¿Quién le pintaría los labios a un cadáver?

Tema en 'Relatos' iniciado por Heartless, 5 Junio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Heartless

    Heartless Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    5 Febrero 2012
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ¿Quién le pintaría los labios a un cadáver?
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4372
    Este Fic se me ocurrió haciendo un trabajo para Química en el instituto. El trabajo iba sobre una investigación sobre las clases de venenos y su reacción con otras sustancias y también el efecto que tendría en el cuerpo humano. Bueno ya dado este dato os dejo el Fic.


    ¿Quién le pintaría los labios a un cadáver?


    Me miré al espejo por enésima vez antes de salir por la puerta de mi habitación. Mi pelo castaño caía más abajo de las axilas y mi flequillo me tapaba el ojo izquierdo. Llevaba puesta una camiseta de hombro caído negra de mangas cortas con un oso con apariencia tenebrosa, los botones de sus ojos estaban descosidos su boca estaba cosida pero aun así sonreía, agarraba con ambas patas un corazón de color magenta en el que había clavadas cinco agujas estaba roto por la mitad y cosido para que las dos partes no se separasen, suspiré.

    -Si pudiese ver a mi corazón posiblemente tendría esta apariencia.- Sonreí y seguí repasando mi vestuario.

    También llevaba puesto un pantalón corto rosa con un cinturón grande negro y una cadena en el lado derecho, al igual que la camiseta tenía unos deportes negros con rayas color magenta, unas medias negras hasta la mitad del muslo y llevaba puestos unos guantes negros, de los que llegan hasta la mitad del brazo y que en sus terminaciones permiten ver los dedos.

    Salí de mi casa y nada más salir vi a mi mejor amiga Jessica Thalemar esperándome. Traía el pelo negro agarrado en dos trenzas el flequillo casi le tapaba el ojo derecho pero lo recogía con dos pinzas, una blanca y la otra roja. Llevaba puesta una camiseta de tirantes ajustada blanca con rayas rojas y en letras negras tenía escrito 'LOVE ME', también llevaba un pantalón corto azul marino y tenía unos zapatos cerrados rojos.

    -¿Nos vamos ya, Sara? -Me preguntó sonriendo. Habíamos quedado el día anterior en ir a la nueva casa del terror llamada 'Fear'. Es una especie de copia del Madame Tussauds, pero sólo utilizando el género de terror. Consta de una colección de maniquíes que, al menos en teoría, son terroríficos. Vampiros, cadáveres...

    -Vale.

    Cogimos el autobús y en menos de diez minutos ya habíamos llegado. Cuando nos bajamos quedamos en frente de un edificio con pinta de almacén, de un solo piso y sin ventanas, completamente pintado de negro y con algo que parecían manchas de sangre por las paredes. El lugar estaba desierto, en lo que a transeúntes se refería, y había tan sólo un coche patrulla. Un par de policías estaban colocando la cinta amarilla de 'prohibido el paso', propia de las escenas del crimen, alrededor de 'Fear'. Saliendo del coche patrulla pudimos ver al inspector Megure.

    -¿Qué habrá pasado? -Me preguntó Jess saludando al inspector.

    -Si está aquí el inspector, nada bueno. -Cuando nos dispusimos a avanzar un policía nos cortó el paso.

    -Tranquilo, ellas si pueden pasar, nos serán de mucha ayuda en este caso. -Le informó al policía, éste se retiró.

    -¿Un asesinato? -Pregunté segura de la respuesta.

    -El asunto es que parece un caso de novela. -Me respondió rascándose el bigote.

    -¿Un caso de novela? -Preguntamos Jess y yo al unísono.

    El inspector asintió. -Se ha producido en este edificio como bien podéis ver. -Señaló a la entrada de la casa del terror.

    -¿Podría darnos información? -Jess se me adelantó y lo dijo primera.

    -Claro. Al parecer, 'Fear' tiene varios dueños, que lo fundaron a la vez. Está la directora , la señora Billson, que es la que se encarga de las funciones administrativas. El señor Françoise Du Paul, el encargado de...

    -¿Un francés? -Interrumpí.

    -Así es. Nacido en Francia, vino a Londres a los cinco años con sus padres. Estudió la carrera de Medicina, pero nunca ejerció esa profesión, sino que se hizo maquillador.

    -¿Eso es un empleo? -Ahora la que le cortó fue Jess.

    -En la industria del espectáculo, sí. Se especializó en maquillajes de efectos especiales, lo cual al parecer significa que era el encargado de caracterizar a los actores para hacerles parecer no humanos.

    -En una casa del terror es normal tener a alguien así, pero… ¿'Fear' no era una copia del Madame Tussauds? -Añadí extrañada.

    -Así es. Fear usa maniquíes en lugar de muñecos de cera y el señor Du Paul se encarga de maquillarlos.

    -¿Maquillarlos? -Volvió a preguntar la pelinegra.

    -Así es. Los maniquíes no están hechos aposta para el cometido que 'Fear' les da, de forma que Du Paul los maquilla para que den miedo.

    -¿Alguien más? -Cuestioné seria.

    -El principal inversor, el señor Fulldow. Estudió Farmacia, y al acabar la carrera fundó una propia aquí, en Jerez. Es famoso por tener su propio laboratorio, encima de la farmacia.

    -Su propio laboratorio... Entiendo. ¿Quién a muerto? -Añadí.

    -La señora Billson. Han llamado hace apenas media hora, de forma que seremos los primeros en llegar. La señora Billson conocía desde hacía años tanto a Du Paul como a Fulldow, aunque ellos no se conocían entre sí. Estudió Gestión de Empresas, y convenció a sus dos amigos para que la ayudaran a fundar Fear. Fulldow puso el terreno, que era propiedad de su familia, y Du Paul y la señora Billson pusieron el dinero para montarlo todo.

    -OK. -Dijo Jess. -¿Circunstancias de la muerte?

    Megure negó con la cabeza mientras suspiraba. -Esta parte es la extraña. Nos han llamado en cuanto han encontrado el cadáver, de forma que seremos casi los primeros en llegar... supongo que así podréis ver vosotras mimas lo extraño del caso.

    Fruncí el ceño. -¿Tan raro es?

    El inspector asintió. -'Raro' es quedarse corto. Sospechamos que el asesino es adicto al género de novela negra, porque si no, no se entiende el modus operandi. La señora Billson desapareció hace exactamente una semana a día de hoy, de forma repentina. Estuvo durante todo el día trabajando en 'Fear', y varios clientes y empleados la vieron. Al acabar la jornada, ella, Du Paul y Fulldow tuvieron una reunión y salieron unas horas más tarde. La señora Billson se quedó en 'Fear' tras la marcha de sus dos socios, y nadie volvió a verla después de eso. Según han dicho por teléfono, creían que estaba enferma y en cama, por eso no llamaron a la policía. Pero hoy, uno de los encargados del mantenimiento ha encontrado el cadáver.

    -¿Los últimos que vieron con vida a la señora Billson fueron Du Paul y Felldow? -Quise saber.

    -Así es, por eso son los principales sospechosos. Cualquier empleado pudo haberla matado, pero Felldow y Du Paul tuvieron más oportunidades. Se quedaron aproximadamente tres horas solos con la señora Billson, de forma que si el asesinato lo cometió otro, tuvo que esperar a que ellos se fueran... y todos tienen coartadas.

    -En otras palabras, que o fue Du Paul o fue Felldow. -Sentenció Jess.

    -En apariencia, sí. Ah, otro equipo de policías están recuperando el cuerpo. -Dijo entonces el inspector.

    Jess y yo nos miramos y los tres avanzamos hacia 'Fear'. El nombre se leía en una especie de pancarta colocada encima de la entrada, y a su lado estaba la caseta en la que se compraban los tickets para poder pasar. Ignorándola completamente, Megure empujó la puerta y entró. Nosotras hicimos lo mismo.

    En cuanto entré, di un respingo que hizo que chocara con Jessica que caminaba detrás mía. La entrada daba lugar a un pasillo muy largo, lleno de figuras vestidas de blanco que se balanceaban colgadas del techo. Estaban ahorcadas, y su palidez casi brillaba. El pasillo estaba muy iluminado por una serie de bombillas colocadas estratégicamente, pero aún así, era tenebroso.

    -Esta casa de terror, cumple con su misión. -Dijo Jess.

    -Por lo general, estas luces están apagadas. Supongo que en la oscuridad es más terrorífico. -Nos informó el inspector.

    -Así es. -Dijo una voz detrás de ellos. Jess y yo nos giramos lentamente. A su lado se encontraba un hombre bastante corpulento, cuya barriga sobresalía por debajo de su camisa blanca. Tendría unos cincuenta años, juzgué, o eso decían las canas de su cabeza. Detrás, estaba un sujeto extranjero. No parecía distinto de un jerezano en prácticamente ningún aspecto, pero le faltaba esa aura que todos los habitantes de Jerez tenían. Le faltaba... ¿Mala educación, tal vez? Algo así. Tenía el pelo rubio, teñido, seguramente, y aparentaba tener menos de treinta años. Era alto y esbelto, y se movía con gracia. El hombre que había hablado era el gordo con canas. Me tendió la mano, ya que era yo la que estaba más cerca de él. -Soy Fulldow, uno de los dueños de Fear. Él es el señor Du Paul, el otro dueño. La tercera dueña era...

    -Lo sé. -Le corté. -Me llamo Sara y ésta de aquí se llama Jessica, somos detectives privadas. -Dije como presentación sin darle la mano a Fulldow. -¿Quién encontró el cadáver?

    -Yo. -Dijo Du Paul, mientras Fulldow apartaba la mano como si yo pudiera morderle y tenía cara de decir '¿No sois un poco jóvenes para ser detectives?' El francés tenía una voz clara, pero nada de acento. -Esta misma mañana, al hacer mi ronda mensual para revisar el aspecto de los maniquíes, encontré a... -Apartó la mirada, tragando saliva. -A la señora Billson.

    -Ajá. ¿El cadáver? -No me dejé impresionar por la actuación del francés. Me habían fastidiado un día de diversión en una casa del terror, con lo que estaba de mal humor, y no me apetecía ser sensible. El francés no pareció ofendido, sino más bien sorprendido.

    -Bueno... sus camaradas están ocupándose de él, ¿No?

    -Me parece que Sara se refiere a dónde fue encontrado el cadáver. -Dijo Megure, girándose hacia mí y Jess. -Esta misma mañana, a las nueve y media, el señor Du Paul encontró el cadáver justo en este pasillo. Aún no ha sido retirado, por lo que es difícil reconocerlo, pero...

    No necesité que dijera más. -No me digas que... ¿El cadáver está...?

    El inspector asintió y señaló al techo. -Sí. Está ahorcado, escondido entre los maniquíes.


    -Como ya he dicho, estaba haciendo mi ronda mensual para revisar los maniquíes. -Dijo Du Paul. Estaba conmigo y con Jess, al lado del coche patrulla. Fulldow estaba siendo interrogado también por el inspector Megure, pero como el francés había descubierto el cuerpo, nosotras mismas nos encargaríamos de interrogarle. -Como soy el que se ocupa de maquillar a los maniquíes, me tengo que asegurar de que se vean bien, y prefiero no dejar el trabajo en manos de otros. Me encargo de cada maniquí de forma individual, y reconozco todos y cada uno de ellos, así que...

    -¿Los reconoces todos? Son maniquíes industriales, no debería poder diferenciarlos. -Interrumpí.

    El francés me miró con desdén. -¡Por supuesto que los reconozco! Cada uno de los maniquíes está maquillado de forma distinta, para que el realismo sea mayor. Estoy horas con cada maniquí, aunque una vez maquillado, tan sólo hace falta un poco de mantenimiento de vez en cuando.

    -¿Por qué? -Preguntó Jess. Esta información era, en teoría, poco útil, pero sentía curiosidad.

    -Los maniquíes no son humanos, así que no tienen piel. El maquillaje normal no se aferra al plástico de forma natural, así que antes de nada los unto con un pegamento especial que Fulldow diseñó, que mantiene todo en su sitio. Como además los maniquíes no sudan ni se mueven, el resultado es como pintar un cuadro. Pero poco a poco, el maquillaje se desprende, por eso mis labores de mantenimiento. -Contestó Du Paul.

    -De acuerdo. Continua con tu historia. -Le pedí retomando la parte importante.

    -Bien. Como ya he dicho, estaba haciendo mi ronda de la forma habitual, cuando llegué a la zona de los ahorcados. Los revisé desde el suelo, y me di cuenta de que había uno de más.

    -¿Nadie se había percatado antes? -Preguntó la pelinegra, incrédula.

    -Hay exactamente veintitrés maniquíes ahorcados, pero tan sólo yo me molesto en averiguarlo. -Contestó Du Paul. -Como son tantos, un maniquí más no llamó la atención en ningún momento. Hasta que yo me di cuenta, claro está.

    -¿Y el olor? -Cuestioné.

    -Esto es una casa del terror situada en un almacén. Huele siempre a muerto, para que la atmósfera sea mayor, aunque hoy aún no hemos lanzado el perfume en el sistema de ventilación... eso se hace al abrir.

    -¿Llamaste a la policía al descubrir que había un maniquí de más? -Le interrogó Jess.

    -No al momento. Primero utilicé la escalera para llegar hasta el maniquí que sobraba... y me di cuenta de lo que era. Justo entonces, llamé a la policía, y en seguida llegaron ustedes.

    -¿Hay una escalera para llegar donde los maniquíes? -Pregunté interesada.

    -Es por comodidad. En ocasiones los visitantes hacen gamberradas y lanzan cosas a los maniquíes. Tenemos empleados que se encargan de vigilar, pero no siempre llegan a tiempo para impedir daños. Si ocurre, mediante la escalera podemos llegar hasta el maniquí y arreglarlo allí mismo, sin necesidad de bajarlo.

    -¿Por qué no bajó a la señora Billson en cuanto descubrió que era ella?

    -Por la misma razón por la que ustedes aún no la han bajado: porque se tarda mucho. Si los maniquíes tan sólo estuvieran enganchados al techo por el cuello, se les caerían las cabezas. Usamos un arnés de cuerpo entero, que se oculta bajo las túnicas blancas que visten los maniquíes. De esa forma, no sufren daños al estar suspendidos. Luego, para subirlos, usamos un mecanismo de palancas y manivelas que ni yo mismo comprendo, pero hace falta desatar muchos nudos, y si no quieres que el maniquí, o en este caso la señora Billson se golpee contra el suelo, necesitas usar una manivela situada en un lugar escondido de la pared. El proceso en total dura una media hora, aproximadamente.

    -Si es tan complicado subir un maniquí, ¿Cómo subió el asesino el cadáver? -Preguntó la ojiazul.

    -Oh, lo difícil es bajarlo. Para subirlo tan sólo hace falta colocar el arnés, hacer un par de nudos y tirar de una palanca. El mecanismo hace el resto. Tenemos cuerdas y arneses de sobra, ya que al diseñar 'Fear' hicimos varios más, por si alguna cuerda se rompía. El asesino tan sólo debió coger una de las cuerdas que están junto a la pared, colocarle el arnés a la señora Billson, y... el resto es fácil. Además, aunque el arnés esté puesto, la cuerda hace mucha presión por el cuello, de forma que la señora Billson también moriría ahogada... y no se puede accionar el mecanismo si no está colocado el arnés, por seguridad.

    Asentí. -De acuerdo. ¿Fuiste tú quien la mató? -Fui directa al grano y eso provocó que Du Paul abriera los ojos como platos.

    -Yo... ¡Claro que no! ¡Nunca habría...!

    -¿Habías discutido con ella por algún motivo? -Interrumpí, sin hacer caso de lo que le decía el francés.

    Du Paul calló de golpe y miró hacia otro lado. -Yo... no tenía ningún motivo para matarla.

    Arqueé una ceja. -¿Ah, no? Su forma de comportarse me dice lo contrario. Recuerde que el inspector Megure está interrogando Fulldow, y si él le dice lo contrario... -Me encogí de hombros. -Perderás puntos, desde luego.

    Du Paul frunció el ceño y me miró a los ojos. Abrió la boca para hablar, pero se detuvo antes de decir nada. Acto seguido, aspiró aire poco a poco, cerró los ojos y empezó a hablar con voz decidida.

    -Yo no maté a la señora Billson. Pero sí, había discutido con ella. Seguramente si no se lo digo yo, se lo dirá cualquier otro empleado, así que...

    -¿Por qué discutieron? -Preguntó Jess que estaba escuchando atentamente.

    -¿Sabéis cómo fundamos Fear? La señora Billson nos convenció a Fulldow y a mí, que no nos conocíamos, para crearlo. El trato era éste: ella ponía la mayor parte del dinero, Fulldow ponía el terreno con el almacén que usaríamos y yo maquillaba los maniquíes y apoyaba con una cantidad menor de dinero. La señora Billson intentó quitarnos los derechos sobre el negocio a Fulldow y a mí.

    -¿Quitarles los derechos sobre el negocio? -Añadió Jess.

    -Despedirnos, en otras palabras. Quería la propiedad del negocio para ella sola, utilizando la burocracia. Amenazó con despedirnos a los dos, y como ella era la directora, tenía el poder para hacerlo.

    -Podrían haberla denunciado por ello. -Argumentó decidida.

    -¿Cómo? Todo Fear estaba a su nombre, ya que era la que hizo todo el papeleo. Con solo asegurar que yo era un empleado más y que los terrenos habían sido un regalo, tenía todo el asunto solucionado. Por eso nos quedamos en aquella reunión hasta tarde la última vez que nos vimos.

    -¿Qué pasó en aquella reunión? -Le pregunté claramente.

    -Tanto Fulldow como yo intentamos convencerla de que no lo hiciera, de que éramos un equipo. Ella se rió en nuestras caras, y acabamos tirando la toalla. Luego no vino más a trabajar, y supusimos que estaba enferma.

    -Mmm... ¿Fulldow también trabaja aquí? ¿No tiene una farmacia? -Continué con el interrogatorio.

    Du Paul asintió. -Trabaja en su farmacia, pero viene a Fear todos los días. Es uno de los dueños, así que es normal que lo haga, 'para vigilar el negocio', como dice él.

    Asintí también. De forma que tanto Du Paul como Fulldow tenían un motivo para haber matado a la señora Billson... Solté un suspiro. Todo era demasiado... novelesco, para mi gusto. ¿Qué sentido tenía todo esto? Los asesinatos siempre se cometían de la misma forma: un disparo y el cadáver al río, o en algún callejón apartado. ¿Por qué rayos iría alguien a colgar a la Señora Billson de esa forma? Encima, vistiéndola igual que los maniquíes. O era un suicidio muy extraño, o el asesino leía demasiadas novelas negras. Abrí la boca para preguntar algo más, pero un grito me interrumpió.

    -¡Sara Jessica! ¡Hemos bajado el cadáver! -Ambas nos giramos. Uno de los policías de antes nos hacía señas para que no acercáramos. Avancé con paso decidido, haciendo un gesto con la mano para que Jess y Du Paul me siguieran.

    El cadáver estaba tumbado en el suelo, cubierto por una manta. En cuanto me agaché, fruncí el ceño. La señora Billson rondaría los cuarenta años. Tenía el pelo de color negro, envuelto en un moño apretado, y arrugas en el cuello y los ojos. Su rostro estaba completamente pálido, y sus labios estaban descoloridos, con el tono violeta de los muertos por asfixia. Sin embargo...

    -Algo falla. Esta mujer no ha muerto ahorcada. -Dije segura de mis deducciones. Jess asintió, con el ceño fruncido también.

    Du Paul, sin embargo, no parecía poder mirar el cadáver.

    -¿Por...? ¿Por qué lo dice? -Murmuró, en el momento en que Fulldow llegaba, acompañado de otro policía.

    -¿Qué pasa? -Preguntó el farmacéutico a su vez.

    -Digo que esta mujer no ha muerto ahorcada. -Repetí.

    -¿Qué? -Murmuró Fulldow, mirando el cadáver. -¿Por qué lo dice?

    -El ahorcamiento no consta simplemente de una cuerda que aprieta -Expliqué al farmacéutico. -La cuerda te parte el cuello, de forma que tu tráquea se obstruye y no puedes respirar. Esta mujer tiene el cuello intacto.

    -Quizá... -Respondió Felldow. -Quizá el arnés disminuyó la presión y no se rompió el cuello, pero sí que se ahogó al...

    -No. -Le corté. -Tiene el cuello intacto, ya se lo he dicho, y ha estado una semana entera colgada por él. Como mínimo, debería llevar una marca roja, pero no hay nada. Esto implica que no tenía circulación sanguínea al ser colgada allí arriba.

    -¿Entonces cómo murió? -Preguntó el inspector Megure que también estaba alrededor del cadáver. Cuando iba a contestar me fijé en que Du Paul ya miraba el cadáver, y lo hacía fijamente.

    -¿Pasa algo? -Pregunté.

    -Sí... -Murmuró Du Paul. -Antes no me había dado cuenta porque creía que había muerto ahogada, pero ahora que me fijo... la señora Billson... -Se acercó aún más al cadáver. -Está maquillada.

    -¿Eh? -Jess estaba confundida.

    -Digo que está maquillada... con mi maquillaje especial, para que parezca una muerta. Tiene los labios pintados, mira.

    Era verdad, los labios de la señora Billson tenían un color natural para un ahorcado, pero... no había duda, estaban pintados aposta de ese color.

    -¿Quién pintaría los labios a un cadáver? -Preguntó Jess, extrañada.

    -No se engañe. El carmín puede ocultar muchas cosas -Respondí con el ceño fruncido. -Du Paul, ¿Este tipo de maquillaje se va con facilidad?

    -Sí... no hace falta mucho desmaquillador, al menos para los humanos. Ya le he dicho que uso pegamento en los maniquíes, así que...

    No escuché nada más. Antes había cogido los guantes de plástico reglamentarios, así que me agaché y llevé los dedos a los inertes labios de la señora Billson. En cuanto los toqué, mis guantes se tiñeron de carmín, pero los labios no cambiaron de color, por mucho que frotara.

    -¿Pero qué...? -Musitó Du Paul, extrañado.

    -Esta mujer ha muerto por asfixia. -Dije segura. -Y la han maquillado para que parezca que ha muerto de esa forma.

    -¿Por qué haría nadie eso? -Preguntó Du Paul, sorprendido. -¿Y no había dicho que no había muerto ahogada? No tiene marcas en el cuello.

    Fruncí el ceño todavía más. Acto seguido, me giré hacia Fulldow.

    -Me acabo de dar cuenta de que antes he sido una maleducada con usted, señor Fulldow. -Dije, tendiéndole la mano. -Estaba de mal humor, pero eso no es excusa. ¿Me hace el honor...?

    Fulldow, confundido, me dio la mano. Sonreí con malicia, le dí un apretón, me llevé la mano al bolsillo del pantalón y con un rápido gesto, saqué unas esposas que le había cogido a un policía cuando este no miraba.

    -Señor Fulldow, queda detenido por el asesinato de la señora Billson. Tiene derecho a guardar silencio. Cualquier cosa que diga puede ser y será usada en su contra en un juicio. Tiene derecho a un abogado...


    Estaba de vuelta en mi casa. Había sido un día agotador, pero había resuelto el caso en apenas una mañana, y eso seguro que me haría más conocida en el departamento, pensé.

    -¿Sara? -La voz de Jess sonó a mi espalda. Me giré y le sonreí.

    -¿Sí?

    -Fulldow ha confesado, era el asesino. ¿Puedo preguntarte cómo...?

    -¿Cómo lo adiviné? Muy sencillo. Desde el principio, el inspector me dijo que era un caso de novela, así que actué como en una novela. Verá, la clave estaba en el maquillaje y en la forma de morir de la señora Billson. Felldow habrá confesado que la envenenó, ¿Verdad?

    -Así es.

    -Estricnina. Es un veneno que paraliza el cuerpo, hasta que oprime la tráquea y causa la muerte por asfixia. Sin embargo, primero va paralizando el cuerpo poco a poco. En cuanto vi que la señora Billson no tenía marcas en el cuello sospeché de ese veneno. Eso fue lo primero que me hizo sospechar de Fulldow. Es farmacéutico, así que tenía que tener acceso a ese tipo de venenos. Es decir, Fulldow lo planeó todo, llevó estricnina a la reunión y, después de fingir que se iba a casa delante de Du Paul, volvió. Con cualquier pretexto, hizo beber a la señora Billson, y la envenenó con estricnina. Entonces, ella empezó a paralizarse, lentamente. Fulldow la ató, o la inmovilizó de alguna manera. Cogió el maquillaje de Du Paul y se lo puso, para hacerla parecer una ahorcada. Luego, la señora Billson murió, y él la escondió entre los maniquíes.

    -Pero... no lo entiendo, ¿Por qué maquillarla?

    -Para hacernos sospechar de Du Paul. ¿Entiende? Fulldow sabía perfectamente que la estricnina mataba por asfixia, pero eso no es algo que todo el mundo sepa. Sin embargo, sí que es de conocimiento general el hecho de que la estricnina es un veneno. Lo que Fulldow pensó fue que, al ver el maquillaje en la cara del cadáver, sospecharíamos de Du Paul. Sobretodo al hacer la autopsia y descubrir que había muerto envenenada por estricnina. Habríamos pensado que el asesino camufló innecesariamente a la señora Billson para hacerla parecer una ahogada, ya que no sabría que la estricnina tendría ese efecto. Es decir: el asesino no sabría nada de venenos, y habría pensado que el cadáver tendría otro aspecto. Esto, unido al hecho de la presencia del maquillaje, nos habría hecho sospechar de Du Paul.

    -Pero... ¿Por qué sospechaste directamente de Du Paul?

    -Porque Du Paul estudió medicina. Esto quería decir que no era tan ignorante sobre venenos como Fulldow creía. Ellos dos se conocieron por medio de la señora Billson, así que no debían saber mucho del otro, con lo que el farmacéutico no podía saber ese detalle sobre Du Paul. ¿Lo entiende? El asesinato, o eso parece, fue cometido por alguien que no sabía el efecto exacto de la estricnina, por eso maquilló a la señora Billson. Sin embargo, los dos principales sospechosos tenían conocimiento de los efectos de ese veneno. O sea que el asesino fingió no tener esos conocimientos para hacernos sospechar de otra persona. La única diferencia entre Du Paul y Fulldow consistía en que en el caso de uno de los sospechosos, la posesión de ese conocimiento era obvia, mientras que nadie hubiera sospechado que el otro posible culpable, un simple maquillador, tenía conocimientos de medicina. Era estúpido para el asesino hacer creer que Fulldow no tenía conocimientos sobre venenos, así que Du Paul era inocente. Con lo que Fulldow debía ser el culpable. Además, los sospechosos eran gente común y corriente, que nunca habían roto un plato en su vida. Suponía que el asesino se derrumbaría con un poco de presión, así que tampoco era tan grave si me equivocaba. Y el sentido común nos dice que es mucho más fácil encontrar un veneno en el bolsillo de un farmacéutico que en el de un maquillador. Por cierto, ¿Te apetece un helado?


    ***Fin***

    Gracias por leer mi Fic, más bien, gracias por aguantar hasta el final y terminar de leértelo aún siendo así de largo. Si ta ha gustado te invito a que opines.

    Sayonara~♥
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Tito Dark Knight

    Tito Dark Knight Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    2 Septiembre 2011
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritor
    O.O siendo sincero, me queria ir despues de que llegaron a la casa, pero mientras mas leía, mas me atrapabas en tu historia. Me encanto, te quedo muy bien, errores ortograficos no note, y la trama exquisita. Te felicito ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Romantic Hero

    Romantic Hero Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    23 Marzo 2011
    Mensajes:
    9
    Pluma de
    Escritora
    DIOS q emocion sentí, no podía dejar de leer y eso es bueno qere desir qel Fic atrae al lector y eso es muy difisil d conseguir, te doy mi aprobado pa' novelas de detectives *pulgar arriba*.
     
  4.  
    Sonia de Arnau

    Sonia de Arnau Let's go home Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2010
    Mensajes:
    2,044
    Pluma de
    Escritor
    Owo, fue muy interesante leer este pequeño relato. Me encanta esta clase de historias, y lo que me fasino de tu relato, fue, la menera en que lo desarrollas hasta el final, el cual esta muy bien explicado.

    Solo dos cosas:
    1. En esta parte que dice el inspector: " Pero hoy, uno de los encargados del mantenimiento ha encontrado el cadáver" hubiera sido mejor, que mencionara al frances, ya que fue el quien lo encontro y seria otra pista para nuestras dos jovenes detectives, desde un comienzo.

    2. Hablando legalmente, "Fear" solo tenia un dueño como fundador y se trataba de la asecinada, ya que en los papeles esta su nombre y el "maquillador" y el "farmaseutico" no lo eran. Otra pista mas para nuestras detectives.

    Estos son dos "errores" que encontre :D. Me encanto leerte.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Heartless

    Heartless Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    5 Febrero 2012
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Muchas gracias por comentar y resaltar esos dos fallos, para la próxima vez estaré más preparada y el misterio será más intrigante wajajajajaja.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso