al hijo de su madre (por no irrespetar las de otros), y atravesar el estómago de la que entonces era su mejor amiga, y quién sabe si no algo más si eso no hubiese pasado? Pero ahora todo eso era parte de un pasado que con todas sus fuerzas quería borrar.

    Desde la muerte de su madre creyó que nunca más volvería a derramar lágrimas por algo o alguien, que se había vuelto demasiado fuerte para eso. Estaba muy equivocado. Sus ojos se cristalizaron inconscientemente cuando, después de pasado el peligro de los Arrancar que volvieron a Hueco Mundo, Orihime llegó a inmediatamente tratar de su curar a su amiga y abrió los ojos de forma desmesurada en un intento de rechazar la realidad que se le acababa de revelar en frente. No hizo falta más para que todos los allí presentes entendieran que Rukia Kuchiki estaba muerta.

    ―Yo le avisaré al Capitán Kuchiki―dijo Renji sin posibilidad alguna de asimilar por completo la situación. Y sin más, desapareció por el Senkaimon.

    Ichigo creyó que jamás había escapado de un lugar más rápido en su vida. ¿Qué era este giro repentino que tomó su realidad? No le gustaba para nada, no lo aceptaría, no, no y no. Y así pasó cuando llegó a su casa, entró a su cuarto y no salió de allí en tres días, ni siquiera quería probar las bandejas de comida que su muy preocupada hermana le dejaba en el escritorio al lado de su cama donde se encontraba echado. Tampoco se molestó en ir a clases, igual a nadie le parecería extraño. Lo peor del asunto es que no hubo palabras de despedida, la chica murió segundos después ahogada en su propia sangre.

    De repente volvió a la realidad cuando sus agonizantes pulmones no pudieron más y su boca se abrió para soltar el aire que había contenido. Su visión se comenzó a oscurecer y se dio cuenta que ya era muy tarde. No había nadie que lo pudiese rescatar ahora, después de todo, él mismo se había ahogado en sus propias penas.
     
    Última edición: 20 Febrero 2016
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,038
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    *-------------* La comparación entre su muerte, y como él ahora moría lentamente "ahogado en sus propias penas", en la culpa, en la soledad. En que uno no reemplaza a una persona con otra. Y ese es sólo el comienzo de la depresión xD
     
  3.  
    Ichiinou

    Ichiinou Maestre Comentarista destacado Crítico

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    3,498
    Puntos en trofeos:
    521
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me ha parecido tan perfecto, que me has dejado sin palabras. Las comparaciones que has usado para demostrar la pena que sentía Ichigo por la muerte de Rukia, fueron perfectas y de hecho, me has llegado al corazón con todo este asunto. Lo has sabido llevar muy bien, si es que estas cosas tan lacrimógenas y con personajes que me encantan, siempre me llegan hondo. Sin duda, un genial escrito. Te felicito.
    En cuanto a redacción y demás, todo impoluto, ¡muy buen trabajo!
    ¡Sigue escribiendo!
    ¡Un saludo! :)
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso