Long-fic de Inuyasha - Él no cambia

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Kourei, 17 Septiembre 2010.

  1.  
    Idaly

    Idaly Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Jajajaja el embarazo de Sango si que es peligroso jajaja pobre Miroku pero aun así quiere más hijos jaja eso es amor!

    Te tengo que reclamar algo... ¡¿Cómo se te ocurre dejarlo ahi?! cuando por fin se iba a saber que era esa luna brillante que crecia en Kagome!!, espero de verdad que puedas continuar pronto porque me has dejado con demasiadas preguntas.
     
  2.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola, hola!!!
    Wow, tienes razon es corto, pero es algo asi no nos revanamos los sesos pensando qeu de secuestraron los aliens...
    Está demasiado bien, tu narración no pierde ningun detalle y es seguible... Aún así...
    Es cómico lo de Sango, pobre Miroku, me compadezco.
    PD: Hice una promesa y no podré *lastimosamente* leer el Limon, pero si resulta un epílogo sin limos podremos hablar, puedes hcer uno para esta chibi linda, que te quiere y va a cumplir su promesa...[​IMG]
     
  3.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    Holi!!!!
    BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    Porque tan cortos???!!!!!!!!!!!!!noooooooooooooooo me puedes seguir teniendo asi!!!
    Ashhhh es que inuyasha es un idiota de campeonato!!!(eso todo el mundo lo sabe, no es necesario que lo repitas ¬¬)
    ¬¬ tenía que hablar la metiche...bueno, volviendo al tema, es que diablos es eso de hierba de luna??!!!!
    por favor ya no me hagas sufrir!!!porque hasta el martes???please subelo antes!!!muero de emocion!!!quiero saber que pasara!!!
    Quiero saber que pasara con Kagome!!
    Que será de la estupidez de Inuyasha!!
    Que será del ataque maternal de Sango!!
    Miroku sobrevivira para el nacimiento de sus quintillizos???
    Inuyasha se decidira a declararse???

    Please!!!No demores mucho en actualizar!!
    Soy la mayor fan de este fic!!!

    XOXO
     
  4.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    Holi!!!!Primera en postear!!

    Sapo verde eres tu!!!sapo verde eres tu!!!sapo verde, sapo verde, sapo verde eres tu!!!, happy birthday amiga!!!
    Wow!!ya mayor de edad!!quien lo diria no??y yo todavia con 15 años U.U por cierto Kimiko quiere golpearte a ti y a Yuuko...*kimiko aparece detrás mio con una mirada aterradora y tronandose los dedos(mas que nada a Yuuko!!!estoi segura que ella es la culpable de que sea tan corta la conti!!!vas a ver a Yuuko...vas a ver...)jejeje creo que habrá un duelo de personalidades, pero dejando eso para despues, diablos!!!es que Kagome esta tan salada para que siempre, SIEMPRE le pase todo a ella??dios!!!es que acaso no puede tener peor suerte??todo le pasa a ella!!!por eso era su estado de ánimo eh??ya se me hacia raro que anduviera tan emo esos dias xD, bueno...aunque con ese tipo de "novios" quien no se haria???solo falta saber cuando podra volver a la normalidad Kagome, claro...si es que se le puede llamar normal a su vida.

    Bien...cabe decir que me dejaste con cara de...WTF??!, no entendi nada, solo tortura, algo que ver con la luna llena e Inuyasha siendo un maldito dolor en el trasero, fuera de eso...como que me perdía ahora que pasara?!!en ese momento Kag sera feliz o no???WAAAA quiero saber que pasaraa!!!

    Inuyasha seguira siendo un perro desgraciado?

    Kagome se curara??

    Kaede volvera a golpearlo?

    Acaso Kagome se enterara de su problema?

    Inuyasha cometera alguna estupidez como las que acostumbra??

    Responderas a mis preguntas???

    Kimiko alcanzara a Yuuko??

    Me daras pastel???xD ok eso no, es que estoy a dieta xD aun asi...please!!!continualo pronto!!!muero por saber que pasara!!!no demores demasiado!!!

    XOXO
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Miko Star

    Miko Star Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    10 Abril 2011
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Feliz cumpleaños!!
    Hola soy nueva en tu fic, así que no lo eh leido todo, jeje, en cuanto lo lea te comento bien,
    espero que tengas un feliz cumple 18, así queee...
    ¡felicidades, que bien la pases y bamos a bailar, y muebe la caderita, y mueve tambien los pies!
    ¡QUE NO TE FALTE EN LA VIDA, AMOR Y FELICIDAD!
    Avizame cuando pongas contii---
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Wish

    Wish Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    23 Febrero 2011
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritora
    Feliz cumple atrasado! xD Espero que la hayas pasado cheverísimo en tu cumple! Ahora, mi comentario va a ser cortito (trabajo bla bla bla) pero como siempre me ha encantado!
    Espero conti pronto!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    AnnaY

    AnnaY Entusiasta

    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    80
    Pluma de
    Escritora
    ola!! waaa! xfas continua con el fic lo mas pronto posible!! me encantoo! esta interesante y ademas me iso llorar en varias okaciones jajajaja
    besos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Él no cambia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    2476
    Título: Él no cambia

    Sumary: Post-Manga. Aunque había abandonado su época y a su familia por estar con él, las cosas no son como Kagome las imaginaba. Todo por culpa de un estúpidamente tímido semi-demonio. Todo seguía como antes, porque él no cambia…

    Ranking: K+

    Género: Romance/Humor/Comedia/Drama

    Advertencia/Recomendación: Quizás un poco de OoC.

    Cantidad de palabras: 1,084

    Disclamer: InuYasha sí es mío. Solo que los derechos de autor, legales y demás son de su amada creadora Rumiko Takahashi… Tan sólo es cuestión de esperar 50 años para que él pase al dominio público y lo haré completamente mío (O.o?)

    .

    .

    .

    Hiriente

    .

    .

    .

    Unos segundos de silencio por la terrible pérdida de algo tan valioso. O más bien necesario.

    El razonamiento de InuYasha acaba de fallecer.

    O eso es a lo que se aferraba a creer Kaede, por la última frase que debió decir el ambarino mientras seguía mirándolo con disimulado estoicismo. Era verdad, la primera en incitarlo a hacerla sufrir para salvarle la vida fue ella, pero el comienzo de su nueva actitud era tan absurdo que resultaba sospechoso.

    Tragó saliva, nerviosa, esperando ver que más hacía cuando la suave voz de la pelinegra le despertó de su estado. Ese medio demonio era un imbécil. —InuYasha...—Musitó la joven sacerdotisa, con una leve sonrisa en su rostro. Sus delicadas manos apretaron y soltaron poco a poco la tela que cubría su cuerpo, sus ojos se fueron cerrando mientras la dulce sonrisa en sus labios se ensanchaba más.

    El joven medio-demonio desplegó sus ojos hacia atrás, volviéndolos blancos y de pupilas desteñidas, ese fue un gran susto. Kagome aún no despertaba de verdad. Tardó unos minutos, pero cuando el pobre peli-plateado se recuperó de la impresión, observaba asombrado, naciendo un pequeño tic en su ojo de la desesperación.

    Tanto que le costaba decir aquella frase y ella... Simplemente resultaba ser que estaba aún dormida. No lo había escuchado y mucho menos entendido. Ahora en vez de preocuparle deseaba matarla ahí mismo. —InuYasha... —Llamó Kaede. Él asintió vagamente, dándole a entender que tenía su atención. —Sé que es molesto, pero debes agradecer que no te escuchara.

    — ¿Eh? —Balbuceó rápidamente. ¿Acaso había escuchado mal? La anciana esa fue la que le había dicho que fuera grosero con la chica…

    —Espera, déjame explicar. —Corrigió de inmediato la vieja sacerdotisa al ver la cara de incertidumbre en el ambarino. —Serás idiota si dices eso tan de repente. —Le dijo. El semi demonio no parecía muy feliz de escuchar insultos en su propia cara, esa maldita no tenía respeto por alguien como él.

    — ¿De repente? —Olvidó la molestia, mientras lo analizaba. Bueno, si sería anormal si le preocupaba tanto la chica y al verla despertar le decía palabras crueles. Ni siquiera él las creería. Y conociendo a Kagome seguramente pensaría que estaba molesto por que ella no se preocupaba de su salud. —Tienes razón. —Soltó un respiro y luego la miró seriamente. No serviría de nada ser malo con ella, si no le creía.

    —Estoy segura que Kagome no entendería tu repentino cambio de actitud. —Tomó una pequeña taza que tenía al lado y bebió un sorbo. No pudo evitar alzar una ceja ante la pequeña pregunta que rondó su mente en unos segundos. Leyendo las expresiones de su rostro, Kaede contestó: —Hace poco fui por el té, pero estabas tan absorto por lo que pasó que ni te diste cuenta.

    —Feh...

    —Y continuando con el tema. —InuYasha volvió a prestar atención mientras la anciana suspiraba molesta. Entendía que nada le importara si la pelinegra no estaba en el medio pero ¿no podía ser menos grosero y fingir que escuchaba? —Sé que te será difícil, pero debes ir con cautela para no despertar sospechas. —Su mirada se tornó seria, haciéndole complicado sostenerle la misma. No era un tema fácil para ambos, pero debía hacerse. —De poco a poco, como hasta ahora... ¿Entiendes?

    —Sí. —Respondió con toda la seriedad que le fue posible.

    La mujer lo observó con pena, conteniendo en sus labios tensos las palabras que quería decir. Sí, deseaba soltar su lengua pero viéndolo en ese estado su comentario lo heriría más. InuYasha bufó exasperado cuando notó esa lástima en sus ojos, lo que la obligó a ladear el rostro.

    Soltó un suspiro y se resignó. Sí, lo mejor sería callar la frase que deseaba expresar. Un poco más. Solo pedía un poco más de tiempo antes de que ella despertara.

    Debía hacerla sufrir por su bien, porque cuando la pelinegra abriera los ojos ese hecho sería inevitable. Y a pesar de haberlo aceptado, de momento, resultaba más sencillo decirlo que realizarlo. Nada debía salirle mal o la vida de Kagome correría el riesgo de entrar en esa terrible tortura.

    Los ojos del ambarino se desviaron hacia la silueta de la chica. Al observarla detenidamente se dio cuenta de lo hermosa que era dormida. No parecía la mandona, gruñona y poco amable chica que día a día le hacía sentirse tan exasperado. En ese estado no podía hablar, no podía recriminar y eso le gustaba.

    Técnicamente era como si encontrara indefensa. Si quería podía tocar la piel de su mejilla, que se veía irresistiblemente suave, adornada con ese toque rosáceo. También, si lo quería, podía tocar los mismos labios que se curvan perfectamente cuando le regala una sonrisa. Y por último, si también quería... —InuYasha —Escuchó decir a alguien en un susurro.

    —Ka-Kagome...—Murmuró igual de suave, sintiendo sus mejillas sonrojarse casi tanto como las de ella. Estaba sorprendida por su repentino acercamiento, tanto como él. ¿En que momento quedó a milímetros de ese rostro? No lo recordaba, sólo sabía que algo le impulsó a moverse cerca sin medir distancias.

    —InuYasha...—Susurró de nuevo la pelinegra, logrando el despertar del ambarino. No entendía bien la situación porque aún estaba medio adormilada, pero algo dentro del corazón le hizo sentir que tenía que sonreír, con verdadera felicidad. Sus labios se curvaron, elevándose con fuerza mientras nacía una radiante sonrisa que le tentó el corazón.

    El ambarino no quería hacerle daño. Le resultaba imposible pensarse a sí mismo haciéndole daño voluntariamente a la pelinegra; sintió deseos de gritar, de golpear algo fuertemente, todo menos tener que hacer sufrir a esa persona. Esa sonrisa… No deseaba que desapareciera…

    La sacerdotisa se sonrojó, mientras mantenía su gesto. Había notado cuán cerca estaba él de su cuerpo, pero pronto se desconcertó al ver a su amado chico perro alejarse bruscamente, dándole la espalda y murmurando algo que no entendió en absoluto. Un presentimiento comenzó a latir fuertemente en su pecho; sabía que él no soportaba ciertas distancias demasiado personales, pero no tenía que alejarse como si tuviera la peste.

    ¿Porque lo haría? La pelinegra quisiera despertar de una buena vez para entender algo de lo que estaba pasando. —Es bueno que despertaras, no soportaría cargarte de nuevo con lo pesada que estás.

    — ¿Porque actúas tan extraño? —Cuestionó con molestia.

    —Yo te lo diré. —Interrumpió Kaede después de haberlos observado un rato en completo silencio. El de cabello plateado no parecía dispuesto a hablar, así que retomó sus palabras. —Lo que sucede es que estaba preocupado por ti, pero le da pena admitirlo.

    —Feh —Gruñó molesto. En cuanto todo este lío terminaba juraba que acabaría con sus propias manos a la anciana metiche. —Y eso, si antes no se me adelanta por su propia cuenta...

    —Eso lo escuché. —Sentenció la sacerdotisa con una mirada demasiado severa para su gusto. Tuvo el repentino impulso de huir despavorido antes de que le colgara otro collar que esta vez pudiera manejar ella o algo por el estilo. La azabache los miró a ambos con diversión. —InuYasha, Kagome ya está mejor y lo que sucede desearía que se lo explicaras tú. ¿Te parece? — él bufó por lo bajo. ¿Acaso era un castigo por lo dicho? De verdad que ahora le entraban ganas de asesinarla. La maldita bruja sabía lo difícil de la situación y aún así...

    —Vamos. —Masculló entre dientes.

    Kagome solo asintió sintiéndose confusa de lo que parecían hablar con sus miradas esos dos. Tenía la necesidad de preguntar, pero ya lo haría mientras avanzaban a un sitio demasiado conocido por ambos; siguiendo sus pasos pronto se vio guiada a la salida de la cabaña.

    La cruenta madera seguía casi igual a pesar del tiempo y las orillas se veían tan resistentes como para sentarse a una pequeña platica. En un inicio si le sorprendió, pero sabiendo el significado de este sitio y las comodidades de estar algo alejados de los metiches, siguió el camino hasta el pozo devora-huesos.

    InuYasha le instó a sentarse primero, agradeciendo en silencio la molestia tomada. Seguro sabía que no estaba tan bien como quería aparentar, pero le alegraba que gracias a eso las actitudes del ambarino se suavizaran al menos un poco. Eso le daba esperanza. —Kagome ¿que es lo que te ha dicho la vieja?

    —No seas tan irrespetuoso. —Protestó con un mohín. —Sólo me ha dicho que tú me lo contarías todo. —Sonrió feliz, increíblemente feliz sólo por poder estar a su lado cuando antes esa opresión no le dejaba el pecho. Era como si el peso asfixiante se hubiera ido por fin, dejándola ser ella misma. —Entonces, ¿que es esta marca? —Señaló a su pecho, haciéndole recordar a ambos un penoso incidente de días atrás donde cierto chico perro había visto de más... Por supuesto, no demasiado... Por desgracia.

    —Bueno... —Carraspeó, intentando sacar de su mente ese recuerdo. — ¿Como podría decirlo si ni siquiera entendí bien?

    — ¿Que te parece un resumen? —Sonrió de nuevo, inspirándole la confianza necesaria para continuar.

    Kagome lo hacía sonar tan fácil...

    Le diría algo de lo que entendió, omitiendo las partes que justamente involucraban el cambio en su actitud a partir de ahora. Oh, cierto. No debía olvidar modificar su carácter con ella. Su mirada se tornó melancólica, imaginando que, al menos por un tiempo, no podría estar con ella a solas sonriendo tan tranquilamente si esto seguía. — ¿InuYasha?

    —Feh, sólo pienso. —Contestó apenado, sacándole a la pelinegra una suave risa. —Según entendí, la hierba filosa con la que te cortaste el pie era parte de una maldición. —Kagome bufó sorprendida, pero al recibir una molesta mirada de ámbar bajó la cabeza un poco y lo dejó continuar. —Deja una marca de Luna nueva en un inicio que se va llenando de las inseguridades y sentimientos negativos de la persona, convirtiéndolos en dolor físico.

    —Creo que ahora lo entiendo. —Suspiró triste pero inmediatamente sonrió. Sí, definitivamente empezaba a comprender que era la opresión de su pecho que la ahogaba en los peores momentos. Pero, ahora ya no era así, porque estaba junto a InuYasha. Recostó su cabeza, haciéndole sonrojar furiosamente al chico quien tragó duro. — ¿Porque hay tal cosa para torturar a las personas?

    —Kaede dijo que era por culpa de las brujas…—Sus hombros algo tensos se relajaron al sentir el poco peso del cuerpo de la chica pegándose más, y junto a ella su calor tan sublime. —Aún así, no entiendo esto…

    — ¿Sólo es eso? —La relajación conseguida hasta ahora se esfumó ante la pregunta, pero se obligó a parecer calmado y no preocuparla.

    —Sí, cuando la Luna nueva se vuelve Llena se liberan de la opresión.

    — ¿Como yo?

    —Sí.

    —Vaya, no creí que fuera tan fácil. —Suspiró, esta vez pasando una mano por la cintura de InuYasha que empezó a estremecerse. Esto no estaba bien, se supone que no debía permitir que le agradara tanto el tacto de Kagome en su cuerpo, necesitaba alejarla porque esa maldita hierba era peligrosa. — ¿Sabes InuYasha? me gustaría estar así contigo todo el tiempo.

    Kagome estaba feliz. No se había percatado pero la misma Luna estaba brillando en su pecho con una inusitada rapidez, advirtiéndole de inmediato que aquello no iba bien. Quería apartarla para no hacerle daño, pero su cuerpo seguía sin responder, realmente se sentía tan pleno que se preguntaba si aquello estaba tan mal como Kaede decía.

    Mirándola fijamente la sacerdotisa no parecía diferente de otras veces. De hecho, parecía haber vuelto a ser la misma. La sinceridad que le avergonzaba, el como sin saber lo que sucedía se encontraba a sí mismo dejándose llevar por las palabras de ella.

    Y sin embargo...

    "Cuando el corazón y mente de la persona estuvieran al tope de sufrimientos el tatuaje de Luna Llena sería la señal. La segunda fase, actuando de manera totalmente opuesta brinda la sensación de paz y felicidad y finalmente es la que lleva a la ruina."

    Esa maldita planta sólo servía para torturar. Primero haciendo sufrir, después otorgar la efímera y falsa paz al alma antes de morir. No, no podía permitir que Kagome muriera de esa estúpida manera. ¡Ni siquiera había sido condenada a la tortura por algún pecado!

    Cogió sus hombros con una fuerza mayor a la que deseaba emplear, enterrando con ello un poco de sus garras. Kagome gimió débilmente, más por no saber reaccionar que por el dolor provocado. No deseaba lastimarla pero no le quedaba de otra si la pelinegra seguía reacia a separarse.

    Bruscamente la separó de su cuerpo, con tanta fuerza que esta cayó al suelo de un sentón. La cara de desconcierto de la chica le hizo dudar por instantes bastante difíciles, pero recuperó compostura y siguió con su firme decisión.

    No quería verla herida, pero mucho menos muerta. Era preferible lastimarla así porque resultaba ser más suave. Con nerviosismo se acercó hasta ella y le tendió la mano que Kagome cogió enseguida como acto reflejo, a pesar de la cara que enmudecía al ambarino. —Perdón. —Musitó avergonzado. —Perdóname...—Su voz tomó más fuerza.

    —InuYasha, no...

    —Perdón. —Repitió con una súplica silenciosa en sus ojos. Aquél perdón comenzaba a sonar tan extraño cuando el ambarino la miró acongojado de siquiera estar en su presencia. No entendía, de verdad las cosas se habían tornado tan extrañas desde aquella frase.

    ¿Aquella frase? Sólo había dicho que deseaba permanecer con él, como siempre.

    Y entonces... Su actitud cambió. Sintió el correr de las lágrimas a los pocos segundos de haberlo comprendido. El dolor de sus brazos resultaba insignificante comparado con el de su corazón. La misma pesadez de antes parecía haber vuelto con una inusitada fuerza, acrecentándose a cada lágrima que desbordaba por su mejilla.

    Si él no quería su contacto, si rechazaba sus palabras... ¿Significaba lo que ella creía?

    —Ka-Kagome, no es lo que yo quería...

    —Es obvio que no lo era.

    OoOoOoOoOoOoOoO

    Kaede suspiró nuevamente, mirando al cielo estrellado con confianza absoluta. Por más que InuYasha sufriera no era necesario cambiar o ser diferente y entendía el por qué a la perfección. Ahora libremente podría decir la frase que antes se atoró en su garganta: —Su simple actitud la herirá...

    OoOoOoOoOoOoOoO

    N/Kou: Corto, tarde y feo. Ódienme.
     
    Última edición: 6 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 3
  9.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    HOLA!!

    T_T no puede ser!!!
    armare una expedicion para encontrar el razonamiento perdido de inuyasha!!!no pudo haber muerto!!!porque si es asi...
    (ya era suficientemente malo que fuera un completo idiota, ahora es un verdadero retardado mental!!!), vas a ver que kimiko y yo no descansaremos
    hasta encontrar tan importante componente del cerebro!!, es que parece mas idiota que mis compañeros de la preparatoria!!!

    Pero en ellos es comprensible, ya que no estan idiotas...si no lo que le sigue, pero creo que el record lo batio completamente inuyasha!!!
    ahora si que la embarro bien y bonito!!, pero creo que es natural en el, definitivamente las palabras de kaede no pueden ser mas verdaderas!!

    Se me hizo el milagro!!por fin pudiste actualizar!!!jajaja lo de sapo verde es porque aca mi familia asi canta las mañanitas, por cierto kimiko quiere saludar a yuuko, *empujando a kimiko (¬¬ hola yuuko!!!)

    Bueno despues de eso, quiero repetir mi frase tan conocida y repetitiva y no por demas trillada, quiero que continues pronto!!!por favor!!esperare impacientemente!!!

    XOXO
     
  10.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Él no cambia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1762
    Título: Él no cambia

    Sumary: Post-Manga. Aunque había abandonado su época y a su familia por estar con él, las cosas no son como Kagome las imaginaba. Todo por culpa de un estúpidamente tímido semi-demonio. Todo seguía como antes, porque él no cambia…

    Ranking: K+

    Género: Romance/Humor/Comedia/Drama

    Advertencia/Recomendación: Quizás un poco de OoC.

    Cantidad de palabras: 1, 621 (Incluye canción)

    Disclamer: InuYasha sí es mío. Solo que los derechos de autor, legales y demás son de su amada creadora Rumiko Takahashi… Tan sólo es cuestión de esperar 50 años para que él pase al dominio público y lo haré completamente mío (O.o?)

    .

    .

    .

    La charla de los amigos

    .

    .

    .

    Los rayos de la Luna iluminaban bellamente su rostro. Su tez perfectamente bronceada y esos ocres oscuros que merodeaban por sus orbes le instaron a una pequeña punzada en el pecho. InuYasha realmente era atractivo. Él era perfecto. Y no podía soportar el peso crudo sobre sus hombros de albergar tal magnitud de sentimientos por la persona a su lado.

    Una de sus suaves manos se deslizó hasta las facciones rudas y algo toscas de su rostro. Por alguna razón, a Kagome le parecía verlo atormentado tras esos gestos incómodos y frases hirientes para esquivarse de su propio ser. Lo amaba, lo amaba con todo el corazón y su cuerpo le pedía tocarlo. Con la punta de los dedos, con sus manos deslizándose por su rostro, con sus brazos arropando la fuerte complexión de su cuerpo contra sí misma.

    Y de un momento a otro se encontró abrazándolo impetuosamente, completamente negada a perder la oportunidad de guardar la memoria de su calidez, en su alma. Grabar a fuego el sublime calor de la paz al tocarse ambos cuerpos y tenerlo presente. Para siempre. Para el día en que él ya no este.

    Sintió la tensión del cuerpo a su lado bajo su acto, el latir desbocado de su pecho y las emociones transitar con vida bajo sus venas. De nuevo, sea por la nada o el simple ir y venir de viejas memorias, el doloroso destino incierto llegó a su cuerpo como lacerante realidad.

    Ya, ya no quería pensar más. Creía superado el sentimiento. Pero entonces ¿Porque? ¿Porque tenía que verlo todo bajo los matices del gris? ¿Era una masoquista? Torturarse a si misma con lúgubres pensamientos sobre sus lazos con InuYasha y llorar hasta secar su cuerpo no le parecía la mejor manera de haber llevado su vida hasta ahora. Tenía que cambiar.

    Un dolor físico se extendió por su brazo. Algo la jalaba con insistencia lastimando la interconexión entre músculos donde se establecía el objeto. Los nervios tensados y la descompensación de sus músculos intervenidos le hicieron imposible mover los brazos. La intensidad de la punzada le sacó un débil gemido al momento de sentirse ser lanzada lejos, impactando con el suelo. —L-Lo siento. —Musitó débilmente un eco familiar… ¿InuYasha?

    ¿Porque tenía esa mirada en sus ojos? —Yo no quería...

    Ah, eso. Ella lo había abrazado. Después... las marcas en sus brazos eran la causa del dolor. Él la miraba con una mezcla de miedo y angustia en sus ojos, seguramente temía su reacción. Sonrió melancólica al comprender exactamente lo que había pasado. —Es obvio que no era lo que querías... —Respondió sinceramente, sin malicia ni segundas intenciones de herir. Después de todo, era InuYasha.

    —Kagome, de verdad yo... —Musitó tenuemente, con el rostro contraído por la congoja y el dolor. Y a pesar de la situación a ella le pareció terriblemente adorable. —Perdóname —Susurró con su voz, cediendo un pequeño terreno a la debilidad externa.

    —InuYasha —Expresó Kagome con una sincera sonrisa y el ambarino prestó atención desconcertado. Había estado tan preocupado por su reacción que tenia algo olvidado lo del tatuaje, pero ahora... Sinceramente quería mandar al carajo cada preocupación. Sólo por su sonrisa. —Ven aquí —la pelinegra palmeó un poco el terreno a su lado. No necesitaba nada más. Quería compensarle el daño causado... El que pronto le causaría...

    Aunque si fuera por ahora...—Kagome...—...Solo necesitaba estar a su lado. —Perdón —Avanzó hasta su lado, al mismo suelo donde él la había impulsado por la fuerza y se tumbó, inclinando su cuerpo para entrar en contacto. No se sentía valiente para estrecharla entre sus brazos, pero simplemente con estar a su lado, con aspirar su aroma se conformaría.

    —InuYasha, deja de decirlo... No hay nada que perdonar. —Otra vez, sonriendo angelicalmente. —Hazlo, sonríe una y mil veces más mientras aún sigas a mi lado.

    —Kagome... —Volvió a repetir, obteniendo la ansiada sonrisa y un leve gesto de su caridad, al acariciarle suavemente la cabeza como un pequeño niño, asustado y herido. No pudo evitar cogerlo del brazo y permanecer con él. —Me gustaría… Explicarte un poco.

    —Te escucho…

    "Siento que hay algo en el viento,

    Parece que la tragedia está en la mano.

    Y aunque quisiera estar cerca de él

    No puedo quitarme este sentimiento que tengo"

    —Hace un tiempo he hablado con Miroku —Tensó su cuello, obligándose mirarla a los ojos. Ella no parecía realmente afectada, lo que le animó a continuar. —Y me ha explicado... Las diferencias entre el amor y el cariño...

    — ¿Así que era eso? —Musitó en un tono bajo, incluso para él. Mirando sus ojos de chocolate creyó ver una sombra negra extenderse en ellos, pero realmente no podía interpretarla. ¿Que era lo que ella entendía? Necesita explicarle... Pedirle perdón.

    No lo merecía, pero quería seguir diciéndolo hasta obtenerlo. Él se había comportado como una bestia al tratarla, había sido débil y no había podido detener la naturaleza de su ser. Sí, debía herirla a propósito por su bienestar pero eso no significaba que resultara fácil, y tampoco que le alegrara hacerlo de manera inconsciente, la mayoría de las veces. Sin embargo, ahora ser sostenido por ella, le parecía un magnifico sueño del que pronto tendría que despertar.

    ¿Cuantas veces había hecho algo que los obligara a separarse cuando deseaba lo contrario? Sin comprenderlo, de manera automática, e insoportablemente cierta, su ser se había dedicado a rechazarla. Aún cuando supiera que sería la única persona de quien no soportaría estar lejos. ¿Desde cuando lo había hecho? Finalmente... ¿Se había dado cuenta?

    "Lo peor está al doblar

    ¿Notará mis sentimientos hacia él?

    ¿Verá cuanto significa para mí?

    Creo que no está destinado a ser..."

    —InuYasha... no tienes porque temer —Musitó la pelinegra, tomando sus mejillas entre sus manos, ante la incredulidad de él. Con todas las fuerzas de su ser se obligó a no romper con esa voz dulce que debía dedicarle, hacerle entender que no había anda más que ella no pudiera entregarle con tal de verlo feliz.

    Ahora lo sabía. Definitivamente ella había logrado comprender el por qué de la reticencia de su amado, las razones que tenía para ser tan cruelmente directo y distante. El por qué nunca había más allá de sus ojos, tras sus palabras, porque nunca llegaba a su alma su infinito amor.

    InuYasha... Había comprendido el cariño y el amor. Dos sentimientos tan diferentes y conflictivamente confusos que estropeaban la mayoría de las relaciones humanas como esta. Si ahora entendía, lo más probable era que no deseaba lastimarla creando las falsas esperanzas que debían residir en su corazón. Lo veía en sus ojos. Estaba brutalmente atormentado por la idea de causarle sufrimiento y por ello se alejaba. Él deseaba aliviar su dolor confesándole la inminente verdad, no le correspondía.

    Kagome sabía que le dolería, era cruelmente terrible, odiar y amar a la persona a tu lado con la misma quemante intensidad. Precipitarse en un tormentoso amor y aún así... Querer con toda el alma que esa persona siga permaneciendo a tu lado. —Lo sabía. Estabas muy asustado de corresponder mi abrazo.

    "Aunque pueda intentar, no dura

    ¿Y podremos estar juntos al final?"

    No iba a llorar esta vez. Sería feliz de al menos permanecer a su lado y poder contemplarlo durante lo que le reste de la vida; y en contra de su voluntad guardaría la esperanza de seguir esperando su amor. —Kagome, yo...

    —No te asustes —Se precipitó a callarlo. Necesitaba decirlo con una sonrisa para no hacerlo infeliz. Se dedicó a contemplar sus ojos dorados, tan hermosos como miel, para sentir que la carga no sería tan pesada, ser un poco feliz. —Sé que no querías lastimarme cuando lo entendiste. —El ambarino asintió, aunque sus ojos decían claramente que no lo había captado del todo. Con el corazón en un puño la pelinegra se obligó a tomar su rostro entre sus manos con fuerza y sonreírle genuinamente. —Para mi tu también eres mi mejor amigo... Sólo, sólo por ahora... —Sus manos se movieron por si solas, buscando consolarse con un férreo abrazo. —Te quiero, pero no te amo. No tengas miedo de lastimarme...

    "¿Y podremos estar juntos al final?

    No, no lo creo, nunca se cumplirá"

    Y lentamente, sin el poder de frenarlas, dejó una a una, las pequeñas lágrimas salir de sus ojos con cuidado de no hacerse notar. Cuál honor a su nombre, se sentía la gaviota del juego, atrapada con rejas hecha de una mezcla especial, sus sentimientos fuertemente unidos por el metal que la atrapa y soñando con dejar ir algún día sus emociones, echarlas a volar.

    Podría detenerse cuando quisiera; dejar de abrazarlo y simplemente seguir, pero jamás podría escapar. Junto a InuYasha estaba su destino, aunque no lo compartieran. Y sonrió deliberadamente, entre sus manos, justo en el dedo meñique se desprendía una línea espiritual que se conectaba al meñique de él. Los unía el hilo azul, no uno rojo. Hilvanando en este lugar estaba atando su ser a la eternidad, regresando al pasado... Soñando con lo que no pudo ser la realidad.

    Se sorprendió un poco cuando un fuerte brazo la tomó de la cintura, sintiendo cierta posesividad. A pesar de todo, le agradaba. La protegía demasiado a pesar de sólo quererla como a una amiga... Apretó su abrazo, acorde con los brazos que la sostuvieron con mayor fuerza, una pequeña gota cayó sobre sus cabellos pero no le apeteció moverse de su sitio. —InuYasha... creo que esta lloviendo.

    —Sí, está lloviendo... —Y más pequeñas gotas cayeron sobre su cabello. Le parecía algo extraño ya que el resto de su cuerpo nunca sintió las mismas. Sin embargo permaneció quieta, con una sonrisa melancólica mientras dos soles cristalinos seguían haciendo llover.

    "Pues no soy la elegida..."

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    N/Kou: No coments xD
     
    Última edición: 6 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¿Queee?
    1- genial apareciste.
    2- ¿que cojones?...
    Apareces despues de mil años mi sempai, mil años y es con, con esto... Te juro que no entendí nadita...
    Lo hace por que la ama de verdad o por cariño, o vas a hacerlo desde el punto de vista de inu o simplemente nos jodes con un final taaannn extraño... Todavía no entiendo lo del tatuaje y no entendí que paso en el capi.

    Okey, esperare tu respuesta.
    Otra cosa sempai, despues del dialogo cuando narras, el verbo del habla va en minuscula...susurró, musitó, gruñó, y esa clase..en minuscula.
     
  12.  
    AnnaY

    AnnaY Entusiasta

    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    80
    Pluma de
    Escritora
    OMG!!!
    algunas partes no las entendi... como el si en verdad inuyasha ama a kagome o no

    aparte me has hecho llorar de nuevo en este ultimo capitulo.
    mas en la parte donde inu llora....T.T
    pobresito....
    pero bueno espero con ancias los proximos capitulos...
    T.T
     
  13.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    hola mi querida sensei!!!!

    Bueno, aqui pasandome, se que tarde demasiado, pero pues al final aqui estoy!!!
    Bien por donde empiezo??(pues por el comienzo zopenca ¬¬#) cierra el pico kimiko, a nadie le interesa tu opinion bien, debo decir que de lo que entendi de esta conti fue...absolutamente nada u_u (wow!gran apreciacion!cuando sera el dia que entiendas algo???) *gina le mete en la boca a kimiko un peluche y despues la tira de la cama* bien ahora si puedo hablar con tranquilidad, el caso es que me hizo rabiar de sobremanera lo que le dijo a kagome!!esta bien que debe hacerla sufrir por su bien!!pero simplemente si fuera yo hubiera salido corriendo como endemoniada de ahi y me suicidaria, o sea e dejado a mi familia atras por el, mis amigos, el chico al que yo le gustaba TODO lo deje por el y el solo me ve como una amiga!!

    Definitivamente si fuera ella me suicidaria, y luego ella lo abraza y la manda al carajo (literalmente) debio haber dolido el infierno como la separó de él, y encima el encontronazo con el suelo pero más debio haber dolido que lo haya echo el, debí reeler tres veces esa escena para por fin comprender que habia pasado maldito perro hijo de la gran... creo que quedo claro el punto, no entiendo porque Kagome dice que le asusto el abrazarla, nadie se asusta de eso!!realmente pienso de lo que verdaderamente se asusta el es que ella termine por hartarse y lo deje solo, (cosa que se mereciria ampliamente) concuerdo por primera vez con kimiko, es verdad, no se en realidad que este pasando con el, primero se comporta como el peor de los sujetos, luego se arrepiente y se sienta a su lado, luego le dice que no la ama y corresponde a su abrazo y encima llora, ¡no entiendo nada! *dice gina golpeado su rostro contra la pared mas cercana y kimiko le hace segunda*

    Espero que de verdad continues pronto esto!!!no exprimi mi cerebro tanto para comprender este capitulo para que lo continues en tres meses eh!!es casi una amenaza!!!8) no te creas pero bueno es que de verdad espero que lo continues pronto, por favor!!!*gina sale hincada de rodillas rogando kimiko se rie de ella entonces ella saca un bate de quien sabe donde y le golpea las piernas quedando ella tambien hincada

    Hasta entonces mi querida iza!!!
    XOXO
     
  14.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador ejemplar Orientador Waku-waku

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,764
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola, después de siglos sin señales de vida... jajaja es broma, veo que a muchos nos pasa lo mismo, no por falta de inspiración sino por falta de orden en nuestras caoticas vidas jajaja... te felicito por retrasado (bastante, pero nunca es tarde cuando es con sinceridad) y nos vamos a lo importante... Estos últimos capítulos que leí fueron un poco confusos, me encantó la actitud de Miroku tratando de explicarle de la forma más amable posible a Inuyasha todo lo relacionado con lo que es el amor y la diferencia con el querer simplemente, todo por sentirse padre de Kagome en el Sengoku, y Sango su mamá sustituta... después el asunto de la maldición por la hierba de la luna y todo ese embrollo que Kaede le dijo a Inu sobre hacer sufrir a Kagome (¿más?) para que pueda librarse poco a poco de ella... un tanto jalado de los pelos... y el Inu que es retetierno... aunque claro que entendió a la perfección no quiere hacerla sufrir (bueno, no más de lo permitido), sin embargo lo hizo sin querer queriendo al decirle a Kagome que al fin entendió la diferencia de amar y querer... Kagome... entre tú e Inuyasha me van a volver... interpretó todo de la peor manera posible!!!! Al final lograron lo que Kaede había dicho, hacer sufrir a Kagome... porque la muy tontuela entendió que Inuyasha no la ama como amó a Kikyo, sólo la quiere como amiga, y eso la hace sufrir porque ella sí lo ama. Corrigeme si estoy mal y a placer tómáte el tiempo necesario para actualizar... nada más no abuses de nuestra salud mental (el burro hablando de orejas jajajaja). Saludos
     
  15.  
    Beita-Chan

    Beita-Chan Guest

    Vaya, me eh leido todo tu fic y de verdad tengo que decir que me encanta! De verdad que la historia es excelente! Me has hecho reir, llorar, enojarme... De todo!! jeje... espero que lo sigas pronto, esta muy pero muy bueno :)
    Cuidate... Saludos.
     
  16.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mi sempai, ne, no sabía que andabas sin word, pero eso no te escusa de las mayúculas.
    Tienes pequeños errores en los guiones, puntos donde no van, y asd, eso.
    Me duele la cabeza, no ahondaré mucho. Hump, creo que mi cerebro ya no quiere razonar, ¿Kikyo?, ¿qué pinta ella?...Si, entendí lo del tatuaje, al fin. Gracias por la paciencia, tendré que re-leer la historia para cogerle de nuevo el gusto .-.
    Además que, cada vez me enredo más, pero es por no saber que opinar, por que creo que entiendo, creo...Es una mera suposición.

    PD: Espero que tu estado de desempleada no dure mucho, suerte.
     
  17.  
    rominazs

    rominazs Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2011
    Mensajes:
    22
    Pluma de
    Escritora
    Me encanta *-*, es una idea fresca.
    Que por favor, por favor kikyo le quite esa dichosa planta, que ayude en algo no xd
    Así que no nos dejes sufriendo mas tiempo, si?
    Muy buen estilo de redacción (:
    Avisame en tu próximo capítulo, que me muero de ganas por leerlo :B
     
  18.  
    rominazs

    rominazs Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2011
    Mensajes:
    22
    Pluma de
    Escritora
    Gracias, GRACIAS!
    Lo tiraste del acantilado en serio, pero bien que le gustó :K
    Wow! sabía que Kikyo iba a ayudar, no era mala solo incomprendida; como todos los adolescentes xd
    Quiero que tengan hijos, pueden tener hijos? D:
    Siii? :3
    Porfa, no te demores tanto :B
    Siempre lo dejas en la mejor parte y nosotros nos morimos por saber :C
    Y te vuelvo a felicitar, simplemente me fascina C:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    :' ) Gracias por la dedicatoria.

    Oh vaya, sí, admito que solos no hubiesen logrado ni la mitad de lo que pasó. ¡Kikyo se llevó el tatuaje! Al fin no tendré que lidiar con entenderlo completamente e.é. A pesar de que modificaste el capítulo por que el otro era más charla, me encantó éste, es decir, más acción que charlas donde al final, a InuYasha tendrían que caerle a porrazos para quien entendiera.

    Deseo que Kagome se despierte, así para saber su reacción y cómo se disculpará Inuyasha, creo que, así sufrirá un poquitico más.¡Genial!

    Excelente capítulo, al fin con un gran progreso, todo un amor.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    AnnaY

    AnnaY Entusiasta

    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    80
    Pluma de
    Escritora
    aqui voy de nuevo, a decir verdad, de nuevo me confundio un poco, al principio no entendi, pero despues de leerlo mas detenidamente comprendi mejor, ademas no pense en una kikyo ... cariñosa y mucho menos sarcastica... por dios, de donde sacaste eso? de donde sea que aya sido la verdad me gusto, y pues la verdad me gusto como le ayudo a inuyasha y a kagome, ademas me gusto mucho este capitulo, por que la verdad, siento que al fin pude ver un desenlace en este capitulo, y al fin pude comprender un poco mas!!! jajaja! eso fue bueno y pues muchas gracias por escribir, y espero tambien actualizes pronto, ya quiero saber que pasa con ese beso, ya que me dejaste asi de "O.o ¿ya acabo?" quiero mas!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso