“Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por lua, 22 Octubre 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    lua

    lua Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2008
    Mensajes:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    “Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1950
    Re: “Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.

    Lo siento, de verdad perdon!! me eh demorada mucho en traerles la conty lo se pero aqui viene la segunda parte del capitulo, espero les guste ^^


    ___________________________________________


    Juan Carlos se acerco a ambas chicas, beso la mejilla de su hermana mientras que a su mujer la tomaba delicadamente de la mano ayudándola a bajar las escaleras, mientras que su hermana se acercaba a los tres jóvenes que estaban junto a sus padres, Franco notablemente alejado de los suyos, después de todo la pelea aun estaba fresca, si no hubiera sido por Luna jamás habría vuelto a esa casa, lo ojos de la joven pelinegra se posaron en el rubio dedicándole una calida sonrisa, cosa que no paso desapercibida por el pelinegro y la ojijade, que miraban de forma rara esa sonrisita entre ambos, se miraron como si hablar con la mirada, les preguntarían después.
    Se fueron a acomodar a la mesa mientras que las sonrisas de los jóvenes impresionaba a sus padres, tantas peleas, pero las sonrisas jama sacarían en los rostros de aquellos cuatro jóvenes, o eso creían. La cena continuo con tranquilidad hasta que Juan Carlos llamo la atención de los presentes con una hermosa sonrisa de oreja a oreja.

    — Bueno, primero que nada les agradezco a las dos familias que nos acompañan haber aceptado la invitación, segundo, tengo una noticia importante para la familia, quiero decirles que mi querida esposa y yo seres padres dentro de algunos meses — sentenció el hombre con una brillante sonrisa mirando a los presentes sonreír, Luna por su parte, se levanto de la silla con su copa de vino en la mano.

    — ¡Propongo un brindis por la noticia, al fin una noticia buena después de tantas noticias indeseables! — dijo la joven, mientras que los tres jóvenes que estaban en la semana subían sus vasos y los chocaban entre si junto a los de Juan Carlos y Francesca.

    — ¡Te felicito hijo! — dijo la pelinegra mayor sonriéndole a su hijo y a su nuera de forma notablemente cariñosa.

    Cenaron tranquilamente, mientras que Juan Carlos contaba anécdotas de los dos años que había estado lejos su familia dos años, tenían que ponerse al día, Luego de la cena todos se dirigieron al salón, los mayores hablaban con Juan Carlos sobre las políticas de los países donde había estado junto a su mujer, mientras que la señoras llenaban a Francesca de consejos sobre un embarazo sano, los otros cuatro jóvenes se dirijan al jardín, les aburrían las conversaciones de los adultos, después de todos seguían siendo jóvenes. José Luis llevo a Stella a conocer el enorme jardín, por lo que Luna y Franco se quedaron en la hermosa fuente que decoraba el enorme jardín, en ella habían un angelito el cual tenía en sus manos un vasija de donde caía la cristalina agua, dándole un toque mágico a la escena que protagonizaban ambos jóvenes, emocionando a las dos chicas que observaban la escena que protagonizaban los ante pasados de la Hyuga y del Uzumaki, ambos se sentaron en la orilla de fuente mirándose tiernamente a los ojos.

    — ¡Al fin solos! — exclamo la joven mientras levantaba su delicada mano y acariciaba la mejilla del chico, mientras que el la miraba dulcemente, se amaban de eso no había duda.

    — Te amo... — susurro el chico al mismo tiempo que se acercaba para besar a la joven que tenía frente a el, sus ojos se cerraban cada vez mas mientras sus rostros se acercaban.

    Los cuatro jóvenes miraban la escena atentamente nuevamente esa atmosfera de amor se sentía en el aire, mientras que los dos jóvenes que habían fingido pasear por el jardín observaban a su primo y hermana fundirse en un tierno beso sintiendo aquella atmosfera de amor, sorprendidos de verdad por lo que veían no podían hablar sus pensamientos se dejaron llevar mientras que miraban atentamente la escena.

    — “Nunca pensé ver a mi hermanita besarse con un chico, pero de cierta forma no me molesta que sea el, eh aprendido a conocerlo, aun que debo decirlo tiene cara de tonto” — pensó el pelinegro

    Hinata miraba a su antepasado de forma extraña, no le cabía en la cabeza verse a ella misma ser besada por el, pero la hermosa escena no permitía que quitara su vista de allí, ni en sus mas románticos sueños había sentido esta atmosfera de amor, Sakura, por su parte, pensaba en lo hermoso que sería hacer eso con su pelinegro, pero... de seguro el no se atrevería, sintió como alguien cuchicheaba a sus espaldas y los ve, eran José Luis y Stella que los observaban desde un rincón, con la mirada atenta a cada acción de ambos, los otros tres también voltearon a ver cuando sintieron a Sakura lanzar un gritito de emoción, los que vieron impacto a ambos chicos, José Luis estaba sobre Stella en el césped, al parecer la pelirosa ante pasada de la Haruno había tropezado y José Luis al intentar sostenerla cayo sobre ella, sus ojos atentos a los del otro, mientras que el rostro del ojiazabache se acercaba cada vez mas al de la chica, mientras que los ojos de ambos iban entrecerrándose, sus bocas a pocos centímetros de encontrarse, los cuatro jóvenes miraban la escena, ambos chicos perplejos, mientras que las chicas miraban emocionadas aquella escena, después de todo, faltaba ver algo de amor entre ellos.

    Mientras que esto sucedía en el jardín dentro de la casa, las mujer disfrutaban una conversación en la sala, mientra que los tres hombres se reunieron en el despacho del jefe de la familia Montt, Juan Carlos miraba acusatoriamente a ambos padres, pero mas que nada al suyo, no lo entendía, si a el lo bendijo al casarse con Francesca, ¿por que obligaba a sus hermanos a casarse?, no le cabía en la cabeza que el hombre que lo crío tuviese ideas tan enfermizas.

    — ¿Por qué me miras así hijo? — dijo el hombre con su voz grave y serena, mientras que miraba al mayor de sus hijos a su orgullo, el hombre le dirigió una mirada sería y penetrante, la atmosfera estaba tan tensa que podría cortarse con un cuchillo y de eso se dio cuenta Esteban, que se excuso para salir del despacho, dejando a ambos hombres en una batalla de miradas serías, frías y penetrantes.


    — Dime ¿Qué pasó por tu mente en el momento que decidiste casar a mis hermanos junto? — dijo el hombre mientras miraba a su padre de forma altiva con una voz tan cortante que el mismo se sorprendió, jamás en la vida le había hablado así a su padre, pero, siempre hay una primera vez para todo.

    — Por si no lo vez tus hermanos están felices con la noticia — dijo cínicamente en hombre, mirando a su hijo de forma altiva.

    — ¡No seas hipócrita maldita sea!, ¿Piensas que no veo como mi hermana sufre en silencio?, ¿Crees que José Luis esta tan frío y distante de la nada?, ¿Piensas que no conozco a mis hermanos? — el pelinegro de estaba exaltado, miraba con irá a su padre, no le gustaba para nada la loca idea de casarlos, no lo permitiría, no quería que eso sucediera.

    — ¡No me levantes la voz, serás muy un hombre casado, pero no permitiré que siendo mi hijo estés gritándome bajo mi techo! — grito el hombre arto de tanto bullicio por parte de su hijo, su decisión ya estaba hecha, no había vuelta atrás, simplemente debían acatar sus ordenes.

    — ¡Tú, no eres el padre que esta familia quería y respetaba, te has convertido en el verdugo de tus hijos, recuerda muy bien estas palabras Arturo Montt, tú mismo te encargaras de sellar el destino de tus hijos, los estas llevando a la perdición! — grito el pelinegro saliendo del cuarto hecho una fiera.

    Sus ojos negros estaban encendidos de irá, paso frente a las mujeres hay presentes sin hacerles juicio, su mujer, Francesca, salió tras el, sabía que algo le sucedía, lo conocía lo suficiente como para entender su animo con los gestos.

    Lo siguió hasta las escaleras que llevaban al jardín en donde estaba la fuente, antes de que pudiera decir o hacer algo la mujer sintió como la tomaban de la cintura y tapaban su boca, Juan Carlos la tenía bien sujetada, mientras que ella no entendía la reacción, al principio pensó en ladrones, pero Juan Carlos no sería para nada cauteloso en eso, miro de pronto atentamente a la fuente, una cabellera negra ondeaba en la brisa, una mano sostenía la nuca de la joven dueña de la cabellera, mientras que los ojos de la mujer se habrían como platos, Luna, la pequeña Luna, estaba besándose con un cariño u pasión indescriptible junto al hijo de los Da Silva, volteo a ver a su marido sonreír, luego la giro a la esquina donde se veía una escena aun mas comprometedora, José Luis estaba sobre la encantadora hija de los Ramírez mientras se besaban con mas pasión que dulzura, sus labios se movían perfectamente sincronizados, las finas y delicadas manos de la joven estaban envueltas en el cabello azabache del chico, mientras que este tenía una mano posada en la cintura de la chica y otra en la mejilla de esta, estaba sorprendida, mientras miraba a su marido sonreír gustosamente, sonrío de igual forma, prefería verlo sonreír, que verlo como lo vio hace tan solos un minuto, el hombre la soltó y se acerco a las escaleras mientras aplaudía sonoramente, ella inmediatamente se puso junto a el con una sonrisa, mientras que veía a sus sonrojados cuñaditos mirándolos con los ojos como platos, para luego mirarse entre ellos y abrirlos de mayor magnitud.

    — ¡José Luis, Stella! / ¡Franco, Luna! — dijeron ambas parejas al unísono, claro que la pareja de la fuente estaban aun mas sorprendidos, la posición en la que se encontraban era realmente alarmante, para una época como aquella.

    — Así que por esto soportan de mejor manera los matrimonios y yo que pensé que eran masoquistas — bromeo el pelinegro mayor con una sonrisa burlesca, los cuatro jóvenes estaban sonrojados, José Luis y Stella se acercaron a la fuente donde estaban los demás, el chico tomo la mano de la pelirosa entrelazando sus largo dedos con los finos de la chica.

    — Nos has descubierto hermano, pues dinos, ¿que te parece la linda joven que escogí? — Juan Carlos sonrió, se acerco a sus dos hermanos, les sonrió fraternalmente y sin decir nada los abrazo, mientras que lagrimas comenzaban a correr de los ojos de Francesca, adoraba ver ese amor de hermanos tan puro, sabía que jamás volvería a ver algo como eso, un amor entre hermanos tan grande.

    En eso momento ellos se dieron cuenta, teniendo el apoyo de su hermano estaba todo con mejor semblante, sabía que tal vez solo tal vez, la posibilidad de anular los compromisos podría existir.

    ________________


    por favor avisenme cualquier error!!!

    sayo!! :D
     
  2.  
    Fran

    Fran Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Mayo 2008
    Mensajes:
    233
    Pluma de
    Escritor
    Re: “Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.

    Awww, que hermoso. ¡He quedado maravillada con tu historia! Tanto romance. Me hace sentir tantas emociones al mismo tiempo: ternura, nostalgía, alegría. No noté nigún tipo de error al leerlo, cosa que me encantó.
    Tienes un gran léxico, un talento que pocos tiene, felicidades. Espero que sigas escribiendo esta maravillosa historia; estaré pendiente de cada continuación y espero poder tener sufieciente tiempo para hacer mi comentario y/o crítica.

    Nuevamente te digo que me ha encantado tu fic; esperaré ansiosa la continuación, bye bye :3
     
  3.  
    lua

    lua Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Septiembre 2008
    Mensajes:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    “Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    60
    Re: “Conociendo nuestro pasado, el amor nace nuevamente”.

    Hola chicas! lo siento pero me demorare algo mas en poner la conty ya que mis neuronas se derriten por el calor y no se me ocurre nada para continuar, espero me perdonen, mis mas sinceras disculpa tratare de subir el proximo capitulo lo antes posible.

    sayo!

    P.D: nuevamente disculpas! :(
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso