*0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Ilove_mylove, 21 Agosto 2007.

?

*0*...Diganme...les gusta el fic...???...y quieren que lo continue..?...*0*

  1. "Claroooo...!!! continualo..."

    2 voto(s)
    100.0%
  2. Ummm...si...no esta tan mal...

    0 voto(s)
    0.0%
  3. Ni se te ocurra pensarlo...!!!...o.ó...no lo continues...!!!

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    3558
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Holaaaa...!!!! aqui vengo con otro fic..!!! este es muy especial...se los digo por que es otra faceta mia de escribir, rara vez salgo con un fic cursi y de mucha drama, pero cuando lo hago me esmero mucho, asi que espero que les guste...acepto criticas, gritos, insultos, tomatazos...ademas de aplausos, opiniones costructivas (destructivas tambien xD)...bueno ustedes son los lectores...asi que espero que no sean tan malitos...no escribo este estilo de fic muy seguido, en definitiva es un logro...debido a que siempre los hago comicos o parodias, esta vez sera diferente...pero no se preocupen...veran alguna pequeñita chispa de humor, aunque chiquita, pero la abra...xD asi que espero que les GUSTE...!!!...(que conste...segun una amiga...casi llora al leerlo...no le crean...ustedes vean que les parece...xD...)

    Aclaraciones:
    * letra cursiva y en negrita: partes importantes, recuerdos...o algo que en definita se necesita recalcar...
    * letra cursiva: alguna voz oculta...como un fantasma, o algo parecido...algo que venga de alguien que no se vea...(ustedes entenderan cuando vean...)

    Bueno eso es todo...espero que les guste...!! DEJEN SUS POST...!!!

    Prologo

    El amor nunca se olvida…se mantiene…nunca se esta solo…

    “Solo quiero soñar…
    Sueña…yo estaré ahí…para ti…cuidándote…

    Pero…el amanecer nos separa…y me siento sola…no puedo verte…

    Tu nunca estas sola…yo estoy contigo…siempre…”

    No existen las regles…ni los mandatos…

    “Deben separarse…

    No!...

    El castigo será más cruel y penoso si no lo haces…

    No me importa…soy ahora su ángel de lo sueños…y prometí no irme de su lado…”

    El mal esta al asecho…busca un alma débil…

    “Ella será mía…y yo te destruiré…a ti y tus patéticos sueños…

    No podrás conmigo…”

    Pero ahí algo que nunca se debe olvidar…no existe ni el cielo… ni el infierno… ni el mal ni el bien…todo esta en donde menos se esperaba…




    Capitulo 1

    Sus días tranquilos se llenaban de tristeza y vació en ese triste momento. Pensamientos de soledad llegaban sin compasión a su débil mente. Mantenerse de pie era casi imposible con la agolpada lluvia que caía cruelmente en su cabeza con rudeza.

    Las lágrimas ya no se distinguían en su empapado rostro sin expresión, los ojos que hace un tiempo eran dignos de admirar, se encontraban distorsionados en la tristeza.

    Las perdías son como lo son, perdidas malditas y desgraciadas que hacen que hasta el mas fuerte se sienta en algún momento sumergido en la tristeza. Si tan solo no hubiera sucedido, si tan solo ella estaría clavada en ese sitio, envuelta en el barro y la lluvia que enjuagaba poco a poco los escombros de sangre.
    - Sou…ta – su debil voz ya casi no proyectaba sonido.

    Era duro y difícil perder poco a poco las esperanzas, pero ya estaban pérdidas, no había marcha atrás. La rudeza del asunto la hizo casi delirar, podía sentir como su vida se iba lentamente junto con la de que ya estaba perdida.
    - Souta…- callo en el charco de barro junto a el.

    Estaba muerto, su único hermano estaba muerto, su único familiar. Ni siquiera los mil intentos se resucitación lo salvaron. Ya ni siquiera recordaba lo que acabada de suceder.

    Una explosión sonó a sus espaldas, las enormes llamaradas alumbraron entre la lluvia a los jóvenes.

    Tomo su rostro entre sus manos, estaba frió, sin rastro de vida.
    - como pude dejarte morir así…hermano…? – no solo la vida se le iba, también la cordura.

    Era doloroso verla tirada en su pecho llorando sin consolación, nunca en todo su vida había visto algo parecido, solo una vez y esta era la segunda, esa chica lo estaba abrumando con tantos sentimientos juntos.
    - Aome…- oyó ese debil murmullo lleno de tristeza y desesperación. – demonios…no…no puede ser…Aome…!
    - ella no te oirá…ni tampoco podrá verte…- se digno a formar parte de la escena apareciendo a un lado de ellos, sus cabellos azabaches se empezaron a empapar al igual que toda su ropa, pero no sentía frió, ni dolor. Sus hermosos ojos ambarinos no dejaban de mirarla gritar.

    Junto a el tomo forma otro joven, sus ropas desgastadas y ensangrentadas demostraban lo que su cara demostraba también. El ver su hermana menor gritar auxilio era un cuadro bastante frustrante, tan solo con ver su cuerpo inerte y muerto en medio del barro y debajo de la lluvia.
    - e muerto…cierto…? – dijo no tan convencido de verse a si mismo pálido.
    - es hora de irte…
    - Aome…yo…ella no puedo oírme…
    - no…
    - entonces, ya no podré cuidarla…si me voy, se quedara sola…no debo…
    - no ahí marcha atrás…debes irte…

    Souta vio a su lado, en el vació del desierto envuelto en lluvia, una luz inexplicable que solo el podía contemplar.

    - llego la hora…
    - por favor…cuídala…prométame que la cuidara…- dijo para caminar hacia ese resplandor y desaparecer.
    - siempre lo e echo...



    La soledad del momento era de una manera patética, solo con sentirse solo entre tanta gente. Pero tenía una explicación, no podía ser visto ni oído por nadie ni nada, solo algunos niños se daban cuenta de su presencia, regándole simpáticas y juguetonas risitas, para luego ser reprendidos por sus padres al verlos saludar a algo invisible para ellos.

    Veía en silencio las enfermeras pasar, los médicos hablar y caminar, las personas llorar, reír. Sentía nostalgia, era lo único que se le permitía sentir, sentimientos, sentimientos a la mitad, sin la libertad de demostrarlos. Todo se veía gris y sin vida ante sus ojos sin emoción, aunque solo para el, los humanos, o mortales como ellos estaban acostumbrados a llamarlos, veían todo su alrededor a todo color y alegría, era difícil de pensar que un ser como el les tuviera envidia de la vida tan supuestamente dichosa que el creía ver.
    - doctor…!...- esa era su señal. La chica castaña corrió lo más que pudo nerviosa hacia el hombre de blanco. El solo se disperso hasta su lado.
    - es usted familiar de la joven…?
    - no…pero soy su amiga…como esta…? – el hombre solo pudo verla con ojos de dolor y pena.
    - ella esta bien no tiene heridas ni nada parecido…en pocas palabras esta sana…pero se esta dejando morir…lo siento pero ya no puedo hacer nada…- se paso las manos por el sedoso cabello cansada y preocupada de oír esa terrible noticia.

    Dolor, era lo que ahora sentía. Dejo atrás esa conversación sin final, apareciendo en una habitación un tanto oscura. Ella estaba postrada casi inerte en la cama, el suero que pasaba lentamente por la vía intravenosa se movió debido a un viento. Los ojos de ella completamente cerrados le impedían verla por completo. Cuanto tiempo tenia que la veía en ese estado, dormida, acostada en la cama de sabanas rosas de la habitación pequeña con la vista a la ciudad, pero esta vez era diferente, no había sabanas rosas, solo blancas, era una camilla de hospital, y la única vista era una vieja persiana blanca algo sucia.
    - dolor…- dijo en un leve murmullo consiguiendo su cometido, la vio moverse incomoda, ladeando el rostro hasta abrir lentamente los ojos completamente vidriosos.
    - dolor…siento dolor…- respondió, poso su débil y pálida mano en su pecho, era difícil de percibir el calor o los latidos de corazón. – ya no siento nada…
    - no es tu hora…- dijo apareciendo a su lado. Había pasado por muchas situaciones iguales, mortales que piden morir por debilidad y cobardía, que fingen ver su esencia junto a ellos, preparado para llevarlos a la luz. Pero Aome si podía sentirlo, y oír sus suaves palabras.
    -lo se…- cerro de nuevo los ojos hasta sumergirse en un profundo sueño, su mano ya sin fuerzas fue cayendo lentamente. Coloco la suya rápidamente encima de la de ella, pero esta solo la atravesó como una ilusión.
    - espérame…pronto te haré compañía

    Sumergió su brillante mano en su cabeza, hasta que un remolino de emociones surcó su cuerpo y mente por entero. Ya no estaba en el hospital, era una pradera, extensa y llena de pasto, solo se veía el lejano horizonte.

    Ella estaba ahí, como un ser místico, sus ojos llorosos y tristes miraban el cielo claro y brillante. El se acerco lentamente hasta ella, unas majestuosas alas se expandieron en su espalda, brillando con gran intensidad.
    - quien eres…? porque siempre escucho tu voz…?...porque no puedo verte…? – ella se levanto rápidamente intentando mirarlo pero era imposible, el estaba ahí, pero no para sus chocolates ojos.
    - no debes verme…sabes que estoy aquí…junto a ti…- dijo intentado hacer algo sumamente imposible, tocarla, al menos sentir su débil y blanca piel en sus manos, su calidez, su suavidad, pero era imposible.
    - pero no te veo…ya no se en que creer…ya no se que debo saber…tengo miedo…de estar sola…
    - no estas sola…- dijo con dolor viendo como sus manos solo traspasaban cruelmente ese cuerpo que necesitaba ser abrazado y protegido.
    - si lo estoy…no tengo nadie a mi lado…mi hermano a muerto por mi culpa…estoy SOLA!...- sus palabras le hacia sentir ese inexplicable dolor en el pecho, no sabia que era, pero le hacia sentirse miserable.

    Aome pudo darse cuenta de ese silencio incomodo, quizás lo había lastimado duramente, ese ser que le hablaba con palabras calidas en sus sueños y en los momentos mas necesitados. Ese ser como un ángel que la acompañaba siempre, aunque no pudiera verlo.
    - lo siento…no debí haber dicho eso…- se sentó de nuevo abrazando su piernas con fuerza. – no estoy sola…tengo a mis amigos……te tengo a ti…y a…- se volteo al lugar en donde ella pensaba que estaba el parado, viendo un vació.
    - nunca estarás sola…
    - lo se…solo en las noches…cuando me siento mas sola…tengo el consuelo de que estas junto a mi…y eso me hace feliz….- esta vez apareció sentado a su lado, viéndola profundamente.
    - a mi también me hace feliz estar aquí…- dijo sin pensar como esas palabras salieron de sus labios sonrojándose confundido de tan extraño comportamiento, pudo ver como las mejillas de la chica también se coloreaban haciéndola ver mas hermosa.

    Unas campanillas sonaron en todo el lugar, empezó a verse borroso, las alas desaparecieron como pedazos de cristal acabando con esa linda ilusión.
    - es una lástima que nuestro tiempo juntos sea tan corto…pero antes de que te vallas y salga el sol…dime tu nombre…como te llamas…nunca me lo as dicho…- dijo la joven abrazándose con frió.

    Era una lastima que no podía contestarle esa pregunta, hacia mucho tiempo que desconocía su procedencia o nombre, solo sabia su existencia, no tenia idea de cómo se llamaba, era loco pero así era la realidad, todos los seres como el no tenia el derecho de la individualidad, todos tenían que ser iguales, a diferencia del aspecto. Se agacho detrás de ella, quedando a la altura de su espalda, y sin pensarlo cubrió su cuerpo con sus brillantes brazos. Aome sintió una honda de calor y confort en todo su cuerpo, una energía calida y dulce la recorrió por completo, haciéndola sonrojar.
    - no estas sola…no lo olvides…
    - no me as dicho como te llamas…dímelo por favor…
    - lo siento…no tengo un nombre con que presentarme…- dijo penosamente alejándose lentamente de ella.
    - Inuyasha…- se oyó un murmullo en el viento, haciendo que el sueño se pierda en la oscuridad.

    Abrió los ojos encontrándose en la habitación de nuevo, alejo su mano de la afrente de Aome quien aun dormía. No había amanecido, todo esta aun oscuro, la chica castaña dormía en el sillón profundamente al igual que Aome. Como era posible, la ley decía que seria expulsado a cada amencer, y aun no había amanecido, que sucedía.
    - hasta que por fin te agarre…ángel negro…- desapareció y apareció del otro lado de la cama viendo como una mujer, bastante familiar, vestida con una túnica blanca que casi cubrían sus pies descalzos. Lo veía con cierta dulzura y victoria. – no vas a decir nada…? – pregunto irónica. – Opst!...se me olvida que ustedes son de muy pocas palabras…- El no dejaba de mirarla desafiante.- estuve tratando mucho tiempo en poder agarrarte…hasta que por fin lo logre…dime que haces aquí..?, aun no es la hora de partir de Aome…
    - eso lo se…- dijo sin pizca de emoción.
    - Perdona amiguito pero tendré que sancionarte por haberte encontrado aquí sin motivo…y aun mas…en sus sueños…- la mujer dejo relucir sus blancas alas caminando hasta el, pero una ventaja tenían los ángeles negros, podían desaparecer y parecer en donde quisieran sin tener que moverse, encontrándose que en un abrir y cerrar de ojos este ya se encontraba del otro lado de la habitación junto a la ventana.- esta bien esta bien…te salvaste por hoy que estamos en un hospital…no tomare en cuenta este comportamiento…pero de todas maneras tienes que mostrarme tu insignia…- dijo extendiéndole una mano. El joven le acerco su brazo izquierdo hasta que esta se lo tomara subiendo la manga solo para ver un tatuaje en forma de alas negras con una corona de rosas del mismo color con tonos rojizos. – bien…todo perfecto…puedes irte…el solo saldrá de inmediato….- el muchacho hizo un breve reverenda y desapareció. – definitivamente esto me dará muchos problemas…bueno, todo con tal de las ordenes de la superiora…
     
  2.  
    hikeru

    hikeru Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    30 Julio 2006
    Mensajes:
    93
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Hola, me encanta, esta muy bien, aunque aun no se que quiera esa del pobre Inuyasha, todo el mundo tiene que complicarle las cosas, continua pronto
     
  3. Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    25
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    hola!!!
    me encanta tu fanfic
    espero que lo continues pronto

    tienes todo mi apoyo

    saludos
    ♥♥kagome♥♥
     
  4.  
    setsuna_san

    setsuna_san Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    19
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    lindo el fics
    pero espero q sigas los otros eh¬¬
     
  5.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    3714
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Holaaa...!!! gracias por su apoyo: hikeru...♥♥kagome♥♥...y...setsuna_san...!!...bueno aqui les pongo el 2do capi...espero que les guste...!!! (dejen sus post porfisss...*0* y mas apoyo para seguir este y mis otros 2 fics...)

    Aclaraciones:
    * letra cursiva y en negrita: partes importantes, recuerdos...o algo que en definitiva se necesita recalcar...
    * letra cursiva: alguna voz oculta...como un fantasma, o algo parecido...algo que venga de alguien que no se vea...(ustedes entenderan cuando vean...)

    Capitulo 2

    El sol salio brillante por el horizonte en el mar, la playa estaba en completo silencio.

    Los ángeles negros son seres de poco significado pero esénciales, además del ángel guardián encargado de proteger, se asigna un ángel negro encargado de proteger a los mortales hasta enviarlos a la luz cuando mueren. No poseen dolor físico ni sentimientos expresados por si mismo, todo lo que pueden sentir es lo que siente la persona que se mantiene cerca de ellos, una vida muy triste y vacía, se conoce poco de ellos, de donde provienen o cualquier cosa de su persona, son un completo misterio.

    La arena empezó a llenarse de pisadas de personas invisibles para los ancianos que descansaban en la arena. Pero a la vista de ningún mortal, una enorme cantidad, se podía decir casi infinita, de seres pálidos vestidos con túnicas negras caminaban hasta llegar al mar, sumergiendo todos sus pies en la calida agua.

    El estaba entre la multitud, veía sus pies en el agua, era difícil de comprender, por que sentía cosas que los demás no, todos a su alrededor estaban mas interesados en ver el amanecer que el, solo veía el agua moverse con lentitud, no podía sentir la calidez de ella en sus pies ni podía sentir el frió que ocasionaba el viento al tocar sus pantalones pegados en sus piernas completamente empapados, pero podía sentir mucha conmoción, nostalgia, tristeza.

    Llevaba meses en esa situación de profunda confusión, todo era muy extraño y desconocido, un ángel negro no tiene derecho a la duda solo a la servidumbre, pero el era diferente, siempre se formaban preguntas en su cabeza, a cada rato de su existencia, desde que fue asignado a la familia de esa chica llamada Aome.

    Recordar ese momento hacia que le entrara un honda de felicidad, hasta hacerlo sonreír, pero en ese intento, muchos de los que estaban a su alrededor no duraron mucho tiempo para verlo un poco contrariados haciéndolo cambiar de posición. Quizás no era buena idea pensar en ello, pero era inevitable.

    “De un momento a otro, no sabia como había llegado a ese lugar, no sabia nada, absolutamente nada, en donde estaba, o como había llegado, era muy frustrante esa terrible duda. Solo había llegado ahí por llegar, no tenía conocimiento de lo que había sucedido anteriormente, pero tenía una pista vaga, un débil dolor en casi todo el cuerpo y el rostro, además de una humedad salina en las mejillas y labios.

    - en donde estoy…? – pregunto viendo la oscuridad.
    - no te preocupes ya todo termino…- una mujer apareció frente a el, tenia el rostro perfecto y hermosos, además de tranquilo y comprensivo.
    - quien eres…? Que fue lo que ya termino..? Explícame que diablos esta pasando…! - dijo impaciente.
    - lo siento no puedo…no tengo derecho a decírtelo…solo puedo decirte que de ahora en adelante eres y serás por siempre miembro de la guardia oscura, como ángel negro…- la mujer dijo sonriéndole de una manera poco apropiada, debido a que el estaba muy confundido y nostálgico y ella feliz y tranquila.
    - un…ángel negro…?
    - si…esa es tu única identidad…no tienes nombre, pasado o futuro…solo estas aquí para ser un protector…- el semblante de la mujer cambio a uno mas serio. – sígueme…

    El solo callo, sentía sus cabellos negros pegarse a su rostro debido al sudor que empezaba a bajar por sus sienes, la polera le empezaba a molestar con un inexplicable calor. Intentó sacudirlas y airarlas un poco viendo como la mujer se acercaba a el tomando su mano.

    Algo empezó a brillar en sus manos juntas, de la nada ambos aparecieron en un pasillo de hospital, estaba oscuro, las débiles lámparas casi no alumbraban el lugar, pero si se podía ver claramente a una joven que lloraba y gritaba siendo abrazada por otro muchacho que le decía palabras tranquilizadoras.

    - tu deber es vigilarlos de lejos…no debes acercárteles mucho…solo si es necesario…
    - comos sabré si lo es…?
    - no te preocupes lo sabrás…- sintió como su cuerpo empezó a brillar mientras que su brazo izquierdo le empezaba a arder con intensidad.
    - AHH..!...que sucede..???- se levanto la manga y vio como se formaba una marca en forma de alas negras con una corana de rozas negras y rojizas.
    - esa será tu insignia… tu única identificación…solo muéstrala si se te es pedido…entendiste…? - el no respondió, sentía como todos los sentimientos que tenia en la mente se desvanecían en segundos, dejando solo la tristeza, la confusión y la nostalgia. Vio como sus ropas ya no estaban solo tenia una túnica negra con unos pantalones oscuros, los zapatos, la camisa, la polera, todo lo que llevaba puesto ya no estaba, solo ese desabrido traje. – ya estas listo…tu misión empieza desde ahora…

    La mujer desapareció ante sus ojos dejándolo solo con aquellas personas que por lo que pudo ver no lo podían ver a el. La chica se soltó del agarre del joven y corrió lejos de ahí escapando por las escaleras de emergencia. El no supo como pero apareció frente a ella, sentada en el suelo llorando, se agacho hasta estar a su altura, viéndola profundamente, era muy linda y agraciada, con eso ojos café, pero las lagrimas, los suspiros lo conmovieron aun mas.

    - porque lloras…? – dijo en susurro. La mujer se asusto al oír esa palabras, no sabia de donde provenían.
    - quien esta ahí..? Quien eres…???
    - estas bien…?
    - quien eres…? – la chica estaba asustada, encogiéndose en una esquina. – Muéstrate…- no sabía que decirle, no solo ella estaba asustada y confundida, el también estaba mal.
    - lo siento…siento que no puedas verme…
    - que eres…?- pregunto no creyéndose que estaba hablando con un fantasma o algo parecido.
    - no lo se…dime que eres tu…? – la pregunto sonaba tonta, pero fue la mejor manera de romper el hielo.
    - creo que eso es obvio…- la chica se quito las lagrimas de los ojos y mejillas secándose con su camisa.
    - estas…bien…???
    - no…e perdido todo…me siento sola…
    - que as perdido…?
    - a mi amor…”

    Todos los que estaban a su alrededor empezaron a irse poco a poco, dejándolo solo en medio de la playa. Camino un largo rato por la orilla, hasta que se aburrió de ver los mismo ancianos inertes en el mismo sitio como tumbas.

    La ciudad era mejor lugar para explorar, sentir toda esa gente a su alrededor era muy tranquilizador, no se sentía tan solo. Pero no solo estaba el y los mortales, también habían ángeles protectores, seres hermosos y radiantes, vestidos de blanco y con relucientes alas plateadas. Estaban los seres oscuros como el, deambulantes sin rumbo fijo entre los mortales, con las miradas perdidas, cuidando cada detalle de los seres que seguían, no eran como los ángeles protectores, eran más sombríos y nostálgicos, pálidos y de rostros tristes. Y por ultimo los malignos, seres vestidos de rojo brillante, dispuestos a todo, con sonrisas lascivas y ojos entrecerrados esperando que sus victimas cayeran en pequeñas desgracias, como un símbolo de la mala suerte.

    Caminaba con total lentitud, pero se encontró con las vías del metro deteniéndose mientras todos los mortales pasaban por el atravesándolo despiadadamente como cualquier fantasma, haciéndole saber su cruel verdad.



    El frió del lugar la hizo despertar, no podía levantarse los brazos le dolían al igual que todo el cuerpo, podía sentir como las suaves sabanas las cubrían hasta le cuello, pero aun sentía frió.

    No recordaba mucho de la noche anterior, o al menos nada de lo allá pasado mientras luego de quedar dormida.

    - Aome…! Que bueno que despertaste…!

    Sango, su mejor amiga estaba frente a ella feliz de verla, pero esa chispa de preocupación y lastima era muy difícil de ocultar en los ojos de su amiga, ahora si recordaba todo, fue cruel como todo llego a su lugar de golpe.

    - gracias…- no estaba en su departamento, estaba en la habitación de Sango acostada en su cama. – Disculpa que tenga que ocupar tu habitación…me iré de inmediato…- iba a salir de la cama pero fue detenida por Sango que la miraba casi ofendida.
    - no e puedes ir…acabas de salir del hospital…tienes que descansar…además, hoy viene Miroku y unos amigos a saludarte…
    - no quisiera molestarlos…pero de todas maneras tengo que irme Sango…debo llamar a Hitomi…- Sango entendió perfectamente el mensaje, Hitomi, la novia del hermano de Aome, era duro ver a su amiga tan destrozada, pero ella no podía hacer nada. Tenia fe de que todo se solucionara.
    - ya veo…le vas a decir…???
    - si…tengo que hacerlo…va a odiarme luego de esto…pero que mas da?, ya me siento acostumbrada…- una sonrisa irónica salio de sus labios junto con una lagrima solitaria que bajo hasta su mejilla. – adiós…

    Sango veía completamente sin creerlo a su amiga salir tranquilamente por la puerta, por cada paso mas le dolía el pecho, era mucho sufrimiento por el que su mejor amiga estaba pasando, aun se pregunta que demonios había hecho Aome para merecer tanto dolor y odio.



    Bajaba las escaleras en total silencio, las lágrimas bajaban inconcientemente por sus mejillas, sus suspiros salían sin permiso de sus labios, el dolor era total, la embarcaba completamente.

    Resistirlo fue casi imposible, se detuvo hasta dejarse caer en los escalones, sentada, apoyando la cabeza entre los brazos, mientras lloraba con aun más intensidad.

    El estaba ahí, con sus dorados ojos viéndola directamente, llenándolo con su dolor y tristeza.

    - no llores mas…- su voz sonaba quebrada, sintiéndose, de algún modo inexplicable, culpable de el estado de la chica, una vocecita le decía en su mente lo tonto que era. – todo va a estar bien…no te preocupes…- su voz se hizo mas intacta, mas real. Aome solo levanto el rostro buscando su presencia, con los ojos muy bien abiertos.
    - Inuyasha…- se levanto de prisa corriendo los mas que le permitían sus piernas.

    El la seguía de cerca, una extraña sensación en su corazón, no sabia que poseía algo parecido, pero se sentía tan alegre, eso que permanecía escondido en su pecho palpitaba con gran fuerza.

    Aome no tardo en llegar al hospital en un dos por tres, las enfermeras la veían con curiosidad el apuro de la chica que no paraba de correr hasta las escaleras subiendo a toda velocidad, no le importaba los zapatos altos ni la falda que se le subía lo mas importante era llegar.

    Entro en la sombría habitación, alguien aun permanecía postrado en la cama, un débil sonido era le único que indicaba las señales de vida de esa persona, cubierta de casi por completo por vendas. El rostro y la mitad del tórax se mantenían escondidos a la vista, mientras que por encima de la cabeza sobresalía una mata de cabello azabache sin brillo y liso.

    Se acerco lentamente a el, como si tuviera miedo de hacerle daño, mas daño del que le había hecho.

    - Inu…yasha…- la mano varonil estaba descubierta, pálida y fría, pero no le importo la tomo suavemente mientras lagrimas corrían por su rostro.

    El estaba junto a ella, no quería ni debía separarse de ella en ese momento, esa vocecita en su interior ahora le decía que no la dejara sola.

    - Inuyasha…- se sentó en una silla para estar mas cerca de el, acariciando su cabello con ternura. – hoy…- no estaba segura de hablar, pero siempre que lo visitaba, le gustaba contarle todos los sucesos ocurrentes, como si el la escuchara, esa era su única esperanza, creer que el la escuchaba atentamente. Aunque una parte bastante inconciente de la razón le decía que el lo hacia. – hoy creí escucharte…creí que estabas a mi lado y me decías que todo estaba bien…y que no llorara…tu siempre me lo decías…

    El la veía atentamente, apoyado en una de las esquinas, sus ojos estaban muy abiertos y llorosos, no era la primera vez que iba a ese lugar, pero esta vez era completamente diferente, no sabia que le pasaba, tenia unas enorme ganas de gritar, golpear a alguien, y sobre todo tomarla en sus brazos y abrazarla hasta fundirse en ella, pero…Porque…?

    - como me gustaría ver tu rostro de nuevo…que miraras con tu típica mirada seductora que me derretía…oírte hablar con tus palabras dulces…Inuyasha…- las lagrimas volvieron brotar con as intensidad, el solo oía cada una de sus palabras, su corazón se destrozaba mas y mas, algo le decía que había cometido un terrible error y tenia que solucionarlo.
    - Aome…- la chica se volteo de inmediato al oír su nombre encontrándose con la pared de golpe.
    - yo…yo creí que…- dirigió su mirada de nuevo hacia el rostro cubierto del muchacho.
    - soy yo…estoy junto a ti…- se apareció a su lado, mas cerca de lo normal intentando descubrir o ver algo muy en el interior de Aome.
    - gracias por estar a mi lado…
    - a parte de asesina…loca…!!! – una mujer de aspecto mayor, vestida con caros atuendos entro en la habitación muy irritada y con los ojos bastante desorbitados por la furia. – dime que demonios haces aquí…!!!
    - lo siento señora….yo…
    - no soporto verte…- la mujer le dio una fuerte cachetada que hizo tumbar a la joven al piso golpeándose aun mas. – quiero que te vallas…VETE…!!!

    Aome se sentía débil ante esa mirada llena de odio y rencor, no podía hacer nada la respecto, la señora Izayoi era muy clara en ese tipo de cosas, y eso no era el momento de discutir o revelarse, se levanto rápidamente para luego correr lejos de ese lugar, no sin antes ver hacia atrás, como una débil sombra la seguía hasta las escaleras.
     
  6. Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    23
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    hola!!!!!
    la conti te ha quedado
    genial escribes muy bien
    continualo pronto


    saludos

    ♥♥kagome♥♥
     
  7.  
    kaome2010

    kaome2010 Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    54
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    a mi me gusto esta muy linda y trste :buaaaa
    inuyasha esta en coma que mal ToT
    espero uqe le sigas y no te tardes :chau cuidate besos
    :kaome2010
     
  8.  
    setsuna_san

    setsuna_san Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    25
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    buienisimo el cap todo tierno
    espero q sigas asi
    y sigas los otros
    tuyos mucha suerte
     
  9.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2353
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Holaaa...!!!! bueno aqui les traigo el capi...!!! les voy a poner dos capi seguidos para adelantar un poco...espero que les guste...!!!

    Aclaraciones:
    * letra cursiva y en negrita: partes importantes, recuerdos...o algo que en definitiva se necesita recalcar...
    * letra cursiva: alguna voz oculta...como un fantasma, o algo parecido...algo que venga de alguien que no se vea...(ustedes entenderan cuando vean...)

    Capitulo 3


    Era todo completamente extraño, se desplazaba a total velocidad, hasta cansarse de aparecer y desaparecer, término por correr hasta la bahía entre la oscuridad.

    Callo de rodillas en la arena, todo estaba solo, no había nadie en todo el muelle como para verlo dejar brotar lagrimas por las orbes doradas de manera inconciente. Todo ese dolor, toda esa furia, esa rabia. Empezó a golpear el mismo lugar, sin levantar nada, la arena seguía intacta, pero aun así todo su puño enrojeció hasta sangrar mientras que pequeños cristales de arena se incrustaban en la herida. Veía su mano sangrar con potencia, peor el no sentía nada, no sentía dolor ni sufrimiento, solo sentía enojo y tristeza consigo mismo, pero no sabia porque, había visto esa mujer golpear a la chica con mucho odio, haciéndolo reaccionar.

    - que…diablos me pasa…!?
    - eso algo que debes saber por ti mismo…- esa voz de nuevo, la mujer que siempre se le aparecía cuando cometía un error o para indicarle algo importante, estaba frente a el, viéndolo sonriente.
    - quien eres…? Porque siempre te me apareces…? Que es lo que quieres…???- era extraño, el silencio era una de sus primeras reglas, pero esa vez no le importo, quería gritar y llorar.
    - tranquilo…soy Kikyo…siento no haberme presentado antes…- era como si todo lo que veía le diera gracia. – pero…el punto aquí…es lo que tu debes descubrir…y apúrate…el tiempo se acaba…- ella empezó a desaparecer poco a poco.
    - ESPERA…! QUE DEBO DESCUBRIR…!!!- intento alcanzarla pero era demasiado tarde, ya no estaba con el.



    La herida nunca termino de curarse, aun sangraba y empezaba a empeorarse, pero en no lo sentía, solo sentía el liquido rojo resbalar pos sus dedos. Su mirada estaba mas perdida que nunca, no le prestaba atención a su alrededor, solo veía la luna y las estrellas brillando.

    Se desvaneció para aparecer al lado de ella, llevaba el teléfono muy fuerte entre las manos, los ojos los tenía cerrados y respiraba fuertemente.

    - ya todo esta listo…- se levanto cansada mientras se masajeaba las sienes. – necesito dormir…

    Camino automáticamente a la cama junto a ella mientras se lanzaba pesadamente, le dolía el pecho y la cabeza, no podía soportarlo quería llorar, gritar si era preciso, Hitomi fue muy amable con ella, aunque se comporto fría, y no la culpaba, la perdida de su novio la dejo echa cuadritos, nunca había visto a esa mujer tan destrozada. Ahora todo estaba perfecto, no solo estaba sufriendo, también estaba teniendo un gran peso de culpa en su débil corazón, necesitaba urgentemente un consuelo o alguna mano amiga que le permitiera desahogarse.

    Sintió de repente como sus parpados se cerraban lentamente hasta quedar profundamente dormida. El estaba su lado, sentado en la cama junto a ella, sabia exactamente lo que ella deseaba, ambos en realidad lo deseaban, solo querían un poco de comprensión y felicidad, pero no todos obtienen lo que quieren.

    Se acostó a su lado, viéndola directamente dormir placidamente, respirar con total calma. Una de sus delicadas manos estaba cerca de la de el, intento acercarla esperando que esta la atravesara, pero por primera vez fue diferente, pudo tocarla, pudo sentir la calida y bronceada piel debajo de la suya que estaba fría y un poco pálida. La acaricio con cierta nostalgia, sintiendo una extraña sensación de que eso ya lo había vivido. Se acerco más y más a su rostro angelical hasta sentir su tibio aliento en sus labios, los rozo lentamente hasta entregarle un pequeño y dulce beso.

    Ya no estaba en la habitación besándola, estaba en la misma pradera de los sueños de Aome, pero aun así seguía teniéndola en sus brazos, la abrazaba fuertemente, y ella lloraba sujeta a sus ropas sin querer soltarse.

    - puedo verte…puedo sentirte…
    - yo siempre e estado contigo…- dijo susurrándole al oído.
    - quiero ver tu rostro…quiero ver a aquel ser que siempre estuvo conmigo…y no me dejo sola…- el no dejo que ella se separara de el, la sujeto mas fuerte a su pecho, pero al final dejo que ella se separara tan solo un poco para ver su rostro. – Inuyasha…- lagrimas empezaron caer por sus mejillas seguidamente, junto con una sonrisa de felicidad. – inuyasha…!!! – ella se abalanzo a sus brazos abrazándolo como si la vida dependiera de ello, repitiendo ese nombre desconocido para el.
    - Aome…- ella no podía creer que era lo que veían sus ojos, Inuyasha estaba frente a ella, abrazándola. – yo…no…soy ese chico…esta equivocada…- la soltó lentamente hasta sentarse pesadamente en el pasto, ella seguía viéndolo sin creérselo llorando.
    - no…! Tu eres Inuyasha…tu eres mi Inuyasha…lo se…yo lo se!...tu eres el que no lo recuerdas…por favor…- Aome e sentó frente a el tomando su rostro entre sus manos. – tu eres Inuyasha…
    - no lo soy Aome…soy un ángel negro…yo no debería estar aquí…- intento levantarse, pero ella lo detuvo posando sus labios contra los de el, no sabia lo que hacia, pero de un impulso le correspondió, acariciando sus labios con los suyos, mordisqueándolos suavemente, intentando abrir mas su boca para así explorarla, sintiendo ese sabor que se le hacia tan familiar.

    El la atrajo mas hacia el, sintiendo esa gruesas lagrimas caer por sus mejillas y las de ella, era difícil saber quien de los dos en realidad lloraba, entregándose mutuamente a ese acto tan apasionado e inocente, como si la vida les dependiera de eso, casi como una despedida, o algún reencuentro.

    Pidiendo un poco mas de aire se separo lentamente de el, pero volvieron a caer en el mismo juego, acariciándose, tocándose íntimamente, era un sentimiento muy conocido para ambos, pero el seguía aun mas confundido, que antes, por que todo era como si ya lo hubiera sentido antes, ese sentimiento fuerte y poderoso que llenaba su corazón haciéndolo palpitar con fuerza, por que sus manos seguían un camino justo que ya conocían por si solas. Que eran todas esas sensaciones.

    Cayeron en el pasto, ella se mantenía debajo de el moviéndose intentando sentir a fondo el débil calor que el proporcionaba, pero el placer del momento, las caricias y los besos, todo eran un sueño que ella no quería acabar. Se separo de su rostro abriendo sus ojos ambarinos, viéndola dulcemente, pero nostálgico y con los ojos vidriosos a punto de las lagrimas de tanta alegría de poder sentirla por completo.

    - no sabes lo que me gustaría ser para ti lo que tu quieres que sea…pero yo…no…- ella poso un dedo en sus labios no dejándolo hablar, la felicidad era infinita, pero las lagrimas aun seguían brotando.
    - yo se que eres tu…algo en mi interior me lo dice…créeme…por favor…tu me prometiste nunca dejarme sola…y lo cumpliste…estas conmigo…siempre…
    - yo soy tu ángel…tu ángel de los sueños…nunca me separare de ti…por que te amo…a pesar de no saber quien soy ni de donde provengo…siento que debo permanecer a tu lado…
    - solo quiero soñar…
    - sueña… yo estaré ahí…para ti…cuidándote…
    - Pero…el amanecer nos separa…y me siento sola…no puedo verte…
    - Tu nunca estas sola…yo estoy contigo…siempre… (Como se abran dado cuenta…esta parte sale en el prologo ^^)

    Volvió a besarla con más fulgor y pasión, pero unas campanillas retumbaron en todo el lugar, se separo de sus labios abrazándola como siempre quiso hacerlo.

    Las alas que se acostumbradas estar en su espalda cayeron como cristales de infinitos colores, un ráfaga de viento los levanto mientras que todo se hacia negro a su alrededor, pero ellos aun no se separaban.

    En un abrir y cerrar de ojos estaba de nuevo en la habitación, aun se abrazaban, ella dormía profundamente aferrada a sus brazos, pero por desgracia el amanecer entraba por la ventana, el no quería, pero debía separarse de ella.

    La soltó lentamente dejando seguir durmiendo para luego desaparecer y aparecer en la bahía, todos los ángeles negros estaban reunidos, se quedo en la orilla viendo el dorado amanecer que se reflejaba en sus ojos.

    - tu solo debes descubrir tu misión…y volver…- una voz le hablaba en el interior el solo la escuchaba atentamente.
    - que debo descubrir…cual es mi misión…???
    - tu solo debes hacerlo…sigue todas las pistas

    Un inexplicable dolor y ardor apareció en su mano, gimió de sufrimiento, nunca antes había sentido algo parecido, era insoportable.

    - que me sucede…?? – su mano sangraba todavía, la herida esta infectada y bastante grave. – que es esto…??
    - no ahí tiempo…debes venir conmigo…!!!- Kikyo apareció de pronto frente a el, tomándolo de un brazo para ambo desaparecer en el viento.
     
  10.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2476
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Aqui esta el otro capi...^^

    Aclaraciones:
    * letra cursiva y en negrita: partes importantes, recuerdos...o algo que en definitiva se necesita recalcar...
    * letra cursiva: alguna voz oculta...como un fantasma, o algo parecido...algo que venga de alguien que no se vea...(ustedes entenderan cuando vean...)

    Capitulo 4

    Aome despertó más repuesta que nunca, sentía una increíble felicidad en su corazón, no tardo en recordar todo lo sucedido en la noche sonrojándose de imaginar esa fantasía tan comprometedora y triste. Recordaba como ambos se entregaban, ella lloraba sintiendo lagrimas en sus mejillas de el y de ella, también tenia la piel de gallina sintiendo esas caricias intimas pero inofensivas que el le daba, todo en un bello sueño que nunca olvidaría.

    - Inuyasha…- se levanto para darse un baño y desayunar, ya llevaba tiempo comiendo mal, aunque en realidad no comía, se había entregado por completo al descuido de un vida patética y deprimente.

    Llena por dentro, recordó todos los deberes del día, Hitomi se reuniría con ella para arreglar el funeral de Souta, eso le llevo a la cruel realidad, no todo era felicidad ahora. El sentimiento de culpa seguía ahí, punzante y doloroso en su corazón, no tenia cara para ver a la mujer.

    Fue sacada de sus pensamientos al sentir tocar la puerta, fue de inmediato a abrirla encontrándose con su amiga Sango y su novio Miroku. Ambos estaban nerviosos, buscando una manera de ver a la chica de rostro nostálgico, una cosa que no podía soportar era esa mirada de lastima, pero no tenia opción que guardar silencio.

    - sango…Miroku…?, que bueno verlos…pasen…- ambos entraron callados sentándose en el sofá. – sucedió algo…???
    - no exactamente…vinimos a ayudarte con los preparativos…del…- la pobre no sabia si decirlo o no, conocía a su débil amiga, con tan solo ver a su novio en coma en medio de la vida y la muerte no se mantenía muy feliz si no mas bien seria, triste y solitaria, ahora con su único hermano muerto, no esperaba un casi suicidio de parte de Aome.
    - no se preocupen…Hitomi me pidió que ella quería encargarse…y se lo ofrecí…solo seré una ayuda…- dijo seria con la mirada sin ninguna clase de expresión.
    - ya veo…bueno si necesitas algo…sabes que nos tienes a nosotros…
    - lo se…gracias…



    NO sabía en donde demonios estaba, era oscuro, feo y sombrío, lleno de artefactos extraños y cosas aterradoras. Lo único que podía entender era que la tal “Kikyo” no lo soltaba por nada en el mundo, como si tan solo lo hiciera un desastre ocurriría, en realidad no podía entender a esa mujer, o ángel, era extraña, siempre con esa sonrisa tranquila, hasta cínica que siempre llevaba pegada en el rostro, ahora que tenia la oportunidad, por extraño que fuera, de soltar todas su dudas, una de ellas era, quien demonios era Kikyo?.

    Ella buscaba algo, no sabia exactamente lo que era, solo pudo notar que lo buscaba con bastante impaciencia.

    - aparezio…!...- todo era muy confuso, ella gritaba palabras inexplicables para el de un modo furioso e impaciente. –DIABLOS…! PUEDES APARECER TU PEQUEÑO TRASERO EN ESTE INSTANTE…- el joven se estremeció ante tales comentarios tan informales en el ángel que ya estaba acostumbrado a ver de manera pacifica.
    - KIKYO…! QUE DEMONIOS ES LO QUE QUIERES Y QUE HACES AQUÍ…??? – un hombrecito, de pequeña estatura, de cabello rojo y ojos verdes repletos de confusión y miedo, vestido como gitano apareció ante ellos dentro de una nube de polvo, el lo veía como una cosa extraña, aunque en realidad eso demostraba, era un poco peculiar, como un enano de los cuentos de hadas, hasta los pequeños ojos rabiosos y entornados le daban un poco de gracia, haciéndola una criatura bastante chistosa.
    - Vengo a hacer negocios…y también a muchas cosa en realidad…además todos los favores que me debes pequeñín…!- se arrodillo quedando a su altura empujando consigo al joven que callo de rodillas junto a ella.
    - sabes los sensible que soy a mi falta de estatura……así que no me insultes o no ahí trato…!!!, además hace unos mil años que no te veo…y es un poco imprudente que vengas de la nada y me pidas esas cosas….- para sorpresa de ambos, el ángel empezó a colorarse de un tono rojizo, desde las alas hasta las ropas, para luego tomar al pequeño ser con una sola mano del cuello hasta elevarlo por encima de su cabeza. Ese si que era un cuadro bastante aterrador, Kikyo era una cajita de sorpresas.
    - tengo prisa Shippo…y si no me ayudas…cada una de la que me debes se convertirá en una…y te aseguro que será muy dolorosa…así que o me ayudas o preparas tu pequeño culo para recibir la mayor de las patadas que hasta tus ancestros le dolerán los cojones…!- los ojos castaños de Kikyo se tornaron rojos, pero su cara seguía siendo neutral y sonriente, lo cual era mas aterrador.
    - ESTA BIEN ESTA BIEN…!!! Lo haré solo suéltame…- el pobre estaba muy asustado, tanto que al sentirse libre corrió y tomo un collar con cuentas de colores y se coloco. – aun no confió en que no me vallas a golpear…aun tengo cicatrices por todas las visitas que me hacías hace mucho tiempo…ahora le tengo alergia al azufre…- Kikyo bufo irritada y se levanto junto con el muchacho que veía bastante curioso al pequeño hombrecito. – ahora…dime que es lo que se te ofrece con…tanta – trago fuerte – urgencia…a quien necesitas cazar…- volvió a sentir la furia de la mujer. – lo siento…
    - solo vengo por un favor de los muchos que me debes…
    - y que favor es ese favor…??? – Kikyo acerco la mano terriblemente herida del joven hacia Shippo, este de un chasquido hizo a aparecer unas pequeñas gafas en sus ojos. Con poca delicadeza y mucha brusquedad tomo la mano y empezó a inspeccionarla. – ummm…esto es un tanto peculiar…extraño…- corrió con pasos torpes de enano arrastrando al muchacho hasta un repisa llena de frascos de todos los colores y todos tipos de formas extrañas. Tomando una pequeño lo acerco a la herida dejando derramar un poco de sangre en el. – la sangre de un ángel negro no se ve muy a menudo Kikyo…dime en que feo problema te metiste…??? – Shippo se acerco amenazante ante la mujer la cual no le dirigía a mirada un tanto nerviosa, tratando de esconder algo. – DI-ME-LO…!!!
    - esta bien…!!! Solo es un pequeño contratiempo nada mas…! – Kikyo se sentó con las piernas cruzadas un tanto molesta.
    - esta bien…aun no termino de créelo…- tomo otro frasco con un liquido púrpura y lo derramo en la mano del joven haciéndolo gemir de dolor. – Listo…ya no ahí heridas…- era cierto, estaba sombrado de ver como el dolor, la sangre y la herida ya habían desaparecido. – espero que estés enterada de lo peligroso que es esto…las sangre de un ángel y mas la de un ángel negro…
    - lo se…ahora tenemos que irnos…- Kikyo tomo la mano del joven y se alejo. – gracias…



    La conversación con Hitomi fue todo lo que ella se esperaba, llanto gritos desesperados y todo tipo de cosas deprimentes y tristes, ahora en ese mismo momento se dirigía al parque, con paso lento y dificultoso. Toda esa energía se estaba desvaneciendo poco a poco, estaba muy débil y afectada, todo sucedía como si la vida estuviera en contra de ella, pero por suerte las ganas de morir se habían esfumado en la noche, sintiendo un rayo de esperanza al ver a Inuyasha todavía junto a ella protegiéndola.



    De nuevo en la bahía, el estaba sentado en una roca mientras veía al ángel caminar en círculos, pensando rascándose la barbilla.

    - ahora que are…- Kikyo termino por lanzarse a la arena junto a el, viendo el azul cielo. – esto se esta poniendo feo…

    El solo la veía en silencio, quería preguntar, ella tenia todas sus respuestas, todas las respuestas a todas las dudas que surcaban su frustrada mente.

    - bueno…- se levanto hasta sentarse mientras cruzaba las piernas, viéndolo con una sonrisa comprensiva – hazlo…
    - que quieres que haga…???
    - pregunta…tienes todo el derecho de hacerlo…créeme as visto muchas cosas como para hacerlo…
    - quien soy…? – Kikyo se volvió a acostar de costado mientras jugueteaba con la arena.
    - eso no lo puedo responder…tienes que descubrirlo por ti mismo…
    - entonces…por que Aome creo que yo soy ese sujeto…es que acaso lo soy…??
    - creo que…te estas desviando…me preguntas cosas que no puedo responder…lo siento amiguito pero no pudo decirte nada…solo puedo decirte que tienes una importante misión en este mundo…
    - y como puedo…cumplirla…si ni siquiera se quien soy…o que sucede…no se nada…
    - ahí una solución…y créeme es lo única pista que puedo darte, ya que estoy cometiendo un terrible error decirte…
    - que es…??
    - debes conseguir las pistas que te lleven a tus antiguos recuerdos…
    - recuerdos…??
    - si, todo ángel, cual fuera, los tiene…ninguno fue ángel desde siempre…tuviste otra vida, y debes descubrir cual fue…para cumplir tu misión…
    - y como hago eso…?
    - no te preocupes amiguito…debido a que me agradas y me caes bien, además de que soy tu guía…te ayudare…
    - gracias…
    - es mi deber tengo que hacerlo…y de todas maneras…estamos fritos los dos…- irónicamente, Kikyo se levanto de salto. – no te preocupes amiguito ambos lo conseguiremos…conseguiremos esos dichosos recuerdos…y así podrás cumplir tu misión y yo la mía…no importa en que problema nos meteremos…!!! Tómalo como una aventura…!
    - esta bien…- ella volvió a tomar su lugar feliz y sonriente.

    Ambos quedaron en silencio viendo el paisaje, contemplando el atardecer, pensando en toda las cosas que debía hacer, estaba conmocionado de saber que pronto conseguiría la clave a todas su incógnitas, pero antes…

    - por cierto…- el rompió el silencio. – no me digas amiguito…
     
  11.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    61
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Graciaaaaassss...!!! que bueno que te gusto...!! (por cierto...por si preguntan...o pos si a las dudas...Kikyo no es mala...ni nada por el estilo...ni tampoco lo sera...no soy muy fanatica de ella pero tampoco soy de las que la ponen como la zorra o malvada del cuento...xD...)
     
  12.  
    hikeru

    hikeru Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    30 Julio 2006
    Mensajes:
    93
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Esta genial, a ver si Inuyasha recuerda de una buena vez, siguelo que estoy con intriga
     
  13.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    26
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    graxxx...porfis necesito un poquitin mas de apoyo...T.T...para ver si vale la pena continuar
     
  14.  
    kaome2010

    kaome2010 Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    69
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    hola me a gustado myucho sobre todo porque le haces 2 capis que bueno que kikio piensa ayudar a inuyasha para que consiga sus recuerdos sabes eso no se be muy amenudo en los fic espero que inu pueda estar de nuevo con kagome buno me despido y no te olvides de hacer la conti chau cuidate
     
  15.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    7715
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    Holaaaa...!!!!! grax grax kaome2010 eres la unica que me posteo T.T...pero bueno que se hace...! de todos modos sigo...pondre el siguiente capiii...!!!
    Por cierto...Pongo de nuevo 2 capis juntos...Espero que les gusteee...!

    Capitulo 5

    Ambos ángeles caminaba apresurados por las oscuras y solitarias calles, Kikyo había optado por la costumbre de agarrarlo de la mano como a un niño que hay que guiar para todo, pero debido a las circunstancias, el solo se dejaba guiar por ella.

    - sabes que tienes todo mi apoyo…pero por los momentos debes empezar tu solo…yo tengo otros asuntos que hacer…
    - de acuerdo…pero que tengo que hacer…???
    - primero…reúne todas las pistas que tengas en la mente…recuerdos vagos…lo que sea…busca ayuda de Aome…ella es crucial para que puedas recordar… - ahora que lo pensaba, tenia una pregunta trabada en la garganta, el amaba a Aome, a pesar de no saber nada de si mismo, su amor por esa chica era la única pista que el consideraba importante, pero era posible…
    - Kikyo…yo…
    - no te preocupes…tu solo sigue a tu corazón…
    - corazón…???,
    - no te extrañes…todos tenemos uno…
    - no se supone que soy un ángel vació, sin sentimientos…y mucho menos sin un corazón…tu misma lo dijiste…- sin ninguna pizca de gracia se detuvo de golpe haciendo que Kikyo casi cayera pero logro mantener el equilibrio. El sabía la respuesta, pero quería oírla de sus labios.
    - amiguito…desde que empezaste a sentir sentimientos humanos…dejaste de ser un ángel negro…pronto descubrirás lo que eres…ten esperanza…
    - no contestas mi pregunta…por que cambie…dijiste que te preguntara…y que tu tenias las respuestas…ahora lo hago…dime- ella se mantuvo retraída, no quería hablar y mucho menos decirle lo que ella sabia, no podía, ni quería.
    - no puedo decirte…

    El la soltó completamente alejándose de ella lentamente, se negaba a verla dolido, ella lo sabia muy bien, ella sabia todo lo que el tenia que saber, pero no quería decírselo, Kikyo conocía cada uno de esos secretos que se negaban a mostrarse ante el, pero por que…?

    - por que…no me lo dices…??
    - ami…
    - no…! pensé que me ayudarías a encontrar mi pasado…pero no lo estas cumpliendo, ocultándome cosas…Kikyo! Dime la verdad…!, dijiste que tenia el derecho de saber…!!
    - Y lo tienes…no sabes lo que me gustaría decírtelo…quiero ayudarte, desde el maldito momento en que te apareciste frente a mi la primera vez…vi en tus ojos todo lo que tenia que ver…y quise ayudarte a salir de este pozo en el que te metieron injustamente…- Kikyo suspiro profundamente, luego dirigió su mirada profundo a el. - no me obligues a soltarte cuando te tengo agarrado de las manos ayudante a salir de esa fosa oscura…
    - por que…! – el se negaba a escucharla, hace unos momentos estaban bien, dispuestos a seguir adelante juntos, pero ya todo era diferente.
    - no lo se…!, te ayudo por que me da la gana y por tengo el deber de hacerlo…no eres el único con una misión y un deseo…- sin decir nada mas se volteo enojada, asombrada de la rapidez en la que habían cambiado las cosas. – ahora…regresa con Aome, no te separes de su lado…tienes que protegerla…es una pista que depende de tu misión… y pasado…es lo único que puedo decirte…después de todo…eres su ángel de los sueños…- esto lo dijo con pesar, se volteo de nuevo hacia el, con una sonrisa lánguida y los ojos envueltos en una oscura capa de nostalgia. Después de momentos se esfumo, pero su calida voz se oyó en el viento. – Aome te necesita…debes darte prisa…

    El solo reacciono desapareciendo en el aire llegando en segundo junto a Aome, permanecía acostada en la cama aferrando algo fuertemente en su pecho, temblaba de dolor y sufrimiento, de sus ojos no dejaban de caer gotas gruesa de agua salina, mientras balbuceaba palabras sin significado alguno.

    Se sintió fatal, pudo comprender en ese estado las ultimas palabras de Kikyo, no eres el único con una misión y un deseo, tenia razón, ella tenia sus razones para todo, el derecho de ponerse egoísta no estaba de su parte, se comporto como un imbecil, eres su ángel de los sueños, aquellas palabras no lo tomaron por sorpresa al principio, solo cuando descubrió su verdadero significado, Kikyo era el ángel guardián de Aome, ella era la que siempre los despertaba con las suaves tonadas de las campanas, ella había presenciado todo. Sintió sus mejillas ruborizarse, pero callo en la realidad al oír un grito ahogado de Aome, viéndola como se levantaba torpemente, dejando ver un moretón en su rostro además de otros pequeños raspones y golpes, mientras el marco que aferraba lo dejo caer al piso, tanteando los lugares por donde pasaba llego a la cómoda de donde saco un frasquito de pastillas, y con mucha vehemencia e impaciencia se trago mas de la mitad de esas.

    El frasco callo regando por todas partes las tabletas por el piso, mientras que su dormido e inconciente cuerpo caía lentamente, el reacciono de prisa corriendo hacia ella preocupado, sin querer ya la tenia en sus brazos, pero luego de una fugaz y brillante luz que salio de cuerpo todo era diferente, cargada estilo nupcial, la mantenía inconciente dejando caer su cabeza hacia abajo junto con sus brazos, pero eso no le llamaba la atención, su mirada estaba admirando lo que el ahora era, las desabridas ropas negras ya no estaban, tenia un traje elegante y sencillo, como el de un ángel protector, del color plateado mas brillantes y hermoso, el cabello negro azabache tomo mas brillo mientras era amarrado en la punta con una cinta, y lo mas asombroso, eran las dos enormes alas plateadas que sobresalían en su espalda, brillantes y majestuosas, estaba totalmente cambiado, su apariencia y aura era mucho mas celestial que la de Kikyo, pero por que…??

    Vio el estado de la chica en sus brazos, y reacciono a tiempo, abrazándola con fuerzas, mientras la depositaba suavemente en la cama, se agacho posando su cabeza entre sus pechos, sintiendo el leve palpitar de su corazón, ella estaba bien, solo estaba dormida.

    Se levanto a medias, apoyando una rodilla en la colcha y el otro pie en le suelo, veía desde ese ángulo el rostro intranquilo y doloroso de ella, el pequeño moretón en la mejilla no era tan preocupante, pero aun así sintió una pizca de culpa por ello. Toco la piel lastimada con delicadeza y dulzura, haciéndola estremecer, ahora todo había cambiado, era diferente, ya no era el mismo, lo reconocía, el ángel negro murió en cuanto el descubrió que tenia corazón, desde que empezaste a sentir sentimientos humanos…dejaste de ser un ángel negro…pronto descubrirás lo que eres, Kikyo tenia razón, ya había sabia lo que era, era un ángel de los sueños, un ángel enamorado de una mujer que no sabe quien es, Aome quería creer que el era Inuyasha, pero el no lo era, o al menos eso decía su razón, su corazón solo le decía que lo descubriera.

    Pero, que era lo que el creía, lo que el creía que era, no lo sabia, no estaba seguro, quería serlo, quería ser ese hombre para que Aome lo amara a el, pero cada vez que ella lo veía, solo veía a ese tal Inuyasha, no a el, no al ángel que velaba sus sueños, enamorándose de su dolor, queriéndola proteger de todos los que le hacia daño…

    Aome caminaba hacia el parque con gran pesar, no pensaba, solo se movía por pura inercia, sus pies solo la guiaban, pero no llego al parque, estaba en el hospital, ese lugar que ahora se había convertido dueño de sus dolores y angustias.
    Entro pausadamente, tenia miedo, camino por los pasillos llegando a las escaleras, subió con pasos lentos e inseguros, se detuvo de repente, sintiendo un terrible vació en su interior, estaba sola, en ese momento estaba sola, quiso devolverse pero un impulso se lo impidió, dejándola llegar al piso buscado.

    Camino por el largo pasillo, no había muchas personas, solo algunas enfermeras y médicos en sus labores rutinarios de siempre. No tardo en llegar a solo pasos de la habitación, escucho voces, se asomo un poco para ver a Izayoi acompañada de ese hombre, recordaba su nombre, pero le era vago en su mente, Sesshomaru, el hermano de Inuyasha. No escuchaba lo que decía, pero podía ver a la mujer llorando con amargura y enojo.

    - lo estamos perdiendo…- fue lo único que pudo oír, sintió como su corazón se partía en pedazos.

    Unos ojos ambarinos se voltearon verla, la miraban fijamente, pero no con odio, si no con preocupación y compasión, ella solo pudo negar y ahogar un gemido mientras lagrimas empezaban a caer. Izayoi volteo furiosa viéndola, reacciono rápido tratándose de alejar de la habitación y de las miradas de esas personas, Izayoi intento seguirla, pero Sesshomaru la cogio de las brazos.

    - POR TU CULPA…!!! NO QUIERO VOLVER A VERTE…TU LO MATASTE…- esa palabras resonaron mas de una vez en su mente, por su culpa el estaba en esa situación, por su culpa el estaba muriendo, pero…

    Corrió lo más que pudo hasta llegar a las escaleras, por desgracia, con los ojos nublados en lágrimas, tropezó cayendo en picada por cada escalón, rodando por las escaleras, desesperadamente intentaba tomarse del pasamano pero era imposible, cayó en definitiva en el descanso de las escaleras, con varios moretones, y golpes.

    NO había rastro de algo grave, solo eso, cosas sin importancia, pero aun así ese dolor la estaba matando lentamente, no físicamente si no el corazón. Viendo el techo desde donde estaba acostada, no sintió como era tomada por dos fuertes brazos que la levantaban con delicadeza y la llevaban fuera del hospital, viendo claramente esos ojos ambarinos.

    No tardo en quedar inconciente, el cansancio la dejo dormida, para luego despertar en su cama, algo moreteada y a dolorida…

    Separo su mano de su mejilla, todo esa información y recuerdos ahora en su mente lo tenia abrumado, tanto dolor. Ella despertó soñolienta, viendo ese hermoso y nostálgico rostro verla con amor y dolor.

    - Inuyasha…
    - Aome…no…- sonrió a medias, pero callo de nuevo un largo letargo.

    La abrazo pegándola mas a su cuerpo, sintiendo su calor, sintiendo ese corazón que palpitaba con rudeza. Como deseaba ser lo que ella quería que fuera, ya no tenia esperanza de que lo fuera, ya estaba dicho, aquel hombre morirá pronto, y el ya no será mas que un recuerdo para ella, un recuerdo doloroso, tan solo imaginarse que ella lo veía, creyendo que es una fantasía o alguna alucinación, sin saber que el de verdad estaba con ella le llenaba de tristeza e ira, el quería creer que ella lo amaba, tal y como es, pero eso era imposible, ella nunca lo llegaría a amar, ella siempre amaría a ese tal Inuyasha, tenia mucho coraje, odio y rencor, el la quería, con todo su ser…

    - demonios…- dijo entre dientes mientras la apretaba mas contra el, abrazándola como si se la fueran a arrebatar.

    Pero pensó por un momento, Inuyasha era el único que la mantenía con el, que le hacia verla feliz solo con saber que aun había esperanzas de que viviera aunque ya todo estaba perdido, el no podía permitir que ella sufriera por un arranque de enojo y celos de parte de el, no podía, la amaba y tenia que hacer lo posible para que su misión se cumpliera, no sabia porque, pero sentía que de esa misión todos dependían, hasta Aome, no te separes de su lado…tienes que protegerla…es una pista que depende de tu misión… y pasado, ella era la única que lo podía ayudar a recuperar su pasado, reúne todas las pistas, no estaba seguro de que pistas se refería, pero tenia una sospecha…

    La dejo acostada de nuevo, no antes de rozar sus labios con los de ella lentamente, se separo de ella lentamente para luego cubrirla con una manta. Dejo estirar sus alas dejándolas brillar con fulgor, como si con cada movimiento estas despedían estrellas, o un polvillo brillante y plateado.

    Se acerco a la venta atravesándola como si nada y de un impulso voló, nunca lo había hecho, era algo nuevo, estaba acostumbrado a aparecer y desaparecer, pero todo había cambiado ya.

    Llego a esa habitación que tanta confusión le daba, estaba vacía, solo estaba el cuerpo inerte de aquel hombre. Se acerco a el despacio, para luego posar una mano en su frente cubierta por vendas…

    Todo yacía en fuego, el edificio estaba por caerse, ella corría asustada agarrada de la mano de el, mientras el trataba de esquivar los escombros en vueltos en llamas. Frustrado vio como su única salida se reducía a algo pequeño.

    - demonios…!
    - que sucede…? – presa del pánico se aferro a la polea del joven.
    - Aome debes salir de aquí…
    - NO…! NO LO HARE SI NO ME VOY CONTIGO…!- la mujer empezó a llorar, el la vio con impaciencia y dolor, la cerco a sus labios fundiéndose en un apasionado beso lleno de amor, para luego soltarla y empujarla a la salida sana y salva.

    La oyó gritar su nombre muchas veces, pero poco a poco su voz se hacia mas lejana, ya no había salida para el, corrió buscando alguna, sintiendo el calor insoportable del fuego. Una viga callo dejando caer mas escombros y ladrillos, golpeándolo fuertemente en la cabeza haciéndolo sangrar mientras caía inconciente al piso…

    Donde estaba, todo estaba oscuro, todo estaba borroso, sentía dolor…

    Separo de golpe su mano, sudaba gotas frías de sudor, estaba pálido y consternado, que había sucedido, que era todo aquello, no era el que corría por su vida, o si lo era?, solo sabia que esa visión tenia que explicar algo, una pista, quizás esa era una pista, pero de que…?, estaba claro que las posibilidades de que el fuera Inuyasha eran mínimas, pero…

    Se alejo de el como si quemara, para luego salir de prisa de la habitación.



    Capitulo 6

    Ya había amanecido, la típica necesidad o deber de ir a la bahía ya no estaba, pero aun así precio allá, confundido y desconcertado, pensaba y reunía cada uno de los hechos que habían sucedido, pero todo se volvía aun mas negro y sin sentido.

    Escondió sus alas mientras se sentaba en la arena viendo a todos los ángeles negros observar el amanecer para luego irse cada uno después de unos minutos. Muchos pasaban por su lado con indiferencia sin notarlo, el veía sus rostros vacíos sin expresión, solo con ojos de nostalgia. Era curioso, el no hacia mucho formaba parte de ellos, y ahora…todo era diferente.

    Extendió su brazo izquierdo para apartar la manga de seda, viendo claramente la marca que ahora llevaba, era un par de alas plateadas, y una rosa blanca en medio de ellas.

    - un ángel de los sueños…- volteo de inmediato viendo a Kikyo sonreírle mientras se sentaba a su lado. – contesta tu pregunta…?
    - Kikyo yo…
    - no digas nada…tu tenias la razón, yo tengo que ayudarte…además ambos estamos fritos…
    - gracias…- dijo solamente, desviando la mirada hacia el mar.
    - y a que viene eso…??- pregunto confundida.
    - solo quería agradecerte por todo lo que esta haciendo…
    - ya te dije que lo hago por gusto…me caes bien amiguito…
    - te dije que no me gusta que me llames amiguito…! – dijo un poco hastiado de oír ya ese nombre tan tonto.
    - y como quieres que te llame…? - inuyasha, fue lo que salio de su mente, pero era imposible.
    - como quieras que no sea eso…- Kikyo se levanto mientras empezaba a caminar en círculos pensando y rascándose la barbilla.
    - no se…que te parece…yasha…??
    - Yasha…??
    - si…no es tan complicado…además el nombre de aquel joven es Inuyasha cierto…??
    - si…
    - bueno por los momentos te llamaras así…mientras descubrimos quien eres en realidad…- Kikyo dio chasquido de los dedos, de repente el vio claramente como su brazo izquierdo brillaba, se subió la manga, viendo como junto a la rosa se formaba el nombre Yasha.
    - pero…como…
    - no te preocupes…cuando descubramos todo…ese nombre cambiara a tu verdadero nombre…sea quien seas…
    - de acuerdo…- ahora tenia un nombre, era extraño, esa palabra ahora se estaba transformando en algo de valor para el, desde que tenia uso de la razón no tenia nada ni un nombre, pero ahora tenia un corazón, alguien por quien luchar, una amiga y un nombre.
    - bueno…lo mejor será adelantarnos y empezar a buscar…
    - si…



    En un sitio bastante oscuro y tremendamente pequeño, unos débiles sonidos se oían llegar, eran pasos, pisadas, unas cuantas. Sus torpes pasos se agitaron al oír a aquellos mas cera de el.

    Corrió aun mas escondiéndose detrás de un armario lleno de cabezas de animales extraños y nunca antes vistos, y frascos llenos de líquidos extraños.

    - búsquenlo…- una voz fría y retumbante se oyó, haciendo eco por las frías y mohosas paredes.

    Se acerco con sigilosos y firmes pasos a tan solo estar a palmos de el, nervioso de sentir esa maldad tan cerca se alejo a cortos pasos escondiéndose entre la oscuridad. No tardo en llegar al pequeño salón iluminado por antorchas lleno de armarios con frascos y objetos extraños y amenazantes. Busco con la vista rápidamente el pequeño frasco con el liquido rojo y lo tomo para luego guardarlo en su chaleco verde. Sintió otros pasos aun más cerca así que se escondió dificultosamente debajo de una mesa.

    Vio a través de la tela a una persona, con alas largas y punzantes como las de un murciélago. Tembló al oír de nuevo su voz retumbante.

    - aparezio…- era la segunda vez que nombraban ese hechizo en su presencia, y sobre todo las dos personas a las que mas temía.
    - matare a esa perra en cuanto la vea…! – luego de un pequeño aplauso el enano desapareció en una nube de humo.
    El ser tomo la mesa con ambas manos y de la nada la levanto estrellándola contra la pared. De cabellos negros enmarañados, y ojos rojos, el hombre poseía un aura muy maligna, llena de ira. Vestía de rojo junto con negro en un traje que parecía escamas, sumamente elegante, mientras que sus alas negras se movían con cierto recelo.

    - señor…! – un hombre vestido de rojo por completo y de mirada sombría apareció detrás de el.
    - ya lo se….!...también se a llevado la sangre…- de una manera casi imposible cambio toda esa ira y maldad a una vista muy lasciva y sarcástica. – pero aun así…Kikyo estuvo aquí…

    Olfateo el lugar, sintiendo ese calido olor llenar su ser maligno, río con malicia y locura, mientras que sus garras de afilaban aun mas siendo enterradas en la madera de la mesa destruida que estaba a sus pies.



    Kikyo estaba muy pensativa y nerviosa, Yasha estaba confundido, hace unos minutos estaba feliz y alegre, como siempre, pero de la nada empezó a estar silenciosa, bastante preocupaba y distante.

    - Kikyo…estas bien…? – detrás de ella no podía ver como esta se mordía un uña, símbolo de lo nerviosa que estaba, pero para sorpresa de Yasha, esta tomo un largo y profundo respiro y se volteo hacia el caminando de espaldas.
    - yo estoy perfectamente bien…solo recordé algo…no te preocupes amigui…Opst…quiero decir Yasha…
    - como digas…
    - bueno…espero que estés preparado para lo que vas a ver a continuación…
    - no creo…no me as dicho que es…
    - bueno prepárate…yo aun no logro superar esto…

    Kikyo instintivamente tomo la mano de Yasha y casi lo arrastro por la concurrida calle de mortales ignorantes a sus presencias. Ambos llegaron a un callejón sombrío y vació, Kikyo se detuvo y solo acerco su cabeza hacia el lugar luego se devolvió hacia Inuyasha.

    - antes de entrar…- de un chasquido, la sencilla túnica blanca de Kikyo se transformo en un traje de cuero que solo cubría sus pechos y las piernas dejando todo el abdomen al exterior, con botas y chaleco de motero, y sus ojos se oscurecieron. Yasha tenia la boca abierta de ver a la mujer que el conocía completamente diferente, convertida en algo que nunca se imagino ver, era como ver a una fugitiva de la ley. – ahora podremos pasar desapercibidos…
    - estas segura…?? - aun no creía nada de lo que veía sus ojos.
    - no…
    - me alegro…porque…
    - tu no puedes entrar asi…!!!...- completamente ofendida, lo tomo por los hombros observándole cada detalle, mientras el solo la veía como si estuviera loca. – ummm… creo que…- dio un chasquido que hizo que su cabello azabache se tornara plateado, luego dio otro que hizo que su traje se transformara en pantalones de mezclilla algo sucios y rotos, con botas de motero, un chaleco de cuero con una camiseta negra un poco ajustada y llena de agujeros. El solo se observaba con la quijada en el piso. – ahora te vez presentable…
    - presentable…acaso no me estas viendo…??
    - Oh..! VAMOS…! Te vez bien…ahora, no te separes de mi, no toques nada y no mantengas contacto visual con alguien…entraremos en zona prohibida para los ángeles y sobre todo peligrosa…- sin dejarlo responder o al menos replicar lo tomo de la mano ya ambos entraron de un salto al callejón.

    Pero no era lo que el creía, ahora estaban en un pasillo de paredes de piedras con antorchas alumbrando un camino lleno de ratas y animalejos. Estaba asombrado con todo el cambio que había a su alrededor, empezaron a caminar atravesando poco a poco el camino lleno de un humo denso y de olor extraño y sofocante. Se podía escuchar una música bastante fuerte y un poco lasciva, además de insultos, risas, golpes peleas, era como si una guerra estuviera cerca.

    Llegaron pronto a una puerta de madera vigilada por dos enormes seres aterradores.

    - Identifiez…- de nuevo esa lengua extraña y macabra, Yasha solo intentaba mirar de reojo a los sujetos muy interesados en su persona. Pudo notar cierto brillo maligno en los ojos de Kikyo, el mismo que había aparecido cuando amenazo de manera mortal a Shippo, Kikyo era muy extraña, ella podía saber todo acerca de el, pero el no sabia nada de ella, ni una sola cosa mínima. Los dos seres se intimidaron viéndola a los ojos fijamente.
    - me dejaran pasar caballeros…? - con una voz insinuante y diferente, ella los vio con sus pupila mas grandes de lo común y envueltas en un rojo sangre. Ellos se apartaron rápidamente dejándola pasar a ella y a Yasha.
    - como hiciste eso…? – intento preguntarle luego de que se encontraba seguro de que estaban lejos de ellos, caminando por otro largo pasillo, pero ella no le contesto, solo se detuvo mirándolo con esa aterradora mirada.
    - no hables…hasta que yo te lo indique…- de manera autoritaria Kikyo volvió a seguir su camino seguido por el, esa no era Kikyo, esa no era el ángel que sonreía a cada momento, llena de felicidad y gracia, ahora era un ser oscuro y aterrador.

    Llegaron a una cortina roja que impedía el paso, la música se oía aun más fuerte, todo se oía con gran volumen, las peleas, los gritos y las risas. Estaba nervioso y contrariado, temeroso de ver lo que se escondía ante esa delicada y fea tela roja. Pero Kikyo acabo con el suspenso abriéndola bruscamente, mostrándole una escena que no se ve todos los días.

    Personas maligna e inhumanas, peleaban gritaban y bailaban de manera alocada y con éxtasis, muchos se agarraban a golpes sin razón, era como ver animales salvajes, entre ellos pudo distinguir demonios, aquellos seres de rojo vivo, otros era criaturas extrañas y diabólicas que escupían fuego, otros bebían sangre entre ellos como vampiros, mientras dirigían sus miradas sin sentimientos hacia ellos. Era increíble como Kikyo se mantenía tan serena ante tales cosas.

    - que son…? – trataba de adivinar que eran esas cosas, sabia que no eran humanos, ni tampoco demonios…
    - son seres insignificantes…- tomo una breve pausa - no pertenecen a ningún lado…solo son almas perdidas…o la personificación de los sentimientos impuros de los mortales…créeme, el mundo y el corazón humano es muy cruel…como para crear a estos seres…miserables…
    - cruel…?, - le costaba reconocerla, hace un rato estaba sonriente, que le a pasado, preocupado, la tomo de la mano mientras la arrastraba a un rincón solitario, aunque solitario no mucho, había una calavera en medio de ellos, pero eso no importaba, al menos no eran vistos. – que te sucede…?? – ella se perdió en esos hermosos ojos dorados, no podía evitarlo, de un golpe regreso a la normalidad.
    - Yasha…lo siento mucho…yo…yo…- estaba asustada, el solo opto por estrecharla en sus brazos mientras ella se aferraba mas a sus chaqueta.
    - todo esta bien…
    - siento haberme comportado así…es inevitable no hacerlo…

    Kikyo se separo de el, mientras gruesas lagrimas salían de sus hermoso ojos, no podía evitar verlo con dolor y vergüenza, la debilidad había vuelto, se estaba arriesgando a tanto, tanto por el y ella, como deseaba no haber sucumbido a ese tan exquisito trance, era inevitable, se sentía avergonzada y desprotegida ante el mundo, era algo que no odia saciar ni el fuertes ni calidos brazos de Yasha, era imposible.

    - vamos…debemos apurarnos y salir de aquí cuanto antes… - ellas siguió su camino hasta una alejada barra, soltándose de esos brazos de los cuales ella aun deseaba estar, se seco las lagrimas con las manos, dándose cuenta de lo débil que estaba siendo.

    Yasha no dejaba de verla, estaba demasiado vulnerable, todo por querer ayudarlo, pero porque lo hacia…?, porque se arriesgaba a tanto?, ambos estamos fritos, y que con eso?, ella tenia la oportunidad de seguir, de dejarlo a su suerte, pero no, ella lo ayudaba.

    Kikyo se acerco a la barra, no era atendida por nada, ni nadie, estaba oscuro, solo una débil vela dada un poco de luz, habían dos personas sentadas, una pelirroja y un pelinegro, pero…Yasha nos sabia si era algo producto de su imaginación o el ambiente le estaba afectando, pero con cada parpadeo la pelirroja tomaba el lugar del otro, y este igual, era como si cambiaran de lugar o de cuerpo.

    (Una aclaración: letra cursiva: voz femenina. Letra normal: voz masculina)

    - valla…pero si no es nada mas…ni nada menos que Kikyo…!- ambos se dieron la vuelta encarando de manera burlona y poco creíble a Kikyo, Yasha no creía lo que veía, la mujer era le hombre, o el hombre la mujer, ambos cambiaban de lugar o de cuerpo simultáneamente, con cada parpadeo dándole una vista un poco perturbadora. – dime Kikyo…a que se debe…tu visita…no creí verte por aquí…desde que te fuiste hace mil años…- la mujer sonrió mostrando unas afilados colmillos, pero su rostro paso rápidamente al del hombre mostrando igual sus enormes colmillos.
    - no vine para charla…Ayame, Kouga…necesito su ayuda…
    - y quien…te dijo que te la daríamos…luego de lo que hiciste…luego de que nos abandonaste…a nuestra suerte…- el hombre se sentó en las butacas mientras tomaba la mano de su compañera.
    - me merezco su odio y repulsión, cometí una traición muy grande contra mi gente, contra ustedes, lo reconozco…pero…- de nuevo esa mirada atemorizante y cínica, con una sonrisa afilada y llena de difíciles y oscuras intenciones, tomo a la mujer por el cuello con suavidad, pero luego empezó a empuñar mas sus uñas en su carne, Ayame empezó a gemir de dolor mientras que Yasha veía como su cuello empezaba a quemarse con le tacto de Kikyo. – dime lo que quiero saber…- en tan solo segundos, el cuello que apretaba era el de Kouga, mientras que Ayame caía al suelo aun lado rasgándose la piel del dolor.
    - un ángel…?? - fue lo único que dijo la voz masculina, mientras sus ojos se abrían con dolor viendo a Kikyo.
    - dímelo…- la voz de Kikyo era fría y filosa. Pero sus ojos cambiaron de repente a su estado normal, soltó a Kouga dejándolo caer de rodillas junto a Ayame, mientras su cuello se recuperaba lentamente. – perdón…yo…yo no…
    - olvídalo kikyo…no as cambiado en lo absoluto…sigues siendo ese demonio esclavo…el mismo que hizo temblar a todos…hace mil años…- Kikyo se tomo de los cabellos nerviosa y temblando. Se arrodillo frente a ellos mirándolos con agonía desesperación.
    - se equivocan…soy un ángel, miembro de la guardia dorada…y ustedes son solo almas perdidas, que perdieron sus cuerpos en las llamas del infierno y en la garras de un demonio…que ya no existe…
    - te estas engañando…si existe…y esta vivo…- Kouga acerco su pálida mano hacia ella, posándola e su pecho, bajándola lentamente junto con la cremallera, pero fue detenido por la furiosa mano de Kikyo.
    - no te atrevas…- Kikyo se levanto de inmediato cubriéndose con la chaqueta. – Debemos salir de aquí… - no podía mirar a Yasha, no podía ver aquella dorada mirada viéndola acusadoramente, cuando en realidad la veía con confusión.
    - como…? – fue lo único que pregunto, o que al menos pudo salir de sus labios.
    - si…como saldrán de aquí Kikyo…? , después de todo…un ángel como tu no debe de aparecer en un lugar como este…
    - como yo…no…pero…- vio a Yasha decidida, mientras que lo tomo de la mano, sintió como tu su cuerpo se llenaba de poder. – vuelve…

    Apretó con fuerza los puños, sintiendo esa oleada de calor y frescura, vio como su cabello tomaba su antiguo color, azabache, sus ropas fueron poco a poco intercambiadas por la sencilla y brillante túnica, de la nada una luz celestial lo rodeo alumbrando todo el lugar, todo ser presente grito y gimió de dolor ante la cegadora luz, corriendo hacia los oscuros rincones sin encontrar resultado alguno.

    Ayame se levanto asombrada y asustada, sus heridas se curaron inmediatamente con cada paso que daba, Kouga también veía el espectáculo, sus ojos no podían ocultar el terror.

    - por todo el infierno…un ángel…de sueños…- no podía creer lo que veían, esa ser tan celestial que muy pocos conocían o tenían la suerte de presenciar, estaba frente a ellos a tan solo unos palmos de sus manos. – kikyo…como pudiste…
    - ya es tarde…- sus majestuosas alas se expandieron, Kikyo también volvió a la normalidad se apretó mas a su mano. – vamos…

    Ambos de un salto se elevaron dejando una estela luminosa y celestial cegadora que envolvió a todos, Ayame y Kouga cayeron con una enorme fuerza estrellándose contra la barra.

    - demonios…! Esto esta muy mal…- dijo el hombre levantándose de inmediato.
    - la historia se repite…- dijo Ayame poniéndose de pie mirando el agujero por donde los ángeles habían salido. – pero a diferente escala…y trama…
     
  16.  
    kaon

    kaon Usuario común

    Miembro desde:
    6 Septiembre 2007
    Mensajes:
    350
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    aa yo quiero q pase algo entre ahome y inuyasha
    no quiero q inuyasha este con kikyo wacala¬€¬
     
  17.  
    aNiA

    aNiA Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Septiembre 2005
    Mensajes:
    100
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    hola!
    acabo de leer tu fic...
    y realmente me a gustado mucho..
    me encanta .. aparte que los capitulo son largos... y me gustan mucho ^^
    aparte que son ternuchos :P
    espero que lo continues pronto ^^
    yo estare esperando ^^
    en caso que no me aparesca.. es x problemas.. jejejje
    bueno
    kuidate mucho
    bye!
     
  18.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    64
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    holaaaa...!!! grax graxxx...!!!! bueno solo me falta decir...O.O que horroooorrr...!!!!!!!...no puedo creer que ya estoy apunto de terminar el fic y no e podido salir de la primera paginaaa.!!! T.T...pero bueno que se hace...Grax grax Kaon y aNIA por sus post se los agradescooo...!!! T.T...
     
  19.  
    kaon

    kaon Usuario común

    Miembro desde:
    6 Septiembre 2007
    Mensajes:
    350
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    ehh ya estas por terminarlo o.o y no hay nada entre inuyasha y ahomeT.T
    no eso no me gusta
     
  20.  
    Ilove_mylove

    Ilove_mylove Guest

    Título:
    *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasmas
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    68
    Re: *0*"[(...Sueños de un angel...)]"*0*...[inu/kag/?]

    EHYYY...!!! O.O...quien dijo esa mentira...!!! yo no e dicho que el angel susudicho es Inu...!!! de donde sacaron esa idea...!!! OPST...!!! rayos se me fue la sopa...y yo que pensaba dejar eso de que el no era Inu pa final..pesss bueno ya lo dije...!!! ademas esto es un INU/KAG...avisoooooooooo...!!! xD
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso