¨El secreto de vivir¨.

Tema en 'CLAMP' iniciado por sen, 9 Agosto 2007.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    sen

    sen Guest

    Capitulo 1: felicidad

    Estaba terminando de gestionar los últimos documentos en la oficina del director del hospital Tomoeda. Él era un joven médico graduado de una prodigiosa Universidad del extranjero, aunque había trabajado poco, pues se había graduado muy temprano, su carrera parecía brillar como las estrellas. Se creía que era un joven prodigio, y se le dió la oportunidad de trabajar en unos de los hospitales mas especializados de Japón, para que aprendiera lo último de la medicina.
    El joven estrechó la mano del director del hospital, y este con una sonrisa le dio la bienvenida. Por los altavoces, el señor Fuji llamó a la doctora en jefe, para que le enseñara el hospital al nuevo médico del personal.
    Una hermosa dama con una gabacha blanca de unos 25 años, se hizo presente. El director muy emocionado la saludó, mientras se sonrojaba ligeramente. Soy Tomoyo Daidouyi, espero nos llevemos muy bien, dijo la mujer con una hermosa sonrisa, a la cual el joven le respondió con otra sonrisa; ambos se despidieron y salieron a recorrer los pasillos. Estaba atardeciendo, el hospital lucía tranquilo, Tomoyo le indicaba donde se encontraba, cada lugar importante. Otros doctores salían de sus consultorios curiosos de ver el nuevo adepto. Mientras Tomoyo hablaba, al médico vio que al final del pasillo, en la sala de espera, se encontraban varias personas; unos niños estaban junto a ellos en la sala de juegos, todos portaban gabachas blancas y celestes y a pesar de ser internos del hospital se les veía sonreír y jugar entre ellos. El médico vio con dulzura a los niños, y minutos después Tomoyo era llamada por los altavoces, ella se disculpó y le pidió que esperara un momento. El muchacho pudo aprovechar la oportunidad para ir donde los niños y estar cerca de ellos. Les preguntó que jugaban y ellos respondían:
    --Somos doctores, y estamos curando personas.
    El joven sonrió enternecido por el corazón de ellos, y luego vio una niña que jalaba su camisa. Una hermosa chica de unos 4 años lo miraba curiosa, y pronto le sonrió y le entregó una flor. Es para tí, dijo coqueta, luego le pidió que la acompañara a entregar la otra flor al ángel. Él le pregunto: ¿y dónde se encuentra ese ángel? la niño lo jaló de la mano, indicándole que lo siguiera, lo llevó por el pasillo, cerca de ahí y se paró en la habitación 45. Cuando la niña la iba a abrir, una enfermera vino por ella y se disculpó con el joven, la niña antes de irse le entregó la flor y dijo que se la entregara al ángel. El joven, estando sólo en el pasillo, tocó la habitación y luego abrió la puerta, al no oír respuesta.
    La habitación era fresca y cálida a la vez. Parecía que estaba vacía. Él entró y vio que había un florero, puso la flor en él. De pronto observó hacia la ventana, en el balcón, ahí la vio. Era de verdad un ángel que estaba tomando el fresco de la tarde, él la miró sin creer lo que veía y ella pronto se percató de su presencia. Se volteó, lo miró, sus ojos esmeraldas brillaron aún más que el sol, y el joven sentía como si se quedara sin aliento. Después de unos segundos eternos, ella sonrió.
    Hola, dijo con una vos suave como la brisa, él no respondió. Después el muchacho suspiró y al fin pudo decir algo.
    Disculpe, fui muy descortés al entrar estando usted aquí. Dijo apenado, sin dejar de mirarla.
    -Está bien, yo solo miraba el hermoso cielo-dijo la joven sonriendo. él de nuevo se paralizó, y se dio cuenta que era por la impactante sonrisa. Su única salida fue apartar su mirada, para ocultar su turbación. Luego de unos segundos la miró de nuevo y le preguntó –¿trabajas aquí?
    No era errónea la pregunta, pues la joven vestía de blanco. Ella sonrió de nuevo. Pero ahora un golpe en la puerta los interrumpió. Era Tomoyo, quien desde hacia un rato estaba buscando al nuevo doctor. Al mirarlos sonrió con una chispa en sus ojos y luego saludó a la muchacha de la hermosa sonrisa. -Sakura, ¿cómo estás?- a lo que la otra le respondió que bien. El joven doctor ya había recuperado de nuevo su porte serio, Tomoyo se despidió de Sakura y salió junto con el joven médico. Mientras caminaban por el silencioso pasillo, Tomoyo se detuvo un momento –sabes, todavía no se tu nombre- y él respondió –disculpa, olvidé decirlo. Soy Shaoran, Shaoran Li- -ya veo, eres extranjero dijo Tomoyo- él afirmó con la cabeza. Luego aprovechó el momento para preguntarle por la joven de antes. –¿Ella trabaja en este hospital?- lo dijo evitando parecer interesado. Tomoyo lo miró seria –Ella es mi paciente- Shaoran no pudo evitar su sorpresa, pues ella lucía saludable. Tomoyo continúo –Hoy vino, después de haber pasado un día con su familia, por eso no andaba bata de hospital. Shaoran, con la voz un tanto turbada pregunto que era lo que ella tenía –Un problema del corazón, ella está esperando un transplante.
    Shaoran salió muy impactado caminando sin poder creerlo, pasó por la sala de espera, y las únicas personas que habían era un joven alto de cara seria, y otro mas sublime, de cara amable. Al pasar por ahí les hizo un ademán, lo cual ellos respondieron con la misma cordialidad. Shaoran se dió cuenta que esa era la familia de la joven ángel, Sakura.


    Shaoran había empezado sus labores dentro del hospital. Era un doctor que amaba su profesión y lo que mas le importaba era ver a los pacientes felices, se entregaba en cuerpo y alma a curar a otros. Trataba con dulzura a todos los pacientes, pero manejaba su cargo con responsabilidad y seriedad. Pronto su nombre se conoció por todo el hospital y muchas enfermeras jóvenes al igual que otras doctoras, se peleaban el hacer una consulta con él, pero el parecía no interesado en ellas, al menos eso creían.
    Shaoran vivía en un departamento cerca del hospital, afortunadamente, por ser tan reciente en su cargo, las emergencias las llevaba a cabo la doctora en jefe. Casi nunca comía en casa, a pesar de ser un excelente cocinero , casi no dormía pues las vivencias con esa chica le hacían perder el sueño y su corazón latía a mil por hora, siempre que en ella pensaba.
    Él lo había sentido, sentía que era especial, diferente a otras chicas que hubiera conocido antes, por eso, a pesar de no ser su doctor, se decidió ir a visitarla el primer día de su trabajo. Ella estaba dormida, no pudo evitar sonrojarse, era sakura como agua tranquila. Shaoran había traído un ramo con cerezos en flor. La colocó en el florero y justo en ese momento ella se despertó. Él la miró con dulzura y le dió el buenos días, ella sonrió, él se sonrojo. –¿Eres mi nuevo doctor?- pregunto cuando se levantó de la cama. Él sonrió y Sakura se estremeció.-soy doctor, pero no eres mi paciente- ella lo miró curiosa –entonces ¿porque estas aquí?- él sin haber pensado ninguna excusa vio las flores-vine a cambiarte las flores, te llamas Sakura verdad?, lo escuché la otra tarde, así te llamó la señorita Daidouyi-, -Soy Sakura Kinomoto, pero dime Sakura por favor- él hizo una reverencia –yo soy Shaoran Li, dime Shaoran usted también, si así lo desea- Sakura comenzó a reír, él la contemplaba- Lo siento, es que eres demasiado formal…me gustaría mas que me trataras de tú, porque creo que nos haremos muy buenos amigos-.
    Y así trascurrió el tiempo, él le llevaba un ramo de flores de Sakura todos los días, al amanecer. Charlaba con ella, en cualquier momento que tuviera libre. Pronto su amistad fue creciendo más y más. En una ocasión ella le presentó a su familia, que llegaba por las tardes a visitarla. A Touya no le hizo mucha gracia, ver un hombre al lado de su hermana, pero se resignaba pues ella se veía feliz, junto a él.
    Una de las cosas que Shaoran hacía todos los días, era colocar a Sakura en las listas de espera más urgentes. Hablaba con muchos colegas suyos, para que le ayudaran en encontrar un corazón, pero había un problema, la lista era larga y mucha gente esperaba también su turno, otro problema era la compatibilidad del donante, y que el cuerpo no rechazara el nuevo corazón. Era una ardua tarea, pero Shaoran nunca flaqueaba y tenía fé.
    Shaoran era muy conservador, no le gustaba hablar de sus cosas con nadie, pero con ella, parecía que era un libro abierto, incluso le había revelado secretos de su pasado y sus anhelos mas profundos.-Yo deseo encontrar la felicidad- era lo que una vez había dicho Shaoran que era su meta, y decía que lo hacía feliz, hacer felices a otros. –yo soy feliz, gracias a ti- le respondió Sakura y lo miró a los ojos. Él se sintió atrapado en el profundo mar de sus ojos verdes, pero era tímido por naturaleza, así que optó por huir.
    Cuando ya había terminado su jornada laboral, iba pensando en ella, distraído del mundo, mientras caminaba por las transitadas calles del centro de Tomoeda. Fue entonces cuando lo vió, era algo que lo había detenido en medio de la multitud. Sin pensarlo dos veces entró a la tienda y compró lo que vio en la vitrina: un hermoso collar en forma de corazón con una gema en el centro color esmeralda, el color era idéntico a los ojos de Sakura, eso fue lo que mas le atrajo, y la forma de corazón le daba el toque que él buscaba. Lo colocó en una cajita de terciopelo y lo puso sobre la mesa junto a su cama. Esa noche contempló la gema, y conforme mas la veía mas se daba cuenta que ese brillo, no era nada comparado al brillo de los ojos de Sakura, luego siguió pensando en ella, y se durmió con el corazón de esmeralda a su lado.
    Al día siguiente, cuando se dirigía al cuarto de Sakura, con las flores de cerezo, escuchó a Tomoyo hablar con el padre y el hermano de Sakura, que por alguna razón estaban ahí en la mañana. Lucían preocupados y cansados. Tomoyo se veía sería, al igual que los dos que la escuchaban. Luego ella los despidió y les indicó que descansaran un poco. Cuando los dos hombres se habían ido, Shaoran se acercó. –¿Que sucede?- dijo intranquilo, Tomoyo lo miró, dudando si decirle o no, pero al fin se decidió -anoche, Sakura sufrió un ataque al corazón- Shaoran se puso pálido y su corazón se desgarró, dejó caer las flores, Tomoyo al ver la expresión de él, se apresuro a hablar –logramos estabilizarla- Shaoran suspiró, pero luego explotó en rabia –¡¿Porqué no me avisaron?!- Tomoyo se sorprendió, Shaoran siempre era calmado y ante cualquier situación mantenía su seriedad, ahora ella no lo reconocía. –tranquilízate, Sakura esta mejor, no te llamamos pues no eres su doctor, lo siento mucho- Shaoran se sintió avergonzado y su furia disminuyó –Lo siento mucho, no debí ponerme así, tiene usted toda la razón- Tomoyo vio como Shaoran sostenía una cajita, con el pulso todavía acelerado. Cuando él quiso retirarse, para ver a Sakura, ella lo detuvo –Yo debo disculparme no te llamé, aun cuando ella no paraba de llamarte anoche, entre sueños-. Shaoran no dijo nada más y corrió hacia donde ella estaba. Al abrir la puerta la encontró dormida, pero con una mascarilla de oxigeno en la boca. Su corazón se despedazó, no podía, no aguantaba verla así. Se sentó a su lado, y le sostuvo la mano, hasta que ella despertara.
    Tomoyo afuera, también estaba preocupada por su amiga mas querida, pero al ver las flores en el suelo las recogió y se dio cuenta que alguien sufría mas que todos.

    Los días pasaban, y la condición de Sakura iba cada vez peor, Shaoran había sido colocado como el doctor de apoyo de Tomoyo, aunque ella no lo necesitara, sabía que él no trabajaría bien, sino estaba a cargo también de la salud de Sakura.
    Sakura a pesar de ser una muchacha sonriente, desde hacia tiempo no se le veía sonreír, su padre y hermano lo sabían, ella no era feliz, y como serlo después de pasar 2 años sufriendo, sin poder disfrutar de deportes, siendo ella aficionada al patinaje.
    Después del ataque, su actitud había cambiado levemente, Tomoyo la sentía distraída, y con una sonrisa casi forzada. Una tarde, cuando la familia de ella había terminad su visita. Sakura se sintió libre de llorar, y justo cuando él entró unas lágrimas cayeron por sus mejillas. La miró asustado, ella se secó las lágrimas rápidamente y sonrió, pero las lágrimas seguían brotando. Él de inmediato la entendió, sabía que se sentía mal, de estar en esa situación, de la vida que llevaba, de estar en un hospital, casi sabía lo que ella pensaba, sin entender esa conexión que tenía con ella, se lanzó rápidamente y la abrazó, ella de inmediato se aferró a él, mientras lloraba con desespero. –Shaoran la abrazaba, mientras ella con su rostro enterrado en el pecho de él, empapaba su camisa. Ella lo miró con los ojos desesperados – voy a morir ¿verdad?- a él se le vino el mundo encima, él nunca pensaba en ello, para no tener que sufrir –No, eso no pasará, te lo prometo- Sakura suspiró, sus palabras la tranquilizaron, después solo sollozó un poco más, hasta quedar dormida en sus brazos. Una vez que shaoran la acomodo le retiró un mechón de cabello que caía en su cara y le besó la frente –te juró que no dejaré que pase…- dijo en un susurro con el corazón en la mano.
    A los siguentes días ella había recuperado sus ganas de vivir, Shaoran no había perdido la costumbre de llevarle flores de cerezo, y ella al despertar era lo primero que veía. Shaoran le suplicó a Tomoyo para cuidar a los pacientes en el turno de la noche, pues también quería cuidar de Sakura mientras dormía. La verdad era la única cosa que podía hacer por ella, pues se sentía impotente, sabía que ella necesitaba un corazón y rápido. Pero Sakura ciertamente hacia todo lo posible por no preocupar a nadie, menos a él, incluso sonreía aunque su corazón le doliera.
    Una de esas noches, Shaoran después de haber revisado a sus pacientes en las habitaciones cercanas, iba hacia la habitación 45, para asegurarse de que todo estuviera bien. Le tomaba la presión, revisaba sus signos vitales, el peso y los latidos del corazón. Esta parte era la que más le avergonzaba, pues le pedía que se descubriera el pecho para el poder revisar su corazón con el estetoscopio, mientras movía su mano por el pecho de ella. La primera ves que lo había hecho, a Sakura le había dado mucha pena, pero él en cambio era un profesional, lo único que había cambiado era su pulso pues temblaba ligeramente. Sakura se sentía segura en sus manos, y confiaba en él plenamente. Pero esa noche fue diferente, él estaba haciendo sus chequeos de rutina, Sakura siempre lo contemplaba, pues se le veía serio y concentrado y le encantaba esa fase tan profesional en él. Shaoran al sentirse observado. hizo lo que no había hecho antes: levantó su mirada y sonrió –Tu corazón esta mejor- Shaoran era de esas personas que son siempre serias, y que casi nunca sonreía, pero cuando lo hacía su cara que ya de por si hermosa, se iluminaba como la Luna. Sakura no pudo evitar sonrojarse y su corazón se aceleró de golpe. Shaoran se asustó, de inmediato iba a hablar por su portador de voz a Tomoyo, pero Sakura lo detuvo. Le colocó una de sus manos en la de él. –no te preocupes, es que me puse un poco nerviosa es todo- Sakura estaba roja como un betabel y todavía temblaba. Shaoran la miró a la cara, le puso una mano en la frente y dijo –estas roja, pero no tienes fiebre - Sakura suspiró, definitivamente él era muy despistado; pero pronto Shaoran se percató de que su otra mano, estaba todavía en el pecho de Sakura, y esta vez era el turno de él de ponerse casi morado de la pena – lo siento, me distraje, disculpa por favor- retiró su mano de inmediato y los dos se quedaron en silencio, sin poder decir nada, pues ninguno encontraba las palabras adecuadas. Shaoran recordó en ese momento que todavía no le había dado la caja de terciopelo. Busco en su gabacha y ahí estaba – Hace algún tiempo que lo tengo, pero no pude dártelo antes, me gustaría que lo aceptaras por favor- Sakura estaba muy emocionada, él le entrego la cajita, sudando frío de los nervios y con la cara mas seria que pudo haber tenido. A penas se la dió, se levantó y miró hacia la ventana, para que no se le notara su nerviosismo. Sakura estaba que explotaba de la felicidad, ciertamente era el detalle lo que le importaba y que él se hubiera detenido en pensar en ella –¿puedo abrirlo?- dijo muy contenta –clar..claro- dijo él con la cara roja, mirando a la ventana. Sakura lo abrió con todo el cuidado del mundo y sus ojos brillaron y su sonrisa se encendió como nunca, cuando vió lo que había allí -¡Es hermoso!- dijo sin aliento, Shaoran la volvió a ver muy sorprendido, su nerviosismo desapareció por completo – ¿de verdad te gusta?- -¡me encanta!- otra ves sonrió como nunca, Shaoran se dió cuenta que él era el hombre más feliz del mundo, cuando la veía reír. Sakura trató de colocársela, pero Shaoran la detuvo, él frente a ella, le colocó el collar poniendo sus brazos, casi abrazándola por el cuello. Una ves que terminó, ambos se sonrojaron pues sus rostros estaban demasiado unidos, Sakura apartó su mirada, la mirada de Shaoran era demasiado intensa, él se quedó mirándola casi hipnotizado, nunca la había tenido tan cerca, casi como un instinto que siempre había tenido, pero que hasta ahora el mismo no conocía, su lado atrevido apareció. Con una de sus manos, tomó la barbilla de Sakura, forzándola suavemente a que lo mirara, ella estaba roja pero no puso resistencia, se quedaron mirando unos instantes y él se acercó a ella hasta que sus narices podían tocarse – de verdad eres un ángel, la mas dulce de todos- dijo en un susurro, pero, justo cuando la iba a besar, Tomoyo apareció, los miró extrañada y luego se puso roja y cerró de inmediato la puerta. Sakura y Shaoran en cuestión de segundos se habían separado y Shaoran había salido rápidamente por la puerta. En los pasillos, Shaoran chocó con algunas personas, pues iba demasiado distraído. Camino a la cafetería, se iba diciendo a si mismo – ¿que estaba haciendo?- era de esas persona que saben como controlarse, sus nervios eran de cero en todos los ámbitos, maduro, centrado…pero con ella…- me voy a volver loco- dijo en vos alta, sin darse cuenta que Tomoyo estaba frente a él. –estoy comenzado a dudar, sobre si hice bien en ponerte con Sakura- dijo con una sonrisa cómplice. –yo, este…, no pudo decir nada, –Nunca la había visto tan feliz- dijo Tomoyo – no te preocupes, no le diré a nadie, pero procura acercarte a ella en horas que no sean tan concurridas- Shaoran estaba a punto de explotar de pena. Se disculpo y salió prácticamente corriendo de ahí. Tomoyo se quedó en la mesa pensativa, pero con una sonrisa – el amor nace aún en los tiempos malos- dijo para sí.
    Sakura estaba en su dormitorio, aun admirando el collar que tenia puesto, ciertamente sus ojos hacían el contraste perfecto con la gema. Cada vez que respiraba sentía el olor de Shaoran en su collar, como si ese corazón fuera el de él.
    Shaoran casi no pudo dormir esa noche, las pocas horas de sueño las dedico a ella. Al regresar al hospital, lo primero que vio fue a Sakura junto a Tomoyo, en el jardín del hospital. A pesar de que ella estaba pálida y en bata, él la vio como la mujer más hermosa del mundo, veía como las flores de cerezo caían de los árboles y parecía una lluvia de flores que la recibían, después de una larga espera. Tomoyo notó pronto la presencia del hombre. Con su habitual sutileza, llevó a Sakura a un lugar alejado de la gente, más privado y le pidió que la esperara sentada en una banca. Tomoyo se retiró y al pasar junto a Shaoran, le hizo un guiñe cómplice, para luego desaparecer.
    Sakura permaneció sentada, mientras aspiraba el aroma de las flores, mantenía sus ojos cerrados, pensando en él. Shaoran se acercó a ella, en silencio. Una flor cayó en sus manos, pero luego cayó al suelo, Sakura al abrir los ojos para recogerla, se encontró a Shaoran de rodillas, recogiendo la flor y mirándola como la noche anterior. Shaoran se acercó a ella y colocó la flor de cerezo en el suave cabello de ella, para luego mirarla nuevamente, con su rostro frente a ella. Esta ves los dos sostuvieron la mirada, sus rostros se tornaron levemente rosa, y cerraron sus ojos pues sabían lo que sucedería después. Fue un beso tierno y calmado, suave como la espuma y cálido como el mar. Sus corazones latían al mismo tiempo y por unos segundos, se olvidaron del mundo, del hospital, de la enfermedad para dar todo el espacio al amor. Las flores y la brisa de verano los mecía, mientras el tiempo se detuvo sólo para ellos, indudablemente lo que sintieron en ese momento, ella nunca lo olvidaría, pues sería su recuerdo más preciado.
    Después todo eran momentos memorables, siempre fueron demasiado tímidos pero por alguna razón, las circunstancias se prestaban para que ellos pudieran vivir momentos felices. Él trabajaba como nunca antes, haciendo su labor de la mejor manera, para que cada momento que tuviera disponible se escapara a la habitación numero 45. Ella lo esperaba con ansias, siempre mirando las flores que él le dejaba y agarrando fuertemente su collar de corazón.
    Shaoran había empezado a cocinar nuevamente, y hacía platillos naturales y nutritivos que le daba a Sakura todos los días. –Esto sabe peor que la comida del hospital- dijo ella entre risas –es saludable, para que te mejores- -me lo como, solo porque tu lo hiciste, pero sabe…- él la miró con una molestia fingida-así, si sigues criticando mi comida, no te daré el postre, no nutritivo que hice- Shaoran sacó de su bolsa, una rebanada de pastel de fresa y chocolate, Sakura dio un brinco de la felicidad –tu comida es la mejor, pero yo quiero de eso- Shaoran le entregó el trozo de pastel, ella le brillaron los ojos a la hora de dar el primer bocado –esta delicioso!- Shaoran sonreía complacido –no sé, no lo he probado- dijo con doble intención. Sakura tomó con la cuchara un trozo y se lo iba a dar, pero él la rechazó y le dio un inesperado beso, Sakura lo recibió gustosa – de verdad esta bueno…-decía entre besos, hasta que ya no pudo decir mas, pues los besos se hicieron mas urgentes e intensos.
    Sakura y Shaoran ciertamente eran hechos el uno para el otro, tenían una conexión casi mágica que les permitía saber como se sentía el otro. Aunque Sakura tuviera miedo a veces, no le importaba porque él estaba con ella. Ciertamente ella estaba viviendo, y como nunca antes, ahora sentía que la vida era bella, y buena en verdad, a pesar de todo.
    Fueron los días más felices de sus vidas, pero lamentablemente no durarían para siempre.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    merlina

    merlina Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    151
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    hola ^^

    esta bellisimo...

    encerio k lo disfrute muxisimos..
    y te entiendo cunto lo disfrutaste al escribirlo..

    espero k lo continues pronto..
    lo espero kn ansias...


    bueno bye...
    cuidate
     
  3.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Puntos en trofeos:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Uno lo disfruta al 100% tu fanfic!!! Te ha quedado divino, es simple y tan ligero!!! (me refiero a que es ameno y muy agradable)
    La situación entre paciente-doctor se ve extremadamente hermosa!!! La situacion en que se dieron las cosas, también fueron de mil maravillas!!!
    Espero anciosa la 2ª parte!!!
    Bye..
     
  4.  
    Akari

    Akari Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Hola!

    Tu fic está super divino, me gustó mucho...espero que pogas la conti pronto.
    Ayyy me encantó tan lindo Syaoran.

    Saludos^^
     
  5.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Está tan amontonado que no me dan ganas de intentar leerlo =/!

    Sé que escribes bien por el otro fic que tienes por aquí, pero ese esá todo junto y de verdad que así no inspira a leerlo.
     
  6.  
    sen

    sen Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    28
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Tienes razón, a la vista cansa bastante. Pronto lo voy a editar ya sabes, para mas comodidad. Gracias por el consejo.
     
  7.  
    Ganymede

    Ganymede Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    6 Enero 2005
    Mensajes:
    688
    Puntos en trofeos:
    172
    Pluma de
    Escritor
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Cuando lo edites aqui espero, que en verdad cansa leerlo así... y me pierdo @_@.... Ya después te daré mi humilde opinión oOo.
     
  8.  
    merlina

    merlina Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    74
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    bueno si cuesta un poko leerlo..

    pero el ff esta genial...
    asi k espero la conti pronto

    en fin
    bye...
     
  9.  
    marion_love

    marion_love Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    20
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    te quedo muy bien espero muy pronto la conti
     
  10.  
    sen

    sen Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    30
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Tengo un inconveniente en editar la primera parte, pero confio en que Pami, me ayude con eso; una ves listo subo el capitulo 2 (final).
     
  11.  
    aNiA

    aNiA Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Septiembre 2005
    Mensajes:
    100
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    hola!
    acabo de leer el fic...
    me a gustado mucho!
    te a quedado muy bien
    espero que pronto lo sigas..

    kuidese mucho!
    bye
     
  12.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Ya he unido el post que hiciste con el primero.
    Si necesitas algún otro cambio envíame un PM.

    merlina solo se permite un post entre continuación y continuación, ya te he borrado dos.
     
  13.  
    sen

    sen Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    5102
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Capitulo 2: amor por siempre


    Los días pasaban y la búsqueda de un corazón se hacía más difícil. Sakura estaba estable, pero su corazón estaba trabajando más de lo que podía. Pronto se empezó a desgastar su cuerpo. El primer síntoma fue la palidez en su rostro, sus pies y cuello comenzó a retener líquidos, y se ponían morados de la hinchazón. No comía, a excepción de lo que traía Shaoran, lo cual hacía un gran esfuerzo para no vomitar ahí mismo, pues su cuerpo lo rechazaba todo alimento. Tomoyo probaba todos los medicinas habidas, pero lo único que hacían era retardar lo ya inevitable. Los efectos que producían el tomar tantos medicamentos, eran a veces peor que el mismo mal, Sakura permanecía en ocasiones horas enteras dormida, por algún tranquilizante y cuando despertaba gritaba pues tenía terribles pesadillas. Shaoran siempre estaba ahí para ella, nunca la dejó sola un momento, pero a consecuencia de ello, empezó a descuidar su vida: él también dejaba de comer, de la angustia, de la impotencia. Sakura al notar su deterioramiento lo regaño – pareces que eres tú el enfermo, y no yo- sonreía, pero sus ojos denotaban cansancio y lucha – si tu estas mal, yo también lo estoy- le dijo, y él reacciono, pues era cierto, nada lograba en preocuparla.
    Tomoyo lo llamó aparte en esos días, pues Shaoran estaba de verdad en un estado preocupante – Li, será mejor que descanses un poco- le dijo mientras estaban tomando un té en la cafetería –estoy bien- dijo él. –no, no lo estas. Te pido por favor que descanses unos días- Shaoran se desesperó –no puedo dejarla a ella sola, no lo haré- Tomoyo suspiró –fue Sakura quien me lo pidió, esta muy preocupada por ti. Pienso que lo mejor es que te tomes unos días, pues así como estas no la vas a ayudar- Shaoran apretó el puño fuerte, Tomoyo lo miró con comprensión – En Tokio, se va a dar una conferencia pasado mañana, sobre tratamientos para personas enfermas del corazón, tal ves puedas ir. Que te parece?-
    Shaoran iba en su auto camino a Tokio, manejaba rápido y mirando constantemente hacia atrás –Dios, por favor, que no le pase nada- iba rezando mientras manejaba. Y recordaba su despedida, hace algunas horas. –Por favor espérame, serán sólo dos días- Shaoran estaba de rodillas al lado de la cama de Sakura mientras besaba su mano, con preocupación – vete ya, te has devuelto ya cuatro veces - sonreía con mucho esfuerzo –estaré bien, no va a pasar nada malo- fue lo que ella le dijo, antes de besarlo.
    Shaoran llegó a Tokio, no durmió, y comió sólo por amor a ella. Estaba sentado, esperando el inicio de la conferencia, cuando su celular sonó.
    -Li, es Sakura ven rápido por favor- La vos de Tomoyo se oía agitada y preocupada
    -¡¿que paso con ella?¡- Dijo saltando de su asiento y con el pulso de un terremoto.
    - ella no esta bien…ven rápido- antes de que la comunicación se cortara, Li escuchó como ordenaba oxigeno y la máquina que da impulsos eléctricos para revivir el corazón.
    Sakura estaba inconciente, pero gracias al esfuerzo de Tomoyo al fin pudieron estabilizarla y traerla de vuelta del abismo de la muerte. Respiraba con dificultad y fue necesario ponerle oxigeno y una vía. Sakura sólo pensaba en él, y luchaba por él, se lo había prometido por eso se resistía a irse, pues tenía que despedirse de él. –por favor, aguanta un poco más, sólo un poco más- le decía a su cansado corazón, mientras la llevaban de una sala a otra.
    Shaoran había tomado prestada una moto de uno de sus colegas y se había ido inmediatamente, iba lo más rápido que podía, mientras solo pensaba en llegar y que ella estuviera aun con vida.
    Shaoran llegó en un tiempo record, Tomoyo lo esperaba. Le explico que Sakura ya estaba estable, pero no fuera de peligro. –te seré sincera, su corazón ya no puede más. urge un transplante inmediatamente- dijo Tomoyo con su habitual seriedad, pero con las lágrimas casi saliéndose por sus ojos. Shaoran la miró atónito, él lo sabía, pero no quería afrontar esa realidad. Shaoran sólo pidió que le indicaran dónde estaba ella, Tomoyo lo llevó. Al abrir la puerta, sorprendentemente Sakura se veía bien; sus ojeras habían casi desaparecido, y sus rostro pálido, estaba teñido de un leve rosa. Al ver a Shaoran su sonrisa iluminó el lugar.
    -te esperaba- Dijo Sakura sonriendo y casi llorando de la felicidad- Shaoran la miró y sus ojos no creían lo que veían, de inmediato corrió hacia ella y la abrazó como si no la hubiera visto en años. –estaba muy preocupado- la abrazaba con tal ternura y ella a él, que Tomoyo sonrió y los dejó solos. –¿estas bien?- dijo Shaoran separándose un poco de ella, para verle el rostro –ahora si- le dijo Sakura mientras se volvía a acurrucar en los brazos de él. Permanecieron un tiempo así, sintiendo el calor del otro. Shaoran no entendía porqué ella lucía tan bien, pero estaba feliz de verla. –Shaoran, tengo ganas de ir al jardín contigo- le dijo, mientras lo miraba dulcemente a los ojos –pero, estas todavía débil y en recuperación, no es bueno que te esfuerces- le dijo Shaoran un poco angustiado –me siento bien, por favor acompáñame Shaoran- Sakura lo miró suplicante. Tomoyo estaba detrás de la puerta y entró dando su aprobación. –si vas con él, no creo que haya problema-. Sakura estaba animada, se le veía bien, Shaoran sólo agradecía el milagro. Tomoyo vistió a Sakura con un vestido blanco que tenía en las ocasiones en que salía –Hice lo que me pediste, pero…- dijo Tomoyo un poco angustiada, ella la miró con ternura y hablaron de algo, pero Shaoran no escuchó porque esperaba afuera.
    Al verla salir por la puerta, era igual que la primera ves que la había visto, como el ángel que había robado su corazón. Shaoran casi encantado, llevó a Sakura en la silla de ruedas, al jardín, una ves estando allí Sakura le pidió que dejaran la silla –puedo caminar- pero Shaoran se rehusó –estas débil todavía- dijo mirándola con preocupación -pero…- entonces Shaoran suspiró y luego, para sorpresa de ella, él la cargo en sus brazos.
    tun…tun…tun…tun…tun ...tun....tun...tun…. tun... (Latidos del corazón)

    Shaoran iba caminando, mientras cargaba a una apenada Sakura –¿me puedes bajar? me da un poco de pena- Shaoran sonrió y dijo –no será la primera ves que lo haga- ambos se sonrojaron, y luego Sakura le pidió que la llevara a la banca debajo del gran árbol de cerezos. Una ves estando allí, Sakura suspiró melancólica –¿recuerdas la última ves que estuvimos aquí?- Shaoran sonrió y tomó su mano –fue el segundo día más feliz de mi vida. Pues el primero, fue el dia en que te conocí- Shaoran no pudo aguantar y la besó con ternura, apenas rozando sus labios.

    tu…tun…..tun….tu……tun…..tun…….tun……..

    –Shaoran soy muy feliz- Sakura miró hacia el árbol, que ya no le quedaba ninguna flor. Sakura estaba radiante, parecía que una aura de luz la rodeara, sus cabellos bailaban con el viento, mientras una sonrisa se dibuja en su rostro – de verdad eres un ángel- dijo Shaoran hipnotizado por ella. Sakura lo miró sorprendida –no yo, más bien…- Shaoran la interrumpió – Desde que te conocí, aquel día en que estabas en la ventana, quise hacer esto- La tomó por la cintura y la balanceó suavemente en el aire, para luego colocarla en sus brazos, en una abrazo de cuerpo entero, quedando los pies de sakura a varios centímetros del suelo.

    tun…….tun………tun……tun……..tun

    Sakura se abrazó a él, y colocó la punta de los pies en el suelo, lo miró con lágrimas en los ojos y el aura de luz que tenía alrededor brilló aun más –Te amo, Shaoran- le dijo antes de darle el beso más profundo, que transmitía su corazón y alma en ello. Shaoran respondió al beso, con la añoranza de años, al fin él encontró su lugar en el mundo, al que pertenecía, sentía que estaban destinados a ese momento, sus corazones encontraron el lugar de su felicidad, no hubo momento más dulce y romántico en el mundo, cuando descubrieron que eran en verdad uno solo.

    tun………….tun…………….tun…………….tun……………
    -Agradezco a Dios por haberte conocido, estos meses fueron los mas dichosos de mi vida, incluso agradezco por mí corazón enfermo pues gracias a eso te conocí, hiciste de mi vida, la mas feliz de todas…-
    Sakura pronunció estas palabras, después de estar en los brazos de Shaoran, todavía débil, pues cuando el beso terminó, ella se había sentido desmayar y él la había sostenido. Puso su mano en el rostro de él, lo miró tiernamente y lloró –solo lamento haberte conocido hasta ahora-. Shaoran que en ese momento estaba estupefacto, inmóvil, solo viéndola, al fin lo comprendió: ella se estaba despidiendo de él.
    …………flash back…………….
    -Se que muy pronto voy a morir, lo siento aquí (señala su corazón), pero no tengo miedo, lo único que quiero es que él me vea bien y me recuerde feliz. Por eso te pido que me dejes salir, por favor…- le dijo Sakura a Tomoyo, cuando habían hablado, cuando se ponía el vestido blanco. Tomoyo sólo había llorado, mientras la abrazaba.
    -gracias Tomoyo-……..
    ……………..fin del flash back…………

    tun………………………………..tun……………………………..tun…………………

    El rostro de Shaoran se palideció, su ojos brillantes como perlas, lloraban y a cántaros. Shaoran sólo pudo abrazarla con todas sus fuerzas, no queriendo dejarla ir jamás. Fue cuando tomó la decisión de su vida y con ojos decididos dijo –Mi corazón te pertenece…- Fue lo último que escuchó Sakura antes de perder el conocimiento. Mientras su mano (que sostenía el rostro de Shaoran) caía inmóvil. El cuerpo de Sakura se vino abajo y Shaoran la sostuvo como sosteniendo una flor marchita, mientras hundía su rostro en el pecho de ella, llorando amargamente.

    tun……………………………..t…………………………………………………………

    Luego sólo fue oscuridad, Sakura se encontraba en un lugar acostada en posición fetal, su cuerpo estaba iluminado, por eso pudo despertar.
    -donde estoy- se dijo Sakura mientras se levantaba con dificultad. Luego la oscuridad desapareció y el espacio se llenó con momentos de su propia vida. Escuchó su propio corazón, se había detenido. Miró a su alrededor, habían fotografías de la gente que mas quería: su padre, hermano y su madre. Muchos amigos de la infancia: yamasaki, rika, chijaru, Meiling, Kajo, Eriol.. Luego se veía con sus amigos del colegio, su padre siempre ahí para apoyarla, su hermano celoso y protector. Luego vino Tomoyo su mejor amiga y el resto de enfermeras, . Por último la persona que más había amado: vio el momento en que lo conoció, su rostro, sonrisa, sus brillantes ojos. Sakura lloró –los voy a extrañar a todos…Shaoran…-
    Luego se transportó, su alma, a la sala de espera. Su padre estaba ahí, lloraba y rezaba
    -Dios, te llevaste a mi esposa una ves… No te lleves a mi pequeña también…- estaba con la cabeza baja y rogando
    Touya estaba furioso, le gritaba a todas las enfermeras
    -¡¡¡¿Que demonios pasa?!!!- mi hermana… sé que algo sucede, les exijo verla!!!!!!!!!!- Touya estaba desesperado. Luego cayó de rodillas junto a la enfermera
    -por favor sálvala, es lo que más quiero en el mundo- lloraba, con su corazón hecho pedazos.

    Sus amigos también estaban ahí, Chijaru, lloraba abrazada a Yamasaki. Rika estaba sola en una esquina, sin siquiera llorar, casi estática, junto al profesor Terada.
    Meiling sonreía, pero lloraba
    -Kinomoto no puede morir, es demasiado fuerte…No le perdonaré si no sobrevive-
    Eriol y Kaho, trataban de calmar a Meiling. Intentaban en lo posible de verse tranquilos y darle fuerza a los demás. Pero ellos también sufrían y mucho.
    -sé que no podría vivir sin ella- decía Eriol en un susurro, mientras miraba a la puerta de la sala de operaciones.
    Sakura lloró, pues no sabía que era tan querida, para tanta gente.
    -lo siento, no me di cuenta, hermano, papá, amigos-
    Luego fue transportada de nuevo, esta ves estaba en la sala de operaciones.
    -Rápido, muévanse se nos está yendo- Gritaba Tomoyo con desesperación, mientras los doctores corrían por todos lados. Esta que al fin todos se quedaron inmóviles
    -Rápido…-exigía Tomoyo, mientras le daba choques eléctricos al corazón de su mejor amiga
    Pero un doctor la detuvo, Tomoyo lloraba y pedía ayuda.
    -ya se fue. Déjala ir…-
    ……..Luego sonaba el teléfono de Tomoyo y esta con la cara empapada en llanto, se le dilataban los pupilas y su boca se abría con horror.

    Sakura miraba apenada y llorando a Tomoyo, nunca la había visto perder el control de esa manera. Por primera ves se dio cuenta que era importante para ella.
    Otra ves, se encontró en el lugar oscuro. Lloraba, pues no se había dado cuenta, que su muerte haría sufrir a tanta gente y a ella misma.
    Vio de pronto que todo se iluminó, y al final de la luz, se vio un portal en oro. Caminó hacia él, sabía que era la puerta al cielo. Dio una última mirada a las imágenes y luego vió de nuevo la puerta. Pero ahora alguien estaba ahí:
    -Shaoran…- Dijo Sakura muy sorprendida.
    Shaoran estaba esperándola en la puerta del cielo, estaba ahí sonriéndole con la cara más hermosa y los ojos más brillantes que ella le había podido ver. Su aura era dorado y lo iluminaba casi como a un ángel.
    -Shaoran que haces aquí- Le decía mientras lloraba, pues lo había vuelto a ver
    Él la miró con la dulzura más grande y caminó hacia ella. Estando frente a frente, le secó las lágrimas con su mano. Coloca su mano derecha en el rostro de ella, y la sostuvo suavemente
    -no te rindas, mucha gente te espera-
    Shaoran se acerca a ella y la besa de la manera mas dulce, lleno de sentimiento y vida. Sus cuerpos se iluminaban por completo y un remolino de viento los envolvía, haciendolos flotar a varios metros del suelo. Sin dejar de mirarla Shaoran pega su frente a la de ella, quedan cara a cara.
    -vive y sé muy felíz, - Dijo con una sonrisa, mientras descendían.
    Shaoran la abrazó con todas sus fuerzas, ella se aferró a él. Pero la puerta comenzó a absorverlos, pero solo Shaoran comenzó a ser absorvido, hasta que solo sus manos quedaron unidas
    -Shaoran!!!!!!!!!- grito desesperada y llorando
    Shaoran sonreía y lloraba también.
    -siempre estaré contigo…- ……….Sus manos se soltaron…………..

    ……..te amo mi ángel Sakura………..

    Fue lo último que escuchó antes de despertar.
    Sakura estaba confundida, oía a muchas personas a su alrededor, alguien lloraba. No podía percibir quien era. Luego fue abriendo lentamente los ojos, vió luz, muy fuerte: era un foco. Alguien se asomó, era Tomoyo empapada en lágrimas. Luego miró alrededor, todos estaban ahí: su familia y amigos mas queridos, lloraban y se abrazaban unos a otros, contentos.
    -que…dónde estoy- dijo Sakura adormilada.
    -estas bien- y es lo que importa. Dijo sonriendo y todavía llorando Tomoyo.
    . Trató de levantarse, pero se lo impidieron.
    -No seas imprudente, acaban de operarte- Dijo Touya con lágrimas en sus ojos y sonriendo.
    -Ah, porque?- pregunto Sakura un poco más estable
    -consiguieron un donante, Sakura ahora tienes un nuevo corazón!!- Dijo Meiling emocionada
    - Lo mas importante es que después de 2 días, tu cuerpo no lo rechazó, es mas parece que es tu propio corazón, cuando estaba sano- dijo sonriendo Tomoyo
    Sakura miró a todos y le sonrió –gracias a todos por estar conmigo- les dijo con una sonrisa de agradecimiento, pero al pasar la mirada por todos , no vio al que buscaba.
    -¿Donde está Shaoran?-
    Tomoyo la miró sería y con la cara triste. Todos cambiaron su rostro
    -Será mejor hablar de él más tarde- dijo en un hilo.

    Sakura comprendió en aquel instante:

    -------------Flash back-----------------
    ……..Shaoran sólo pudo abrazarla con todas sus fuerzas, no queriendo dejarla ir jamás. Fue cuando tomó la decisión de su vida y con ojos decididos dijo –Mi corazón te pertenece…-
    …..no te rindas, mucha gente te espera………
    …….vive y sé muy feliz………
    …….-siempre estaré contigo…-……..

    ……..te amo mi ángel Sakura………..

    -------------fin del flash back------------

    A pesar de los gritos de todos sus seres queridos, Sakura no reaccionaba, de pronto los miró a todos, con la mente perdida. Luego miró su pecho y lo tocó:
    -Es su corazón verdad?- Fue lo último que dijo antes de desmayarse.

    **********************************************************************
    La niña estaba sentada junto a su peluche de jirafa, negándose a comer sus alimentos
    -Sabe horrible!- expreso la aniña de unos 4 años
    -Si quieres ser grande y fuerte, debes comerlo. Acaso no eras tu la que quería ser doctora?-
    -si- dijo la niña interesada
    -entonces come tus verduras, para que llegues a ser la mejor doctora. (saca de su bolso un trozo de pastel de naranja) Además si no lo comes, te daré este pastel no nutritivo que yo misma hice-

    La niña se comió todos sus alimentos y de inmediato comió el pastel, chupándose los dedos. La doctora se despidió de ella y la niña muy feliz se despedía de ella cariñosamente.

    -parece que se te dan bien los niños, todos ellos te aman - decía Tomoyo complacida, mientras caminaba por los pasillos junto a Sakura
    -Me siento tan bien, me cambie de carrera a medicina y no me arrepiento de ello- decía Sakura con una sonrisa.

    Sakura y Tomoyo terminaron sus turno, asi que fueron a tomar el almuerzo, en un lugar hermoso cerca de ahí.

    -Desde que llegaste, es de lo mejor que nos ha pasado, mucha gente que estaba deprimida y eso los enfermaba, han tomado ánimo. Es cómo cuando Li vino- Dijo Tomoyo pero de inmediato calló, sabiendo que había tocado un tema doloroso para su amiga.
    Sakura s quedó seria mirando su plato, sin decir una palabra.
    -Yo, lo siento…- Dijo Tomoyo apenada
    Sakura la miró, sin rencor en sus ojos y sonrió:-¿sabes que día es hoy?- Tomoyo la miró preocupada –hoy hace 1 año, desde mi operación y desde que él murió- dijo con los ojos llorosos

    Sakura se levantó y Tomoyo la siguió –acompáñame- dijo Sakura mientras caminaba a algún sitio y Tomoyo la veía preocupada junto a ella, Sakura notó que Tomoyo estaba apenada –no te preocupes, , ya lo sabía, hoy todo el día me he sentido así- Sakura se detuvo justo en el cementerio, entró en el y se detuvo frente a una lápida, debajo de un árbol de cerezo, así que todas las flores lo cubrían. Sakura apartó las flores del nombre y miró con cariño
    -Sabes Tomoyo, estoy bien. Él dio su vida por mi- dijo mientras tenía la cabeza baja, luego levantó la cabeza y la miró con una sonrisa pero de sus ojos brotaban lágrimas.
    -Es lo que él quería, quería que fuera feliz, así que lo hice por él- Dijo con una sonrisa, mientras lloraba

    Tomoyo la abrazó y la consoló. Sakura secó sus lágrimas y sonrió de nuevo. Tomoyo le aviso que pronto llovería que sería mejor irse
    -adelántate, ya te alcanzo- Dijo calmada

    Tomoyo entendió que ella, en realidad quería estar sola. Se alejó, pero la esperó en la entrada del cementerio, cuando vio que la familia de Sakura y sus amigos llegaban con flores hacia la tumba, al ver a Sakura decidieron no interrumpirla.
    -Sabes Shaoran, me he convertido en doctora, así que trato de llenar el vacío que dejaste en el hospital, pero no creo que pueda… (Sonríe) -
    A punto de llorar, saca de su bolso una rebana da pastel
    -te traje este postre, es de fresa con chocolate, sé que es tu favorito. Me costó mucho trabajo cocinarlo, pero al fin pude- Lo dejó en la lápida, pero sus manos empezaron a temblar y estalla en llanto
    -La verdad es que te extraño demasiado… -
    Mientras lloraba, una ráfaga de viento sopló por aquel sitio, revolviendo las flores en la lápida, Sakura sintió tibio y su corazón latió más rápido, dejó de llorar y sacó de su blusa el colgante que llevaba guindando, tomó el corazón de esmeralda entre sus manos y sonrió como nunca: eras tú ese ángel. Sakura casi le pareció verlo, ahí sonriéndole como él lo hacía y mirándola para luego indicarle que viera detrás de ella. Ella volteó su mirada y ahí estaban toda la gente que mas quería, con flores y corriendo a abrazarla.
    Ese era el secreto de vivir, hacerlo intensamente y disfrutando al máximo la vida con felicidad y espíritu de lucha, eso le enseñó Shaoran; ella luego vio de nuevo hacía donde lo había visto: él ya no estaba; una ráfaga de viento pasó y se sintió abrazada por aquella arrulladora brisa y luego escuchó casi a un susurro:
    -siempre estaré contigo…-

    Fin-
     
  14.  
    Akari

    Akari Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Hola!^^
    Está genial este capitulo, me caen super bien Tomoyo y Syaoran.
    Espero que no te demores en poner la conti.
    Bye, Cuidate!
     
  15.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Puntos en trofeos:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    Apesar de ser una historia con un final triste, te deja una moraleja muy importante!!! Que uno debe valorar su vida, la manera en que uno vive y de que los que te aman, son capaces de dar la vida por ti, como Shaoran había hecho con ella en ese instante en el que ella necesitaba y la veia sufrir tan intensamente, ademas de demostrarle cuantas personas estaban a su lado y que hubieran hecho lo mismo!!! Es bellisima tu historia. La manera en que lo narras es muy facil de ir imaginándote todo lo que pasaba en ese instante!!! Muy hermosa, muy calida y con una moraleja muy acertada!!!!
    Mis felicitaciones de todo corazon!!!!
    Bye...
     
  16.  
    merlina

    merlina Guest

    Título:
    ¨El secreto de vivir¨.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    139
    Re: ¨El secreto de vivir¨.

    ToT ToT ToT de verdad estoy llorando :llorar2:
    te kedo muy conmovedor... la historia la verdad es k es ...
    muy bella... y dejaste una "verdad" k mxos no nos damos cuenta,
    felicitacion escribes muy lindo!!!!
    la verdad es k sabes llegar a las personas atraves de las palabras...
    bueno cuidate...
    xao

    pd: pami la verdad es k aveces me emociono dejando post pero te aseguro k no volvera a ocurrir..
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso