de Dragon Ball - ¡Abuelito!

Tema en 'Dragon Ball' iniciado por Paulijem, 30 Junio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Paulijem

    Paulijem Hija de Aslan, Larcha y Tributo del andén 9 y 3/4

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Enero 2012
    Mensajes:
    1,160
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    ¡Abuelito!
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1107
    ¡Abuelito!


    Este fic participa en la actividad ¡bebes al ataque!
    espero que les guste queridos lectores y escritores es el primero que hago de dragon ball espero que sea de su agrado
    Paulijem



    Pov Vegeta


    No sé cómo fue que accedí pero hasta yo me sorprendí yo el príncipe vegeta como niñera de mis nietos, mocosos, malcriados, llorones y sucios, claro ahora recuerdo cómo fue que accedí, fue por la cara de perro llorón de Bulma, quien era ella la que estaba a cargo de esa espécimen, a la que le llamaban niños, eran peor que los hijos de Cell.


    Abuelo… ¿yo? me sentía viejo, sobre todo estúpido, ¿cómo era que a kakaroto no le importaba eso? ahora me sentía como una basura, ¿yo ser como kakaroto? jajaja eso me causaba risa.


    Estaba sentado en el sofá de la corporación capsula, mirando los tele tubies, ¿Los tele tubies? pero ¿Qué demonios era eso? Tai y vegeta Jr. al menos uno de mis nietos se llamaba como yo, pero no era mucha diferencia, podría estar entrenando y no mirando como bailaban y gritaban; de tan cansado de escuchar a ese tele tubies rojo, repitiendo ohah a cada segundo me quedé dormido.


    Había mucho silencio, así que no le di importancia hasta que escuche unas risitas cerca de mi oreja; abrí los ojos y enfrente no vi a nadie, miré al costado y Tai me miraba con una carita de angelito, miré hacia el otro costado, la derecha y me encontré con Vegeta Jr. Con una sonrisa que me dejó helado ¿qué era lo que tenía en sus manos? me pregunte, me toqué la frente y tenía algo espeso, mire mis manos y era…


    Pov autora


    — ¡Ah…! Esto… esto… es…—se quedó mirándola y acercó la mano para olerla, escuchó decir al pequeño de dos años que apuntaba la caja del gato.


    —Barito de gatito—en otras palabras caca de gato, pero no le entendió entonces cuando lo tuvo enfrente de su nariz se llevó una gran sorpresa.


    —esto es ¡caca de gato!—gritó tratando de sacárselo pero lo embarraba más; los dos pequeños se reían, Vegeta se había sacado la remera y la tenía en su cara y es por eso que no vio a los autitos de Tai y cayó de cara, los dos hermanitos se acercaron uno en cada lado Vegeta, se dio la media vuelta quedando boca arriba, se saco la remera y su cara aun estaba con excremento de “gatito”, miro las dos cabeza que se habían asoma mirándolo, Tai saco del costado una pistolita de agua y lo mojo entero suspiro con desgano, no era su día definitivamente… frunció el ceño y Tai dejo de mojarlo.


    —no gritare así que levanten sus cosas si —los hermanitos se miraron y asintieron cada uno empezó a levantar sus cosas; Vegeta sacó paciencia de no sé dónde y se fue a la lavar la cara y a cambiarse de ropa no sabía cómo pero lo había logrado.


    —Mida son gadetas —(mira son galletas) apuntó el pequeño Tai, un jarrón que como en su casa sabia que eran de galletas, Vegeta Jr. lo miró y negó con la cabeza, no quería morir tan joven—po favod—(por favor) con sus pequeñas piernitas ambos corrieron una silla, Tai ayudó a Vegeta Jr. A subir hasta la mesada y agarrar las galletas pero resbaló y con su mano le pegó a la harina que calló en un asarten y con la otra mano golpeó el mango de este y…


    Vegeta ya se había puesto ropa limpia y se dirigía a la cocina tanto disturbio le había dado hambre pero cuando estaba ya en la entrada de esta un paquete de harina le dio de lleno en la cara y quedo nuevamente todo sucio solamente que esta vez de blanco.


    —Tai…Vegeta Jr. Iré a lavarme otra vez—salió al pasillo y gritó todo lo que le dio sus pulmones pateo y golpeó con sus puños la pared — ¡malditos niños si no fueran mis nietos ya estarían afuera!


    —ambos niños se miraron afuera eso sería más divertido sobre todo para comer galletas pero antes de salir Tai agarró su caja de lápices y salieron por la puertita de mascotas


    Pov Vegeta


    Estaba por segunda vez cambiándome de ropa, cuando no sentí ni la tv que la sabían encender y cambiar de canal y yo aun no, ya que no me interesaba ni un minúsculo porcentaje de verla, ni ruido de cosas rotas o algo, así que me puse la remera y salí de mi habitación, bufando; ya que no soportaba verlos que se los llevara o se cayeran a un poso, pero si ellos caían yo también, malditos mocoso, cuando llegue a la sala no había nadie, fui a la cocina llena de harina, nada hasta que agudicé mi oído y sentí sus risitas “inocentes”


    Saqué el seguro de la puerta y salí afuera no debería verlo hecho, estaba bien todo como estaba hasta ahora. ¡Malditos mocosos, granujas, insectos, maldita Bulma, maldito Trunks y Kakaroto!; me acerqué a ellos estaban pintando la nave de gravedad como era que se les había ocurrido hacer eso con lo que era mío, los mataría pero algo me detuvo los dos mocosos de mis nietos nos habían dibujado ellos dos agarrados de las manos de las que parecían mías de súper Saiyajin se dieron vuelta y se acercaron a mi ambos me tomaron de las manos y me apuntaron el dibujo quería matarlos pero no podía con tremenda porquería de dibujo que me pareció algo…aunque me costara decirlo tierno


    — ¡abuelito! —me dijeron ambos y se colgaron en mis piernas los mire y solo pude sonreír me habían dicho abuelo, cuando Bulma había estado peleando con ambos para que le dijeran abuela, ¡ja le gané! Me recosté en el césped y ellos al lado no sé cuantas horas pasaron, pero me había quedado dormido y ellos juntos a mí, hasta que sentí que alguien me zamarreaba.


    Pov autora

    —Papá despierta ya llegamos—dijo Trunks que antes de levantarlos le había sacado una foto a los tres, claro que él no las vería y los demás si jajaja se reía internamente el oji azul—ah…y tienes la cara manchada con barro— Vegeta gritó al comprobar que no era barro.


    —Malditos mocosos—maldijo su suerte y de la puerta dos cabecitas se asomaron con grandes sonrisas.


    — ¡Abuelito! —gritaron ambos y fueron a abrazarlo, todos salieron a ver qué era lo que pasaba y nunca vieron algo más tierno, que ver a Vegeta sonriendo con ternura…a sus dos nietos.
     
    • Me gusta Me gusta x 10
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso