¿Por coincidencias, cosas de la vida, o el destino? [Sasuke y Naruto]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Hyuuga, 1 Noviembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ¿Por coincidencias, cosas de la vida, o el destino? [Sasuke y Naruto]
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3363
    Holaa mis queridos lectores y lectoras xD Aquí mii hyuggaTenTen con una nueva idea XD ya sabes como soy de rara, este será un Long-fic no tan largo xD bueno, por lo menos sí tendrá más de cinco capiss, en fin, lo que sigue es importante:

    Aclaraciones: Sé muy bien que el Yaoi está prohibido aquí. Este fanfic puede o no ser catalogado como tal, pero más que un amorío, esta historia se enfocará en la intensa amistad de Sasuke y Naruto, y los lazos que éstos dos formarán, por lo que creo, no estoy violando ninguna regla :3 Ahora, si mis instintos Yaoiescos (esa palabra no existe jum) me ganan y el público demanda que el fanfic sea Yaoi *O* lo volveré así, claro, que lo más explícito lo colocaré en el blog, y mientras no ocurra nada la historia estará aquí. en fin si hay dudas, pregunten, por ahora sin más, la historia :`D

    ¿Por coincidencias, cosas de la vida, o el destino?

    Capítulo 1. "Accidentalmente"

    Nunca supo cómo pasó... Cómo el destino lo había llevado hasta él. Su vida era todo un lío, llena de complicaciones y mentiras; soledad, desprecio y venganza, todo eso envenenaba su corazón y lo cegaba a una vida monótona. Esta es la Historia de Uchiha Sasuke, de cómo su mundo cambió gracias a una persona. Sobre como de una pequeñez nació una amistad... Aquella que lo transportó a otro lugar.

    Eran las seis de la mañana, como siempre se despertó antes que sonara su despertador. Se dio una ducha fría para despabilarse. Luego de haberse vestido y peinado, tomó un ligero desayuno mientras leía el periódico.

    —Hmph —emitió su característico sonido—. Como siempre nada nuevo.

    Tomó las llaves de su auto, se dirigió a la puerta y sin más que hacer, salió de su casa rumbo a su trabajo.

    Abrió la ventanilla para dejar penetrar al aire. Sus negruzcos cabellos se alborotaban con el baile del céfiro; él disfrutaba de aquella sensación, sentir la brisa helada sobre su rostro lo hacía apaciguar sus molestias y le causaba un estado de buen humor.

    Bajó de su carro y a paso firme entró en el edificio que se encontraba frente a él; se trataba de nada más ni nada menos que de la estación de policía. Antiguamente sus padres habían sido los jefes de aquel departamento, pero por un “accidente” que marcó la vida de Uchiha Sasuke, ellos perdieron la vida, quedándose él a cargo de todo.

    —Buenos días Sasuke-sama —recibía saludos por parte de sus empleados y compañeros.

    —Buenos días —les respondía a cada uno sin ningún interés.

    Llegó a su oficina, se sentó sobre su escritorio y comenzó a ojear unos papeles, los cuales debió haber checado varios días atrás.

    —Adelante —permitió al escuchar que alguien tocaba la puerta.

    —Con su permiso Sasuke-sama.

    Al instante entró su secretaria, una mujer de peculiar cabellera rosada y ojos de color esmeralda.

    —¿Qué sucede Sakura? —preguntó sin quitar la mirada de sus papeles.

    —Kakashi-sama lo está buscando.

    —Hmph... dile que en un momento voy —respondió a secas.

    La muchacha se retiró, no sin antes mirar al Uchiha de forma interrogante y melancólica, puesto que no se veía bien, llevaba ya un buen tiempo en que no se comportaba como lo solía hacer, se veía más apagado y frío de lo normal.

    Salió de su oficina y puso marcha hacia el lugar donde se encontraba Hatake Kakashi. Él era el tío político de Sasuke, había tomado las riendas del cuartel policíaco de la ciudad de Konoha cuando los señores Uchiha fallecieron; puesto que Sasuke aún era menor de edad, mientras que su hermano Uchiha Itachi... bueno él era otra historia.

    —Pasa Sasuke —pidió el platinado.

    El joven prodigio entró y se sentó frente a su tío, sin decir palabra alguna, sólo mirándole directamente.

    —Sé que últimamente has trabajado demasiado.

    —Hmph —cerró sus ojos y se cruzó de brazos—, esta ciudad es una porquería de mierda... Está llena de ratas y basura.

    —Dices cosas muy feas de la ciudad que te ha visto crecer.

    —Pero es la verdad.

    El Hatake no tenía intenciones de discutir con él sobre un tema tan insignificante, por lo que prosiguió con lo que realmente quería decir.

    —No falta mucho para que te conviertas en el dueño de todo esto, después de todo es tuyo...

    —Kakashi-san —interrumpió—. No creo que me hayas llamado sólo para decirme lo que ya sé, así que mejor dime lo que me tengas que decir de una vez.

    Observó directamente al azabache. Realmente no le sorprendía su actitud ni su respuesta, después de todo él siempre había sido un genio.

    —Muy bien Sasuke, iré directo al grano. Quiero que te encargues de un caso sumamente delicado y peligroso, es algo que sólo alguien como tú puede llevar a cabo.

    —¿y eso por qué? —preguntó el joven, quien se había puesto en pie y se había dirigido hacia un garrafón que estaba en la habitación, para después servirse agua en un conito de papel y beberla.

    —Porque Akatsuki está involucrado.

    Sasuke casi se ahoga cuando escuchó aquél nombre... ese que era tabú para él, aquella organización que detestaba con toda su alma. Tosió un poco y rápidamente se volvió a sentar frente al Hatake.

    —Continúa —pidió con interés.

    —Han venido a esta ciudad. No sabemos la ubicación de su base, pero se están esparciendo.

    —¿Han hecho algo?

    —No directamente. La presidenta Tsunade-sama no ha querido publicar esto, no quiere que la ciudad se altere.

    —Y ¿Tienen idea de qué es lo que buscan aquí? —el Uchiha siguió preguntando.

    —Hace unos días, no se sabe cómo, pero frente a la puerta presidencial, apareció una cabeza humana, la cual, tenía clavada en la frente una nota escrita con sangre de la misma. Era una especie de petición con una advertencia, según me informaron, además de pedir una enorme suma de dinero, están exigiendo que se les entregue un amuleto Maya que tú tienes.

    Kakashi miró directamente a los ojos del Uchiha, intentando captar alguna expresión en su rostro, pero éste se mantuvo neutral.

    —Hmph, yo no tengo ningún amuleto Maya.

    —¿Estás seguro?, la nota decía que tú eras el único en conocer su paradero, y que si no lo entregábamos junto con el dinero en un lapso de dos meses... harían explotar una bomba que escondieron en alguna parte de la ciudad, la cual no sólo destruirá gran parte de la ciudad, si no que liberará un gas venenoso. Entiendes lo que esto significa ¿verdad? Todas las personas inhalarán el veneno y morirán, así que por favor, entrega ese amuleto.

    El Uchiha bajó su mirada y colocó una de sus manos sobre su barbilla, su expresión cambió a una pensativa, como tratando de recordar algo.

    Era una playa hermosa. La familia Uchiha se había ido de vacaciones a las Bahamas.

    Eran las seis de la mañana, dos hermanos se habían levantado temprano para salir a caminar a la playa.

    —¡Nii-san entra al agua! —gritaba un niño de aproximadamente ocho años.

    —¡No te vayas muy lejos de la orilla Sasuke, mejor espérame! —respondió otro niño, de unos 14 años de edad, al tiempo en que se echaba al mar.

    Nadó hasta donde estaba su hermanito menor, comenzaron a juguetear, salpicándose y hundiéndose un poco; Realmente se divertían.

    —Itachi nii-san ¡mira!

    El aludido bajó su mirada hacia donde el menor apuntaba. Un peculiar brillo verdoso resaltaba por lo bajo del agua.

    —¿Qué será eso? —preguntó Itachi.

    —Vayamos a ver —sugirió Sasuke al tiempo en que se sumergía.

    —¡Sasuke espera! —acto seguido también se hundió.

    El menor de los Uchiha, envuelto por la curiosidad, comenzó a descender, mientras que su hermano le seguía apresurado.

    “Es un... ¿collar?” —pensó el menor al tiempo en que desenterraba de la arena el objeto.

    Ambos volvieron a la superficie para luego regresar a tierra firme .

    —Tiene una forma muy extraña —opinó Itachi.

    —Es verdad pero... ¡ah! —gritó el menor al sentir dolor en su pie.

    —¿¡Sasuke!? —Itachi preguntó espantado al ver la reacción de su hermano.

    Se tiró en la arena para examinarse, y se halló con que había pisado un vidrio roto, el cual se le había incrustado en el pie, ocasionándole una herida.

    —Oh no, debemos curar eso de inmediato.

    Pero no hubo tiempo de hacer nada, pues aquel extraño amuleto comenzó a brillar.

    —Esto es muy... —quiso decir el pequeño Uchiha.

    —Raro —completó el Mayor.

    La herida de Sasuke había sanado al contacto del resplandor del amuleto, el cual segundos después apagó su brillo.

    —Debe ser magia —se alegró Sasuke.

    —Hmph, sea lo que sea, mejor guárdalo en secreto y no se lo digas a nadie, podrías ocasionar peleas por conseguirlo.

    Kakashi tosió un poco, en señal de que seguía esperando una respuesta, fue entonces que el Uchiha salió de sus pensamientos, regresando a la realidad.

    —Lo recuerdo —por fin respondió.

    —Entonces lo tienes —afirmó el platinado.

    —Hmph —cerró sus ojos—. No, no lo conservo.

    —¿Qué fue lo que le hiciste?

    —Aquel objeto lo encontramos en el mar de las Bahamas, Itachi me dijo que lo guardara en secreto, ya que tenía un extraño poder curativo y que por ello se podrían armar disputas por poseerlo. En ese entonces yo era un niño, y la idea de tener algo que me podría traer problemas me asustaba, por lo que esa misma noche regresé a la playa y lo escondí en un lugar... Itachi nunca supo que no lo conservé.

    —¿Pero recuerdas dónde lo escondiste?

    —sí, y es posible que siga ahí.

    —Pues más vale que sí. Sasuke, te asigno la misión de ir a recuperarlo, hoy me encargaré de organizar todo el viaje, alístate porque saldrás mañana por la mañana.

    —Entendido —contestó el Uchiha sin reprochar.

    Salió de la oficina de su superior. Se dirigió a su despacho para recoger sus cosas, después de todo ya no tenía nada que hacer en el plantel, debía ir a alistar sus cosas para el viaje.

    —¿Qué haces en mi oficina Sakura?

    —Perdón pero... estoy preocupada por ti, desde hace tiempo te ves diferente, como si algo te estuviera molestado y...

    —Sakura —le interrumpió—, tú sabías lo del incidente de Akatsuki ¿verdad?

    La Haruno bajó la mirada, clara señal de afirmación. El azabache dejó salir un suspiro, luego de eso se encaminó hacia su escritorio por su portafolio.

    —Perdón Sasuke... Pero a mí no me correspondía decirte nada.

    —Kakashi me dijo que ellos están aquí desde hace como un mes... ¿sabes lo que hubiera hecho si tan sólo me hubieses dicho de su presencia?

    —Sasuke yo... Sé que lo que Itachi-san te hizo no tiene perdón. Pero además que me prohibieron decírtelo... yo no quería que te alteraras, si desobedecía y te lo contaba tú te hubieras puesto como loco he hubieses intentado hacer cualquier estupidez. Yo no quería que te pasara algo malo.

    Sasuke sólo cerró los ojos y meditó un poco las cosas. Él y Sakura se conocían de infancia, habían estado en el mismo orfanato luego del incidente de sus padres. Sakura se convirtió en la mejor amiga y confidente de Sasuke; ella siempre soñó con estudiar medicina y convertirse en doctora, así que cuando crecieron y fueron sacados del orfanato, Sasuke le dio trabajo en su empresa para que pudiera pagar sus estudios en la universidad.

    —Hmph, ya no importa, de todas formas me iré de viaje.

    —Lo sé, Kakashi me lo dijo.

    —Muy bien, me ahorras explicaciones, quiero que te encargues de todo lo que yo hago en mi ausencia, claro, con excepción de salir a persecuciones.

    Ella soltó una pequeña risita, luego de eso le dio un caluroso abrazo de despedida.

    —Entendido señor... Cuídate mucho Sasuke.

    Se despidieron. Sasuke salió del edificio y montó en su auto. Como aún era temprano no había mucho tráfico, el cielo ya clareaba y el clima era frío. Su mente divagaba, buscaba una forma de poder acabar con su hermano y con toda su organización... Tan metido estaba en sus pensamientos que no se dio cuenta de algo.

    —¡Cuidado! —gritó de improviso mientras frenaba de manera violenta el auto.

    Su respiración se tornó agitada, sus sudorosas manos estaban aferradas al volante. Realmente no se esperaba que aquella persona se le atravesara de un de repente. Temeroso alzó la mirada y lo vio... aquella figura tirada en medio de la calle.

    —Mierda —masculló con apuro al tiempo en que se desabrochaba el cinturón.

    Presuroso salió de su auto y rápidamente corrió hacia la persona, que por pura suerte no atropelló, puesto que alcanzó a frenar a tiempo, pero sí la había aventado con el auto.

    —Está vivo —se dijo con un respiro de alivio luego de haber sentido su pulso—, tengo que llevarlo a un hospital pero... no debo moverlo, puede que se haya fracturado algo, además... si lo llevo al hospital me meteré en problemas legales, después de todo yo le pegué... claro que no fue mi culpa si no de él, ¡para qué demonios se atravesó si vio que yo venía con el carro! A menos que no me haya visto, en ese caso debe de ser todo un idiota.

    El Uchiha comenzó a desesperarse, debatía contra sí mismo lo que debía de hacer con aquel sujeto, quien poseía una cabellera rubia y unas extrañas marcas en sus mejillas.

    —Ya sé, llamaré a Sakura, lleva estudiando medicina tres años, algo debe de saber.

    Y sin perder más tiempo se contactó con su compañera, la cual se encaminó de inmediato al lugar apenas le dijo la situación.

    —Sakura ya viene, no te vayas a morir, porque eso me traería grandes problemas.

    Sasuke arrastró con cuidado el cuerpo del muchacho hacia la orilla y lo escondió detrás de su auto, el cual ya había orillado, para sí no llamar la atención de la gente.

    —¡Sasuke! —escuchó el grito de Sakura, quien se acababa de bajar de un camión.

    —Qué bueno que llegas, está aquí —la encaminó—, se me atravesó, por suerte no lo atropellé, pero sí le di un muy buen golpe.

    La aprendiza de médico examinó al muchacho. Tenía unas pequeñas cortadas en los brazos y una herida en la frente

    —Ha tenido mucha suerte, no tiene ninguna fractura, es seguro moverlo, pero... Al parecer se ha golpeado la cabeza, eso puede traerle problemas —explicó la Haruno.

    —¿Qué tipo de problemas?

    —Eso depende, puede que se quede tarado, en otras palabras un retraso mental, la verdad no lo sé, habrá que ver cuando despierte.

    La muchacha le recetó un par de medicamentos contra el dolor y después se fue, puesto que aún tenía mucho trabajo que hacer. Por su cuenta, Sasuke subió al chico a su carro y decidió llevárselo a su casa a esperar a que despertara, y una vez que lo hiciera, arreglaría las cosas con él, con el fin de evitar trámites políticos.

    —Bien, supongo que mientras iré a arreglar mis maletas.

    Recostó al joven en un cómo sillón largo que tenía y él se fue a realizar sus cosas. El tiempo comenzó a pasar, largas e infinitas horas corrían sin cesar, el Uchiha estaba un poco desesperado puesto que el chico aún no despertaba y eso era realmente un problema, hasta que por fin, cuando el reloj marcó las seis y media de la tarde, ocurrió el suceso.

    —¿En... en dónde estoy? —preguntó con voz ronca el joven, mientras lentamente abría sus ojos—. ¿Qué me pasó?

    —Estás en mi casa y tuviste un accidente —respondió directamente sus preguntas.

    El rubio se sentó con mucho esfuerzo y dolor, puesto que a pesar de no haberse fracturado, sí se había llevado unos buenos moretones.

    —¿Un accidente? —preguntó sin entender bien—. Un momento, ¿quién eres tú?

    —Uchiha Sasuke, y sí, te atravesaste en la calle y te golpee con el carro.

    El chico se quedó callado, como analizando la información recibida.

    —La verdad es que no lo recuerdo.

    —No importa ya —habló el Uchiha—. Pagaré todos tus gastos médicos, pero te pediré de favor que no metas ningún acta, estoy en medio de algo importante y tener que hacer trámites legales es lo último que necesito.

    —Entiendo pero...

    —Dime el número de tu casa —le interrumpió.

    —¿Mi número?... Bueno, es que yo... no lo recuerdo —respondió con un tono sorprendido.

    El muchacho colocó sus manos sobre su cabeza con una expresión consternada, sus ojos reflejaban temor, desesperación.

    —No puedo recordar nada —dijo.

    —¿Nada? ¿Ni siquiera tu nombre?

    —No, eso sí lo sé, me llamo Uzumaki Naruto, pero... fuera de eso no logro recordar.

    “Maldición, seguramente perdió la memoria al golpearse la cabeza”

    —Bueno, en ese caso no tengo más opción que dejarte dormir aquí.

    —¿¡De veras!? —preguntó el Uzumaki con una sonrisa de alegría.

    Ante esto Sasuke sintió una extraña sensación, aquél chico sí que era raro, se alegraba porque le permitiría quedar en su casa, cuando él había sido el causante de su mal de memoria, de hecho, atenderlo era lo menos que podía hacer.

    —Sí, bueno, yo mañana tengo que irme en un viaje,así que ahorita mismo le pediré a mi secretaria que ponga anuncios de ti, haber si alguien responde.

    El Uchiha se dio la media vuelta y comenzó a caminar, pero se detuvo cuando escuchó la voz de Naruto:

    —Nadie va a llamar.

    —¿Por qué lo dices?

    —No lo sé... sólo sé que nadie va a pedir por mí, es raro... pero aunque no pueda recordar nada... siento como si siempre hubiera estado solo, que no hay nadie que me esté buscando.

    La palabra “solo”, resonó en la mente de Sasuke, pues si alguien conocía el significado de dicha palabra, era él, sí, él había experimentado el dolor de estar completamente solo, conocía la sensación de no sentirse necesitado ni deseado por nadie, y era... algo que realmente no le deseaba a nadie.

    —Igual lanzaremos un anuncio, pero... si hasta mañana nadie llama… dejaré que viajes conmigo.

    —¡¿Enserio!? —se alegró—, ¡Gracias Teme!

    El joven se abalanzó sobre el Uchiha, apresándolo en un abrazo.

    —No... ¡no hagas eso dobe! —reclamó el acosado mientras empujaba al rubio—. Y no me digas teme... Usuratonkachi.

    El Uzumaki rió un poco mientras se rascaba la nuca.

    —Lo siento Teme —volvió a decir, haciendo énfasis en la última palabra.

    —Si serás... —Sasuke se contraía las ganas de darle un puñetazo— ¡Usuratonkachi!

    —¡Ah, me volviste a decir así! Pues entonces... ¡Teme!

    —¡Usuratonkachi!

    —¡Teme!

    —¡Usuratonkachi!

    —¡Teme!

    “Esto es realmente vergonzoso” —pensaba Sakura, quien recientemente había llegado al departamento de Sasuke y había abierto la puerta para encontrarse con semejante espectáculo. “Se ve que este par de idiotas se llevarán muy bien”
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    YukiHyuga

    YukiHyuga Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    jajajajajajajaja
    me encanto tu fic
    pobre naru perdio la conciencia
    pero viajara con el teme.... ejem digo sasuke.-sexy


    La palabra “solo”, resonó en la mente de Sasuke, pues si alguien conocía el significado de dicha palabra, era él, sí, él había experimentado el dolor de estar completamente solo, conocía la sensación de no sentirse necesitado ni deseado por nadie, y era... algo que realmente no le deseaba a nadie.

    si yo me eh sentido asi alguna vez pues esta es mi parte favorita

    besos
     
  3.  
    Tooru Shinomiya

    Tooru Shinomiya Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Febrero 2004
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritor
    Suena interesante pero tienes muchas fallas. - _ -

    Para empezar, no uses tanto esas palabras japonesas cuando tienen su similar en español, no va acorde. Segundo, ¿cómo es posible que Naruto haya comenzado a decirle "maldito" (porque es la traducción literaria de "teme") a Sasuke desde ya cuando nada lo provocó para decirle así?Y último, la policía no se hereda, no tiene dueños, porque no es una empresa lucrativa. Podrías decir que Sasuke siguió los pasos de sus padres, pero no que fuese el próximo dueño.

    Y ya, no quiero puntualizar más, no soy beta.
     
  4.  
    Alyss Alice No Akuma

    Alyss Alice No Akuma Ritornata

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Noviembre 2009
    Mensajes:
    337
    Pluma de
    jaja, no que wow... que genial HyuugaTenten-chan xD
    uu tenia un rato ya sin leer tus escritos, amiga ...
    y de yaoista a yaoista te digo, que para nada se detecto yaoi, no te preocupes...
    uh la trama me late xD
    sige asi, espero la conti, vaya que si esta muy interesante, jeje esos dos siempre peleando jaja los amo xD


    Aunque si es cierto lo que articula, Touru-san. el empleo de esas palabras como que fue algo precipitado, es decir aun no se conocen, deberian empezar a insultarse despues no crees, y... bueno, no; no es cierto. Teme no es maldito, es bastardo, Sayaku si es maldito.

    lo de la policia tambien concuerdo con el, es que mira, en esta ocacion estas manejando UA, asi que, en la vida real, lo de la policia no se hereda, por que es una organizacion.



    Bien, amiga nos leeremos luego jeje, bye cuidate, hasta la conti xD
     
  5.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,374
    Pluma de
    Escritora
    Ahora, si mis instintos Yaoiescos (esa palabra no existe jum) me ganan y el público demanda que el fanfic sea Yaoi *O* lo volveré así, claro, que lo más explícito lo colocaré en el blog, y mientras no ocurra nada la historia estará aquí. en fin si hay dudas, pregunten, por ahora sin más, la historia :`D

    Pa su madre que no sé quotear x´D....


    El problema está en que aunque no suceda explícito -osea shonen ai- debo cerrarlo por contener una relación chicoxchico y en el momento que esto se formalice tendrá que acabar, no quieras buscar pésimos hoyos argumentales como: lo fuerte será en el blog, eso no quita que sea yaoi. Hablaré con unas personas pero realmente no te conviene que lo transformes, de por sí que contenga una pareja yaoi en el nombre no te ayuda nada.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso