“Algo en mi interior” (NEJITEN)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Hyuuga, 13 Enero 2010.

Cargando...
?

¿Qué piensas de este fanfic?

Poll closed 14 Agosto 2010.
  1. Esta weno :3~~

    1 voto(s)
    9.1%
  2. ¡Me encanta toda una obra maestra continúalo plis!, que sea muy muy largo :´D

    9 voto(s)
    81.8%
  3. Estuvo bien, pero ya está demaciado largo, ¡ya dale fin!

    1 voto(s)
    9.1%
  4. Buuuu, para empezar ni me gusta tu historia ni me gusta en NejiTen, ya déjalo -.-

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Enero 2010
    Mensajes:
    107
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    wow me nkanto tu fic me naknta....
    perdon nose escribri bno neji al fin le dices algo lindo a tenten bno al menos despues de ke perdio la memoria x ke antes kreo ke si ledecis y Neji ojala y no te aya escuhado tenten kuando le dijiste ke ya habias mirado mas de lo ke ella pensaba imagina si se enterara primero ke nada pensara ke eres un pervertido y posiblemnte le de un atake de histeria o panikko y luego te preguntara x ke....
    jeje
    bno espero lakonti pronto
    bye bey
     
  2.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    2521
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Holaaa a todooosss, aaa lamento muxooo haberme tardado con la contii jeje gomeeen ToT y emm lamento si no puedo regresar aveces todos los post LO SIENTO!! esqq luego ando medioo acarrereada!!! pero les agradexcooo de todoo corazoooon su lendiisimos comentss, muxas graaaz a todooss los qq leen mi historiia, jeje son mi razonn de continuar!! espero qq les guste la conti! jaja ya me inspire!! =O


    Cap. 29 “Hyuuga Neji”

    Todo estaba en total oscuridad, dentro de la cueva hacía algo de frío por la humedad, debo admitir que me daba un poco de escalofríos aquél lugar, lo único que podía escuchar era goteos de agua y mi débil respiración.

    — ¿Puedes ver algo? –Le cuestioné a Neji-

    Él negó con la cabeza.

    —Este lugar parece no tener fin, tal vez nos tome más tiempo del esperado –Dijo él con seriedad.

    —Pero… -Repuse con voz débil —Mi boda es…

    —Ya lo sé, en cinco días… descuida, dije que tal vez nos tome un poco más de tiempo, quizás dos días o tres –Me interrumpió con algo de molestia-

    No entiendo porque, creo que Neji se irritó cuando dije lo de mi boda… ¿qué sucede? No creo que él sienta algo por mi… imposible, él es Hyuuga Neji un genio y nunca se fijaría en alguien como yo. Continuamos buscando, él con su Byakugan y yo con mis armas, pero todo era en vano, no encontrábamos nada; el tiempo transcurría, la cosa se empezó a volver tediosa e irritante.

    —Tsk… maldición –Exclamó Neji dando un golpe a la pared-

    —Tranquilo, deberíamos descansar un poco –Comenté con el fin de tranquilizarlo-

    —Hmp… -Asintió con la cabeza-

    Nos sentamos en el suelo y comimos un poco, me hubiese gustado saber en que pensaba en esos momentos, por lo menos yo… no podía sacarlo de mi cabeza ¿por qué? Yo no podía seguir enamorada de él ¡No! Después de tantos años yo… ya debería haberlo podido sacar de mi mente, ¿o será que? Como perdí mis recuerdos, olvidé al padre de mis hijos y del amor que le tuve al igual que a Alan y por mala suerte solo me quedaron los sentimientos hacia Neji… ¿será eso?

    *P.O.V Neji*

    Nada podía haber sido peor para mí, no podía encontrar esa estúpida piedra lunar y TenTen estaba a días de casarse y peor aún, con un tipo total mente repugnante y sin yo poder hacer algo.

    —Neji –Me habló TenTen-

    — ¿Nani? –Respondí sin verla-

    —Sabes… cuando me enteré que los gemelos eran mis hijos… fue realmente increíble, pero… cuando pregunté porque me lo habían ocultado, ustedes me dijeron que las emociones fuertes me podrían llevar al hospital-

    Me puse un poco nervioso, que ella sacara esos temas era realmente doloroso.

    —Neji… yo no soy ninguna estúpida, sé muy bien que hay más verdades que yo desconozco y que no me quieren decir por mi salud –Se detuvo en seco, sus ojos se cristalizaron, la tensión en mí aumentó-

    —TenTen…

    — ¡Neji por favor dime! Te suplico… dime todo, me siento tan, tan… tan vacía, como si algo me faltara, cada día algo tortura a mi corazón, mi alma se ahoga en un dolor y me ruega algo que no sé… así que por favor… dímelo –Terminó por decirme con su rostro mojado por lágrimas que seguían brotando por sus ojos-

    —TenTen… yo –Sentí un impulso de abrazarla y contarle la verdad, pero algo me hizo detenerme…

    — ¡Cuidado! –Gritó ella al tiempo en que se abalanzaba sobre mí-

    *Fin P.O.V Neji*

    Sé que Neji estaba por decirme algo importante, pero por desgracia un derrumbe lo detuvo, todo empezó a temblar, rocas de todos los tamaños comenzaron a caer sin cesar, de inmediato invoqué mis armas y comencé a destruir las piedras, Neji hacía lo mismo pero con su taijutsu.

    —Demonios… ¡TenTen! No podemos seguir así, corre debemos buscar una salida –Me gritó Neji al tiempo que me tomaba por la muñeca para después echarse a correr-

    El derrumbe se hizo cada vez más y más intenso… no había salida alguna, todo se tornó negro para nosotros; las cosas empeoraron cuando al suelo se le hizo una gran grieta y se abrió sin aviso alguno.

    — ¡Ahhh! –Grité-

    Ambos caímos a aquél hoyo, pero por fortuna Neji se logró agarrar con una mano de una roca y con la otra me sostenía.

    —TenTen… ¡aguanta! –Exclamó haciendo un gran esfuerzo-

    —Neji… todo estará bien –Dije con mucho temor-

    Todo empeoró, de donde se sostenía Neji se empezó a debilitar, pronto caeríamos los dos

    —TenTen –Susurró él —Ya no tengo muchas fuerzas, así que… quiero decirte algo-

    Sus palabras fueron como un rayo, sentí ganas de llorar, no se porqué pero un mal presentimiento me invadió.

    —Perdón si te he tratado mal, sé muy bien que algún día sabrás toda la verdad… sé feliz TenTen… Te amo-

    Después de esas palabras, con su último esfuerzo me lanzó hacia arriba y logró salvarme, de inmediato quise acercarme a él para tomar su mano y sacarle pero… fue inútil.

    — ¡Neji! –Grité como nunca lo he hecho con los ojos abiertos hasta su límite mientras que el llanto me hacía su presa-

    Solo pude ver como Neji caía por aquel abismo y tras él enormes rocas que aplastarían todo su cuerpo.

    — ¡No! –Grité en llanto, esto no podía estar pasando-

    Había sido todo tan rápido y doloroso… ya no quedaba duda alguna, aún seguía perdidamente enamorada de Neji y… justo cuando me enteré que él también me amaba… tenía que pasar aquello.

    Mi cuerpo no resistió tanto, quedé inconsciente; no sé cuanto tiempo transcurrió, pero cuando por fin mis ojos se decidieron a abrirse todo fue muy extraño.

    — ¿Lee? –Pregunté toda confundida al ver a mi amigo-

    —Que bueno que despiertas –Me dijo él con una leve sonrisa y un tono melancólico-

    Nos encontrábamos en el bosque, yo estaba recostada en el pasto, me puse en pie y por un momento me quedé totalmente perpleja, hasta que a mi mente se vinieron todas las imágenes de lo vivido.

    — ¡Neji!... ¿Y Neji, dónde está él? –Le pregunté a Lee toda desesperada mientras lo tomaba por su traje y lo zangoloteaba-

    No me respondía, solo mantenía la cabeza baja.

    — ¡Lee! –Insistía yo, mientras horribles ideas se venían a mi cabeza y comenzaba a llorar.

    Mi amigo me abrazó fuertemente, clara señal de que lo peor había sucedido.

    —Lo lamente TenTen… Neji murió en la cueva-

    — ¡Mentira! No… no puede ser cierto… ¡no! –Me aferré desesperadamente al cuerpo de Lee y lloré desconsoladamente-

    Estuve mucho tiempo ahogándome en pena. La noche llegó y ya por fin había logrado parar de llorar, bueno al menos solo mis ojos, porque mi corazón y alma no dejaban el llanto.

    —Debemos continuar TenTen, todos en Konoha nos esperan –Me anunció Lee con tranquilidad-

    — ¿Cómo supiste? –Le pregunté-

    —Llegó a Konoha una lechuza proveniente del país de la Luna, traía un pergamino donde decía que debido a un derrumbe Neji falleció y tú te encontrabas en estado de coma, los Hokage-sama me mandaron a recogerte-

    — ¿y donde está… su cuerpo? –Pregunté con las manos entrelazadas y mucho dolor-

    —No pudieron recuperarlo, lo intentaron pero quedó bien enterrado-

    —Ya veo –Dije entre sollozos— ¿Cuánto tiempo ha pasado? –

    —Solo dos días, mañana por la noche se hará un funeral en su honor –Me dijo Lee mientras tomaba de mi mano y seguíamos caminando-

    El camino fue largo, todo el tiempo pensaba en Neji, en todos los momentos que recuerdo haber vivido con él, desde el día en que nos conocimos, hasta hace dos días que por fin me dijo “Te amo” para después morir. Casi era hora del amanecer cuando llegamos a Konoha, la aldea estaba totalmente en silencio, caminamos lentamente hasta llegar a la mansión Hyuuga, Lee se despidió de mí, me dijo que iría con los Hokages y que más tarde pasaría a verme.

    —TenTen –Me recibió Hinata, su rostro mostraba mucha tristeza-

    No pude responder nada, solo pasé a la casa y de inmediato Hinata me abrazó fuertemente, yo correspondí, sentí muchas ganas de soltarme a llorar, pero me contuve, no quería que todos me vieran así, y menos mis hijos.

    *P.O.V Hiroko*

    No puede ser, no puede ser, no puede… ser, todo resultó ser una tragedia, me siento una imbécil, una idiota una estúpida, si yo no hubiera ido con los Hokages a pedirles que enviaran a mis papás a esa misión… mi papá no hubiera muerto.

    —Tranquila, no fue tu culpa –Me decía mi hermano mientras me abrazaba fuertemente-

    —Sí lo fue Kazune-chan, por mi culpa papá... –Decía yo entre llanto, todo era culpa mía-

    Ya casi iban a dar las ocho de la noche, el funeral de mi padre iba a comenzar, el dolor estaba presente en la familia, y para el colmo mi mamá seguía sin saber la verdad, no se exactamente que pasó, pero desde que volvió se la pasó encerrada en su cuarto, en el transcurso del día la escuchaba llorar a ratos, lo que me hacía sentir más culpable, había logrado destruir a mi familia.

    *Fin P.O.V Hiroko*

    Konoha se vistió de negro, todos… reunidos frente a una nueva tumba que a partir de ahora formaría parte del cementerio, la cual, llevaba grabada el nombre de “Hyuuga Neji”

    —Hoy, todos estamos reunidos aquí, para dar honor a la muerte de una gran Ninja y persona, Hyuuga Neji –Comenzó a decir Tsunade-sama-

    Yo solo podía escuchar las palabras de Godaime, mientras me aferraba a una rosa blanca, había cubierto mi cara con un velo negro para que la gente no viera mi rostro ahogado en llanto, pero decidí descubrirlo al sentir miles de gotas sobre mi piel, así estaría bien… mis lágrimas se disimularían entre la lluvia.

    —Es así que pido a todos que formen una fila y pasen a dejar su flor –Anunció la rubia y al instante todos empezaron a formarse-

    Yo estaba formada, esperando mi turno, delante de mí estaban mis hijos, jamás los había visto llorar tan desconsoladamente, creo… que debieron haber querido mucho a Neji, Alan me acompañó en todo momento, fue muy bueno y comprensible conmigo; sé que no lo amo pero… ahora que Neji el hombre que siempre amé se fue… pues yo… me casaré con Alan, no puedo echarme para atrás, debo seguir mi vida, aunque es muy repentino, hoy estoy ahogándome en pena en el funeral de mi amado y en dos días más estaré de fiesta frente a un altar, vestida de blanco, claro… mi alma seguirá llorando por Neji.

    —Perdón Neji, lamento no haberte dicho antes mis sentimientos, probablemente esto no hubiera acabado así –Dije en un leve susurro mientras con delicadeza colocaba la flor blanca frente a la tumba donde no solo descansa Neji… si no que también mi corazón-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Nooooo eres mala ToT
    mataste a Neji-kun :mad:
    de cualquier manera, me encantó el capi, me hiciste llorar :llorar1:
    amo tu narración, es tan, tan, tan... genial ^^
    Pero si no haces regresar a Neji-kun, mi te perseguirá con escopeta en mano :mad: xD
    espero conti pronto. ya no hagas sufrir tanto mujer!

    δαyσиαяα-Yιии Lαиg
     
  4.  
    Brendiux

    Brendiux Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Marzo 2010
    Mensajes:
    135
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    noooooooo mataste a neji!!!!!
    Solo no dejes que ese maldito &/#67! De aman se case con tenten
    Espero que neji haya sobreviido y que le cuenten la verdad a tenten que bajo era su esposo y que no quede en coma al saberlo ( aunaue sería mejor que quedará en coma y que no se casará con alan)
    Me hiciste llorar de verdad
    Espero que no te demores mucho en la conti y cuando la pongas porfía avisame
    Xoxo
    Atte.:
    NejitenFE
     
  5.  
    Sea Lady

    Sea Lady Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    5 Mayo 2010
    Mensajes:
    211
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    nooooooooo ¿¿¿¡¡¡COMO TA HAS ATREVIDO A MATAR A NEJI!!!???:( ,¿OR QUE ? :(

    haz que regresa , si no , yo no podre dormir!!!:( Eres muy mala , ToT

    Tu narracion es perfecta, me gusta mucho como lo expresas , pero , aun no puedo creer que lo has matado, estoy tiriste , muy triste:(

    ¡Espero de que ocurra algo magico!Conti!!!ToT
     
  6.  
    sango-taisho

    sango-taisho Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    HOLA:

    T-T Como pudiste matar a Neji... ya que por fin habia decidido decirle la verdad a Tenten...
    T-T espero que tenten se de cuenta de la verdad antes de que cometan un muy grave error
    pero... pero... Neji no puede.... estar muerto... BUAAAAAAAAA

    Espero la conty, cada vez esta mas bueno y espero que todo termine bien al final
     
  7.  
    Kobato

    Kobato Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hey! no mates a Nejii no te atrevas!! x3 si no regresaa Neji cumplire las amenazas de la primera y todas las paginas!! D: no es enceriooo tiene que volver y que no se case con es hypocrita! :mad:
    espero conti (;
     
  8.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    4822
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Holaa a toodssss n_____n lamentoo muchisiiimooo tardarme en subirr contiii pero esqq aaa andooo bieeen ocupaddaa y mass porque stoee en exameness T...T de hecho debería ponerme a estudiar jaja mejoor me apuro porqq si no jaja trueno, uenoo lamentoo no debolverr todos sus hermoooxoos postt, pro sabbn qq los aprecioo muzhoo :D y sqq pss luego nu tengo timeee pero vdd se los agradexcoo con todooo mi serrr n___________n y sin mass la contii :9 A otraa kosiitaa quiero que vean este video

    http://www.youtube.com/watch?v=iSsMX_UoxyE&feature=related

    Cuando lleguen a una parte en el fic donde TenTen dice: "Pronto a mi mente se vinieron unos recuerdos, unos recuerdos que me hicieron temblar, algunas cosas sí las recordaba haber vivido, pero había cosas que… no recordaba haberlas vivido" Porfis jeje sqq ss parte del fikk D:!


    Cap. 30 “Decisiones”

    Me sentía desolada, mi mundo había perdido su color… yo en el fondo siempre, siempre supe que mi corazón le pertenecía a Neji, que él era el único hombre al que podría amar, pero… por mi estupidez todo se arruinó, si no hubiese sido tan testaruda y orgullosa, probablemente la historia no hubiese terminado así, quizás, no lo sé, tal vez él y yo estaríamos ahora casados y los gemelos serían nuestros hijos, seríamos una familia… pero nada de eso ocurrió, jamás pude unirme ante Dios con Neji y jamás podré hacerlo, Hiroko y Kazune son hijos de alguien más que también está muerto y ahora… mi más grande amor se ha ido, él me salvó del mismo destino a cambio de su vida…

    —Neji… -Pronuncié con melancolía su nombre mientras colocaba mis manos en mi pecho-

    Ya habían pasado los dos días y por fin… había llegado el tiempo en que me casaría con Alan, era mi boda y sin embargo no podía sonreír, seguía devastada por la ausencia de Neji, ya no podía sentir el palpitar de mi corazón… lo único que me mantenía con vida eran mis hijos, yo creo que… de no haber sido por ellos, me hubiese suicidado.

    — ¡Mi amor! Falta muy poco –Me dijo Alan mientras entraba a mi recamara y me abrazaba-

    —Sí –Contesté a secas-

    —Estoy tan contento, en 7 horas más estaremos frente al altar, ¿no estás emocionada? –Me cuestionó besándome la mejilla-

    —Sí, bastante –Volví a contestar con la misma tonalidad-

    No tenía ánimos de nada, pero no podía retroceder, era definitivo que me casaría con Alan y comenzaría una vida nueva. Creo que Alan se irritó un poco con mi actitud así que sin decir nada me besó para después salir de la habitación.

    *P.O.V Alan*

    Mierda, aunque ese idiota de Neji está muerto me sigue causando problemas, TenTen está ida, sigue decaída por la muerte del imbécil, ¡Kuzo! Pero bueno no importa… igual me casaré con ella y tarde o temprano se le pasará la tristeza, entonces sí podré ser feliz con TenTen, jeje.

    —Aunque… aún me queda un problema –Dije para mí mismo rascándome la barbilla-

    Reflexionando me di cuenta de que ese par de mocosos Hiroko y Kazune también me traían problemas.

    —Bueno no importa, después de que nos casemos los mandaré a matar, así ya nada se interpondrá entre mi amada y yo-

    *Fin P.O.V Alan*

    Era la una de la tarde, mi boda sería a las 7, me restaban 6 horas, sinceramente no quería casarme, me hubiese gustado haber podido detener el tiempo, pero sabía que era imposible.
    El tiempo siguió transcurriendo, todos en Konoha se estaban arreglando para la boda, todos sonreían, para todos era felicidad, ¿es que acaso ya habían olvidado a Neji? Pues yo no, y aunque era la novia no podía sonreír.

    —Te ves preciosa –Exclamó Hinata con su tonalidad amable mientras me subía la cremallera-

    —Gracias –Contesté con dulzura-

    Ya estaba vestida y maquillada, sólo me faltaba el peinado, yo la verdad quería hacerme mis típicos dos chonguitos pero todos me insistieron que me dejara el cabello suelto así que terminé accediendo.

    —Supongo que ya no hay nada que hacer –Comentó Hiroko con mucha tristeza-

    Me encontraba en mi recámara con mis dos hijos, y al igual que a mí se les veía bastante triste.

    —No, no lo hay –Respondí con un suspiro-

    —Odio a Alan, Kazune-chan lo odia también, tú no lo amas, no sé porque te casas con él –Me dijo mi hija con enojo y melancolía-

    Me quedé callada, las palabras habían sido algo duras, pero no tenía elección, Kazune solo se mantenía en silencio, observando todo.

    —No lo amo, pero con él podremos salir adelante, además no entiendo porque lo odian, ¿qué les ha hecho? –Pregunté con intriga-

    Hubo un momento de silencio, Hiroko bajó la cabeza, apretó los puños y claramente logré notar como sus lágrimas comenzaban a caer de sus ojos, luego ella dijo con un tono apenas audible:

    —Él destruyó nuestra familia-

    Después de esas palabras salió corriendo del cuarto.

    — ¡Hiroko! –Grité tratando de detenerla pero fue inútil-

    Me sentí destrozada, no comprendía las palabras de Hiroko, miles de cosas pasaban por mi cabeza y cada una de ellas me atormentaba y me lastimaba.

    —No te preocupes mamá, ella está sensible por la boda –Me dijo Kazune con un tono frío y cortante-
    No sé porque pero… cada que miraba a Kazune veía a Neji reflejado en él, tenían muchas cosas en común, en el físico eran muy parecidos, bastante, y en la actitud fría y soberbia también.

    En fin, el tiempo se me había agotado, la hora de la boda había llegado. Un carruaje elegante pasó a recogerme, subí en el con los ánimos por el piso, el vehículo avanzaba lentamente por las calles de Konoha entre la multitud que me saludaba con alegría. Yo miraba por la ventana como es la costumbre, y devolvía cada saludo con una pequeña sonrisa claramente falsa.

    —Hemos llegado –Me anunció el chofer-

    —Gracias –Contesté cortésmente-

    Lee y Gai abrieron la puerta y me ayudaron a bajar, ellos me miraban con una sonrisa, pero yo podía distinguir a la perfección que más allá de ese gesto de felicidad, su cara reflejaba tristeza y sufrimiento, era como si ellos tampoco quisieran que me casara con Alan, de hecho… ahora que lo pienso, todos mis amigos y personas allegadas a mí, tenían esa misma expresión.

    Mi boda no se celebraría en una iglesia, lo haríamos al aire libre, pero el altar, las bancas, la alfombra roja, adornos florales y demás cosas, ya estaban listos y preparados. A paso lento y pesado comencé a caminar por la alfombra, podía ver con facilidad a Alan frente al altar, él me miraba con un rostro reluciente, se le veía muy feliz, en cambio yo… no podía compartir su felicidad.

    — ¡Este es un día excepcional! –Anunció el sacerdote una vez que yo llegué al lado de Alan-

    El padre comenzó a hablar y a decir su sermón, yo no podía concentrarme en lo que decía, mi mente estaba ocupada pensando en Neji, en todo lo que había pasado, también pensaba en que si lo que hacía era lo mejor, ¿Casarme con Alan realmente me ayudaría a olvidar a Neji con el tiempo? Mmm… definitivamente no, jamás podría olvidar a Neji, ni aunque pasaran millones de años… simplemente no podría, pero casarme con Alan tal vez me ayudaría a tener una buena vida, y aunque no lo amara, pues que importaba, dicen que la mujer solo se enamora de verdad una vez en su vida, y ahora que había perdido a mi verdadero amor, que importaba con quien me casara.

    —Entonces, es hora de proseguir, ante Dios, ambos deberán jurar eterno amor y lealtad –Dijo el padre con mucho énfasis-

    La hora había llegado, en pocos segundos tendría que decir aquella palabra, aquella que me uniría con Alan hasta que la muerte nos separara. Me sentí muy triste, mi corazón se empezó a acelerar y mis manos temblaban levemente.

    —Komate Alan, ¿juras amar y respetar a TenTen-san, estar a su lado en la salud y en la enfermedad, nunca serle infiel y como tu legítima esposa hasta que la muerte los separe?

    —Por supuesto, acepto –Respondió Alan con mucha seguridad-

    Era mi turno, me tocaba contestar, estaba a nada de dejar de ser una Hyuuga y convertirme en la señora de Komate.

    Supongo que ya todo está decidido” –Pensé con suma melancolía-

    Estaba nerviosa y triste a la vez, aunque todo pasó rápidamente para mí era todo en cámara lenta.

    —Hyuuga TenTen, ¿renuncias a tu apellido, juras amar y respetar a Alan-san estar a su lado….

    El sacerdote seguía hablando, diciendo aquellas palabras que no quería oír. Pronto a mi mente se vinieron unos recuerdos, unos recuerdos que me hicieron temblar, algunas cosas sí las recordaba haber vivido, pero había cosas que… no recordaba haberlas vivido.

    “¿Qué fue eso?” –Pensé con angustia-

    Todos estaban en silencio, sólo se escuchaba la voz del sacerdote, pero pronto fui sacada de mis pensamientos al escuchar unos sollozos, con discreción me giré un poco y pude ver con claridad a mi hija, ella estaba aferrada al cuerpo de su hermano, ambos estaban llorando, Kazune lo disimulaba más, pero Hiroko soltaba algunos sollozos.

    —Y como tu legítimo esposo hasta que la muerte los separe? –Terminó de preguntarme el religioso-

    Hubo un momento de silencio, empezaba a dudar, me sentía desesperada, aquellos recuerdos, el dolor de mis hijos, mi propio dolor, ¿Qué debía hacer?

    —Yo… Acep… acept… yo… -Mi respiración era agitada, podía sentir todas las miradas en mí.

    — ¿Qué sucede mi amor? –Me preguntó Alan en un susurro con muchos nervios-

    —Yo… -Relajé mi cuerpo, agaché mi cabeza, no podía retroceder, ya había tomado una decisión y no importaba nada, ya era tarde para retroceder —No acepto-

    — ¿Qué?, ¿Qué cosa, qué dijo?... ¿escucharon? –Se empezó a escuchar miles de murmureos provenientes de los espectadores-

    Con trabajo levanté mi cabeza y miré a Alan, se le veía estupefacto, sus ojos estaban abiertos como platos, el padre también me miraba con extrañes, pero también pude ver a varias personas que se veían bastante felices por mi respuesta.

    —Pero mi amor, ¿Por qué, por qué me haces esto? –Se decidió a preguntarme Alan-

    —Perdón Alan, eres un buen chico y no merecías esa humillación –Comencé a decir con mucho dolor —Pero me acabo de dar cuenta de que… simplemente no puedo casarme contigo, sería engañarme a mí misma, yo… sigo enamorada de Neji, sé que él ya no está aquí, pero siempre fue él, siempre lo voy a amar… lo siento, no puedo estar ni contigo ni con nadie que no sea él-

    Hubo un momento de silencio, el ambiente era muy tenso.

    —Entiendo –Pronunció por fin Alan-
    — ¿De verdad? –Pregunté con una leve esperanza-

    —Sí, entiendo que no hice las cosas bien, debí haber eliminado a Neji en el mismo día que lo conocí-

    — ¿Qué? –Pregunté con mucho miedo-

    —Pero no te preocupes mi amor, de todas maneras vamos ha ser felices –Concluyó Alan-

    Luego de esas palabras Alan sacó una bomba de humo, la hico explotar, me sentí muy confundida pero no había tiempo que hacer, tenía que ir a buscar a mis hijos y protegerlos, pero cuando me disponía a irme…

    — ¡Ahhh! –Grité cuando sentí que alguien me sostenía con mucha fuerza los brazos-

    Pude divisar entre el humo a Alan, quise zafarme, pero él me sostenía con mucha fuerza y de un momento para otro, con agilidad usó un jutsu sobre mí, que me impidió moverme.

    — ¡[FONT=&quot]Fuuton Yuukaze no Jutsu! –Escuché que alguien lanzó una técnica de viento que de inmediato disipó el humo-

    [/FONT] Una vez que pude ver, noté que Alan me llevaba cargando en su hombro, iba corriendo a toda velocidad, y detrás de nosotros, corrían para tratar de alcanzarnos, Lee, Gai, Hiroko, Kazune, Hinata, Sakura, Kakashi, Naruto y una pequeña cuadrilla más de shinobis.

    — ¡Mierda! –Gritó Alan entre dientes-

    — ¡Basta Alan, por favor! –Le supliqué mientras intentaba romper el jutsu, cosa que fue inútil-

    — ¡Ya cállate! –Me gritó enojado para luego darme un golpe que me hizo perder la conciencia-


    *P.O.V Kazune*

    No importa como pero tenía que alcanzar a ese imbécil y recuperar a mi mamá, corríamos a toda velocidad, tan rápido como no lo permitían nuestros pies, pero no podíamos alcanzarlos.

    “Rayos” –Pensé con frustración-

    No podíamos lanzar ningún ataque, ya que corríamos el riesgo de dañar a mi mamá. Estuvimos apunto de pescarlos cuando Sai-sensei llegó por los aires, pero ese idiota de Alan era muy ágil, así que logró escaparse y de un momento a otro utilizó una técnica de transportación y despareció ante nuestros ojos.

    — ¡Maldición! –Gritó mi tío Naruto con mucho coraje-

    —Mamá… -Pronunció Hiroko con los ojos cristalizados-

    —No llores Hiroko-chan, la recuperaremos –Trató de tranquilizarla Sakura-sensei-

    Tomé la mano de mi hermana y la apreté con delicadeza, mi corazón estaba lleno de rabia, todas las desgracias estaban pasando, pero tenía que ser fuerte y prepararme para lo peor, ahora que mi padre había muerto y mi madre había sido secuestrada, debía proteger a Hiroko a toda costa, debía sacarla adelante, ya que no sabíamos si nuestra madre volvería con vida.

    —No te preocupes Hiroko, voy a traer a TenTen de regreso, te doy no solo mi palabra de Hokage… si no que te doy mi palabra de Uzumaki Naruto, dattebayo.

    *Fin P.O.V Kazune*

    No sé cuanto tiempo pasó, me sentía algo adolorida, lentamente abrí mis ojos y vi que me encontraba en una especie de cueva, Alan estaba sentado en una gran roca.

    —Veo que por fin despertaste –Me dijo mi secuestrador sin mirarme-

    — ¿Por qué me hiciste esto? –Pregunté con mucha tristeza-

    —Eso debería preguntarte yo… íbamos a ser tan felices juntos –Dijo él con tonalidad baja pero irritada-

    —Te equivocas. Tú ibas a ser feliz, pero mis hijos y yo sólo íbamos a ser miserables –Respondí con seriedad-

    Ya no me respondió nada, sentí muchísima rabia contra él, quise acercármele para darle un buen golpe, pero cuando lo intenté noté que estaba atada a mi tobillo una cadena de hierro.

    —Tsk –Refunfuñe con más coraje-

    Rasgué mi largo vestido que ya no estaba muy blanco ya que me estorbaba mucho, y saqué un kunai que llevaba, bueno en realidad traía más armas y unos cuantos pergaminos, ya que yo, no importa a donde valla ni la ocasión, siempre guardo algunas armas en un estuche que ato a mi pierna derecha. Comencé a intentar cortar la cadena, pero mis intentos eran en vano, no podía hacerle ningún rasguño.

    —Es inútil, la cadena está rodeada por una barrera que no vas a poder romper con tus armas –Me dijo Alan sin ánimos-

    — ¡Pues entonces te lanzaré a ti mis armas! –Le dije toda enojada-

    —Hazlo, puedo esquivarlas hasta que se te acaben –Me respondió sin inmutarse a nada-

    Estaba muy encabronada, pero lo que me había dicho era cierto, de nada me serviría lanzarle mis armas, él las podría esquivar y yo quedaría desarmada… si tan solo hubiese llevado conmigo los pergaminos con mis técnicas más poderosas hubiera podido matarle.

    —Alan, no sé porque sigues haciendo esto, no pienso casarme contigo y ahora menos con lo que me has hecho, ¿qué ganas teniéndome aquí, piensas matarme? Porque déjame decirte que eso no me importa en absoluto, mis hijos son fuertes y saben defenderse, son buenos ninjas, así que si me matas me harías un favor, así podría reunirme con… Neji –Le dije con enojo pero cuando dije el nombre de mi amado lo hice con tristeza-

    —Hmp –Esbozó una media sonrisa arrogante y me volteó a ver—No soy tan estúpido-

    Alan me miró con desprecio y una sonrisa malvada, pronto lentamente se empezó a acercar a mí.

    —Sé que tú y yo nunca vamos a estar juntos, lo que es una lástima, pero… planeo hacerte sufrir, planeo hacer sufrir a tus estúpidos hijitos y a toda la gente que te quiere, pienso torturarte, pienso llenarte de dolor… así tal vez puedas sentir un poco de lo que yo siento-

    Sentí algo de miedo ante las palabras de Alan, no por lo que me pudiera hace a mí, si no a las personas que me importaban, pronto Alan llegó hasta mí, sujetó mis manos y me empezó a besar el cuello.

    — ¡Detente! –Gritaba mientras me retorcía y trataba de soltarme-

    Él no me hacía caso, se dedicaba a besarme todo el cuerpo sujetándome con dureza, fueron momentos desesperantes, era tan frustrante no poder hacer nada, me sentía como su juguete, él hacía lo que se le daba su gana conmigo.

    —Eres una niña muy tonta –Susurró Alan a mi oído-

    Yo había perdido todas mis fuerzas, permanecía inmóvil escuchando y sintiendo todo lo que Alan me decía y hacía; mis mejillas estaban empapadas y aunque ya no me movía por mis ojos seguían brotando lágrimas.

    —Sabes, ahora mismo podría causarte el mayor de los dolores… podría contarte una verdad muy grande que te dolerá en el alma, tanto… que incluso podrías caer muerta –Farfulló él con mucha arrogancia y maldad-

    —Ya basta –Susurré en silencio-

    —TenTen… no tienes porque sufrir tanto, mira, te doy una oportunidad más… olvídate de todo, de todo, es como tú lo dijiste, tus hijos son fuertes… ellos ya no te necesitan, escapemos juntos a algún lado, seamos felices, olvida todo, olvida a Neji, deja todo atrás y sé feliz a mi lado –Terminó por decirme mientras suavemente acariciaba mi mejilla derecha-

    Me quedé callada por unos momentos, respiraba rápidamente y el corazón me dolía, estaba asustada.

    —No… eres una persona despreciable, no sé que vi en ti, no puedo creer que yo halla estado enamorada de ti en el pasado, es más… tal vez eso ni sea cierto, yo no lo recuerdo, eso fue lo que tú me dijiste –Respondí con la mirada seria y fija-

    Ante mi respuesta Alan quien aún estaba encima de mí, me dio una cachetada muy dura, no grité ni me quejé, simplemente coloqué mis manos sobre mi mejilla golpeada y contuve el dolor.

    —Eres una maldita…te di una oportunidad más, pero la desperdiciaste… ahora te haré sufrir como nunca… ¡Tráiganla! –Escuché que gritó haciendo una rara seña-

    Al instante dos hombres que parecían shinobis entraron a la cueva, y al verlos mis ojos se abrieron de par.

    — ¡Hiroko, déjenla, ella no tiene nada que ver en esto! –Grité como loca desesperada tratando de soltarme de las cadenas-

    — ¡Mamá, mamá! –Gritaba ella entre llanto-

    —Jajaja, sufre maldita ¡sufre! –Exclamaba Alan con demencia-

    — ¡Hiroko!

    —Mamá, Kazune-chan viene para acá, ¡no quiero que le hagan daño! –Me dijo Hiroko con el alma desgarrada-


    — ¿Qué? –Pregunté con ansiedad-

    —Así es, tus queridos hijitos y otra bola de idiotas venían en tu rescate, pero mandé a mis hombres a enfrentarlos y ordené que capturaran a tus hijos, esta niña es muy estúpida ya que la logramos agarrar fácilmente, pero debo decir que su clon es bastante escurridizo, pero no te preocupes, dentro de nada min ninja matarán a tus amigos y te traerán a tu Hijito –Concluyó Alan con mucha felicidad-

    — ¡Te odio! –Le grité con todo mi coraje-

    Me puse en pie y en un rápido movimiento saqué unos shurikens y se los lancé con toda mi ira. Como él estaba de espaldas no se vio que lo hice, y cuando se dio cuenta fue demasiado tarde, solo pudo esquivar algunos pero logré herirlo en un brazo y al costado de su abdomen.

    —Eres… una… ¡maldita! –Gritó y al instante se dejó ir hacia mí-

    Me tiró al suelo y me golpeó fuertemente en la cara, yo solo gemí de dolor sin poder hacer nada.

    — ¡Mamá, mamá, mamá! –Gritaba Hiroko toda desesperada y tratándose de zafar de aquellos hombres-

    Alan sacó un Kunai y me lo colocó en el cuello, con su otra mano sostuvo mi barbilla y acercó su rostro hasta el mío, tanto que nuestras narices se rosaban, luego de eso me dijo:

    —Parece que quieres sufrir mucho ¿no? Bueno, pues así será… Hiroko princesa, ¿no crees que esto ya a durado mucho?, ¿no crees que ya es hora de contarle a tu mami la verdad? –Se dirigió ese imbécil a mi hija pero sin quitar la posición que tenía conmigo-

    — ¡No, por favor detente! Si lo haces ella podría… -Empezó a decir Hiroko pero Alan la interrumpió-

    — ¿Morir? Jeje ya lo veremos, entonces TenTen… ¿no quieres saber la verdad? ¡Acerquen a la niña! –Ordenó Alan y de inmediato lo hicieron-

    Mi respiración era muy agitada, me sentía horrible, desesperada, no sabía que hacer, ¿de qué verdad hablaban? Acaso… ¿era tan impactante que hasta mi propia hija no quería que me la dijeran?
    Los shinobi de acercaron a Hiroko hasta mí, la hicieron arrodillarse y la amenazaron con un kunai, luego de eso Alan apretó un más mí barbilla que aún sostenía y con un tono de desprecio me empezó a decir:

    —Querida TenTen, has estado viviendo engañada mucho tiempo… ¿No recuerdas nada verdad?, sí es verdad que tuviste un accidente y perdiste la memoria, pero eso que te dijeron que habías permanecido en coma durante muchos años es mentira-

    — ¡No lo escuches mamá! Por favor, no digas más –Suplicaba mi hija ahogada en llanto-

    —Tú TenTen, nunca estuviste enamorada de mí, en realidad no tenemos tanto tiempo de conocernos, y además… no existió ese tal Hyuuga que supuestamente murió y que estuviste enamorada de él y era el padre de tus hijos… todo fue una mentira –Hizo una pausa Alan, sentía su respiración cerca de la mía y solo podía ver sus ojos llenos de ira-

    Todo mi cuerpo se estremeció y empezó a temblar… ¿todo era mentira, cuál era la verdad?, mi corazón estaba lleno de dolor, me sentía tan confundida.

    — ¿Entonces? No entiendo nada –Logré pronunciar con dificultad y temor-

    — ¡Ya basta! Alan, detente, no digas más, no lo hagas te lo suplico, no le causes más dolor a mi mamá –Decía Hiroko con mucho pesar, su voz ya se escuchaba toda desgarrada.

    —El padre de tus hijos, es nada más y nada menos que Hyuuga…

    — ¿Hyuuga? –Pregunté con mucha ansiedad-

    —Hyuuga Neji –Terminó pronunciando aquel nombre… que era tabú para mí-

    — ¿Qué? –Pude preguntar, y al instante mis ojos se cristalizaron-

    —Así es, tú y Neji estaban casados y los gemelos son sus hijos, esa es la verdad –Concluyó Alan con aires de triunfo, se le veía bastante feliz al verme sufrir-

    Sentí la sensación más horrible del mundo, como si me hubieran tirado un edificio encima, al tiempo que apuñalaban mi corazón con la daga más filosa del mundo y me arrancaran el alma lenta y dolorosamente, estaba confunda, de mis ojos brotaban lágrimas aunque yo no hacía ninguna expresión de estar llorando, de mi boca no salía sonido alguno, estaba perpleja, sorprendida… dolida. Me giré a ver Hiroko, ella tenía la cabeza baja.

    —Perdón mamá, perdón –Decía ella entre sollozos-

    —Tú y yo nos conocimos en unas aguas termales, en el momento que te vi me enamoré profundamente de ti, pero cuando me enteré que eras casada sentí que mi mundo se venía abajo, así que planee algo… resultaba que era tu cumpleaños, y esa noche Neji te preparó ahí en el bosque una fiesta sorpresa, tus hijos, tus amigos, tu familia, todos estaban ahí, bailaban con la música, comían y se divertían… yo los observaba detenidamente entre los arbustos, planeando mi estrategia y cuando Tú y Neji se separaron de los demás y se fueron a caminar para estar asolas mi plan comenzó… salí de entre los arbustos y fingí que nos encontrábamos por casualidad, platiqué un rato con ustedes y luego de eso me invitaron a la fiesta y regresamos, todo iba marchando a la perfección, todos estaban distraídos con la música, así que en cuanto calculé el momento adecuado… tiré a propósito un vaso con agua sobre tu mochila, que estaba llena de sellos explosivos, tú no viste que fui yo quien hizo que el vaso callera, pero sí viste cuando el agua penetró en tu mochila, tu hijo estaba cerca de ahí, así que por instinto corriste hacia él y lograste salvarlo de la explosión, pero tú no pudiste salvarte… aquélla explosión te aventó fuertemente y te estampaste con una enorme roca, te pegaste tan duro en la cabeza, que estuviste hospitalizada varios días… y cuando por fin despertaste… ya sabrás lo que pasó… eso ya lo recuerdas –Concluyó Alan con mucha satisfacción-

    —Me mentiste… me dijiste que yo era tu novia y que me había pasado en coma varios años… cuando en realidad… -Empecé a decir, pero el llanto me ganó-

    Empecé a llorar desconsoladamente, Alan se retiró de mí, yo me senté y coloqué mis manos en mi rostro y seguí llorando amargamente, era impactante todo lo que me acababa de decir, no lograba concebirlo, yo estaba casada con el amor de mi vida… había estado con él tanto tiempo y no recordaba nada, no recordaba mi boda con él, no recordaba el nacimiento de mis hijos, no recordaba nada de eso… solo las cosas que habíamos vivido en el pasado, cuando él y yo no éramos otra cosa más que compañeros de equipo… era tan frustrante.

    —Bien TenTen, déjame decirte que tu sufrimiento apenas está empezando, ¿qué te parece si continuamos?

    No respondí, mi corazón estaba amargado en tristeza y al instante Alan se giró hacia los shinobis que sostenían a Hiroko y les dio aquella orden… aquella me marcaría de por vida.

    —Maten a la niña-

    — ¿He? –Dijo Hiroko con rostro aterrorizado-

    — ¡No, por favor, a ella no le hagas daño! –Grité toda desesperada retorciéndome de dolor-

    —Te dije que tu sufrimiento apenas empezaba –Me dijo Alan mirándome seriamente-

    — ¡Me casaré contigo, haré lo que quieras! Pero te suplico… déjala ir, no le hagas daño –Dije toda resignada y con el peor de los miedos atormentándome-

    —Ya es tarde, te di muchas oportunidades y las desperdiciaste… yo ya no quiero casarme contigo, lo único que deseo es verte sufrir –Me respondió aquél insensible con mucho odio-

    — ¡No! –Di un grito desgarrador-

    — ¡Mátenla! –Volvió a Ordenar-

    — ¡Mamá, ayúdame! –Me gritó Hiroko toda atemorizada-

    Fue un momento tan desesperante, Hiroko me gritaba mientras extendía su mano tratando de alcanzarme, aquellos ninja la jalaron del cabello y la azotaron contra una piedra; yo miraba todo llena de odio, desesperación, tristeza, locura, demencia… quería soltarme a como diera lugar y rescatar a mi niña. La torturaron frente a mis ojos, mirar a un hijo sufrir es el peor de los castigos, es inhumano, es simplemente morir en vida.

    —Ya no se mueve –Anunció uno de los shinobis con una sonrisa llena de maldad-

    —Pero aún sigue viva, bueno ya jugaron mucho, acaben con ella de una vez –Ordenó Alan con mucha despreocupación-

    Miraba a mi hija, ella estaba tirada, llena de sangre… respiraba con mucha dificultad, ya no podía hablar, solamente me miraba con sus hermosos ojitos lunares llenos de lágrimas, y yo… solamente podía contemplarla sin poder acercarme a ella, a pesar de que estaba a tan solo 4 metros de mí, era horrible, espantoso y luego de eso…

    —No, no por favor, no, ¡ya no! –Grité con demencia al ver que uno de los ninjas sacaba una katana y apuntaba al corazón de Hiroko-

    —Esto lo voy a disfrutar –Dijo Alan con desprecio-

    — ¡No! –Volví a gritar-

    No sé como le hice, pero logré romper el sello que me apresaba, pero fue demasiado tarde, no pude ni alcanzar a levantarme cuando vi la espada a menos de un centímetro del cuerpo de Hiroko.



    Mis ojos vieron como la sangre corría, todo se quedó en un profundo silencio, podía escuchar con claridad la respiración de todos los presentes, no podía creer lo que veía, ninguno de los que estábamos ahí concebíamos lo que estaba pasando.

    —Imposible –Articuló Alan con mucha sorpresa-

    En el momento en el que el shinobi dejó caer la espada sobre Hiroko una inmensa luz iluminó todo, fue un momento indescriptible, y al cabo de unos segundo aquella luz empezó a disminuir… los dos shinobis de Alan cayeron muertos, las heridas de Hiroko empezaron a sanar rápidamente, y frente a ella… estaba él, parado, observando con desprecio a Alan.

    —Es increíble… aún estando muerto ¡te atreves a desafiarme! –Gritó enfurecido Alan-

    Al instante sacó un Kunai y se dejó ir encima de Neji, pero lo único que consiguió fue traspasarlo por lo que se quedó estupefacto, mirando con confusión al espíritu de Neji.

    —Neji –Logré pronunciar su nombre en voz baja mientras por mis ojos corrían las lágrimas-

    Él volteó a mirarme, dibujó una leve sonrisa, luego se giró hacia Hiroko y colocó su mano sobre la frente de la niña, y al instante ésta abrió los ojos.

    —Papá… -Pronunció mi hija en cuanto abrió sus ojos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Kobato

    Kobato Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Primera! Me as echo llorar!!! de emocion tristeza de todoo!!! por favor que hagan agun jutsu y neji reviva no se puede quedar muerto!!! no maldito alan!!!!! :W, te quedo increibleee pero por favor ten piedad de mi y as algo con Neji o si no...;)Besos.

    Aidem(:
     
  10.  
    Amara Silberschatz

    Amara Silberschatz Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Noviembre 2009
    Mensajes:
    234
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    hola...
    Dime que no mataste a Neji.
    Dime que él esta vivo
    ToT o si no lloro ToT
    Bueno me encanto la conti y espero que no borren el post ¬¬
    Además has estado super buena en extensidad, la había estado esperando durante mucho tiempo...
    Te felicito eres muy buena escritora
    ;) Besos ;)
     
  11.  
    Brendiux

    Brendiux Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Marzo 2010
    Mensajes:
    135
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Esperame un momento
    ME da un infarto, muero, revivo, me vuelve a dar un infarto y vuelvo a revivir
    Ahora si
    Me quieres matar de un infarto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Me hiciste llorar de todas las razones que se pueden llorar
    Te quedó muy padre el cap
    Neji salvo a su hija!! Aún muerto!
    Porfa has algo para que neji no muera! Que donde quiera que se hayan ido le de una oprtunidad o algo asi
    QUe bueno que tenten no se caso con ese &@."!! de alan
    Espero que alan muera ya que es muuuuuy malo y lo odio y que en su lugar neji reviva
    Ya quiero conti ( espero estar viva para ella)
    Porfa no te demores mucho
    Me está gustando mucho tu fic, espero no tardes muxo
    Porfa avisame
    Xoxo
    Atte.:
    NejitenFE
     
  12.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    WTF!!!
    Onegaii dime que no mataste a Neji :llorar: o t lincharé :mad:
    la verda si que me has hecho llorar con toda la historia.... ese Alan es un !#"!"#$"#% me cayó mal :mad:
    amé totalmente la conti, tanto tiempo de espera valió la pena ^^
    felicidades eres una genial escritora ;)

    espero conti ansiosa
    Sayonara, cuídate mucho ^^
     
  13.  
    Zhiiny

    Zhiiny Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Hola ToT me perdi un capitulo ToT
    Neji esta ¿vivo? ToT porfavor no lo mates ToT
    Es increible me has echo llorar, como es posible que Alan-baka le haya echo eso a Tenten, que bueno que Tenten no se casó co ese baka usuratonkashi
    odio a ese Alan es un @)&$$#!! y ademas @#=/&R
    Neji salvo a Hikoro, esta vivo o no???
    Porfavor no mates a Neji, busca cualquier metodo posible para no matarlo
    Rayos adoro tu fic tanto que me acaba de dar un triple infarto al corazon, por Kami quiero la contii del fic!!!
    Esperare la contii al fic!!!
    Sayo~
     
  14.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    2260
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Holaa lamentoo haberlos hechoo esperarr TT...TT
    pero pss andaba en examenes y todaa esa madre
    pero bueno iia aqiii con la contii y pss sperando qq les ggustee
    :3 aa y muxas graz a toodooss loss qq leen mi fic
    se los agradexcoo muxisimo!! n_n :ANYWORD:




    Cap. 31 “Un precio que pagar”


    Él volteó a mirarme, dibujó una leve sonrisa, luego se giró hacia Hiroko y colocó su mano sobre la frente de la niña, y al instante ésta abrió los ojos.

    —Papá… -pronunció mi hija en cuanto abrió sus ojos.

    Perdí toda noción del tiempo, estaba completamente consternada, no entendía nada. Sentía una inmensa felicidad pero al mismo tiempo quería soltarme a llorar.

    —¿Por qué?... ¿Por qué te has ido? Regresa –gesticuló entre sollozos mi hija.

    Neji sonrió, se puso en pie y lentamente comenzó a desaparecer, fue horrible, no quería perderlo, pero ya era tarde… ya lo había hecho.

    — ¡No! –gritó Hiroko al tiempo que corría y agarraba la mano de su padre.

    Se me hizo muy extraño que ella lo pudiera tocar. Alan cuando se abalanzó sobre él lo atravesó.

    —Todo esto fue por mi culpa, tú y mi mamá merecen ser felices –dijo Hiroko –Mamá… perdóname por lo que voy a hacer.

    —¿De qué hablas? –pregunté llena de temor.

    —Haré que mi papá vuelva a la vida… con el jutsu prohibido que aprendí hace años –repuso mi pequeña Hyuuga muy decidida.




    ¡Kazune-chan resiste! –grité como loca al ver a mi hermano al borde de la muerte.

    Acabábamos de ser nombrados Genin, mi hermano y yo aunque no estábamos en el mismo equipo, por cosas del destino nos juntaron y nos asignaron a una misión de rango A ya que teníamos talentos impresionantes; claro, no íbamos solos, estábamos al comando de Lee-sensei. Teníamos que recuperar un valioso objeto que había sido robado, no tardamos mucho en localizar a los banidos con nuestro Byakugan, si embargo… en la pelea por culpa de una imprudencia que cometí, Kazune-chan salió herido de gravedad al protegerme, casi muere. Lee-sensei se encargó de los bandidos mientras yo hacía todo lo posible por salvar a mi querido hermano.

    Lo llevamos al hospital más cercano, los doctores dijeron que las posibilidades de que él sobrevivieran eran escasas, que nos fuéramos haciendo a la idea de que él moriría. Yo no podía aceptar tal cosa, no podía permitir que Kazune-chan muriera por mi culpa, así que decidida me infiltré a la sección prohibida de la biblioteca, buscaba algún jutsu que me pudiera ayudar, y finalmente di con uno que captó mi atención, con el podría revivir a Kazune-chan si muriese a cambio de mi vida, investigué más a fondo sobre él, pero no había texto alguno que dijera como hacerlo, lo único que encontré fue que la última persona que sabía hacerlo era una señora habitante de la aldea oculta de la Arena Chiyo-sama, pero actualmente ella ya había fallecido, precisamente por haber utilizado esa técnica para revivir al Kazekage.

    —Mierda, no puedo darme por vencida, debe de haber alguna otra técnica.

    No pude encontrar nada en los libros prohibidos, así que mi determinación me llevó a infiltrarme en uno de los templos más sangrados de Konoha, y ahí tomé temporalmente prestado un pergamino lleno de técnicas prohibidas.

    — ¡Perfecto!

    Exclamé al encontrar lo que buscaba. Había hallado un Jutsu que me permitiría revivir a una persona, pero para ello debía sacrificar mi cuerpo, el alma que quisiera regresar a la vida, ocuparía mi cuerpo retomando su antigua forma, y mi alma sería expulsada para dar lugar al otro ser.

    —No importa, haré lo que sea por salvar a mi hermano.

    Estaba decidida mi perseverancia y mis ganas de salvar a Kazune-chan me llevaron a logar aprender aquella técnica en tan solo un día. Con cuidado regresé el pergamino a su lugar, nadie jamás se enteró de lo que había hecho, pero cuando llegué al hospital me dieron las buenas nuevas, por un milagro Kazune se había salvado. Me llené de felicidad por la noticia, fue hermoso y bueno lo de la técnica que había aprendido, pensé que quizás algún día me serviría.




    Mis ojos se cristalizaron cuando Hiroko terminó su relato, no podía moverme, estaba como paralizada, mi alma vibró al presentir lo que mi hija quería hacer.

    —Creo que este es el día, mamá, sé feliz con papá y Kazune-chan, los amo.

    Luego de esas palabras Hiroko abrazó a Neji y comenzó a recitar unas palabras muy extrañas, noté la mirada de desesperación de Neji, pero era como si él tampoco pudiera hacer nada. Un viento terrible comenzó a soplar dentro de la cueva, intenté ponerme en pie, quería alcanzar a Hiroko y detenerla, pero mis esfuerzos eran inútiles… no podía lograrlo.

    —¡Hiroko, detente! –escuché una voz muy conocida para mí.

    Con dificultad giré mi vista y vi a Kazune entrar a la cueva, su semblante expresaba pánico y terror.

    — ¡No uses esa técnica, no me dejes Hiroko! –gritó desahuciado mi hijo tratando de alcanzar a su hermana.

    Sentí un terrible vuelco en el corazón, no sabía que hacer, sentía como me arrebataban a mi hija.

    —Ya no hay nada que hacer Kazune-chan, sabes que te amo… te estaré cuidando –le dijo Hiroko con lágrimas en los ojos.

    Luego de eso el viento aumentó, una luz inmensa invadió todo, no sé como le hice, pero pude ver con claridad como el espíritu de Neji entraba en el cuerpo de Hiroko y poco a poco retomaba la forma de su cuerpo. De pronto todo paró en seco, un silencio atormentado nos invadió, la respiración de los presentes resonaba en eco.

    —Ne…Neji –pronuncié finalmente con desconcierto.

    Las lágrimas brotaban sin cesar de mis ojos, yo no lloraba ni hacía el más mínimo gemido, pero aún así mis ojos expresaban mis sentimientos. Ahí estaba él, parado a unos metros de mí, él miraba sus manos, con una expresión llena de dolor y confusión. Por otra parte Kazune se mostraba estupefacto, caminó lentamente hasta quedar frente a su padre.

    —Hiroko –pronunció Kazune mientras las pequeñas lágrimas le invadían.

    — ¿Por qué lo hizo? –cuestionó Neji con un tono entrecortado.

    —Por amor –respondí logrando reaccionar.

    Los tres nos quedamos mirando unos segundos, luego de eso corrí hacia ellos y nos abrazamos los tres. Al hacerlo pude sentir claramente la presencia de Hiroko. Todo era tan extraño, por una parte estaba feliz de haber recuperado al amor de mi vida, pero al mismo tiempo me sentía desgarrada y consumida por el dolor de haber perdido a mi hija.
    Neji nos abrazó fuertemente, a mí y a Kazune, llorábamos… Neji se contenía lo más que podía, quería ser fuerte por nosotros, pero aún así el dolor le ganaba y algunas lágrimas de dolor salían por sus aperlados ojos.

    — ¿Qué es eso? –escuchamos que Kazune preguntó.

    Nos giramos a ver hacia donde nuestro hijo apuntaba.

    —Imposible –dije en un tono inaudible al ver aquello.

    Era increíble lo que nuestros ojos veían. Lentamente salimos de la cueva a contemplar tan maravilloso suceso. Estaba nevando, cosa rara en primavera y no solo eso… del cielo caían miles de flores de cerezo.

    —Hiroko… ella amaba las flores de cerezo, y dijo que… deseaba ver alguna vez las flores de cerezo cubiertas por la nieve, dijo que eso sería realmente hermoso –pronunció Kazune de modo serio sin quitar la vista del paisaje.

    Cerré mis ojos, comencé a sentir una inmensa calidez… las palabras de mi hijo sonaban en mi cabeza, y pronto… quedé hundida en un recuerdo que se vino a mi mente.




    Mamá, papá, Kazune-chan ¡miren que árbol tan bonito! –exclamó la pequeña Hiroko de apenas 3 años de edad.

    —Puaj, está todo rosa –refunfuñó Kazune.

    —Es un árbol de cerezo –le dije a mis hijos mientras me agachaba con ellos.

    —¡Hermoso! –dijo mi hija.

    Hiroko corrió emocionada hacia el árbol, empezó a jugar con las flores que habían caído… ella quedó maravillada con las flores.

    —Sería increíble ver un árbol de cerezo cubierto con nieve, se vería lindísimo, yo quiero verlo –Dijo Hiroko con un peculiar brillo en sus ojos.

    —Eso no se puede, cuando es temporada de invierno, el árbol de cerezo se queda sin flores, solo se pueden ver las ramas –explicó Neji con su típico tono serio.

    —No importa, algún día algo así pasará y se acordarán de lo que les dije –afirmó mi niña con mucha seguridad.



    Mi corazón me empezó a doler, tenía mis ojos cerrados, aquel recuerdo me había dolido mucho, abrí mis ojos lentamente, extendí mi mano y al instante una hermosa flor de cerezo cubierta con un poco de nieve calló en mis manos, de inmediato mis latidos se aceleraron, una enorme presión se vino a mi cabeza, fijé mi vista en la flor y de un momento a otro… miles de imágenes se vinieron a mi cabeza, miles de recuerdos, todo… pasaba tan rápido. Mimek-chan, Yui-sama… Himeka-chan, Mori-sama… el nacimiento de mis hijos, el primer beso con Neji, mi equipo ninja… Todo… todo se me vino de golpe en un instante.
    Di un gran salto que de inmediato captó la atención de mi marido y mi hijo, me miraban confundidos, yo caí de rodillas, respiraba rápidamente, era… demasiado.

    — ¿Mamá? –me llamó Kazune con preocupación.

    Me quedé callada, analizando todo y al acabo de unos segundos, coloqué mis manos en mi pecho, cerré lentamente los ojos y de inmediato las lágrimas escurrieron por mi rostro para después pronunciar:

    —Ya… recuerdo todo…

    Ante mis palabras pude notar como Neji y Kazune se sobre exaltaron, me miraban con mucha confusión, pánico y… no sé, miles de sentimientos. Me puse en pie, caminé un poco y alcé la mirada al cielo; dejé que la nieve callera en mi rostro, era como sentir las caricias de Hiroko. Pronto Kazune se acercó a mi seguido de Neji, nos tomamos de la mano y en silencio contemplábamos el paisaje.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Kobato

    Kobato Guest

    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    ¿Me quieres matar?, porque en cada uno de tus capitulos alguien muere...ya dame algo de felicidad que estoy deprimida pq me paso algo horrible y tu vienes cn tu fic y me deprimes mas aunque esta hermoso y quiero que lo sigas pero da algo de felicidad..mucho drama :C Besos.

    Aidem(:
     
  16.  
    Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Enero 2010
    Mensajes:
    107
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    ay ke hermoso...
    tu eres ala kulpable de ek tu fic me haga llorar kon tan hermosa historia..
    y entnces Hiroko murio??y solo para salvar as neji..
    noe sjusto y ek pasara entonces kon la familia de Neji kiero saber..
    espero ansiosa tu kapi..
    no debisthe de matar a hiroko eso es malo eres una asesinade niños bno no tan niños y mataste a neji pero tenias ke matar a hiroko paraq poder a salvar a neji enserio esto no es justo jump...
    hmp..
    mala pero buena ala ves.
    ke ironia
    bno ya me voy
    a tomar
    bye ye
    ate
    ivonn36
    konti prontho eee...
     
  17.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    Mujeeer!!! ¿me quieres matar de un infarto verdad???
    ToT lloré de veras cuando leí que Hiroko-chan se había muerto :llorar: y lo que me hizo sentir un poco mejor fue que reviviste a Neji... !pero ¿por qué demonios tenías que matar a alguien?? A veeer dime!!! ToT
    (fin del drama)
    Amé totalmente la conti, fue taaan genial :llorar1:
    me encanta tu manera de narrar y expresar los sentiminetos de los personajes... te alabo
    ^o^
    espero conti pronto, y gracias por el PM ;)

    cuídate mucho (o nos quedamos sin escritora, y ahí si, me doy un tiro eehhh)
    Sayo!! ^^
     
  18.  
    sango-taisho

    sango-taisho Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    HOLA:

    T-T BUAAAAAAAAAAAAAAAA
    ¿QUE PASO?
    Ya no entendi nada, la idea era de que Neji estuviera vivo y que llegara como el heroe de la pelicula a salvar el dia... por que se tenia que morir Hiroko... snif, snif... asi no juego... este fic, me hace reir, llorar, suspirar y volver a llorar, cuando uno cree que ya todo se va a arreglar, sale peor.

    Espero la conty por que la verdad cada vez esta mejor el fic... ya no nos hagas sufrir tanto o voy a necesitar mas de una caja de klenex por actualizacion...

    BYE
     
  19.  
    Yukari Hyuga

    Yukari Hyuga Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Junio 2010
    Mensajes:
    11
    Pluma de
    Escritora
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    He leído esto desde hace meses y me haz hecho llorar mucho, que injusto que Hiroko haya muerto pero bueno, espero leer más pronto
     
  20.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    “Algo en mi interior” (NEJITEN)
    Total de capítulos:
    45
     
    Palabras:
    4020
    Re: “Algo en mi interior” (NEJITEN)

    HOLAA A TODOOSSS >w< aquii iiopi despuees de haberme asuentaado Otoni GOMENASAAAI D:! sqq nu tenía tiempooo por los exameness y todo el rollo de papeleoo U_U pero wenoo iaa aqii y nuevamente pido disculpas, y les AGRADEZCOO muxiiisimo por leer mi ficc los AMISIMO A TODOSS n___n y grax por sus comentss me hacen feliiiz ToT buenooo ia sin mas preámbulo xD me voooy y les dejoo la conti larga como lo había prometidoo =DDDD
    =9



    Cap. 32 “Desaparecido, comienza el plan”


    Ha pasado casi un año y medio desde… aquel incidente, lo que Alan me hizo es imperdonable, si él no hubiera aparecido nada de esto habría pasado, jamás hubiese perdido la memoria, Neji jamás habría muerto y jamás… Hiroko habría dado su vida por su padre, seríamos la familia completa, seríamos felices, pero bueno ya no hay nada que se pueda hacer. La perdida de Hiroko ha sido muy dura para todos, al principio Kazune no comía para nada, no iba a las misiones ni a los entrenamientos, cayó en una terrible depresión, Neji y yo tratamos de hacernos los fuertes por nuestro hijo, pero era algo imposible. En fin, no podíamos quedarnos así para siempre, decidimos salir adelante, sin importar lo duro que fuera, Hiroko quería nuestra felicidad, ella dio su vida por la razón más fuerte, bella y sincera del mundo, realmente fue una Kunoichi estupenda, llena de valores, amor y humildad… siempre la recordaremos… mi dulce hija, algún día todos nos reuniremos contigo, puedo verlo… te reconoceré, te abrazaré y a lado de tu cuello sé que lloraré, me mirarás y reirás… y me dirás, no muerte ya.


    —Me voy –me anunció mi hijo.

    —Que te vaya bien, cuídate –contesté a Kazune dándole un beso en la frente.

    —Tú también cuídate.


    Mi hijo salió de la casa, me quedé sola, todos estaban de misión menos yo. Incluso Hiashi-sama que ya es un hombre de avanzada edad estaba fuera, era algo frustrante pero sabía que no podía ir de misiones por un tiempo.


    —Bueno, es aburrido estar en esta casa tan sola –dije para mí misma.


    Decidí entonces dar un paseo, me sentaría bien respirar un poco. Vagué un rato por las calles de mi aldea, todas las personas de Konoha son muy amables, cada una de ellas estuvo presente en el funeral de mi hija y todos me apoyaron… y no sólo a mí, también a toda mi familia.


    —Tengo hambre, se me antoja algo…


    No tenía mucho que había comido, pero últimamente me había acostumbrado a comer de más, por lo que mi estómago me reclamaba comida constantemente. Me metí a un puestito y degusté algo de dango y un pan dulce, al término sentí ganas de ir al bosque, a mi lugar secreto, bueno secreto entre comillas, pero era un lugar solitario al que acudía siempre que me sentía triste, feliz, enojada… bueno por casi todo, amaba ese lugar.


    —Me encanta estar aquí, se siente tan libre –exclamé en mi soledad.


    Me recosté a la sombra de un árbol, contemplaba las nubes y escuchaba el golpeteo del agua de la cascada, era muy refrescante. Por un momento cerré mis ojos, mi cuerpo se relajó, había una inmensa tranquilidad.


    —Después de todo… aún queda una esperanza –dije casi en susurro.

    —Así es –escuché una segunda voz a mis espaldas.


    No fue necesario voltearme para ver de quien se trataba, reconocería su voz a kilómetros de distancia. Él se recostó por un lado de mí para después sobar con delicadeza mí vientre.

    —Neji, creí que estabas de misión –hablé sin abrir mis ojos.

    —Así era, ya volví –me respondió con su típico tono cortante—¿Cómo te sientes?

    —Bien, ha estado inquieta –contesté con dulzura.

    —Entonces… ¿Cómo la llamaremos?


    El viento sopló levemente, poco a poco abrí mis ojos, pensé un poco la pregunta que Neji me había hecho, luego de uno segundos esbocé una sonrisa para luego responder:


    —Narue Hiroko Hyuuga.


    *P.O.V Kazune*


    Estoy de misión, por fin puedo concentrarme más. Hiroko, cuando te fuiste mi vida perdió su color, eras, no mas bien eres mi gemela, perderte fue como si la mitad de mí desapareciera. Mamá dijo que cuando se embarazó de nosotros sólo te veías tú, yo me mantenía oculto detrás de ti… desde ese entonces siempre cuidaste de mí, eres mayor que yo por minutos, y siempre me protegiste de los abusadores y los burlones… fue entonces que me hice la promesa de protegerte siempre, juré que nunca te pasaría nada malo… que yo siempre te cuidaría, pero fallé… te has ido y no lo pude evitar; por eso mismo, me encargaré de cumplir nuestro sueño, nuestra meta…




    —¡Kazune-chan date prisa! –gritaba mi hermana quien corría por los campos de flores.

    —Hmp… no me apresures.

    —Si no te apresures te voy a… ¡ahhh! –gritó Hiroko al tropezar y caer.

    —¡¿Estás bien?! –pregunté preocupado.

    —Etto… sí, no es nada.

    —Pero tu rodilla está sangrando.

    —¡No te preocupes Kazune-chan! Estoy bien, esta pequeña herida no es nada, algún día nos convertiremos en Ninja y después seremos Hokage –afirmó mi gemela con mucha seguridad.

    —¿Hokage? –pregunté sorprendido—¿Quieres ser Hokage?

    —Sí, porque quiero proteger a todos los de la aldea, a todos lo que amo… pero no quiero hacerlo sola Kazune-chan… quiero que te conviertas en Hokage conmigo.

    Miré seriamente a mi hermana, lo que decía era estúpido, no podíamos convertirnos los dos en Hokage, pero aún así era su sueño así que solo esbocé una débil sonrisa para después tomar su mano y decirle:

    —Claro, esforcémonos por eso.




    En ese entonces sólo teníamos ocho años, quisiera regresar el tiempo, para poder escuchar aunque sea una vez más ese “Kazune-chan” demo… es imposible, el tiempo no es de nadie, no se puede manipular, pero por lo menos cumpliré ese sueño que siempre estuvo en ella… seré Hokage.


    *Fin P.O.V Kazune*



    Ya era tarde, así que regresamos a la casa, no había nadie, Hinata se había ido de misión con su equipo al igual que Hanabi, y Hiashi-sama era un hombre ocupado. Así que Neji y yo estábamos solos, pero sabíamos que Kazune volvería en cualquier momento.


    —Descansa TenTen –me dijo mi esposo mientras me cobijaba.

    —Sí, tú también ya acuéstate –le respondí con dulzura.

    —No, esperaré un rato más a Kazune –contestó fríamente.

    —Mmm… él es fuerte, sigue siendo un niño pero sus habilidades son grandiosas… no tienes de que preocuparte Neji, él llegará pronto –dije con algo de burla, ya que la que debería preocuparse soy yo.


    Ante mi comentario Neji cerró los ojos y se quedó pensativo pero al cabo de unos cuantos segundos abrió sus ocelos, esbozó una media sonrisa y me dijo:

    —Hmp… lo sé, es mi hijo después de todo.


    Luego de sus palabras se encaminó con lentitud hacia la puerta.

    —No estoy preocupado, quiero esperarlo para hablar con él.

    —¿Hablar? –Pregunté confundida—¿Sobre qué?

    No me respondió se quedó callado unos instantes y luego me dijo algo distinto de lo que yo esperaba oír.


    —Por tu condición… te prohíbo que salgas de la casa sola.

    —¡¿Por qué?! –cuestioné enojada.

    —Te lo acabo de mencionar… por tu condición –me respondió seriamente.

    —Pero… solo llevo 6 meses, aún me faltan tres, me siento bien –repliqué disgustada.

    —No está a discusión TenTen, no quiero que te expongas ni que expongas a mi hija, así que te quedarás en casa a menos que alguien te acompaña… es una orden no solo como jounin de elite que soy, si no que también como tu esposo –finalizó con impotencia y saliendo de la habitación.


    Me enojaba mucho su actitud, pero sabía bien que él tenía toda la razón, mi embarazo ya estaba avanzado y no podía andar por ahí solita, pero aún así… toda su arrogancia, su impotencia, autoridad, seriedad, frialdad y… ¡ahhh! No sé, pero me estresaba, me enputa… bueno me cabreaba, tal vez porque estaba toda sensible por el embarazo pero aún así no podía evitar hacer mi berrinche.


    *P.O.V Kazune*


    Por fin la misión terminó, llegamos a Konoha y dimos nuestro reporte a los Hokage-sama, me despedí de mi equipo y me dispuse a ir a mi casa, pero…


    —¿Qué? –pregunté extrañado—¡No está! Estoy seguro que lo tenía en mi bolsa, ¿se me habrá caído?

    Buscaba con desesperación aquel objeto tan preciado para mí, al no encontrarlo sentí un vuelco en el corazón. Me lo había regalado mi hermana, así que debía encontrarlo a toda costa.




    —¡Kazune-chan mira! –exclamaba mi hermana con emoción.

    —¿Qué cosa?

    —Mira esta roca, ¿no es preciosa?

    —Hmp… tiene bonitos colores –respondí con frialdad.

    Teníamos 11 años, estábamos en el bosque, habíamos decidido saltarnos las clases de la academia, ninguno de los dos teníamos ganas de ir, así que nos fugamos y nos fuimos a una cascada en el bosque, no muy lejos de la aldea.

    —Sí, es una roca arcoíris, tal vez tenga poderes –dijo ella con una dulce sonrisa.

    —Baka, como crees, esa es una simple roca que te encontraste en el río –respondí con arrogancia.

    —Tienes razón –se decepcionó—Demo… sigue siendo preciosa.

    —Hmp…

    —Kazune-chan –escuché que me habló.

    No respondí, simplemente me giré dedicándole una mirada para que prosiguiera.

    —Toma –dijo mi hermana extendiendo sus manos.

    —¿Para mí?

    —¡Hi! Esta roca es muy bonita, quiero dártela –contestó con una gran sonrisa.

    —Arigatou.




    Comencé a retroceder mis pasos para ver si se me había caído la piedra en algún lugar, pero era inútil, no lograba encontrarla, por lo que pronto comencé a enloquecer.

    —¡Demonios! ¿En dónde se me habrá caído?

    De un de repente se me vino a la cabeza una idea, algo que era más que sentido común para los Hyuuga.


    —¡Qué estúpido soy! Con mi Byakugan podré encontrar más rápido mi piedra.

    Y después de decirme estas palabras activé mis ojos y con agilidad y rapidez comencé a buscar mi objeto extraviado que no tardé nada en localizar.


    —¡Lo tengo! Está a dos kilómetros en el bosque desde la entrada.


    Corrí tan rápido como mis piernas me lo permitieron así que rápidamente me acerqué al lugar donde estaba mi roca, pero como era de noche no podía distinguir con precisión el camino, por lo que mi pie se atoró con una raíz salida de un árbol ocasionando que me cayera.

    —¡Ahhh! –grité.

    Sentí un gran dolor en mi pierna izquierda y al tocarla mis manos percibieron algo. Abrí mis ojos y vi como mi pierna y mis manos estaban llenas de sangre.


    —Rayos –dije con la voz entrecortada.

    Al caer, una rama muy filosa con espinas atravesó mi pierna, por suerte no tocó el hueso pero aún así era una herida complicada y más porque estaba perdiendo mucha sangre por lo que poco a poco comencé a perder mis fuerzas al grado de que sentía que perdería la conciencia en poco tiempo si no hacía algo.

    —No… no debo de desmayarme… si lo hago corro el riesgo de morir desangrado –me decía a mí mismo luchando con las pocas fuerzas que me quedaban.

    Estaba pensando en como detener la hemorragia, pero pronto algo captó mi atención.

    —¡La roca! –grité con emoción.

    Noté que la piedra que tanto buscaba estaba frente a mí a menos de un metro, pero como estaba herido no podía levantarme así que intenté alcanzarla estirando lo más que podía mi brazo.

    —Ya casi… un poco más…

    Mis esfuerzos eran inútiles, no tenía fuerzas y sentía como poco a poco me iba desvaneciendo, pero mis ganas de querer recuperar mi tan preciado objeto hicieron que con la última reserva de energía que me quedaba, me arrastrara unos centímetros hacia delante.

    —Si… ya casi –dije con voz muy débil y la respiración agitada.
    Y después de último esfuerzo por acercarme más, logré lo que quería. Ya estaba los suficientemente cerca para tomar mi roca y con mucho trabajo estiré una vez más mi brazo, pero cuando estaba a menos de medio milímetro de tomar mi tesoro… me desmayé.


    *Fin P.O.V Kazune*


    La angustia era insoportable, Kazune no había llegado la noche anterior, ¿le habría ocurrido algo malo? Rogaba porque no. Neji y yo nos dirigimos con los Hokages, pero ellos nos dijeron que el equipo de Kazune sí había llegado, nos dijeron que lo habían visto que fue ante ellos a entregar su reporte pero que de inmediato mandarían una búsqueda para encontrarlo. Sin embargo no satisfechos, fuimos a ver a Uchiha Makoto, la novia de Kazune e integrante de su equipo, ella nos dijo que efectivamente todos habían regresado la noche anterior y que después de haber ido ante los Hokages todos se despidieron y se fueron a sus respectivas casas, ella afirma haber visto que Kazune tomó el camino que lo llevaría directo a su hogar.


    —¿Hay noticias? –pregunté preocupada.

    —No. Ya registraron la aldea y los alrededores de Konoha, pero no han visto señal de Kazune –me contestó Neji con su típica seriedad.

    —¡No es suficiente! –grité con lágrimas escurriendo—¡No han buscado lo suficiente!

    —Cálmate TenTen, lo encontraremos.



    *P.O.V Kazune*


    Sentía todo mi cuerpo torcido, aún podía percibir dolor en mi pierna y poco a poco empecé a recobrar conocimiento.

    —D… ¿Dónde estoy? –pregunté entrecortado mientras abría mis ojos.

    —Estas a salvo –escuché una voz.


    Con algo de trabajo me senté, me encontraba en una cama; busqué con la mirada al dueño de aquella voz, y no tardé mucho en hallarlo.


    —¿Quién eres? –pregunté.

    —Eso no importa –respondió aquella persona cortantemente.


    Ella era una chica joven, no se veía muy grande tal vez de unos 16 o 17 años, su cabello era rojo, lo traía suelto y le llegaba hasta los hombros, su tez era blanca, de estatura promedio, sus ojos los cubría con unos lentes oscuros, portaba una falda de cuero negro, botas del mismo color e igual de cuero hasta las rodillas, usaba una playerita de tirantes roja y traía una gabardina larga y negra.


    —¿Por qué me salvaste? –pregunté otra cosa.

    —Porque estabas herido, cuando una persona necesita ayuda hay que dársela –me contestó con una media sonrisa y ofreciéndome un poco de agua.


    Acepté el agua y la bebí, por alguna extraña razón me invadía un sentimiento raro, era una especie de angustia, nervios y… no lo sé, pero la melancolía me poseía.

    —¿No piensas decirme tu nombre? –pregunté una vez más.


    Ella se quedó callada unos segundos, pero después contestó:

    —Hace mucho que dejé de tener un nombre, pero puedes llamarme Sakura.


    Su respuesta me sorprendió mucho, su voz era extraña pero reflejaba clara tristeza.

    —¿Por qué Sakura?

    —Me gustan los árboles de cerezo… todos me llaman así –farfulló sin interés.

    —¿Otros? Osea que no vives sola –dije con arrogancia, yo analizo cada detalle.


    Ante mi comentario se quedó inmóvil, no lo puedo asegurar puesto que ella traía lentes pero creo que me miraba fijamente.

    —Vivo sola, pero trabajo para unos sujetos –dijo ella con seriedad.

    —Mmm… ya veo –dije.

    En realidad tenía muchas otras preguntas para hacerle, pero si lo hacía seguramente se molestaría, así que decidí esperar un poco más. Algo no me cuadraba, no creí la razón que me dijo para salvarme… sentía que había algo más escondido, un secreto, ¿acaso una extorción? O podría ser una especie de secuestro o simplemente sacar información de algo que quiere; cualquiera que fuera el caso tenía que estar atento, haría lo posible por quedarme con esta chica “Sakura” para averiguar un poco más. Quizás podría evitar algo malo, o no sé.


    *Fin P.O.V Kazune*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso