“Algo en mi interior” (NEJITEN)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Hyuuga, 13 Enero 2010.

Cargando...
?

¿Qué piensas de este fanfic?

Poll closed 14 Agosto 2010.
  1. Esta weno :3~~

    1 voto(s)
    9.1%
  2. ¡Me encanta toda una obra maestra continúalo plis!, que sea muy muy largo :´D

    9 voto(s)
    81.8%
  3. Estuvo bien, pero ya está demaciado largo, ¡ya dale fin!

    1 voto(s)
    9.1%
  4. Buuuu, para empezar ni me gusta tu historia ni me gusta en NejiTen, ya déjalo -.-

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    lamento no haber posteado antes ToT
    esque he estado enfermita u.u
    pero ya, lo habia leido pero no habia podido postear mi fascinación para este capi....
    esque realmente lo amé :llorar1: me has vuelto a hacer llorar mujer... pobre de Kazune... pero Hiroko siempre estará con el *-*
    ¿quien es el jefe? ¿puedo mandar a un burro para que se lo coma y libere a Hiroko? ò.ó
    ¿no? bueno, no xD
    Amé el reencuentro con su madre y Narue... haz que esten juntos.... onegaii ToT
    que se coman al jefe *¬* y yo los ayudaré *perverso* (xD)
    amo tu fic completamente, eres una gran escritora ;)
    espero conti pronto, sayo!!
     
  2.  
    ira mangaka

    ira mangaka Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    1 Julio 2010
    Mensajes:
    74
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    ¡¡Hola!! :)

    Hermoso, precioso, increíble. :eek: Tienes el don de la escritura, la de expresar los sentimientos de los personajes a la perfección y la de captar la atención de los lectores. Son las cosas más importantes para una escritora como tú. ;)
    Pero por favor, ¡¡Haz que Hiroko-chan vuelva con las personas que ama!! :(
    Que haga extras o algo así. :D
    Te felicito por tu EXCELENTE trabajo. :rosa:
    Avísame cuando haya conti, la espero con ansias, como siempre. :saltarin:
    Pero sobre todo, ¡¡DISFRUTA DE LAS :vaca:CIONES!! xDxDxD

    BESOS :beso:
     
  3.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    1311
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hola a todoss, lamento haberme tardado una semana en subir
    conti ToT he estado ocupadiita pero bueno aquii les dejo el capi, que no esta
    tan largo como el otro, pero igual espero que lo disfruten, jeje que ahora me he inspirado en hacerlo jajaja nuevas ideas surgieron a mi mente GENIAL jeje bueno ha y antes de dejarlos jaja les quiero dar las GRACIASS A TOOOODOSS mis lectores, dvv grxx son mi inspiración y fuente para seguir escribiendo, bueno ahora si me voy, disfruten el capi!!




    Capítulo 35, ¿Quién eres tú?



    *P.O.V Kazune*


    Escuchaba los gritos de mi madre; me sentía nervioso, la impaciencia me ganaba. Todo el tiempo mantenía apretado en mi puño el collar de Hiroko, ella es muy lista, hizo creer a sus amos que me había succionado los recuerdos, cuando en realidad sólo los hizo desaparecer de mi memoria temporalmente; hmph, de cierta forma me hace sentir muy feliz saber que ella no está muerta, sin embargo... también me hace sentir triste el hecho de que ella estará esclavizada durante 2000 años. Cuando mis recuerdos volvieron a mi mente, quise regresar al bosque a buscarla, pero comprendí que no tenía caso… si volvía, sus jefes podrías descubrirme, entonces se darían cuenta que Hiroko los desobedeció y lo más probable es que le aumentarían más años de servicio y en cuanto a mí, me borrarían la memoria sin duda, y esta vez para no recordar nada jamás.

    —¡Vamos TenTen!, un poco más —escuchaba los gritos de las enfermeras.
    Mamá estaba dando a luz, ya llevaban más de tres horas adentro, me sentía muy nervioso. No me dejaron entrar por ser pequeño, ¡qué injusticia!, a papá si le permitieron estar adentro.


    *Fin P.O.V Kazune*



    Me decían una y otra vez que respirara hondo, lo intentaba, sí, pero era muy difícil, no recuerdo que el nacimiento de los gemelos fuera tan complicado como este; mi cuerpo se debilitaba cada vez más, estaba toda sudorosa haciendo esfuerzos inhumanos.

    —¡Ah! —gritaba sin tener compasión de mi desgarrada garganta.

    —Tranquila TenTen, ya salió la cabeza —me dijo Neji apretando con fuerza mi mano.

    —¡¿Sólo la cabeza? —pregunté a gritos con las lágrimas invadiendo mi rostro.

    —¡TenTen-san, un poco más! —me animaba Shizune-san.

    —¡Sal de ahí Narue! —grité con mis últimas reservas de energías.


    *P.O.V Shizune*

    Esto se puso grave, TenTen se desmayó, había que actuar rápido. Ordené de inmediato que le colocaran una mascarilla de aire. Me puse muy tensa, en mis años de vida jamás alguien se había desmayado dando a luz, ¡¿qué haría ahora?! El bebé ya tenía la cabeza afuera, no podía hacer cesárea, había que despertar de inmediato a TenTen.

    —¿Qué pasa ahora? —preguntó Neji muy angustiado.

    —Neji-san, hay que despertar a su esposa a como de lugar, o esto se pondrá grabe.

    *Fin P.O.V Shizune*


    Me sentía muy bien, tan relajada y tranquila. Estaba en un lugar muy cálido. Me encontraba para sobre unas rocas en la cima de un acantilado, al mirar abajo, podía contemplar una hermosa cascada, bastante larga, acompañada de un pequeño árbol y mucha vegetación alrededor.

    —Que lugar tan más lindo ¿en dónde estaré? —me pregunté curiosa.


    Cerré mis ojos y sentí la cálida brisa en mi rostro, pero para pronto, escuché la risa de alguien, así que rápidamente abrí mis ojos.

    —¿Quién será ella? —pregunté melancólicamente.

    No sabía el porqué, pero me sentí un dolor en mi corazón cuando al abrir mis ojos, divisé a una chica jugando en la cascada, ella se veía de unos trece años, su tez era blanca, sus mejillas rosadas y un precioso cabello largo de un color morado oscuro.
    Ella se veía muy feliz, tan clara, pura y transparente; fue entonces que quise bajar a jugar con ella, pero…

    —¿Qué… qué está pasando? —preguntó con el corazón acelerado.


    Todo se tornó oscuro, aquél paisaje donde me encontraba se había transformado en un lugar oscuro y triste; un terrible silencio abundaba, busqué desesperada con la mirada a alguien, pero no había nada, pero pronto… pude ver con claridad el sitio en el que me encontraba.

    —¿Pero qué pasó aquí? —pregunté entre sollozos.

    Me fue inevitable que las lágrimas se vinieran a mi rostro, me encontraba parada en los restos de Konoha, todo el pueblo estaba devastado; había cadáveres de personas por todos lados, no veía a nadie con vida; sangre… era lo único que podía encontrar en cada mirada que daba.

    —¿Qué… qué es esto? —pregunté para después tirarme de rodillas y cubrir mi rostro con mis manos.


    Era horrible lo que veía, todos estaban muertos, pude ver como mis grandes amigas, Sakura, Hinata, Ino y muchas más personas importantes estaban tendidas en el suelo sin vida, ¿quién podría haber sido?, era muy cruel.

    —¿He? —Me exalté al escuchar una explosión.

    Me giré y sobre una gran pila de escombros vi a la misma extraña chica de la cascada, ella estaba tirada de rodillas, concentrada, miraba sus manos que escurrían de sangre y su cuerpo tenía varias heridas. Nuevamente sentí un dolor en mi corazón, tragué saliva y lentamente me empecé a acercar hasta ella.

    —¿Qué pasó aquí? —le pregunté una vez que estuve cerca de ella.

    No recibí respuesta, mantenía su mirada fija en sus manos. Decidí subir hasta donde estaba ella, tenía una extraña sensación, como una duda, que debía resolver.

    —Oye, ¿estás bien? —pregunté una vez que llegué hasta arriba.


    Ella estaba de espaldas a mí, como no volví a recibir respuesta tomé de su hombro y al hacerlo se puso en pie de inmediato.

    —Si me hubieran matado a tiempo, esto no habría pasado —por fin habló, aunque lo hizo en un tono apenas audible.

    —¿Qué dices? —pregunté extrañada.

    Al momento alcé la mirada y vi lo que estaba delante de ella, delante de la gran pila de escombros.

    —¡¿Pero qué…?! —intenté decir, pero el pánico me invadía.

    Era como un mar de muertos, ya no había nada, no había bosques; no veía otra cosa que no fueran muertos; ninjas de todas las aldeas estaban tirados, personas inocentes, animales… de todo.

    —¿Tú… hiciste esto? —pregunté con algo de temor.


    No dijo nada, pero poco a poco se empezó a girar; la respiración se me volvió a acelerar, estábamos ya frente a frente, bueno en realidad ella mantenía su cabeza ligeramente agachada. El momento era tenso, no sabía exactamente que hacer; pronto me di cuenta de dos cosas: la primera, era que en su pecho tenía un extraño símbolo grabado con su misma piel y sangre, era una especie de cruz con un círculo por encima, y lo segundo, era que en su mano derecha envainaba una gran espada de oro puro, totalmente cubierta de sangre.

    —¿Quién eres tú? —pregunté entre un ligero llanto, ya apunto de estallar.

    —Yo soy…


    Empezó a decir al tiempo en que levantaba la mirada, y…


    —¡Ah! —pegué un grito desgarrador.

    —¡Ya despertó! —escuché que gritó Shizune-san.

    “Fue un sueño” —pensé con el corazón agitado.

    —TenTen no hay tiempo, debes seguir pujando, si la bebé permanece así durante más tiempo podría morir —me dijo con seriedad la mano derecha de Tsunade.

    Estaba asustada, confundida, pero aún así seguí. Pujé con todas mis fuerzas, mi llanto y mi dolor no cesaban, pero al fin, después de arduos intentos todo culminó.

    Escuché el llanto de Narue; esbocé una gran sonrisa y relajé por completo a mi cuerpo.

    —¿Te encuentras bien? —me preguntó Neji con suavidad.

    —Sí… gracias Neji —respondí con una sonrisa.

    Se llevaron a mi hija a limpiar y a despejarle las vías respiratorias, por fin mi sufrimiento había concluido, pero aquel sueño me tenía todavía más confundía y preocupada.


    “Aquella chica… tenía los ojos de un Hyuuga” —pensé con la mirada perdida.



    ¿Estuvo corto? si lo sé. Prometo que el próximo será largo :9
    chaiito
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    O.O .....(dos horas desoues) ..... OMG!! la conti estuvo muy genial *-*
    ¿quien será esa chica? O.ô
    LoL <3 Narue ya nacio *-* que lindo, y mas Kazune, que bueno que sus recuerdos no se fueron ^^ tan preocuado el pobre chico.... lo dejan en ascuas! igual que tu a mi mujer!
    Mil gracias por el aviso de la conti, no te preocues, todos tenemos ocupaciones ._. por degracia xD
    ok, me largo,
    Sayo!! cuídate mucho :D
     
  5.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    2430
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Holitas a todoss :3 lamento si me tardé con la conti jeje, pero ya saben jaja ando ocupada con otras cosas sin mencionar de más fanfic que antender D:! jajaj pero bueno aquí les dejo la conti no tan larguita pero por lo menos sí más que la anterior jaja GRACIAS a todos por sus post :3, los amu <3 >w< aunque la mayoría se borraron D:! pero igual graciasss!!!




    Capítulo 36. Una nueva misión





    El viento soplaba duramente en mi ventana, el cielo se veía oscuro a pesar de que eran las dos de la tarde; las nubes de lluvia eran las culpables. Tres años habían transcurrido desde la muerte de Hiroko y el nacimiento de Narue. Las cosas habían transcurrido con naturalidad, con la excepción que noche tras noche me atormentaba el mismo sueño, aquél... donde la extraña chica de cabellera púrpura acaba con todo mi mundo, a pesar de tener apariencia inocente.


    —Mamá, mamá —escuché los tiernos llamados de mi niña.

    —Narue, creí que estabas jugando —le contesté al verla.

    —No, ya me aburrí, ¿dónde está mi papá?

    —Aún no regresa de la misión —contesté tranquilamente.


    Un terrible miedo me invadió cuando mi hija nació, ella no tenía cabello, y pasó un año y medio para que le brotara. Angustiaba oraba porque no le brotaran cabellos morados, era mi temor, era mi pesar, era… mi sospecha, no lo negaré, siempre sospeché que la chica de mis sueños pudiera ser Narue, ¿por qué otra razón soñaría con ella todas las noches?, ¿qué tendría que ver conmigo?, no podía pensar otra respuesta que no fuera mi propia hija, pero me quedé tranquila, sí, ya que el cabello de mi hija no es del color que tanto sueño últimamente, si no es de un bonito color miel, se ve preciosa.

    —¿Y Kazune-chan? —preguntó curiosa.

    — Él también está en una misión.

    —Qué horror, desde que se volvió Chunnin no tiene tempo para mí —reprochó la pequeña de tres años torpemente.

    —Se dice tiempo, no tempo —le dije burlonamente mientras la cargaba y abrazaba.


    El cielo rugió amenazando con llorar, seguro habría una lluvia muy pronto, lo que era malo para mí ya que, por alguna extraña razón Narue le tenía pavor a las tormentas.

    —¡Mamá, me da miedo! —gritó al escuchar el tronido aferrándose a mi cuello.

    —Tranquila, todo... está bien.


    Caminé a la sala y con mi niña en brazos me senté en el gran sillón; la soledad invadía la casa Hyuuga, Hiashi y sus dos hijas habían salido, por lo que me encontraba sola con mi legado.

    —¿Quieres que te cante un poco? —le susurré a Narue.


    Pero antes que ella diera respuesta alguna, frente a nosotros apareció una nube de humo, la cual se disipó en unos segundos dejando ver a una persona conocida.

    —Ino —murmuré extrañada al ver a mi rubia amiga.

    —Hola Tenten, y hola pequeña Narue —saludó con una sonrisa.

    —No soy pequeña, ya soy grande —rezongó la aludida inflando sus mejillas.

    —Es verdad —rió Ino—, bueno estoy aquí porque Tsunade y Naruto-sama te están buscando.

    —¿Ahora? —pregunté con preocupación.

    —Sí, parece ser importante.



    Se despidió de mí y volvió a desaparecer en una nube humeante, y yo al instante me tuve que poner en marcha, pero... no podía dejar a Narue sola, aún era muy chiquita así que simplemente la abrigué muy bien con una sudadera y su pequeño impermeable, para después salir corriendo a las calles de Konoha, dejando que las gotas heladas me cubrieran.

    —Está tronando —dijo al borde del llanto.

    —Tranquila Narue, ya llegamos.


    Entré a la torre Hokage, me apresuré y de inmediato Shizune nos permitió la entrada.

    —Buenas tardes Hokages-sama —saludé cortésmente.

    —Que bueno que llegaras Tenten —me dijo la Hokage mirándome con serenidad.

    —¡Tío Naruto! —gritó mi pequeña al ver a su tío favorito.

    —¡Oh, es la princesita Narue-chan! —respondió felizmente al verla, realmente le quería.


    Ella se quitó su impermeable para luego votarlo a un lado y correr a abrazar al Hokage.

    —¡Naure, qué modales son esos! —le reprimí al ver cómo lanzaba la prenda, la cual recogí automáticamente.

    —No la regañes Tenten, sé más suave —comentó Naruto mientras lanzaba arriba y a bajo la mocosa.

    —Bueno ya —habló Tsunade—, Tenten te necesito en una misión.

    —¿Eh?, pero... creí que no me asignaría misiones hasta que alguien volviera para hacerse cargo de mi hija —respondí incrédula.

    —Así es, pero resulta que ocurrió algo importante —prosiguió la sannin—. En el país de la lluvia, se han registrados numerosos accidentes, entre los cuales están: incendios, asalto en los caminos a las carretas o peatones y muchísimas desapariciones.

    —Pero no entiendo, el país de la lluvia no es un gran aliado de Konoha, además que ellos tienen una aldea oculta, sus ninjas deberían resolver los sucesos —interrumpí con atrevimiento.

    —Ciertamente —intervino Naruto quien seguía jugando con Narue—, pero creas o no estás involucrada.

    —¿Yo?, ¿cómo?


    Tsunade suspiró, recargó sus brazos en su escritorio y prosiguió —La niña de la cabellera púrpura que mencionas ver en tus sueños... creemos que puede ser la culpable de lo que está pasando en la lluvia.

    —¡¿Cómo?! —pregunté con los ojos bien abiertos.

    —Los sobrevivientes a los sucesos han jurado haber visto a una niña adolescente, de apariencia tierna y de cabellera morada, la descripción justa que tú le has dado a la chica de tus sueños —prosiguió Tsunade.


    Quedé pensativa, seguramente la misión sería peligrosa, el destino quería que fuera y me encontrara con aquella, niña.

    —Acepto la misión, ¿cuándo parto?

    —Ahora mismo —contestó con seriedad la Hokage.


    Tragué saliva, me sentía algo nerviosa, un extraño presentimiento inundaba mi corazón, algo pasaría.

    —Naruto —me dirigí al otro Hokage—, ¿podrías cuidar a Narue mientras llega Neji?

    —¡Claro dattebayo!, no habrá problemas —me contestó con una gran sonrisa.

    —En ese caso me marcho —anuncié—, Narue, volveré pronto.


    Al escuchar mis palabras corrió desesperada hacia mí, sinceramente no comprendí su reacción, antes yo me había ido a varias misiones y jamás reaccionaba así.

    —No te vayas mami.

    —Volveré pronto —le dije tiernamente dándole un abrazo.

    —No es verdad, no me dejes mamá —farfulló y después se soltó a llorar amargamente, aferrándose a mi cuerpo.

    —Narue —susurré sorprendida—, tengo que irme, pero voy a volver pronto.


    Ella no dijo nada, sólo continuó llorando, me destrozaba el alma verle así, no lo podía soportar, era demasiado pero la misión era primordial, así que con mucho pesar la separé de mí y se la entregué a Naruto.

    —¡No, mamá llévame contigo, mamá! —me gritaba mientras trataba de soltarse del agarre de su tío.


    Ya no pude voltear, no tenía corazón para hacerlo así que simplemente corrí para no escuchar el llanto que tanto me destrozaba.

    La lluvia no cesaba, aunque si se calmó un poco. Me dirigí a mi hogar, alisté mi armamento ninja y velozmente salí corriendo para pronto pasar las enormes puertas de la aldea y verme internada en el bosque, que se veía precioso por el agua caída.


    —Bien, si me apresuro llegaré al país de la lluvia... en tres días —dije para mí misma.


    Pero para mala pata un enorme trueno se hizo presente, la lluvia estaría para largo y seguramente la tormenta no se haría esperar más tiempo.

    —Rayos, esto me trae desventajas, debo de buscar un refugio y rápido.


    Me subí a un árbol y de ahí comencé a brincar de rama en rama, mientras buscaba con la mirada alguna cueva donde refugiarme, ya que sería una locura quedarme bajo los árboles mientras los rayos y relámpagos caían.

    Escuché un extraño sonido, me detuve en seco; las gotas resbalaban por mi rostro, pero yo estaba en guardia y concentrada, preparada para algún ataque o emboscada.


    —Ah —exclamé al ver salir de entre los arbustos a una ardilla—, pensé que sería algún ladrón.
    Al no verme en peligro me di la media vuelta para marcharme, pero...


    Todo pasó en cuestión de segundos. Claramente y en cámara lenta divisé una gran luz dirigirse hacia mí, sin duda alguna era un relámpago e impactaría en mi cuerpo en menos de dos segundos, sería mi fin.

    Una gran explosión se escuchó, se produjo una ventisca terrible, y yo no podía sentir mi cuerpo, ¿estaba muerta?


    —¡Neji! —exclamé sorprendida cuando al abrir mis ojos vi la figura de mi esposo el cual me sostenía en sus brazos.

    —Eso fue peligroso —me dijo fríamente—, ¿cómo se te ocurre quedarte a medio bosque cuando hay una tormenta de rayos?


    Me miró seriamente, sabía que estaba muy enojado conmigo, pero eso me hacía sentir feliz, ya que su rabia me demostraba amor, seguramente le saqué el susto de su vida.

    —Perdón —fue lo único que susurré.


    Rápidamente buscamos un lugar seguro en el cual resguardarnos de la lluvia, y pronto lo encontramos, una pequeña cueva había sido nuestra salvación. Entramos y de inmediato me quité la ropa de encima para que se secara, lo que causó un pequeño sonrojo en el Hyuuga, cosa que me dio mucha gracia.

    —¿Qué haces aquí? —le pregunté con serenidad.

    —Naruto me dijo que te alcanzara.

    —¿Viste a Narue? —interrogué.
    [FONT=&quot]
    [/FONT]
    Él sólo asintió con la cabeza. Nos sentamos, ninguno de los dos decía nada, muchos matrimonios dirían que nuestra relación no funcionaba, ya que cualquier pareja normal no estaría sentada y sin hablar en una situación así, debería haber más diálogo, pero... nosotros no éramos una pareja normal, no necesitábamos hablar para decirnos el amor que nos teníamos, bastaba con nuestra simple compañía.

    —Salud —dijo él después de que yo soltara un estornudo.

    —Gracias.


    Estar en ropa íntima me dejaba bastante descubierta, por lo que la corriente me comenzaba a afectar, debía cubrirme pero mi ropa seguía empapada, así que decidí hacer algo.
    Dentro de la cueva había varias rocas, bastante grandes, así que me puse en pie, me acerqué a una de ellas y le pegué un sello explosivo para instantáneamente hacerlo explotar.

    —¿Por qué haces eso? —me cuestionó mi marido extrañado.

    —Para secar mi ropa —respondí sin más.


    La roca se dividió en muchos pedacitos ante la explosión, y cada uno de ellos estaba hirviendo. Utilizando mi chakra los junté haciendo una especie da camilla, sobre la cual coloqué mi ropa.

    —Ya veo —se dignó a decir.


    Mi plan funcionó, se secaron casi de inmediato así que pude volverme a abrigar.
    Pasaron dos horas y la tormenta no mostraba indicio alguno de detenerse; era frustrante, quería moverme ¡ya!, pero los estúpidos rayos me lo impedían.


    —Tranquila Tenten —murmuró Neji al notarme tensa.

    —Es que ya me harté de estar aquí haciendo nada, debemos continuar la misión.

    —No podemos hasta que los relámpagos terminen, y se ve que va para largo así que mejor siéntate.


    No dije nada, simplemente me coloqué junto a él cruzándome de brazos con clara desaprobación. Cerré mis ojos, suspiré tratando de controlar la ansiedad que sentía, pero... algo en particular me sacó de mis pensamientos.

    —N…Neji —murmuré al sentir sus brazos rodear mi cintura.


    No me di cuenta el momento en que se colocó tras de mí, realmente me había tomado por sorpresa.

    —Pues ya que estamos aquí sin hacer nada… hagamos algo —la última palabra la susurró a mi oído, lo que causó un gran escalofrío a mi espina dorsal.


    Empezó a dar pequeños besitos a mi cuello, me encantaba que hiciera eso, pero para pronto de un solo movimiento me giré, plantándole un beso en sus preciosos labios, el cual él correspondió.


    Nos tiramos al piso, me abrazó y yo me aferré a su cuerpo, nuestros labios danzaban y al parecer no querían separase; bueno... debía admitir que ya no quería que la tormenta terminara.






    ~gomen~ <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    ira mangaka

    ira mangaka Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    1 Julio 2010
    Mensajes:
    74
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Qué bien, la primera en responder. :D
    Me encantó la conti, peor deberías revivir a Hiroko-chan, plissssss. :llorar:
    Pobrecita Narue sin su hermanita mayor, ¡¡Revívela!! ToT
    Y créeme, me encanta el fic, pero creo que ya va siendo hora de que lo termines... :si:
    Ya que no es el único que estás escribiendo. ;)
    En fín, pero que todos sean felices al final, plisss. ToT
    Xao. :beso:
     
  7.  
    Brendiux

    Brendiux Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Marzo 2010
    Mensajes:
    135
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    jeje q buen cap
    perdon por no comentar ayer pero tengo una fiebre mezclada con gripa para morirse
    pero bueno, me encanto el cap
    tenten!! eres una pervertida de primer!! jeje ntc
    y tu neji no te quedas atras
    pero que importa se quieren mucho y eso es lo que importa :)
    porfa avisame cuando pongas conti
    xooxo
    atte.:
    nejitenFE
     
  8.  
    Ama TenTen

    Ama TenTen Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    ¡Holitas! xD

    pff vuelvo a comentar (por cuarta vez)
    teniendo la mínima esperanza que
    mi post sobreviva ToT

    haaaaayyy ¿qué pasará? ¬//¬ niños portense bien,
    Ok no, ya no son niños, ¿cuantos años tienen? haber asdf
    sacaré la cuenta, etoo... al principio de tu fanfic tienen 18 años y luego ya
    despues que los gemelos stann grandes tienen 12 entonces va 30 años y emmm
    después pasan como tres? o algo así y los otros tres de Narue hayyyy no se xD
    han de tener 38 o algo así jaja mejor tu dime.

    Bueno espero la conti *w*
    cuídate


    Zaiio0!!!
     
  9.  
    NejiTen yumi

    NejiTen yumi Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    28 Enero 2010
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Olaaas amiwa :D me encanta tu fiic y además va muy bn!!
    ioo creo k si a ti no te molesta lo hagas muuuuuuuucho más
    largoo y k hiroko vuelva a vivir... me dio mucha pena cuando murio...
    pork susiste gomen al finaal del fiic¿? tu no deberías pedir perdón
    a los k leen tu fiiic pork no nos haas echo nada más k un fiic
    preciosoo! :) k lindaa k es naruee *-*
    sayoo 1 besop
     
  10.  
    EnMa Michiru

    EnMa Michiru Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Otra supero conti!!

    :´D me gustó mucho, Narue es muy tierna, y que
    mal que se quedara llorando :( buuu
    y Tenten aaaayy ahora si que no se termine la tormenta xD
    yo también querría quedarme :o a solas con Neji en una cueva (y quién no?)
    jaja xD bueno amiguita me retiro a ver mas fanfics tuyos


    ja ne
     
  11.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    1498
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Holaaa a todoosl, pff tres semanas para subir la conti hayy lo siento TT...TT ando ocupada por la escuela D:! me deja muyy poco tiempo y pues ustedes entienden, en fin GRACIAAAS GRACIAAS a todos los que leen mi fic, disculpen si no siempre les puedo responder, es por lo mismo del tiempo, pero saben que los amoo *w* y bueno aquí les dehoo la contii algo chiquita pero para la siguiente va una larga n_n bueno sin mas disfrútenla.





    Capítulo 37, "Lo que es en realidad"






    Apenas la tormenta cesó, partimos en la misión. Nuestro paso era el doble de rápido ya que habíamos perdido mucho tiempo. Hacía un poco de frío, el viento soplaba logrado causarme escalofríos, pero no tenía tiempo de pensar en el clima, la misión era primordial; quizás, podría descubrir la verdad de la extraña niña de cabellera morada.


    —Tenten —habló Neji parando es seco—, ¿escuchaste un ruido extraño?

    —No, yo no oí nada.


    Activó su byakugan y observó alrededor, su mirada era seria —como de costumbre—, pero aquella expresión fría cambió a una de sorpresa al mirar en un punto en particular.

    —¿Qué haces aquí?, ¿cómo llegaste?, ¡sal de inmediato! —ordenó con una mirada angustiada y el tiempo de enojo.


    No entendía nada, hasta que de entre los arbustos salió mi pequeña hija de tres años, con su mirada inocente que también, reflejaba temor.

    —¡Narue! —exclamé.

    —Hola... mami, papi.

    —Responde Narue, ¿cómo es que llegaste hasta aquí? —insistió su padre con mirada gélida.

    —Yo... no quería que me dejaran.


    Después de sus palabras comenzó a hacer pucheros y fue sólo cuestión de segundos para que empezara a llorar. Naturalmente yo la abracé y traté de calmarla, pero Neji seguía molesto.

    —Narue —la miró fijamente—, eso no responde lo que te pregunté.

    —Neji no seas tan duro con la niña.

    —Este no es momento para hacerte la maternal Tenten, ¿qué no te das cuenta?, nuestra hija de tres años llegó sola y sin ningún rasguño hasta nosotros, a mitad del bosque.


    Él tenía razón, todo era muy raro, era imposible que Narue estuviera aquí por cuenta propia, además ¿cómo pudo ella burlar al Hokage y escaparse!, era algo fuera del sentido común.

    —Hija —le hablé suavemente—, dinos la verdad, ¿cómo llegaste hasta aquí?


    Ella guardó silencio, se veía afligida e insegura, pero al final levantó su mirada, y con sus ojitos cristalizados dijo:

    —La niña me dijo que viniera, y ella me trajo.

    Neji y yo son miramos con incredulidad.

    —¿Qué niña? —preguntó mi esposo.

    —No sé su nombre.

    —¿Cómo es?, descríbela —pedí al tiempo en que la bajada de mis brazos.

    —Pues, es bonita, sus ojos son lindos, tiene una voz suave, es amable y...

    —Cariño —intervino Neji—, esa descripción no nos dice nada, dinos cómo es su cabello, su piel, sus ojos…

    —Pues... yo... —desviaba sus ojos, parecía nerviosa—. ¡No!, ¡no puedo!


    Se echó a correr, de inmediato Neji y yo fuimos tras ella. Imposible, ilógico, Narue corría extremadamente rápido, eso era falso pero sin duda alguna ella era nuestra hija, ¡¿Qué estaba pasando?!

    Corríamos, no podíamos dejar de hacerlo, todo se tornó oscuro, era como si hubiésemos estado en otra dimensión, perdí la noción del tiempo, no veía a mi alrededor, no veía a Neji, mi mente estaba concentrada en Narue, viéndola correr delante de mí y sin poder alcanzarla. Pronto todo terminó.
    Regresé a la realidad, nuevamente logré ver lo que estaba a mi alrededor, mi piel se percató de la lluvia, y Narue se había detenido.


    —¡¿Por qué nos hiciste esto?! —reprimió Neji molesto al tiempo en que la cargaba.

    Ella apretó los ojos y abrazó a su padre; se soltó en llanto.

    —¡Dile que se vaya mamá!, ¡ya no quiero verla!

    —¡¿A quién?! —grité con desesperación, la lluvia se había convertido en tormenta, el resonar del agua era tan fuerte que me costaba escuchar las voces de Neji y Narue.

    —¡A la niña del cabello morado! —gritó Narue con su garganta desgarrada en llanto.


    Abrí mis ojos como platos, sentí que el pánico se apoderaba de mí. Voltee a ver a Neji, el mantenía una expresión seria pero al tiempo preocupada, él me miró y me señaló hacia al frente.

    —Imposible —susurré al ver que estábamos frente a la aldea de la lluvia—. Esto no es lógico, ¿cómo llegamos hasta aquí tan rápido?, nos faltaban dos días de camino.

    —Esto se está yendo fuera de nuestras manos, seguramente la chica del cabello púrpura es la culpable—respondió el Hyuuga mayor.


    Buscando respuestas nos dirigimos ante el Amekage. Fue difícil entrar en la aldea, sabíamos que era muy difícil entrar, ya que es un país muy raro que tiene resentimiento contra las cinco grandes naciones por haberse visto involucrados en sus guerras. Para fin de cuentas logramos hacer que nos presentaran ante Konan, la actual Amekage, según sé, retirada de Akatsuki.


    —¿Qué desean? —preguntó la mujer de azulinos cabellos.

    —Estamos aquí porque usted lo ha pedido —respondió directamente mi marido.

    —¿Yo? —nos miró extrañada la mujer—. No hemos contactado con Konoha.

    —¿Es broma? —intervine con suma incredulidad—, recibimos una petición de aquí en venir a auxiliarlos con la aparición de una extraña chica de cabellera púrpura, la cual ha ocasionado muchos accidentes y asesinatos.


    La Amekage cerró sus ojos y meditó un poco para luego decir:

    —No hemos registrado ningún accidente que involucre a tal niña, y si fuera así no acudiría a Konoha, yo misma puedo resolver el problema. Siento no poder ayudarlos.


    Era sospechoso, y sobre todo muy extraño, ¿era una broma algo parecido? Nos disculpamos y salimos de inmediato de la aldea de la lluvia. Estaba oscuro y la lluvia no cesaba, pero sí se había calmado un poco. Narue se quedó dormida en los brazos de su padre, mientras nosotros nos manteníamos en un dilema.

    —Regresemos a Konoha.

    —Neji... no entiendo nada, la firma de Konan-sama estaba en la petición que llegó a Konoha, ¿qué significa esto?

    —No lo sé, pero debemos informárselo a los dos Hokage.

    Nos dispusimos a marcharnos, pero... algo extraño sucedió.
    Un relámpago cayó frente a nosotros, el impacto logró que saliéramos volando y por consecuencia Narue despertó.

    —¿Están... bien? —pregunté al tiempo en que me ponía de pie.


    Quedamos atónitos, un resplandor se hizo presente frente a nosotros, ella nos miraba fijamente, se mantenía serena, un extraño dolor melancólico se apoderó de mi corazón.


    —Tú eres... la chica de mis sueños —logré pronunciar.
     
  12.  
    Ritsu Yuiki

    Ritsu Yuiki Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2010
    Mensajes:
    229
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Wa...primera??
    no lo se xD
    heehehehe waaaa, pobre Tenten, todo se vuelve mas y mas complicado para ella D:, quien sera la chica de cabellos morados??, todo es tan raro @_@ y Kazune?? hahaha, me pregunto que pasar, como es que Naruto dejo que su sobrina se fuera??, tipico de el xD hahaha pero aun asi lo amamos, me enknta ver a Naruto de Tio, lo amo awww :3, bueno espero ver conti pronto para saber quien es la niña y que pretende?? ahhaha nos vemooooss ;P aaawww :3

    Atto: Ristsu Yuiki
     
  13.  
    sango-taisho

    sango-taisho Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    HOLA:

    Perdon por no comentar con aterioridad... pero la escuela cada vez ocupa mas tiempo... mejor vayamos a lo importante...

    ¿que paso?... quien es esa niña... y por que esta tan interesada en los Hyuga o por lo menos en la familia de Tenten... en serio que apenas salen de una y ya estan metidos en otro problema... espero que todo salga bien y que no les pase nada grave...
    Ademas a quien se le ocurre confiar en Naruto como niñera... digo es Naruto...

    Bueno espero la continuacion por que esta muy bueno el fic...

    BYE
     
  14.  
    Yukari Hyuga

    Yukari Hyuga Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Junio 2010
    Mensajes:
    11
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hola, tiempo sin pasar, la escuela consume mucho, me gusta tu continuación es tan misteriosa, ya quiero ver lo que pasa después. Sayo
     
  15.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    2174
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hola a todooooos, >w< aquii yo con la conti después de 1000 años D: lo lamento pero saben que tengo muchos fanfics que atender -.- pero en fin, aquí les traigo el capi, y tengo que anunciarles que este fanfic está llegando a su fin, así como el de cada 10,000 años -w- espero que sea de su agrado todo. :´D ah y tal como se los prometí, como el capi pasado fue xiquito aquii les dejo uno largoote :33 aww[FONT=&quot]
    [/FONT]



    [FONT=&quot]
    [/FONT]
    [FONT=&quot]
    [/FONT]

    Capítulo 38 "El comienzo del final"




    Quedamos atónitos, un resplandor se hizo presente frente a nosotros, ella nos miraba fijamente, se mantenía serena, un extraño dolor melancólico se apoderó de mi corazón.


    —Tú eres... la chica de mis sueños —logré pronunciar.



    Fue como un golpe al corazón, no podría explicarlo pero... mirar aquella niña me hacía sentir nostalgia, tristeza...


    Narue se aferraba a los brazos de Neji, mientras que éste analizaba con mirada atónita a la chica. Yo por mi parte me sentí enemistada con ella, mis ojos penetraban su mirada, era extraño.

    —¿¡Qué deseas de mí!? —me animé a preguntar.


    La lluvia se arreciaba, nuestras ropas se habían empapado pero toda mi atención se encontraba en la muchacha, había algo en ella que conocía, o quizás… desconocía.

    —¡Respóndeme! —insistí.

    Seguía sin contestarme, su rostro se mantenía neutral; me miraba, su vista no se despegaba de mí, pero pronto una reacción suya me desconcertó.

    —¿Por qué... lloras?


    Su expresión no había cambiado, seguía viéndose fría, solitaria. Pero sus ojos se habían vuelto lagunas. Sus lágrimas resbalaban una tras otras sin cesar.

    —Quería... que vinieran —gesticuló en tono casi inaudible.


    Por fin me había contestado. Gracias al cielo la lluvia se había calmado un poco, quedando como una frágil llovizna.

    —Tú eres la que aparece en mis sueños —afirmé—, todo este tiempo... tú te has metido en mis sueños, ¿verdad?


    Ésta vez no recibí respuesta. En vez de eso, ella levantó su mano, y de un momento a otro y sin previo aviso dejó escapar un potente rayo, el cual no pudimos evadir ni Neji ni yo.

    Nos impactó, por suerte Narue no recibió gran daño, de hecho parecía estar bien. Golpeamos contra unos árboles, el daño fue mínimo pero el golpe sí dolió.

    —Mierda —masculló Neji entre dientes, al tiempo en que se ponía en pie.

    —Pon a Narue a salvo —le pedí sin quitar la mirada de la chica.


    Él asintió y de inmediato la colocó entre unos arbustos, para luego activar con un sello, un campo protector.

    —¡No, papá, mamá! No me dejen —suplicaba ella mientras pegaba con sus pequeñas manitas en la barrera.

    Me dolía mucho verla llorar, pero tenía un mal presentimiento, algo estaba apunto de comenzar, aquella chica de cabellera púrpura era una terrible amenaza.

    Neji y yo nos posicionamos en guardia, una lucha estaba por comenzar.

    —Todos se encuentras tan felices... nadie se preocupa por mí —volvió a hablar la niña—. No se imaginan que están a punto de morir, su mundo será destruido.

    Tras sus palabras, una extraña marca en su cuerpo empezó a brillar. Una enorme cantidad de energía comenzó a acumularse, era algo monstruoso, sobre natural.

    —¡Detente! —grité.


    Un viento fuerte comenzó a golpearnos, Neji decidió atacar, quiso acercarse a ella para lanzarle su puño suave, el juken, pero fue inútil, su cuerpo rebotó al intentar realizar su hazaña, logré atraparlo pero el impulso fue muy fuerte, por lo que ambos caímos y todavía fuimos arrastrados hasta golpear en una roca.

    —¿Estás bien... Tenten?

    —Sí... Neji, esto es peligroso, escapa con Narue, yo... debo quedarme, hay algo que me lo está diciendo.


    Ante mis palabras Neji se puso en pie, me dio la espalda, guardó unos segundos de silencio para luego decir:

    —Olvídalo.

    De inmediato me puse en pie, me acerqué un poco a él, lo tomé por uno de sus hombros y dije:

    —¡Hazlo Neji!, es por la seguridad y el bien de Narue, si los dos nos quedamos... cabe el riesgo de que nos maten a los dos, ¡Narue es dependiente de nosotros, debes sobrevivir para cuidar...

    Fui interrumpida brutalmente cuando Neji se giró y me gritó:

    —¡Deja de decir esas estupideces Tenten!


    Jamás me había gritado de esa manera, su voz había sido realmente dura, fuerte, salvaje. Su mirada irradiaba coraje, su semblante era aterrador, nunca pensé verle así, fue la cara más horrible de él que había visto. Pero... en su expresión hubo algo que partió mi corazón: lágrimas, ese líquido salado que expresa dolor, muy pocas veces en mí vida había visto a Neji derramarlas; su rostro enojado se había mezclado con finas gotas que escurrían de sus ojos, que no se despegaban de los míos.

    —Tenten... perdóname.


    No puede evitar soltarme a llorar, de inmediato él me abrazó como nunca lo había hecho, sus brazos me hacían aferrarme a su cuerpo de tal manera que sentía como si me estuviera fundiendo en su esencia, volviéndonos uno mismo.

    —Pero no pienso irme y dejarte, date cuenta que no soportaría perderte, si tú mueres yo lo haré contigo... Estamos casados, cuando di mi voto por ti... prometí que me quedaría a tu lado siempre, así que por favor deja de decir esas tonterías y luchemos juntos, hasta el final.


    Mis fuerzas volvieron, me sentí más fuerte que nunca, como si mi estrella estuviese brillando. Me separé de él y lo besé apasionadamente; él correspondió. Hundí mis dedos en su cabello, nuestras lenguas mezclaban su saliva y se aventuraban en la danza prohibida, sus manos viajaban por todo mi cuerpo y yo sólo podía ceder a los placeres que me causaba todo.

    El viento nos abrazó y la lluvia fue nuestro testigo. Nuestros cuerpos empapados por fin se separaron, yo sonreí y dejé salir una leve sonrisa, mientras que mi querido Hyuuga simplemente mantenía sus ojos cerrados acompañados por su media sonrisa.

    —Bueno... hagámoslo compañero, luchemos hasta el final —fue lo último que alcancé a decir para después de eso partir.

    Regresamos al punto donde fuimos golpeados por la chica de cabellos morados; ella seguía allí, no se había movido ni un centímetro y su cara no había cambiado.

    —¿Terminaron? —nos preguntó con su inexpresiva voz.

    No entendimos bien a qué se refería.

    —Espero que... hayan disfrutado de su momento de amor, porque su fin está por llegar.


    No prestamos atención a sus palabras, simplemente nos pusimos en marcha, sabíamos que sería peligroso, pero estábamos juntos, y eso nos hacía sentir fuertes.

    —¡Kusari Fuubou! —invoqué mi poderoso bastón cadena de viento.

    Comencé a correr alrededor de ella, mi velocidad fue aumentando cada vez más y más, a tal punto que alrededor de la chica se formó una nube de chakra.

    —¡Toma esto! —grité al tiempo en que pegaba un gran salto.


    Hice crecer mi arma, y en un movimiento ágil logré atrapar a la chica. La azoté con fuerza en la tierra y rápidamente y sin perder tiempo, Neji comenzó con su parte:

    —¡Jukenho: Hakke Hyaku Nijuhachi Sho!

    Mi marido utilizó contra la pobre muchacha una de sus más letales técnicas: el Arte del Puño Suave: Ocho Trigramas, Ciento Veintiocho Palmas. No sé porqué pero... mis ojos derramaron lágrimas al ver cómo las palmas de Neji azotaban contra el cuerpo de la chica, mi corazón sintió un enorme apretujamiento de dolor... era insoportable.

    —Todo terminó —anunció el Hyuuga.


    Me acerqué al lado de él. A nuestros pies quedó ella... se veía tan frágil ahí, tirada en el suelo, como si fuera un gatito indefenso.

    —Así parece —asentí.


    Pero estábamos equivocados, sin que no lo esperábamos ella abrió repentinamente sus ojos, los cuales estaban empapados, pero... no eran lágrimas normales, si no que estaban pintadas de un rojo carmesí.

    —¡Ah! —grité al ser atravesada con una cuchilla.


    Todo pasó en menos de dos segundos, ella se levantó y de la nada hizo aparecer una katana, la cual incrustó en mi costado derecho. Caí de rodillas y de inmediato solté una bocanada de sangre. Sentí la mirada atónita de Neji y pude escuchar el grito de Narue, quien había estado observando todo desde la esfera protectora.

    —¡Maldita! —Neji soltó un grito rabioso.

    La chica extrajo sin cuidado el arma de mi herido cuerpo. Neji me sostuvo en sus brazos y un segundo rayo impactó en nosotros, dejándonos tirados a los pies de Narue.

    —¡Mamá, papá! —gritaba ella con desesperación.

    Las fuerzas de Neji se desvanecieron, lo que ocasionó que se rompiera la esfera que envolvía a nuestra hijita.

    —Neji... —pronuncié mientras con mucho trabajo me ponía en pie.

    —Mamá

    Las manitas de mi hija se aferraron a mi ropa, bajé mi mirada para encontrarme con la de ella, se veía asustada, triste y desesperada.

    —Tenten... debemos huir —me dijo mi esposo quien se acababa de poner en pie.

    En algún lugar de mí no quería irme, pero sabía que debía hacerlo por el bien de mi familia.

    —Ustedes no irán a ninguna parte.

    Un escalofrío se apoderó de nuestros cuerpos al escuchar aquella voz. Nos dimos la media vuelta para encontrarnos con ella... la niña del cabello púrpura.

    —Por favor, dime qué quieres de mí, ¿por qué te apareciste en mis sueños?, por favor dímelo, tal vez pueda ayudarte en algo —supliqué al tiempo en ponía mi brazo en la herida que me acababa de hacer.

    —Si me hubieras matado a tiempo... esto no tendría que pasar.


    Mis ojos se abrieron de par en par al recordar aquella frase, ciertamente, la primera vez que soñé con ella, me había dicho algo parecido.

    —¿Quién eres tú? —pregunté.

    —¡Basta! —gritó Narue.


    Neji y yo miramos con estupefacción a nuestra pequeña hija de 3 años, quien ahora tenía una expresión molesta, pero al tiempo de tristeza.

    —Tú... me engañaste, me dijiste que todo estaría bien —siguió hablando, dirigiéndose a la extraña chica—. Desde que nací estabas a mi lado, siempre diciéndome que te guiara a mi mamá, entonces ¿por qué haces esto?, si tú me dijiste que tú la amabas tanto como yo, tú me dijiste que mi papá era una persona buena y que querías que los reuniera para darles una sorpresa.

    Narue se soltó a llorar, y yo simplemente no podía creer lo que oía. Una inmensa rabia se apoderó de mí y de Neji. Podía jugar con mi mente todo lo que quisiera, pero... ¡jamás le perdonaría que hubiese utilizado a Narue para acercarse a nosotros!

    Mi enojo me hizo olvidar mi dolor. Agarré fuerzas, el coraje subió hasta a mí y con toda decisión comencé a atacar.

    —¡Bakuretsu no Yaiba! —lancé mi ataque.

    Al instante despegué mi enorme pergamino e invoqué una enorme bola de metal, la cual estaba completamente cubierta por afiladas cuchillas y sellos explosivos.

    Hice honor a mi título de tener puntería de un cien porciento. Mis ganas de vengarme hicieron que la bola dieran exactamente en el pecho de la muchacha para acto seguido dejar que los sellos explotaran.

    Caí exhausta, un terrible silencio abundó, a excepción de las débiles gotas de lluvia que aún azotaban. Una nube de humo se formó ante la explosión, la cual lentamente se fue disipando.

    —Creo que... —empecé a hablar—, ha muerto.

    Narue se aferró al cuerpo de su padre, quien sin perder más tiempo activó su byakugan.

    —No la veo nada.

    —Eso quiere decir que... —empecé a decir, pero fui interrumpida por mi hija.

    —Ella vive... la chica del cabello morado sigue viva y alguien está con ella.


    Mi corazón empezó a latir a mil por hora. Neji y yo nos quedamos sin aliento, estupefactos por lo que veíamos.

    Narue se zafó de los brazos de su papá y lentamente comenzó a caminar, hasta posicionarse por un lado de las personas que habían quedado al descubierto luego de haberse disipado el humo.

    —No... puede ser —fue lo último que pude decir.











    Jojojoj soee muuuy malaa, los dejaré con la intrigaaa ÒwÓ
     
  16.  
    EnMa Michiru

    EnMa Michiru Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    NO INVENTEES, PERO ESTE DEBE SER EL FIC REI DE TODOS
    LOS NEJITEN (bueno también el de cada 10,000 años) pero neta que
    está increíble, este ff tiene TODO lo que un lector puede pedir, comedia, aventura,
    accion, AMOR, desgracias, engaño, y de TODOO, te cautiva por completo, y lo
    mejor de todo es que no es UA, es más difícil desarrollar una historia de amor
    en el mundo Ninja, bueno no tan difícil pero sí ponerles familia y todo, además no hay Ooc, respetas muy bien las personalidades de los personajes y aún así Neji tiene ese toque paternal que a tooodoos nos gusta,

    bueno ya dejo de hablar, o escribir XD que seguro ya te aburrí, espero pronto conti y que TRISTE que ya se vaya a terminar también esta obra maestra :(
     
  17.  
    Ritsu Yuiki

    Ritsu Yuiki Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2010
    Mensajes:
    229
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hola :3
    waaa graciias por avisaar de la conti ;D
    ahora...
    estuvo REALMENTE hermoso el capitulo, me faciino y lo ameee!<3
    el momento NejiTen fue... no lo see!! >< simplemente fantastiico, todo el capituulo no pude dejar de leer ni por un segundo, podia u.haberse incendiiado mi ksa pero teniia que termiinar de leer y tal vez luego escapar :D
    hahahaha, me pregunto quiien sera la persona O.o
    tengo la sensacion de saber quiien es, pero tienes la tendencia a sorprenderme asi que no dire nada ;D
    hahaha bueno me retiiro, espero conti pronto :DD
    que mal que ya se vaya a akbar pero siii que valiio la penaa
    igual que el de cada 10,00 años (que kbe mencionar que muero por ver el final xD)
    bueno ya me retiiro
    kuiidate y nos estamos leellendo ;D

    Atto.Ritsu Yuiki
     
  18.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    2682
    Hola a todooos, perdón por tardarme con la conti jeje, gomeeen U...U pero bueno aquí se las dejo y les recuerdo que ésto ya está llegando a su final!

    Capítulo 39. "Otra opción" ¡Hiroko vive!

    Narue se zafó de los brazos de su papá y lentamente comenzó a caminar, hasta posicionarse por un lado de las personas que habían quedado al descubierto luego de haberse disipado el humo.

    —No... puede ser —fue lo último que pude decir.

    No sabía cómo reaccionar, me encontraba estupefacta, patidifusa... Simplemente en mi cabeza no cabía lo que mis ojos veían.

    —Kazune... —logré pronunciar con debilidad.

    Así era, Hyuuga Kazune y Hyuuga Narue se encontraban a los lados de aquella figura amenazante: la chica de la cabellera morada.

    —¿¡Qué significa esto!? —preguntó Neji furioso.

    —Papá tranquilízate —pidió Kazune—. No es lo que parece.

    Un silencio invadió el área. El ambiente era tenso, nadie decía nada.

    Mi corazón sentía una gran punzada, no pude evitar notar que aquella chica tenía la mirada perdida, parecía no reaccionar, como si su mente estuviera vagando en otro lado.

    —Estamos esperando una respuesta, ¿por qué salvaste a esa niña del ataque de tu madre? —preguntó el Hyuuga mayor interrumpiendo el silencio.

    —Porque... —los ojos de Kazune se cristalizaron, colocó una mano sobre su pecho y apretó con fuerzas sus ropas—. Ella es...

    —Hiroko —completé la frase con el llanto en mi garganta.

    Todas mis ideas se aclaraban, no podía dudarlo. Aquella niña de cabellera púrpura era mi niña, mi Hiroko, podía sentirlo pero... Aún había cosas que no encajaba, sabía a la perfección que la felicidad aún estaba lejos.

    —¿Hiroko? —gesticuló Neji con incredulidad.

    No podía controlarme, las lágrimas destrozaban salvajemente a mis ojos; mi garganta no emitía ningún sonido, puesto que mi voz se había amordazado por la sorpresa.

    —Así es, mamá, papá... ella es mi gemela, Hiroko —soltó Kazune.

    Neji volteó a verme, sus ojos se mantenían secos pero expresaban dolor y felicidad al mismo tiempo. Ambos hicimos un leve movimiento con la cabeza, como asintiendo, y sin perder más tiempo comenzamos a acercarnos hacia nuestros tres hijos.

    —Pero hay un problema —comentó Narue.

    Llegamos frente a Hiroko, ella parecía no reaccionar, sus ojos estaban abiertos pero no emitía señal de vida.

    —¿Cuál? —preguntó mi esposo.

    —Hiroko no es Hiroko ahora —respondió Kazune con mucho dolor.

    —¿Eh?

    No entendía lo que nos querían decir, mi mente era un remolino de sensaciones, y realmente yo no deseaba entender nada, lo único que quería era abrazar a mi hija, quería sentirla.

    —Esta niña que ven aquí, está absorbiendo a Hiroko cada vez más... ella es el resultado de un castigo.

    Nuevamente no entendí las palabras de mi hijo, pero ya no importaba. Miré directamente a la niña que decían era Hiroko. Tragué saliva y me dejé llevar por mi deseo

    Mis manos me temblaban, pero poco a poco la extendí hasta posarla en la mejilla de Hiroko.

    —Está helada —susurré.

    Fue instantáneo; en el momento en que mi mano tocó su piel, su cuerpo se estremeció, y sus ojos volvieron a emanar vida.

    —¿Mamá? —dijo ella.

    Esa era la voz de Hiroko sin duda, la reconocería en cualquier lugar, además... sus ojos eran esos, sí, esos perfectos orbes platinados pertenecían a Hiroko, y aquella mirada llena de compasión sólo podía venir de ella.

    Sentí una inmensa felicidad y no pude evitar sonreír como nunca, pero... no pude abrazarla.

    —¡NO! Aléjense todos de mí —gritó ella con furia.

    Todo pasó muy rápido, apenas percibí la mirada de mi hija cuando ella se alteró y volvió a ser la niña del cabello púrpura amenazante. Sin previo aviso hizo explotar una enorme cantidad de energía, la cual nos impactó directamente y nos mandó a volar.

    —¿E... están bien? —pregunté al tiempo en que abría mis ojos.

    Por suerte Kazune alcanzó a abrazar a Narue y la protegió, Neji se había cortado el brazo derecho, no era muy grave la herida pero parecía que le dolía.

    —¿Qué está pasando? —preguntó mi esposo.

    Kazune dio un fuerte golpe en el piso, parecía contener una rabia mezclada con dolor.

    —Es lo que les dije —nos respondió—. Hiroko está siendo absorbida... está siendo controlada por el odio.

    Volteamos nuestra vista, y... Allí estaba ella, flotando y emanando una terrible energía por todo su cuerpo. Parecía enfurecida, aterrada y a la vez triste.

    —¡Hiroko! —grité desgarradoramente.

    Neji se abalanzó sobre mí al darse cuenta que pretendía correr hacia ella.

    —¡Suéltame! —pedí a gritos mientras me intentaba zafar.

    —¡Es peligroso! —me respondió al tiempo en que me apretaba más.

    Me solté a llorar y dejé de poner fuerza. Neji poco a poco me soltó de su amarre.

    —Kazune explícanos bien lo que está pasando —pidió su padre.

    Neji formó un campo de energía alrededor nuestro para protegernos de Hiroko. Mi hijo tomó asiento por un lado de Narue, la abrazó y comenzó a relatar.

    —Aquella vez cuando Hiroko ejecutó la técnica prohibida para revivir a papá... nos hizo creer a todos que estaba muerta —pausó un poco, parecía que acababa de recordar algo—. Poco tiempo después, en una misión en el bosque... estuve a punto de perder la vida cuando... una extraña chica me salvó, y pues... sentí algo extraño por lo que decidí quedarme un tiempo con ella.

    —Ahora entiendo —susurré con melancolía—. Fue en esos días que desapareciste... Fueron tiempo horribles, yo estaba embarazada de Narue.

    —Perdóname mamá —continuó—. Pero no me arrepiento de haberme quedado, ya que... descubrí que aquella chica era Hiroko. Fue entonces que ella me contó que aquella técnica prohibida para revivir personas no hacía morir a quien la ejecutaba, pero sí había que pagar un alto precio por usarla.

    —¿Qué precio? —preguntó Neji.

    Kazune calló por unos momentos, pero luego alzó la mirada y prosiguió:

    —Un Yokai, ella se convirtió en un Yokai al servicio de unos sujetos extraños. Tenía que hacer trabajos sobre custodiar almas, ella siempre estaba triste, decía que odiaba lo que hacía... Estuve con ella un tiempo, pero un día sus jefes nos descubrieron, así que le ordenaron que me borrara la memoria. Ella literalmente lo hizo pero con una pequeña trampa, ya que le hizo creer a sus jefes que efectivamente me había borrado por completo la memoria, cuando en realidad lo que hizo fue quitármelos temporalmente, ya que un día después mis recuerdos volvieron.

    —¿Y entonces qué fue lo que le pasó?¿Por qué está así ahora? —pregunté con mucha tristeza.

    —Bueno pues... —comenzó a decir Kazune—. Esta es la parte más triste. Yo decidí no regresar al bosque, pues si lo hacía corría el riesgo que sus jefes nos descubrieran. Pasaron unos meses, un poco antes de que Narue naciera, cuando aquello sucedió... Un día en la noche mientras dormía ella me despertó... me sentí muy feliz por ver a Hiroko de nuevo pero... ella se veía mortificada, desesperada; estaba llorando. Me explicó que sus jefes habían descubierto que no me había borrado la memoria, aunque nunca supe porqué. Me dijo que ya la estaban buscando, que le iban a dar un castigo por su desobediencia. Le dije que escapáramos juntos pero... en esos instantes aquellos sujetos se aparecieron frente a nosotros... La tomaron por la fuerza, fue algo horrible y traumante... La sentenciaron frente a mis ojos... la vendieron.

    Kazune calló de súbito, sus ojos derramaban lágrimas, realmente sufría con todos esos recuerdos dolorosos.

    —Vendieron su alma a la oscuridad —continuó mientras se secaba sus ojos—. Unos rayos negros la envolvieron, ella gritaba desesperadamente, yo quería hacer algo pero simplemente no podía. Lo único de lo que era capaz era mira cómo Hiroko se transformaba en lo que es ahora. Cuando la tempestad terminó Hiroko tenía la apariencia de ahora, su cabello se había teñido de púrpura y vestía esas blancas ropas... Aquellos sujetos se burlaron de ella, la tomaron por el rostro y le dijeron:

    —Alégrate querida, ya eres libre de nosotros, no somos más tus dueños, claro que... ahora le perteneces a algo mucho peor... Eres del mal.

    —No —murmuró ella—, yo nunca haré daño.

    Aquellos sujetos se soltaron a carcajadas.

    —Eso dices ahora, pero poco a poco comenzarás a olvidar quién eres, te convertirás en la esclava del odio y cuando menos te des cuenta comenzarás a asesinar a todos, e incluso a ese individuo —contestó el tipo mientras me señalaba.

    Hiroko quiso golpearlos, pero aquellos sujetos desaparecieron, dejándonos a los dos tirados en el piso y consternados.

    —Después de ese día... Hiroko comenzó a experimentar cambios en su actitud.

    —Pero si ella ya no era esclava de esos sujetos, ¿en dónde vivía? —preguntó de súbito Neji.

    —A las afueras de Konoha, yo la escondí, ella no quería que ustedes la vieran así ya que sabía que tarde o temprano se convertiría en otra persona, y no se equivocó, de manera muy rápida se transformó, día con día era más agresiva, llegó a atacar a viajeros y a shinobis que pasaban por donde ella estaba... Yo tuve que luchar con ella varias veces... Es verdad que en ratos era ella misma, su conciencia despertaba pero... eso se empezó a desvanecer, últimamente ha dejado de ser ella y ustedes lo han comprobado... hace un rato su conciencia despertó pero... nuevamente el mal se apoderó de ella... no dudará en matarnos.

    Otro momento de silencio sentenció el ambiente. La lluvia se intensificó un poco y los vientos retumbaban en la barrera protectora.

    —¿Hay algo que podamos hacer? —pregunté con esperanzas.

    —No lo sé... es por eso que arreglamos este encuentro... Hiroko sabía que tarde o temprano se iría, por lo que desde que Narue nació se acercó a ella, y... Los tres estuvimos planeando este encuentro desde hace mucho tiempo, sólo que... no teníamos pensado que fuese este día... Pero como Hiroko comenzó a empeorar tuvimos que adelantar todo, pero la verdad es que las cosas no salieron como lo esperábamos, ya que ella se ha salido de control —concluyó Kazune con una mirada llena de sufrimiento y coraje.

    Neji me miró directamente. Mis ojos se fundieron en su mirada, parecía que ambos nos comunicábamos con la vista, y tal vez fue así, ya que ambos tuvimos la misma idea.

    —No sabemos exactamente lo que haremos pero... Hiroko es nuestra hija —habló Neji.

    —¿Qué tienes pensado hacer papá? —preguntó Kazune.

    —Vamos a sellar el mal del cuerpo de Hiroko —completé con seguridad.

    Kazune se quedó callado. Narue se mostraba asustada, estaba aferrada al cuerpo de su hermano y parecía querer llorar.

    —¿En dónde lo piensan sellar? —preguntó nuestro hijo astutamente.

    Nos quedamos callados, sabíamos que la respuesta no era grata, pero debíamos decírselo.

    —En nuestro cuerpo —respondió Neji.

    La respiración de Kazune se tornó agitada y sus ojos se mostraron totalmente en blancos. Yo sentí una tremenda punzada en mi alma, sabía que mi hijo estaba sufriendo, pero opciones no teníamos.

    —No... ¡No lo hagan! —pidió Kazune casi al borde del llanto—. Si lo hacen, entonces ustedes...

    —No hay remedio hijo —respondí suavemente—. No podemos dejar que nuestra hija sufra un destino terrible... Nosotros lo cambiaremos... Sé que será difícil, pero confío en que tú y Hiroko podrán salir adelante y cuidarán muy bien de Narue.

    De improviso Kazune se abalanzó sobre mí. Me apresó en un abrazo sumamente fuerte. De inmediato correspondí a su dulce muestra de cariño. ¿Qué estaba haciendo? Sabía que Kazune y Narue nos necesitaban, pero... Hiroko... no podíamos dejarla así. Todo ese tiempo había creído que mi hija estaba muerta... descansando en paz en algún lugar hermoso; pero no fue así; ella se la había pasado sufriendo, sufriendo por nuestra felicidad, jamás debió cargar con esa responsabilidad tan grande, ella merecía una vida plena, así que Neji y yo haríamos todo lo posible.

    —¿No hay otra forma? —preguntó Kazune con una mirada llena de súplica.

    —Es la menos arriesgada —respondió Neji.

    —¿Eso quiere decir que hay otra? —la sonrisa de esperanza se hizo presente en nuestro hijo.

    Neji y yo nos miramos, nuevamente discutíamos con la mirada, pero finalmente nos decidimos.

    —Existe otra forma, pero... las posibilidades de salir con éxito son del uno porciento —expliqué de forma seria—. Kazune, no podemos poner en riesgo la seguridad de tu hermana.

    —No, pero aún así no podemos tomar la ruta más cobarde y fácil ¿o sí? Eso no es lo que ustedes me enseñaron —sentenció Kazune mirándonos con determinación—. Ustedes siempre me decían que debía luchar con todas mis fuerzas por lo que deseo, que si uno no arriesga no gana... Por favor, hay que hacerlo por Hiroko... estoy seguro que ella no quiere que ustedes mueran por sellar el mal... De hecho, cuando estuve con ella un tiempo, me dijo que deseaba volver a su vida normal, me dijo que quería abrazarlos, quería ir a misiones ninja, que quería ver a Hikari, ser regañada pro el abuelo, comer ramen con Naruto y... por sobre todo quería que volviéramos a ser una familia... No le quiten la posibilidad de eso... Mamá, papá, no se mueran.

    Las palabras de Kazune fueron fuego, sentí como mi corazón se deshacía en dolor, y creo que Neji se sentía igual, pues su mirada era más profunda de lo normal. Sí... tenía razón, no podíamos morir así como así... tomaríamos la opción más arriesgada, aquella que si salía exitosa... regresaría las cosas a la normalidad.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    Nanoha

    Nanoha Guest

    Onee-samaaa *;....;* amoo tu historiaaa, jaja ya la había leiido me metí a tu carpeta de archivos cofcof ¬w¬

    pero dejame decirte que ME ENCANTA esta es toooda una historia jejeje, es una de las mejores tuyas que he leido
    incluyendo la de cada 10000 añooos *w* sii esa es una de mis favs, pero esta tambiien, KYAAA estoy tan feliiz xq ya regresó Hiroko-chan, aunque sea mala D: U....U pero wenoo sé que no serás mala con tus lectoras y que pondrás un final feliiz :DDD o al menos eso espero, si no te mataré ÒwÓ por todas las fans que esperamos un bbueeen final *O*
     
  20.  
    Jaizmar

    Jaizmar Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    28 Julio 2010
    Mensajes:
    531
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    hola como estas? tu historia yo la estaba leyendo antes no lo pude comentar y bueno como se me habia dañado la conpu no la encontre pero te dire que esta super el misterio ce la niña de cabello purpura me tenia ansiosa no tenia idea de que era hiroko,quiero saber cual es la otra manera de sellar los poderes de hiroko bueno me encanto todo tu historia realmente es muy original espero ansiosa la continuacion sayonara ñ_ñ
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso